Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte VII


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte VII

Por Paulo Arieu

image description

Continuamos explicando la tolerancia y la intolerancia. En esta séptima entrega, veremos una vez mas que Dios es tolerante con los pecadores, pero, por un breve tiempo nomás. En base al relato del adulterio del rey David (ver 2 Samuel 11) podemos ver que el rey David había mirado y deseado con lujuria a una mujer que no era ni su esposa ni tampoco alguna de sus tantas concubinas. Esta llamativa mujer se llamaba Betsabé. En base a 2 Samuel 11:2, entendemos que Betsabé era una mujer sumamente bella. Y David, atrapado totalmente por el deseo sexual, la mandó a llamar hasta su habitación en el Palacio. David actuó muy mal dado que ya le habían advertido que ella era una mujer casada. Tristemente, el rey David, completamente cegado en su mente por las pasiones pecaminosas, tomó a esta mujer en una relación adúltera. Pero esta degradación moral no terminó con la “aventura amorosa” del rey, sino que concluyó con el homicidio  de su marido, que se llamaba Urías, quien era un soldado fiel a David. Una vez muerto el valiente soldado Urías, David asume la tarea de tomar a Betzabé como esposa, que ahora estaba viuda. David le ocultó la verdad al pueblo, ocultando esta horrenda secuencia de pecados que comenzó con una simple mirada lujuriosa. Así, en una actitud de pecado no arrepentida, David continuó con sus labores como rey alrededor de un año. Un año en total actitud de hipocresía, celebrando las fiestas del pueblo de Israel !pero sin arrepentirse de toda su terrible maldad!

Pero David no se pudo esconder de la mirada del Señor. Por la gracia y bondad de Dios, va el profeta Natán a confrontar esta vergonzosa actitud de David. El Señor lo soportó a David por cerca de un año. Hasta que un día, se cansó de tolerar el pecado en David y envió al profeta a exhortarlo. Aunque el rey tenía autoridad de cortarle la cabeza a Natán y aun así continuar en su pecado oculto, Natán fue valiente al pararse delante del rey David para confrontarlo (ver 2 Samuel 12:1-14). Y Dios lo respaldó. Finalmente, David se arrepintió y el Señor lo perdonó. De esa relación amorosa con Bestabé, nacería  Salomón, el rey mas sabio que tuvo Israel. Sin dudas, !la soberanía de Dios es extraña!

A pesar de que David había matado a Goliat y que, con la ayuda del Señor, había salido triunfante en muchas batallas, David fue dominado por sus bajas pasiones. Obsesionado con la hermosa Betsabé, David envió a su soldado Urías, quien era el esposo de Betsabé, al frente de una batalla que era imposible de ganar, procurando así la muerte de su soldado. Como consecuencia. David trajo sobre si mismo la ira de Dios, la destrucción de su país y la mala voluntad de su pueblo quien espera que Betsabé pague el máximo precio por el adulterio cometido. Vemos que el Señor fue paciente con David durante un lapso de tiempo, pero finalmente, envió a su siervo Natán para que David tomase conciencia de lo horrible de su maldad. Dios es paciente, pero por un tiempo nomás. Finalmente, la paciencia de Dios también se acaba y el Señor avergonzará al pecador (si este aún no se ha arrepentido). Dios es bueno y paciente, pero El no tolera el pecado. Solamente El espera que los pecadores recapaciten y reconozcan su rebelión en contra del Creador. Pero cuando esto no sucede, Dios sabe como derramar sus juicios sobre los pecados de la humanidad. Lamentablemente, como dijo el pastor Miguel Nuñez: “El pecado siempre nos lleva más lejos de lo que pensábamos llegar”.[0] Y la Biblia nos dice que Dios no deja al pecador sin su justo y merecido castigo. El pecado en el corazón de David lo llevó a desear a la mujer del projimo y no conforme con involucrarse adúlteramente con ella, mandó a matar a su esposo. 

El libro de Proverbios nos advierte que no debemos despreciar la disciplina del Señor:

  • Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones.Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido (Proverbios 3:11-12 NVI).

Y el apostol Pablo enseña que no es prudente pretender jugar con nuestro Dios ni pretender engañarlo. Dios conoce todas las cosas, nada le es oculto:

  • No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Galatas 6:7 RV 1960).

Aprendamos a temer a Dios, acto que encierra un principio de sabiduría (ver Proverbios 1:7). El apostol Pablo escribió a los romanos que Todos los que han pecado sin conocer la ley, también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados.”(Romanos 2:12 NVI). Pero tengamos también en cuenta las amonestaciones en contra de la idolatría, las exhortaciones que nos da la Palabra de Dios en la epístola a los Corintios:

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;  y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,  y todos comieron el mismo alimento espiritual,  y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.  Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga (I Corintios 10:1-12 RV 1960).

Espero pueda usted tener en mente, apreciado lector, que Dios es misericordioso, paciente y tolerante, pero aún estas bellas virtudes del Señor, tienen un límite. Y Su paciencia un día se termina: Su ira también es real. Leamos Jeremías 2:12-13 RV 1960:

Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. 

Pero… ¿será que Dios pierde la paciencia? El siempre es paciente, siempre perdona, pareciese que El siempre nos deja hacer lo que queremos, ¿verdad? Es muy común escuchar a muchos que creen que Dios respeta nuestro libre albedrío. Es cierto que Dios es muy paciente, pero como  hemos podido leer hoy, !a Dios también se le acaba la paciencia! Es muy importante para nosotros entender qué es lo que causa que Dios pierda la paciencia para que nosotros nos mantengamos lejos de la disciplina correctora del Señor. Porque cuando Dios pierde la paciencia, su enojo puede ser terrible. !Recordemos que Dios es santo y soberano! Ambos atributos están en su esencia divina. 

Dios lo bendiga mucho. !A Dios sea la Gloria!

Continúa…

 Notas

Imagen: http://vercinecristiano.blogspot.com/2015/05/ver-david-y-betsabe.html

[0] http://sdejesucristo.org/7-principios-confrontacion/

Bibliografia consultada

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte VI


Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte VI

Por Paulo Arieu

teatro-ficha

En esta sexta entrega, veremos que el cristianismo ha tenido actitudes intolerantes. No podemos esconderlo como si nunca hubiese habido un acto de intolerancia entre los grandes teólogos de la historia. Por ejemplo, en épocas tempranas del imperio romano, el cristianismo estuvo en contra del teatro greco-romano. Hoy en día puede resultar habitual asistir al teatro e incluso socialmente se lo considera como una parte importante de la cultura occidental. Sería impensable considerar como una actitud intolerante que un teólogo importante criticara públicamente al teatro en general. Pero esta actitud mayoritariamente tolerante, no ha sido siempre así y el teatro, fue cuestionado durante siglos por la religión cristiana. Juan Crisóstomo, Agustín de Hipona, Nicolás Blanco y Fray Miguel de Santander fueron los principales críticos del teatro. Pero como veremos, estos grandes pensadores cristianos tenían sus razones de fondo para pensar de esa manera.

Juan Crisóstomo decía que

Los judíos reúnen el coro de los libidinosos, las hordas de mujeres desvergonzadas, y todo ese teatro junto con sus espectadores lo llevan a la sinagoga. Así pues, no hay ninguna diferencia entre la sinagoga y el teatro. Pero la sinagoga es más que un teatro, es una casa de lenocinio, un cubil de bestias inmundas, una madriguera del diablo. Y las sinagogas no son el único refugio de ladrones, mercaderes y demonios, porque lo mismo son las almas de los judíos. [0]

También él escribió en su Homilía V, a San Mateo que:

…teniendo que dar cuenta de tantos y tan graves crímenes ¿todavía te sientas a reír y proferir chistes mundanos y te entregas a la liviandad? Dirás: pero si no lo hago, sino que me siento a llorar ¿qué utilidad me viene? Grande, por cierto. Y tan grande que no te la puedo explicar. Porque en los tribunales humanos, por más que llores no escapas de la pena, una vez pronunciada la sentencia; en cambio en este otro tribunal basta con que gimas para revocar la sentencia y obtener el perdón. Por esto Cristo con frecuencia nos amonesta a que lloremos y a los que lloran los ama bienaventurados mientras que llama desdichados a los que ríen.

Este teatro no admite donaires. Ni nos reunimos aquí para excitar risotadas, sino para gemir y mediante nuestros gemidos obtener la herencia del reino. Si tú te presentas delante del emperador, no te atreves ni a sonreír con ligereza; y en cambio tienes en tu casa al Señor de los ángeles ¿y no tiemblas y no estás con la modestia conveniente y aun te atreves a reírte mientras él está irritado? ¿No piensas en que más lo irritas con esto que con tus pecados? Porque no se aparta Dios de los pecadores tanto cuanto se aparta de quienes pecan y no se arrepienten ni se moderan. Pero hay hombres tan locos, que aún habiendo oído estas palabras, todavía dicen: ¡Lejos de mí el derramar lágrimas! ¡Concédame Dios que esté siempre en risas y juegos!

¿Puede haber cosa más infantil? No es Dios quien concede el juego, sino el diablo. Oye lo que les sucedió a quienes se entregaban al juego: El pueblo se sentó a comer y beber y se levantaron después para danzar. Y así eran también los sodomitas y la gente que vivía al tiempo del diluvio. Porque de ellos se dice: Tuvieron gran soberbia, hartura de pan y mucha ociosidad y prosperidad y se colmaban de delicias. Y los que vivieron en tiempo de Noé, aun viendo que durante tantos años se iba fabricando el arca, se entregaban al placer sin cuidado alguno, y para nada prevenían lo futuro. Por esto a todos los hundió el diluvio y naufragó todo el orbe.

No pidas, pues, a Dios regalos del diablo. De Dios es dar un corazón contrito, un ánimo humilde, vigilante, temperado, continente, penitente y compungido. Tales son sus dones, porque de eso es de lo que estamos necesitados sobre todo. Se ha echado encima una gran pelea y nuestra batalla es contra las Potestades invisibles; nuestro combate es contra los espíritus de la maldad, contra los Príncipes del mal. Ojalá que procediendo con diligencia, vigilantes y despiertos, podamos sostenernos y hacer frente al feroz escuadrón. Pero si nos entregamos a la risa, a la danza y a ser perpetuamente perezosos, por nuestra desidia caeremos aun antes de combatir.

Así es que no nos conviene andar perpetuamente riendo y entregarnos a los banquetes. Eso es propio de quienes danzan en el teatro, de las meretrices, de los que para eso se hacen cortar el pelo, de los parásitos, de los aduladores; pero no de quienes están destinados al cielo, de los que tienen sus nombres escritos entre los ciudadanos de la eterna ciudad, de los que están dotados de armas espirituales. Es propio de aquellos a quienes el diablo ha iniciado en aquello otro. Porque es él, él mismo, quien con artimañas de este jaez se esfuerza por este camino en debilitar a los soldados de Cristo y volver muelles los nervios y las fuerzas del alma. Por eso instituyó en las ciudades los teatros, en donde, agitando a los payasos, lanza contra toda la ciudad esa peste, esa que Pablo ordenó que se rehuyera. Se refiere a las conversaciones necias y a los chistes livianos; pero de ambas cosas es suprema ocasión la carcajada.

Cuando los mimos, en medio de sus payasadas dijeren algo blasfemo o torpe, entonces algunos de los más necios se ríen y se alegran, siendo así que a semejantes mimos se les debería lapidar en vez de aplaudirlos por sus chistes; pues por semejante placer atraen sobre sí el fuego del ‘horno Quienes les alaban lo que dicen son quienes más a decirlo los impulsan. Y por tal motivo con toda justicia quedan sujetos al tormento debido por crimen semejante. Si no hubiera espectador, tampoco habría comediantes. Pero cuando ven que vosotros abandonáis las oficinas, los oficios, las ganancias, en una palabra toda otra cosa, para correr a tales espectáculos, mayor cuidado ponen y mayor empeño en prepararlos.

No digo esto para librarlos a ellos de pecado, sino para que caigáis en la cuenta de que sois vosotros quienes suministráis el principio y raíz de semejante maldad, pues gastáis todo el día en eso, traicionando la decencia de vuestro estado de cónyuges y deshonrando el gran sacramento del matrimonio. No peca tanto el comediante como tú que le ordenas proceder así. Más aún: ni siquiera lo ordenas, sino que lo celebras con risas y aplaudes semejantes espectáculos y de mil maneras ayudas a esa oficina del demonio. ¿Con qué ojos, te pregunto, verás luego en tu casa a tu esposa; a tu esposa, a la que en el teatro contemplaste injuriada? ¿Cómo no te avergüenzas al acordarte de tu esposa, cuando ves en el teatro deshonrado su sexo?

Ni me opongas que ahí en el teatro todo es asunto de comedia y fingimiento; porque ese fingimiento ha convertido a muchos en adúlteros y ha destruido muchas familias. Y esto es lo que más lamento: que ya ni siquiera os parezca ser malo, sino que al contrario te entregues a los aplausos, los gritos, las risotadas, cuando los actores se atreven a presentar en público el adulterio. ¿Por qué llamas a semejante representación simple ficción? Infinitos suplicios merecen los comediantes, pues procuran imitar lo que todas las leyes ordenan evitar. Si mala es la cosa, mala es también su representación. Y no digo aún que semejantes ficciones de adulterio convierten a los espectadores en adúlteros y petulantes y desvergonzados; ya que nada hay más lascivo, nada más petulante para la mirada capaz de soportar semejantes espectáculos. Sin duda que tú no quisieras ver en el foro y mucho menos en tu casa a una mujer desnuda, porque semejante cosa la consideras como una injuria. Y en cambio vas al teatro a injuriar a ambos sexos manchando al mismo tiempo tus miradas.

Tampoco alegues que aquella mujer desnuda en el teatro es una meretriz: uno mismo es el cuerpo y el sexo de la meretriz y de la libre. Si en realidad nada hay de obsceno en ese espectáculo ¿por qué cuando en el foro ves a la mujer desnuda al punto te apartas y echas de ti a la desvergonzada? ¿Acaso el espectáculo es obsceno cuando andamos separados en los negocios, y cuando nos reunimos y nos sentamos en el teatro todos ya no es igualmente torpe? Semejante excusa es ridícula y deshonrosa y lleva consigo al extremo de la locura. Sería preferible tapiar los ojos con cieno y con lodo a contemplar cosa tan fea y tan inicua. Porque no daña tanto al ojo el lodo, como el espectáculo lascivo y la vista de una mujer desnuda dañan al alma.

Oye lo que la desnudez causó ya desde el principio de los tiempos y teme lo que está detrás de tan grande torpeza. ¿Qué fue lo que dio origen a la desnudez? La desobediencia y las asechanzas del demonio. De manera que ya desde el principio en la desnudez puso el demonio su empeño principal. Pero en fin, a lo menos nuestros primeros padres se avergonzaban de estar desnudos, mientras que vosotros lo tomáis a honra, como lo dijo el apóstol: Gloriándose de la torpeza. ¿Con qué ojos te mirará tu esposa cuando regreses de tan desvergonzado espectáculo? ¿cómo te recibirá? ¿con qué palabras te hablará cuando en tal forma has deshonrado al sexo femenino y vuelves hecho por el tal espectáculo esclavo y siervo de una meretriz?

Si oyendo esto os compungís, os felicito. Porque dice Pablo: ¿Quién va a ser el que a mí me alegre, sino aquel que se contrista por mi causa? No ceséis de doleros y arrepentiros por esto. El dolor por semejante motivo será el principio de vuestra conversión a una vida mejor… Me he dejado llevar de la vehemencia algún tanto más en mis palabras con el objeto de libraros de la podredumbre de los hombres ebrios y volveros la salud del alma, mediante un corte profundo. Ojalá que por medio de él disfrutemos todos de los bienes eternos y alcancemos el premio preparado para las buenas acciones, por gracia y misericordia de nuestro Señor Jesucristo, a quien sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.[1]

Agustín de Hipona (354 – 430 d.c.) no toleró al teatro pues este, tuvo su origen en el “paganismo”. Para Agustín el teatro (la “institución de juegos escénicos”) es un lugar de “apestados” (Ciudad de Dios, Libro I, cap XXXII). El escribió:

A pesar de todo, sabedlo quienes lo ignoráis y los que fingís ignorarlo. Tenedlo en cuenta, vosotros que murmuráis contra el que os libró de tales tiranos: los juegos escénicos, espectáculo de torpezas y desenfreno de falsedades, fueron creados en Roma no por vicios humanos, sino por orden de vuestros dioses. Sería más tolerable el haber concedido los honores divinos al Escipión aquel que dar culto a dioses semejantes. Porque no eran éstos mejores que su pontífice. ¡A ver si ponéis atención, si es que vuestro espíritu, emborrachado de errores desde hace tanto tiempo, os permite hacer alguna consideración que valga la pena! Los dioses ordenaban exhibiciones de juegos teatrales en su honor para poner un remedio a vuestros cuerpos apestados; el pontífice, en cambio, prohibía la construcción del teatro mismo para evitar que vuestras almas quedaran apestadas. ¡Si os queda una chispa de lucidez para dar preferencia al alma sobre el cuerpo, elegid a quién de los dos deberéis dar culto: si a vuestros dioses o a su pontífice!

Y no se calmó aquella epidemia corporal precisamente porque en un pueblo belicoso como éste, acostumbrado hasta entonces únicamente a los juegos de circo, se infiltró la manía refinada de las representaciones teatrales. Al contrario, la astucia de los espíritus malignos, adivinando que aquella peste iba a terminar a su debido tiempo, puso cuidado en inocular, con ocasión de ello, otra mucho peor y de su pleno agrado, no en los cuerpos, sino en las costumbres. Esta segunda plaga les ha cegado el espíritu a estos desdichados con tan espesas tinieblas, y se los ha vuelto tan deformes, que todavía ahora (si llega a oídos de nuestra posteridad quizá se nieguen a creerlo), recién devastada Roma, aquellos contagiados de esta segunda peste, que en su huida han logrado llegar a Cartago, a porfía se vuelven locos por los histriones diariamente en los teatros. [2]

En Roma había tres teatros, con más de diez mil localidades. Pero ¿porque los grandes teólogos de la cristiandad primitiva se mostraron intolerantes en contra del teatro? La razón de esta actitud es que en esas obras de teatro se consagraba a dioses paganos y se mostraba escenas de lujuria que atentaban contra la buena moral del pueblo creyente:

Las representaciones teatrales reflejaban la degradación moral de la vida moral, propiciada por el paganismo. Los “mimos” eran representaciones de actores que, sin pronunciar palabras, expresaban danzando mímicamente con un acompañamiento musical lo que el coro cantaba. Los temas solían estar tomados de los relatos mitológicos, especialmente los que tenían contenido sensual o erótico. Los grandes dramas clásicos sólo se representaban en contadas ocasiones. Lo más corriente eran las comedias y, dada la corrupción del público que frecuentaba el teatro, se acostumbraba a representar adulterios con escenas picantes y escandalosas. Incluso, cuando el cristianismo estuvo más extendido en los siglos III y IV, se ridiculizaban aspectos de la vida sacramental cristiana, como el bautismo.[3]

La Revista Online Protestante Digital, explica que

Los Padres de la Iglesia condenaban los espectáculos del mundo antiguo. Cuando alguien llegaba a la fe cristiana, no debía asistir ya más al teatro. Los actores que se convertían, tenían por lo tanto que abandonar su oficio. Hay no obstante algunas excepciones de profesionales que continuaron trabajando en el teatro, siendo ya cristianos. A finales del siglo II, Tertuliano denunciaba por primera vez, en su obra De spectaculis, la asistencia cristiana a unos espectáculos que la Iglesia consideraba como inmorales. El problema no era solamente que los actores incitaran a la lujuria o se vistieran de mujer, sino que estos espectáculos se consideraban idolátricos. Eran en cierto modo un acto de culto. Los juegos romanos tenían claramente un origen religioso, ya que estaban dedicados a honrar a diferentes dioses -sólo los combates de gladiadores nacen de un ritual funerario, con que se honraba a los difuntos-. La verdad es que en el siglo III ya nadie veía el teatro como un fenómeno de culto, pero eso no cambia la opinión de los Padres de la Iglesia.[4]

En aquella temprana época del cristianismo, había muchos nuevos creyentes que dejaban su trabajo en el teatro, porque no creían que su oficio fuese compatible con su fe cristiana. Pero era cierto que en aquella época, había profesiones que eran contradictorias con el cristianismo.

Un texto del siglo I, la Didaqué, recuerda que la Biblia prohíbe la adivinación, los encantamientos y la astrología. Tertuliano pensaba que un cristiano no podía ser pintor o escultor, porque estaba obligado a representar a dioses. Y la Traditio Apostolica cita la ocupación de proxeneta o prostituta, como incompatibles con la fe cristiana, por su evidente deshonestidad. Pero ¿se puede ser un actor cristiano? Tertuliano veía el drama como algo inherentemente malo, pero también creía que el sexo dentro del matrimonio era pecaminoso. “El drama es hacer creer”, dice Somerset Maugham, “no trata con la verdad, si no con el efecto”. Por lo tanto “la importancia de la verdad, para el dramaturgo, es que añade interés”, pero “la verdad dramática es sólo verosimilitud”. Puesto que “es lo que se puede persuadir al público a aceptar”. El término griego para un actor es hipócrita, ya que está relacionado con la máscara con que se interpreta. Es por eso que la hipocresía religiosa se representa más fácilmente que la verdad del Evangelio.[5]

La Reforma acabó con las representaciones melodramáticas que se venían haciendo desde la Edad Media (obras sobre mártires, misterios y pasiones), no porque esté en contra del drama, si no por el abuso religioso que se hacía del teatro.

Los puritanos prohibían el teatro en domingo, pero aceptaban incluso que las mujeres actuaran, ya que en la época de Shakespeare, los hombres hacían el papel de mujeres. Lo que el actor representa, no significa necesariamente que lo apruebe. La Biblia está llena de hechos terribles, pero eso no significa que Dios los acepte. El drama puede que no sea la mejor forma para comunicar el Evangelio, pero tiene un gran poder emocional para mostrar la verdad del ser humano. Y la verdad es que no hay nada humano que nos haya de ser extraño…[6]

Pero debemos comprender que no todo en la cultura es pecaminoso y no debemos caer en la tentación de prohibir lo que Dios no ha prohibido. Solamente deberíamos tener en cuenta si es de edificación espiritual de nuestras vidas o no. Hay tres palabras importantes a tener en mente al definir la responsabilidad cristiana en cualquier cultura.

La primera es cooperación con la cultura. La razón de esta cooperación es que podremos identificarnos con nuestra cultura para que pueda ser influida para Jesucristo. Jesús es un modelo para nosotros en esto. No fue, en general, un anticonformista. Asistió a bodas y funerales, sinagogas y fiestas. No era un judío practicante. Por lo general, hizo las cosas culturalmente aceptables. Cuando no lo hizo, era por claros principios espirituales.

Una segunda palabra es persuasión. La Biblia describe a los cristianos como sal y luz, los elementos penetrantes y purificadores dentro de una cultura. El cristianismo busca tener una influencia santificadora en una cultura, y no ser absorbido por transigir repetidamente.

Un tercer concepto es confrontación. Mediante el uso cuidadoso de la Biblia, los cristianos pueden desafiar y rechazar aquellos elementos y prácticas dentro de una cultura que son incompatibles con la verdad bíblica. Hay ocasiones en que los cristianos deben confrontar a la sociedad. Cosas como la poligamia, la idolatría, la inmoralidad sexual y el racismo deben ser desafiadas frontalmente por los cristianos.[7]

En conclusión, la intolerancia en contra del arte, especialmente el teatro, tenía sus razones. Los cristianos debemos ser tolerantes, pero esta tolerancia tiene un límite ordenado por el mismo Dios. La Biblia es clara cuando dice que un cristiano debe abstenerse de todo aquello que sea malo para su vida espiritual (Ver I Tesalonicenses 5:22). Aquellos grandes teólogos de la iglesia Primitiva, fueron intolerantes con muchos aspectos del arte grecoromano, porque había razones de peso para serlo. No lo eran porque fuesen fanáticos religiosos, como alguien a la ligera puede presuponer. Aunque algunos como Tertuliano veían el drama como algo inherentemente malo, pero también creía que el sexo dentro del matrimonio era pecaminoso. El tenía un celo excesivo por la verdad. Pero no todos los teólogos estuvieron influenciados por el gnosticismo de aquella época, como sucedió con Tertuliano. Durante el transcurso de la Edad Media vemos que se hacían obras sobre mártires, misterios y pasiones y el clero lo toleraba sin problemas, porque se hacía con fines apologéticos. 

Es muy necesario que los cristianos influencien la cultura con el cristianismo. Yo personalmente creo que debemos llenar todo con el evangelio, como dice Pablo (Ver Romanos 15:19). Las artes necesitan mucho hoy en día de cristianos talentosos que glorifiquen a Dios con sus telentos. Las cosas en esta sociedad postmoderna no mejorarán en tanto y en cuanto los cristianos se conforman con dejar la producción artística en la mano de los inconversos[8]. Puede ser algo duro hoy en dia trabajar en un medio artístico, los peligros para un creyente pueden ser muy grandes por el fuerte liberalismo moral en el que vivimos.  Sabemos bien que la profesión de actor ha sido notoria por ser desilusionadora. Hollywood y Broadway [centros del cine en los EE. UU.], son dos fuentes de corrupción, que han convertido a Norteamérica en una Sodoma. Pero como dice la Biblia: si comemos o bebemos o hacemos cualquier otra cosa, como el arte, hagámoslo para que Dios sea glorificado (Ver I Corintios 10:31). Gini Andrews, una aclamada concertista de piano y autora, escribe de la gran necesidad de que los cristianos se destaquen en todos los campos artísticos, y desafía a todos los artistas cristianos para que desarrollen sus dones:

“Todas las disciplinas -la música, la pintura, la escultura, el teatro, la escritura- están necesitadas de pioneros que busquen una forma de ejecutar propia del siglo XX; que muestren con una obra de calidad que hay una respuesta a lo absurdo de la vida, a la amenaza de aniquilamiento, a la mecanización del hombre -el mensaje que es proclamado fuerte y claro por el artista no cristiano. . . .

“Si hemos de presentar el mensaje de Dios a las personas desilusionadas y frenéticas del siglo XX, exigirá su creatividad expresada de formas especiales. Espero que algunos de ustedes en los campos creativos se vean desafiados por la condición de todopoderoso del Dios-Creador y pasarán largas hora con Él, diciendo, como Jacob: ‘No te dejaré, si no me bendices, hasta que me muestres cómo hablar de tu maravilla a la mente contemporánea'”.[9]

“Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.” (2 Co. 4:1-2 NVI)

Dios lo bendiga. 

Continúa….

Notas

Imagen: http://servicios.laverdad.es/proyectos/cartagena/teatro-romano-ficha.html

[0] https://www.ateoyagnostico.com/2017/08/29/el-cristianismo-estuvo-en-contra-del-teatro/

[1] Ibid

[2] Ibid

[3] http://www.primeroscristianos.com/index.php/entrevistas/item/1674-los-espectaculos-del-imperio-romano-y-los-primeros-cristianos

[4] http://protestantedigital.com/blogs/139/El_teatro_y_la_Iglesia_antigua

[5] Ibid

[6] Ibid

[7] http://www.ministeriosprobe.org/docs/artes.html

[8] El escritor Thomas Howard dice que el arte moderno expresamente rechaza la influencia cristiana en el arte: El cristianismo y el arte estuvieron vinculados de un modo causal entre los siglos IV y XX. Aun el arte y literatura «post-cristiana» en los últimos doscientos años en el mundo occidental surge de raíces cristianas; sin embargo, con frecuencia conlleva un repudio más o menos consciente de las categorías cristianas y un intento de forjar nuevas formas libres de la influencia cristiana.(Thomas Howard, Christianity and the arts [El cristianismo y las artes], In Dowley, ed., A Lion Handbook: The History of Christianity [La historia del cristianismo], p. 37.)

[9] Gini Andrews, Your Half of the Apple (Grand Rapids, MI:, Zondervan, 1972) pp. 64-65. 

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte V


Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte V
Por Paulo Arieu

Hebreos muerte y juicio

Seguimos con el tema de la intolerancia. Esta es la quinta entrega consecutiva de este tema ético tan interesante. Personalmente, creo que si aprendemos a tolerarnos un poco mas los unos a los otros, revestidos del amor de Dios, siempre haremos lo correcto y aquel que está mal, a lo mejor cambiará en el tiempo de Dios. Esto lo digo por fe, confiando en la soberanía de Dios, porque nuestro trabajo como cristiano es accionar y del Espiritu Santo obrar. Aunque es bueno recordar siempre que no somos nosotros los poderosos, sino que Dios es el Todopoderoso. Nosotros somos simples criaturas humanas, que dependen de Su constante amor. 

He estado reflexionando sobre este tema de la intolerancia, porque entiendo que muchos líderes cristianos están siendo intolerantes al máximo. Pero ¿porque sorprendernos? ¿Acaso la historia de la humanidad no está llena de ejemplos de intolerancia, de intolerancias mortales y de muertes dadas por intolerancia? Las guerras fraticidas entre pueblos hermanos es una muestra de la intolerancia entre los seres humanos. Santiago, hermano del Señor Jesús, escribe a las tribus judías dispersas en Asia Menor muy preocupado por las disputas entre ellos, diciendo:

¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden (Santiago 4:1-2 NVI).

Cuestiono la intolerancia como actitud, no porque piense que debemos tolerar el pecado o las herejías, pero no podemos ir por todos lados tratando de erradicar de raiz todo pecado, todo error, ya que esto es imposible. Aún en nuestras familias hay veces que se desobedecen las enseñanzas cristianas, pero creo que algunas veces debemos ser tolerantes, pacientes con ellos, en la medida de lo posible, en pos de una convivencia armoniosa. El pecado lo juzgará Dios, a su tiempo. No significa que nosotros lo aprobemos o que estemos de acuerdo con el pecar, pero la verdad es que aun siendo santos, todos pecamos, nos equivocamos, tenemos nuestro énfasis doctrinal favorito, nuestro concepto de Dios, de como Dios debe o no debe actuar. En fin, nuestra natutraleza pecaminosa nos engaña a todos de muchas maneras. Y a veces, la física de los objetos de la naturaleza creada también nos engaña, ya que por ej: un remo de un bote, dentro del agua, lo vemos doblado, cuando no esta doblado. Por eso creo que debemos ser tolerantes con las personas, en el sentido de pacientes y misericordiosos. Claro que esta actitud tiene límites. No puedo ser tolerante con quien ofende a Dios, quien peca voluntariamente, luego de haberlo exhortado reiteradamente, con los herejes tampoco se puede ser tolerante, con el delito, con la corrupción, con el mal, con Satanás tampoco. En fin, tratemos de comprender mejor este tema, que provoca actitudes extrañas en muchos hermanos.

Pablo escribe a los cristianos de Filipos, advitiendoles del peligro de los judaizantes que abusaban de sus ministerios, pretendiendo que los cristianos se circuncidacen para ser aceptados primeroen el judaísmo. Pablo escribe que:

“Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo. (Filipenses 3:2 RV 1960) 

y también escribe que

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su verg:uenza; que sólo piensan en lo terrenal.(Filipenses 3:18-19 RV 1960)

Siguiendo esta linea de pensamiento paulino, es que debemos ser prudentes con el abuso intolerante de muchos lideres religiosos. Cuesta mucho hallar líderes que sinceramente se preocupen del bienestar espiritual de la otra persona.

Pero la razón que dio inicio a esta serie de artículos, fue reflexionar sobre el abuso de poder y autoridad de una iglesia cristiana, que amenzaba con expulsar a un miembro de su iglesia por estudiar Psicología. Me hizo recordar los tiempos de la inquisición. El célebre teólogo católico Hans Kung cita a Freud al respecto de este abuso de autoridad que se ha dado muchas veces en la historia.

Freud tiene razón también al criticar el abuso de poder de las las iglesias. Es suficientemente conocido: El cúmulo de arrogancia y poder en la historia de las Iglesias: intolerancia y crueldad para con los disidentes, cruzadas, inquisición, exterminio de herejes, caza de brujas, lucha contra la investigación teológica, opresión de los propios teólogos, incluso hoy.  Los efectos del super-yo eclesiástico a lo largo de los siglos, tiranía sobre las almas en nombre de Dios, inmadurez y dependencia de los pobres pecadores, tabuizada obediencia a autoridades no probadas, reiterada represión de la sexualidad y desprecio de la mujer (celibato, exclusión de la mujer de los ministerios eclesiásticos), incluso hoy. [0]

Lamentablemente, Freud consideró la religión como si fuera una ilusión y era conocido por tener un rechazo hacia el cristianismo.[1] Aunque pienso que Kung habla mas sobre su experiencia vivida en el seno de su iglesia católica romana. El vivió en carne propia la presión de las autoridades a causa de sus errores teológicos. Rubén Aguilar Valenzuela en un artículo titulado “Los teólogos herejes de Roma” habla sobre la experiencia insquisitoria sufrida por este teólogo. Valenzuela publica que:

Un caso muy conocido es la condena contra uno de los teólogos más notables de la iglesia católica, el suizo Hans Küng (1928), catedrático de la Universidad de Tubinga, Alemania, nombrado por Juan XXIII como uno de los teólogos del Concilio Vaticano II, donde coincidió con Ratzinger no sólo en el espacio sino en las posiciones teológicas de avanzada. 17 años después, y tras un largo proceso, Küng fue acusado de no defender la “integridad de la fe” y poner en cuestión el dogma de la infalibilidad papal. Así, en 1979 la Congregación para la Doctrina de la Fe dictaminó que no podía continuar ejerciendo la docencia en las instituciones teológicas de la Iglesia.[2]

La iglesia católica ha sido bastante intolerante históricamente. Pero un poco de cambios trajo Concilio Vaticano II, donde se abrió un poco la ventana al mundo no católico.

Las cosas parecen cambiar con el Concilio Vatitano II como se puede ver, por ejemplo, en las declaraciones sobre la libertad religiosa y sobre las religiones no cristianas. La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas, que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas veces refleja un destello de aquella verdad que ilumina a todos los hombres. [3]

Pero volviendo al tema de la Psicología en la Iglesia, debemos reconocer que la preocupación de muchos lideres cristianos por el auge de la Psicologia en los templos evangélicos está fundamentada sobre la convicción de que la Psicología “contribuye a la formación de la iglesia apóstata y a la religión del Anticristo.  “[4]Esta conclusión me parece un poco exagerada, pero bueno, es la perspectiva de T.A. McMahon, quien en un artículo crítico titulado LA PSICOLOGÍA Y LA IGLESIA EVANGÉLICA, comparte sus preocupaciones sobre la Psicología diciendo que:

Nada en la historia de la iglesia moderna ha persuadido a creyentes a abandonar su fe en la suficiencia de la Palabra de Dios como la seudo-ciencia llamada Consejería Sicológica.  Consideren lo siguiente: la iglesia evangélica se ha convertido en un servicio de referencia para consejeros psicólogos y psiquiatras. Muchas iglesias grandes tienen licenciados psicoterapistas en su personal.  Agencias de misiones requieren que sus candidatos sean evaluados y aprobados por licenciados psicólogos profesionales antes de ser considerados para servicio misionero.  Los psicólogos y consejeros cristianos son más conocidos y más respetados por evangélicos que predicadores y maestros.  ¿Quién no ha escuchado del psicólogo Dr. James Dobson?  La mayoría de evangélicos están convencidos que la psicoterapia es científica y que es necesaria para suplir lo que falta o carece en la Biblia en lo que respecta a la condición mental, emocional y el comportamiento general del individuo.  Cuando usamos el término “psicoterapia” nos referimos a la consejería psicológica, psicología clínica y psiquiatría (que no es biológica)  También podemos usar el término “psicología” en general. [5]

Aunque este crítico de la Psicología reconoce que “existen áreas de psicología que son claramente distintas de la psicoterapia y puede tener valor y mérito científico, como por ejemplo el campo que estudia la percepción, el punto de contacto entre el hombre y la máquina, ergonómica, alguna educación psicóloga, etc. “[6], el opina que solo hay “un porcentaje mínimo en toda la industria de Psicología que atestigua tener perspicacia científica de la mente del hombre.” [7]

Respeto sus opiniones, pero creo que exagera. Alguien me comentó que había escuchado a un pastor decir más o menos esto: “Si me piden que “comprenda” o “entienda” a los que piensan diferente que yo… que sea tolerante… civilizado, no tengo problema con eso. Respetar sus ideas políticas, sociales, en cuanto a géneros musicales o cosas así en líneas generales debo ser condescendiente y aceptar que no todos pensaran o piensan como yo. Pero… en lo que respecta a cosas fundamentales que tienen que ver con lo que Dios demanda en su Palabra, ejemplo: Un solo camino de Salvación: Cristo. El homosexualismo como pecado. El divorcio,el delito,el crimen,la maldad, etc…. ahí soy intolerante, totalmente. Tal vez no necesariamente por criterio propio, pero sí y definitivamente si porque Dios dice algo al respecto.  Si Dios lo desaprueba… yo lo desapruebo también.

Cristo mismo dijo en un momento determinado, Padre porque me has desamparado. Dice la Biblia que el cielo se oscureció y la tierra se estremeció cuando dio su último respiro. En términos figurativos el ambiente natural no se contuvo a lo que estaba aconteciendo en lo espiritual, era la carga de todo el pecado del mundo en un solo lugar,sobre la persona de Jesucristo…Dios en si, no comparte su gloria con nadie, tampoco con el pecado. El hombre no es perfecto y al reconocerlo sabrá que dependerá de Dios para revestirse de su amor NECESARIAMENTE para dar el testimonio que Cristo nos dio. De lo contrario haremos lo que consideremos justo erróneamente como lo hizo Jonás el ”buen profeta de Dios” quien no toleraba la posibilidad de que Nínive sea salva (Ver Jonas 4:2); pero el amor de Dios tenía otro plan. Ese es el amor que nos ayudará a tolerar con sabiduría.

No actuamos ojo por ojo diente por diente, sino que actuamos por Gracia…y como Cristo nos dice que: que mérito hay en estar con aquellos que son fáciles de amar y de tratar?… Nuestro objetivo es ganar a otros para Cristo, esto puede costar muchas veces nuestro yo. Usted y yo sabremos que escoger en nuestra tolerancia si ponemos a Cristo a actuar hipotéticamente en nuestro lugar. Ej: Que haría Cristo en mi lugar?…

Aclaramos que el tema de la intolerancia, en la Biblia, en general se refiere al pecado. Dios no tolera el pecado y lo tiene que juzgar. Dios dijo: “El alma que pecare, esa morirá (Ezequiel 18:20 RV 1960)”. Como todos hemos pecado, todos morimos.  De esa forma entró la muerte en el mundo (ver Romanos 5:12).  Así se demuestra la intolerancia de Dios por el pecado. Ahora estamos en el período de la gracia, en el que los hombres tienen la oportunidad de arrepentirse y recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador. Pero cuando Jesucristo venga por segunda vez, no vendrá con tolerancia, sino a ejecutar sentencia en el mundo y juzgar a los que lo hayan rechazado. Dios es amor y quiere salvarnos a sus escogidos. Por eso mandó a su Hijo amado a morir por los hombres y darnos la posibilidad del perdón. Ahora es el día de salvación, ahora es cuando existe la oportunidad de hacerse hijo de Dios. Pero después, cuando llegue el día del juicio de Dios, no será así. Entonces Dios juzgará al mundo y los que lo hayan rechazado recibirán el castigo que ha anunciado.

  • “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y la ira del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 19:15).

Juan, discípulo amado del Señor Jesus explica que “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna”(Juan 3:16 RV 1960). Jesucristo tuvo que sufrir muchísimo para salvarnos. Todos los pecados nuestros fueron echados sobre El, y su agonía fue grande. El Padre sufrió tanto o más que él, viendo lo que le hacían a su Hijo aquí en la tierra, y no cayó en la tentación de salvarlo cuando lo podía haber hecho en un segundo. Si Dios fuera tolerante con el pecado, no hubiera tenido que pasar por ese trago amargo que pasó. Dios no puede tolerar el pecado y lo demostró decretando el castigo sobre su amado Hijo. Solo el que acepte el sacrificio que Jesucristo hizo por él en la cruz cuando pagó por sus pecados, tiene la oportunidad de ser hecho hijo de Dios y apto para entrar en su Reino cuando muera. Ese es el Evangelio verdadero de Jesucristo.

Solo Jesús nos puede salvar porque él es el Salvador. Nosotros no nos podemos salvar a nosotros mismos. Es imposible. Jesús dijo:“Yo soy el camino”(Juan 14:6). ¿Pero acaso la mujer que fue sorprendida en el mismo acto de adulterio, no fue perdonada?Ese era una acto pecaminoso totalmente reciente y Cristo solo dijo, y donde están los que te condenan (aquellos perfectos libres de pecados), mira que ni yo te condeno, pero vete y no peques más!!, estoy seguro que después de estas palabras ella pasó a estar al lado de Cristo. CRISTO NO TOLERA EL PECADO. Pero ahora bien: El ama su creación (desde Génesis 1:1 se muestra a Cristo de manera particular y esencia como Dios) luego Génesis 3:15 nos muestra la promesa del postrer Adán por causa de la caída del hombre. Pero por que Dios tiene planes con los seres humanos y nos conoce porque somos su creación, Dios en su profundo amor y misericordia nos ha tolerado hasta la fecha. DIos no nos ha destruido ni ha permitido que nos destruyamos completamente,ni que desaparezcamos de la faz de la tierra. El está esperando que nos demos cuenta de que el perdón de los pecados y la vida eterna se obtiene a través de Jesucristo. Y para lograr eso, nos ha enviado constantemente mensajeros que nos prediquen Su evangelio.

El profeta Joel escribió en el Antiguo Testamento:

Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.(Joel 2:13 RV 1960). 

El ejemplo de Nínive sirve de ilustración a este tema. Ninive era un pueblo sanguinario y  aun así POR AMOR, Dios toleró a las personas (aunque no al pecado) dando una oportunidad para que se arrepintiesen del pecado. Por eso le dijo a Jonás que ellos no sabían distinguir entre su mano derecha e izquierda. En Nínive, el Señor no toleró el pecado; pero dado que Su Justicia divina iba a caer sobre ellos, soberanamente cumplió su objetivo de darle la oportunidad de que se salven. Dios no tolera el pecado pero al igual que a la mujer sorprendida en adulterio, Dios no quiere que nadie se pierda. ¿Cuando nosotros le damos la oportunidad a alguien para que se arrepienta de un error cometido, no estamos tolerando y olvidando? Solo para que esta vida sea renovada…El simple hecho de tolerar con la visión de renovar o llevar la verdad a una persona no nos hace partícipes de ese pecado (entiéndase que existe un equilibrio), uno tolera en silencio sin airarse por que uno sabe que tiene la verdad (Cristo) y el silencio más la oración dará legalidad a la obra de Dios para cambiar y hacer reaccionar a la otra persona.

Cuando Cristo levantó a Lázaro de entre los muertos, dice la Biblia que por causa de la incredulidad de las personas el solo dijo: Padre gracias porque Tu siempre me escuchas!, Cristo solamente lo sabía y así en silencio toleró a esas personas y no al pecado para enseñarles una lección humildemente. Dios no tolera ni ama el pecado pero si ama al pecador (al hombre) incondicionalmente (aunque el lo llama al arrepentimiento al pecador)! Ahora bien, El es justo, y conforme a su justicia, El actuará en nosotros. Nunca seremos más buenos que El. Es que “Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían. ” (Nahum 1:7).

Pero no todos los cristianos son malos obreros ni abusan espiritualmente de sus miembros. El apostol Pablo da testimonio del caracter virtuoso de Timoteo y Epafrodito, diciendo de ellos, palabras de elogios por sus actitudes cristianas y recomendándolos con su puño y letra, lo que es una tranquilidad para aquellas personas.

Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo al saber de vuestro estado; pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros. Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús. Pero ya conocéis los méritos de él, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio. Así que a éste espero enviaros, luego que yo vea cómo van mis asuntos;  y confío en el Señor que yo también iré pronto a vosotros.  Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades;  porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado. Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza. Así que le envío con mayor solicitud, para que al verle de nuevo, os gocéis, y yo esté con menos tristeza.  Recibidle, pues, en el Señor, con todo gozo, y tened en estima a los que son como él;  porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí. (Filipenses 2:19-30 RV 1960).

Creo que se trata de “combatir el error y amar al que yerra”, como decía San Agustín [8] Pero la insistencia en la intolerancia extrema, nos llevará al absurdo choque de dos intolerancias, a las guerras de religión, como sucedió en el surgimiento de la Europa moderna, al enfrentamiento de todos contra todos.A un !sálvese quien pueda!.

Sébastien Castellion,un reformador poco conocido escribe en el 1612 que:

Así sucederá, que los calvinistas serán matados en Francia y los papistas en Ginebra, los luteranos por los zuinglianos y los zuinglianos por los luteranos, los anabaptistas por todos éstos y, viceversa, todos éstos por los anabaptistas; y la no existencia de un límite para estas matanzas hará que al final todos tengamos que caer a fuerza de golpearnos respectivamente. Quien cree construir la Iglesia con esta furia asesina, en realidad transforma a Cristo en Satanás. Es con la sangre, en efecto, y no con el amor con la que se construye la iglesia de Satanás. [9]

Sigo pensando que debemos ser tolerantes, tratar de hacer un esfuerzo en convivir pacíficamente. Yo he visto y oido la intolerancia de predicadores pentecostales antiguos predicando en las puertas de templos bautistas !para que las mujeres no se pongan pantalones! Que absurdo, Dios mio! No se muy bien porque no nos ponemos a pensar que la tolerancia bien puede ser considerada un atributo en Dios. Según nos enseña el Antiguo Testamento, en el libro de Éxodo, Moisés escribe que Dios: 

que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación (Exodo 34:7 RV 1960).

Muchas veces leí sobre los atributos de Dios, pero nunca escuché a nadie que considerase la tolerancia de Dios como un atributo divino, como una virtud de nuestro Dios. Y en el Nuevo Testamento, Lucas nos habla de lo importante que es el amor verdadero y su recompensa:

Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos. Sed misericordiosos, así como vuestro Padre es misericordioso. (Lucas 6:35-36 LBLA)

Pero la apasionada denuncia  del reformador Castellion, nos demuestra que la batalla entre tolerancia e intolerancia, no era sólo un conflicto entre católicos y reformados, sino que también brotó la intolerancia en el seno del protestantismo. En el mes de octubre de 1517, un ex-monje alemán llamado Martín Lutero pegó en la puerta de la iglesia de Wittenberg, un tratado con  95 tesis encontra del valor de la indulgencias. En este documento proclama que el hombre es salvado por Dios de manera gratuita por la fe en su Hijo Jesucristo. A pesar de no tener Lutero previsto que su proposición tendría mucho efecto, estas 95 tesis inundaron Europa y poco tiempo después hizo temblar los cimientos de Roma. Al realizarse algunos debates con autoridades reconocidas de la época como el doctor Juan Eck, se notó que la ideas que exponía Lutero no eran simples diferencias de doctrinas sino que removían los cimientos en los cuales  la iglesia católica se basaba para afirmar su derecho de gobernar las almas y cuerpos del mundo entero. Además sacaban a la luz verdades tan importantes que hacían la diferencia entre un cristiano y un pagano o apóstata. Las consecuencias de esto sería el reconocimiento de la verdad divina expresada en las escrituras. Lutero fue excomulgado por el Papa León X y el emperador Carlos V, quienes manifestaron su intolerancia en contra del ex-monje y le impusieron un edicto de pena de muerte. Gracias a Dios, esta sentencia nunca llegó a cumplirse por la protección del Señor y la ayuda de algunos amigos como el elector Federico de Sajonia.  El 3 de enero de 1521, fue excomulgado por el Papa León X, por defender sus 95 tesis o proposiciones escritas en latín contra la venta de indulgencias. [10] Pero encontramos que hay dos Luteros: Uno es el ex-monje agustiniano, un teólogo espiritual, sincero, buscador de Dios, dotado de virtudes intelectuales y mas reflexivo y tolerante que el segundo Lutero, un hombre religioso y político que no duda en solicitar la ayuda del estado para proteger sus ideas reformadoras mediante el brazo político de los príncipes.

El teólogo Martin Lutero de los comienzos, aquel de “De la libertad del cristiano” y del tratado “A la nobleza cristiana de la nación alemana”, demostraba ser un predicador tolerante. En aquella época, Lutero escribió  que

Los herejes, se han de vencer con la escritura y no con el fuego, como hicieron los antiguos Padres. Que si fuera arte el vencerlos con el fuego, los verdugos serían los doctores más sabios de la tierra y no habría necesidad de estudiar y quienquiera que lograse vencer al otro con la fuerza, podría quemarlo. [11]

Pero luego Lutero cambió completamente y se puso mas religioso que espiritual y mas radicalmente intolerante que reflexivo. Su perspectiva tolerante, aún presente en el tratado del 1523 “Sobre la autoridad secular”, experimentó un cambio radical a partir del 1525, luego de la revuelta de los campesinos alemanes conducida por el profeta anabaptista Thomas Müntzer. En este momento no sólo pide a los príncipes alemanes, en el libelo “Contra las impías y perversas bandas de los campesinos”, una represión total del movimiento de Müntzer, sino que, además, quiere que los magistrados impidan la misa católica

equiparando así la práctica del culto católico no tanto a una desviación de tipo herético cuanto a un simple tipo de delito común. [12]

Una intransigencia, ésta, que emerge también en uno de los últimos escritos de Lutero, el Von den Juden und ihren Lügen, publicado en 1543, tres años antes de la muerte del autor. El libelo, de una violencia única, tiene como blanco a los judíos

seres tan desgraciados, malos, venenosos y diabólicos, [13] solicitando a la autoridad civil el usar hacia ellos una «áspera misericordia» (scharfe Barmherzigkeit) que permita el final de la «llaga» judía en Alemania.

Tomando como modelo la obra de depuración llevada a cabo en España, Francia y Bohemia, el teólogo de Wittenberg elabora en un conjunto de puntos un impresionante programa para solucionar el problema judío.

En primer lugar, hace falta prender fuego a sus sinagogas o escuelas; y lo que no quiera arder tiene que ser recubierto de tierra y sepultado, de modo que nadie pueda jamás ver una piedra o un resto de ello. [14]

En segundo lugar,

hace falta del mismo modo destruir y desmantelar también sus casas, porque allí practican las mismas cosas que hacen en sus sinagogas. Por tanto, que se les meta en un cobertizo o una cuadra como los gitanos. [15]

En tercer lugar

es necesario quitarles todos los libros de rezos y los textos talmúdicos en los que se enseñen semejantes idolatrías, mentiras, maldiciones y blasfemias.

En cuarto lugar

hay que prohibir a sus rabinos —so pena de muerte— el continuar enseñando. [16]

En quinto lugar

hace falta abolir completamente para los judíos el salvoconducto por las calles.

En sexto lugar

hay que prohibirles la usura, confiscar todo lo que poseen en efectivo y en joyas de plata y oro. [17]

A estas medidas Lutero añade la prohibición de pronunciar el nombre de Dios en presencia de los cristianos. Una intolerancia furibunda la del reformador alemán que rompe en este punto —el respeto por el misterio de Israel— con la tradición agustina a la que Lutero había permanecido fiel en la primera fase de su pensamiento. [18] Emilio Monjo escribe respecto de la relación entre Lutero y los judíos, diciendo que:

Para la final conversión en masa de los judíos, vivamos con ellos en paz y que vean nuestro caminar cristiano, dijo Lutero al principio. Otros no compartían la opinión. Siempre el judío es enemigo, y debe ser derribado. Queda claro, en una postura u otra, el final, la bendición última de la tierra, no puede llegar con un judaísmo sin conversión. Si están, hay que convertirlos, o liquidarlos. Y Lutero piensa que no se van a convertir. El suelo no puede soportar el final con esta mancha. Liquidación que supone expulsión en casos concretos; en otros, simple liquidación física. Esto es lo que vive Lutero, porque vive en el final de los tiempos. Y tiene que preservar a la Iglesia católica, no solo del papado, sino de los otros siervos del diablo, los revolucionarios y los judíos. Sobre ellos enseña que la Iglesia debe librarse de ellos, ya vemos cómo, pues ya tiene bastante con sus propios pecados, como para llevar también los de los judíos. Si están en la casa, la casa está bajo el juicio de Dios, y su cólera viene pronto. Hay que echarlos; y ya sabemos cómo lo han realizado en tantas ocasiones; alguna tan cercana.[19]

Posiblemente Lutero olvidó aquellas palabras de Jesús: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.”(Mateo 5:9 RV 1960). Seguramente en aquel momento no las tuvo en cuenta. Sino, no se explica el porque de ese caracter tan airado e intolerante en contra de todo aquel que Lutero considerase su enemigo. ¿Será acaso, que las palabras de Jesús en Mateo 5:9 tuvieron mas fuerza en su mente que aquellas bienaventuranzas tan preciosas del Sermón del Monte? No lo sabemos bien. Recordemos que Jesús dijo que No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada. Porque he venido a poner en conflicto al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, a la nuera contra su suegra; los enemigos de cada cual serán los de su propia familia”. (Mateo 5:9 RV 1960).

Castellion escribió una apología de la tolerancia, la cual es, evidentemente, una apología de la caridad, haciendo la distinción de los reinos, divino y humano, entre lo que es obra de la Gracia y cuanto es fruto de la presión, coacción, imposición, mandato o exigencia humana. Es que nadie puede ser “obligado” a ser bueno por la fuerza humana, esto si que es una gran verdad. Solamente Cristo cambia los corazones mediante su amor y su bondad. Yo no creo que debamos usar la fuerza de la intolerancia para intentar cambiar a alguien a nuestro favor, como hizo Lutero. La justicia de los hombres no está para obligar a nadie a ser mas bueno, dado que solo Dios es bueno. La justicia de los hombres solo está para hacer cumplir la ley. Castellion dijo que:

Ni siquiera Cristo pudo salvar Jerusalén sin que ella lo quisiera: y nosotros, ¿superaremos a Cristo? Pero —podrían objetamos— también está escrito: A quienquiera que encontréis, obligadlo a entrar. Es cierto, pero con las armas del espíritu, puesto que la bodas son espirituales: es decir, con las palabras divinas (…); mientras que querer crear una criatura nueva con medios diferentes a la palabra de Dios no significa otra cosa que subvertir la creación del mundo. Sin embargo —dicen los perseguidores—, Cristo forzó a Pablo a abrazar el Evangelio castigándolo corporalmente (…), pero atribuir al magistrado este poder de coacción significa hacer bajar el cielo a la tierra. Todavía, osan afirmar que los apóstoles no solicitaron ninguna ayuda al magistrado para defender la religión cristiana de sus enemigos, pero que se comportaron así porque los magistrados no eran cristianos. Que vean un poco cómo están las cosas; pero que se acuerden de que Cristo mismo niega que su reino sea de este mundo, ya que, si lo hubiera sido, sus ministros habrían luchado para que no fuera entregado a Pilato. Sin duda el magistrado tiene que defender a los buenos de la violencia y la injusticia, pero no puede obligar de igual manera a nadie con la fuerza a ser bueno, ni puede ocuparse de la religión a través de la espada, de otro modo, se deduce que ni Cristo se armó suficientemente, ni armó bastante a sus apóstoles; y, sin embargo, ellos, incluso obstaculizados por todos los príncipes de la tierra, pobres y dejados a ellos mismos, crearon más de lo que nosotros, que nos hemos vuelto potentes y violentos con el apoyo de aquellos príncipes, logramos salvar. [20]

Pero creo que si miramos bien la historia en su contexto nos daremos cuenta que la intolerancia luterana no era tan solo un hecho aislado de aquella época. Los otros líderes de la Reforma pensaban de manera parecida. Desde Huldrych Zuinglio, quien era un defensor de un derecho sin condiciones de intervención de la autoridad civil en las cuestiones religiosas, favorable a la pena de muerte para los anabaptistas, a Juan Calvino, partidario de la condena de Miguel Servet, quemado vivo en Ginebra en el 1553 por sus doctrinas antitrinitarias, que, en sus primeros tiempos de ministerio eclesiástico tenia una visión de un Estado teocrático en Ginebra, lo que “dio lugar a una de las más rígidas formas de intolerancia dentro del mundo protestante”.[21] [22] Además, tampoco podemos decir que el rey de Inglaterra, Enrique VIII, fue un mandatario tolerante.

Conclusión

No tengo dudas que ser tolerante con el prójimo es una virtud de caracter. No ganamos nada con ser agentes de la ira de Dios. Yo también fui viviendo en carne propia la intolerancia, en mi experiencia personal en las redes sociales. Recuerdo que antes dejaba comentarios en blogs, comentarios que estaban dentro de los límites de la revelación bíblica, y muchas veces me los censuraban, solo por prejuicios del administrador. Pero además recuerdo que al principio, yo era mucho mas tolerante con los comentaristas en mi blog, pero me di cuenta que no sirve de nada ser tan tolerante con todas las ofensas que la gente deja, y luego tuve que empezar a no ser tan ingenuo, a no querer respetar tanto la libertad de expresión del otro, cuando su comentario es ofensivo. Y dado el poco tiempo que dispongo para responder los comentarios, me he tenido que poner más estricto. Pero entiendo que no se puede vivir censurando todo lo que no está de acuerdo con nuestra opinión, ya que nos convertimos en personas  sectarias.

Y en las iglesias evangélicas he observado muchisima intolerancia, principalmente entre las iglesias hispanas. Los pastores se sienten monarcas, actúan como si fuesen jueces mas que pastores de ovejas. Se sienten con la autoridad de juzgar y condenar intolerantemente cualquier cuestión que toque sus intereses. Lamentablemente, no todos los pastores tienen vocación de servicio y un verdadero amor por las almas perdidas. Creo que mas son los líderes evangélicos que tienen un poderoso don de mando y lo utilizan de manera absoluta como si fuesen reyes y emperadores. Los seminarios teológicos y las universidades forman líderes intelectuales, pero son las ovejas las que transforman el corazón de un obrero o ministro cristiano en pastor de ovejas, pero solamente con la ayuda del Señor este milagro es posible.

Pero pienso que a todos nos viene bien recordar que esta vida es corta. Algún día todos los cristianos moriremos (salvo que Cristo venga antes) y a todos Dios nos juzgará de igual manera.

Y así como cada persona está destinada a morir una sola vez y después vendrá el juicio,(Hebreos 9:27 NTV)

Continúa…

Dios lo bendiga mucho!!!

Notas

[0] Kung, Hans. (1979). Existe Dios. Respuesta al problema de Dios en nuestro tiempo. p.427. Ed. CRISTIANDAD. 

[1] Para comprender mejor las razones del ateísmo de Sigmund Freud y su rechazo al cristianismo, recomiendo leer mi articulo: https://elteologillo.com/2017/12/17/el-ateismo-de-freud-y-su-rechazo-al-cristianismo/

[2] https://www.nexos.com.mx/?p=15293

[3] http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decl_19651028_nostra-aetate_sp.html

[4] https://www.thebereancall.org/content/la-psicolog-y-la-iglesia-evang-lica

[5] Ibid

[6] Ibid

[7] Ibid

[8] http://es.catholic.net/op/articulos/749/cat/56/leccion-32-y-33-la-paciencia-y-la-tolerancia.html

[9] S. Castellione, Contra libellum Calvini, in quo extendere conatur haereticos iure gladii coercendos esse, 1612, traducción italiana del pasaje en M. Firpo, Il problema della tolleranza religiosa nell’età moderna, Turín, 1978, 120.

[10]  M. Lutero, Alia nobiltà cristiana di nazione tedesca, en M. Lutero, Scritti politici, Turín, 1959, 203.

[11] https://www.vi-e.cl/martin-lutero.html

[12] Firpo, 33.

 [13] M. Lutero, Degli ebrei e delle loro menzogne, Turín, 2000, 200.

 [14] Ibid, 188-189.

 [15] Ibid, 190.

 [16] Ibid, 191.

 [17] Ibid, 192.

 [18] Cf. M. Borghesi, “Lutero, Agostino, gli ebrei”, en 30Giorni, 2 (2001) 56-61.

[19] http://protestantedigital.com/magacin/36006/lutero_y_los_judios

[20]  B. Montfort (pseudónimo de Castellion), Confutazione di quegli argo-menti che vengono sólitamente avanzati in difesa della persecuzione degli eretici, traducción italiana del pasaje citado en Lanzillo, 58-59.

[21] Lanzillo, 47.

[22] Para comprender mejor el tema de Calvino vs Servet, recomiendo leer mi articulo https://elteologillo.com/2013/01/04/ni-calvino-logro-salvar-a-m-de-servet-de-la-hoguerra/

 

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte IV


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte IV

Por Paulo Arieu

Jesús-perdona-a-una-mujer-adúltera

Introducción

Esta es la cuarta entrega de esta serie de artículos que he estado reflexionando e investigando sobre el tema de la tolerancia y la intolerancia. Toda esta reflexión e investigación se generó al leer un artículo donde se comentaba de la posibilidad de expulsar de la membrecía de una iglesia bíblica a aquellos miembros que estudiasen Psicología. Algunos líderes evangélicos sumamente influyentes, en su enfrentamiento con la cultura secular de nuestros tiempos han adoptado una actitud de tendencia intolerante que puede traer consecuencias aun sobre los psicólogos cristianos en muchas iglesias con líderes intolerantes y con rasgos de liderazgo autoritario. Lamentablemente no se distingue la Psicología como ciencia de la Psicología como terapia (psicoterapias). Es obvio que la Psicología ha tenido un gran impacto sobre la comunidad cristiana durante los pasados treinta años. !Ya sea que el impacto haya sido positivo, negativo o neutral es a menudo el tema de un debate candente!

¿Que es la Psicología? Minirth y Meier dan una amplia definición en su Introduction to Psychology and Counseling: 

“Psicología es el estudio científico de la conducta del organismo. Los psicólogos básicamente tratan de encontrar lo que mueve a la gente y cómo funciona su mente. La psicología se puede pensar como el estudio de cómo las criaturas vivientes son capaces de interactuar con su entorno y el uno con el otro, y como hacen frente con y sin éxito con ese entorno” (p.15) [0]

Vemos en muchos comentarios que algunos líderes evangélicos creen que la Psicología Cristiana se ha convertido en una especie de “vaca sagrada”; como Jim Owen dice en Christian Psychology’s War on God’s Word:

“La presuposiciones y los métodos de consejería de la psicología se han convertido tan integradas al pensamiento evangélico en cada nivel que atreverse a criticar es invitar a la ira y a la censura. Las verdades “descubiertas” practicadas por la sociología ‘cristiana’ se están acercando rápidamente al estatus reservado a la Escritura.” [1]

Pero no existen vacas sagradas en el cristianismo, fuera de las verdades históricas que ya la Iglesia trasó y defiende desde siglos. Hay muchos temas que dividen a los cristianos el día de hoy, pero no hay tema que sea más controversial en muchos círculos teológicos que el de las relaciones entre la Psicología secular y la Teología cristiana. Algunos maestros cristianos populares están dispuestos a abrazar las teorías y prácticas de la Psicología moderna e integrarlas con las verdades cristianas bíblicas: (“toda verdad es la verdad de Dios”). Pero hay muchos otros que rechazan completamente la Psicología moderna, se refieren a ella con desaprobación como “psico-parlería,” y condenan los escritos de quienes se atreven a citar los hallazgos de quienes la practican. Pero satanizar la Psicología como ciencia por el hecho de que algunos psicólogos sin fundamento bíblico sólido pongan en duda o minimicen la suficiencia de las Escrituras, es lo mismo que negar la importancia de la capacitación teológica por el hecho de que hay teólogos liberales que niegan la autoridad e inerrancia de la Palabra de Dios que es inspirada por el mismo Señor. O prohibirle a alguien que estudie literatura antigua, por ser esta pagana.O impedir que estudien filosofía porque los pensadores griegos no son cristianos.

Lamentablemente, hay algunos psicólogos cristianos que minimizan las verdades de la Biblia o no la tienen mucho en cuenta. Por ejemplo Minirth y Meier dicen:

“uno podría difícilmente esperar encontrar material relacionado con el campo de la psicología dentro de las Escrituras, excepto en donde ilustra directamente o discute un aspecto particular del comportamiento humano” (Introduction to Psychology and Counseling, p. 16).[2]

Muchos psico – sociólogos cristianos nos dicen que la Psicología y las Escrituras ni siquiera hacen frente a los mismos temas. Estos errores de concepto provocan el celo de muchos teólogos que obviamente rechazan entonces todo diálogo interdisciplinario. La Biblia es suficiente para equiparnos para toda buena obra (2 Tim. 3:15, 16) y para proveer, a través del conocimiento de Cristo, todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Ped. 1:3, 4). Pero obviamente, si uno tiene un dolor, va a un médico para que lo diagnostique, seguramente después de haber orado al Señor. De igual manera, hay muchos sicólogos clínicos que están capacitados para aconsejar y para diagnosticar problemas de salud mental. Tener en cuenta este detalle es parte de nuestra responsabilidad con la salud y el bienestar físico personal. No significa agregar alguna “verdad científica” al canon de las Escrituras ni negar la suficiencia de las Escrituras. Pero quitarle este derecho a la persona es lo mismo que censurar a alguien porque se realizó una transfusión de sangre o se realizó un trasplante de órganos cuando esto no está ordenado en las escrituras. Grupos sectarios e intolerantes como los Testigos de Jehová se niegan a realizarse transfusiones de sangre porque no están ordenados en la Biblia y prefieren dejarse morir antes que aceptar sangre ajena en sus cuerpos. También hay casos de cristianos que se han negado llevar sus hijos al médico esperando que Dios los sanara y estos han muerto. Obrar de esta manera, es poner en riesgo la salud del individuo y seguramente traerá la severa intervención de la  justicia de los hombres.

Personalmente prefiero no satanizar la Psicologia ya que creo que hay muchos aspectos en los que esta pueda ser útil. Aunque es verdad que algunas de las teorías psicológicas y prácticas que están siendo introducidas en el cristianismo distorsionan importantes doctrinas bíblicas y potencialmente pervierten la misión y ministerio de la Iglesia, no creo que demonizar o rechazar la Psicología moderna sea un criterio que edifique al cuerpo de Cristo. Creo que motivar a los psicólogos cristianos a que se capaciten en teología bíblica básica y en consejería bíblica es lo mas acertado antes que alejarlos de las iglesias. Y enseñar a los psicólogos a que reflexionen a la luz de la Biblia. Es muy cierto que la Psicología ha cruzado la línea e invadido la enseñanza cristiana con muchas de sus teorías ateas y humanistas seculares, pero nuestra defensa contra tal invasión se debe enfocar primeramente en discipular las personas con el Evangelio de Jesucristo y no en satanizar la ciencia ni excomulgar a los científicos de la conducta. 

En este artículo veremos la intolerancia en el Nuevo Testamento.

En el Nuevo Testamento:

En el Nuevo Testamento, bajo la Gracia de Dios, el favor misericordioso del Señor lo vemos en relación al amor de Dios que se da a conocer ahora en forma directa y personalizada en Jesucristo. Dios ha enviado a su Hijo Jesucristo, su unigénito hijo al mundo y El dará su vida voluntariamente por amor, para salvación de los pecadores. (ver Juan 3:16). Como la Biblia dice: Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12 RV 1960). Pero sin dudas, predicar esto a un mundo relativista como el nuestro hoy en día, es muy posible que provoque una reacción intolerante entre las personas formadas bajo esta cultura postmoderna, relativista y escéptica de nuestros tiempos. Pero si predicamos salvación en el nombre de Jesús, lo hacemos por amor a un mundo perdido y por mandato del mismo Jesucristo. Y lo hacemos de manera absoluta, ya que la obra de la cruz es una verdad no negociable. Pablo declara que Dios ha escogido salvar este mundo por la predicación del Evangelio (1 Corintios 1:21). Es el poder de Dios para salvación (Romanos 1:16). El Evangelio es la proclamación del perdón de pecados, la justificación y la salvación eterna ganada para nosotros a través del sufrimiento y muerte sacrificial de nuestro Señor Jesucristo. El Espíritu Santo produce la fe salvadora por medio de oír el Evangelio (Romanos 10:17).

En general, en los evangelios, veremos a Jesús mostrando misericordia a sus compatriotas y a algunos pueblos vecinos de Israel. Por el otro lado, vemos a una sociedad intolerante como la de los judíos fariseos y saduceos que no soportaban que Jesús dijese que El es Dios, por considerarlo una blasfemia. No bastaban los milagros, las sanidades, los exorcismos, las enseñanzas pegadas a la Ley de Moisés que Jesús daba, para que estos hombres abrieran sus ojos y oídos a la voz de Dios. Y así se confabulaban para matarlo. Al final, convencieron a las autoridades romanas y lo crucificaron. Pero luego, al tercer día, Dios lo resucitó de entre los muertos. Y sus discípulos salieron por todos lados sumamente emocionados y motivados, compartiendo estas excelentes noticias por todos lados, con mucha autoridad espiritual. Muchos creyeron al escuchar este mensaje y al ver las sanidades y los milagros que los discípulos hacían por mandato de Jesucristo, pero otros demostraron su intolerancia, matando a veces a estos mensajeros (Ver Mateo 23:37).

¿Porque mataban a los predicadores que Jesús enviaba? Los mataban porque el mensaje de salvación por medio de la fe en Jesucristo,  ofende al pecador, al darse este cuenta de lo horrible de sus pecados. Pero nosotros debemos predicar con amor este mensaje de redención, evitando caer en el fanatismo. Por ejemplo, Jesús escupía a algunos enfermos para sanarlos, esto no significa que nosotros debamos escupirle a la gente para que Dios los sane. Esos eran los métodos del Señor Jesús para sanar los enfermos [3]. En Marcos 11:15-18 (NBLH), leemos que Jesús echa a los mercaderes del Templo, utilizando un látigo.

Llegaron a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas,  y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. Y les enseñaba, diciendo: “¿No está escrito: ‘Mi casa sera llamada casa de oracion para todas las naciones’? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones.” Los principales sacerdotes y los escribas oyeron esto y buscaban cómo destruir a Jesús, pero Le tenían miedo, pues toda la multitud estaba admirada de Su enseñanza.

Obviamente, nosotros no debemos actuar de esta manera, con ese celo. Seríamos acusados de intolerantes inconoclastas e iríamos presos. Pero Jesús es Dios hecho hombre y el derramó su santa ira contra aquellos que profanaban su templo. Pero nosotros debemos tratar de hacer entender el evangelio a la persona, pero no por nuestra sabiduría o conocimiento, sino por la misma sabiduría y autoridad de Dios que tiene el mensaje de la Palabra de Dios. Esto quizás lleve al relativista a cambiar su forma de pensar y a darse cuenta que su pensamiento o su vida no es correcta a los ojos de Dios. Pero si la persona no está de acuerdo, debemos mostrarle que no fue un intento por ofenderla, sino por compartir algo que es sumamente importante para nosotros, pero que respetamos su opinión, sin caer en el autoritarismo, en el fundamentalismo y en airarnos contra esa persona innecesariamente. Porque actuar ofendiendo al prójimo o reaccionando como si la persona nos estuviese ofendiendo directamente a nosotros. Somos personas comprensivas, tolerantes, pero esto no significa que estemos de acuerdo en todo con las acciones pensamientos del pecador.

Algunos ejemplos de intolerancia

  • En  Lucas 9:49-50, vemos a los discípulos de Jesús, que habían encontrado a alguien predicando y realizando exorcismos en nombre del Señor. Juan, dijo que habían visto a un predicador echando fuera demonios en el nombre del Señor, y trataron de impedírselo porque no andaba con ellos. Pero Jesús les respondió que no lo detuvieran ya que no estaba predicando en contra de Jesucristo sino que estaba a su favor.
  • En Juan capítulo 13, vemos la actitud de servicio del Señor Jesús, quien le lavó los pies a sus discípulos, demostrando su humildad y espíritu de servicio. Porque Jesucristo “estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”(Filipenses 2:8 RV 1960). Y nos dejó ejemplo a nosotros. Es interesante observar que evidentemente lavó los pies de los discípulos y tambien los pies de Judas. Jesús no lo maltrató ni le negó el servicio, pero el corazón de Judas ya estaba endurecido e impuro por su traición al Maestro. Y eso que Jesús sabía que esos pies ya habían ido al sumo sacerdote para averiguar cuantas monedas valía Jesús (ver Mateo 26:14-16,Lucas 22:3-6). Luego, cuando Judas llegó con el grupo al jardín,  ve a Jesús y sus discípulos y se dirige directamente hacia ellos. Y habla con Jesús y le dice: “¡Hola, Rabí!” y le da un beso cariñoso. Jesús le pregunta: mi amigo, dime por favor a qué has venido (ver Mateo 26:49, 50). Pero él mismo Señor se autoresponde y dice: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?(Lucas 22:48 LBLA). Así es, ¡Judas acababa de traicionar a su Maestro!
  • En Hechos 7:57-59 vemos que los judíos se mostraron intolerantes con la predicación de Esteban, discípulo griego de Jesucristo y arremetieron en contra de el y lo apedrearon, convirtiendo a este joven en el primer martir de la iglesia novotestamentaria. 
  • Los judíos manfiestaron su intolerancia total en contra de los primeros cristianos y el judío Saulo de Tarso, antes de convertirse en el apostol Pablo también actuaba intolerantemente en contra de los cristianos y “hacía estragos en la iglesia entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los echaba en la cárcel.”(Hechos 8:1-3)
  • En Hechos 13:50 leemos que “los judíos instigaron a las mujeres piadosas y distinguidas, y a los hombres más prominentes de la ciudad, y provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de su comarca.
  • En Mateo 19:13-14 vemos que los discípulos del Señor se mostraban intolerantes con los niños y no querían que molestasen al Señor Jesús. Pero Jesús les dijo: “Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos.” 
  • En el Antiguo Testamento vemos que Moisés actuó de manera airada,violenta e intolerante con los hebreos, a causa de la idolatría del Pueblo. Dice el libro de Exodo que: “Y sucedió que tan pronto como {Moisés} se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas; y se encendió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte. Y tomando el becerro que habían hecho, {lo} quemó en el fuego, lo molió hasta reducirlo a polvo y lo esparció sobre el agua, e hizo que los hijos de Israel {la} bebieran.(Éxodo 32:19-20). Pero si miramos a Jesus en la cruz, no lo vemos actuando de manera intolerante con los pecadores que estaban sentenciados al lado de el sino que con amor, perdonó a uno que deseaba entrar al Paraiso. Cuando los soldados Romanos clavaron a Jesús en la Cruz, dos ladrones fueron crucificados con Él, uno a Su lado derecho y el otro a Su lado izquierdo. Durante las primeras horas que Cristo estuvo en la Cruz, se nos dice en el Evangelio de Marcos que estos dos hombres lo injuriaban:  “También los que estaban crucificados con él le injuriaban [lo reprendían, Strong]” (Marcos 15:32). Según el Evangelio de Mateo, los dos ladrones repetían lo que los principales sacerdotes y los escribas gritaban. “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él…Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él” (Mateo 27:42, 44). Pero, mientras el día avanzaba, en uno de los ladrones hubo un cambio de corazón. Él admitió que era pecador, que merecía la crucifixión, pero dijo sobre Jesús: “Éste ningún mal hizo” (Lucas 23:41). Entonces, arrepentido le dijo a Jesús: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). Sin dudas que fue una oración simple, sencilla, pero que reflejó su conversión, el cambio en su corazón. Entonces, como respuesta, Jesús le dijo que De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).  En Lucas 23:34 dice: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” Jesús en la cruz, solicita el perdón del Padre en referencia al pueblo judío en general y en concreto a los que lo crucifican. No se mostró agresivo ni airado con las personas alrededor de El ni con sus verdugos.
  • Tampoco Jesús se mostró intolerante con la mujer pecadora y adúltera sino compasivo y misericordioso (Ver Juan 8:2–11). 
  • En Mateo 15: 21-28, vemos que Jesús se mostró intolerante con la mujer cananea al igual que sus disípulos quienes actuaron como si fuesen matones guardaespaldas del Señor mas que líderes espirituales; pero finalmente Jesús la bendijo al ver la fe excepcional de ella. Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”(RV 1960). San Mateo nos dice que con motivo de la actividad de Jesús en Galilea, se había “extendido su fama por toda Siria” (Mat. 4:24). Tiro es vecino a Galilea, por tanto habían escuchado a Jesús en esa zona, precisamente junto al lago. También habían sido testigos presenciales de muchas curaciones (Mar 3:8.11). Entonces la noticia de su llegada por esa provincia corrió con mucha rapidez, por eso la mujer cananea sale en busca de Jesús, ella necesita de él, y pide su ayuda. La mujer insistía mucho con sus gritos, es por eso que los discípulos le ruegan a Jesús que la atienda y la despida. Actuaron bastante mal con la pobre mujer. Encima, vemos que Jesús tarda en responder. Posiblemente la espera era para avivar la fe. Es posible. Pero en verdad su misión era con los hebreos no con los cananeos.
  • En 1 Timoteo 4:7 vemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, su discípulo, para que sea intolerante “con las fábulas profanas propias de viejas”, que seguramente negaban la resurrección de Jesús.
  • En 2 Timoteo 3:3-9, leemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, advirtiéndole que evite el tener que relacionarse con personas con un caracter profundamente pecaminoso, que solo tendrán una apariencia de piedad pero que es solo superficial.
  • En Hechos 15:36-41, leemos que hubo un desacuerdo muy grande entre Pablo y Bernabé, su socio en las misiones, a causa de Juan Marcos. Leemos en la RV 1960 que “Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias “  Vemos a Pablo, Bernabé y Juan Marcos, que era el primo de Bernabé, joven e inexperto. Pablo creía que no se podía confiar mucho en él ya que Pablo y Bernabé le habían llevado en su primer viaje misionero y al finalizar su primera escala en la isla de Chipre al ver que las cosas se ponían difíciles, se apartó de ellos y volvió a Jerusalén. Pablo, visionario y con una energía casi inagotable, misionero, evangelista, maestro, siempre caminando hacia la meta. Bernabé tenía corazón para animar, consolar y edificar; juntándolos a los dos obtenemos una fuerza irresistible. A Marcos le faltaba todo eso. Bernabé continuaba insistiendo que llevara a Marcos y Pablo continuaba resistiéndose. A Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia. Para Pablo eso era una deserción, una apostasía. En Hechos 13:13 Lucas señala que Marcos los abandonó, pero aquí se lo denomina deserción; para Pablo era algo grave. El desacuerdo sobre Marcos era tan severo que Pablo y Bernabe se separaron. La palabra en el griego original es Paroxismo, que significa exaltación extrema de los afectos y pasiones[4]. Pablo y Bernabé sufrieron un paroxismo. Se dieron la mano y se separaron. Pero el Salmo 133:1 nos enseña que: ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna”. Aunque no siempre es posible ponerse de acuerdo, entonces, lo mejor es separarse.

Muchas veces en la historia han sucedido cuestiones doctrinales, pero no siempre han terminado en escándolo y en distanciamiento, como sucedió con Pablo y Bernabé. Dos gigantes en la predicación del evangelio, como Wesley y Whitefield, estuvieron separados por convicciones doctrinales (calvinismo vs. arminianismo), pero fueron usados ambos por Dios en forma poderosa en su soberanía. Una lección permanente para que aprendamos a no descalificar a otros cristianos y a no reducir a Dios a nuestras propias categorías[9] Porque la verdad es que todos los seres humanos somos pecadores bajo la pena de muerte (Romanos 3:23). Pero se recalca que Dios ha provisto un medio de salvación en Cristo. El apostol san Pablo escribió que

Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad,  para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. En El tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia que ha hecho abundar para con nosotros… También en El hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de Aquél que obra todas las cosas conforme al consejo de Su voluntad, a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo (el Mesías), seamos para alabanza de Su gloria. En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria.”(Efesios 1:4-8,11-14 NBLH).

Entendemos la toelrancia entonces de parte de Dios hacia nosotros que no nso destruyó por nuestros pecados sino que nos regaló una salvacióntan grande. Aunque Su intolerancia hacia el pecado es real. Pero sería bueno que la gente se diera cuenta de que deben odiar el pecado (Romanos 12:9) y amar a Dios (Deuteronomio 6:5) que actúa con justicia contra el pecado (2 Tesalonicenses 1:5–10). Sin embargo, aún a pesar de Su caracter “amorosamente intolerante”, Dios ofrece abundante misericordia a todos aquellos que le aman (Éxodo 20:6; Deuteronomio 7:9; Efesios 2:4). Por favor, le ruego que ud. considere reflexivamente estas verdades por un instante, si usted aún no lo ha hecho.

Pero no todos los cristianos entienden la tolerancia – intolerancia de la misma manera. Una hermana en la fe, dice en un artículo que escribió en su blog que:

Hay muchos que piensan que la tolerancia es una virtud, pero están equivocados. En el Reino de Dios no hay tolerancia, Dios es exclusivo por razones importantes…El que quiere tolerancia, es porque quiere libertad para pecar a su antojo y que nadie le corrija o reprenda. De todas formas, no existe la tolerancia. Dios no lo permite, sus leyes lo confirman. [5]

Esta apreciada hermana en Cristo entiende correctamente que Dios no es tolerante y que aquel que pide tolerancia es porque desea libertad para pecar y desobedecer a Dios, como se le da la gana. Pero sabemos que esto no siempre es así. Como hemos visto en los artículos anteriores, Dios ha sido muy tolerante con los seres humanos. El apostol Pedro escribió en su epístola que Dios nos manda a amarnos verdaderamente unos a otros: Lo más importante de todo es que sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados.” (1 Pedro 4:8 NTV). ¿Acaso Pedro no conocía por experiencia propia que el Señor Jesús fue muy tolerante con él cuando lo abandonó en el momento de su crucifixión? Y luego no solo Jesús lo perdonó, sino que también lo restauró y lo utilizó en gran manera (Ver Mateo 26:34-35, 74-75; Lucas 22:34, 60-62; Juan 13:38, Marcos 14:30 y Juan 21:15-23). Como podemos leer en el comentario que la hermana reflexionó, parece referirse a la intolerancia de Dios con respecto al pecado y la intolerancia en contra de doctrinas erróneas que entran a la Iglesia y dividen el cuerpo de Cristo, desgarrándolo. Y en esto estamos completamente de acuerdo. Pero pienso que muchos cristianos están yéndose mas allá de este tema, dejando volar la mente y sus actitudes hacia alturas muy peligrosas, que rayan el fundamentalismo. Me parece mesurada la reflexión de Melissa Kruger,  quien explica que:

Dios nos llama a aborrecer el mal, mientras que al mismo tiempo nos advierte en contra de ser agentes de su ira. Debemos odiar el acto de robar mientras que mostramos misericordia y compasión a quien roba. Amar a la gente no quiere decir que debemos aceptar las decisiones que toman. Significa que abiertamente aceptemos y abracemos todo el que viene a nuestras vidas con un corazón comprensivo y con el mensaje y la esperanza del evangelio. Amamos a las personas cuando los llamamos a una vida alejada del pecado y a tener una relación con el Rey Jesús. Puede que esta no sea la definición que el mundo tiene de la tolerancia, pero es la forma más genuina de amar.[6]

Entendemos entonces que ser intolerantes al pecado no es convertirnos en nosotros los agentes de la ira de Dios. Aunque yo no puedo dejar de preguntarme ¿Por qué será que tenemos dificultad para aceptar las opiniones de otras personas como válidas, además de que la sola expresión de ellas, nos resulta motivo de enojo? Yo supongo que esto sucede muchas veces debido a nuestra estrechez espiritual. Porque es allí donde se origina la intolerancia. Y esa intolerancia que se opone a la libertad de conciencia termina deseando algún día la inquisición, como hacia la Iglesia católica romana antes del período de la Reforma. Son personas intolerantes y el Diccionario de la Real Academia Española define la intolerancia como “falta de tolerancia, especialmente religiosa.”[7]

Estoy de acuerdo con Michelen cuando dice que

El error y el engaño deben ser combatidos con firmeza, sobre todo cuando ponen en peligro la vida de una persona o, lo que es aun peor, el destino eterno de su alma.[8]

Es verdad que el rechazar las verdades de Dios es poner en juego la salvación eterna. Pero la intolerancia es la incapacidad humana para aceptar y respetar el comportamiento, las actitudes, las opiniones o las condiciones ajenas, cuando las percibimos de alguna manera diferente a las nuestras o alejadas de nuestros propios intereses o sentimientos. La intolerancia, es la negación de la diferencia y se caracteriza por una necesidad compulsiva de que los demás hagan sólo aquello que deseamos o que nos favorece. Tal parece que los seres humanos estuviésemos convencidos de que las personas que nos rodean, están allí con el único propósito de satisfacer nuestros caprichos y necesidades. Cuando el comportamiento ajeno no responde a nuestras expectativas la respuesta típica de la intolerancia es la irritabilidad; y la más intensa, grave y desmedida es la violencia. Una sociedad es violenta cuando no reconoce las diferencias que animan a grupos e individuos. Recordemos que por la intolerancia se envenenó a Sócrates, se crucificó a Jesucristo, se ordenó el exterminó de millones de judíos y cristianos. No es bueno ser intolerantes, la historia está llena de historias y testimonios de abusos por causa de la intolerancia.Ya suman unos 100 millones de muertos por la mayor epidemia y por la mayor confabulación de la historia de la humanidad: el SOCIALISMO. En todas sus versiones: Leninismo, Stalinismo, Maoismo [10]. Pero aun asi,con todos estos miles de muertos, todavía hay muchos grupos y lobbies hoy en día que son intolerantes. Pedían libertad para expresarse y cuando ya la tuvieron, entonces se proponen remover la democracia de sus pilares históricos. El escritor cristiano Ravi Zacharias en su “Examen de la intolerancia”, explica que aun aquellos que piden que seamos tolerantes con ellos, en el fondo también son intolerantes cuando no pensamos como ellos. Zacharias dice que:

Frecuentemente escucho a las personas decir que el cristianismo es intolerante. Después de todo, pide que todas las personas, sin excepción, piensen y actúen como Dios manda. Le exige a todas las personas que se inclinen solamente delante de Jesús. Pero en este sentido todas las religiones son intolerantes. Cada religión requiere que las personas sigan lo que ésta dice ser verdadera y correcto. «Cree como yo lo hago» es fácil de verse como una afirmación intolerante o «exclusiva». Pero otras afirmaciones suenan más aceptables, como «Tiene que permitir que otras personas crean lo que quieran». Sin embargo, usted puede poner la idea pra la franqueza de este examen: Pregúntese a sí mismo ¿Qué quiere decir esta persona con “Debe estar abierto todo”? Lo que quiere decir por lo general es: «Debe estar abierto a lo que estoy abierto y no estar de acuerdo con lo que no estoy de acuerdo». La persona que suena tolerante nunca le permitirá tener libertad de creer como desea. Eso es intolerancia y de la peor clase, ¡porque es intolerancia que no admite ser intolerante. [11]

Pero no debe sorprendernos la intolerancia medida, ya que no siempre la intolerancia del cristiano es una actitud alocada e intempestiva. La intolerancia en muchos casos puede ser justificada ante lo que llamamos una especie de ira santa. No es la ira de los hombres, ya esta ira es una actitud carnal.[12] Acaso el apostol Pablo no se mostró intolerante al ver la idolatría en Atenas? Su espritu sufría dentro suyo al ver la ciudad entregada al paganismo. Pero Pablo no se puso a ofender a los griegos paganos e idólatras ni los insultó ni empezó a maldecirlos ni a mandarlos al infierno, sino que Pablo les predicaba el evangelio de Jesús y de la Resurrección” (Hech. 17:18)

Pablo llegó a Atenas después de un turbulento tiempo en Tesalónica y Berea, probablemente en el Otoño del 501 d. C. o entre Febrero y Marzo del 51. Su estancia parece no haber estado planeado y resultó ser de relativamente poca duración. Primero “discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían” (Hech. 17:17). Lucas no dice cuantos días pasó Pablo ahí, pero por los pocos convertidos el lector se lleva la impresión de que no pudo ser mucho tiempo. House calcula aproximadamente dos semanas… Es posible que “la audiencia de Pablo pensaran que él estaba hablando acerca de dos deidades, Jesús (la deidad masculina) y la Resurrección (la deidad femenina). A la luz del hecho de que existían ciertas religiones donde la deidad masculina era traída otra vez a la vida por la deidad femenina, es posible que los escuchas de Pablo entendieran que él estaba hablando de dos dioses, Jesús y Resurrección.”

Al escuchar las palabras Jesús y Resurrección (v. 18), los atenienses infirieron que Pablo estaba predicando “dioses nuevos”. Atenas estaba familiarizada con muchos “dioses” pero un dios llamado Jesús y otro llamado “Resurrección” eran desconocidos para ellos. En el discurso en el Areópago Pablo también habla de Jesús (“el designado”) y la resurrección (“al haberle levantado de la muerte”, Hech. 17:31).[13]

Otro campeones de la fe cristiana, como Atanasio, quien fue “uno de los principales instrumentos de que Dios se valió, después de los Apóstoles, para hacer penetrar en el mundo las sagradas verdades del cristianismo”[14], tuvo que sufrir varios destierros antes de que sus ortodoxas convicciones teológicas pudiesen ser toleradas.

¿Porque creo que la tolerancia es un actitud importante para el cristiano? Porque

La práctica de este valor lleva a la persona a aceptar y respetar las formas de pensar y actuar diferentes a las nuestras. Si se admite que los demás son diferentes, se permite que cada uno pueda expresarse, actuar, lo cual implica el respeto y acatamiento hacia los otros.[15]

En cambio

La intolerancia es un antivalor y hace referencia a no aceptar, ni comprender el punto de vista de los demás, lo cual implica un elemento para que se inicien conflictos interpersonales. El aprender a tolerar lleva a la persona a respetar el modo de pensar y de vivir de los otros, lo cual presupone aceptar, apertura, escuchar y el ponerse en el lugar del otro. Con esta conducta, el ser humano manifiesta el reconocimiento de la dignidad del otro, a la vez que promueve modos de pensar y vivir distinto o diferentes al nuestro.[16]

Conclusión

Creo que respetar la otra persona es una característica que debe poseer todo cristiano. Pero no siempre debemos ser tolerantes, como ya cité. Que seamos tolerantes significa que no somos violentos, rebeldes, autoritarios, belicosos. Solo, como dice el salmista “Oh amadores de Jehová, odien lo que es malo.” (Salmo 97:10). El apóstol Pablo escribió: “Rechacen todo lo que sea malo, y no se aparten de lo que sea bueno” (Romanos 12:9 BLS). Y él apostol Pablo siempre vivió de acuerdo a esas palabras. Por ejemplo, en una ocasión supo que ciertos cristianos de origen judío evitaban a los cristianos que no eran de su raza. Aunque él mismo era judío, los corrigió con mucha firmeza (ver Gálatas 2:11-14). Además, sabía que Dios no es parcial y que el Señor no tolera el prejuicio entre sus siervos (ver Hechos 10:34).

Los cristianos que nos guiamos por las normas de la Biblia creemos que ” el Señor es nuestro juez,  nuestro legislador y nuestro rey;  él cuidará de nosotros y nos salvará”(Isaías 33:22 NTV), no toleramos la maldad entre nosotros. Por este motivo y para que la congregación cristiana se mantenga limpia de actos de maldad, no debemos dejarnos influir por quienes no desean obedecer a Dios. Por esa razón debemos seguir la instrucción bíblica de quitar a esos pecadores obstinados y desobedientes de en medio de nosotros mediante la disciplina biblica (ver 1 Corintios 5:11-13). Pero consideremos a Estados Unidos, que fue un país que se benefició con la llegada de cientos de inmigrantes cristianos de diferentes credos que escapaban de las intolerantes persecuciones en Europa. Lamentablemente, hoy en día, EE.U.U se dirige hacia una apostasía. Pero si fuera una bendición ser perseguidos, vivir bajo regímenes de intolerancia, porque no se quedaron en Europa siendo masacrados por la inquisición? Acaso todos en el fondo no deseamos tener libertad para poder expresar libremente nuestra adoración a Dios?

El salmista escribió que

  • “Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será […]. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Salmo 37:10, 11)

Espero sus críticas, comentarios y/o aportes al tema. 

Este artículo continúa…Dios lo bendiga!!!

Notas

Imagen: http://elretornodelreyjesus.blogspot.com/2016/06/juan-7-la-mujer-adultera.html?m=1

[0] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[1] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[2] https://evangelio.blog/2009/12/15/el-cristiano-y-la-psicologa/

[3] https://elteologillo.com/2013/02/02/los-metodos-de-sanidad-del-senor-para-con-los-enfermos/

[4] http://dle.rae.es/?id=Ry2HnWj

[5] https://logos77.wordpress.com/2009/04/04/la-tolerancia-no-es-de-dios/

[6] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-intolerancia-amorosa-de-dios/

[7] http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=intolerancia

[8] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/06/tolerancia-y-pluralismo.html

[9] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap185

[10] https://laverdadofende.blog/2013/06/03/socialismo-100-millones-de-muertos/

[11] Ravi Zacharias. (2014). Jesús entre otros dioses.p.10. Grupo Nelson. Editorial Betania.

[12] En otras traducciones dice

  • LBLA No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • DHH No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo es propio de gente necia.
  • JBS No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque la ira reposa en el seno de los locos.
  • NBD No te dejes llevar por el enojo que sólo abriga el corazón del necio.
  • NBLH No te apresures en tu espíritu a enojarte, Porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • NTV Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios.
  • NVI No te dejes llevar por el enojo que solo abriga el corazón del necio.
  • PDT No te enojes con facilidad, porque enojarse es una tontería.
  • BLP No te dejes llevar por la cólera, pues la cólera habita dentro del necio.
  • RVA-2015 No te apresures en tu corazón a enojarte, porque el enojo reposa en el seno de los necios.
    RVC No dejes que el enojo te haga perder la cabeza. Sólo en el pecho de los necios halla lugar el enojo.
  • RVR1960 No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.
  • RVA No te apresures en tu espíritu á enojarte: porque la ira en el seno de los necios reposa.
  • TLA Si ya enojarse es malo, guardar rencor es peor.

[13] Alida Leni Sewell. Pablo en Atenas: Una Exanimación de su Discurso en el Areópago a la luz de su trasfondo Histórico y Filosófico. Obtenido de https://www.academia.edu/25920261/Pablo_en_Atenas
[14] http://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1463

[15] Lucía Piedad Vieco & Hernando Duque. TERNURA Y TOLERANCIA. Editorial San Pablo.

[16] Ibid

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte III


Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte III

Por Paulo Arieu

Intolerante

 

Introducción 

Este es el tercer artículo de esta serie, donde he tratado de analizar el tema de la tolerancia y de la intolerancia. En el primer artículo cité el caso de una iglesia bíblica que amenazaba con expulsar de su membresía a aquellos que estudiasen la carrera de Psicología, pues ellos comparan la Psicología con la superstición del paganismo, demostrando así la ignorancia de muchos predicadores que no profundizan los temas científicos y amenazan con castigar a aquellos que estudian esta ciencia. Predicadores como Sugel Michelen  y John Macarthur prácticamente satanizan la Psicología, empujando afuera de su círculo de influencia evangelical aún a los psicólogos cristianos. El pastor Sugel Michelen ha escrito unos artículos que son muy críticos, que son la opinión de la ortodoxia bíblica de nuestros tiempos y es verdad que no podemos ignorar estas críticas ya que vienen de líderes sumamente influyentes (son los líderes del movimiento evangélico en toda la zona del Caribe y Sudamérica) [0] [1] [2] [3] Pero lamentablemente en vez de asumir una posición más pastoral, estos teólogos terminan siendo intolerantes con los “científicos de la conducta” cristianos. Estas actitudes intolerantes pueden hacer que los creyentes sufran algún tipo de abuso espiritual en las congregaciones, por parte de algún ministro celoso y con rasgos conductuales fundamentalistas, que está ansioso por poner por obra las enseñanzas de estos líderes. Hay muchos ministros que tienen rasgos de liderazgo autoritario y que suelen ser bastante controladores en la congregación [4] Y al parecer, según algunos estudios del reino Unido de académicos de la Universidad de Bournemouth quienes realizaron una investigación en nombre del Churches Child Protection Advisory Service (CCPAS), la mayoría de los cristianos de ese pais cree haber sufrido algún tipo de “abuso espiritual”. Los números finales del estudio indican un número alto. con cerca de 2/3 de los entrevistados relatando haber sido expuestos a cierto tipo de abuso en su comunidad cristiana, lo cual denota una tendencia preocupante y un tema poco hablado en las iglesias.[5]

En este artículo compartiré mis reflexiones personales respecto de la intolerancia, pero antes citaré donde encontramos la palabra tolerancia en la Biblia, datos que por razones de espacio, no lo cité en el artículo anterior.

La palabra Tolerancia en la Biblia:

Cuando hablamos de tolerancia, no estamos hablando de ser permisivos con el mal en alguna o todas de sus facetas. No se trata de esto, claro que no, ya que la Biblia es clara cuando dice Absteneos de toda especie de mal” (I Tesalonicenses 5:22). Cuando me refiero a ser tolerante quiero decir ser una persona de mente abierta, que tiene en cuenta el consejo paulino de “Examinadlo todo; retened lo bueno”(I Tesalonicenses 5:21) y obviamente, desechar lo malo y la hipocrecía de los malos (ver Tito 1:16) Creo que es bueno ser una persona de mente abierta, aunque también es obvio que no se puede ser muy abierto de mente ya que también esto puede ser malo. Pero pienso que ser tolerante es ser una persona moderada en las actitudes interpersonales, que no juzga severamente al prójimo ni es desconfiado sin razón alguna, que no maltrata a su prójimo solo porque está en desacuerdo con el en algún tema. Pienso que podríamos describir a una persona tolerante como un tipo de persona amable, con mansedumbre, afable, que le da a cada uno lo que se merece en función de sus méritos o condiciones, que no favorece en el trato a una persona perjudicando a otra. Pero comprendo que para poder ser tolerante, mucho tiene que ver el caracter, la educación, la motivación y las experiencias de vida. Me gusta mucho el ejemplo que dieron los hermanos de Berea en relación a cómo debe ser nuestra actitud frente a la enseñanza de la Biblia. Veamos lo que dice Lucas, el médico personal del apostol Pablo:

  • “Y éstos eran más nobles (los de Berea) que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11)

Pero pienso que cada vez que nos encontramos en la disyuntiva de ver si tenemos que retener algo bueno y desechar lo malo, deberíamos hacernos tal vez estas preguntas: ¿Estaré en lo correcto en lo que yo creo que es bueno? ¿Estaré desechando algo que yo creo que es malo por mis propias ideas, pero que en realidad es bueno? En fin, esta es una opinión personal. Tenemos un ejemplo en el N.T cuando Pablo le escribe a Evodia y Simntique que se toleren mutuamente: “Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor” (Filipenses 4:1-3). No se dice el problema que tuvieron en sí, pero debe haber sido lo suficientemente grave para que el apostol Pablo mismo las mencionara públicamente en su carta. Por un tiempo estas dos mujeres habían trabajado juntas en la misión y por un desacuerdo no pequeño, Pablo les llama la atención y las exhorta a ser de un mismo sentir,a resolver pacificamente sus diferencias sin provocar un altercado en la obra.Pablo les escribe con autoridad y firmeza, pero con tono amable.La palabra que Pablo utilizó fue “ruego”, que significa mostrar, hacer un llamamiento, rogar, exhortar, enseñar, instruir. Pablo les ruega a las dos mujeres (es una exhortación, pero a la vez un mandato) que sean de un mismo sentir.¿Qué quiere decir que sean de un mismo sentir? Significa pensar objetivamente, o pensar con el mismo punto de vista. Pero Pablo tuvo que buscar finalmente la ayuda de un compañero fiel para que medie entre estas dos mujeres y dejen de actuar intolerantemente entre ellas.

La palabra Tolerancia,según define el diccionario Vine, se usa en las traducciones de la Biblia al español del siguiente modo:[6]

A. Adjetivo: anektos (ἀνεκτός), relacionado con aneco, en la voz media, soportar, tolerar. Se emplea en su grado comparativo, anektoteros, en Mat. 10.15; 11.22,24; Luc 10.12,14; en TR aparece también en Mar. 6.11. En todos estos pasajes se traduce «más tolerable» (RVR); en RV se traduce «más remisión» en Luc 10.12,14.
B. Nombres: 1. makrothumia (μακροθυμία), largura de ánimo, longanimidad. Se traduce «tolerancia» en la RV en Gal. 5.22 (RVR: «paciencia»); Col 3.12 (RVR: «paciencia»). 2. jupomone (ὑπομονή), lit.: permanecer bajo. Se traduce «tolerancia» en 1 Tes 1.3.
C. Verbos: 1. anecomai (ἀνέχομαι), significa sostener arriba en contra de una cosa y así soportar (ana, arriba, y ecomai, voz media de eco, tener, sostener). Con el verbo tolerar se traduce en Hch 18.14, de un procedimiento judicial; 2 Cor. 11.1, dos veces, de los argumentos de Pablo en la defensa de su apostolado; vv. 4,19,20, de la tolerancia de falsos maestros por parte de los Corintios. 2. afiemi (ἀφίημι), se traduce «toleras» en Ap. 2.20, donde aparece en los mss. más comúnmente aceptados. 3. eao (ἐάω). Se traduce «toleras» en Ap 2.20. 4. fero (φέρω). Se traduce con el verbo tolerar en la RV en Heb 12.20: «no podían tolerar» (RVR: «podían soportar»).

En esta entrega, veremos la intolerancia en el Antiguo Testamento

Ejemplos de intolerancia en la Biblia

En el Antiguo Testamento, veremos muchísimos casos de intolerancia. Dios se reveló mediante sus atributos en muchísimas oportunidades y leer esto puede causar extrañeza a quien no conozca al menos conceptos básicos y elementales de teología bíblica. Pero Dios es un ser que se da a conocer mediante sus atributos. Y Su santidad, Su gloria y Su justicia pueden parecernos un tanto extraño a los seres humanos. Dios se mostró, como lo define  Melissa Kruger  “amorosamente intolerante” [7] en el  Antiguo Testamento, en muchísimas oportunidades. No toleró que tocaran Su gloria, ni que desafiaran Su santidad ni que adoraran otros dioses ni que tuvieran contacto con el ocultismo ni que imitaran las actitudes abominables de los pueblos paganos. Dios ordenó leyes de pureza sumamente estrictas con el fin de preparar un pueblo santo, separado del mal y que diera a conocer Su existencia a las otras naciones (Ver Hebreos 10:28-30).Y castigó el pecado de pueblos paganos como los babilónicos,los asirios,los caldeos, los filisteos y muchos otros que tenían prácticas terribles como adorar demonios o sacrificar niños inocentes a sus divinidades paganas, como el dios Moloc. Tampoco perdonó a Su pueblo Israel. Cuando ellos se olvidaron del Señor y practicaron la idolatría y el pecado se apoderó de la nación, Dios los castigó. Pero Dios deja en claro que “Tan cierto como que yo vivo, dice el Señor Soberano, no me complace la muerte de los perversos. Solo quiero que se aparten de su conducta perversa para que vivan. ¡Arrepiéntanse! ¡Apártense de su maldad, oh pueblo de Israel! ¿Por qué habrían de morir?”(Ezequiel 33:11 NTV).

Hay una afirmación común que el Dios del Antiguo Testamento (incluso en el Nuevo Testamento) parece muy duro, brutal, y hasta malvado. Mas de una vez he escuchado o leido preguntas como: ¿Cómo pudo Dios matar a todas las personas inocentes, y hasta a los niños, en el diluvio?  ¿Por qué enviaría Dios a Josué y los israelitas a Canaán para exterminar a los cananeos inocentes que vivían en la tierra? ¿De verdad cree que un Dios amoroso enviaría a la gente a un infierno eterno? Este punto de vista de Dios se conoce comúnmente en los medios seculares, en los libros ateos, y así sucesivamente. Hay una afirmación común de que el Dios del Antiguo Testamento (incluso en el Nuevo Testamento) parece muy duro, brutal, y hasta malvado. Por ejemplo, el ateo Richard Dawkins escribió que el Dios del Antiguo Testamento es

“sin duda el personaje más desagradable de toda la ficción: celoso y orgulloso de ello; un controlador mezquino e injusto que no perdona; un acosador misógino, homofóbico, racista, infanticida, genocida, filicida, pestífero, megalómano, sadomasoquista y caprichosamente malévolo”.[8]

Pero Dios, en las Escrituras, nos indica porque El actuó de esa manera, quizás dificil de comprender para aquellos que no son cristianos. ¿Como actúa Dios, cuál es su modelo o patrón de conducta y porqué El se muestra intolerante con toda clase de pecado y rebelion contra Su persona o contra sus leyes? Dios dejó bien claro que aunque le duele castigar con la muerte a los malos, no está dispuesto a pasar por alto la crueldad con la que tratan a los demás, y los considera responsables de sus actos. Dios respeta el libre albedrio de las personas pero El siempre cumple sus planes de una manera soberana y omnipotente, pero también hace responsables a las personas de sus actos. Pero también el patrón de conducta que Dios siguió en el pasado deja claro que, en su amor, El siempre advierte a las personas antes de administrar sus juicios. Por ejemplo, lo hizo antes del Diluvio mediante Noé, pero la gente no escuchó. En la Biblia leemos:  La gente no se daba cuenta de lo que iba a suceder hasta que llegó el diluvio y arrasó con todos. Así será cuando venga el Hijo del Hombre.” (Mateo 24:39 NTV).
¿Cambió Dios ese patrón con el paso del tiempo? No. A los israelitas, que era Su pueblo, “la niña de sus ojos ” (Salmos 17:8, Proverbios 7:2,Zacarías 2:8), les advirtió que si imitaban la conducta perversa de los pueblos que había a su alrededor, haría que una nación enemiga los invadiera, destruyera su capital, Jerusalén, y los llevara al exilio. Pero los israelitas no hicieron caso de estas advertencias y adoptaron la horrible conducta de los pueblos vecinos, llegando incluso a sacrificar niños! Y Dios los castigó, claro que sí, pero solo después de enviarles profetas una y otra vez para advertirles que cambiaran antes de que fuera demasiado tarde. Hasta les dijo: “De hecho, el Señor Soberano nunca hace nada sin antes revelar sus planes a sus siervos, los profetas” (Amós 3:7 NTV).En la Biblia encontramos queÉl es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él!” (Deuteronomio 32:4 NTV). Es sumamente obvio que Dios mira el corazón de las personas y ve su gran maldad y los castiga con Su santa justicia divina (Ver 1 Crónicas 28:9). No hay dudas que esos pueblos cosecharon lo que sembraron durante siglos de pecado,rebelión e iniquidad. Dios no es injusto como algunos parecen insinuar con sus insistentes reclamos de injusticia de Dios, sino un ser inteligente, que sabe desde la eternidad lo que los hombres harán y que no permite que se burlen de El, no por mucho tiempo,claro que no (ver Gálatas 6:7-9).

  • En Génesis 4:8, leemos que Caín le dijo a su hermano Abel (ambos eran los primeros hijos de Adan y Eva) que fueran juntos al campo. Y cuando estaban en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató. ¿Porque actuó asi? Porque Cain no toleraba que las ofrendas de Abel fueran aceptadas y las suyas no. Actuó de manera intolerante, criminal, en vez de ser humilde y preguntarle a Dios o a su hermano Abel o a sus padres que tenía que hacer para agradar a Dios con sus ofrendas.
  • En el libro de Génesis leemos que un niño no circuncidado era abandonado por sus padres y la comunidad. Genesis 17:14 dice que  “Todo varón que no sea circuncidado será excluido de la familia del pacto por romper el pacto.” La circucnción era señal del Pacto entre Dios e Israel. Solo había que obedecer. Obviamente, desobedecer podría implicar la muerte.Dios, que no hace acepción de personas, decide matar al mismo Moisés porque su hijo aún no había sido circuncidado (Exodo 4:24-26). Pero Dios usó a Sefora, la madre del muchacho y esposa de Moisés, para obedecer las órdenes de Dios.
  • En Sodoma y Gomorra, Dios mata a todos (hombres, mujeres, niños, lactantes, recién nacidos) con la lluvia de “fuego y azufre”. Solo perdonó a Lot y su familia, pero la esposa de Lot, desobedeció las instrucciones y miró hacia atrás, y Dios la convierte en una estatua de sal (Génesis 19:24-26).¿Porque razón Dios se mostró tan intolerante con estos pueblos? ¿Cuál fue el pecado de Sodoma y Gomorra?” Seguramente que el motivo principal era la homosexualidad. Así es como el término “sodomía” llegó a usarse para referirse al sexo anal entre dos hombres, ya sea por mutuo acuerdo o forzado. Claramente, la homosexualidad fue parte de la razón por la que Dios destruyó a las dos ciudades. Los hombres de Sodoma y Gomorra querían realizar una violación homosexual múltiple con los dos ángeles (que estaban disfrazados de hombres). Al mismo tiempo, no es bíblico decir que la homosexualidad fue la única razón por la cual Dios destruyó Sodoma y Gomorra. Definitivamente las ciudades de Sodoma y Gomorra no eran únicas en cuanto a los pecados que cometían. Ezequiel 16:49-50 dice “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí…”. La palabra hebrea traducida como “abominación” se refiere a algo que es moralmente repugnante y es la misma palabra que se usa en Levítico 18:22, que se refiere a la homosexualidad como una “abominación”. Del mismo modo, Judas 7 dice “Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza”. Aunque la homosexualidad no era el único pecado que las ciudades de Sodoma y Gomorra consintieron, parece ser la razón principal por la que esas ciudades fueron destruidas.
  • Dios es intolerante contra aquellos que violan el primer mandamiento (No tendrás dioses ajenos delante de mí.”, Éxodo 20:3) y condena a los que adoran a cualquier otro dios que no sea el Dios verdadero.
  • También Dios es intolerante con “la hechicera”, a la cual ordena que muera. (Génesis 22:18).Deuteronomio 7:26 dice que Dios aborrece objetos paganos, consagrados a los demonios y a los dioses paganos.
  • Intolerante con los que adoran otros dioses: “Cualquiera que ofrezca sacrificios a un dios que no sea el Señor, tendrá que ser destruido” (Éxodo 22:20 NTV).
  • No permitió que se adorase a un dios diferente. Dios ordenó conquistar y destruir aún sus bienes religiosos. (“No rindas culto a los dioses de estas naciones, ni los sirvas de ninguna manera, ni imites sus prácticas malvadas. En cambio, destruye sus ídolos por completo y destroza sus columnas sagradas”. Exodo 23:24 NTV)
  • En Levítico 10:1-2, Dios también se mostró completamente intolerante con el pecado de Nadab y Abiú. Leemos que “Nadab y Abiú, hijos de Aarón, pusieron carbones encendidos en sus incensarios y encima esparcieron incienso. De esta manera, desobedecieron al Señor al quemar ante él un fuego equivocado, diferente al que él había ordenado. Como consecuencia, un fuego ardiente salió de la presencia del Señor y los consumió por completo, y murieron ahí ante el Señor.” Pero aqui es la justicia de Dios que se revela, castigando el pecado de Nadab y Abiú.
  • En 1 Reyes 18:20-40 vemos que luego que el rey Acab y su esposa la reina Jezabel se mostraron intolerantes con el profeta Elías, este profeta se mostró completamente intolerante con los profetas de Baal y les degolló junto al arroyo de Cisón. Pero lo que hizo fue por mandato de Dios en la ley de Moisés (Ver Deuteronomio 13).
  • El Salmista David, en Salmos 5:5, dice que Dios aborrece a los orgullosos.
  • Proverbios dice que hay 6 cosas que Dios se muestra intolerante !porque las aborrece!: “Hay seis cosas que el Señor odia,  no, son siete las que detesta:  los ojos arrogantes, la lengua mentirosa, las manos que matan al inocente, el corazón que trama el mal, los pies que corren a hacer lo malo,  el testigo falso que respira mentiras y el que siembra discordia en una familia.”(Proverbios 6:16-19 NTV).
  • En el caso de los cananeos, Dios vio toda su perversidad y con justa razón se mostró intolerante en contra de ellos y ordenó su exterminio. Pero los pueblos cananeos tenían fama de quemar vivos a niños como sacrificio a sus dioses (entre otras crueldades) (ver 2 Reyes 16:3). Ellos sabían perfectamente que Dios había dicho a los israelitas que tomaran posesión de aquellas tierras. Pero ellos se negaron a entregárselas y les declararon la guerra. Al obrar así, no estaban desafiando solamente a los israelitas, sino a Dios, quien daba las órdenes y quien había dado muchísimas pruebas de que estaba con su pueblo. Pero por otro lado, hubo cananeos que dejaron sus perversiones y aceptaron las elevadas normas morales de Dios. Y Dios les mostró Su misericordia. Tenemos el ejemplo de una prostituta llamada Rahab y a su familia les perdonó la vida. Y cuando los habitantes de la ciudad de Gabaón pidieron clemencia, ellos y todos sus hijos conservaron la vida (Josué 6:25; 9:3, 24-26).
  • En Jonás capítulo 3, leemos que Dios se mostró totalmente intolerante con los pecados de Nínive, pero cuando ellos se arrepintieron, Dios los perdonó (Jon 3:5-9).Porque Dios es misericordioso (ver Jeremías 18:8; Nahum 1:7). Sin embargo, unos 150 años más tarde, Nínive se había olvidado de su avivamiento en la relación con Dios y había vuelto a sus acciones violentas, a su idolatría y arrogancia sobre otras naciones. La profecía de Nahúm se cumplió al pie de la letra. Nínive fue destruida en el año 612 a.C. y sus ruinas quedaron enterradas por más de 2.500 años. Ambas Nínive, la de Jonás y la de Nahúm eran paganas e idólatras. La primera oyó el mensaje del profeta, se arrepintió, recibió el perdón de Dios y no fue destruida. La segunda, había vuelto a su maldad y fue destruida. Dios es intolerante con el pecado y castiga duramente a aquellos que no le obedecen sino que se obstinan porfiadamente en continuar en sus rebeliones en contra de Él.

San Agustín escribió acerca de lo absurdo que resultaba la adoración de los dioses romanos, diciendo que:

Creo haber expuesto ya suficientemente, refiriéndome a los males morales y espirituales (los primeros que se deben evitar), cómo los dioses falsos no han puesto ningún interés en ayudar a su pueblo que los adoraba, para que no se derrumbara bajo ese cúmulo de maldades. Más: han contribuido a que sucumbiera definitivamente. Ahora voy a hablar solamente de aquellos males que los paganos se niegan a sufrir, como son el hambre, la enfermedad, la guerra, el pillaje, la cautividad, las torturas y otros por el estilo, ya citados en el libro primero. Los malvados sólo tienen por malo lo que no pervierte a nadie. En cambio, no les da ningún apuro ser ellos mismos malos, entre los bienes que alaban. Incluso llegan a sentir mayor desazón si su casa de campo no es buena, que si no lo es su propia vida, como si el supremo bien del hombre fuera tener todas sus cosas en buen estado, exceptuada la propia persona. Pero sus dioses no los preservaron ni de estos males, los únicos temibles para ellos, en la época de plena libertad para su culto. En efecto, antes de la venida de nuestro Redentor, por los lugares más dispersos de la geografía, la especie humana ha sufrido estragos innumerables y calamidades, algunas de ellas increíbles. ¿Y qué otros dioses adoraba el mundo entonces, sino éstos mismos, exceptuando el pueblo hebreo y un reducido número, por doquier, fuera de él, que fueron dignos de la divina gracia, según una decisión secreta y justa de Dios? [9]

Christopher J. H. Wright escribe sobre las razones de la ética del pueblo de Israel, explicando que esta hunde sus raíces en la dependencia e imitación de la santidad de Dios, lo que explicaría las actitudes de este pueblo tan particular: Israel representaba a Dios ante el resto de las naciones:

Ya hemos considerado la santidad de Israel, notando su dependencia e imitación de la santidad de Dios. Pero, ¿por qué se llama a toda la nación «reino de sacerdotes»? Un sacerdote, en el pensamiento y la práctica del Antiguo Testamento, estaba entre el pueblo y Dios, era un mediador en ambas direcciones. Representaba a Dios ante el pueblo, tanto en su persona como en su ejemplo (cf. Lv. 21-22), y en especial por medio de su papel como maestro (Dt. 33: 10; Os. 4: 6; Mal. 2: 4-7). A través de los sacerdotes, el resto del pueblo debía conocer la palabra y voluntad divinas. Ahora bien, si Israel, como nación, debía ser un sacerdocio, la implicación es que tenía que representar a Dios ante los pueblos de este mundo, de forma análoga. Los caminos de Dios se manifestarían en su vida como nación. Ya hemos visto que la santidad de Israel no era un asunto meramente espiritual, sino que tenía implicaciones muy prácticas. Ahora podemos ver que no se trataba de una unicidad introvertida. Más bien, estaba centrada en Dios, precisamente para que pudiera manifestarse para beneficio de toda la humanidad, porque «toda la tierra es mía». Y para que tuviera semejante orientación «exterior» de forma efectiva, esta santidad suya debía adquirir «cuerpo» social, de comunidad. Es por eso que el propósito de Dios para Israel expresado en Éxodo 19:6 resulta tan dependiente de su obediencia al pacto establecido en el versículo anterior. Si ellos tuvieran esa calidad de vida nacional y social que la ley que iban a recibir exigía, con sus grandes repercusiones de libertad, justicia, amor y compasión, entonces sí funcionarían como el sacerdocio santo de Dios: como una nación entre las naciones, y para las naciones (cf. Sal. 99: 14).[10]

 El ministerio Answer in Genesis (Respuestas en Génesis) nos ofrece una tabla muy ilustrativa, a modo de resumen de las actitudes de Dios con respecto sus juicios.[11]

Intolerancia

En conclusión

No hay dudas que Dios es santo, tres veces santo, completamente separado del mal y que el no tolera el pecado ni la desobediencia a Sus leyes. Pero aún así, Dios tuvo misericordia de los pueblos paganos. Los que aceptaban las estrictas leyes de Dios, Dios los perdonaba, los que se rebelaban contra Su autoridad, El los destruyó completamente. Pero la fama de los israelitas corría por todas las naciones paganas y aun así, muchos de ellos se negaban a obedecer a Dios. Dios, es el creador de todas las cosas, visibles e invisibles y El es quien dicta las reglas del juego en todo el universo, nos guste o no nos guste, lo toleremos o no lo toleremos, tengamos o no disposición a obedecer. El universo sería un caos si Dios no hiciese cumplir Sus leyes, ni habría autoridad en el Cosmos y todo sería un desastre!

También los guerreros israelitas recibieron orden de Dios de destruir los pueblos paganos y cuando ellos no obedecieron, Dios los castigó (Ver la derrota de Israel en la batalla contra el pueblo de Hai en Josué capítulo 7). Cuando Israel se arrepintió de su pecado y obedecieron a Dios, castigando a los desobedientes y rebeldes de entre los mismos israelitas, el Señor les dió la victoria (Josué capítulo 8).

Los profetas de Israel también eran intolerantes con los sacerdotes paganos, claro que si, pero estos sacerdotes paganos adoraban demonios (Ver 1 Corintios 10:19-33) y Dios no podrá jamas tolerar que lo provoquen a ira adorando otros dioses. 

No hay dudas, Dios es intolerante con el pecado y el ordenó a Su pueblo serlo también. Pero nada de esto demuestra que Dios no es misericordioso, ni que el haya ordenado a Su pueblo no serlo también. La palabra misericordia se deriva del término hebreo rajam ( רָחַם ,7355 ), que significa «tener compasión, ser misericordioso, sentir lástima». Las palabras que se derivan de esta raíz se encuentran 125 veces en todas partes del Antiguo Testamento [12] Y ya vimos que Dios tardó muchos siglos entre un castigo y otro, dando tiempo a que los pueblos paganos asumiesen otra actitud. Pero no lo hicieron. Dios los castigó justamente. Es inevitable que en algún momento, caigan los juicios de Dios sobre los rebeldes. Si esto no sucediese, demostraría que no hay justicia en el Universo ni en el mundo. Pedro, el famoso apóstol de Jesús, nos describe los santos juicios de Dios en una de sus epístolas universales. En 2 Pedro 2:4-22 NVI dice que:

Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas y reservándolos para el juicio. Tampoco perdonó al mundo antiguo cuando mandó un diluvio sobre los impíos, aunque protegió a ocho personas, incluyendo a Noé, predicador de la justicia. Además, condenó a las ciudades de Sodoma y Gomorra, y las redujo a cenizas, poniéndolas como escarmiento para los impíos. Por otra parte, libró al justo Lot, que se hallaba abrumado por la vida desenfrenada de esos perversos,  pues este justo, que convivía con ellos y amaba el bien, día tras día sentía que se le despedazaba el alma por las obras inicuas que veía y oía.  Todo esto demuestra que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven como Dios quiere, y reservar a los impíos para castigarlos en el día del juicio.  Esto les espera sobre todo a los que siguen los corrompidos deseos de la naturaleza humana y desprecian la autoridad del Señor. ¡Atrevidos y arrogantes que son! No tienen reparo en insultar a los seres celestiales,  mientras que los ángeles, a pesar de superarlos en fuerza y en poder, no pronuncian contra tales seres ninguna acusación insultante en la presencia del Señor. Pero aquellos blasfeman en asuntos que no entienden. Como animales irracionales, se guían únicamente por el instinto, pues nacieron para ser atrapados y degollados. Lo mismo que esos animales, perecerán también en su corrupción y recibirán el justo pago por sus injusticias. Su concepto de placer es entregarse a las pasiones desenfrenadas en pleno día. Son manchas y suciedad, que gozan de sus placeres mientras los acompañan a ustedes en sus comidas. Tienen los ojos llenos de adulterio y son insaciables en el pecar; seducen a las personas inconstantes; son expertos en la avaricia, ¡hijos de maldición! Han abandonado el camino recto, y se han extraviado para seguir la senda de Balán, hijo de Bosor, a quien le encantaba el salario de la injusticia. Pero fue reprendido por su maldad: su burra —una muda bestia de carga— habló con voz humana y refrenó la locura del profeta. Estos individuos son fuentes sin agua, niebla empujada por la tormenta, para quienes está reservada la más densa oscuridad. Pronunciando discursos arrogantes y sin sentido, seducen con los instintos naturales desenfrenados a quienes apenas comienzan a apartarse de los que viven en el error. Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada uno es esclavo de aquello que lo ha dominado. Si, habiendo escapado de la contaminación del mundo por haber conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, vuelven a enredarse en ella y son vencidos, terminan en peores condiciones que al principio. Más les hubiera valido no conocer el camino de la justicia que abandonarlo después de haber conocido el santo mandamiento que se les dio. En su caso ha sucedido lo que acertadamente afirman estos proverbios: «El perro vuelve a su vómito», y «la puerca lavada, a revolcarse en el lodo».

A lo largo de todo el Antiguo Testamento, podemos apreciar que Dios no solo se estaba revelándose, dándose a conocer a la humanidad, sino que también El estaba preparando el camino para el Salvador prometido a Adán y Eva (Génesis 3:8-13,15), y a su siervo Abraham (Génesis 12:2-3); y preparando un pueblo santo que imitase al Dios tres veces santo, le amase y le sirviese con reverencia y gratitud. Pero Israel le dio las espaldas a Dios, abandonó la fe en el Señor y olvidó Sus leyes. Y Dios lo castigó. El Templo de Jerusalén fue destruido por tropas romanas bajo el mando de Tito durante el Sitio de Jerusalén en el año 70 DC. El registro histórico más completo de este evento es La Guerra Judía del escritor judío-romano Flavio Josefo. Más adelante los gobernantes Romanos y Bizantinos usaron los restos del templo para construir palacios, un Templo de Júpiter, y una Iglesia. No fue sino hasta que fue construida la Cúpula de la Roca entre el 687 y 691 que los restos del Templo fueron removidos. La esencia de Dios es tal que violar sus atributos implicaría un absurdo, algo totalmente impensable de un Dios inteligente como nuestro Creador. Por este motivo, es que Dios no tolera negarse a si mismo. En el Antiguo Testamento, no había una solución definitiva para el problema del pecado como lo podremos apreciar en el Nuevo Testamento, cuando observamos que Dios Hijo se hace hombre y muere en una cruz para perdón de pecados y ofrece salvación y vida eterna a todos aquellos que creen en el con sinceridad y arrepentimiento verdadero. y ahora, en el  Nuevo Pacto, Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres [13] 

En la próxima entrega, veremos la intolerancia en el Nuevo Testamento. Espero sus comentarios, criticas y aportes a este tema.

Dios lo bendiga mucho.

Continúa…

Notas

imagen: http://entreparentesis.org/progres-sectarios-e-intolerantes/

[0] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-1-de-4/

[1] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/07/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya.html

[2] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-3-de-4/

[3] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-4-de-4/

[4] https://evangelio.blog/2013/03/15/cules-son-algunas-seales-de-abuso-espiritual-de-un-pastor/

[5] http://www.noticiacristiana.com/educacion/investigacion/2018/01/mayoria-cristianos-sufrio-abuso-espiritual.html

[6] W.E. VINE. VINE DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO.TOLERABLE, TOLERANCIA, TOLERAR. Edit. CARIBE

[7] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-intolerancia-amorosa-de-dios/

[8] Richard Dawkins. (2006). The God Delusion [El espejismo de Dios].p. 31. Houghton Mifflin Co., Boston, MA,EE.UU.

[9] http://www.augustinus.it/spagnolo/cdd/cdd_03_libro.htm

[10] Christopher J. H. Wright. (1996). Viviendo como pueblo de Dios: la relevancia de la ética del Antiguo Testamento. p.45-46. Editorial ANDAMIO,

[11] https://answersingenesis.org/es/biblia/dios-en-el-antiguo-testamento/

[12] W.E. VINE. VINE DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO.TOLERABLE, TOLERANCIA, TOLERAR.p.83 Edit. CARIBE

[13] Para comprender la profundidad de este tema, recomiendo ver mi artículo en https://elteologillo.com/2017/11/13/cristo-es-el-unico-mediador-entre-dios-y-los-hombres/

 

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? Parte 2


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

Parte 2

Por Paulo Arieu

x73d6ye.jpg.pagespeed.ic.meme

Introducción

En el artículo anterior citaba que existen cristianos que creen que no hay que ser tolerantes,dado que,según ellos,la tolerancia no es ordenada por Dios. También comentaba un caso de una iglesia bíblica que amenazaba con expulsar de su membresía a aquellos que estudiasen la carrera de Psicología, comparándola con la brujería y el paganismo. Esto es un actitud absurda y demuestra la ignorancia de muchos predicadores y teólogos que no profundizan los temas científicos lo suficiente y castigan o amenazan con castigar absurdamente a aquellos que se deciden por estudiar alguna de las ramas de la ciencia.  Además, se muestra la ignorancia de conocimientos de la filosofia de la Psicologia al desconocer las diferencias entre la Psicologia como ciencia de la conducta y el Psicoanalisis, que ya ha sido abandonado por la Psicología moderna. 

En este artículo hablaremos de la tolerancia para luego, en el próximo artículo,hablar de la intolerancia. Pero hablar de la tolerancia, no significa mirar para otro lado ante el crimen y la injusticia. O ignorar las conseciuencia del pecado, dado que nosotros somos cristianos y conocemos la voluntad de Dios. Al contrario,entenderemos que la tolerancia, que es una virtud, tiene sus límites (humanos y también divinos) y habrá un punto en el que, si nos hemos excedido en violar las leyes divinas o de los hombres, esta virtud dará paso a la justicia (humana o divina) y se transformará entonces en justa intolerancia. Lamentablemente, muchos creen que con plena tolerancia el mundo  será mejor. Pero a lo largo de toda la historia de la humanidad, vemos que aún la paciencia de Dios también ha tenido un límite y el pecado de los hombres ha sido juzgado por nuestro Señor, quien es un Dios de amor, justicia y misericordia, pero que no por eso es un ser caprichoso e irracional; y que Su santa ira con los impíos, también es fruto de su tolerancia con los humanos que aún mantienen la dignidad y obedecen Sus leyes. Dios entiende al ser humano, por que El lo creó a imagen y semejanza de El (ver Génesis 1:26-27),pero su paciencia,como he dicho, tiene un límite. El apostol Pablo escribió a Timoteo, su discípulo que:

Si soportamos privaciones,

    reinaremos con él.

Si lo negamos,

    él nos negará.

 Si somos infieles,

    él permanece fiel,

    pues él no puede negar quién es.

Recuérdales estas cosas a todos y ordénales en presencia de Dios que dejen de pelearse por palabras. Esos altercados son inútiles y pueden destruir a los que los oyen.(2 Timoteo 2:12-14 NTV).

Tolerancia

Personalmente, creo que ser tolerante, en la mayoría de los casos es una característica virtuosa del caracter de una persona. Por ejemplo, el pastor Sugel Michelén cita en un artículo de su autoría [1] que el considera que es una virtud mostrar este rasgo de carácter, en la generalidad de los casos. También en el mismo artículo, el pastor Michelen dice que

una de las virtudes cardinales de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI es la tolerancia, sobre todo en el terreno de la religión. El hombre moderno se jacta de ser abierto, pluralista; dice aceptar el derecho que tiene cada cual de construir su propio sistema de verdad y de valores. Lo único que la sociedad parece no tolerar es la falta de tolerancia. Cualquiera que defienda su posición con convicción y firmeza se arriesga a ser considerado como un estrecho de mente y un recalcitrante. [2]

Estoy totalmente de acuerdo con Michelen que el plurarismo religioso es un error teológico indiscutible. Y como toda herejía debe ser respondida por la Iglesia con autoridad y firmeza. Obviamente, no se puede amar y servir a dos dioses distintos ya que nuestro Dios es un Dios celoso (ver Exodo 20:5). Pero realmente yo considero que en temas de poca trascendencia, los cristianos debemos tratar de sobrellevarnos los unos a los otros de la mejor manera posible y procurar no ser demasiados belicosos por que si nomás. También el Diccionario de la Real Academia define “tolerancia” como “respeto o consideración hacia las opiniones de los demás, aunque sean diferentes a las nuestras”. [3]  Pero defender convicciones religiosas de manera firme, no es lo mismo que hacerlo de mala manera,caprichosamente o autoritariamente.O utilizar la Biblia como un garrote para demostrarle nuestra autoridad al pecador disidente. En Efesios 4:15 el apostol Pablo dice “hablaremos la verdad con amor” (Efesios 4:15 NTV) y en 1 Tesalonicenses 4:1-12, da un montón de instrucciones éticas de como vivir la vida cristiana. Sin dudas, son temas delicados los que Pablo expondrá, pero Pablo utiliza un lenguaje fraternal y no airado para decir la verdad con amor.

De tolerancia se habla ya en la Biblia. La misma Palabra de Dios dice que: Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” (Efesios 4:2).  A veces es llamándonos a ser menos tolerantes, como cuando Habacuc (1:13) pregunta “¿Por qué entonces toleras a los traidores? ¿Por qué guardas silencio mientras los impíos se tragan a los justos?” Otras veces se nos llama, en cambio, a ser más tolerantes: “siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor” (Efesios 4:2), “de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro” (Colosenses 3:13). Pero es verdad que la Biblia no nos dice necesariamente que debemos soportar cualquier tipo de herejía o conducta pecaminosa en los demás, sino que en cuanto sea posible tratemos de vivir en paz, sin peleas ni hiriendo al otro ni provocando conflictos innecesarios (Leer Romanos 12:18). En la época de Jesús abundaban la intolerancia y el prejuicio. Por ejemplo, los judíos y los samaritanos se odiaban (ver Juan 4:9). También se consideraba que las mujeres eran inferiores a los hombres. Y, para colmo, los líderes religiosos judíos despreciaban a la gente común que desconocian la Ley de Moisés, creyendo que estaban malditos (ver Juan 7:49). Sin embargo, Jesucristo era un hombre completamente diferente. De hecho, sus enemigos (los fariseos y los maestros de la Ley) lo criticaban diciendo: “Este hombre es amigo de los pecadores, y hasta come con ellos” (Lucas 15:2). Jesús, comúnmente, era amable, paciente y tolerante; no juzgaba a la gente por cualquier cosa ni condenaba innecesariamente a las personas sino que quería ayudarlas a conocer a Dios. Y con paciencia los instruía en la Ley de Dios y por eso era conocido como rabbi por sus contemporáneos. Todo lo que hacía, lo hacía porque amaba a las personas. El amaba profundamente a las personas ya que El no habia sido enviado al mundo a condenar al mundo sino a dar Su vida en sacrificio por ellos para salvarlos (ver Juan 3:15-17; 13:34). Pero Jesús si era muy intolerante con algunos fariseos que se burlaban de él y eran duros de corazón e hipócritas. Además, se confabulaban entre ellos mismos y los saduceos para matarlo.

Pienso que el amor que Dios ha derramado en nuestros corazones (Ver Romanos 5:5) es la clave para que los cristianos seamos más tolerantes, pues predispone nuestras mentes y corazones para aceptar a los demás como ellos son, a pesar de sus imperfecciones y diferencias de opinión. Por esta misma razón, es que la Biblia nos aconseja que: Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes.” (Colosenses 3:13 TLA). Yo creo que tolerancia no significa que uno mismo tenga que practicar cosas que son pecaminosas, simplemente que no se debe condenar a nadie rápidamente, juzgándolo y mandándo al infierno a aquellos practicantes de cosas que personalmente no nos gustan. Como alguien dijo una vez: la palabra tolerancia es una palabra de unión, de confianza, de perdón, de libertad de expresión, es una palabra de esperanza de un mundo sin opresión… tolerancia es una palabra digna de un mundo mejor. Jean de la Bruyere, un escritor y moralista francés. escribió que “la amistad no puede ir muy lejos cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse los pequeños defectos.” [4]

Dios, en su profundo amor y misericordia por los hombres, suele ser bastante paciente con los pecadores ya que El no desea que ninguno se pierda sino que todos le conozcan (Ver II Pedro 3:9). Cuando el famoso profeta hebreo llamado Habacuc le preguntó a Dios por qué toleraba la maldad del pueblo de Israel, el profeta añadió: “Veo ante mis ojos destrucción y violencia; surgen riñas y abundan las contiendas” (Habacuc 1:3, NVI). Habacuc sin dudas no se muestra tolerante con el pecado, solo sorprendido que Dios no había juzgado severamente a Su pueblo. Pero para que el Profeta no siguiera angustiado, Dios le prometió que si El juzgaría a los malvados, y le aseguró que: “Esta visión es para un tiempo futuro. Describe el fin, y este se cumplirá. Aunque parezca que se demora en llegar, espera con paciencia, porque sin lugar a dudas sucederá. No se tardará.” (Habacuc 2:3 NTV). Esto nos demuestra que Dios da tiempo a las personas que están alejadas de El para que cambien. El profeta Ezequiel dice que Dios preguntó »¿Acaso piensan que me agrada ver morir a los perversos?, pregunta el Señor Soberano. ¡Claro que no! Mi deseo es que se aparten de su conducta perversa y vivan.” (Ezequiel 18:23 NTV). Por este motivo, quienes están buscando la voluntad de Dios y abandonan sus malos hábitos pueden mirar al futuro con mucho optimismo. El libro de Proverbios dice que “En cambio, todos los que me escuchan vivirán en paz, tranquilos y sin temor del mal» (Proverbios 1:33).

En Mateo 13, leemos una parábola que si bien no usa la palabra tolerancia, nos arroja luz sobre este tema de la tolerancia. En esta parábola donde el Sr. Jesucristo expone lo que es el Reino de Dios, un campesino ha estado sembrado trigo. Pero durante la noche su enemigo le siembró cizaña mala en el mismo campo. ¿Deben sus empleados del campesino arrancar la cizaña rápidamente? Seguramente esta es la estrategia de la mayoría de los expertos en Agronomía: Se tiene que arrancar rápidamente la maleza, para poder asegurar una buena cosecha,porque las malezas atectan la cosecha y reducen la calidad del grano. Incluso, hay especies de malezas que dificultan y encarecen la labor de cosecha. O pueden incrementar la humedad del grano almacenado. Y hay semillas de malezas que pueden contaminar el grano cosechado disminuyendo su valor. Y a veces es preciso someter los granos recolectados a un proceso intenso que eleva los costos. Pero Jesús lo miró de otra manera: a Él le preocupa que, por trabajar de manera rápida y por estar apurados arrancando la maleza, se arranque también el trigo. Por esta razón, les pide a los discípulos que esperen hasta que llegue la siega al final de la historia. La Parábola del sembrador dice

  • “Les refirió otra parábola diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero ” (Mateo 13:24-30 RV 1960).

Aunque aquí no leemos que aparezca la palabra tolerancia, si vemos que Jesús enseña a sus discípulos a ser en cierta manera tolerantes hasta que el regrese al fin de los tiempos y separe el trigo de la cizaña. [5] Es que Jesucristo conoce bien quien es quien y El es paciente hasta el final de todos los tiempos para ejecutar sus juicios de manera acertada. Además, el mal ya está identificado, y aunque los sirvientes están dispuestos a sacar la cizaña y tienen la capacidad para hacerlo, el Señor quiere evitar que esto traiga como consecuencia otro mal mayor (la intolerancia fanática y que paguen justos por pecadores), y los llama por tanto a esperar hasta el momento de la cosecha final. Pero esto significa obviamente que entretanto hay un llamado a tolerar y esperar pacientemente.  Un texto de Agustín de Hipona –uno de los grandes comentadores de Mateo 13- servirá para ilustrar esto con claridad:

Sea que nombremos la paciencia (patientia), el soportar (sustinentia) o la tolerancia (tolerantia), con estos distintos términos se designa una misma cosa. […] La paciencia no parece ser necesaria en las situaciones de prosperidad, sino en las de adversidad. Nadie tolera pacientemente algo que deleita, sino que cualquier cosa que toleramos, cualquier cosa que llevamos pacientemente, es dura y amarga, y por ello no es necesaria la paciencia en la felicidad, sino en la infelicidad[6].

Otro pasaje bíblico que muestra como en un momento crucial de su vida,Moisés se mostró tolerante,compasivo y misericordioso con el pueblo de Israel que estaba pecando abiertamente de idolatría !delante del mismo Dios!.

  • El Señor también me dijo: “He visto lo terco y lo rebelde que es este pueblo. Quítate del medio, para que lo destruya y borre su nombre de la faz de la tierra. Luego haré una nación poderosa con tus descendientes, una nación más fuerte y numerosa que esta gente” (Deuteronomio 9:13-14 NTV).

Este versículo es una declaración resumida, hecha por Moisés delante de Israel. En el contexto, Moisés estaba narrando cómo Dios casi los destruye;Dios no juega con el pecado, pero debido a la intercesión de Moisés, el Señor cedió su intención de destruirlo. El contexto del pasaje bíblico es importante para comprender bien que pasó. Moisés se encontraba en el Monte Sinaí recibiendo los diez mandamientos y los hebreos se habían vuelto impacientes al ver que Moisés aún no bajaba, por lo tanto, hicieron un becerro de oro para adorarlo. Dios se puso muy furioso y entonces le dijo a Moisés:

  • “Ahora quítate de en medio, para que mi ira feroz pueda encenderse contra ellos y destruirlos. Después, Moisés, haré de ti una gran nación.”(Éxodo 32:10 NTV)

¿Debemos creer que Dios no sabía que un grupo de judíos se levantaría, y que efectivamente, caerían en la idolatría debido al tiempo que Moisés permanecería en el monte? Pienso que Dios sí sabía,dada su omnisicencia. Sin embargo, Dios permitió que pasara suficiente tiempo para que cayeran en la idolatría. Aquí, Moisés está refiriéndose a los acontecimientos del libro de Éxodo:

  • ¿Por qué dejar que los egipcios digan: “Su Dios los rescató con la mala intención de matarlos en los montes y borrarlos de la faz de la tierra”? Abandona tu ira feroz; ¡cambia de parecer en cuanto a ese terrible desastre con el que amenazas a tu pueblo! Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob. Tú mismo te comprometiste con ellos bajo juramento diciendo: “Haré que sus descendientes sean tan numerosos como las estrellas del cielo, y entregaré a sus descendientes toda esta tierra que prometí darles, y ellos la poseerán para siempre”. Entonces el Señor cambió de parecer en cuanto al terrible desastre con que había amenazado destruir a su pueblo.” (Éxodo 32:12-14 NTV).

Exodo 32:14 ha sido traducido diferente en algunas versiones:

  • La Biblia de las Américas (LBLA): “Y el SEÑOR desistió de hacer el daño que había dicho que haría a su pueblo”.
  • Dios Habla Hoy (DHH): “El Señor renunció a la idea que había expresado de hacer daño a su pueblo”.
  • Nueva Traducción Viviente (NTV): “Entonces el Señor cambió de parecer en cuanto al terrible desastre con que había amenazado destruir a su pueblo”.
  • Reina Valera Contemporánea (RVC): “Entonces el Señor cambió de parecer y ya no le hizo daño a su pueblo”.
  • Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS):Entonces el SEÑOR se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.”

Matt Slick explica que

Aquí, la palabra hebrea es “nakjám”: raíz primaria; propiamente suspirar, i.e. respirar fuertemente; por implicación lamentar, i.e. (en un sentido favorable) compadecer, consolar o (reflexivo) lamentarse; o (desfavorablemente) vengar (-se):- aliento, aliviar, -se, aplacar, arrepentimiento, arrepentirse, atenuar, castigar, compadecer, compasión, consolador, consolar, -se, consuelo, misericordia, mover, pesar, satisfacción.[7]

Pero luego que Dios tuvo misericordia del pueblo, se le terminó la tolerancia y la paciencia a Moisés (!quien tenía fama de ser un hombre muy manso, según cita Numeros 12:3!) y entonces ordenó a los hijos de Leví que mataran a todos aquellos que se opusieron a Dios. Y los sacerdotes levitas mataron a tres mil rebeldes pecadores de entre el pueblo hebreo: “Entonces los levitas obedecieron la orden de Moisés, y ese día murieron unas tres mil personas.” (Ex 32:28 NTV).

Matt Slick dice que

Con frecuencia Dios espera que algo suceda antes de “involucrarse”. En el huerto del Edén, Dios esperó entrar en escena hasta después de que Adán y Eva pecaron. Dios le prometió a Abraham que sería el padre de una gran nación, pero esperó hasta que naciera Ismael antes de permitirle a Abraham tener a Isaac. Jesús también esperó hasta que Lázaro hubo muerto antes de ir a resucitarlo. De hecho, la encarnación de Jesús no ocurrió hasta la opresión romana y la apostasía legalista de los fariseos. ¿No podemos también esperar que Dios hubiera detenido a Moisés en el monte hasta que el pueblo de Israel cayera en idolatría para que pudiera desear exterminarlos y así Moisés pudiera interceder, como tipo de Cristo, mostrando Dios Su misericordia?[8]

No hay dudas que Moisés sintió misericordia del pueblo pecador, pero el no salió inmediatamente a cortar cabezas. Primero clamó a Dios quien es profundamente misericordioso, !aunque sabemos que no debemos tentar a Dios y horrible cosa es caer en las manos de un Dios airado! La tolerancia tiene un límite. Aunque a veces puede ser dificil encontrar el límite justo. Para esto,sin dudas, hay que tener sabiduría de Dios (ver Santiago 1:5).

El más importante de los Diez Mandamientos es el de no matar (y el de amar a Dios por sobre todas las cosas). No matar, contiene casi toda la ética. Pero, ¿qué sucedió cuando Moisés descendió por vez primera con las tablas de piedra del Monte Sinaí, antes de que pudiese incluso anunciar los Diez Mandamientos? El había sido testigo de una horrible herejía, la herejía del becerro de oro. En este momento se olvidó por completo del mandamiento “No matarás” (Exodo 20:13), y luego de un tiempo en el que clamó a Dios por misericordia con el Pueblo hebreo (Exodo 32:11-14), decretó la pena de muerte inmediata para todos los idólatras rebeldes y exclamó: 

  • «¿Quién está del lado del Señor? Quien lo esté, únase conmigo… Y les dijo: “Así habla Yahvé, Dios de Israel; cíñase cada uno su espada sobre su muslo… pasad y repasad el campamento de la una a la otra puerta y mate cada uno a su hermano, a su amigo, a su deudo…”  Y perecieron aquel día unos tres mil del pueblo» (Exodo 32:27-28 Versión de Nácar-Colunga. B.A.C., Madrid, 1967) 

Me gusta la forma en que, por ejemplo, Arthur Schopenhauer,quien es considerado una de las personalidades filosóficas más brillantes del siglo XIX, formula la ética que no es más que una extensión del mandamiento de no matar, el más importante. La ética de Schopenhauer es sencilla, directa y clara. Dice así: No hagas daño a nadie, sino ayuda a todos, siempre que puedas[9]. Me parece una conclusión muy sabia que aclara los límtes de la tolerancia (siempre que se pueda hay que ser paciente y tratar de ayudar al prójimo). Pero como leímos, la tolerancia de Dios con Su Pueblo tuvo un límite y la paciencia de Moisés con sus compatriotas hebreos también. Aún la misericordia de Dios tiene un límite y juzga con severidad el pecado. Moisés dijo que Dios  “de ningún modo tendrá por inocente al culpable” (Numeros 14:18 RV1960). Si leemos todo el contexto del pasaje vemos que Dios iba a castigar una vez mas los rebeldes y murmuradores del pueblo hebreo, pero Moisés volvió a interceder una vez mas por el pueblo, que ya había tentado a Dios diez veces y habían cerrado sus oidos a la voz de Dios. (Ver Numeros 14:22). Dios castigó a los rebeldes hebreos, no permitiéndoles entrar a la Tierra prometida. Solo entraron Josué y Caleb (ver Numeros 14:30,38). Y a los rebeldes que  contaminaron las mentes del pueblo los mato de plaga, exceptuando a Josué y a Caleb (Leer el capítulo 14 del libro de Numeros). La paciencia y la bondad de Dios también tiene sus límites y la benignidad y la paciencia de Dios se termina y Su ira se revela con toda su furia (Ver Deuteronomio 9:8; 31:17; Éxodo 15:7; 32:10-11; Números 11:1-2; 32:1; Job 4:9; Isaías 13:5,9; Jeremías 32:29; Lamentaciones 2:2,6-7; 2 Reyes 13:3; 17:18; 23:25-27; Isaías 51:20; Daniel 8:19; Jeremías 7:29; Ezequiel 7:8; Habacuc 3:12; Salmos 78:59; 89:38; Mateo 3:7; 21:12-13;   omanos 2:5). Porque la Biblia dice que el Dios de amor,de bondad y de tolerancia también es un Dios de ira. Como cita el apostol Pablo en la epístola a los Romanos:

  • “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad”(Romanos 1:18 RV 1960).

la ira de Dios es un concepto muy pesado para la cultura pop de los occidentales postmodernos que pretenden vivir bien cómodamente, sin ningún problema importante. El pastor John Pipper dice que “entender el pecado y la ira le hará más sabio”. En un articulo de su autoria, el escribe que

Un profundo entendimiento de lo que es el pecado y de la ira de Dios le hará una persona mucho más sabia con respecto a la naturaleza humana, a sí mismo y a otros. Y si usted es más sabio acerca de la naturaleza del alma humana, será capaz de luchar contra su propio pecado más exitosamente, y de bendecir a otros más profundamente con su perspicacia y consejo. Yo he debatido con mujeres y hombres en esta iglesia, en los meses recientes, que lo que necesitamos alimentar y cultivar aquí en Bethlehem durante las próximas décadas es la sabiduría, hombres y mujeres que maduren y se vuelvan personas profundamente sagaces, sabios, entendidos, penetrantes, profundos amantes de las personas y profundos conocedores de la naturaleza humana y de Dios, que puedan ver profundamente dentro de la maraña del pecado y lo sagrado que deja perplejo a los santos y amenaza con deshacernos. Si usted huye del estudio de la pecaminosa naturaleza humana, si dice: ‘a mi no me gusta meditar acerca del pecado’, entonces está huyendo de sí mismo y está huyendo de la sabiduría; y lo peor de todo, está huyendo de las más profundas clases de amor.[10]

En este mismo artículo, Pipper exhortando a la Iglesia dice que

Por lo tanto, despertemos a la verdad de Romanos 1:18, la ira de Dios se está revelando en el presente contra la impiedad e injusticia del hombre. No podemos comprender el mundo o el evangelio sin esa verdad. Despertemos también a la verdad de que Dios está revelando al mismo tiempo algo más. Está revelando el regalo de su justicia para todos los que crean en Cristo. Y con esa justicia no existe ya más ira o condenación sobre nosotros. Para usted, ¡quien quiera que sea!, que cree, la muerte se vuelve una vía de entrada al paraíso; el sufrimiento se vuelve un sendero hacia la santidad; y el pecado se vuelve un enemigo derrotado al que vencemos mediante el poder del Espíritu de Dios. Así que huyamos de la ira de Dios, y refugiémonos en el precioso poder del evangelio de Dios. Amén.[11]

Pero ser tolerantes también encierra una paradoja. Durante la Segunda Guerra Mundial, el filósofo de la ciencia Karl Popper escribió el libro “La sociedad abierta y sus enemigos”, donde expuso la “paradoja de la tolerancia” de la siguiente manera:

“La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia. Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente.”[12]

Podemos estar de acuerdo con Popper que sin dudas, la tolerancia de los intolerantes puede ser grave. Francia respondió bastante tolerantemente con sus habitantes musulmanes, con motivo de los ataques de los terroristas fundamentalistas islámicos en tiempos muy recientes,al igual que lo ha hecho Estados Unidos e Inglaterra. Pero la Policía castigó a los culpables de los atentados con severidad (matando a los terroristas en varias oportunidades), demostrando que la tolerancia tiene un límite humano con los criminales y terroristas intolerantes que no se adaptan a vivir en sociedad. Creo que Popper se refirió a esta situación límite cuando escribió que:

Pero debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas.[13]

Y aunque creo que muchos templos islámicos fundamentalistas, donde se cocinan los ataques terroristas en Occidente deberian ser cerrados, esto también puede ser un peligro si no se administa sabiamente la justicia de los hombres ya que podria terminar con la libertad de Culto en Occidente, !afectando a los templos cristianos también! Pero es que no podemos ser muy tolerantes con los intolerantes ya que esto terminaría afectando nuestra salud mental y volviéndonos locos irracionales a nosotros también y creando un caos en la sociedad (al igual que en el seno de una comunidad cristiana con los pecadores que no respetan las leyes de Dios y se niegan reiteradamente a arrepentirse o rechazan la disciplina bíblica). Karl Popper escribió sabiamente que

Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal cualquier incitación a la intolerancia y a la persecución, de la misma manera que en el caso de la incitación al homicidio, al secuestro o al tráfico de esclavos”[14]

Como podemos leer a este intelectual que escribe sabiamente explicando la tolerancia, aun la tolerancia tiene un límite si es que pretendemos vivir sin enloquecernos como sociedad.No podemos ser tolerantes siempre, ya que aun en el caso de que los intolerantes no nos venzcan son sus argumentos irracionales, si pueden influir maliciosamente en muchos, contaminando sus mentes y dañando la sana convivencia con nuestros vecinos. Es bueno ser tolerantes, claro que si,pero la tolerancia tiene limites. Pero puede ser riegozo ser intolerantes con los científicos ya que existe el peligro que la intolerancia se transforme en inquisición, como sucedió en siglos anteriores. En el artículo anterior [15], cité el caso del cientifico Giordano Bruno, como ejemplo de intolerancia religiosa. Eso si es un peligro de exceso de celo religioso que ya ha pasado en la hsitoria; y aún en formas leves, pero esta intolerancia todavia continúa hoy en dia.

Conclusión

Existe muchisima información sobre la tolerancia, pero creo que estos pasajes bíblicos y estas reflexiones intelectuales nos pueden ayudar a comprender mejor el tema de la tolerancia. Pero no podemos separar la tolerancia de la intolerancia, asi como no podemos separar el atributo divino del amor de Dios del atributo de la ira de Dios, o los derechos de los seres humanos de los límites de la justicia humana. Creo que los cristianos debemos ser conocidos por ser personas compasivas, misericordiosas, no enojosas ni airadas ni violentas, sino pacificas y bondadosas. Pero la tolerancia del cristiano tiene un límite: el delito, la herejía,la voluntad de Dios. Todo esto puede ser encerrado dentro del término “el pecado”.Porque como dice Romanos 6:23 “Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” De nada sirve ser personas tolerantes si somos permisivos con todo aquello que es pecado y  Dios condena. Solo estaríamos sembrando muerte y destrucción para nosotros y nuestros semejantes. O sea, toda nuestra tolerancia sería un absurdo.

En la próxima entrega, estaré reflexionando sobre el tema de la Intolerancia. Dios le bendiga mucho. Espero sus dudas, citas, aportes,críticas y comentarios. A Dios sea la Gloria!

Continúa

 

Notas

imagen:https://www.generadormemes.com/meme/73d6ye

[1] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/06/tolerancia-y-pluralismo.html

[2] Ibid

[3] http://dle.rae.es/?id=ZyWPzRW

[4] https://akifrases.com/frase/135678

[5] Al respecto cf. Bainton, Roland. “The Parable of the Tares as the Proof Text for Religious Liberty to the End of the Sixteenth Century” en Church History 2, 1932. pp. 67-89.

[6] Agustín, Sermo 359a, 2.

[7] E-Sword. Citado en http://www.miapic.com/deuteronomio-9-13-14-dejame-que-los-destruya

[8] http://www.miapic.com/deuteronomio-9-13-14-dejame-que-los-destruya

[9]KARL POPPER.  TOLERANCIA Y RESPONSABILIDAD INTELECTUAL.Capitulo 1.pag. 3

[10] https://www.desiringgod.org/messages/the-wrath-of-god-against-ungodliness-and-unrighteousness?lang=es

[11] https://www.desiringgod.org/messages/the-wrath-of-god-against-ungodliness-and-unrighteousness?lang=es

[12] http://www.lostiempos.com/actualidad/opinion/20160727/columna/paradoja-tolerancia-popper

[13] Ibid

[14] Ibid

[15] https://elteologillo.com/2018/01/05/los-cristianos-debemos-ser-personas-tolerantes-o-intolerantes/

 

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? Parte 1


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

Parte 1

Por Paulo Arieu

Introducción

En muchos cristianos escucho comentarios diciendo que la tolerancia no es una actitud ordenada por Dios. Pero,poniéndonos a pensar un poco, creo que debemos reflexionar un poco mas sobre este tema. No me parece que la intolerancia a toda barbaridad que un ser humano diga o haga sea una actitud correcta. Pero, pienso que debemos reflexionar mejor sobre aquellos aspectos del diario vivir en el que debemos ser tolerantes y de que cosas no. O sea, se trata de aprender a conocer los límites. A todos nos gusta el respeto, la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad de conciencia, los derechos humanos. ¡Sin embargo, los cristianos pareciera que están pidiendo que venga la intolerancia! Dicho de otra manera, muchos cristianos creen que ser intolerantes a cualquier falta u error cometido por otra persona, por mas leve  que sea, es una actitud ética y elogiable. Creo que este artículo es mas ético que teológico, pero viene en una ocasión propicia, ante el derrumbe de los valores cristianos en occidente, ante el avance del ateísmo, del islam fundamentalista y el crack económico y financiero que padece el mundo  actual. Pero también ante la ola de radicalismo extremo que invade el seno de muchas de nuestras iglesias bíblicas.

¿Radicalismo extremo en las Iglesias biblicas?

En los ultimos tiempos, como consecuencia de la fuerte secularización de muchas iglesias,hay teólogos que estan decididos a combatir duramente todo lo que esté relacionado con la vida secular de los creyentes. Lamentablemente,hay ministros encargados de iglesias que entienden que, por esta razón, deben meterse en la vida privada de sus miembros, sin una razón de peso (como puede ser un pecado grave o una herejía importante). No pude dejar de sentir preocupación al leer un artículo donde se comentaba que una Iglesia bíblica pretende expulsar a aquellos miembros que estudien Psicología, pues este lider compara la Psicología, que es una ciencia [0], con el Psicoanalisis, habiendo sido este último ya cuestionado por la Psicología, por considerarlo una teoría errónea. El artículo decía que

Estoy considerando seriamente que en nuestra Iglesia Bíblica Misionera, debemos advertir a nuestros jóvenes que la iglesia se verá obligada a separar de la membresía a quienes opten por seguir la carrera de la psicología.  Si no lo hacemos, entonces de nada valen nuestros argumentos, en contra de esta extraña corriente de brujería y paganismo.[1]

Al leer este artículo, no podía dejar de preguntarme seriamente si será que ya estamos cansados los cristianos de vivir en democracia o acaso creemos que sería mejor vivir bajo una dictadura o una tiranía religiosa. Pero si no es así, me pregunto porque hay tantas personas cristianas y bien intencionadas, que se jactan de ser intolerantes con las carreras científicas que sus miembros estudien en la Universidad. Pienso que el problema que se da es que aquellos hermanos que afirman que la tolerancia no es la voluntad de Dios, lo hacen sin reflexionar bien a que se refiere esta expresión. Y la paradoja es que este tipo de persona, suelen ser los que mas pretenden que sus opiniones sean respetadas en nombre de Dios y la Palabra del Señor. Pero ellos son los que mas censuran las opiniones del otro cuando estas no se dan como ellos pretenden, por mas que no sea una opinión que afecte realmente la comunión del cuerpo de Cristo.

En opiniones triviales, se olvidan de las enseñanzas de no contender sobre temas que no sean importantes, y sobre temas secundarios creo que el respetar las opiniones del otro es una virtud. Hay muchísimos cristianos que son sinceros y tienen celo de las cosas del Señor, pero es un celo muchas veces nocivo, que afecta la comunicación, y lo peor de todo es que muchas veces se alegran de ser intolerantes. Creo que ser intolerante sin una razón de peso, es una comprensión errónea de lo que debe ser el buen y sano cristianismo bíblico. Yo creo que no respetar la libertad de conciencia de un miembro de la Iglesia es un gravísimo error. Por supuesto, siempre y cuando ese hermano no esté utilizando sus conocimientos adquiridos para confundir a otros, utilizando la ciencia como pretexto para introducir en la Iglesia creencias distorsionadas o no comprobadas cientificamente, como si lo hubiesen sido.Está muy bien cuidar la sana doctrina en la Iglesia (Ver Proverbios 4:2;Job 11:4; Malaquías 2:6; Lucas 1:4;Juan 7:16-17; Hechos 2:42; 1 Timoteo 1:10; 1 Timoteo 4:6; 1 Timoteo 6:3; 2 Timoteo 1:13; 2 Timoteo 4:3; Tito 1:9; Tito 2:1; Tito 2:7; Tito 2:10; 2 Juan 1:9), porque no debemos olvidar que el apostol Pedro nos advierte que habrá falsos maestros que introducirán herejías en forma encubierta (Ver II Pedro 2:1).

Pero honestamente,no creo que fanatizarse sea una virtud cristiana elogiable. Poder estudiar en la Universidad es una bendición y ningún lider espiritual debería salir a la casa de brujas como sucedía en epocas anteriores a la Reforma protestante, en el medioveo, cuando la Iglesia oficial mediante los tribunales de inquisición prohibía a los cientificos publicar los resultados de sus investigaciones. Por supuesto, que ninguna persona por el simple hecho de ser Psicólogo, debería ponerse a enseñar en la iglesia, sin conocimientos previos de Teologia básica. Pero de ahi a prohibir estudiar, me parece una barbaridad, sinceramente. Además, demuestra ignorancia sobre los temas de la ciencia y una falta de ética al no respetar los criterios de la otra persona.

A lo largo de toda la historia de la humanidad, han habido muchos grandes científicos que, con sus descubrimientos, han ido en contra del paradigma dominante de la época y por eso han sido perseguidos, algunos incluso asesinados, por el simple hecho de revelar al mundo sus investigaciones. Uno de estos científicos fue Giordano Bruno.

Hacia finales del siglo XVI, Bruno retornó a Italia y fue entonces aprehendido por la Inquisición. Había escrito varios textos defendiendo las teorías de Copérnico acerca de los astros. Estuvo 8 años preso mientras se desarrollaba el juicio en el que se le acusaba de traición y herejía. Estas eran acusaciones muy serias y enfrentaba la pena de muerte en la hoguera. Muchas veces se le ofreció retractarse de sus opiniones pero él siempre se negó. Giordano Bruno podría haber salvado su vida con tan sólo decir públicamente que sostenía la verdad de la teoría geocéntrica. Pero se negó, y hasta el momento en que lo subían a la pira, sabiendo que iba a ser quemado vivo, siguió con su firme apego a lo que él consideraba cierto. Probablemente sabía que algún día la historia reconocería los hechos y saldría a la luz la injusticia con que se lo trató simplemente por decir lo que pensaba. Y tenía razón.[2]

Como Bruno, han habido muchos científicos que se negaron a renunciar a sus investigaciones y a reclamar el derecho de investigar libremente sin las acusaciones de herejia de la Iglesia. No debemos olvidar que hoy vivimos en sociedades laicas, donde el estado está separado de la Iglesia y al mismo tiempo, vivimos en democracias modernas, donde cada persona es libre, siempre y cuando la persona respete las leyes que rigen en su pais. Pienso que este resurgimiento puritano que hay en muchos cristianos en Estados Unidos tiene ribetes de intolerancia aguda, que si no se moderan a tiempo, terminarán fanatizando a muchos líderes que caerán en formas de un radical fundamentalismo cristiano.

En la próxima entrega, veremos que entendemos por tolerancia, en la otra veremos que es la intolerancia y finalmente trataremos de sacar nuestras propias conclusiones de todo esto. Lo invito a leer y participar con sus comentarios de estas reflexiones. 

Continúa…

Notas

Imagen: http://proyectocolaborativocpe.blogspot.com/p/la-tolerancia.html

[0] https://elteologillo.com/2017/12/30/por-que-la-psicologia-es-una-ciencia/

[1] http://radioiglesia.com/religiones-y-sectas/item/692-%C2%BFpsicolog%C3%ADa-cristiana

[2] https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/3898/cientificos-perseguidos-por-sus-conocimientos-giordano-bruno