Acerca del pasaje bíblico trinitario de Mateo 28:19


Acerca del pasaje bíblico trinitario de Mateo 28:19

Autor:Paulo Arieu

I – Introducción

  • “Sean buenos administradores de la gracia multiforme que han recibido.” (I Pe 4:10).
  • Jesús vio a un hombre sentado en el banco de los impuestos, llamado Mateo, y le dijo: Sígueme;y él, levantándose, lo siguió.(Mat. 9:9)

mateo28920Evangelio hebreo de Mateo de Shem Tov Mateo 28:9-20

  •  Yo testifico a todo el que escuche las palabras de la profecía de este libro: Si alguno agrega a estas cosas, Dios le agregará a él las plagas que están registradas en este libro. También si alguno suprime palabras del libro de esta profecía, que están registradas en este libro, Dios quitará su porción del árbol de la vida y de la Ciudad santa. (Ap. 22:18-19)
  • ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva. (Ro. 6:3-4)

Este tema que nos ocupa esta relacionado con “los fundamentos bíblicos y teológicos que hemos de emplear para juzgar y discernir entre los muchos nuevos movimientos religiosos que aparecen en nuestro derredor casi a diario.”[8]

Los antitrinitarios desde siempre han odiado la fórmula bautismal escrita en Mateo 28:19. Para borrarla para siempre del seno de la Iglesia Cristiana, ellos argumentan que el evangelio según Mateo fue escrito originalmente en hebreo, y que en dicho idioma, no contenía la formula bautismal trinitaria.[19] Pero especular con la fórmula bautismal no es ético, ya que se registra otra expresión muy similar en la bendición paulina de 2 Cor. 13:13. Si hay que arrancar todos los pasajes biblicos que no concuerdan con una cosmovisión en particular, pienso que a lo largo de la historia, ya no habrían quedado hojas encuedernadas.[34]

Este trabajo de tipo monografico, es un documento de investigacion teologico e hsitorico. Su intención, es rebatir a los anti-trinitarios que buscan cualquier escusa para negar la existencia de un Dios Trino.[35] Todo esto se hará utilizando la autoridad de la Biblia [34] como Palabra de Dios y la autoridad de la historia.

Sobre la biblia

  • “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (II Tim. 3:16).
  • “Los santos hombres de Dios escribieron siendo inspirados por el Espíritu Santo ” (II Pe. 1:21).

Ya que Dios existe, también la Palabra de Dios debe existir, pues ¿no se comunicaría el Creador con Su creación? Puesto que Dios nos creó como seres racionales y ya que El nos ama lo suficiente para proveer por nosotros, seguramente El desea comunicarse con nosotros y así cumplir Su propósito para la creación. Todos los seres inteligentes buscan comunicarse, y la Inteligencia Suprema no es una excepción.

Esperaríamos que Dios registrara Su mensaje en forma escrita, el medio histórico más apropiado para la precisión, la preservación, y la propagación. Y la siguiente evidencia demuestra de una manera convencedora que la Biblia es la Palabra única de Dios al hombre en forma escrita:

(1) sus pretensiones únicas,

(2) su autoridad autovindicatoria,

(3) el testimonio de los apóstoles y profetas,

(4) la integridad de Jesucristo, quien endosó el Antiguo Testamento y comisionó a los escritores del Nuevo,

(5) la naturaleza y calidad de su contenido,

(6) su superioridad moral,

(7) su unidad, a pesar de mas de cuarenta escritores abarcando mas de 1,600 años,

(8) la falta de una alternativa creíble,

(9) su concordia con la historia, la arqueología, y la ciencia,

(10) su indestructibilidad,

(11) su universalidad,

(12) su influencia sobre la sociedad,

(13) el testimonio del Espíritu,

(14) su poder para cambiar vidas,

(15) sus promesas y sus milagros cumplidos,

(16) sus profecías cumplidas, y

(17) la falta de una explicación alternativa de su origen.

Ciertamente esperaríamos que la Palabra de Dios se identificaría como tal, y cada libro de la Biblia pretende, ya sea directa o indirectamente, ser la Palabra de Dios. De todos los libros de las grandes religiones del mundo, solo un libro fuera de la Biblia se jacta de igual autoridad el Corán y su contenido imaginativo y contradictorio no apoya su pretensión. El libro más moral del mundo, la Biblia, no proclamaría la mentira más grande del mundo. Nadie fuera de Dios podría haber sido el autor de la Biblia, pues seres buenos no profesarían falsamente ser divinamente inspirados, y seres malos no enseñarían una moralidad tan alta.

La Biblia es inspirada por Dios, literalmente “respirada de Dios.”

La inspiración se extiende a todas partes de la Biblia y a cada palabra. Aunque los escritores humanos escogieron palabras que reflejaban su idioma, cultura, personalidad, circunstancias, y estilo, Dios guió el proceso de manera que cada palabra comunicaría con certeza Su mensaje. Como resultado, la Biblia es infalible, inerrante, y la única autoridad para doctrina y vida cristiana. La Biblia es verdad.

Los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento fueron reconocidos como Escrituras por los hebreos antiguos, y Jesús y los apóstoles citaron de o aludieron a casi todas ellas. Los veintisiete libros del Nuevo Testamento fueron aceptados por los Cristianos desde los tiempos más tempranos, incluso los contemporáneos de los escritores en la mayoría de los casos (II Pe. 3:15-16), y son reconocidos como Escrituras por toda la Cristiandad.

A veces pueden surgir errores al copiar, traducir, o imprimir las Escrituras, pero Dios ha mantenido Su mano sobre el proceso de transmisión para preservar Su palabra para siempre (Sal. 100:5). La exactitud del texto hebreo del Antiguo Testamento fue protegida por la extremadamente alta calidad del proceso de transmisión escribal y ha recibido verificación dramática por el descubrimiento reciente de los antiguos pergaminos del Mar Muerto. La exactitud del texto griego del Nuevo Testamento es asegurada por el extremadamente grande número de manuscritos-más de 5,000-que cancelan los errores de los copiadores.

La Fuente Q

Respecto a la fuente Q, para mí que lo mejor es que repasemos el estado de la cuestión, es decir la teoría de las dos fuentes:

Marcos es el más antiguo de los evangelios canónicos y forma la base de los otros dos sinópticos: Mateo y Lucas. Pero éstos utilizaron, además, otra fuente escrita, la llamada fuente Q (del alemán Quelle , es decir, precisamente fuente, manantial) de los logia o discursos. Esta fuente sólo es supuesta y contenía exclusivamente palabras del Señor (discursos,sentencias, parábolas, etc.). Así pues, es de Marcos y de Q de donde Mateo y Lucas toman la masa principal de su materia. Cada uno de ellos, por su parte, se sirvió además de fuentes especiales, escritos distintos o tradiciones orales.

Mateo y Lucas tienen 235 versículos comunes que faltan en Marcos, casi exclusivamente en materia de discursos. Para interpretar este hecho, la teoría de las dos fuentes afirma que Mateo y Lucas, aparte de Marcos, bebieron de otra fuente escrita que contenía principalmente materia discursiva. Hay que descartar las otras dos posibilidades, a saber: que uno de los dos evangelistas haya utilizado como fuente al otro, o que los dos hayan tomado de la tradición oral.

Como la fuente común postulada por Mateo y Lucas no se nos ha conservado, se ha intentado sin demasiado éxito su reconstrucción (natural, cada uno tiene materia propia, y a veces la común presenta tales divergencias que puede dudarse si procede de una misma fuente escrita). En lo que los valedores de la teoría de las dos fuentes están de acuerdo es en que la fuente común de Mateo y Lucas no era un evangelio al estilo de Marcos, sino una colección de sentencias con cierto orden en la exposición de la materia y el esbozo de un orden cronológico. En general se supone que Mateo ha conservado más fielmente el tenor verbal de Q, y Lucas el orden de los fragmentos.

No hay acuerdo respecto a si Marcos es anterior o posterior a Q. Tampoco se puede responder a si la materia propia de cada uno procede de la tradición oral o de otras fuentes escritas. Nadie descarta, sin embargo, que parte de esa materia propia proceda igualmente de Q, pues no es presumible que los dos evangelistas tomaran toda la materia de Q. Si alguien se pregunta quién fue el autor de la dicha fuente común Q, advierta lo siguiente: la antigua tradición cristiana atribuye unánimemente el primer evangelio al apóstol Mateo, que lo escribió en arameo. Papías (siglo II) atribuye a San Mateo una colección de logia en arameo, pronto traducida al griego. Algunos identifican a ésta como la fuente Q de Mateo y Lucas, pero no pudo servir de modelo en lengua aramea, pues no se explicarían las fuertes coincidencias de texto en ambos.

Sobre Mateo [13]

San Mateo escribiendo el Evangelio (Wikipedia)

Aunque “el autor de este libro  es anonimo”[38], el Evangelio de Mateo (en griego Κατὰ Ματθαῖον εὐαγγέλιον, Katá Mattháīon evangélion) es uno de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. Los evangelios son tradicionalmente impresos con Mateo primero porque Agustín de Hipona creía que era el más antiguo. Es seguido por Marcos, Lucas, y Juan, en dicho orden.[31]

Cuando Mateo escribió su Evangelio[30], se enzarzó en un diálogo intenso y polémico con los judíos no creyentes. Él mismo era judío, pero para cuando escribió su Evangelio podía hablar de «las sinagogas de ellos» y de «los judíos » como si él no fuera parte de la sociedad judía (Mat. 4:23; 9:35; 10:17; 12:9; 13:54; 28:15).El griego de esta obra “es mucho mejor que el de Marcos”[39]

Las referencias en su Evangelio a la persecución judía y la polémica de ellos contra los creyentes probablemente quiere decir que su ruptura con el judaísmo no surgió por iniciativa propia (Mat.10:17; 23:34; 28:15).

La manera en que Mateo entendía el cristianismo todavía estaba al alcance del oído de la social judía, y a la sociedad judía no le gustaba lo que oía: los cristianos estaban dejando a un lado la autoridad de Moisés a favor de la autoridad de Jesús y estaban trastornando la tradición judía.

En esta situación Mateo articuló tres preocupaciones:

a) Primero, quería mostrar que aunque el evangelio en efecto trajo cambios, estos cambios fueron un cumplimiento de las Escrituras judías, y no traición de ellas. Para usar las palabras de una parábola que Mateo halló importantes: el vino nuevo sólo arruina los odres viejos, pero si se pone vino nuevo en odres nuevos, “ambos se conservan” (cf. Mat. 9:17 CST).

b) Segundo, Mateo quería demostrar que para los judíos que habían rechazado a Jesús, el vino y los odres habían quedado arruinados. Dios los había juzgado por su impavidez e hipocresía formando un nuevo pueblo multiétnico y, como en el siglo sexto a. C., destruyendo a Jerusalén.

c) Tercero, Mateo entendía que el nuevo pueblo de Dios podía también caer en la misma trampa de apatía e hipocresía. Debido a que entendía este peligro, habló del juicio severo para los falsos creyentes y urgió un método
atractivo hacia los creyentes vulnerables que tienden a descarriarse del redil.

Destinatarios del evangelio de San Mateo

La inspiración de San Mateo, por Caravaggio (Wikipedia)

El testimonio más antiguo nos refiere que este evangelio fue escrito en arameo posiblemente destinado a lectores judíos palestinenses. También se deduce de la lectura interna de su evangelio, donde no solo abundan las citas del Antiguo Testamento, sino sobre todo muchas costumbres judías que se suponen conocidas por los lectores.

El evangelista San Mateo dedica su evangelio a las comunidades cristianas convertidas del judaísmo. En esto coinciden algunos padres de la Iglesia por ejemplo San Ireneo, Orígenes y San Jerónimo; además una lectura atenta del evangelio, deja percibir las sentencias de Cristo sobre la reprobación del pueblo judío, como lo es esa proclama tan fuerte del capitulo 23 contra los vicios de los escribas y fariseos. Lo escrito por San Mateo es la misma catequesis que él había expuesto a las primitivas comunidades cristianas de Palestina. La versión griega es muy posible que haya sido elaborada para los judeocristianos fuera de la Palestina. Ya que no explican usos judíos que se suponen conocidos por ellos. Naturalmente estos judíos de la diáspora quisieron conocer la obra de San Mateo para sus coterráneos judíos palestinenses. Hecha la traducción griega, la obra de San Mateo se propaga rápidamente con amplia difusión y mucho aprecio. El objetivo del evangelista San Mateo no fue únicamente histórico, sino fundamentalmente doctrinal.

No es una obra que salga en defensa contra algunas calumnias judías sobre el origen de Jesús. San Mateo quiere desde el comienzo de su evangelio decirnos que  Jesús es el verdadero Mesías esperado y anunciado por todo el Antiguo Testamento exponiendo su doctrina, la  fundación y la naturaleza del reino mesiánico que establece. El evangelista San Mateo no solo quiere probar la mesianidad de Jesús, sino también su divinidad. En otras palabras la pretensión del evangelista San Mateo es decirle a sus lectores que aquel Jesús que recorrió la Palestina predicando una doctrina nueva confirmada con muchos signos y que murió crucificado, perseguido y odiado por sus enemigos los judíos, es el verdadero y único Mesías en quien se cumple todo lo dicho por el Antiguo Testamento; es el Hijo del Dios con su mismo poder; fundador de una nueva comunidad religiosa, la Iglesia, que suplanta la sinagoga. Por el rechazo del pueblo judío, por su falta de fe y dureza de corazón, ha quedado fuera del reino mesiánico.

El problema de las Sectas

Algunos sectas religiosas están propagando la mentira de que el versículo de Mat. 28:19, es una interpolación, que no existía en los escritos originales, que Mateo nunca lo escribió, pero que luego del Concilio de Nicea fue añadido por algún escriba para apoyar la creencia de la Trinidad. Como dice Norman Geisler y Ron Rhodes en su libro “Respuestas a las sectas”

“La autoridad divina es inherente al texto bíblico mismo, no a lo que cualquier Padre haya dicho o dejado de decir” [3]

Rodrigo Venegas, psicólogo experto en criminología de la Universidad San Sebastián, coincide en que habría factores de vulnerabilidad psicosocial, que favorecen que una persona ingrese y se mantenga dentro de una comunidad de este tipo, “que incluyen el ser joven, con tendencia a la soledad, inmadurez afectiva, autoestima baja, dependencia, baja tolerancia a la ambigüedad, idealismo ingenuo, y sistemas familiares disfuncionales”, asegura.[21]

Pentecostales Unicitarios

Los pentecostales unicitarios salieron de las asambleas de Dios En Abril de 1913. Un predicador pentecostal tuvo una “revelación” en la que supuestamente se le dijo que no usara la formula de bautismo trinitaria dada en Mat. 28:19. En vez de ello se debía bautizar en el nombre de Jesús solamente. A modo de justificar su revelación, al poco tiempo, llegaron a la conclusión de que Jesús era el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.[2]

El movimiento pentecostal unicitario (no se debe confundir con el movimiento pentecostal dentro del cristianismo) abraza la herejía antigua del modalismo—a saber, una negación de la doctrina bíblica de la Trinidad. El modalismo mantiene que Dios no es tres Personas distintas en un Dios, sino una persona manifestada en tres diferentes modos a través de la historia. En el Antiguo Testamento Dios se manifestaba como el Padre; en la encarnación se manifestó como el Hijo; y después de la ascensión de Cristo Dios se manifestó como el Espíritu Santo. Pero el Padre, Hijo y Espíritu Santo nunca existieron simultáneamente. En otras palabras, Dios, siendo solo una persona, simplemente se puso diferentes mascaras a través de la historia. Esta herejía se originó en el tercer siglo A.D. y, tristemente, ha continuado hasta hoy en día.

La herejía modalista es tan absurda que una sencilla lectura del Nuevo Testamento revelará su error.

Las personas Pentecostales Unitarias son muchas y variadas. Los dos grupos principales que sostienen la teología Unitaria son la Iglesia Internacional Pentecostal Unida (la más grande) y la Iglesia Apostólica Unida. Existen otras como las Asambleas del Señor Jesucristo y las Iglesias del Camino de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo también como una serie de iglesias Unitarias independientes esparcidas por Estados Unidos y algunos países Latinoamericanos. En Colombia se conocen con el nombre de La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia o Jesús Solo.[16]

Mateo 28:19

1. (La Nueva Biblia Española):

  • “Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos, bautícenlos para consagrárselos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,”

2. (La Biblia de Jerusalem 2001)

  • “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,”

3. (La Biblia Latinoamericana 2005)

  • “Vayan, pues, y consíganme discípulos de todas las naciones. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,”

4 (Biblia con notas de Monseñor Straubinger)

  • “Id pues y haced discipulos a todos los pueblos bautizandoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo

5. (RV 1960)

  • Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”

Pero en relación con el pasaje de Mat. 28:19, tenemos en distintas versiones la misma formula bautismal trinitaria que los herejes niegan que existe.Lo cito en distintas versiones ya que la RV está cuestionada en algunos pasajes que no aparecen en los manuscritos mas antiguos. Aun asi,podemos ver que en la RV, que es en lenguaje español la traducción mas utilizada, que también está el pasaje citado y no está entre los versos cuestionados.[18]

6.(TLA)

  • Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

7 (ASV)

  • Go ye therefore, and make disciples of all the nations, baptizing them into the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit

8. (NASB)

  • “Go therefore and make disciples of all the nations, baptizing them in the name of the Father and the Son and the Holy Spirit,

9. (Ortodox Jewish Bible)

  • ” Go, therefore, make talmidim for Rebbe, Melech HaMoshiach of all the nations, giving them a tevilah in a mikveh mayimin Hashem, in the Name of HaAv, and HaBen, and HaRuach Hakodesh,

10. (1550 Stephanus New Testament)

  • “πορευθεντες ουν μαθητευσατε παντα τα εθνη βαπτιζοντες αυτους εις το ονομα του πατρος και του υιου και του αγιου πνευματος”

11. (1881 Westcott-Hort New Testament)

  • “πορευθεντες ουν μαθητευσατε παντα τα εθνη βαπτιζοντες αυτους εις το ονομα του πατρος και του υιου και του αγιου πνευματος”

12 (1894 Scrivener New Testament)

  • πορευθεντες ουν μαθητευσατε παντα τα εθνη βαπτιζοντες αυτους εις το ονομα του πατρος και του υιου και του αγιου πνευματος”

13. (SBL Greek New Testament)

  • ” πορευθέντες  οὖν μαθητεύσατε πάντα τὰ ἔθνη, βαπτίζοντες αὐτοὺς εἰς τὸ ὄνομα τοῦ πατρὸς καὶ τοῦ υἱοῦ καὶ τοῦ ἁγίου πνεύματος”

14. (NKJ)

  • “Go therefore and make disciples of all the nations, baptizing them in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit,”

15. (HHH)

  • “משום כך לכו ועשו תלמידים בכל העולם. הטבילו אותם בשם האב, הבן ורוח הקודש,”

16. La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

  • Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

17. La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)

  • “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

18. Reina Valera Gómez (© 2010)

  • Por tanto, id, y enseñad a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Algunos afirman que el texto de la Biblia Reina Valera Gómez que es la más apegada al texto original actualmente en el mercado[6],aunque yo no tengo suficiente argumentos para convalidar esto[26]. Pero si me llama mucho la atención que en esta traducción figura el pasaje bíblico en litigio!!!

19. Reina Valera (1909)

  • Por tanto, id, y doctrinad á todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:

20. Sagradas Escrituras (1569)

  • Por tanto, id, y enseñad a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

21. ΚΑΤΑ ΜΑΤΘΑΙΟΝ 28:19 Greek NT: Westcott/Hort with Diacritics

  • πορευθέντες οὖν μαθητεύσατε πάντα τὰ ἔθνη, βαπτίζοντες αὐτοὺς εἰς τὸ ὄνομα τοῦ πατρὸς καὶ τοῦ υἱοῦ καὶ τοῦ ἁγίου πνεύματος,

22. (Biblia Sacra Vulgata)

  • “euntes ergo docete omnes gentes baptizantes eos in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti

23. (BHTI-ES)

  • “Vayan, pues, y hagan discípulos a los habitantes de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,”

24.  (BLPH-ES)

  • “Vayan, pues, y hagan discípulos a los habitantes de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,”

 II – Polémica con el falso evangelio

a) Mintió la Iglesia católica?

Justo José martínez Méndez, conocido como Tito Martínez. Es de Madrid, España, y tiene alrededor de unos 40 años de edad. Dice que en el año 1979 escuchó por primera vez el Evangelio de la gracia de Dios, y creyó en él. A partir de entonces ingresó en una iglesia evangélica pentecostal, en la cual fue miembro hasta el año 1987. A partir de ese año conocíó y se reunió con diferentes grupos o sectas “cristianas”: los “niños de Dios” (la Familia), adventistas del séptimo día, bautistas, y testigos de Jehová…hasta que comencé a escudriñar las Sagradas Escrituras, para comprobar si lo que me habían enseñado era verdadero o falso (Hch.17:10-11). En el año 1990 decidí desligarme de todo grupo, secta o iglesia de la cristiandad, para poder tener total libertad de expresión…[23] Un artículo publicado en internet por este hereje[24], afirma que él tiene pruebas absoluta de que Mateo 28:19 fue adulterado por los católicos trinitarios. Que los trinitarios han pecado contra Jesús Cristo, por colocar palabras en la Biblia que ÉL NUNCA DIJO.(?)

Un articulo escrito por el Dr. G. Reckart, Colegio Bíblico Apostólico Teológico, dice que [22]

Fue sabido por la Iglesia Católica que los Judíos habían preservado una copia del Evangelio original de Mateo en el idioma Hebreo. Cómo éste fue preservado y transmitido no lo sabemos. En realidad, eso no importa. Éste existe y esa es prueba suficiente que Dios quería que se preservara. Han habido muchos intentos para destruir la credibilidad de este valioso Evangelio Hebreo por obvias razones. Éste es el único manuscrito existente que prueba que Mateo 28:19 originalmente no contiene la formula bautismal trinitaria. Los Católicos y Protestantes no tienen otra razón para arrojar duda sobre la validez de este manuscrito.

Afirmaciones que éste es espurio son por supuesto de auto servicio para trinitarios. Semejantes negaciones hacen que Jesús diga lo que él no dijo. Esto en sí es una abominación. Es pecado hacer que Jesús diga una formula bautismal trinitaria y colocar en su boca su doctrina trinitaria de la divinidad fabricada en Nicea en el 325 d.C. Ahora que este manuscrito es conocido entre los Apostólicos Unicitarios, promoveremos la realidad que la Iglesia Católica ha mentido voluntariamente sobre Mateo 28:19 y los Católicos en general (incluyendo la Ortodoxía Oriental) han mentido al mundo. Todo aquel que fue bautizado con este falso bautismo ha muerto perdido y sin salvación, engañado por la Iglesia Católica.

Esta condenación de millones es la decepción doctrinal más grande jamás puesta en la mente humana. Si aquellos en el trinitarianismo no huyen de esta perversión y son bautizados nuevamente en el nombre de Jesús Cristo, ellos aceptan su condenación de no tener salvación en ese falso bautismo. Es debido a este hallazgo que muchos Evangélicos ahora afirman que el bautismo no es una persona puede ser salva sin éste. Esta falsa doctrina Bautista fue desarrollada cuando sus estudiosos descubrieron que la formula bautismal trinitaria no estaba en el Evangelio Hebreo original de Mateo. Interesante que una falsa doctrina pudiera nacer basada en lo que no está en la Biblia, antes de lo que está en la Biblia. Los trinitarios escondieron el conocimiento de este Evangelio Hebreo de los Apostólicos Unicitarios.

Pero Dios hizo posible que a través de un estudioso Bautista, la verdad sobre la faltante formula bautismal trinitaria fuera publicada. En 1995 el Dr. George Howard tradujo una copia del Evangelio Hebreo de Mateo de Shem Tov. Usted puede adquirir una copia del “Evangelio Hebreo de Mateo” de muchas fuentes. Puede mirar la evidencia por usted mismo. Ya que es la primera vez en la historia moderna que el texto de Mateo 28:19 de este texto del Evangelio Hebreo está siendo publicado en el Internet. Yo soy el primero en publicar este texto. Estoy seguro que otros robarán mi archivo e irán y crearán sus propias páginas. Eso está bien, pero al menos tengan la honradez de decirme que lo tomarán. Al menos díganme que van a crear una página propia. Al menos denme crédito por ser el primero en publicarlo.

Por favor note que en el verso 19 no hay formula trinitaria. Esto es prueba ABSOLUTA que la trinidad fue fraudulentamente añadida a este texto

Bueno, toda esta perogrullada son invenciones de las mentes fantasiosas de estos herejes,que tuercen las escrituras. Se meten por un huequito y comienzan a trabajar y a distorsionar la fe de muchos,lamentablemente.No soy católico,pero no por eso puedo estar de acuerdo en que se le acuse de falsedad donde no la hay.

b) Shem Tov

La polémica generada por el falso evangelio de Shem Tov resulta siempre atractiva para los anti-trinitarios que cualquier alusión a estas 3 manifestaciones de Dios les molesta y se agarran a cualquier clavo ardiendo que omita cualquier alusión en conjunto al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Del mismo modo que no es cuestionable, que una persona sea “cuerpo, alma y espíritu” al mismo tiempo, como dice el apóstol Pablo en 1 Tes. 5:23 (Reina-Valera1960): Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Dios hizo al hombre a semejanza de Él ¿cómo no vamos a entender esto dde la trinidad?

Leemos en Gén. 1:26  “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”

He subrayado que Dios dice “Hagamos” (en plural) y no dice “Haré” (singular) en la toma de tan decisiva decisión de Dios, como fue la creación del hombre. En Gén. 5:1  “El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.”

Dicho esto, sobre el tema de la controversia suscitada por el falso evangelio de Shem Tov es mejor que le remita a datos investigados sobre este tema para que ud saques sus conclusiones y obtenga argumentos concretos, para rebatir estos nuevos ataques sin fundamento a la traducción de la Palabra de Dios.

c) ¿Quién fue Shem Tov?

Shem Tov fue un médico judío entre los años 1300s nacido en Tudela, Castilla. Su libro de Mateo fue escrito durante la Inquisición Española y forma parte de un trabajo llamado Even Bohan completado en el año 1380. El meollo de dicho trabajo por Shem Tov fue refutar a los católicos sus doctrinas utilizando debilidades encontradas en las escrituras del Nuevo Testamento.

De acuerdo a la página oficial de Shem Tov, el libro de Mateo NO ES original, sino una copia modificada para sustentar sus propias creencias.

“It is obvious that the Hebrew Matthew text contained within Even Bochan is not the original Hebrew text but that Shem Tov copied from an original and changed the text to suit his beliefs.”[0]

Con tan clara afirmación, ya de paso podemos decir con certeza que dicho libro de Mateo es inútil. Pero para los que quieren anular el verdadero libro de Mateo griego para poner el suyo modificado, voy a continuar mostrando otras evidencias.

Shem Tov era judío anti-cristiano y no solamente anticatólico. Esto puede verse claro en la historia de Shem Tov de la cual no voy hablar aquí. Solo voy a presentar sus doctrinas anti-cristianas manifestadas en su propia copia de Mateo en hebreo.

Según Wikipedia, el libro de Mateo en Hebreo que según Shem Tov es el original de la cual copió nunca se ha encontrado y está perdido, si es que éste alguna vez existió. Esto nos deja solamente con la copia modificada de Shem Tov (oportunamente).

“The text of Eben Bohen is preserved in a number of manuscripts, although the manuscript of Matthew that it quotes is lost, if it ever existed independently.”

Sabemos que los Judíos en general no creen en la divinidad de Jesús y que por lo tanto es obvio que Shem Tov  modificará lo que el dice que era “el original”. Es importante notar que nadie que respete las escrituras como sagradas e infalibles haga una copia modificada a gusto personal para sustentar sus creencias. Esto ya de paso me deja saber que clase de persona fue este individuo; deshonesto, e incrédulo.

d) Doctrinas Falsas de Shem Tov en su Libro Hebreo de Mateo

  • Shem Tov Mateo 1:1…generaciones de Yeshua, hijo de David…
  • Mateo 1:1…generación de Jesús el Cristo, hijo de David…

Desde el inicio del verdadero libro de Mateo, se presenta a Jesús como el Mesías (Cristo). Si verdaderamente el hebreo de Shem Tov hubiera sido original hubiera dicho su equivalente en hebreo: “Yeshua Mashiaj”. La falsa copia de Shem Tov NO PRESENTA a Jesus como el Mesías.

  • Shem Tov Mateo 1:18nacimiento de Jesus
  • Mat 1:18 Y el nacimiento de Jesús, el Cristo

Nuevamente se omite que Jesús sea el Cristo o el Mashiaj.

  • Shem Tov Mateo 1:21…llamará su nombre Yeshua, porque él salvará pueblos de sus iniquidades.
  • Mateo 1:21…llamarás su nombre Jesús, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.

La versión de Shem Tov es ambigua. Cualquiera salva pueblos pero solo el dueño salva SU pueblo. Shem Tov quita la autoridad de que Jesús es el dueño del pueblo la cual lo hace “su pueblo”.

  • Shem Tov Mateo 1:23…y él llamará su nombre Emmanuel; que significa “Dios con nosotros”.
  • Mateo 1:23…Y llamarás su nombre Emmanuel, que traducido, es: Con nosotros Dios.

Aunque aparentemente estos textos dicen lo mismo, esto nos deja saber que la copia de Shem Tov es totalmente falsa. La copia de Mateo griego dice “Emmanuel” en hebreo la cual hace necesario inmediatamente declarar su significado ya que los lectores de lengua griega no entienden la palabra “Emmanuel”.

Sin embargo, la copia Shem Tov que supuestamente fue escrita en “hebreo” también incluyó la traducción. Este fue un error garrafal de parte de Shem Tov. Si el original de Shem Tov fue escrito en hebreo, no hay necesidad de decirle a los de lengua hebrea lo que significa dicha palabra.

  • Shem Tov Mateo 2:1…ellos vinieron a inclinarse a él.
  • Mateo 2:2…hemos visto en el oriente, y venimos á adorarle.

La versión Shem Tov expone este acto ambiguamente como cualquier persona que se inclina ante un rey. La palabra griega original que utilizó Mateo significa postrarse y adorar. La versión griega expone el acto adorándole como a Dios.

  • Shem Tov Mateo 11:2…trabajo de Yeshua
  • Mateo 11:2…hechos de Cristo

La versión Shem Tov nuevamente emite la palabra Cristo y en su lugar pone simplemente el nombre de Jesús en hebreo.

  • Shem Tov Mateo 12:6…el santuario mayor de él.
  • Mateo 12:6…uno mayor que el Templo está aquí.

La versión de Shem Tov es confusa pero definitivamente no dice claramente como lo dice el griego que Jesús es mayor que el templo.

  • Shem Tov Mateo 28:5…yo sé que buscan a Yeshua, quien fue colgado.
  • Mateo 28:5…yo sé que buscáis á Jesús, que fué crucificado.

Todos los evangelios exponen que Jesús fue crucificado. Shem Tov lo expone como los Testigos de Jehová; simplemente colgando.

  • Shem Tov Mateo 28:19 vayan con ellos.
  • Mateo 28:19 Por tanto, id, y doctrinad á todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Claramente podemos ver que Shem Tov removió gran parte de este versículo. En el evangelio de Shem Tov Jesús no habla del bautismo. Los antitrinitarios solo se enfocan en la parte del nombre trino pero no se dan cuenta que no hay bautismo y mucho menos se le ordena a los apóstoles a que evangelicen a los gentiles la cual es la razón por la cual el verdadero libro de Mateo fue hecho en griego para los gentiles.

  • Shem Tov Mateo 28:20 y observen todas las cosas que yo comando por siempre.
  • Mateo 28:20 Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Jesús prometió que estaría con todos nosotros hasta el fin del mundo. Shem Tov omite estas palabras.

Pienso que lo que ha hecho este hereje, es similar a lo hecho por Marcion (144 d.C.),un heterodoxo,quien publicó de Lucas que llamo el “Evangelio”,pues decia que que no era escrito por Lucas.Tertuliano,un escritor cristiano de finales del segundo siglo y principios del tercero, señala que para los marcionitas el titulo del tercer evangelio “Conforme a Lucas” estaba “falsificado en cuanto a su titulo” (Contra Marcion 4:3.5).De esta información podemos inferir que el titulo de esta obra, en referencia a su autor, era un asunto debatido entre los cristianos del segundo siglo.[37]

e) Apoyo en Eusebio,primer historiador de la Iglesia

Eusebio [25] fue uno de los padres prominentes de la iglesia. Fue obispo de Cesarea y se le conoce como el padre de la historia de la Iglesia porque sus escritos están entre los primeros relatos de la historia del cristianismo primitivo. Nació en el 275 y murió en el 339. Lo interesante de citar a este historiador es que, según algunas sectas, el citó varias veces de la Biblia el pasaje de Mat. 28:19, pero que nunca escribió “el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.[4] [5] Y es de ahí, que algunos creen que este texto bíblico fue una interpolación posterior.

El más proponente de esto ha sido Victor Paul Wierwille, fundador de “el Camino Internacional”, una secta que niega la Deidad de Cristo, la Trinidad, la salvación por gracia y eficacia de la expiación entre otras cosas.

Eusebio citó este pasaje dieciocho veces antes del Concilio de Nicea, por allá en el 325, pero nunca hizo mención de El Padre, el Hijo o el Espíritu Santo. Aunque, luego de eso, sí lo citó. De esta manera, Wierwille afirma:

“no les debió resultar difícil insertar “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” en lugar de “en mi Nombre”. Eso debe ser lo que sucedió”.

Pero si no lo citó es porque sencillamente no quiso, no tuvo oportunidad o no tocaba decirlo. Pero lo citó muchas veces después del año 325. ¿Quiere decir con eso que Mateo fue interpolado? Obviamente,yo no lo pienso asi.

Eusebio, fue quien dijo que “en cada sujeción y en cada ciudad,la predicación se ajusta a la Ley,los Profetas y el Señor”(H.E. 4:22)[36]

f) ¿Qué dice la Historia?

Los “Padres de la Iglesia” nos dicen que el evangelio de Mateo se escribió en Hebreo.[20]

Pero no todos los Padres hicieron esta afirmación. En torno del año 140 d.C., Papías de Hierápolis, tal como lo cita Eusebio (Historia eclesiástica III. 39), afirmó que “Mateo escribió ciertamente los oráculos divinos en lengua hebrea, cada cual los interpretó como pudo”.

Medio siglo más tarde, Ireneo escribió, según lo cita Eusebio (Historia eclesiástica v. 8): ” ‘Mateo… dio a luz entre los hebreos un Evangelio escrito en la lengua de éstos, mientras Pedro y Pablo predicaban a Cristo en Roma y echaban los cimientos de la Iglesia'”.

Teniendo como base estas declaraciones y afirmaciones similares de escritores posteriores, los antitrinitarios han llegado a la conclusión de que el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en arameo (el “hebreo” de Papías e Ireneo) y fue posteriormente traducido al griego; sin embargo, esta hipotesis no ha merecido aceptación general.

La evidencia existente hoy está lejos de ser decisiva. En vista de que se sabe que numerosas “obras” circularon entre los judíos sólo en forma oral, se cree que la referencia de Papías con respecto a que Mateo escribió los “oráculos” de Jesús, se refiere más bien a una composición oral y no escrita, y que el “evangelio” de Ireneo quizá fue también un relato oral. No hay evidencia de que Papías e Ireneo se refirieran a lo que hoy conocemos como el Evangelio según Mateo.

Si fuere cierto que Mat. 28:19 es interpolado, ello debería ser, según los mismos sectarios, a partir del 325 que fue cuando se celebró el Concilio de Nicea. Pero, de ser falso, la fórmula trinitaria debió haber existido desde el mismo momento (y quizás antes) en que Mateo escribiera su evangelio.

g) ¿Qué pruebas históricas hay al respecto?

La segunda carta de Pablo a los corintios, por ejemplo, se cree fue escrita entre el 54 y 57. Y en ella el apóstol dice: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros” (2 Cor 13:14). Esta es la frase trinitaria más primitiva que se conoce. Esto fue escrito antes del evangelio de Mateo, el cual se cree se escribió alrededor del año 70.

Existe un texto no canónico que se escribió entre el 100 y 120 (hay quien alega que se escribió alredeor del año 90) de la era cristiana llamada “Didajé (o didaché). Aquí se nos dice acerca del bautismo “En lo que concierne el bautismo, bautizad así: “después de haber enseñado todo lo que procede, bautizad en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en agua viva.” (Didaché, 7:1) Si la fórmula trinitaria existe después del 325, ¿cómo explican esto?

Justino escribió en el siglo II: “Luego los conducimos a un sitio donde hay agua (…). Toman en el agua el baño en el nombre de Dios, Padre y Soberano del universo, y de nuestro Salvador Jesucristo y del Espíritu Santo“. (Apolo. 1:61).

Ignacio escribió “Poned pues, todo empeño en afianzaros en los decretos del Señor y de los apóstoles a fin de que todo cuanto hiciereis os salga prósperamente, en la carne y en el espíritu, en la fe y en la caridad, en el Hijo, en el Padre, y en el Espíritu Santo, en el principio y en el fin, a vuestro obispo dignísimo…” (I Clem. 16:2).

Como puede verse en estos cortos pasajes, la fórmula trinitaritaria se empleaba desde los albores del cristianismo. Decir que fue a partir de Nicea que se comenzó a emplear la fórmula “en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo” es una burda mentira.

h) Excursus sobre el bautismo de creyentes [12]

El bautismo del eunuco que acabamos de considerar es una de las muchas indicaciones de que el bautismo cristiano era enseñado y practicado por la iglesia primitiva (2:38; 22:16). No era lo mismo que el bautismo de Juan, que era un bautismo que indicaba arrepentimiento (13:24; 19:4). Más bien, se trataba de una identificación pública con Cristo.

Seguía invariablemente a la conversión (2:41; 8:12; 18:8) y era para mujeres lo mismo que para hombres (8:12). Se habla de casas que habían sido bautizadas (10:47, 48; 16:15; 16:33), pero en al menos dos de estos casos se implica que todos los miembros de las casas habían creído. Y nunca se dice que los niños fuesen bautizados. Los creyentes eran bautizados muy pronto después de su conversión (8:36; 9:18; 16:33). Aparentemente, era en base de su profesión de fe en Cristo. No se demandaba ningún periodo para que se manifestase la realidad de su profesión. Naturalmente, la amenaza de persecución probablemente refrenaba a la gente de hacer profesión de fe a la ligera.

Que el bautismo no tenía poder salvador se ve en el caso de Simón (8:13). Incluso después de haber profesado fe y de ser bautizado, estaba «envenenado por amargura y atado por iniquidad» (8:23). Su «corazón no era recto para con Dios» (8:21).

Como se ha mencionado, el modo de bautismo era por inmersión (8:38–39) — «Descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco… Cuando subieron del agua…»—. Incluso muchos actuales defensores de la aspersión y de la efusión admiten que la inmersión era la práctica de los discípulos del siglo I. Dos veces parece estar el bautismo vinculado con el perdón de pecados. En el día de Pentecostés, Pedro dijo: «Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…» (2:38).

Y más adelante Ananías dijo a Saulo: «Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre…» (22:16). En ambos casos la instrucción se da a judíos. A ningún gentil se le ordenó jamás ser bautizado para remisión de los pecados. En el bautismo de creyente, un judío repudiaba públicamente su relación con la nación que había rechazado y crucificado a su Mesías. La base de su perdón era la fe en el Señor Jesús. El precio de la compra de su perdón era la sangre del Señor. La manera en que su perdón era administrado era por medio del bautismo en agua, pues su bautismo le quitaba públicamente de terreno judío y lo ponía sobre terreno cristiano.

Sacramentalismo en la Iglesia primitiva

Intimamente relacionada al desarrollo de la iglesia primitiva es que surge una nueva actitud hacia las ordenanzas, explica el historiador de la Iglesia Robert A Baker. El explica que

Las dos ordenanzas simbólicas del Nuevo Testamento eran el bautismo y la cena del Señor. Recibieron el nombre de “sacramentos” (del juramento militar latino de lealtad); se creía que los mismos elementos físicos poseían salvación y gracia espirituales. El agua del bautismo empezó a tener una eficacia salvadora. De acuerdo con Justino Mártir (alrededor del 165), el bautismo completa la salvación; Ireneo (alrededor del 185) descaradamente declaró que el bautismo es el nuevo nacimiento y trae regeneración. En los escritos de Ireneo está la primera evidencia de que tal vez para entonces los infantes fueran sometidos al bautismo, lo que confirmaría la idea de que el agua bautismal, sin relación con el arrepentimiento, trae redención. El pan y el vino de la cena del Señor fueron llamados “la medicina de la inmortalidad” por Ignacio (alrededor del 115) — tal vez en lenguaje simbólico, pero para el tiempo de Ireneo se declaraba rotundamente que después que el pan ha sido consagrado ya no es pan común. En algún sentido se le ha dado un nuevo carácter que lo capacita para trasmitir gracia espiritual a los hombres.[28]

El evangelio de Mateo, fue escrito en griego?

Las razones por las cuales inferimos que el Evangelio de Mateo, como lo tenemos hoy, fue escrito originalmente en griego, son las siguientes:

1. El texto griego de Mateo no revela las características de una obra traducida. La existencia de arameismos es tipica de los cuatro evangelios, incluso el Apocalipsis esta lleno de ellos.

2. La uniformidad de lenguaje y estilo dan claramente la impresión de que el libro fue escrito originalmente en griego.

3. Los notables parecidos lingüísticos con el griego de Marcos, en especial, y en menor grado con Lucas, hacen más difícil la posibilidad de que se trate de una traducción.

Comentarios de diversos autores

William Mcdonalds relaciona este pasaje “con la Gran Comisión “[9] y William Hendriksen respecto a este pasaje, comenta que

Lo que quizás sea el mandamiento de carácter más universal se encuentra en el capítulo final: “Por tanto, id y hacer discípulos de todas las naciones” (28:19–20).[8b]

Grudem comenta que

“Una vez que entendemos que Dios Padre y Dios Hijo son plenamente Dios, las expresiones trinitarias en versículos como  (“bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”,Mat. 28:19) cobran significación para la doctrina del Espíritu Santo, porque  muestran que al Espíritu Santo se le clasifica en un nivel igual con el Padre y el Hijo. Esto se puede ver si reconocemos lo inimaginable de que Jesús hubiera dicho algo como: «Bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo y del arcángel Miguel»;  esto le habría dado a un ser creado una posición enteramente inapropiada incluso para un arcángel.”[7]

Aquí es cuando cualquier cristiano debe preguntarse: ¿Debemos creer que nuestra Biblia no es como tal sólo porque alguien guardó silencio al respecto? O peor aún, ¿debemos creer que la Biblia carece de valor sólo por las palabras de un padre de la iglesia?

Pero, si estas sectas se han de fijar en lo que dice Eusebio, ¿porqué no se fijan en que Eusebio declaró la deidad de Cristo, la Trinidad y otras grandes verdades? Ellos son tan visiblemente irresponsables que creen en lo que no dice Eusebio y no creen en lo que sí dice.

Shem Tov fue un médico judío que, queriendo refutar las enseñanzas de la iglesia católica, buscó deficiencias en el texto de mateo para presentarlas a su manera. Así, adulteró el evangelio de Mateo. En la página oficial de Shem Tov se lee: “It is obvious that the Hebrew Matthew text contained within Even Bochan is not the original Hebrew text but that Shem Tov copied from an original and changed the text to suit his beliefs.”. Si lo pasamos a cualquier traductor digital hallamos esto “Es obvio que el texto hebreo Mateo contenidos en Bochan Aún no es el texto original hebreo, sino que Shem Tov copiado de un original y cambió el texto para adaptarlo a sus creencias.”

De antemano, el texto de Shem Tov no es digno de credibilidad. Pero Shem Tov no sólo adulteró Mateo 28:19 en su copia de Mateo, sino varios pasajes donde se nos habla de “Jesús el Cristo”, lo cual sustituyó simplemente por “Yeshua”. Ejemplo de esto es 1:1 y 1:18. En 11:2 se nos habla de “hechos de Cristo”, lo cual sustituyó por “trabajo de Yesua”. No olvidemos que Shem Tov era judío, y como tal negaba a Jesús como Mesías. Pero algunas personas lo usan como prueba textual de que Mateo se escribió originalmente en hebreo y que nunca tuvo la fórmula trinitaria en el capítulo 28. Quienes dicen que el evangelio de Shem Tov es una copia fidedigna de la hecha por Mateo se olvidan que existen miles de manuscritos y fragmentos que hablan de la fórmula trinitaria en Mat. 28:19, y que Shem Tov, un judío anticristiano no puede acallar la voz de toda la historia de la Iglesia.

Pero la vasta existencia de documentos y copias de las escrituras avalan nuestra cita de Mateo tal como la conocemos. No hay pruebas en ningún manuscrito que apoye lo que dice Wierwille o cualquier sectario acerca de la veracidad del evangelio de Mateo de Shem Tov. Como dice Geisler y Rhodes

“El versículo no sólo figura en nuestros mejores y más tempranos manuscritos, sino que también es apoyado por miles de manuscritos griegos”.

Como hemos podido ver, la copia de Shem Tov tiene unos serios problemas doctrinales así como literales.

Cristo les ha dado una obra para realizar.  Su comisión es, id por todo el mundo y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

El libro de Shem Tov de la cual él copió probablemente fue un libro hebreo traducido del griego. Claro, esto es asumiendo que verdaderamente dicho libro existió en sus manos en los años 1300s. Aunque dicho libro hubiera existido, no podemos confiar en la copia de Shem Tov puesto que ha sido modificado deliberadamente para sustentar sus creencias anticristianas.

Aunque la Didaché no es escritura profética canónica ni se puede superponer sobre el registro apostólico de los Hechos de los Apóstoles, según el relato que hace Lucas,ni tampoco los escritos de los padres de la iglesia son inspirados por Dios, esto no significa que no nos sean útiles estos textos para confirmar lo que se viene diciendo.

McDonalds dice que

Cuando el versículo Hch.8:16 dice que solamente habían sido bautizados en (o a) el nombre del Señor Jesús (ver también 10:48 y 19:5), no significa que era diferente de ser bautizados «en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo» (Mat. 28:19). «Lucas no está registrando una fórmula usada», escribe W. E. Vine, «sino sencillamente expresando un hecho histórico». Ambas expresiones significan adhesión e identificación, y todos los verdaderos creyentes reconocen con gozo su lealtad a una unión con la Trinidad y el Señor Jesús.[10]

También el dice que

La fórmula bautismal «en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo» (Mt.28:19) no aparece en el Libro de Hechos. Los samaritanos fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús (8:16), y lo mismo se dice de los discípulos de Juan (19:5). Pero esto no necesariamente significa que no se usase la fórmula trinitaria. La frase «en el nombre del Señor Jesús» puede significar «por la autoridad del Señor Jesús». Los discípulos de Juan fueron bautizados dos veces —primero con el bautismo de Juan para arrepentimiento, luego, cuando se convirtieron, con el bautismo de creyentes (19:3, 5)—. Esto da un precedente para el «rebautismo» de aquellos que fueron bautizados antes de ser salvados.[11]

En Mat. 28:16–20, vemos a Jesús que esta vivo y es soberano. En Galilea, la misión cristiana tiene su lugar de comienzo, en una reunión con el Jesús resucitado, ahora entronizado como rey de todo. El lenguaje del v. 18 hace eco de Dan. 7:14 nuevamente, pero aunque las referencias anteriores miran hacia el cumplimiento futuro de la profecía de Daniel acerca de la autoridad universal del Hijo del Hombre, ahora ese cumplimiento ya se había alcanzado.

En base a esa autoridad, Jesús ahora envía a sus discípulos a extender su gobierno entre todas las naciones por medio del hacer más discípulos. La naturaleza de ese discipulado se amplía con dos participios más, bautizándoles y enseñándoles. Los discípulos pedirían no una entrega superficial, sino una dedicación total a la nueva comunidad (simbolizada en el bautismo), y a una vida gobernada por todas las cosas que os he mandado.

En esta misión, ellos podrían estar seguros de la presencia continua de aquél que anteriormente había dicho que “donde dos o tres están congregados en mi nombre” (18:20). Las palabras con vosotros hacen eco poderoso del nombre Emanuel. “Dios con nosotros” (1:23); que es justamente lo que Jesús es.

Y respecto a los pentecostales unicitarios, “ellos raras veces nos dicen inmediatamente lo que son, usualmente sólo diciendo que son cristianos o pentecostales. Y casi nunca nos admiten directamente que son modalistas. Si uno le pregunta a un apostólico si cree en la Trinidad, éste muy probablemente responderá con una respuesta poco clara y de muchas palabras que incluirá algo como: “Yo creo en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”. Realmente tendrás que insistirles que te den una respuesta clara y directa para conseguir que ellos rotundamente nieguen que Dios sea una Trinidad. La mayoría de los apostólicos con quienes yo he hablado me han llamado “hermano” y han querido que yo les reconozca como hermanos en la fe. Pero no sean engañados—aunque sí es posible que alguien sea un verdadero hijo de Dios y esté un poco confundido en cuanto a la doctrina de la Trinidad, normalmente cuando te encuentres con un pentecostal unicitario este no va a ser el caso. La mayoría de las veces las personas que niegan la Trinidad lo hacen porque están perdidos y no conocen a Dios. Muchos de ellos saben lo que la doctrina verdadera y bíblica de la Trinidad enseña, y la rechazan como tal, demostrando que odian y rechazan la verdad porque no tienen el Espíritu Santo, que les guía a toda verdad. Aparte de la negación de esta doctrina, la secta de los apostólicos también cree que el bautismo en agua es necesario para la salvación, y que la señal de que uno ha sido salvado es hablar en lenguas. Por lo tanto, haciéndoles preguntas acerca de la Trinidad y la salvación, será fácil discernir si uno de estos “hermanos” o “pentecostales” pertenecen a este grupo hereje o no.”[15]

En el blog,junto a otro hermano en la fe, hemos sostenido intensos intercambio de opiniones,sin conseguir que estas personas se retracten de lo que creen.Lamentablemente, insisten e insisten, incluso satanizando a los que se les oponen.

Ireneo de Lyon, quien vivió en esa ciudad a fines del siglo segundo, entre muchas otras cosas valiosas, Ireneo dice que la mentira no tiene poder alguno, sino que el poder de la mentira está en la verdad que contiene. Una mentira a todas luces falsa no convence a nadie. [17] “La verdad os libertará.”

Shem Tov era un judio anticristiano, y el escribio un supuesto evangelio hebreo de Mateo para refutar a los cristianos mismos. Por ejemplo, en su falso evangelio hebreo jamás se dice que Jesús sea el Cristo (en este caso, el Mesías). Era obvio que, como judío, también procurar eliminar la fórmula bautismal. No existe ,por tanto, un original en hebreo, y no existe siquiera un documento de dicho evangelio anterior al siglo VI escrito en hebreo. La versión mas antigua de Mateo es el Codice Sinaítico escrito en idioma griego. Por cierto, contiene la formula bautismal trinitaria.

Tampoco existen pruebas de que Constantino lo “cambió” (los evangelios) previo al Concilio de Nicea en el 325 d.C. ya que el favorecía a los trinitarios y no apoyaba a Arrio de Alejandría,como dicen algunos. Constantino era un rey y a él,  solo le interesaban las cuestiones administrativas de su reino principalmente. La fórmula original del bautismo es correcta, y el texto en hebreo de Mateo es solamente una falsificación como acabo de probar.

Ireneo (175 d.C.)  sitúa la fecha de redacción de Mateo, en la época en que Pedro y Pablo predicaron en Roma (Haer 3:1,1). Los escritores del período postapostólico, muy alejados entre si, conocían bien este Evangelio; es evidente que ya fue bien difundido desde su aparición.[33]

Teologia de Mateo

La teología de Mateo es fuertemente cristológica, con énfasis también en la relación de Jesús con la ley de Moisés y el carácter del pueblo verdadero de Dios. Mateo presta particular atención a la historia de Jesús en relación con los judíos. Para Mateo el pueblo de Dios ahora no se define por la nacionalidad, sino por la obediencia a Jesucristo, quien es el cumplimiento de Israel y de la ley de Moisés.

Cada autor tiene sus propios énfasis y temas. En los Evangelios Sinópticos se puede encontrar estos temas de dos modos: 1) leyendo cada evangelio, anotando sus énfasis, y 2) leyéndolos todos juntos, comparando las semejanzas y las diferencias que hay entre ellos. En este segundo método es preciso usar una sinopsis de los Evangelios.Si asumimos, como es probable, que Mateo usó Marcos como una fuente, podemos notar los cambios que hizo a partir de Marcos; el análisis de este proceso es lo que estudia la crítica de la redacción. De esta manera se puede observar no solo los propios temas de cada autor, sino también las diferencias que los distinguen.

La teología de Mateo se descubre no solo en los cambios que él ha hecho en el material del Evangelio de Marcos, sino también en el material tomado de Marcos sin cambios y, por supuesto, en el material original del propio Mateo. Hablaremos, pues, de todos los temas importantes del mencionado evangelista, independientemente de que sean o no compartidos por los demás autores.

Podemos resumir la teología mateana de la siguiente manera. Mateo enfatiza aspectos cristológicos, la relación de Jesús con la ley de Moisés y el carácter del pueblo verdadero de Dios. Está muy interesado en la historia de Jesús en relación con los judíos. De hecho, es el evangelio más judío. Para Mateo, el pueblo de Dios ahora no está basado en la nacionalidad, sino en la obediencia a Jesucristo, quien es el cumplimiento de Israel y de la ley de Moisés.

Conclusión

Ha sido el propósito de este artículo poder rebatir a los anti-trinitarios que buscan cualquier pretexto para negar la existencia de un Dios Trino, como cité al principio de este trabajo. Espero haberlo logrado y poder transmitirle al lector la seguridad de la canonicidad de este pasaje biblico en cuestión y mostrarle la falta de ética de estos grupos sectarios que operan no solo en los Estados Unidos sino también en España y en Latinoamérica. Y también vemos la necesidad de revalor la historia del cristianismo como herramienta apologética[29],ya que estos grupos no dudan en usar cuantos huecos hallan en la tradición cristiana para distorsionar la fe dada una vez a los santos,como cita el apostol Judas, hermano del Señor Jesús.(Jud.1:3 RV 1960)

La intencionalidad del evangelista San Mateo y su relato evangélico se centra en la persona de Jesucristo y su Iglesia. Su intención es decirnos que el hombre Jesús de Nazaret es el Hijo de Dios y el Mesías anunciado por las profecías del Antiguo Testamento y el esperado del pueblo judío. Fundamentándose de esta manera la fe en la persona de Jesús. Este deseo queda plasmado en la inmensa cantidad de textos veterotestamentarios y citas explicitas que se colocan a lector cristiano. Por lo mismo San Mateo es el evangelista con más mentalidad judía.

Que Jesucristo es el nuevo Moisés, legislador, maestro y guía del nuevo Israel. Por este motivo entrara en conflicto con las autoridades religiosas del pueblo. Conflicto que termina con el rechazo de Jesús y su mensaje por parte de los judíos. Eso determina que el Reino de Dios, anunciado por Jesús, se les quite a ellos y se entregue a un pueblo que produzca frutos. Los paganos son invitados a ese reino.

Esta misión de apertura se la confía el Señor a su Iglesia, que no se identifica con el reino de Dios, pero si es su lugar privilegiado. La Iglesia es el segundo centro de enfoque en el evangelio de San Mateo, único evangelista que emplea la palabra Iglesia . Siendo el evangelista, por lo mismo, más eclesial. El evangelista San Mateo trata de insistir que la joven Iglesia es el nuevo Israel, el nuevo pueblo de Dios compuesto de judíos y no judíos, es decir, de israelitas y de gentiles o paganos y los miembros de este pueblo para no caer en los errores del antiguo pueblo, han de vivir el espíritu del reino de Dios que se expone en el discurso evangélico del sermón de la montaña, cuya obertura son las bienaventuranzas.

Optar por el seguimiento de Jesús y Su Iglesia, es estar en desacuerdo con la sinagoga, es decir con el judaísmo oficial. De ahí la misión, el envío misionero que el Cristo resucitado transmite a sus discípulos.

De la subsecuente carrera de Mateo tenemos solamente datos inexactos o legendarios. San Irineo nos dice que Mateo predicó el Evangelio entre los hebreos; San Clemente de Alejandría dice que lo hizo por quince años, y Eusebio mantiene que, antes de irse a otros países, él les dejó su Evangelio en su lengua materna. Escritores antíguos no se ponen de acuerdo en cuanto al número de países que Mateo evangelizó, pero casi todos mencionan a la Etiopía al sur del Mar Caspio (no la Etiopía en Africa), algunos a Persia y al reino de los Partenses, a Macedonia y a Siria.

De acuerdo a Heracleon, quien es citado por Clemente de Alejandría, Mateo no murió como mártir, pero esta opinion entra en conflicto con todos los demás testimonios antíguos. Añadamos, sin embargo, que el recuento de su martirio en los escritos griegos apócrifos titulados “Martyrium S. Matthæi in Ponto” y en los publicados por Bonnet, “Acta apostolorum apocrypha” (Leipzig, 1898), están totalmente desprovistos de valor histórico.

Lipsius sostiene que el “Martyrium S. Matthæi“, que contiene rastros de Gnosticismo, debió de haber sido publicado en el siglo III. Hay un desacuerdo en el lugar en donde se llevó a cabo el martirio de San Mateo y también en el tipo de tortura que le fue inflinida, por lo tanto se desconoce si fue quemado, apedreado o decapitado.

Hay algunas tradiciones, quizás un poco fabulezcas, narran que después de la ascensión, escribió primero su evangelio a pedido de los hebreos convertidos; fuese después a predicar a Egipto y de allí pasó a Etiopía, donde resucitó a la hija del rey. La hija mayor del rey, Ifigenia, oyó del Apóstol el elogio de la virginidad y se obligó con voto de perpetua castidad ella y otras doscientas jóvenes. Hirtaco, usurpador del reino, quiso casarse con ella, pero San Mateo la animó a perseverar en su voto. El bárbaro rey envió soldados que masacraron al apóstol al pie del altar. Pero estos relatos son parte de esas “tradiciones piadosas” que circulaban por la cristiandad de aquellos dias.

El Martirologio Romano simplemente dice: “S. Matthæi, qui in Æthiopia prædicans martyrium passus est“.

Hay varios escritos que actualmente son considerados apócrifos le han sido atribuídos a San Mateo. En el “Evangelia apocrypha” (Leipzig, 1876), Tischendorf reproduce un documento latino titulado “De Ortu beatæ Mariæ et infantia Salvatoris“, supuestamente escrito en hebreo por San Mateo el Evangelista y traducido al latín por Jerónimo, el sacerdote. Es una adaptación abreviada del “Protoevangelium” de San Jaime, apócrifo griego del siglo II.. Este pseudo-Mateo data de la mitad o de finales del siglo VI.

Dios lo bendiga

————–

Descargar en formato electronico PDF

Notas

[0]  http://www.shemtov.org/page2.html

[1] http://en.wikipedia.org/wiki/Hebrew_Gospel_of_Matthew

[2] Carlos Leandro Ramírez,  colaborador del blog del pastordanielbrito, http://pastordanielbrito.wordpress.com/2011/02/15/la-importancia-del-nombre-segun-los-pentecostales-unicitarios/

[3] Norman Geisler y Ron Rhodes en su libro “Respuestas a las sectas”,pag. 161,Editorial Patmos, 2004 cit en http://apologetic-ministries.blogspot.com/2011/02/es-cierto-que-mateo-2819-es-falso.html

[4] CITAS DEL HISTORIADOR  EUSEBIO RELATIVAS AL BAUTISMO

(a) Libro III, Capítulo 7, 136 (a-d), p. 157
Mientras que Él, que concibió nada humano o mortal, ve como verdaderamente Él habla con la voz de Dios, diciendo en estas mismas palabras a aquellos discípulos Suyos, los más pobres de los pobres: “Id, y haced discípulos de todas las naciones.” “Pero cómo,” los discípulos podrían haber contestado razonablemente al Maestro, “¿podemos hacerlo: Cómo, orar, podemos predicar a los Romanos: Cómo podemos argüir con los Egipcios? Nosotros somos hombres criados para usar la lengua Siria solamente, qué idioma hablaremos a los Griegos: Cómo persuadiremos a los Persas, Armenianos, Caldeos, Escitianos, Indios, y demás naciones bárbaras para que renuncien a sus dioses ancestrales, y adoren al Creador de todo? ¿Qué eficacia de discurso tenemos en que confiemos para intentar semejante obra como esta? ¿Y qué esperanza de éxito podemos tener si nos atrevemos a proclamar leyes directamente opuestas a las leyes respecto a sus propios dioses que han estado establecidas durante siglos entre todas las naciones? ¿Por qué poder siquiera sobreviviremos a nuestro osado intento?
Pero mientras los discípulos de Jesús estaban más probablemente o diciendo así, o pensando así, el Maestro resolvió sus dificultades, con la adición de una frase, diciendo ellos triunfarán “En MI NOMBRE.” Y el poder de Su nombre siendo tan grande, que los apóstoles dicen: “Dios le ha dado un nombre el cual es sobre todo nombre, que en el nombre de Jesús se doblará toda rodilla, de las cosas en el cielo, y las cosas en la tierra, y las cosas debajo de la tierra,” Él mostró la virtud del poder en Su Nombre oculto de la multitud cuando Él le dijo a Sus discípulos: “Id, y haced discípulos de todas las naciones en mi Nombre.” Él también más fielmente pronostica el futuro cuando Él dice: “porque este evangelio debe primeramente ser predicado a todo el mundo, por testimonio a todas las naciones.”
“Id, y haced discípulos de todas las naciones en mi nombre”
               
(b) Libro III, Capítulo 6, 132 (a), p. 152
Con una palabra y voz Él dijo a Sus discípulos: “Id, y haced discípulos de todas las naciones en Mi Nombre, enseñándoles a observar todas las cosas que yo os he mandado,”
(c) Libro III, Capítulo 7, 138 (c), p. 159
Cuando vuelvo mis ojos a la evidencia del poder de la Palabra, que multitudes ha ganado, y que enormes iglesias han sido fundadas por aquellos iletrados y pobres discípulos de Jesús, no en oscuros y desconocidos lugares, sino en las ciudades más nobles—Me refiero a la Roma Real, Alejandría, Antioquía, por todo el entero Egipto y Libia, Europa y Asia, y en villas y lugares de campo y entre las naciones–Soy irresistiblemente obligado a repasar mis pasos, y buscar por su causa, y confesar que ellos pudieron solamente tener éxito en su osada aventura, por un poder más divino, y más fuerte que el del hombre y por la cooperación de Aquel que les dijo; “Haced discípulos de todas las naciones en mi Nombre.”
(d) Libro IX, Capítulo 11, 445 (c), p. 175
Y Él ordenó a Sus propios discípulos después de su rechazo, “Id y haced discípulos de todas las naciones en mi nombre.”
(e) Libro I, Capítulo 3, 6 (a), p. 20
De aquí por supuesto, nuestro Señor y Salvador, Jesús el Hijo de Dios, dijo a Sus discípulos después de Su Resurrección: “Id y haced discípulos de todas las naciones,” y añadió “Enseñándoles que observen todas las cosas, las cuales yo os he mandado.” [27]
(f) Libro I, Capítulo 5, 9 (a), p. 24
“Id vosotros, y haced discípulos de todas las naciones, enseñándoles que observen todas las cosas, las cuales yo os he mandado.” ¿A qué podría referirse Él sino a la enseñanza y disciplina del nuevo pacto?
 
(g) Libro I, Capítulo 6, 24 (c), p. 42
“Id vosotros a todo el mundo, y haced discípulos de todas las naciones … enseñándoles que observen todo lo que yo os he mandado.”
[5] Estos sectarios afirman erroneamente que ” Las anteriores siete citas referenciadas de Mateo 28:19 según Eusebio reflejan el verso como él lo leyó del texto en la biblioteca en Cesarea. El problema con la mayoría de traducciones incluyendo la Versión King James, cuando se relaciona al texto de Mateo 28:19, es que ellas reflejan una adición errónea de redacción de origen Católico y no las palabras correctas habladas por nuestro Señor y Salvador Jesús Cristo. Ya que el verso y la doctrina de la Trinidad estaba siendo discutida en su día, y al tener acceso al original, Eusebio denunció la redacción de Mateo 28:19 con la frase Trinitaria como la más seria de todas las falsificaciones.” [URL=http://juliocwilson.blogspot.com/2011/05/mateo-2819-anadido-por-el-hombre.html#!/2011/05/mateo-2819-anadido-por-el-hombre.html]. Pero yo no encuentro ninguna denuncia de Eusebio.Si su omisión del texto trinitario en litigio.
Mateo 28:19 en griego:
  • GNT)  πορευθέντες μαθητεύσατε πάντα τὰ ἔθνη, βαπτίζοντες αὐτοὺς εἰς τὸ ὄνομα τοῦ Πατρὸς καὶ τοῦ Υἱοῦ καὶ τοῦ ῾Αγίου Πνεύματος,  (RV95) 
  • Por tanto,  id y haced discípulos  a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre,  del Hijo y del Espíritu Santo,
 Análisis: 
El Mateo hebreo, omisión de la locución “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Nótese el verso 19 del Mateo hebreo más “corto” que el de Strong:
Mateo 28:19 en la Biblia hebrea e- Sword
  • HNT)  ואתם לכו אל־כל־הגוים ועשו תלמידים וטבלתם אתם לשם־האב והבן ורוח הקדש׃
El verbo de la gran Comisión, en inglés  tradujeron como “Go” vv. 19 (Véase en texto inglés) Lacueva lo traduce como ”yendo”
Pero ya cité como respuesta a esto,a la Didaché, a Ignacio, y a Justino.
[7] libro electronico wayne grudem, Teologia sistematica  ,pag.248,ed. Vida
[8] libro electronico Justo González, “No Creáis A Todo Espíritu”, ed. M.H.pag. 13
[8b] libro electronico William Hendriksen,Exposición del Evangelio según San Mateo,pag.78, Libros desafios 2003
[9] libro electronico, William McDonald, Comentario Bíblico de William McDonald – AT – NT,pag. 1258,ed. Clie
[10] ibid.,pag. 1692
[11] Ibid,pag 1694-1695
[12] ibid,pag. 1694
[13] Frank Thielman – Teología del Nuevo Testamento,pag. 72
[17] libro electronico Justo Gonzalez,”No Creáis A Todo Espíritu”,op. cit,pag. 11
[18]  Cuestiones con la RV ( errores de traducción de la Reina Valera)
1) Mateo 17:21  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
2) Mateo 18:11  No aparece en los manuscritos mas antiguos.  Si, en Lc. 19:10
3) Mateo 23:14  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
4) Marcos 11:26  No aparece en los manuscritos mas antiguos. Si, en Mt. 6:14-15
5) Marcos 15:28  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
6) Marcos 7:16  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
7) Marcos 9:29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.  (La palabra”ayuno” no aparece en los manuscritos más antiguos.)
8) Marcos 9:44  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
9) Marcos 9:46  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
10) Marcos 14:68 Mas él negó, diciendo: No le conozco, ni sé lo que dices. Y salió a la entrada; y cantó el gallo. (La expresión “y cantó el gallo” no aparece en los manuscritos más antiguos.)
11) Lucas 17:36  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
12) Lucas 23:17  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
13) Juan 5:4  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
14) Juan 6:69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. (En los manuscritos más antiguos aparece “el Santo de Dios” en lugar de lo que traduce la Reina Valera.)
15) Hechos 15:34  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
16) Hechos 24:7  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
17) Hechos 28:29  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
18) Hechos 8:37  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
19) Romanos 14:10 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. (En los manuscritos más antiguos, pone “tribunal de Dios” en lugar de lo resaltado.)
20) Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.  (Lo que aparece resaltado, no aparece en los manuscritos más antiguos.) (Si es cierta la afirmación final, como puede leerse en Romanos 8:9, que dice: “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.”
21) Romanos16:24  No aparece en los manuscritos mas antiguos.
22) Gálatas 4:7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.
(En los manuscritos más antiguos, aparede “Dios” y no “Cristo”.)
23) Colosenses 1:14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. (Lo resaltado no aparece en los manuscritos más antiguos.)
24) 1 Timoteo 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria. (La palabra Dios no aparece en los manuscrito y se traduce por Quien o Él)
25) 1 Juan 5:7-8 Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. (Lo resaltado fue insertado en el siglo 16).
26) Judas 1:25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén. (Lo resaltado se encuentra en los manuscritos más antiguos y omitido en la Reina Valera.)
27) Judas 1:4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. (La 2ª palabra Dios, no aparecen en los manuscritos más antiguos, y debiera poner “… y niegan al único soberano…”.)
28) Apocalipsis 1:11 que decía: «Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea». (Las palabras resaltadas no aparecen en los manuscritos más antiguos.)
29) Apocalipsis 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. (Las palabras resaltadas no aparecen en los manuscritos más antiguos.)
30) Apocalipsis 3:2 No he hallado tus obras bien acabadas delante de mi Dios.  (Lo resaltado se encuentra en los manuscritos más antiguos y omitido en la Reina Valera.)
31) Apocalipsis 5:14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos. (Lo resaltado no aparece en los manuscritos más antiguos.)

[19] [20] http://foroadventista.org/forum/showthread.php?31235-Mateo-28-19-y-su-relacion-con-un-supuesto-evangelio-hebreo

[21]  Expertos chilenos: hay personas más vulnerables que pueden caer en una secta.FUENTE: Varios medios cit en Boletín electrónico de información sobre el fenómeno de las sectas y la nueva religiosidad. Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas – Rede Ibero-americana de Estudo das Seitas |  ContactoNº 2789 de May. 2013

[22] LA GRAN FALSIFICACIÓN DE MATEO 28:19, Por G. Reckart Clarke Wildeman y Tito Martínez sobre Mateo 28:19

[23] http://cristianosbiblicos.wordpress.com/%C2%BFquien-es-tito-martinez/

[24] Tito Martinez un falso maestro:

Tito Martínez se auto nombra “teólogo” solo porque se hizo de “conocimiento” autodidactamente y sin saber el idioma griego ni el hebreo y con solo conocer algunas palabras de diccionarios fue capaz de lanzar una versión de la Biblia llamada “Sagradas Escrituras del Nuevo Pacto” donde este solo edita o “corrige” los puntos de la versión Reina-Valera 1960 que no se acomodan a su doctrina.

Las falsas doctrinas vienen de las malas interpretaciones y del sacar textos fuera del contexto y el de escoger selectivamente o inventarse su propia biblia como el caso de este señor.

He leído algunas de las respuestas que este da a personas que le han contradicho y es una vergüenza que alguien que cree ser un “maestro” responda a sus oponentes con tanta agresividad, soberbia, altanería, jactancia, ira, irrespeto y maledicencias usando un lenguaje soez que alguien con solvencia moral sería capaz de usar.

Una de las doctrinas que este autonombrado “teólogo” defiende es la mezcla del “politeísmo” con el “henoteísmo” (creencia en la existencia de varios dioses con la diferencia del politeísmo en que “los dioses” solo se saca a uno solo como verdadero). Este afirma que el Padre es un Dios mayor y que existen muchos dioses inferiores a Dios incluyendo a Jesús y estos los llaman “dioses menores”.

El texto que han usado estos falsos maestros es el de Jn. 10:34-35 “Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada)”.

La palabra usada por Jesucristo NO es “dios menor” o “dios inferior” como dicen los falsos maestros, sino que literalmente dice “dioses” usando la palabra (theos) la cual es citada del Sal. 82:6 y en el que vemos la palabra (elohim): Sal. 82:6 “Yo dije: Vosotros sois dioses (elohim). y todos vosotros hijos del Altísimo.”

Este texto se refiere a los “jueces” de Israel que tenían el poder otorgado por Dios de decidir en cuestiones que podrían significar la vida y la muerte. Muchos exegetas quieren torcer el significado de este verso para formar una doctrina anti-bíblica y me gustaría que todos podamos entender con claridad de lo que se habla realmente.

En el contexto se ve claramente que Jesús NO se dirige a los cristianos al citar el libro de Salmos  SINO a líderes religiosos judíos celosos de la ley quienes buscaban atraparlo en un fallo para matarle.  Ellos estaban molestos porque habían escuchado que Jesucristo era llamado Dios lo cual era una blasfemia y solo con la declaración directa de Jesús ellos tendrían la excusa de usar la ley de matarlo a pedradas (Lev. 24:16 “Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera”). Esa situación era extremadamente peligrosa y como la hora de completar la obra no había llegado Jesús se les escapa de las manos.

1 Jn. 2:6 “El que dice que está en él, debe andar como él anduvo. “

[URL=http://foro.univision.com/t5/Cristianos-Evang%C3%A9licos/Tito-Martinez-un-falso-maestro/td-p/413770540]

[25]  Eusebio (265-339) Obispo de Cesarea alrededor del 314 fue referido como el hijo de Pamphilus. Él escribió muchos libros, el mejor conocido de los cuales es la Historia Eclesiástica de Eusebio. Otros escritos fueron la Praeparatio, la Demostración del cual tenemos la La Prueba del Evangelio, Quaestiones y Stephanum, y el Epítome. Según la Nueva Enciclopedia de Conocimiento Religioso de Schaff-Herzog, “A su tiempo lo consideraron su hombre más docto.”[URL=http://juliocwilson.blogspot.com/2011/05/mateo-2819-anadido-por-el-hombre.html#!/2011/05/mateo-2819-anadido-por-el-hombre.html]

ver http://tematicacristiana.blogspot.com/2009/06/eusebio-de-cesarea.html

[26] Opiniones diversas al respecto de la importancia de esta traducción

a) Una opinion a favor http://www.chick.com/es/articles/endorsement_es.asp y

b) Una opinion de advertencia http://laesposadelpastor.blogspot.com/2010/11/cuidado-con-la-biblia-reina-valera.html

[27] En la edición de W. J. Ferrar: Mateo 28:19. Este verso es citado así siete veces en la Demostración con la omisión de la referencia al Bautismo y la Trinidad. Conybeare (Hibbert Journal, i. (1902-3) p. 102), que sostiene que la referencia fue interpolada por razones dogmáticas, y no estuvo plenamente asegurada en el texto hasta después del Concilio de Nicea, sustenta su idea de la práctica de Eusebio. Esta es la idea de Kirsopp Lake, Enciclopedia of Religion and Ethics, ii.380 y Moffat, The Historical New Test. 1901, p. 647. La historicidad de las palabras como ipsissima verba es negada por Harnack, Clemen, y J. A. Robinson, Enciclopedia Bíblica, art. “Bautismo” De los Hechos tomado literalmente se deduce que el Bautismo apostólico era simplemente en el Nombre de Jesús. – (Hechos 8:12-16; Hechos 9:18; Hechos 22:16).

A esto le invito a leer y considerar el articulo publicado en este blog https://elteologillo.wordpress.com/2013/05/14/los-branhamitas-y-el-bautismo-en-el-libro-de-los-hechos/ y también http://activistasdecristo.com/2011/08/09/mateo-2819-el-bautismo-en-el-nombre-de-jesus-8-del-libro-un-dios-falso-llamado-trinidad-por-julio-cesar-clavijo-s/

[28] Robert A Baker, Compendio de la historia de la Iglesia Primitiva,pag.39, ed. C.B.P.

[29] https://elteologillo.wordpress.com/2013/05/04/lucastestigo-creible-o-inkreible/

[30] algunos estudiosos bíblicos modernos indican que posiblemente este libro, al igual que otros del Nuevo Testamento, sea de autores desconocidos que utilizaron las tradiciones o documentos previos del autor a quien se le acredita el libro y, al momento de escribir su edición definitiva, según una costumbre literaria de la antigüedad, lo hayan hecho bajo el nombre del personaje cuyos relatos ellos recogieron. A esto se le conoce como pseudoepigrafía.[2] Desde el punto de vista de las Iglesias cristianas históricas, esto no afecta en absoluto el valor que estos escritos puedan tener para la fe de los creyentes (= canonicidad).[URL=https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo]

Pero a este argumento, respondemos que la iglesia primitiva afirma unánimemente que Mateo fue el autor. Y presentamos 4 argumentos:

1. El texto revela que el autor es un cristinao de origen judio,pero liberado del judaismo.
2 No se habria atribuido un escrito tan importante a un apostol mas bien poco prominente sin razones de mucho peso.
3 levi,  un publicano, estaria bien preparado para escribir.
4 El autor no insiste en el banquete que Mateo (Levi) ofreció en honor de Jesus (Mat. 9:10; cf Lc.5:29).

Samuel Vila / Escuain, Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado,pag. 736,ed.Clie
[31] Una traducción muy antigua afirma que Mateo redacto su evangelio primero en hebreo (arameo).Papias,obispo de Hierapolis en Frigia, escribía hacia el año 140 d.C. “Mateo redactó las logia en lengua hebrea, y cada uno las traducia como mejor podia (Eusebio,Hist.Ecl. 3;39,16). El significado probable de las palabras de Papias es que al principio cada lector interpretaba con toda la fidelidad que podia,por si mismo, este texto arameo.Las palabras de Papias, permiten pensar que el mismo tenía este Evangelio solo en lengua griega y que aparentemente no habia visto nunca un texto en otra lengua. Esta es la razón de que haya exegetas que no admiten la tradición de un original de Mateo en arameo, del que en todo caso no se ha conservado ningún resto (Todas las citas de los Padres están en griego).Otros suponen que el texto griego de Mateo es una traducción, o bien que Mateo escribió dos evangelios,uno en arameo y el otro en griego. Finalmente la postura de algunos eruditos modernos es que Mateo solo habria reunido los discursos (logia) de Jesús. Estos discursos habrían quedado integrados en la versión griega del evangelio junto con los materiales históricos tomados de Marcos.

Sin embargo, hay varias objeciones a esta teoría:

1 Los antiguos afirman rotundamente que el texto griego de este evangelio es de Mateo.

2. El N.T (Hch.7:38 ; I Pe. 4:11),asi como Filón y los primeros Padres de la Iglesia, emplearon el término logia aplicándolo invariablemente al conjunto de los escritos inspirados, o a una parte de ellos (Ro.3:2 ;Heb. 5:2)

3 La afirmación de que Mateo tomo materiales de Marcos constituye una hipotesis de la que no hay prueba alguna.

4 Es totalmente inverosimil que un evangelio original no haya contenido nada mas que los discursos,sin material histórico alguno; que se hayan relatado las palabras de Jesús,pero omitiendo sus hechos y sobre todo el relato de la Pasión.

Sea cual sea la postura que se adopte acerca de la tradición que afirma que Mateo escribió al principio en hebreo (arameo), se le tiene que atribuir a el mismo la versión griega de su evangelio. Debido a que fue acompañante de Jesús y testigo ocular de casi todo lo que relata su registro tiene gran valor histórico.

Samuel Vila / Escuain, Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado,pag. 737,ed.Clie

Hasta hace relativamente pocos años era unánime la creencia de que MATEO-LEVÍ había escrito el primer Evangelio, pero actualmente la mayoría de los eruditos ponen en tela de juicio tal paternidad. El problema gira alrededor de dos factores:

(1) Mateo contiene casi todo el material contenido por el EVANGELIO DE MARCOS, escritor no apostólico, de lo cual es posible deducir que Mateo dependía de Marcos. Sería inconcebible que un apóstol y testigo ocular del ministerio de Jesús se apoyara en uno que no lo era (EVANGELIOS).

(2) No se sabe a ciencia cierta cuál fue la lengua original del Evangelio: según Papías (Eusebio, Hist. Eccl. III,39, 16), «Mateo ordenó los logia del Señor en el dialecto de los hebreos [que significa arameo] y cada uno los interpretaba [o traducía] como podía». Se discute arduamente si logia quiere decir «los dichos del Señor» (que significa, su enseñanza) o «los escritos acerca del Señor» (quizás el Evangelio completo). Según algunos eruditos, el texto actual de Mateo parece haberse escrito originalmente en griego. De ser así, dicen, el apóstol Mateo no pudo haberlo escrito. Desde luego, el apóstol era de Galilea, región bilingüe, por lo que es muy posible que haya dominado ambos idiomas.

De todos modos, el testimonio de los Padres de la Iglesia en los primeros siglos sostiene la tesis de la paternidad de Mateo, aunque todos los Evangelios son anónimos y nada nos obliga a creer como artículo de fe la atribución tradicional (SEUDONIMIA).

Dos detalles nos inclinan a creer que Mateo tuvo algo que ver con la composición:

(1) en 10:3 se llama a Mateo «el PUBLICANO», cosa que Mateo mismo hubiera podido hacer, pero no otros (cp Mar. 3:18 y Luc. 6:15, donde falta este epíteto);

(2) en Mateo 9.10 se localiza la fiesta de Mateo sencillamente «en la casa» como si fuera su propia casa, mientras los otros sinópticos (Mar 2:15; Luc. 5:29) usan «en su casa», refiriéndose directamente a la de Mateo (Leví). La composición de Mateo tiene sus raíces en el mismo universalismo del mensaje de Jesús, porque desde el principio fue necesario explicar a los judíos que su fe, tradicionalmente limitada a Israel, iba a ser compartida con los gentiles. Al comienzo los judíos no comprendieron las implicaciones de esto, y aún después de iniciada la misión a los gentiles, pensaron que estos tendrían que satisfacer todos los requisitos del judaísmo para entrar en el Reino. Así que el problema de Mateo es el de explicar cómo el REINO DE LOS CIELOS, claramente profetizado en el Antiguo Testamento, se da, no a los que rechazan al Mesías, sino a todos los que reciben a Jesús como Señor y producen los frutos del Reino (21:43).

Además, puesto que Jesús se constituyó en Señor del cielo y de la tierra (28:18), era preciso proclamar su señorío universal a todo el mundo (28:19). Aunque la necesidad de escribir este Evangelio existía desde el tiempo de Jesús, no fue sino hasta poco después de iniciada la misión a los gentiles y aun hasta más tarde en el siglo I, al agudizarse la oposición judía hacia el cristianismo, cuando se halló verdadera ocasión para su composición. Por eso se han sugerido fechas que se extienden desde la quinta década hasta la novena; no hay consenso al respecto. Algunos aseguran que 22:7 se refiere a la destrucción de Jerusalén ya acaecida, lo cual favorecería una fecha posterior a 70 d.C. Pero como no hay referencia clara a esta destrucción se podría admitir una fecha de la sexta o séptima década (en todo caso, después de la publicación de Marcos).

Wilton M. Nelson – Diccionario Ilustrado de la biblia,pag. 883

La enciclopedia Wikipedia presenta la opinión del erudito Brown, Raymond E. (2002). Introducción al Nuevo Testamento. I. Cuestiones preliminares, evangelios y obras conexas. Madrid: Editorial Trotta. pp. 292-296. ISBN 84-8164-538-9.  Raymond Edward Brown comentó:

«A modo de juicio general conclusivo sobre la cuestión “Mateo” lo mejor es aceptar la posición común: el Mateo canónico fue redactado originalmente en griego por alguien que no era un testigo visual, cuyo nombre nos es desconocido y que se basó en fuentes tales como Marcos y (la fuente) Q. No podemos saber si en algún momento de la historia de las fuentes del Mateo canónico desempeñó algún papel algo escrito en lengua semítica por Mateo, uno de los Doce.» [URL=https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo]

Pero todo esto no son mas que especualaciones de eruditos. Por otra parte, el mismo Brown afirma algo que es sumamente lógico, diciendo que

«no es prudente», 1900 años más tarde, «despachar demasiado fácilmente» como ficción completa o ignorancia la referencia de Papías de Hierápolis, que vivió solo 4 décadas después de la composición del Mateo canónico y que señaló: «Mateo dispuso en orden los dichos (logia) en hebreo (¿arameo?) y cada uno los interpretó/tradujo como pudo» (HE III,39,16).[URL=https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo]

Estos argumentos de peso, son los mismos citados por Samuel Vila, el erudito español.  Y también dice esta enciclopedia on – line, que “a veces se sugiere que Mateo el Apóstol podría haber sido el autor de los dichos (logia) o sentencias de Jesús a que hace referencia Papías, quizá antecedentes del evangelio canónico de Mateo. [URL=https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo].

Los investigadores modernos no creen en la fiabilidad de las tradiciones que legitiman la autoria de los evangelios.

Ellos no creen que estos relatos se ajusten a la historia de la composición del Evangelio de Mateo. La opinión mayoritaria, aunque no unánime, sostiene que Marcos fue el primer evangelio que se escribió, y que Mateo basó su obra en los relatos de Marcos. Esto se debe a que ambos evangelios comparten relatos de idéntica o muy similar redacción. Alli donde se registran diferencias, los relatos de Mateo suelen ser mas extensos y detallados. Muchos eruditos creen que Mateo enriqueció el texto de Marcos, en lugar de pensar que Marcos editó la obra de Mateo… Por su parte, los estudiosos que creen que Mateo fue el primer evangelio escrito sugieren que hubo una versión anterior, abreviada o mas rudimentaria, escrita en hebreo o arameo. Marcos pudo haber usado parte de este material para escribir su evangelio y luego Mateo corrigió y amplió su relato basandose en el evangelio de Marcos. Segun Claig Blomberg, estudioso especializado en Nuevo Testamento,los testimonios de Papias y Policarpo dan cuenta de una traducción tan persistente en la Iglesia Primitiva que posiblemente tenga elementos dignos de tener en cuenta. Sin embargo,la manera en que se desarrolló el proceso sigue siendo materia de conjeturas. [40]

Pero como ya dije, creo que todo esto no son mas que especulaciones de teólogos.

La Iglesia primitiva creía que Mateo era el autor del Evangelio que lleva su nombre, a pesar de que este Evangelio se escribió en griego. Hoy muchos eruditos no creen que Mateo haya sido el autor del Evangelio, si bien algunos admiten que posiblemente fuera compilador de los dichos de Jesús, o de las numerosas citas del Antiguo Testamento, y que por eso lleva su nombre. Otros suponen que Mateo fue secretario del grupo de discípulos que registró los dichos de Jesús, y asi se constituiría en el autor. Sin embargo, en el Evangelio mismo no se identifica al autor. [41]

Mateo es el Evangelio que se cita más que ningún otro en la literatura cristiana antes del año 180 d. C.

La iglesia, desde la primera parte del siglo II hasta la aparición de los estudios críticos modernos, por unanimidad atribuyó el Evangelio a Mateo. Como Mateo era un publicano su ocupación lo capacitó para ser el que registrara oficialmente las palabras y las obras de Jesús. Hay una buena tradición histórica que afirma que Mateo con toda seguridad escribió secciones del Evangelio. Esto viene de Papías de Hierápolis, el cual fue citado por Eusebio, historiador de la iglesia. No sabemos precisamente cuando Mateo fue escrito. Su dependencia de Marcos y la falta de mencionar la destrucción de Jerusalén (especialmente dada la predicción de este evento en el cap. 24) sugiere una fecha antes del año 70 d.C. Antioquía es el lugar de origen más probable. Temprano en el segundo siglo, Ignacio de esa ciudad se refiere a Mateo como “el Evangelio.” También, el carácter gentil-judío de la iglesia en Antioquía se da bien con el contenido del libro. [42]

[31] https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo

[32] Datación

La datación mayoritaria sitúa a este evangelio hacia el año 80, debido a que se supone que describe la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70, antes de que esta suceda; es decir, dicha descripción es tomada como una profecía que posteriormente se cumpliría. En cuanto a la secuencia, parece que Mateo redactó un primer escrito en arameo, que no se ha conservado. Eusebio de Cesarea cita palabras de Papías de Hierápolis: «Mateo ordenó en lengua hebrea los dichos del Señor y cada uno los interpretó [tradujo] conforme a su capacidad» (Hist. Ecl. III,39,16).]

Las dataciones más tardías están limitadas por los papiros P64 y P67 (hacia el año 200) y la mención de un evangelio de Mateo escrito en arameo que hace Papías de Hierápolis hacia el año 125. Posteriormente lo mencionan Ireneo de Lyon (hacia 180) y Clemente Alejandrino (hacia 200).

Quienes defienden la teoría de las dos fuentes suponen que Marcos es más antiguo que Mateo. Marcos escribió lo que predicaba Pedro, dirigido a los cristianos de Roma. (Pedro lo llama “mi hijo”, pues lo tenía en Roma consigo como ayudante en su ministerio). Seguiría Lucas, que tuvo muchas informaciones propias, recogidas cuidadosamente.

Las dataciones más tempranas (J. B. Orchand; B. Reicke; J. A. T. Robinson) se basan en los siguientes argumentos:

Algunos autores (C. C. Torrey; C. H. Dodd) exponen que Mateo no da ningún detalle histórico de la destrucción de Jerusalén, sino que toma todas las imágenes del Antiguo Testamento (Jeremías 21; Zacarías 12; 14; Esdras 9; Salmo 79; Ezequiel 40-48; etc.).

Otros autores como N. Geldenhuys, Gerd Theissen, B. H. Young, R. A. Guelich han argumentado a favor de considerar que la profecía sobre la destrucción de Jerusalén fue realizada antes de que sucediera.
Otros personajes, como Jesús el hijo de Ananías también predijeron la destrucción del templo, según Flavio Josefo en Guerra de los Judíos VI, 300-309

Por otra parte, parece que la audiencia a la que se dirige Mateo está familiarizada con hechos que describe el Evangelio y al autor le interesa relacionar el pasado (vida de Jesús) con el momento en el que se escribió su relato, utilizando en dos ocasiones la expresión “hasta el día de hoy”. Así, el autor dice que los sacerdotes, con las 30 monedas de plata que arrojó Judas Iscariote en el templo, “compraron con ellas el Campo del Alfarero como lugar de sepultura para los forasteros. Por esta razón ese campo se llamó «Campo de Sangre», hasta hoy”.

En este texto se da a entender que la audiencia conoce el lugar en cuestión y su nombre, por lo que es razonable pensar que pudo haber sido escrito antes de la destrucción de Jerusalén y la gran despoblación que trajo consigo.

Por otra parte, llama la atención que, pretendiendo demostrar que Jesús es el Mesías, no relacione la destrucción de Jerusalén y de su Templo con una profecía de Daniel según la cual esto ocurriría tras la muerte del Mesías. La profecía en cuestión dice: “…se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario”.

[URL=https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Mateo]

[33] Samuel Vila / Escuain, Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado,pag. 737,ed.Clie

[34] La mayoría de los creyentes consideran que la Biblia es un libra muy voluminoso, cuya lectura les resulta unas veces fascinante, otras simplemente entretenida y en ocasiones incluso aburrida. Tal visión es , además de incompleta, del todo perjudicial para quienes ansian alimentar su fe cristiana con el mensaje de esta obra. Cuantos deseen adentrarse en su lectura deben ante todo saber que la palabra biblia es de origen griego. Viene a ser el plural del sustantivo biblion, que significa ‘librito’.

Por lo tanto, ‘biblia’ sería un conjunto de ‘libritos’ reunidos en una sola obra. Algo asi como un periódico donde se contienen diversas colaboraciones de caracter político, financiero, deportivo o religioso. Cada ‘librito’ de la biblia tiene personalidad propia. Y solo quien la valore estará en condiciones de captar su mensaje. De hecho, para apreciar un artículo periodístico de caracter político es imprescindible saber que o se trata de una crónica deportiva.

Todo esto lo entendieron my bien los cristianos de los primeros siglos. Tanto que a ese conjunto de ‘libritos’ le dieron el nombre griego de ‘grammata’ o escritos, con lo que pretendían resaltar el respeto y veneración que por ellos sentían. Se trataba en realidad de los ‘escritos’ o libritos por excelencia, pues contenían todas las verdades de fe.

Pero ya que en el siglo IV comenzaron a aparecer unos códices, libros escritos a mano, que reunían todos esos libritos sagrados, lógico es que la comunidad cristiana fuera poco a poco dando el nombre de ‘biblia’ a tales codices, conservados casi siempre en conventos y monasterios. Hoy resulta cada vez mas evidente que no se pueden leer todos estos libritos como si fueran capítulos de una misma obra. Cada uno es de por si una obra con un mensaje definido. Que hacer entonces? Familiarizarse al máximo con su estilo, su forma de expresión y su manera de formular la vivencia de fe.

Tanto el judaísmo como el cristianismo primitivo tuvieron en gran veneración a cuantos escritos se suponían revelados por Dios al pueblo. A ellos recurrían a la hora de programar el comportamiento ético de los individuos. Sinaíi. Que hacer? Solo quedaba una alternativa: quedarse unicamente con los libros revelados por Dios. Es lo que se trato de hacer con todo esmero. Se coincidió en excluir una serie de libros cuyas doctrinas no se consideraban acordes con el designio divino. Tales libros, se debian destruir, o al menos esconder. Por eso recibieron el nombre de ‘apócrifos’ o escondidos…

Autor: Padre Salas, director del Instituto Bíblico de Madrid, escribe sobre Biblia. Cit en La Voz Católica 27 de septiembre de 1991,pag. 19

[35] https://elteologillo.wordpress.com/trinidad/

[36] Ediberto Lopez,Como se formo la Biblia,pag. 90,© 2006 Augsburg Fortress, Mineapolis E.U.

[37] Ibid,pag. 101

[38] ibid,pag. 100

[39] ibid

[40] Doug Powell, Guia Holman de Apologetica cristiana,pag. 131-132 ,BH Publishing Group. La cita de Craig Blomberg extr de  “The Historical reliability of the New Testament, en William Lane Craig,Reasonable Faith, Crossway Books,Wheaton,1984, pp. 204-205

[41] Wilton M. Nelson – Diccionario Ilustrado de la biblia,pag. 877

[42] Diccionario Biblico Mundo Hispano,ed M.H.

——–

Otras fuentes bibliograficas consultadas

Descargar en formato word

La Trinidad – La Importancia de la Doctrina de la Trinidad


La Trinidad – La Importancia de la Doctrina de la Trinidad
Autor:Paulo Arieu
Dias anteriores, estuve debatiendo con herejes antitrinitarios, de las sectas latinoamericanas cuya cristologia antitrinitaria se llama Solo-Jesús (ver aca).  El fondo teológico de este debate es la doctrina de la trinidad y la negación de ella por los seguidores de la ideología solo-Jesús, testigos de Jehovah y otras malas yerbas.
Aca les comparto un artículo sobre la trinidad,y su importancia historica y teológica,.con algunas reflexiones mias sencillas.
Disputa_del_Sacramento
Hablando de las acciones rusas en 1939, Winston Churchill dijo: “Es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Esta expresión se acerca bastante a la sensacion que uno tiene cuando estudia la doctrina de la Trinidad.Muchas sectas la rechazan porque no alcanzan a entenderla.Si bien esto es comprnesible y admitimos que es una doctrina muy compleja,no por eso debemos negarla.Aun el cosmos es complejo y no por eso lo negamos.La composicion quimica de los alimentos es muiy complicado y complejo y entender como se produce el alimento en la naturaleza le demanda a un univiersitario, algunos años de estudio. Pero no por esto se rechazan los alimentos por su complejidad metabólica.
Asi pasa con esta doctrina. Entender a Dios es dificil, sumamente dificil.Se acepta por fe la existencia de Dios, pero cuesta mucho entender como es Dios. Y fuera de lo que la biblia dice es peligroso especular en decir algo de como es Dios. Quizas alguno pueda intuir algo? Es posible,no lo niego.Pero como lo fundamenta? Como lo afirma? En base a que afirma que Dios es de tal o cual manera. Y este ejercicio sale fuera del campo dogmático de la teologia bíblica y sistemática y entra en el terreno de la filosofia y de la metafisica, donde el relativismo reina y es amo casi absoluto.
El teólogo brega con Dios en su revelacion,o sea la Biblia. Y el cientifico brega con la revelacion natural de Dios, la creación o también llamada la naturaleza.
La doctrina de la Trinidad es una de las creencias más importantes del cristianismo. Es el centro de la comprensión cristiana de Dios y es aceptada por todos los grupos cristianos. Una Explicación de la Trinidad La doctrina de la Trinidad es la creencia de que sólo hay un Dios vivo y verdadero.
Aunque sigue siendo un misterio por su complejidad y profundidad intelectual y espiritual, es una docrtrina revelada perfectamente en la Biblia y bien documentada, aunque poco comprendida por los crisitanos y muchas veces rechazda por las sectas.
Sin embargo, ese único Dios es tres personas diferentes: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Cada persona tiene sus propios atributos, pero sin división en naturaleza, esencia o ser.  Disfrutan de comunión eterna y comparten igualdad.
La doctrina de la Trinidad niega el triteísmo: la creencia de que hay tres dioses. Sólo hay uno. También refuta el modalismo: el concepto de que Dios es una sola persona que aparece en tres modalidades diferentes en momentos distintos. Las tres personas de la Trinidad existen simultáneamente. Son personas distintas y eternas en el único Dios. Aunque la palabra “Trinidad” no se encuentra en la Biblia, su verdad se expresa en muchos pasajes bíblicos. La Biblia reconoce al Padre como Dios, al Hijo como Dios y al Espíritu Santo como Dios.
La Doctrina de la Trinidad en la Historia Temprana de la Iglesia
Santisima Trinidad
Mucha gente que rechaza la doctrina de la Trinidad arguye que ésta se desarrolló después del tiempo de los apóstoles. La mayoría de los críticos de la Trinidad señala el Concilio de Nicea, en 325 d.C, y el Concilio de Constantinopla, en 381 d.C., como los eventos que introdujeron la doctrina de la Trinidad a la iglesia. Esta afirmación no se apoya en registros históricos, como lo demuestra un examen de los escritos de los cristianos anteriores a dichos concilios.
Clemente de Roma escribió una carta a la iglesia de Corinto alrededor del año 96 d.C. Ahí explica a Dios en términos compatibles con la doctrina de la Trinidad. Escribe: “Acaso no tenemos un Dios, un Cristo, un Espíritu de gracia que fue derramado sobre nosotros?” (Cyril Richardson, Padres de la Iglesia, Nueva York: The Macmillan Co., 1970, p. 65).
También dice: “Porque como Dios vive, y como el Señor Jesucristo vive y el Espíritu Santo (en quien los elegidos creen y esperan….” (Ibid, p. 70). Además, la fórmula trinitaria de Mateo 28:19 es citada dos veces en el “Didache”, un manual de la iglesia escrito alrededor del año 90-100 d.C. Ignacio de Antioquia escribió varias cartas antes de su fallecer en 117 d.C.
En su carta a los Efesios afirmaba tanto la humanidad como la deidad de Jesucristo: “La fuente de su unidad y elección es el sufrimiento genuino que padecen por voluntad del Padre y de Jesucristo, nuestro Dios” (Ibid., p. 87-88).
En la misma carta también escribe: “Sólo hay un médico –carnal  pero espiritual, nacido pero eterno, Dios encarnado, vida genuina en medio de la muerte, nacido de María así como de Dios, primero sujeto al sufrimiento luego más allá del mismo– Jesucristo Nuestro Señor”. (Ibid., p. 90).
En su carta a los Romanos, Ignacio también se refiere a Jesucristo como a “Nuestro Dios” (Ibid., p. 103). Otro de los primeros cristianos llamado Justino escribió su Primera Apología alrededor del año 155 d.C. Ahí declaró que el Hijo es divino (Ibid., p. 285). La doctrina de la Trinidad también está implícita en la Súplica de Atenágoras a los Emperadores Marco Aurelio y Lucio Aurelio, 176-77 d.C. “El Hijo está en el Padre y el Padre en el Hijo por la unidad y poder del Espíritu” (Ibid., p. 309).
Atenágoras repite su posición Trinitaria en otra parte del mismo documento: “Hablamos de Dios, el Hijo, su Palabra, y del Espíritu Santo; y decimos que el Padre, el Hijo y el Espíritu están unidos en poder” (Ibid., p. 326). En la segunda mitad del siglo II, Ireneo de Lyons escribió su obra Contra las Herejías. Ahí afirma lo siguiente: “Jesucristo Nuestro Señor, Dios, Salvador y Rey, según place al Padre invisible” (Ibid., p. 360).
Por ese tiempo, Tertuliano arguyó en su tratado Contra Praxeas que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son un Dios (Justo L. González, Historia del Pensamiento Cristiano, vol. 1, Nashville: Abingdon Press, 1970, p. 182-183). Otros de los primeros cristianos también afirmaron su creencia en la doctrina de la Trinidad, incluyendo a Orígenes (185-254 d.C.) y Novaciano de Roma (mitad del siglo III) (Ibid., p. 226, 242).
Evidencia Bíblica de la Doctrina de la Trinidad La Biblia reconoce al Padre como Dios. El Salmo 89:26 dice: “Él me dirá: ‘Tú eres mi Padre, mi Dios, la roca de mi salvación'”. En su primera epístola Pedro escribe: “según la previsión de Dios Padre” (1 P. 1:2, NVI; ver también Mt. 6:9, 7:11; Rm. 8:15; 1º P. 1:17).
La Biblia llama Dios a Jesús (el Hijo). Juan 1:1 (NVI) dice que Jesús es Dios: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. La frase: “el Verbo era Dios” no puede traducirse legitimamente como “el verbo era un dios” como hacen los testigos de Jehová en su Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (Nueva York: Bible and Tract Society, 1984). La falta de artículo definido en el texto griego sencillamente identifica a la palabra “Dios” como el predicado de la oración. La afirmación de los testigos de Jehová en cuanto a que Jesús es un dios inferior al Padre, es falsa.
Tal afirmación no sólo va contra la gramática griega sino que habría sido impensable para un judío del primer siglo. La posición de los testigos de Jehová en realidad aboga por una forma de politeísmo que consiste en un dios grande y otro pequeño.
Cuando Tomás se refiere a Jesús como “¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28, NVI), Jesús no lo corrije. Pablo y Bernabé actúan de forma muy diferente cuando la gente de Listra quiere rendirles culto como a dioses, en Hechos 14:8-18. Se arriesgan mucho para convencer a la gente de que no son seres divinos. Según Juan, en el libro de Apocalípsis, el ángel al que él empezó a adorar también rechazó el tratamiento divino. El ángel insistió en que Juan se detuviera y dijo: “¡No lo hagas! Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que mantienen el testimonio de Jesús. ¡Adora a Dios!” (Ap. 19:10, RVR1995). Tito 2:13 (NVI) declara que Jesucristo es Dios: “mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.
Es muy difícil entender como este pasaje podría referirse a la aparición del Padre, ya que Juan 1:18 (NVI) dice: “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer”. Tito 2:13 indica que Jesucristo es tanto Dios como Salvador. Esta misma verdad es enseñada en 2 Pedro 1:1 (NVI), donde Jesucristo es llamado “nuestro Dios y Salvador”. Estos pasajes declaran que Jesucristo es verdaderamente Dios.
El autor de Hebreos, citando el Salmo 45:6 dice: “Pero con respecto al Hijo dice: “Tu trono, oh Dios, permanece por los siglos de los siglos, y la justicia es el bastón de mando de tu gobierno” (Hb. 1:8, NVI). En Hebreos 1:10, el autor cita el Salmo 102:24-25, un pasaje que se refiere a Dios y lo aplica al Hijo. Por lo tanto, el autor inspirado de Hebreos identifica al Hijo como Dios. La Biblia identifica al Espíritu Santo como Dios. Pedro lo hace en Hechos 5:3-4 (NVI): “–Ananías –le reclamó Pedro–, ¿cómo es posible que Satanás haya llenado tu corazón para que le mintieras al Espíritu Santo? . . . ¡No has mentido a los hombres sino a Dios!” La Biblia describe al Espíritu Santo como poseedor de atributos que pertenecen exclusivamente a Dios (Sal. 139:7-13; Lc 1:35; Rm. 15:19; 1 Cor. 2:10; Hb. 9:14). El Espíritu Santo hace el trabajo de Dios (Gn. 1:26-27; Jb 33:4; Jn. 3:5-6; Hch 16:6-7,10; Rm. 1:4; 1 P. 3:18; 2 P. 1:21).
También recibe el honor debido sólo a Dios (Mat. 28:19; 2 Cor. 13:14). La Biblia Describe al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como Personas Distintas El Padre y el Hijo son personas independientes. La Biblia distingue a Jesús del Padre (Jn. 1:14,18; 3:16). Ya que el Padre envía al Hijo, deben ser independientes uno del otro (Juan 10:36; Gal. 4:4). El Padre y el Hijo son descritos como independientes del Espíritu Santo. Jesús distinguió al Espíritu Santo de Sí Mismo y del Padre (Jn. 14:16-17). El Espíritu Santo procede del Padre (Jn 15:26).
El Espíritu Santo es enviado por el Padre y por el Hijo (Jn. 14:26; 15:26). El Espíritu Santo es una persona. Aunque la palabra griega utilizada para “espíritu” es neutra, en Jn. 15:26 y 16:13-14 se utiliza el pronombre masculino para referirse al Espíritu Santo. El trabajo del Espíritu Santo como Confortador, Ayudante y Maestro sugiere que debe ser una persona (Jn. 14:16,26; 15:26). Su nombre se menciona con el de otras personas, lo que implica su propia personalidad (Mat. 28:19; Jn 16:14-15; Hch 15:28; 2 Cor. 13:14; 1 Pe. 1:1-2).
El Espíritu Santo realiza hechos que implican su personalidad (Gn. 6:3; Lc. 12:12; Hch 2:4; 13:2; 16:6-7; Rm. 8:26; 1 Cor. 2:10-11). Su personalidad también queda indicada por el hecho de que es afectado por los actos de otros (Mat. 12:31; Hch. 5:3-4,9; 7:51; Ef. 4:30).
Las tres personas de la Trinidad son eternas. La persona del Hijo existió antes de su encarnación (Jn. 1:1-3; 8:58; 17:5,24; Fil. 2:6; Col. 1:15-17; Ap. 14). Otros pasajes bíblicos revelan el carácter eterno del Espíritu Santo (Gn. 1:1-2; Hb. 9:14). La doctrina de la Trinidad no es una forma de triteísmo.
Los cristianos no creen que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres dioses, sino tres personas en un sólo Dios. Aunque son personas distintas, son uno en esencia. Dios no es tres y uno, sino tres en uno (Jn. 5:17,19; 14:9; 15:26; 17:21-23; 2 Cor. 5:19). Las tres personas de la Trinidad son iguales. El Padre es igual al Hijo, quien es igual al Espíritu (Rm. 8:11-14; 2 Cor. 4:4; Gl. 3:26; 4:4-6; Hb. 1:3; 2 P. 1:21). Varios pasajes hablan del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en el mismo contexto (Mt. 28:19; 1 Cor. 12:4-6; 2 Cor. 13:14; Ef. 4:4-6; Tito 3:4-6).
Las tres personas de la Trinidad levantaron a Jesús de entre los muertos (Jn. 2:19; 1 Cor. 6:14; 1 P. 3:18). La Obra y Enseñanzas de Jesucristo El Antiguo Testamento no sólo predice el nacimiento de Jesús sino que afirma su deidad. Con respecto a su nacimiento, Mateo 1:23 (NVI) cita a Isaías 7:14 y llama a Jesús “Emmanuel”, que significa “Dios con nosotros”. Su nacimiento de una virgen también revela la naturaleza humana y divina de Jesús. La pre-existencia de Jesús afirma su divinidad (Jn. 1:1; 8:58; 17:5,24; Fil. 2:5-11).
santisima-trinidad-de-dios-1
Jesús proclamó su igualdad con Dios el Padre. En Juan 5:17 (NVI) dice: “Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo”. Los judíos que lo escucharon entendieron esto como una auto proclamación de deidad y trataron de matarlo. Cuando Jesús se refirió a Dios como Padre (Jn. 5:17-18) y a Sí Mismo como “Hijo de Dios” (Jn. 10:36), estaba afirmando su propia deidad. Jesús habló de su relación especial con el Padre cuando se refirió a Él como “Mi Padre” (Jn. 20:17, NVI). En Juan 5:23 (NVI), Jesús también se proclama igual a Dios cuando dice: “para que todos honren al Hijo como lo honran a Él.
El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió”. Igualmente, reafirmó su deidad en Juan 10:30 (NVI) cuando dijo: “El Padre y yo somos uno”. Nuevamente, los judíos que lo escucharon tomaron piedras para lapidarlo porque creían que al proclamarse igual a Dios había cometido el pecado de blasfemia. Las repetidas ocasiones en que Jesús afirma “Yo soy” también reafirman su divinidad. En Juan 8:58 Jesús no sólo proclama pre-existencia, sino igualdad con Dios, el “YO SOY QUIEN SOY” de Ex. 3:14, NVI.
Aunque afirman la total igualdad de Jesús y el Padre, las Escrituras indican que Jesús se sometió voluntariamente al Padre. Filipenses 2:6-8 (NVI) indica que Jesús era igual a Dios Padre, aunque renunció a su gloria celestial cuando vino a la tierra: “quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” Esta sumisión voluntaria al plan del Padre explica las ocasiones en que Jesús reveló que el Padre lo había enviado (Juan 6:38; 12:44-45; 14:24; 17:3).
trinity-8
También aclara lo que Jesús quiso decir con estas palabras: “el Padre es más grande que yo” (Juan 14:28, NVI). La divinidad de Jesús también queda de manifiesto por sus acciones. Jesús hizo cosas que sólo Dios puede hacer. Perdonó pecados (Mat. 9:6), una blasfemia para los judíos, porque sólo Dios podía perdonar pecados. Reclamó para sí toda autoridad (Mat. 28:18). Afirmó ser el único camino de salvación (Jn. 3:36; 14:6).
Aseguró tener autoridad para juzgar al mundo (Jn 5:22). Génesis 1:1 (NVI) indica que “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”; sin embargo, el Nuevo Testamento revela que Jesús creó el mundo (Jn. 1:3; Col. 1:16-17).

No debemos reducir a Dios a una mera fórmula química, y afirmar que el cristianismo en un “experimento controlado”: “¡Es un hecho químico que el agua pura, cuando es colocada en vacío bajo la presión de gas de 230 milímetros y a una temperatura de 0 grados centígrados se solidificará en hielo en la parte baja del recipiente, el líquido se mantendrá en el centro y a lo alto esta se vaporiza! En un momento dado la misma agua es tanto sólida, líquida y gas más las tres son manifestaciones de la misma sustancia base H2O – dos partes de hidrógeno y una parte de oxígeno.

Dios no puede ser definido de manera perfecta por Su creación,sin embargo, Dios nos revelo en la Biblia conceptos sencillos que nos ayudan a comprenderle mejor. El argumento de arriba depende de un nivel fijado de ciertos factores (gas, presión, temperatura, en un vacío). Dios, que es Espíritu (Juan 4:24), no está restringido o gobernado por hechos físicos científicos (de la química o de otra manera). Cristo caminó sobre el agua (Mat. 14:25); convirtió agua en vino (Jn. 2:7-10); leyó mentes (Mat. 9:4; 12:25; Luc. 5:22; 11:17); caminó a través de paredes (Jn. 20:26); levantó muertos (Mat. 14:25; Jn. 11:43-44); El mismo fue levantado de entre los muertos (Mat. 28:7; Mar. 16:6; Luc. 24:6); y desafió la gravedad (Hch. 1:9).. Y Dios puso en movimiento las leyes que gobiernan el universo, no de otro modo (Job 38). Y Cristo es el gran misterio de la Piedad que fue manifestado en carne, (I Tim. 3:16) dijo el apostol Pablo.

La Biblia declara, “…las cosas invisibles de El, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; de modo que no tienen excusa” (Rom. 1:20). Pero las analogías comparando el mundo físico y el reino espiritual solo son válidas si no contradicen la Palabra plena de las Escrituras.

Sin duda, “Dios no juega a los dados” y sus pensamientos son mas profundos que los nuestros. Pero no por esto rechazamos la trinidad. Dios no se contradice en las escrituras. Solamente ellas nos muestran que Dios es uno y que Dios es tres, de modo simultáneo;  y es a causa de las dificultades del lenguaje humano para explicar este tremendo misterio, el que algunos teólogos han acuñado la palabra trinidad en epocas tempranas de la iglesia, como ya expliqué lineas mas arriba.

Conclución

¿Cuán importante es para usted que el Dios Todopoderoso, el creador del universo, manda, “No tendrás otros dioses delante de mí”? ¿Daría Dios éste, el primero de los Diez Mandamientos, y luego dejará al razonamiento humano el determinar quién es El? La Palabra de Dios muestra claramente que el hombre por sí mismo no es capaz de entender asuntos espirituales (Pr. 14:12; Jer. 10:23). Por esto es necesario que estudiemos con diligencia la Biblia.

La única conclusión es que la doctrina cristiana de la Trinidad describe con precisión el testimonio bíblico acerca de Dios. Los humanos, por ser finitos, no podemos explicar racionalmente la doctrina de la Trinidad. Esto no debe sorprendernos, ya que muchas de las cosas que la Biblia enseña acerca de Dios están fuera de nuestra comprensión total.
Por ejemplo, la Biblia habla sobre la existencia de Dios, la creación del universo, la expiación de los pecados y la resurrección de los muertos, aunque ninguna de estas verdades puede ser entendida cabalmente por mentes finitas. Como sucede con la doctrina de la Trinidad, los cristianos aceptan estas enseñanzas, no porque puedan explicarlas racionalmente, sino porque la Biblia las enseña.
Dios no es autor de confusión (I Cor. 14:33). Y El manda a todos a los que El escoge para que lo sigan que lo adoren “en espíritu y en verdad” (Jn. 4:23-24). Para hacer esto, uno debe entender quién y qué es El. Y que mejor que estudiar a Dios en sus atributos o perfecciones divinas reveladas en la Biblia de modo claro y conciso.
Dios le bendiga
—————
Articulo consultado de la trinidad, del facebook del Pastor Luis A. Jovel con notas personales.

Doctrina de una Iglesia pentecostal en E.U. ¿Porque ellos bautizan en el nombre de Jesús?


Doctrina de una Iglesia pentecostal en E.U. ¿Porque ellos bautizan en el nombre de Jesús?

Autor: Paulo Arieu

Revisado: 06 de mayo del 2013

Nota: Para profundizar en la doctrina del bautismo

El bautismo es importante para la salvación. Podriamos decir que es imprecindible. Jesús así lo declaró en Mar. 16:16 “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.Esto sitúa al bautismo como uno de los puntos principales en el plan de salvación, no el único.No tan solo es un rito de iniciacion al cristianismo sino tambien un acto de obediencia y testimonio publico de la fe en Jesus.

Según Mar. 1:9, Jesús fue desde Nazaret de Galilea hasta donde Juan estaba bautizando, para ser bautizado por este. Esto supone, considerando el punto mas cercano a Jerusalén, (Mat. 3:6), desde el Jordán un viaje alrededor de 116 kilómetros. Si Jesús lo considero tan importante (aunque Cristo no lo necesitaba), como hemos de considerarlo nosotros, sabiendo que lo necesitamos?

Al decir que el bautismo es imprescindible para la salvación, algunos nos acusara de decir que el agua salva; pero no dire tal cosa. Lo que salva en el bautismo, no es el agua sino “la obediencia a la Palabra de Dios.” Otros dicen, que con creer es suficiente. Les pregunto: ¿Puede alguien decir que cree en Jesús y no cumplir sus mandamientos? La respuesta es NO! Creer, no es el sustituto del bautismo, sino el requisito indispensable para ser bautizado.

 El Maestro lo respalda con sus palabras en

  • “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn. 14:15-23)

Todos los casos en la Palabra de Dios, de personas que creyeron en Jesús después del Día de Pentecostés, están seguidos de su bautismo, veámoslo:

  • Los 3,000 de Pentecostés. “Así, que los que recibieron su palabra, fueron bautizados y se a adhirieron aquel día como 3,000 personas”. (Hch. 2:41)
  • Los Samaritanos. “Pero cuando creyeron… se bautizaban hombres y mujeres” (Hch. 8:12.)
  • Simón el mago. “También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado…” (Hch. 8:13)
  • Pablo tras creer en Jesús. “Y levantándose, fue bautizado…” (Hch. 9:18)
  • Cornelio y su familia. “Ellos recibieron el Espíritu Santo, e inmediatamente mando bautizarles en el nombre del Senor Jesús…” (Hch. 10:48)
  • Lidia de Tiatira. La primera convertida en una Ciudad Europea, de Tiatira “El Se abrio el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. Y cuando fue bautizada…” (Hch. 16:14-15)
  • El carcelero de Filipos. “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tu y tu casa.. y enseguida se bautizo el con todos los suyos…”  (Hch. 16:31-33)
  • Los Efesios. “Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Se or Jesús…” (Hch. 19:5)
  • Crispo y los Corintios “Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Se or con toda su casa; y muchos de los Corintios, oyendo, creían y eran bautizados.” (Hch. 18:8)

¿No son estos testigos prueba suficiente de la importancia del bautismo?

EL BAUTISMO ES:

  • El cheque del perdón. Procura no presentarte ante Dios sin llevarlo firmado su NOMBRE (Hch. 4:12).
    El vestido de Cristo (Gal. 3:27), no te presentes ante Dios desnudo.
    Uno de los primeros pasos de nuestra salvación, (Mar. 16:16) no trates de andar a saltos.

BAUTISMO BIBLICO E HISTORICO

El bautismo en el nombre del Señor Jesús por inmersión, es algo que esta plenamente apoyado por la Palabra de Dios como el único bautismo valido. La palabra “bautismo” viene del griego “baptizo”, que quiere decir inmersión.

Inmersión:

a) Agua: “Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?” (Hch. 10:47)
b)
Muchas Aguas: “Juan bautizaba también en Enon, junto a Salim, porque había allí muchas aguas” (Juan 3:23).
c) Al Agua:  “Y descendieron ambos al agua, Felipe y el Eunuco, y le bautizo.” (Hch. 8:38)
d) Del Agua: “Cuando subieron del agua…” Y Jesús después que fue bautizado, subió luego del Agua…” (Hch, 8:39, Mat. 3:16)
e) Sepultado en Agua: “Porque somos sepultados con el en el bautismo” (Ro. 6:4; Col. 2:12.)
f) El bautismo es en el nombre de Jesús, porque “no hay otro nombre, bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hch. 4:12)

 EN EL NOMBRE DE JESUS

Jesús lo Ordenó:  “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” (Mat. 28:19)

  • “Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas la naciones.” ( Luc. 24:47)

a) Pedro lo Obedeció  “Arrepentios y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados.” (Hch. 2:38)
 b) Felipe lo Predicó “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.” (Hch 8:12)
c) En Samaria lo Aceptaron “Sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.” ( Hch. 8:16)
d) Pedro lo Mandó  “Y mando bautizarles en el nombre del Se or Jesús.” (Hch. 10:48)
e) Los Efesios lo hicieron  “Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.” (Hch. 19:5)

Hay una gran cantidad de datos históricos acerca del bautismo por inmersión, y en el nombre del Señor Jesús. La mayoría de los aquí tomados, son de grandes enciclopedias de religión (Canney, Católica, Hastings Etc.). Estos son solo algunos de esos datos:

  • ENCICLOPEDIA MUNDIAL Vol. 1 Pag. 651 “En el principio todo bautismo fue por inmersión completa.”
  • ENCICLOPEDIA CATOLICA Vol. II Pag. 263 “En los siglos tempranos, todos fueron bautizados por inmersión en arroyos, lagunillas o en bautisterios.”
  • ENCICLOPEDIA BRITANICA Vol. III Pags. 365-366 “La formula bautismal fue cambiada del nombre de Jesucristo a las palabras Padre, Hijo y Espíritu Santo, por la iglesia Católica en el siglo II.”
  • Vol. III Pag. 82 “En las antiguas fuentes, fue establecido que la formula des bautismo es en el nombre de Jesucristo.”
  • ENCICLOPEDIA CANNEY  Pag. 53 “La iglesia primitiva, siempre bautizo en el nombre de Jesús, hasta el desarrollo de la doctrina de la Trinidad en el sigo II.”
  • ENCICLOPEDIA HASTINGS Pags. 377-389 “El bautismo cristiano fue administrado usando las palabras: “en el nombre de Jesús”. El bautismo fue siempre en el nombre de Jesús, hasta el tiempo de Justino Mártir (167), cuando se uso la formula trinitaria.”
  • Pag. 377 “Cada uno era bautizado en el nombre de Jesús, viniendo este a ser su personal propietario.”
  • HISTORIA DE LA IGLESIA CRISTIANA  Pags 53, 95 “Esto se ve en la formula bautismal trinitaria que estaba desplazando al antiguo bautismo en el nombre de Cristo.” En el nuevo testamento no se menciona el bautismo en el nombre de la Trinidad, a no ser en el mandamiento atribuido a Cristo en Mateo 28:19; los dirigentes cristianos de siglo III mantenían el reconocimiento de la formula primitiva, y por lo menos en Roma, el bautismo en el nombre de Cristo era considerado valido, aunque irregular ciertamente desde el tiempo del Obispo Esteban (254-257).
  • MANUAL DE LAS DOCTRINAS Pag. 47 “El bautismo era comúnmente administrado en el nombre de Cristo.”
  • Un Comentario de la SAGRADA BIBLIA “Sabelio (Obispo del tercer siglo), discute que todos los bautismos realizados en el Nuevo Testamento son en el nombre de Jesús.”

a) Jesús no mandó bautizar en tres títulos, sino en un nombre (Mat. 28:19, Luc. 24:47).
b) El bautismo en el nombre del Senor Jesucristo no debe ser administrado a niños; para ser bautizado se necesita creer y haberse arrepentido.
c) El bautismo demanda una buena conciencia (1 Pe. 3:21), e implica una gran responsabilidad para con Dios;  “No tomaras el nombre de JHVH tu Dios en vano, porque no dará por inocente JHVH al que tomare su nombre en vano” (Ex. 20:7).
d) El bautismo en el nombre del Se or Jesucristo también representa una gran bendición al hombre: “Y pondrá mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendecire” (Núm. 6:27). “Porque todo aquel que invocare mi nombre será salvo (Ro. 10:13). El invocara mi nombre, y yo le oiré, y diré: pueblo mío, y el dirá” JHVH es mi Dios”  (Zac. 13:9).

Conclución:

Esta iglesia bautiza en el nombre del Senor Jesus. Bautizan en el nombre del Sr. Jesús porque hay suficiente base bíblica e histórica para hacerlo asi. Aunque las iglesia unitaristas (pentecostales del nombre de Jesús), tambien llamadas comunidades cristianas “Solo Jesus”, erroneamente afirman que

el nombre del padre y del hijo y del Espiritu Santo es “Jesucristo y es una revelacion”, lo cual es totalmente incorrecto.

Si no has sido bautizado por inmersión en el nombre de Jesús (Hch. 2:38), necesitas hacerlo (Mar. 16:16). Entonces: ¿Porque se detiene? Levántece y bautícese, y lave sus pecados, “invocando su nombre.” (Hch. 22:16) “JESUCRISTO”!!! (Acérquese cuando pueda a su iglesia local y cuando le sea posible, hable con su pastor o lider de la congregación y solicítele que cuando haya celebraciones de bautismo le tenga en cuenta).

Si ud. ya ha sido bautizado, pero lo ha sido utilizando la fórmula trintiaria (Padre, Hijo, Espiritu Santo), no se sienta mal por  esto, quédese tranquilo/a que también está bien; déle gracias a Dios por el perdón de sus pecados y por su bautizmo si ud. lo ha hecho de corazón y sirva a Dios de corazón sincero y santo, en su iglesia local, sirviendo al Señor con amor hasta que El vuelva.

Si ud, concurre a una iglesia anti-trinitaria, lo invito a poner en oración para obtener la dirección del Señor y salir de estas comunidades sectarias.

Dios lo bendiga a ud.

—-

Bibliografia consultada:

(*) La Iglesia Apostólica  3655 N. Squirrel Rd. Auburn Hills, MI 48326 248-884-1031 P.O. Box 210063 Auburn Hills, Mi 48321 Extr de http://laiglesiaapostolica.com/home.html | El pastor que preside esta congregación es el Ministro Matias Bargas.

La Doctrina de la Santísima Trinidad en la Iglesia primitiva


La Doctrina de la Santísima Trinidad en la Iglesia primitiva

La apologética, “es la parte de la teología que busca explicar las razones de la fe. Demuestra las razones de la doctrina ante los adversarios y señala los errores para proteger su integridad”

  • “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.” Jn. 1:1

Introduccion

El mayor problema con quienes atacan la doctrina de la Trinidad, es por la sencilla razón, que ni siquiera la comprenden, la señalan de falsa, de un invento y hasta he escuchado de quienes dicen que es del diablo.

Le preguntan a uno:

-¿Usted cree que Jesús es Dios?
-Asi es, responde uno.
-Entonces, ¿El hablaba consigo mismo cuando oraba?, argumentan, lo que demuestra su total desconocimiento en cuanto a esta doctrina.

La Trinidad no consiste en la creencia de que Jesus es el mismo Padre, tampoco que son 3 dioses, no, son 3 personas, un Dios.

Asi que quienes son escépticos, por lo menos les recomiendo comprendan bien en qué consiste esta doctrina y porqué los cristianos creemos en ella.

Aqui les comparto el trabajo apologetico mas completo que he visto, basado en La Patristica (Estudio de los Padres de la Iglesia)

¿Fue la Trinidad una doctrina producto de la influencia del paganismo?

No podemos terminar de hablar de la doctrina Trinitaria, sin estudiar el desarrollo de esta doctrina desde los orígenes de la Iglesia hasta el Concilio de Nicea. Es aquí donde puede surgir la pregunta ¿Evolucionan los dogmas de la Iglesia?, a lo que podríamos decir que si bien no evolucionan en cuanto a su contenido (lo cual sería una evolución “transformista”), se desarrollan en cuanto a la conciencia de que ellos va adquiriendo la Iglesia (evolución homogénea o en el mismo sentido). Así, el tiempo ha permitido que la terminología vaya enriqueciéndose para expresar de forma más precisa, lo que la Iglesia ha creído siempre. Surge así el término “Trinidad”, como una forma de definir el misterio de que hay un solo Dios en Tres Personas distintas que tienen una misma naturaleza o sustancia.

Es importante aclarar esto, porque muchas sectas intentan atacar la doctrina Trinitaria afirmando que esta era desconocida para los cristianos primitivos y que fue bajo la influencia del paganismo sobre el cristianismo que esta doctrina fue “inventada”.

Un ejemplo de estos ataques lo he tomado de las publicaciones de los testigos de Jehová, quienes escriben:

“El Concilio de Nicea sí aseguró que Cristo era de la misma sustancia que Dios, lo que colocó la base para la teología trinitaria posterior. Pero no estableció la Trinidad, pues en aquel concilio no se dijo que el espíritu santo fuera la tercera persona de una Deidad trina y una.”…

Por muchos años había habido mucha oposición, sobre base bíblica, al desarrollo de la idea de que Jesús fuera Dios. En un esfuerzo por resolver la disputa, el emperador romano, Constantino, convocó a todos los obispos a Nicea.…

¿Qué papel desempeñó en el Concilio de Nicea aquel emperador no bautizado?

La Encyclopædia Britannica relata: “Constantino mismo presidió y dirigió activamente las discusiones y personalmente propuso […] la fórmula decisiva que expresaba la relación de Cristo con Dios en el credo que el concilio emitió, que es ‘consustancial con el Padre’ […] Impresionados por el emperador, los obispos —con solo dos excepciones— firmaron el credo, aunque muchos de ellos no estaban muy inclinados a hacerlo”[1]

El folleto en resumen se podría resumir en que la doctrina Trinitaria es producto de una maniobra política del emperador Constantino, que terminó obligando a los obispos a reconocer que Cristo era Dios casi en contra de su voluntad.
Nada mejor entonces que estudiar el testimonio de los padres anteriores a Nicea, para conocer cuál fue el verdadero desarrollo de la doctrina Trinitaria a lo largo de la historia.

La Didaché (65 – 80 d.C.)

Es un excelente testimonio del pensamiento de la Iglesia primitiva, y lo mencionamos por incluir una mención de como la fórmula bautismal Trinitaria era utilizada por la Iglesia Primitiva.

“Acerca del bautismo, bautizad de esta manera: Dichas con anterioridad todas estas cosas, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva”[2]

El Martirio de Policarpo (155 d.C.)

Es uno de los escritos apostólicos que hace uso de las bellas doxologías que expresan tan claramente el dogma Trinitario.

“A Él [Jesucristo] sea la gloria con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén”[3]

El Pastor de Hermas (141 – 155 d.C.)

“Al Espíritu Santo, que es preexistente, que creó toda la creación. Dios le hizo morar en el cuerpo de carne que Él quiso. Ahora bien, esta carne en que habitó el Espíritu Santo sirvió bien al Espíritu, caminando en santidad y pureza, sin mancillar absolutamente en nada al mismo Espíritu. Como hubiera, pues, llevado ella una conducta excelente y pura y tenido parte en todo trabajo del Espíritu y cooperado con El en todo negocio, portándose siempre fuerte y valerosamente, Dios la tomó por partícipe juntamente con el Espíritu Santo. En efecto, la conducta de esta carne agradó a Dios, por no haberse mancillado sobre la tierra mientras tuvo consigo al Espíritu Santo. Así, pues, tomó por consejero a su Hijo y a los ángeles gloriosos, para que esta carne, que había servido sin reproche al Espíritu, alcanzara también algún lugar de habitación y no pareciera que se perdía el galardón de este servicio. Porque toda carne en que moró el Espíritu Santo, si fuere hallada pura y sin mancha, recibirá su recompensa”[4]

En base a este texto explica Quasten: “Según este pasaje, parece que para Hermas la Trinidad consiste en Dios Padre, en una segunda persona divina, el Espíritu Santo, que él identifica con el Hijo de Dios, y, finalmente, en el Salvador, elevado a formar parte de su sociedad como premio a sus merecimientos. En otras palabras, Hermas considera al Salvador como Hijo adoptivo de Dios por lo que se refiere a su naturaleza humana”

Ignacio de Antioquia (? – 107 d.C.)

Entre los nombres con los que San Ignacio designa a Jesús están: Jesucristo (112 veces), Cristo Jesús (33), Señor (34). Dios (13), Cristo (7), Jesús (3), Salvador, Hijo de Dios, Sumo Sacerdote, Puerta de Dios, Maestro, Pensamiento de Dios, Logos, Boca de Dios, Conocimiento de Dios5.

“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la bendecida en grandeza de Dios con plenitud: a la predestinada desde antes de los siglos a servir por siempre para gloria duradera e inconmovible, gloria unida y escogida por gracia de la pasión verdadera y por voluntad de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Dios; a la Iglesia digna de toda bienaventuranza, que está en Éfeso de Asia, mi saludo cordialísimo en Jesucristo y en la alegría sin mácula”[6]

“Un médico hay, sin embargo, que es carnal a par que espiritual, engendrado y no engendrado, en la carne hecho Dios, hijo de María e hijo de Dios, primero pasible y luego impasible, Jesucristo nuestro Señor”7 “La verdad es que nuestro Dios Jesús, el Ungido, fue llevado por María en su seno conforme a la dispensación de Dios; del linaje, cierto, de David; por obra, empero, del Espíritu Santo. El cual nació y fue bautizado, a fin de purificar el agua con su pasión”[8]

“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la Iglesia que alcanzó misericordia en la magnificencia del Padre altísimo y de Jesucristo su único Hijo: la que es amada y está iluminada por voluntad de Aquel que ha querido todas las cosas que existen, según la fe y la caridad de Jesucristo Dios nuestro”[9]

Más adelante en la misma epístola a los romanos:

“Permitidme ser imitador de la pasión de mi Dios”[10]

“Yo glorifico a Jesucristo, Dios, que es quien hasta tal punto os ha hecho sabios; pues muy bien me di cuenta de cuán apercibidos estáis de fe inconmovible, bien así como si estuvierais clavados, en carne y en espíritu, sobre la cruz de Jesucristo”[11]

Para San Ignacio Cristo está por encima del tiempo, y es intemporal, lo cual es contrario a la teología arriana adoptada por los testigos de Jehová y es una forma de decir que existe desde toda la eternidad.

“…Aguarda al que está por encima del tiempo, al Intemporal, al Invisible, que por nosotros se hizo visible; al Impalpable, al Impasible, que por nosotros se hizo pasible: al que por todos los modos sufrió por nosotros?”[12]

Arístides (siglo II)

Dejó una apología de la fe, la cual se consideraba perdida, hasta que fue en 1878 los Mequitaristas de San Lázaro de Venecia publicaron un manuscrito del siglo X, Posteriormente en 1889, el sabio americano Rendel Harris descubrió una traducción completa en sirio de esta apología.

En dicha apología Arístides utiliza la fórmula Trinitaria mencionando a las tres Personas Divinas.

“Esté tuvo doce discípulos, los cuales, después de su ascensión a los cielos, salieron a las provincias del Imperio y enseñaron la grandeza de Cristo, al modo que uno de ellos recorrió nuestros mismos lugares predicando la doctrina de la verdad, pues conocen al Dios creador y artífice del universo en su Hijo Unigénito y en el Espíritu Santo, y no adoran a ningún otro Dios fuera de éste”[13]

Atenágoras de Atenas (siglo II)

Atenágoras aún sin usar el término Trinidad es bastante explícito al definirla. También rechaza el subordinacionismo, y de la tendencia que posteriormente tomaría el arrianismo al considerar a Cristo un ser creado, tal como se deduce del siguiente texto escrito alrededor del 177 d.C.:

“Y si por la eminencia de vuestra inteligencia se os ocurre preguntar qué quiere decir “hijo,” lo diré brevemente: El Hijo es el primer brote del Padre, no como hecho, puesto que desde el principio, Dios, que es inteligencia eterna, tenía en sí mismo al Verbo, siendo eternamente racional, sino como procediendo de Dios, cuando todas las cosas materiales eran naturaleza informe y tierra inerte y estaban mezcladas las más gruesas con las más ligeras para ser sobre ellas idea y operación”[14]

He aquí su forma de explicar la Trinidad:

“Así, pues, suficientemente queda demostrado que no somos ateos, pues admitimos a un solo Dios increado y eterno e invisible, impasible, incomprensible e inmenso, sólo por la inteligencia a la razón comprensible… ¿Quién, pues, no se sorprenderá de oír llamar ateos a quienes admiten a un Dios Padre y a un Dios Hijo y un Espíritu Santo, que muestran su potencia en la unidad y su distinción en el orden?”[15]

Taciano el Sirio (siglo II)

Ha llegado hasta nosotros su discurso contra los griegos, obra donde ataca el politeísmo.

“Porque no estamos locos, oh helenos, ni predicamos tonterías, cuando anunciamos que Dios apareció en forma humana. Vosotros que insultáis, comparad vuestros mitos con nuestras narraciones”[16]

Melintón de Sardes (siglo II)

Luego de un hallazgo reciente en 1930 se publicó su Homilía sobre la Pasión donde San Melintón expone una cristología muy lúcida en la cual el concepto de la divinidad y preexistencia de Cristo dominan toda su teología.

“Porque, nacido como hijo, conducido como cordero, sacrificado como una oveja, enterrado como un hombre, resucitó de los muertos como Dios, siendo por naturaleza Dios y hombre. Él es todo: por cuanto juzga, es Ley; en cuanto enseña, Verbo; en cuanto , salva, Gracia; en cuanto que engendra, Padre; en cuanto que es engendrado, Hijo; en cuanto que sufre, oveja sacrificial; en cuanto que es sepultado, Hombre; en cuanto que resucita, Dios. Este es Jesucristo, a quien sea dada la gloria por los siglos de los siglos”[17]

En el siguiente texto afirma la preexistencia de Cristo

“Este es el primogénito de Dios, que fue engendrado antes que el lucero matutino, que hizo levantarse la luz, que hizo brillar al día, que separó las tinieblas, que puso la primera base, que suspendió la tierra en su lugar, que secó los abismos, que extendió el firmamento, que puso orden en el mundo”[18]

En los fragmentos que tenemos por Anastasio el Sinaita habla de las dos naturalezas de Cristo, y de cómo es a la vez verdadero Hombre y verdadero Dios.

“No es de ninguna manera necesario que al tratar con personas inteligentes, aducir que las acciones de Cristo después de su bautismo como prueba que su alma y su cuerpo, su naturaleza humana, eran como las nuestras, verdaderas y no fantasmales. Las actividades de Cristo después de su bautismo, y especialmente sus milagros, dieron pruebas al mundo de la deidad ocultada en su carne. Siendo Dios y además hombre perfecto, él dio indicaciones positivas de sus dos naturalezas: de su deidad, por los milagros durante los tres años que siguen después de su bautismo, de su humanidad, en los treinta años que vinieron antes de su bautismo, durante el cual, por causa de su condición según la carne, él encubriera las muestras de su deidad, aunque él fuera Dios verdadero que existía antes de las edades”[19]

Ireneo de Lyon (140 d.C.- 202 d.C.)

En su célebre tratado Contra las Herejías expresa con claridad la fe Trinitaria de la Iglesia en un Solo Dios Padre, un Solo Señor Jesucristo y en el Espíritu Santo. Para el obispo Jesucristo es para la los cristianos “Señor y Dios y Salvador y Rey”. Particularmente importante es su testimonio sobre que dicha doctrina es predicada y creída por todas las Iglesias del orbe, cual si tuvieran una sola boca o un solo corazón, ya que este testimonio es bastante anterior al concilio de Nicea.

“1.5. La única fe de la Iglesia

10,1. La Iglesia, extendida por el orbe del universo hasta los confines de la tierra, recibió de los Apóstoles y de sus discípulos la fe en un solo Dios Padre Soberano universal «que hizo los cielos y la tierra y el mar y todo cuanto hay en ellos» , y en un solo Jesucristo Hijo de Dios, encarnado por nuestra salvación, y en el Espíritu Santo, que por los profetas proclamó las Economías y el advenimiento, la generación por medio de la Virgen, la pasión y la resurrección de entre los muertos y la asunción a los cielos del amado Jesucristo nuestro Señor; y su advenimiento de los cielos en la gloria del Padre para recapitular todas las cosas y para resucitar toda carne del género humano; de modo que ante Jesucristo nuestro Señor y Dios y Salvador y rey, según el beneplácito del Padre invisible «toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los infiernos, y toda lengua lo confiese».

El juzgará a todos justamente, los «espíritus del mal» y los ángeles que cayeron y a los hombres apostatas, impíos, injustos y blasfemos, para enviarlos al fuego eterno, y para dar como premio a los justos y santos que observan sus mandatos y perseveran en su amor, unos desde el principio, otros desde el momento de su conversión, para la vida incorruptible, y rodearlos de la luz eterna.

10,2. Como antes hemos dicho, la Iglesia recibió esta predicación y esta fe, y, extendida por toda la tierra, con cuidado la custodia como si habitara en una sola familia. Conserva una misma fe, como si tuviese una sola alma y un solo corazón, y la prédica, enseña y transmite con una misma voz, como si no tuviese sino una sola boca. Ciertamente son diversas las lenguas, según las diversas regiones, pero la fuerza de la Tradición es una y la misma. Las iglesias de la Germania no creen de manera diversa ni transmiten otra doctrina diferente de la que predican las de Iberia o de los Celtas, o las del Oriente, como las de Egipto o Libia, así como tampoco de las iglesias constituidas en el centro del mundo; sino que, así como el sol, que es una criatura de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la luz, que es la predicación de la verdad, brilla en todas partes e ilumina a todos los seres humanos que quieren venir al conocimiento de la verdad. Y ni aquel que sobresale por su elocuencia entre los jefes de la Iglesia predica cosas diferentes de éstas -porque ningún discípulo está sobre su Maestro, ni el más débil en la palabra recorta la Tradición: siendo una y la misma fe, ni el que mucho puede explicar sobre ella la aumenta, ni el que menos puede la disminuye”[20]

Interpreta que cuando Dios dice “Hagamos al hombre a imagen y semejanza” habla al Hijo y al Espíritu Santo. Afirma que Cristo es engendrado, pero que nadie conoce los misterios de esta generación, por lo que es vano que los herejes gnósticos intenten explicarla.

“Así pues, si alguien nos pregunta: «¿Cómo el Padre emitió al Hijo?», le respondemos que esta producción, o generación, o pronunciación, o parto, o cualquier otro nombre con el que quiera llamarse este origen, es inefable. No la conocen ni Valentín, ni Marción, ni Saturnino, ni Basílides, ni los Ángeles, ni los Poderes, ni las Potestades, sino sólo el Padre que lo engendró y el Hijo que de él nació. Siendo, pues, inefable esta generación, quienquiera se atreva a narrar las generaciones y emanaciones, no está en su mente cuando promete describir lo indescriptible”[21]

Más claro es en el libro III vuelve a declarar a Cristo como Dios, Señor, siempre Rey, Unigénito y Verbo encarnado:

“Que ninguno de entre todos los hijos de Adán sea llamado Dios por sí mismo, o proclamado Señor, lo hemos demostrado por las Escrituras; y que él solo entre todos los hombres de su tiempo sea proclamado Dios y Señor, siempre Rey, Unigénito y Verbo encarnado, por todos los profetas y Apóstoles y aun por el mismo Espíritu, es cosa que pueden ver todos aquellos que acepten un poco de la verdad”[22]

Enseña que Cristo es Verdadero Hombre y Verdadero Dios:

“Las Escrituras no darían todos estos testimonios acerca de él, si fuese sólo un hombre semejante a todos. Pero como tuvo una generación sobre todas luminosa, del Padre Altísimo, y también llevó a término la concepción de la Virgen, las divinas Escrituras testimonian ambas cosas sobre él: que es hombre sin belleza y pasible, que se sentó sobre el pollino de una asna, que bebió hiel y vinagre, que fue despreciado del pueblo y que descendió hasta la muerte; pero también que es Señor santo y Consejero admirable, hermoso a la vista, Dios fuerte, que viene sobre las nubes como Juez de todos. Esto es lo que las Escrituras profetizan de él. En cuanto hombre, lo era para ser tentado; en cuanto Verbo, para ser glorificado; el Verbo se reposó para que pudiera ser tentado, deshonrado, crucificado y muerto, habitando en aquel hombre que vence y soporta (el sufrimiento) y se comporta como hombre de bien y resucita y es asunto al cielo. Este es el Hijo de Dios, Señor nuestro, Verbo existente del Padre e Hijo del Hombre porque nació de la Virgen María; que tuvo su origen de los hombres pues ella misma era un ser humano; tuvo la generación en cuanto hombre, y así llegó a ser Hijo del Hombre”[23]

Se opone con más de dos siglos de antelación a la herejía del arrianismo que afirmaría que hubo un tiempo en que el Hijo no estuvo con el Padre. También con antelación rechaza el modalismo diferenciando las Tres Divinas Personas:

“Que el Verbo, o sea el Hijo, ha estado siempre con el Padre, de múltiples maneras lo hemos demostrado. Y que también su Sabiduría, o sea el Espíritu estaba con El antes de la creación”[24]

Sin embargo, hay autores que opinan que no está completamente libre de subordinacionismo, lo cual podría considerarse heterodoxo a la luz de la teología posterior.

“Si, por ejemplo, alguien busca el motivo por el cual sólo el Padre conoce el día y la hora, aunque todo le comunica a su Hijo, el mismo Señor lo ha dicho, y nadie puede inventar otro sin riesgo (de equivocarse), porque sólo el Señor es el Maestro de la verdad; y él nos ha dicho que el Padre está sobre todas las cosas, pues dijo: «El Padre es mayor que yo» (Jn 14,28).

El Señor, pues, ha presentado al Padre como superior a todos respecto a su conocimiento, a fin de que nosotros, mientras caminamos por este mundo (1 Cor 7,31), dejemos a Dios el saber hasta el fondo tales cuestiones; porque si pretendemos investigar la profundidad del Padre (Rom 11,33), corremos el peligro de preguntar incluso si hay otro Dios por encima de Dios”[25]

“El Padre sostiene al mismo tiempo toda su creación y a su Verbo; y el Verbo que el Padre sostiene, concede a todos el Espíritu, según la voluntad del Padre: a unos en la creación misma les da el (espíritu) de la creación, que es creado; a otros el de adopción, esto es, el que proviene del Padre, que es obra de su generación. Así se revela como único el Dios y Padre, que está sobre todo, a través de todas y en todas las cosas. El Padre está sobre todos los seres, y es la cabeza de Cristo (1 Cor 11,3); por medio de todas las cosas obra el Verbo, que es Cabeza de la Iglesia; y en todas las cosas, porque el Espíritu está en nosotros, el cual es el agua viva (Jn 7,38-39) que Dios otorga a quienes creen rectamente en él y lo aman, y saben que «uno sólo es el Padre, que está sobre todas las cosas, por todas y en todas”[26]

Clemente de Alejandría (150 – 217 d.C.)

En su obra El Protréptico o Exhortación a los griegos escribe:

“La palabra, entonces, el Cristo, es la causa de nuestro antiguo principio – porque Él Estaba en Dios – y de nuestro bienestar. Y ahora esta misma palabra ha aparecido como hombre.

Él solo es Dios y Hombre, y la fuente de todas las cosas buenas. Es por él que nos enseña a vivir bien y entonces somos enviados hacia la vida eterna….Él es la nueva canción, La manifestación que ahora nos ha sido hecha, de la palabra que existió en el principio y antes del principio. El salvador, que existió antes, ha aparecido solo posteriormente.

Él que ha aparecido está en Él que es, por la Palabra que estaba con Dios, la Palabra por la cual todas las cosas fueron hechas, ha aparecido como nuestro maestro, y él, que nos concedió vida en el principio, cuando, como nuestro creador, Él nos formó, ahora que Él ha aparecido como nuestro maestro, nos ha enseñado a vivir bien de modo que, luego, como Dios, podría darnos abundante con vida eterna”[27]

En su comentario sobre a la primera epístola de Juan escribe “El Hijo de Dios, siendo, por igualdad de sustancia, uno con el Padre, es eterno e increado”. Más adelante en la misma obra sigue profundizando en su teología del logos afirmando que la divina palabra es “evidentemente verdadero Dios”, y agrega que estaba “al mismo nivel” que el Padre, lo cual probaría que no tenía inclinaciones subordinacionistas.

“Desdeñado en cuanto a su apariencia pero en realidad adorado, el Expiador, el Salvador, la Palabra Divina, Él que es absoluta y evidentemente Dios Verdadero, Él que está puesto al mismo nivel del Señor del Universo porque Él era su hijo, y la palabra estaba en Dios”[28]

En El Pedagogo (una obra de tres libros, viene a ser la continuación del Protréptico) explica el capítulo 2 del libro I:

“…mis niños, nuestro instructor es como su Dios del padre, cuyo hijo Él es, libre de pecado, libre de culpa, y con un alma desprovista de la pasión; Dios en forma de hombre, inoxidable, el ministro de su Padre y la palabra que es Dios, que está en el padre, que es la mano derecha del padre, y con la forma de Dios es Dios. Él es para nosotros una imagen intachable…”[29]

Teófilo de Antioquia (? – ~200 d.C.)

Así como Tertuliano sería el primero en utilizar el vocablo latino Trinitas, San Teófilo sería el primero en utilizar la palabra Τριας (trinitas) para expresar la unión de las tres Divinas Personas en Dios.

“Los tres días que preceden a la creación de los luminares son símbolo de la Trinidad, de Dios, de su Verbo y de su Sabiduría”[30]

“Teniendo, pues, Dios a su Verbo inmanente en sus propias entrañas, le engendró con su propia sabiduría, emitiéndole antes de todas las cosas. A este Verbo tuvo El por ministro de su creación y por su medio hizo todas las cosas….Este se llama principio, pues es Príncipe y Señor de todas las cosas por El fabricadas”[31]

“Dios, sí, el Padre del universo, es inmenso y no se haya limitado a un lugar, pues no hay lugar de su descanso; mas su Verbo, por el que hizo todas las cosas, como potencia y sabiduría suya que es, tomando la figura del Padre y Señor del universo, ése fue el que se presentó en el jardín en figura de Dios y conversaba con Adán. Y, en efecto, la misma divina Escritura nos enseña que Adán dijo haber oído su voz. Y esa voz, ¿qué otra cosa es sino el Verbo de Dios, que es también hijo suyo? Hijo, no al modo que poetas y mitógrafos dicen que nacen hijos de los dioses por unión carnal, sino como la verdad explica que el Verbo de Dios está siempre inmanente en el corazón de Dios. Porque antes de crear nada, a éste tenía por consejero, como mente y pensamiento suyo que era. Y cuando Dios quiso hacer cuanto había deliberado, engendró a este Verbo proferido como primogénito de toda creación, no vaciándose de su Verbo, sino engendrando al Verbo y conversando siempre con Él. De ahí que nos enseñan las santas Escrituras y todos los inspirados por el Espíritu, de entre los cuales Juan dice: En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios; dando a entender que en los comienzos estaba Dios solo y en El su Verbo. Y luego dice Y Dios era el Verbo”[32]

Tertuliano (160d.C – 220 d.C.)

Fue el primero en aplicar el vocablo latino Trinitas (Trinidad) a las tres divinas Personas. En De pudicitia (Sobre la modestia) escribe:

“..Para la misma iglesia es, propiamente y principalmente, el Espíritu mismo, en el cual es la Trinidad de Una Divinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo”[33]

En Adversas Praxean (Contra Práxeas) da una explicación de la doctrina Trinitaria aún más completa:

“Sin embargo, como hemos hecho de hecho siempre (y más especialmente desde que hemos sido mejor instruidos por el paráclito, que conduce a los hombre hacia toda la verdad), creemos que hay un solo Dios, pero bajo la siguiente dispensación, o οἰκονομία, como es llamado, que este único Dios tiene también un Hijo, Su Palabra, que procede de Él mismo, por quien todas las cosas fueron hechas, y sin el cual nada fue hecho. Creemos que Él ha sido enviado por el Padre a la Virgen, y ha nacido de ella – siendo Dios y Hombre, el Hijo del Hombre y el Hijo de Dios, y ha sido llamado Jesucristo; creemos que ha sufrido, muerto, herido, de acuerdo a las Escrituras, y, después ha resucitado por el Padre y llevado al cielo, para sentarse a la derecha del Padre, y él vendrá a juzgar a vivos y muertos, quien envió también desde el cielo del Padre, de acuerdo con su promesa, al Espíritu Santo, el Paráclito, el santificador de la fe de aquellos que creen en el Padre, y en el Hijo y en el Espíritu Santo. Esta es la regla de fe que ha venido hasta nosotros desde el principio del evangelio, incluso antes de todas las viejas herejías”[34]

Más adelante en el mismo capítulo escribe:

“…La herejía, la cual supone por sí misma poseer la verdad pura, pensando que no se puede creer que Un Solo Dios en ninguna otra vía que diciendo que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la misma Persona. Como si en esta vía también uno no fueran Todos, en la que Todos son de Uno, por unidad de substancia; mientras el misterio de la dispensación es todavía guardado, el cual distribuye la Unidad en la Trinidad colocando en sus orden las tres Personas – El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: tres, sin embargo no en condición, sino en grado, no en sustancia, sino en forma, no en poder, sino en aspecto”[35]

Este texto es particularmente importante porque explica la concepción que Tertuliano tiene de la Trinidad: Tres Personas, pero no tres naturalezas, no diferentes en cuanto a poder sino en cuanto a aspecto. Esto lo confirma también el capítulo 4 de la misma obra donde vuelve a afirmar que el Hijo es “de la substancia del Padre”:

Filium non aliunde deduco, sed de substantia Patris  [36], y el Espíritu es “del Padre por el Hijo”: Spiritum non aliunde deduco quam a Patre per Filium [37].

“Si la pluralidad en la Trinidad te escandaliza, como si no estuviera ligada en la simplicidad de la unión, te pregunto: ¿cómo es posible que un ser que es pura y absolutamente uno y singular, hable en plural: “Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra”? ¿No debería haber dicho más bien: “Hago yo al hombre a mi imagen y semejanza,” puesto que es un ser único y singular? Sin embargo, en el pasaje que sigue leemos: “He aquí que el hombre se ha hecho como uno de nosotros.” O nos engaña Dios o se burla de nosotros al hablar en plural, si es que así Él es único y singular; o bien, ¿se dirigía acaso a los ángeles, como lo interpretan los judíos, porque no reconocen al Hijo? O bien, ¿sería quizás porque Él era a la vez Padre, Hijo y Espíritu que hablaba en plural, considerándose múltiple? Por cierto, la razón es que tenía a su lado a una segunda persona, su Hijo y su Verbo, y a una tercera persona, el Espíritu en el Verbo. Por eso empleó deliberadamente el plural: “Hagamos… nuestra imagen… uno de nosotros.” En efecto, ¿con quién creaba al hombre? ¿A semejanza de quién lo creaba? Hablaba, por una parte, con el Hijo, que debía un día revestirse de carne humana; de otra, con el Espíritu, que debía un día santificar al hombre, como si hablara con otros tantos ministros y testigos”[38]

Continúa posteriormente en el mismo capítulo:

“…Ahora si él es también Dios, de acuerdo a Juan, (quien dice) La Palabra era Dios, entonces usted tiene dos seres -uno que ordena que la cosas se hagan, y el otro que ejecuta la orden y crea. En ese sentido, sin embargo, usted debe entender de El ser otro, Yo he explicado, que en cuando a Personalidad, no de sustancia – en esa vía de distinción, no de división. Pero aunque debo donde quiera mantener una sola sustancia en tres coherente e inseparable (personas)”[39] En el texto anterior Tertuliano se sirve del término “persona” para explicar que la Palabra (logos) es distinta del Padre “en el sentido de persona, no de substancia, para distinción, no para división” y la cual aplica también al Espíritu Santo a quien llama “la tercera persona”.

Con todo y lo que contribuyó Tertuliano a precisar una terminología precisa para la doctrina Trinitaria, no se vio libre por completo del subordinacionismo, al punto que llegó a interpretar que el Hijo no era eterno, uno de los errores del arrianismo.

“Fue entonces cuando el Verbo recibió su manifestación y su complemento, esto es, el sonido y la voz, cuando Dios dijo: «¡Haya luz!» Ese es el nacimiento perfecto del Verbo, cuando procedió de Dios. Primero fue producido por El en el pensamiento bajo el nombre de Sabiduría: «Dios me creó al principio de sus caminos». Luego fue engendrado con vistas a la acción: «Cuando hizo los cielos, estaba cerca de Él» (Prov. 8,27). Por consiguiente, haciendo que fuera su Padre aquel de quien era Hijo por proceder de Él, vino a ser el primogénito, porque fue engendrado antes que todas las cosas, e Hijo único, porque El solo fue engendrado por Dios”[40]

Orígenes (185 – 254 d.C.)

En 1941 fueron descubiertos unos papiros en Toura (cerca del Cairo). Allí se presenta una relación completa de una disputa que se originó cuando las opiniones de Heráclides sobre la doctrina Trinitaria habían preocupado a sus hermanos del episcopado, y llaman así a Orígenes para enderezar la cuestión. Esta disputa se realizó en presencia del pueblo y de los obispos hacia el año 245.

A este respecto comenta Quasten en Patrología I:

“a Heráclides no le gustaba la fórmula de Orígenes “dos dioses” como la única manera de expresar claramente la distinción entre el Padre y el Hijo. Implicaba un peligro demasiado grave de politeísmo. En la discusión, Orígenes hace esta observación: “Ya que nuestros hermanos se escandalizan al oír que hay dos dioses, este asunto merece ser tratado con delicadeza.”

Recurre luego a la Escritura para demostrar en qué sentido dos pueden ser uno. Adán y Eva eran dos; sin embargo, formaban una sola carne (Gen. 2,24). Cita luego a San Pablo, quien, hablando de la unión del hombre justo con Dios, dice: “El que se allega al Señor se hace un espíritu con El” (1 Cor. 6,17). Finalmente, invoca como testigo al mismo Cristo, porque dijo: “Yo y mi Padre somos uno.” En el primer ejemplo había unidad de “carne”; en el segundo, de “espíritu”; en el tercero, de “divinidad.” “Nuestro Señor y Salvador — observa Orígenes —, en su relación con el Padre y Dios del universo, no es una sola carne, ni tampoco un solo espíritu, sino algo mucho más elevado que la carne y el espíritu, un solo Dios.”
Así Orígenes defiende que el Padre y el Hijo son divinos contra el monarquismo y el modalismo.

Quasten también reproduce interrogatorio de Orígenes a Heráclides con el siguiente acuerdo:

Orígenes dijo: ¿El Padre es Dios?
Heráclides respondió: Sí.
Orígenes dijo: ¿El Hijo es distinto del Padre?
Heráclides respondió: ¿Cómo podría ser simultáneamente Hijo y Padre?
Orígenes dijo: ¿El Hijo, que es distinto del Padre, es también Dios?
Heráclides respondió: También El es Dios.
Orígenes dijo: ¿De esta manera los dos Dioses forman uno solo?
Heráclides dijo: Sí.
Orígenes dijo: ¿Por consiguiente, afirmamos que hay dos Dioses?
Heráclides respondió: Sí, pero el poder es uno

Definición que aunque muy anterior a Nicea y sin precisar de su terminología se las arregla para expresar el mismo sentir. Así, con este acuerdo en frente del pueblo y de obispos se proclama a Cristo Dios, pero como una persona distinta del Padre. Se defiende así la individualidad de las Personas Divinas contra el modalismo, y aclara los temores de que al reconocer a Cristo y al Padre como Dios se caiga en politeísmo.

Orígenes utiliza frecuentemente el término Trinidad [41], que el Hijo procede el Padre, y dado que Dios es eterno sigue que este acto de generación es también eterno, por lo que el Hijo no tiene principio y no hubo un tiempo en que El no existiera (se opone con antelación a la herejía del arrianismo que afirmaría posteriormente lo opuesto, a saber, que hubo un tiempo en que el Hijo no existía [42]) .

“No se puede concebir luz sin resplandor. Y si esto es verdad, nunca hubo un tiempo en que el Hijo no fuera el Hijo. Sin embargo, no será, como hemos dicho de la luz eterna, sin nacimiento (parecería que introducimos dos principios de luz), sino que es, por decirlo así, resplandor de la luz ingénita, teniendo a esta misma luz como principio y como fuente, verdaderamente nacido de ella. No obstante, no hubo un tiempo en que no fue. La Sabiduría, por proceder de Dios, es engendrada también de la misma substancia divina. Bajo la figura de una emanación corporal, se le llama así: “Emanación pura de la gloria de Dios omnipotente” (Sap. 7,25). Estas dos comparaciones manifiestan claramente la comunidad de substancias entre el Padre y el Hijo. En efecto, toda emanación parece ser ομοούσιος, ο sea, de una misma substancia con el cuerpo del cual emana o procede”[43]

Utiliza la palabra ομοούσιος (homoousios) que significa “una sustancia”, la cual posteriormente sería tan utilizada en el concilio de Nicea para definir solemnemente como el Padre y el Hijo tienen una misma naturaleza. Se refiere a Cristo también con la expresión θεάνθρωπος (Dios-Hombre)

Sin embargo, Orígenes tiene algunos textos confusos al punto de parecer tender al subordinacionismo. Entre los partidarios de haber caído en este error está San Jerónimo, sin embargo otros padres de la Iglesia como San Atanasio y San Gregorio Taumaturgo lo niegan. Uno de los textos donde parece serlo es este:

“Nosotros, que creemos al Salvador cuando dice: “El Padre, que me ha enviado, es mayor que yo,” y por esta misma razón no permite que se le aplique el apelativo de “bueno” en su sentido pleno, verdadero y perfecto, sino que lo atribuye al Padre dando gracias y condenando al que glorificara al Hijo en demasía, nosotros decimos que el Salvador y el Espíritu Santo están muy por encima de todas las cosas creadas, con una superioridad absoluta, sin comparación posible; pero decimos también que el Padre está por encima de ellos tanto o más de lo que ellos están por encima de las criaturas más perfectas”[44]

Justino Mártir (100 – 168 d.C.)

En diálogo con Trifón se refiere a Cristo como “Dios engendrado del Padre del universo”, y parte de textos del génesis donde Dios habla en primera persona del plural, para demostrar la pluralidad de las personas divinas. Descarta aquí que hablara con ángeles, ya que es inconcebible que el hombre haya sido hecho por ellos, y descarta también que hablara con los elementos de la tierra. Concluye que hablaba con Cristo quien estaba con el Padre antes de todas las criaturas. Aun así, parece mostrar tendencia al subordinacionismo.

“Os voy a presentar, Oh amigos – dije – otro testimonio de las Escrituras sobre que Dios engendró principio antes de todas las criaturas, cierta potencia racional de sí mismo, la cual es llamada también por el Espíritu Santo Gloria del Señor, y unas veces Hijo, otras Sabiduría; ora Ángel, ora Dios, ya Señor, ya Palabra, y ella misma se llama a sí misma Capitán General, cuando se aparece en forma de hombre a Josué, hijo de Navé. Y es así que todas esas denominaciones le vienen de estar al servicio de la voluntad del Padre y de haber sido engendrada por querer del Padre…Mas será la palabra de la sabiduría la que me prestará su testimonio, por ser ella ese mismo Dios engendrado del Padre del universo, que subsiste como palabra y sabiduría y poder y gloria del que le engendró…

62. Eso mismo, amigos, expresó la palabra de Dios por boca de Moisés al indicarnos que el Dios que nos manifestó, habló en ese mismo sentido en la creación del hombre, al decir estas palabras: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza….Y porque no torzáis las palabras citadas y digáis lo que dicen vuestros maestros, que Dios se dirigió a sí mismo al decir “hagamos”, del mismo modo que nosotros, cuando vamos a hacer algo decimos : hagamos” o que habló con los elementos, es decir, con la tierra y demás de que sabemos se compone el hombre, y a ellos dijo el “hagamos”; os voy a citar ahora otras palabras del mismo Moisés, por las cuales, sin discusión posible, tenemos que reconocer que conversó Dios con alguien que era numéricamente distinto y juntamente racional. Helas aquí: Y dijo Dios: He aquí que Adán se ha hecho como uno de nosotros para conocer el bien y el mal. Luego, al decir “como uno de nosotros”, indica el número de los que entre sí conversan, y que por lo menos son dos. Porque no puedo yo tener por verdadero lo que dogmatiza la que entre vosotros se llama herejía ni los maestros de ellas son capaces de demostrar que habla Dios con los ángeles o que el cuerpo humano es obra de ángeles. Sino que este brote, emitido realmente del Padre, estaba con El antes de todas las criaturas y con ése conversa el Padre, como nos lo manifestó la Palabra por boca de Salomón, al decirnos que antes de todas las criaturas fue por Dios engendrado como principio y progenie este mismo que por Salomón es llamado sabiduría”[45]

Más adelante se refiere a Cristo como Señor y Dios.

“Largamente he demostrado que Cristo, que es Señor y Dios, Hijo de Dios, se apareció antes prodigiosamente como Hombre y como Ángel y también en la gloria del fuego, como en la visión de la zarza y en el juicio contra Sodoma”[46]

En su primera apología distingue claramente y por orden a las Tres Personas Divinas, lo que descarta que San Justino tuviera alguna tendencia modalista [47]:

“Y luego demostraremos que con razón honramos también a Jesucristo, que ha sido nuestro maestro en estas cosas y que para ello nació, el mismo que fue crucificado bajo Poncio Pilato, procurador que fue de Judea en tiempo de Tiberio César, que hemos aprendido ser el Hijo del mismo verdadero Dios y a quien tenemos en segundo lugar, así como al Espíritu profético tenemos en el tercero”[48]

Más claro en distinguir la Persona del Padre de la del Hijo es en el capítulo 63 y de reconocer en Cristo a quien habló a los profetas y proclamó ser “El Dios de Abraham, Isaac y Jacob”:

“Porque los que dicen que el Hijo es el Padre, dan prueba de que ni saben quién es el Padre ni se han enterado de que el Padre del universo tiene un Hijo, que siendo Verbo y Primogénito de Dios, es también Dios. Este fue quien primeramente apareció a Moisés y a los otros profetas en la forma de fuego o por imagen incorpórea, y que ahora, en los tiempos de vuestro imperio,…, nació hombre de una virgen….Ahora, lo que desde la zarza se le dijo a Moisés: Yo soy el que es, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, significaba que, aún después de muertos, aquellos hombres seguían siendo de Cristo mismo” [49]

Gregorio de Taumaturgo (213 – 270 d.C.)

Nacido hacia el año 213 fue obispo de su ciudad natal Neocesarea. Compuso un breve símbolo de fe al cual comenta Quasten “ se limita al dogma de la Trinidad notable por su exactitud en su conceptos, afirmando que jamás ninguna de las Personas Divinas ha estado sin la otra, sino que sin mudanza han existido siempre”.

“Hay un solo Dios, Padre del Verbo viviente, de la Sabiduría subsistente, del Poder y de la Imagen eterna; Engendrador perfecto del perfecto Engendrado, Padre del Hijo Unigénito. Hay un solo Señor, Único del Único, Dios de Dios, Figura (carácter) e Imagen de la Divinidad, Verbo Eficiente, Sabiduría que abraza todo el universo y Poder que crea el mundo entero, Hijo verdadero del verdadero Padre, Invisible del Invisible, Incorruptible del Incorruptible, Inmortal del Inmortal, Eterno del Eterno. Y hay un solo Espíritu Santo, que tiene su subsistencia de Dios y fue manifestado a los hombres por el Hijo: Imagen del Hijo, Imagen Perfecta del Perfecto, Vida, Causa de los vivientes, Manantial Sagrado, Santidad que comunica la santificación, en quien se manifiestan Dios Padre, que está por encima de todos y en todos, y Dios Hijo, que está a través de todos. Hay una Trinidad perfecta, en gloria y eternidad y majestad, que no está dividida ni separada. No hay, por consiguiente, nada creado ni esclavo en la Trinidad, ni tampoco nada sobreañadido, como si no hubiera existido en un período anterior y hubiera sido introducido más tarde. Y así ni al Padre le falló nunca el Hijo, ni el Espíritu Santo al Hijo, sino que, sin variación ni mudanza, la misma Trinidad ha existido siempre” [50]

Novaciano (? – 258 d.C.)

Uno de sus escritos, Sobre la Trinidad (De Trinitate) fue escrito en una fecha bastante anterior al 250 d.C.

“El Hijo, por ser engendrado del Padre, está siempre en el Padre. Cuando digo «siempre», no quiero decir que es ingénito. Afirmo, por el contrario, que nació. Pero el que nació antes de todo tiempo, debe decirse que existió siempre en el Padre, puesto que no se le pueden fijar fechas al que es anterior a todos los tiempos. Él está eternamente en el Padre, pues de otra suerte el Padre no sería siempre Padre. Por otra parte, el Padre es anterior a Él, pues el Padre debe ser necesariamente antes que el Hijo, como Padre; puesto que El no conoce origen, debe existir necesariamente antes que el que tiene un origen. El Hijo, pues, es necesariamente anterior al Padre, porque reconoce El mismo que existe en el Padre; tiene un origen, puesto que nació, y por el Padre de una manera misteriosa; con todo, a pesar de haber nacido y tener así origen, es en todo semejante (vicinus) al Padre, precisamente debido a su nacimiento, puesto que nació del Padre, el cual es el único que carece de origen. El, pues, cuando el Padre quiso, procedió del Padre, y el que estaba en el Padre, porque procedía del Padre, no siendo otra cosa que la Substancia divina. Su nombre es el Verbo, por el cual fueron hechas todas las cosas, y sin el cual nada fue hecho. Porque todas las cosas son posteriores a Él, pues vienen de Él, y, consiguientemente, El es anterior a todas las cosas (pero después del Padre), considerando que todas las cosas fueron hechas por Él. Procedió del Padre, por cuya voluntad todas las cosas fueron hechas. Dios, con toda certeza, procedente de Dios, constituyendo la segunda Persona después del Padre, por ser Hijo, sin desposeer por eso al Padre de la unidad de la divinidad” [51]

Sin embargo, Novaciano mostró una especie de subordinacionismo pues aunque reconoce que las Personas divinas tienen la misma substancia, también afirmó que el Espíritu Santo era inferior a Cristo y Cristo inferior al Padre, de quien dice que aparece

“como el único Dios verdadero y eterno; El es la única fuente de este poder de la divinidad. Aunque es transmitida al Hijo y concentrada en él, vuelve de nuevo al Padre a través de su comunidad de sustancia”:

“El Paráclito recibió su mensaje de Cristo. Mas si lo recibió de Cristo, Cristo es superior al Paráclito, pues el Paráclito no habría recibido de Cristo de no ser inferior a Cristo. Esta inferioridad del Paráclito prueba que Cristo, de quien recibió su mensaje, es Dios. Aquí tenemos, pues, un poderoso testimonio de la divinidad de Cristo. Vemos, en efecto, que el Paráclito es inferior a Él, y recibe de Él, el mensaje que entrega al mundo” [52]

Cipriano de Cartago (200 – 258 d.C.)

Declara la divinidad de Cristo numerosas veces:.

“Si Cristo Jesús, nuestro Señor y Dios, es Él mismo el sumo sacerdote de Dios el Padre” [53] “Si alguien pudiera ser bautizado por los herejes, él podría ciertamente recibir también el perdón de sus pecados. Si él hubiere recibido el perdón de los pecados, él podría ser santificado. Si él fuera santificado, él podría ser hecho un templo de Dios. Si él fuera hecho templo de Dios – ahora yo te pregunto: ¿De qué Dios? ¿Del Creador?. Pero eso no es posible, porque él no cree en El. ¿De Cristo?. Quien niegue que Cristo sea Dios no puede llegar a ser su templo. ¿Del Espíritu Santo?. Desde que Tres son Uno, como fuera posible para el Santo Espíritu ser reconciliado con él que es un enemigo del Hijo o del Padre? [54]

“Después de la resurrección, cuando el Señor envió los apóstoles a las naciones, Él les ordenó bautizar a los gentiles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Cristo mismo ordenó que las naciones sean bautizadas en la completa y unida Trinidad” [55]

Dionisio de Roma (? – 268 d.C.)

Siendo Papa desde el 259 al 268 combatió el modalismo y el subordinacionismo. Cuando se presentó ante él una acusación sobre Dionisio de Alejandría (obispo) sobre expresarse de modo incorrecto sobre la Trinidad, se originó una controversia que se ha conocido como “la controversia de los dos Dionisios”. El Papa convocó un sínodo en el año 260 para solucionar la cuestión. En nombre propio y en el del sínodo escribió una carta en la cual condena la doctrina modalista de Sabelio y además las opiniones marcionistas que dividían la monarquía divina en tres hipóstasis distintas, también a quienes representaban al Hijo de Dios como una criatura.

En la carta a Dionisio de Alejandría el Papa llama blasfemia a la opinión que sostiene que el Hijo es el mismo Padre (modalismo), pero también censura la doctrina que al parecer apoyan catequistas de Dionisio de Alejandría que afirman que cada Persona Divina tiene una naturaleza distinta de la otra.

“He oído que alguno de tus catequistas y maestros de la divina palabra encabezan está este principio [refiriéndose a quienes heréticamente dividen las naturalezas de las Personas Divinas]. Ellos son, tal que hablan diametralmente a la opinión de Sabelio. Para él, en su blasfemia, dice que el Hijo es el Padre, y viceversa. Pero ellos proclaman que hay en alguna vía tres Dioses, cuando ellos dividen la Sagrada Unidad en tres sustancias diferentes entre sí y completamente separadas”[56]

También declara que el arrianismo es una blasfemia por afirmar que Cristo es un ser creado, y explica que por Ser Cristo la Palabra, Sabiduría y poder de Dios, no pudo haber habido un momento en que el Padre existiera sin Él.

“Es blasfemia, entonces, y no común pero la peor, decir que el Señor en alguna forma fue creación. Pero si el vino a ser Hijo, entonces Él no lo fue, sino si como Él dice de sí mismo, Él está en el Padre, y si usted conoce la Divina Escritura la cual dice, Cristo es la Palabra y Sabiduría y Poder, y esos atributos son poderes de Dios, entonces el siempre existió. Pero si el hijo vino a ser, había una época en la cual esos atributos no existieron, y consecuentemente, ese fue un tiempo cuando Dios estuvo sin ellas, lo cual es completamente absurdo”[57]

“Es necesario, sin embargo, que la palabra divina [Jesucristo] esté unida con Dios del Universo; y el Espíritu Santo debe respetar y morar en Dios. Por tanto la Trinidad Divina debe ser reunida en Una, una cumbre, como si fuera – quiero decir, el Dios Omnipotente del Universo”[58]

“Ni entonces podemos dividir en tres cabezas divinas la maravillosa y divina monarquía, ni desacreditar llamando “obra” la dignidad y excelente majestad de nuestro Señor, pero debemos creer en Dios, el Padre Todopoderoso, y en Jesús su Hijo, y en el Espíritu Santo, y sostenemos que a el Dios del universo la Palabra está unida” [59]

Conclución:

Luego de haber estudiado los principales testimonios patrísticos anteriores al concilio de Nicea no queda sino descartar las especulaciones de las sectas que asumen como una novedad tardía la doctrina Trinitaria producto de las influencias paganas. La Iglesia fue fiel en reconocer que hay un solo Dios, siendo el Padre Dios, el Hijo Dios, y el Espíritu Santo Dios, y esta verdad era comprendida y enseñada con mayor o menor claridad en la era post-apostólica y pre-nicena

El consenso de los padres rechazaba abiertamente tanto el arrianismo (que afirmaba que Jesucristo era una dios menor creado subordinado al Padre y que alguna vez no existió) y el modalismo (que afirmaba que había una sola Persona Divina en Dios, siendo el Hijo el Padre y viceversa, pero manifestados de manera diferentes).

Ciertamente algunos padres no comprendieron a cabalidad el misterio Trinitario y tendieron al subordinacionismo en mayor o menor grado, cosa totalmente comprensible en una materia de tanta complejidad. Han sido precisamente conflictos tan graves como el arrianismo y otras herejías las que han dado oportunidad a la Iglesia para profundizar en estas verdades de fe.

Espero que este trabajo le haya sido de bendición. Cualquier duda o pregunta que ud. tenga, no dude en realizarla. Procuraré respondérsela a la brevedad de la mejor manera. Si ud. es una persona que solo busca debate por amor a la retórica,  por favor absténgase de hacer comentarios. Muchas Gracias.

Dios le bendiga

Notas

[1] Wathtower Library 2007, Testigos de Jehová – Folleto grande – ¿Cómo se desarrolló la doctrina de la Trinidad?
[2] Didaché, VII,1

[3] Martirio de Policarpo, XXII,3  Ibid. pág. 688
[4] El Pastor de Hermas, Comparación Quinta 6,5 Ibid. pág. 1020

[5] Camelo Granado, Los mil nombres de Jesús, Narcea S.A. de Ediciones, pág. 25
[6] Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios I Daniel Ruiz Bueno, Padres Apostólicos, Biblioteca de Autores Cristianos 65, Quinta Edición, Madrid 1985, pág. 447
[7]  Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios VII,2 Ibid. pág. 451
[8] Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios XVIII,2 Ibid. pág. 457

[9] Ignacio de Antioquía, Carta a los Romanos I Ibid., pág. 474
[10] Ignacio de Antioquía, Carta a los Romanos IV,3 Ibid., pág. 477
[11] Ignacio de Antioquía, Carta a los Esmiornitas I,1 Ibid. pág. 488
[12] Ignacio de Antioquía, Carta a Policarpo III,2 Ibid., pág. 498-499

[13] Arístides, Apología XV,2 Daniel Ruiz Bueno, Padres Apologetas Griegos, Biblioteca de Autores Cristianos 116, Tercera Edición, Madrid 1996, pág. 130
[14] Atenágoras de Atenas, Súplica en favor de los cristianos 10 Ibid. pág. 660-661

[15] Ibid. pág. 661
[16] Taciano, Discurso contra los griegos 21  Ibid. pág. 602
[17] Melintón de Sardes, Homilía sobre la Pasión 8-10 Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 240-241

[18] Melintón de Sardes, Homilía sobre la Pasión 82 Ibid., pág. 241
[19] Melintón de Sardes, Fragmentos en Anastasio el Sinaita, La guía, CH. 13 William A. Jurgens, The Faith of the Early Fathers, Vol. I, The Liturgical Press, Minnesota 1970, pág. 81

[20] Ireneo de Lyon, Contra las herejías I,10,1-2
[21] Ireneo de Lyon, Contra las herejías II,28,6
[22] Ireneo de Lyon, Contra las herejías III,19,2
[23] Ireneo de Lyon, Contra las herejías III,19,2-3
[24] Ireneo de Lyon, Contra las herejías IV,20,3
[25] Ireneo de Lyon, Contra las herejías II,28,8
[26] Ireneo de Lyon, Contra las herejías V,18,2
[27] Clemente de Alejandría, Exhortación a los griegos 1,7,1 William A. Jurgens, The Faith of the Early Fathers, Vol. I, The Liturgical Press, Minnesota 1970, pág. 176
[28] Clemente de Alejandría, Exhortación a los griegos 10,110,1 Ibid., pag.177
[29] Clemente de Alejandría, El Pedagogo I,2 New Advent Encyclopedia, http://www.newadvent.org/fathers/02091.htm
[30] Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum 2,15 Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 236
[31] Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum 2,10 Daniel Ruiz Bueno, Padres Apologetas Griegos, Biblioteca de Autores Cristianos 116, Tercera Edición, Madrid 1996, pág. 796
[32] Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum 2,22 Ibid. pág. 813
[33] Tertuliano, Sobre la modestia 21 NewAdvent Encyclopedia, http://www.newadvent.org/fathers/0407.htm
[34] Tertuliano, Contra Práxeas 2 NewAdvent Encyclopedia, http://www.newadvent.org/fathers/0317.htm
[35] Ibid.
[36] Tertuliano, Sobre la modestia 4 Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 621
[37] Ibid.
[38] Tertuliano, Contra Práxeas 12 Ibid., pág. 622
[39] Ibid.
[40] Tertuliano, Contra Práxeas 7 New Advent Encyclopedia, http://www.newadvent.org/fathers/0317.htm

[41] In Ioh. 10,39,270; 6,33,166; In Ies. Hom. 1,4,1
[42] De princ. l,2,9s; 2; 4,4,1; In Rom. 1,5
[43] Orígenes, In Hebr. frag. 24,359 Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 389-390
[44] Orígenes, In Ioh. 13,25 Ibid., pág. 390
[45] San Justino, Diálogo con Trifón, 61-62 Daniel Ruiz Bueno, Padres Apologetas Griegos, Biblioteca de Autores Cristianos 116, Tercera Edición, Madrid 1996, pág. 409-412
[46] San Justino, Diálogo con Trifón, 128 Ibid., pág. 526
[47] El modalismo no ve al Padre, Hijo y Espíritu Santo como Personas divinas, sino como manifestaciones de un solo Dios.
[48] Justino Mártir, Apología I, 13,3 Ibid., pág. 194
[49] Justino Mártir, Apología I, 63,15 Daniel Ruiz Bueno, Padres Apologetas Griegos, Biblioteca de Autores Cristianos 116, Tercera Edición, Madrid 1996, pág. 254-255
[50] Gregorio de Taumaturgo, Exposición de la fe Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 433
[51] Novaciano, Sobre la Trinidad, 31 Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206, Quita Edición, Madrid 1995, pág. 529
[52] Novaciano, Sobre la Trinidad, 18 Ibid., pág. 531
[53] Cipriano de Cartago, Carta 63,14 William A. Jurgens, The Faith of the Early Fathers, Vol. I, The Liturgical Press, Minnesota 1970, pág. 232-233

[54] Cipriano de Cartago, Carta 73,12 Ibid., pág. 238
[55] Cipriano de Cartago, Carta 73,18 Ibid.

[56] Carta a Dionisio de Roma a Dionisio de Alejandría 1 William A. Jurgens, The Faith of the Early Fathers, Vol. I, The Liturgical Press, Minnesota 1970, pág. 249
[57] Ibid.
[58] Ibid., 2
[59] Ibid., 3

—–

Elaborado por ApologeticaCatolica.org – Para visitarnos escribe http://www.apologeticacatolica.org | Por José Miguel Arráiz

Armonía de las Confesiones Reformadas: La Santa Trinidad


Armonía de las Confesiones Reformadas: La Santa Trinidad

Jesús no es el Padre ni el Espiritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

Jesús no es el Padre ni el Espíritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

“¿Debe ser mostrado que la doctrina de la Trinidad es un elemento fundamental en el evangelio?…No digo que un acabado pensamiento teológico sea un punto esencial de la fe sino que, simplemente, es esencial para la salvación creer en las tres personas en una divinidad, así como es revelado en la Escritura.”

La anterior es una frase de Archibald A. Hodge y habla de la importancia de la doctrina de la Trinidad. Si alguien dice conocer a Dios pero no cree en que es un Dios en tres personas entonces no cree en el Dios de la Biblia sino en un ídolo.

Que Dios nos ayude, por medio de la lectura de las confesiones, a conocerlo como Él quizo revelarse a nosotros.

Confesión belga

Artículo 8
Según y esta Palabra de Dios, así creemos en un solo Dios(1); el cual es una única esencia en la que hay tres personas, real, -verdadera-, y eternamente distingas según sus incomunicables atributos, y que son: El Padre, y el Hijo(2), y el Espíritu Santo.

El Padre es la causa, origen y principio de todas las cosas, tanto visibles como invisibles. El Hijo es el Verbo, la Sabiduría y la Imagen del Padre(3). El Espíritu Santo es el eterno Poder y Potencia, procediendo del Padre y del Hijo. De tal manera, sin embargo, que esta distinción no hace que Dios sea dividido en tres, ya que la Sagrada Escritura nos enseña(4) que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo, cada uno tiene su independencia, distinta por sus atributos; de tal manera, no obstante, que estas tres Personas son un solo Dios. Así pues, es sabido que el Padre no es el Hijo, y que el Hijo no es el Padre, y que asimismo tampoco el Espíritu Santo es el Padre, ni el Hijo. Entretanto, estas Personas, tan distintas, no están divididas, ni tampoco mezcladas entre sí. Porque el Padre no se ha encarnado, ni tampoco el Espíritu Santo, sino solamente el Hijo. El Padre nunca ha sido sin su hijo(5), ni sin su Espíritu Santo; porque los tres son coeternos en una sola misma Esencia. Allí no hay primero, ni último; porque los tres son uno solo en verdad, en potencia, en bondad y en misericordia.

1. Cor.8:6.
2. Jn.5:17-18,32, 36-37; Col.1:15-18.
3. I Cor.1:24; Jn.1:14; I Jn.1:1; Ap.19:13; Prov.8:22; Heb.1:3.
4. Mt.28:19; 3:16-17.
5. Jn.1:14; Miq.5:2.

Artículo 9
Sabemos todo esto, así por los testimonios de la Sagrada Escritura, como también por sus operaciones, y mayormente por aquellas que en nosotros sentimos. Los testimonios de las Sagradas Escrituras, que nos enseñan a creer esta Santa Trinidad, están descritos en muchas partes del Antiguo Testamento: los cuales no es necesario enumerar, sino sólo elegir con discernimiento o juicio.

En Gn. 1:26-27(1), Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y Creó Dios al hombre a su imagen…; varón y hembra los creó.” Asimismo, Gn. 3:22(2): “He aquí el hombre es como uno de nosotros”. De ahí resulta evidente que hay más de una persona en la Divinidad, cuando El dice: “Hagamos al hombre a nuestra semejanza”; y después nos indica El la unidad, cuando dice: “Y creó Dios”. Bien es verdad que El no dice cuántas son las personas que hay; pero lo que para nosotros es algo oscuro en el Antiguo Testamento, está muy claro en el Nuevo. Pues, cuando nuestro Señor fue bautizado en el Jordán(3), fue oída la voz del Padre, que decía: “Este es mi Hijo amado”; el Hijo fue visto en el agua, y el Espíritu Santo se manifestó en forma de paloma. Además, en el bautismo de todos los creyentes fue instituida por Cristo esta fórmula(4): “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. En el Evangelio de Lucas, el ángel Gabriel dice a María, la madre del Señor, lo siguiente: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios(5). Asimismo(6): “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”. Y(7): “Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y tres son uno”. En todos estos lugares se nos enseña sobradamente, que hay tres Personas en una única esencia Divina(8). Y si bien esta doctrina excede en mucho la inteligencia humana, no obstante la creemos ahora por la Palabra, esperando hasta que gocemos del perfecto conocimiento y fruto de la misma en el cielo.

Además de esto, también hay que hacer notar los oficios y operaciones particulares de estas tres Personas con respecto a nosotros: el Padre es llamado nuestro Creador, por su poder; el Hijo es nuestro Salvador y Redentor, por su sangre; el Espíritu Santo es nuestro Santificador, por su morada en nuestros corazones.

Esta doctrina de la Santísima Trinidad ha sido siempre sostenida y mantenida en la Iglesia verdadera, desde los tiempos de los Apóstoles hasta ahora, contra los judíos, mahometanos y algunos falsos cristianos y herejes como Marción, Manes, Praxes, Sabelio, Samosato, Arrio y otros semejantes, los cuales fueron justamente condenados por los santos Padres. Por lo tanto, con respecto a este punto, aceptamos gustosamente los tres sumarios de fe, a saber, el de los Apóstoles, el de Nicea y el de Atanasio; así como también lo que fue resulto por los antiguos en conformidad con estos sumarios.

1. Gn.1:26-27.
2. Gn.3:22.
3. Mt.3:16-17.
4. Mt.28:19.
5. Lc.1:35.
6. II Cor.13-14.
7. I Jn.5:7.
8. Hch.2:32-33; I Pe.1:2; I Jn.4:13-14; Gál.4-6; Ef.3:14-16; Tit.3:4-6; Jds.1:20-21; Rom.8:9; Hch.10:38; 8:29, 37; Jn.14:16.

Catecismo de Heidelberg

P. 24. ¿Cómo se dividen estos artículos?
En tres partes:
Primera: Dios Padre y nuestra Creación;
Segunda: Dios Hijo y nuestra Redención y
Tercera: Dios Espíritu Santo y nuestra Santificación.

P. 25. Si sólo hay un Dios: ¿Por qué hablas de tres: Padre, Hijo y Espíritu Santo?
Porque así es como Dios se ha revelado a sí mismo en Su Palabra: Estas tres Personas distintas son el Dios uno, eterno y verdadero.

Segunda Confesión Helvética

Artículo II – De Dios, su unidad y Trinidad
Igualmente creemos y enseñamos que ese Dios infinito e indivisible e in mezclable es diferenciable en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y esto de la siguiente manera: El Padre ha engendrado al Hijo desde la Eternidad; el Hijo ha nacido en forma inenarrable; el Espíritu Santo proviene de ambos desde toda eternidad y ha de ser adorado con ambos. Esto significa que no se trata de tres dioses, sino de tres personas esencialmente iguales, igualmente eternas, igualmente en todo y no obstante diferentes entre sí, siguiendo una a la otra ordenadamente y siendo siempre iguales. Conforme a su naturaleza y esencia están unidas de manera tal entre sí, que hay un solo Dios, pero poseen la esencia divina en común el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Las Sagradas Escrituras nos han comunicado claramente el poder diferenciar entre las tres personas, cuando el ángel dice a María, entre otras cosas :«E1 Espíritu Santo vendrá a ti y quedarás a la sombra del Altísimo; y por eso lo santo que será egendrado, será llamado Hijo de Dios» (Luc. 1:35). Pero también en el bautismo de Cristo se oyó una voz del cielo que llegó hasta Jesús, diciendo: «Este es mi hijo amado» (Mat. 3:17); y, al mismo tiempo, apareció el Espíritu Santo en forma de paloma (Juan 1:32). Cuando el Señor mismo dio el mandato de bautizar, señaló que el bautismo se realizase «en nombre del Padre, del Hijo y del Espírit Santo (Mat. 28:19). En otra ocasión dice él en el Evangelio: «Pero el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre…» (Juan 14:26). También dice: «Cuando venga el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mi» (Juan 15:26). En resumen: Nosotros aceptamos la confesión de los apóstoles, confesión que nos transmite la tradición de la verdadera fe.

Por eso condenamos el parecer de los judíos y mahometanos y todos cuantos blasfeman sobre esa santísima Trinidad digna de adoración. Igualmente condenamos todas las falsas doctrinas y a todos los falsos maestros, según los cuales el Hijo y el Espíritu Santo son Dios únicamente de nombre o que en la Trinidad se trata de algo creador y servidor o, también, de que lo uno esté supeditado a lo otro o que la Trinidad contenga diferencias, cosas grandes y pequeñas, cosas corporales o corporalmente formadas, cosas, en fin, distintas en su modo de comportarse y en sus deseos, o que existan en la Trinidad mezcolanzas o unidades, o que el Hijo y el Espíritu Santo sean solamente situaciones o formas especiales del Dios Padre… Así es cómo han creído los monarquianos o los noecianos, como Praxeas, o los patripasianos, como Sabelio, el Samosateno, Ecio y Macedonio, los antropomorfitas y, finalmente, como Arrio y tantos otros.

Confesión de Fe de Westminster

Cap. 2 – De Dios y De La Santisima Trinidad
En la unidad de la Divinidad hay tres personas de una sustancia, poder y eternidad; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. (1) El Padre no es engendrado ni procede de nadie; el Hijo es eternamente engendrado del Padre, (2) y el Espíritu Santo procede eternamente del Padre y del Hijo. (3)

1. 1 Juan 5:7; Mateo 3:16,17 y 28:19; 2 Corintios 13:14.
2. Juan 1:14, 18.
3. Juan 15:26; Gálatas 4:6.

Catecismo Menor de Westminster

P. 6. ¿Cuántas personas hay en la Divinidad?
R. Hay tres personas en la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; y estas tres personas son un solo Dios, las mismas en sustancia, iguales en poder y gloria.

Mateo 3:16‐17; 28:19; 2 Corintios 13:14; I de Juan 5:6‐8; Hechos 5:34; Hebreos 1:3.

Catecismo Mayor de Westminster

P. 9. ¿Cuántas personas hay en la divinidad?
R. Hay tres personas en la divinidad, el Padre, el Hijo y e1 Espíritu Santo; estas tres son un eterno y verdadero Dios, las mismas en sustancia, iguales en poder y en gloria, aun cuando se distinguen por atributos personales. (1)

1. Juan 5:7; Mat. 3:16, 17; 28:19; II Cor. 13:16; Juan 10:30.

P. 10. ¿Cuáles son los atributos personales de las tres personas de la Divinidad?

R. Es propio del Padre haber engendrado al Hijo, (1) y del Hijo ser engendrado del Padre, (2) y al Espíritu
Santo proceder del Padre y del Hijo ab eterno. (3)

1. Heb. 1:5, 6; Juan 1:14;
2. Juan 1:14;
3. Juan 15:26; Gal. 4:6.

Fuente: http://reformadoreformandome.wordpress.com/2009/02/10/armonia-de-las-confesiones-reformadas-la-santa-trinidad/

Qué enseña la Biblia acerca de la Trinidad?


Qué enseña la Biblia acerca de la Trinidad?

Lo más difícil acerca del concepto cristiano de la Trinidad, es que no hay manera de explicarlo de forma apropiada. Para cualquier ser humano, la Trinidad es un concepto imposible de entender por completo, sería imposible explicarlo. Dios es infinitamente más grande de lo que somos nosotros, por tanto no deberíamos esperar estar en capacidad de entenderlo por completo. La Biblia enseña que el Padre es Dios, que Jesús es Dios, y que el Espíritu Santo es Dios. También enseña que hay solamente un Dios. Aunque podemos entender algunos hechos acerca de la relación una con otra, de las diferentes personas de la Trinidad, a la larga, es incomprensible para la mente humana. Sin embargo, esto no significa que no es verdad o que no está basado en las enseñanzas de la Biblia.

Al estudiar este tema, tenga en mente que la palabra “Trinidad” no se utiliza en la Escritura. Este es un término utilizado para procurar describir al trino Dios, y la realidad de que hay tres personas coexistentes, coeternas de las que Dios se conforma. Entienda que de NINGUNA MANERA está sugiriendo tres Dioses. La Trinidad es un Dios compuesto de tres personas. No hay nada de malo con usar el término “Trinidad”, aún cuando la palabra no se encuentra en la Biblia. Es más corto utilizar la palabra “Trinidad” que decir “3 personas coexistentes, coeternas que conforman un Dios”. Si esto representa un problema para usted, considere esto: la palabra abuelo tampoco es utilizada en la Biblia. Abraham fue el abuelo de Jacob. De manera que, no se obsesione con el término mismo “Trinidad”. Lo que en realidad debe importar, es que el concepto REPRESENTADO por la palabra “Trinidad” existe en la Escritura. Además de esta introducción, presentaremos versículos bíblicos en la discusión de la Trinidad.

(1) Hay un Dios: Deuteronomio 6:4; 1ª Corintios 8:4; Gálatas 3:20; 1ª Timoteo 2:5.

(2) La Trinidad está compuesta de tres Personas: Génesis 1:1; 1:26; 3:22; 11:7; Isaías 6:8; 48:16; 61:1; Mateo 3:16-17; 28:19; 2ª Corintios 13:14. Es provechoso el conocimiento del idioma Hebreo, para el mejor entendimiento de los pasajes del Antiguo Testamento. En Génesis 1:1, se utiliza el nombre plural “Elohim”. En Génesis 1:26; 3:22; 11:7 y en Isaías 6:8, se usa el pronombre plural para “nosotros”. SIN duda, “Elohim” y “Nosotros” se refieren a más de dos. En el idioma Español tenemos dos formas, singular y plural. En el idioma Hebreo tenemos tres formas: singular, doble y plural. Doble es SOLAMENTE para dos. En Hebreo, la forma doble es utilizada para cosas que vienen en pares como los ojos, orejas y manos. La palabra “Elohim” y el pronombre “nosotros” son formas plurales – definitivamente mas que dos – y deben estarse refiriendo a tres o más (Padre, Hijo, Espíritu Santo).

En Isaías 48:16 y 61:1, el Hijo está hablando mientras hace referencia al Padre y al Espíritu Santo. Compare Isaías 61:1 con Lucas 4:14-19 y se dará cuenta de que es el Hijo hablando. Mateo 3:16-17 describe el evento del bautismo de Jesús. En este se ve a Dios el Espíritu Santo descendiendo sobre Dios el Hijo mientras Dios el Padre proclama Su complacencia en el Hijo. Mateo 28:19 y 2ª Corintios 13:14 son ejemplos de 3 personas distintas en la Trinidad.

(3) Los miembros de la Trinidad se distinguen el uno del otro en varios pasajes: En el Antiguo Testamento, “JEHOVA” se distingue de “Jehová” (Génesis 19:24; Oseas 1:4). “JEHOVA” tiene un “Hijo” (Salmos 2:7, 12; Proverbios 30:2-4). El Espíritu se distingue de “JEHOVA” (Números 27:18) y de “Dios” (Salmos 51:10-12). Dios el Hijo se distingue de Dios el Padre (Salmos 45:6-7; Hebreos 1:8-9). En el Nuevo Testamento, Juan 14:16-17 es donde Jesús ruega al Padre que envíe un Consolador, el Espíritu Santo. Esto muestra que Jesús no se consideró el Padre o el Espíritu Santo. Tome en cuenta también todos los otros tiempos en los Evangelios, en donde Jesús habla al Padre. ¿Estaba hablándose a Sí mismo? No. El habló a otra persona de la Trinidad – al Padre.

(4) Cada miembro de la Trinidad es Dios: El Padre es Dios: Juan 6:27; Romanos 1:7; 1ª Pedro 1:2. El Hijo es Dios: Juan 1:1, 14; Romanos 9:5; Colosenses 2:9; Hebreos 1:8; 1ª Juan 5:20. El Espíritu Santo es Dios: Hechos 5:3-4; 1ª Corintios 3:16 (Aquel que mora en el Espíritu Santo – Romanos 8:9; Juan 14:16-17; Hechos 2:1-4).

(5) La subordinación dentro de la Trinidad: La Escritura muestra que el Espíritu Santo es subordinado al Padre y al Hijo, y el Hijo es subordinado al Padre. Esta es una relación interna, y no niega la deidad de ninguna persona de la Trinidad. Esta es simplemente un área en la cual nuestras mentes finitas no pueden entender lo concerniente al Dios infinito. Concerniente al Hijo veamos: Lucas 22:42; Juan 5:36; Juan 20:21; 1ª Juan 4:14. Concerniente al Espíritu Santo veamos: Juan 14:16; 14:26; 15:26; 16:7 y especialmente Juan 16:13-14.

(6) Las labores de los miembros individuales de la Trinidad: El Padre es el recurso o causa esencial de: 1) el universo (1ª Corintios 8:6; Apocalipsis 4:11); 2) la revelación divina (Apocalipsis 1:1); 3) la salvación (Juan 3:16-17); y 4) las obras humanas de Jesús (Juan 5:17; 14:10). El Padre PONE EN MARCHA todas estas cosas.

El Hijo es el agente a través de quien el Padre hace las siguientes obras: 1) la creación y mantenimiento del universo (1ª Corintios 8:6; Juan 1:3; Colosenses 1:16-17); 2) la revelación divina (Juan 1:1; Mateo 11:27; Juan 16:12-15; Apocalipsis 1:1); y 3) la salvación (2ª Corintios 5:19; Mateo 1:21; Juan 4:42). El Padre hace todas estas cosas a través del Hijo, quien hace las veces de Su agente.

El Espíritu Santo es el medio por el cual el Padre hace las siguientes obras: 1) la creación y mantenimiento del universo (Génesis 1:2; Job 26:13; Salmos 104:30); 2) la revelación divina (Juan 16:12-15; Efesios 3:5; 2ª Pedro 1:21);  3) la salvación (Juan 3:16; Tito 3:5; 1ª Pedro 1:2); y 4) las obras de Jesús (Isaías 61:1; Hechos 10:38). De este modo el Padre hace todas estas cosas por el poder del Espíritu Santo.

Ninguna de las ilustraciones populares son descripciones completamente exactas de la Trinidad. El huevo (o manzana) cae en que la cáscara, clara, y yema son partes del huevo, no del huevo en ellas mismas. El Padre, Hijo y Espíritu Santo no son partes de Dios, cada uno de ellos es Dios. La ilustración del agua hasta cierto punto es mejor, pero todavía falla en describir adecuadamente a la Trinidad. El líquido, el vapor y el hielo, son formas del agua. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son formas de Dios, cada uno de ellos es Dios. De manera que, mientras estas ilustraciones puedan darnos una representación de la Trinidad, la representación no es completamente certera. Un Dios infinito no puede ser descrito completamente, por una ilustración finita. En lugar de enfocarse en la Trinidad, trate de enfocarse en el hecho de la grandeza de Dios y en la naturaleza infinitamente superior a nosotros mismos.

  • “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Ro. 11:33-34).

La Trinidad – Aplicacion Practica: Omnibenevolencia y Justicia

————-

extr de

http://www.GotQuestions.org/Espanol

ANTECEDENTES DEL SEÑOR WILLIAM SOTO SANTIAGO


ANTECEDENTES DEL SEÑOR WILLIAM SOTO SANTIAGO

Por Paulo Arieu

Aquí le tenemos joven, demostrando toda su humildad como profeta con su coche nuevo, pagado por sus seguidores probablemente; ya que éste señor no ha trabajado en su vida, siempre ha vivido del cuento.

Le será extraño el creyente de que “psicoanalice” al “profeta”; dado que no ve al señor William Soto Santiago como una persona normal, por tanto que le ha sobrevalorado e idealizado desde el principio. Pero es una persona común y corriente; ya su mentalidad es otro cantar.

Antes es necesario hacer hincapié en sus orígenes (bien resumido), de lo poco que se sabe de él más allá de Puerto Rico. El señor William Soto Santiago nació en junio de 1940 en Toa Baja, se unió a los seguidores de Branham de Puerto Rico años mas tarde. En 1960 tuvo un pleito con uno de sus compañeros, un tal Oscar Candelaria. Éste otro señor decía que él era el ángel mensajero que llevaría el ministerio por América Latina; y si hizo su propia iglesia en Bayamon; al que más tarde le denunciaron por abusos a menores. Desde 1974 William ha estado predicando en este país; también viajó por América Latina predicando “la restauración de Israel”. En parte con ese propósito viajó a Israel en 1977. Cuando regresó, los creyentes portaron banderas con la estrella de David, y él no solo aceptó ser descendiente judío, sino también los títulos de “Mensajero de Israel” e “Hijo de David”, e inclusive “Rey de Reyes” (era muy joven aun, el ego le podía; más tarde se contuvo que le llamaran así). En ese año tres iglesias que seguían las enseñanzas de Branham decidieron unirse bajo el mandato de William.

Cuando William señaló a Cayey como lugar para la segunda venida de Cristo, sus seguidores vendieron sus propiedades en sus respectivos pueblos y abandonaron sus empleos para trasladarse a Cayey. Compraron un terreno, y se puso una carpa en los terrenos que colindan entre Cayey y Cidra, y se logró la incorporación de la Carpa en febrero de 1979. Al año siguiente 25 ministros de América Latina hicieron una visita durante la Semana Santa para una predicación de William sobre la Segunda Venida de Cristo. En 1980 en Santiago de Chile proclamaron a William “Ungido Rey de Israel”. Y en Puerto Rico publicó un artículo sobre el significado espiritual de la alineación de los planetas y él (¡¿?!). Dicho fenómeno, decía él, anunciaba la presencia del Mesías sobre la Tierra y confirmaba su mensaje como indiscutible (cualquier fenómeno natural le viene anillo al dedo como señal).

Este señor cree que él es un profeta, no está actuando ni falseando su personalidad. Eso se ve por su insistencia de seguir adelante a pesar que desde que comenzó su ministerio “el Apocalipsis ya viene, mañana o pasado, preparen las maletas que nos vamos”, y esto lo viene repitiendo desde hace mas de 30 años. Si se observan sus primeros sermones, estos reflejan que él estaba convencido que “el rapto” estaba a punto de caer “mañana”. Bueno, en definitiva, en todas sus predicaciones hasta las de hoy en día. Varios de sus creyentes han fallecido, de modo que ha tenido la suerte de la paciencia renovada de los hijos de estos y de nuevos miembros. Toda organización que promete algo “pronto”, goza del beneficio indirecto de la paulatina muerte y continua renovación de sus seguidores. Es un ciclo continuo de paciencia y expectación renovada.

Y que un ángel baja del cielo o que el mismo Jesucristo se presenta ante su persona, eso está claro que a él no le sucede; sino no sería necesario de que se pasase estudiando la Biblia; sabría predicar todo sin estudios ni nada. Claro, es un ser humano… pero enviado de Dios, recuerda.

En su mente, la prueba principal de que es un profeta, es que la gente cree todo lo que predica y le sigue sin cuestionarle. Suponiendo esto él, cae en el espejismo de “algo tendré”; y eso no prueba nada desde luego. Que mucha gente crea en algo no da nunca ninguna seguridad que eso sea cierto. Como en la Edad Media que aun se creía que la tierra era plana; como la mayoría lo creían, se daba por supuesto que era verdad, el que pensaba que era redonda se le tachaba de ignorante como menos.

Otra prueba para él es que el mundo está muy caótico hoy en día, y eso sería una señal de que el Apocalipsis se aproxima (ve señales en todos lados). Y aunque no lo creas, el mundo está más tranquilo que en épocas anteriores en comparación. Son los medios informativos los que manipulan e inflan la información que nos llega. Guerras las hubo siempre y las seguirá habiendo. Muchos esperaron el fin del mundo con la primera y segunda guerra mundial, y nada pasó. ¿Y los desastres naturales? Los hubo toda la vida desde que el mundo era mundo.

El señor William Soto Santiago empezó creyendo al “profeta de la 7º edad”, el señor William Marrion Branham, perteneciente al sector de Norteamérica (solo a unos pocos años de distancia de 8º edad. Según parece, el conteo de los años de hoy en día “está mal”). Está claro que le admiraba y que además daba la casualidad (o no, habrá pensado él) que portaba su mismo nombre. Yo creo que Dios hubiese elegido a su siguiente profeta con un nombre distinto, pero bueno, en fin.

Después este otro profeta norteamericano murió en un accidente, le atropelló un automóvil en el año 1965 (había predicho que moriría en una explosión ¿Habrá estallado el coche al colisionar con él?), por lo que dejó un espacio vacante. Y ahí fue cuando comenzó el señor William Soto Santiago con su ilusión. Además de auto-convencerse, le persuadieron otros; y esto para él “era una señal”. Después si tiene “conversaciones” con Dios, eso ya no puede saberse (se ha rumoreado esta idea alguna vez, pero él nunca lo confirmó). Y en tal caso, hoy en día en el campo del psicoanálisis eso se puede explicar perfectamente, visiones incluidas.

Lo que personalmente ignoro de donde habrá sacado la idea de que sus creyentes iban a tener que pagarle para unirse a su iglesia. No sé, a mi me parece que debería predicar gratis. Quizá porque el señor William Marrion Branham también lo hacía, ya que casi todo lo aprendió de este señor.

También lo que comentan del señor William Soto Santiago es que posee un “sexto sentido”. Siempre he oído sobre sus “dones” a lo largo de mis 19 años en esta organización; pero este “don” siempre me ha llamado más la atención; no sé cómo se les habrá ocurrido tal idea. Si poseyera un sexto sentido al menos lo hubiese usado para evitar los errores que ha cometido en toda su carrera de profeta.

En resumen: el señor William Soto Santiago vive un sueño junto a sus creyentes. Estos alimentan su necesidad de sentirse especial. Él se cree superior entre todos los del mundo. “Soy yo y mi rebaño”. “Les digo todo lo que hay que pensar y hacer”. “Soy el salvador del mundo”.

Quizá hayas notado mi insistencia en anteponer “señor” en el nombre del “Reverendo”. Esto es porque William Soto Santiago es un señor, una persona común y corriente, y no más. Y viendo todos sus comportamientos y manejes de dinero que hace, está clara la hipocresía y malignidad que tiene escondida detrás de su presunción de grandiosidad y “santidad”

LAS EXTRAÑAS DOCTRINAS DE WILLIAM MARRIOR BRANHAM

 

wbsecta_4El movimiento de William Branham se inicia de esta manera y de él surgen grupos o movimientos hermanos como el de La Voz de la Piedra Angular, liderado por el “profeta” portorriqueño William Soto Santiago, quien tiene su sede internacional en Cayey, Puerto Rico.

Su relación con el ocultismo

wbsecta_6Branham enseñó que la Palabra de Dios había sido dada en tres formas: El Zodiaco, las Pirámides Egipcias y la Escritura. Branham afirmó que cualquier persona que perteneciera a una de las denominaciones, había en efecto “aceptado la Marca de la Bestia”.

Branham enseñaba que “el Zodíaco y las pirámides de Egipto eran iguales a las Escrituras en la revelación de la Palabra de Dios”. William M. Branham, Adoption, Págs. 31,104.

Por eso cuando murió le construyeron una pirámide como mausoleo y encima el águila que identifica al grupo.

¡Qué casualidad! Resulta que la tumba de Russell fue edificada de la misma manera ya que el fundador de los Testigos de Jehová también afirmaba lo mismo.

El dijo que las pirámides fueron construidas por Jehová. ¿Quién enseñó a Branham y a Russell a creer lo mismo?

Como es de conocimiento público, las pirámides de Egipto siempre se han prestado para el ocultismo, el esoterismo y la brujería. Todos aquellos que apoyan la magia de las pirámides están envueltos en el ocultismo. La Biblia habla en contra del ocultismo y de la astrología. (Deut. 4:19; Is. 8:18, 47:13; Éx. 22:18; 2ª Re. 17:17, 23:5; Jer. 2:13; Hch. 13:6-12; Gál. 5:19-21; etc.)

La simiente de la serpiente

Branham afirma que Eva tuvo relaciones sexuales con la serpiente en el huerto del Edén, causando con esto la caída del hombre. †William M. Branham, La Historia de Mi Vida, p. 19.… Para Branham la palabra engaño significaba seducción sexual, y bajo esta interpretación, creía que Satanás y Eva tuvieron relaciones sexuales, naciendo Caín y por ende heredando al mundo el mal a todas las generaciones. ¿De dónde sacó Branham esta interpretación? Sin duda esta enseñanza tiene connotaciones sectarias. El mormonismo y los Masones afirman similarmente que Eva sostuvo relaciones sexuales con la Serpiente, que era Satanás.

Refutación Bíblica

En primer lugar la Biblia no dice que la serpiente era Satanás, sino lo que dijo es que era la más astuta, más que todos los animales del campo. Satanás no era un animal, era un ángel caído que utilizó a la serpiente. En segundo lugar, lo que produjo la caída del hombre fue su desobediencia y no la unión carnal entre Eva y Satanás. (Gén.s 3) ¡Que aberración doctrinal! Esto solo puede estar en las mentes de hombres corruptos de entendimientos y privados de la verdad (I Timoteo 6:5) que están siempre aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad (II Tim. 3:7) y réprobos en cuanto a la fe (II Tim. 3:8). Ya lo dijo Pablo: “Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira…”. (I Tim. 6:3-4.)

FALSA DOCTRINA: “LA PIEDRA ANGULAR”

En primer lugar hemos de considerar que los ángeles son criaturas de la obra de Dios completamente diferentes a los seres humanos. Ellos fueron creados en el mismo número desde el primer día que Dios los llamó a su existencia, porque no fueron capacitados para reproducirse como los seres humanos. Son seres espirituales de una esfera superior al hombre, por lo tanto es absolutamente contrario a las enseñanzas de la Biblia que un hombre que nació de mujer pueda ser un ángel, debido a que los ángeles no nacen, fueron creados.
Es un absurdo de proporciones cuando un hombre se auto proclama ser un ángel, más aún cuando ese supuesto “ángel” del séptimo sello dice que será el que recibirá al Señor cuando regrese a la tierra. Porque es de conocimiento público que William Branham murió en el año 1965 y en consecuencia no fue el último profeta para el último milenio, ni estuvo para recibir al Señor Jesucristo en su segunda venida, que obviamente aún no ha acontecido.
William Branham no fue ni el último profeta para la secta de los unitarios o “sólo Jesús”, porque bien sabemos que a su muerte (que sucedió en el milenio pasado) tuvieron que nombrar a otro sucesor, William Soto Santiago, quien se ha hecho cargo del imperio económico que levantó Branham con el cobro indebido del diezmo, generosas “ofrendas”, la parodia de la fiesta de las primicias, y demás actividades mercantiles que desarrolló.
Es evidente que William Branham no fue el último profeta para el último milenio, como lo aseguró en el siglo pasado. Simplemente fue un falso profeta y curandero de origen Pentecostal que estuvo relacionado con el mundo esotérico y muchas otras características y doctrinas del pentecostalismo, como la inseguridad de la salvación, “visiones”, “lenguas”, sanidades, y el emocionalismo temporal que los caracteriza cuando están en sus iglesias, para volver a ser las mismas personas cuando se encuentran en sus hogares y lugares de trabajo.
Dentro de sus enseñanzas se encuentra que Dios se comunicó con los hombres de tres maneras (cosa curiosa para quienes niegan la Trinidad), a través del Zodiaco, las Pirámides Egipcias y la Escritura.
En su egocentrismo y sensacionalismo que lo caracterizó, se encuentran varias afirmaciones que hasta el día de hoy sus seguidores creen y veneran, como la historieta de su bautismo que se realizó en el río Ohio, Indiana, el 11 de Junio de 1933, donde supuestamente una luz de fuego se manifestó sobre su cabeza y una voz del cielo le afirmó: “Como Juan el Bautista fue enviado para preceder la primera venida de Jesucristo, tú serás enviado como precursor en Su segunda venida”. Esto deja de manifiesto claramente su complejo de querer compararse al Cristo de la gloria en Su bautismo en el río Jordán, pecado que tan solo puede compararse a la rebelión del querubín más grande de la creación de Dios que quiso sentarse en el trono de Dios como dios y ser semejante al Altísimo (Is.14: 12-14).
Dentro del culto al hombre y sus afirmaciones donde exaltan sus cualidades “angelicales” se han registrado varias, como la tan mencionada nube que fotografiaron, naturalmente en USA, Arizona, la cual aseguraban que era la señal que habría de manifestarse en el cielo antes de la segunda venida del Señor.
En Diciembre del año 1962 dice tener una visitación de un ángel (esto nos recuerda al ángel Moroni de los Mormones y a las de María para los católicos). Pero dice que no fue hasta el 28 de Febrero de 1963 cuando esa visión fue revelada para él. Y que esa nube era una constelación de siete ángeles, que formaban como la cabeza de Cristo, donde esos mensajeros de Dios le hablaron y ordenaron abrir el séptimo sello de Apocalipsis, y para “probar” esa visión y autoridad conferida por Dios, exhiben hasta el día de hoy esa fotografía de una nube que tomaron en el cielo de Arizona, USA.
También han publicado otras fotografías donde muestran a Branham con una luz sobre su cabeza, para probar su origen celestial. Curiosamente esto también tiene gran similitud con las imágenes del romanismo, donde todos sus “santos” son venerados con una aureola sobre sus cabezas.
En su sectarismo obcecado condenó como “hijos del diablo” a todos los que pertenecieran a alguna denominación religiosa, y de forma muy particular a los que creyeran en la Trinidad de Dios. Porque al igual que los Russellistas, quienes se hacen llamar “Testigos de Jehová”, también niegan esa doctrina fundamental del cristianismo bíblico.
La gravedad de esa afirmación que sostienen hasta el día de hoy sus seguidores, es que él enseñó (y es lo que creen sus discípulos), que los “hijos del diablo” provienen de una unión bestial entre Eva y la serpiente, y que de esa desviación sexual nació Caín, desde donde provienen todos los hijos del diablo (entiéndase TODOS los cristianos que se encuentran en las diferentes denominaciones. Naturalmente sólo ellos serían los hijos de Dios y quienes exclusivamente se irían al cielo.
Realmente se necesita poseer una mente muy pervertida para concebir una historia como esa, y que obviamente no tiene ninguna base bíblica, sino que es el fruto de una mente que ha vagado por los mismos alcantarillados del infierno.
Resulta muy difícil comprender cómo mentes normales puedan ser engañadas con mentiras tan descomunales. Pero aquí se cumple literalmente lo que dijo el Señor Jesucristo: “Amarán más la mentira que la verdad”.
Las técnicas de reclutamiento que tiene esa secta de los unitarios o “sólo Jesús”, son siempre las mismas. Buscan sus victimas entre los hermanos más débiles de las diferentes denominaciones, y comienzan el enganche igual como lo hizo la serpiente en el Jardín del Edén: “¿Conque Dios os ha dicho?”, y luego que han logrado establecer el dialogo, su consulta se transforma en una afirmación cerrada y obsecada.
“¿Conque el Señor os ha mandado bautizarte en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo en el evangelio de Mat.  28 ? Pues no es así, sino que el verdadero bautismo debe realizarse únicamente en el nombre de Jesús”. Y prontamente comienzan a envolver con sus tentáculos de dudas y herejías a su víctima, para pasar luego a negar la Trinidad de Dios y llegar a afirmar que incluso el nombre de Jehová es blasfemo.
Naturalmente que el verdadero hijo de Dios será librado de esa fuerza maligna por el poder del Espíritu Santo que mora en nosotros, y por la verdad revelada en la Palabra de Dios. Entendemos que a Satanás le resulte hasta blasfemo el nombre bendito de Jehová, pero para los que hemos gustado de Su gracia redentora, Su nombre es glorioso y alabado desde lo más profundo de nuestros corazones, como también lo hacen los ángeles en el cielo: Is. 6:2-3 (refiriéndose al trono de Dios) “había serafines…Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”.
No existe mayor defensa contra estos ataques del enemigo de las almas, que ser obedientes a lo que Dios nos ha ordenado en Su Palabra: (2 Jn. 10-11) “Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! PARTICIPA en sus malas obras”.
Todo aquel que desobedece a Dios en esta orden tan clara que nos ha entregado en Su Palabra, tendrá que pagar con el precio de la duda y la contaminación que traerá a su corazón ese diálogo con el enemigo; no se crea más sabio que Dios. Si el Señor nos ordena NO establecer conversaciones con ellos, debemos respetar y acatar.
En conclusión, William Marrion Branham dijo ser el séptimo ángel de Apocalipsis, se comparó además con el más grande profeta que mencionó el Señor, Juan el Bautista, haciendo una parodia imaginaria incluso con el bautismo del Señor Jesucristo al decir que durante su bautismo también Dios el Padre le habló desde el cielo. Aseguró que Dios le había anunciado por medio de ángeles que él sería el precursor del Señor y quien lo recibiría aquí en la tierra en su segunda venida. Que él sería el último y más grande profeta para el último milenio, algo que como muy bien sabemos no sucedió, porque murió en el siglo pasado, comenzó un nuevo milenio y ellos mismos, los “sólo Jesús” (o unitarios) tuvieron que nombrar a otro hombre como a su sucesor, William Soto Santiago.
¿Cómo dijo Dios en Su Palabra que se reconocería a un falso profeta? Cuando lo anunciado por el profeta no se cumple. Esto deja de manifiesto que William Branham fue un falso profeta, además considerando que después de haber Dios concluido su revelación al hombre con la última página de la Biblia, dejó bajo maldición al que añadiere algo más (Ap. 22: 18) “Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro”. Y así concluye la revelación de Dios al hombre, la Biblia, a partir desde allí, solamente existen falsos profetas.
El apóstol Juan, que fue el último hombre en recibir una revelación directa de Dios, dice en su epístola (1 Jn.4: 1) “porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Y esto no es de extrañarnos, porque el mismo Señor Jesucristo dijo que al final de los tiempos, (Mat. 7: 22-23) “MUCHOS me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, HACEDORES DE MALDAD”.
William Branham, y su sucesor, Soto Santiago, son curanderos, milagreros y falsos profetas que Dios los califica de “hacedores de maldad”.

———-

Bibliografia