Esperanza para una vida nueva


Esperanza para una vida nueva

Escultor de estatuas de Lenin, se convierte en pastor evangélico
El concepto del comunismo dice Eugenij, es que sacó muchas cosas de Las Sagradas Escrituras, por lo que “la idea era que la gente debía ser llenada con algo nuevo. Ellos no lo veían de ese modo, pero su ideología era similar a la de la Biblia.

Eugenij Degterenko, (60 años), invirtió la mayor parte de su vida esculpiendo estatuas de Lenin. Cuando murió Lenin en en 1924, Lenin, este fue adorado en la Unión Soviética con carteles, esculturas, etc., según publica La Biblia Web.

Ahora Eugenij Degterenko, es es pastor evangélico de una iglesia en las afueras de Donetsk, Ucrania.Eugenij, explica que una de las estatuas más grandes de Lenin en la ciudad fue uno de sus primeros proyectos, después de su capacitación como artista.Las estatuas de Lenin tenían una gran demanda en toda la Unión Soviética, pues todas las ciudades necesitaban tener una estatua del gran líder.

Sin embargo, mientras Eugenij, crecía en el comunismo su vida era muy crítica:

“Durante años tuve muchos problemas. Mi primer matrimonio terminó y perdí contacto con mi hijo. Entonces, volví a casarme. Tengo un amigo con quien a menudo me encontraba para beber, hasta que un día encontró a Dios y yo pude ver cómo cambiaba completamente su vida”.

“Él me contó acerca de Jesús, me regaló un Nuevo Testamento y me dijo: “Eugenij, tienes muchas preguntas; puedes encontrar las respuestas en este libro”.

Un día, ya no pude resistir y entregué mi vida a Jesús. ¡Ahí fue cuando los problemas realmente comenzaron!

“Mi esposa estaba profundamente involucrada en política y fue nominada para una posición importante. Para ella, sería una catástrofe si yo me “descarrilaba” de aquella manera. Ella se contactó con mi trabajo y me llamaron a una reunión de los altos directivos para que me defendiera.Todos querían salvarme de la “secta”.

Hoy, sin embargo, ¡ella canta en el coro la iglesia!”, relata Eugenij.

El concepto del comunismo dice Eugenij, es que sacó muchas cosas de Las Sagradas Escrituras, por lo que

“la idea era que la gente debía ser llenada con algo nuevo. Ellos no lo veían de ese modo, pero su ideología era similar a la de la Biblia. El comunismo tomó mucho de la ética y los valores de la Biblia, pero dejó afuera a Cristo, y por eso que colapsó”.

Eugenij, es ahora pastor de una iglesia en las afueras de Donetsk, y hoy predica una ideología completamente diferente. Pero todavía utiliza sus habilidades, y junto a otros artistas que también son cristianos, crearon una ventana de bellos colores y motivos apropiados para la iglesia.

Esperanza para una vida nueva

Cuenta el famoso predicador norteamericano Charles Stanley, que cuando él inició su ministerio en Rusia,él quería ir a visitar la gente de esta nación anteriormente tan oprimida. Además, decidió, ya estando allá, ir a la tumba de Lenín. Ya había estado él allí 30 años atrás; sin embargo, había unas filas tan largas en aquella ocasión que la espera duraba más de dos horas. Al marcharse, cuenta que él pensó que:

“Quizá algún día vuelva para ver la cámara mortuoria de este dictador ya derribado”.

Cuando volvió a ir, ya no había filas ni nadie deseoso de ver los restos de este hombre caído. Pasó adelante entre varios guardias, y justo en frente de un letrero que decía:

“Se prohíbe hablar”.

Al detenerse a contemplar el cuerpo inerte de Lenín, encajonado en un ataúd hermético de vidrio, Satnley comenta que le sobrevino de repente una sensación de desesperación. Allí mismo, frente a él, yacía el cadáver de un hombre que no había creído en Dios.

Lenín fue el líder nacional que ocasionó una revolución sangrienta que dejó esclavizada a una nación entera. La muerte y el derramamiento de sangre fueron el sello distintivo de su gobierno, no dejando a sus seguidores más que un puñado de sueños rotos. Y lo que es peor, Lenín no dejó en ellos ninguna esperanza de vida más allá de ésta.

Al salir del lugar, se quedó un momento respirando el aire exterior; y de inmediato su pensamiento se dirigió a otra tumba; esta tumba estaba vacía, pero las multitudes todavía acudían a ella.Stanley se acordó del momento de su visita a la tumba del Salvador. Había esperado a que todos se marcharan del lugar. La quietud de aquel momento no necesitó su silencio, sino su alabanza y su adoración.

Existe una diferencia tan grande entre estas dos tumbas,relata Charles Stanley. Una aún conserva a un cuerpo sin vida; la otra está vacía, ya que sólo por breves momentos contuvo el cuerpo de nuestro Salvador resucitado.

Un hombre inició una revolución que condujo a la muerte, la destrucción y la esclavitud; el otro Hombre empezó una revolución que se extiende hasta el día de hoy; es una revolución de esperanza y de vida eterna, que pone en libertad a los cautivos de la opresión de las tinieblas espirituales y el pecado. Es una revolución que abre la puerta al amor, el perdón y la gracia incondicionales de Dios.

Uno entregó un mensaje de tristeza, desesperación y fracaso; el mensaje del otro fue de esperanza, seguridad y triunfo eterno.Ninguna otra religión posee un Salvador resucitado; nosotros sí. Él vive hoy y mora en nosotros y nos cuida mediante el poder del Espíritu Santo.

¿HAY ALGUNA ESPERANZA?

Sin embargo, la esperanza y la vida eterna no fueron, después de la crucifixión, lo primero en que pensaron los discípulos. Ellos habían estado con Jesús durante tres años, habían presenciado sus milagros y oído sus enseñanzas. Sus corazones, gracias a las palabras de Él, se habían enternecido y estaban abiertos a la verdad de Dios. Y entonces, sin una advertencia clara, Jesús fue arrestado y acusado de un crimen que no cometió.

Y aunque Jesús les había dicho: “Es necesario que todo esto acontezca”, ellos no entendieron lo que ocurría. En un principio, debió parecer que lo habían perdido todo; todas sus esperanzas y sus sueños se habían hecho añicos, y parecían abandonados a su suerte ante las secuelas de la crucifixión.

Ninguno recordó las palabras de Jesús en cuanto a su muerte, hasta que los mensajeros de Dios hablaron con María Magdalena y las otras mujeres en la tumba (Lucas 24:4-10). José de Arimatea pidió a Pilato que le entregara el cuerpo del Señor, y ayudado por Nicodemo lo sepultaron en la tumba de José. No se acordaron de la enseñanza de Jesús en cuanto a la resurrección (v. 11).

Los discípulos, después de la muerte de Jesús, se metieron en un escondrijo por miedo a ser ellos mismos crucificados. Conmocionados y desilusionados, dos de los seguidores del Señor, seguros de que sus sueños de libertad del gobierno romano nunca se harían realidad, iban camino a Emaús, su ciudad natal, pero no iban solos; un forastero se les acercó y trajo una esperanza nueva a sus corazones.

Entre tanto, las lágrimas de las mujeres no lograron borrar la pena que sentían. Habían llegado al lugar donde Jesús había sido sepultado, sólo para hallar una tumba vacía. Sus corazones se desconcertaron y se sintieron invadidas por el temor.

Repentinamente, les aparecieron dos ángeles.

  • “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? –preguntaron–. No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día” (Lucas 24:5-7).

Fue hasta entonces que se acordaron y regresaron al lugar donde se hallaban los discípulos de Jesús, para contarles todo lo que habían visto.

¿Era cierto? ¿Estaba Jesús de veras vivo?

Pedro y Juan corrieron hasta el sepulcro; al llegar, Juan miró dentro. Era cierto: Jesús no estaba. Pedro se adelantó y tomó en sus manos la mortaja, la cual ya no era apropiada para el cuerpo del Salvador. ¡Jesús había resucitado!

¿Qué se requeriría para avivar la fe en su vida? Cada uno de los seguidores de Cristo necesitó sólo una cosa, y fue un toque de parte del Salvador, un recordatorio de que lo que Él había prometido se había cumplido. Él nunca los abandonaría ni los desampararía.

Quizá ellos no habían comprendido lo profundo de la verdad divina; a lo mejor su fe había flaqueado; pero ahora iban en camino. Jesús estaba vivo y la esperanza de ellos de una vida nueva emprendía el vuelo.

LA PROMESA ETERNA

En Romanos, el apóstol Pablo nos da una razón para esta esperanza que tenemos. Él dice:

  • “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:3-5).

El amor de Dios es un sostén para nuestras almas; es nuestra esperanza de vida eterna, aunque es también nuestra esperanza de una vida nueva aquí en la tierra. Los seguidores de Cristo sabían que podían continuar, pues Jesús estaba con ellos, no en persona, sino de una forma más poderosa mediante la presencia de su Espíritu.

Jesús murió debido a que la ley de Dios exige la paga por el pecado. Jesús se convirtió en el portador de nuestro pecado. El amor que Él demostró en la cruz del Calvario es lo suficientemente fuerte como para derrotar al pecado más tenaz. El perdón de Dios mediante la sangre derramada de su Hijo quita la oscura mancha del pecado y nos purifica por completo (Isaías 1:18).

Desde la cruz, Jesús proclamó al cielo y la tierra que la obra a que el Padre lo había enviado a hacer había sido consumada. No obstante, su vida perdura por medio de la obra del Espíritu Santo. Él es nuestra única puerta al cielo; y es mediante la fe en Él que recibimos el don de la vida eterna.

Cuando los dos hombres que iban hacia Emaús se dieron cuenta de que era Jesús el que estaba con ellos, sus corazones dieron un vuelco por la emoción. Sus esperanzas y sueños cobraron otra vez vida y volvieron a Jerusalén para encontrarse con los discípulos. Las mujeres corrieron para encontrarse con Juan y Pedro; y Pedro y Juan reunieron a los demás.

Cuando el Señor y Salvador resucitado se presentó entre ellos, sus primeras palabras tenían como propósito infundirles esperanza para el futuro:

  • “¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo” (Lucas 24:38-39).

Desde el principio del tiempo tal como lo conocemos, Dios ha estado tendiéndole su mano a su creación; y Él nos tiende su mano una vez más mediante su Hijo y nos recuerda que podemos tocarlo y que podemos confiar en que Él hará exactamente lo que ha prometido hacer.

EL MENSAJE DE LA RESURRECCIÓN

¿Cuál mensaje nos da Dios por medio de la resurrección?

• ¡Jesucristo vive! Él resucitó, por lo tanto, tenemos la esperanza del cielo en toda situación que enfrentemos. Él está sentado a la diestra del Padre, intercediendo por nosotros (Mateo 16:21; Mateo 17:22-23; Hebreos 10:12; 1 Juan 2:1-2).

• Nuestros pecados han sido perdonados y tenemos seguridad eterna (Hebreos 9:11-14, 24; Efesios 1:7; Juan 6:37-40).

• Viviremos para siempre. Jesús prometió volver por nosotros y llevarnos con Él al cielo. La muerte para el creyente no es el final, sino sencillamente una puerta (Juan 11:23-26; 1 Tesalonicenses 4:13-17; Juan 3:16; 1 Corintios 15:51-53).

• Nuestros cuerpos serán resucitados y llevarán la gloria del Dios Todopoderoso (1 Juan 3:1-3; 1 Corintios 15:23, 42-44, 49, 51).

• El cielo es nuestro hogar eterno (Apocalipsis 21:1-3, 27).

• Vamos a encontrarnos con nuestros seres amados allá.

• Podemos hacer frente al mañana con confianza, seguridad y paz perfecta, pues Cristo vive.

La resurrección de Cristo nos da esperanza eterna.

La pregunta de los ángeles: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?”, la hicieron para que todo hombre y mujer pueda saber que nuestro Salvador resucitó y que vive por los siglos de los siglos. Él no se encuentra en una tumba con letreros que exigen nuestro silencio.

Su tumba se halla vacía, pero los corazones de quiénes lo adoran están llenos. ¿Conoce usted al Salvador? ¿Alguna vez le ha pedido que entre a su corazón y que more con usted para siempre?

Lo animo a que lea la biblia y procure conversar a diario con el Señor y en la medida de sus posibilidades acerquese a un templo cristiano donde le enseñen la Biblia y procure persevar en las enseñanzas biblicas.Seguramente Dios honrará esta decisión tomada.

Bibliografía consultada

La Reforma y su influencia en la economía y la política


 

La Reforma y su influencia en la economía y la política

Max Weber (1864-1920)

I. INTRODUCCION:

La reforma tuvo una influencia transformadora sobre todo lo religioso, pero también lo social, lo cultural  y lo económico. Hoy vamos a tratar de ver cómo sucedió esto y de qué manera se manifestó en los diversos aspectos de la vida.

Al hablar de la influencia de la reforma, sin embargo, sin menospreciar todo el mérito de Lutero en ser el principal protagonista histórico en dar inicio a la misma, o de otros reformadores que fueron muy reconocidos, tenemos que enfatizar  fundamentalmente la persona de Calvino, y más precisamente del calvinismo. Nos referimos como  calvinismo al conjunto teológico formulado  por este gran reformador, que sustentó el cuerpo de creencias más influyentes en el desarrollo del protestantismo, y que constituyó  la plataforma ideológica de las naciones más prósperas de Europa para introducirse  a  la Edad moderna. El calvinismo no circunscribió su importancia e influencia a los ámbitos religiosos; como veremos, hoy su influencia se expandió a casi todas las disciplinas humanas. La razón de esta fuerza se debe a que Calvino formuló un tratado sobre el pensamiento de Dios según se muestra  en las Sagradas Escrituras, en todos los aspectos en que Dios se reveló al hombre; Calvino trata en sus “Instituciones” sobre la persona del Dios trino, su plan para el hombre caído, y el mundo que Él creó y rige como soberano. Por lo que alguien dijo que

“El calvinismo es una cosmovisión  del mundo en donde todo se articula en torno al gran pensamiento de la visión de Dios como el soberano de este mundo, y el hombre como una criatura destinada a vivir para la gloria de este Dios”.

Cuando vemos la vida a la manera de Dios, el creador, tenemos el mejor manual de entendimiento del funcionamiento de este mundo, sus habitantes y de nosotros mismos;  esto nos garantiza un éxito mayor en el manejo de esta creación que aquellos que no la entienden. Hay un sentido de  propósito en la creación formulado en la frase “Soli Deo Gloria”: toda actividad de la vida tiene un sentido de misión, la gloria de Dioslo cual producía excelencia en cualquiera de las aéreas de la vida humana.

Según Max Weber, reconocido economista y sociólogo alemán, fallecido en 1920, el estudio y dominio de la naturaleza en la ética protestante, respondía  a dos razones básicas glorificar a Dios y hacerle bien al prójimo; esto hace la diferencia en cómo entendemos la creación, de las riquezas y el propósito de ella; cómo entendemos el gobierno de los hombres y el propósito del mismo; cómo entendemos las consecuencias de las malas y buenas acciones, y la pena judicial sobre las mismas. En pocas palabras: la manera como entendamos el mundo, dictará cómo viviremos, cómo se conformarán las familias, y cómo se fabricará el tejido social que lo gobierne y los propósitos para los cuales es gobernado. Esa es la diferencia entre una sociedad justa y próspera y una sociedad corrupta y pobre.

Habiendo estudiado muy ampliamente en clases anteriores cómo la Reforma afectó la vida religiosa de los creyentes y del mundo,  hoy nos referiremos a otras áreas de la vida humana: la economía, la política, el arte y las letras, y finalmente las ciencias:

II. LA REFORMA  Y SU INFLUENCIA EN LOS MOVIMIENTOS ECONOMICOS DE LA HISTORIA

Max Weber, presenta la tesis de que la ética y las ideas puritanas que  a la vez son una derivación del calvinismo, influyeron en el desarrollo del capitalismo. La ética del trabajo protestante, la visión de un uso racional de las riquezas y de los recursos dados por Dios, una vida austera, y la creación de un estado de derecho, todos ellos fueron factores que contribuyeron a la acumulación de capitales, a la creatividad e innovación en el proceso de enseñorearse sobre la tierra y su creación. Weber, observaba   que los calvinistas no hacían ostentación de sus riquezas, gastándolas en tierras u objetos de lujo sino al contrario (todos vestían de forma modesta) y los beneficios los reinvertían continuamente generando así un círculo virtuoso, convirtiendo en pocas generaciones un pequeño negocio familiar en una próspera empresa.

La tesis clave de Weber es que las ideas tienen consecuencias…. La religión forma el carácter y la conducta cotidiana. Esta establece las estructuras sociales económicas y políticas que proveen el marco de referencia para la vida…. Para Weber la cosmovisión del protestantismo permaneció en contraste con el mundo y los sistemas de vida del oriente, del animismo y del creciente secularismo. Esta cosmovisión estableció un ethos, un conjunto de valores que transformó la manera en que naciones enteras conocían el universo….Abraham Kuyper, primer ministro holandés, teólogo y fundador de la universidad libre de Ámsterdam… se dio cuenta de que durante la reforma culturas enteras fueron transformadas, debido a que , a través de la biblia , se le dio acceso a la gente para que conociera la perspectiva que Dios tiene del universo. La perspectiva cristiana es consistente con la realidad, y por lo tanto, útil en el nivel de la vida práctica…. Cada aspecto de la vida humana debe estar bajo el señorío de Cristo, y cada aspecto de la cultura debe ser redimido para la gloria de Dios, el establecimiento de su reino, y el desarrollo de las naciones” cit. Darrow Miller, “Discipulando las naciones” pg 34 y 35, publicaciones FHI, 2001.

La manera en que el hombre conoce la realidad, y contesta las preguntas básicas de la epistemología, o sea del método del conocimiento, preguntas como ¿existe la verdad?, ¿Hay un Dios? ¿Quién soy, de donde  vengo y hacia dónde voy? ¿Existe lo bueno y lo malo? Etc.

“determina los tipos de culturas y sociedades que ellos generan. Algunas respuestas a estas preguntas llevan al barbarismo y la pobreza, otros a la civilización”. Ibid pg 37.

También el principio de la soberanía de Dios como principio dominante de la fe cristiana tuvo un efecto extraordinario en la ética de trabajo protestante. Si  todas las esferas de nuestra vida están bajo el dominio de Dios, estamos obligados a cumplir la voluntad de Dios en todas las áreas de nuestra vida; por lo tanto, todo tiene una relación, no hay separación entre “actividades religiosas” y “actividades seculares”: incluso nuestro trabajo diario, si es hecho para Dios, es una actividad “religiosa” y “sacerdotal”, es parte de nuestro llamamiento a cumplir Su voluntad. Todo debe ser hecho de una manera íntegra y conforme al patrón de Dios; esto se traduce en mejores productos, mejor trato y honestidad en los negocios, integridad en toda nuestra vocación, para el bien de toda una sociedad.

III. LA REFORMA  Y SU INFLUENCIA EN LA POLITICA

Dicen John Fletcher y Alfonso Ropero en su libro  “Historia general del cristianismo”,  pg. 241:

“La reforma despertó en las naciones la sed de libertad y de una vida más elevada y pura; dondequiera que se desarrolló el protestantismo, las masas hicieron valer sus derechos y se acentuó, de una manera permanente, el respeto de los individuos y el decoro de la sociedad”. Luego continúan  diciendo: “Se puede decir por lo tanto que la reforma fue la madre de las repúblicas. Los esfuerzos protestantes que los países bajos hicieron por conseguir la libertad de conciencia, dieron por resultado el establecimiento de la republica Holandesa.”. También citando al historiador Villers dicen: “Las repúblicas poderosas tienen su cimiento en la reforma; los principios republicanos que ésta ha introducido en todas las naciones, son más eficaces que las armas; ha sido el manantial de grandes revoluciones en lo pasado, y lo será de otras innumerables que han de venir”.

Dice Justo L  González en su “Historia del cristianismo”, tomo 2 pg. 194:

“Por cuanto la salvación por la fe significaba la fe del individuo, por implicación el protestantismo envolvía el derecho y el deber del individuo de juzgar por sí mismo en los problemas religiosos”.

Su conciencia estaba atada por encima de las opiniones de reyes y príncipes y papas a la palabra de Dios; esto fue un cuestionamiento directo a las estructuras de poder de la edad media, y sentó las bases del constitucionalismo, que a la vez dió origen a las repúblicas y a la democracia: todos los hombres deben estar sujetos a una autoridad, aún el rey mismo está sujeto y los príncipes y papas a la autoridad de Dios.

Calvino fue un constitucionalista (constitucionalismo es el gobierno que está fundamentado en una constitución o escrito que describe la naturaleza y el límite de los poderes otorgados a los magistrados que componen ese estado). Él creía en el gobierno como un orden divino en donde las esferas de administración de la gracia común estaban en el lado de los gobiernos, y la administración de la gracia divina en la iglesia, ambos colaboraban bajo el señorío de Cristo, el soberano de los gobiernos, pero ambos separados el uno del otro. Estas convicciones llevaron a Calvino a la formulación de las ordenanzas, el cuerpo de leyes para el gobierno de la iglesia en Ginebra.

Fue en la constitución de los EEUU de 1787 en donde más influenció el pensamiento político de Calvino, ya que los inmigrantes a nueva Inglaterra, si bien eran ingleses en nacionalidad, en espíritu eran calvinistas perseguidos. Antes  de desembarcar los colonos del Mayflower suscribieron un contrato (llamado el Mayflower Compact) por el que se convirtieron en un “cuerpo político independiente”. El texto es, sin duda, el primer precedente del constitucionalismo norteamericano. Los puritanos que siguieron llegando a nueva Inglaterra se siguieron gobernando por esta constitución.

Fue el pensamiento de Calvino que influenció a Guillermo de Orange en la lucha por la libertad política,  y el levantamiento de los países Bajos (Holanda) hasta lograr su independencia de la corona española en 1648 con la paz de Westfalia.

En Escocia, a través de hombres como John Knox, quien vivió en Ginebra y fue ampliamente influenciado por Calvino, vinieron cambios políticos también. Se siguió muy de cerca a Calvino en el establecimiento de las varias constituciones nacionales hasta 1638, de las cuales Knox fue uno de los principales redactores.

En 1644, el presbiteriano escocés Samuel Rutherford (un muy reconocido autor y ministro puritano calvinista) publicó un libro titulado: “Lex rex” (“La ley es rey”). El libro trata de este debate: ¿Quién es superior, el rey o la ley? ¿El rey tiene que someterse a la ley, o tiene una autoridad por encima de la ley? La respuesta de la Reforma era clara: La Ley de Dios es superior, y cada autoridad humana tiene que someterse a ella. Este mismo principio, Rutherford lo aplicó a la política y al Estado: El Estado tiene una ley fundamental, una Constitución; y el gobierno tiene que someterse a la Constitución.

Esta es la idea básica de lo que hoy llamamos “el Estado de Derecho moderno”. “Estado de derecho” significa, básicamente, que la ley está por encima del gobierno; un gobernante no puede hacer decisiones arbitrarias por el solo hecho de ser gobernante. Esta idea vino de los principios de la Reforma. ¡Los pensamientos de la Reforma colocaron la base para el Estado de derecho moderno! – Las ideas de Rutherford tendrían gran influencia más adelante en la redacción de la Constitución de los Estados Unidos.

El principio del Estado de Derecho ya está en la Biblia, solo fue “re-descubierto” en la Reforma:

“Y cuando (el rey) se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra; para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en el reino, él y sus hijos, en medio de Israel”(Deut.17:18-20).

En los países influenciados por la reforma se produjo verdadera libertad, bajo un gobierno ordenado, pero limitado en su poder.

Extr. de: