La relación final entre Calvino y Serveto -por Jorge Trujillo


La relación final entre Calvino y Serveto -por Jorge Trujillo


Los enemigos acérrimos del Calvinismo atacan las Doctrinas de la Gracia y niegan su veracidad Bíblica. Uno de los medios que utilizan para alejar a los cristianos de esta gran verdad bíblica es decir que estas doctrinas fueron inventadas por Juan Calvino y que Juan Calvino fue un asesino. Esto sucede por la creencia (cierta o no) de que Juan Calvino procuró hacer morir un hombre en la hoguera. Miguel Serveto Serveto fue condenado a morir en Ginebra, ciudad en donde Calvino fue pastor de una Iglesia Reformada. Serveto estaba acusado de sostener doctrinas contrarias a la verdad cristiana tales como la negación de la Trinidad.

En todas las historias siempre existen exageraciones de un lado y del otro. Es fácil llegar a conclusiones erróneas cuando hacemos juicios precipitados en cualquier asunto. Creo que es necesario tratar de investigar los por menores de todo acontecimiento antes de emitir nuestro juicio. Aún así, queda la posibilidad de no tener todos los hechos claros tal y como sucedieron.

Como a muchos, a  mi también me repugnó la idea de que un hombre Cristiano llamado Calvino pudiera tomar parte en un acto tan horrible como la de quitar la vida a un ser humano. La posible veracidad de ese suceso, es un arma utilizada por los enemigos del Calvinismo para hacer que sus seguidores se opongan y rechacen de primera instancia la doctrina que creyó este gran hombre.

Supuestamente después de haber leído la obra “Las cenizas claman contra Juan Calvino” presentados en la red por uno de los enemigos de Calvino”, dice lo siguiente para desalentar a cualquiera que considere seguir las doctrinas Bíblicas de la fe Reformada como creencia:

“Yo le leí esta obra palabra por palabra a la clase de los varones en la Escuela Dominical y la reacción fue – todos estuvieron de acuerdo en que ¿Quién necesita que un asesino enseñe doctrina Bíblica?”

Por supuesto que tales manipulaciones tienen gran efecto en las emociones pero es solo una treta diabólica para desalentar a los que quieren ir en busca de la verdad. A mí mismo, en un tiempo me pareció que tal declaración era bastante suficiente como para rechazar el Calvinismo, pero el problema está en que el Calvinismo (o lo que se conoce como eso) no es un invento de Calvino sino un invento de Dios mismo y Calvino solo ha expuesto las verdades de la Palabra de Dios.

Por ejemplo, existen muchos pastores y ministros quienes profesaron y profesan el nombre la doctrina Arminiana los cuales han violado a mujeres y hasta menores de edad. Es eso razón suficiente para rechazar el Arminianismo. No lo es, no lo ha sido, ni lo debe ser jamás. El utilizar tales argumentos para atacar y condenar una creencia es manipulación y falta de integridad cristiana. Nadie debe de dejar de creer en el Arminianismo-Wesleyano por el hecho de que Juan Wesley haya traicionado a Jorge Whitefield hablando en su contra cuando este le encomendó el cuidado de su congregación en Londres. Se debe dejar de creer tal enseñanza porque tales doctrinas no tienen fundamento bíblico alguno, solo eso y nada más. Nadie debe de creer en la Teología Reformada porque Jonathan Edwards era un gran orador y famoso predicador de la Palabra, ni porque Carlos H. Spurgeon era un gran Calvinista sino porque esas verdades se encuentran en las páginas de la Biblia, solo eso y nada más.

Quien yo sea, aunque tiene peso sobre mi mensaje, no es la razón final decisiva para que alguien acepte o rechace mi doctrina y mi mensaje, solamente la palabra de Dios lo es, solo eso y nada más. No es de donde vengo sino el mensaje que traigo conmigo, ¿es de Dios o no lo es? Ese mismo error cometieron los fariseos al rechazar a Cristo, miraron su persona y no escucharon su mensaje.

Yo no sé si Juan Calvino tuvo que ver mucho o poco con la muerte de Miguel Serveto pero sería bueno considerar el otro lado de la historia, no solo el de los enemigos que utilizan cualquier medio posible para desacreditar la verdad de la Biblia y proponer sus propias interpretaciones humanas. Es obvio que cuando se acaban las razones se atacan los personajes. Pero no obstante a lo que haya dicho Calvino o Lutero o ningún otro reformador, la Biblia está allí para dar testimonio vivo de las palabras de Cristo mismo de que lo que se conoce como la Fe Reformada es la verdad de la Palabra.  Lo que hoy muchos llaman “Calvinismo” no fue inventado por Juan Calvino como dicen los opositores, sino que el “Calvinismo” fue inventado por Dios desde mucho antes que Calvino naciera, antes de la fundación del mundo y se conoce como ‘El Evangelio de la Gracia de Dios’, el cual fue predicado a Noé, Abraham, Moisés, los profetas y todos los creyentes del Antiguo Testamento, la salvación por Gracia por medio de la fe.

Lo siguiente es tomado de un comentario hecho por Rob Schläpfer en respuesta al libro de David Hunt (anti-Calvinista), ¿Que amor es este?

La quemadura de Miguel Serveto:

Lea como el eminente biógrafo suizo, Emanuel Stickelberger recuenta las últimas palabras de Calvino con Serveto, basado en recuentos de primera mano de su reunión en la prisión, poco antes de la ejecución:

“Lleno de emoción [Serveto], el otro [Calvino] le habló amorosamente, “Créeme, nunca tuve la intención de enjuiciarte por tus ofensas en mi contra. ¿Te acuerdas…”, ahora le habló con una voz suave y no en tono de reproche, “…como, en peligro de muerte, Yo quise reunirme contigo en Paris dieciséis años atrás con el propósito de ganarte para el Señor, y después cuando tú eras un fugitivo no estaba yo interesado en mostrarte el camino correcto por medio de cartas hasta que tu comenzaste a odiarme porque te ofendió mi firmeza? ¡Pero no hablemos de mí, ni del pasado! ¿Estás pensando en pedir perdón al Dios eterno a quien tú has blasfemado en tantas ocasiones? ¿Estás pensando en reconciliarte con el Hijo de Dios? Si tu niegas que él se hizo hombre como nosotros, tú estás destruyendo la unión que hermandad la cual nos uno al Salvador, estás destruyendo tu única esperanza…”

“Calvino miró expectante en los ojos de uno que estaba destinado a la muerte — ¡Ahora, ahora será el momento cuando los ángeles del cielo se regocijen!

Pero Serveto movió su cabeza. Ciertamente, el habló en un lenguaje distinto ahora. No más una palabra impropia se podía oír de él. Pero no se retractó de nada…”

Uno se pudiera preguntar, ¿Que amor es este? Es el mismo amor el cual nos distingue a nosotros los cristianos.

Amad a tus enemigos, y orad por los que os persiguen… | Mateo 5:44 |

Es interesante notar – tal como admiten los peores críticos de Calvino – que mientras su buen amigo Farel acompañó a Serveto a su ejecución, rogándole que le pidiera perdón a Dios y fuera reconciliado, Calvino se quedó en su casa…. de rodillas.

Calvino estaba orando por el hombre quien le quería matar para dar lugar a su revolución anti-Cristiana en Ginebra. [y debo añadir, Calvino no estaba preguntándose a sí mismo si Serveto era uno de los escogidos]…. El estaba motivando a Serveto a que hiciera algo: ¡arrepiéntete y cree!

Rob Schläpfer continúa diciendo:

Merle D’Aubigné, en su obra clásica sobre la historia de la reforma, hace un remarcado comentario sobre el Reformador de Ginebra.

El hombre de Dios ha sido acusado de despotismo. Esto es de entenderse: porque él era un enemigo de los excesos se le ha hecho enemigo de la libertad. Nadie se opuso a la anarquía ética y social la cual amenazaba el siglo dieciséis, y la cual ha infectado cada siglo que no ha sabido cómo defenderse en contra de eso, más resueltamente. Esta valiente batalla de Calvino es uno de los servicios más grandes que él hizo por la libertad. Pues la libertad no tiene más peligrosos enemigos que la inmoralidad y la anarquía.”

Por supuesto, cuando se trata de los medios de tratar estos males, el no está por encima de su siglo, el cual en todas las comunidades los atacó en un acuerdo con las más severas penalidades. Uno quien erra en el conocimiento de Dios debe dar cuenta a Dios solamente. Cuando un hombre se hace así mismo el vengador de Dios, nuestra consciencia se rebela. Trescientos años atrás la gente no irían tan lejos – los seres más superiores de alguna manera están siempre sujetos a la fragilidad humana. Sin embargo, durante una famosa situación donde un miserable individuo, cuya doctrina atentaba contra la comunidad, se presentó ante la corte secular de Ginebra, una voz solitaria en toda Europa fue levantada en favor del acusado, demandando una mitigación a la sentencia de Serveto. Esa fue la voz de Calvino.

Calvin vs. Serveto”, J. Steven Wilkins dice lo siguiente: (http://reformed-theology.org/html/issue02/c_vs_s.htm)

Aun más, debe ser recordado que el rol de Calvino en todo este asunto fue uno de testigo experto en el juicio. La idea de que Calvino era “el dictador de Ginebra” está completamente sin fundamento verdadero. A Calvino nunca se le permitió hacerse ciudadano de Ginebra. El era técnicamente dentro de los habitantes – residentes legales quienes no tenían derecho al voto, no tenían derecho a portar armas, y no tenían derecho a ocupar cargos públicos. Un habitante podría ser un pastor o maestro si no había un ciudadano de Ginebra cualificado para la posición. Por esto es que Calvino le fue permitido ser pastor de una iglesia allí. Pero siempre se le negó acceso a la maquinaria de tomar decisiones.

El único lugar donde Calvino pudo haber tenido una influencia significante fue en el Consistorio. Pero el Consistorio fue completamente pasado por alto en todo este asunto por el concilio en un aparente esfuerzo por demostrar que ellos estaban mucho más interesados por la santidad y la pureza que lo que Calvino (y otras personas) habían pensado. Ellos buscaron hacer lo posible por mantener a Calvino fuera de este asunto

¿Por qué entonces tanta furia contra Calvino? Simplemente por quien él fue y por lo que enseñó. El mundo puede vivir con el Romanismo y el Arminianismo, pero no puede mantener la verdad de la fe Reformada. Por esta razón Calvino y el Calvinismo han sido los enemigos del mundo y lo serán hasta que el mundo termine.

Espero que este documento le ayude a usted, no a creer en la inocencia de Juan Calvino sino a entender que nadie puede reclamar verdades sobre cosas que desconoce.  Que le motive a considerar “la posibilidad” de que Calvino pueda haber sido inocente, cosa que solo él y Dios conocen, porque aún después de haberlo descubierto todo, queda el corazón tanto de Calvino como de Serveto quien solo Dios puede escudriñar. Solo Dios tiene la última palabra y solo él sabe lo que ocurrió entre Juan Calvino y Miguel Serveto Ambos hombres tendrán que comparecer ante el tribunal de Cristo para que reciban según lo que hayan hecho mientras estaban en la carne, sea bueno o sea malo.

¡Amén!

———

http://www.vidaeterna.org/index.php/teologia-reformada/63-estudios-gracia/138-calvino-serveto.html

Cual fue el legado de Servet?


Cual fue el legado de Servet?

“Servet, quien trasluce una formación inicialmente aristotélica, quizá por el ambiente clerical de Montearagón o sus contactos a través de Quintana, reaccionó compartiendo desde Toulouse el total rechazo de toda filosofía determinado por su conversión al biblismo. Es la etapa que se manifiesta en Errores y en Diálogos. Su amistad discipular con Champier y el mundillo neoplatónico de Lyon le hace descubrir el neoplatonismo entendido no sólo como Platón continuado en Plotino, sino con toda la tradición alejandrina, además de los textos esotéricos tenidas por todo el Renacimiento, desde Psellos hasta Cesaubon a fines del XVI, como auténticos y aun semi-revelados: las Sibilas, los Himnos pitagóricos, el Corpus hermeticum, los Oráculos caldeos, los Himnos órficos. Servet creyó hallar en esta poética vena metafísica resonancias bíblicas análogas a las de la Escritura, con las que podría ilustrar para mentes ávidas, ya que no demostrar, sus propias intuiciones sistemáticas. Aunque toda reducción es ofensiva para un genio como el suyo, su pensamiento filosófico puede, pues, al menos tendencialmente, calificarse como neoplatónico, pero no olvidando que conserva de aquél su juvenil aristotelismo la urgencia de lo empírico, afianzada por su formación profesional.” ((GEA), 2000)

Han sido los médicos los que han mantenido viva la figura de Servet como descubridor de la circulación pulmonar. Cuando han aparecido investigadores como Ángel Alcalá, se ha superado la larga línea de interpretación luterano-calvinista que insistía solo en el Servet teólogo pero hereje antitrinitario y anabaptista radical. Se habían olvidado los grandes legados de Servet que se pueden resumir en la radicalidad del método, en el quehacer intelectual y la defensa del derecho a la libertad de conciencia.

El texto más conmovedor en este sentido es: “Si algo he dicho a ese respecto es que me parece grave matar a un hombre sólo porque en alguna cuestión de interpretar la Escritura esté en error, sabiendo que también los más doctos caen en él”; “Suplica humildemente Miguel Servet, acusado, señalando el hecho de que es una nueva invención, ignorada de los Apóstoles y discípulos de la primera Iglesia, el acusar de delito por doctrinas de la Escritura o por cuestiones procedentes de ella (…) Por lo cual, señores, según la doctrina de los Apóstoles y los discípulos, que no permitieron tales acusaciones y según la doctrina de la primera Iglesia, en la cual no se admitían tales acusaciones, pide el suplicante que se retire la acusación criminal”. Dirá Daniel Moreno: “No hay en Servet un hombre que expurga filológica y metódicamente la Biblia, sino un hombre que la lee de forma literal y realista, desde su carne, con el corazón en tanto que sede de la fe, sintiendo el efecto material de cada palabra divina… No es cuestión de palabras. Es un mensaje. Es una iluminación. Es la regeneración del hombre interior a través del Espíritu-Palabra de Dios hecho letra de la Biblia recién restituida en su sentido original que se prueba o se ejemplifica en la regeneración de la sangre por el espíritu en los pulmones. Es un hecho físico interpretado místicamente, desde la profunda mística de la literalidad de la palabra que caracteriza a Servet.” (Moreno D., 2004, pág. 121)

En lo que concuerdan la mayoría de los investigadores es que además de ser un pensador original, es un protestante de la reforma radical con un pensamiento coherente a favor del la restauración del primitivo cristianismo y de la vuelta al Evangelio. La vuelta al Evangelio implicaba acabar radicalmente con ciertas formas religiosas, que no se ajustaban al contexto bíblico. Entre ellas, Servet consideraba “invención demoniaca de Roma” el bautismo de infantes, el establecimiento del papado o el sacerdocio consagrado por los obispos y estos por el Papa para predicar y conducir el culto. Roma aparece ante la Reforma magisterial y en especial la radical, como la nueva Babilonia, madre de todas las corrupciones y de todos los desvíos del cristianismo. Entre sus propósitos estaba purificar la iglesia, romper las cadenas con las que estaban inmovilizadas las Sagradas Escrituras y separar la Iglesia del Estado. El siglo XVI, con la Reforma, despierta los ideales de una espiritualidad comprometida y aparece un intenso ardor apocalíptico en el que el reino de los mártires sufre violencia pero solo los valientes lo arrebatan. Lutero y Servet defenderán el Psicopaniquismo, palabreja que refleja el sueño del alma tras la muerte, quedando en estado de somnolencia hasta el día de la resurrección final.

Aunque toda esta aspiración de restituir el cristianismo no fuera algo exclusivo de la época de Servet, pues ya había triunfado la reforma luterana y calvinista, la radicalidad de esta nueva ola de reformas aparecerá como “herejía” por su carácter utópico y revolucionario. La larga acusación luterano-calvinista es precisamente ese desmontar todo culto externo, toda norma eclesial que siempre aparece en Servet y la reforma radical con resabios de paganismo y tradición. Hasta los domingos, días del Señor, no tienen sentido porque todos los días son del Señor. Los sacramentos se reducen a dos: el bautismo de adultos y la cena y los mismos templos deberían destruirse porque son una cueva de hechiceros, donde se usa el agua bendita, la misa, los votos monásticos y la jerarquía como consumación de la apostasía. El sacerdocio es de todos los creyentes en Cristo por el bautismo, la penitencia se base en “Confesad vuestros pecados unos a los otros”. La Cena del Señor debe hacerse como en los antiguos ágapes. Cada uno lleva el pan y el vino, sin que el pan tenga que ser ázimo y si no hay vino, puede usarse cerveza o sidra. Lo importante es lamanducación esto es, comer la cena del Señor, símbolo místico, porque el pan es el cuerpo de Cristo y lo que hace el pan en la manducación externa es lo que se opera en la interna. Los luteranos serán para Servet imperatores, los calvinistas tropistas y los católicos transsubtantiatores. La unión real de Cristo con los miembros de la iglesia es algo interno que se produce con un símbolo externo, por eso no hay tropo, ni cambio de sustancia.

Para R.H. Bainton, el gran investigador sobre Servet, es clara la relación de Servet con el anabaptismo: “Sí, Erasmo y los humanistas cristianos aspiraban a restaurar la Iglesia primitiva; pero sus esfuerzos quedaban confinados en buena parte al recobro de viejos documentos. Los anabaptistas iban más lejos e intentaban formar renovadoras congregaciones religiosas de acuerdo con lo que ellos creían que fue la reforma original de vida cristiana. Si la Iglesia de Lutero y Calvino recibe el nombre de Reforma, la de los anabaptistas merece el de Restitución, expresión que sirvió de título a un buen número de tratados anabaptistas. La influencia anabaptista afectó a la doctrina de Servet especialmente en cuanto a los temas del hombre, la Iglesia y el más allá.” Es dentro de esta marea de “heterodoxos” y reformadores del cristianismo donde habría que incluir a Miguel Servet y su pensamiento. Y, precisamente, por su radicalidad en la formulación de la restitución del cristianismo, y no por otra causa, fue Miguel Servet perseguido tanto por la Iglesia católica como por la protestante, para finalmente, ser juzgado y quemado en Ginebra.” (Rego Robleda, 2004, pág. 133)

——————-

 

PENSAMIENTO DE MIGUEL SERVETO Y ADÁN PASTOR SOBRE CRISTO


El PENSAMIENTO DE MIGUEL SERVETO Y ADÁN PASTOR SOBRE CRISTO

El Español Miguel Serveto (1511-1553) fue uno de los más claros exponentes de la Cristología anti-Nicena. Su tesis fundamental fue que la caída de la Iglesia databa de la desastrosa intervención de Constantino dentro de los asuntos de la doctrina Cristiana en Nicea. El discutió que la aceptación de Jesucristo como el Hijo de Dios Mesiánico debería ser la base de una Cristología reconstruida.

El afirmaba que el Hijo,  vino a la existencia en su concepción en María. El luego rechazó como especulación filosófica Griega toda enseñanza de una “eterna generación” pre mundana del Hijo. El vio al Espíritu Santo como el poder y la personalidad de Dios extendida a la creación, no una persona distinta de la Deidad.

Serveto enfatiza que el Hijo puede ser pensado como eterno sólo con respecto a la intención de Dios de generarlo en un momento posterior de la historia.17 Como es bien conocido, Serveto pagó con su vida por su herética Cristología.

El fue quemado en una estaca en Ginebra, ante la instigación de la Iglesia Católica Romana y el Reformador Protestante, Juan Calvino, en Octubre 27 de 1553. Este trágico episodio es un recordatorio nefasto de la terrible violencia y celo equivocado que han marcado algunas formas magisteriales del Cristianismo profesante.
Miguel Servet

El tema de la preexistencia fue una preocupación crítica entre los Anabaptistas Holandeses del siglo 16 en la disputa entre Menno Simons y un compañero Anabaptista, Adán Pastor (c.1500-1570).

Un ex monje originalmente llamado Rodolfo Martens, Pastor era incuestionablemente “el más brillante hombre y erudito en la entera comunidad Holandesa Anabaptista de su día.”

La Cristología de Pastor anticipa los cuestionamientos contemporáneos de la naturaleza de la preexistencia, y una Cristología similar ha emergido en la obra de los teólogos Holandeses del siglo veinte Hendrikus Berkhof y Ellen Flesseman.

Pastor repudió el Trinitarianismo ortodoxo en 1547 en Emden y fue inmediatamente excomunicado por Simons y Obbe Philips.

Como vemos de la obra diferencia entre la Verdadera Doctrina y la Falsa Doctrina, de Pastor él negó la preexistencia de Cristo.

Como es lógico, Sandio y otros escritores Polacos anti-Trintarianos se refieren a Pastor como “el hombre en nuestra patria que ha sido el primer y capaz escritor en esa dirección,” i.e.- la opinión de que la “palabra” de Juan 1:1 no era una persona, sino la palabra creativa de Dios o su voluntad personificada.

 

H.E. Dosker comenta que

“Cuando leemos a Adán Pastor tenemos que frotarnos los ojos para ver si estamos despiertos o dormidos. Lo que él tiene que decir es tan asombrosamente moderno que desconcierta al lector. Y nos despertamos para ver que no toda modernidad…es moderna.”

Pastor es crítico de la doctrina de Menno y Melchor Hoffman de que la palabra sólo pasó a través de María sin llegar a tener del todo contacto con su cuerpo. Esto hubiera hecho a María una especie de madre sustituta que no concibió realmente a Jesús como declara la Escritura. Semejante Cristología pudo difícilmente escapar de un cargo de docetismo y Gnosticismo.

Pastor insiste que Cristo es verdaderamente humano y el descendiente de David, concebido sobrenaturalmente. Su opinión parecería coincidir bien con lo que Raymond Brown describe como aquella de Lucas y Mateo.

Es seguro que los Anabaptistas Polacos un siglo antes reclamaron a Pastor como el primer hombre que tuvo claramente articuladas sus opiniones acerca de la preexistencia.

Sin duda, Adán Pastor anticipa la moderna discusión acerca de la humanidad de Jesús cuando él define el “Logos” no como una persona preexistente, sino como la actividad auto-expresiva de Dios poniendo adelante Su energía en la creación, en la verdad revelada y generando al Mesías.

——————

Fuente: SERVETO Y PASTOR SOBRE CRISTO

Anotaciones sobre la hoguera de Champel.


Anotaciones sobre la hoguera de Champel.

Por Daniel Pisoni.

Al cumplirse 450 años de la ejecución de Servet en una hoguera levantada en la colina de Champel, nos encontramos en un momento propicio para observar a la distancia con detenimiento y sin apasionamientos, uno de los hechos más controvertidos y manipulados de la historia de la Iglesia.

Vayan estas anotaciones como aporte que sugieran nuevos caminos de aproximación a un momento que envolvió en sí mismo a hombres santos , apasionados, religiosos, contenciosos, políticos en un escenario tan especial como la ciudad de Ginebra del siglo XVI.

Cuando se trata del tema de la ejecución de Servet se cae en tópicos comunes aunque no rigurosamente ciertos.

El 27 de Octubre 1553 Miguel Servet, rehusando hasta último momento renunciar a sus convicciones religiosas, fue quemado junto con sus libros, cumpliéndose la sentencia dictada por el Consejo Menor de Ginebra.

La intervención de Calvino en este proceso a Servet siempre ha sido polémica y muchas veces tergiversada por diferentes intereses, algunas veces como forma indirecta de refutación de las enseñanzas bíblicas de Calvino, y en otros casos por prejuicios y enconos personales . En todos los casos la muerte de Servet presta el telón y la excusa de fondo. Sin embargo, aún en aquellos en que no prima un prejuicio sólidamente establecido, subyace la idea de la culpabilidad de Calvino sea por comisión o por omisión, conclusión apresurada producto de la carencia de una aproximación histórica que sitúe a los personajes y al trasfondo debidamente y permita tener un cuadro más completo del hecho en sí.

No pretendemos con esto que la conclusión a la que se ha de llegar tenga una sentencia definitiva e inapelable, (sería pretencioso a partir de estas anotaciones necesariamente incompletas), pero sí que los elementos que aporta una visión lo más desapasionada posible introduzca otras perspectivas. Investigar la realidad de los hechos nos despoja de historias sin fundamento pero con bastante de leyendas que se han ido edificando casi sin profundidad ni certezas, pero que allí están. Son verdades a medias que esgrimidas hábilmente parecen satisfacer nuestro intelecto, toman la apariencia de sentencias irrecurribles, para finalmente alzarse como absolutas.

Fanatismo, prejuicio y parcialidad se conjugan para alimentar historias que poco tienen de históricas. El tema de la ejecución de Servet encuadra en este marco.

Miguel Servet

Servet no era alguien que tímidamente pretendió expresar alguna idea divergente con la cristiandad; por el contrario era un convencido exponente antitrinitario que escribió obras negando la Trinidad, como ” Trinitatis erroribus ” (1531) a la edad de veinte años ,en la que defendía una herejía muy parecida a la sabeliana y ” Christianismi Restitutio ” (1553) donde se acerca al panteísmo , este último anónimamente.

“Fue el celo fanático con que Servet insistió en sus dogmas, como si fueran los únicos dogmas cristianos, y la denuncia de sus adversarios como absurdos y destructores del cristianismo, lo que hizo que fuera considerado como un hereje petulante y digno de las llamas.” A Manual of Church History. “A.H.Newman.Vol II.Pag.195

Abrevó del platonismo y finalmente se sumergió en el panteísmo pretendiendo encontrar a Dios en toda la materia, basándose en una comunicación sustancial de la Deidad con todas las cosas. En esta línea de pensamiento todo sería emanación de lo divino.

Desde joven había tenido oportunidad de estudiar textos tanto judíos como musulmanes, lo que fue formando en él la idea de que para que fuera posible la unión de las tres grandes religiones a nivel dogmático se debía descartar la concepción cristiana de Jesucristo como persona existente con anterioridad a la encarnación. En su pensamiento Jesucristo era simplemente un hombre al cual Dios le había insuflado sabiduría divina.

El Espíritu Santo no era distinto de Dios, se confundía con Dios y no existía al margen del Espíritu de Dios que habita en nosotros. De esta forma el hombre participaba sustancialmente de Dios. Tampoco encontraba en las Sagradas Escrituras fundamento para la doctrina de la Trinidad. Reconocía al Dios creador como Dios, y al Hijo y al Espíritu Santo sólo como expresiones de un accionar divino, pero sin reconocerles divinidad, lo que comúnmente se llama monarquianismo,( herejía ya conocida en el siglo III con Praxeas y Noetum).

” La Trinidad es un monstruo de tres cabezas..” decía.

Finalmente sostenía que los dos grandes obstáculos que detenían la extensión del cristianismo consistían en la doctrina de la Trinidad y en la del bautismo de los niños.

Tenía propensión a los pensamientos originales, lo que le rindió frutos en la medicina, como fue el descubrimiento de la circulación pulmonar de la sangre, al que llegó aparentemente por razonamiento.

De una inteligencia superior poseía una personalidad por momentos discordante, como queda demostrado en momentos del juicio en Ginebra. Era dialécticamente intolerante y quizá haya influido en su vida el haber sido castrado a la edad de cinco años.

Violento y carente de tacto, como se desprende de los permanentes conflictos en los que se vería envuelto a lo largo de su vida; era religioso y supersticioso, pero no se puede afirmar que fuera cristiano en el sentido bíblico de la palabra.

Fue curiosamente la Inquisición católica la que comenzó a perseguirlo quemando sus libros en Vienne, donde era médico del arzobispo, después de escapar de Francia.

Es falso que Calvino hubiera denunciado a Servet a la Inquisición católica romana en Francia luego que Servet le hubiera enviado un ejemplar de su obra Christianismi Restitutio.

No fue Calvino quien lo denunció a la Inquisición, sino un amigo del reformador en forma indirecta, más por imprudencia que por deseo premeditado. Pero esto Calvino lo ignoraba, aunque luego se le colgaría el sayo de haber sido su denunciante.

Es en una misiva privada enviada a sus parientes católicos romanos que permanecían en Vienne, donde Guillermo de Trie ( un allegado al reformador que era acusado por éstos de hereje protestante), responde que son ellos quienes acogen a un hereje en su seno, que niega la trinidad y la divinidad de Jesucristo, en directa referencia a Servet y su obra, mientras al mismo tiempo ejecutan a cinco jóvenes estudiantes protestantes por el delito de predicar el verdadero evangelio, hecho acaecido en el mismo año en Lyon.

Ante el estado público que toma esta acusación, al ser del conocimiento de las autoridades eclesiásticas de Vienne, y la solicitud de pruebas de tal acusación, es que De Trie suministra algunas piezas del intercambio epistolar entre Calvino y Servet.

Como se infiere, no hubo ningún tipo de connivencia con Servet jamás como para pensar que de alguna manera lo traicionó y sólo tuvo que ver con su detención en Vienne, muy indirectamente.

Calvino no sabía al momento de entregar estas cartas que las mismas irían a parar a las manos de la Inquisición católica como prueba contra Servet; él mismo luego declararía que no tomó parte en ese hecho, mas allá de lo conocido.

Es de observar también que durante el tiempo de su correspondencia, durante los años 1546-47, Calvino no lo denunció a la Inquisición, por lo tanto no hay razón para pensar que súbitamente cambió su proceder y lo hizo a posteriori.

En una carta a su amigo Farel le escribe:

“Servet acaba de enviarme, juntamente con su carta, un extenso volumen de sus desvaríos. Si lo consiento, vendrá aquí. Pero no diré una palabra para que venga.”

Es claro, que ante la posibilidad de capturarlo y enjuiciarlo en Ginebra, Calvino retrocede, no será él quien lo engañe para venir a Ginebra.

Qué diferente actitud a la sostenida por la inquisición española, que ya había ordenado que fuese detenido en cualquier parte de Europa donde se lo encontrara y traído a España, al costo que fuese:

“Prométanle favores, miéntanle, ordénenle, hagan cualquier cosa para traer a Servet a algún lugar donde podamos echar mano de él.” así manifestaba la orden inquisitorial.

Ni aún los más acérrimos defensores de Servet y/o detractores de Calvino aciertan a explicar qué razón llevó a Servet a pasar por Ginebra, cuando su intención era ir a Nápoles.

Pero puede que Servet en Francia, a instancias de contactos con dirigentes libertinos tales como Perrín, se enterase de la situación reinante en Ginebra ; no hay que olvidar que los impresores lioneses de “Christianissima restitutio”, Arnoullet y Guéroult mantenían relación con dirigentes perrinistas.

Es curioso observar que durante el juicio de Ginebra, Servet afirma que casi ni conoce al impresor Baltasar Arnoullet, sin embargo miente, lo conocía desde tiempo atrás por otras impresiones que le había hecho; la negación del vínculo por parte de Servet podía obedecer a no delatarle, pero a su vez negar toda relación con el partido de Perrín. Fundamentalmente porque sabría que la ciudad de Ginebra y su Consejo no le eran favorables a Calvino , para allí marchase con la intención de hacerse fuerte en esa plaza convencido de que el consejo liberal de la ciudad lo apoyaría a él en detrimento de Calvino, como escribió el reformador Wolfgang Musculus.

Conocía a Calvino , pues como dijimos, habían tenido contactos epistolares desde años antes, contactos que terminaron hartando al reformador por lo inaudito de sus ideas, cuando le envía una copia de Institutio, y Servet se la devuelve con comentarios en los márgenes y una carta ofensiva. Estos contactos fueron comenzados a instancias de un editor de Lyon quien se niega a imprimir los escritos de Servet sin el visto bueno de Calvino.

Intentando tomar ventaja de la debilidad de Calvino en Ginebra, será paradójicamente Servet quien acusaría de hereje a Calvino, pediría la pena de muerte para él y exigiría que se le entregasen todos los bienes del reformador como compensación por los daños morales sufridos. Luego de la detención de Servet, las autoridades de Ginebra escriben a Vienne solicitando información sobre el reo. De inmediato las autoridades de Vienne demandan su extradición. Es en ese momento que el Consejo de la ciudad de Ginebra le ofrece dos alternativas: ser retornado a Vienne o quedarse en Ginebra y enfrentar los cargos en su contra. Servet elige permanecer en Ginebra y ser juzgado por el Consejo ginebrino.

Esta comunicación puede haber influido significativamente en el tribunal, que en forma alguna estaba dispuesto a ser tildado de complaciente, ante el antecedente de la condena en firme sobre el mismo punto de un tribunal católico romano. Servet parece no entender hasta casi la ejecución misma la realidad de su situación y hasta el final esperó un vuelco en su situación a través del favor de la oposición a Calvino en el Consejo Menor. Esta actitud, a tenor de lo afirmado por Guizot, pudo haber estado alentada en la confianza que tenía Servet en que el partido libertino lo defendiera.

Durante el proceso se defendió, dando muestras de gran agudeza; sin embargo al mismo tiempo prefería extrañas y violentas amenazas. Un escritor como Dyer, que lejos se encuentra en cuanto a justificar a Calvino, señala que sus respuestas a las acusaciones de herejía de Calvino son harto insolentes, al punto que parecen las de alguien que tiene trastornada la razón. Desafiante y totalmente seguro de si mismo, intentó llevar la defensa como si Calvino fuera el acusado, llamándole: ” mentiroso, perverso, asesino, mono ridículo..” En un escrito al Concilio Menor reclamó lo siguiente:

“Por tanto , señores míos, pido que mi falso acusador (Calvino) sea castigado..que su propiedad me sea entregada como recompensa por las molestias causadas, y que sea mantenido en prisión hasta que el juicio decida su muerte o la mía, o algún otro castigo..” Van Halsema , llama la atención sobre el hecho de que Servet considerara la posibilidad de la pena de muerte como veredicto, aunque no suponiendo que recaería sobre él. Juan Calvino: los límites de su responsabilidad Decía John T.Mc.Neill:

“Calvino ha sido tan industriosamente difamado, que muchos que están al margen del mundo culto piensan en él ante todo con cierto horror.”(Nueva Reforma Nº 30.Lester DeKoster: Juan Calvino; Pensador y hombre de acción.)

La crónica de la historia en la Ginebra de los tiempos del proceso y ejecución de Servet, nos dice que Juan Calvino no era un dictador en Ginebra ni mucho menos un “Papa”; y que solo hacia el final de su vida se le otorga la ciudadanía ginebrina, con plenos derechos; pero hasta ese momento sólo era un extranjero residente legal, sin derecho a voto o a cargar armas, que podía ser pastor o maestro si no se hallaba un ciudadano ginebrino calificado para ocupar tal posición. Pero que al momento de los hechos generados por Servet no tenía control sobre los Consejos de la ciudad. Lo que es más, el Consejo Menor de la ciudad no lo tenía en simpatía, al punto de que los magistrados prescindieron de él al comienzo del proceso contra Servet, y fue este Consejo quien redactó la acusación. Calvino fue con el paso del tiempo, una persona respetada a nivel moral y espiritual, pero no tenía poder real al momento del proceso contra Servet.

Es interesante observar que Calvino era un hombre de sensibilidad y compasión, lo cual puede ser visto en su correspondencia personal; quien tenía un profundo sentido de compromiso con aquellos quienes estaban en necesidad, tanto física como espiritual. Epistológrafo por naturaleza, han llegado hasta nuestros días cerca de cuatro mil cartas personalmente escritas, con temas que van desde el más puro pensamiento teológico a otras de carácter íntimo. Del estudio de ellas surge un reformador que abre su corazón mostrando los sentimientos que lo embargan, sus preocupaciones, sus desvelos e ilusiones, su incansable animar y consolar a sus consiervos.

Algunos historiadores creen que si Calvino no hubiese hecho otra cosa que simplemente escribir cartas, la profundidad y riqueza de ellas lo ubicarían en lugar preponderante en la historia de la Iglesia. El libro de Richard Stauffer ” The Humannes of John Calvin ” presenta aspectos generalmente desconocidos sobre el reformador en lo que respecta al sufrimiento humano.

Está probado por medio de una misiva personal a su amigo Farel que, fiel a su sentir, Calvino y otros pastores intentaron evitar la condena a muerte por fuego cambiándola por otra más misericordiosa como la ejecutada por espada, pero fueron rechazados por un Consejo ginebrino que quería demostrar su independencia de Calvino, y la ejecución en los términos por ellos dispuestos era una buena ocasión. Con gran maestría J.Grau señala que paradójicamente sus enemigos lo acusan de ser culpable de una hoguera a la que se opuso. Esto deja claro que no había capacidad de decisión, ni siquiera de consideración en la persona de Calvino por parte del órgano civil; si así hubiera sido, la historia final de Servet hubiera sido diferente, pero la falsedad de la leyenda sobre este hecho inculpa a Calvino como el principal instigador y autor de esta ejecución.

Luego de conocida la sentencia, Servet pidió un encuentro con Calvino, donde le pidió disculpas y éste le correspondió asegurándole que nunca le había tenido rencor personal. La idea de un Calvino dictador en la Ginebra de su tiempo es insostenible. Vayan algunos ejemplos. Tenía muchos enemigos quienes lo odiaban y lo ridiculizaban de formas difícilmente soportables. No podía salir a la calle sin ser objeto de burla con expresiones como:

” prefiero escuchar tres perros ladrando que a Calvino predicar “” Sabes ? en el infierno hay solo dos demonios y uno de ellos va allí (por Calvino) “.Algunos niños a su paso le gritaban a sus espaldas ” Caín, Caín “. Y más de un perro por aquellos días respondía al nombre de Calvino.(Stickelberger, John Calvin)

En una carta a Farel, el reformador le escribe:

“Nuestros magistrados han llegado a tal punto de su locura que ponen en duda todo lo que digo; tanto que si afirmo que hay luz a mediodía al momento empiezan a desconfiar.” Y esto ocurre poco antes de la sentencia contra Servet. Aún autores de los que no se puede sospechar connivencia con el reformador de Ginebra reconocen que cuando Calvino comenzó a meterse con la vida que llevaban los ricos y poderosos de la ciudad, aumentó notablemente la resistencia contra su persona. Los que eran sus adversarios se habían hecho con el poder del consejo municipal en 1549 y no estaban dispuestos a tolerar censura sobre sus modos de vida, ni tampoco una política que siguiera facilitando la llegada de refugiados protestantes de toda Europa que venían perseguidos por la Inquisición católica. Por el contrario pretendían una política más ginebrina. El conflicto se desató finalmente entre el consistorio de pastores y dos prominentes de la ciudad como eran Francisco Favre y su yerno Ami Perrin. Tampoco ha de obviarse el caso Berthelier, caudillo del partido libertino, quien desde el Consejo Menor (donde se juzga a Servet) enfrenta al Consistorio y desafía a Calvino, luego que dicho cuerpo lo excomulgara por agredir a un pastor perteneciente al mismo.

Calvino acusó de herejía a Servet, y demostró su falsa enseñanza sólo en el terreno teológico desmontando los argumentos del español durante el proceso.

“Por el tiempo que Servet fue convicto de herejía yo no he pronunciado una palabra sobre su pena..” “Estoy ansioso de saber por qué hecho se me acusa de crueldad, desconozco a cuál se refiere a menos que sea con referencia a la muerte de su gran maestro Servet. Pero que yo mismo considero que él no debió ser ejecutado, sus jueces son testigos, dos de los cuales en ese tiempo eran sus leales favoritos y defensores.” Señala Merlé D’Aubigné en su obra que curiosamente fue Calvino quien asumió el papel de intentar mitigar la forma de ejecución de la sentencia, para finalmente ser acusado por una pena con la que no acordaba. La responsabilidad final de la forma de muerte dada a Servet descansa sobre el consejo de la ciudad no en Calvino.

Los que afirman que Calvino tuvo miedo de un médico que manejaba con soltura el hebreo y tenía conocimientos de teología ,quien podía hacer tambalear su dominio en Ginebra y que esa fue la razón por la que abogó por su ejecución, pasan por alto el hecho de que este mismo Servet ya había sido condenado y quemado en efigie en Vienne por la Inquisición romana.

El escenario y razones históricas del proceso y ejecución de Servet. ¿Podría verse este proceso como un hecho único, aislado y puntual en la historia del siglo XVI? Ginebra, está inmersa en su época, tiempo en el cual lo que se creía herejía que ponía en peligro las almas debía ser exterminado sin otras valoraciones; de esto bien puede dar sobradas muestras la Inquisición católica romana en miles y miles de casos. La iglesia había superado no sin gran dificultad las herejías arrianas en el siglo IV y V, y aún permanecía sensible en temas tan fundamentales como la Trinidad, la deidad de Jesucristo y el carácter personal del Espíritu Santo. Cualquier idea que implicara la no aceptación del Credo Niceno implicaba ser perseguido desde el tiempo del emperador Teodosio, ese era el escenario de Ginebra y de la Europa occidental a mediados del siglo XVI. (1)

Biéler expresa en su obra sobre el pensamiento económico y social de Calvino que tanto para el romanismo emanado del papado como para los protestantes, en el siglo XVI solo hay una verdad religiosa por la cual cada uno está obligado a combatir, y acudir, si es necesario para ello, a la fuerza.

El proceso fue civil, instruido y dirigido por el Consejo Menor de la ciudad del lago Leman en acuerdo con las leyes vigentes, y este órgano civil era el único que tenía poder para penalizar criminales. Y Calvino no era un magistrado. La condena de Servet como hereje, daba al Consejo de Ginebra un apoyo fundamental, pues mostraba que ellos perseguían y condenaban herejías anticristianas y en su autoridad podían oponerse a Calvino, a quien algunos de ellos tenían por enemigo. Las acciones de Servet tenían un sentido sedicioso, que es lo que el tribunal ha de juzgar, pues en una sociedad en la cual aún no estaba clara la división entre estado e iglesia, su intento de desestabilizar a la iglesia era un intento de derrocar al gobierno de Ginebra. Si se analizan las actas se llega a la conclusión de que el proceso tomó rápidamente un tinte político y social. A Servet se lo acusa de sedición al atacar las bases doctrinales fundamentales de una sociedad cristiana como lo era Ginebra, y de pretender minar esas bases para acabar así con el orden imperante.

El problema fundamental pasó a ser de carácter social, las consecuencias de la degradación espiritual llevaban a la anarquía, y a la destrucción de la regla de fe, la regla moral, y el orden social. (2) Puede verse sí, cierta reminiscencia romana al unir paz social con razones eclesiásticas, pero estamos en los comienzos del proceso que llevará decididamente a la separación o independencia de la Iglesia y el Estado. El acto de eliminación física de lo herejes estaba fundamentado en una interpretación contextualizada de la escritura que encontramos en el Antiguo Testamento en Levítico 24:16.Era este el error de la época. Avalada por el Código Justiniano, la ley civil en vigencia, para el crimen de negar una doctrina fundamental del cristianismo como la Trinidad, se aplicaba la pena capital.

La sentencia de ejecución de Servet fue completamente aprobada por los líderes de la Reforma, así encontramos a: Beza, Melancthon, Bucer, Farel, Bullinger en completo acuerdo con la sentencia dictada al tenor de sus respuestas ante la consulta que hace el consejo de Ginebra a las diferentes ciudades suizas. Zurich, la ciudad de Zwinglio:

“Ninguna severidad es demasiado grande para penalizar tal ofensa…” Schaffhausen:

“Detened a ese demonio, de otra manera sus blasfemias acabarán con los cristianos…”

Basilea:

“Si persiste en su locura, usad el poder con el cual estáis investidos por Dios para prevenir por fuerza contra toda injuria a la iglesia de Cristo”. Melanchthon a Calvino en una misiva:

“He leído tu libro donde claramente rechazas las horribles blasfemias de Servet…””La Iglesia te debe gratitud y te la deberá la posteridad. Perfectamente asiento tu opinión y afirmo también que los magistrados tuvieron el derecho en castigar en un tribunal ordinario a este blasfemo hombre.” Es muy posible que los elementos opuestos a Calvino en el Consejo hayan promovido esta consulta con la esperanza de que una recomendación de sanción menor como fue en el caso de Bolsec (destierro) fuera interpretada como una derrota para Calvino, sin embargo la contundencia no dejo resquicios. La sentencia del tribunal fue unánime.

Es claro con estos testimonios que la opinión pública y la de otros reformadores aprobaban tal sentencia, tan cierto como lo estremecedor que nos resulta a nosotros hoy a través de la idea formal (que no práctica) de la tolerancia en el siglo XXI.

Es por ello, cuando menos cuestionable, que se quiera personalizar a Calvino con la intolerancia reinante en el siglo XVI que no era un tiempo benevolente, ni tolerante con la herejía en ningún lugar de Europa como lo atestiguan las crónicas de la época, y como sobradas muestras daría la Inquisición Católica española durante largo tiempo. El mismo Tomás de Aquino explícitamente apoya la quema de herejes diciendo:

“Si el hereje pertenecía a la iglesia, abandonad toda idea de conversión, proveed para la salvación de otros separándolo de la iglesia por la sentencia de excomunión y dejadlo en manos de un juzgado secular para ser exterminado del mundo por la muerte.” (Summa Theologiae, IIaIIae)

La herejía era considerada peor que la muerte, en tanto que ésta sólo destruía al cuerpo; la herejía perdía el alma para siempre.

Conclusión. Todos admitimos hoy que la ejecución de Servet fue un lamentable error, la libertad de conciencia a la que todo hombre tiene derecho no puede ser jamás mancillada. Y lo ocurrido en la Ginebra de 1553 estaba reñido con el mensaje del evangelio. Tanta verdad hay en esto como que el tema del proceso y ejecución de Servet por el Consejo Menor de Ginebra es un tema altamente complejo por las innumerables aristas que posee. Y entre ellas se entremezclan razones políticas y religiosas, luchas de facciones y enemistades personales.

Sería interesante preguntarnos: ¿Cuál habría sido la reacción de los anticalvinistas, ante una sentencia menor contra Servet ? ¿Hubiera sido esto visto, como una debilidad doctrinal en la acusación sustentada por el teólogo reformado?

Con anterioridad el católico Pedro Caroli había hecho acusaciones de arrianismo contra Calvino, es simple imaginar una censura leve y tolerante contra Servet, lo que hubiera significado. ¿El romanismo papista, no habría acusado al protestantismo de connivencia con doctrinas que socavan las bases mismas del cristianismo? Años antes Aleander, escribió:

“Esos herejes de Alemania deberían castigarle, si es que son tan cristianos y evangélicos como dicen ser, así como defensores de la fe, porque él (Servet) es tan opuesto a ellos en su profesión de fe como de los católicos.”(3)

Aproximarnos a los hechos acaecidos en el siglo XVI con el cristal de la tolerancia del siglo XXI es cuando menos anacrónico. Los hechos y razones que envuelven la ejecución de Servet no escapan a su siglo, sino que son prisioneros y testimonios de su tiempo. No es esto una aprobación de ellos, por eso no hay que silenciarlos, porque no necesita Juan Calvino de ello para ocupar su lugar en la historia, pero tampoco se debe permitir tergiversar la historia interesadamente.

Tampoco puede ser válido aplicar principios de Derecho penal moderno a un proceso de 450 años atrás, con el fin de encontrar errores de procedimiento jurídico. Como imposible es sustraer la ejecución de Miguel Servet de su contexto, que en las palabras de un historiador agnóstico como Crouzet, es el de la lucha final contra los perrinistas.

Los que atacan a Juan Calvino a través de este desgraciado episodio creyendo que con ello refutan su teología, en mucho se equivocan, porque no fue Calvino ni la teología reformada la que condenó a Servet sino las circunstancias y el ambiente político-social del momento. R. H. Bainton, en Hunted Heretic, señala que con sus ideas y puntos de vista el médico aragonés hubiera sido barrido o quemado en cualquier país de Europa. Aún en el microcosmos de Ginebra, el clima es de ebullición constante, hay una serie de expresiones heréticas continuas, al tiempo que se está produciendo el enfrentamiento por la excomunión de Berthelier, la aparición en Ginebra del libro de Castellión,etc. Nada de esto puede obviarse, ni quitarse del contexto en el tiempo y el espacio donde ocurre la condena y ejecución de Servet.

Calvino no se encuentra en el altar de los protestantes. Calvino fue un pecador más, un pecador que participó en el proceso contra Servet, que en el peor de los casos no intentó detenerlo, pero que tampoco habría tenido poder para hacerlo; su parte de culpa, es la del espíritu de su siglo, como atinadamente afirma el Dr.Emile Doumerge.

A un hombre como Calvino, que fue precursor en la separación entre Estado e Iglesia y que había levantado su voz para proclamar la verdad de Dios aún a riesgo de su propia vida, tal vez en este hecho sólo pueda imputársele el no haberse adelantado a su tiempo.

El monumento levantado en la misma colina de Champel desde hace cien años testifica claramente, que los que conceden a Juan Calvino el reconocimiento de su aporte monumental a la teología cristiana, no aprueban en forma alguna el uso de la violencia como medio para defender la pureza de la ortodoxia cristiana.

Los perseguidos, condenados y asesinados en hogueras de la Inquisición Católica española o de la razón revolucionaria y progresista aún esperan gestos similares.

Finalmente, estos hechos nos invitan a considerar el contexto en el que se desarrolla el proceso : condena y ejecución de Miguel Servet, la presión pública popular que demandaba condena contra la herejía y la blasfemia manifiesta, el nulo poder o control que tenía Calvino sobre el Concilio Menor que era quién juzgaba , el carácter y la personalidad del acusado en su actitud ante el tribunal, las razones oscuras pero sospechosas por las que se había dirigido a Ginebra, la lucha política en que está envuelto el escenario, que en el pasado Calvino había apelado por condenas más leves, la respuesta de las otras ciudades suizas a las que se consulta y finalmente el que Servet ya había sido condenado por estos mismos cargos por un tribunal inquisitorial católico romano.

Todo lo anteriormente expuesto pesa abrumadoramente en la evaluación e interpretación de la historia de los últimos días de Servet, que tanto ha tenido que ver con los cargos de intolerancia que se le hacen a Juan Calvino, como si la responsabilidad final sólo hubiera sido de él. Servet fue sentenciado por un tribunal civil, en unanimidad y de acuerdo a las leyes vigentes en su lugar y en su tiempo, sentencia aprobada sobradamente también en otras ciudades, e incluso repetida como en el caso de la Vienne católica romana.

Considerando estos hechos sería una simplificación absurda y carente de objetividad histórica hablar de la ejecución de Servet por Calvino, los hechos lo desmienten. Y los hechos son terriblemente tercos.

—————————————————————————————–

Notas: (1) J.Grau “Aletheia” Nº 21. (2) Ibid. (3) Hoogstra Jacob ” Juan Calvino, Profeta contemporáneo”. Cap.3.pg 50. Obras y escritos consultados: “John Calvin: a man of compassion.”-Rev JL Van Popta.- Clarion September (1988)Vol 37,Nº 20. “Juan Calvino : Profeta contemporáneo.”- varios.Comp. Jacob T. Hoogstra.Clie 1973 “Another side of John Calvin “- Dr.Jack L Arnold- Reformation Men and Theology.Vol 1 Num.9.1999 “John Calvin: From second Reform in Geneva to Death ((1541-1564)”-Dr.Jack L Arnold- Reformation Men and Theology.Vol 1 Num.8.1999 “Así fue Calvino”.-Thea B.Van Halsema. Baker Book House.2º ed.1998 “Calvin vs.Servetus” – J Stevens Wilkins -1998 “The Complaint of Nicholas de la Fontaine against Servetus 14 August,1553 “- Period of the later reformation in Translations and Reprints from the Original Sources of European History ( Philadelphia: University of Pennsylvania History Department,1898-1912),vol 3,no 3.- Hanover Historical Text Project. ” Calvino” -Denis Crouzet. Ed.Ariel 1ºed. 2001 “Anotaciones actuales sobre un proceso ignominioso” Sergio Baches Opi. “Historia de la Reforma”- Jorge P.Fisher .Clie 1984. ” Calvino,un vida por la Reforma.” – Joan Gomis.Ed Planeta 1993 “Historia del Cristianismo “- H.H.Muirhead .Casa Bautista de Publicaciones.1953 “La Europa de la Reforma 1517-1559 “- G.R.Elton. Siglo XXI Ed. 1º Ed.1974 “Aspectos de la vida y la obra de Miguel Servet “.- Francisco Javier González Echeverría y Teresa Ancín H.- Reina Sofía.Tudela (Navarra) “Miguel Servet: Historia de una ejecución. “- Miguel Fernández.Ed.Discípulo.2001 “Servet,Calvino y la intolerancia.” – José Grau. Alétheia Nº 21. 1-2002 “Juan Calvino; Pensador y hombre de acción.”- Lester DeKoster.-Nueva Reforma Nº 30-1995

Fuente:

http://herodotovirtual.blogspot.com/2006/02/anotaciones-sobre-la-hoguera-de.html

Calvino “un hombre profundamente religioso, pero imperfecto” parte 10


Calvino “un hombre profundamente religioso, pero imperfecto” parte 10

Autor:Paulo Arieu

Qué podemos hacer de valioso para merecer alguna recompensa de los Cielos? Por cuáles labores, por cuáles sufrimientos podemos lavar nuestros pecados? No de acuerdo a nuestros méritos, sino de acuerdo a la Misericordia de Dios, por la que los decretos divinos concernientes a los hombres son dictados. Ambrosio de Milán (c.330-397), uno de los cuatro Padres de la iglesia latina, Exposition of Psalm 118, 20:42, in F. Holmes Dudden, The Life and Times of St. Ambrose (Oxford: Clarendon Press, 1935), Vol. II, p. 606

Introducción:

En este capítulo, nos toca hablar de Miguel de Servet. Al estudiar la vida del reformador ginebrino, abrimos paginas con bordes de oro, pero tambien abrimos otras páginas, donde el ser humano se revela en toda su dimensión.No me refiero a lo mejor del hombre Calvino, si no a lo mas dificil de penetrar por la pluma critica del historiador fiel a las doctrinas de la reforma. Se trata de la historia de Servet, el médico hereje y antitriniario vs. Juan Calvino “el profeta de Dios”

Miguel Servet, fue entregado por Calvino a la inquisición católica. El español Miguel Servet fue quemado vivo por defender en primer lugar sus erroneas convicciones religiosas en forma totalmente insistente y con exabruptos a Calvino. También lo fue por sus ideas científicas que no eran aceptadas. Quienes no se sometían a las estrictas ordenanzas de Calvino en la ciudad de Ginebra, estaban sujetos a diversas penalidades. Así, el sabio español Miguel Servet, que descubrió el mecanismo de la circulación pulmonar, pereció en la hoguera por no creer en el dogma de la Trinidad. Seguramente Calvino tuvo miedo que la herejía de Servet acerca de la Trinidad, se propagara por todos lados y se hiciera popular. Entiendo que esto fue un craso error, basado en el temor, y una infravaloración de la vida humana,y lo cuestiono al igual que lo hizo el reformador Castelleon en su momento. Pero solo me pregunto una cosa ¿No sabía Calvino lo que le iba a suceder a Servet, considerando la cultura y las costumbres de la época? Y si lo sabía,por que obró así ? Será que la epoca le nubló el entendimiento? O un celo excesivo como “profeta de Dios” lo consumía?[4] La palabra celo significa “Cuidado, esmero que se pone en el cumplimiento de un deber …  diligencia, entusiasmo, animación” (Dicc. Larousse).

Recuérdese que esta palabra se usa de Cristo:

  • “Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume”(Jn. 2:17);

Y también se usa de Dios:

  • “¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?”(1 Cor. 10:22)
  • “Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios;  Me provocaron a ira con sus ídolos” (Deut. 32:21)

El cristianismo tuvo influencias griegas?

Pero estas cuesiones hay que citarlas y hablarlas todas aunque sea doloroso para muchos de los mas fieles seguidores del reformador, o como bien dijo el teólogo e historiador Olivier Fatio, fundador del Museo Internacional de la Reforma,

“para terminar con la leyenda de Calvino el coco”, en referencia al personaje al que se echa mano para asustar a los niños.[0]

Fue en el año 1531, en su libro “Sobre los errores de la Trinidad”, que Miguel de Servetr criticó a los

“helenistas por los términos utilizados por los cristianos trinitarios para explicar su comprensión de Dios.”[1]

Es una crítica común al histórico cristianismo ortodoxo, la afirmación de que

“el cristianismo primitivo fue corrompido por las fuerzas intelectuales del helenismo. ” [2]

Pero también más recientemente, varios críticos del cristianismo ortodoxo – mormones, incluyendo, los Testigos de Jehová, musulmanes, seguidores de la Nueva Era, Falsos Mesianicos y los teólogos liberales-han argumentado que las interpretaciones bíblicas verdaderas de Dios Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo fueron corrompidos en el siglos tercero, cuarto y quinto por la filosofía griega y el politeísmo pagano, el cual condujo al desarrollo de las doctrinas de la Trinidad y la divinidad de Cristo.[3]

¿Como respondemos a esta crítica?

Como dar una respuesta honesta, sabia,sincera y al mismo tiempo poder mantener nuestra confianza en esta doctrina? ¿Hay pruebas de la amplia extensión del “helenismo” dentro de la iglesia primitiva? Si es así, ¿significa esto que las doctrinas centrales de la fe cristiana fueron corrompidas en el proceso?

Lo que sí sabemos es lo siguiente:

El “helenismo” era una fuerza cultural que tocó la mayoría de las áreas en el mundo mediterráneo antiguo. Por lo tanto, puesto que el cristianismo surgió en el mundo mediterráneo, no es de extrañar que los primeros cristianos tuvieron que hacer frente a sus efectos. Sabemos que hubo diversas reacciones a la filosofía helenística entre los primeros cristianos. Por ejemplo, Tertuliano afirma que el cristianismo y la filosofía griega no tienen nada en común a todos. Por otro lado, Justino Mártir se sentía bastante cómodo hacer comparaciones entre el cristianismo y la filosofía griega con el fin de atraer a los paganos helenísticos al Evangelio. Justin no estaba solo en el intento de crear puentes emtre la filosofía griega con el cristianismo. Al igual que Justin, muchos primeros cristianos estaban dispuestos a pedir prestado algunos términos e ideas del mundo de la cultura de su día con el fin de comunicar el Evangelio a los que les rodean.

¿Significa esto que, en el proceso, las ideas helenísticas se les permitió introducirse en el mensaje del Evangelio y distorsionar su verdadero significado?

Aunque se trata de una crítica común de la cristiandad ortodoxa, se puede demostrar que, de hecho, es un argumento sin fundamento real.Los siguientes cuatro puntos sirven para revelar las debilidades de este punto de vista.

a) El mundo judío, en donde surgió el cristianismo, ya había sido tocado por el helenismo antes del nacimiento de Cristo. Los críticos que usan este argumento a menudo lo hacen parecer como si la vida y la cultura de Jesús y los primeros discípulos no fue tocada por el helenismo, y que sólo en los siglos posteriores se permitió “infectar” a la iglesia. Sin embargo, sabemos por la historia que esto simplemente no es el caso. En su estudio pionero, del judaísmo y el helenismo, Martin Hengel ha demostrado que, a partir de mediados del siglo III AC, Palestina judía ya había experimentado los efectos del helenismo de varias maneras.

Por ejemplo:

  • bajo el gobierno de Ptolomeo, los Judios se vieron obligados a hacer frente a las formas helenísticas de gobierno y administración,
  • como habitantes de una tierra costera importante, Palestina fue una encrucijada para el comercio internacional, que reunió a muchos comerciantes a través helenizados la zona,
  • el idioma griego – el idioma común del Imperio Romano – se convirtió en una parte de la cultura judía (y se convirtió en el idioma del Nuevo Testamento!),
  • griega técnicas educativas fueron adoptadas, en parte, por los Judios. Por lo tanto, la idea de una virgen el judaísmo, sin tocar por el helenismo, dando lugar a un cristianismo primitivo igualmente virgen que más tarde fue “corrompido” por el helenismo no es más que un cuadro histórico falso.

b) Estudios recientes han demostrado que la influencia del helenismo en varios de los pueblos en el mundo antiguo era en gran parte superficial, y sobre todo atrajo la clase dominante y los que tienen esperanzas políticas y administrativas. En su monumental estudio sobre el periodo helenístico, Peter Green demuestra que los efectos del helenismo en las culturas locales en el mundo antiguo opero como un obligado barniz cultural a través de una sana y distinta visión del mundo tradicional. GW Bowersock ha llegado a conclusiones similares: “la persistencia de todas estas tradiciones locales ha sugerido que no era más que una helenización superficial de gran parte de Asia Menor, el Cercano Oriente y Egipto. . . . [Helenismo] era un medio y no es necesariamente la antítesis de las tradiciones locales o indígenas. Por el contrario, proporcionó una nueva y más elocuente voz a ellos. Estas observaciones indican que el hecho de que el helenismo no tendio a infiltrar y “corrumpir” las tradiciones locales religiosas del mundo antiguo. Más bien, la gente mantenia sus tradiciones religiosas, a pesar de la influencia helenística en otras áreas de sus vidas. Esto nos lleva a nuestra tercera observación.

c) Aunque el judaísmo y el cristianismo primitivo se vieron afectadas por la cultura que los rodeaba, ellos con diligencia guardaban sus creencias y prácticas religiosas de las influencias paganas helenísticas, hasta el punto del martirio.

Lo que muestran las evidencias

Llegamos ahora a la meollo de la cuestión. La evidencia histórica y arqueológica muestra que tanto el judaísmo y el cristianismo primitivo cuidadosamente guardaron sus puntos de vista religiosos de la cultura helenística que los rodeaba.

Por ejemplo, en relación con el judaísmo, el trabajo arqueológico de Eric Meyers en la ciudad de Séforis en el primer siglo la Alta Galilea revela que, a pesar de la influencia helenística en varios niveles culturales, el pueblo judío mantuvo una estricta observancia de la Torá.

Cuando se trata de los primeros cristianos, es evidente que las influencias religiosas son judías y no helenístico- pagano. La esencia del Evangelio cristiano no es más ni menos que el cumplimiento de todas las promesas del Antiguo Testamento del pacto a través del Mesías tanto tiempo esperado.

Es el clímax de la historia de Yahvé-Dios tratando con el pueblo judío a través de una serie de convenios, que culmina en el Nuevo Pacto de Jesucristo.

Se trata de una cosmovisión judía que domina el Evangelio, no la de paganismo. Las conclusiones de Gregory Dix sobre la cuestión de la helenización del Evangelio confirma esta afirmación: el núcleo central del evangelio consiste en “un monoteísmo judío y el mesianismo judío y una escatología judía, que se expresa en un patrón particular de adoración y de la moralidad.”

Esta conclusión entra en conflicto con lo que solía ser un punto de vista popular de los orígenes cristianos de los primeros del siglo XX. Este punto de vista, celebrada por un grupo de eruditos críticos conocidos como la “Historia de la Escuela de las Religiones”, que afirmaba que muchas creencias y prácticas cristianas primitivas fueron tomadas en realidad de paganos helenísticos ‘cultos de misterio. ”

En los últimos años, sin embargo, esta visión ha sido abandonada por el mundo académico. La evidencia actual demuestra que el cristianismo primitivo se entiende mejor como el resultado de el pensamiento judío. En su libro, el cristianismo y el mundo helenístico, el filósofo Ronald Nash se enfrenta a las pretensiones de la Historia de la Escuela de las Religiones. Sus conclusiones son dignas de mención:

“el cristianismo primitivo era una fe sincrética? ¿El Cristianismo prestó sus creencias y prácticas esenciales tanto de la filosofía helenística, o de la religión del gnosticismo? La prueba requiere que esta pregunta se responda en forma negativa.

La conclusión de Nash se ajusta a los resultados de muchos otros. El trabajo de los historiadores y los estudiosos de la Biblia como N. T. Wright NT y David Flusser confirman que el judaísmo del primer siglo es el contexto adecuado para entender el surgimiento del cristianismo primitivo. Es cierto que el cristianismo finalmente rompió con el judaísmo. A diferencia del judaísmo, el Cristianismo entiende a Dios como un ser trino, y el Mesías como divino y humano. Sin embargo, estas perspectivas teológicas tienen sus raíces en la experiencia de los primeros cristianos judíos que se registran en el Nuevo Testamento.

Como Dix ha señalado,

“el cristianismo dejó de ser judío, pero no por ello se convirtió en griego” .

d) Muchos de los elementos centrales del Evangelio se opone diametralmente a la mentalidad helenística. Esta afirmación se puede demostrar ofrecinedo los siguientes ejemplos:

  • En primer lugar, como el judaísmo, el Evangelio cristiano proclama que Dios creó de la nada “todas las cosas (‘ex nihilo’). Esto es contrario a la visión griega de la materia preexistente eterna.
  • En segundo lugar, desde que Dios creó todas las cosas, incluyendo la materia, el cristianismo (con el judaísmo) entiende la materia en general, y el cuerpo humano, en particular, como “muy bueno” (Gn 1:31).

La visión del mundo helenístico entiende la materia como cuestionable en el mejor – si no totalmente mal. El cuerpo fue visto como algo parecido a una tumba poco natural, en el que estaba atrapada el alma humana eterna temporalmente hasta que sea liberado por la muerte.

Considerando que, con el judaísmo, el cristianismo proclama que para ser humano se tiene que tener un cuerpo, y por lo tanto que podría experimentar la resurrección del cuerpo (un cuerpo incorruptible!).En la vida, la concepción griega de la vida después de la muerte era la libertad del alma del cuerpo.

Algunos han señalado similitudes entre ciertos sistemas griegos de la ética y las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre la moralidad. Sin embargo, incluso aquí existen diferencias significativas. Si bien es posible identificar algunos rasgos comunes, como los estilos literarios y los códigos morales básicos, existen diferencias importantes en la motivación (los cristianos están motivados por lo que se refiere a Dios y a su llamado a la santidad; los griegos por la auto-evidente “razón”) y los medios para vivir una vida moral (los cristianos son fortalecidos por el Espíritu Santo, los griegos se basan en su propia sabiduría innata y la capacidad).Por último, a diferencia del punto de vista filosófico griego, la esperanza del cielo es la base de los cristianos a perseverar bajo presión moral.

Finalmente, debemos abordar la afirmación de que las doctrinas de la deidad de Cristo y la Trinidad son corrupciones paganas helenísticas desarrolladas más tarde del principio de los años primitivos del cristianismo.

Dos respuestas son suficientes para mostrar las debilidades de estas afirmaciones.

a) En primer lugar, las afirmaciones de aquellos que, como los mormones y los Testigos de Jehová que el cristianismo del Nuevo Testamento fue corrompido por la tarde la influencia helenística no tienen en cuenta el hecho de que se trata de los datos del Nuevo Testamento en sí, que llevaron a los primeros padres cristianos a confesar la divinidad de Cristo y de la Trinidad de Dios.

Si bien las consideraciones de espacio no permiten una detallada defensa bíblica de estas doctrinas, se puede hacer referencia a una serie de importantes estudios que demuestran que estas doctrinas se basan en el testimonio del Nuevo Testamento de Jesucristo (ver nota al final de los recursos sugeridos).

b)Segundo, las investigaciones recientes han demostrado con fuerza la idea de los primeros cristianos que la deidad de Cristo no se desarrolló en un contexto helenístico, sino en un pensamiento claramente judío del mundo.

Richard Bauckham, colaborador de este movimiento académico relativamente nuevo (a veces conocida como la “Nueva Historia de la Escuela de las Religiones”) establece estas conclusiones sucintamente:

“Cuando esta Cristologia del Nuevo Testamento se lee con este contexto teológico judío en mente, resulta claro que, desde los tiempos mas tempranos despues de la Pascua en adelante, los primeros cristianos incluían a Jesús, precisa e inequívoca, dentro de la identidad única del Dios único de Israel. . . La primera cristología ya era la más alta cristología. . . .”

En conclusión, aunque la afirmación de que la creencia cristiana y la práctica fue corrompida por influencia helenística que argumentan los críticos del cristianismo ortodoxo, la evidencia histórica no es compatible con esta afirmación. Más bien, al igual que el judaísmo de la que surgió, la fe cristiana rigurosamente ha vigilado su identidad religiosamente única en el medio de la diversidad religiosa y filosófica de la antigua cultura mediterránea.

Dios lo bendiga mucho.Cristo le ama.

———–

Notas

[0] http://www.conpoder.net/ginebra-busca-redescubrir-a-calvino-en-el-jubileo-de-su-nacimiento/

[1] http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html?m=0

[2] (Helenismo, por supuesto, se refiere a la influencia de la filosofía griega y la cultura, que se extendió por todo el mundo Mediterráneo tras las conquistas de Alejandro Magno en el siglo IV aC). En concreto, las doctrinas de la Trinidad y la deidad de Cristo han sido rechazadas como ideas anti-bíblicas que se introdujeron en el cristianismo a través de la influencia corruptora de la filosofía griega, en particular las ideas de Platón. cit en http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html?m=0

[3] Los siguientes ejemplos documentan este enfoque:

a) Stephen E. Robinson, profesor de Escritura Antigua en la Universidad Brigham Young, y apologista Mormón escribe:”. evangélicos han llegado a estas conclusiones [sobre la naturaleza de Dios] sólo cuando se trata de imponer sus supuestos platonicos y categorías sobre los SUD [Santos de los Últimos Días] la teología. . . . Los mormones están preocupados por el hecho de que el Dios de los cristianos “ortodoxos” es prácticamente indistinguible del Dios de los filósofos helenísticos. lo que respecta específicamente a la doctrina de la Trinidad,” Robinson afirma que se basa en: “los intentos no bíblicos de los Concilios del cuarto y quinto siglo para definir exactamente cómo Dios es, al mismo tiempo uno y tres, mediante el uso de conceptos filosóficos griegos, categorías y condiciones “. Concluye diciendo: “No me fío de los intelectuales de la Iglesia helenística para descubrir exactamente cómo esto es así ….” .?

b) Una popular publicacion de los “Testigos de Jehová,” titulada “¿Debería usted creer en la Trinidad,” explica el desarrollo de la doctrina de la Trinidad de la siguiente manera: “En todo el mundo antiguo, ya en Babilonia, la adoración de dioses paganos agrupados de tres en tres, o tríadas, era común. Esa influencia también fue frecuente en Egipto, Grecia y Roma en los siglos anteriores, durante y después de Cristo. Después de la muerte de los apóstoles, tales creencias paganas empezaron a invadir el cristianismo. . . . Mientras que [Platón] no enseñan la Trinidad en su forma actual, sus filosofías allanarón el camino para ello.

c) los apologistas musulmanes de Mahoma Ata’ur-Rahim Ahmad y Thomson ofrece una crítica similar de la Trinidad:. “Así como la enseñanzas de Jesús se extendió más allá de la Tierra Santa, entró en contacto con otras culturas y en conflicto con las autoridades. Comenzó a ser asimilado y adaptado por estas culturas y también fue modificado para disminuir la persecución por parte de los gobernantes. En Grecia, sobre todo, se convirtió en metamorfosis, tanto que fue expresado en un lenguaje nuevo por primera vez, y por su alineación con las ideas y filosofías de esa cultura. Fue el punto de vista de muchos de los dioses de los griegos, que en gran medida contribuyeron a la formulación de la doctrina de la Trinidad, junto con la elevación gradual de Jesús. . . de ser un profeta de Dios que de alguna manera ser una parte separada pero indivisible de Dios.” [URL cit en http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html?m=0]

[4] En las discusiones teológicas no es una perspectiva nueva que el carácter de la fe cristiana fue alterado radicalmente por la cultura griega. Otto Weber resume el proceso del modo siguiente: «La doctrina de Dios en la antigua iglesia, en la Edad Media y en el periodo ortodoxo es una mezcla extraña de pensamiento griego, especialmente neoplatónico, y bíblico.» No es en vano que una de las principales preocupaciones de la Reforma fuera eliminar estas tendencias, que en muchas áreas contradicen el pensamiento bíblico. Martín Lutero analizó los destructivos efectos de los escolásticos de la Edad Media como una mezcla de la teología y de la metafísica de Aritóteles. Especialmente el concepto metafísico de realidad, con su énfasis en la ontología, hace que la gente esté ciega a «la nueva dimensión de la historia, que la Reforma iluminó».

En su panfleto A la nobleza cristiana de la nación germana,Lutero criticó el hecho de que en las universidades reinaba «sólo el ciego maestro pagano Aristóteles». Él aconsejaba a la gente que se deshiciera de los libros de Aristóteles con los cuales «tanto tiempo valioso y tantas almas se han perdido en vano». Él añadió: «Me duele en el corazón que el maldito, arrogante y astuto pagano haya engañado y dejado en ridículo a tantos buenos cristianos con sus falsas palabras.»

Este veredicto radical era justificado pero no se mantuvo por mucho tiempo. Melanchthon se sintió incapaz de continuar su reorganización de la educación protestante sin Aristóteles, y desde luego en los tiempos en que se desarrolló la ortodoxia Luterana, el «maldito pagano» ejerció de nuevo su influencia en la teología cristiana. El fenómeno conocido con el término de «helenización del cristianismo»’ no es por lo tanto únicamente un tema del pasado. En los paradigmas espiritualista e institucionalista de hoy en día -así lo sugiero yo- el visitante griego celebra un triunfo tardio.

¿Cuál es el peligro principal de la helenización? A riesgo de simplificar demasiado, es una visión de Dios que difiere completamente de la fe cristiana, pero se proyecta en las afirmaciones bíblicas y amenaza con absorberlas. Dios se ve como lo absoluto, el principio original, el sumum bonum, una categoría de pensamiento metafísica y ontológica. Cualquiera que sea el concepto que se utilice, podemos ver claramente la diferencia con la visión de Dios personal, histórica y basada en hechos que tiene la Biblia. ¡El Dios de los filósofos no es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob!

En este punto debemos ser justos. La helenización del cristianismo tenía buenas razones históricas. En el mundo en el que vivían los cristianos, la gente pensaba, hablaba y vivía «helenísticamente», y era una preocupación legítima de la iglesia expresar su fe en el lenguaje y en las categorías de pensamiento de su épocas. El problema no está en la inevitable contextualización (con todos los riesgos que tal esfuerzo implica en cualquier época). El problema es que estas decisiones con raíz histórica se dogmatizan y después se canonizan litúrgica y legalmente. El proceso de helenización, que originalmente pretendía ser una contextualización, se ha convertido en una convención tradicionalista. Debería quedar claro, sin embargo, que la contextualización y el tradicionalismo son conceptos que se excluyen mutuamente.

Me gustaría ilustrar el efecto que el pensamiento helenístico tenía en la comprensión bíblica de la fe con referencia a dos pasajes especialmente centrales: Juan 1:14 y Exodo 3:14.

La Teología Alejandrina—Sus efectos nefastos en la Exégesis sana de las Escrituras

La escuela Alejandrina de Teología se caracteriza mejor al examinar algunas de las enseñanzas de sus dos representantes mejor conocidos, Clemente y Orígenes, y el giro global en la exégesis Bíblica que practicaban.

Clemente de Alejandría

Clemente es conocido en la historia de la iglesia como el primer erudito Cristiano. Era bien educado y culto en las áreas de literatura clásica, la filosofía Griega y las Escrituras. Esta educación bien fundamentada elevó su enseñanza por encima de sus contemporáneos y le añadió a su habilidad de comunicarla a su generación. Clemente se miraba a sí mismo en la posición de alcanzar a los intelectuales Helenistas de su tiempo; y se sentía cómodo usando sus expresiones y lenguaje al describir la religión Cristiana. Su conocimiento de la filosofía dio pie a un exagerado apoyo de ella. Tanto era este el caso que Clemente consideraba a la filosofía como una preparación para el Cristianismo. Decía que como la ley de Dios fue un ayo para dirigir a los Judíos a Cristo; de igual manera, la filosofía servía como un ayo para los Griegos. Las Escrituras no apoyan esta afirmación, ni se demuestra lógicamente. De hecho, las ideas filosóficas enseñadas conducían en una dirección contraria, antitética, al trono de Dios. Las vanas especulaciones de la humanidad nunca pueden servir como un sustituto de la revelación del Señor. Con respecto a la encarnación, Clemente enseñaba que el logos había descendido del cielo y se había vestido Él mismo con el hombre. En otras palabras, el logos, o Palabra de Dios, entró en y se anexó Él mismo a la carne humana. Clemente también aceptaba la idea de que Cristo estaba exento de todos los deseos. En vez de ello, el logos dirigiría al Dios-hombre.

Aunque esta descripción de la encarnación parece ser incompleta, es difícil juzgar con demasiada severidad a Clemente y a otros padres de la iglesia primitiva. El desarrollo de la doctrina requirió de muchos giros a medida que se suscitaban varias preguntas. La claridad de doctrina que disfrutamos en nuestra época simplemente no estaba disponible para Clemente. Sus esfuerzos por describir la encarnación no tratan necesariamente con todos los varios aspectos de la doctrina que necesitan ser enfatizados, o de los que estamos acostumbrados a leer. El concepto de Cristo como estando exento de todos los deseos brota del pensamiento Griego. Esta manera errónea de ver al mundo material únicamente serviría como un factor negativo en la historia de la iglesia.

Orígenes de Alejandría

Orígenes era el estudiante brillante de Clemente quien, a la joven edad de 18 años, fue puesto en una posición para que pudiera tomar las riendas de la escuela en Alejandría. Además de su gran inteligencia, Orígenes era un maestro magnético y poseía una gran atracción para las masas. Algunos en su propia época acusaron a Orígenes de herejía, como lo hicieron otros a lo largo del desarrollo posterior del pensamiento teológico. Orígenes se sentía libre de especular allí donde la enseñanza de la iglesia y la Escritura no fuesen explícitamente claras. Esto condujo a Orígenes a muchas ideas que son totalmente infundadas y censurables. Este principio básico en el pensamiento de Orígenes es uno extremadamente peligroso. Enseñaba que existe un mundo de seres espirituales, incluyendo almas, que pre-existían desde toda la eternidad. Las almas de la humanidad son tomadas de este fondo de almas, incluyendo el alma del Cristo. Una de las almas pre-existentes era aquella que iba a ser el alma de Jesús. Esta alma particular tuvo una relación especial con el logos y nunca se separó de Él como lo hacían todas las otras almas. Orígenes también enseñaba que todas las criaturas, incluyendo incluso al diablo, serían un día reconciliadas con Dios. Las enseñanzas de Orígenes y la libertad que se tomó para especular es difícil de soportar para el Cristiano moderno; también fue difícil de soportar para algunos de sus contemporáneos. Su ruta exegética es peligrosa y lleva a la especulación y al error como lo muestran sus propias enseñanzas.

Exégesis Bíblica

En la escuela Alejandrina de pensamiento, se enseñaba y se difundía la alegoría como un modo aceptable de exégesis Bíblica. El argumento a favor del uso de la alegoría puede entenderse mejor en el contexto de ese período de tiempo. Algunos de los apologistas Judíos intentaban enfatizar el punto de que el Antiguo Testamento, si se tomaba literalmente, llevaría a una contradicción con el Nuevo. Esto causaba dudas para algunos con respecto a la unidad y consistencia de toda la Biblia. Algunos de los padres primitivos, en un intento por responder a estos cargos, afirmaban que la solución se encontraba en la interpretación alegórica. Algunos incluso rechazaron totalmente el Antiguo Testamento, lo mismo que algunas partes del Nuevo. En defensa del Antiguo Testamento se dijo que el valor del Antiguo Testamento no se hallaba en la exégesis literal. Orígenes enseñaba que había tres sentidos de interpretación Bíblica que podían encontrarse en todo texto de la Escritura: el literal, el moral y el espiritual, que contenía el significado más “completo.”

Este enfoque era considerado necesario porque pensaba que era imposible tomar la Biblia literalmente si había lo que parecían ser contradicciones en ella. Esta exégesis alegórica de la Escritura debe ser rechazada. El argumento a favor del método alegórico no puede ser sustentado. No hay necesidad de alegorizar las Escrituras para protegerlas de la contradicción. Hay una armonía a lo largo de todo el Antiguo y el Nuevo Testamento los cuales son fácilmente reconciliados sin el uso de la alegoría. La descripción de estos tres sentidos de interpretación es meramente especulativa y no puede defenderse escrituralmente.

Cristian A. Schwarz, Cambio de Paradigma en la Iglesia, pag. 52-53,ed. Clie

Conclución

Se hace dificil entender la mentalidad de los profetas.Quizás por este motivo nos cuesta entender porque Calvino obró de esa manera tran tremenda en Ginebra, cada vez que sentía que su autoridad divina como profeta era cuestionada.

Y el peligro de la helenización es real, es existente, pero aunque existe, no ha afectado al núcleo principal del cristianismo, aunque si afectó la cosmovisión de la teología en la época de la Roma Papal. Y además, como dijo Calvino, algun nombre había que darle al concepto de trinidad, dado que las palabras se terminan, los teólogos se vieron obligados a acuñar otros vocablos nuevos.[6]

El mayor problema con quienes atacan la doctrina de la Trinidad, es por la sencilla razón, que ni siquiera la comprenden, la señalan de falsa, de un invento y hasta he escuchado de quienes dicen que es del diablo.[7]

Y recordemos que “¡El Dios de los filósofos no es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob!”[5]

Dios lo bendiga,Cristo le ama.

Continúa…

—————-

Notas

[0] http://diarioevangelicoberea.wordpress.com/2009/02/25/ginebra-busca-redescubrir-a-calvino-en-el-jubileo-de-su-nacimiento/

[1] http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html

[2] http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html

[3] http://caesararevalo.blogspot.com/2012/06/fue-el-cristianismo-influenciado-por-el.html

[4] http://www.4shared.com/office/G_CTmr5C/Miguel_de_Servet.html

[5] Cristian A. Schwarz, Cambio de Paradigma en la Iglesia, pag. 53,ed. Clie

[6] utilidad-de-ciertas-palabras-en-la-doctrina-de-la-trinidad-j-calvino

[7] la-doctrina-de-la-santisima-trinidad-en-la-iglesia-primitiva

Descargar en formato word (DOC)

Articulo relacionado

Calvino: un hombre profundamente religioso, pero imperfecto parte 9


Calvino: un hombre profundamente religioso, pero imperfecto parte 9

Autor:Paulo Arieu

Introducción

Juan Calvino fundó “el calvinismo”, una forma de protestantismo cristiano durante la Reforma, que tuvo mucho exito en países como Suiza (país de origen), Países Bajos, Sudáfrica (entre africanos), Inglaterra, Escocia y EE.UU. Éste hombre, nació en Noyon, Picardía, Francia, bajo el nombre de Jean Cauvin. La transposición de la denominación “Cauvin” al latín (Calvino) dió origen al nombre por el cual se le conoce.

El habia iniciado su carrera eclesiástica por deseos de sus padres, pero no llegó a ordenarse pues abandonó dichos estudios al interesarse por la campaña de Lutero. Luego, perseguido en su patria francesa por sus ideas religiosas además de la persecución a los hugonotes, viaja a Navarra e Italia. Por último se refugiaría en Suiza, donde publicaría su obra fundamental: “Institución de la Religión Cristiana”·. Calvino aparece como la figura central en la segunda generación de hombres de la Reforma. Ya tenía antecesores por lo que esto le sirvió para marchar más seguro sobre las huellas de aquellos hombres que le precedieron. Claro está que esto no quita en nada la figura relevante y de mucha inteligencia como lo fue Calvino. Joven estudioso, Juan Calvino pronto pudo expresarse perfectamente en latín, griego, a la vez que, posteriormente, en hebreo. Hombre inteligente y de gran capacidad, Calvino siempre estaba sobre los libros. Contó con maestros excelentes que le fueron enseñando poco a poco las doctrinas religiosas y el sistema establecido. Murió finalmente en Ginebra en el año 1564.

No puede decirse de Calvino, que no tuviese idea de lo que es la naturaleza moral del ser humano; tampoco puede acusársele de libertino o irreligioso; muy al contrario, fue un hombre escrupulosamente religioso, con una gran formación teológica y humanista. Por esto motivo, bien se puede afirmar que Calvino no era un predicador improvisado, algo tan común en nuestros tiempos en gran parte de los ministros, sino que el conocía perfectamente bien las leyes civiles de aquella época por haber estudiado Derecho y también conocía perfectamente lo relacionado con las doctrinas religiosas, por haber estudiado teología con muy buenos profesores.

Calvino era la clase de persona que le gustaba ir hasta el fondo de la cuestión. Era un hombre empeñoso y que en verdad deseaba saber; todo esto sorprendía constantemente a muchos, pero él hacía caso omiso. Solía pasarse estudiando hasta bien entrada la noche y por la mañana, al despertar, meditaba a solas consigo mismo. Le gustaba pensar y reflexionar sobre lo que había leído. A veces, solía hacer apuntes. Todo esto le hacía feliz. Nada había más para él que meditar y reflexionar. Era su vida, era su naturaleza. Luego, muchas veces diría que nada habría deseado tanto en la vida como haber seguido así el resto de sus días. Pero esto era solo el inicio; luego, todo cambiaría.

Inicialmente, fue un humanista,y fue asi que esto lo puso en contacto directo con las letras clásicas; entre éstas se contaban las Escrituras judías y las cristianas. Esto fue suficiente. En la Biblia aprendió a conocer realmente a Dios. Agregado esto a sus estudios formales de teología y a los constantes juicios y ejecuciones públicas de hugonotes (protestantes franceses) que seguramente Calvino presenciaba en las plazas de París viéndolos morir valerosa y cristianamente en la hoguera, llevó finalmente a Calvino a abrazar plenamente la Reforma y a convertirse en indiscutible teólogo del movimiento.[31]

El arquitecto de la reforma

Fue él quien con

“solidez imprimió a la Reforma en Ginebra el sello de su grandeza teológica. Desde entonces, la herencia reformada se precia de ser seria, disciplinada y profundamente teológica.”[32]

Para Calvino el principio rector de la religión cristiana es la doctrina de la justificación por Ia gracia, la aceptación de los creyentes al favor de Dios por razón de Ia justicia de solo Cristo.[15] Este es uno de los grandes temas que aflora en todos los escritos de Calvino:  el de “la gracia soberana, o libre, de Dios en Jesucristo”. [49]

Calvino enseñaría que

El salvarse del pecado y de todas sus consecuencias tiene su raiz en el favor gratuito e inmerecido de Dios hacia pecadores indignos. La salvación es por la gracia sola por medio de la fe sola, sobre la base de la obra de sólo Dios.[50]

Calvino fue un hombre que pensaba a lo grande, dice Salatiel Palomino Lopez.[29] Nunca fue ordenado ni al sacerdocio ni tampoco luego lo sería al ministerio pastoral protestante. Incluso hubo momentos en los que  “tenía muchas dudas respecto de su vocación”[51]

Calvino se veia a si mismo como “un jurista que no había recibido ninguna ordenación, ni por la iglesia en que se educó ni por ninguna comunidad reformada” [52]

Pero después de su salida de la Iglesia Católica, este intelectual comenzó a ser visto como poco a poco la voz del movimiento protestante, predicando en las iglesias y, finalmente, fue reconocido por muchos como el “Padre”. Y el humanista “Erasmo de Rotterdam lo consideró el hombre mas ilustrado de su época.”[30]

El se cuestionaba constantemente si acaso “Dios lo estaba llamando a algun ministerio,pero si asi era la pregunta era a cual? A una responsabilidad que fuera a la vez pastoral, educativa, gubernamental y profética? Debería contentarse con servir a Dios con el pensamiento y la pluma?” [52]

Ginebra sin duda se convertió en un centro del protestantismo europeo y Juan Calvino sigue siendo una figura central en la historia de la ciudad y Suiza. Prueba de esto es la relativa influencia que algunos historiadores encuentran en la vida del candidato a premio nobel de literatura Jorge Luis Borges[34], o la disputa reciente referente al entierro de la conocida prostituta ginebrina en proximidades de la tumba de Calvino.[35] Por esta razón,incluso, hay algunos historiadores que piensan que Borges quizás fue un calvinista.[36] Pero la enciclopedia Wikipedia lo niega rotundamente.[37]

Para muchos, Calvino ha sido para el francés lo que Lutero era para la lengua alemana – una figura casi paternal. Martín Lutero escribió sus 95 tesis en 1517, cuando Calvino tenía 8 años. El teólogo alemán estaba dotado de una retórica más directa a veces gruesa, mientras que Calvino tenía un estilo más refinado de pensar. El “se dedicó desde el principio a la enseñanza y fundó la Academia de Ginebra, origen de la famosa Universidad del lugar; allí, junto con la exégesis bíblica y la teología, se enseñaban las ciencias, las matemáticas o el arte, pues el estudio de todas estas esferas es parte de la verdad que fluye de Dios el Creador”. [33]

Citando a Bernard Cottret, biógrafo (francés) de Calvino:

“Cuando nos fijamos en estos dos hombres podría decir que cada uno de ellos cae ya en el imaginario nacional: Luther defensor de las libertades alemanas, que se dirige con palabras en negrita a los señores feudales de la nación alemana,. Calvin, el filósofo pre-cartesiana, precursor de la lengua francesa, la gravedad clásica, que identifica la claridad de estilo ” [0]

Su centro de predicación y acción fue, desde 1536, la ciudad de Ginebra. Su severo apego a las normas y reformas provocó gran descontento entre los habitantes de la ciudad, quienes se le sublevaron contra él en 1538.  Pero tan solo tres años más tarde con la ayuda de sus partidarios se recuperaría la ciudad. La estricta moral de Calvino es una las características que más se recuerdan de uno de los principales impulsores de la Reforma Protestante. Ahora bien, su figura fue y sigue despertando debate. En Ginebra (Suiza), donde hoy predomina el catolicismo, la imagen de Calvino se asimila para algunos a la de un príncipe bastante autoritario que, en su época, prohibió a mi modo de entender, demasiadas cosas.

Fuera de Ginebra, su legado también ha sido objeto de interpretaciones contradictorias. Según algunos, aquel hombre de carácter reservado y áspero, a ratos impaciente, fue el ideólogo por excelencia del capitalismo. Otros, en cambio, le aproximan al ideal socialista.  En Sudáfrica, una iglesia de tradición calvinista sirvió de sostén doctrinario al apartheid, mientras que en Hungría se le honra como inspirador de las luchas independentistas contra el dominio austríaco.

Hay un antiguo catecismo que dice:

“¿cual es el fin principal del hombre?” y responde: “El fin principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutar de Él para siempre”.[40]

Tambien Calvino diría que la religión es un hecho cultural arraigado desde muy pronto en el hombre es algo incuestionable.

“Nosotros, dice Calvino, sin discusión alguna, afirmamos que los hombres tienen un cierto sentimiento de la divinidad en sí mismos; y esto, por un instinto natural”.[1]

Mas tarde también expresaría, muy lógicamente, dado que el era un cristiano convencido que:

“el mismo Dios imprimió en todos un cierto conocimiento de su divinidad, cuyo recuerdo renueva, cual si lo destilara gota a gota… y puesto que desde el principio del mundo no ha habido región, ni ciudad ni familia, que haya podido pasar sin religión, en esto se ve que todo el género humano confiesa tácitamente que hay un sentimiento de Dios esculpido en el corazón de los hombres. [2]

Para desmitificar su persona y poder volverla a humanizar, basta con leer su polémica decisión con respecto a Servet, el médico español heterodoxo y antitrinitario.(Ver aca). Pero además,Calvino  discutió fuertemente también con un religioso carmelita llamado Jérôme Hermès Bolsec (n. probablemente en París, fecha desconocida; d. en Lyon c. 1584) , un francés de la orden de los carmelitas, teólogo y médico, quien se convirtió en un protestante, pero negaba la doctrina de la predestinación.

Dice la enc. Wikipedia que este médico

tuvo una controversia teológica con Juan Calvino, cuya doctrina de la predestinación la consideró  absurda. En 1551, en una de las conferencias religiosas o debates públicos, a continuación, se celebró en Ginebra todos los viernes, le interrumpió el orador de la jornada, Jean de Saint André, que estaba hablando en la predestinación, y argumentó en contra de él. Bolsec fue detenido y, a través de la influencia de Calvino (1551).[8]

Un manual histórico-dogmático-moral, dirigido á los protestantes convertidos en España a la religion católica, apostólica, romana desde el año 1823 hasta el de 1827 inclusive, escrito por un tal Luis Fris Ducos, dice que

“Bolsec, carmelita apóstata, aunque amigo y partidario de Calvino,se declaró jefe de los comentarios de este.Bien pronto aquel publicó unos escritos que aterraban a su antiguo maestro. Este fue a visitarle y hacerle adoptar su opinión sobre la predestinación. Bolsec lo impugnó públicamente de un modo tan victorioso, que los partidarios de Calvino, al ver la impiedad de este en imputar a Dios el mal que hacian los hombres, le abandonaron.Los luteranos y demas partidarios de la reforma se reunieron a Bolsec para impugnar una blasfemia tan horrible, pues era hacer a Dios un tirano el mas injusto; de manera que los robos, los adulterios, los homicidios, los estupros y todos los demas delitos no se cometerían sino a impulso de Dios,que precisa al hombre a pecar, sugiriéndole estas inclinaciones perversas y deshonestas, no con el libre albedrío de que goza para hacer el bien o el mal…”[7]

En el Dictionnaire de théologie catholique (1923), A. Baudrillart comienza su artículo con esas palabras: “Calvino, Juan, jefe de la secta religiosa llamada calvinista”[10]

El autor de este diccionario, “se apoya expresamente en fuentes tan poco históricas como (Bolsec) Bossuet, Renan y Brunetière, subraya unilateralmente el “régimen inquisitorial” de Ginebra y la predestinación (a la que consagra cinco columnas); ve en la grandiosa tentativa calvinista de retorno a las fuentes de actitud de un hombre reaccionario, para terminar concluyendo: “sustituir la Iglesia del Papa por la de Calvino fue su único objetivo”.[11]

Ahora bien, es realmente importante la doctrina de la predestinación, como para expulsar a alguien de una ciudad?  La enciclopedia Wikipedia dice que

Calvino “creía en la predestinación, es decir, en que desde el principio de la Creación Dios había predeterminado ya quién se salvaría y quién se condenaría”. Aunque pudiera parecer que una doctrina en la que, independientemente de lo que uno haga, Dios ya ha predeterminado si éste se salvará o no, no sea el mejor estímulo para alentar un comportamiento moral, en la práctica tuvo gran influencia. Esto lo explica: “puesto que obrar y vivir en el temor de Dios se interpreta como síntoma de que se es uno de los pocos elegidos, todos desean descubrir en sí mismos los signos de la gracia divina y obran convenientemente. La doctrina de Calvino era una especie de profecía que se cumplía a sí misma.”[38]

Esta misma pregunta causó una gran inquietud por un largo tiempo, tanto antes como después del Sínodo de Dordrcht de las iglesias reformadas en 1617-1618, donde se debía aclarar definitivamente el controvertido tema sobre la doctrina de la predestinación calvinista.[70]

En aquel entonces se traspasó retroactivamente el significado central de la doble predestinación al pensamiento de Calvino. Algunos incluso afirman que esta doctrina constituiría el pilar fundamental de toda su teología. Sin duda, se debe contemplar esta afirmación en forma diferenciada, no obstante, cierto es que esta doctrina tenía especial importancia ante los ojos de Calvino, prueba de ello, son sus controversias con este hombre llamado Bolsec y también con otro llamado Pighio, pero también la perseverancia con que dio a conocer esta doctrina desde sus primeros escritos.

No sorprende que en la defensa de la doctrina de salvación por Ia gracia sola, Calvino apele especialmente a lo que la Biblia enseña de la predestinación o elección. La enseñanza de que Dios por su gracia elige salvar en Cristo a su pueblo desde antes de la fundación del mundo, nos recuerda vivamente que la salvación es la obra de Dios del principio al fin. El propósito de Dios en la elección, que es el fundamento de la salvación de su pueblo en la historia de la redención, hace ver que las obras humanas no contribuyen nada a la salvación de los pecadores. Según Calvino la doctrina de la elección cumple dos propósito: la gloria de Dios, el único autor de la salvación del pecador, y el consuelo de los creyentes, que pueden confiar que nada los separará del amor de Dios en Cristo Jesús. Al contrario de otros teólogos protestantes que se mostraban reacios a hablar de la elección soberana y misericordiosa de Dios, Calvino insistió en que se enseñaba en la palabra de Dios,la escuela del espíritu de Cristo, y que debe enseñarse a los fieles a fin de estimularlos a la alabanza de Dios y a la confianza en su inmerecida misericordia.[16]

Decía Calvino ya por el año 1552 antes de escribir la Institución de la religión cristiana(1559) lo que sigue:

“Pero ya que en el presente ciertos espíritus enloquecidos y exultantes luchan con todas sus fuerzas,siguiendo  el ejemplo de Pighio,por destruir todo lo que las Escrituras contienen tocante a la libre elección de los piadosos,y el juicio eterno de los réprobos, he considerado deber mío  evitar que este contagio se extienda más allá,recolectando y refutando esas frívolas objeciones por las cuales tales hombres se engañan a sí mismos y a otros”.[12]

Luego continúa diciendo

“Una invención…es decir que ser o no partícipe de la gracia de la adopción reside en la voluntad de cada individuo,y que no depende del consejo y decreto de Dios quiénes son elegidos y quiénes reprobados;cada quien,pues,determina por sí mismo un estado o el otro por su propia voluntad.Con respecto al hecho de que algunos creen el Evangelio mientras que otros persisten en la incredulidad,dicen que esta diferencia no surge de la elección de Dios,ni de Su consejo secreto,sino de la voluntad de cada individuo”. [13]

En efecto, se puede estar de acuerdo con muchos puntos del pensamiento de Calvino sin tener que compartir por ello su concepción de la predestinación. Negar esta doctrina no condena a nadie. Pero al mismo tiempo, podemos ” constatar que esta doctrina era la clave de la enseñanza de la vida cristiana, pues para él sólo era posible una vida cristiana sobre la base de una decisión inicial y totalmente incondicional de Dios.”[9]

Como podemos darnos cuenta, la doctrina de la predestinación adquirió un lugar destacado en la ortodoxia reformada, es decir, en la teología calvinista.

Juan Ecolampadio o Œcolampadius (1482- 24 de noviembre de 1531) fue un reformador religioso alemán, cuyo verdadero nombre era Hussgen o Heussgen. Después cambió su nombre por Hausschein (que significa “faro”) y luego a su equivalente griego Œcolampadius. Quzias no haya sido un gran teólogo como Lutero, Zwinglio o Juan Calvino, aunque sí fue un líder religioso confiable. Junto con Zwinglio representó a Suiza en el Coloquio de Marburgo. Sus posturas sobre la Eucaristía sostenían la interpretación alegórica sobre la interpretación literal de la palabra “cuerpo”, así como la participación de los creyentes en el sacramento más por la salvación de otros que por la propia, aunque luego enfatizó esto como uno de los significados de la gracia en la vida cristiana. Este reformador no desarrolló un profundo análisis de la doctrina de la predestinación como Lutero, Calvino y Zuinglio, contentándose con la máxima

“Nuestra Salvación es el Señor; nuestra perdición, nosotros mismos.”[61]

Los anabpatistas del siglo XVI, en sus puntos esenciales, su doctrina acerca de la salvación era idéntica con la  de los primeros cristianos. Pero porque enseñaban que la obediencia es esencial para la salvación, los luteranos y los cristianos reformados los llamaban  “asaltantes del cielo”. En esta época cuando los otros grupos de la Reforma subrayaban las doctrinas de Agustín, los anabaptistas rechazaron totalmente la doctrina de la predestinación. Al contrario, enseñaban que la salvación es para quienquiera, y que cada quien escoge por si mismo o aceptar la gracia de Dios ofrecida para la salvación de su alma, o rechazarla.[62]

Si vemos los textos bíblicos que citaban los anabaptistas habría que decir que estaban de acuerdo con los Reformadores clásicos. Melchor Hoffman, Dirk Philips, Hans Denk y Menno Simons —todos ellos sostenían que la raza humana entera está corrompida, envenenada y maldita por culpa de la transgresión de Adán, cuya desobediencia entregó a toda la humanidad a la cautividad de Satanás. Sin embargo, cuando uno se dedica a leer más de sus textos antropológicos, empieza a discernir muchas desviaciones de la doctrina del pecado original. En primer lugar, los radicales rechazaron nociones deterministas de doble predestinación, para dar prioridad a la eterna bondad de Dios. Se opusieron a la idea de Lutero de un albedrío cautivo, para mantener su creencia firme en el libre albedrío y la necesaria responsabilidad moral de los seres humanos. En segundo lugar, muchos, como Baltasar Hubmaier, creyeron que existe algún vestigio de la imagen divina a pesar de las consecuencias condenatorias de la caída. El análisis de Hubmaier de tres aspectos de la raza humana, fue muy conocido. Los seres humanos están creados como cuerpo, espíritu y alma. Antes de la caída estos tres aspectos eran buenos. Después de la caída sólo el espíritu permanece libre de culpa. En tercer lugar, este tipo de convicción encaja con las proclamas típicas de los anabaptistas, sobre Cristo como un segundo Adán. Sus enseñanzas integraban con literalismo el texto paulino de que así como en Adán todos perecen, así también en Cristo todos son vivificados (I Cor. 15:22). Así como Adán fue la persona representativa que hace de signo del estado caído de la humanidad, así también Cristo, mediante su muerte, expió los pecados de todos. El énfasis en la labor universal de expiación del segundo Adán condujo a modificaciones de creencias mantenidas desde largo sobre el pecado heredado del primer Adán (Ro. 5:6; Mat 19:13-14).[63]

Yo pienso que lo que mas importancia tiene es defender la incondicionalidad de la elección de Dios,o sea, defender la convicción de  que la salvación es solo por la gracia de Dios y que la justificación es por medio de la fe[77]. Evitar los determinismos rigidos de la doble predestinacion y evitar caer en la salvacion por el libre albedrio,com osi el hombre pudiera autosalvarse o algo asi,o hubiese alguna bindad que hiciese que el hombre es merecedor de algo por parte de Dios.Tambien hay que evitar caer en el fideismo. Todo esto es resaltado en los versos 15-16:

  • “Tendré misericordia del que Yo tenga misericordia, y me compadeceré del que Yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia”.(Ro.9:15-16)

Pienso que el apostol Pablo es claro en este aspecto. También me parece interesante lo que escribió el intelectual anglicano C. S. Lewis, quien escribió que

“Contemplar a un hombre haciendo algo no es obligarle a hacerlo” [39]

Ya que hacer a Dios autor del pecado parece toda una deducción lógica, pero sin base biblica. Es una doctrina errónea acerca de nuestro Dios, que

“ha encontrado tierra fértil en las mentes de hombres que han decidido estudiar e interpretar la Biblia a través de la lógica, y no de la exégesis. La lógica es la que comienza con una idea, y después va buscando piedras por aquí y por allá acomodándolas convenientemente para levantar una pared que es falsa desde sus cimientos.  Sus proponentes agrupan textos bíblicos que van acomodando lógicamente unos con otros. “Esto” encaja con “aquello”, y “esto otro” encaja perfectamente con “aquel otro”. Si el error fue la cama donde esta doctrina fue concebida, la Lógica y la Filosofía fueron los pechos que le amamantaron y le dieron a beber su primera leche adulterada.”[41] [42]

Pero fue el sucesor de Calvino en Ginebra, Theodore Beza, quien dio más importancia a la doctrina de la doble predestinación (que enseña que unas personas han sido escogidas para salvación y otras para condenación) que la que le dió el propio Calvino[47] Que paradoja, el reformador Beza,”sucesor del ginebrino”, resultó siendo mas calvinista que el propio Calvino.[64]

Se dice de Beza, “que fue un excelente predicador, teólogo, erudito, y reformador, se convirtió en el propagador por excelencia de las doctrinas de Calvino, y puso tanto énfasis en la doctrina de la predestinación, que algunos han dicho que era «más calvinista que Calvino». [65]

A este debate, respondemos con el gran apostol Pablo, que

  • «A los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hiio, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó». (Ro. 8:29-30)

Y también que somos salvos por Su inmensa gracia y no por las obras de la Ley divina.

  • “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Ef. 2:8-9)
  • “ ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”(Ro. 3:20, 28)
  • “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.”(Gál. 2:16)

Y también nos habla de la importancia de las obras de la Ley de Dios, que confirman la veracidad de nuestra fe a los ojos de los hombres,pero que no nos salvan de la condenacion y el infierno  eterno.

  • “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.”(Stgo. 2:24)
  • “Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? 17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.”(Mat. 19:16-17)

Una disputa histórica [14]

obedecer

En las disputas que se suscitaron en el s. XVI en torno a la gracia tomó parte  muy activa Bañez, un dominico español católico romano, una de las figuras más preclaras de la Teología del s. XVI, quien también cultivó la Filosofía y el Derecho.

Dice la enciclopedia Ger que

El problema estriba en concordar la acción de la gracia (v.) con  la libertad (v.) humana. S. Agustín y Sto. Tomás afirmaban que toda acción buena  tiene como causa eficiente a Dios, quien mueve al hombre a realizarla, y éste,  secundando esa moción, coopera a la acción con causalidad subordinada a la de  Dios. El hombre es libre, porque libremente acepta secundar a Dios, y si la moción divina es eficaz, puede rechazarla, aunque de hecho no lo hará. Esto es,  en síntesis, lo mantenido por la teología tradicional de las escuelas. Por  reacción contra la doctrina luterano calvinista que negaba toda acción libre del  hombre, los nuevos teólogos del XVI intentan salir por los fueros de la libertad  en el acto de fe (v.) y en la justificación (v.), y afirman que tanto Dios como  el hombre concurren, como causas eficientes coordenadas; dependiendo de la libertad humana el que la moción divina consiga o no el efecto intentado. La  predestinación (v.), según esta explicación, se realiza en previsión de los  méritos. Fueron precursores de estas nuevas doctrinas J. Sadoleto (1534), A. Pighio y A. Catarino (1541, v.). En España las defendió el P. Deza S. J. en  Alcalá y M. Marcos S. J. en Salamanca.

La predestinación, según esta explicación, se realiza en previsión de los méritos. Fueron precursores de estas nuevas doctrinas J. Sadoleto (1534), A. Pighio y A. Catarino (1541, v.). En España las defendió el P. Deza S. J. en Alcalá y M. Marcos S. J. en Salamanca. En 1582 chocaron violentamente las dos tendencias. El 20 de enero de ese año tuvo lugar un acto académico en la Univ. Salmantina, presidido por el mercedario F. Zumel. El jesuita Prudencio de Montemayor defendió la tesis: si Cristo recibió del Padre el precepto de morir no murió libremente y, por tanto, no hubo mérito en ello. Zumel le arguyó diciendo que esa doctrina no podía defenderse, «porque, aunque sea en el sentido compuesto, e instante el precepto que tenía del Padre de morir por los hombres, era libre y libremente moría» (F. Blanco García, Segundo proceso instruido por la Inquisición de Valladolid contra Fr. Luis de León, «La Ciudad de Dios» 41, 1896, 187-188).

Ante la objeción, Montemayor hizo concesiones de sabor pelagiano. En la disputa intervinieron fr. Luis de León en favor de Montemayor, y Bañez secundando a Zumel. Luis de León tildó de luterana la doctrina de Bañez. Los ánimos se volvieron a excitar el 27 de enero, agravándose la división de pareceres, «pues comenzando a tocarse en un argumento si conferente Veo aequalia auxilia sufficientia duobus hominibus, absque novo superaddito, poterit alter illorum converti, alter renuere (si dando Dios iguales auxilios suficientes a dos hombres, sin añadir más, podría el uno convertirse, y el otro rechazarlos), respondió el sustentante que sí» (ib.).

Bañez se opuso tenazmente a esta afirmación aduciendo la autoridad de S. Agustín y de Sto. Tomás, la del conc. II de Orange, pasajes de la Escritura y razones teológicas. El asunto pasó al Santo Oficio por denuncia del Jerónimo Juan de Santa Cruz, que extractó en 16 proposiciones las doctrinas de Montemayor y de Luis de León, a quienes se les prohibió enseñarlas.

Contra la doctrina tradicional sobre la eficacia de la gracia intrinseca, el jesuita Molina en su famosa obra Concordia defiende la eficacia de la gracia extrínseca, pues de la libertad del hombre depende el que la gracia suficiente llegue o no a ser eficaz de hecho. La acción de Dios queda, por eso, determinada, subordinada y como en suspenso, por el libre albedrío. Se salva éste, pero se atenta contra los atributos divinos. «Según esa doctrina, decía Bañez, la providencia del hombre y su elección va un paso adelante de la divina cooperación».

Para atenuar esos inconvenientes Suárez y S. Roberto Belarmino propondrán el congruismo.[53]

Debemos comprender bien que Dios no quiere una fe que sea vacía e hipócrita; tampoco legalista.

Santiago 2 está hablando acerca de aquellos que “dicen” que tienen fe pero no tienen obras. Por lo tanto, las personas no pueden decir si son o no verdaderos creyentes debido a que no llevan fruto. Esta clase de fe es inútil y no es una fe salvadora. La verdadera fe da como resultado verdaderas obras. Si una persona guarda todos los mandamientos, parecería que pudiera obtener la vida eterna. Sin embargo sabemos que nadie puede guardar todos los mandamientos. Por lo tanto, esta es la razón por la que Efesios 2:8 dice que somos salvos por gracia por medio de la fe. Romanos 3:20, 28 y Gálatas 2:16 también nos dicen que nadie es justificado delante de Dios por la Ley; o sea, por las obras que alguien pueda hacer. No existe por lo tanto contradicción cuando examinamos los contextos. Somos justificados por fe, pero esa fe debe ser viva (Santiago 2). La Ley no nos puede salvar ya que somos incapaces de guardarla en su plenitud. Concluimos por lo tanto, que la salvación es por gracia a través de la fe.[48]

Y mientras los consultores del Santo Oficio se ocupaban en dictaminar sobre el contenido de la Concordia, los jesuitas de Valladolid, por iniciativa de A. de Padilla, organizaron un acto público del 5 de marzo de 1594, defendiendo las “tesis molinistas”.[57]

Arguyeron eficazmente los dominicos Muño, Yanguas y Alvarez. Además pasaron a la ofensiva organizando un acto en el que defendieron las tesis tomistas el 17 de mayo. Los jesuitas denunciaron al Santo Oficio a los PP. Zumel y Bañez, como luteranos, mas obtuvieron sentencia absolutoria. Los dominicos pensaron en la redacción de un memorándum, en el que se refutasen cumplidamente las nuevas doctrinas y se defendiese lo tradicional. Se encomendó a Bañez la realización del proyecto; es lo que constituye la Apología (cfr. supra, Obras). En 1597 Bañez compuso el Libellus supplex en el que se pedía a Clemente VIII desligase a los dominicos de la ley del silencio impuesta por el Nuncio a las partes litigantes; el Papa accedió a ello. Bañez no interviene directamente en las Congregaciones de auxiliis habidas en Roma de 1598 a 1607. [17]

Las disputas de Calvino continuaron (El mosquito contra el elefante)

milagros

Pero además, Calvino tuvo sus fuertes roces con Castelleón, con quien también tuvo sus problemas, ya que lo expulsó de Ginebra por dudar este reformador de la inspiración divina del Cantar de los Cantares y porque criticaba a Calvino “por su interpretación del descenso de Cristo a los infiernos” [54]

Castelleon, le respondió como lo haría  “El mosquito contra el elefante”[56], y en uno de sus discursos, el expone:

Os pido por el amor de Cristo que respetéis mi libertad y renunciéis al fin a cubrirme con falsas acusaciones. Dejad que profese mi fe sin coaccionarme, tal y como se os permite a vosotros la vuestra y como espontáneamente la reconozco. De todos aquellos cuya doctrina se aparta de la vuestra, no supongáis que están en un error, y no les acuséis acto seguido de herejía… Aunque yo, como otros muchos devotos, interprete la Escritura de un modo distinto a como lo hacéis vosotros, profeso con todas mis fuerzas la fe de Cristo. Seguramente uno de nosotros está equivocado, pero precisamente por eso amémonos el uno al otro. El Maestro revelará un día la verdad al que está equivocado. Lo único que sabemos con seguridad, tú y yo, o al menos deberíamos saber, es el compromiso de amor cristiano. Practiquémoslo y, al hacerlo, cerremos así la boca a todos nuestros adversarios. ¿Consideráis que vuestra interpretación es la correcta? Los demás piensan lo mismo de la suya. Que los más sabios se muestren, por tanto, como los más fraternales y que no permitan que su saber les vuelva arrogantes, pues Dios lo sabe todo y doblega a los orgullosos y ensalza a los humildes.”[55]

Y tambien escribió que

“Celui qui tombe obstiné en son courage, qui, pour quelque danger de la mort voisine, ne relâche aucun point de son assurance, qui regarde encore, en rendant l’âme, son ennemi d´une vue ferme et dédaigneuse, Il est battu, non pas de nous, mais de la fortune; Il est tué, non pas vainéu: les plus vaillants sont parfois les plus infortunés. Aussi y a-t-il des pertes triomphantes á l’envi des victoires…”. (Montaigne)

“Cualquier persona que se enamora obstinado en su valor, que por cualquier peligro de la muerte cercana, ningún punto de su aseguramiento break, mirando de nuevo, desmayos, su enemigo con una firme y vista despectivo, es golpeado, no nosotros, pero la fortuna es asesinado, no vencidos: el más valiente a veces son los más desafortunados. También allí las victorias triunfantes pérdidas ambientales favorito … “.(Montaigne) [26]

Al principio produce un extraño efecto esta frase puesta por la propia mano de Sebastián Castalión en el ejemplar de Basilea de su escrito polémico contra Calvino y casi estaríamos a punto de sospechar que hay en ella una de las usuales exageraciones humanísticas.  Pero las palabras de Castalión no fueron pensadas de un modo hiperbólico ni irónico. Con tan tajante comparación, este valiente quería sólo mostrar con toda claridad a su amigo Amerbach, hasta qué punto y de qué modo trágico era patente para él a qué gigantesco adversario desafiaba, al acusar públicamente a Calvino de haber asesinado a un hombre, por pedantesco fanatismo, matando así la libertad de conciencia dentro de la Reforma.

Desde el momento en que Castalión alza, como una lanza, su pluma para esta peligrosa contienda, sabe con precisión la flaqueza de todo ataque puramente espiritual contra la prepotencia de una dictadura, armada de arneses y corazas, y, con ello, la falta de perspectivas victoriosas de su empresa. Pues ¿cómo podría un hombre aislado, inerme, combatir y vencer a Calvino, detrás del cual se alzan millares y decenas de millares de hombres, y además, por encima de eso, toda la máquina militar del poder del citado?

Pienso de Calvino como  un hombre tan mortal como cualquiera de nosotros,pero convencido de su rol profético para aquella hora tan dificil en la ciudad de Ginebra.

Sebastián Castelión, en las horas decisivas, se sintió muy solo.

“Lo que enseñamos es verdadero y falso lo que no es enseñado por nosotros”. ¡Ah! ¡Qué espanto estremece a estos conscientes ciudadanos de la Tierra ante estos inhumanos mejoradores de la humanidad, que han hecho irrupción en su mundo que cree en la belleza, y, con espumarajos en la boca, proclaman su brutal ortodoxia! ¡Oh! ¡Qué repugnancia experimentan en lo más profundo de sí mismos ante ese Savonarola, ese Calvino, ese John Knox, que quieren extirpar la belleza de sobre la Tierra y convertir el mundo en un seminario de moral! Con trágica perspicacia, reconocen todos aquellos hombres, sabios y humanos, el daño que estos frenéticos pedantes del fanatismo tienen que traer a Europa; ya escuchan el retiñir de las armas detrás de sus palabras exaltadas, y adivinan, en este odio, la inminente y espantosa guerra. Pero, aun sabiendo la verdad, estos humanistas no osan, sin embargo, combatir por ella. Casi siempre en la vida están repartidos los destinos: los que conocen no son los que hacen y los que hacen no son los que conocen. Todos estos trágicos y afligidos humanistas se escriben, unos a otros, conmovedoras y artísticas epístolas; se quejan, detrás de las cerradas puertas de sus cuartos de trabajo, pero ninguno se presenta en público y se opone al Anticristo. De cuando en cuando, desde la sombra, atrévese Erasmo a lanzar algunas flechas; Rabelais arranca con el látigo descomunales carcajadas bajo su traje de bufón; Montaigne, ese noble y prudente filósofo, pone en sus Ensayos las más elocuentes palabras, pero ninguno de ellos intenta intervenir seriamente e impedir ni una sola de aquellas infames persecuciones y ejecuciones. Con locos furiosos, según reconocen todos estos conocedores del mundo y que se han hecho prudentes por ello, no debe combatir el sabio; lo mejor, en tales tiempos, es refugiarse a la sombra, para no ser cogido y sacrificado.[18]

Finalmente, después de la muerte de Servet y su juicio condenatrio de la hoguera, donde muere entre terribles padecimientos, Castellion estalló, y enfrentó a Calvino.

Para ello se dedica a escribir el libro Contra Libelum Calvini, en el que denuncia la falsedad de todo el proceso contra el teólogo español. En ese texto aboga claramente por la libertad de pensamiento, y tiene el atrevimiento de llamar a la condena de Servet crimen, asesinato. Zweig cita algunos pasajes de ese libro, y repite varias veces la cita siguiente, como resumen y símbolo del mismo:”Matar a un hombre no será nunca defender una doctrina, será siempre matar a un hombre.” [58]

Castellion pretendió publicar su libro en Holanda, el lugar donde mayores libertades de imprenta había. Pero los espías de Calvino informan de lo que pretende Castellio. El libro es una tremenda y veraz denuncia contra él, un arma que puede hacerle peligrar su puesto y su prestigio. De tal modo, que mueve sus hilos, utiliza sus influencias, y consigue que ese libro no salga a la luz. Sólo después de la muerte de ambos, la humanidad pudo conocer aquel lúcido y desgarrador grito a favor de la libertad que había escrito Castellio.[59]

Tampoco a Castellion  le fe posible ordenarse al pastorado.Calvino se lo impidió y finalmente lo expulso de Ginebra [60]

Como podemos leer, sin duda, Calvino no fue perfecto ni mucho menos. Era un hombre,con una fe inquebrantable, pero hombre al fin. Pero acaso los cristianos no somos mas que “barro en las manos del alfarero”(Jer. 18:1-11) ? Aunque leemos  que él predicó enseñando un alto ideal de perfección humana, dado que el entendía que la elección divina trae como consecuencia la santidad y la pureza de la vida del creyente converso; de tal manera, inculcó a los elegidos la formación de la “sociedad de los justos”.

La historia nos habla bastante de Juan Calvino, y de su rigidez social, que en Ginebra instauró una dictadura religiosa. Revisaban las casas mirando la conducta de las personas controlándolas a ver como se portaban, no podían hacer nada, estaban controlados, era una dictadura religiosa, una teocracia.

El, al igual que Lutero, afirmó que la libre interpretación de la Biblia es la única fuente de fe y negó la existencia del Purgatorio y el valor de las prácticas religiosas del Pontífice, de la jerarquía eclesiástica, de los santos y de la misa. El aceptó dos sacramentos: el Bautismo y la Cena del Señor. Y también eliminó todas las formas del culto externo (hasta el crucifijo) y dispuso que las ceremonias religiosas consistieran en oraciones y cánticos.

Las iglesias, templos y parroquias destinadas al culto fueron desprovistas de adornos; los sacerdotes de trajes telares y vistosos que sólo hacían distraer la atención de quienes iban a la iglesia a orar. Los fieles elegían sus propios sacerdotes (lo cual pudiera sonar a “conveniencias”), y también se dieron otras importantes reformas bastante descabelladas.

En el año 1536, Calvino ocupó el gobierno de la pequeña república de Ginebra, donde fue nombrado jefe de la Iglesia y estableció una teocracia. Creó la Venerable Compañía o Consejo integrado por todos los pastores dedicados a la predicación y el Consistorio, formado por doce ancianos y seis pastores, cuya misión era velar por la moral pública y privada. Calvino fue el verdadero dueño de Ginebra durante largos años. Su autoridad religiosa no podía ser discutida, aunque algunas veces se reunía con teólogos rivales para entablar controversias acerca de materias doctrinales.

“Yo, pues, entiendo por conocimiento de Dios, no solo saber que hay algún Dios, sino también comprender lo que de él nos conviene saber… Porque hablando con propiedad, no podemos decir que Dios es conocido cuando no hay ninguna religión ni piedad… Llamo piedad a una reverencia unida al amor de Dios, que el conocimiento de Dios produce. Porque mientras que los hombres no tengan impreso en el corazón que deben a Dios todo cuanto son…”.[3]

La ciudad fue dividida en distritos que estaban controlados por diversas Comisiones de! Consistorio que allanaban las viviendas e investigaban las costumbres de sus ocupantes. Calvino dispuso severos castigos a todo el que cometiera alguna de estas infracciones:

  • usar nombres que no figurasen en la Biblia,
  • jugar a los naipes y andar en patines;
  • concurrir a teatros, bailes o cualquier otra diversión.
  • Ninguna posada debía permanecer abierta después de las 21 y nadie podía beber vino del país (otro estaba prohibido) sin antes dar gracias a Dios.
  • Las mujeres no podían usar rizos ni peinados altos, ni vestidos que no fueran del color establecido por el Consistorio.
  • A los hombres les estaba vedado el cabello más largo que el común, etcétera.

Con el objeto de formar ministros preparados, Calvino fundó (1559) La Academia, el primer seminario protestante, que se inauguró con seiscientos alumnos. Ginebra se transformó en la capital de la religión protestante y de ella partieron los primeros propagandistas que establecieron numerosas comunidades en Francia, Holanda y Escocia. Aqui se nos muestra Calvino con ese pesimismo tan realista del que hablábamos acerca de la condición humana. Nada es el hombre sin Dios. Considera, sin embargo, que estos dos conocimientos están muy relacionados entre sí, por eso la Teología en el siglo XVI, pero también antes y después, estuvo muy vinculada al Derecho.

“No hay quien dude -continúa- de que los dones, en los que toda nuestra dignidad consiste, no sean en manera alguna nuestros… Porque como en el hombre se halla todo un mundo de miserias, después de haber sido despojados de los dones del cielo, nuestra desnudez, para grande vergüenza nuestra, descubre una infinidad de oprobios”. [4]

Calvino y el ser humano

Calvino es realista respecto del ser humano (aunque desde el punto de vista de los opositores era pesimista), le considera pecaminoso y dispuesto al mal,como dice san Pablo. Es solo por la gracia de nuestro Dios que el hombre puede escapar de esa condición tan “miserable y pecaminosa”. Contrariamente a Lutero, más impulsivo, Calvino, con mayores dotes de reflexión, hace hincapié en el Antiguo Testamento, en la Biblia de los profetas judíos, mientras que Lutero se había fijado más en los Evangelios.

La obra más divulgada y donde creo que se condensa lo más importante del pensamiento de Calvino, es “Institución de la religión cristiana”, publicada en latín en 1536 (su autor era muy joven) y luego en francés (1541).

“Casi toda la suma -dice Calvino- de nuestra sabiduría, que de veras se daba tener por verdadera y sólida sabiduría, consiste en dos puntos: a saber, en el conocimiento que el hombre debe tener de Dios, y en conocimiento que debe tener de sí mismo”. [5]

Y esta comprensión crea en nosotros una humildad y una confianza. Así lo expresa Tim Chester en su libro The Ordinary Hero:

El perdón de la cruz crea una confianza humilde en los que creen. Puede que hablar de ‘confianza humilde’ suene como una contradicción. Como hielo caliente. O un desierto en flor. Pero nuestra humildad y nuestra confianza se dirigen en direcciones diferentes. Nuestra confianza viene de mirar a Dios a la luz de la cruz. En la cruz vemos la gran declaración del amor de Dios hacia nosotros, y la realidad legal de ese mismo amor. Descubrimos allí que ya no hay condenación para los que están en Cristo Jesús. Y esto nos da confianza ante el pecado, el sufrimiento y la muerte. De hecho es esta confianza la que nos permite ser humildes porque no necesitamos reafirmarnos a nosotros mismos. Por otro lado, nuestra humildad viene cuando aprendemos a mirarnos a nosotros mismos a la luz de la cruz. Allí descubrimos que somos rebeldes contra Dios. Cuando se nos presenta la oportunidad, asesinamos a nuestro Creador. Somos así. Descubrimos que necesitamos la gracia desesperadamente. Aprendemos la humildad. Así que cuando vemos a alguien cuya vida es un completo desastre, no le vemos como a alguien inferior a nosotros. En realidad nos estamos viendo a nosotros mismos. Lo que vemos no es más que a un pecador totalmente necesitado de la gracia de Dios, como de hecho lo somos todos y cada uno de nosotros.[6]

Sin duda, vemos la influencia de los escritos paulinos en la teología de este hombre.El catolicismo romano, algunos años después, en el concilio de Trento, se orientará dogmáticamente hacia una teología mal entendida, del apóstol santiago, el hermano del Señor, asumiendo conceptos cercanos a la teología del monje Pelagio, quien era mas optimista respecto al ser humano,pero mas alejado de la dogmática histórica de San Agustín.

Los debates continuaron en la historia y aun perduran en nuestros dias con la Iglesia católica.

Un debate típico de nuestros tiempos es el debate de los seguidores estrictos de Juan Calvino (calvinistas), con los del holandés, el teólogo Jacobo Arminio [67] (arminianos).

Contrario a lo que generalmente se cree, Arminio no estaba en contra de la doctrina de la predestinación sino más bien del concepto de la predestinación incondicional que Calvino, Beza, y Gomarro enseñaban. Arminio creía en una predestinación condicional. [66]

Arminio tuvo fuertes controversias con Franciscus Gomarus, un teólogo y orientalista holandés, de estricto calvinismo, que se opuso a Jacobus Arminius, cuya condena consiguió en el Sínodo de Dort (1618–1619). Sus seguidores eran denominados gomaristas, y sus doctrinas gomarismo; también han sido calificadas como escolástica protestante.[69]

Los historiadores narran que los Holandeses por política abrazaron casi en toda su extensión la máxima de la Tolerancia, como conducente al aumento de la población, y al comercio. Sin embargo esta Tolerancia fue interrumpida con terribles turbaciones entre Gomaristas, y Arminianos, nombres tomados de los Autores de los dos partidos: aquellos, rígidos Calvinistas: éstos, Calvinistas mitigados: aquellos intolerantes: éstos, que solo podían ser tolerados: aquellos, que hacían a Dios Autor del pecado: éstos, que aunque en varios puntos de doctrina seguían a Calvino, miraban con horror un dogma, que al mismo tiempo despojaban a Dios de su santidad, y a la criatura de su libertad. Ni estas inquietudes dejaron de costar bastante sangre nada vulgar, como sucedió en las muertes de los dos hermanos Juan, y Cornelio Wit, y en las de Barnevelt, y en un hijo suyo; como hubiera también acaecido al famoso Grocio, si el ardid, y valor de su mujer no le hubiera sacado de la cárcel, y puesto en libertad, substituyendo su propio riesgo al peligro de su marido. [68]

Dificultades para ponerse de acuerdo [45]

Los seres humanos somos incapaces de conciliar consenuadamente conceptos como éstos (soberanía y predestinación vs Libre albedrío).

a) Sí, Dios es absolutamente soberano y omnisciente.

b) Sí, los seres humanos podemos ser llamados a hacer una genuina decisión de poner nuestra fe en Cristo para salvación.

Estos dos factores nos parecen contradictorios, pero en la mente de Dios, ambos tienen perfecto sentido La biblia nos dice claramente que Dios provoca el querer y el hacer por su buena voluntad (Fil.2:13).

Este debate perdura en nuestro tiempo, dado que no logran ponerse de acuerdo ambas facciones del protestantismo. Sabemos que el calvinismo es teocéntrico y el arminianismo es antropocéntrico en su soteriologia. Entiendo que “el principio y fin de la experiencia religiosa salvadora está en Dios que nos predestinó desde la eternidad en Cristo Jesús. No obstante, el arminianismo, aunque aborda el tema de la salvación desde la perspectiva humana, también tiene su lógica, y solventa puntos que quedan en el más absoluto de los misterios en el sistema calvinista. Porque también el sistema calvinista tiene sus puntos oscuros. Como por ejemplo, el tema de la responsabilidad humana en relación con la soberanía divina

Conclución

catecismo

Debemos entender que Calvino no “entendía la Reforma como Escritura versus tradición sino como una tradición basada en la Escritura versus una tradición sin base escritural.” [19]

J. Mark Hord, un ex-predicador calvinista (“teaching elder”) y ex-pastor ayudante, tras un desacuerdo doctrinal con el pastor principal sobre cómo repartir la comunión, le bastó para dejar esa iglesia. En ese momento, sin comunidad cristiana de apoyo, llegó su crisis matrimonial.Luego de restaurar su matrimonio,al tiempo, recupera la fe via la Iglesia Ortodoxa Oriental.Luego, comienza a asistir a una Iglesia catolica y se “convierte” al catolicismo romano. Alli , según cuenta,  descubre que Calvino había dicho que la Reforma protestante buscaba volver a la Iglesia antigua, pero Mark, al leer lo que decían los Padres de la Iglesia antigua, veía una iglesia litúrgica que se edificaba sobre la Palabra de Dios y el sacrificio.[23]

Pero sabemos por los historiadores, que Calvino nunca despreció la importancia liturgia de la Iglesia. Si no, recordemos la cantidad de himnos escriturales que se compusieron.

El 16 de enero de 1537,poco despues de su llegada a Ginebra,Calvino pidió a su consejo introducir el canto de los salmos en el culto de la iglesia.Aprovecho el talento de otros hombres como Clment Marot (el poeta frances), Louis Bourgeois y Teodoro Beza,para producir el salterio ginebrino.Esta obra tardaria 25 años en completarse. La primera colección (1539) contenía 18 salmos, 6 de los cuales puso en verso Calvino.El resto fue hecho por Marot. Una versión extendida (1542) que contenía 35 salmos fue posterior, seguida por una de 49 salmos (1543). Calvino escribió el prefacio a ambas,recomendando la práctica del canto colectivo.Tras la muerte de Marot en 1544, Calvino alentó a Beza a poner en verso el resto de los salmos.En 1564, dos años antes de su muerte, Calvino se alegró de ver la 1a. edic. completa del salterio ginebrino.[72]

Y durante varios siglos “el salterio ginebrino fue una parte integral de la adoración calvinista durante siglos… y los calvinistas cantaban libremente los salmos no solo en sus iglesias,sino también en los hogares y lugares de trabajo,en las calles y en el campo” [73]

Los evangélicos “estan unidos por el Padre único en la comunión con la Iglesia,y son llamados a exteriorizar su fe a traves de un “culto espiritual”, una serie de actos litúrgicos depurado ya de toda ceremonia superflua. El culto es ahora un acto de adoración y de acción de gracias significativo e iluminador, inspirado por el Espiritu Santo, la suprema garantía de autenticidad. Calvino, no se refiere aqui al espíritu de la conducta carismática mas agresiva,sino al Espiritu que crea un orden que sustituye al caos en el alma individual, en la Iglesia o en la sociedad”[74]

También, este ex-calvinista, afirmó que la doctrina de “Sola Escritura” del protestantismo no aparecía en ningún sitio de la Escritura, ni tampoco la mencionaban los Padres de la Iglesia antigua, y que en cambio continuamente se referían al testimonio de los apóstoles y de sus herederos autorizados. Cita a San Ireneo, en el siglo II, quien fue discípulo de Policarpo, que a su vez lo fue de San Juan Evangelista. Y en siglos posteriores todos ven eso como signo de autoridad. ¿Por qué esos Padres de la Iglesia nunca citan ni aluden al criterio de “Sola Escritura”?[24]

Pero si “espigamos” un poco la historia, podemos leer que: [71]

a) Hemos conocido el modo de nuestra Salvación por ninguna otra cosa que aquellos por quienes el Evangelio vino a nosotros, Evangelio que predicaron en verdad, pero después de eso, por la Voluntad de Dios ellos nos lo entregaron en las Escrituras, para que fueran el pilar y fundación de nuestra fe.[…] Leed más diligentemente el Evangelio que nos fue entregado por los apóstoles, y leed más diligentemente a los profetas, y en ellos encontraréis cada acción y toda la doctrina que nuestro Señor predicó. San Ireneo (130-202), Adv. H 3:1, 4:66

b) Aquellos que están dispuestos a pasar su tiempo dedicados a las mejores cosas no cesarán su búsqueda de la verdad, hasta que no hayan encontrado la demostración en las Escrituras mismas. Clemente de Alejandría (150-215) Stromata 7:16:3

c) En los cuales (los dos Testamentos) cada palabra que pertenece a Dios puede ser necesitada y discutida, y todo conocimiento puede ser comprendido a partir de ellos.Pero si algo permanece de lo cual las Santas Escrituras no determinan, ninguna otra tercera escritura debe ser recibida como autoridad de conocimiento o doctrina.Y a aquello que nos queda debemos comprometernos a fuego, es decir, debemos reservarlo para Dios. Porque en este mundo presente Dios no nos deja saber todas las cosas.Origenes (185- 254) en Lev., hom. 5, 9:6)

d) Sabemos que Jesucristo es Dios, y buscamos exponer las palabras que nos han sido dichas, de acuerdo a la dignidad de la persona. De donde es necesario pra nosotros llamar a testimonio a las Escrituras, porque sin estos testigos ninguna de nuestras explicaciones y presentaciones detalladas no tienen ninguna credibilidad. Para que se nos abran el significados y se expongan todo con detalle  Origenes, Tractatus 5 en Mat.

e) Ningún hombre debe, para confirmar una doctrina, usar libros no canonizados por las Escrituras.Orígenes, Tractatus 26 en Mat.

f) Como todo oro, cualquiera que sea, que es sin el Templo, no es sagrado, cada noción que es sin las divinas Escrituras, por muy admirable que le parezcan a algunos, no es sagrada, prque es ajena a las Escrituras.Orígenes, Homilía 25 en Mat.

g) Considerad cuan inminente es el peligro para todos aquellos que abandonan el Estudio de las Escrituras, en las únicas de las que el discernimiento de esto puede ser verificado.Orígenes, sobre Romanos 10:16

Como vemos el testimonio de estos Padres de la Iglesia responden a este ex-predicador calvinista.  Pero sepamos también que el principio “Sola Scriptura” no significa que debemos botar la historia teológica de la Iglesia, como parece mal interpretar este señor. El conocer la teología reformada es fundamental para tener una correcta teología bíblica; no basta con recordar o citar bellas citas de Lutero y Calvino. O se abraza toda la teología reformada o no se abraza. La teología reformada incluye la aplicación de las escrituras a todas las áreas de la vida, tanto personal, social y cívico-politica. ¿Como conocer la teología reformada? Estudiando acerca de las confesiones de fe de Westminster, los catecismos Mayor y Menor, el catecismo de Heidelberg o la confesión bautista de 1689. He aquí que encontrará el original mensaje evangélico de la Reforma Protestante. Esto no significa que estas declaraciones de fe tengan mas autoridad sobre las escrituras, sino que al contrario, los teólogos de Westminster gastaron horas y años en asegurarse que la cada confesión sea respaldada por las escrituras.[25]

Los reformadores no pretendían romper la unidad de la Iglesia de Cristo.Pero las circunstancias obrantes fueron mas fuertes y fueron empujados a tener que abrirse de modo independiente y fundar sus propias órdenes religiosas (comunidades de fe cristianas), pero independientes de la autoridad del obispo de Roma.

Es que “la iglesia verdadera no era primariamente la que reconocían los maestros y las tradiciones seculares,sino aquella donde la Palabra de Dios se mantiene sin restricciones.Solamente la Palabra funda a la Iglesia, pero su condición humana era tal que necesitaba una reforma. Su reclamo de ser una, santa, catolica y apostólica, se aceptaría por el único criterio del “verbum Dei”. La iglesia seguia exisitendo y los evangélicos nunca la habian abandonado. Ellos no eran desertores, sino mas bien, soldados de cristo, que habian abrazado su pendón para devolver el orden a un ejército confundido. No buscaban un cisma: anhelaban la comunión eclesial sobre todas las cosas.Y esta verdad estaba de su lado, aun cuando ellos fueran una minoría.” [75]

Tampoco todos los evangélicos, como vemos, creen en esta “doble predestinación”. La “doble predestinación” a mi modo de entender, es una interpretación un poco forzada de Calvino y de algunos calvinistas. La doctrina que pronunció Juan Calvino, es que Dios predestinó no sólo a algunos a la salvación sino que también predestinó a todos los demás a la perdición y éstos no pueden ser salvos.Pero pienso que esto, se hace dificil de aceptar ya que de hacerlo, conduce al fatalismo.

Juan Calvino escribió:

“La predestinación es el decreto eterno de Dios por el que ha determinado lo que quiere hacer de cada uno de los hombres. Porque Él no los crea a todos con la misma condición, sino que ordena a unos para la vida eterna y a otros para condenación perpetua. Por tanto, según el fin para el cual el hombre es creado, decimos que está predestinado a vida o a muerte”. “En conformidad con la clara doctrina de la Escritura, afirmamos que por un consejo eterno e inmutable, Dios ha determinado una vez y para siempre a quiénes admitirá a la salvación y a quiénes condenará a la destrucción”. [21]

Pero a continuación cito una respuesta que dan a esto los sres. Martínez y Trenchard:

“…el Evangelio y su proclamación constituyen el medio ordenado por Dios para la salvación del hombre…basado sobre una obra redentora de posibilidades infinitas. Por lo tanto, podemos ponernos delante de cualquier hombre o mujer en el mundo declarando en el Nombre de Cristo que el amor de Dios quiere la salvación de todo pecador, habiéndose hecho amplia provisión para esta salvación, de modo que todo aquel que cree recibe vida eterna. Al mismo tiempo, el que rechaza manifiesta ser indigno del don de vida provisto por la gracia divina y se pierde. El que cree en la doble predestinación —la predestinación para vida y la reprobación— no puede dirigirse con sencillez y sinceridad a todo aquel que le escucha, pues está convencido de que la suerte de las almas que tiene delante se ha fijado por secreta decisión divina desde la eternidad”.[22] Aunque Dios,siendo omnisciente, sabemos que conoce todas las cosas.

Dios conoce el futuro de lo que las criaturas con libre albedrío escogerán. El libre albedrío no deja de ser libre debido a que Dios conoce lo que sucederá. Por ejemplo, yo sé que mi hija escogerá comer torta de chocolate en vez de un tazón lleno de ratones muertos y mal olorosos. Si yo fuera a colocar estas dos opciones delante de mi hija, es seguro decir que ella libremente va a escoger uno en vez del otro. El saber esto no le está quitando la libertad a mi hija ya que ella escogerá libremente lo que ha comerse. De igual manera, el hecho de que Dios sepa lo que una persona va a escoger no significa que la persona no tiene la libertad para tomar una decisión. Esto simplemente significa que Dios sabe lo que la persona escogerá. Eso es necesariamente así, ya que Dios conoce todas las cosas (1 Jn 3:20). Además, si una persona fuera a escoger “A” en vez de “C”, Dios sabría lo que la persona escogería.

Ahora bien, si Dios sabe todas las cosas y sabe lo que vamos a escoger, entonces, por definición, nosotros todavía estaríamos haciendo la elección; después de todo, el argumento dice que Dios sabe lo “que vamos a escoger.” Si nosotros vamos a “escoger/elegir algo”, entonces, nosotros estamos tomando la decisión; de lo contrario no sería lógico afirmar que Dios conoce lo que nosotros vamos a escoger. La elección implica la habilidad de decidir entre diferentes opciones. Una vez más y por definición, si Dios sabe lo que nosotros vamos a escoger, entonces, Él sabe que vamos a escoger entre diferentes opciones… de lo contrario, no estaríamos eligiendo nada y la declaración sería ilógica.[27]

El hecho de que Dios sepa lo que nosotros vamos a escoger es una función de Su omnipresencia ya que Él está en todo lugar en todo momento. Si no fuera así, Él no supiera lo que nosotros libremente fuéramos a escoger. Negar que Dios es conocedor de todo, incluso de lo que nosotros vayamos a escoger, es negar Su omnipresencia y reducir Su naturaleza a algo más parecido a nosotros mismos, lo cual sería un error. Sin embargo, algunas personas afirman que Dios no sabe lo que nosotros escogemos libremente. Pero esto no puede ser así ya que esto violaría la enseñanza bíblica de que Dios conoce todas las cosas.[28]

Y como dijo J.C. Ryle,la salvación no se pierde, aun cuando está de moda creer lo contrario

“Un hombre que ha experimentado verdaderamente la gracia de Dios, no puede caer de ella jamás. Si cae en pecado, él será conducido al arrepentimiento tal como sucedió con Pedro. Si se desvía del camino de la justicia, será restaurado tal como David lo fue. No es su propia fuerza lo que le protege. El ha sido escogido por el Padre, Cristo intercede por él y el Espíritu Santo le sostiene. Las tres personas de la trinidad están comprometidas con su salvación.” [23]

Pienso que a este ex-calvinista lo que le sucede,es como bien dijo Adam Smith

“Señor, ud. nunca ha oido el evangelio en toda su majestuosidad”[76]

Pero evitemos nosotros caer en una “Gracia Barata”,como exhortaba Dietrich Bonhoeffer.[43]

Cuanta razón tiene este mártir del nazismo al afirmar que la Gracia es cara porque nos cuesta la vida. Jesucristo dijo: “…el que quiera venir en pos de mi, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame…”

Cuando Jesucristo le dijo al joven rico el costo del discipulado, y éste no quiso pagarlo Jesús no se puso a transar con él, no regateó la Gracia, no le hizo más fácil el discipulado, porque Dios quiere todo de nosotros o nada. Si mi amigo, la Gracia es cara porque nos cuesta la vida. Pero decía Dietrich Bonhoffer,  la Gracia es Gracia porque nos da la vida. El que cree en Jesucristo de su interior correrán ríos de agua viva… el que cree en el hijo tiene la vida… El discipulado tiene un precio, nos cuesta la vida, pero al mismo tiempo nos da la vida. [44]

Gracias Dios por hombres como Lutero,como Zwinglio, como Calvino, o como el pastor Bonhoeffer que supieron decir lo que creían,lo que pensaban,lo que sentían, lo que adoraban.

Dios le bendiga mucho.Cristo le ama.

Continúa…

Notas

[0] http://geniosmundiais.blogspot.com.br/2006/01/biografia-de-joo-calvino.html?m=1

[1] [2]  Juan Calvino, Institucion de la religion cristiana, Libro Primero Cap. III, ed. Felire

[3] Ibid,cap. 2

[4] Ibid,cap. 1

[5] Calvino, Institución de la Religión Cristiana, Libro Primero, cap. I cit en  http://calidris.wordpress.com/2011/06/12/la-humildad-la-confianza-y-la-cruz-en-la-vida-cristiana/

[6] Tim Chester, The Ordinary Hero (IVP 2009) pp.32-33 (en inglés) cit en  http://calidris.wordpress.com/2011/06/12/la-humildad-la-confianza-y-la-cruz-en-la-vida-cristiana/

[7] Manual histórico-dogmático-moral, dirigido á los protestantes convertidos en España a la religion católica, apostólica, romana desde el año 1823 hasta el de 1827 inclusive – Luis Fris Ducos,pag. 77

[8] WIkipedia,cit en español en http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/06/jerome-hermes-bolsec.html

[9] http://www.calvin09.org/es/calvin-actio/jugar/teol-gico/predestination_12/wie-bedeutend-ist-die-praedestination-wirklich-es.html ver tambien https://elteologillo.wordpress.com/2013/06/13/la-doctrina-calvinista-de-la-predestinacion/ para conocer los orígenes de esta doctrina.

[10] Dict. Théol. Cath., II/2, p. 1377. cit en Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 50,ed. Clie

[11] Ibidem, p. 1395; sobre la predestinación: pp. 1406-1412., cit en Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 50,ed. Clie

[12] [13] http://emperadordesnudo.blogia.com/2010/040203–contagio-e-invencion-en-la-iglesia..php

[14] http://poesiadelmomento.com/hispanica/39teologia.html

[15] libro electronico, Juan Calvino, La predestinación y la providencia de Dios,pag.5

[16] Ibid

[17] http://poesiadelmomento.com/hispanica/39teologia.html

[18] documento electronico, Stefan Zweig,Castalion contra Calvino

[19] TRUEMAN, Carl R. The Creedal Imperative. (Kindle Edition) Wheaton: Crossway, 2012. Pos. 191.

[20] J.C. Ryle, Caminando con Dios, Páginas 107-108

[21] Juan Calvino, Institución de la religión cristiana, III, XXI, 5, págs. 728, 729, 733

[22] José M. Martínez y Ernesto Trenchard, Escogidos en Cristo, CLIE, pág. 78-79

[23] http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29310

[24] http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29310 y recomiendo ver https://elteologillo.wordpress.com/2013/06/13/el-principio-protestante-de-sola-scriptura/ y https://elteologillo.wordpress.com/2013/03/15/que-sola-scriptura/ y https://elteologillo.wordpress.com/2012/11/20/el-principio-protestante-de-la-sola-scriptura/ para comprender mejor este tema

[25] https://elteologillo.wordpress.com/2013/04/30/la-importancia-de-los-credos-y-las-confesiones/

[26]  documento electronico, Stefan Zweig,Castalion contra Calvino

[27] http://www.miapic.com/si-dios-conoce-todas-las-cosas-y-conoce-nuestro-futuro-entonces-c%C3%B3mo-es-eso-del-libre-albedr%C3%ADo

[28] http://www.miapic.com/si-dios-conoce-todas-las-cosas-y-conoce-nuestro-futuro-entonces-c%C3%B3mo-es-eso-del-libre-albedr%C3%ADo

[29] Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 27,ed. Clie

[30] Ibid

[31] ibid,pag.27-28

[32] ibi pag 27

[33] ibid,pag 28

[34] http://www.jornada.unam.mx/2011/06/12/sem-esther.html

[35] http://www.swissinfo.ch/spa/sociedad/La_ramera_revolucionaria,_junto_a_Borges_y_Calvino.html?cid=7167540

[36] Entiendo que Borges recibió mucha instrucción académica y que estuvo en el contexto ginebrino donde recibió cierta influencia reformista, pero de ahí a abrazar los valores que proponen algunos historiadores, no me parece una aprewciacion exacta.  Aunque Borges menciona muchas veces la bliblia, los protestantes.  El tema es que también menciona muchisimo lo islámico, lo hinduista, las diversas filosofías.  El afirma que leyó de todo, pero los que conocen bien su obra y en la crítica que se hace de él, no se hallan rasgos definidamente cristianos o calvinistas.  Entiendo que sería lindo que se hubiese convertido y luego asi poder decir que perteneció al bando de los evangelicos o usarlo como puente para predicar de Cristo, que no estoy muy seguro que esto refleje la realidad.  También sería lindo adoptar para nuestra fe cristiana al ilustre ex-presidnete argentino Domingo F. Sarmiento porque él enseñaba a leer sobre una adaptación de los evangelios, pero por eso Sarmiento sería cristiano? A mi no me parece.Por mas buena intención que tenga esta acción,no me parece adecuada.

Sin duda, Borges fue influenciado positivamente por el pensamiento de Calvino y de Lutero a quienes admiró y citó. Pero obviamente, esto no lo convierte en cristiano. Sabemos que hay muchos teólogos y pastores que dedican su vida estudiando la Biblia, pero aun así no son creyentes. No pueden creer porque el Espíritu Santo no ha revivido sus corazones. Son capaces de explicar con seguridad el evangelio y las verdades de la Biblia pero así rechazan las historias en torno a los eventos que no se entendían antes de la era científica. Es solo por el poder e iluminación del Espíritu Santo que una persona puede entender las verdades del evangelio. Por esto, debemos pensar que Borges fue sin dudas, un profundo admirador de la filosofia de Calvino, o sea del pensamiento intelectual del reformador de Ginebra mas que del Espiritu de Cristo en los escritos de Calvino. Un “seguidor de lejos” de Calvino, mas no seguramente un cristiano reformista.

[37] Durante toda su vida, Borges no profesó religión alguna y se declaró algunas veces agnóstico y otras ateo.[77] Sin embargo, por expreso pedido de su madre -católica devota- Borges rezaba un Ave María antes de irse a dormir, [78]y en su lecho de muerte recibió la asistencia de un sacerdote católico.[79] En 1978, en una entrevista del periodista peruano César Hildebrandt, Borges afirma tener la certeza de que Dios no existe.[80]

  • [77] Planells, A. 1989. [http://revistas.ucm.es/fll/02104547/articulos/ALHI8989110135A.PDF «Cristo en la cruz» o la última tentación de Borges] Anales de literatura hispanoamericana 18: 135-152.
  • [78].Caruso, P. Jorge Luis Borges. Consultado el 5 de abril de 2010.
  • [79] Sorela, P. 1986. Borges, ‘forjador de sueños’, fue enterrado en Ginebra. El País. Consultado el 5 de abril de 2010.
  • [80] [HILDEBRANT, Cambio de palabras, 2da edición, 2008 pág. 148]

[URL= http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Luis_Borges]

[38] Schwanitz, Dietrich (2002). La Cultura. Todo lo que hay que saber. Taurus cit en http://es.wikipedia.org/wiki/Predestinaci%C3%B3n#cite_note-Sch-1

[39] C. S. Lewis en Cartas del diablo a su sobrino (The Screwtape Letters) cit en http://es.wikipedia.org/wiki/Predestinaci%C3%B3n#cite_note-Sch-1

[40] http://www.vor.org/ibg/catalogo/pdfdocs/calvinismo.pdf

[41] http://iglesiando.com/2011/09/09/%C2%BFdios-el-autor-del-pecado/

[42] En este punto hay que responder a la tesis de Gordon Haddon Clark, uno de los teólogos que cimentaron esta falsa doctrina sobre Dios.

Este filósofo cristiano propuso una solución al problema del Mal, y esta ha sido una de las piedras del cimiento de esta falsa doctrina. Él le echó toda la culpa a Dios, y después de una manera muy filosófica y lógica dijo que Dios podía ser el autor del pecado, PERO COMO ES DIOS, Y NO TIENE QUE DARLE CUENTAS A NADIE, NI ES RESPONSABLE ANTE NADIE, PUES QUEDA EXONERADO DE SER MALO, O CULPABLE A LOS OJOS DE SUS CRIATURAS.

¿Es esto cierto? Por supuesto que no. Y la Biblia una vez más desmiente la falsedad de esta tesis.

  • “Pues cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por uno mayor, juró por sí mismo, diciendo: CIERTAMENTE TE BENDECIRE Y CIERTAMENTE TE MULTIPLICARE.” (Heb. 6: 13-14 LBLA)

Lo que esto quiere decir, es que cuando Dios hizo el Pacto de Gracia con Abraham, SE HIZO RESPONSABLE DE ESE PACTO ANTE EL MISMO, PORQUE NO HAY NADIE MAYOR A EL. Eso quiere decir, que DIOS ES RESPONSABLE ANTE EL MISMO.

¿Era necesario que Dios jurara? No era necesario, PERO DIOS IMPUSO JURAMENTO, DANDO CON ESO UNA LECCION DE RESPONSABILIDAD ANTE EL PACTO QUE ESTABA HACIENDO.

El dios “clarkiano” es un dios irresponsable, que no solo crea el pecado, sino que ordena cometerlo, y después condena a quien lo cometió. Es un dios que se lava las manos porque “es dios”. El Dios de la Biblia es un Dios responsable, que aun siendo el Mayor, juro por sí mismo que cumpliría lo que prometió. El Dios de la Biblia es responsable ante El mismo, y no viola su misma Ley a expensas de que es Dios.{URL=http://iglesiando.com/2011/09/09/%C2%BFdios-el-autor-del-pecado/]

También dice en Génesis que luego que Dios creo vio que todo era bueno en gran manera(Gen.1:31) Obviamente, el mal,no es bueno para nada.Es totalmente opuesto a lo bueno.

[43] Fue el teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer, quien acuñó la expresión: “gracia barata y gracia cara”. El decía que gracia barata es la predicación del perdón sin arrepentimiento, el bautismo sin disciplina eclesiástica, la eucaristía sin confesión de pecados, la absolución sin confesión personal. La gracia barata es la gracia sin seguimiento de Cristo, la gracia sin cruz, la gracia sin Jesucristo vivo y encarnado. La gracia cara es el tesoro oculto en el campo por lo que el hombre vende todo lo que tiene, es la perla preciosa por la que el mercader entrega todos sus bienes, es el reino de Cristo por el que el hombre arranca el ojo que le escandaliza, es la llamada de Jesucristo que hace que el discípulo abandone las redes y le siga. Es cara porque le cuesta al hombre la vida, es gracia porque le regala la vida, es cara porque condena el pecado, es gracia porque justifica al pecador.[URL= http://raulzaldivar.com/Editorial/GRACIA%20BARATA%20GRACIA%20C.pdf]

[44] http://raulzaldivar.com/Editorial/GRACIA%20BARATA%20GRACIA%20C.pdf

[45]  http://www.gotquestions.org/Espanol/Calvinismo-Arminianismo.html#ixzz2WJL1ZqRl

[46] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap170

[47] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap170

[48] http://www.miapic.com/somos-salvos-por-gracia-o-por-obras

[49] libro electronico, Juan Calvino, La predestinación y la providencia de Dios,pag.5

[50] Ibid

[51] Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 74,ed. Clie

[52] Ibid

[53] http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/06/congruismo.html

[54] Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 77,ed. Clie

[55] http://es.wikipedia.org/wiki/Castellio_contra_Calvino

[56] libro electrónico, Stefan Zweig, Castalión contra Calvino (en torno a la hoguera de Servet),pag. 11

[57] http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/06/molina-y-molinismo.html

[58]  http://es.wikipedia.org/wiki/Castellio_contra_Calvino

[59]  http://es.wikipedia.org/wiki/Castellio_contra_Calvino

[60] Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 77,ed. Clie

[61] http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/05/juan-ecolampadio.html

[62] http://www.laiglesiaprimitiva.com/libros/elrenacimientodelcristianismoprimitivo.html

[63] http://www.menonitas.org/vistaprevia/corranab/conversacion_i-1.htm

[64] http://joyasdelabiblica.blogspot.com/2009/02/teologia-de-la-predestinacioncontraste.html?m=1

[65] http://ielch.cl/v2/wp-content/uploads/2012/06/LOS-FORJADORES-DE-NUESTRA-FE.pdf

[66] http://ielch.cl/v2/wp-content/uploads/2012/06/LOS-FORJADORES-DE-NUESTRA-FE.pdf

[67] Jacobo Arminio (1560-1609) fue un teólogo neerlandés que luego de haber recibido una educación reformada tuvo algunas dudas en cuanto a los dogmas calvinistas de la soberanía de Dios en la salvación y otros temas relacionados. En 1603 Arminio fue nombrado profesor de teología de la Universidad de Leyden. Es aquí donde sus opiniones respecto a la predestinación salieron a la luz pública. Su punto de vista trajo controversia con otro profesor de la Universidad llamado Francisco Gomaro, quien era partidario de la más extrema predestinación. Ambos concordaban en que las Escrituras hablaban de la predestinación.

En lo que no estaban de acuerdo era en la base de la predestinación. Según Arminio, Dios predestinó a los electos porque sabía de antemano que tendrían fe en Jesucristo. Gomara postulaba que Dios predestinó solo a algunos a tener esa fe. Aun antes de la creación del mundo, Dios determinó quienes se salvarían y quienes no.

Los seguidores de Arminio, que fueron conocidos como arminianos, llevaron su posición mucho más lejos que éste. Estos rechazaban tanto el supralapsarianismo (la afirmación de que Dios decretó salvación o condenación antes de la creación), como el infralapsarianismo, (la afirmación de que Dios emitió su decreto de elección después de la caída para redimir a una parte de la creación) así como la opinión de que los electos no podían caer de la gracia, y la teoría de que Cristo no murió por todos sino sólo por aquellos que Él ya había predestinado para salvación. Simón Epicopus, junto a un grupo de personas que fueron conocidos con el nombre de los “Censurantes” formularon la posición arminiana, que fue presentada en el Sínodo de Dort que se inició el 13 de noviembre de 1618.

Los puntos del arminianismo fueron los siguientes:

1.Elección condicional sobre la base del conocimiento previo.

2. Expiación universal limitada solamente por la fe particular del ser humano.

3. Incapacidad natural de cualquier ser humano de obrar el bien, fuera de la gracia divina.

4. Gracia preventiva, que tiene en cuenta todo lo bueno en el género humano. Esta gracia puede ser resistida y hecha ineficaz por la perversa voluntad de un pecador.

5. Perseverancia condicional: aunque Dios provee gracia suficiente para hacer frente a cualquier emergencia, los seres humanos pueden descuidar esta provisión, caer de la gracia y perecer eternamente. Ante estos cinco puntos de los censurantes, el Sínodo formuló lo que actualmente se conoce con el nombre de los “Cincos Puntos del Calvinismo” que son la antítesis de los cinco puntos del arminianismo: predestinación particular, expiación limitada (sólo para los electos), depravación total, la gracia irresistible y la perseverancia final (seguridad eterna incondicional). Al finalizar el sínodo el arminianismo fue considerado ilegal en los Países Bajos Unidos hasta el 1623, pero nunca desapareció por completo.

Más tarde se extendió a Inglaterra, donde básicamente fue adoptado por Juan Wesley y los metodistas. La rama wesleyana del movimiento metodista abrazó vigorosamente una forma revisada de arminianismo, llamada “arminianismo evangélico.”

Este se caracteriza por varios puntos, de los cuales resalta que el ser humano “no ha perdido la facultad de auto-determinación, ni tampoco la habilidad para inclinar su voluntad a fines buenos”. Entre los artículos de fe de la Iglesia del Nazareno encontramos uno que se refiere a este particular, y es el artículo de fe número VII titulado “La gracia preveniente”

Este artículo señala lo siguiente: “Creemos que la creación de la raza humana a la imagen de Dios, incluyó la capacidad de escoger entre el bien y el mal, por tanto, los seres humanos fueron hechos moralmente responsables” Desde esta base entendemos como iglesia arminiana que los seres humanos son responsables de sus acciones y que pueden asumir posiciones positivas para su vida. [URL=http://www.incpapr.net/index.php/publicaciones/articulos-de-interes/94-tradicion-teologica-arminio-wesleyana]

Con el nombre de arminianismo se conoce un movimiento que representa una reacción contra la doctrina calvinista de la predestinación. Debe su nombre a Jacobo Arminio, quien estuvo implicado en un debate público con su colega Francisco Gomar, un rígido calvinista, a principios del siglo XVII. Su posición es que la soberanía de Dios y la libre voluntad humana son compatibles. Para Arminio, la voluntad de Dios, que es amor incesante, fue el factor determinante y el árbitro del destino humano. El movimiento que posteriormente llegó a ser conocido como arminianismo, tendió a ser más rígido que Arminio mismo. El arminianismo holandés se articuló en una declaración doctrinal (Remonstrance) firmada por 45 ministros en 1610 y sometida a los Estados generales holandeses. Los cinco puntos de ese documento afirman:

  • La elección (y la condenación en el día del juicio) estuvo condicionada por la fe o la incredulidad del hombre.
  • La expiación, aunque válida para todos por igual, es eficaz sólo para los creyentes.
  • Sin la ayuda del Espíritu Santo, ninguna persona puede responder a la voluntad de Dios.
  • La gracia no es irresistible.
  • Los creyentes pueden resistir el pecado, pero no está fuera de sus posibilidades caer de la gracia.

El punto crucial del arminianismo es la afirmación de que la dignidad humana exige la libertad de la voluntad. Los arminianos holandeses fueron condenados en el Sínodo de Dort y sufrieron persecución política durante algún tiempo, hasta que en 1630 fueron tolerados legalmente. En el siglo XVIII, John Wesley fue influenciado por el arminianismo, siendo el metodismo esencialmente arminiano.[46]

[68] http://filosofia.org/bjf/bjfc503.htm#c503pt38

[69] La polémica entre arminianos y gomaristas

Ejerció discretamente la docencia en Leiden hasta 1603, cuando Jacobus Arminius ingresó en su misma facultad. Las enseñanzas de este nuevo profesor se oponían al concepto calvinista de la predestinación; y se formó en su torno lo que comenzó a conocerse como una escuela arminiana (posteriormente -desde 1610- como remonstrantes). Franciscus Gomarus, cuyas opinones (similares a las de Calvino o Beza) eran radicalmente opuestas a las de Arminius, identificaba las proposiciones arminianas esenciamente con la antigua doctrina herética del pelagianismo; mientras que por su parte Arminius encontraba las de Gomarus similares al maniqueísmo. Gomarus y Johannes Bogerman (1570–1637), quien posteriormente fue profesor de teología en Franeker, fueron los principales opositores de Arminius, y pasaron a ser denominados como contra-remonstrantes o gomaristas. La relación de ambas posiciones con las denominadas de infralapsarios y supralapsarios (relativas a la interpretación de la caída de Adán -lapsus-) es muy discutida en diversas fuentes.

En dos ocasiones Arminius y Gomarus se enzarzaron en una disputa en sendas sesiones de los Estados de Holanda de 1608. En las reuniones del año 1609 se enfrentaron cinco miembros de cada bando (incluido Gomarus). A la muerte de Arminius, que ocurrió poco después, Konrad Vorstius, arminiano, sucedió a éste en su puesto universitario, pese a la fuerte oposición de los gomaristas. Gomarus, en protesta, dimitió de su puesto y pasó a Middleburg en 1611, donde ejerció como predicador de la Iglesia reformada, enseñando teología y hebreo en una institución recién creada, la Illustre Schule. Para sustituir a Gomarus en Leiden se eligió en 1612 al arminiano Simón Episcopius, lo que generó aún más protestas de los gomaristas.

En 1614 se le ofreció a Gomarus la cátedra de teología de la Academia de Saumur (una universidad hugonote en Francia), donde permaneció cuatro años, tras los que pasó a ejercer como profesor de teología y hebreo en Groninga hasta su muerte. Fue sucedido en 1643 por su alumno Samuel Maresius (1599–1673).

En 1618 Franciscus Gomarus tuvo un destacado papel en el Sínodo de Dort o Sínodo de Dordrecht, donde, apoyado por otros gomaristas como Bogerman o Gisbertus Voetius, consiguió la condena de los arminianos o remonstrantes. Fue decisivo el apoyo que el estatúder Mauricio de Nassau mostró a los gomaristas, en el nuevo contexto político que condujo a la reanudación de la guerra contra la Monarquía Católica.[URL=http://es.wikipedia.org/wiki/Franciscus_Gomarus]

[70] http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/06/el-sinodo-de-dordrecht-1618-1619.html

[71] http://www.orthodox-christianity.com/2013/02/on-the-primacy-of-scripture/

[72] Mas de 30.000 copias del primer salterio de Ginebra completo, de 500 paginas,fueorn impresas por mas de 50 editores frances y suizos diferentes en el primer año,y al menos 27.400 copias fueron editadas en Ginebra en los primeros meses , cit en Joel Beeke, La espiritualidad puritana y reformada, pag.14,25, ed Faro de Gracia

[73] Joel Beeke, La espiritualidad puritana y reformada, pag.15, ed Faro de Gracia

[74] ibid,pag. 75

[75] Leopoldo Cervantes – Ortiz,”Juan Calvino su vida y obra a 500 años de su nacimiento”, pag. 83,ed. Clie

[76] Joel Beeke, La espiritualidad puritana y reformada, pag.198, ed Faro de Gracia

[77] LA “SOLA FE”: SU ORIGEN

Cuando Martin Luther ( Lutero) produjo su Nuevo Testamento en Aleman en 1521, el tradujo Romanos 3:28 asi: “De manera que concluimos que el hombre es justificado por la fe sola sin las obras de la ley.”

La reacción de los teólogos Romanos, incluyendo los mejores Eckius y Faber, no se hizo esperar, Luther fue acusado de “falsificar las Escrituras, de agregar a la Biblia, y destruir la histórica fe de la Iglesia Católica.” Entonces Roma y su autoritativo magisterio declararon: Martin Luther fue un herético! Pues el agregó al Evangelio de Cristo!

LA RESPUESTA DE LUTHER se puede ver en su carta a Cochaleus:

“note si es que Pablo no afirma mas vehementemente que yo, que la fe sola justifica, aunque él no usa la palabra “sola” la cual yo he usado. Pues el dice: “Las obras no justifican, pero la fe justifica, ciertamente él afirma más fuertemente que la fe justifica que yo que digo: “La fe sola justifica….[pues] la cuestión es la relación de fe y obras, si existe algo que se suscribe a las obras en la justificación. Pero ya que el apóstol no atribuye nada a ello [obras], el entonces sin duda el atribuye todo a la sola fe.”  (Ewald M. Plass, “What Luther Says,” (St. Louis: Concordia Publishing House, 1959), P. 707.)

Descargar en formato word (Doc)

Miguel Servet parte 5 (Conclución)


Miguel Servet parte 5

Autor:Paulo Arieu

servat

Realidad de la sociedad en los siglos XIII, XIV, XV Y XVI, Métodos criminales

En nuestro mundo moderno se han cambiado los valores y la forma de pensar drásticamente y es por eso que no se puede hacer un estudio objetivo y menos lanzar un juicio si no nos empapamos antes de la realidad que juzgamos, hacer un juicio desde nuestra perspectiva histórica sería de una injusticia imperdonable.

En nuestro mundo hoy se castiga a los que difieren en materia de política o en materias económicas, pero resulta paradójico pensar en que se castigue a alguien por una diferencia teológica.

Pero hace cuatro siglos atrás, esto no era así. En esos siglos y siglos anteriores un ataque a la teología oficial era considerado un ataque al sistema social imperante y diferencias en teologías sumieron a países como Francia y Alemania en siglos de luchas y centenares de miles de muertos, muchos mas de los achacados a la Inquisición.

En la Edad Media era firme credo popular y de los gobernantes que cuando se suprimía una persona que difería de la Teología Oficial (hereje) se estaba salvando del infierno a sus posibles conversos y a la misma persona.

También tenemos que tener en cuenta que estos siglos fueron siglos donde sin ningún tipo de analgésico de los que hoy conocemos, los dolores ocupaban un lugar diario en la vida del ciudadano, si sumamos a esto las operaciones sin anestesia, las extracciones de muelas por barberos, el bajo índice de vida y todas una serie de factores para nosotros extraños, era una cultura hecha a la indiferencia ante el dolor.

Los procedimientos de la Inquisición nos llaman la atención ahora después de mas de doscientos años, pero en su momento no fueron extraordinariamente llamativos y el hecho que miles de personas se congregaran para ver los autos de Fe dan la medida de lo común del caso.

La forma procesal de la Inquisición fue la misma del estado y de la época, como un caso curioso para dar una idea de la mentalidad de los hombres y mujeres de estos siglos incomprensibles para nosotros

Entre tantos casos puedo citar como ejemplo, el castigo sufrido por los hermanos D’aumaile, que eran los amantes de las nueras de Felipe el Hermoso (Rey Francés).

Estos jóvenes, de entre 17 y 19 años de edad, después de sufrir muchas torturas increíbles fueron atados a la rueda y se les destrozó los huesos uno a uno, se les arrancó la piel con tenazas, se le cortaron los testículos, se descuartizaron por tracción de cuatro caballos y finalmente se les decapitó.

Pero lo mas terrible de todo, es que desde cuatro días antes miles de ciudadanos de todas las clases acamparon en los alrededores para ver el espectáculo y según los cronistas de la época el ambiente “era de feria”, esta conducta reprobable para nosotros era lo común en esos momentos y la nuestra será juzgada igual dentro de tres o cuatro siglos.

La unidad del estado era realmente una necesidad, y la religión,lamentablemente, era lo único que podía unir estados tan dispares como eran los reinos de la naciente España. Un atentado a la religión era un atentado al estado y los reyes de la época así lo entendieron y vieron.

Por ejemplo, la guerra de religión de Francia por teologías causó 90% mas muertes que todas las Inquisiciones juntas y debilitó un estado que podía haber sido mas próspero, igual ocurrió en Alemania.

España salió prácticamente ilesa de esta plaga por la Inquisición y es precisamente la Inquisición Española la que mas ha sido atacada, según lo afirman algunos historiadores.

Tampoco Calvino fue un dechado de caridad, vemos que en sus “institutos”

“Personas que persisten en las supersticiones del anticristo romano deben ser reprimidas por la espada”

En 1547 James Gruet se atrevió a poner una nota criticando a Calvino y fue arrestado, torturado en el potro dos veces al dia por un mes y finalmente sentenciado a muerte por blasfemia, se le clavaron los pies a una estaca y se le cortó la cabeza.

Los hermanos Comparet en 1555 fueron acusados de libertinos y fueron ejecutados y desmebrados para exhibir sus partes en diferentes sitios de Ginebra.

Melanchton, el Teólogo de la Reforma aceptó ser el presidente de la Inquisición Protestante que persiguió a los Anabaptistas. Como justificación dijo

“Porque tenemos que tener con esa gentes mas piedad que Dios?” esto lo dijo convencido de que los Anabaptistas arderían en el infierno.

La Inquisición Luterana se implantó con sede en Saxon, con Melanchton como presidente. Al final de 1530 este presentó un documento donde defendía el derecho a reprimir por la espada a los Anabaptistas, Lutero escribió de su mano una nota que decía “esto es de mi agrado”.

Zuinglio, en 1525 comenzó la persecución de los Anabaptistas en Zurich, las penas iban desde ahogamiento en el lago o en los ríos hasta la hoguera.

John Knox, padre del Presbiterianismo como dijimos quemó en la hoguera a mil mujeres acusadas de brujas en Escocia.

Rosseau dijo de la Reforma

“ la Reforma fue intolerante desde su cuna y sus autores se cuentan entre los grandes represores de la humanidad.”

En sus “Filosofia Positiva” decia

“ La intolerancia del Protestantismo con certeza no fue menor que la del catolicismo y ciertamente mas reproblable”

La violencia no solo se ejerció con los Católicos, los Reformadores fueron entre si enórmemente violentos, veamos la opinión que se merecian entre si:

Lutero dijo de

“Oecolampaius y Calvino y otros herejes similares tiene demonios sobre demonios, corrompido el corazón y la boca mentirosa”

Lutero a la muerte de Zwinglio (1531) dijo

“Esta bien que Zwinglio haya muerto en el campo de batalla, que clase de triunfo y que bien Dios lleva sus negocios!” también dijo “Zwinglio esta muerto y condenado y se lo merece por ladrón y rebelde y por llevar a otros a seguir sus errores”

Zwinglio no se quedó atrás y decía de Lutero

“el demonio se ha adueñado de Lutero a tal grado que hasta nos hace creer que lo tiene en total posesión, cuando se le ve entre sus seguidores totalmente parece que una legión lo ha poseído ”

APOLOGÍA DE MIGUEL SERVET POR ALFONSO LINCURIO

El monumento expiatorio que los calvinistas de Ginebra erigieron en Champel a Servet en 1903, disculpando a Calvino para desvirtuar el verdadero que debió de erigírsele [foto y pie tomados del libro de Pompeyo Gener]

El monumento expiatorio que los calvinistas de Ginebra erigieron en Champel a Servet en 1903, disculpando a Calvino.

EXTRACTO DE LA DEFENSA DE LA FE ORTODOXA, LIBRO DE CALVINO

(posición de Servet)

(razones a favor de la libertad)

(razones a favor de la intolerancia)

EXTRACTOS DE CONTRA EL LIBELO DE CALVINO, LIBRO DE CASTELLIO

OTROS EXTRACTOS, que son –se recogen aquí dada su rareza y su interés, así como relativa brevedad-:

Extractos de la respuesta de Sebastián Castellio a la defensa que el sucesor de Calvino, Teodoro Beza, hizo de él y de la intolerancia, y a su ataque a los escritos en pro de Servet y de la libertad de conciencia (1555)

[El aparente trabalenguas del encabezamiento se despeja recordando la secuencia de los hechos.

1. Como se ha visto, Calvino, por una parte, y Castellio, por otra, publican simultáneamente, pero sin saber uno del otro, en marzo de 1554, Defensio orthodoxce fidei contra prodigiosos errores Michcelis Serveti, y De bcereticis, ara sint persequendi, ambos, primero en latín y poco después en francés. La edición francesa del libro colectivo preparado en Basilea bajo dirección de Castellio lleva pie de imprenta falso: «Pierre Frenon, en Rouen». De hecho, fue impreso en Lyon. Uno de los seudónimos usados por Castellio era Martinus Bellius.

2. El De hcereticis de Castellio y sus amigos de Basilea disgustó enormemente al campo calvinista. Era natural que algún pastor ginebrino o cercano al círculo de Calvino saliera en su defensa. Espontáneamente o instado por él, el humanista Beza, sucesor de Calvino al frente de la congregación ginebrina y del calvinismo, se encargó de la respuesta, que urgía inmediata. El título de la obra de Beza indica claramente su carácter de continuación de la polémica: De bcereticis a civilí magistratu puniendis. Libellus adversus Martini Belli farraginem et novorum Academicorum sectam (‘Sobre que los herejes deben ser castigados por los jueces civiles. Libro contra el fárrago de Martín Bellio y la secta de los nuevos académicos’), Ginebra, septiembre de 1554, Oliva Roberti Stephani. En 1560 la tradujo al francés nuestro conocido Nicolás Colladon.

3. También independientemente, mientras Beza la escribía, Castellio redactó una refutación de la autoapologética Defensio de Calvino, ese Contra libellum Calvini del que acaban de ser reproducidos unos cuantos pasajes, obra que, por avatares no fáciles de comprender, solo fue publicada en 1612.

4. Insiste Castellio, campeón indiscutible de la contienda intelectual por el derecho a la libertad de conciencia, y escribe una larga y detallada contestación al libro de Beza: De bcereticis a civili magistratu non puniendis, pro Martini Belli farragine, adversus libellum Theodori Bezce libellus. Authore Basilio Montfortio (‘De que los herejes no deben ser castigados por los jueces civiles, en pro del fárrago de Martín Bellio y contra el libelo de Teodoro Beza’). Se firma con otro de sus seudónimos: «Basilio Monfort», que ya había empleado en su De hcereticis. El manuscrito lleva como fecha de terminación el 11 de marzo de 1555.

Por otro incomprensible antojo nefasto de la historia, estuvo perdido hasta el año 1938. Ese año el egregio investigador Bruno Becker (1885-1968) lo halló en la biblioteca de la Iglesia Remonstrante de Amsterdam. Lo fue preparando para la impresión y enriqueciéndolo con numerosas y eruditas notas. Los textos originales latino y francés de esa importante obra de Castellio, muy sistemática y claramente escrita, solo vieron la luz en 1971:

Muerte de Servet

¿Qué diré de Servet mismo, si es que permitís mencionar su nombre, pues al momento llamáis servetiano a quien osa hablar de él? Pero yo hablaré de su doctrina, no de su suplicio. Cuando Servet pidió suplicante a vuestro clementísimo Senado que al menos se le otorgara morir decapitado para no caer en desesperación por el insoportable dolor de las llamas, y que, si en algo había pecado, pecaría por ignorancia y deseo de promover la gloria de Dios, cuando pidió esto, decía, y ni siquiera logró del Senado clementísimo el favor de la espada, sino que oyó aquella horrenda e inmisericorde sentencia de arder vivo, y luego, puesto sobre leños, el verdugo le pasó ante los ojos una tea encendida, cuando le estremecía tanto el horror de la hoguera que se le aflojó el vientre; cuando Servet estaba, decía, en tanta angustia, sin esperanza alguna de provecho, placer y honor, sino de máxima infamia, ¿crees que no se habría aferrado a la vida si hubiera pecado a sabiendas? Respóndeme, Beza, y respóndeme como responderías si te hallaras en la misma situación (p. 68).

Diligencia de Calvino para eliminar a Servet

Pero nunca lograrás que creamos que los hombres piadosos de cualquier tiempo son condenados a muerte por mandato de Cristo, y no de Satanás. Ni siquiera lograrás que creamos que en el asunto de Servet fue Calvino imitador de la clemencia de Cristo, a no ser que sea propio de la clemencia cristiana preocuparse por espiar con ojos de Argos a un hombre el primer día que supo que acababa de llegar a Ginebra y por llevarlo del sermón a la cárcel, como para poder disputar con él. Esto es lo que dice Calvino en su libro. O sea, que en Ginebra se arroja a la cárcel a los hombres para discutir, y eso un domingo, día en que, según las leyes ginebrinas, a nadie se puede apresar, a no ser por un crimen capital. Y como no había acusador, Calvino se lo sacó de su cocina, cierto Nicolás, su cocinero, totalmente ignorante en cuestiones servetianas. Después no se quedó tranquilo hasta ver muerto a Servet. ¿Acaso creéis que no se conoce la prisa calviniana por darle muerte? ¿Que hizo enviar un mensajero a Viena para averiguar la sentencia contra Servet y luego ministros a ciudades helvéticas para que en ellas fuera condenado? Digo cosas que todos saben. Me callo las que solo los prudentes: que se enviaron cartas a todas partes para perder a Servet, se destituyó a quienes se olfateaba no eran lo bastante sanguinarios para dictar sentencia y se promovió a otros de cuyos prejuicios se tenía constancia. Todo esto, y mucho más, no lo sabe Dios solo, sino muchos de nosotros con seguridad y certeza.

¿Y luego osáis hablar de la clemencia de Cristo y llamaros imitadores suyos? ¿Cuando vuestro pueblo sabe y proclama (si puede, por miedo a Calvino) que ningún hombre y clase de hombres es más vengativo que Calvino y los calvinianos? ¿Queréis velar estas cosas y ocultar la verdad con vuestra autoridad y elocuencia? ¿No sabéis que hay un Dios que enreda a los sabios en su propia sabiduría? ¿Ignoráis que quienes antes de vosotros usaron esos ardides ya han sido descubiertos, en gran parte por la luz de Dios? Id, subid a la cima de los montes, impedid que de oriente salga el día; pero saldrá. Serán descubiertas en breve vuestras mañas por la luz de la verdad, como si vosotros nunca pusierais en evidencia a vuestros adversarios frailes. Ninguna calumnia, elocuencia, prudencia, fuerza o poder os protegerá de que pronto os señalen con el dedo, como vosotros habéis señalado a otros (pp. 78-79)

Dos partidos en Ginebra

El mundo no puede juzgar la herejía. Responderás que no el mundo, mas sí un juez cristiano, no la herejía, sino al hereje. Y nosotros te pediremos que nos digas qué es ser juez cristiano. Responderás que los ginebrinos y quienes estén de acuerdo con ellos, como los suizos, pues aduces la muerte de Servet como ejemplo de hereje matado justamente.

Volveré a preguntarte, ante todo, cómo es que a Jerónimo Bolsee, condenado por los ginebrinos, le absolvieron y aceptaron los de Berna, y cómo es que a Simón Sultzer, condenado por estos, le aceptaron los de Basilea y le nombraron su supervisor. ¿A cuál de esos jueces hay que considerar cristiano?

Además, como en la misma Ginebra hay dos facciones en el Consejo, una calvinista, cuyo jefe es Amblard Corne, y otra anticalvinista, guiada por Ami Perrin, capitán militar de la ciudad, pregunto: ¿a cuál hay que tener por cristiana? Pues se oponen tanto como el fuego y el agua, de modo que al discutir asuntos aprueba una lo que la otra niega, como ocurrió en el de Servet, en cuya condena no quisieron estar presentes Ami Perrin ni Pierre Vandel.’ Si llamas cristiana a la calvinista, ojo: pues si acaso cae Amblard, quitada de un platillo de la balanza parte del peso, se inclinará a la otra y habrá que revisar los juicios. Condenados por los calvinistas serán absueltos por los anticalvinistas, como ya ocurrió pero al revés: viviendo Jean Philippe, líder de estos, fueron arrojados Farel y Calvino; muerto él y prevaleciendo Michel Balthasar, líder de los calvinistas, pudieron volver. Es decir, a cualquier cambio político o serán tenidos por cristianos los anticalvinistas o no será cristiano el tribunal de Ginebra, y no se mantendrá su veredicto sino cuando prevalezca la facción de Calvino (pp. 101-102).

La condena de Servet

Bien sabemos, Beza, con qué mañas fue apremiado Servet, que, soléis jactaros vosotros, fue condenado por juicio de todas las iglesias helvéticas, y aunque esto fuera verdad, no se seguiría que se le condenó en justicia, no más que a esas iglesias que Lutero condena como heréticas. Pero en cuanto a Servet, no es verdad lo que dices. Pues sabemos que su asunto se trató entre unos pocos pastores principales amigos de Calvino. Otros cuyo ánimo era ajeno a derramar sangre o no fueron llamados para dictar sentencia, o no se atrevieron a protestar por miedo a los más poderosos para no ser tenidos por servetianos. Pocos de ellos, pues, firmaron con su nombre. En cuanto a los jueces civiles, ni siquiera fueron consultados Pero, aunque concedamos que todos, pastores y profesores, consintieran, ¿consintió, por ello, toda la Iglesia? A no ser que llaméis Iglesia —al modo de quienes condenáis— solo a la gente de letras, al margen del pueblo profano. ¡Oh, artes tan poco liberales! Si tal hacéis a un nivel tan elemental de poder, ¿qué haríais si alguna vez mandarais tanto como el papa? (p. 103)•

Crueldad

Es menester señalar vuestra malicia y crueldad. Que el castigo ni se suavice ni se suprima, sin atender a las consecuencias. En lo cual te muestras contrario a la benignidad divina. Porque Dios es propenso a la misericordia y la extiende a mil generaciones, mientras que su ira solo a cuatro .261 Más aún: si hay en Sodoma diez justos, preferirá perdonar a toda la ciudad que perderlos con toda ella. ¿Qué digo diez? Solo por Lot retrasa el castigo, sin permitir destruirla antes de que él salga. Vosotros, al contrario, preferís matar a todos los justos, aunque hermanos vuestros, antes que salvar a vuestros adversarios con ellos. Pues habiendo llegado nuestro siglo al culmen de su iniquidad (como Cal-vino escribe en el prefacio a su libro contra Servet), 161 y por eso tiene los peores jueces (pues el mundo los produce cuales el mundo mismo es), vosotros, que les entregáis la autoridad de ajusticiar a herejes, seréis causa de que, si siguen vuestro consejo, maten siempre a quienes ellos mismos o sus teólogos tengan por herejes. Pero tendrán por tales no solo a herejes, sino a todo cristiano que diga la verdad, la cual siempre engendra odio.

Iglesia y libertad

En cuanto a que niegas que el ministerio de la Iglesia pueda subsistir sin apoyo del poder civil, te referirás a la tuya, que, carente de caridad, solo se apoya en la fuerza. La Iglesia de Cristo no solo sin él, sino también frente a él resurgió y permaneció mientras contó con auténticos discípulos de Cristo. En cuanto se durmieron, tuvieron que recurrir al sostén del poder (p. 105).

Ginebra 1533

En el plano de Ginebra en la época de Servet. Ángel Alcalá, quien lo incluye en su edición de Restitución del cristianismo de la Fundación Universitaria Española de 1980, figura 22, procedente de Emile Doumerque, Jean Calvin, vol. III, Lausanne, 1899. En su nota, que queda lamentablemente cortada, Alcalá señala que el via crucis de Servet partió del “Hotel de Ville” ; en la parte inferior derecha, recorrió, hacia la derecha, la “Rue de l’Hotell de Ville”, atravesó la “Port du Chateau”, el “Bourg de Four” y la “Rue des Peyroliers” y salió por la “Porte St. Antoine” hacia el montículo de Champel, donde estaba colocada la hoguera, preparada para recibir nada menos que a un hombre.

En nuestros días

El monumento expiatorio que los calvinistas de Ginebra erigieron en Champel a Servet en 1903, un siglo despuésHijos respetuosos y agradecidos de Calvino, nuestro gran Reformador, pero condenando un error que fue el de su siglo, y firmemente adheridos a la libertad de conciencia, según los verdaderos principios de la reforma y del Evangelio, hemos elevado este monumento expiatorio el 27 de octubre de 1903

Annemasse: monumento a Miguel Servet (1908-1941, 1960-)

En 1902 Pompeyo Gener (1848-1919), que asistía en Ginebra al Congreso internacional de librepensadores (que se celebró del 14 al 18 de septiembre, con cuatrocientos delegados y casi dos mil asistentes, y en donde quedó constituida la Federación universal de librepensadores), presentó al pleno de ese Congreso la siguiente proposición, que fue aceptada por unanimidad:

«Los abajo firmados, delegados de diversos puntos en el Congreso internacional del librepensamiento, piden que, en reparación del martirio de la hoguera hecho sufrir al inmortal Miguel Servet por el fanático Calvino, se erija un monumento con la estatua del ilustre mártir, en Champel, en el propio sitio en que fué quemado vivo.»

Renuentes los ginebrinos ante tal proyecto, reivindicador de Miguel Servet como víctima de Calvino, se apresuraron a levantar otro monumento a Servet, que neutralizase el proyectado, y en el que ofreciendo cierto recuerdo vergonzante del médico y teólogo español, se justificasen las actividades de Calvino:

«Hijos respetuosos y agradecidos de Calvino, nuestro gran Reformador, pero condenando un error que fue el de su siglo, y firmemente adheridos a la libertad de conciencia, según los verdaderos principios de la reforma y del Evangelio, hemos elevado este monumento expiatorio el 27 de octubre de 1903.»

Esta declaración fue redactada por el teólogo francés Emilio Doumergue (1844-1937), calvinista ardoroso y militante, profesor en la Facultad de Teología protestante de Montauban, y autor de una famosa y voluminosa biografía de su compatriota el reformador Juan Calvino.

Nada mejor que leer lo que nos dejó escrito el propio Pompeyo Gener sobre el proyectado monumento nunca levantado y sobre el pedrusco que sirvió de contra monumento al cumplirse los 350 años de la vivicremación del español, pedrusco que se mantiene desde hace ya más de un siglo en un discreto lugar frente a la trasera del Hospital cantonal de Ginebra, en Champel (en la confluencia de la rue Beau-Séjour con la avenue de la Roseraie), sitio muy apropiado para acordarse del triste Calvino y sus alucinados seguidores:

«El año de 1902, después de algún tiempo de no haber estado en Suiza, emprendimos un viaje a Ginebra, y hallándonos en dicho punto algunos días durante el mes de septiembre a propósito de varios Congresos internacionales allí habidos, pudimos notar el alto espíritu de justicia que reinaba en la hermosa ciudad helvética, sobre la memoria del malogrado Miguel Servet. No sólo eran los librepensadores los que acusaban a Calvino de haber cometido el enorme crimen de privar a la Humanidad de que uno de los genios más fecundos diera todo su fruto, sino que hasta había protestantes liberales que reivindicaban nuestro compatriota, con tanto ardor como los librepensadores, sosteniendo que Calvino había sido un fanático estrecho de miras que había hecho más daño que bien á la doctrina evangélica {(1) «Hoy –exclama F. de Sechickler, en el Bulletín de la Societé de l’Histoire du protestantisme– la cruel condena de Servet, estigmatizada por los adversarios de la Reforma, es objeto de tristeza y de remordimiento para los buenos protestantes.»}. Y algunos hacían el panegírico del ilustre doctor español, considerándolo como uno de los principales jefes de la Reforma. Un pastor protestante {(2) Henry Tollin, Michel Servet-Portrait-Caractere, pág. 46} llegó a decir de él, presentándolo como un apologista del cristianismo: «Renuncia a los placeres, a los honores, a la influencia que en la Corte de Carlos V, con el ilustre Quintana, su maestro, le estaban asegurados. El placer más grande de su vida consiste en haber encontrado una Biblia; desde entonces no tiene más que una sola pasión: Jesús. Ser el paladín de Jesús y revelarlo tal cual es al mundo entero que no lo comprende, tal es el objetivo de su vida. Todo lo que se opone a Jesús, al amigo de su corazón, lo combate y lo derriba con todo el ardor de un caballero español.  El mundo pertenece a Jesús, su amigo. Por este Jesús, el salvador histórico del mundo, el propio hijo de Dios, reivindica el derecho de posesión sobre la Iglesia, derecho que quiere disputarle esa frívola doctrina de la Trinidad escolástica, que contradice, a la vez, la Biblia y la razón. Gracias al amor de Jesús, no permite que se detenga en su marcha la autoridad de la Escritura, en honor del Santo de los Santos. Así afirma que debe de ser sometida a la autoridad de la Escritura la doctrina que divide a Dios en tres personas. El trató, por su amigo celeste, de convencer a los jefes de la Reforma, y su respuesta fue anatema proscripción y muerte.»

Y a este tenor, vimos varias otras publicaciones de los evangelistas avanzados. Hasta los protestantes conservadores, acérrimos calvinistas, confesaban que había sido un error de Calvino y lo excusaban invocando lo de las costumbres duras de la época, de las necesidades políticas del momento, de la presión de las masas. En esto celebróse en la Universidad de Ginebra el Congreso internacional de la Libertad del pensamiento, y conociendo a fondo la cuestión, y en especial la personalidad de Servet, tanto científica como filosófica y teológica, nos creímos en el deber de formular la forma concreta de la reparación o mejor de la reivindicación que Ginebra debía de tributar al ilustre descubridor de la Circulación de la sangre.

Así presentamos la siguiente proposición al Congreso en pleno, el que firmaron otros cuatro delegados, siendo votada por unanimidad entre ruidosos aplausos:

«Los abajo firmados, delegados de diversos puntos en el Congreso internacional del librepensamiento, piden que, en reparación del martirio de la hoguera hecho sufrir al inmortal Miguel Servet por el fanático Calvino, se erija un monumento con la estatua del ilustre mártir, en Champel, en el propio sitio en que fue quemado vivo. –Firmado: P. Gener, Ferrero, Belén Sárraga, Soriano, Lozano.»

En aquel momento, leyó la proposición el profesor señor Ferrero. Varios individuos del Municipio de Ginebra, y del Consejo Cantonal, prometieron su apoyo omnímodo, al cual se adhirieron luego los demás. Nombróse una comisión internacional, y ésta, a su vez, delegó a otras subcomisiones el encargo de promover la suscripción para la erección del monumento. La ciudad de Ginebra daría el terreno, el arquitecto y creo que el material de construcción. En España se nombró una sub-comisión, y aquí se quedó la cosa. Y la sub-comisión española nada ha hecho aun siendo la que hubiera tenido que llevar la iniciativa en este asunto. Para que no quede en olvido mártir tan ilustre, ahora que, precisamente en este mes de Octubre, uno de estos días, (el 27), cumplen los 350 años del suplicio de este ilustre genio.

En un periódico suizo se lee {(1) Este periódico y la fotografía, que de la roca expiatoria reproducimos, nos la remitió nuestro amigo el genial poeta Angel Guimerá, al llegar de un viaje a Suiza.} que se ha levantado a la memoria de Miguel Servet un monumento en los alrededores de Ginebra. Luego hemos visto fotografías y la descripción de dicho monumento. Según resulta el monumento en cuestión, es sólo una sencilla roca, rodeada de una verja, con una lápida conmemorativa, situado en un recodo de uno de los caminos de Champel, y no en el sitio donde fue quemado el ilustre descubridor de la circulación de la sangre.

La inscripción es la siguiente:

«El 27 de octubre de 1553, murió en la hoguera, en Champel, Miguel Servet, de Villanueva de Aragón, nacido el 29 de septiembre de 1511. Hijos respetuosos y agradecidos de Calvino, nuestro gran Reformador, pero condenando un error que fue el de su siglo, y firmemente adheridos a la libertad de conciencia, según los verdaderos principios de la reforma y del Evangelio, hemos elevado este monumento expiatorio el 27 de octubre de 1903.» {(1) La inscripción en francés: «Le 27 octobre 1553, mourut sur le bûcher à Champel, Michel Servet, de Villeneuve d’Aragon, né le 29 septembre 1511. Fils respectueux et reconnaissants de Calvin, notre grand Réformateur, mais condamnant une erreur qui fut celle de son siécle, et fermement attachés á la liberté de conscience selon les vrais principes de la réformation et de l’Evangile, nous avons élevé ce monument expiatoire le 27 octobre 1903.»}

A esto, un tal Choisy, en su Historia de la Teocracia en Ginebra, escribió que

(…) Yo no veo más que un martir sublime y un malvado horrible: Servet y Calvino, y en el primero un genio, un sabio, un filósofo que estaba en la verdadera vía de la perfección humana; y en el otro un criminal fanático, estrecho de miras, enemigo de la vida, que quería extremar los dogmas ascéticos cristianos de renunciación, hasta hacerlos remontar a las secas teorías jehovistas de Israel. ¡Gloria al primero! ¡Horror y vilipendio eterno para el segundo! No habiendo podido conseguir que se le levante ese monumento en que soñábamos, le dedicamos un libro para probar lo grande que fue, y lo injusta y horrible de su condena. Barcelona, 23 noviembre 1903. P. Gener.» (Pompeyo Gener, Servet: reforma contra renacimiento, calvinismo contra humanismo, Casa editorial Maucci, Barcelona 1911, páginas 3-11 y 15-16.)

Conclución

Concluyendo lo relacionado con este trágico acontecimiento, diría que Miguel de Servet fue un hereje obstinado y fanático humanista, y que no fue suficientemente prudente, ya que el conocía perfectamente la mentalidad de sus contemporáneos. Pero en aquella época, no lo entendían así los hombres. Y por cualquier motivo, los tribunales religiosos inquisitorios te condenaban a la pena capital.

Considerar a Miguel Server reformado o protestante es algo arriesgado, pero debido a muchas de sus ideas, el español estaba más cerca de los planteamientos protestantes que de los católicos. Lo que podemos decir sin duda, es que Server, tal vez por su martirio, se convirtió en el más reconocido y admirado de los heterodoxos.

Pero también Calvino fue riguroso y de espíritu intolerante. El no debería haber mandado a perseguir a este hombre.  Pienso que se debería haberlo dejado en paz y que Dios se encargara de él. Pero Calvino no lo entendió así. Hay que ver que estas eran épocas de mucha intolerancia. Pero hoy en dia, vivimos todo lo contrario. La tolerancia que nos rodea, hace que la iglesia caiga en la apostasía.

Aunque respetamos y valoramos profundamente las enseñanzas de este tremendo reformador y gran teólogo biblista Juan Calvino, lo mejor que podemos hacer es llevar su persona a la cruz, para poder ver a Cristo  a través de sus notables enseñanzas y así ver que brille la luz de Jesús. Porque no hay otro nombre digno de adoración que el nombre de nuestro Señor Jesús.

Pero tambien velemos para que el fuego del Espíritu Santo arda en nosotros, y la enseñanza apostólica se mantenga pura, y no sea necesario que nuevos reformadores tengan que hacer su denuncia profética sobre nosotros y nuestra fe contemporánea.

Cristo le ama, Dios le bendiga mucho.

————–

Notas:

[0] https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Ecolampadio

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Sebasti%C3%A1n_Castellion

[2] “The Reformation”; Encyclopaedia Británica, 11° edition; http://www.1911encyclopedia.org/The_Reformation 26/09 22:45.cit en http://www.otromenguante.cl/algokleer/temas/t-lareforma.htm

[3] Schaff, Phillip y Shaff, D.S; “The Reformation”; New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge, Vol. IX; Baker Books House; Grand Rapids, USA; 1953; p. 417.cit en http://www.otromenguante.cl/algokleer/temas/t-lareforma.htm

[4] Ibíd.; p. 420.cit en http://www.otromenguante.cl/algokleer/temas/t-lareforma.htm

[5] http://www.otromenguante.cl/algokleer/temas/t-lareforma.htm

[6]  http://www.geocities.com/fdocc/servety.html

[7] http://www.geocities.com/fdocc/servety.html

[8] http://www.geocities.com/fdocc/servety.html

[9]  http://historiaparaeldebate.blogcindario.com/2007/11/00003-el-calvinismo-de-miguel-servet.html

[10] http://www.desiringgod.org/resource-library/articles/what-we-believe-about-the-five-points-of-calvinism?lang=es

[11] http://www.filosofia.org/lugares/001/g017.htm

Fuentes bibliográficas consultadas 

Descargar los cinco articulos en uno solo en formato PDF

Miguel Servet parte 3


Miguel Servet parte 3

Autor:Paulo Arieu

El éscandalo

Lamentablemente, ni la mediación de Calvino por su vida, pudieron salvar de la hoguera a este notable médico. No caigamos en el error de desautorizar las enseñanzas de Calvino y cuestionar su moral, ni por lo de Servet, ni por su énfasis en la predestinación que es una doctrina bíblica, pero que cuando se saca de contexto, provoca confución. Tampoco confundamos calvinismo con hipercalvinismo, que son sistemas teológicos distintos. Pienso que es muy interesante para nosotros como cristianos, en este tiempo, reflexionar en base a lo que el predicador puritano Jonathan Edwards dijo en el prefacio de su libro “La Libertad de la Voluntad”:

No tomaría del todo inoportuno ser llamado calvinista, por alguna distinción: aunque rechazo una completa dependencia en Calvino, o una creencia en las doctrinas que sostengo, porque el las creyó y también las enseño; y no puedo ser cargado con creencias de cada cosa que él enseñaba.[0]

El reformador liberal Sebastian Castellio le reprochó duramente a Calvino su intolerancia y su fanatismo y proclamó la libertad de conciencia en asuntos de fe, un principio que luego ha sido fundamental en la tradición religiosa unitaria.

Tal grande fue el escándalo que se suscitó por el hecho de que se quemara a un hombre en la colina de Champel, situada entonces a las afueras de Ginebra [al menos fue escándalo para los no fanáticos, es decir, para los que no estaban tan imbuidos del celo religioso –tanto luteranos, calvinistas como católicos- como para ver necesario que se quemara a un hombre, esto es, que se le impidiera seguir pensando, escribiendo, discutiendo, etc…] que el mismo Calvino tuvo que salir a defender su acción.

Para ello, Calvino escribió un libro titulado Defensio orthodoxae fidei de sacra Trinitate, contra prodigiosos errores Michaelis Serveti hispanis… (1554), que vio una edición francesa, el mismo año, titulada Declaration pour maintenir la vraye foy que tiennent tous Chretiens de la Trinité des persones en un seul Dieu. Par Jean Calvin. Contre les erreurs detestables de Michel Servet Espaignol… en el que Calvino defiende la interpretación tradicional del dogma de la Trinidad –común, por cierto, a calvinistas y católicos-y justifica el asesinato de Servet.

Curiosamente el libro sirvió para divulgar el contenido de la discusión teológica que Servet y Calvino mantuvieron durante tres intensos días en la celda ginebrina. Algunos historiadores afirman que las actas mismas del proceso también se conservan, aunque en mal estado.

Todo ha quedado restituido finalmente para conocimiento del público en general dentro del vol. I de la Obras Completas de Miguel Servet editadas por Prensas Universitarias de Zaragoza, Institución “Fernando el Católico”, Instituto de Estudios Altoaragoneses, Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón.

Sebastian Castellio

Sebastian Castellio fue uno de los primeros humanistas que elevaron su voz en contra del acto de Calvino. Es por ello necesario saber esto de tan gran personaje

Sébastien Châteillon, latinizado Castalio, luego Castellio y finalmente Castellion (Saint-Martin-du-Fresne, Ain, 1515 – Basilea 1563) fue un humanista, biblista y teólogo cristiano francés. Es posible que su familia fuera valdense, ya que en el siglo XIII discípulos de Pedro Valdo procedentes de Lyón se habían refugiado en la región de Bugey.

En 1535 Castellion ingresó en el Colegio de la Trinidad en Lyón, donde conoció obras de los humanistas de la época y las Instituciones Cristianas de Juan Calvino, y se adhirió a las ideas de la Reforma Protestante.

En 1540 viajó a Estrasburgo para reunirse con Calvino, y luego marchó con él a Ginebra. Allí fue designado director del Collège de Rive. Castellion se distinguió entonces por sus innovaciones pedagógicas, y publicó los Dialogi Sacrés, una selección de la Biblia que fue muchas veces reimpresa en toda Europa.

Sostuvo posteriormente divergencias teológicas respecto a Calvino, debido a que Castellion mantenía que, literalmente, Jesucristo, después de su muerte, “descendió a los infiernos” (al lugar de los muertos) como dice el Símbolo de los Apóstoles; mientras que Calvino interpretaba esto como una alegoría referida a la angustia.

Por otra parte, Castellion opinaba que el origen del Cantar de los Cantares era un poema erótico. Para completar, Calvino acusó a Castellion de haber denigrado la imagen del clero, por llamar a los líderes eclesiásticos al autoexamen. Estas divergencias le impidieron en 1544 ejercer como pastor.

Castellion tuvo, pues, que desplazarse a Basilea, donde al principio sufrió una situación de pobreza extrema, y pudo sobrevivir atrapando listones de madera sin dueño que flotaban en el Rin tras las inundaciones. Más adelante consiguió un empleo como corrector de imprenta, después como lector de griego, y finalmente fue nombrado profesor de la Universidad de Basilea.

La conciencia es libre», añadió.

De haerectis presentó una antología de textos de padres de la Iglesia, como Lactancio, San Juan Crisóstomo, San Jerónimo, San Ambrosio y San Agustín de Hipona, contra la ejecución de herejes. Añadió las opiniones al respecto de Erasmo y de varios protestantes.

Definió a los herejes como

“aquellos que no están de acuerdo con nuestra opinión”. Afirmó que los cristianos que se engañan a sí mismos, hasta el punto de justificar la persecución religiosa, son peores que cualquiera a quien pretendan “convertir”.

Reclamó la libertad de culto:

“que los judíos o los turcos no condenen a los cristianos, y que tampoco los cristianos condenen a los judíos o a los turcos… y nosotros, los que nos llamamos cristianos, no nos condenemos tampoco los unos a los otros… Una cosa es cierta: que cuanto mejor conoce un humano la verdad, menos inclinado está a condenar”.

Teodoro de Beza respondió al libro de Castellion con El castigo de los herejes por los magistrados, y Calvino con la Defensa de la fe contra los errores de Miguel Servet. Luego lograron que en Basilea se prohibiera la publicación de la réplica de Castellion, Contra libellum Calvini, a la vez que hicieron diversas gestiones para lograr que Castellion fuera despedido de su puesto en la universidad, donde, por el contrario, se consolidó un círculo académico en torno suyo, integrado por Celio Curione, Martín Celario, David Joris, Bonifacio Amerbach y los impresores Pedro Perna y Juan Oporino. Un debate público sobre la ejecución de herejes tuvo lugar en Berna en 1555.

En 1560 se desató la primera de las ocho olas sucesivas de guerras religiosas en Francia, y entonces Castellion publicó Conseil à la France Désolée reclamando la tolerancia y anunciando, con treinta años de anticipación, la solución que daría el Edicto de Nantes: “dos religiones para un reino”. Murió, sin embargo, cuando se le había abierto un proceso judicial por herejía, en medio de la indiferencia general. Sólo Montaigne le rindió homenaje en sus ensayos.

Dios los bendiga mucho.

—————

Miguel Servet parte 4


Miguel Servet parte 4

Autor:Paulo Arieu

Proyección de sus ideas

Su clara denuncia del fanatismo y su defensa de la libertad de conciencia situó a Castellion a la izquierda de la Reforma Protestante. Abrió el camino a Pierre Bayle (1647-1706), quien le consagró una extensa nota en su Dictionnaire Historique et Critique; a Rabaut Saint-Etienne (1743-1793), quien introdujo la libertad de conciencia en la Declaración de los Derechos del Hombre; y a Ferdinand Buisson (1841-1932), uno de los fundadores del laicismo francés.

Mayor fue su influencia en Holanda por medio de los seguidores de Jacobus Arminius, y en el mundo anglosajón a través de Locke y Milton. Castellion es conocido también por sus trabajos bíblicos, y se le considera como uno de los fundadores de la crítica moderna. Tradujo la Biblia al latín en 1551 y al francés en 1555. La traducción francesa sólo fue reeditada en 2005.

Aunque Miguel Servet fue el principal precursor espiritual del unitarismo moderno, Sebastián Castellion fue el primer pensador de la Reforma protestante que antepuso la razón natural, la ley natural, a la revelación, por lo que es considerado el primer unitario en un sentido moderno. En cuanto a la Filosofía, fue precursor de los grandes racionalistas clásicos, como Spinoza y Descartes.

Stefan Zweig publicó en 1936 en alemán el libro Castellio contra Calvino, que para muchos fue una voz de aliento contra el nazismo en un momento decisivo.

Zweig escribió:

Desde el punto de vista del espíritu, las palabras “victoria” y “derrota” adquieren un significado distinto. Y por eso es necesario recordar una y otra vez al mundo, un mundo que sólo ve los monumentos de los vencedores, que quienes construyen sus dominios sobre las tumbas y las existencias destrozadas de millones de seres no son los verdaderos héroes, sino aquellos otros que sin recurrir a la fuerza sucumbieron frente al poder, como Castellion frente a Calvino en su lucha por la libertad de conciencia y por el definitivo advenimiento de la humanidad a la tierra.

Pero no fue Castellio el único en escribir en contra de Calvino. Un humanista español, por ahora sin identificar, que firmaba como Alfonso Lincurio de Tarragona escribió también un interesante alegato sobre el holocausto de Servet. Es, por todo ello, muy recomendable leer con detenimiento la serie de Documentos que el profesor Ángel Alcalá incluye en su Miguel Servet, Obras Completas. I. Vida, muerte y obra. La lucha por la libertad de conciencia. Documentos, edición de Ángel Alcalá, Prensas Universitarias de Zaragoza, Institución “Fernando el Católico”, Instituto de Estudios Altoaragoneses, Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2003, pp. 287-359.

Las Persecuciones Protestantes.

Los romanistas justifican sus matanzas religiosos diciendo que “los protestantes también perseguían.”

Es cierto, según comentan los historiadores, que Juan Calvino consintió en la muerte de Miguel Servet. También los luteranos alemanes mataron a unos pocos anabaptistas. Eduardo VI de Inglaterra ejecutó en seis años a dos católicos (en los 5 años siguientes María romanista quemó a 282 protestantes).

Isabel I ejecutó, en 45 años. a 187 romanistas, la mayor parte por complots de insurrección o de asesinato, y no por herejía. En Massachusetts, en 1659, los puritanos ahorcaron a 3 cuáqueros, y en 1692 hubo 20 ejecutados como hechiceros.

Al protestantismo puede imputársele algunos cientos de mártires, O cuando más unos pocos miles; pero los muertos por Roma suman incontables millones. Aun cuando la Reforma era una lucha por la libertad religiosa, algunos reformadores fueron lentos en dar a otros lo que buscaban ellos mismos.

Pero el principio fundamental del movimiento era contrario a la persecución por motivos religiosos.

Lutero dijo, “discutamos acerca de esto”; el Papa contestó, “Someteos, u os quemaremos.”

Aun cuando los reformadores mismos retenían a veces algún residuo de la intolerancia romanista en el que ellos habían nacido, su doctrina era la de que el cristianismo debía propagarse sola y exclusivamente por medios intelectuales, morales y espirituales.

En los países protestantes. ya en el 1700 toda persecución había cesado, pero en los romanistas todavía seguía.

Los reformadores son nuestros precursores espirituales.

Los reformadores son nuestros precursores espirituales. Aunque en algunas cuestiones secundarias es posible que tengamos alguna diferencias con ellos, es a ellos a quienes les debemos el rescate de los elementos fundamentales de la fe que hoy tenemos. Por eso debemos estarles agradecidos y recordarlos.

Por otro lado, debemos recordar su historia, porque nada nos libra de caer en la corrupción y tradicionalismo de la iglesia de aquella época.

Luego de dar a conocer sus 95 tesis, la historia dice que Martín Lutero hizo la siguiente oración:

“Señor Dios, Tú me has puesto en tarea de dirigir y pastorear la Iglesia. Tú ves cuán inepto soy para cumplir tan grande y difícil misión, y si yo lo hubiese intentado sin contar contigo, desde luego lo habría echado todo a perder. Por eso clamo a Ti. Gustoso quisiera ofrecer mi boca y disponer mi corazón para este menester. Deseo enseñar al pueblo, pero también quiero por mi parte aprender, yo mismo, continuamente, y manejar tu Palabra, habiéndola meditado con diligencia. Como instrumento tuyo, utilízame. Amado Señor, no me abandones en modo alguno, pues donde yo estuviera solo, fácilmente lo echaría todo a perder. Amén”. [5]

Continúa…

Dios lo bendiga

Miguel Servet parte 2


Miguel Servet parte 2

Autor:Paulo Arieu

servat

Introducción

Miguel Servet. Nació el 29 de Septiembre de 1511 en Vilanova de Sixena, Obispado de Lérida. Su padre era notario y recibió una esmerada educación. Su vida azarosa y las  persecuciones a que estuvo sometido por sus ideas religiosas le obligó a cambiar de nombre en varias ocasiones lo que motivó que se le conociese también por Miguel de Vilanova o de Villeneuve, Serveto, Revés…

A Servet se le puede considerar un autentico sabio. Recibió una fuerte formación en matemáticas, geografía e historia y en lenguas. En Barcelona fue donde conoció a Juan de Quintana que después sería consejero y confesor del Emperador Carlos V. Servet a los diecisiete años ya estaba matriculado en Toulousse para cursar Derecho. Ya entonces comenzó a despertar su inquietud por la lectura de la Biblia, consiguiendo una traducción del judío español Cipriano de Valera y de los Loci Theologici de Melanchthon. esas lecturas le inclinaron por dedicarse a fondo a la teología. En aquellos momentos estos temas estaban palpitantes por la presencia en la escena de Lutero.

Juan de Quintana consiguió llevárselo a Italia y Alemania con el sequito de Carlos V. Ello le permitió asistir en Italia a la coronación del Emperador y luego, en Alemania, conocería a los principales jefes de la Reforma. En Basilea entro en contacto con Ecolampadio, reformador, pero que, incluso se alarmó ante las tesis antitrinitarias de Servet motivo por el cual echó a Servet de mala manera. Mas eso mismo le sucedería en Estrasburgo y tuvo otro enfretamiento con Zwinglio.

Lejos de calmarse Servet profundiza aun mas en sus posicioes y en 1531 publica en Haguenau ( Alsacia ) su Tratado ” De Trinitatis erroribus libri VI ” en cas del librero Juan Setzer. La obra se suprimió en Ratisbona y los reformadores la persiguieron duramente. Volvio a la carga un año después con otra obra ” Dialogorum de Trinitate, libri duo; de Justitia Regni Christi et de charitate, capitula quartor ” exhalando un gran panteísmo místico. Los reformadores le atacaron duramente y le amenazaron de muerte. Esta situación unida a que su amigo Quintana había muerto empujaron a Seervet a abandonar Alemania, la teología y se marchó a Lyón.

Servet en Lyón adoptó el nombre de Villeneuve y dijo ser navarro, natural de un pueblo de Tudela. Vivió merced al trabajo que realizaba en la imprenta de los hermanos Trechsel. Colaboró en la impresión de la Geografía de Tolomeo. Sus apuntes al texto fueron de tal interés que se ha llegado de decir que Servet fue el creador de la etnografía y geografía comparada. Luego conoció a Sinforiano Champer que había sido fundador de Colegio de Medicina de Lyón. Servet tenia conocimientos de medicina que había adquirido en Italia pero ahora  esta nueva amistad le animó a continuar el estudio de las ciencias médicas. Por ello marcho a Paris para estudiar junto a Silvio, Farnel y Vasalio. En Paris llego a conseguir bastante fama. Descubrió la circulación de la sangre y realizó una descripción minuciosa de la circulación pulmonar  y del juego de la respiración en la transformación de la sangre venosa en sangre arterial. Asimismo describió la acción de las válvulas del corazón  en los movimientos de diástole y sístole que se realiza a partir de la vida extrauterina.

Sus ideas en Medicina y el deseo de aplicar nuevos métodos de su invención le llevo a escribir en 1537 su obra “Syruporum universa ratio ad Galeni censuram diligentere exposita” que le enfrentó con la Facultad.

Servet, hereje y obstinado

Miguel Servet, fue un teólogo, científico y médico aragonés (adelantado a su tiempo), conocido por haber descubierto la circulación pulmonar de la sangre y por haber sido quemado en la hoguera por instigación del hereje Calvino. Fue excomulgado de la fe cristiana con justa razón, ya que el era un hereje antitrinitario obstinado y fanático, que no fue lo suficientemente prudente para escuchar las exhortaciones de sus contemporáneos, ya que el conocía perfectamente la mentalidad de sus contemporáneos.

Pese a todos los enfrentamientos académicos Servet continuaba , paralelamente, con sus estudios de teología. En esa época conoce a Juan Calvino con quien se enfrentó duramente. Su situación en Paris era ya insostenible y se marchó a Charlieu junto al medico Rivoire. Despues fue nuevamente a Lyón donde escribio las notas a la “Summa” de Santo Tomas  que publicara Juan Frelon. Mas tarde fue a Viennes y desde allí realizo varios viajes a Italia. El Obispo Paulmier le nombro médico de cámara con alojamiento en su propio palacio. Servet se concentro en la creación de su doctrina sobre el Cristianismo puro que vertió en su obra ” Restitución del Cristianismo ” que publico en 1546. Por su parte y en posición contraria Calvino publicó “Institución o Constitución Cristiana”.

En aquella época, por cualquier motivo, los tribunales religiosos inquisitorios te condenaban a la pena capital.  Pero también Calvino fue riguroso y de espíritu intolerante. Pienso que El no debería haber mandado a perseguir a este hombre. Creo que se debería haberlo dejado en paz y que Dios se encargara de el. Pero Calvino no lo entendió asi. Eran épocas de mucha intolerancia.Lo normal era ser intolerante.

El Diccionario de la lengua dice que Servet,

Fue amigo de Calvino durante algún tiempo, pero luego se convirtió en adversario suyo. Negó los dogmas católico-romanos, fue perseguido por la Iglesia Francesa; refugióse en Ginebra, donde esperaba encontrar algún apoyo en su antiguo amigo Calvino; éste, para vengarse de sus ataques filosóficos, le acusó como hereje y le hizo condenar a ser quemado vivo, suplicio que sufrió Servet el 27 de octubre de 1553, en una plaza de Ginebra. Fue uno de los hombres más sabios de su tiempo.[6]

Las ideas de Servet eran un todo indisoluble que iba de la medicina, a la religión y a la política. Servet vivió los días más turbulentos de los enfrentamientos religiosos de la Reforma.

“Servet -dice Allen G. Debus- era un radical religioso, en una época en que era peligroso ser disidente”.[7]

Servet era un arriano obstinado que pensaba que sus razonamientos serían capaces de convencer a quien quisiera escucharlo, pero nadie quiso hacerlo, ocupados como estaban en imponer sus propias ideas.

Considerar a Miguel Server reformado o protestante es algo arriesgado, pero debido a muchas de sus ideas, el español estaba más cerca de los planteamientos protestantes que de los católicos. Lo que podemos decir sin duda, es que Server, tal vez por su martirio, se convirtió en el más reconocido y admirado de nuestros heterodoxos.[8]

Y así fue que se encontró con la muerte en la hoguera, de la mano de los inquisidores católicos.

La ejecución de Servet produjo una controversia y una crítica a Calvino, e influyó en Laelius Sozzini (Lelio Socino (1525-1562), italiano perseguido por la inquisición, del que su sobrino, Fausto Socino (1539-1604), reunió a los antitrinitarios en la iglesia de los hermanos polacos y escribió: De auctoritate sanctae scripturae… Otro estudioso de la Biblia y destacado científico que vivió el suficiente tiempo para estudiar y registrar sus observaciones, quien rechazó el distorsionado concepto trinitario acerca de Dios después de un minucioso estudio de la Biblia, fue Sir Isaac Newton, quien irónicamente trabajó en el “Trinity College” de Cambridge, en Inglaterra.[9]

Servet estaba convencido de que la unión de la iglesia con el estado a partir de Constantino había constituido una gran apostasía, y que el Concilio de Nicea, al promulgar la doctrina trinitaria, había ofendido a Dios.

El acababa de escapar de las cárceles de la inquisición católica en Francia, donde se le seguía proceso por herejía, y se vio obligado a pasar por Ginebra, donde fue reconocido cuando fue a escuchar a Calvino predicar.

Fue arrestado, y Calvino preparó una lista de treinta y ocho acusaciones contra él. Puesto que Serveto era un erudito, y además había sido acusado de herejía por los católicos, el partido que se oponía a Calvino en Ginebra adoptó su causa.

Pero el gobierno de la ciudad les pidió consejo a los cantones protestantes de Suiza, y todos concordaron en que Serveto era hereje. Esto acalló a la oposición, y se resolvió condenar a Serveto a ser quemado vivo, aunque Calvino trató de que en lugar de ello se le decapitara, por ser una pena menos cruel.

La muerte de Serveto fue duramente criticada, principalmente por Sebastián Castellón, a quien Calvino había hecho expulsar de la ciudad por interpretar el Cantar de los Cantares como un poema de amor. A partir de entonces ese incidente se ha vuelto símbolo del dogmatismo rígido que reinaba en la Ginebra de Calvino. Y no cabe duda de que hay mucho de verdad en esto.

Pero no se olvide que en la misma época, y en diversas partes de Europa, tanto católicos como protestantes estaban procediendo de manera semejante contra quienes consideraban herejes.

El propio Serveto fue condenado a la hoguera por la inquisición francesa, que no pudo llevar a cabo su sentencia por la fuga del reo. En todo caso, después de la ejecución de Serveto la autoridad de Calvino en Ginebra no tuvo rival, sobre todo por cuanto los teólogos de todos los demás cantones suizos protestantes le habían prestado su apoyo, al tiempo que sus opositores se habían visto en la difícil situación de defender a un hereje condenado tanto por los católicos como por los demás protestantes de Suiza.

En 1559 Calvino vio cumplirse uno de sus sueños, al ser fundada la Academia de Ginebra, bajo la dirección de Teodoro de Beza, quien después sucedería a Calvino como jefe religioso de la ciudad. En aquella academia se formó la juventud ginebrina según los principios calvinistas.

Pero su principal impacto se debió a que en ella cursaron estudios superiores personas procedentes de varios otros países, que después llevaron el calvinismo a ellos. Hacia el fin de sus días, Calvino preparó su testamento y se despidió de sus colaboradores. Farel, que se había dedicado a proseguir la obra reformadora en Neuchatel, fue a ver a su amigo por última vez. Murió el 27 de mayo de 1564.

Servet escribió otro tratado “Christinismi restitutio”, obra que podía haber sido el detonante de otro movimiento de importancia capital. Pero es obra llego a las manos de Calvino, que ya estaba enfrentado con Servet, y prohibió su venta. Calvino influyo en la denuncia interpuesta ante el Inquisidor de Lyón, el padre Mates Ory. Condenado a muerte Servet huyo de Francia con dirección a Italia mas al pasar por Suiza fue arrestado en Ginebra el 13 de Agosto de 1553. Calvino puso en juego todo su poder e influencia para que se ejecutase a Servet lo que sucedió el 27 de octubre: atado a una columna, con una corona de pámpanos con azufre y un ejemplar de su obra “Christianismo Restitutio” fue quemado en la hoguera.

Sebastián Castellio.(Wikipedia)(*)

Yo, personalmente, me identifico mas con lo que pensaba y hubo escrito el teólogo y biblista de aquella época, Sebastian Castellión – a quien Calvino expulsó de la ciudad por afirmar que el Cantar de los Cantares era un poema erótico – quien reaccionó a la ejecución de Miguel Servet por los calvinistas en Ginebra el 27 de octubre de 1553, escribiendo un libro y diciendo que

«Matar a un hombre no es defender una doctrina, es matar a un hombre. Cuando los ginebrinos ejecutaron a Servet, no defendieron una doctrina, mataron a un ser humano; no se hace profesión de fe quemando a un hombre, sino haciéndose quemar por ella», escribió. «Buscar y decir la verdad, tal y como se piensa, no puede ser nunca un delito. A nadie se le debe obligar a creer. La conciencia es libre», añadió.[1]

Esta frase es – de acuerdo a mi modo de entender la fe cristiana – una gran expresión de nobleza, pero a la luz de la manera de pensar reformadora, es muy probable que suena como muy humanista. Pero yo la veo mas cerca de la tolerancia de nuestra época y también del pensamiento que ha caracterizado históricamente a los evangélicos bautistas que al ala mas estricto del reformismo calvinista.

Fue en el año 1553, que Miguel Servet, un español exasperante y no ortodoxo se abrió paso hasta la ciudad de Ginebra. Este hombre era profundamente religioso, de profesión médico y teólogo heterodoxo aragonés, criticó la doctrina de la Santísima Trinidad en su libros De Trinitatis Erroribus (”Sobre los errores de la Trinidad”, 1531), Dialogorum de Trinitate (”Diálogos sobre la Trinidad”, 1532) y Christianismi Restitutio (”Restitución del Cristianismo”, 1553), afirmando que esta doctrina carecía de una suficiente base bíblica y racional. Lo cual obviamente es erróneo.

Pero este oponente de Calvino, no aceptó las recomendaciones y las exhortaciones de Calvino y cayó bajo la condenación de los romanistas y de los evangélicos por sus ataques a las doctrinas de la Trinidad y de la persona de Cristo. Por proteger su propia concepción errónea de Dios, fue perseguido por herejía por la Inquisición y también por los protestantes.

Calvino persiguió vigorosamente a Servet, en Ginebra fue apresado por algunos de sus seguidores y fue condenado a morir en la hoguera, por negar la Trinidad y ademas por suspender el bautismo de niños. La sentencia fue ejecutada el 27 de octubre de 1553.

Pero Servet  y sus ideas, influyeron notablemente en varios de sus contemporáneos.Creo que él ganó mas con su muerte que con sus ideas, ya que llama mas la atención su martirio innecesario que sus herejías. Incluso, hay muchos hoy en dia que toman a Servet como una paladín de la libertad intelectual. Hay hasta científicos evolucionistas que he leido en internet, que conocen de su pensamiento.

Fue en el año 1554, con el seudónimo de Martinus Bellius, que publicó De haerectis an sint persequendi, libro que fue un ataque frontal a la tesis según la cual los herejes deben ser ejecutados, obra que lo enfrentó definitivamente con Calvino y que fue traducida al castellano por Casiodoro de Reina, bibliografía de la cual ya cité..

No sabemos a ciencia cierta sobre la educación que recibió de Miguel, aunque sus biógrafos nos hablan de una facilidad precoz para el estudio, dominando varios idiomas en su adolescencia (latín, griego y hebreo y era muy versado en matemáticas y filosofía escolástica) A los catorce años entró al servicio de Juan Quintana, un erudito monje franciscano. A la edad de diecisiete años fue enviado a Toulouse para estudiar derecho En la universidad leyó la Biblia, algo totalmente prohibido en España. Allí descubrió por primera vez, que el concepto de Trinidad no se exponía explícitamente en el texto, pero si implícitamente.

Después de dos cursos, el joven Miguel, decide acudir a la llamada de su antiguo preceptor Quintana, que se había convertido en confesor de Carlos V. Fue testigo de la coronación del emperador en Bolonia. Escandalizado del boato de la curia romana,dejó la ciudad para ir a Basilea con la intención de unirse a los reformados. Permaneció unos meses en la casa del pastor Ecolampadio. Después de graves desencuentros, Miguel marchó hacia a Estrasburgo, donde conoció a los reformadores Bucer y Capito. En 1531 publicó De Trinitatis Erroribus Sobre los errores de la Trinidad . Servet creía que los protestantes tras leer su libro, abandonarían rápidamente la doctrina de la Trinidad.

La mayoría de los reformados se opusieron a las ideas de Servet. Melanchton dijo acerca del libro: “En cuanto a la Trinidad, ya sabes que siempre he temido que algún día el tema estallara. ¡Buen Dios, cuántas tragedias esta cuestión acarreará a las generaciones futuras!”

Después del revuelo formado, Miguel Servet intentó escribir un libro más conciliador con su Dialogorum de Trinitate o Diálogos sobre la Trinidad, publicado al año siguiente. Pero lo cambios que realizó eran tan pequeños y su afirmaciones tan tajantes que la agria polémica se agravó. Sus libros fueron confiscados y se le advirtió que no visitara varias ciudades protestantes. En el bando católico también fueron condenadas sus obras y en 1532 la Inquisición le conminó a regresar a España para ser juzgado. Su hermano Juan, que era sacerdote, intentó convencerle para que volviera a casa. Servet, atemorizado por todo lo sucedido intentó esconderse y pasar desapercibido. Años más tarde, recordaba así aquellos años: Se me perseguía por todas partes para ser arrastrado hasta la muerte.

Bajo el nombre falso de Michel de Villeneuve se instaló en Paris, donde estudió Matemáticas y Medicina en la universidad. Pero en la vieja Sorbona, la agitación religiosa era aún peor que en Suiza. Nicolás Cop, rector de la universidad, fue obligado a abandonar la ciudad tras el discurso de apertura del nuevo curso. En Paris Servet y Calvino se conocieron, aunque al poco tiempo el segundo tuvo que huir de la ciudad. Al año siguiente Calvino, arriesgando la vida, decidió regresar a París para disputar con Miguel Servet, pero el español no se presentó a la cita, seguramente por miedo a ser descubierto. Miguel Servet abandonó Paris, ganándose la vida como corrector de pruebas. Tras este breve paréntesis Servet retomó sus estudios de medicina. En 1538 ya tenía el título de doctor, colaborando con varios médicos famosos. Pero sus ideas innovadoras en medicina, sobre todo en lo relacionado con la circulación pulmonar, le trajeron muchos problemas. No se sabe con certeza si fue Miguel Servet o un contemporáneo suyo quien primero hizo este descubrimiento, a pesar de todo, Servet fue el primero en publicarlo.

En 1538 Servet fue condenado por la universidad, el Parlamento y la Inquisición, por mezclar la medicina y la astrología. De nuevo huyó, para instalarse primero en Lyon, y después en Viena, convirtiéndose en médico personal del arzobispo Pierre Palmier. Durante doce años de vida tranquila en Viena, nada hacía presagiar el trágico final de Servet.

Continuando con su labor literaria, en 1542, publicó una nueva edición de la obra de Ptolomeo suavizando algunos de sus ideas, pero su proyecto más ambicioso era la edición de la Biblia de Pagnino, completada en siete volúmenes en 1545. Con esta edición, realizó la primera crítica moderna al texto bíblico.

A pesar de todo, Servet seguía interesado en la teología, por lo que publicó su tratado teológico, Christianismi Restitutio o La Restauración del Cristianismo. No pudo evitar reanudar su agria polémica con un viejo conocido, Juan calvino, con el que reanudó una agitada relación epistolar desde 1546. Calvino ya había escrito su Institutio Christianae Religioniso o Institución de la Religión Cristiana y era el líder espiritual de Ginebra.

Hasta ese momento, la teología de Calvino apenas había tocado el tema de la Trinidad, pero tras una acusación por Pierre Carola de unitarista, de la que Calvino fue absuelto por un sínodo en Lausana, Calvino se empeñó en combatir cualquier signo de unitarismo.

Servet envió a Calvino un manuscrito de su todavía inédita Restitutio. Calvino le correspondió enviándole un ejemplar de su Institutio, pero Miguel Servet se lo devolvió repleto de anotaciones, que ridiculizaban su texto. Calvino, cansado de esta estéril disputa, decidió interrumpir la correspondencia.

De manera provocativa Miguel Servet envío un ejemplar de su Restitutio a Calvino. En el texto se incluían treinta cartas de Servet enviadas a Calvino. Calvino, enfadado, reveló la verdadera identidad de “Villeneuve” a la Inquisición de Viena. Tras su arresto e interrogatorio, Servet escapó de la cárcel. Pero tenía pocos sitios donde refugiarse. Perseguido en España, Italia, Francia, amenazado en Suiza y otras ciudades de Alemania. Al final optó por el norte de Italia, donde creía que sus textos eran bien acogidos, pero inexplicablemente se dirigió después hacia Ginebra.

Una vez en la ciudad se presentó en la iglesia donde solía predicar Calvino, alguien le reconoció y fue arrestado y juzgado por herejía ante las autoridades de la ciudad.

La acusación presentada por Nicolás de la Fontaine en contra de Miguel Servet, en el Ayuntamiento de Ginebra, acusaba a Miguel Servet de no aceptar la Trinidad y de no aprobar el bautizo celebrado durante la niñez. Una vez condenado, Calvino pidió que Miguel Servet fuera decapitado, para que no sufriera tanto, pero el Ayuntamiento insistió en que fuera quemado en la hoguera.

Miguel de Servet mantuvo la compostura hasta el último momento. Muriendo entre las llamas, se dice que gritó: ¡Oh, Jesús, Hijo del Dios Eterno, apiádate de mí! Farel, que había presenciado la ejecución, comentó que Miguel Servet, desafiante hasta el final, podría haberse salvado si en su lugar hubiese gritado: Jesús, el Hijo Eterno. Unos meses más tarde, Miguel Servet fue ejecutado en efigie por la Inquisición de Francia.

La muerte de Miguel Servet abrió entre los reformados. un debate acerca de la tolerancia. Algunos estuvieron a favor la condena como el caso del magistrado italiano Gribaldo, pero otros como David Joris escribía desde Basiliea a los distintos gobiernos de las ciudades protestantes de Suiza para pedir clemencia. Pero la mayor parte de los líderes reformados apoyaron la ejecución de Miguel Servet, como Melanchthon que refiriendose a ella comento que era un ejemplo piadoso que merecía ser recordado para toda la posteridad. Calvino nunca mostró el menor arrepentimiento por ella. Utilizada por los católicos durante años para criticar a los reformados.

Una obra anónima sobre el castigo de los herejes, pedía la tolerancia. Gracias a obras como esta se abrió en debate sobre la cuestión del castigo o la tolerancia de las herejías, consiguiendo un mayor grado de tolerancia. A pesar de que, durante un tiempo, los herejes fueron ocasionalmente castigados con la muerte en algunos países protestantes, desde ese momento, la oposición a la pena máxima se había extendido de forma general. La muerte de Miguel Servet contribuyó a una mayor apertura hacia la libertad religiosa.

Servet, no era ni ateo ni agnóstico. Esta afirmación rotunda está firmemente apoyada por su confesión final, mientras era quemado en la hoguera:

Oh, Jesús, Hijo del Dios Eterno, apiádate de mí! Pero nuestro argumento viene apoyado, por otros comentarios de Servet.

En una carta escrita en la cárcel, en la que se defiende de las acusaciones de Calvino, Servet escribió que

Juan Calvino falsamente me acusa de haber dicho lo que sigue: [i] Que las almas son mortales. [ii] Que Cristo únicamente adquirió de la Virgen María una cuarta parte de su cuerpo. Se trata de cosas horribles. Entre todas las herejías y todo los delitos, no existe ninguno tan grande como pretender que el alma es mortal. En todo lo demás, puede haber esperanza de salvación, mientras que no la hay con tal herejía. Quien lo pretenda no cree en la existencia de Dios, ni en la justicia, ni en la resurrección, ni en Jesucristo, ni en las Sagradas Escrituras ni nada más. Sólo cree que todo muere y que el hombre y la bestia son una misma cosa. Si yo hubiera dicho o escrito tal cosa, yo mismo me condenaría a muerte”.

Con esta declaración Servet confirma que condena el ateísmo quien lo pretenda no cree en la existencia de Dios…Si yo hubiera dicho …tal cosa…me condenaría a muerte… Servet tenía un concepto distinto de la iglesia, el no quería reformarla, quería restituirla a su estado primitivo,aunque con algunas doctrinas hereticas que estaban en su mente.

La restitución, expresada en su libro Christianismi Restitutio, publicado en Viena en 1553. Esta obra estaba dirigida a los teólogos, nos confirma muchas de sus creencias. En ella ataca al papado y transmite una fe puramente cristocéntrica al afirmar: Ahora Cristo no está muerto, como para tener necesidad de un sucesor; ni ausente como para requerir un vicario o un regente. Cristo vive, Cristo nos basta, Cristo nos está presente y está a nuestra disposición realmente como pontífice .

Servet, nos narra su conversión al decir que ” la causa que me fue encomendada por un cierto impulso divino para que la defendiese yo, que estaba celoso de tu verdad. Comencé esta tarea en otro tiempo, y ahora de nuevo me siento movido a proseguirla.”

Nieto nos anuncia por último, que había en la tenaz lucha de Servet contra Calvino cuando nos dice que las cartas a Calvino y el enviarle el manuscrito de Restitutio, y al final su propio enfrentamiento con él, era su deseo de realizar la suprema misión de convertirlo. Servet creía en el fondo que el único capaz de entender sus proposiciones teológicas, que sólo era tiempo que las aceptara, en ese sentido era más calvinista que el propio Calvino, esperando que terminaría por creer lo que él defendía [el arrianismo].

Continúa….

Dios lo bendiga mucho

———

(*) http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/05/sebastian-castellion.html

imagen:

http://img16.imageshack.us/img16/8601/0miguelservet22.jpg