La teoría de la Atribución


La teoría de la Atribución

La teoría de la atribución explica como interpretan las personas las causas de las conductas y las consecuencias que tienen los acontecimientos propios y de otras personas. La interpretación que realizan las personas de los hechos está guiada por sus propias creencias, valores y sentimientos y mediante la interpretación se atribuyen las causas y los resultados de las conductas y acontecimientos a causas que pueden ser externas o internas, controlables o incontrolables.

Las atribuciones se relacionan con las motivaciones de las personas y llegan a influir en las conductas, estrategias y relaciones que establecen con el mundo en general y en la vida cotidiana en particular, así como en los contextos de aprendizaje y en los contextos laborales.

Las atribuciones negativas influyen negativamente en las conductas que realizan las personas y en las que no realizan por temor a fracasar y las atribuciones positivas influyen positivamente en las conductas de éxito y en las consecuencias positivas. En el contexto escolar y de aprendizaje es importante favorecer y promover atribuciones positivas para impulsar y estimular el aprendizaje, para motivar al alumno a aprender y a controlar sus éxitos y sus fracasos.

Weiner ha propuesto tres dimensiones para explicar las atribuciones que hacen las personas:

1.- Localización

2.- La estabilidad

3.- La capacidad de control

Estas 3 dimensiones son esenciales para entender según Weimer (2000) las motivaciones y atribuciones que realizan las personas para explicar las causas de las conductas y acontecimientos de la realidad.

La percepción sobre el funcionamiento del mundo guía las atribuciones que se realizan y la gente explica sus conductas y la de los demás en función de las atribuciones que hacen sobre lo que sucede y las causas que producen esos sucesos.

Las tres dimensiones propuestas por Weimer explican como se realizan las atribuciones, veamos:

 1.- Localización

La dimensión denominada: localización, de Weimer, es la que otros autores denominan Locus de control.

Dos clases de atribuciones de localización:

1) Localización interna: Las causas de los acontecimientos se interpretan preferentemente como causas internas, por ejemplo: He estudiado poco este examen y lo he suspendido

2)  Localización externa: Las causas de los acontecimientos se interpretan preferentemente en función de sucesos externos a nosotros: No he aprobado el examen porque no he tenido suerte y siempre lo ponen difícil.

 2.- Estabilidad

La dimensión de estabilidad hace referencia a factores estables o inestables:

1)      Factores estables que funcionan como causas de los acontecimientos son interpretados como factores que no puede cambiar el sujeto ya que no dependen de él, por ejemplo: suspendo porque soy poco inteligente y la inteligencia es innata, este tipo de atribución es la que hace que los sujetos piensen que por mucho que se esfuercen terminarán suspendiendo por que no son inteligentes.

Los factores estables se consideran que son inmodificables y que no cambiaran porque no dependen de nosotros, son causas externas con poca probabilidad de cambiar y que nos influyen positiva o negativamente.

2)      Factores inestables son causas que pueden cambiar, por ejemplo el día que realizó el examen estaba muy cansado y es la causa de que lo suspendiera. Estar cansado es un factor inestable ya que puede modificarse.

 3.- La capacidad de control

La dimensión de la capacidad de control es la capacidad de cambiar las causas que producen los acontecimientos, hay factores controlables y factores incontrolables:

1)  Controlables, son causas que el sujeto puede modificar, controlar, por ejemplo si considera que el examen lo suspendió porque estaba cansado por haber salido de fiesta por la noche y regresar muy tarde, es un factor que puede controlar y cambiar.

2) Incontrolables, son causas que el sujeto considera que no puede controlar, ha suspendido el examen porque justo en ese momento le entró fiebre muy alta y eso le impidió realizarlo correctamente.

La posibilidad de controlar las causas es lo que define a esta dimensión, y es parecida al concepto de Autodeterminación propuesto por Decy y Ryan (1987) en The support of autonomy and the control of behavior, Journal of Personality and Social Psychology, 53, 1024-1037.

El concepto de autodeterminación de Decy y Ryan hace referencia a la creencia que tienen las personas de poder controlar las conductas y el ambiente.

La capacidad de control, supone que las personas se valoran positivamente y creen ser capaces de controlar los sucesos, en general.

Tienen sentido de:

Autoeficacia, autocompetencia

Establecen asociaciones entre las conductas y las respuestas que creen controlar.

En función de estas dos variables: autocompetencia y asociación entre conducta y respuesta, valoran las posibilidades de los acontecimientos para saber si pueden controlarlos o no. Por ejemplo, si creen que el esfuerzo depende de las personas y es una variable importante para el deporte de natación, pero consideran que no tienen habilidades para ese deporte, entonces considerarán que no pueden controlar las respuestas de éxito en ese deporte.

La teoría de las atribuciones es una teoría que e basa en las creencias de las personas, y las tres dimensiones que propuso Weimer son de gran utilidad para ayudar a las personas y a los estudiantes a valorar sus propias creencias en relación al éxito y fracaso de sus conductas, y de su disposición a realizar o no esfuerzos para conseguir beneficios que dependen más de las creencias que de la realidad tal como el sujeto la valora.

Los programas y el asesoramiento educativo, basados en las 3 dimensiones propuestas por Weimer, relacionadas con las creencias de los alumnos y su relación con el  aprendizaje, éxito y fracaso, han demostrado ser eficaces para ayudar a los alumnos a valorar adecuadamente los factores que favorecen el aprendizaje y su posibilidad de modificar el éxito y el fracaso escolar.

Las atribuciones que hacemos sobre las conductas y acontecimientos, sobre los hechos que ocurren en la realidad, dependen de nuestras creencias y las creencias pueden modificarse para afrontar la realidad, escolar, profesional, laboral y personal de diferentes maneras, y esto permite que la teoría de las atribuciones pueda aplicarse como herramienta de cambio de pensamientos tanto en educción como en terapia constructiva, conductual-cognitiva.

La conducta futura en estas teorías de atribuciones, no dependen de factores externos, depende de la atribución que realicemos sobre los hechos, las causas y nuestra capacidad para determinar el comportamiento que tenemos y tienen otros.

La teoría de la atribución explica como interpretan las personas las causas de las conductas y las consecuencias que tienen La teoría de la atribución explica como interpretan las personas las causas de las conductas y las consecuencias que tienen Weimer y las 3 dimensiones que inciden en los comportamientos es una de las teorías que más ha influido en los cambios y en las motivaciones aplicadas a la realidad personal y escolar.

————-
Referencias

Reeduca. (s.f.). Teoría Atribuciones: Weiner. Recuperado de http://reeduca.com/teoria

-atribucion-weiner.aspx