Lo Absurdo de la Vida sin Dios


Lo Absurdo de la Vida sin Dios

William Lane Craig

El hombre moderno pensó que al librarse de Dios, se había librado de todo aquello que lo reprimía y ahogaba. Sin embargo, descubrió que al matar a Dios, se había dado muerte a sí mismo. Porque si no hay Dios, la vida de hombre se vuelve absurda.

Traducido por Joel Naranjo. The Absurdity of Life without God

La Necesidad de Dios y la Inmortalidad

El Hombre, escribe Loren Eiseley, es el Huérfano Cósmico. Es la única criatura en el universo que pregunta, “¿Por qué?” Otros animales tienen su instinto para guiarlos, pero el hombre ha aprendido a hacer preguntas. “¿Quién soy?” pregunta el ser humano. “¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy?”. Desde la Ilustración, cuando se despojó de los grilletes de la religión, el hombre ha intentado contestar estas preguntas sin hacer referencia a Dios. Pero las respuestas que ha hallado no han sido estimulantes, si no oscuras y terribles. “Eres un subproducto accidental de la naturaleza, el resultado de la materia más el tiempo y el azar. No hay ninguna razón para tu existencia. Todo lo que enfrentas es la muerte.”

El hombre moderno pensó que al librarse de Dios, se había librado de todo aquello que lo reprimía y ahogaba. Sin embargo, descubrió que al matar a Dios, se había dado muerte a sí mismo. Porque si no hay Dios, la vida de hombre se vuelve absurda.

Si Dios no existe, tanto el hombre como el universo están inevitablemente condenados a la muerte. El ser humano, como todos los organismos biológicos, debe morir. Sin la esperanza de la inmortalidad, la vida de hombre lleva sólo a la tumba. Su vida no es si no una chispa en la oscuridad infinita, una chispa que nace, parpadea, y muere para siempre. Por consiguiente, todos debemos enfrentar lo que teólogo Paul Tillich ha llamado “la amenaza del no ser”. Porque aunque ahora sé que existo, que estoy vivo, sé también que algún día ya no existiré, que ya no seré más, que voy a morir. Este pensamiento es pasmoso y amenazador: ¡pensar que la persona que llamo “yo” dejará de existir, que no será más!

Recuerdo vivamente la primera vez que mi padre me dijo que algún día yo moriría. De algún modo, como niño, el pensamiento simplemente nunca había cruzado por mi mente. Cuando me lo dijo, quedé lleno de miedo y una insoportable tristeza. Y aunque intentó repetidamente asegurarme esto ocurriría en mucho tiempo más, eso no parecía importar. Fuese antes o después, el hecho innegable era que yo moriría y ya no sería más, y esta idea me resultó abrumadora. Eventualmente, como todos, llegué a simplemente a aceptarlo. Todos aprendemos a vivir con lo inevitable. Pero esa percepción infantil sigue siendo cierta. Como el existencialista francés Jean-Paul Sartre observó, “algunas horas o algunos años no hacen diferencia alguna una vez que se ha perdido la eternidad”.

Ya sea que llegué antes o después, la perspectiva de la muerte y la amenaza del no ser es un horror terrible. Pero una vez conocí un estudiante quién no sentía esta amenaza. Decía que había crecido en una granja y estaba acostumbrado a ver los animales nacer y morir. La muerte era para él simplemente algo natural, parte de la vida, por así decirlo. Yo estaba intrigado por lo diferente que eran nuestras perspectivas acerca de la muerte y encontraba difícil entender por qué él no sentía la amenaza de no ser. Después de varios años, pienso que encontré mi respuesta leyendo a Sartre. Sartre observó que la muerte no es amenazante en tanto la veamos como la muerte del otro, cuando la vemos en tercera persona, por así decirlo. Es sólo es cuando la internalizamos y la vemos primera persona (“mi muerte: Yo voy morir”) que la amenaza del no ser se vuelve real. Como indica Sartre, muchas personas nunca asumen esta perspectiva de primera persona en su vida; uno puede mirar incluso su propia muerte desde un punto de vista de tercera persona, como si fuera la muerte de otro o incluso de un animal, como hizo mi amigo. Pero el verdadero significado existencial de mi muerte sólo puede apreciarse de la perspectiva de primera persona, cuando comprendo que yo voy morir y dejaré de existir para siempre. Mi vida es simplemente una transición momentánea del olvido al olvido.

Y el universo, también, enfrenta la muerte. Los Científicos nos dicen que el universo se está expandiendo, y todo en él se aleja más y más. Mientras esto sucede, se vuelve más y más frío, y su energía se agota. En el futuro todas las estrellas se consumirán y toda la materia colapsará en estrellas muertas y agujeros negros. No habrá luz en absoluto; no habrá calor; no habrá vida; sólo los cadáveres de estrellas y galaxias muertas, siempre expandiéndose en la oscuridad interminable y las frías profundidades del espacio: un Universo en ruinas. Así que no sólo la vida de cada persona individual está condenada; la raza humana entera está condenada. No hay escapatoria. No hay esperanza.

Lo Absurdo de la Vida sin Dios y sin Inmortalidad

Si no hay Dios, entonces el hombre y el universo están condenados. Como prisioneros sentenciados a muerte, esperamos nuestra inevitable ejecución. No hay Dios ni inmortalidad. ¿Y cuál es la consecuencia de esto? Significa que la vida misma es absurda. Significa que la vida que tenemos carece de significado, valor, o propósito último. Miremos cada uno de éstos.
No hay Significado Último sin Inmortalidad y sin Dios

Si cada persona deja de existir cuándo muere, entonces ¿qué significado último puede darse a su vida? ¿Importa realmente si alguna vez existió? Su vida puede ser importante en relación a ciertos eventos, pero ¿Cuál es el significado último de cualquiera de esos eventos? Si todos los eventos carecen de sentido, entonces ¿Cuál puede ser el significado o influencia última de cualquiera de ellos? En última cuenta no hacen ninguna diferencia.

Veámoslo desde otra perspectiva: Los científicos dicen que el universo en originó en una explosión denominada el “Big Bang” hace unos 13 mil millones años. Suponga que el Big Bang nunca hubiera ocurrido. Suponga que el universo nunca hubiera existido. ¿Qué diferencia sustancial haría? De todos modos, el universo esta condenado. En última cuenta, no hace ninguna diferencia si el universo alguna vez existió o no. Por consiguiente, carece de significado último.

Lo mismo es verdad respecto la raza humana. La humanidad es una especie condenada en un universo agonizante. Porque la raza humana dejará de existir en el futuro; da lo mismo si alguna vez existió. La humanidad, así, no es más significativa que un enjambre de mosquitos o un corral de cerdos, pues su destino es el mismo. El mismo ciego proceso cósmico que los escupió en primer lugar se los tragará a todos en el futuro.

Y lo mismo es verdad de cada persona individual. Las contribuciones del científico al adelanto de conocimiento humano, las investigaciones del doctor para aliviar el dolor y el sufrimiento, los esfuerzos del diplomático por afianzar la paz en el mundo, los sacrificios de hombres buenos en todo lugar para mejorar la condición de la raza humana: todos éstos llegan a nada. Éste es el horror de hombre moderno: dado que acaba en nada, es nada.

Pero es importante ver que no es sólo inmortalidad lo que necesita el hombre si su vida ha de ser significativa. La mera duración de la existencia no hace a esa existencia significativa. Si el hombre y el universo pudieran existir para siempre, pero no hubiera Dios, su existencia aún carecería de significado último. Como ilustración, una vez leí un cuento de ciencia-ficción en que un astronauta estaba aislado en un yermo trozo de piedra perdido en el espacio exterior. Con él tenía dos frascos: uno contenía veneno y el otro una poción que lo haría vivir para siempre. Comprendiendo su predicamento, bebió el veneno. Pero entonces, para su horror, descubrió que había bebido el frasco equivocado, habían bebido la poción de la inmortalidad. Y eso significaba que él estaba maldito a existir para siempre, una vida interminable y carente de sentido. Ahora, si Dios no existe, nuestras vidas son exactamente igual. Podrían seguir y seguir y aún carecer absolutamente de sentido. Aún podríamos preguntar de la vida, “¿Y qué?” Así que no es sólo la inmortalidad lo que el hombre necesita si su vida ha de ser significativa en último término; necesita a Dios y la inmortalidad. Y si Dios no existe, carece de ambos.

El hombre del siglo XX llegó a entender esto. Lean “Esperando a Godot” de Samuel Beckett. Durante toda la obra dos hombres mantienen una conversación trivial mientras esperan que llegué un tercer hombre, quién nunca lo hace. Nuestras vidas son así, está diciendo Beckett; sólo matamos el tiempo esperando. ¿Qué?, no lo sabemos. En un trágico retrato del hombre, Beckett escribió otra obra en que el telón se abre revelando un escenario cubierto de basura. Durante treinta largos segundos, el público se sienta y mira fijamente en silencio esa basura. Entonces el telón se cierra. Eso es todo.

Los existencialistas franceses Jean-Paul Sartre y Albert Camus entendieron esto también. Sartre retrató la vida en su obra “Sin Salida” como el infierno. La línea final de la obra son las palabras de resignación, “Bien, sigamos con él.” Así, Sartre escribe en otra parte acerca de la “náusea” de la existencia. Camus, también, vio la vida como un absurdo. Al final de su novela breve “El Extranjero”, el héroe de Camus descubre en un destello de comprensión que el universo no tiene significado y no hay Dios para darle uno.

Así, si no hay Dios, entonces la vida misma carece sentido. El hombre y el universo carecen de significado último.
No hay Valor Último Sin Inmortalidad y sin Dios

Si la vida acaba a la tumba, entonces da lo mismo si uno ha vivido como un Stalin o como un santo. Dado que el destino de cada uno finalmente no se relaciona con la propia conducta, usted puede simplemente vivir como mejor le parezca. Como lo puso Dostoyevsky: “Si no hay inmortalidad, todas las cosas están permitidas”. Sobre esta base, un escritor como Ayn Rand esta completamente en lo cierto al alabar las virtudes del egoísmo. Viva totalmente para el yo; ¡no hay nadie que le haga rendir cuentas! De hecho, sería estúpido hacer algo diferente, pues la vida es demasiado corta para arriesgarla actuando por otra cosa que no sea puro interés propio. Sacrificarse en favor de otro sería estúpido. Kai Nielsen, un filósofo del ateo que intenta defender la viabilidad de la ética sin Dios, al final admite,

No hemos sido capaces de mostrar que la razón requiere el punto de vista moral, o que todos que las personas verdaderamente racionales, desprovistas de mitos o ideologías, no necesitan ser individuos egoístas o los amorales clásicos. La razón no decide aquí. El cuadro que he pintado para usted no es uno agradable. La reflexión acerca de él me deprime. . . . La pura razón práctica, incluso con un adecuado conocimiento de los hechos, no le llevará a la moralidad.i

Pero el problema es aun peor. Porque, dejando de lado la inmortalidad, si no hay Dios, no puede haber estándares objetivos del bien y el mal. Todo lo que confrontamos es, en palabras de Jean-Paul Sartre, el hecho desnudo, carente de valor, de la existencia. Los valores morales son ya sea sólo expresiones de gusto personal o los derivados de la evolución y condicionamiento socio-biológico. En un mundo sin Dios ¿Quién puede decir qué valores son correctos y cuales no? ¿Quién puede juzgar que los valores de Adolfo Hitler son inferiores a los de un santo? El concepto de moralidad pierde todo significado en un universo sin Dios. Como un eticista ateo contemporáneo señala,”decir que algo es malo porque. . . esta prohibido por Dios, es. . . absolutamente comprensible para cualquiera que cree en un legislador Divino. Pero decir que algo está mal. . . aun cuando no haya ningún Dios para prohibirlo, no es comprensible. . . . ” “El concepto de obligación moral [es] ininteligible aparte de la idea de Dios. Las palabras permanecen pero su significado ha idoii. En un mundo sin Dios, no puede haber bien y mal en un sentido objetivo, sólo nuestros juicios subjetivos cultural y personalmente relativos. Esto significa que es imposible de condenar la guerra, la opresión, o el crimen como algo malo. Ni tampoco es posible alabar la fraternidad, la igualdad y el amor como algo bueno. Porque en un universo sin Dios, el bien y el mal no existen, sólo esta el hecho desnudo y sin valor de la existencia, y no hay nadie que diga que tu tienes la razón y yo estoy equivocado.
No hay Propósito Último Sin la Inmortalidad y sin Dios

Si la muerte nos espera con los brazos abiertos al final del camino, ¿cuál es entonces el propósito de la vida? ¿Es todo para nada? ¿No hay razón para la vida? ¿Y qué del universo? ¿Es absolutamente en vano? Si su destino es una tumba helada en el vacío del espacio exterior, la respuesta debe ser: Sí, es vano. No hay ninguna meta, ningún propósito para el universo. Los restos de un universo muerto simplemente seguirán expandiéndose y expandiéndose. Para siempre

¿Y qué de hombre? ¿No hay ningún propósito en absoluto para la raza humana? ¿O simplemente desaparecerá algún día en el olvido de un universo indiferente? El escritor inglés H. G. Wells previó tal perspectiva. En su novela “La Maquina del Tiempo”, el viajero del tiempo de Wells viaja lejos en el futuro para descubrir el destino de hombre. Todo lo que encuentra es una tierra muerta, salvo por un poco de liquen y musgo, orbitando un gigantesco sol rojo. Los únicos sonidos son el zumbido del viento y las suaves olas del mar. “Más allá de estos sonidos inanimados“, escribe Wells, “el mundo estaba silencioso. ¿Silencioso? Sería difícil expresar su quietud. Todos los sonidos de hombre, el balido de oveja, los gritos de las aves, el zumbido de los insectos, el movimiento que sirve de fondo a nuestras vidas, todo se había acabadoiii 3. Y así, el viajero de tiempo de Wells regresó. ¿Pero a qué? meramente un punto anterior en la carrera sin objeto hacia el olvido. Cuando como no cristiano leí por primera vez el libro de Wells pensé, “¡No, no! ¡No puede acabar así!” Pero si no hay Dios, así es como acabará, nos guste o no. Ésta es la realidad en un universo sin Dios: no hay esperanza; no hay propósito.

Lo que es verdad para la humanidad como un todo es verdad individualmente para cada uno de nosotros: estamos aquí sin ningún propósito. Si no hay Dios, entonces nuestra vida no es cualitativamente diferente de la de un perro. Como el antiguo autor de Eclesiastés lo pone “Los hombres terminan igual que los animales; el destino de ambos es el mismo, pues unos y otros mueren por igual, y el aliento de vida es el mismo para todos, así que el hombre no es superior a los animales. Realmente, todo es absurdo, y todo va hacia el mismo lugar. Todo surgió del polvo, y al polvo todo volverá“. (Ecl 3:19-20 NVI). En este libro, que se lee más como un pedazo de literatura existencialista moderna que como un libro de la Biblia, el escritor muestra la futileza de placer, la riqueza, la educación, la fama política, y la honra en una vida condenada a acabar en la muerte. ¿Su veredicto? “¡Vanidad de vanidades! Todo es vanidad!” (1:2). Si la vida acaba a la tumba, entonces no tenemos ningún propósito último por el cual vivir.

Pero más que esto: aun si no acabara con la muerte, sin Dios la vida aún carecería de propósito. El hombre y el universo serían entonces simples accidentes del azar, lanzados a la existencia sin razón. Sin Dios, el universo es el resultado de un accidente cósmico, una explosión fortuita. No hay razón para su existencia. En cuanto al hombre, es un capricho de la naturaleza—un producto ciego de la materia, más el tiempo, más el azar. Es simplemente un poco de cieno que desarrolló racionalidad. Como un filósofo lo ha puesto: “La vida humana está montada sobre un pedestal subhumano y debe desplazarse por sí sola en el corazón de un universo silencioso e inconsciente.”iv

Lo que es verdad del universo y de la raza humana también es verdad de nosotros como individuos. Si Dios no existe, entonces usted es simplemente un aborto de naturaleza, lanzado a un universo sin propósito para vivir una vida sin propósito.

Así, si Dios no existe, significa que el hombre y el universo existen sin propósito, dado que el fin de todo es la muerte, y llegaron a existir sin propósito, dado que son sólo productos ciegos del azar. En pocas palabras, la vida carece absolutamente de razón.

¿Entiende usted la gravedad de la alternativa que se nos presenta? Si Dios existe, hay esperanza para el hombre. Pero si Dios no existe, todo lo que nos queda es la desesperación. ¿Entiende por qué la pregunta sobre la existencia de Dios es tan vital para el ser humano? Como un escritor acertadamente lo ha puesto “Si Dios está muerto, entonces el hombre también está muerto”.

Desgraciadamente, la gran masa de la humanidad no comprende este hecho. Continúan adelante como si nada hubiera cambiado. Me recuerda la historia de Nietzsche del loco que en las primeras horas de la mañana irrumpió en el mercado, linterna en mano, gritando: “¡Busco Dios! ¡Busco Dios!” Dado que muchos de los presentes no creían en Dios, provocó mucha risa. “¿Dios se ha perdido? ” se mofaron de él. “¿O está escondido? ¡O quizá se ha ido de viaje o ha emigrado!” Le gritaron y se rieron. Entonces, escribe a Nietzsche, el loco se volvió hacia ellos y los atravesó con su mirada

“¿Donde esta Dios? ” gritó, ‘yo les diré. Nosotros lo hemos matado: ustedes y yo. Todos nosotros somos sus asesinos. ¿Pero cómo hemos hecho esto? ¿Cómo pudimos beber al mar? ¿Quién nos dio la esponja para borrar el horizonte entero? ¿Qué hicimos cuándo desencadenamos esta tierra de su sol? ¿Hacia donde se está moviendo ahora? ¿Lejos de todos los soles? ¿Acaso no nos hundimos continuamente? ¿Hacia atrás, hacia los lados, adelante, en todas las direcciones? ¿Queda un arriba y un abajo? ¿No estamos extraviándonos como en una infinita nada? ¿No sentimos el aliento del espacio vacío? ¿No se ha vuelto más frío? ¿No viene noche y más noche? ¿No deben encenderse las linternas por la mañana? ¿No oímos todavía del ruido de los sepultureros que están enterrando Dios? . . . Dios está muerto. . . . Y nosotros lo hemos matado. ¡Cómo nosotros, asesinos entre los asesinos, nos consolaremos!”v

La muchedumbre miró fijamente al loco en el silencio y asombro. Por fin este azotó su linterna en el suelo. “He venido demasiado pronto” dijo. “Este tremendo evento todavía está en de camino, no ha alcanzado los oídos del hombre todavía”. Los hombres no comprendieron realmente las consecuencias de lo que habían hecho al matar a Dios. Pero Nietzsche predijo que algún día la gente comprenderían las implicaciones de su ateísmo; y este descubrimiento introduciría una edad de nihilismo: la destrucción de todo significado y valor en la vida.

La mayoría de las personas aun no reflexiona en las consecuencias del ateísmo y así, como la muchedumbre en el mercado, sigue inconscientemente su camino. Pero cuando comprendemos, como hizo Nietzsche, lo qué el ateísmo implica, entonces su pregunta nos golpea fuertemente: ¿cómo nosotros, los asesinos de todos los asesinos, nos consolaremos?

La imposibilidad Práctica del Ateísmo

Casi la única solución que el ateo puede ofrecer es que enfrentemos la absurdidad de la vida y vivamos valientemente. Por ejemplo, Bertrand Russell escribió que debemos construir nuestras vidas en “el firme fundamento de la inflexible desesperación”vi. Sólo reconociendo que el mundo realmente es un lugar terrible podemos enfrentar exitosamente la vida. Camus dijo que debemos reconocer la absurdidad de la vida honestamente y entonces debemos vivir en amor el uno por el otro.

El problema fundamental con esta solución, sin embargo, es que es imposible vivir de forma consistente y alegre dentro de tal cosmovisión. Si uno vive de forma consistente, no será feliz; si uno vive felizmente, es sólo porque no es consistente. Francis Schaeffer ha explicado bien este punto. El hombre moderno, dice Schaeffer, vive en un universo de dos pisos. En el piso de abajo está el mundo finito sin Dios; aquí la vida es absurda, como hemos visto. En el piso superior está el significado, los valores, y el propósito. Ahora, el hombre moderno vive en el piso de abajo porque cree que no hay Dios. Pero no puede vivir felizmente en un mundo tan absurdo; por tanto continuamente da saltos de fe al piso superior para afirmar el significado, valor, y propósito, aún cuando no tiene derecho a ello, dado que no cree en Dios.

Echémosle, entonces, una nueva mirada a cada una de las tres áreas en que vimos que la vida es absurda sin Dios, para mostrar cómo el hombre no puede vivir consistente y alegremente con su ateísmo.
Significado de la Vida

Primero, el área del significado. Vimos que sin Dios, la vida no tiene ningún significado. Aun así, los filósofos continúan viviendo como si la vida tuviera significado. Por ejemplo, Sartre afirmó que uno puede crear significado para su vida escogiendo libremente seguir un cierto curso de acción. El propio Sartre escogió el Marxismo.

Ahora esto es absolutamente incoherente. Es incoherente decir que la vida es objetivamente absurda y después decir uno puede crear significado para su vida. Si la vida es realmente absurda, entonces el hombre esta atrapado en el piso inferior. Intentar crear significado en la vida representa un salto al piso superior. Pero Sartre no tiene ninguna base para este salto. Sin Dios, no puede haber ningún significado objetivo en la vida. El programa de Sartre realmente es un ejercicio de autoengaño. Sartre realmente está diciendo, “Hagamos como que el universo tiene significado.” Esto es simplemente engañarnos a nosotros mismos.

El punto es este: si Dios no existe, entonces la vida objetivamente carece de sentido; pero el hombre no puede vivir de forma consistente y feliz sabiendo que la vida no tiene sentido; así que para ser feliz simula que la vida tiene significado. Pero esto es, claro, completamente inconsistente, porque sin Dios, el hombre y el universo carecen de cualquier significancia real.
El valor de Vida

Volvámonos ahora al problema de valor. Aquí es donde ocurren las inconsistencias más escandalosas. En primer lugar, los humanistas ateos son totalmente incoherentes al afirmar los valores tradicionales del amor y hermandad. Camus ha sido correctamente criticado por sostener inconsistentemente la absurdidad de la vida y la ética del amor y hermandad humana. Los dos son lógicamente incompatibles. Bertrand Russell, también, fue inconsistente. Pues aunque era ateo, era un abierto crítico social, denunciando la guerra y las restricciones a la libertad sexual. Russell admitió que no podía vivir como si los valores éticos simplemente fueran una cuestión de gusto personal, y que encontraba su propia visión, por consiguiente, “increíble.” “No sé la solución”, confesóvii. El punto es que si no hay Dios, no puede existir un bien y mal objetivos. Como dijo Dostoyevsky “Todas las cosas están permitidas.”

Pero Dostoyevsky también mostró que el hombre no puede vivir de esta manera. No puede vivir como si fuera perfectamente correcto que soldados maten niños inocentes. No puede vivir como si fuera perfectamente correcto que dictadores como Pol Pot exterminen a millones de sus propios compatriotas. Todo en él clama que estos actos son malvados, realmente malvados. Pero si no hay Dios, no puede hacerlo. Así que da un salto de fe y afirma los valores de todos modos. Y cuando lo hace, revela la insuficiencia de un mundo sin Dios.

El horror de un mundo desprovisto de valor se hizo real para mi con una nueva intensidad hace unos pocos años atrás, cuando vi un documental televisivo de la BBC llamado “The Gathering”, Se trataba de una reunión de sobrevivientes del Holocausto en Jerusalén dónde reencontraron amistades perdidas y compartieron sus experiencias. Un prisionera, enfermera, contó como había llegado a ser la ginecóloga de Auschwitz. Ella observó que las mujeres embarazadas eran agrupadas por los soldados bajo la dirección del Dr. Mengele y alojadas en los mismos cuarteles. Pasado algún tiempo, notó que no se volvía a ver a ninguna de estas mujeres. Hizo algunas averiguaciones. “¿Dónde están las mujeres embarazadas que fue alojadas en esos cuarteles?” “¿No se enteró? ” fue la respuesta. “El Dr. Mengele las usó para vivisección.”

Otra mujer contó cómo Mengele había ligado a sus pechos para que no pudiera amamantar a su pequeño. El doctor quería descubrir cuánto tiempo un infante podía sobrevivir sin nutrición. Desesperadamente esta pobre mujer intentó mantener a su bebé vivo dándole los pedazos de pan empapados en café, sin resultados. Cada día el bebé perdía peso, un hecho que era ávidamente monitoreado por el Dr. Mengele. Una enfermera vino en secreto a esta mujer y le dijo, “He arreglado una manera para que usted pueda salir de aquí, pero usted no puede llevar a su bebé con usted. Traje una inyección de morfina que puede darle al niño para acabar su vida.” Cuando la mujer protestó, la enfermera insistió: “Mire, su bebé va a morir de todas maneras. Al menos sálvese usted.” Y así, esta madre le quitó la vida de su propio bebé. El Dr. Mengele se enfureció cuando se enteró de ello, porque había perdido su espécimen de experimentación y, buscó entre los cadáveres para encontrar el cuerpo descartado del bebé y así poder tener un último registro de peso.

Mi corazón se rasgó por estas historias. Un rabino que sobrevivió al campo lo resumió bien cuando dijo que en Auschwitz era como si existiera un mundo en que todos los Diez Mandamientos hubieran sido invertidos. La humanidad nunca había visto tal infierno.

Y aún así, si Dios no existe, entonces en cierto sentido, nuestro mundo es Auschwitz: no hay un bien y un mal absolutos; cualquier cosa esta permitida. Pero ningún ateo, ningún agnóstico, puede vivir de forma consistente con tal perspectiva. El propio Nietzsche, quién proclamó la necesidad de vivir más allá del bien y del mal, rompió con su mentor Richard Wagner a causa del problema del antisemitismo del compositor y su estridente nacionalismo alemán. Del mismo modo, Sartre, escribiendo justo después de la Segunda Guerra Mundial, condenó el antisemitismo, declarando que una doctrina que lleva al exterminio no es meramente una cuestión de opinión o gusto personal, de igual valor que su opuestoviii. En su importante ensayo “El Existencialismo Es un Humanismo”, Sartre se esfuerza vanamente por eludir la contradicción entre su rechazo a la idea de valores divinamente preestablecidos y su deseo urgente afirmar el valor de la persona humana. Como Russell, no podía vivir con las implicaciones de su propio rechazo de los absolutos éticos.

Un segundo problema es que si Dios no existe y no hay inmortalidad, entonces todos los actos malvados de los hombres quedan impunes y todos los sacrificios de los hombres buenos quedan sin recompensa. ¿Pero quién puede vivir con tal perspectiva? Richard Wurmbrand, quien fue torturado por su fe en las prisiones comunistas dice

“La crueldad de ateísmo es difícil de creer cuando el hombre no tiene fe en la recompensa del bien o el castigo de mal. No hay ninguna razón para ser humano. No hay restricción de las profundidades de mal que hay en el hombre. Los verdugos comunistas a menudo decían, ‘no hay Dios, no hay más allá, no hay castigo para el mal. Podemos hacer lo que queramos.’ Incluso escuché a un torturador decir, ‘Doy gracias a Dios en quien no creo, por haber vivido hasta a esta hora cuando puedo expresar todo el mal en mi corazón.’ Lo expresó en la increíble brutalidad y tortura infligidas en los prisioneros”ix.

Y lo mismo se aplica a los actos de auto-sacrificio. Hace varios años, ocurrió un terrible desastre aéreo en pleno invierno, en que un avión que despegaba del aeropuerto de Washington, D.C., se estrelló contra un puente sobre el río Potomac, zambullendo a los pasajeros en las heladas aguas. Cuando los helicópteros de rescate llegaron, la atención se enfocó en un hombre que una y otra vez empujó la escalera de cuerda colgante hacia otros pasajeros en lugar de ser el mismo llevado a la seguridad. Seis veces pasó la escalera. Cuando llegaron nuevamente, había fallecido. Había dado gratuitamente su vida para que otros pudieran vivir. La nación entera volvió sus ojos a este hombre en respeto y admiración por el acto bueno y desinteresado que había realizado. Y aún así, si el ateo está en lo correcto, ese hombre no fue noble, hizo la cosa más estúpida posible. Debió haber ido primero por la escalera, empujando a otros si era necesario para sobrevivir. ¿Pero morir por otros que ni siquiera conocía, renunciar a toda la breve existencia que tendría? ¿Para que? Para el ateo no puede haber ninguna razón. Y aún así el ateo, como el resto de nosotros, reacciona instintivamente con alabanza para la acción generosa de este hombre. De hecho, uno probablemente nunca encontrará a un ateo que viva de forma consistente con su sistema. Porque un universo sin responsabilidad moral y carente de valor es inimaginablemente terrible.
El propósito de Vida

Finalmente, miremos el problema del propósito de la vida. La única manera en que la mayoría de las personas que niegan el propósito en la vida viven felizmente es, ya sea, inventando algún propósito, lo que es auto engaño como vimos con Sartre, o no llevando su perspectiva a sus conclusiones lógicas. Tome el problema de muerte, por ejemplo. Según Ernst Bloch, la única manera en que el hombre moderno puede vivir ante la muerte es tomando prestada subconscientemente la creencia en la inmortalidad que sus antepasados sostuvieron, aunque él mismo no tiene ninguna base para esta creencia, dado que no cree en Dios. Al tomar prestados los remanentes de una creencia en la inmortalidad, escribe a Bloch, “el hombre moderno no siente el abismo que incesantemente lo rodea y que ciertamente finalmente lo engullirá. A través de estos remanentes, salva su sentido de identidad. A través de ellos surge la impresión de que el hombre no está pereciendo, si no solo que un día el mundo tiene el capricho de no aparecerle más.” Bloch concluye, “Este ánimo, bastante superficial se alimenta de una tarjeta de crédito prestada. Vive de esperanzas antiguas y del apoyo que estas una vez habían proporcionado”x. El hombre Moderno ya no tiene derecho a ese apoyo, dado que ha rechazado a Dios. Pero para vivir con un propósito, hace un salto de fe al afirmar una razón por la cual vivir.

A menudo encontramos la misma inconsistencia entre aquéllos que dicen que el hombre y el universo llegaron a existir sin ninguna razón o propósito, simplemente por casualidad. Incapaz de vivir en un universo impersonal en que todo es producto del ciego azar, esta gente comienza a atribuir personalidad y motivos a los procesos físicos mismos. Es una manera extraña de hablar y representa un salto del piso inferior al superior. Por ejemplo, Francis Crick, a medio camino de su libro “El Origen del Código Genético” comienza a escribir “naturaleza” con una “N” mayúscula y en otra parte habla de selección natural como siendo “inteligente” y como “pensando” en lo que va a hacer. Fred Hoyle, el astrónomo inglés, atribuye al propio universo las cualidades de Dios. Para Carl Sagan el “Cosmos”, que él siempre escribe con mayúscula, obviamente cumple el papel de un dios sustituto. Aunque todos estos hombres profesan no creer en Dios, contrabandean un Dios suplente por la puerta trasera porque ellos no pueden soportar vivir en un universo en que todo es el resultado aleatorio de fuerzas impersonales.

Y es interesante ver a muchos pensadores traicionar sus perspectivas cuando son llevadas a su conclusión lógica. Por ejemplo, ciertas feministas han levantado una tormenta de protesta contra la psicología sexual Freudiana porque es chauvinista y degradante respecto de las mujeres. Y algunos psicólogos se han sometido y han revisado sus teorías. Ahora, esto es totalmente inconsistente. Si la psicología Freudiana es realmente verdad, entonces no importa si es degradante para las mujeres. No se puede cambiar la verdad porque no nos guste a lo a que lleva. Pero las personas no pueden vivir de forma consistente y feliz en un mundo dónde otras personas son devaluadas. Sin embargo, si Dios no existe, nadie tiene valor alguno. Sólo si Dios existe puede alguien de forma consistente sostener los derechos de las mujeres. Pero si Dios no existe, entonces la selección natural dicta que el varón de la especie sea dominante y agresivo. Las mujeres no tendrían más derechos que los que tienen una cabra hembra o una gallina. En la naturaleza cualquier cosa que es, esta bien. ¿Pero quién puede vivir con tal perspectiva? Al parecer, ni siquiera los psicólogos Freudianos que traicionan sus teorías cuando son empujadas a sus conclusiones lógicas.

O tomemos el conductismo sociológico de alguien como B. F. Skinner. Su perspectiva lleva a la clase de sociedad prevista en “1984” de George Orwell, dónde el gobierno controla y programa el pensamiento de todos. Si las teorías de Skinner son correctas, no puede haber objeción a tratar a las personas como a las ratas en la jaula de Skinner, recorriendo sus laberintos, estimulados con comida y choques eléctricos. Según Skinner, todas nuestras acciones están determinadas de todas formas. Y si Dios no existe, ninguna objeción moral puede levantarse contra este tipo de programación, porque el ser humano no es cualitativamente diferente de una rata, dado que ambos no son más que materia, más tiempo, más azar. Pero, de nuevo ¿quién puede vivir con tal perspectiva deshumanizante?

O finalmente, tome el determinismo biológico alguien como Francis Crick. La conclusión lógica es que el ser humano es como cualquier otro espécimen de laboratorio. El mundo se horrorizó cuando descubrió que en campos como Dachau los nazis habían usado a prisioneros para experimentos médicos en humanos vivos. ¿Pero por qué no? Si Dios no existe, no puede haber ninguna objeción en usar a alguien como conejillo de indias humano. El fin de esta perspectiva es el control de la población en que el débil y el no deseado son muertos en orden a dar lugar al fuerte. Pero la única manera en que podemos protestar de forma consistente contra esta perspectiva es si Dios existe. Sólo si Dios existe puede haber propósito en la vida.

El dilema de hombre moderno es así verdaderamente terrible. Y en la medida en que niega la existencia de Dios y la objetividad de los valores y el propósito, este dilema permanece sin resolver también para el hombre “posmoderno.” De hecho, es precisamente la conciencia de que el modernismo produce inevitablemente la absurdidad y desesperación lo que constituye la angustia de la posmodernidad. En algunos respectos, la posmodernidad es solo la conciencia de la bancarrota de la modernidad. La cosmovisión atea es insuficiente para mantener una vida feliz y consistente. El hombre no puede vivir de forma consistente y feliz como si la vida careciera finalmente de significado, valor o propósito. Si intentamos vivir de forma consistente dentro de una cosmovisión atea, seremos profundamente infelices. Si en cambio logramos vivir felizmente, es sólo desmintiendo nuestra cosmovisión.

Confrontado con este dilema, el ser humano se debate patéticamente por algún medio de escape. En un notable discurso ante la Academia Americana para el Avance de Ciencia en 1991, el Dr. L. D. Rue, confrontado con el predicamento del hombre moderno, postuló audazmente que debemos engañarnos a nosotros mismos por medio de alguna “Mentira Noble” para pensar que nosotros y el universo aún tenemos valorxi. Afirmando que “La lección de los últimos dos siglos es que el relativismo intelectual y moral es profundamente la realidad”, el Dr. Rue reflexiona que la consecuencia de tal descubrimiento es que búsqueda del plenitud personal (o la auto realización) y la búsqueda de la coherencia social se independizan una de la otra. Esto porque desde el punto de vista del relativismo la búsqueda de la autorrealización se privatiza radicalmente: cada uno escoge su propio juego de valores y significado. Si hemos de evitar la “opción del manicomio”, dónde la autorrealización es perseguida sin tener en cuenta la coherencia social, y la “opción totalitaria” dónde la coherencia social se impone a expensas de la plenitud personal, no tenemos otra opción que abrazar alguna Mentira Noble que nos inspire a vivir más allá de nuestros intereses egoístas y así lograr la coherencia social. Una Mentira Noble “es una que nos engaña, nos compele más allá del propio interés, más allá del ego, más allá de la familia, la nación, [y] la raza.” Es una mentira, porque nos dice que el universo esta imbuido de valor (lo qué es una gran ficción), porque tiene una pretensión de verdad universal (cuando no la hay), y porque me dice que no viva para mi propio interés (lo qué es evidentemente falso). “Pero sin tales mentiras, no podemos vivir.”

Éste es el espantoso veredicto pronunciado sobre el hombre moderno. Para sobrevivir, debe vivir en el auto engaño. Pero incluso la opción de la Mentira Noble es finalmente impracticable. Para ser feliz, uno debe creer en el en un significado, valor y propósito objetivos. ¿Pero cómo puede uno creer en esas Mentiras Nobles y al mismo tiempo en el ateísmo y relativismo? Mientras más convencido se esté de la necesidad de una Mentira Noble, menos se puede creer en ella. Como un placebo, una Mentira Noble opera sólo en aquéllos que la creen verdad. Una vez que hemos visto a través de la ficción, la Mentira pierde su poder sobre nosotros. Así, irónicamente, la Mentira Noble no puede resolver el predicamento humano para cualquiera que ha llegado a ver ese predicamento.

La opción de la Mentira Noble lleva por consiguiente, en el mejor de los casos, a una sociedad en que un grupo elitista de illuminatis engaña a las masas para su propio bien, perpetuando la Mentira Noble. ¿Pero entonces por qué aquéllos de nosotros que estamos bien informados debemos seguir a las masas en su ilusión? ¿Por qué debemos sacrificar nuestro interés propio por una ficción? Si la gran lección de los últimos dos siglos el relativismo moral e intelectual es, entonces ¿por qué (si pudiéramos) pretender que no sabemos esta verdad y vivir una mentira en cambio? Si alguien contesta, “en beneficio de la coherencia social”, uno puede legítimamente preguntar por qué debo sacrificar mi interés propio en beneficio de la coherencia social. La única respuesta que el relativista puede dar es la coherencia social es en mi propio interés, pero el problema de esta respuesta es que el interés propio y el interés de la manada no siempre coinciden. Además, si (por puro interés individual) me preocupo de la coherencia social, la opción totalitaria me siempre está abierta: olvidemos la Mentira Noble y mantengamos la coherencia social (así como mi propia autorrealización) a expensas del bienestar personal de las masas. Rue consideraría tal opción indudablemente repugnante. Pero ahí esta el problema. El dilema de Rue es que él obviamente valora profundamente la coherencia social y la plenitud personal en si mismas; en otros términos, estas son valores objetivos, los que según su filosofía no existen. Él ya ha hecho el salto al piso de arriba. La opción de la Mentira Noble afirma lo que niega y así se refuta a si misma.

El Éxito del Cristianismo Bíblico

Pero si el ateísmo falla a este respecto, ¿que pasa con el Cristianismo bíblico? Según la cosmovisión cristiana, Dios sí existe, y la vida de hombre no acaba a la tumba. En el cuerpo de resurrección el ser humano puede disfrutar de vida eterna y comunión con Dios. El Cristianismo bíblico por lo tanto provee de las dos condiciones necesarias para una vida significativa, valiosa, y con propósito para el hombre: Dios e inmortalidad. Debido a esto, podemos vivir de forma consistente y feliz. Así, el Cristianismo bíblico tiene éxito precisamente donde el ateísmo colapsa.

Conclusión

Ahora, quiero dejar claro que no he mostrado aún que el Cristianismo bíblico sea verdad. Pero lo que he hecho es exponer claramente las alternativas. Si Dios no existe, la vida es fútil. Si el Dios de la Biblia existe, entonces la vida es significativa. Sólo la segunda de estas dos alternativas nos permite vivir de forma feliz y consistente. Por consiguiente, me parece que aun cuando la evidencia para estas dos opciones sea completamente igual, una persona racional debiera escoger el Cristianismo bíblico. Me parece positivamente irracional preferir la muerte, la futileza, y la destrucción a la vida, el significado y la felicidad. Como dijo Pascal, no tenemos nada que perder y el infinito que ganar.

Notas

i 1 Kai Nielsen, “Why Should I Be Moral?” American Philosophical Quarterly 21 (1984): 90.

ii Richard Taylor, Ethics, Faith, and Reason (Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall, 1985), 90, 84.

iii H.G. Wells, The Time Machine (New York: Berkeley, 1957), chap. 11.

iv W.E. Hocking, Types of Philosophy (New York: Scribner’s, 1959), 27

v Friedrich Nietzsche, “The Gay Science,” in The Portable Nietzsche, ed. and trans. W. Kaufmann (New York: Viking, 1954), 95.

vi Bertrand Russell, “A Free Man’s Worship,” in Why I Am Not a Christian, ed. P. Edwards (New York: Simon & Schuster, 1957), 107.

vii Bertrand Russell, Letter to the Observer, 6 October, 1957.

viii Jean Paul Sartre, “Portrait of the Antisemite,” in Existentialism from Dostoyevsky to Satre, rev. ed., ed. Walter Kaufmann (New York: New Meridian Library, 1975), p. 330.

ix Richard Wurmbrand, Tortured for Christ (London: Hodder & Stoughton, 1967), 34.

x Ernst Bloch, Das Prinzip Hoffnung, 2d ed., 2 vols. (Frankfurt am Main: Suhrkamp Verlag, 1959), 2:360-1.

xi Loyal D. Rue, “The Saving Grace of Noble Lies,” address to the American Academy for the Advancement of Science, February, 1991.

—————-
http://www.reasonablefaith.org/spanish/lo-absurdo-de-la-vida-sin-dios#ixzz3CyKWHXC4

“¿Qué es el relativismo moral?


“¿Qué es el relativismo moral?

El relativismo moral es entendido más fácilmente en comparación con el absolutismo moral. El absolutismo afirma que la moralidad depende de principios universales (leyes naturales, conciencia. . . la regla de Oro si se quiere). Los cristianos absolutistas creen que Dios es la fuente última de nuestra moralidad común, y que por lo tanto es tan inamovible como lo es Él. El relativismo moral, asegura que la moralidad no está basada en ninguna norma absoluta. Más bien en “verdades” éticas que dependen de la situación, cultura, sentimientos propios, etc., El relativismo moral está ganando popularidad en nuestros días.

Hay muchos argumentos para el relativismo; sin embargo, pueden decirse muchas cosas de todos ellos que demuestran su dudosa naturaleza. Primero, mientas que muchos de los argumentos usados en el intento de sustentar estas varias afirmaciones pueden sonar bien en principio, hay una contradicción lógica inherente en todas ellas porque todas ellas proponen el esquema moral “correcto” – aquel que todos debemos seguir. Pero esto en sí mismo es absolutismo. Segundo, aún los autollamados relativistas rechazan el relativismo en la mayoría de los casos – ellos no dirían que un asesino o secuestrador está libre de culpa en tanto no viole sus propias normas. Tercero, el hecho mismo de que tenemos palabras tales como “correcto,” “incorrecto,” “deber,” “mejor;” etc. Muestra que estas cosas existen. Si la moralidad fuera verdaderamente relativa, estas palabras no tendrían significado – diríamos, “Siento que eso es malo,” no “Eso está mal.”

Los relativistas pueden argumentar que diferentes valores entre diferentes culturas, muestran que la moral es relativa para diferente gente. Pero este argumento confunde las acciones de individuos (lo que hacen) con las normas absolutas (si es que debieran hacerlo). Si la cultura determina lo correcto y lo incorrecto, ¿cómo habríamos podido juzgar a los Nazis? Después de todo, ellos estaban siguiendo la moral de su cultura. Los Nazis hicieron mal, solo si el asesinar está considerado universalmente incorrecto. El hecho de que ellos tuvieran “su moral” no lo cambia. Más aún, aunque mucha gente tenga diferentes opiniones de la moralidad, aún así comparten una moral común. Por ejemplo, quienes están a favor y en contra del aborto, concuerdan en que el homicidio es incorrecto, pero difieren en si el aborto es o no homicidio. Así que aún aquí la moralidad universal absoluta demuestra que es una verdad.

Algunos afirman que situaciones cambiantes hacen cambios en la moralidad – en situaciones diferentes, diversos actos podrían ser calificados como incorrectos en otras situaciones. Pero hay tres cosas por las cuales debemos juzgar una acción: la situación, el acto, y la intención. Por ejemplo, podemos condenar a alguien por intento de homicidio (intento) aún si es que fallan (acto). Así que las situaciones son parte de la decisión moral, porque ellas disponen el contexto para elegir la acción moral específica (la aplicación de principios universales).

El argumento principal al que apelan los relativistas, es el de la tolerancia. Ellos afirman que el decirle a alguien que su moralidad es incorrecta, es intolerancia, y el relativismo tolera todas las perspectivas. Pero esto es simplemente un engaño. Primero que nada, el mal nunca debe ser tolerado. ¿Deberíamos tolerar la perspectiva de un violador de que las mujeres son objetos de gratificación para ser abusados? Segundo, es auto-contradictorio porque los relativistas no toleran la intolerancia o el absolutismo. Tercero, el relativismo no puede explicar por qué cualquiera deba ser tolerante en primer lugar. El hecho mismo de que debamos tolerar a la gente (aún cuando no estemos de acuerdo) está basado en una regla de moral absoluta por la que debemos siempre tratar justamente a la gente – pero ¡eso es nuevamente absolutismo! De hecho, sin principios morales universales, no puede haber bondad.

El hecho es que toda la gente nace con una conciencia y todos sabemos instintivamente cuando hemos hecho algo malo o cuando se lo hemos hecho a otros. Actuamos como si esperáramos que los demás lo reconocieran como algo bueno. Aún como niños, sabíamos la diferencia entre “justo” e “injusto.” Se necesita una mala filosofía para convencernos de que estamos equivocados.

——————————————————————————–

www.GotQuestions.org/Espanol

Historia de la biblia (P.1)


Historia de la biblia (P.1)

Autor: Paulo Arieu

Actualizado y revisado: 17-04-2013

historias-de-la-biblia

I) Introducción

1) Introducción a la investigación temática

Esta una serie de articulos de tipo temático, relacionados con la Biblia. Este trabajo que comparto con uds., es una investigación temática de la biblia. En la investigación temática se hacen precisamente eso: se investiga un tema. De que manera se hace esto? Pues,

Se identifica una pregunta que responder,un vacío que rellenar,un problema para resolver. Y entonces se responde a la pregunta, se llena el vacío o se resuelve el problema. En la educación teológica, tanto de grado como de posgrado, tres de las areas importantes en las cuales se escriben monografias temáticas son Teologia, Historia y Teología pastoral. Todo esto se hace teniendo como base la Bíblia.[17]

A lo largo de toda esta serie de artículos, procuraré explicar la historia de la biblia, relacionando la Escritura, con la historia del cristianismo, con lo que conocemos de la arqueología moderna y con los dogmas de la teología de la Palabra de Dios, dando por cierto que creo que todo lo que dice la Biblia es verdad, y que es total y completamente inspirada por el Señor, y total y completamente inerrante. Recordemos siempre que el evangelio y las verdades de Dios, no pueden ser predicadas sin amor y sin amor a la verdad misma.(“Puedes dar sin amar,pero no puedes amar sin dar”, Amy Wilson Carmichael. 16 diciembre 1867 – 18 enero 1951  misionera protestante a la India). Constantemente, esto nos desafia.

No solo con la biblia en si como libro, sino de la biblia como libro en la historia de la cristiandad.Empezamos hablando de la historia de la Biblia y preguntándonos que es la Biblia? A esto respondemos que la biblia es Palabra de Dios. Cuando decimos que la biblia es Palabra de Dios, me refiero no a las traducciones del texto biblico, como pueden ser la KJV o la RV 1960, o la NVI, en fin. No me refiero entonces a cualquiera de las traducciones por mas buenas que estas hayan sido. Me refiero a los manuscritos originales, que se conservan en algunas bibliotecas importantes de universidades famosas, y en el Vaticano.

Cita la enciclopedia Wikipedia, que

“La Biblia es el conjunto de libros canónicos del Antiguo y Nuevo testamento” [34]

II) La Biblia

1) Influencia de la Reforma protestante en nuestra herencia biblista.

Debemos reconocer y agardecer a Dios por hombres como lo fueron Juan Calvino, a menudo considerado como “el sistematizador de la Reforma”, quien perteneció a la segunda generación de reformadores protestantes del siglo XVI. 

Calvino  reunió la doctrina bíblica sistemáticamente, como no lo había hecho ningún otro reformador anterior. Al mismo tiempo, no era un erudito en una torre de la marfil sino que un pastor que siempre pensó y escribió sus obras teológicas con la perspectiva de la edificación de la iglesia cristiana. Aunque sus opiniones no siempre han sido populares, y a veces han sido groseramente mal interpretadas, su sistema teológico ha tenido una influencia muy grande hasta el día de hoy, como lo prueba el hecho de que todas las iglesias reformadas y presbiterianas tienen a Calvino como el fundador de su posición doctrinal bíblico – teológica.[36]

Sin duda, somos deudores del trabajo de estos hombres. tanto del de Calvino,como el de Lutero,Knox, Zwinglio, los puritanos pactuales, etc.

No es un trabajo estricto de de teología histórica, aunque cito la opinión de antiguos hombres de Dios,del período de la Reforma Protestante.La teología histórica,dice Ryrie 

se ocupa de lo que aquellos que estudiaron la Biblia pensaron tocante sus enseñanzas, individual o colectivamente, como en los pronunciamientos de los concilios de la iglesia. Muestra cómo la iglesia ha formulado tanto la verdad como el error, y sirve para guiar al teólogo en su propio entendimiento y declaración de la doctrina. Un estudiante puede llegar mejor a su propio entendimiento de la verdad por conocer las contribuciones y los errores de la historia de la iglesia. En su lugar correspondiente incluiré alguna historia de doctrina en este libro.[50]

Mas bien está comprendido dentro de los límites de lo que es la teología bíblica.Creo que  es a esta última a quien mas le incumbe este trabajo.

Aunque el término teología bíblica se ha usado en varias maneras, sirve para designar un enfoque específico en el estudio de la teología. En un sentido no técnico puede referirse a una teología devocional (en contraste con la filosófica), o a una teología basada en la Biblia (a diferencia de una que tiene interacción con los pensadores contemporáneos), o a la teología exegética (contrastada con la teología especulativa). Algunas teologías contemporáneas de la perspectiva liberal caen bajo esta última categoría, la exegética, aunque su exégesis no representa fielmente la enseñanza bíblica. También a menudo sus obras consisten de un reportaje que recorre la Biblia y se limita a algún tema principal como el reino o pacto de Dios (si es teología bíblica del Antiguo Testamento), o a las enseñanzas de Jesús, de Pablo, y de la cristiandad primitiva (si es teología bíblica del Nuevo Testamento). Técnicamente, la teología bíblica tiene un enfoque más agudo que ese. Trata sistemáticamente con el progreso históricamente condicionado de la autorrevelación de Dios en la Biblia.

Cuatro características surgen de esta definición. (1) Los resultados del estudio de la teología bíblica tienen que presentarse en forma sistemática. En esto es como otras áreas de estudios bíblicos y teológicos. El sistema o esquema en el cual se presenta la teología bíblica no va a utilizar necesariamente los mismos razonamientos que la teología sistemática. No tiene que usarlos ni tampoco los tiene que evitar. (2) La teología bíblica presta atención al contexto histórico en el cual llegó la revelación de Dios. Investiga las vidas de los escritores de la Biblia, las circunstancias que los impulsaron a escribir, y la situación histórica de aquellos para quienes escribieron. (3) La teología bíblica estudia la revelación en la secuencia progresiva en la cual fue dada. Reconoce que la revelación no se completó en un solo acto de Dios, sino que se desarrolló en una serie de etapas sucesivas, usando una variedad de personas. La Biblia es un registro del progreso de esa revelación, y la teología bíblica se centra en eso. Por contraste, la teología sistemática mira la revelación como un todo. (4) La teología bíblica halla su fuente de materiales en la Biblia. En realidad las teologías sistemáticas ortodoxas también lo hacen. Esto no es decir que las teologías bíblicas o sistemáticas no pudieran tomar o que no tomen material de otras fuentes, sino que la teología o la doctrina misma no viene de ningún otro lugar sino de la Biblia.[52]

2) Fuentes de revelación de Dios

Durante el período de la reforma protestante, se hablaba mucho de la revelación, de las fuentes de revelación, y del lugar que el estudio de la naturaleza tenia en el seno de la teología. Esto liberó la ciencia, para que pudiera desarrollarse libremente en el siglo siguiente, dando lugar al desarrollo científico al que hemos asistido. También se debatió muchísimo, por ejemplo, el lugar y la importancia de las tradiciones y esto favoreció a la independencia de la teología del poder papal medieval.

El pasaje de Deut. 29:29, es un versículo biblico, al que el celebre reformador de Ginebra, Juan Calvino, se refirió muchas veces en sus predicaciones [37].

  • “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.(Deut.29:29 RV 1960)

Quiero citar que

“En Deuteronomio, la tradición reformada ha hecho incapié en lo que Dios ha revelado…” [38]

Entender las fuentes de revelación, te permiten entender mejor el tema de la autoridad de Dios, lo que “constituye el principio fundamental en el estudio de la teología. Según cabe presumir todos los que operan dentro del concepto general de la teología “cristiana” reconocerían la autoridad de Dios como la norma suprema para la verdad. Pero, cómo se concibe y se expresa la autoridad de Dios varía considerablemente dentro del campo “cristiano”.”[57],cita Ryrie

Entonces, en base a Deuteronomio 29:29, entendemos que Dios es un ser absoluto y no relativo. También entendemos que hay “secretos” de Dios, que Él ya nos reveló.Entonces, entendemos que es por esta razón, que una investigación histórica tiene como objetivo reconstruir una realidad pasada. Se puede hablar de temas históricos propiamente dichos, de teología histórica y de biografía.[18] También entendemos investigando en la biblia que Dios nos reveló, y en la historia que es lo que los hombres entendieron que Dios reveló y como es este tema de la revelación de Dios. Y esto es lo que haré a lo largo de esta serie de artículos.Pero debemos entender que “La fe cristiana tiene su fuente en la Biblia, de modo que la teología cristiana deberá ser un estudio basado en la Biblia. Es, pues, la teología el descubrimiento, la sistematización, y la presentación de las verdades de Dios.”,como explica Ryrie en su libro de teologia básica.[51]

Históricamente, las dos vías por las cuales Dios ha iniciado la revelación de Sí mismo se han denominado revelación general y revelación especial, explica Ryrie

La revelación general comprende todo lo que Dios ha revelado en el mundo que nos rodea, aun al hombre; mientras que la revelación especial incluye los varios medios que El usó para comunicar Su mensaje en lo que fue codificado en la Biblia. Algunas veces la revelación general es denominada teología natural y la revelación especial, teología revelada. Pero, por supuesto, lo que es revelado en la naturaleza también es teología revelada.” También Ryrie explica que “algunos escritores usan la clasificación de prelapsaria (antes de la caída) para la revelación general y postlapsaria o sóterica (de la salvación) para la revelación especial. Pero ambas, la revelación general y la especial son (a) de Dios y (b) tocante a Dios.[53] Y (c) también referente a lo que Dios hizo antes del principio (Gen.1:1) y lo que El hará cuando todas las cosas de este mundo terminen, en la eternidad, donde veremos “cielos nuevos y tierra nueva”.(Ap. 21:1 RV 1960)

2.1) Revelación general [54]

Dije que la revelación general comprende todo lo que Dios ha revelado en el mundo que nos rodea, aun al hombre; mientras que la revelación especial incluye los varios medios que El usó para comunicar Su mensaje en lo que fue codificado en la Biblia.La disciplina que lo estudia solía llamarse teología natural.

Esta “revelación general” comunmente la estudian los cientificos y los filosófos.También lo hacen aquellos teólogos interesados en dar respuesta a lo que la ciencia dice y /o descubre y sus implicaciones filosóficas y teológicas.Se estudia entonces a traves de esta fuente lo que Dios a través de su naturaleza El ya nos ha revelado y como dije, que es lo que los escritores de la biblia se preguntaron y Dios les respondió o lo que ellos comprendieron a la luz de la santa  reflexión. La deducen del estudio de la creación y/o de la revelación biblica.

1.a) Por medio de la creación

1. Afirmación. Simplemente afirmada, esta línea de argumentación (el argumento cosmológico para la existencia de Dios) señala que el universo que nos rodea es un efecto, lo cual implica una causa adecuada.  2. Presuposiciones. Esta línea de argumentación depende de tres presuposiciones: (a) cada efecto tiene una causa; (b) el efecto causado depende de la causa para su existencia; y (c) la naturaleza no se puede originar por sí misma. 3. Desarrollo.Si algo existe ahora (el cosmos), entonces o llegó a ser de la nada o se originó de algo que tiene que ser eterno. Lo eterno, en la segunda opción, pudiera ser o el cosmos mismo que fuera eterno, o el azar como principio eterno, o  Dios el Ser eterno.

Decir que el universo se originó de la nada significaría que fue autocreado. Esto es una contradicción lógica, porque para que algo sea autocreado tiene que existir y no existir a la vez en la misma manera. Además, la autocreación nunca se ha demostrado ni se ha observado científicamente. Una variación del punto de vista que mantiene la eternidad de la materia es la Teoría del Estado Constante, la cual sugiere que la materia es constantemente creada cerca del centro del universo y destruida en el perímetro exterior del espacio. Pero, no hay evidencia para respaldar esta teoría, y si fuese cierta, violaría la ley de conservación de masa y energía.

¿No se aplica la ley de causa y efecto a Dios también? ¿No es El también un efecto que requirió una causa? La respuesta es no, porque Dios no es un efecto (un efecto es algo que requiere una causa) porque El es eterno. Si el cosmos no se generó a sí mismo, entonces tiene que existir algo eterno que lo causó. Una opción es que el proceso cósmico mismo es eterno, opción que apenas se mantiene. Más bien, casi todos mantienen que el universo tuvo un principio, aparte del tiempo que haya pasado desde entonces. 

Otra opción es que existiera un principio eterno de azar o de inteligencia ciega. Creer esta opción requiere una gran cantidad de fe. Puede demostrarse matemáticamente que lo que vemos hoy en el universo no pudo haberse producido fortuitamente. Pero aun si hubiera podido producir las moléculas y los átomos, la “materia” del universo, ¿podría tal principio no viviente haber producido los aspectos psíquicos y espirituales de la vida?  La tercera opción es la teísta; es decir, que el Ser eterno que hizo el universo es Dios. Esto no significa que el universo revela todos los detalles del carácter de este Ser eterno, pero sí que existe un Ser viviente, poderoso, e inteligente que creó al universo. Viviente, porque lo que no tiene vida no puede producir vida. Poderoso, por razón de la misma naturaleza de lo que fue formado. Inteligente, por razón del orden y el arreglo del cosmos, cosas que el azar no pudiera haber generado.

1. b) Por medio de la Escritura.

Hay dos pasajes clave de la Escritura enseñan que la creación es una vía de revelación.a. El salmo 19:1–6. En este salmo David escribió de (1) la naturaleza continua de la revelación por medio de la creación (vv. 1–2). Los verbos expresan acción continua, indicando que los cielos, la expansión, el día, y la noche continuamente hablan de la gloria de Dios. El también escribió que (2) el centro o la esfera de esta revelación es el universo: los cielos y la tierra (v. 4), (3) en carácter esta revelación es muy clara aunque no es verbal (v. 3), y (4) su alcance llega a todos los lugares y a toda persona (vv. 4–6). Ella cubre la tierra entera y cada persona la puede conocer. La mayor parte de las personas pueden ver el sol y el ciclo del día y la noche, pero aun las personas ciegas pueden sentir el calor del sol (v. 6). Esta revelación debe generar preguntas en la mente de las personas. ¿De dónde viene este calor? ¿Quién hizo el sol? (5) También el contenido de esta revelación lleva en sí dos aspectos. Nos dice algo acerca de la gloria de Dios y la grandeza de Dios.b. Epistola de Pablo a los Romanos 1:18–32. En este pasaje clave el énfasis está en la revelación de la ira de Dios porque la humanidad rechaza lo que se puede conocer de El por la vía de la creación. 

De que nos sirve comprender esta fuente de revelación? Para comprender como dice Romanos, que el hombre no tiene excusa para no conocer a Dios ni adorarle.También para poder leer en un periódico o en una revista un artículo cientifico, o estar al tanto de las sonseras que algunos cientiíicos de renombre actual,como el astrofisico Stephen Hawkings dicen cada vez que abren la boca.

1.c) Por medio de la organización, cita Ryrie. Esto indica que “El propósito, el orden, el diseño que observamos en el mundo, exige que haya habido un diseñador. La presentación más popular de este argumento teleológico se encontró en Natural Theology de William Paley (1802) que incluye su ilustración de que la organización de un reloj demanda la existencia de un relojero. De igual manera, la organización del mundo requiere de alguien que lo planeara.”  Este argumento fue reformulado por los científicos del Diseño Inteligente actualmente. Esto tiene aplicación en el campo de la ciencia y de la aeronáutica, por ejemplo.No es ciencia moderna, porque la ciencia moderna niega el teismo. Pero si es ciencia antigua.Claro que si.Y filosóficamente es correcto.Tambien lo es biblico.Lo dificil es comprobar que el universo tiene proposito y diseño y que un relojero inteligente fue el que le dio cuerda y lo sustenta.Abandonarlo a su “buena suerte” sería la herejía filosófica del deismo.

En la Escritura, el Salmo 19:2 declara que el mundo es evidencia del conocimiento del Creador. Cuando las personas de Listra estaban a punto de ofrecerles sacrificios a Pablo y Bernabé, porque creían que ellos dos eran dioses, Pablo los restringió usando este argumento teleológico de la existencia del Dios verdadero (Hch. 14:15–18). El mundo presenta el ciclo de las estaciones y el regalo de la lluvia para darle a la humanidad comida y alegría. Pablo dijo que este orden en la naturaleza sirve de testimonio a la existencia del Dios viviente y verdadero.

1.d) En el hombre,la Ley moral también nos habla de un ser moral existente, que es Dios. Este argumento llamado antropológico, de la existencia de Dios, algunas veces se divide en varias maneras. Kant lo comprendió bien. Comprender de que trata este tema, nos permitirá a los cristianos participar coherentemente y con autoridad bíblica y moral de las razones por las que nos negamos a aceptar como valido el matrimonio igualitario.

Ya hace mas de 200 años, que el filósofo Imanuel Kant, escribió que

Dos cosas me llaman de creciente admiración y sobrecogimiento, cuanto con mas frecuencia  y dedicación reflexiono sobre ellas: el cielo estrellado sobre mi y la ley moral dentro de mi.[46]

En la Escritura. La Creación nos habla del Creador. Y la Biblia, nos habla de la creación como obra de Dios, en Génesis, y también nos habla de Dios como creador infinito del universo.

El salmista declaró:

  • “El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?” (Sal. 94:9).

En otras palabras, una criatura viviente e inteligente aboga a favor de un Creador viviente e inteligente. En el Areópago Pablo empleó el mismo razonamiento. El argumentó que si somos la prole de Dios, entonces Dios no puede ser como un ídolo de oro o de plata que la prole misma formó (Hch. 17:28–29). El, como Su prole, tiene que ser viviente e inteligente,cita Ryrie.

1.e) El Ser: El argumento filosófico, llamado ontológico (es decir, el argumento basado en el estudio del “ser”) se ha presentado en varias formas por Anselmo, Descartes, y otros, y ha sido aceptado por algunos (Hegel) y rechazado por otros (Kant).

Estas líneas de evidencia colocan a los hombres y las mujeres no regenerados bajo la responsabilidad de dar alguna respuesta. La intención de Dios es que las personas puedan ver que una explicación mecánica, atea, irracional no es adecuada para dar razón por un mundo sumamente armonioso y los varios aspectos del hombre. La humanidad debe responder, reconociendo que detrás de todo tiene que existir un Ser viviente, poderoso, inteligente, sobrehumano. Si los hombres no hacen ese reconocimiento mínimo pero crucial, sino que en vez de ello se desvían y ofrecen alguna otra explicación, entonces Dios es justo si los rechaza y no les ofrece más verdad. El rechazo de lo que se revela en la revelación general sea suficiente para condenar justamente. Pero esto no implica que la aceptación de la revelacion general es suficiente para efectuar la salvación eterna. No lo es, simplemente porque no incluye la revelación de la muerte redentora del Hijo de Dios.[55]

2) Revelación especial o también particular

Examinamos antes rápidamente, el tema de la revelación general —cómo Dios se revela a toda persona en general. Si la revelación total de Dios se puede titular “El Libro de la Revelación”, entonces el primer tipo de fuente de autoridad explicado trata de la revelación general.  Este segundo aspecto, es el de la revelación especial, que, por el contrario, no llega necesariamente a todas las personas. Por este motivo también es llamado particular.

2.a) Las vías de la revelación especial [59]

Primer grupo:

a) La suerte . b) Urim y Tumim c) Sueños d) Visiones d) Teofanías e) Angeles f)  Profetas g) Eventos h)

Segundo grupo:

a). Jesucristo: Sin lugar a dudas, la encarnación de Jesucristo fue una avenida sumamente importante de revelación especial. El explicó al Padre (Jn. 1:14), revelando la naturaleza de Dios (Jn. 14:9), el poder de Dios (Jn. 3:2), la sabiduría de Dios (Jn. 7:46), la gloria de Dios (Jn.1:14), la vida de Dios (1 Jn. 1:1–3), y el amor de Dios (Ro. 5:8). Nuestro Señor hizo todo esto por Sus hechos (Jn. 2:11) y Sus palabras (Mat. 16:17).

b). La Biblia: En realidad, la Biblia sirve como la más inclusiva de todas las avenidas de la revelación especial, porque ella contiene en forma permanente muchos aspectos de las otras avenidas. Aunque Dios indudablemente dio otras visiones, otros sueños, y otros mensajes proféticos que no fueron incluidos en la Biblia, no sabemos ninguno de sus detalles. Además, todo lo que conocemos de la vida de Cristo aparece en la Biblia, aunque, por supuesto, no todo lo que El hizo o dijo se relata en las Escrituras (Jn. 21:25). Pero la Biblia no es simplemente el archivo de estas otras revelaciones de Dios; ella también contiene verdad adicional que no fue revelada, por ejemplo, por medio de los profetas o aun durante la vida terrenal de Cristo. Así que la Biblia, entonces, es tanto el registro de los aspectos de la revelación especial como la revelación misma. La revelación en la Biblia no solamente es inclusiva y sin embargo parcial, sino que también es precisa (Jn. 17:17),progresiva (Heb. 1:1), y con propósito (2 Tim. 3:15–17).

Puntos de vista en cuanto a la credibilidad de la revelación bíblica

Existen dos puntos de vista en cuanto a la credibilidad de la revelación bíblica.

a) Los fideístas insisten en que las Escrituras y la revelación que contiene se autentican por sí mismas; es decir, que llevan en sí mismas las evidencias de su veracidad. La infalibilidad de la Biblia se tiene que presuponer, y esto debido a que la Escritura dice que es inspirada y el Espíritu la acredita.

b) Los empíricos, por otro lado, enfatizan la credibilidad intrínseca de la revelación de la Biblia como digna de creerse, es decir, axiomática. El hecho de que la Biblia se atribuya a sí misma autoridad no constituye necesariamente una prueba de su autoridad; más bien, existen evidencias factuales, históricas, que constituyen las credenciales de la Biblia y validan la verdad de su mensaje.

Pienso que hay mucho de verdad en los dos puntos de vista, de modo que ambos pueden ser usados.Yo he conocido escépticos que no se persuaden de un día para el otro de manera fulminante.He escuchado de testigos de Jehová que después  de años de investigar en el texto griego, se persuadieron de la deidad del Señor,y se convirtieron en evangélicos. También testificando del Señor, he conocido personas que no quieren saber nada del evangelio hasta que Dios los toque. Están los que dudan ante las definiciones de la ciencia, de la arqueología, etc,si la biblia es verdad o un mito. Otros creen que tienen que ser tocados por la palabra constantemente para creer que Dios les habla o este texto que los toca es Palabra de Dios. Pero nosotros debemos creer que toda la biblia es Palabra de Dios.

2.b) Teoría y uso de la Biblia.

La enciclopedia wikipedia dice que “Según las religiones judía y cristiana, la Biblia transmite la Palabra de Dios” [35], pero esto es un error. Ni la expresión “contiene” es correcta, ni tampoco “transmite” es correcta tampoco. La Biblia es la Palabra de Dios, aunque a muchos no les guste esto, o se le pongan los pelos de la cabeza de punta. negar esto es herejia. Y toda herejía es pecado,claro que si.

Y a la luz de la preocupación de Juan en esta epístola (I de Juan), cita Grudem, de combatir la herejía que no reconocía a Jesús como que había venido en la carne (1 Jn. 4:2-3), es probable que el pecado que «lleva a la muerte» o «marta” es la grave herejía de negar a Cristo y el fracaso subsiguiente de obtener la salvación por medio de Cristo. En este caso. Juan estaba simplemente diciendo que no debiéramos orar que Dios perdone el pecado de rechazar a Cristo y de enseñar doctrinas sumamente heréticas acerca de Él. Pero el hecho de que Juan diga que hay un pecado que «lleva a la muerte» (rechazar a Cristo) no justifica el establecer toda una categoría de pecados que no pueden ser personados.[60]

Muchos cristianos creen que la Biblia contiene la Palabra de Dios, pero eso es un error: La Biblia es la Palabra de Dios. Decir que la biblia contiene, significaria que hay partes de ella que no son palabra de Dios.Pero,con que criterio separamos lo que es de Dios y lo que no? No hay una forma humana de encontrar ese “nucleo” estricto de Palabra de Dios.y como ponernos de acuerdo de que partes son y de que partes no son.Por eso decimos que toda la biblia es Palabra de Dios.

La presencia y proliferación de innumerables sectas basadas en diversas y extrañas interpretaciones de la Biblia, como pueden ser los testigos de Jehová, Los Mormones, Los Adventistas sabatistas,y otras mas que constantemente aparecen en nuestro medio Hispano-Latinoamericano, exigen de todo cristiano evangélico una cabal información bíblica, así como una correcta orientación doctrinaria que le ayude a permanecer firme en su fe, y a desarrollarse espiritualmente  fin de alcanzar madurez espiritual.

He notado leyendo algunos aspectos la vida de los reformadores protestantes, algo que me ha llamado la atención y es profundamente admirable: el respeto que estos hombres tenían de la Palabra de Dios. Yo observo en estos hombres, un tremendo respeto por las verdades eternas reveladas en la biblia.

Para Calvino la Biblia era en un sentido peculiar una cosa y todo a la vez. Esto no significa que él creyera más plenamente en la inspiración de cada palabra que Lutero, o que Melanchthon estuviera menos convencido de que sólo la Biblia da al hombre certidumbre; sino que Calvino tomó el concepto de toda la Biblia como la misma palabra de Dios más profundamente que lo hicieron Lutero o Melanchthon y tuvo para él consecuencias más prácticas. Él aplicó su teoría de la Biblia más lógicamente que lo hicieran Lutero o Melanchthon. Lutero, como Melanchthon, estaba interesado primordialmente sólo con lo que “proclama a Cristo”, por lo que desecha mucho del Antiguo Testamento. Para Calvino, Cristo (o nuestra salvación) es el centro de la Biblia. Pero él era en un sentido definido más exégeta que Lutero o Melanchthon. Percibió en la Biblia mucho que ellos no vieron y pudo trabajar en su mente con mucho que Lutero desechó al no referirse directamente a Cristo, y que Melanchthon, con su interés pedagógico, pasó por alto por ser demasiado oscuro o demasiado sutil.[19]

El principio y la fuente formales del sistema teológico de Calvino se resume en la frase latina Sola Scriptura (únicamente las Escrituras).

«La Escritura es la escuela del Espíritu Santo en la cual no se ha omitido nada que no sea beneficioso ni útil; no hay nada que debiéramos ignorar…El cristiano necesita abrir sus oídos a toda doctrina que Dios le dirija»[4]

En un sentido estricto, Calvino era sobre todo un teólogo bíblico. Educado en las técnicas de la exégesis histórico-gramatical con sus estudios humanisticos y jurídicos, se remitió a lo que las Escrituras decían claramente y rechazó la cuádruple interpretación medieval que permitía la alegorización, la espiritualización y la moralización, insistiendo en que se debía tomar el significado literal de las palabras en su contexto histórico.Quiera Dios que muchos de nosotros podamos valorar esta actitud e imitarla.

El énfasis de Calvino sobre las Escrituras se debió a su creencia de que éstas son la palabra de Dios, y por lo tanto, la autoridad final para la creencia y la acción cristianas. No creía en una teoría del dictado, aunque en alguna ocasión se refirió a los escritores como amanuenses de Dios, sosteniendo que el Espiritu Santo, de maneras diversas y a menudo misteriosas, reveló la voluntad y obra de Dios y guió a los escritores en su registro de las mismas. Así, la Biblia es autoridad en todas las materias de las que trata, pero no trata de todo, como por ejemplo, de astronomía. El individuo llega a reconocer la Biblia como la Palabra de Dios no debido a argumentos lógicos, históricos o de otro tipo, sino principlamente por la iluminación del “testimonio interno” del Espiritu Santo.[0]

Hay muchos cristianos que creen que Calvino no era convertido, o que era un creyente frío, sin espiritualidad; pero esto no es cierto, por lo que leemos de él. Sobre la base de las Escrituras como Palabra de Dios, Calvino desarrolló una teología con la que iniciaría de manera sistemática sus enseñanza de las Escrituras.

No obstante, por una vivida experiencia, el esplendor y la sabiduría del poder de las Escrituras subyuga a Calvino y a sus discípulos, quienes no cesan nunca de implorar al Espíritu Santo para que les revele la majestad de la Palabra de Dios (Sermones,Deut. 5:22).[1]

Pero sin embargo, aunque Calvino era intelectual y sagaz como teólogo, Calvino no era un racionalista, puesto que enfatizó constantemente el hecho de que si bien la Biblia nos revela a Dios y sus propósitos, siempre permanece el misterio del Ser y de las consideraciones divinos, que ningún pensamiento humano puede penetrar.

2.c) El relativismo de nuestros días.

Stephen Hawkings, el cientifico escéptico, hablando del principio de incertidumbre que rige en el mundo de hoy, escribió en uno de sus libros que

El principio de incertidumbre tiene profundas aplicaciones sobre el modo que tenemos de ver el mundo. Incluso más de cincuenta años después, éstas no han sido totalmente apreciadas por muchos filósofos, y aún son objeto de mucha controversia. El principio de incertidumbre marcó el final del sueño de Laplace de una teoría de la ciencia, un modelo del universo que sería totalmente determinista: ciertamente, ¡no se pueden predecir los acontecimientos futuros con exactitud si ni siquiera se puede medir el estado presente del universo de forma precisa! Aún podríamos suponer que existe un conjunto de leyes que determina completamente los acontecimientos para algún ser sobrenatural, que podría observar el estado presente del universo sin perturbarle. Sin embargo, tales modelos del universo no son de demasiado interés para nosotros, ordinarios mortals [42]

Los cristianos no debemos permtir que la incertidumbre o el relativismo, rigan nuestros conceptos acerca de Dios. Estos conceptos son de interés científico y filosófico, mas no necesariamente de interés vital para los hijos de Dios. Por eso, nosotros debemos defender a Dios y a Su palabra también con la razón y a través de argumentos lógicamente firmes, ya que Dios ha provisto razones legítimas para creer en Él, e igualmente nos ha mandado a presentar esas mismas razones a otros.

Por eso, nosotros debemos defender a Dios y a Su palabra usando tambien la razón a través del buen uso de argumentos lógicamente firmes ya que Dios ha provisto razones legítimas para creer en Él, e igualmente nos ha mandado a presentar esas mismas razones a otros. El apóstol Pedro escribió:

  • “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (I Pe. 3:15).

El relativismo de nuestros dias, constrata notablemente con el concepto de la Escritura que tenian estos hombres estudiosos de la Palabra de Dios. El relativismo en el que vivimos hace que nadie se juege absolutamente por la verdad,porque se cree que nadie la tiene. Pero Cristo dijo que Él  si tenia la verdad, que la conocia, que la sabía y que nos la daba a conocer. Juan escribió tres epístolas pequeñitas, debatiendo sobre lo que es verdad y lo que no es verdad. San Agustin escribió algunos ensayos también, sobre el ser y la persona de Dios, en relación con la búsqueda de la belleza y de la verdad y de lo verdadero. Durante siglos los hombres debatieron y combatieron por lo que es esta verdad. Yo se que ya no se hace muy seguido, pero si hay muchos que lo hacen por el dinero, por el estatus político, por la fama y por su equipo de futbol favorito. A la salida de los partidos de futbol en nuestros paises, domingo tras domingo, se matan algunos cuantos tan solo “por amor a  la camiseta”.

Por ejemplo:

i) Si hay algo que ofende completamente a la razón de los ciudadanos ilustres de la gran babilonia actual,es que alguien diga que la verdad es absoluta. Porque a decir verdad, se puede poner el cuerpo para ser usado en favor del sexo o del dinero, vemos como los locos musulmanes se saben inmolar por Mahoma y por Alá.Pero el hecho de que los cristianos digamos que la herejía es pecado intelectual y que por ser las verdades divinas espirituales también son herejías del espíritu y que por defender las herejias con alma y vida se transforman también en pecados de la carne, muy mal se ve si esto lo denunciamos como contrario a la voluntad de Dios Esta es la opinion que las personas en nuestros dias tienen de acerca de nuestras verdades absolutas.

Comenta el cientifico y médico F.Collins, que

Sin duda,los que llevaron a cabo la inquisicion pensaban que estaban realizando una actividad muy etica,asi como hiceron aquellos que quemaban brujas en Salem, Massachusets. En nuestros dias, los atentados suicidas islamistas y los doctors asesinos em clinicas abortistas sin duda estan convencidos de su rectitud moral.[47] Pero nosotros sabemos bien a la luz de la biblia, que esto no es moral.

Hoy en día, están aquellos que promueven la tolerancia y la diversidad religiosa y culpan a la fe cristiana de negarse a seguir sus agendas. Estas personas son falsas, hipócritas y contradictorias en sí mismo.  Ellos realmente no quieren decir que todos deben aceptar a los otros, sino que todos los cristianos deben abandonar sus creencias y adoptar esta mezcla heterogénea de locura y confusión. Y si rechazamos todas estas tonterías, nos dirán que somos fanáticos y violentos, una amenaza para la sociedad.

ii) Si decimos que María es “otro espiritu”, que los que la adoran son herejes y que los que se juntan con ellos para rezar juntos están contaminando el templo del Espiritu Santo, somos vistos como candidatos para ir a vivir al Melchor Romero (el hospital psiquiátrico de la ciudad de la Plata en Argentina). Entonces, claro, uno se calla, porque sabe bien lo que significó decirle al rey Herodes que era un inmoral. Me refiero a Juan el bautista. Y hubieron muchos profetas del A.T. , que también fueron asesinados,por cuestiones similares.

iii) Creo que es “Dios quien hace la herida, y es Dios quien la sana”. (cf. Job 5:18). Mi función no es herir, pero la verdad es que “la verdad de Dios” en un mundo relativo como el que vivimos, es tan peligrosa para el relativismo, como lo es un juez federal no corrupto, para un narcotraficante. O la silla eléctrica para un asesino serial.

Calvino, dice al respecto, en un sermón sobre Job, que Dios

les manda advertencias por medio de las aflicciones que pone ante sus ojos en otras personas y, ciertamente, algunas veces se las hace sentir a ellos mismos; él condenará su insubordinación, tanto más cuanto ellos siguen tan rebeldes y obstinados. Ahora, de nuestra parte, oremos a Dios que no permita que nos endurezcamos tanto, sino que tan pronto nos dé muestras de su ira, el Espíritu Santo obre de tal modo en nosotros que la dureza de nuestro corazón sea atenuada, a efectos de dar lugar a su gracia, habiéndonos recibido en su misericordia, según tenemos necesidad de ella, y según podemos percibirla, si no somos demasiado estúpidos. Ahora, inclinémonos en humilde reverencia ante el rostro de nuestro Dios.[61]

Kyle Butt, M.A., autor de un artículo titulado “El Mandato Bíblico a Defender la Fe “, comenta algo muy interesante acerca de la situación actual en este siglo respecto de los creyentes:

“El cristianismo en el siglo veintiuno demandará tanto coraje como demandó en el primer siglo cuando las persecuciones mortales plagaban la iglesia. No, en América no tenemos policía secreta tumbando nuestras puertas y asesinando a nuestras familias a causa de nuestras creencias cristianas. Nosotros no somos traídos ante las cortes y forzados, bajo pena de muerte, a ofrecer una pizca de incienso sobre un altar pagano a un dios pagano. Sin embargo, incluso cuando los retos de una vida recta puedan ser diferentes hoy en día, éstos son todavía reales. El científico que defiende la creación soporta burlas arrogantes de sus compañeros eruditos. La adolescente que rechaza comprometerse en relaciones sexuales prematrimoniales soporta las bromas más duras de los chicos de su clase. La mujer u hombre de negocios exitoso lucha con la plaga devoradora del materialismo. El erudito educado de la Biblia cruza espadas en una batalla en contra del orgullo. Todo predicador jubilado, anciano, o miembro de la iglesia lucha con el enemigo de la apatía y la pereza. Y, aunque el materialismo, el orgullo, la apatía, y la pereza no son tan físicamente sangrientos como lo es el ser quemado en la hoguera o crucificado en una cruz, estos todavía almacenan los mismos peligros y consecuencias eternales como cualquier arma que el Engañador haya usado alguna vez en contra de los hijos de Dios. Por ende, el responder a todos—en cualquier momento y lugar—demanda el coraje de un verdadero soldado de la Cruz.” [39]

Rechazamos el relativismo de nuestros días, cuando estudiamos la Biblia con convicción.

Reflexión:

¿Cuál es el problema con la iglesia de hoy día? ¿Por qué es tan obviamente débil? Hay muchas causas, pero una es clara: las iglesias de hoy han sido INFIELES al Señor admitiendo gran número de gente inconversa, no sólo en su membresía, SINO EN SUS PÚLPITOS. Revisémosnos si estamos en la fe verdadera del hijo de Dios.

Reconozcamos entonces, que no hay ninguno de nosotros que no tenga tantos vicios en sí mismo y que son como tantos males que Dios no puede remediar excepto por medio de la aflicción que nos envía. Es cierto que si él quisiera usar poder absoluto podría hacerlo de otra manera; pero no estamos hablando del poder de Dios. Solamente estamos discutiendo los medios que extiende hacia nosotros. Puesto que entonces, que Dios anhela este arreglo de remediar nuestros vicios afligiéndonos, cada uno debe estudiar esta lección por sí mismo, a efectos de que confesamos con David: Señor, me ha sido de provecho que me hayas humillado”(Sal. 119: 67).[62]

2.d) El estudio de la Biblia

Cuando estudiamos la biblia, debemos hacerlo no solo a la luz de la misma escritura infallible, inspirada e inerrante, en primer lugar, sino que también debemos hacerlo a la luz de una disciplina del conocimiento importante, como lo es la Historia. Estimado lector, aprendamos de estos grandes hombres de Dios, como lo fueron los reformadores, el respeto que ellos tenian y su gran admiración por la Palabra de Dios. Porque,

“El tener a Cristo vivo y reinante en nosotros sólo es posible mediante la recepción del testimonio de las Sagradas Escrituras.” [2]

La fe no anula la razón, sino que la complementa,la ilumina. De igual modo,el uso de las facultades humanas de la razón,no anulan la fe,sino que la razón ilumina la fe y la fe ilumina la razón.Y también podemos y debemos hacer uso de la ciencia, de la arqueología o cualquier otra disciplina,que utilice el metodo empirico.

La ciencia no es estática.Los cientificos estan constantemente avanzando en nuevos terrenos,investigando el mundo natural de nuevas maneras,excavando mas profundamente en territorios en que el entendimiento es incompleto…La ciencia es progresiva y se autocorrige:ninguna  conclucion erroena o hipotesis falsa importante se puede sostener por mucho tiempo,ya que nuevas observaciones finalmente derriban conceptos incorrectos.[48]

Se puede ser racional sin ser racionalista,humano sin ser humanista, espiritual sin ser espiritualista,de espiritu altruista y generoso,sin por eso ser fariseo. El problema con la historia es que esta ni es infallible, ni es inerrante, ni es inspirada por Dios. Por este motivo, debemos ser prudentes cuando afirmamos temas históricas. Para solucionar esto, debemos valernos de fuentes históricas confiables. La Biblia y su estudio deben estar insertados en la historia. Sin ella, la escritura, solo seria un libro de devocional. Pero su riqueza literaria y la confiabilidad de sus fuentes, es inobjetable. Esta es la única manera de escapar al peligro del fanatismo religioso y del fundamentalismo.

Y no necesariamente es verdad que la ciencia es enemiga de la fe. Como dijo F.Collins,

Necesitamos desesperadamente que ambas voces esten en la mesa,y sin gritarse entre si.[49]

Aprendamos, que

De la seguridad de la perfecta sabiduría de Dios revelada en Su Palabra, Calvino forma sus principios para leer y aprender las Sagradas Escrituras: hay que ir a la Biblia sumisamente y no con curiosidad; sobriamente y no con astucia, voluntariosamente y no con descuido.[3]

II) Análisis de ejemplos biblicos

II.a) Introducción

La Biblia no solo es “un libro”,sino que mas bien es una “colección de libros” los cuales encajan perfectamente como un gran rompecabezas, mostrándonos; a través de sus impresionantes relatos, la mas hermosa historia que se pueda contar LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN.  Dios maneja los tiempos de nuestra existencia y de nuestra salvacion. Pero nosotros debemos estudiar mejor estos temas para comprender cual es su relación con la primer venida de Cristo y con el próxima retorno de nuestro Señor.

El científico S. Hawkings cita en su libro “Historia del tiempo”, que

San Agustín en su libro La ciudad de Dios. Señalaba que la civilización está progresando y que podemos recordar quién realizó esta hazaña o desarrolló aquella técnica. Así, el hombre, y por lo tanto quizás también el universo, no podía haber existido desde mucho tiempo atrás. San Agustín, de acuerdo con el libro del Génesis, aceptaba una fecha de unos 5.000 años antes de Cristo para la creación del universo.[40]

Como vemos, el tiempo es un elemento importante en la vida de los seres humanos. Sin embargo, cita este famoso científico ateo, que

el concepto de tiempo no tiene significado antes del comienzo del universo. Esto ya había sido señalado en primer lugar por san Agustín. Cuando se le preguntó: ¿Qué hacía Dios antes de que creara el universo?, Agustín no respondió: estaba preparando el infierno para aquellos que preguntaran tales cuestiones. En su lugar, dijo que el tiempo era una propiedad del universo que Dios había creado, y que el tiempo no existía con anterioridad al principio del universo.[41]

II.b) Galatas 4:4

Cita el apóstol san Pablo, que

  • “… cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley.” (Gál. 4:4 RV 1960)

Éste verso declara que Dios el Padre envió a Su Hijo cuando “el tiempo fue cumplido”. Había muchas cosas ocurriendo al mismo tiempo en el primer siglo que, al menos desde el razonamiento humano, parecía ser el ideal para que Cristo viniera.

Esto incluye lo siguiente:

1) Había gran expectación entre los judíos de ese tiempo por la llegada del Mesías. Los romanos gobernaban sobre Israel, haciendo que los judíos estuvieran ansiosos por la aparición del Mesías.

2) Roma había unificado gran parte del mundo bajo su gobierno, dando la sensación de unidad a las muchas tierras conquistadas. Además, como el imperio se encontraba relativamente pacífico, hizo posible que los primeros cristianos pudieran viajar para esparcir el Evangelio, cosa que hubiera sido imposible durante otros tiempos.

3) Mientras que Roma había conquistado militarmente, Grecia lo había hecho culturalmente. Una forma “común” del idioma griego (diferente al griego clásico) era el lenguaje comercial, que era hablado a través de todo el imperio, haciendo posible la comunicación del Evangelio a muchos diferentes grupos de gente, mediante un lenguaje común.

4) El hecho de que los ídolos de mucha gente habían “fallado” al negarles la victoria sobre los conquistadores romanos, causó que muchos abandonaran su adoración. Al mismo tiempo en las ciudades más “cultas”, la filosofía y la ciencia griega de ese tiempo, dejó a otros espiritualmente vacíos de la misma manera que en la actualidad, el ateísmo y los gobiernos comunistas han dejado un vacío espiritual en las personas.

5) Las religiones misteriosas de ese tiempo, enfatizaban un dios-salvador y requerían que sus adoradores le ofrecieran sacrificios sangrientos, por lo que hacía que el Evangelio de Cristo, que implicaba un último sacrificio, no fuera algo increíble para ellos. También los griegos creían en la inmortalidad del alma (pero no del cuerpo).

6) El ejército romano reclutaba soldados de entre las provincias, exponiendo a estos hombres a la cultura romana y a las ideas (tales como el Evangelio) que de otra manera, no habrían alcanzado a aquellas lejanas provincias. La primera introducción del Evangelio en Gran Bretaña, fue resultado del esfuerzo de soldados cristianos estacionados ahí.

Estas declaraciones, están basadas en el punto de vista del hombre sobre aquel tiempo, y en la especulación del por qué ese particular punto en la historia era un buen momento para que Cristo viniera.Pero comprendemos que los caminos de Dios son más altos que nuestros caminos, y que éstas pudieron o no haber sido algunas razones por las que Él eligió ese tiempo en particular para enviar a Su Hijo.

II.c) Daniel 2:21

  • “Y El [Dios], cambia los tiempos y las temporadas [iddan] y las edades [zeman]; El remueve reyes, y pone reyes.”(Dan.2:21)

En el primer año de su reinado, Nabucodonosor, el rey de Babilonia, tomó a la ciudad de Jerusalén y se llevó consigo a quien el quiso y todo lo que el como rey asi lo quiso. Es desde este primer cautiverio que la mayoría piensa que deben contarse setenta años.

A los príncipes paganos, les interesó emplear a hombres sabios; es una actitud de sabios el buscar y preparar a tales personas. Nabucodonosor ordenó que se enseñe a los jóvenes elegidos. Todos los nombres hebreos tenían algo de Dios en ellos; pero para hacerlos olvidar al Dios de sus padres, guía de su juventud, los paganos les dieron nombres con sabor a idolatría.

Que penoso que es reflexionar y ver cuán a menudo la educación pública tiende a corromper los principios y la moral, incluso en nuestros días, donde hay tanta degeneración y liviandad moral en todas las esferas sociales.

Cuanta necesidad hay que ilustres hombres de moral, pongan a reflexionar a la humanidad al respecto de lo que es moral y lo que no, como lo era antaño. Pero en el libro de Daniel, vemos bien como fue que Dios ordenó siempre, los tiempos de la historia, de acuerdo a sus propósitos eternos y majestuosos.

Y creo que también es bueno recordar que el poder de Dios para cambiar los tiempos y edades es directamente seguido por la declaración que es el Señor quien también puede “entronar y destronar” los reyes de este mundo. En este versículo del libro de Daniel (2:21), las palabras de origen caldeo iddan y zeman que aparecen, son usadas intercambiablemente. Las palabras son muy cercanas, son casi sinónimas.

II.d) Gálatas 3:16-18

Desde el punto de vista del contexto biblico e histórico de las epistolas de Pablo a los Gálatas,cap. 3 y 4, es evidente que Dios buscó colocar una base a través de la Ley judía para preparar la venida del Mesías.

Cristo, la relación con los los pactos y la Ley

  • Lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo : enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne.(Ro.8:3)
  • Pues ya que la ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, ya que los adoradores, una vez purificados, no tendrían ya más conciencia de pecado?(Heb.10:1-2)
  • De todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de El, todo aquel que cree es justificado.(Hch.13:39)

Hay una relación entre Cristo,los pactos de Dios con el ser humano y la Ley de Dios.Nunca existió un tiempo en el que los hombres hayan estado sin Ley. Aún en el huerto del Edén, luego de crear Dios al hombre y a la mujer, les dio mandatos, órdenes y motivos por el cual vivir y regirse. Pero los hombres se corrompieron al desobedecer a Dios y obedecer al demonio.y Dios tuvo que castigarlos. Pero en su profundo amor y misericordia, Dios tuvo compasión de sus criaturas y por Su Gracia y por su iniciativa divina, volvió a restaurarles vez tras Su Pacto, que tenia una promesa cristologica y redentora (cf. Gen 3:15).

Leemos la cita del apostol Pablo a los Gálatas, que dice que el propósito de la promesa registrada en la escritura es Cristo.

  • “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa. Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.”(Gál.3:16-18)

Dos preguntas interesantes nos pueden surgen aquí. i) Una es para que servía la Ley judia,y ii) la otra que son las 70 semanas.

i) Para que servía la Ley judía?

Ya (san) Ireneo entendía,muchos siglos antes que los reformadores protestantes, que “La Ley de Dios en el corazon del Hombre, es puesta por Dios”

“Desde el comienzo, Dios había puesto en el corazón de los hombres los preceptos de la ley natural. Primeramente se contentó con recordárselos. Esto fue el Decálogo. [SAN IRENEO, haer. 4, 15, 1]

(Santo) Tomas de Aquino le da la razón a la Palabra de Dios y valor a la Ley de Dios

“La legislación humana sólo posee carácter de ley cuando se conforma a la justa razón; lo cual significa que su obligatoriedad procede de la ley eterna. En la medida en que ella se apartase de la razón, sería preciso declararla injusta, pues no verificaría la noción de ley; sería más bien una forma de violencia.” [SANTO TOMÁS DE AQUINO, S. th. 1-2, 3 ad 2]

1) La ley fue hecha para ayudar a la gente a entender la profundidad de su pecaminosidad (siendo incapaces de guardarla), así ellos podrían aceptar más prontamente la cura para el pecado, en Jesús el Mesías (Gál. 3:22-23; Ro. 3:19-20).

2) La ley también sirvió como un “tutor” (Gál. 3:24) para llevar a la gente a Jesús como su Mesías. Esto lo hizo mediante sus muchas profecías concernientes al Mesías, las cuales fueron cumplidas en Jesús.

3) Además de esto, estaba el sistema sacrificial, que señalaba la necesidad de un sacrificio por los pecados, así como su propia naturaleza temporal (haciendo que cada sacrificio requiriera siempre la adición de otros posteriores).

4) La historia del Antiguo Testamento también esbozó retratos de la persona y la obra de Cristo a través de muchos eventos y fiestas religiosas (tales como la disposición de Abraham de ofrecer a Isaac, o los detalles de la Pascua durante el éxodo de Egipto, etc.)

5) Cristo vino cuando lo hizo en cumplimiento de la profecía específica. Dan. 9:24-27 habla de “setenta semanas” o setenta “septenios”.

La Ley de Israel, esta relacionada profundamente con la historia de esta nacion y su peculiar relacion con Dios. Y porque tenemos que estudiar la historia de Israel, si nosotros no somos judíos? Estudiamos estos temas relacionados con la historia de Israel, pues, porque

“el evangelio cristiano es la buena noticia acerca de un judío. En primera instancia fue predicado por judíos a judíos” [9]

Y estudiamos mejor acerca de la Ley,porque

Las dos grandes divisiones entre cristianos y judíos surgieron a raíz de si el Mesías había o no había venido, y si la Ley tenía o no tenía que ser guardada” [9]

Y además,  

debido a que el problema de la Ley levantaba una colosal barrera a la evangelización.[10]

Los judios eran celosos de su Ley y de su exclusivismo.tenian un fuerte monoteismo y un celo proselitista obstinado y legalista.Mateo registra

  • «recorréis mar y tierra para hacer un prosélito»(Mat. 23:15)

Esto no es una exageración,aunque asi lo parezca. Michael Green, explica que

Existía todo un conjunto de literatura misionera, tal como los Oráculos Sibilinos (propaganda judía con disfraz pagano), cuyo propósito era ganar gentiles para la fe judía. Para el mejor tipo de judío éste era el resultado natural de su fe; estaba tan convencido de la superioridad de su religión que deseaba compartirla. Muchos rabinos alentaban tal inquietud misionera. Por supuesto que esta actitud se enfrió considerablemente cuando comenzó seriamente la persecución de los judíos. Las cosas fueron distintas luego de la caída de Jerusalén y del posterior aplastamiento de la gran rebelión que estalló bajo Adriano. Pero en lo que respecta a la mayor parte del primer siglo de nuestra era no hay duda de que el proselitismo avanzó rápidamente. Demasiado rapidamente para los funcionarios romanos que, aun reconociendo la posición legal de los judíos, no veían con buenos ojos su proselitismo. Una y otra vez leemos acerca de las expulsiones de que fueron objeto en Roma bajo sucesivos emperadores debido a que su número aumentaba en demasía. ¿Qué los impulsaba a este esfuerzo misionero? Por paradójico que pudiese parecer, era su exclusivismo.Cuanto más seriamente se creía que Israel era lo que más le importaba a Dios (y desde el tiempo de Antíoco Epífanes tal convicción ciertamente aumentó), mientras que las naciones seguía siendo, como agudamente lo expresa el escritor de 2 Esdras, «como un escupitajo», tanto más estaba uno obligado a tratar de rescatar del fuego algún tizón.[14]

Y tambien cita al gran rabino Hillel, quien exhortaba:

«Sé discípulo de Aarón, sigue la paz, ama a la humanidad y condúcela hacia la Ley».[15]

Y al rabino Eleazar, quien llegó a afirmar que:

«Dios esparció a los israelitas entre las naciones con el solo objeto de que los prosélitos se volviesen numerosos entre ellos». [16]

ii) Que fueron las 70 semanas?

Las 70 semanas, es un tema que está relacionado con la venida de Cristo al mundo,que fue predicha por el profeta Daniel en el A.T.  En este contexto, estas “semanas” o “septenios” se refieren a grupos de siete años (no siete días). Cuando uno examina la historia y alinea los detalles de las primeras sesenta y nueve semanas (la semana setenta tendrá lugar en un tiempo futuro). La cuenta regresiva de las setenta semanas comienza con la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén…” (v. 25).

Esta orden fue dada por el rey Artajerjes Longímano en el 445 a.C. (ver Neh. 2:5). Después de 7 (septenios) más 62 (septenios) o 69 x 7 años, dice que Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario…” y que “…su fin será con inundación…” (significando una mayor destrucción – v. 26).

Aquí tenemos una inequívoca referencia a la muerte del Salvador en la cruz. Hace un siglo atrás, en su libro El Príncipe venidero, Sir Robert Anderson dio cálculos detallados de la sesenta y nueve semanas, utilizando los “años proféticos” y considerando los años bisiestos, los errores en el calendario, el cambio de a.C. a d.C., etc., y ubicó el final de las sesenta y nueve semanas en el mismo día de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, cinco días antes de Su muerte.

Ya sea que uno use esta guía o no, el punto es que el tiempo de la encarnación de Cristo se enlaza con esta detallada profecía escrita por Daniel con cerca de quinientos años de anticipación. La oportunidad para el tiempo de la encarnación de Cristo era tal, que la gente de ese tiempo estaba preparada para Su llegada y desde entonces la gente de cada siglo tiene más que suficiente evidencia de que Jesús fue realmente el Mesías prometido, habiendo dado cumplimiento a las Escrituras que pintaron y profetizaron detalladamente Su llegada.

Es importante aclarar que la muerte de Jesús no sumergió a los primeros cristianos en una de crisis de autoridad.El los habia preparado para ese momento al encomendarles a los apóstoles la misión de guardar y divulgar sus enseñanzas y supervisar su iglesia.Poco tiempo despues esas enseñanzas fueron puestas por escrito y asi surgieron los textos que luego llegarian a conocerse como el N.T. Sin embargo los apostoles y el pueblo judio del s.I, tenían otro cuerpo de documentos que la Biblia hebrea era Escritura.Palabra de Dios escrita, a cuya autoridad debian someter sus vidas. Los saduceos,sin embargo solo reconocian la Tora como Escritura.

Los saduceos solamente confiaban en el Torá, los fariseos no podían decidir sobre  Ester, Cantares y Eclesiastés. Solamente en el segundo siglo los fariseos decidieron 39 libros.[44]

Desde la cruz, el pueblo de Israel es uno con el pueblo gentil. No existe separación alguna entre estos pueblos sino que Dios mismo ha declarado que de “ambos pueblos ha hecho uno”. Los Gentiles creyentes son tan ISRAEL como lo son los Israelitas creyentes. Los Gentiles han sido unidos a la nación de Israel y este pueblo es la Iglesia. El pueblo Judío terminó su función como “Pueblo de Dios” en la cruz del Calvario, desde ese entonces ya el pueblo de Dios no es considerado los descendientes físicos de Abraham y Jacob, sino que los que son hijos según la promesa. Las setenta semanas fueron el tiempo que Dios estableció para que todo se cumpliese “determinado sobre tu pueblo”. Nos dice la Biblia que después de la semana número sesenta y nueve, el Mesías iba a morir y que luego de un príncipe que habría de venir, se confirmaría un “nuevo pacto” con muchos.

Al final (después) de las primeras 69 (7+62) semanas se quitará la vida el Mesías. Esto marcará el final de ese tiempo y A LA MISMA VEZ el comienzo de la última semana, la numero setenta. El verso final (27) habla de un pacto que ha de ser “confirmado” con muchos

II.c) Hechos 1:7 

Ahora debemos de movernos al Nuevo Testamento. Este pasaje citado en el libro de los Hechos de los apóstoles, toca un tema relacionado con las expectativas escatologícas y políticas de Israel.Los discipulos le preguntan a Jesús si restauraría el reino davidico pronto,pero Jesús se negó a responderles.

i) Definición

Que significa escatología? Citando a Ryrie,un teólogo conservador fundamentalista bíblico y dispensacionalista, quien dice que

Escatologia significa, la teología de las últimas cosas. Ese estudio puede abarcar todas las cosas que eran futuras al tiempo de ser escritas, o solamente aquellas que aún son futuras desde nuestra posición ventajosa. Trata de la consumación de todas las cosas, tanto las que se relacionan con los individuos como las que tienen que ver con el mundo.Todos contemplan alguna clase de escatología. Para muchos modernos, la escatología es un estudio de desesperación, porque todas las cosas terminarán en muerte—la muerte del individuo y la muerte del universo—. [23]

Una definición del campo de la teología reformada es

El término “Escatología” es una palabra griega que significa “Estudio de las últimas cosas”. ESCATO significa “último, postrero”. LOGIA significa “tratado, discurso, estudio”. [29] 

Aún para aquellos que confían ciegamente en lo que la ciencia dice en la teoria de la  evolución, deben recordarse que esta teoria científica, “no promete la inmortalidad”,[24]como bien explica Ryrie. 

Pera otros, ante la desesperación de “la última hora”,dice Ryrie que

se modifica por una vaga esperanza en alguna clase de vida después de la muerte. Para el cristiano la Biblia aporta enseñanza clara y detallada con respecto al futuro, que le permite saber con certeza lo que está por delante. [25]

La escatología es el estudio o doctrina de las últimas cosas. El estudio de la escatología responde a las siguientes preguntas: a) ¿Cuál es la finalidad o el destino final del individuo? b) ¿Cuál es la meta hacia la cual se mueve la raza humana? c) ¿Perece el hombre con la muerte o entra a otro estado de existencia, sea de bendición o de perdición?

Definimos entonces a la escatología, como

el estudio del complejo de eventos escatológicos que representan el clímax de la historia mundial, la resolución y la consumación del programa cósmico de Dios. Escatología es un término usado para designar la enseñanza de la Escritura concerniente a la consumación final de todas las cosas. Se asume a través de toda la Escritura que la historia es la escena de la actividad redentora de Dios, y por lo tanto se está moviendo hacia un nuevo orden en que el pecado y el mal serán destruidos y Dios llegará a ser todo en todo. Tradicionalmente se ha entendido la escatología con referencia a eventos que aún están por suceder, tanto en relación con el individuo como con el mundo, De ahí que se habla de: Escatología individual, la que trata cuestiones como: la muerte física, la inmortalidad del alma, el estado intermedio (el estado entre la muerte y la resurrección general),y Escatología general, la que trata con: el regreso de Cristo, la resurrección general, el juicio final, y el estado final.[30]

ii) Armonía en la biblia

Cuando leemos la biblia, vemos lo que se llama la unidad de pensamiento en sus páginas. Vemos que hay una armonía increíble entre los dos Testamentos,por ej., cuando concierne al significado de la palabras “tiempos” en los contextos proféticos.

En el v. 1:1 de Hechos, los discípulos le pidieron a Jesús si Él iba en este tiempo, a restaurar el reino a Israel. Jesús,entonces, respondiendo a a sus discípulos les dijo que,

  • “… No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad” (Hch. 1:7)

Los discípulos realizan una pregunta relacionado con un tema profético. Querían saber si el calendario profético para Israel sería cumplido en ese mismo tiempo o en el futuro. Los tiempos constituyen el calendario profético que Dios apuntó y anunció. Estos eventos están debajo de su control y serán finalmente cumplidos en el tiempo y forma que El previamente ha establecido.

Vemos que la revelacion de Dios en las escrituras es progresiva. Pero el hecho de que sea progresiva no significa que se contradiga. Una nueva revelación bíblica, siempre arroja más luz sobre la revelación anterior haciéndonos entender el “verdadero” significado de lo que ha sido dicho antes por Dios. Un viejo dicho de los Reformadores dice

“el Antiguo Testamento velado es el Nuevo Testamento revelado”.

La Biblia es un libro de unidad y continuidad, las cosas que estaban escondidas en el Antiguo Testamento han sido esclarecidas ‘reveladas’ en el Nuevo Testamento.

  • No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,” (Ro. 9:6)

Ese verso parece algo contradictorio pues bien dice Dios no todos los que descienden de Israel son Israelitas queriendo decir que aunque fueran Hijos (descendientes) de Israel el Patriarca haciéndoles Israelitas (minúsculas), no por eso quiere decir que son ISRAEL(mayúsculas). Dios nos dice simple y llanamente que el ser hijo descendiente de Israel, perteneciente a una de las doce tribus, NO le hace ISRAEL. ¿A que se debe eso? El Israel al cual Dios se está refiriendo es un ISRAEL espiritual, una nación espiritual “dentro” de una nación física. Esa nación espiritual no es una nación basada en genealogías ni en descendencia terrenal sino que es una nación basada en una descendencia espiritual.

  • “Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.” (Ro. 2:28-29)

¿Quién es el verdadero JUDIO (con mayúsculas)? ¡Lo es el que lleva la circuncisión del corazón! Eso es lo que la Palabra de Dios nos declara. Pero eso no es todo. Dios ha declarado “explícitamente” que tanto los Judíos como los Gentiles pertenecen a un mismo grupo. Ese grupo “unido” es el que compone a ISRAEL, son ellos los JUDIOS que vienen de todas las partes del mundo para recibir nombre de “Pueblo de Dios”.

Cuando Jesús le hablaba a los Fariseos acerca de la obra que El vino a hacer, El les dijo que él era “el buen pastor” y que había venido a buscar las ovejas perdidas de la casa de Israel. Pero también les dijo que tenía otras ovejas las cuales no eran de ese rebaño (Israel nacional) pero que el las buscaría también y formarían “UN REBAÑO” con un pastor:

  • “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,  así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.  También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.(Jn.10:14-16)

¿Se habla de la Iglesia en el Antiguo Testamento? La declaración del apóstol Pedro (I Pe 1:5-12) debe de ser suficiente para dejarnos claro que sí se habla de la Iglesia en el Antiguo Testamento. La Iglesia es el plan de Dios con Israel. Pero es de saberse que este Israel es ahora espiritual tal como lo declara la Biblia.

Algunos niegan tal existencia de la Iglesia como Israel espiritual porque ellos utilizan versos tales como aquellos que dicen que “en Cristo no hay judío ni griego”, pero tal interpretación es una equivocación ya que lo que se está refiriendo el apóstol es que no existe primacía de uno sobre otro sino igualdad en el trato con Dios en cuanto a la salvación.

Explícitamente y solamente por medio de la fe. Cuando alguien viene a Cristo, no deja de ser Judío, ni deja de ser varón, ni deja de ser mujer, ni deja de ser esclavo.  No tiene cada uno una vía distinta de salvación. El único camino para todos es el mismo, la “fe en Cristo”, el no hace acepción de personas.

iii) Ahora fijémonos en la respuesta que dio Jesús:

  • ” No os toca a vosotros saber los tiempos y los sazones …” (Hch.1:7 RV 1960)

Vale la pena notar que las palabras griegas kronos y kairos son puestas juntas en este verso y son frecuentemente empleadas como sinónimos en todo el Nuevo Testamento. En este verso en particular los tiempos y sazones están debajo el control de Dios y serán llenados en armonía con el calendario profético de El. En otras palabras Jesús esta diciendo a sus discípulos: que los eventos proféticos (tiempos y sazones) están debajo del control del Padre y que es El quien ha determinado sí y cuándo el reino será restaurado a Israel. El apóstol Pablo emplea expresiones muy similares en

  • ” Acerca de los tiempos [kairos] y de las ocasiones [kairos], no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba.” (1 Tes. 5:1)

Aquí el apóstol usa la palabra “kairos” dos veces.  La expresión “tiempos y edades” se refiere al calendario de eventos proféticos. El Léxico Griego de Arndt y Gingrich explica que kairos puede significar

“un tiempo definido, tiempo fijo, tiempo determinado o tiempo apartado. El mismo Léxico explica que kairos es “uno de los jefe términos escatológicos. Muy frecuentemente tanto kairos y kronos son usados para pintar eventos futuros en el calendario profético de Dios.”

Ahora miremos algunos otros ejemplos:

  • Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo.  Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles.  Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. !!Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, !!mas las señales de los tiempos no podéis! (Mat. 16:1-3).

Aquí Jesús trató muy duro a los fariseos y saduceos porque no fueron capaz de predecir el tiempo. El les dijo que no podían discernir las “señales de los tiempos.” La palabra “tiempos” es aquí usado para denotar futuro eventos.

  • Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.(Luc. 1:20 RV 1960)

El ángel Gabriel le dijo a Zacarías que seria hecho mudo “por que no has creído mis palabras, las cuáles serán cumplidas en su tiempo [kairos].” Gabriel mismo explica que sus palabras serían cumplidas cuando las cosas que él habló “sean hechas.” Una vez mas la palabra “tiempo” se refiere a un evento profético previamente determinado, que era anunciado antes que ocurriese

  • Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos.(Mat. 26:18 RV 1960)

Jesús proclamó, “Mi tiempo [kairos] está cerca”. Lo que él quiere decir con eso es que era necesario para El morir al preciso tiempo que habia sido determinado en el calendario profético de Dios.

  • Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan (Luc. 21:24)

En este texto Jesús proclama que Jerusalén sería hollada ” hasta que los tiempos de los Gentiles se cumplan.” Una vez más, tenemos un periodo profético que es descrito por la palabra “tiempos”.

  • Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. (Ap. 11:18)

Se refiere a “el tiempo [kairos] de juzgar a los muertos.”

Hay algunos teólogos creen que este texto describe el comienzo del juicio de los santos justos muertos en 1844. Pero esto no es una verdad biblica,ni comprobable.Solo una creencia errónea. Otros creen que se refiere al comienzo del juicio de los muertos injustos durante el milenio.Yo me inclino a pensar que será durante el periodo del juicio final,cuando Cristo venga a juzgar a los vivos y a los muertos. El punto importante es que hay un tiempo apuntado que Dios puso en su calendario profético,cuando Él  dara comienzo el juicio final a los muertos. Una vez mas la palabra “tiempo” en este texto se refiere al evento futuro que Dios ha anunciado antes de que tomara lugar.

  • “diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Mar. 1:15 RV 1960)

En el comienzo de su ministerio, Jesús dijo que el tiempo [kairos] se había cumplido, y que el reino de Dios se había acercado: “arrepentíos y creed en el evangelio” (Mar.1:15 RV 1960)

El tiempo que Jesús habla aquí es la conclusión de la semana 69 de las 70 semanas proféticas. Una vez más, el futuro evento en el calendario profético descrito con la palabra “tiempo” se refiere al evento que Dios ha previamente incorporado al calendario profético.

  • “la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, ” (1 Tim. 6:15 RV 1960)

Hablando de la Segunda Venida de Jesús, el apóstol Pablo declara que a su tiempo [kronos] se mostrará el retorno del bienaventurado y sólo Soberano, Rey de reyes, y Señor de Señores.

  • Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación… Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;  por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. “ (Hch. 17:26, 30-31)

Pablo usa las palabras kairos y kronos intercambiablemente. Hablando sobre humanidad, en v. 26 declara que Dios a “determinado su pre- apuntado tiempos [kairos].” Una vez mas es una clara referencia a eventos proféticos que han sido previamente establecidos.

En el v. 30 Pablo afirma que Dioshabiendo pasado por alto estos tiempos de ignorancia”y en el v. 31 asegura que Dios ha establecido un día en cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designo…”

Una vez mas la palabra “tiempos” es usado en contexto con el calendario profético de eventos.

En 1 Tim. 4:1 el apóstol dijo que ” en los postreros tiempos algunos apostarán de la fe… “ Los tiempos postreros aquí son paralelos al “tiempo del fin” en el libro de Daniel

Ap. 12:14 (que es claramente paralelo a Dan. 7:25) explica que la mujer volaría al desierto por “un tiempo [kairos], y tiempos [kairo] y mitad de tiempo [kairos]”

Una vez más, los eventos proféticos en el calendario son descritos con la palabra “tiempos”

  • “ y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más,” (Ap.10:6).

En este texto, Jesucristo anuncia “que el tiempo [kronos] no será mas.” El tiempo aquí no puede significar el fin de la historia humana por lo menos por dos razones:

1) Este anuncio es hecho durante el periodo de la sexta trompeta. Jesús no viene a tomar sus reino hasta la trompeta séptima (Ap. 11:15-19).

2) Después del anuncio de que el “tiempo no será mas”, Juan fue instruido a profetizar otra vez (Ap. 10:11). ¿Como puede el hacer esto si este mundo habría llegado a su fin?

El fin de “tiempo’ aquí se refiere aquí no es al fin del mundo, sino, el fin de un periodo de tiempo profético. Una vez mas la palabra “tiempo” es empleado a describir los eventos del calendario profético de Dios. Seria bueno hacer unas menciones sobre el uso de la palabra “tiempos” en el Septuaginta (traducción griega del Viejo Testamento). Es significante que hay cuatro palabras usan la palabra “tiempos”; en este verso son traducidas con la palabra kairos, entonces creando una relación lingüística directa entre Ap. 12:14 y Dan. 7:25.

Debemos recordar que

“no debemos menospreciar lo que la Biblia dice concerniente al futuro.”,cita Ryrie [26]

Ryrie explica que para el creyente, el conocimiento de la profecía

(a) provee gozo en medio de la aflicción (2 Cor. 4:17),

(b) limpia y estimula a una vida de santidad (1 Jn. 3:3),

(c) es provechoso, como toda la Escritura, para varias necesidades importantes en la vida del cristiano (2 Tim. 3:16–17),

(d) da hechos objetivos tocante a la vida después de la muerte (2 Cor. 5:8),

(e) aporta verdad respecto al final de la historia,

(f) da pruebas de la confiabilidad de toda la Escritura, porque las muchas profecías que se han cumplido al pie de la letra no se pueden atribuir a la casualidad, sino sólo a Dios,

(g) eleva nuestros corazones en adoración al Dios que está en completo control de todo y que llevará a cabo Su voluntad en la historia.

Y concluye al dar estas razones, diciendo que

“Menospreciar la profecía es perder estos beneficios” [27]

Para estudiar escatologia, hay que conocer la biblia, tener dominio de lo que los profetas del A.T. decían,conocer los evangelios,las epistolas y tener dominio del libro del Apocalipsis. Para responder a la expectativa milenarista de si hay o no un milenio terrenal, hay que conocer ademas, los libros de San Agustin y los de Juan Calvino.No es esto algo determinante, pero al menos estos dos hombres tuvieron y aun tienen algo importante para decirnos al respecto.

iv) El anticristo

El tema del anticristo siempre resulta de interés. También en esta hora de tanto ecumenismo, debemos saber que  decision tomar si reconocemos como lo ha hecho toda la historia en el papado al anticristo o no.Pero para poder responder a esto,uno tiene que leer la biblia y la historia del cristianismo. Cito a aquellos que tienen plena convicción teologica de que el papado es una sustitución del ministerio del Cristo por el hombre (cf. Ef. 6:12-17 RV 1960)

No hesitamos en decir, que tenemos casi tan plena y convincente evidencia de que el Papado Romano es el Anticristo, como la tenemos de que Jesús de Nazaret es el Cristo.  En conclusión, notemos que el Cristianismo se muestra solo, en cuanto a que tiene su Anticristo o falsificación. El Mahometismo no tiene tal falsificación. El Budismo no tiene tal falsificación. No hay poder o verdad suficiente en esos sistemas para llamar a la existencia un gran sistema de falsificación opositora. Sin el sol, no puede haber sombras. El sol del Cristianismo ha estado acompañado a través de todas las épocas por esta sombra. Tanto que el Anticristo hace homenaje a la divinidad del Evangelio. A menos que Cristo hubiera venido antes, el Anticristo no podría haber venido después.[26]

II d) Lucas 1:1-4

Lucas, es un modelo de teólogo e historiador.Vemos a Lucas como el primer historiador de la cristiandad. El cita los relatos de Cristo y asuntos de la agenda de san Pablo de modo optimista,marcando con datos estadisticos el éxito de la mision apostolica desde los inicios mismos del Pentecostés. Por este motivo, es que, según la posición teológica reformada de la escatología, se dice que

El entendimiento cristiano de la historia es básicamente optimista.[31]

El texto de Lucas, es el único evangelio que nos cuenta el método empleado por el autor en su composición.

El contenido de la introducción tiene por objeto fortalecer la confianza del lector en lo que el Evangelio le dirá acerca de Cristo.[22]

El evangelio de Lucas es el relato mas completo de la vida de Jesús que haya sobrevivido a la época apostólica.

Fue concebido con miras a presentar el curso completo de la vida del Salvador desde su nacimiento hasta su ascención, y formaba parte de una obra que incluia el libro de los Hechos, que a su vez abarcaba la actividad misionera de la Iglesia hasta el establecimiento de la comunidad cristiana de Roma.[21]

Nancy Weber de Vyhmeister, explica que

Es dificil decidir si teología histórica forma parte de la sección Teología o de Historia. Ciertamente contiene tanto una como otra. Este tipo de estudio analiza la situación de una doctrina o creencia en un cierto momento histórico. Puede también rastrear una doctrina por un período determinado. Un estudio de Teología histórica exige una descripción de la situación que se vivió en el momento que se estudia.[20]

Lucas, hace las veces de teólogo, de historiador y también de evangelista, acompañando al apostol Pablo en su misión evangelizadora.

  • Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas,  tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra,  me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo,  para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.(Luc.1:1-4 RV 1960)

Al llegar a Hechos, debemos recordar que tanto este libro como el Evangelio de Lucas fueron escritos por la misma persona. Leamos en Lucas

  • “Me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas ordenadamente, excelentísimo Teófilo”.(Luc. 1:3 RV 1960)

Los dos primeros versículos del libro de Hechos, indican que este libro es la continuación del evangelio de Lucas:

  • “En el primer relato, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue llevado arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido”. (Hch.1:1 RV 1960)

Por lo tanto podemos partir desde el propio evangelio de Lucas, para comprender adecuadamente el mensaje que nos comparte el libro de Hechos. Así que, antes de proseguir revisemos algunos aspectos del mensaje expresado en el evangelio de Lucas. Este evangelio presenta al Salvador-Hombre y muestra que nuestro Redentor, el Salvador, es el Dios-Hombre.

Ryrie, explica de Lucas, que

Lucas no fue un testigo presencial de los eventos de la vida de Cristo. Así que, o Dios le tuvo que haber dado a él revelación directa de esos eventos para que escribiera su Evangelio, o él los tuvo que haber descubierto por medio de investigación,dice Ryrie. Yo creo esto ultimo.Y observaciones directas del ministerio del apostol Pablo.

Ryrie cita que Lucas en su prólogo nos dice que

(a) él consultó a testigos presenciales de la vida y ministerio de Cristo;  usó narraciones escritas disponibles de partes de Su ministerio; (c) investigó cuidadosamente y escudriñó todas sus fuentes; (d) planeó un arreglo ordenado de su material; y (e) el Espíritu Santo lo movió y lo llevó a él en la tarea misma de escribir; de modo que todo lo que escribió fue preciso y verídico.[58]

Cual fue el propósito de Lucas con sus libros? Lucas escribió a Teófilo, por que Lucas quería

que sus escritos se leyeran ampliamente en el mundo grecorromano, del cual escribió con tanta visión y habilidad en los Hechos. Quería que las personas lo leyeran, no meramente para defender el cristianismo contra los avatares a los que estaba expuesto, sino, más que nada, para hacer cristianos de los que lo atacaban.[11]

Vemos como Lucas nos proporciona un relato claro, del nacimiento del Salvador-Hombre, y también de Su concepción. Además, describe la juventud, la vida, el ministerio, la muerte, la resurrección y la ascensión del Señor. Por tanto, el evangelio de Lucas presenta un panorama amplio de todo lo que incluye la Persona maravillosa del Dios-Hombre desde Su concepción hasta Su ascensión.

Podemos afirmar que la concepción del Salvador-Hombre fue Su venida de los cielos y también de Dios el Padre.Asimismo, Su ascensión fue Su regreso, no solamente a los cielos, sino también al Padre. La concepción del Salvador-Hombre fue Su venida a la tierra, y Su ascensión fue Su ida a los cielos. Esto hizo del Señor Jesús un Ser maravilloso. Su concepción y nacimiento lo constituyó una persona divina y humana.Lucas muestra que los ángeles celebraron al ver el nacimiento del Salvador-Hombre, quien venía a salvarnos. Los ángeles alababan a Dios y decían:

  • “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de Su complacencia!” (Luc. 2:13-14) de lo mismo.

Si en el evangelio vemos a Jesús en su vivir humano, estableciendo así la economía de Dios, en el libro de Hechos volvemos ver a Jesús en su vivir en la iglesia llevando adelante dicha economía divina. Aunque en el primer tratado vemos a Jesús y en el segundo veremos a la iglesia, con todos estos expresan la misma vida y el mismo vivir. Ver esto es crucial para entender Hechos. Cuando San Lucas escribió su Evangelio existían ya otros relatos similares (Luc. 1:1). Los ocupó junto con otros relatos que le llegaron por la transmisión oral de los testigos oculares que presenciaron los hechos de la vida de Jesús (Luc. 1:2). Todo este material previo, oral y escrito, le sirvió para escribir en forma ordenada dichos acontecimientos (Luc 1:3). El resultado es una obra bien estructurada en la que aparecen con claridad las diversas etapas del ministerio de Jesús.

Cual es el tema principal de los escritos de Lucas?

El tema de la salvación es la clave del propósito de Lucas y Hechos.[12]

Que bases tenemos para afirmar que la salvación era un tema crucial en los escritos de Lucas? Pues,vemos que

a) El Evangelio de Lucas explica lo que significa esta salvación. Incluye sanidad (7.3), perdón (7.50), integridad (8.36), vida nueva (8.50), y llega al ser humano únicamente a través de Jesús (19.10). Cuando Jesús entra a la casa de un hombre, trae la salvación con él (19.9).b) Los Hechos explican cómo se extendió esta salvación mesiánica en el mundo antiguo. A los judíos (p. ej., 13.26) y también a los gentiles (p. ej., 13.47s.) se les hace la oferta de la salvación. Resuena a lo largo de los capítulos del libro. La evangelización es la preocupación suprema del escritor.[13]

En Luc. 24:50-53, la conclusión es al mismo tiempo una transición entre el evangelio y los Hechos de los Apóstoles, también escrito por San Lucas. Se termina de la misma forma como comienza el libro de los Hechos: narrando la ascensión del Señor. Investigar en la tradición, aunque no es muy confiable dado el tono fabulezco  de estas leyendas, nos relata acerca de Lucas algunas cosas interesantes. La tradición ha conservado algunas interesantes leyendas en torno a él, si bien puede que no sean auténticas. Según tales narraciones, Lucas era pintor y pintó un retrato de la Virgen Maria. Jamás contrajo nupcias, y en sus últimos años se retiró a Bitinia, en donde murió.  Otras leyendas afirman que sufrió el martirio en Grecia.[21]

Algunos versos bíblicos que nos muestran la historicidad de los escritos de Lucas

a) “Cosas … ciertisimas” (Luc. 1:1)

b) “Enseñaron”(Luc.1:2; Hch.11:26)       

c) Testigos oculares y ministro de la palabra” (Luc. 1:2 VL)

Implica que los que informaron a Lucas habian visto a Jesus en persona, y que al entregarse a Él se habían convertido en “ministros de la palabra”. Esta palabra no tiene el moderno sentido profesional; se le aplicaba a los servidores de la sinagoga (Luc. 4:20 NC)

d) “También a mi”.(Luc.1:3) Lucas era tan apto como el que mas para escribir un evangelio. Despues de haber investigado (“que desde hace mucho tiempo he seguido todo exactamente,trad. de Straubinger). Tal conocimiento implica la familiaridad del hombre con hechos de sus propios dias. Desde su origen (gr. anothen).Solo vuelve a usar Lucas la palabra en Hch.26:5, en donde se traduce “desde el principio”. Lucas afirma estar absolutamente familiarizado con la vida de Jesús.

e) Que conozcan. La palabra griega implica conocimiento cabal. Instruido puede significar haber recibido informacion oral de caracter general,o instrucción formal. Lucas escribía para confirmar lo que Teofilo había aprendido de oidas.

f) Herodes, rey”.(Luc.1:5;Hch.12:1,20)

Vemos entonces, que

Aunque el cristiano es suficientemente realista para reconocer la presencia del mal en el mundo y la presencia del pecado en los corazones de los hombres, él es básicamente un optimista. El cree que Dios está sentado sobre el trono, y que Dios está realizando sus propósitos en la historia. Así como el cristiano debe creer firmemente que todas las cosas obran para bien en su vida, a pesar de evidencias contrarias, así el debe creer también que la historia se está moviendo hacia la meta de Dios, aún cuando los sucesos mundiales a menudo parecen llevar una dirección contraria a la voluntad de Dios.  Por último debemos tener presente que la historia es depravada, es hecha por una humanidad depravada. Esto tiene que ver con uno de los cinco puntos del calvinismo, o los Cánones de Dort, esto es “La depravación total” o “Incapacidad total”[32]

III. Conclución

“Hasta el fin de todo, ningún fenómeno de la historia es absolutamente bueno o absolutamente malos” [33]

Estudiamos la historia del cristianismo, porque nos resulta tracendental entender todo el contexto histórico relacionado con la vida y la resurrección de Jesús de Nazaret, y el avance de las misiones apostólicas de los primeros siglos, como método complememtario para entender nuestra fe cristiana y dar respuesta todos los que nos demanden las razones de nuestras creencias.

Si Dios es omnisciente, como creemos, en cualquier sentido inteligible, su conocimiento debe ser, de manera definitiva, el conocimiento de su propio plan omnipotente y eterno. Nada menos que la propia omnipotencia de Dios podría fortalecer su conocimiento exhaustivo de todos los seres. Sólo Dios puede controlar el futuro, porque sólo Dios controla el presente. Esa es la razón por la cual fue tan irracional que Adán y Eva permitiesen en el Jardín la eventualidad de que Satanás pudiese estar cierto y Dios errado. Para empezar, Dios podría solamente estar cierto al respecto de esta reivindicación sobre el futuro si El realmente controlase el futuro hasta el punto de que El podía asegurar el resultado deseado. Negar este control significa estar obligados a una de las dos posibilidades restantes. La alternativa racionalista es que Adán controla el futuro a tal punto de que el demonio le dice a Adan que él puede estar seguro de que Dios está errado (“es cierto que no moriréis”). La alternativa irracionalista es que nadie controla el futuro, por lo que el futuro es esfera indeterminada de la pura posibilidad. Ninguna alternativa puede ser evitada por el pecador supuestamente autónomo, así, la filosofía pagana ha fluctuado entre ellas desde entonces.

No hay duda de que el conocimiento de Dios incluye lo que podría acontecer o lo que va a ser constante dadas ciertas condiciones.Por ejemplo, sabemos que esto significa que Dios podía saber cuál sería la situación de la historia en Japón después de la guerra si el presidente Truman había decidido no soltar las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki. Él también sabía con infalible certeza que el pte. americano Truman realmente habría de decidir usar las bombas. El conocimiento de las condiciones lógicamente posibles, mas no realizadas, está totalmente en armonía con el conocimiento de aquellas condiciones que realmente habrán de acontecer. Dios debe tener ambas cosas si él es omnisciente.Tambien Dios sabia que los islamitas atacarian el 11 de septiembre aquel a las torres gemelas. Pero aun asi, ninguna de estas cuestiones hacen a Dios culpable del pecado del hombre ni de la humanidad ni de los angeles caidos. También Dios conocía que Cristo iba a morir en la cruz.Y no lo impidió. Porque todo esto era parte de Su eterno plan redentor.

En consecuencia, en el Nuevo Testamento, encontramos a Pablo y a otros misioneros cristianos empleando aquello que es verdadero y útil del paganismo; y durante el siglo segundo vemos como este procedimiento continuó desarrollándose con entusiasmo.

Se lo llamó «despojar a los egipcios» y lo utilizaron con gran acierto Justino, Arístides, Atenágoras, Teófilo y también los grandes alejandrinos Clemente y Orígenes. Platón y Aristóteles, los estoicos, y aun Eurípides, son convocados como testigos para defender las doctrinas cristianas acerca de Dios.  Ejemplos como el que sigue, de Justino, podrían multiplicarse:

Si en algunos puntos enseñamos las mismas cosas que los poetas y los filósofos que vosotros honráis, y en otros puntos somos más completos y más divinos en nuestra enseñanza, y si solamente nosotros aportamos pruebas de lo que afirmamos, ¿por qué somos entonces injustamente odiados más que todos los otros? Porque al decir que todas las cosas han sido producidas y ordenadas por Dios para formar el mundo, parece que estuviéramos exponiendo la doctrina de los estoicos. Y al afirmar que las almas de los malvados, estando dotadas con sensibilidad luego de la muerte, son castigadas, y que las de los buenos son liberadas del castigo, parece que estuviéramos diciendo las mismas cosas que los poetas y los filósofos. y cuando afirmamos que los hombres no deberían adorar las obras de sus propias manos, decimos las mismas cosas que han sido dichas por el poeta cómico Menandro.[7]

Aun asi, y con todas las pruebas bíblicas e historicas que poseemos los cristianos, hay muchos humanistas de nuestros dias,como lo es Gerald Massey, creen erróneamente que 

“El Cristo de los Evangelios no tiene sentido como personaje histórico o como modelo supremo de humanidad, un héroe que luchó, y sufrió, y fracasó al salvar al mundo mediante su muerte….” [6]

Por este motivo, creo que es importante que hoy en dia puedan surgir nuevos cristianos maestros biblicos, de corte apologético. Como dijo Robinson,

Pues mucho me temo que estamos ya en los albores de un período en que cada vez resultará más difícil saber lo que exige la verdadera defensa de la verdad cristiana. Existe y sin duda existirá siempre un número ciertamente mayoritario de personas para quienes la mejor defensa de la doctrina -en realidad, la única defensa- consiste en la inflexible reafirmación de “la fe que antiguamente fue revelada a los santos”, aunque presentándola en un lenguaje nuevo e inteligente, adaptado al mundo contemporáneo. En estos últimos años la Iglesia no ha carecido de teólogos y apologistas que se consagraran a semejante tarea. Sus trabajos se han visto recompensados por, el apasionado interés que han suscitado, y es de creer que en lo sucesivo se experimentará una creciente necesidad de ellos.[5]

Entiendo que la fe de las personas no es rigida. Yo soy moderado y trato de no herir,pero duele muicho cuando se le dice a alguien que su único hijo murió en la guerra y ya no vuelve mas a casa. Es duro oir esa clase de verdad, pero alguien la tiene que decir.O cuando el médico le dice que al marido, que su esposa no sobrevivió a la cesarea, o que su bebe tiene leucemia o nació con síndrome de down. Es duro. Pero es la verdad,y convivimos con esto todo los dias de nuestra vida.

Cuenta una historia de un hombre hindú que quedo cautivado por la persona de Jesús al conocerlo a través del testimonio de los evangelios. Luego siguió adelante y conoció el libro de Hechos, es decir, a aquellos que continuaron el camino que Jesús abrió, este hombre conoció a la iglesia. Se cuenta que este hombre dijo:

“tengo que pertenecer a la iglesia que continua la vida de Jesús”.

Este enfoque es necesario para nosotros hoy. Ser testigos, no tiene tanto que ver con realizar actividades, escribir libros o ser “espirituales”, sino sobretodo de vivir la vida de Jesús por el Espíritu que ha sido derramado sobre nosotros y que mora en nosotros. Es entonces que desde el punto de vista del historiador, analizaremos la historia y el cumplimiento en la historia de los eventos en tiempo y lugar, tanto aquellos eventos que ya sucedieron, como los que aún todavía no han sucedido.

Se perfectamente que en estos tiempos de tanto relativismo, decir que la biblia tiene la verdad y que ella es verdad,no es bien visto ni es justamente el mensaje que las masas quieran escuchar. Pero acaso a los cientificos no les está permitido debatir por el bien de la ciencia y de la humanidad?  Acaso nosotros no debatimos por la redención de la humanidad y por las verdades de Dios?

O los politicos no debaten en el congreso por el bienestar de la ciudad terrenal? Y nosotros debatimos por el bienestar tambien, pero de “la ciudad de Dios ” y de sus habitantes.Y también muchas veces lloramos por la redención de la humanidad.  Y lloramos porque nos duele ver que ya no valoran la verdad por la que Cristo murió!!!!

Lamentablemente vivimos en una sociedad liberal en donde se juega al “vale todo”. Donde no se enseña a discernir a la nueva generación lo blanco de lo negro. Por qué sucede eso? Porque debemos respetar ese “vale todo”,sino pasamos a ser inadaptados, intolerantes,etc. Tristemente es asi,todos los dias es asi. Ok, por estos motivos soy tildado de fanático religioso y merezco ir al loquero. Lo se, pero recuerde ud. que los locos, los niños y los borrachos, siempre o casi siempre dicen la verdad. Y dice Dios que la verdad un dia nos juzgará a todos.

Si ya el gran mago Houdini, nos demostró que no hay manera de volver del mas allá, entonces, antes de encadenarte como lo hacía el mago, a las mentiras de este mundo, yo le aconsejaría a los que me leen, que se encadenen con todo al Cristo que nos da la vida eterna. No sea cosa, que haya muichos de uds, que creyendo tener vida, en realidad estén “muertos en delitos y en pecados”, como expresa la biblia.

Entiendo que la Iglesia, a traves de sus mejores hombres aca en la tierra, debe estar preparada para que hombres cristianos gobiernen los designios de la nacion, con la Biblia, la constitucion y la Ley de Dios. Es que,según leemos en la biblia,  los gobierno civiles en la tierra deben de estar de acuerdo a la ley Moral de Dios que nos ha sido revelada en la Escritura.

Dios ha instituido el gobierno civil para la promoción de su propia gloria y para el bien de los hombres.

  • “Los poderes que son ordenados por Dios.” “Él es el ministro de Dios para tu bien.” (Ro. 13.1,4)

Fue instituido antes de la caída del hombre, y así se originó en la ley de la naturaleza, uniend el sujeto moral …del gobierno de Dios para obedecer a su Creador. Su autor es un Dios santo, la ley por la que se regula es santa, y que está diseñado para promover la gloria de Dios y la santidad y la felicidad del hombre.

Como todo ser inteligente está bajo la ley de Dios en su capacidad individual, por lo que todas las asociaciones de agentes morales tienen la obligación de estar sujetos a la ley de su naturaleza.
Adán y Eva, en sus relaciones sociales, fueron tanto obligados en todas las cosas obedecer las leyes de su Creador, como en las funciones que ellos le debieron a él individualmente. Dios instituyó la relación matrimonial, y prescribio las obligaciones mutuas.

Todos los sujetos del gobierno moral de Jehová, en sus relaciones entre sí, están obligados a actuar de acuerdo a la voluntad de Dios. En los primeros cuatro de los Diez Mandamientos, o en la primera tabla de la ley, Dios ha ordenado que derechos de los hombres deberán llevarse a cabo para sí mismos, y en los otros seis, o segunda tabla, los que se llevarán a cabo los unos a otros.

Los actos sociales asi como las cosas personales de los hombres son igualmente regulados por la ley de Dios. La rectitud y el pecado de cada hombre y de cada acto social, se determina por su conformidad o disconformidad con la voluntad del legislador supremo.

  • “El que hace justicia es justo.” (1 Jn. 3:7)
  • “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.” (1 Jn. 3:4)

Las acciones de los gobernantes civiles y de los sujetos son buenas, cuando están de acuerdo a la ley de Dios, y son malas, cuando violan sus disposiciones. Esta máxima es agradable a la conciencia común de los hombres en todas las naciones, que conocen y reconocen la existencia de Dios.

Si no fuera así, la conciencia se impondría ninguna restricción a las malas inclinaciones de los magistrados o sujetos; la conciencia no podía acusar ni excusar en cuanto a sus acciones civiles, porque esa facultad ejerce el oficio de un juez en la aplicación de la ley de Dios. Por lo tanto todo gobierno civil legítimo viene de Dios, como Creador, y en su constitución y administración deben ser conformes a la voluntad de su autor.

Pero sostener que los gobiernos y la constitución, fueron instituidos por Dios, y luego que todo debe de ser dejado a la libre voluntad de los seres humanos, no es mejor que la doctrina de Epicúreo , quien decia erroneamente que Dios había creado el universo, pero que de una vez y para siempre abandonó todo el cuidado de la misma en cuanto a su sustentación o gobierno. (deismo)

De hecho, muchas de las máximas populares del gobierno civil no son ni más ni menos que un renacimiento parcial de este principio de los griegos epicúreos.

  • “Ellos dicen a Dios: Apártate de nosotros, Que no queremos el conocimiento de tus caminos, Que es el Todopoderoso, para que le sirvamos.?” (Job 21.14,15)

Todos estos conceptos son esencialmente ateos, ofreciendo la más alta indignidad al Legislador, y violentar la conciencia natural. Porque no nos equivocamos cuando decimos que

“Todo esta perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de burla” (Demócrates)

Pero nosotros,que no somos ateos, somos de Cristo,si

  • Tenemos a Cristo (Ro.10:9;Ef.3:17)
  • Tenemos el Esp. en  nosotros (Ef.1:3,4:30)
  • No practicamos el pecado y obedecemos la ley moral de Dios (I Jn.3:4,8,9)
  • Escudriñamos las escrituras,como dijo Cristo (Jn.5:39)
  • “Escudriñad las Escrituras,ya que pensais tener en ellas la vida eternal; son ellas las que dan testimonio de mi” (trad. de Straubinger).Straubinger comenta que “Con esto recomienda el Señor mismo,como otro testimonio,la lectura de los libros del Antiguo Testamento. Quien los rechaza no conoce las luces que nos dieron los Profetas sobre Cristo. “En el Antiguo testamento esta escondido el Nuevo,y en el Nuevo se manifiesta el Antiguo”(San Agustin) y Pio XI, bien dijo que los libros del Antiguo Testamento son palabra de Dios y parte organica de su revelación

Seamos personas comprometidas con Dios, con Su Palabra,con la Ley moral de Dios,con la misión cristiana y con conocer mejor la voluntad de Dios a traves de la revelación escrita. Seamos como aquellos que dicen “Yo y mi casa serviremos al Señor” (cf. Josué cap.24).

Termino este primer artículo con la expresión del poeta y filósofo español Miguel de Unamuno, quien dijo que

“Tu Palabra no muere, nunca muere, porque vive. No muere tu Palabra Omnipotente porque es la vida misma, y la vida no vive, vivifica.” (Miguel De Unamuno)

Con esto que dijo,si fue sincero y lo creia, si no era cristiano, bueno, realmente estaba muy cerca de serlo. Es una gran declaracion de fe. Gran declaracion,Yo quisiera que mas evangelicos creyesen estas mismas palabras, en vez de tanto emocionalismo y sentimentalismo que hoy hay.

Evans Craig, autor del libro “El Jesus Deformado”, escribió que

He descubierto que, cuanto mejor entendemos quién era Jesús, qué dijo y cómo fue comprendido por sus contemporáneos, tanto más lo apreciamos a él y el movimiento que inauguró. Cuando las acciones o las palabras de Jesús no son bien comprendidas, empiezan los problemas. He descubierto que afirmaciones subyacentes como «Jesús no pudo decir eso» son errores de interpretación que, normalmente, se deben al hecho de que no se ve el dicho en su contexto y trasfondo propio.[45]

Para evitar todos estos malos entendidos, es que debemos tener en cuenta lo que Jesus dijo sobre el escudriñar las escrituras.Y quizás,como dijo Calvino

Cuando hayamos captado el significado de la bondad de Dios, cuando hayamos conocido su amor paternal, ello endulzará para nosotros las aflicciones que de otra manera nos parecerán severas y amargas. Sin embargo, cada uno de nosotros tiene que aplicar esta enseñanza a su propio uso. Porque será muy fácil decir: “Bendito sea Dios que así castiga a los hombres” pero al ser castigados nosotros, no elevan alabanzas, sino más bien, murmuraciones contra él.[63]

Ud. puede descargar el artículo en formato PDF, haciendo click con el mouse en

Dios le bendiga mucho.

———-

Notas y Fuentes 

[0] http://mb-soft.com/believe/tsxt/calvinis.htm

[1] Libro electronico Juan Calvino – Profeta Contemporaneo, compilado por JACOB T. HOOGSTRA

[2] Ibid

[3] Ibid

[4]  Inst., III, xxi, 3 cit en Juan Calvino profeta contemporáneo,op. cit. pag.

[5] Libro electrónico, John A T Robinson,”Sincero Para Con Dios”,pag.9

[6]  Frank R. Zindler – Earl Doherty – Acharya S ¿Existió Jesús de Nazaret? Ensayos en los que se cuestiona la historicidad de Jesucristo, Traducidos por Andrés Fco. Jiménez Sánchez.

[7] libro electronico Michael Green, “La Evangelización en La Iglesia Primitiva”,pag. 20-21,ed.1997 Nueva Creación Filial de Wm. B. Eerdmans Publishing Ca. 255 Jefferson Ave S.E., Grand Rapids, Michigan 49503, EE.UU. Nueva Creación, José Mármol 1734 (1602) Florida, Buenos Aires, Argentina.Título original: Evangelism in the Early Church © 1970. Hodder and Stoughton, Londres.Traducción: equipo de la Comunjdad Kairós, Impreso en los Estados Unidos.

[8] Ibid,pag.133

[9] Ibid,pag.163

[10] ibid

[11] ibid,pag.398

[12] Ibid,pag.398-399

[13] ibid,pag. 399

[14] ibid,pag.30-31

[15] M. Aboth 1.12 cit en ibid

[16] b. Pes. 87b cit en ibid

[17] Nancy Weber de Vyhmeister, Manual de investigación teológica, pag. 39,ed. Vida

[18] ibid,pag. 41

[19] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=enc_reformados

[20]  Nancy Weber de Vyhmeister, Manual de investigación teológica, pag. 42,ed. Vida

[21] Libro electrónico  Everett F. Harrison, Comentario Biblico Moody – Lucas, pag. 7,ed CBP

[22] Ibid,pag. 9

[23] C.C. Ryrie, Teología Básica, pag. 503,ed. UNILIT

[24] ibid

[25] ibid

[26] Ibid,pag. 504

[27] Ibid

[28] https://sites.google.com/site/licrifu/papwylie

[29] RESUMEN DE UNA ESCATOLOGÍA REFORMADA Por Rev. Carlos A. Mena C.Iglesia, Iglesia Presbiteriana Nacional de Chile

[30] Ibid

[31] Ibid

[32] Ibid

[33] Ibid

[34] http://es.wikipedia.org/wiki/Biblia

[35] http://es.wikipedia.org/wiki/Biblia

[36] http://mb-soft.com/believe/tsxt/calvinis.htm

[37] http://mb-soft.com/believe/tsxt/calvinis.htm

[38] http://www.tektonics.org/tulip/calvino.html

[39] Kyle Butt, M.A.,”El Mandato Bíblico a Defender la Fe “,Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.,http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/661

[40] libro electronico Stephen Hawking, Historia del tiempo,pag. 14,

[41] Ibid,pag.15

[42] Ibid,pag. 57

[43] http://www.estudiandolabiblia.com/Books/elcambiodelostiempos.htm

[44] http://www.apologetica.org/site/index.php?option=com_content&task=view&id=140#HTML4

[45] libro electronico Evans Craig,”El Jesus deformado”,pag.9, Coleccion presencia teologica EDITORIAL SAL TERRAE SANTANDER, 2007

[46] Francis  S. Collins, “Como habla Dios? La evidencia cientifica de la fe” 2 ed.,pag.67,ed.Planeta Mexicana

[47] ibid pag.296

[48] http://www.buenastareas.com/ensayos/La-Fisica-y-El-Conocimiento-Del/4359810.html

[49] Francis  S. Collins, “Como habla Dios? La evidencia cientifica de la fe” 2 ed.,pag.292, ed.Planeta Mexicana

[50] Libro electronico, C.C.  Ryrie, Teología básica, pag. 5,ed. Unilit.

[51] Ibid

[52] ibid,pag. 6

[53] ibid,pag.11-12

[54] ibid

[55] Ibid,pag. 14

[56] Ibid,pag 8

[57] ibid

[58] ibid,pag.31

[59] Ibid,pag. 57-59

[60] libro electronico, W. Grudem, Teología sistemática, pag. 527,ed.

[61][62] [63] http://www.iglesiareformada.com/Calvino_Job_3.html

——-

Relativismo y Libertad


Relativismo y Libertad

Estamos ante un enorme y dramático choque entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la ´cultura de la muerte´ y la ´cultura de la vida

Pedro Trevijano

19 diciembre 2012

Creo que todos somos conscientes de la gravedad de la crisis económica que estamos atravesando, pero en la actualidad muchos estamos convencidos que no se trata sólo de una crisis económica, sino bastante peor, de una crisis de valores. Estamos ante un enfrentamiento entre dos modelos sociales contrapuestos: el modelo basado en la cultura del relativismo, asentado en esa doctrina conforme a la cual la sociedad debe construirse a partir de una exaltación de la libertad basada en la supresión de obligaciones y responsabilidades, y el modelo basado en la defensa de una serie de principios y valores morales, que son los que hacen posible la convivencia.

El relativismo intenta crear un nuevo tipo de ciudadanos, buscando liberar al hombre de sus ataduras más profundas, incluso las ligadas con la propia naturaleza humana. Se trata de realizar una libertad sin obligaciones ni responsabilidades, en la que el eslogan es “la Libertad os hará verdaderos”, que contradice al de Jesucristo “la Verdad os hará libres” (Jn 8,34).

Para el modelo basado en la cultura relativista, Dios no existe y la negación de la dimensión religiosa es el presupuesto necesario para poder construir el modelo de hombre y la edificación de la sociedad que se quiere realizar. No hay valores objetivos y en consecuencia el máximo elogio que se puede hacer de una persona en la hora de su muerte es que fue una persona coherente y consecuente con sus principios, pero éstos, es él mismo quien los determina y establece. Esto lleva a concluir que mi conciencia es el criterio último de moralidad, pues por encima de mí no hay ningún criterio objetivo, pues el Bien y el Mal en cuanto tales no existen, por lo que incluso el comportamiento racista sería bueno si el racista lo fuera sinceramente y terminaríamos en que no podríamos hacer ningún juicio sobre el comportamiento moral de los demás.

De hecho esta exaltación extrema de la libertad lleva a la negación de la democracia y al totalitarismo. Creo por ello que el diálogo a fondo con los relativistas es prácticamente imposible, pues no aceptan lo que es la base de la democracia: el ser humano tiene una dignidad intrínseca e inalienable, que ha de ser protegida y respetada.

En cambio, en la concepción cristiana, “solamente la libertad que se somete a la verdad conduce a la persona humana a su verdadero bien. El bien de la persona consiste en estar en la verdad y en realizar la verdad”… “De prestar oído a ciertas voces, parece que no se debiera ya reconocer el carácter absoluto indestructible de ningún valor moral. La fuerza salvífica de la verdad es contestada y se confía sólo a la libertad, desarraigada de toda objetividad, la tarea de decidir autónomamente lo que es bueno y lo que es malo. Este relativismo se traduce, en el campo teológico, en descon¬fianza en la sabiduría de Dios, que guía al hombre con la ley moral. A lo que la ley moral prescribe se contrapone las llamadas situaciones concretas, no considerando ya, en definitiva, que la ley de Dios es siempre el único verdadero bien del hombre”… Por el contrario la fe cristiana “trata de guiar a todos los fieles en la formación de una conciencia moral que juzgue y lleve a decisiones según verdad” (Encíclica de Juan Pablo II Veritatis Splendor, nº 84 y 85).

Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de derecho, en el que es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres, y sobre la base de una recta concepción de la persona humana, basada en el respeto a su dignidad. El totalitarismo nace de la negación de la verdad en sentido objetivo. “Si no se reconoce la verdad transcendente, triunfa la fuerza del poder, y cada uno tiende a utilizar hasta el extremo los medios de que dispone para imponer su propio interés o la propia opinión, sin tener en cuenta los derechos de los demás”…“La raíz del totalitarismo moderno hay que verla, por tanto, en la negación de la dignidad transcendente de la persona humana, imagen visible de Dios invisible y, precisamente por esto, sujeto natural de derechos que nadie puede violar: ni el individuo, el grupo, la clase social, ni la nación o el Estado” (Encíclica de Juan Pablo II Centesimus annus, nº 44).

El Papa actual tiene ideas muy claras sobre los peligros del relativismo. En diversas ocasiones y con diversas palabras, Benedicto XVI ha manifestado su convicción de que el relativismo se ha convertido en el problema central que la fe cristiana tiene que afrontar en nuestros días. Estos mismos días ha escrito en su mensaje por la Paz en Año Nuevo: “una condición previa para la paz es el desmantelamiento de la dictadura del relativismo moral y del presupuesto de una moral totalmente autónoma, que cierra las puertas al reconocimiento de la imprescindible ley moral natural inscrita por Dios en la conciencia de cada hombre”.

A mí, personalmente, me gusta mucho esta frase que encuentro en la Encíclica de Juan Pablo II, “Evangelium vitae”, nº 28, que dice: “Estamos ante un enorme y dramático choque entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la ‘cultura de la muerte’ y la ‘cultura de la vida”. Estamos no sólo ‘ante’ sino necesariamente ‘en medio’ de este conflicto: todos nos vemos obligados a participar, con la responsabilidad ineludible de elegir incondicionalmente a favor de la vida”.

Pedro Trevijano

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=26586

Lecciones de un cuento de la infancia (Nuestro público es Dios)


Lecciones de un cuento de la infancia

El Obispo de Palencia (España), Mons. José Ignacio Munilla, señaló que ante los ataques del secularismo y el relativismo que se enfocan en la Iglesia, ésta

“necesita la libertad interior para poder realizar la voluntad de Dios, que es justicia, amor y esperanza para todos los hombres”.

En un sencillo e interesante artículo titulado “Lecciones de un cuento de la infancia”, el Prelado destacó que “necesitamos ser libres del juicio ajeno, para poder obrar en justicia y en verdad. Quien tiene su referente en las críticas de los demás o en los aplausos cosechados, está condenado a no actuar en conciencia”.

Tras narrar la historia del padre y el hijo que atraviesan distintos pueblos con un burro; y que a cada cambio de lugar –el hijo o el padre sobre el burro o los dos a pie al costado del animal– intentando agradar a quienes lo ven, son criticados; el Obispo cuestionó: “¿Acaso no le ocurre a la Iglesia hoy en día, lo mismo que a los protagonistas del cuento? ¿No tenemos también nosotros que extraer la enseñanza de conquistar la necesaria libertad interior, para que la vida de la Iglesia sea lo que Dios quiere de ella, sin dejarnos amedrentar por tantas burlas, sátiras y comentarios ligeros?”

“A veces se le acusa a la Iglesia de paternalismo y/o de autoritarismo: ‘¡Míralos…, hablan ex cátedra y se creen que están en posesión de la verdad!’. En medio de una sociedad en la que la figura del padre, e incluso el mismo sentido de autoridad están en plena crisis, existe una reacción alérgica hacia el Magisterio de la Iglesia [católica]“.

En cuanto a la defensa de los más débiles que hace la Iglesia, prosigue Mons. Munilla, “tampoco aquí nos libramos de la incomprensión”; del mismo modo que se critica a quienes opinan públicamente en nombre de la Iglesia porque “con frecuencia se nos quiere hacer creer que el ámbito de las creencias religiosas se circunscribe únicamente al interior de la conciencia y a la sacristía“.

Tras precisar luego que “no podemos perder la conciencia de que los métodos modernos de evangelización, han de ser acompañados con la oración y la penitencia, para que puedan ser eficaces y fecundos”, el Obispo de Palencia subrayó que

“una conclusión necesaria es que no perdamos la paz por causa del ambiente de juicios ligeros y críticas sistemáticas, en el que estamos envueltos. Esta es la moraleja: ¡Nuestro público es Dios! La Iglesia necesita la libertad interior para poder realizar la voluntad de Dios, que es justicia, amor y esperanza para todos los hombres”.

Seguramente muchos habremos escuchado en nuestra infancia, de labios de nuestros padres y abuelos, aquel sabio cuento que tenía como protagonistas a un padre y a su hijo:

Los dos viajaban con su burro atravesando diversos pueblos, suscitando comentarios muy dispares entre los lugareños:

Al pasar por el primer pueblo, el padre montaba sobre el burro y el hijo caminaba a su vera. Los comentarios no se hicieron esperar:

“¡Qué padre tan inmisericorde! ¡El pobre niño caminando y él encima del jumento, como si fuera un sultán!”

Al escuchar las murmuraciones, decidieron cambiarse antes de llegar a la siguiente población, de forma que ahora el padre caminaba y el hijo era quien montaba el borrico. Pero, sin embargo, las críticas no hicieron sino cambiar de signo:

“¡Mira qué juventud tenemos hoy en día! ¡El anciano padre caminando, y un muchacho tan ágil, sentado a lomos del burro!”

Visto lo visto, pensaron que lo mejor sería montar los dos sobre el asno al pasar por el tercero de los pueblos. Pero las cosas se pusieron todavía peor:

“¡Pobre burro! ¡Los que van montados en él demuestran ser más bestias que el desdichado animal!”

Aturdidos por tanta crítica, decidieron entrar al cuarto pueblo, ambos a pie, junto al burro. Pero, ni por esas…:

“Pero, ¡qué tontos! ¿Para eso se han comprado un burro?, ¿para ir andando?”.

La moraleja que se nos transmitía con la narración de este cuento, era tan evidente como importante: Necesitamos ser libres del juicio ajeno, para poder obrar en justicia y en verdad. Quien tiene su referente en las críticas de los demás o en los aplausos cosechados, está condenado a no actuar en conciencia.

Pasados ya muchos años, he ido comprendiendo que aquella sabia narración que mi difunto padre nos contaba de pequeños, tiene más aplicaciones de las que él mismo hubiese supuesto. ¿Acaso no le ocurre a la Iglesia hoy en día, lo mismo que a los protagonistas del cuento? ¿No tenemos también nosotros que extraer la enseñanza de conquistar la necesaria libertad interior, para que la vida de la Iglesia sea lo que Dios quiere de ella, sin dejarnos amedrentar por tantas burlas, sátiras y comentarios ligeros?

El padre sobre el burro y el hijo caminando

A veces se le acusa a la Iglesia de paternalismo y/o de autoritarismo:

“¡Míralos…, hablan ex cátedra y se creen que están en posesión de la verdad!”.

En medio de una sociedad en la que la figura del padre, e incluso el mismo sentido de autoridad están en plena crisis, existe una reacción alérgica hacia el Magisterio de la Iglesia.

El hijo montado y el padre a pie

Es de sobra conocida la predicación moral de Iglesia respecto a los más débiles: enfermos, pobres, ancianos, niños no nacidos, huérfanos e hijos de familias desestructuradas, embriones congelados, etc. Pero, sin embargo, tampoco aquí nos libramos de la incomprensión: “¡Cada uno decide los valores que cree que deben ser respetados!”. En efecto, la opción cristiana “pro vida”, se presenta como enemiga de la mentalidad “pro libre elección”.

Los dos montados sobre el asno

Cuando la Iglesia se sirve de los medios modernos para la evangelización –televisión, radio, Internet, presencia en foros públicos, etc-, con mucha frecuencia es percibida y criticada como una intrusa en la vida pública: “¿Por qué tienen que sermonearnos fuera del púlpito?”. Y es que, con frecuencia se nos quiere hacer creer que el ámbito de las creencias religiosas se circunscribe únicamente al interior de la conciencia y a la sacristía.

Ambos a pie, junto al burro

Paradójicamente, otras veces la Iglesia es criticada, precisamente, por no dirigirse al hombre de hoy en su propio lenguaje: “¿Cuándo se darán cuenta de que se están quedando anquilosados con esa forma tan obsoleta de evangelizar?”. Frente a estas contradicciones, nosotros no podemos perder la conciencia de que los métodos modernos de evangelización, han de ser acompañados con la oración (…), para que puedan ser eficaces y fecundos.

Moraleja: Nuestro público es Dios

Evidentemente, la moraleja del cuento no puede ni debe ser que, tengamos que hacernos sordos a las correcciones y a las críticas, incluso cuando sean formuladas desde el desamor. Así lo decía sabiamente Unamuno:

“Toma consejo del enemigo”.

Pero, ciertamente, una conclusión necesaria es que no perdamos la paz por causa del ambiente de juicios ligeros y críticas sistemáticas, en el que estamos envueltos. Esta es la moraleja: ¡Nuestro público es Dios! La Iglesia necesita la libertad interior para poder realizar la voluntad de Dios, que es justicia, amor y esperanza para todos los hombres.
——-

Un Llamado a la Racionalidad Cristiana, de W. Gary Crampton


Un Llamado a la Racionalidad Cristiana, de W. Gary Crampton

Vivimos en días en los que el sermón del Apóstol Pablo en el Aerópago a los filósofos del primer siglo acerca del culto a un dios desconocido (Hechos 17) es totalmente relevante. Nuestro tiempo está lleno de irracionalismo; incluso esta puede ser “la era del irracionalismo.” Y muchos en los llamados círculos cristianos están adoptando una teología irracional en nombre de Cristo. El sin sentido, como C. S. Lewis una vez predijo, ha llegado. Hace veintitrés años John Robbins evaluó correctamente la situación:

No existe un mayor problema que la verdadera iglesia de Cristo enfrente en este momento que el irracionalismo que hoy controla toda nuestra cultura. [El totalitarismo], culpable de decenas de millones de asesinatos, incluyendo aquellos de millones de cristianos, debe ser temido, pero ni cercanamente como la idea de que no conocemos ni podemos conocer la verdad. El hedonismo, la filosofía popular de América, no debe ser temido tanto como la idea de que la lógica – “la lógica humana”, para usar la frase de los religiosos irracionalistas – es fútil.[1]

¿Cómo es que llegamos a donde estamos? ¿Cómo es que el irracionalismo se volvió tan predominante incluso en círculos que se hacen llamar Cristianos? Esto no pasó de la noche a la mañana. El error del Racionalismo del siglo diecisiete y el cuestionamiento de Galileo (1564-1642) de la posición oficial de la Iglesia-Estado Romano sobre el geocentrismo fomentó un espíritu de escepticismo. ¿A quién debemos creerle con respecto a este tema – a la Iglesia-Estado Romano o a Galileo (la ciencia)? ¿Cómo conocemos? ¿Verdaderamente hay un Dios que creó todas las cosas? Si existe, ¿cómo podemos estar seguros? En este debate entró David Hume (1711-1776).

Siendo un empiricista, Hume negó que la razón pudiera darnos conocimiento del mundo exterior, incluyendo a Dios. Pero también mostró, quizás de forma reluctante, que la experiencia sensorial tampoco puede producir tal conocimiento. La observación es errática. Las relaciones causales no son observadas. Tampoco podemos conocer la continua realidad del uno-mismo porque no tenemos experiencia de aquello. Y, por supuesto, ninguna experiencia puede probar que el Dios de la Escritura existe.

David Hume creó lo que Ronald Nash llama una “brecha”. “La brecha de Hume” escribe Nash,

“es el rechazo de la posibilidad del conocimiento racional acerca de Dios y de verdades religiosas objetivas.”[2]

Según Hume, el hombre no puede tener conocimiento de lo trascendente. Cualquier creencia en Dios, por lo tanto, debe ser irracional. El conocimiento y la fe no tienen nada en común.

Immanuel Kant (1724-1804) reconoció que la lectura de David Hume lo despertó de su “inercia dogmática”. Kant intentó ir más allá del racionalismo y el empirismo afirmando que todo conocimiento humano comienza con la experiencia sensorial (contenido), pero en sí misma, la experiencia sensorial no es suficiente para darnos conocimiento. El contenido necesita de una estructura. Kant pensó que esa forma es suplida por la mente, en categorías a priori de entendimiento. Pero ya que el hombre nunca puede conocer lo que antes no ha experimentado, el conocimiento no puede extenderse más allá del mundo fenoménico. El mundo real, el “mundo noumenal” de Kant, las “cosas en sí mismas” más que las “cosas como ellas se presentan”, entonces, nunca pueden ser conocidas. De esta manera, Kant construye una “muralla” entre lo inmanente y lo trascendente, y Dios no puede ser conocido.[3]

Es irónico que Kant haya creído que ese agnosticismo fuese una ayuda para el Cristianismo. Él había “negado el conocimiento para darle lugar a la fe.” Creer en Dios aún era posible, pero no en el campo racional. Como Hume antes que él, con Kant no existe nada en común entre la fe cristiana y el conocimiento.[4]

G. W. F. Hegel (1770-1831) intentó corregir los errores de Kant. Donde Kant aseguró con seguridad que el mundo real no puede ser conocido, Hegel apuntó a la absurdidad de afirmar lo que no puede conocerse.  Él construyó un sistema de Idealismo en el cual la unidad y la pluralidad son racionalmente combinadas. Para Hegel, “lo real es lo racional y lo racional es lo real.” Todas las cosas, personas y objetos, participan en la Mente Absoluta o Espíritu (Geist). Pensamiento y ser, esencia y existencia, son uno y lo mismo. Como Hegel la desarrolló, su filosofía es una forma de panteísmo. Y en la filosofía panteísta de Hegel, existe un problema. Uno no puede conocer algo sin conocerlo todo; “la verdad es el todo.” Pero ya que no podemos conocerlo todo, no conocemos nada. Nuevamente, somos dejados en un estado de escepticismo. Hegel no puede justificar el conocimiento.[5]

Soren Kierkegaard(1813-1855),como Karl Marx, otro irracionalista, fue estudiante de Hegel. Él reaccionó fuertemente al Sistema de su profesor. La realidad, dijo Kierkegaard, no puede obtenerse por medio de la razón. Lo real no es racional. La verdad no es algo que pueda ser pensado; no puede ser comunicado de forma racional. La verdad no existe en forma de proposiciones; ella es interior y solamente subjetiva. Si alguien conoce lo real, debe aprehenderlo mediante un “salto de fe.” Es decir, debe hacer un compromiso con aquello que es irracional. Para Kierkegaard, la fe y la razón son mutuamente excluyentes. El conocimiento es personal y apasionado; es anti-intelectual. Dios y la verdad existen sólo para aquel que da el salto.[6]

La irracionalidad entró en el terreno de la teología a través de los liberales Friedrich Schleiermacher (1768-1834) y Albrecht Ritschl (1822-1889), quienes rechazaron la idea de la trascendencia de Dios. Dios, ellos afirman, es exclusivamente inmanente. Y siendo totalmente inmanente, Dios es incapaz de hablar la verdad divina al hombre. Por eso, Schleiermacher y Ritschl rechazaron la teología revelada y la primacía del intelecto.

Schleiermacher, a veces llamado el padre del liberalismo, pensaba que la esencia de la religión se encuentra no en el conocimiento, sino que en la experiencia: el “sentimiento de absoluta dependencia”. Para Schleiermacher, Dios no puede ser conocido por la mente humana. Para encontrar a Dios uno debe mirar en su interior y experimentarlo. Ritschl, por otro lado, afirmó que la esencia de la verdadera religión es la ética. Un sistema de verdad proposicional es imposible. El cristianismo necesita reconocer que todo conocimiento se relaciona con juicios de valor, con decisiones éticas.7

Estos dos teólogos inmanentistas niegan que haya un estándar infalible por el que podamos juzgar todas las cosas. Al rechazar la revelación proposicional divina de la Sagrada Escritura, ellos cortan la yugular del teísmo cristiano. El hombre es dejado sin una base epistémica. ¿Cómo alguien puede conocer lo que él debe “sentir”? ¿Cuál es el estándar de “ética” por el cual el hombre debe vivir? Schleiermacher y Ritschl dejan al hombre sin respuestas. Pero para la mente irracional, esto no es un problema. En tal anti sistema ¿Qué importa?

En el siglo veinte, el teólogo neo-ortodoxo suizo Karl Barth (1886-1968) condenó el inmanentismo de Schleiermacher y Ritschl como una negación de la fe cristiana. Barth afirmaba la trascendencia de Dios, excluyendo su inmanencia. Según Barth, Dios es “totalmente otro”. El teólogo suizo fue tan lejos que no sólo negó la teología natural, sino que también la revelación general. Dios puede ser conocido solamente por medio de su auto-revelación.[7]

Pero para Barth, y también para Emil Brunner (1889-1966), la auto-revelación de Dios no se encuentra en las declaraciones proposicionales de la Escritura. En la neo-ortodoxia, la revelación es no-proposicional. La revelación es un evento; es un encuentro; es algo que pasa. La revelación no es objetiva; es subjetiva.

De acuerdo con Barth y Brunner, la Biblia no es la Palabra de Dios en el sentido usual; tampoco contiene la Palabra de Dios. La Biblia es un libro lleno de errores. Contiene errores acerca de hechos, doctrina y lógica. La Biblia es solamente lo que apunta a la Palabra, que es Jesucristo. Cristo es la única verdadera revelación de Dios al hombre. La Biblia, entonces, apunta a Cristo. Y cuando Dios se hace conocido al hombre a través del testimonio bíblico falible, entonces el “evento Cristo” ocurre. La comunicación de la verdad tiene lugar solamente en el encuentro personal divino-humano.[8]

Lamentablemente, el irracionalismo ha afectado grandemente a la iglesia visible. El movimiento carismático es sólo un ejemplo de esto. La primacía del intelecto y de la verdad ha sido reemplazada con emocionalismo, sonidos extáticos, experiencias incoherentes, y afirmaciones anti-doctrinales (como, “dame a Cristo, no exégesis”). La fe no se relaciona con el pensamiento, menos con la lógica. Muy frecuentemente encontramos aquello a lo que Ronald Nash se refiere como la “revolución religiosa contra la lógica”[9]. Agustín aseguró que Dios piensa lógicamente, y que la lógica ha sido divinamente ordenada para que los hombres, como poseedores de la imagen de Dios, confíen en ella y la usen, pero muchos en el llamado “evangelicalismo” moderno la niegan. No se puede confiar en la lógica. Cornelius Van Til (1895-1987) es un ejemplo de tales pensadores. Van Til mantuvo que no existe ningún punto en el cual la lógica y el conocimiento del hombre sean los mismos que los de Dios. Debido a esta falta de punto de contacto, las paradojas lógicas deben existir en la Escritura.[10] Van Til fue tan lejos que llegó a decir que “toda enseñanza de la Escritura es aparentemente contradictoria.”[11] El pensamiento irracional de Van Til abrió la puerta a todo tipo de errores teológicos y filosóficos en círculos que se denominan reformados.[12]

Donald Bloesch es un teólogo contemporáneo que ha intentado encontrar un punto medio entre la neo-ortodoxia, por un lado, y el “ala derecha” ortodoxa por el otro. Él afirma tener una alta visión de la Escritura. Él denuncia al liberalismo, por ejemplo, y llama a una teología fundamentada en los credos y basada en la Escritura. Insiste en la primacía de la Escritura sobre “experiencias religiosas”, y niega que la Apócrifa y la tradición de la iglesia tengan una posición igual a la de la Biblia. Pero aunque Bloesch intente desmarcarse del campo neo-ortodoxo, sus escritos lo traicionan. La sombra de Karl Barth aparece notoriamente entre las páginas de sus trabajos. Y uno de los puntos en los que se encuentra de acuerdo con Barth es en su rechazo de la fiabilidad de la lógica. Por ejemplo, Bloesch es rápido al tratar con la creencia de que la lógica humana es idéntica con la lógica divina, es decir, que Dios piensa el silogismo Bárbara. El Dr. Bloesch dice que nunca podemos igualar las dos. Él abiertamente advierte contra “reducir el mensaje de la fe a axiomas de lógica.”[13]

Gordon Clark corrigió este error cuando escribió:

Para evitar este irracionalismo… debemos insistir que la verdad es la misma para Dios y el hombre. Naturalmente, es posible que no podamos conocer la verdad sobre algunos asuntos. Pero si conocemos alguna cosa, lo que conocemos debe ser igual a lo que Dios conoce. Dios conoce toda verdad, y a menos que conozcamos algo que Dios conozca, nuestras ideas son falsas. Es absolutamente esencial, por lo tanto, insistir que existe un área de coincidencia entre la mente de Dios y la nuestra.[14]

El Dr. Clark no estaba negando que exista una diferencia en grado entre el conocimiento de Dios y el conocimiento del hombre. Dios siempre conoce más proposiciones que el hombre. Lo que el Dr. Clark estaba afirmando es que hay un punto donde el conocimiento de Dios y el del hombre son idénticos. Debe existir un punto en el cual la mente del hombre coincida con la mente de Dios. Sin éste, el hombre no puede conocer ninguna verdad.

La brecha de Hume reaparece en la filosofía de Herman Dooyeweerd (1894-1977) y en un número de sus seguidores (el grupo de la Filosofía de Amsterdam). Aquellos filósofos enfatizan la trascendencia de Dios al punto de erigir una “línea divisoria” existente entre Dios y el hombre. Las leyes de la lógica son válidas sólo en el lado del hombre de esa línea. Si existiera aquella línea Dooyeweerdiana, por supuesto, Dios nunca podría revelar algo a sus criaturas, y el hombre nunca podría conocer algo acerca de Dios, incluyendo la noción de aquella línea.[15]Dooyeweerd influenció a Van Til grandemente, y a través de Van Til, a sus muchos discípulos.

Otro teólogo contemporáneo del irracionalismo es John Frame, antiguamente en el Seminario Westminster, ahora en el Seminario Reformado en Orlando, Florida. El profesor Frame afirma que “la Escritura, teniendo Dios buenas razones para esto, a menudo es vaga.” Por lo tanto, escribe Frame, “no existe forma de escapar de la ambigüedad en la teología.” Él continúa:

La Escritura no demanda precisión absoluta de nosotros, una precisión imposible para las criaturas… De hecho, las Escrituras reconocen que por causa de la comunicación, la ambigüedad es muchas veces más preferible que la precisión… La teología no es un intento de formalizar la verdad sin alguna influencia subjetiva en su formulación. Tal “objetividad”, como la “precisión absoluta”, es imposible y aún no sería preferible si ella pudiera ser obtenida.[16]

Aparentemente, la teología clara y precisa es una perspectiva que el “perspectivismo” del profesor Frame no puede acomodar. ¿Pero es verdad que “la Escritura, teniendo Dios buenas razones para esto, a menudo es vaga”? No según la ortodoxia Reformada, que mantiene la perspicuidad o claridad de la Escritura. La Confesión de Fe de Westminster (1:7) lo afirma de la siguiente manera:

Las cosas contenidas en las Escrituras, no todas son igualmente claras ni se entienden con la misma facilidad por todos; sin embargo, las cosas que necesariamente deben saberse, creerse y guardarse para conseguir la salvación, se proponen y declaran en uno u otro lugar de las Escrituras, de tal manera que no solo los eruditos, sino aún los que no lo son, pueden adquirir un conocimiento suficiente de tales cosas por el debido uso de los medios ordinarios.

No todas las cosas en la Escritura son igualmente claras para todas las personas, dice la Confesión, pero ella nunca afirma que sea vaga, imprecisa o confusa.  Ella dice que diferentes lectores serán confundidos por algunas cosas que otros lectores encontrarán claras. El problema es con nuestro entendimiento, no con la Escritura.

La ambigüedad en la teología, que es lo que Frame defiende, no algo que deba ser aplaudido. La obscuridad no es una virtud. Dios no es autor de la confusión (1 Cor. 14:33). Él no nos habla por declaraciones vagas, ilógicas o paradójicas, como afirma la escuela Van Tiliana. Él se revela a sí mismo en declaraciones racionales y proposicionales que pueden ser entendidas. La Biblia es una revelación divina que Dios nos manda entender. Obviamente, si ella no puede ser entendida, entonces no es revelación. Pero David escribe: “El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.” (Sal. 19:8). Juan dice: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero” (1Jn 5:20). El salmista sabe más que sus maestros, que los ancianos, porque él conoce la Palabra de Dios (Sal. 119:99-100). El Dios Triuno de la Escritura es un Dios de verdad: El Padre (Sal. 31:5); el Hijo (Jn. 14:6); y el Espíritu Santo (1 Jn. 5:6). La Biblia se refiere a Cristo como la lógica, la sabiduría, y la razón encarnada (Jn. 1:1; 1 Co. 1:24, 30; Col. 2:3). La lógica es la manera en la cual Dios piensa, y las leyes de la lógica son principios eternos. Ya que el hombre lleva la imagen de Dios, esas leyes son parte del hombre. Debe haber, entonces, un punto de contacto entre la lógica (conocimiento) de Dios y la del hombre.

Carl Henry escribió:

La insistencia en un abismo lógico entre la entre las concepciones humanas y Dios como el objeto de conocimiento religioso erosiona el conocimiento y no puede escapar de ser reducido al escepticismo. Conceptos que por definición son inadecuados a la verdad de Dios no pueden ser usados para compensar una deficiencia lógica apelando a la omnipotencia o la gracia de Dios. Tampoco lo hará el llamar a reestructurar la lógica con el fin de conocer a Dios. Quienquiera que busque una lógica más alta debe preservar las leyes de la lógica existentes para escapar de la defensa de una causa de sinsentidos ilógicos.[17]

Lo que estoy suplicando es un retorno a la racionalidad Cristiana de Agustín, Calvino, Clark, y los mejores de los puritanos. Un sistema así no exalta la mente del hombre como si fuera autónoma; al contrario, afirma la revelación bíblica como axiomática. La revelación divina de la Santa Escritura es una revelación racional. Ella es internamente auto-consistente. No es contradictoria ni paradójica. La racionalidad Cristiana razona a partir de la revelación, no hacia ella ni aparte de ella. La fe Cristiana es intelectualmente defensible. De hecho, como John Robbins ha indicado, “es el único sistema de pensamiento intelectualmente defensible”[18] porque el Dios de la Escritura “ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo” (1Co 1:20).


[1] John W. Robbins, “The Trinity Manifesto,” 1978.

[2] Ronald H. Nash,  The Word of God and the Mind of Man (Grand Rapids: Zondervan, 1982), 22. El Dr. Robbinsha usado esta frase en su libroAnswertoAyn Rand, de 1974, para referirse a la brecha lógica entre el “es” y el “debe” con el cual Hume destruyó todas las teorías morales naturales, seculares y religiosas.(Ver pág. 136). Quizás otros escritores usen esta frase con otros sentidos.

[3] Gordon H. Clark, Thales to Dewey (The Trinity Foundation, 2000), 309-328.

[4] Nash, The Word of God and the Mind of Man, 25-28.

[5] Gordon H. Clark,  Religion, Reason, and Revelation (The Trinity Foundation, 1995), 63-68.

[6] Clark, Thales to Dewey, 377-382.

[7]Ver Gordon H. Clark, Karl Barth’s Theological Method (The Trinity Foundation, 1997).

[8] Robert L. Reymond,  Introductory Studies in Contemporary Theology (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1968), 91-153.

[9] Nash, The Word of God and the Mind of Man, 91-101.

[10] Robert L.  Reymond,  A New Systematic Theology of the Christian Faith (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1998), 95-110.

[11]Citadoen John W. Robbins,  Cornelius Van Til: The Man  and  the Myth (The Trinity Foundation, 1986), 25; vertambién  W.  Gary Crampton,  “Why I Am Not a Van Tilian,”  The Trinity Review, September 1993.

[12]Ver  John W. Robbins. “Marstonian Mysticism,”  The Trinity Review, January/February 1980, reimprimidoen Against the World, The Trinity Foundation, 1996.

[13] Donald G. Bloesch,  Holy Scripture: Revelation, Inspiration, & Interpretation (Downers Grove: InterVarsity Press, 1994), 121, 293, 298;ver W. Gary  Crampton,  “The Neo-orthodoxy of Donald Bloesch,” The Trinity Review, August 1995.

[14] Gordon H. Clark,  An Introduction to Christian Philosophy (The Trinity Foundation, 1993), 76-77.

[15] Nash, The Word of God and the Mind of Man, 96-99.

[16] John M. Frame, The Doctrine of the Knowledge of God (Phillipsburg: Presbyterian  and  Reformed,  1987), 226, 307.  Estos pensamientos tienen eco en el Profesor VernPoythress del Seminario Westminster, los comentarios de Clark sobre ellos pueden ser encontrado en el libro Clark Speaksfromthe Grave, The Trinity Foundation, 1986.

[17] Cited in Nash, The Word of God and the Mind of Man, 95.

[18] John W. Robbins, “The Trinity Manifesto,” 1978.

Traducción: Marcelo Sánchez

Revisión: Claudio González

Cit en http://reformadoreformandome.wordpress.com/2012/08/05/un-llamado-a-la-racionalidad-cristiana-de-w-gary-crampton/