La Salvación: Se pierde o no se pierde?


La Salvación: Se pierde o no se pierde?

por Paulo Arieu

se-pierde

Recuerdo cuando cursé la última materia del Seminario Bíblico. La profesora que nos dio esta materia (Apocalipsis), estaba enseñando y de repente, lamentablemente empezó a hablar “disparates”. Le pedi permiso para opinar y le dije:Profesora,ud. está enseñando arminianismo puro, lamentablemente,y esta herejía ya ha sido juzgada por la Iglesia hace mas de 400 años atras.  Porque dije esto? Porque ella estaba diciendo a los alumnos que no es verdad que se es salvo siempre salvo. Terrible error teológico !!!
Lamentablemente no es la primera vez que discuto de esto con alguien. No hace mucho con un pastor amigo,hablabamos de lo mismo. Se pierde la salvacion? Si o no?

Las opiniones estan divididas. Católicos y Pentecostales dicen que la salvación se pierde. Los bautistas, comunmente, afirman que no se pierde. O sea, afirmamos salvo siempre salvos. Las dos grandes corrientes sobre la doctrina de la salvación son la Calvinista (de Calvino) y la Arminianista (de Arminio). Estas dos fracciones han estado en una discusión continua acerca de un pregunta predominante en la vida cristiana: ¿La salvación se pierde? Ambos grupos reconocen que la salvación es por fe, esto es, no por obras, sino solamente por la gracia de Jesús (Efe 2:9), en este punto están de acuerdo. La diferencia más grande radica en que la doctrina de Calvino establece que la salvación NO SE PUEDE PERDER, y la Arminiana que SÍ SE PUEDE PERDER luego de haberla tenido.

R.C. Sproul explica un poco de historia acerca de este debate que, como expliqué,  lleva varios siglos.

Este asunto tan crucial para los creyentes, ha desatado gran controversia a través de la historia de la iglesia, lo que ha conducido a una diversidad de respuestas a la pregunta. Durante el siglo XVI, la Iglesia Católica Romana disputaba con los reformadores porque estos decían que la persona solo puede ser justificada por la fe, y al ser justificada, puede tener seguridad de su actual estado de salvación. Pero los reformadores hacían una distinción entre seguridad de salvación —es decir, certeza de que uno actualmente es salvo, sin ningún comentario sobre si uno permanecerá salvo— y la perseverancia de los santos —la certeza de que uno seguirá siendo salvo hacia el futuro eterno. Roma niega la doctrina de la seguridad eterna e incluso niega la doctrina de la seguridad de salvación excepto para un especial grupo selecto de santos tales como la Virgen María o Francisco de Asís. Puesto que Roma siempre ha enseñado que uno puede cometer un pecado mortal y así perder la gracia salvadora, se opuso al concepto reformado de perseverancia o seguridad eterna. Dentro de la propia Reforma, había una disputa entre luteranos y reformados porque muchos teólogos luteranos adoptaron la postura de que una persona puede tener una seguridad presente de salvación, pero que la fe salvadora puede perderse, y con ella, la justificación. En el desarrollo posterior de las iglesias reformadas, hubo un fiero debate en Holanda. Un grupo denominado los remonstrantes modificaron el calvinismo holandés y argumentaron en contra de la perseverancia de los santos, y tomaron la postura de que la salvación puede perderse.[0]

Como usted ha podido leer, el debate continúa a pesar del paso de los siglos. Pero la Salvación no se pierde, amado lector, porque no es una obra que depende de nosotros, sino que es un regalo eterno que nos da Dios a sus escogidos. Según Juan 5:24: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”, la  salvación cambia nuestros destinos eternos. Pero hay muchos cristianos que por ignorancia teológica dicen que la salvación se pierde. También,incluso, hay muchos ministros que manipulan a sus congregaciones diciéndoles que pierden la Salvación porque han pecado y se caen de la Gracia a cada rato !Y les meten miedo en sus corazones!

Pero amigo lector, la Palabra de Dios es bien clara, por cuanto todos pecaron, por que justo no hay ninguno, Dios sabe que todos somos pecadores. Porque desde que el hombre pecó en el huerto del Eden, el pecado lo llevamos en la carne. Pero cuando recibimos y confesamos a Cristo como nuestro Señor y Salvador personal, naciendo de nuevo, en ese momento uno no se convierte en una persona perfecta sino en un pecador justificado ante Dios y perdonado. Por cuanto un hombre pecó (Adan), el pecado pasó a todos los hombres (la humanidad). Pero por la gracia y el amor inmerecido de nuestro Señor Jesucristo es que somos salvos, si es que hemos creído de corazón en su sacrificio redentor en la cruz. Este regalo de Dios, lo adquirimos mediante la fe en el sacrificio perfecto de Jesús en la cruz. O sea, insisto: La salvación es por medio de la fe en Jesucristo. Pero que curioso, hay Pastores que predican correctamente a las personas la gracia de Dios salvadora por medio de la fe. Pero un tiempo después, los quieren sacar por su conducta momentáneamente errónea.
Cuando Dios hace el regalo de la Salvación no la condiciona, no hay un versículo de la Biblia donde se diga que lo que se da se quita. Dios no es hombre para mentir. Usted debe vivir según el Evangelio por amor a Dios.

¿Que pasa cuando se peca? Lo primero que sucede se rompe la Comunión con Dios, porque Dios no puede tener relación con el pecado.
Lo segundo si no confiesa su pecado usted entristece al Espiritu Santo que habita en usted, y si usted sigue viviendo en pecado al final apaga el Espíritu Santo y cuando se apaga usted se comporta como un mundano y las defensas espirituales se derumban y entonces la persona se convierte vulnerable ante cualquier tentación.
Que pasó con su Salvación. La perdió? NO, la Salvación no la ha perdido pero usted se ha alejado momentáneamente de su Creador. Pero es por eso que usted tiene que volverse a El, confesar su pecado; y Dios que es fiel y justo lo va a perdonar, porque Dios es bueno, es tambien fiel a sus promesas y justo para justificarnos por nuestros errores. 1 Juan 1:9 dice “Si confesamos nuestros pecados” él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
¿Por que dice fiel y justo y no bueno y misericordioso? Porque la cuestión del pecado no existe mas para el creyente; fue solucionada entre Dios y Cristo, nuestro sustituto y ahora es nuestro abogado a la diestra de Dios. Todos los pecados del creyente fueron expiados en la cruz. Si alguno no hubiese sido perdonado por el Señor, entonces se perderia eternamente, pues es imposible que un alma pase la entrada del santuario con el mas minimo de los pecados. Si nuestros pecados no fueron expiados por la muerte de Cristo, ninguna confesión, ni oraciones, ni ayunos, ni ningún otro medio podrá expiarlos.
Por cada pecado se pierde las bendiciones y todo pecado trae consecuencias, porque Dios disciplina a sus hijos. Ahora bien en el versiculo Dios nos dice: …tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.
Hebreos 6:4-6 “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. Según el libro de los Hebreos que fue escrito para los Judios el Judaismo creía que hay que derramar la sangre de un animal segun la ley mosaica para cubrir sus pecados. Pero cuando Jesús vino a Juan, Juan dijo: he aqui el cordero que quita los pecados del mundo.
Atención con el versiculo Mateo 24:13 “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”. No utilice este versículo para mala enseñanza. En este versiculo se refiere a los años de tribulacion que vendrán sobre la Humanidad.
Segun Juan 10:27-29 dice “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre”. Amado lector, ni el mismo diablo te puede quitar la salvación, porque  mayor es aquel que esta en mi [Cristo] que aquel que está en el mundo[el diablo]
La Salvación que Dios nos da, es eterna por la fé, porque por gracia soy salvo. Todos somos pecadores pero vuelvo a repetir esto: todos somos pecadores que por la gracia y misericordia de Dios hemos sido justificados. Desde el momento que usted busca del Señor, se congrega lee la Biblia habla de la palabra de Dios a sus conocidos, todo esto demuestra que usted quiere estar en Comunión con Dios.
Romanos 8:35 dice “¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte?”

Gloria a Dios, si la Salvación no se pierde ¿Entonces voy a vivir la vida loca? Un hijo de Dios no quiere hacer los deseos del diablo sino la voluntad del Padre, si obedecer a Dios no  está en su corazón, usted no sabe lo que significa amar a Dios. Si usted vive la vida recta por temor a Dios, usted está creciendo espiritualmente, pero cuando lo haces por el amor al Señor que uno siente, es porque ya usted ha conocido a Dios. No vivir una vida de santidad seria vivir una gracia barata, muy barata.
La Biblia no necesita de códigos para ser entendida, la Salvación no está limitada a mi conducta perfecta. Pero ahora bien, Amados lectores, me preocupa el aspecto teológico de los que creen que la Salvación se pierde ¿Saben por que? porque si usted cree que pierde la salvación usted puede perder el gozo  de ser salvo, ¿Por que? Porque la salvación que es por medio de la fe,trae al alma un gozo impresionante. Si se pierde ese gozo, es posible que haya sido porque no ha tenido la fe suficiente para creer que El le ha salvado eternamente y para siempre.

Amado lector, este tema es sin dudas, un tema bien delicado. Pero le comparto algunas razones bíblicas por las cuales creemos que la salvación no se pierde:

1. Porque el cristiano está sellado con el Espíritu Santo para el día de la redención  (Efesios 1:13-14).

2. Porque nadie lo puede arrebatar de la mano de Cristo (Juan 10:28).

3. Porque nadie lo puede arrebatar de la mano del Padre (Juan 10:29).

4. Porque la vida obtenida en el nuevo nacimiento es de Dios, y por tanto, ya no puede morir (Juan 3:3,5; Romanos 6:9-11).

5. La salvación se obtiene por fe, no por obras, y se conserva de la misma manera, por la fe (Efesios 2:8-9; Colosenses 2:6).

6. La salvación es un regalo de Dios, y nadie que da un regalo lo vuelve a quitar; y por supuesto, Dios menos (Romanos 6:23).

7. Cristo nunca rechazará a los que ha recibido (Juan 6:37).

8. Porque se invalidaría el bautismo, ya que el bautismo es para creyentes (Mateo 28:19).

9. Si el cristiano pudiera perder su salvación, entonces debería poder ser salvo otra vez; lo cual es imposible, porque sería como volver a crucificar a Cristo (Hebreos 6:6).

10. Cristo murió por todos los pecados, no solamente por aquellos cometidos hasta antes de ser salvo (Colosenses 2:13-14).

11. Nada nos puede separar del amor de Dios (Romanos 8:35-39).

12. Cuando se acepta a Cristo, la Trinidad viene a hacer morada en el creyente para siempre; no entran y salen del creyente por su comportamiento (Juan 14:17-18,23).

13. El creyente verdadero tiene (no tendrá) vida eterna; no vida nada más mientras sea “fiel” (Juan 5:24).

14. Ya que todos los pecados son iguales para Dios, y no existen los pecados “grandes” y “pequeños”; si se perdiera la salvación por el pecado, ésta se perdería a cada momento por causa de cada mentira, o mal pensamiento, etc.(Romanos 3:23).

15. Si la salvación se pierde por “volver al pecado”, se crea incertidumbre porque ¿en qué momento se consideraría que una persona ha perdido su salvación? ¿con cuántos pecados? y si “regresa”, ¿tiene que volver a “aceptar” a Cristo, o basta con simplemente pedir perdón?

16. La salvación no se pierde porque Cristo prometió un lugar junto a Él en el cielo, y cada lugar está preparado para un cristiano específico, y no solamente para “cualquiera” que se mantenga “fiel”. (Juan 14:3)

17. Los nombres de los salvos están escritos en el libro de la vida desde antes de la fundación del mundo, y Dios no los está quitando y poniendo según su comportamiento  (Apocalipsis 3:5)

18. La sangre de Cristo limpia de TODO pecado (los pecados de toda la vida) – (1 Juan 1:9)

19. Cuando Cristo murió, murió por todos los pecados, aun aquellos que el cristiano cometería en su vida de cristiano (1 Pedro 2:24).

20. El cristiano se convierte en hijo de Dios al aceptar a Cristo; un hijo de Dios no puede perderse –(Juan 1:12).

21. El pecado interrumpe la comunión con el Padre, pero no la relación; así como la desobediencia de un hijo aquí en la tierra no termina su relación con su padre (Salmo 51:12,  note que David pidió de nuevo el gozo de su salvación, no su salvación).

22. El castigo de Dios a sus hijos por el pecado, no es quitándoles la salvación, sino disciplina paternal (Hebreos 12:5-7).

23. Al aceptar a Cristo somos hijos de Dios y coherederos con Cristo. Cristo es nuestro hermano mayor. Ni tal participación en la herencia, ni la relación con el Hermano mayor se interrumpen jamás; por ningún motivo (Romanos 8:17).

24. Porque invalidaría la obra intercesora de Cristo. Si el cristiano se puede perder, entonces Cristo no es un buen abogado (1 Juan 2:1).

25. Porque habría que aceptar que hay dos maneras de ser salvos: una, por fe en la sangre de Cristo (hasta el momento de ser salvo), y otra por las buenas obras (a partir de ser salvo) (Efesios 2:8-9).

26. Porque entonces Dios no sería omnipotente, pues no sería poderoso para guardarnos sin caída –(2 Timoteo 1:12; Judas 24).

Dios lo bendiga mucho. !A Dios sea la Gloria!

Notas

[0] Sproul, R.C.. ¿Se puede perder la salvación? (Spanish Edition) (Kindle Locations 59-71). Poiema Publicaciones. Kindle Edition.

Imagen: https://yaorr.wordpress.com/2011/12/12/se-pierde-o-no-se-pierde/

Qué Hace El Hombre En Su Salvación?


Qué Hace El Hombre En Su Salvación?

A muchas personas que ignoran las doctrinas reformadas les encanta representar equivocadamente la doctrina de la salvación calvinista. Ellos argumentan-y así enseñan a otros- que el calvinismo hace del hombre un robot. Es decir, dicen que el calvinismo pinta al hombre como una máquina sin sentimientos ni emociones, a la cual Dios toma y lo salva por la fuerza. Inclusive afirman que el calvinismo niega que el hombre tenga una voluntad propia.

Sin embargo, debemos afirmar que esta no es, ni ha sido, la posición reformada con respecto al hombre y a su salvación. El calvinismo afirma que el hombre es un ser con una voluntad propia la cual ejerce libremente. La diferencia con la posición sinergista de la salvación es que el calvinismo afirma que esa voluntad humana depende de la naturaleza del hombre. Creo que fue Jonathan Edwards quien ilustró este concepto muy claramente: “Si colocamos dos platos frente a un león, uno con pasto y otro con carne, por lógica sabemos que el animal escogerá la carne. El león no tomará el pasto porque su naturaleza es carnívora no herbívora.” Lo que Jonathan Edwards quería mostrar es que filosóficamente argumentar que la voluntad del hombre era libre era una falacia. Porqué? Porque la voluntad del hombre está sujeta a la naturaleza de cada individuo (Freedom of the Will). La voluntad del hombre, argumentaba Edwards, está determinada por los deseos de su corazón o de su mente.

Entonces, el calvinismo afirma que el hombre sí tiene una voluntad, sin embargo esa voluntad está determinada por la naturaleza del hombre. Y a diferencia de los no-reformados, quienes afirman que el hombre es un pecador pero que su condición no es tan grave y que por lo tanto aún puede desear hacer el bien, los reformados vemos en las Escrituras que el hombre está muerto espiritualmente. El calvinismo afirma que el hombre es un pecador por naturaleza, lo cual implica que es un esclavo del pecado. Todos los hombres pecan, como escribió Salomón (1 Reyes 8:46), y esa es la más clara evidencia de que el pecado es su amo. Tenemos en las Escrituras pasajes como los siguientes,

  • 1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por hijos de ira, lo mismo que los demás.” Efesios 2: 1-3
  • 9 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. 10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” Romanos 3: 9-12
  • 1 Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien. 2 Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido, Que buscara a Dios. 3 Todos se desviaron, a una se han corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” Salmo 14: 1-3
  • Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.” Juan 8: 34

Noten el lenguaje utilizado por Jesús en la última cita. El Señor habla de esclavitud, argumentando que los hombres tienen un amo que es el pecado. Imagínense que pensaría la audiencia original al escuchar estas palabras! Jesús está hablando de esclavitud, en tiempos en donde no era nada bueno ser esclavo de alguien. Los esclavos no tenían derechos. Ellos no podían hacer nada que sus amos no les permitieran. Sus vidas dependían de lo que sus amos hicieran con ellos. Y Cristo afirma que el hombre tiene un amo…el pecado. Y este amo es cruel y no le permitirá al hombre hacer otra cosa que no sea pecar.

Pero, no sólo el pecado domina al hombre, sino que él mismo tiene un corazón tan duro que lo único que desea es pecar. Ese es su mayor deleite. El hombre natural no quiere someterse a Dios, sino que desea regir su vida por los deseos de su corazón. Y esto es lo que vemos en las palabras de Pablo y en el Salmo 14. Es por ello que la Biblia habla del corazón del hombre como una piedra, para decir que está muerto. Como no hay vida en una piedra, el corazón del hombre natural está desprovisto de vida espiritual (Ef 2:1-3).

Cuando el calvinismo habla del hombre, no lo hace refiriéndose a él como un robot, sino lo hace como el de un ser cuya voluntad está determinada por su naturaleza, la cual determina además las prioridades y deseos de un hombre. Es la naturaleza la que determina los deseos, y son los deseos los que mueven la voluntad de un hombre. Entonces, si la naturaleza del hombre natural es pecaminosa, es decir que está esclavizada al pecado, esa naturaleza determinará sus deseos. Y esto fue lo que afirmó el Señor! Si uno es esclavo del pecado, lo que deseará es pecar (Juan 8:34). Su naturaleza lo llevará a deleitarse pecando y a que su voluntad se mueva a favor del pecado.

Ahora, si alguien quiere afirmar, como muchos no reformados, que esa es la verdadera condición del hombre natural, pero que aún queda en él esa capacidad para elegir hacer el bien, como si un esclavo por un momento pudiera hacer algo fuera de lo que su amo le ordenara a hacer, la Biblia se encarga de aplastar sus argumentos. Pablo, especialmente, afirma que esa naturaleza pecaminosa es tan perversa que no le permite al hombre obedecer a Dios, pero además se une al deseo del hombre natural de no obedecer los mandamientos de Dios (Romanos 8: 7-8). Entonces, no sólo es un esclavo, sino que su esclavitud es en parte voluntaria. El hombre alegremente se somete a la esclavitud del pecado. Prefiere esto a someterse a Dios y a Sus leyes. Y es por eso que el mismo apóstol llama al hombre natural, un muerto espiritual.

Qué puede hacer un muerto? Absolutamente nada. Como decía Machen, “Así como un muerto físico no puede hacer nada físico precisamente porque está muerto; entonces, el muerto espiritual no puede hacer nada que sea espiritual” (What is Faith).

Si ese es el estado o la condición del hombre natural, entonces qué puede hacer el hombre para salvarse? Y la respuesta es obvia: El hombre natural no puede hacer nada para ser salvo…ni lo quiere. El hombre natural no cree que necesita ser salvo. Él está ciego espiritualmente y por lo tanto no puede ver la precaria condición en la que se encuentra. Qué debe ocurrir para que un hombre en esas condiciones pueda ser salvo? Debe ocurrir un cambio en él. A este cambio la Biblia lo llama el nuevo nacimiento o la regeneración.

Jesús tuvo una conversación con un fariseo al respecto. En Juan 3 vemos al Señor conversando con Nicodemo sobre el nuevo nacimiento, requisito para poder entrar en el reino de los cielos. En esta conversación queda claro que el Señor utiliza la metáfora del nacimiento para ilustrar algo con respecto al reino. Así como nadie puede nacer por sus propia voluntad, tampoco puede nacer de nuevo un hombre por su propia voluntad. Ningún hombre ha tenido parte en la decisión de ser concebido, o de escoger su sexo, o sus padres, o de escoger el día de su nacimiento. Eso depende de Dios, el Rey soberano. De la misma manera el nuevo nacimiento no depende de la voluntad del hombre, sino de Dios. Es lo mismo que escribió el apóstol Juan,

  • 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.“

Cómo ocurre este nuevo nacimiento? De pasajes como Ezequiel, Jeremías, y Juan, notamos que este es un acto soberano de Dios. Y Dios lo lleva a cabo primero llamando a un pecador por medio del evangelio. Esto es lo que escribió Santiago en su epístola, “17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Santiago 1: 17-18). Es Dios quien de Su voluntad hace nacer de nuevo a un pecador, pero lo hace por medio de la predicación del evangelio.

Cuando la predicación de la palabra de Dios llega a un hombre al que Dios ha determinado hacer nacer de nuevo, el Espíritu Santo cambia su corazón de piedra por uno de carne. La Biblia describe este cambio de varias formas también, por ejemplo, como abrir los ojos, o los oídos, o abrir el entendimiento. Por ejemplo, en el libro de Hechos tenemos este relato,

  • Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.” Hechos 16: 14

En ese nuevo corazón Dios escribe Su ley, pero además le da al pecador a Su Espíritu Santo para que éste pueda obedecer esa Ley. Además, le otorga la fe (Ef 2:8) y el arrepentimiento (2 Timoteo 2:25) como parte de los frutos iniciales de ese nuevo nacimiento para que creyendo en Jesucristo pueda ser justificado, reconciliado y así poder ser adoptado por Dios. A todo esto se le denomina la regeneración o el nuevo nacimiento. Qué hace el hombre en este proceso? Nada!

El hombre es el receptor de las acciones soberanas divinas. Pero, a diferencia de lo que dicen de la teología reformada, el calvinismo afirma que el hombre ejerce ciertas acciones en este nuevo nacimiento. Con este nuevo corazón, el cual ya no es de piedra, sino que está vivo, el hombre puede responder a la fe y al arrepentimiento que Dios le ha otorgado al pecador. Con el corazón antiguo lo único que podría hacer es rechazar ese regalo divino (Rom 8: 7-8), porque está muerto espiritualmente y no puede discernir las cosas espirituales (1 Corintios 2:14). Dios cambia el corazón y le da al Espíritu Santo precisamente para que pueda obedecerle y responder a estos regalos. Con ese nuevo corazón el hombre puede afirmar a viva voz: “Jesucristo es el Señor.” Pero esto es consecuencia de lo que Dios ya hizo, no es lo que origina el nuevo nacimiento. Noten como lo describe Juan,

  • Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, ha nacido de Dios [esta es una traducción literal del griego]; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él.” 1 Juan 5:1

La fe que es declarada por un pecador en Jesucristo demuestra que Dios lo ha regenerado antes. Esa declaración no es lo que hace que Dios lo regenera, sino que es la evidencia que Dios ha hecho algo en el corazón de un pecador.

La fe, entonces, no precede al nuevo nacimiento, sino que para que un hombre pueda tener fe debe haber nacido de nuevo. Y esto es algo que sólo Dios puede hacer. Y es por ello que la verdad de la doctrina de la perseverancia de los santos [doctrina que afirma que un hombre que ha nacido de nuevo no puede perder su salvación] es tan clara. Si Dios ha decidido hacer nacer de nuevo a un hombre para salvarlo, este propósito no puede ser roto.

Si Dios regenera a un hombre con el propósito de que éste vaya a Cristo, entonces ese pecador no puede perderse nunca. Esto es lo que enseñó el Señor mismo,

  • 37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. 38Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. 39 Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. 40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. 41 Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. 42 Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? 43 Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. 44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.” Juan 6: 37-44

Si Dios lleva a un hombre a Cristo, regenerándolo, y dándole al Espíritu Santo para que éste pueda obedecer sus mandamientos y ser santificado, entonces ese hombre no puede perderse. Es más Cristo dice en este pasaje que todos esos hombres que el Padre le entrea en sus manos no se perderán jamás, sino que serán resucitados en el día postrero.

Qué hace el hombre en su nuevo nacimiento? Nada! El hombre responde a las acciones de Dios. La fe viene luego de que el corazón de un hombre ha sido cambiado con el fin de que pueda ser aceptada y experimentada. Sin embargo, en su vida luego de haber sido regenerado, el hombre tiene una participación, luchando contra el pecado, vigilando su salvación con temor y temblor. Y todo esto, “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13). El hombre regenerado hace buenas obras porque estas han sido preparadas, “de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). La salvación es de Jehová! Pero una vez regenerado ese hombre actúa en relación a lo que Dios le ha dado.

Termino citando las palabras de J. Gresham Machen,

…el nuevo nacimiento o (como lo llama Pablo) la nueva creación. En ese acto no hay contribución del hombre que ha nacido de nuevo. Y no era de esperarse! Un hombre que está muerto-ya sea físicamente o “en sus delitos y pecados”-no puede hacer nada, por lo menos en la esfera en la que está muerto. Si pudiera hacer algo en esa esfera, entonces no estaría muerto…Pero el nacimiento está seguido de vida; y a pesar de que el hombre no es activo en su nacimiento, él es activo en la vida que sigue. Así mismo ocurre en el reino espiritual.” What is Faith? Página 208

———–

sujetosalaroca.org

Pastor dice que la palabra salvo, debería ser removida de las iglesias


Pastor dice que la palabra salvo, debería ser removida de las iglesias

Estados Unidos | Martes 6 de Septiembre, 2011 | Por NoticiaCristiana.com |

“Recientemente he notado que estoy cada vez más molesto que nunca por la palabra ” salvo”. El uso de la palabra, en el contexto cristiano es: “¿Es Johnny salvo?”, o “es sólo cuestión de tiempo hasta que Martha se salve”, dice Stevens en su blog, LeadingSmart.com

Un pastor de una mega-iglesia de Indiana dice que está molesto por la palabra “salvo”, especialmente cuando se usa entre los cristianos para describir a alguien que se ha comprometido a seguir a Jesús por el resto de su vida.

El pastor ejecutivo, Tim Stevens de Granger Community Church, escribió: ¿Qué significa la palabra ”Salvo’? en una de sus entradas en su blog, según publica el diario Christian Post.

Stevens dijo a The Christian Post que él también tiene un problema con la frase “nacer de nuevo”. “Nacer de nuevo para el mundo en general, es algo así como un término mal entendido”, resalta Stevens autor de “El estallido va la Iglesia”, (Pop Goes the Church).

“Recientemente he notado que estoy cada vez más molesto que nunca por la palabra ” salvo”. El uso de la palabra, en el contexto cristiano es: “¿Es Johnny salvo?”, o “es sólo cuestión de tiempo hasta que Martha se salve”, dice Stevens en su blog, LeadingSmart.com

“Es importante que los cristianos no sólo vivan su fe, pero hablar de su fe en cualquier ámbito, teniendo en cuenta que algunas palabras no tienen sentido para los no cristianos”, resalta el pastor de Granger Community Church, quien hace énfasis que existe un abuso desmedido de la palabra “salvo” en la iglesia y para cualquier situación que le ocurre un cristiano preguntamos ¿es salvo?

Stevens, dice que salvo, “es una palabra fundamental en la fe cristiana, tomada en gran parte de Romanos 10:13:”. Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.

Dijo que “salvo” también puede significar “una vez y para siempre, al igual que las personas no hicieron nada en absoluto. Y una vez que lo consiguen, son buenos siempre. Me doy cuenta de esas dos cosas son ciertas en su núcleo. Jesús lo pagó todo, todo se lo debo. Sin embargo, me obliga a aceptar el regalo y dar mi vida a él”, resaltó el pastor.

———

http://www.noticiacristiana.com/educacion/teologia/2011/09/pastor-dice-que-la-palabra-salvo-deberia-ser-removida-de-las-iglesias.html

Jesús Salva (… ¿de qué salva y de quién?)


Jesús Salva (… ¿de qué salva y de quién?)

Jesús es la figura más importante en toda la historia de la humanidad:

  • Él es Dios en carne:
    • Juan 1:1-3: “el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.”
    • Juan 1:14: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”
    • Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,”
  • Fue levantado físicamente de la muerte:
    • Lucas 24:33-34: “Y levantándose en la misma hora, volvieron a Jerusalén, y hallaron a los once reunidos, y a los que estaban con ellos, 34 que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón.”
  • Jesús había profetizado Su resurrección:
    • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”
  • Jesús es Señor y es Dios:
    • Juan 13:13: “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.”
    • Juan 20:28: “Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”
  • Jesús es Salvador:
    • Hechos 5:30-32: “El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. 31 A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. 32 Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.”
  • Él vino a morir por los pecadores:
    • Romanos 5:8: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

¿Para qué murió entonces Cristo por nosotros? Para liberarnos de la justa ira de Dios sobre toda la humanidad.

¿Es Usted un pecador?

Le pregunto: ¿Es Usted un pecador? ¿Alguna vez ha mentido, robado, codiciado, fornicado o ha estado molesto injustamente contra alguien? Si es así, entonces Usted ha quebrantado la Ley de Dios, pues usted tiene una naturaleza de pecado que lo impulsa a quebrantar la Ley de Dios

Dios ha dicho: “No robarás; No mentirás; No tendrás dioses ajenos delante de Mí; No asesinarás, etc.…” (Éxodo 20). Él ha dado el estándar de justicia y si Usted ha quebrantado cualquiera de los mandamientos de Dios entonces ha quedado corto con ese estándar y se encuentra inevitablemente bajo el juicio de Dios. Cuando muera, lo enfrentará y en el Día del Juicio Él castigará a todos los pecadores.

Si a Usted no le gusta esta enseñanza, entonces, tire su Biblia y aléjese de Dios ya que éste es el mensaje de la Palabra de Dios: que Jesús vino a morir por los pecadores y salvarlos de la ira que vendrá.

A quien Usted necesita es a Jesús. A Él solamente. Usted no necesita sus obras:

  • Isaías 64:6: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.”
  • Romanos 3:10-13: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”

Tampoco necesitará ni su sinceridad ni su bondad. En estos momentos lo único que Usted tiene para ofrecerle a Dios es su pecado. Es sólo por el amor y la gracia de Dios encontradas en Jesús y Su sacrificio que Usted puede ser librado de la justa ira de Dios sobre todos aquellos que han quebrantado Su ley. Es Jesús quien lo salva a Usted de Dios.

La ira de Dios en el Día del Juicio es sobre los pecadores

En el Día del Juicio, Dios juzgará a todas las personas primero por no recibir a Cristo y luego por los pecados que ellos han cometido contra Él. Juzgará a todos los que han robado, mentido, codiciado, adulterado, fornicado, a los que han sostenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, etc. Dios hará esto porque Él es santo y justo y debe por lo tanto castigar al pecador. Dios no podrá ignorar a la persona que ha quebrantado Su justa ley. La ley es una reflejo del carácter de Dios; por lo tanto, romper Su Ley es ofenderlo y negar la santidad de Su carácter. Él demandará Su justicia y juzgará.

  • La Biblia dice que todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios
    • Romanos 3:23: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”
  • Esto significa que sus pecados han causado una separación entre Usted y Dios
    • Isaías 59:2: “pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”
  • Y el resultado es muerte
    • Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
  • Es ira
    • Efesios 2:3: “entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”
  • El único camino para ser salvo de la ira de Dios es ser salvado por la fe en Cristo
    • Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.”
    • Romanos 5:1: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;”

Usted debe creer en lo que Jesús hizo en la cruz para remisión y  perdón de sus pecados. No crea en nada más: ni en su propia sinceridad u obras. Es sólo Jesús quien puede alejarlo del justo juicio de Dios sobre el pecador.

El Evangelio

  • El Evangelio consiste en que Jesús murió por los pecadores en la cruz, fue sepultado y resucitó de entre los muertos
    • 1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;”
  • Su muerte fue el sacrificio que aleja la ira de Dios
    • 1ª Juan 2:2: “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.”
  • Jesús es el único camino hacia Dios el Padre
    • Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
  • Él sólo revela a Dios
    • Mateo 11:27: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.”
  • Tiene toda la autoridad en el cielo y en la tierra
    • Mateo 28:18: “Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”
  • Es sólo a través de Él que Usted puede ser salvo de la ira de Dios
    • Efesios 2:3: “entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”
  • Él puede perdonarlo de su pecado
    • Lucas 5:20: “Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados.”
    • Mateo 9:2: “Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.”

Remover la culpa que está sobre su alma. Jesús puede liberarlo de la esclavitud del pecado que enceguece sus ojos, debilita su alma y le trae desesperación. Él puede hacerlo porque Él llevó el pecado en la cruz:

  • 1ª Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Y aquellos que creen en Él serán salvos.

Si Usted no es un Cristiano y quiere ser librado del justo juicio de Dios sobre Usted debido a que ha pecado contra Él, entonces venga al Único que murió por los pecados del mundo; venga a Aquel que murió por los pecadores. Mateo 11:28 dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

Vuélvase de sus pecados. Crea, confíe en Jesús, recíbalo ya que es Dios en carne, el cual murió y se levantó de entre los muertos (1ª Corintios 15:1-4) como su Señor y Salvador. Pídale a Jesús que le redima y perdone sus pecados recibiéndolo como enseña la Escritura. Dice Juan 1:12: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;”

Sólo Él puede lavarle sus pecados y sólo Jesús puede librarlo del justo juicio de un Dios santo y eterno. Órele a Jesús. Búsquelo. Pídale que lo salve y Él lo hará.

Ahora bien, a continuación hay un ejemplo de oración que puede ofrecer a Jesús. Esta no tiene que ser exacta, pero le dará a Usted alguna idea:

Jesús, sé que he pecado contra ti. Sé que no soy perfecto y que no puedo complacerte a través de mis propios esfuerzos. Sé que merezco ser juzgado de acuerdo a mis pecados; y sé que no tengo nada que ofrecerte.

Te pido Jesús que perdones mis pecados. Por favor límpiame y hazme justo delante de ti. Creo en ti y en lo que has hecho en la cruz. No confío en mí sino sólo en ti. Te recibo como Señor de mi vida y como salvador de mi alma. Señor Jesús, sálvame y confiaré solamente en ti.

Nos gustaría agregar que el Jesús del Mormonismo es el hermano del diablo, el Jesús de los Testigos de Jehová es un ángel convertido en hombre, el Jesús de la Nueva Era es un hombre a tono con la conciencia divina, etc., los cuales no pueden salvarlo a Usted de sus pecados. La fe es solo tan buena en quien la deposite. Sólo el Jesús de la Biblia puede hacer eso. Jesús es Dios en carne, el creador; la Segunda Persona de la Trinidad.

————–

http://www.miapic.com/jesus-salva

¿Puede el cristiano perder su salvación?


¿Puede el cristiano perder su salvación?

Aporte de Eliecer Guillen

Una escena esitérica de tierra y cielos ilustra el estudio bíblico sobre cómo alcanzar la corona incorruptible de vida eterna.“Amados hermanos, quiero preguntar a las personas que han adoptado la doctrina arminiana, que si una persona que nunca conoció al Señor Jesús, Dios le da el don de arrepentimiento y el de ser salvo hoy, ustedes los arminianos afirman que si de corazón aceptó al Señor es salvo hoy verdad, pero mañana, ¿quién sabe? ¿Les pregunto: si hoy que esa persona que acepta a Cristo en su corazón es salva, hoy solamente, no le sería mejor que Dios se la llevara al cielo, antes de que pueda perder su salvación? ¿Qué sentido tiene quedarse en este mundo si ya teniendo la salvación la puede perder? “

Hermanos, Dios no nos salvó, para después perdernos.

El Señor Jesús dice en Jn. 10:27: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”. Jn. 10:28. “…y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.”

Ustedes los arminianos con todo respeto son como hombres de poca fe porque la palabra del Señor dice: “mas el justo vivirá por fe”, y ustedes al no tener certeza, convicción de la salvación, dudan y la Palabra del Señor dice “sin fe es imposible agradar a Dios.“

Termino con este versículo. Pablo le dice a Timoteo en 2 Tim. 4:18. “Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

Él es el que preserva tu salvación.

Paz en el Señor. Su servidor,

———–

Todos los articulos relacionados con este tema

NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO-PARTE 3 [FINAL]


NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO-PARTE 3 [FINAL]

6. El Amor De Dios Nos Cuida Ahora En Nuestro Sufrimiento, No Solo Después De Que Todo Pasa.
Lisa: «Él sabe que ahora mismo estoy herida y necesitada. Cada día me da ánimo y recursos solo para mí. Las pequeñas cosas me muestran que él está conmigo: un texto de las Escrituras con las palabras exactas que necesitaba escuchar, la llamada de un amigo cuando me siento solitaria, la ayuda con una tarea que no puedo hacer sola, o un abrazo y un ‘te amo’ de uno de mis niños. El amor de Dios ciertamente es suficiente para satisfacer cualquier necesidad que yo tenga» (Decisión, 8-9).

7. La Calamidad Es Un Llamado Que Convoca Al Amor Práctico E Inmediato, Como Las Comidas, Y El Cuidado De Los Niños.
Lisa: «La imagen de la iglesia como las manos y pies de Cristo, con cada persona teniendo un don especial me ha sido bien demostrada en estos últimos meses. En el principio, fue la ayuda inmediata y práctica que yo necesitaba –la comida, el cuidado de los niños, la atención de las llamadas telefónicas, y el correo postal. Ahora que pasamos el momento de la crisis tenemos la ayuda que necesitamos para reedificarnos –consejería, palabras de ánimo, oración» (Reformación Moderna, 28).

8. La Confianza Serena En El Poder De Dios Y En Su Bondad En Medio Del Sufrimiento Produce Ocasiones Ideales Para Testificar.
Marilee Melvin dijo de Lisa: «Su confianza serena y encantadora en los propósitos de Dios debe ser la razón por la que Larry King la hubiera tenido a ella en su Show en once ocasiones» (Reformación Moderna, 30).

9 Confiar En El Cuidado Soberano De Dios En Todas Las Circunstancias Nos Libera Del Orgullo Y Libera Amor Para Otros.
El dinero comenzó a llegar a Lisa Beamer. Algunas cartas simplemente decían, para Lisa Beamer, New Jersey, y aunque no tenían la dirección correcta le llegaron.
Lisa: «No me sentía cómoda quedándonos con el dinero para nosotros mismos cuando hay tantas familias desconocidas con las que debiera compartirlo». Así que fundó la Fundación Todd M. Beamer para asistir a los niños que perdieron a alguno de sus padres en la catástrofe del 11 de septiembre (Reformación Moderna, 30).

Su libertad para otros apareció de otro modo: «Mi familia y yo aquel día lloramos profundamente por la pérdida de Todd… y todavía lo hacemos. Pero por la esperanza que tenemos en el Señor, sabemos sin lugar a dudas que un día volveremos a ver a Todd. Siento dolor por las personas que no tienen la misma esperanza, y oro para que vean algo en nuestra familia que los anime a confiar en el Señor» (Mundo, 26).
La manera de Lisa de animar a las personas a confiar en el Señor es, en ocasiones, tan directa que el periódico semanal de noticias la describió como una forma “austera e incluso un poco grotesca”. Ella escribió en sus memorias: «Ustedes piensan que se merecen una vida feliz y se enojan cuando no siempre sucede así. De hecho ustedes son pecadores y solo merecen la muerte ¡El hecho de que Dios les ofreciera esperanza de vida eterna es sorprendente! Deberían estar abrumados con gozo y gratitud» (Noticiario Semanal, 42).

10. Sin Dios El Mundo Está Sin Esperanzas
Junto a otros cientos de personas ella asistió a la actividad Memorial en Shanksville, Pensilvania en el lugar donde el avión se estrelló y su esposo murió. El culto cristiano en memoria de Todd había sido el domingo, el día antes, y la había fortalecido. «Ay lunes,» dijo «mientras escuchaba a los oradores bien intencionados, que hacían su mejor esfuerzo para consolarnos pero con muy poca referencia, si es que hubo alguna, al poder de Dios para sostenernos; mientras los escuchaba sentía que me estaba deslizando sin posibilidad de ayuda por la pendiente de una montaña hacia una grieta profunda. Así como aprecio la bondad de las maravillosas personas que trataron de animarnos, esa tarde fue realmente uno de los puntos en que mi dolor alcanzó su nivel más profundo. No fueron las personas, o el evento, o el lugar. Lo que pasó fue que me sorprendió cuán grande es la desesperación del mundo cuando Dios es eliminado de la ecuación» (Mundo, 26).

Así que junto a Lisa Beamer, el apóstol Pablo, y el mismo Jesucristo, les imploro que no eliminen a Dios de sus vidas, o a Jesucristo quien murió y resucitó y reina e intercede por todos los que confían en él, para que podamos tener gozo eterno con él en la presencia de Dios.

——–

Articulos relacionados: Doctrinas de la Gracia

——–

Extr de PEDRO CAMINO

http://verdadygracia.blogspot.com/2011/02/nada-nos-podra-separar-del-amor-de_11.html

NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO-PARTE 2


NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO-PARTE  2

Aquí tenemos diez lecciones que Lisa nos da en sus propias palabras.

1. Aceptar La Soberanía De Dios Trae Fortaleza Y Esperanza

Lisa: «Dios conocía las terribles decisiones que los terroristas tomarían y que Todd Beamer moriría a consecuencia de ellas. Conocía a mis hijos que quedarían sin padre, y a mí que quedaría sin esposo… sin embargo, en su soberanía, y en su perspectiva superior, supo que era mejor que los eventos se desarrollaran como lo hicieron antes que redirigir los planes de Todd para evitar la muerte… No puedo ver todas las razones por las que lo permitió cuando sé que pudo detenerlo… No me gusta la manera en que su plan luce según mi perspectiva actual, pero saber que él me ama y que puede ver el mundo desde el principio hasta el fin me ayuda a decir: ‘Está bien’» (Reformación Moderna, 24-25).

«Si creyéramos sinceramente de todo corazón, en cada momento, que nuestro destino descansa en las manos de Jesucristo –él que tiene el amor y poder supremos-, ¿Por qué nos preocupamos? Por supuesto, nuestra humanidad empaña esa verdad, pero aferrarnos por momentos a ella ayuda a que todo permanezca en perspectiva (Reformación Moderna, 31)

2. No Presuma Conocer Mejor Que Dios Cómo Funciona El Mundo. Eso Es Orgullo
Lisa: «Mi fe no estaba establecida en los gobiernos, en la religión, en los edificios elevados o en la gente frágil. Al contrario, mi fe y mi seguridad estaban en Dios. Un pensamiento me golpeó. ¿Quién eres tú para cuestionar a Dios y decir que tienes un plan mejor que el suyo? Tú no tienes la misma sabiduría o conocimiento que él tiene, tampoco puedes tener su misma perspectiva» (Mundo, 25).

«Tampoco compartimos el conocimiento de la perspectiva que Dios tiene ni debiéramos clamar conocer mejor que él qué debiera suceder y qué no… Fe significa que, a pesar de las circunstancias, creemos su Palabra de que nos ama y nos llevará hacia un buen fin si solo confiamos y le obedecemos. Obviamente, las implicaciones de este entendimiento han sido tremendas para mí desde el 11 de septiembre» (Reformación Moderna, 25).

3. Dios Tiene Un Buen Propósito En Todas Las Cosas Difíciles Que Suceden A Sus Hijos.
«La soberanía de Dios se me ha mostrado con claridad. Cuando siento la tentación de enojarme y preguntar ¿qué hubiera sucedido si…? y ¿Por qué nosotros? Dios dice: ‘El 10 de septiembre yo lo sabía, y pude detenerlo, pero tengo un plan para un bien mayor que no puedes siquiera imaginar’. Yo no conozco el plan de Dios, y honestamente, ahora mismo no me gusta mucho. Pero confío que él es fiel a su promesa de Romanos 8:28: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien”. Mi única responsabilidad es amar a Dios. Él hará el resto» (Decisión, 8). Debajo de su firma Lisa escribió Génesis 50:20: “Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien” (Reformación Moderna, 30).

4. La Muerte Y Los Sufrimientos Afirman En Nosotros La Perspectiva De La Eternidad.
Lisa: «El 11 de septiembre me ha mostrado enérgicamente la realidad de la eternidad durante estos últimos meses. Cuando me siento abrumada con la tristeza por lo que he perdido en mi vida, Dios se apresura a mostrarme su perspectiva eterna. ‘Lisa, la vida es tan solo un punto luminoso comparado con tu futuro junto a mí en el cielo’. Me dice: ‘Lo mejor que puedes imaginar en la tierra es basura comparado con lo que te espera’» (Decisión, 8).

5. La Distribución Divina De Los Sufrimientos No Es Equitativa, Y Una Situación Difícil Nos Pudiera Preparar Para Otra.
Cuando Lisa tenía 15 años, su padre sufrió de aneurisma en su trabajo y murió a la mañana siguiente en el hospital. Lisa: «Cuando mi padre murió, la fe ya no era algo fácil… dedique cinco años a preguntarme por qué, expresando mi ira y diciendo que no era justo. Ante Dios esto me ayudó a percatarme de que Él Es quien Es en todo tiempo –en las buenas circunstancias y en las malas. Él es Todopoderoso y Todo-Amoroso, pero eso no significa que como ciudadanos de este mundo caído él nos protege de cualquier evento malo» (Reformación Moderna, 25).

¡Qué gran testimonio de la bondad y soberanía de Dios se hubiera perdido el mundo hoy si Dios no hubiera preparado a Lisa Beamer con la muerte de su padre para esta pérdida!

————

Articulos relacionados: Doctrinas de la Gracia

——–

Extr de

http://verdadygracia.blogspot.com/2011/02/nada-nos-podra-separar-del-amor-de_06.html

NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO- PARTE 1


NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE CRISTO- PARTE 1
Por John Piper

  • Romanos 8:35-39 “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Tal como está escrito: Por causa tuya somos puestos a muerte todo el día; somos considerados como ovejas para el matadero. 37 Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

En cinco ocasiones, en Romanos 8, el apóstol Pablo ha hecho preguntas que dirigen nuestra atención hacia los sorprendentes privilegios de pertenecer a Jesucristo. Verso 31: “Si Dios está por nosotros, ¿quién estarácontra nosotros?”. Verso 32: “¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?”. Verso 33: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios?”. Verso 34: “¿Quién es el que condena?”. Y hoy en el verso 35: “¿Quién nos separará del amor de Cristo?”.

Las respuestas son tan evidentes y tan poderosas, que Pablo nos deja responder y regocijarnos en ellas.  Verso 31: Nadie puede estar contra nosotros y tener éxito (ni siquiera los terroristas). Verso 32: “Dios suplirá todo lo que necesitamos, aun cuando todo parezca perdido. Verso 33: Nadie puede levantar cargos en nuestra contra en la corte celestial, no importa quién nos acuse. Verso 34: Nadie nos puede condenar. Y hoy, en el verso 35: Nadie, ni nada nos podrá separar del amor de Cristo.

Y lo que hace que este texto sea tan relevante en vísperas del aniversario del 11 de septiembre es que Pablo declara el tipo de cosas que no nos podrán separar del amor de Cristo, y son el tipo de cosas que ocurrieron ese día: “¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?”. Y Pablo escoge mencionar cosas tan terribles para asegurarse de que comprendiéramos que él no estaba diciendo: «Bien, hay algunas cosas tan horribles que realmente pudieran alejarnos del amor de Cristo». No, nada nos podrá separar del amor de Cristo.

Note Tres Cosas En El Verso 35:

1. Cristo nos está amando ahora

Una esposa pudiera decir de su esposo fallecido: nada me separará de su amor. Y estará queriendo decir que la memoria del amor de él será dulce y poderosa mientras ella viva. Pero esto no es lo que Pablo quiere decir aquí. En el verso 34 él dice claramente: “Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros”. Y Pablo puede decir que nada nos podrá separar del amor de Cristo porque Cristo está vivo y todavía nos ama. Él está a la diestra de Dios y está, por tanto, gobernando para nosotros. Y está intercediendo por nosotros, lo que significa que Pablo ve que la obra de redención consumada nos salva realmente en cada momento y nos lleva seguros hacia el gozo eternal. Su amor no es una memoria. Es una acción de cada momento que el Hijo Omnipotente de Dios que vive para siempre realiza para llevarnos hacia el gozo eterno.

2. Este amor de Cristo es efectivo para protegernos de ser separados de él, y por tanto no es un amor universal por todos, sino un amor específico por su pueblo –aquellos que, según Romanos 8:28, aman a Dios y son llamados conforme a su propósito.

Este es el amor de Efesios 5:25: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella”. Es el amor de Cristo por la iglesia, su novia. Cristo ama a todos, y tiene un amor especial, salvador, y preservador por su novia. Usted sabe que es parte de esa novia si confía en Cristo. Cualquier persona –sin excepciones- cualquiera que confía en Cristo puede decir: soy parte de su novia, de su iglesia, de sus llamados y escogidos, de aquellos sobre los que dice el verso 35 que son guardados y protegidos para siempre, no importa qué venga.

3. Este amor omnipotente, efectivo, no nos libra de las calamidades de esta vida, sino que nos lleva seguros hacia el gozo eterno con Dios.

Pablo lo explica claramente en el verso 35: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?”. Nadie podrá separarnos. Sin embargo, alguien pudiera decir: «Pero lo que él quiere decir es que Dios no dejará que estas cosas sucedan a su novia».

Hay dos pruebas de que en este caso no es así.
Una es la referencia que se hace de la muerte en el verso 38: “ni la muerte […] nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. La muerte nos llegará, pero no nos separará. Así que cuando Pablo dice en el verso 5 que la “espada” no nos separará del amor de Cristo, quiere decir: aun si fuéramos asesinados no seremos separados del amor de Cristo.

La otra prueba es el verso 36 donde Pablo cita el Salmo 44:22 y se lo aplica a sí mismo y a los cristianos en general: “Tal como está escrito: Por causa tuya somos puestos a muerte todo el día; somos considerados como ovejas para el matadero”. Esto significa que el martirio tiene que ver con el cristianismo normal.

Está sucediendo en todo el mundo: Pakistán, Nepal, Sudán, Indonesia, Vietnam… se estima que este año morirán unos 164 mil cristianos a causa de su fe (www.gem-werc.org). El martirio es lo que Pablo tiene en mente. Y es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Pero seréis entregados aun por padres, hermanos, parientes y amigos; y matarán aalgunos de vosotros, 17 y seréis odiados de todos por causa de mi nombre”. (Lucas 21:16-17), Nuestra temporada de paz y tolerancia en los Estados Unidos de Norteamérica es un suceso anormal y debiera llevarnos a ocuparnos más en atender a la iglesia sufriente (Hebreos 13:3). Vea http://www.persecution.com.

Así que esta es la conclusión del verso 35: Jesucristo está amando poderosamente a su pueblo con un amor omnipotente y permanente que no siempre nos rescata de la calamidad, pero siempre nos preserva para el gozo eterno en su presencia aun a través del sufrimiento y la muerte.

Permitamos ahora que Lisa Beamer testifique de este amor soberano. Su esposo Todd estuvo en el vuelo 93 que se estrelló en Pensilvania. Él fue uno de los que dijo: « ¡Vamos!».1 Al morir dejó atrás a Lisa y tres niños pequeños (uno nació en el pasado mes de Enero).

Continuará…
http://verdadygracia.blogspot.com/2011/02/nada-nos-podra-separar-del-amor-de.html

¿Puede un cristiano perder la salvación?


¿Puede un cristiano perder la salvación?

Autor: Paulo Arieu

Actualizado: Junio 16 del 2015

Uno de los lectores del blog me preguntó si se pierde la salvación.Este lector me comentaba que había escuchado a una pastora decir que en el tema de la doctrina de la perdida de la salvación están los que dicen que la salvación se pierde, otros que la salvación no se pierde; pero sea como sea debemos vivir como si se perdiera.Yo le respondí que debemos vivir como si Cristo viniera mañana por segunda vez o partiésemos nosotros a su encuentro en cualquier momento. Vivir como si se perdiese produce temor supersticioso,vivir como si el regresase o nosotros fuésemos hoy a estar con Cristo produce esperanza y la esperanza gozo,y esto nos motiva a estar preparados para verle.

Tienes que reprender las dudas que nos vienen a la mente. No es posible  ser salvados por Cristo ayer y hoy perdernos. Que paso, que hicimos de malo, como nos soltamos de El,porque nos rechaza si ayer eramos mas pecadores aun que hoy y aun así El nos rescato. Acaso no experimentamos su perdón? O su amor por nosotros era menor de lo que pensábamos?
Si Cristo es por nosotros quien estará en contra de nosotros? Quien nos separara del amor de Dios? Respuesta: Nada es mas grande que su inmenso amor.Si la salvación se pudiese perder, todo su sufrimiento en la cruz seria en vano y el no seria el Dios Hijo en el que nosotros hemos confiado. Seria tan solo un diosito crucificado por los poderosos diablos. Confía en su Gran Amor, y no le des mente al diablo y sus mentiras.
En cuanto a que si la salvación se pierde o no, hay hermanos en la fe que han sido salvados en ministerio de iglesias como la Igl. Bautista y que aunque siempre han creído que la salvación no se pierde, sin embargo hay algunos versículos bíblicos que les causan ciertas dudas al respecto y fue así desde el principio de mi conversión. Ellos argumentan que aceptaron las respuestas que les daban cuando preguntaban pensando: “ellos saben mas que yo porque llevan muchos años salvos, así que aceptaré sus respuestas”. Sin embargo, reconocen que a través de los años cada vez que se encuentro con uno de esos versículos les surgen las dudas.

Se pierde la salvación?

La mayoría de los cristianos pentecostales, enseñan que la salvación se pierde y tilda de fríos (espiritualmente hablando) a los que creemos que la salvación no se pierde.Recuerdo haber tenido intensos debates en República Dominicana respecto a esta doctrina. Incluso me dijeron algunos pentecostales que esta es una doctrina de demonios (sic). Incluso acá en Estados Unidos también debatí este tema en una reunión de enseñanza bíblica de los días jueves en una iglesia pentecostal denominacional.

Pienso que antes de que esta pregunta sea respondida, debe ser definido el término “cristiano.” Un “cristiano” no es una persona que haya dicho una oración, o pasado al frente, o que haya crecido en una familia cristiana. Mientras que cada una de estas cosas pueden ser parte de la experiencia cristiana, no son éstas las que “hacen” a un cristiano. Un cristiano es una persona que ha recibido por fe a Jesucristo y ha confiado totalmente en Él como su único Salvador (Jn. 3:16; Hch. 16:31; Ef. 2:8-9).

Así que, con esta definición en mente, ¿puede un cristiano perder la salvación? Quizá la mejor manera de responder a estar importante y crucial pregunta es examinando lo que la Biblia dice que ocurre en la salvación, y entonces estudiar lo que implicaría perder la salvación. Estos son algunos ejemplos:

Un cristiano es una nueva criatura. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Estos versos hablan de una persona que se ha convertido enteramente en una nueva criatura, como resultado de estar “en Cristo.” Para que un cristiano perdiera la salvación, la nueva creación tendría que ser revertida y cancelada.

Un cristiano es redimido. “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.” (1 Pedro 1:18-19). La palabra “redimido” se refiere a una compra que ha sido hecha, a un pecio que ha sido pagado. Para que un cristiano perdiera la salvación, Dios tendría que revocar Su compra por la que pagó con la preciosa sangre de Cristo.

Un cristiano es justificado. “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” (Romanos 5:1). “Justificar” significa “declarar justo.” Todos los que reciben a Jesucristo como Salvador son “declarados justos” por Dios. Para que un cristiano perdiera la salvación, Dios tendría que desdecir lo dicho en Su Palabra y retractarse de lo que Él declaró previamente.

A un cristiano se le promete la vida eterna. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” (Juan 3:16). La vida eterna es una promesa eterna (para siempre) en el Cielo con Dios. Dios promete “cree, y tendrás vida eterna.” Para que un cristiano perdiera la salvación, la vida eterna tendría que ser retirada. Si a un cristiano se le ha prometido vivir para siempre, ¿cómo entonces puede Dios romper esta promesa, quitándole la vida eterna?

A un cristiano se le garantiza la glorificación. “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” (Romanos 8:30). Como lo aprendemos en Romanos 5:1, la justificación es declarada al momento de la fe. De acuerdo a Romanos 8:30, la glorificación está garantizada para todos aquellos a quienes Dios justifica. La glorificación se refiere a un cristiano recibiendo un perfecto cuerpo resucitado en el Cielo. Si un cristiano pudiera perder la salvación, entonces Romanos 8:30 es un error, porque Dios no puede garantizar la glorificación para todos aquellos a quienes Él predestinó, llamó, y justificó.

Podrían compartirse muchas más ilustraciones de lo que ocurre en la salvación. Sin embargo, aún estas pocas hacen abundantemente claro que un cristiano no puede perder la salvación. La mayor parte, sino todo lo que la Biblia dice que ocurre a una persona cuando recibe a Jesucristo como Salvador, sería invalidado si la salvación pudiera perderse. La salvación no puede ser revertida. Un cristiano no puede ser des-creado como nueva criatura. La redención no puede ser deshecha. La vida eterna no puede perderse y seguirse considerando como eterna. Si un cristiano perdiera la salvación, Dios tendría que retractarse de Su Palabra y cambiar de parecer – dos cosas que la Escritura nos dice que Dios jamás hace.

Las objeciones más frecuentes a la creencia de que un cristiano no puede perder la salvación son: (1) ¿qué hay de aquellos que son cristianos y continuamente viven una vida inmoral? – y – (2) ¿qué pasa con aquellos que son cristianos, pero luego rechazan la fe y niegan a Cristo? El problema con estas dos objeciones es la suposición de que “son cristianos” (1) La Biblia declara que un verdadero cristiano ya no continuará viviendo una vida inmoral (1 Juan 3:6). (2) La Biblia declara que alguien que se separa de la fe, demuestra que realmente nunca fue un cristiano (1 Juan 2:19).

No, un cristiano no puede perder la salvación. Nada puede separar a un cristiano del amor de Dios (Ro. 8:38-39). Nada puede arrebatar a un cristiano de la mano de Dios (Juan 10:28-29). Dios quiere y tiene el poder para garantizar y mantener la salvación que Él nos ha dado. Judas 24-25 dice, “Y Aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros in mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos.

Este es un tema que esta bien documentado en la Biblia (Romanos 8:28-39 Reina-Valera 1960). La Biblia dice que con Cristo somos más que vencedores:

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Como podemos leer en Romanos, este tema es bien claro en la Biblia. Ademas de todos los textos que dan certeza real, están los atributos de Dios involucrados en la obra de la salvación. El comienzo de la doctrina debe estar basado en la elección de Dios al pecador y en la victoria de Cristo en la cruz y el poder omnipotente de Dios para cumplir sus promesas.te puedo asegurar que he leído y analizado durante años todas las objeciones que dan y sus orígenes históricos y todas las objeciones están basadas en mal interpretar los atributos de Dios y en defender la libertad del hombre para escoger a Dios a ultranza. Incluso ni el mismo Jacobo Arminio afirmo que su seguridad acerca de que la salvación se podía perder.El dijo que no estaba seguro y que tenia que estudiarlo mejor.
Pero ademas, es lógico. No puede haber contrariedad en esto. No puede ser que Dios diga que uno es salvo y luego que no cumpla.Sera que Dios es mentiroso? Y además de obrar de ese modo, El mostraría que no tiene poder para cumplir sus promesas. Incluso dejar al hombre con sus cambios de humor al frente de esta responsabilidad de poder llegar a la eternidad seria terrible,seria como poner el botón de una bomba nuclear al alcance de un niño. Imposible.Dios no hace eso.Todo lo que Dios hace y promete el lo cumple. El hombre es debil,pero Dios es fuerte. Lo que si no olvidemos que es responsabilidad del creyente el estar consagrado,no para no perderse,sino para ser un fiel adorador. Un buen discipulo. Pero Dios cumple todo lo que promete. El diablo no es omnipotente,nada puede contra los pactos del Señor y SUS DECRETOS. Cuando estudias en profundidad los atributos de Dios entiendes mejor la obra de la cruz y también un poquito mejor quien es el Dios infinito e inmensamente omnipotente. Al estudiar los atributos, se entiende mejor quien es nuestro Dios y cuan grande es su poder. Al conocer estos atributos vemos quien es Dios. Saber quien es El, no es para jugar contra El a ver quien es mas fuerte que El. No,esto no es correcto para nada. Un cristiano verdadero ama a su Salvador.

No le busque usted la 5ta. pata al gato.Porque no la tiene. La salvación ni se gana ni se pierde. La salvación viene de Dios. No es obra humana. Dios es una persona y hay solo dos formas posibles de ir a El,quien es el Rey del Universo: Porque El te llama o porque vos vas sin que te llame.No hay mas opciones. No existen. La Biblia habla por todas partes del llamado de Dios. Sin embargo, si por alguna razón te acercas a El sin que El te llame, El no te rechaza!!!. Eso es cristianismo, esa es la personalidad de Dios. Yo creo en el llamado de Dios. Pero se que si alguno lo busca de corazón, Dios, quien conoce todas las cosas lo recibe y lo adopta como hijo. No se complique usted con las teologías. Si alguien ama a Dios, Dios le conoce. Y esto es lo mas importante: Que Dios sea glorificado.!!! El resto,son las mil y una luchas del creyente por interpretar la Palabra de Dios, que es el principio de nuestro discurso espiritual.

Amén.

————

Articulos relacionados: Doctrinas de la Gracia

————–

Bibliografía consultada:

PANTEÍSMO


PANTEÍSMO

La omnipresencia difiere del panteísmo, que afirma que el universo es Dios. El concepto fue expresado por primera vez por el deísta inglés John Toland (1670–1722) en 1705, cuando él enseñó que

“Dios es la mente o alma del universo”.

Esta herejía no hace distinción entre el Creador y lo creado, distinción que se enseña en el primer versículo de la Biblia. La omnipresencia también difiere del panteísmo como lo emplean los teólogos de proceso para decir que el ser de Dios penetra el universo entero pero aun no es agotado por el universo. La omnipresencia sí significa que Dios está presente en todo lugar, pero no difundido por todo o penetrando el universo. (Ryre) [1]

SUMARIO: I. Panteísmo.—Formas religiosas de panteísmo: 1. En la India: Hinduismo y Budismo; 2. En China: Taoísmo.—Formas filosóficas de panteísmo: 1. Estoicismo y neoplatonismo; 2. En la filosofía musulmana y judía; 3. En la filosofía medieval; 4. En la filosofía moderna: a. Espinoza, b. Idealismo alemán.—IV. Panteísmo y Trinidad. Relaciones y diferencias.

I. Panteísmo

Esta doctrina enseña que Dios es la sustancia o esencia de todas las cosas, pero no la totalidad de ellas. A lo largo de la historia ha ofrecido diversas formulaciones según las concepciones de la realidad. En una concepción estática, afirma que el mundo carece de sustantividad propia y no es más que una modificación de la naturaleza divina o prolongación corporal animada por ella. Por el contrario, en una visión dinámica del mundo, lo considera como emanación de la divinidad o estado eventual en el devenir histórico de Dios. En todo caso, Dios se exterioriza en la dispersión de los seres mundanos, sobre los cuales actúa convirtiéndolos finalmente en su propia realidad por vía de unificación.

Esta concepción de la realidad global es más propia del pensamiento intuitivo y místico que del racional y discursivo. Por eso predomina en los albores de la filosofía y en las religiones más antiguas, aunque con la diferencia de que, mientras que es impensable una religión estrictamente panteísta porque suprimiría su nota esencial, el sentido de dependencia, sí caben filosofías panteístas, como registra la historia. No obstante puede hablarse también de ciertas formas de religiosidad de tendencia panteísta, como veremos a continuación.

II. Formas religiosas de panteísmo

1. EN LA INDIA: HINDUISMO Y BUDISMO. Alguien ha considerado a la India como el país de origen del panteísmo religioso, ya que en sus principales formas históricas de religión, Hinduismo y Budismo, se establece una serie de identificaciones que culminan en la reducción de todo cuanto existe a dos principios supremos, el Atman o espíritu del pensante y el Brahman o espíritu del mundo. Identificados estos dos principios, en último término, el espíritu de quien los conoce se convierte en Brahman o alma del mundo, dueño y señor de todas las cosas. A continuación explicamos el sentido panteísta de estas religiones.

El hinduismo centra toda su doctrina en la idea de salvación. En la literatura védica (2000 a. C.), el aman humano tiene su origen y destino en el Atman superior, principio de todo cuanto existe. Paralelo a él aparece el Brahman, elemento absoluto y eterno, al cual se reintegra el Áman propio de cada persona humana, convenientemente purificado, a la hora de su muerte. Los Upanishads (600-800 a. C.) identifican ya estos dos principios, al advertir que la realidad suprema, origen y fin del universo (Brahman), es la misma que el hombre descubre como la más profunda y permanente de su ser (Atman), con la que se identifica definitivamente. No puede haber ser verdadero desligado del ser divino. De ahí que aquello que no está referido a la causa divina sea superficial y aparente. Pura ilusión carente de ser. Existen, no obstante, dentro de este credo religioso algunas escuelas, sobre todo de orden práctico, que defienden la transcendencia y la personalidad de Dios’.

En sus movimientos principales, Hinayana o pequeño vehículo (salvación sólo para los privilegiados) y Mahayana o gran vehículo (salvación para todos), el budismo articula su enseñanza en torno al nirvana o realidad verdadera, donde quedan suprimidas las diferencias entre los seres y se alcanza la comunión perfecta por vía de unidad.

Para llegar a este estado de intemporalidad, no de aniquilamiento, el alma tiene que adquirir plena conciencia de su núcleo divino. De esta manera obtiene la madurez necesaria para unirse a Dios, realidad absoluta o estado supraexistencial, que algunos entienden como la identificación total del alma particular con el alma universal.

2. EN CHINA: Taoísmo. La sabiduría de China establece un paralelismo neto entre los acontecimientos cósmicos y la conducta humana, de forma que toda la realidad forma una unidad viviente integrada por el cielo, la tierra y el hombre. Laotze (604 a. C.) hace del tao la fuerza creadora y el principio armónico de este proceso universal. Además de ser realidad metafísica fundamental, es ley impersonal por la que todo se rige y a la que se reintegran todas las cosas al término de su recorrido histórico. Bajo su acción terminan por armonizarse el conocimiento subjetivo y el mundo objetivo. «Todos los seres llevan en sí al quieto yin y abarcan al móvil yang. El hálito vital, mediador, opera la unión armónica». El Tao es, además, inmanente a la naturaleza, en cuanto que las diversas formas de ésta no son más que distintas variaciones de la única realidad y conciencia universal.

III. Formas filosóficas de panteísmo

1. ESTOICISMO Y NEOPLATONISMO. El problema de la filosofía ha sido desde siempre la explicación de lo uno y de lo múltiple. Los antiguos griegos la centraron sobre el ser, principio eterno y realidad sustantiva de las cosas. Esta realidad adquiere en el estoicismo el carácter de logos o razón del universo, inmanente a la naturaleza, que contiene las raíces de todo y hacia donde retornan los diversos entes por inexorable necesidad. El neoplatonismo, por su parte, acentúa la impersonalidad del Sumo Bien de Platón y del acto puro de Aristóteles, haciendo del Uno, realidad suprema y rebosante, el principio único de donde proceden todos los seres por emanación y hacia donde todos ascienden como centro de consumación y síntesis superadora de todas las diferencias y oposiciones.

2. EN LA FILOSOFÍA MUSULMANA Y JUDÍA. A partir del siglo IX la filosofía musulmana, bajo la influencia del neoplatonismo y del pensamiento de la India, ofrece claros indicios panteístas en algunos de sus representantes. Alfarabi (870-950) admite la existencia de un entendimiento agente único para todos los hombres, concebido como término del proceso de emanación y origen, a su vez, de las formas sustanciales del mundo. Todas las cosas proceden de Dios según el siguiente orden: el autoconocimiento de Dios produce la primera Inteligencia; ésta, al conocerse a sí misma, engendra otras Inteligencias idénticas a ella, las cuales prosiguen el mismo proceso en su acción emanadora. En esta doctrina tiene cabida una tríada, semejante en parte a la Trinidad cristiana, formada por Dios, por la primera Inteligencia y por las otras Inteligencias, que animan a los cuerpos. En todo este movimiento creador la generación y la procesión no se oponen a la igualdad de sus términos., Este pensamiento repercute en la teoría de Avicena sobre la jerarquía de los seres emanados unos de otros y en la de Averroes sobre el entendimiento agente único para toda la especie humana. Hay que decir, sin embargo, que la transcendencia y la personalidad de Dios quedan fuera de duda en estos dos filósofos.

Una concepción análoga se observa en determinados filósofos judíos que, como Acicebrón, interpretan a su modo el neoplatonismo y ofrecen una teoría de la emanación propia de la Cábala de esta época. Según este pensamiento, Dios es el transfondo de todas las cosas y la creación del mundo no es obra directa suya, sino de su voluntad o Verbo, que imprime la forma a la materia corporal.

3. EN LA FILOSOFÍA MEDIEVAL CRISTIANA. Algunos filósofos cristianos de la baja edad media expresaron en categorías ontológicas neoplatónicas la verdad de fe sobre el origen y la consumación de la creación en Dios. Entre ellos destacan, por sus ribetes panteístas, Nicolás de Cusa (1401-1464) y Jordano Bruno (1548-1600), que consideraron el mundo como mera teofanía. El Cusano, que rechaza la emanación estricta defendiendo la distinción entre Dios y las criaturas, concibe el universo como la explicación de la esencia divina por la que cada cosa aparece como una infinitud finita y la totalidad de ellas como el Deus sensibilis. Y todo ello porque en Dios, pura subjetividad, se identifican el que ve, lo visto y el ver. Remitiéndose al de Cusa, Jordano Bruno comprende a Dios y al mundo en la relación de un todo único, cuyo principio inmanente y vivificador es Dios mismo.

4. EN LA FOLOSOFÍA MODERNA:

a. Espinoza (1632-1677). Imbuido de la mística barroca de su época y apoyado en una concepción geométrica de la realidad, describe las relaciones de Dios con el mundo en términos de inherencia lógica, como la del triángulo con sus propiedades. Solamente existe una sustancia infinita (Deus sive substantia sive natura), que se explicita en repertorio indefinido de los modos creados (cosas) a los que precede y de los que se distingue solamente en sentido lógico. «Por Dios entiendo el absolutamente infinito, es decir, la sustancia que consiste en una infinitud de atributos, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e infinita»… «Fuera de Dios no puede existir ni puede concebirse ninguna sustancia».

b. El Idealismo alemán. Un siglo después, Fichte (1762-1814), llevando hasta el extremo la herencia kantiana, opta por un «Yo» absoluto: sujeto, objeto y fin de todo saber y obrar. Autoconciencia ideal, este «yo» se identifica con la actividad divina creadora del «yo» individual y del «no-yo». Consiste en actividad pura y espontánea que sustenta por sí misma, a la vez que la manifiesta y la realiza, la vida una e infinita, en la que son superadas la dualidad sujeto-objeto y las contradicciones de la dinámica histórica hacia su cumplimiento en el «Yo-absoluto».

Hegel (1770-1831), en su intento de explicar las relaciones de Dios con el mundo, identifica a Dios, Idea, con el dinamismo de la naturaleza y el devenir de la historia humana. Estas constituyen la exteriorización necesaria de Dios, que no es más que la culminación de un proceso dinámico de orden dialéctico de tesis, antítesis y síntesis, cuya máxima expresión es el hombre consciente de la presencia del Absoluto en él. Dicha conciencia adquiere plena clarividencia en Cristo, divinización del hombre y humanización de Dios. En la medida en que las etapas evolutivas de la realidad constituyen los peldaños de la autorrealización del Absoluto, se difumina la idea de creación en favor de un [Supra, I] panteísmo, en el que Dios es el punto culminante de la realidad evolutiva. No es que el mundo sea Dios en sentido estricto, sino Dios en desarrollo o lo que llega a ser la humanidad en su crecimiento como espíritu, esto es, la historia consumada en libertad y solidaridad. Hegel concibe la historia como el proceso del despliegue y del repliegue de Dios; como su realización fuera de sí.

IV. Panteísmo y Trinidad. Relaciones y diferencias

Cualquier forma de panteísmo, pero de manera especial del [Supra, 4 b] idealismo da pie para establecer ciertas afinidades entre la Trinidad y el monismo de la Idea. Ahora bien, semejante interpretación, más que explicar racionalmente el misterio trinitario cristiano, lo suprime de raíz porque, además de intramundanizar a Dios convirtiéndolo en un proceso sin sujeto adecuado, lo reduce a una entidad abstracta y suprapersonal que no puede ser verdadero interlocutor del hombre. Si algo hay claro en la Biblia y en la teología cristiana es la concepción de Dios como proceso inmanente de amor interpersonal preexistente, muy lejos, porcierto, de la necesaria efusión del Uno divino en lo múltiple y su posterior reconversión en la unidad. Además, el amor inmanente de Dios tiene vida por sí mismo sin necesidad de recibirla de sus criaturas, aunque, en su desbordamiento, pueda comunicarla libremente. Puede decirse, sin embargo, que los caminos de dicho proceso autocomunicativo, cuyos momentos son génesis (Padre), encuentro (Hijo), plenitud (Espíritu), se explicitan de modo especial en los encuentros humanos verdaderos, pero sin reducirse a ellos. Precisamente porque hay Trinidad inmanente, es por lo que el hombre tiene realidad y alcanza su salvación”; pero, aunque la vida trinitaria se identifica con la nuestra por un lado, nos desborda completamente por otro12. Dios no se agota en lo que es para nosotros, y las fórmulas trinitarias, si bien expresan un fondo estructural humano, no pueden disolverse en él.

————

Notas

[1] Charles C. Ryre, “Teología Básica”,pag. 18, ed.Unilit, Miami USA, 1993

 

Extr. de  Juan de Sahagún Lucas, http://www.mercaba.org/DIOS%20CRISTIANO/P/panteismo.htm