En esta semana del aniversario de la Reforma Protestante – Lutero, muy poco ha cambiado…..


En esta semana del aniversario de la Reforma Protestante – Lutero, muy poco ha cambiado…..

Me ha obligado e impulsado a presentar este catecismo o doctrina cristiana en esta forma breve, sencilla y simple, el hecho de que haya experimentado la lamentable y miserable necesidad recientemente en mi cargo de visitador.

¡Dios mío!

¡Cuántas miserias no he visto! El hombre común no sabe absolutamente nada de la doctrina cristiana, especialmente en las aldeas, y desgraciadamente muchos pastores carecen de habilidad y son incapaces de enseñar. No obstante, todos quieren llamarse cristianos, están bautizados y gozan de los santos sacramentos, pero no saben el Padrenuestro, ni el Credo o los Diez Mandamientos, viven como las bestias y los puercos irracionales. Ahora que el evangelio ha llegado, lo único que han aprendido bien es abusar magistralmente de todas las libertades.

Prefacio al Catecismo Menor.

Esto era tan apropiado en el siglo XVI como en el XXI. Casi todos los “caza herejes” y defensores de la “sana doctrina” son tan ignorantes y bestias como los que tanto atacan y denuncian.

Para los que quieren saber mas del Catecismo Menor de Lutero, pueden verlo aquí.

——————

http://www.luisjovel.com/2014/10/29/en-esta-semana-del-aniversario-de-la-reforma-protestante-lutero-muy-poco-ha-cambiado/

¿Falsos Profetas?


¿Falsos Profetas?

Autor:Paulo Arieu

falsos-profetas

A algunos cristianos no les parece correcto criticar a “un hombre de Dios”, a “alguien que ha ayudado y ayuda diariamente a muchas personas.” La palabra de Dios dice bien claro que no juzguemos por juzgar, porque con la misma vara que midamos seremos medidos. Nos dicen que nos dediquemos “por favor a extender el reino y en vez de criticar de quienes si lo hacen.” En un artículo titulado – Apóstol Maldonado anunció cambios, y el país empeoró, señala Teólogo, una noticia  que publiqué comenta que la visita de ese predicador a Nicaragua, el  tele-evangelista titulado Apostol Maldonado, costó 100.000 dolares. Eso es mucha plata, en fin, sabes cuantos nicaraguenses pobres comen con ese dinero, ni te imaginas.

Será que traer a Julio Iglesias o a Ricky Martin para que celebre con el pueblo saldrá mas barato y la gente se divierte mas. Yo le pregunte  a alguien que hizo un comentario porque no llevaron al Puma Rodriguez, para que cante, baile y seguro que salia mas barato, ya que el Puma Rodriguez tambein es “cristiano”. Pero uno se pregunta, para quien trabajan estos hombres? ¿Que es lo que buscan, cual es su intencion ?

¿Y QUE HAY DETRÁS DE ESA MASCARA CON APARIENCIA DE PIEDAD  QUE TIENEN ALGUNOS MINISTROS?

Son de Dios o son del diablo,uno se pregunta, sin hallar respuestas concretas,  pero recordemos que Jesucristo dijo:  “ No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” (Mat. 7:21 RV 1960)

Acá pueden ver un video, yo ya habia visto uno similar, pero mas completo. La verdad que uno no sabe que decir. No puedo utilizar un gesto que a veces es comun en muchas personas cuando hablan para decir que estas personas son diabólicas. Aunque esta señal que ellos hacen con la mano, es muy común entre algunos satanistas.

Pero sí creo que el pueblo evangélicos debe ser mas sabio. Ser mas prudentes acerca de los tiempos que estamos viviendo.Son tiempos peligrosos.

  • “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2 Pe. 2: 1).

Qué es lo que hacen estos falsos profetas? Introducir herejías destructoras en la iglesia de Cristo. Por citar un ejemplo nomas de algo dfcho por Benny Hinn, podriamos decir que

“Hinn por ejemplo ha dicho que si el viviera en la era del Antiguo Testamento, lo llamarían “mesías.” [1]

Según las escrituras,

  • “El profeta que tuviera la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le he mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá… Si el profeta hablara en nombre de Jehová, y no se cumpliera lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción ha hablado el tal profeta” (Deut 18:20,22).

Como comenta Juan Stam,

“Es dudoso que Israel entendiera estas palabras literalmente, porque existieron falsos profetas y no los mataban. Pero estos versículos revelan la seriedad de la falsa profecia y la tremenda severidad del juicio contra los que ponen palabras falsas en la boca de Dios. La palabra de Dios nunca falla ni engaña. Si bien no se justificaría la pena capital para los falsos profetas, a lo menos debe significar la total pérdida de credibilidad de dichos profetas y la muerte de su “vida profética”.” [2]

Juan Stam escribió en su sitio web, una oración muy interesante que dice asi:

“De la cobardía que no se atreve a enfrentar nuevas verdades,  De la pereza que se conforma con medias verdades,  De la arrogancia que cree que conoce toda la verdad,  Buen Señor, líbranos”   (Oración keniana) [3]

Yo no creo que haya nuevas verdades reveladas por el momento.Para esto seria necesario abrir el canon de nuevo y no hay apóstoles de Dios que puedan aprobar estos nuevos textos y ests nuevas verdades. Tampoco creo que debamos estar abiertos ante todo chiflado que aparezca y que pretenda hacernos creer que habla en nombre de Dios. Lo que si hay es nuevos enfoques de la misma biblia de siempre, y nuevas apreciaciones del único Dios verdadero que existe.

Los Profetas de Azúcar

Antes que una nueva píldora salga al mercado, esta debe probarse. Pensemos que la píldora es para bajar el colesterol. Compañías farmacéuticas lo que hacen es que buscan personas con colesterol elevado y hacen dos grandes grupos de personas, y entre estos de diferente índole étnica, de género, de edad. Los dos grandes grupos se dividen, y los médicos les indican a sus pacientes que una nueva píldora está por salir al mercado y quieren probarla. Los pacientes ansiosos de lograr su cura participan del estudio. Deben probar la píldora, según la dosis, por varios meses e indicar efectos secundarios, participar de constantes exámenes de sangre, y otros exámenes, etc. Así, un grupo recibe la píldora de prueba para bajar el colesterol, y el otro grupo recibe una píldora de azúcar.

Lo interesante es que una y otra vez algunos pocos que recibieron la píldora de azúcar aseguran una mejoría en su salud, y los resultados lo demuestran, similar a los que recibieron la verdadera píldora y lograron bajar su colesterol. Esto se conoce como “el efecto placebo.” ¡Este fenómeno es difícil de explicar! Simplemente se ilustra como el poder de la fe, aunque esta fe no tenga mucho fundamento. Es una fe en lo que el doctor le dijo, aunque el doctor haya mentido dándole la pastilla de azúcar. Esto mismo puede explicar porque algunos falsos profetas pegan algunas de sus “profecías.” La gente necesita recibir la píldora (la profecía) aunque el profeta lo que les dé sea una píldora de azúcar. Esto demuestra como algunos líderes religiosos por muchos años pueden explotar a un grupo de personas, demostrando que sus profecías son reales.

Permítanme mostrar a continuación algunos elementos que favorecen a que algunos falsos profetas, o profetas de azúcar, peguen algunas de sus adivinaciones:

(1) Un ambiente dominante, de expectativa y cargado de emociones. Para aquellos que hemos visitado iglesias de falsos profetas, sabemos que esos lugares la expectativa de milagros y unciones llena el ambiente. Estos falsos profetas exigen a sus seguidores sumisión incondicional, dedican mucho tiempo en el culto a ofrecer profecías, y eso es lo que sus seguidores, como cazadores de milagros, lo que desean recibir. Las personas bajo la influencia de la música, y el repetitivo mensaje del ungido o ungida, que media entre Dios y los humanos, carga el ambiente con emociones. El ambiente se torna como el mercado de la bolsa de valores. Todos lloran, gritan, cantan, brincan, y caen al piso. Todos compiten por recibir una profecía, y si es necesario arrebatar el milagro o bendición de otros. Las profecías vienen y van, a ninguno en la audiencia le importa si las profecías son reales y falsas. ¡Todos quieren su profecía, y punto! Si no obtuvieron una este domingo, regresarán para la suya el siguiente domingo, y así sucesivamente. Aquí hay un ejemplo de profecía de azúcar. Creen lo que les dicen aunque no sea cierto, y no tienen la criticidad de evaluar si lo que dice el profeta es verdadero o no.

(2) La posibilidad del esperar que un evento ocurra, incrementa la oportunidad de que este ocurra. Si esto sucede con pacientes que toman la pastilla de azúcar, lo mismo sucederá con aquellos que creen que una profecía es para ellos. ¿Qué tal de personas con mal crédito, y pobre manejo de finanzas, que han comprado nueva casa y nuevos autos? Ellos creyeron en la profecía de prosperidad. Ahora tienen dos empleos, están agotados, sus finanzas están aun más limitadas, no tienen ahorraros y viven de préstamos, pues sus ingresos son inferiores a sus egresos. ¿Es esto prosperidad en términos bíblicos, o abuso de las finanzas? En un ambiente de iglesia al que pertenecen, ellos se ven obligados a aparentar ser prósperos. ¡Pero tienen carro y casa, aunque vivan altamente estresados y ansiosos! Aquí hay un ejemplo de profecía de azúcar. Practican lo que se les dice aunque no sea cierto, y sea abusivo.

(3) Un falso profeta para demostrar que sus predicciones son importantes, se puede dedicar a profetizar en grande. Es decir, al presentar profecías muy grandes o macro-profecías (e.g., macrosociales), se convence a sí mismo y a sus seguidores, de ser un profeta muy importante. Digamos que el profeta de azúcar predice que “la deuda externa de América Latina será perdonada.” Y ha pasado casi una década, y tal profecía tan macro no se ha cumplido. ¿Qué sucedió? Pero si el profeta falso presenta muchas profecías pequeñas (e.g., “te vas a casar con una mujer hermosa”), solamente, tendrá más posibilidades de éxito, pocos errores, es más personal, pero poca fama. Aquí sus seguidores egocéntricos y materialistas están dispuestos a perdonar el hecho de que su profeta no pegó una macro-profecía, cuando sí pega muchas micro-profecías. De todas maneras en grupos fundamentalistas, ¿a quién le importa la deuda externa, cuando lo que nos preocupa es nuestro bienestar inmediato y personal? Así estos profetas de azúcar se ganan el chance de tal vez pegar con macro-profecías, y de no pegar, tienen muchas micro-profecías que los respaldan (ver punto anterior #2), y su gente los perdona, o tienen pobre memoria. Este es un ejemplo de macro y micro profecías de azúcar.

(4) El lenguaje profético debe ser ambiguo para pegar profecías. En el punto anterior vimos que estos falsos profetas se juegan el chance de no pegar, o pegar en grande macro-profecías. Según la teoría de la pragmática, tanto políticos como profetas de azúcar usan como estrategia el hacer enunciados que llevan a los seguidores a derivar inferencias falsas. Es decir, la ambigüedad en el lenguaje profético de azúcar es tal que el mensaje no queda claro, pero el público cree que lo entiende y lo aprueba. La clave de este “doble discurso” está en no decir la verdad o toda la verdad, y presentar un panorama más favorable del que en realidad existe, algo que llena las expectativas del público, y les lleva a entender algo positivo, cuando en realidad el mensaje fue ambiguo. ¡Este es un ejemplo del uso del lenguaje en profecías de azúcar! El lenguaje ambiguo le permite al falso profeta luego decir, “no, eso no fue lo que quise decir,” “Uds. me han malentendido, o también decir “me están citando fuera de contexto.” ¿Quién se atreve a morder la mano de quien lo alimenta? ¿Quién se atreve a dudar del ungido?

(5) Estos profetas de azúcar también utilizan la adivinación. Es decir, cada vez que necesitan interpretar tradiciones hebreas (e.g., deducir), interpretar los mensajes ocultos en los pasajes en hebreo en las Escrituras, y utilizan el significado de los números en sus profecías, deberíamos hablar de adivinación, esoterismo, pero nunca de profecía. El mensaje de Dios a profetas reales fue dado en forma directa sin necesidad de que el profeta interpretara otras fuentes de información, en números y letras. ¡Es decir, o el mensaje viene directamente de Dios, o no! Las Escrituras prohíben las astrología (Is.47:13), necromancia (Is.8:19-20), idolomancia (Ez.21:21). Y hay advertencias contra los falsos profetas, falsos apóstoles, los adivinadores, brujos, y hechiceros. Dios ha comunicado su voluntad con rectitud, amor, humildad, y paz, a través de las Escrituras. Toda “profecía” que vaya contra lo que las Escrituras nos revelan sobre el carácter de Dios, y los principios del Reino debe juzgarse como falso. También Dios ha provisto una comunidad de fe capaz de discernir juntos (compartir consejo), junto con las Escrituras. Este es un ejemplo de cómo las profecías de azúcar son en muchas ocasiones simple adivinación.

Vivimos en tiempos donde las personas buscan milagros, y no al dador de los milagros. Compran amuletos consagrados, aceites benditos, y ropa ungida para así lograr milagros y la buena suerte, en vez se someterse a la voluntad de Dios. ¡Eso es magia! Se relacionan con Dios como una maquina traga monedas. Hablamos de iglesias que consumen milagros y promesas, pero no escudriñan las Escrituras.

Jesucristo en Mateo 7 nos dice: 15 “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que por sus frutos los conoceréis. 21 “No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”. 23 Entonces les declararé: “Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!”.

¿Qué hacer para evaluar los frutos de un falso profeta? La mejor forma de enfrentar profecías de azúcar es exigiendo evidencia en todas y cada una de las profecías. Por ejemplo, si un profeta de azúcar publica su “guía profética”, todo el pueblo cristiano que vela por la sana doctrina debería buscar evaluar si tales profecías, por más ambiguas que sean, se cumplieron o no. ¡Nuevamente, se debe exigir evidencias empíricas de que las profecías se cumplieron! Si un profeta de azúcar de lo que profetizo solamente peca algunas cosas, deberíamos de considerar juzgar “el efecto placebo.” Pues, si algo es de Dios, debe serlo en un 100%. El pegar unas cuantas profecías, entre muchas, es señal de falsa profecía.

Su doctrina

Ademas, controlarle la doctrina, al menos que las doctrinas mas importantes de la fe sean ortodoxas.

1. Dios trino. Pecado de muerte negar la trinidad.

2.  La Biblia palabra de Dios inspirada e inerrante

3.  La creacion, separada de Dios. La naturaleza no es un dios.Creada en 6 dias de Dios. Al 7 Dios descansó. Los angeles son creacion de Dios. Hay un grupo de angeles fieles a Dios y otro infieles a Dios.

4. La creacion de los padres de la humanidad Adan y Eva del barro de la mano de Dios y no del mono. (no es una herejia dee condenacion pero abre la puerta a muchisimos errores de la teoria de la evolucion y el relativismo moral)

5. El ser humano cuerpo alma y espiritu, caido en pecado por la desobediencia de Adan y Eva en el huerto del Eden.

6.  Creado por Dios para trabajar y no para el ocio.

7.  Israel historico, nación creada por Dios sobrenaturalmente dellinaje de Abraham por Sara su mujer.Tiene derechos divinos a vivir en paz en la Palestina.

8. La ley moral y la ley del decálogo entregada a Moisés.

9.  Jesucristo, 100% hombre y 100% Dios nacio de una virgen israelita, murio y resucito y ascendio a los cielos.pecado de muerte negar su doble naturaleza.Un jesus que no es hombre, o no es Dios no es un salvador perfecto para los humanos.

10. Pentecostes marca el inicio de la era del Espiritu Santo, de la Gracia y no de la ley de israel. Inicio de la Iglesia con 120 disicpulos y algunas mujeres.

11. 66 libros inspirados por Dios (39 en el A.T y 27 en el N.T). Hay otro canon, el de los católicos pero no es correcto. No es pecado de muerte.

12. Segunda Venida de Jesús literal en algún momento al final de los tiempos. Cielo, infierno, juicio final y recompensas eternas celestiales para los seguidores fieles de Jesús.

13. Salvación Gratis. Por Gracia y no por obras por medio de la fe en el sacrificio de Jesus.

Mas o menos estos son los puntos mas imprtantes de la fe cristiana evangélica. Negar alguno de estos puntos principales quizás no te lleve al infierno, pero si a cometer severas herejías (salvo el de la trinidad y el de la doble naturaleza de Jesús o predicar salvación por obras). Lo ideal sería que el predicador se adhiera a alguna declaración de fe histórica, como modo de identificar lo que El cree. Por lo menos alinearse o con los católicos o con los evangélicos de Calvino (puritanos) o de Wesley (metodistas y pentecostales),como minimo como para ser ortodoxos.

Yo no digo que sea lo mismo católicos y protestantes, pero con alguien tiene que identificarse un predicador luego de 2000 años de predicación del evangelio.

La identificación puritana de las Escritura en el Periodo de la reforma protestante no fue algo nuevo [0]
Para aquellos que creen que la Reforma Protestante trajo algo nuevo, permitame decirle que la identificación de las Escritura con lo más puro, santo, suficiente y perfecto – puro, santo y suficiente en sus enseñanzas para la predicación de la salvación y perfecto o completo en su comunicación de esas enseñanzas – es un punto de doctrina que marca una importante línea de continuidad entre los escolásticos medievales, los reformadores y la ortodoxia protestante.
Este elemento particular de la doctrina de la Escritura se había desarrollado en detalle a finales de la Edad Media y no se alteró en absoluto en su estado básico. los reformadores, sin embargo, y sus sucesores ortodoxos, escolásticos fueron capaces de poner el concepto en el contexto de una visión diferente de la autoridad e interpretación y usarla como una de las bases de su declaración de la Sola Scriptura.
De hecho, la forma radicalmente alterada de las cuestiones de interpretación y autoridad en la época posterior a la Reforma colocó a los Catolicos Romanos apologistas en una posición poco envidiable en contra de las declaraciones expresas de los grandes doctores medievales como Toma de Aquino y Escotus referente a la autoridad, suficiencia, y perfección del texto. La Reforma no vino a presentar una teología totalmente nueva, sino que insistió en lo que había sido durante mucho tiempo permitido en la Iglesia Católica.
Y mientras Muller tiene toda la razón nunca debemos admitir la novedad de la Reforma. Después de todo, los reformadores buscaban reformar la Iglesia Católica, no para formar algo nuevo!

Veamos un video

Otro video mas

[scribd id=25110450 key=key-1f0lez7skm49ld6j2izk mode=list]

Dios le bendiga

Notas:

[0] Post-Reforma reformada Dogmática, volumen 2: La Sagrada Escritura, pág. 310. Title: “Post-Reformation Reformed Dogmatics: The Rise and Development of Reformed Orthodoxy, “ca. 1520 to ca. 1725 Author: Richard A. Mullers the P. J. Zondervan Professor of Historical Theology at Calvin Theological Seminary Paginas: 2,163

[1] Eso lo dijo en una de sus cruzadas: “Praise-a-Thon” de Trinity Broadcasting Network, 6 Noviembre, 1990″, citado por el Dr. Eduardo Flores, en sujetosalaroca.org, Montanismo Redivivus: Existen Apóstoles en Nuestros Días?

[2] Juan Stam, en Pedro Wagner, ¿Apóstol o Falsa Profeta? ,

[3] Juan Stam.com

Articulo consultado

  • biblia.com

Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra el lobo feroz salió de la cueva para comerse a la caperucita protestante de navidad


Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra el lobo feroz salió de la cueva para comerse a la caperucita protestante de navidad
Por Paulo Arieu | 25-12-2012
caperucita-y-el-lobo
  • “Después de éste fue Sama hijo de Age, ararita. Los filisteos se habían reunido en Lehi, donde había un pequeño terreno lleno de lentejas, y el pueblo había huido delante de los filisteos. 12 El entonces se paró en medio de aquel terreno y lo defendió, y mató a los filisteos; y el Señor dio una gran victoria.”  (2 sam. 23:11 RV 1960)
  • Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.” (Sof 3:17 RV 1960)

Introducción

Los otros dias fuimos gentilmente invitados junto a mi esposa por una organización misionera acá en Tampa, a compartir el informe misionero de las actividades del año de esta organización que es sin fines de lucro. Y cuando estábamos cenando, nos tocó compartir la mesa con un ex-pastor evangélico de 80 años de edad,ya retirado de su ministerio, que nos comentó que no sabía que era eso de la Reforma protestante, (la que se inició con la publicación de sus 95 tesis el 31 de octubre de 1517 en la puerta de la iglesia de Wittenberg).

Que Reforma hubo, me preguntó?

Yo me quedé helado al darme cuenta que este pastor no conocía que hace 500 años hubo una Reforma en el seno de las iglesias europeas y que este fuego de renovación teológica y espiritual corrió rapidamente como un feroz indencio, no solo por Europa sino también hacia el nuevo Mundo (América) recién descubierto.

Esto me hizo acordar a la respuesta de aquellos judíos de Éfeso a los que Pablo les preguntó si habían recibido el Espíritu Santo cuando recibieron el bautismo. en aquel momento, el apostol Pablo había emprendido un nuevo viaje apostólico, el tercero, y atravesando la meseta del Asia Menor, de Turquía había llegado a Éfeso, donde él había estado brevemente en su segundo viaje, cuando les prometió que volvería. Y ahora, Pablo, se  iba a  detener más tiempo en aquella ciudad tan floreciente y rica y de un gran nivel cultural. (cf. Hch. 19:1-8 RV 1960)

Que la Reforma Protestante fue pecado?

Un artículo del portal protestante europeo http://www.protestantedigital.com (del 24-12-2012), titula una nota con la frase “El Papa no asistirá al 500 aniversario de la Reforma”.

Este artículo comenta la decisión del papa alemán Benedicto XVI de no viajar a su país de origen (Alemania), con ocasión de las celebraciones que se conmemorarán en el año 2017, con motivo del 500 aniversario de la Reforma que impulsó Martín Lutero, y que se inició con la publicación de las 95 tesis el 31 de octubre de 1517 en la puerta de la iglesia de Wittenberg.  Así lo confirma en el “Frankfurter Allgemeine Zeitung” (FAZ)  el cardenal católico suizo Kurt Koch, que es el actual Presidente del Consejo Pontificio para la unidad de los cristianos .

Gracias a Dios que no estaba comiendo pescado cuando leí esta nota, sino, seguramente alguna espinilla se me hubiese quedado atragantada en la garganta con la sorpresa que me dio el leer esta nota.

Según lo ha expresado por el teólogo italiano  Leonardo de Chirico un cristiano, evangélico experto en catolicismo romano, en un  artículo sobre “Roma y la unidad visible de los cristianos”  el ecumenismo católico romano no se dirige a reducir las demandas del catolicismo del Vaticano buscando lo que nos une verdaderamente en la común fe de Jesucristo, sino que el Papa busca la forma de aplicar a todos los cristianos los principios y dogmas católico-romanos. Que para ellos no son negociables, dado que  sus tradiciones y bulas papales son dogmas de fe con la misma autoridad que la Biblia.

Yo me pregunto, tan necios son estos protestantes alemanes que no se dieron cuenta que el zorro pierde el pelo pero no las mañas? Se creen que el Papa va a resignar tan fácilmente asi nomas su autoridad de “monarca de Cristo” por que un grupo de protestantes idealistas sueñen con recuperar las glorias del pasado de sus denominaciones? No hay que ser muy vivo como para darse cuenta que no tan asi el Papa va a renunciar a su monarquía religiosa. No lo ha hecho con el escándalo del los curas pedófilos, ni con las peticiones de reforma del teólogo alemán Hans Kung o las críticas de los teólogos de la liberación latinoamericanos, no lo va a hacer tampoco porque los protestantes alemanes quieran volverse a Roma. El éxodo de anglicanos y de luteranos a las filas de Roma, es un escándalo alarmante y preocupante.

Por este motivo, todo parece indicar entonces que por ahora, Benedicto XVI no viajará a Alemania para las celebraciones en el 2017 del 500 aniversario de la Reforma que impulsó Martín Lutero. Así lo han confirmado algunos diarios de Alemania, ya que el Vaticano entiende que la Reforma fue pecado contra la autoridad del Papa,y que esto trajo como consecuencia la fragmentización del cristianismo y las guerras religiosas.

Reitera el cardenal Koch, máximo responsable del ecumenismo católico, que de la Reforma protestante” no hay nada que celebrar” y que “fue un pecado”.
 
El cardenal católico suizo Kurt Koch, que es el actual Presidente del Consejo Pontificio para la unidad de los cristianos, opina además, incidiendo en declaraciones anteriores, que

“la aspiración de Lutero fracasó. Se formaron Iglesias independientes y dio lugar a terribles guerras de religión con consecuencias fatales para el conjunto de Europa. ¿Cómo celebrar eso? “.

Koch señala también que el interlocutor entre la Iglesia Católica y los luteranos no es la Iglesia Evangélica Alemana, sino la Federación Luterana Mundial.

 “NADA QUE CELEBRAR”, “FUE UN PECADO”

Sobre llovido mojado. Ya en junio de este año ya fue muy claro Koch refiriéndose a la reforma protestante, diciendo que

“no podemos celebrar un pecado, los acontecimientos que dividen a la Iglesia no pueden ser llamados un día de fiesta” .

Lo más positivo que opinó el cardenal fue etiquetar este evento histórico como un día que hay que recordar, pero no celebrar. En aquella ocasión  concluyó que le gustaría asistir en lugar de a una celebración de la memoria de la Reforma protestante a una reunión en la que las confesiones reformadas pidieran disculpas y reconociesen sus errores (???).

De nuevo habló el pasado 2 de noviembre el cardenal Koch, cuando fue invitado al Sínodo General de la Iglesia Luterana Unida de Alemania (VELKD), que está a cargo de los preparativos de la celebración de los 500 años de la Reforma protestante en 2017.

Declaró entonces lo nuevo que ha declarado a la FAZ, diciendo que
“la separación de las iglesias protestantes de la Iglesia no es una expresión de éxito, sino el fracaso de la Reforma. Los reformadores no querían nuevas iglesias, más bien la reforma de la Iglesia Católica”. 
Además de ver la Reforma como un fracaso,  Koch concluyó entonces planteando esta otra cuestión a sus oyentes (y de paso a todo evangélico o protestante que quiera ecumenismo con Roma), asi que hay que elegir entre

«considerar la Reforma como una ruptura con la tradición universal (católica) o en continuidad con la tradición»

Pero la Reforma Protestante del s. XVI, no fue un pecado, sino un grito de libertad, el renacer de una Iglesia que estaba prisionera del dogma de un Nerón psesudocristianizado disfrazado de “vicario de Cristus”. Los Papas con sus dogmas habían ahogado la espiritualidad de la Iglesia por la que decían velar. Y el tema de las indulgencias acabó con la paciencia del ex-monje agustiniano Martín Lutero.

Acaso no nos narra la Biblia que Abraham y  su sobrino Lot se separaron a pesar de ser familia ? Lot, que era muy sagaz, se fue al fértil valle de Sodoma y Gomorra (que simboliza lo atractivo del mundo) y Abrahám se fue a las zonas de las montañas, mas agrestes (pero simbolo de que la vida del cristiano está llena de dificultades) Y quien tuvo que rescatar a quien?
 
Y Pablo no se separó de su gran amigo Bernabé cuando no lograron ponerse de acuerdo si llevaban a no al joven Juan Marcos, sobrino de Bernabe (un varón bueno y de mucha paciencia) ? Y Bernabé se despidió  de Pablo y cada uno siguió su misión. Y al tiempo se reconciliaron del todo sin que la sangre llegue al río como hizo Roma, que no aceptó seguir el ejemplo de estos santos apóstoles cuya tradición afirma seguir. (cf.Hch.11:24; Hch. 15:36-41; 2 Ti. 4:11; 1 Pe. 5:13).
 
Los papas son muy zorros, son lobos del hombre, que cuando te descuidás un poco, te comen. Es como meter a una culebra venenosa enferma dentro de tus frazadas. Cuando se recupere, te inyectará su ponzoña. No somos ni debemos ser necesariamente anticatólicos, ya que en cierta forma nosotros también lo somos. Pero si rechazamos toda propuesta de este anticristo romanista, ladrón de las almas del Señor Jesús.
 
Que se preocupe el Papa por sus sacerdotes cuyos pecados de pocilga apestan y son escándalo a la razón (depravación moral, fornicación, adulterio, paganismo, arrianismo, liberalismo, pedofilia, falta de castidad), y porque tampoco siguen el ejemplo de los santos apóstoles y hombres de Dios que abrazaron la cruz (Mat. 16:24), que es oprobio al mundo, sino porque cuanto pecado hay en la Sodoma y Gomorra actual (Ap. 18), se les pega a sus almas inconversas e impías.

En la réplica el obispo luterano  Heinrich Bedford-Strohm  (Munich) le preguntó si no pensaba que la Iglesia del Vaticano no debería pensar en reformarse en su camino hacia la unidad y en este aspecto, remarcó que «es necesario reflexionar juntos sobre la base de la iglesia apostólica primitiva» y no sobre los fundamentos del catolicismo romano.

Porque a libertad el Señor nos ha llamado, y no a la esclavitud de un matrimonio forzado: No creo en las bondades del divorcio, pero al que se divorcia, Cristo dijo que le de carta de divorcio y listo (Mat. 5:31-32). Pero que se quede solo y no busque de nuevo reconciliarse. Pregunto entonces que tiene que ver el moro sarraceno con Cristo? Que tiene que ver Roma con Jerusalen? Que tiene que ver Cristo con Belial o con los ídolos paganizantes del romanismo?
 
Amigo, una cosa es tener comunión con un buen cristiano católico y mantener una sana y edificante amistad. Eso no es pecado. Pero que comunión tiene Cristo con el “Vicario de Cristo”? O no es este el mismo anticristo que los padres de la Reforma denunciaron? El anticristo es como el camaleón, cambia de color segun la ocación.
 
Si leemos muy a la ligera el texto de 2 Sam. 23:11, no le vamos a dar la importancia que tiene para nosotros como lección hoy día. Hasta nos parecerá un poco tonto que un solo hombre se enfrente a toda una banda de enemigos para defender unas lentejas, algo verdaderamente insignificante para nosotros.  Pero el significado aquí es mucho más profundo que un simple terreno de lentejas.
 
Sama no estaba peleando por un simple terreno de lentejas, estaba peleando porque este terreno seguramente era el sustento de él y su familia. Quiero también que notemos algo de suma importancia, y esto es que la Palabra aquí nos dice que el terreno estaba “lleno de lentejas.”  este detalle nos indica que el terreno para cosechar.
Los filisteos eran bien pícaros, ellos no habían arado la tierra, ni habían sembrado la semilla, ni le habían dado un mantenimiento al terreno, pero ahora que estaba listo para la cosecha, ellos atacarían y se la robarían. Sin duda, el papa es un teólogo sagaz, claro que sí, pero él defiende su propia viña (su imperio vaticanense) y no la Viña del Señor.
 
Aunque él dice estar dispuesto a dar su vida por Cristo, lo que mas le interesa es recuperar su influencia a nivel mundial. Este es un momento estratégico para golpear. Las iglesias duermen su siesta apóstata en este frio invierno secularizante. Pero el diablo no duerme, el ronda, como león rugiente (cf. I Pe. 5:8), buscando un pedazo de iglesia que recuperar y otro pedazo mas para devorar! El diablo y sus secuaces siempre actúan de la misma manera.
 
Él sigue usando la misma táctica con nosotros. ¿Meditó alguna vez sobre cuando comienza el ataque más intensivo de nuestro enemigo sobre nuestras vidas y sobre la Iglesia? Seguramente ud. descubrirá que cada vez que estuvo a punto de alcanzar algo por lo que trabajó arduamente, paf, algo salió mal, las fuerzas decayeron, las cosas se dieron vuelta, parecería que el ataque del enemigo llega justo cuando íbamos a recoger los frutos de nuestro trabajo; ese es el momento en que él trata de destruir, de robar y de amargarnos lo que con tanto amor y trabajo hemos sembrado.
 
En el plano de la Iglesia pasa lo mismo, trabajamos, trabajamos y trabajamos para alcanzar algunas metas, y cuando parecería que ya estamos por alcanzarlas, nos desalentamos, bajamos los brazos, viene menos gente, los que apuntaban como buenos discípulos se nos caen, llegan los inconvenientes, etc….Lo que sucede con mucha frecuencia no es muy diferente a lo que sucedió aquí con el pueblo de Israel.
 
Desdichadamente, una vez que el ataque se intensifica, una vez que el ataque llega a nosotros, muchos hacemos lo que hizo este pueblo.  ¿Qué hizo este pueblo?La Palabra nos dice que “el pueblo había huido delante de los filisteos.
 
Esto desdichadamente es algo que sucede con frecuencia, muchos son los que corren de la batalla, en vez de correr hacia el frente.  Este pueblo corrió lleno de temor, este pueblo corrió y abandonó las bendiciones que Dios le había entregado, y muchos son los que hacen igual. Muchos son los que le permiten al enemigo que llegue y destruya lo que Dios le ha entregado.

Hermanos algo que está muy evidente aquí es que este pueblo no tuvo el valor de defender lo que era suyo.  Ellos no tuvieron el valor de defender lo que con tanto esfuerzo habían logrado. El tema es donde huyeron:

  • “Lo que rodea la zona le Lehi es un desierto, ese es el único lugar a donde podemos huir”, dijeron

Cuando nos asustamos y corremos, en lugar de pelear por lo que hemos alcanzado nos metemos en un desierto.

Reforma protestante

De la pluma del teólogo e historiador español Cesar Vidal, leemos

a) La prereforma en España

Esta es la historia que  los Papas no cuentan. Es la historia de la época anterior inmediata a la época de la Reforma.  El siglo XV se destacó por un sentimiento de crisis en el seno de la Iglesia Católica Romana.  El papado se trasladó de Roma (Italia) a Avinon ( Francia),  produciendo el “Cisma de Occidente”. La razón de este Cisma fue la de satisfacer los intereses de los Reyes de España, en virtud del cual existieron simultaneamente dos Papas que se excolmugaron entre sí y que se presentaban respectivamente como únicos pontífices legítimos.

Fracasaron los intentos de restaurar la unidad entre el Papado y el patriarca de Constantinopla pese a la amenaza Turca que terminó aniquilando Vizancio en el 1453.  J. Wycliffe, John Huss, precursores de la Reforma Protestante solicitaban una reforma en profundidad de la Iglesia , moral y teológica .

Algunos Papas eran príncipes Italianos con fuertes intereses terrenales; esto es una muestra de la decadencia eclesiástica de aquella época.  Joseph Lorz comenta que la unidad del cristianismo occidental ya estaba rota antes de la Reforma Protestante.

Al ver esta crisis no debe sorprendernos el ver como buenos teólogos (incluido el Papa Pio II), sostuvieron la tesis del concilio general sobre la superioridad del Papa. Quien podía asegurar que el Papa podía convertirse en un hereje teniendo en cuenta antecedentes como el del Papa Honorio Vigilio que había caido en la heterodoxia también.

En esa época se iniciaron los primeros intentos de publicar textos criticos del Nuevo Testamento en su lenguaje original. E indiscutiblemente la Iglesia de finales del siglo XV necesitaba una reforma profunda, lo cual también era apoyado por personas como:  Lorenzo Valla  a Erasmo, de Tomás Moro a Luis Vives.

Los primeros pasos para realizar esta Reforma se dieron en la cúpula jerárquica de la I.C.R. de España, con el Cardenal Cisneros, quien nació en 1436 y murió ocho días después que Martín Lutero clavara sus educadas 95 tesis en Wintember.  Cisneros le dió una nueva importancia a la lengua vernácula en los medios religiosos e impulsó la traducción de varias obras latinas al español.

Antes de que se produjeran las primeras traducciones protestantes del Nuevo Testamento, los españoles ya contaban con versiones impresas de los evangelios y de las epístolas en lengua vulgar; esta visión cristalizó en la fundación de la Universidad de Alcala que buscó inspirarse  sobre todo en el estudio del Nuevo Testamento.

Cisneros estimuló la crítica y el estudio del Texto de las Sagradas Escrituras (Biblia Políglota Complutense) en Hebreo, Griego y Latino, o las obras de Pedro de Osmas, un profesor de Teología de la Universidad de Salamanca y de Nebrija, un discípulo del anterior; anticipándose en el tiempo a Erasmo y a Lutero, estos eruditos realizaron importantes estudios sobre el texto original del Nuevo Testamento y de la historia católica por encima de las pretenciones del pontífice romano, pero Cisneros protegió a  Nebrija y a Osmas.

Cisneros repercutió considerablemente no solo en la clase culta de la época sino también entre la clase sencilla, la plebe, quienes comenzaron a reunirse en las casas para estudiar libre y sencillamente los textos del Nuevo Testamento. Posteriormente lo harían los anabautistas suizos, algunas décadas después, para formar Iglesias bíblicas en las casas. Quizás de haber prosperado estas ideas, se hubiese evitado el Cisma que se dió  y las guerras de la Reforma y la contra-reforma (que cuestiona el Papa). Y finalmente el imperio español sucumbiría.

La Reforma Protestante estaba llamada a convertirse en una llama que destruiría en buena medida a un mundo antiguo para sobre sus ruinas purificadas levantar uno mejor; paradójicamente esa llama no vendría de España sino de Alemania y su detonante sería un monje agustino llamado Martín Lutero.

b) Las 95 Tesis

En su conjunto, las 95 tesis era un escrito profundamente católico e impregnado por una encomiable preocupación por el pueblo de Dios y la imagen de la jerarquía ante este.  Además,  lo expuesto por Lutero había sido señalado por autores anteriores,  incluso con mayor virulencia. Pero Lutero en ese momento, no se dió cuenta de los intereses  económicos del Papado ( la construcción de la basilica de San Pedro en Roma, la dispensa Papal para Alberto de Vranderburgo).

Entonces, Alberto de Vranderburgo reaccionó mal, ya que él necesitaba imperiosamente el dinero. Y por este motivo él le escribió al Papa  Leon X (quien era muy corrupto), pidiéndole que interviniera. El Papa remitió el asunto a la jurisdicción de los Agustinos en Hidelberger todos esperaban que Lutero fuera condenado y enviado a la hoguera pero sorprendentemente recibió apoyo de buen número de los Agustinos quienes consideraron  que las críticas de Lutero estaban justificadas. Como vemos  las 95 tesis cambiaron de manera radical e inesperadamente el curso de la historia.

Leon X decidió entonces seguir otro camino. Dado que la dieta imperial de Ausburgo debía reunirse en breve y a ella tenía que acudir el cardenal Cayetano con la misión de convencer a los príncipes alemanes de que se unieran en un proyecto Papal de cruzada contra los turcos y que se pagara un impuesto con esta finalidad .

El Papa decidió que Cayetano podía entrevistarse con Lutero e intentar solucionar el problema; provisto de un salvoconducto del emperador, Lutero acudió a entrevistarse con el cardenal. Pero el encuentro terminó en fracaso porque el cardenal quería una retractación total y Lutero quería que se le mostrara donde estaba equivocado, en ese momento muere el emperador Maximiliano que no era muy amigo de Lutero.

Federico de Sajonia es propuesto como posible emperador de Alemania y se convierte en el protector de Lutero.  Pero Carlos I de España es nombrado como el Nuevo emperador y entonces el Papa decidió ajustarle las cuentas al monje, pero como necesitaban bases mas sólidas para acusarle de hereje, Juan Eck retó a un debate público en Leipzig a Carldstardt alumno de Lutero; pero Lutero intervino y entrando en el debate demuestra que era superior a su adversario en el conocimiento de la Biblia y de la historia de la Iglesia.

Aunque Lutero conocía mejor la Biblia , Juan Eck conocía mejor el derecho canónico e hizo acusar a Lutero de herejía.  Leon X redactó la Bula en virtud de la cual ordenaba que los libros de Lutero fueran quemados y se le dieron 60 dias de plazo para retractarse so pena de ex-comunión y anatema; Lutero comprendió entonces que la teología debía sustentarse solo en la Biblia como Palabra de Dios.

El monje que no temía al Papa y tampoco al emperador  Carlos V (Dieta de Worms 1521 d.c.) no deseó retractarse de cosa alguna ya que el conprendió que el ir en contra de la conciencia, ni es justo ni seguro.

A Lutero le quedó en claro que ningun hombre o entidad jerárquica podía pretender con razón situarse por encima de lo contenido en la Biblia. El protestatismo que acaba de nacer muy pronto quedaría articulado en torno a tres ejes fundamentales: a) la Biblia era (y es) la única regla infalible de Fe y conducta (sola scriptura), b) el que insistía que solo Cristo era salvador y mediador entre Dios y los hombres (solo Cristo) y c) el que sostenía que la salvación no podía obtenerse por los méritos propios sino mediante la Fe en el sacrificio de Cristo (sola fide) pero además proporcionaria un importante armazón ideológico a la crítica de las instituciones y de cualquier idea aceptada por razones de autoridad, desde la teología hasta la naturaleza.

No resulta extraño que de El se diese la revolución científica del siglo XVI, los primeros derechos reconocido como inalienable por los gobernantes o la democracia moderna.  En apenas unos años el protestantismo  controlaría media Europa y estaría llamado a reunir prácticamente a la mitad de los miembros de todas las confesiones cristianas del mundo.

Pelear la buena batalla de la fe

Yo se que es mas fácil ser valientes cuando estamos en grupo, es fácil pelear sabiendo que tenemos a otro a nuestro lado; pero también tenemos que estar dispuestos a pelear aun cuando a nuestro lado no exista nadie.

Nosotros poseemos el arma más poderosa en el universo, nosotros tenemos la Palabra de Dios y al Espíritu Santo con lo que somos capaces de vencer toda oposición. Acordémonos que el enemigo no descansa en sus ataques porque quiere destruir lo que Dios nos ha dado; no podemos ser tal como el pueblo en ese entonces. Tenemos que seguir el ejemplo de Sama confiando y sabiendo que no obstante la situación, no obstante cuan grande aparente ser la oposición, Cristo nos ha entregado la victoria Santiago, nos insta en su epístola

  • “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”   (Stgo. 4:7)

La apostasía

Sin lugar a dudas, la apostasía esta llegando cada vez mas aún a Estados Unidos, país que se está convirtiendo en una nación cada vez menos “cristiana”; y esto tendrá implicaciones sorprendentes para el futuro de este país. El significado de ” cristianismo” para los cristianos de América hoy en día difiere mucho de lo que era “el cristianismo” para sus padres y sus abuelos.

Para los primeros colonos, que eran hijos espirituales de algunos de las iglesias que fundaron los reformadores, la fe cristiana era el centro de sus vidas. Esto quedó profundamente marcado en la primera constitución que hubo aqui en Estados Unidos, y con las leyes y estructuras de gobierno que establecieron.

Pero ahora, millones y millones de cristianos en los Estados Unidos simplemente ya no creen en muchos de los principios fundamentales de la fe cristiana. Las Iglesias se están reduciendo, y el creciente escepticismo y apatía por los asuntos espirituales parece estar en su punto más alto de todos los tiempos.

Encuestas preocupantes

Tengo a mi disposición, una encuesta realizada el año pasado por LifeWay Research, donde se encontró que:

  • 46 por ciento de los estadounidenses nunca piensan acerca de si van a ir al cielo o no.
  • Para la mayoría de los estadounidenses, simplemente la fe no es la gran cosa. Esto es particularmente cierto entre los jóvenes menores de 30 años que se están alejando masivamente de sus iglesias.
El Grupo Barna descubrió que menos del uno por ciento de los estadounidenses entre las edades de 18 y 23 tienen una cosmovisión bíblica.
 
En la encuesta se le pidió a los participantes que contestaran si estaban de acuerdo con las siguientes seis declaraciones:
1) Creer que la verdad moral absoluta existe.
2) Creer que la Biblia es completamente exacta en todos los principios que enseña.
3) La creencia de que Satanás es considerado como un ser real o de la fuerza, y no meramente simbólico.
4) La creencia de que una persona no puede ganar su entrada al cielo, tratando de ser bueno o hacer buenas obras.
5)  La creencia de que Jesucristo vivió una vida sin pecado en la tierra.
6)  Creer que Dios es el que todo lo sabe, todo poderoso creador del mundo que aún rige el universo actual.¡Menos del uno por ciento de los participantes estuvieron de acuerdo con estas declaraciones!
Pero Iglesia, este es un tiempo de apostasía y restricciones religiosas en Estados Unidos y otras partes del mundo también. Debemos recuperar la visión de liderazgo. A la Reforma puede estar terminándosele su cuerda, su tiempo chronos, pero nuestro Dios es un Dios creativo, poderoso. No nos rindamos ante lo que digan los curas romanistas. Seamos tan sabios y sagaces como ellos lo son, pero para la gloria de Dios (I Cor. 10:31).
 
Yo he estado tratando de advertir a cuantos puedo de que este jueguito del ecumenismo puede terminar mal, pero nadie presta suficiente atención, lamentablemente.
 
Pero si esto es asombroso, más asombroso es lo que está ocurriendo entre los adultos.  El número de estadounidenses que se consideran cristianos, ha estado disminuyendo constantemente desde hace muchos años.
 
a) El American Religious Identification Survey del Institute for the Study of Secularism in Society & Culture del Trinity College, uno de los estudios más completos que jamás se haya hecho sobre la religión en Estados Unidos, asegura que el 15 por ciento de los estadounidenses dicen que no tienen “ninguna religión”.En 1990, el 86 por ciento de los estadounidenses se consideraban a sí mismos cristianos. Pero para 2008, ese número había disminuido un 76 por ciento.
 
b) Por otro lado, el número de estadounidenses que rechazan la religión se disparó. De acuerdo con datos de la Oficina del Censo de EE.UU., el número de estadounidenses con “ninguna religión” sobrepasó su duplicación entre 1990 y 2008.Además un gran número de “cristianos evangélicos” también están rechazando los principios fundamentales de la fe cristiana. Ejemplo de esto es que se encontró que 52 por ciento de los cristianos estadounidenses creen que

“al menos algunas religiones no cristianas pueden llevar a la vida eterna”.

c) Otro estudio encontró que el 29 por ciento de los cristianos estadounidenses afirman haber estado en contacto con los muertos, el 23 por ciento cree en la astrología y el 22 por ciento cree en la reencarnación.  Cabe preguntar entonces ¿cuál es el futuro de Estados Unidos si rechazamos totalmente los principios en los cuales esta nación fue fundada?

d) David Olson, director de Fundación de iglesias de Evangelical Covenant Church, ha hecho algunas proyecciones muy interesantes con respecto a lo que va a pasar en cuanto a la asistencia a la iglesia en los Estados Unidos si las tendencias actuales continúan.

Según Olson, sólo un 18.7 por ciento de los estadounidenses asisten con regularidad a la iglesia en estos momentos. Si este número sigue disminuyendo al ritmo actual, el porcentaje de estadounidenses que estarán asistiendo a la iglesia en el año 2050 será aproximadamente la mitad de lo que es hoy.

Si esto no cambia, iglesias en todo Estados Unidos cerrarán sus puertas. El presidente de LifeWay Christian Resources, por su parte afirma que

“la generación del milenio verá el cierre de iglesias con la misma prontitud que los concesionarios de General Motors vieron cerrar las suyas”.

Conclución

Que no nos roben nuestra bendición, nuestras tradiciones (aquellas que no invalidan enseñanzas biblicas claras). No creo que debamos permitir que nos roben lo que Dios hizo a través de hombres  como Juan Huss, Lutero, Calvino, Zwinglio, Menon, Wesley, y tantos otros.

Mieremos como ejemplo ¿qué hizo Sama, el personaje biblico?  Pues vemos que él se paró ante el enemigo (llámele circunstancias, problemas, enfermedades, dudas, ecumenismo, persecución, ud. llámelo como quiera), y peleó. El luchó por lo que era suyo, defendió su bendición, y lo hizo sin la ayuda de nadie.

Ahora preguntémonos, ¿hacemos nosotros esto? Nosotros tenemos que defender lo que es nuestro. Nosotros tenemos que defender las bendiciones que Dios nos ha dado. Es hora que el pueblo de Dios se pare firmemente para combatir los ataques del enemigo. Es hora de decirle al diablo (donde quiera esté encarnado) “!Esta es mi bendición y no me la podrás quitar!”

Defendamos lo que Dios nos ha dado, inteligente y valientemente. Cuando somos valientes, cuando confiamos en el Señor, veremos que en nuestra vida sucederá lo mismo que aconteció aquí.

Sama mató a los filisteos, el Señor le dio la victoria sobre sus enemigos. El Señor hará lo mismo con nosotros, Él te entregará la victoria sobre toda situación o dificultad. Pero tenemos que ser valientes.  Tenemos que estar dispuestos a pelear por lo que Dios nos ha entregado. SAMA TENÍA COMPROMISO CON LO QUE DIOS LE HABÍA LLAMADO A GUARDAR.   ¿LO TIENE USTED?

Tenemos que tomar esta lección en serio. De no hacerlo así, pues entonces el Reino de Dios aquí en la tierra sufrirá. Nosotros somos el ejército de Dios aquí en la tierra. Nosotros somos los soldados que Él utiliza para combatir las fuerzas del enemigo, y como un ejército, tenemos que luchar juntos: Porque un ejército que lucha junto es un ejército que vence toda oposición, un ejército que lucha unido, es un ejército que conquista.

Esta misma información sobre la situación en Estados Unidos, también la tienen los Papas. Por eso ellos están presionando. Están tan preocupados como nosotros, con la diferencia que nosotros somos un ejército dividido con un montón de generales que nunca pisaron West – Point; y los curas no tanto. Son un poco menos sonsos que nosotros.
Entendería que a “La Reforma” la acusen de ser legalista si se quiere, por procurar pegarse al texto bíblico en desmedro de la paganización doctrinal del romanismo, que abrazó la cultura (abrazó al justo Abel y también abrazó al impío Cain), y así sincretizó la religion cristiana. La Reforma protestó contra esos excesos, pero no era la intención de ninguno de ellos de desobedecer al Papa, aunque sabian los que les esperaba por obedecer a Dios primero (la hoguera). Las gueras y el cisma se podria haber evitado seguramente, si el Papa y sus bandidos hubiesen oido la voz de Dios. Lo hicieron? No, no tenían ni la actitud ni la disposición. Haberlo hecho, hubiese sido sin duda, la destrucción de la Iglesia católico romana como sistema religioso falso.

Se que ir contra la corriente no es facil; a nadie le gusta que le digan que eso esta mal, que su estrategia religiosa no es una actitud inteligente. Ni creativa tampoco.

Pero en fin, no me amargo mas, ya hoy es navidad.

FELIZ NAVIDAD 2012 Y QUE TODO TE SALGA BIEN EN ESTE 2013

“Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año”   (Charles Dickens)

Para que todo le salga bien en la vida y en este 2013 es necesario que estés firme en la Palabra de Dios, es vital y necesario que pienses y medites en ella hasta que sea parte de ti, es necesario que le preste atención y la obedezcas con precisión, que cuando menos te des cuenta estés haciendo la palabra de Dios como tu hábito diario.(cf. Jos. 1:8)

Quiero que recordemos que nuestro Dios es un Dios alegre, aunque a los curas romanistas nos quieran ecumenizar a la fuerza como siempre han hecho. Recordemos que nuestro Dios es un Dios alegre, como se canta en el A.T. (Sof. 3:17)

 
Dios te bendiga
 
———-

Protestantismo/Reforma Protestante

Bibliografia consultada

Imagen

Liderazgo del Siglo XXI ¿SERA CORRECTO SEÑALAR A LOS MALOS OBREROS?


Liderazgo del Siglo XXI ¿SERA CORRECTO SEÑALAR A LOS MALOS OBREROS?

Autor:Paulo Arieu

  • “Muchos dolores habrá para el impío; mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.  Alegraos en Jehová y gozaos, justos; y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón” (Sal. 32:10-11)

En este tiempo, que han surgido muchos ungidos y muchos predicadores con doctrinas erróneas, hay cristianos que no se atreven a cuestionar las falsas enseñanzas de estos lideres que han surgido. Yo he oído personalmente sermones donde se exhorta a los cristianos a no cuestionar los errores del clero. Lamentablemente esto es erróneo y si no nos oponemos a esto, pronto estaremos como los católicos con líderes infalibles. Bien dicen algunos que “cada pastor es un papa con su biblia” y yo pienso que no se han equivocado por mucho, no crea.

No le llama a ud. la atención que una reciente encuesta en los E.U, resulte que el 48% de la población estadounidense no confía en los pastores y sacerdotes?  Es que la confianza en los líderes religiosos, que  tuvo su punto más alto en 1985, con un 67%, ha venido bajando consistentemente en los últimos 50 años. [4]  Autoritarismo de los líderes religiosos, clericalismo avanzado, materialismo, corrupción moral, indiferentismo religioso, vanagloria, son solo algunos de los males de este tiempo en el liderazgo cristiano.

Muchos lideres religiosos juegan con el Señor, tomando a la ligera “Su Gracia”. Yo les recordaría la célebre frase de Einstein , “Dios no juega a los dados con el Universo”. [8] Es peligroso obrar así. Muy peligroso. Dios no juega con su santidad. Las acciones de Dios no son fruto del azar  ni de la casualidad sino que son el fruto de una Mente Totalmente Inteligente.

  • “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.”(Ro. 1:17)

Sin duda, las estadísticas están mostrando una realidad: la corrupción actual del clero cristiano en índices alarmantes y la disconformidad de las masas religiosas, que en cualquier momento, si las cosas no cambian, pueden volverse furiosas en contra de todo lo sacralizado por la iglesia cristiana estos siglos.

Mario Fumero, creo que lo explica muy bien y cita que

Algunas personas han señalado que es incorrecto señalar por nombre y apellido a aquellos que llamándose hermanos actúan de forma inmoral y adulteran la palabra de Dios trayendo doctrina y fabulas necias. Para ello se agarran del texto que Jesús dijo “no juzguéis, pera que no seáis juzgado” (Mat 7:1), refiriéndose a aquellos juicios personales sin argumento, por simple apreciación, pero en otro parte el mismo maestro señala que: “debemos juzgar CON JUSTO JUICIO” (Jn 7:24), y en el mismo establece que debemos ir mas adentro de la simple apariencia. Una cosa es juzgar a la persona sin fundamento sólido, a otra juzgar lo que dice, enseña y proclama respecto a la doctrina.

La Palabra es clara al respecto, pues nos ordene en 1 Tim. 6:3-5 que “ Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales”.
Y también manda señalar a aquellos que viven desordenadamente y dice en 2 Tes. 3:14 “Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence”.

Noten en el contexto que se refiere a los que viven sin trabajar y a costilla de los hermanos, no ocupándose de sus deberes. ¿No es más serio aquellos que pervierten la doctrina para explotar la fe y engañar a los discípulos para enriquecerse?

Respecto a los malos obreros y los mutiladores del cuerpo, la Biblia es dura y clara, pues Pablo dice en Ro. 16:17-18 “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.”

Recordemos que cuando San Pedro rechazo a los dela incircuncisión para hacerle el juego a los cristianos judaizantes, el apóstol Pablo lo confronto cara a cara llamándole “hipócrita” (Gál 2:11-14) y el mismo Jesús confronto a los religiosos de su época con palabras fuertes, llamándole hipócritas, sepulcro barqueados, generación de víboras, etc (Mat. 23)

No juzgo la vida íntima de los hermanos, sino sus frutos, que hablan por sí solo. Reprocho y combato sus enseñanzas y proclamas contrarias a la Palabra, y si por decir la verdad tengo que ser censurado ¡gloria a Dios! Porque callar es hacerse cómplice de las herejías y enseñanzas de hombres.

Me compunge el leer una carta de un ateo, que apoya su no creencia en Dios en los malos ejemplos de ciertos siervos de Dios que con sus acciones y enseñanzas contaminan el evangelio, trayendo escándalos, y los cuales son manchas en nuestros ágapes (Jud. 12). [1]

Mario Fumero, también comenta de un ateo sincero llamado Alex Palencia escribe en su larga carta lo siguiente

“La idea de Dios; y hoy estoy más convencido que nunca, ha sido siempre la forma de controlar a hombres y mujeres, a través del miedo, falsas promesas y artilugios propios de quienes se creen dueños de nuestras vidas, individuos envestidos de semidioses, quienes se autonombran elegidos de Dios, y se toman la arbitraria atribución, según ellos; de enseñarnos a los simples mortales que es lo que debemos o no debemos hacer, que es lo correcto e incorrecto, siempre bajo el criterio de defender sus mezquinos intereses; una característica más acentuada en los nuevos diez que profetas de hoy, salvadores del mundo, pues; a través de la historia la tradición ha sido que los profetas, hagan votos de pobreza, renunciando a todo bien material, y se vayan descalzos por el mundo enseñando el buen vivir, ejemplo de ello: Zaratrustra, Buda, Jesús, Mahoma, San Francisco de Asís y otros, solo comparables a nuestros flamantes profetas ¨ Cardenal Oscar Andrés Rodríguez, Evelio Reyes, Oswaldo Canales, Juan José Pineda, Mario Tomas Barahona y otros de igual bagaje, cuya mayor aspiración parecer ser, es tener tantos bienes como sea posible, no importa si es a costa del sudor de miles descamisados

Aunque no comparto en asboluto estas opiniones, no deja de ser evidente el que las corrientes de exaltación humana (apostolitis) apoyada por la teología de la prosperidad (amor al dinero y codicia), hacen mella y escarnio en nuestro mundo, cada vez más empobrecido y mercantilizado, razón por lo cual algunos mundanos ven a la iglesia como un negocio. Una compañera mia, del curso de inglés al que estoy asisitiendo, de nacionalidad panameña, me confesó lo que ella pensaba y que a ella le habían dicho que una “iglesia era un gran negocio”. Ilustrativo,no cree?

Señalo, y señalaré a todos aquellos que indignamente proclamen otro evangelio perturbando la sana doctrina, y dando enseñanzas diferentes a las proclamadas por Jesús y sus apóstoles del Nuevo Testamento (Gál 1:7).

Estos malos testimonio hacen que los inconversos vean la iglesia como un negocio y sus ministros como unos vividores que explotando la fe, se enriquecen viviendo para su vientre y no para remediar el dolor humano. Tales personas siempre han existido y existirán siempre, por causa de los cuales reinará la apostasía y la decadencia de la fe, pues ya el apóstol advirtió en

  • (2 Cor. 11:13) “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. [2]

Rick Warren, ¿ Pelagiano?

  • “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si son de Dios. Porque muchos falsos profetas han salido al mundo.” (1 Jn.4:1 )

Quiero analizar el comentario de un hombre que se dice evangélico, autor prolífico, pero que con sus palabras ha pisoteado la doctrina de la expiación de Cristo. Me refiero a Rick Warren, autor del conocido libro, “Una Vida con Propósito.” Warren al ser entrevistado hace algunos años ya por Steven Waldman de Beliefnet,  respondió lo siguiente,

“Pero volviendo a esto del cielo y volver a un lugar perfecto. Digamos que tenemos una escala de 1 a 100. Pongamos a Hitler en cero y a la madre Teresa en 100 OK. Y Steve tú eres un 85 y Larry un 65 y yo un 45. La verdad es, algunas personas son mejores que otras, no hay duda alguna. Algunas personas son más morales que otras, son más lindas, menos egoístas, menos centadas en sí mismas, cosas como esas. Pero la verdad es que nadie llega a la perfección…Y por lo tanto alguien tiene que poner la diferencia. Y ese es el regalo que creo Jesús vino a-a poner la diferencia entre mi cero y mi 100 o mi 45 y mi 100- alguien tiene que poner la diferencia.[3]

Perdón! Alguien tiene que poner la diferencia? Fue eso lo que Cristo vino a hacer? Suplir la diferencia! No señor Warren, usted está equivocado. Cristo vino a vivir la vida perfecta. Cristo vino a hacer todo lo que nosotros no podíamos hacer. Cristo vino a morir por el simple hecho de que toda la humanidad está muerta espiritualmente y no puede buscar a Dios. Es más, no fue Cristo quien dijo que todos los hombres odian a Dios y aman las tinieblas? (Jn. 3: 19-20).

Esta es la condenación del mundo! Warren es un pelagianista enseñando que el hombre sencillamente está enfermo. Para hombres como él, el hombre puede hacer el bien, el hombre puede buscar a Dios, porque simplemente está enfermo.

Que nos exhorta el apostol Pablo? Podemos enredarnos en nuestras predicaciones rayando lo herético? Pablo dice

  • “Pero tu habla lo que esta  de acuerdo a la sana doctrina” (Tit.2:1)

Lutero y las 95 tesis. Algo que podemos aprender de su vida.

Angela Merkel, canciller de alemania, hace un tiempo atrás, le “agradeció a Lutero” el logro de una sociedad “madura y responsable”. Merkel defendió en el sínodo de la Iglesia Evangélica alemana la libertad religiosa como derecho humano básico, y pidió a los católicos reconocer la figura de Lutero en el 5º centenario de la Reforma en 2017. El cristianismo es “la religión más perseguida” en el mundo. Así lo manifestó Ángela Merkel, hija de un pastor protestante, al hablar en el reciente sínodo de la Iglesia Evangélica de Alemania (EKD, por sus siglas en alemán) en la localidad costera de “Lübeck”, en el Mar Báltico.

La Canciller destacó que la protección de los cristianos perseguidos en el mundo es “una parte importante de la política exterior alemana”, porque la libertad religiosa es un “derecho humano básico”, que no se observa en todas partes. “El fanatismo, la restricción de la libertad religiosa y el desprecio por la fe son parte del mundo moderno”, agregó Merkel, señalando en referencia al preámbulo de la Constitución alemana que “la República Federal, de manera expresa, no fue creada como sólo secular”. Y añadió “Creo que en un mundo secular, pero (también creo que) hay puntos en común con la religión cristiana que deben ser colocados en el primer plano” de la vida social.

A Lutero, en aquel momento crítico de la reforma protestante, le quedó perfectamente en claro: que ningún hombre o entidad jerárquica podía pretender con razón situarse por encima de lo contenido en la Biblia.

Lutero expuso en forma de “95 Tesis”[15], su disconformidad con la doctrina de la I.C.R. de su época. La impía práctica de las indulgencias había agotado su humana paciencia. Al principio Lutero no se daba cuenta de los intereses  del Papado y de las necesidades económicas de aquel momento ( la construcción de la basilica de San Pedro en Roma, la dispensa Papal para Alberto de Vranderburgo).

Tres ejes fundamentales de la reforma:

El protestantismo, desde  sus inicios, quedó articulado en torno a 3 ejes fundamentales,

a) la Biblia era la única regla infalible de Fe y conducta (sola scriptura),

b) el que insistia que solo Cristo era salvador y mediador entre Dios y los hombres (solo Cristo) y

c) el que sostenía que la salvación no podía obtenerse por los méritos propios sino mediante la Fe en el sacrificio de Cristo (sola fide)

Pero además proporcionaría un importante armazón ideológico a la crítica de las instituciones y de cualquier idea aceptada por razones de autoridad, desde la teología hasta la naturaleza. En apenas unos años el protestantismo  controlaría media Europa y estaría llamado a reunir prácticamente a la mitad de los miembros de todas las confesiones cristianas del mundo.

Prioridad UNO: Intereses terrenales.

Debido a que necesitaba imperiosamente el dinero, Alberto de Vranderburgo reaccionó, escribiéndole al Papa  Leon X, (muy corrupto), pidiendole que interviniera. El Papa remitió entonces el asunto a la jurisdicción de los Agustinos en Hidelberger. Todos esperaban que Lutero fuera condenado y enviado a la hoguera pero sorprendentemente recibió apoyo de buen número de los Agustinos quienes consideraron  que las críticas de Lutero estaban justificadas.

Leon X decidió entonces seguir otro camino.  Dado que la dieta imperial de Ausburgo debía reunirse en breve y a ella tenía que acudir el cardenal Cayetano con la misión de convencer a los príncipes alemanes de que se unieran en un proyecto Papal de cruzada contra los turcos y pagaran un impuesto con esta finalidad.

El Papa decidió que Cayetano se entrevistase con Lutero e intentase solucionar el problema. Lutero acudió a entrevistarse con el cardenal, provisto de un salvoconducto del emperador, pero el encuentro terminó en fracaso porque el cardinal queria una retractación total y Lutero queria que se le mostrara donde estaba equivocado, en ese momento muere el emperador Maximiliano que no era muy amigo de Lutero.

Primero, Federico de Sagonia es propuesto como posible emperador de Alemania, quien se convirtió entonces en el protector de Lutero. Pero Carlos I de España fue el nuevo emperador y entonces el Papa decidió diciplinar al monje, pero como necesitaban bases mas solidas para acusarle de hereje, Juan CK retó a un debate publico en Leipzig a Carldstardt, un alumno de Lutero. Pero Lutero interviene y entrando en el debate demuestra su superioridad respecto del conocimiento de la Biblia y de la historia de la Iglesia.

Pero, aunque Lutero conocía mejor la Biblia , Juan CK conocía mejor el derecho canónico e hizo acusar a Lutero de herejía.  Leon X redactó la Bula en virtud de la cual ordenaba que los libros de Lutero fueran quemados y que se le dieran 60 dias de plazo para retractarse so pena de ex-comunión y anatema.

Lutero comprendió entonces que la teología debía sustentarse solo en la Biblia como Palabra de Dios.  El monje no temía al Papa y tampoco al emperador  Carlos V (Dieta de Worms, 1521 d.c.). El dijo

no puedo ni deseo retractarme de cosa alguna ya que el ir en contra de la conciencia no es justo ni seguro.  Dios me ayude. Amen.

La Reforma protestante comenzó 31 de octubre de 1517, cuando Martín Lutero protestó públicamente contra la venta de indulgencias, clavando sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. [5]

No resulta extraño que apenas un siglo después, se diese la revolución científica del siglo XVI, los primeros derechos reconocido como inalienable por los gobernantes o la democracia moderna.

El rey David, modelo de lider arrepentido

El Rey David cometió adulterio y luego hizo arreglos para que un fiel soldado fuera asesinado y así él pudiera reclamar a su joven esposa. Él trajo vergüenza a Israel y al nombre de su Padre Celestial. Él escondió esta horrible oscuridad por un año completo y llegó al borde de la ruina total. Sin embargo, incluso después de todo esto, Dios llamó a David un “varón conforme a Su corazón” (Hch. 13:22).

¿Cómo puede ser esto? El  secreto es que justo antes de que David fuera juzgado y condenado por el juicio del Señor, Dios hizo que él se humillara y provocó que el rey David se arrepintiera de su pecado tan grosero.

  • “…Confesaré mi maldad, y me contristaré por mi pecado” (Sal. 38:18).
  • “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio” (Sal. 51:4). “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio…y no quites de mí tu Santo Espíritu” (Sal. 51:10-11)

Sentirán arrepentimiento alguna vez estos líderes pseudocristianos, estos lobos rapaces que hoy tanto proliferan en los púlpitos de las iglesias. Dificil,no? Pero para Dios no hay nada imposible. Si Dios provocó que David se arrepintiera, también El puede hacerlo hoy en día.

|¿Cómo distinguir a un falso pastor?

Pero como me protejo de un falso ministro, se preguntará ud, ? Como nos damos cuenta hoy en dia, que un lider religioso es un impostor? Le doy unas 22 opciones, que le permitirán identificar un falso y corrupto ministro religioso.

1 No ama a Dios, se ama a sí mismo, habla más de su persona y de sus logros; es egocéntrico (2 Tim.3:1).
 2 No ama a las almas, ama lo que tienen las almas (2 Cor.12:14).
 3 No estudia las Escrituras, prepara mensajes para conquistar el corazón de la gente (Jer.23:31-32).
4 No busca agradar a Dios, busca agradar a las personas y quedar bien con todos (Gal.1:10).
5 No predica el Evangelio para salvación, predica otro evangelio que no tiene poder para salvar (Gal.1:6-7).
6 No busca obedecer a Dios, sino a su padre (Jn.8:44).
 7 No tiene contentamiento, tiene avaricia (2 Pe.2:3).
8 No tiene como centro de todo a Cristo, sino su ministerio y el favor de las personas (Fil.3:18-19).
9 No ama la Palabra de Dios, no la puede obedecer y blasfema contra el Espíritu (Jud.10).
10 No fue llamado por Dios al ministerio, recibió un llamado de hombres (Hch.9:15).
11 No tiene sabiduría ni poder de Dios, mezcla sus mensajes con palabras y estrategias humanas (1 Cor.2:4).
12 No confronta el pecado, ni habla del infierno, ni del juicio por temor a enojar a los miembros (Ez.2:6-7).

13 No busca la gloria de Dios sino su propia gloria (Jn.5:44).
14 No le interesa el crecimiento espiritual de sus miembros, sino sacar provecho de ellos (Fil. 2:21).
15 No escucha a Dios, no recibe nada de Él y necesita ministrar con la unción de otro (1 Sam.28:6-7; 2Re.2:9).
16 No es un siervo humilde, sino arrogante, buscador de halagos y premios (Mat. 23:5-7).
 17 No ama a todos por igual en la iglesia, sino hace acepción entre ricos y pobres (Stgo. 2:2-4).
18 No anda en el Espíritu, sino en la carne (Ro.8:7-8).
19 No es un hombre piadoso, solo aparenta serlo para que la gente crea en él (2 Tim.3:5).
 20 No soporta a los verdaderos hijos de Dios, busca difamarlos o destruirlos (Hch.7:54; 57-58).
21 No es hijo de Dios y un día será condenado al infierno con todos los que le siguen (Mat. 23:15).
22 No es ministro de Cristo, sino ministro de Satanás (2 Cor.11:13-15).

  • “Pero el asalariado, que no es el pastor, y a quien no le pertenecen las ovejas, ve que viene el lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo arrebata y esparce las ovejas. Huye porque es asalariado, y a él no le importan las ovejas.” (Jn. 10:12-13)

Conclución:

1. Someter el dia a dia a Dios.

  • … Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. (Stgo. 4:15)

¿Está ud. preocupado y afligido por el pecado que le asedia? ¿Siente que estás a punto de caer bajo la pesada carga de todo esto? Si es así, entonces está en camino a la sanidad y liberación. Fue recién cuando David se arrepintió, que finalmente pudo ser capaz de divisar la luz al final del túnel.

  • “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; y tú perdonaste la maldad de mi pecado. ..Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás” (Sal. 32:5, 7)

Santiago (Stgo.4;15), quien cite al principio de la conclución, nos recuerda que cualquier opinión sobre el futuro que deje de lado a Dios es insensata y soberbia.

  • «¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. […]. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello» (Stgo. 4:13-15).

Muchas personas solían empezar sus declaraciones sobre los planes diciendo: «Si Dios quiere» o «Dios mediante». Quizá la frase se haya vuelto trillada, pero no sucede así con el hecho de reconocer la presencia de la mano soberana del Señor.

Cuando miramos al futuro manteniendo firmemente a Dios en la mira, podemos enfrentar los días venideros confiando en su plan amoroso. Los que conocen a Cristo como Salvador pueden enfrentar el futuro con gozo. Creo que este es el mejor antídoto contra la corrupción moral del corazón, el obedecer a Dios y entregarle el día a día.

2. Fracaso de la reforma protestante? Expresión ahistórica del cardenal Koch

Las iglesias evangélicas dicen ser los herederos de la Reforma. Pero muchos evangélicos hoy no tienen ninguna idea de qué se trató en la Reforma. Con este estudio deseo llenar este vacío, y a la vez aplicar algunos principios de la Reforma a la situación actual. Lutero, si volviera a aparecer hoy, tendría todavía que decir muchas de las mismas cosas que dijo en su tiempo – pero hoy tendría que decirlo también a las iglesias evangélicas.[9]

Aunque el Cardenal Koch, Presidente del católico Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, que ha tildado a la reforma protestante de “pecado” y “fracaso” , expresando además que le gustaría asistir -en lugar de a una celebración de la memoria de la Reforma protestante- a una reunión en la que las confesiones reformadas pidieran disculpas y reconociesen sus errores[6], a la luz de los acontecimientos comentados por el historiador cristiano evangélico Cesar Vidal, de nacionalidad española[7], debemos rechazar las insinuaciones ahistóricas de este cardenal católico romano alemán. Recordemos la influencia de la Reforma en las artes y en la ciencia moderna [11]

Lamentablemente, a cinco siglos de la reforma protestante, solo minorías cristianas tienen en cuenta los principios escriturales de la Reforma Protestante.

Se le habrá terminado toda la cuerda a la Reforma Protestante? Estará ya muerto el cristianismo evangélico? [13] Habrá que volver a Roma,como sugiere el Cardenal Koch? Personalmente creo que no, creo que esto que está pasando se debe a la influencia de la época, que es muy fuerte en gran número de los púlpitos cristianos de Occidente, donde la iglesia no tiene la presión insostenible de la persecución como pasa en el Oriente medio y en Oriente. Bendita Libertad [12] Seamos optimistas y esperemos un mañana mejor.

3. bendiciones (Oración de Lutero)

Señor Dios, Tú me has puesto en tarea de dirigir y pastorear la Iglesia. Tú ves cuán inepto soy para cumplir tan grande y difícil misión, y si yo lo hubiese intentado sin contar contigo, desde luego lo habría echado todo a perder. Por eso clamo a Ti. Gustoso quisiera ofrecer mi boca y disponer mi corazón para este menester.

Deseo enseñar al pueblo, pero también quiero por mi parte aprender yo mismo continuamente y manejar Tu Palabra, habiéndola meditado con diligencia. Como instrumento Tuyo utilízame. Amado Señor, no me abandones en modo alguno, pues donde yo estuviera solo, fácilmente lo echaría todo a perder. Amen.

Dios lo bendiga

Notas

[1] Mario Fumero, http://unidoscontralaapostasia.wordpress.com/2010/05/15/%c2%bfsera-correcto-senalar-a-los-malos-obreros/

[2] Ibid

[3]. http://www.beliefnet.com/News/2008/12/Rick-Warren-Transcript.aspx cit en  Sujetosalaroca.org

[4] Estados Unidos | Jueves 13 de Diciembre, 2012 | Por Nínro Ruíz Peña |(NoticiaCristiana.com).

[5] Buonanotizia,cit en Protestante Digital

[6] Ibid

[7] Cesar Vidal, El camino a la cultura, Pag. 240-255, Edit Planeta

[8] https://elteologillo.wordpress.com/2012/12/15/dios-no-juega-a-los-dados-con-el-universo-albert-einstein-y-sus-creencias-religiosas/

[9]  https://elteologillo.wordpress.com/2012/07/20/martin-lutero-algo-que-podemos-aprender-de-su-vida/

[10] http://tagtuc.blogspot.com/2012/10/22-caracteristicas-sobresalientes-de-un.html

[11] https://elteologillo.wordpress.com/2012/11/20/12118/

[12] https://elteologillo.wordpress.com/2012/09/18/bendita-libertad-reflexiones-sobre-la-teologia-de-martin-lutero/

[13] https://elteologillo.wordpress.com/2012/11/27/se-termino-la-reforma-protestante-esta-muerto-el-cristianismo-evangelico-hay-que-volver-a-roma/

[14] https://elteologillo.wordpress.com/2012/12/15/las-95-tesis/

[15]  https://elteologillo.wordpress.com/2012/12/15/las-95-tesis/

Bibliografia consultada

  • Cesar Vidal, El camino a la cultura, Pag. 240-255, Edit Planeta
  • REGRESANDO AL CANTO DE VICTORIA by David Wilkerson [May 19, 1931 – April 27, 2011]
  • Sujetosalaroca.org
  • Buonanotizia,cit en Protestante Digital

Imagen

Se terminó la Reforma Protestante? Está muerto el cristianismo evangélico? Hay que volver a Roma?


Se terminó la Reforma Protestante? Está muerto el cristianismo evangélico?  Hay que volver a Roma?

Autor: Paulo Arieu

“Sólo se siente culpable quien cedió en su deseo” (Jacques Lacan)

Articulo relacionado

Se terminó la Reforma Protestante? Está muerto el cristianismo evangélico?  Hay que volver a Roma?

Será que ya no sirve mas para nada y hay que tirar a la basura todo el esfuerzo de estos 500 años? No me refiero a iniciar una cruzada contra el catolicismo romano. Todos tenemos diálogo (en general) con alguien que pertenece a esta tradición, pero de ahí a firmar el certificado de defunción de nuestros movimientos cristianos y volver como mansas ovejitas al rebaño del Vaticano no le encuentro sentido. Salvo que nunca hayas seguido a Dios de corazón, y solo lo hayas hecho parcialmente, o de lejos, como en algún momento lo hizo el judío Nicodemo. Suele pasar. Al mejor cazador se le escapa la liebre (o la perdiz).

En este post, les comparto de un caso de un ex-pastor protestante, quien dice que «la Biblia y la historia de la Iglesia me hicieron católico». El señala que el cardenal Newman iluminó su abrazo al catolicismo con esta frase: “Profundizar en la historia es cesar de ser protestante”.  En fin, cada loco con su cuento. Considero que cada persona es libre de hacer lo que le dicte su conciencia. Pero de ahí a creer que todo el esfuerzo de estos siglos de predicar el evangelio no sirve para nada, no lo creo.

Preguntas al principio de mi vida cristiana

Estas preguntas en mas de algun momento de mi vida yo me las he hecho, pero no porque anhele volver a ser romanista. Es por la crisis de liderazgo que hoy hay en las iglesias evangélicas. Los primeros años de mi fe, me tuve que abrir camino orando, leyendo la Biblia, preguntando de aqui y de alli. Hasta que pude ir a estudiar al Seminario Bíblico. Y allí estudiando la epístola a los Romanos hallé certeza de salvación. Todo el misticismo espiritual de los primeros años de pentecostalismo no me sirvió de mucho. Pero cuando entendí que yo era un pecador perdido y que Dios ahora me perdonaba por su Gracia eterna, mi sed de Dios calmó y hallé la paz con el Creador de una forma mas firme, mucho mas segura que el experimentalismo carismático. Encontré en los pasajes de la epístola de san Pablo a los romanos un ancla para mi fe,  lo que me permtiría en épocas de fuertes vientos, poder  permanecer anclado en un puerto seguro.

Preguntas en E.U.

Pero las preguntas volvieron acá en E.U. cuando asqueado por la crisis de los lideres pastorales que se han transformado en pequeños papas dentro de las congregaciones, que se rodean de líderes que como el perro del hortelano, ni comen ni dejan comer, me pregunté lo mismo. Será que hay que ser católico para ser un buen cristiano, poder ser feliz y poder desarrollar los dones y talentos que Dios me ha dado ?

Seguir a Jesús

Pienso que no. Yo creo que estas palabras de Jesús, no se si le hablan a todos, pero al menos a mi si.

  • Volviéndose Pedro, vio que les seguía el discípulo a quien amaba Jesús, el mismo que en la cena se había recostado al lado de él, y le había dicho: Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús: Señor, ¿y qué de éste? Jesús le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú.Este dicho se extendió entonces entre los hermanos, que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti?” (Jn. 21:20–23 RV 1960)

Si nos hemos equivocado en algo, lo hemos hecho sin malicia, y confiamos en el Sr. Jesús, quien sabe todas las cosas, quien juzgará a los vivos y a los muertos, de acuerdo a su Palabra. Yo no condeno a quien se va de una denominación a otra. Yo me convertí a Cristo en una iglesia pentecostal y luego por el mal testimonio y autoritarismo de los pastores latinoamericanos pentecostales me fui a una iglesia bautista, y es en esta denominación donde me  congrego actualmente junto a mi esposa. Y no es que crea que todo es color de rosas en las iglesias bautistas, pero por la fe en Jesús, continúo detras de las huellas del Maestro.(¿qué a ti? Sígueme tú….”). Que Dios nos guarde, nos bendiga y continúe perdonando nuestros pecados por la sangre de Jesús.

El testimonio de Marcus Grodi

Les comparto el testimonio de Marcus Grodi, no para que lo condenen ni le tiren piedras como si fuera un adéltero de la epoca del Sr. Jesús, sino para que nos demos cuenta que el evangelicalismo actual se esta secando espiritualmente por dentro y si no reflexionamos que modelo de liderazgo estableceremos en las comunidades cristianas, cada vez el éxodo hacia las iglesias católicas será mayor. El peso de la tradición es muy fuerte, como lo es el de cualquier comercio que uno observa durante muchos años en algún sitio. Cuando necesite adquirir algo, seguramente irá a comprar a ese sitio, no es cierto ?

Marcus Grodi


Marcus Grodi era un conocidísimo pastor protestante que tras años de búsqueda de respuestas sólidas sobre lo que predicaba a su congregación, decidió abrazar el catolicismo. Por cortesía de The Coming Home Network, reproducimos su testimonio personal que ha sido traducido por Voxfidei.com:

“Nunca imaginé que sería católico”

Soy un ex-ministro protestante. Como muchos otros he recorrido los caminos que llevan a Roma, por la vía que se conoce como Protestantismo. Nunca me imaginé que algún día me convertiría al Catolicismo. Por temperamento y entrenamiento soy más un pastor que un erudito, por eso la historia de mi conversión a la Iglesia Católica quizá carezca de los detalles técnicos en los cuales algunos teólogos se mueven y algunos lectores se deleitan. Pero espero poder explicar adecuadamente el por qué hice lo que hice y por qué creo con todo mi corazón que todos los protestantes también debieran hacerlo.

No voy a detenerme en los detalles de mis primeros años, excepto para decir que crecí en una familia típicamente protestante con unos padres buenos que me dieron mucho cariño. Pasé por la mayoría de las experiencias que forman parte de la niñez y adolescencia propias de un americano de mi generación. Me enseñaron a amar a Jesús e ir a la iglesia los domingos.

Una conversión radical a los 20 años

También me las arreglé para tropezar con los errores tontos que otros muchos de mi generación cometían. Pero después de una temporada de rebeldía juvenil, cuando tenía veinte años experimenté una conversión radical a Jesucristo. Me alejé de los placeres del mundo y tomé en serio la oración y el estudio bíblico.

Ya como un joven adulto me comprometí verdaderamente con Cristo, aceptándolo como mi Señor y Salvador, rezando para que me ayudara a cumplir la misión en la vida que Él tenía para mí. Cuanto más deseaba, a través de la oración y el estudio, seguir a Jesús y someter mi vida a su voluntad, más sentía el ardiente deseo de dedicar mi vida entera a servirle.

Una llamada a servir a Dios

Gradualmente, en la misma forma que los primeros rayos del amanecer aparecen en el horizonte oscuro, comenzó a crecer en mí la convicción de que el Señor me estaba llamando a ser un ministro. Esta convicción creció cada vez más fuerte mientras estaba en la universidad y más tarde durante mi trabajo como ingeniero. No pude ignorar por mucho tiempo esta llamada del Señor; estaba convencido que el Señor quería que mi hiciera ministro. Dejé mi trabajo y entré en el seminario teológico de Gordon-Conwell en un suburbio de Boston. Adquirí el doctorado en Divinidad y poco después fui ordenado Ministro Protestante. Mi hijo Juan Marcos, de seis años, recientemente había memorizado el juramento del club de Niños Exploradores: “prometo hacer todo lo mejor que pueda en mi servicio a Dios y a los hombres” . Este honesto voto infantil resume en detalle mis propias razones para abandonar a la carrera de ingeniería y poder servir al Señor totalmente dedicado solamente al ministerio.

Tomé muy en serio mis nuevas obligaciones pastorales y deseaba llevarlas a cabo correcta y fielmente, para que al final de mi vida, cuando me encontrase cara a cara con Dios, pudiera oírle decirme estas importantes palabras: “bien hecho siervo bueno y fiel”.

Dilemas de interpretación bíblica

Mientras me adaptaba a la nueva vida, más bien cómoda, de un Ministro Protestante, me sentí feliz conmigo mismo y con Dios. Finalmente sentí que ¡había llegado! ¡Pero no había llegado! Muy pronto me encontré a mí mismo enfrentado a una multitud de preguntas confusas de teología y administración. Tenía dilemas de exegética sobre cómo interpretar correctamente un difícil pasaje bíblico y también sobre decisiones litúrgicas que podían fácilmente dividir a la congregación. Mis estudios en el seminario no me habían preparado adecuadamente para responder a estas cuestiones tan diversas.

Sin respuestas y perturbado en el interior

Lo único que yo deseaba era ser un buen pastor, pero no podía encontrar respuestas consistentes a mis preguntas, las de mis compañeros y amigos pastores, tampoco en los libros de “cómo hacerlo” que estaban en mi librero, ni tampoco en los líderes de mi denominación Presbiteriana. Daba la impresión, que se esperaba que cada pastor tuviese su propia opinión en esos asuntos.

Esta mentalidad de “reinventar la rueda tantas veces como lo necesites” que es el corazón del carácter pastoral del protestantismo, me perturbaba profundamente. ¿Porque tendría yo que reinventar la rueda? me preguntaba a mí mismo con enfado. ¿Qué habría pasado con los ministros de siglos pasados que enfrentaron los mismos dilemas? ¿Qué hicieron ellos?

Dudas de la Reforma Protestante

La emancipación del protestantismo de las leyes y mandatos de Roma “hechos por el hombre que ha ´maniatado´ por siglos a los cristianos” (por supuesto esto es como nos enseñaron en el seminario a ver el triunfo de la reforma sobre el romanismo) comenzaba a parecer más una anarquía que una genuina libertad. Nunca recibía las respuestas que necesitaba, a pesar de que oraba constantemente pidiendo dirección. Sentía que había agotado mis recursos y no sabía a quién recurrir. Irónicamente, ese sentido de frustración, de estar sin respuestas, fue providencial. Me preparó para estar dispuesto a las respuestas ofrecidas por la Iglesia Católica.

Estoy seguro que si hubiese sentido que tenía todas las respuestas, no hubiese estado dispuesto o inclinado a investigar las cosas a un nivel más profundo.

Una brecha en las murallas defensivas

En la antigüedad, las ciudades se construían en la cima de un monte y se rodeaban de gruesas murallas que protegían a los habitantes de los invasores. Cuando un ejército invasor rodeaba una ciudad, como el ejército de Nabucodonosor rodeó Jerusalén (2 Re. 25: 1 al 7) los habitantes estaban seguros mientras tenían agua y comida, y en tanto las murallas podían resistir el violento ataque que lanzaban las catapultas y los picos de los zapadores. Pero si se abría una brecha en la muralla la ciudad estaba perdida.

Mi apertura al considerar las posturas de la Iglesia Católica comenzó como resultado de una brecha en la muralla de la teología de Reforma Protestante que circundaba mi alma.

Una muralla teológica, ¿impenetrable?

Por casi cuarenta años trabajé para construir la muralla piedra por piedra, para proteger mis convicciones protestantes. Las piedras estaban hechas de mis experiencias personales, la educación del seminario, relaciones con otros protestantes y mis éxitos y fallos en el ministerio. La argamasa que cementó las piedras en su lugar fueron mi fe y filosofía protestante. Mi muralla era elevada y gruesa y, yo pensaba que era impenetrable para cualquier fuerza invasora. Pero al desmoronarse la argamasa y cuando las piedras comenzaron a moverse y resbalar, al principio imperceptiblemente, pero después con una rapidez alarmante; comencé a preocuparme.

Falta de confianza en las doctrinas protestantes

Traté con empeño de discernir la razón de la creciente falta de confianza en las doctrinas protestantes. No estaba seguro si estaba buscando reemplazar mis creencias calvinistas pero sabia que mi teología no era invencible. Leí más libros y consulté con teólogos en un esfuerzo de remendar la muralla pero no hice ningún progreso. Frecuentemente reflexionaba en Prov. 3: 5,6 “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te fíes de tu propia sabiduría. En cualquier cosa que hagas tenlo presente, Él allanará tus caminos”.

Esta exhortación me perseguía y a la vez me consolaba, mientras luchaba con la confusión doctrinal y el caos procesal del protestantismo. Los reformadores han sido los campeones de la idea de la interpretación privada de la Biblia por el individuo, una posición con la cual me empece a sentir cada vez más incómodo, a la luz de Prov. 3: 5 y 6. Los creyentes bíblico-protestantes dicen que siguen las enseñanzas de este pasaje buscando la guía de Dios.

Miles de caminos doctrinales

El problema es que hay miles de caminos doctrinales bajo los cuales los protestantes sienten que el Señor les está enseñando que viajen. Y esas doctrinas varían ampliamente de acuerdo a la denominación.

Luché con preguntas como: ¿cómo puedo saber cual es la voluntad de Dios para mi vida y para la gente de mi congregación? ¿cómo puedo estar seguro que estoy predicando lo correcto? ¿cómo sé cual es la verdad?

Doctrinas que suenan a vacío

A la luz de la mutilación doctrinal que existe con el protestantismo donde cada denominación está delimitando por si misma la doctrina basada en la interpretación del hombre que la fundó, el criterio que alardean los protestantes “yo solo creo lo que la Biblia dice” comenzaba a sonar vacío.

Doctrina reformadas versus luteranos y anglicanos

Yo prometí que iba a ver solamente la Biblia para buscar la verdad, pero las doctrinas reformadas que heredé de Juan Calvino, Juan Knox y los puritanos, chocaban en muchos aspectos con las sostenidas por mis amigos luteranos, bautistas y anglicanos.

En el evangelio Jesús explica lo que significa ser un verdadero discípulo (Mat. 19: 16 a 23). Es más que leer la Biblia o tener tu nombre en la lista de los miembros de una iglesia o asistir regularmente al servicio del domingo, o incluso el hacer una simple oración para aceptar a Jesús como Señor y Salvador.

Estas cosas, aún con lo buenas que son, por sí solas no nos hacer verdaderos discípulos de Jesús. Ser un discípulo de Jesús significa hacer un compromiso radical de amar y obedecer al Señor en cada palabra, cada actitud y aspirar a irradiar su amor a otros. Jesús dice que el verdadero discípulo, está dispuesto a renunciar a todo, aún a su propia vida, si es necesario para servir al Señor.

Yo estaba profundamente convencido de esto, y a la vez que trataba de practicarlo en mi propia vida (no siempre con éxito) también hacía todo lo posible para convencer a mi congregación, que este llamado al discipulado no es una opción, es algo a lo que todos los cristianos tienen que aspirar. Lo irónico era que mi teología protestante me hacia impotente para llamarlos a un discipulado radical y a ellos los hacia impotentes para oírlo y seguir el llamado.

Uno podría preguntarse ¿si todo lo que se requiere para ser salvado es confesar con los labios que Jesús es el Señor y creer en tu corazón que Dios lo resucitó de la muerte (Ro. 10:9) por qué yo debo cambiar?. Si, seguro debería cambiar mis caminos pecaminosos. Debería aspirar a agradar a Dios. Pero si no lo hago ¿importa realmente? después de todo, mi salvación está asegurada.

La historia del termo

Hay una historia acerca de un reportero en la ciudad de New York que deseaba escribir un artículo acerca de lo que la gente creía que era el descubrimiento más increíble del siglo veinte. Se lanzó a las calles entrevistando gente al azar y recibió una variedad de respuestas: el avión, el teléfono, el automóvil, el ordenador, la energía nuclear, los viajes al espacio, los antibióticos. Las respuestas siguieron es esa linea hasta que un individuo dio una respuesta inesperada: “Es ovio. La invención más increíble es el termo” ¿El termo? preguntó el reportero levantando las cejas. “Seguro. Las cosas calientes las mantiene calientes y las cosas frías las mantiene frías – ¿Cómo lo sabe?”.

En búsqueda de la verdad

Esta anécdota tiene un significado para mí. Puesto que mi obligación y deseo era enseñar la verdad de Cristo a mi congregación mi creciente preocupación era ¿cómo saber cual era la verdad y cual no?

Cada domingo, me paraba en mi púlpito e interpretaba la Escritura para mi rebaño sabiendo que en un radio de quince millas a la redonda de mi iglesia había docenas de pastores protestantes los cuales creían que solamente la Biblia es la única autoridad para la doctrina y la práctica, pero cada uno estaba enseñando algo diferente a lo que yo estaba enseñando.

¿Estoy en la verdad o en el error?

¿Es mi interpretación de la Escritura la correcta o no lo es? me preguntaba. Quizá alguno de esos otros pastores está en lo correcto y yo estoy engañando a estas personas que confían en mi. También estaba el tener la certeza (que me revolvía el estómago) que un día tendría que morir y estar delante del Señor Jesucristo, el Juez Eterno, y responder no solamente por mis acciones sino también cómo dirigí a la gente que él me había dado para pastorear. ¿Estoy predicando la verdad o el error? Le preguntaba al Señor repetidamente, “yo creo que estoy en lo correcto”, pero cómo estar seguro. Este dilema me perseguía.

Cuestionar la Reforma

Comencé a cuestionar cada aspecto de mi ministerio y de la teología y de la Reforma, desde las cosas más insignificantes hasta las más importantes. Ahora miro al pasado con cierto humor vergonzoso al ver como luchaba duramente en aquellos días de prueba e incertidumbre.

Llegué a un punto que incluso luché con la duda de sí debería o no usar un cuello clerical. Como no hay una forma obligatoria de vestirse, para los ministros presbiterianos, algunos usan cuello clerical, otros trajes, otros batas y otros una combinación de todo lo anterior.

Un ministro amigo mío guardaba un cuello clerical en la guantera de su auto, solamente para usarlo en caso de que en algún momento le pudiera traer alguna ventaja, como el de evitar una multa por exceso de velocidad. Cuando me lo dijo, con un gesto de complicidad, decidí no usar un cuello clerical. En el servicio del domingo usaba una simple bata negra sobre mi traje.

Cada pastor es libre para hacer lo que quiera

En lo que se refiere a la forma y contenido de la liturgia del domingo cada iglesia tiene sus propios puntos de vista en cómo las cosas deben de hacerse, y cada pastor es libre, en lo que cabe, de hacer lo que quiera. Sin guías denominacionales obligatorias que me dirigieran, hice los que otros pastores estaban haciendo, improvisaba: cantos, sermones, selección de las Escrituras, participación de la congregación, y la administración de bautismos, matrimonios y la Cena del Señor fueron un campo abierto a la experimentación.

Me estremezco con el recuerdo de un domingo en particular, que en un esfuerzo para hacer el servicio de jóvenes más interesante y relevante dije las palabras del Señor sobre una jarra de gaseosa y una fuente de patatas fritas “Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre. Hagan esto en memoria mía”.

Variedad de respuestas a todo…

Las preguntas de teología eran las que más me enfadaban. Recuerdo estar de pie al lado de una cama en un hospital donde un hombre que estaba cercano a la muerte después de sufrir un ataque al corazón, su esposa muy nerviosa me preguntó ¿va a ir mi esposo al cielo? Dudé unos momentos antes de darle mi respuesta presbiteriana adecuada mientras consideraba la gran variedad de alternativas que podría dar como respuesta, dependiendo de lo que uno era, metodista, bautista, luterano, asambleas de Dios, nazareno, ciencia cristiana, evangelio de las cuatro esquinas, testigo de Jehová, etc., etc. Todo lo que pude fue murmurar una clase de respuesta piadosa pero vaga. “Debemos confiar en el Señor acerca de la salvación de su esposo”

Doctrina de la predestinación

Este hombre había entregado su vida a Cristo, se había regenerado y estaba confiado que era uno de los elegidos de Dios, ¿pero lo era realmente? Yo estaba profundamente perturbado sabiendo que no importaba cuán honestamente él hubiera pensado que había sido predestinado para el cielo (es interesante que todos los que predican la doctrina de la predestinación creen firmemente que ellos mismos son unos de los elegidos) ni importaba cuán sinceramente lo creían los que lo rodeaban, él podría no haber ido al cielo. ¿Y que si secretamente se había desviado y caído en pecado y había estado viviendo en un estado de rebelión con Dios en el momento que el ataque al corazón lo pilló por sorpresa?

Respuestas inseguras a preguntas inquietas

La teología de la reforma me decía que si ése era el caso entonces el pobre hombre había sido engañado por una falsa seguridad, pensando que fue regenerado y predestinado para el cielo cuando de hecho no se desvió de su camino al infierno. Calvino enseñó que los elegidos de Dios tienen que perseverar en gracia y elección. Si una persona muere en estado de rebelión con Dios demuestra que nunca fue uno de los elegídos. ¿Que clase de absoluta seguridad era esa?, me preguntaba. Encontré muy difícil dar una respuesta clara y convincente a la clase de preguntas que me hacían mis parroquianos: ¿va a ir al cielo mi esposo?.

Dudas razonables sobre criterios de salvación

Cada pastor protestante que conozco tiene un conjunto de criterios que consideran “necesarios” para la salvación. Como un calvinista yo creía que si uno aceptaba públicamente a Jesús como su Señor y Salvador, era salvado por gracia a través de la fe. Pero, a pesar de que yo consolé a otros con esas palabras bien intencionadas, estaba preocupado por el estilo de vida mundano y a veces ampliamente pecaminoso que habían tenido algunos miembros, ahora muertos, de mi congregación. Después de algunos años de ministerio comencé a dudar si debería continuar.

Ten en cuenta a los gorriones

Una mañana me levanté antes del amanecer y tomando una silla plegable, mi diario y la Biblia, me dirigí a un campo muy tranquilo detrás de mi iglesia. Era la hora del día que más me gusta, cuando los pájaros están cantando el despertar del mundo. Muchas veces me he maravillado con la exuberancia de los pájaros temprano en la mañana. Que memoria tan maravillosamente pequeña tienen. Comienzan cada día de su simple existencia con una sinfonía de alabanza al Señor que los creó, totalmente despreocupados y sin planes.

Dejar el pastoreo de la iglesia

Algunas veces pienso en los gorriones y medito en la simplicidad de sus vidas. Sentado quietamente en el campo cubierto con el amanecer esperando la salida del sol. Leo la Escritura y medito en las cuestiones que me han estado molestando, poniendo mis preocupaciones ante el Señor. La Biblia me advirtió de “no apoyarme en mi entendimiento”, por eso estaba determinado a dejar que el Señor me guiase. Estuve considerando dejar el pastoreo y vi tres opciones. Una fue ser el líder del ministerio de jóvenes en una gran iglesia Presbiteriana que me había ofrecido la posición. Otra fue dejar el ministerio completamente y volver a la ingeniería. La tercera posibilidad era volver a la universidad y completar mi educación científica en un área que podría abrirme aun más las puertas a mi profesión. Había sido aceptado en un programa para graduados sobre Biología Molecular en la Universidad de Ohio State.

Dios respondió a las preguntas… con un gorrión

Reflexioné sobre estas opciones pidiéndole a Dios que guiase mis pasos, “una voz audible hubiese sido estupenda”, sonreía mientras cerraba mis ojos y esperaba la respuesta del Señor. No tenia idea de qué forma vendría la respuesta, pero no tardó mucho en venir. Mis ensueños terminaron abruptamente cuando pasó un gorrión trinando alegremente y lanzó su excremento sobre mi cabeza. ¿Qué me estas diciendo, Señor? clamé con la angustia de Job.

La respuesta es clara…

El gorjeo de los pájaros fue la cínica respuesta. No había voces celestiales (ni siquiera un susurro disimulado), solamente los sonidos de la naturaleza levantándose de su sueño en un maizal de Ohio. ¿Sería una señal divina o simplemente un comentario editorial del hermano pájaro a mis preocupaciones? Disgustado plegué la silla, tomé mi Biblia y me fui a casa. Más tarde en el día cuando le conté a mi esposa lo de las tres opciones que estaba considerando y el incidente con el gorrión, ella se rió y con su habitual sabiduría exclamó: El significado está claro, Marcos. El Señor está diciendo “ninguna de las tres”.

Nada ocurre por accidente

A pesar de que hubiese preferido un método menos humillante de comunicación, yo sé que nada ocurre por accidente, y que ni los gorriones ni lo que ellos tiran cae a la tierra sin el conocimiento de Dios. Tomé esto como una simpática insinuación de Dios para que permaneciese en el ministerio. Pero continué dándome cuenta que mi situación no estaba bien. Quizá lo que necesitaba era una iglesia más grande, con un presupuesto mayor y con más empleados. Seguramente entonces sería feliz. Por lo tanto tomé la dirección de que “cuanto más grande, mejor iglesia” pensando que podría satisfacer mi intranquilo corazón.

Una nueva iglesia

A los seis meses encontré una que me gustaba y que parecía que yo también le gustaba a su numerosa congregación. Me ofrecieron el puesto de Pastor a cargo con un personal de oficina y un presupuesto diez veces mayor del que había tenido en mi iglesia anterior. Lo mejor de todo es que era una iglesia evangélica fuerte, con muchos miembros que estaban activamente interesados en el estudio de las Escrituras y en ministerios laicos. Disfruté predicando ante esta nueva y aprobatoria congregación cada domingo.

Pero las inquietudes continuaron

Al principio pensé que había resuelto el problema, pero solamente un mes después me di cuenta que “más grande no era mejor”. Mi frustración creció proporcionalmente mayor. Sonrisas corteses me iluminaban durante cada sermón, pero yo no estaba ciego ante el hecho que para muchos en la congregación mis apasionadas exhortaciones a vivir una vida virtuosa, meramente pasaban rozando la superficie de una vena de religiosidad, como gotas de agua en un sartén caliente.

Muchos decían “Gran sermón, realmente me ha bendecido”. Pero yo sentía que lo que realmente pensaban era “Esta bien para otra gente, Pastor -para pecadores-, pero yo ya he llegado. Mi nombre ya está escrito en los rollos del Cielo, no necesito preocuparme con todas esas cosas. Pero claro que estamos de acuerdo con usted, Pastor, eso es lo que tenemos que decirles a todos los pecadores, que se pongan a bien con Dios”. Un día me encontré parado ante el liderato local, como orador de un grupo de pastores y laicos que defendían la idea de llamar a Dios Padre y no Madre.

Defendí esa posición aludiendo las Escrituras y la Tradición Cristiana. Para mi consternación me di cuenta que la fracción que representaba era una minoría y estábamos peleando una batalla perdida. El asunto sería resuelto, no por un buen razonamiento, apelando a las Escrituras o a la Historia de la Iglesia, sino por la mayoría de votos de los liberales, en pro de un lenguaje neutral. Fue en esa reunión que por primera vez reconocí el principio anarquista situado en el centro del protestantismo. Estos liberales, (penosamente equivocados como estaban en su proyecto de reducir a Dios a las meras funciones de “creador”, “redentor” y “santificador” en vez de las personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo) eran simplemente buenos protestantes. Estaban solamente siguiendo el curso de protesta que trazaron para ellos sus teólogos antecesores. Marín Lutero, Calvino y otros reformadores. La máxima de la reforma de “no acatar la enseñanza a menos que yo crea que correcta y bíblica” estaba siendo invocada por esos protestantes liberales en favor de su protesta contra los nombres masculinos de Dios.

Súbitamente comprendí que estaba observando el protestantismo en su completa gloria y en su hábito natural: protestar. ¿En que clase de iglesia estoy? Me pregunté a mí mismo descorazonado mientras votaban y mi grupo perdía. Por ese tiempo mi esposa Marilyn que había sido la directora de un centro pro vida para mujeres embarazadas, en crisis, comenzó a retarme que intentara resolver la inconsistencia entre nuestras inquebrantables convicciones pro vida y la postura pro aborto de nuestra iglesia Presbiteriana. “Cómo puedes ser miembro de una denominación que aprueba matar a los bebés que no han nacido” me preguntó. El liderato de nuestra iglesia se había inclinado bajo la presión de las feministas radicales, homosexuales, pro aborto y otros grupos extremistas de presión dentro de la denominación (a pesar de que prominentes miembros de otras congregaciones hermanas mantenía puntos de vista pro vida) e impusieron estrictas pautas liberales en el proceso de contratar nuevos pastores.

Cuando ella me hizo ver que una porción de las donaciones que mi congregación enviaba a la Asamblea General Presbiteriana estaban, lo más seguro, pagando por abortos y que no había nada que yo o mi congregación pudiésemos hacer al respecto, me quede pasmado. Marilyn y yo sabíamos que teníamos que dejar la congregación pero, ¿a dónde podríamos ir?. Esta pregunta nos llevó a otra ¿dónde voy a encontrar un trabajo de ministro?. Compré un libro que contenía los detalles de la mayoría de las denominaciones cristianas y comencé a evaluar algunas de las denominaciones que me interesaban. Cuando leía los sumarios doctrinales pensaba “está bien, pero no me gustan sus puntos de vista sobre el bautismo” o “esto no está mal, pero su visión sobre los últimos tiempos es un poco llevada por el pánico” o “esta otra parece exactamente lo que estaba buscando, pero me siento incómodo con su estilo de alabanza”.

Después de examinar cada posibilidad y no encontrar una que me gustara, cerré el libro, frustrado. Yo sabía que iba a dejar el Presbiterianismo, pero no tenía idea de cuál era la denominación correcta para pertenece. Parecía que había algo mal en cada una, ¡Qué lástima que no puedo hacer la iglesia perfecta, a mi medida! pensé ilusoriamente.

Por ese tiempo un amigo de Illinois me llamó por teléfono, él también era un pastor presbiteriano que había oído el rumor que yo estaba pensando dejar la iglesia presbiteriana. “Marcos, no puedes dejar la iglesia” me regañaba, “tú no puedes dejar nunca la iglesia, estas comprometido con la iglesia”; “no importa que algunos teólogos y pastores estén locos, nosotros tenemos que mantenernos con la iglesia y trabajar para renovarla desde adentro”, “debemos conservar la unidad a toda costa”. En primer lugar, contesté malumoradamente, si eso es verdad ¿por qué nosotros los protestantes nos separamos de la Iglesia Católica?

No sé de donde me salieron esas palabras, nunca antes en mi vida había tenido el más ligero pensamiento sobre si los reformadores estaban o no equivocados al romper con la Iglesia Católica. Había sido la esencia natural del protestantismo intentar traer renovación a través de un proceso de división y fragmentación. El emblema de la Iglesia Presbiteriana es “Reformada y siempre reformando”. Se podría añadir “y reformando y reformando y reformando… etc.” Podría irme a otra denominación sabiendo que eventualmente, tendría que irme a otra cuando empezase a estar insatisfecho o podría decidir quedarme donde estaba y aguantar. Pero entonces ¿cómo podría justificar quedarme donde estaba? ¿No debería volver a la denominación previa donde los presbiterianos nos habíamos separado con aire desafiante? Ninguna de estas opciones me parecía bien, por lo tanto decidí que debería dejar el ministerio hasta que resolviese el asunto de una manera o de otra.

Volver a la universidad parecía la manera más fácil de tomar un respiro de todo esto, por lo tanto me enrolé en un programa para graduados, de Biología Molecular, en la Universidad Case Western Reserve. Mi meta era combinar mis conocimientos científicos y teológicos en una carrera de bioética. Me imaginé que un doctorado en Biología Molecular me ganaría una mejor posición entre los científicos que lo que lo haría un título en Teología o Ética, aparte que lograr un doctorado en Teología o Ética requeriría aprender latín y alemán, y a los 39 me imaginaba que mis células cerebrales estaban en un declive avanzado para esa clase de rigor mental. El viaje a la Universidad de Cleveland duraba más de una hora de ida y otro tanto de vuelta y por los siguientes ocho meses tuve suficiente tiempo de tranquilidad para introspección y oración. Pronto estuve profundamente sumergido en un proyecto de investigación de Ingeniería Genética el cual comprendía el remover y reproducir el ADN sacado de los riñones homogeneizados de una persona.

El programa era un gran reto y me gustaba, aunque comparando la complejidad de los aminoácidos y ciclos bioquímicos con el tener que luchar con las conjugaciones del latín y las declinaciones del alemán de pronto parecía mucho más fácil. El proyecto me fascinaba y me asustaba. Disfrutaba la estimulación intelectual de la investigación científica pero también vi cuán deshumanizada puede ser la investigación de laboratorio. El tejido genético, tomado de los cadáveres de los pacientes que morían en la Clínica de Cleveland lo mandaban a nuestro laboratorio para investigación del ADN. Me conmovía profundamente el hecho de que este tejido provenía de personas, mamás, papás, niños y abuelos que un día habían vivido, trabajado, reído y amado y que ahora estaban muertos.

En el laboratorio esos frascos con tejido numerados con esmero eran simplemente material experimental y estaba totalmente desasociado de la persona humana a la cual perteneció. Escribí una composición de los problemas de ética envueltos en el transplante de tejido fetal, y comencé a hablar a grupos cristianos acerca de los peligros y las bendiciones de la técnica biológica moderna. Las cosas parecían que estaban marchando de acuerdo al plan hasta que me di cuenta que la razón real por lo que volví a la universidad no era obtener un título. ¡Había sido para que comprase un ejemplar del periódico local de Cleveland!

Un viernes en la mañana, después de conducir el largo trayecto hasta Cleveland, estaba tomando el desayuno, matando el tiempo antes de clases y tratando de estar despierto. Normalmente trato de estudiar un poco, pero esa mañana hice algo desacostumbrado, compré un ejemplar del Plain Dealer. Mientras ponía las monedas en la máquina dispensadora de periódicos ni me imaginaba que había llegado el momento de confluencia en el camino y estaba a punto de comenzar una senda que me llevaría fuera del protestantismo y dentro de la Iglesia Católica (supongo que de haber sabido donde me llevaría habría ido en otra dirección). Echando una ojeada a los titulares con poco interés, me encontré con un pequeño anuncio que me sobresaltó: “Teólogo católico Scott Hahn hablará en la parroquia católica local el domingo por la tarde”.

Me atraganté con el café. ¿Teólogo católico, Scott Hahn? No podía ser el Scott Hahn que yo había conocido. Habíamos asistido juntos al seminario teológico Gordon-Conwell al comienzo de los años 80. En aquel entonces era un fiel calvinista, anticatólico, el más firme de la universidad. Yo había estado rondando un grupo de intenso estudio calvinista el cual era dirigido por Scott, pero mientras él y otros pasaban largas horas subrayando la Biblia como detectives, tratando de descubrir todos los ángulos de cada implicación teológica, yo jugaba baloncesto. Aunque no había visto a Scott desde que se graduó en 1982, había oído el rumor de que se había hecho católico, no había pensado mucho acerca de ello, seguramente el rumor era falso o ideado por alguien celoso de la intensidad de las convicciones de Scott o de lo contrario Scott había dado un vuelco. Decidí hacer el viaje de hora y media para saberlo. Estaba totalmente impreparado para lo que iba a descubrir.

Aprender mucho te ha vuelto loco

Esta nervioso cuando llegué al estacionamiento de la gran estructura gótica. Nunca había estado en una Iglesia Católica y no sabía que esperar. Entré en la Iglesia rápidamente, bordeando las pilas de agua bendita, huyendo por el pasillo, inseguro de cual era el protocolo correcto para sentarse en las bancas. Sabía que los católicos se arrodillaban o hacían una reverencia hacia el altar, antes de entrar en las bancas, pero yo, solamente me deslicé y con un “crujido” me senté, con la esperanza de no haber sido reconocido como protestante. Después de unos minutos, y luego de que ningún acomodador de cara ceñuda me tocara al hombro y apuntando con el dedo la puerta dijera: “vamos amigo lárgate, todos sabemos que no eres católico”, comencé a relajarme y miré atónito el interior de la Iglesia extraño, pero inigualablemente bello.

Unos cuantos segundos más tarde Scott se dirigió al pódium y comenzó su charla con una oración. Cuando el hizo el signo de la cruz supe realmente que realmente había cambiado de equipo. Se me cayó el alma a los pies, “pobre Scott” gemí interiormente, “los católicos lo ganaron con sus hábiles argumentos”. Escuché atentamente su charla sobre la Última Cena, titulada “La cuarta copa” tratando con ahínco de detectar errores, pero no encontré ninguno (la charla de Scott fue tan buena que plagié la mayoría de ella en mi siguiente sermón de comunión). Mientras hablaba, usando las Escrituras a cada paso para apoyar la enseñanza católica sobre la Misa y la Eucaristía, me encontré a mi mismo hipnotizado por lo que estaba oyendo. El catolicismo estaba siendo explicado en una forma que yo nunca me imagine que fuera posible: por la Biblia.

La forma en que Scott explicaba la Misa y la Eucaristía no era ofensiva o extraña para mí. Al final de la charla cuando Scott hizo un conmovedor llamado a una conversión radical a Cristo, me pregunté si quizá él estaba solamente fingiendo una conversión para así infiltrarse en la Iglesia Católica y llevar renovación y conversión a los católicos espiritualmente muertos. No tardé mucho en saberlo. Después que los aplausos de la audiencia se apagaron, fuí al frente para ver si me había reconocido.

Estaba rodeado por una multitud de personas con preguntas. Me paré unos pasos atrás y estudié su cara mientras hablaba con su típico encanto y convicción al gran grupo de gente. ¡Si era el mismo Scott que conocí en el seminario! Ahora lucía un bigote y yo una barba (un gran cambio de nuestro aspecto aseado de los días del seminario). Cuando se volvió en mi dirección sus ojos brillaron con una sonrisa en un saludo silencioso.

En un momento nos encontramos, dándonos un caluroso apretón de manos. El se disculpó por si me había ofendido en alguna forma. “No, seguro que no” le aseguré mientras reíamos compartiendo la alegría de vernos otra vez. Después de unos momentos y del obligatorio ¿como está tu esposa y tu familia? dejé escapar lo que estaba en mi mente “supongo que es cierto lo que oí” ¿por que cambiaste de equipo y te hiciste católico?. Scott me dio una breve explicación de su lucha para encontrar la verdad acerca del catolicismo (el círculo de personas escuchaba intensamente la mini historia de su conversión). Me sugirió que tomara una copia de la cinta con el relato de su conversión, dichas copias estaban desapareciendo como pan caliente de la mesa del vestíbulo. Intercambiamos números de teléfono y nos dimos la mano nuevamente y me fuí al fondo de la iglesia donde encontré la mesa cubierta con cintas sobre la fe católica grabadas por Scott y su esposa Kimberly, así como cintas por Steve Wood, otro convertido al catolicismo, el cual también estudió en el seminario de Gordon-Conwell. Compré una copia de cada cinta y un libro de Karl Keating, “Catolicismo y Fundamentalismo”, que Scott me había recomendado. Antes de irme me paré atrás de la Iglesia, absorbiendo la extraña y al mismo tiempo atractiva esencia del catolicismo que me rodeaba: íconos, estatuas, adornos en el altar, velas y oscuros confesionarios.

Estuve parado por un momento cavilando el porqué Dios me había llevado a ese lugar. Salía al aire fresco de la noche, mi cabeza me daba vueltas con tantos pensamientos, y mi corazón rebosaba con un desconcertante lío de emociones. Fui a un restaurante de comida rápida, compré una hamburguesa para el largo camino de regreso a casa, deslice la cinta de la conversión de Scott en el tocacintas de mi auto, planeando descubrir dónde se había equivocado. Aún no había recorrido la mitad del camino a casa, cuando estaba tan embriagado con la emoción que tuve que parar en la orilla de la carretera para poder aclarar mi cabeza.

Aunque el viaje de Scott a la Iglesia Católica fue muy diferente a la mía, los interrogantes con los que luchamos él y yo fueron esencialmente los mismos. Y las respuestas que él encontró y que cambiaron tan drásticamente su vida, eran muy convincentes. Su testimonio me convenció de que la razón de mi creciente insatisfacción con el protestantismo no podía ser ignorada. Las respuestas a mis preguntas, él declaraba que se encontraban en la Iglesia Católica. La idea me taladró hasta la médula. Estaba a la vez asustado y excitado pensando que quizá Dios me estaba llamando a la Iglesia Católica. Oré por un rato con mi cabeza apoyada en el volante, ordenando mis pensamientos antes de encender el coche otra vez y conducir a casa. Al día siguiente abrí Catolicismo y Fundamentalismo, lo leí sin parar, acabando el último capítulo esa misma noche.

Mientras me preparaba para acostarme, comprendí que estaba en problemas. Ahora estaba claro para mí que los dos dogmas centrales de la reforma protestante, (Sola Scriptura y Sola Fide) estaban en un terreno bíblico muy movedizo y por lo tanto yo también lo estaba. Mi apetito se había agudizado, comencé a leer libros católicos, especialmente los primeros Padres de la Iglesia cuyos escritos me ayudaron a entender la verdad acerca de la historia católica anterior a la reforma. Pasé incontables horas debatiendo con católicos y protestantes, tratando de someter las verdades católicas a los más difíciles argumentos bíblicos que podía encontrar.

Marylin, como se habrán imaginado, no estaba nada contenta cuando le dije de mi lucha con las doctrinas católicas. A pesar de que al principio me dijo “ya se te pasará” eventualmente también ella comenzó a estar intrigada con las cosas que yo estaba aprendiendo y comenzó a estudiar ella misma. Mientras me abría paso libro tras libro compartía con ella la claridad y sentido común de las enseñanzas de la Iglesia Católica que estaba descubriendo. Más y más seguido juntos llegamos a la conclusión de cuanto más sentido y cuanta más verdad tenía el punto de vista católico de las Escrituras, que todo lo que habíamos encontrado en el amplio rango de opiniones protestantes. Encontramos que había en la posición católica una profundidad, una fuerza histórica, una consistencia filosófica.

El Señor estaba haciendo una increíble transformación en nuestra vida, persuadiéndonos, hombro a hombro, paso a paso, juntos todo el camino. Junto con las cosas buenas que estábamos encontrando en la Iglesia Católica también nos confrontamos con asuntos confusos y perturbadores. Me encontré con un sacerdote que me consideraba raro por considerar la Iglesia Católica, creía que la conversión era innecesaria. Conocimos a católicos que conocían muy poco acerca de su fe y algunos cuyos estilos de vida no concordaban con las enseñanzas morales de su Iglesia Católica. Cuando atendimos a Misa nos encontramos que no éramos bienvenidos y nadie nos asistió. Pero a pesar de esos obstáculos bloqueando nuestro camino a la Iglesia, nos mantuvimos estudiando y orando por la guía del Señor.

Después de oír docenas de cintas y digerir varias docenas de libros yo sabía que no podía permanecer por más tiempo siendo protestante, tenía claro que la respuesta protestante a la renovación de la iglesia fue completamente antibíbica. Jesús oró por unidad entre sus seguidores y Pablo y Juan ambos retaron a sus seguidores a mantener la verdad que habían recibido, no permitiendo que las opiniones los dividieran. Como protestantes habíamos obrado con libertad, poniendo las opiniones personales sobre la autoridad de la enseñanza de la Iglesia. Creíamos que la guía del Espíritu Santo es suficiente para dirigir a cualquier creyente que sinceramente buscase el verdadero significado de la Escritura. La respuesta católica a este punto de vista es que es la misión de la Iglesia enseña con acierto infalible. Cristo prometió a sus apóstoles y sus sucesores “quien los escucha a ustedes me escucha a mí, y los que los rechazan, rechazan al que me envió” (Lucas 10, 16)

La iglesia primitiva también creía esto. Un pasaje muy fuerte me impresionó mientras estudiaba la historia de la Iglesia: Los Apóstoles nos predicaron el Evangelio de parte del Señor Jesucristo; Jesucristo fue enviado de Dios. En resumen, Cristo de parte de Dios, y los Apóstoles de parte de Cristo: una y otra cosa, por ende, sucedieron ordenadamente por voluntad de Dios. Así pues, habiendo los Apóstoles recibido los mandatos y plenamente asegurados por la resurrección del Señor Jesucristo y confirmados en la fe por la palabra de Dios, salieron, llenos de la certidumbre que les infundió el Espíritu Santo, a dar la alegre noticia de que el Reino de Dios estaba por llegar. Y así, según pregonaban por lugares y ciudades la buena nueva y bautizaban a los que obedecían al designio de Dios, iban estableciendo a los que eran primicias de ellos, después de probarlos por el espíritu: obispos y diáconos de entre los creyentes. Y esto no era novedad, pues de mucho tiempo atrás se había ya escrito acerca de tales obispos y diáconos.

La Escritura, en efecto dice así: “Estableceré a los obispos de ellos en justicia y a sus diáconos en fe.” (Clemente de Roma, Epístola a los Corintios 45, 1 a 5) Otra cita patrística que me ayudo hacer una brecha en la muralla de mis presunciones protestantes fue la siguiente de Ireneo, obispo de Lyons: “Siendo, pues, tantos los testimonios, ya no es preciso buscar en otros la verdad que tan fácil es recibir de la Iglesia, ya que los Apóstoles depositaron en ella, como en un rico almacén, todo lo referente a la verdad” (Ap 22, 17). “Esta es la entrada a la vida.” (Jn 10, 1. 8-9). “Por eso es necesario evitarlos, y en cambio amar con todo afecto cuánto pertenece a la Iglesia y mantener la Tradición de la Verdad. Entonces, si se halla alguna divergencia aún en alguna cosa mínima, ¿no sería conveniente volver los ojos a las Iglesias más antiguas, en las cuales los Apóstoles vivieron, a fin de tomar de ellas la doctrina para resolver la cuestión, lo que es más claro y seguro? Incluso si los Apóstoles no nos hubiesen dejado sus escritos, ¿no hubiera sido necesario seguir el orden de la Tradición que ellos legaron a aquellos a quienes confiaron las Iglesias?”(Contra las Herejías 3,4,1)

Estudié las causas de la reforma protestante. La Iglesia Católica en aquellos días necesitaba desesperadamente renovarse pero Martín Lutero y los otros reformadores escogieron equivocadamente, un método que no es bíblico de lidiar con los problemas que vieron en la Iglesia. El camino correcto, fue y sigue siendo, justamente lo que me dijo mi amigo presbiteriano “no dejes la Iglesia, no rompas la unidad de la fe”. “Trabaja por una reforma genuina basada en el plan de Dios no en el del hombre, consiguiéndolo a través de la oración, penitencia y buen ejemplo” No pude por más tiempo permanecer protestante. El hacerlo significaba que negaba la promesa de Cristo de guiar y proteger su Iglesia y enviar el Espíritu Santo para llevarla a la verdad completa. (Mat. 16: 18 y 19, 18: 18, 28: 20. Jn. 14: 16-25, 16: 13) Pero no podía soportar el pensar en hacerme católico. Había sido enseñado por tanto tiempo a despreciar el “romanismo” que a pesar que intelectualmente había descubierto que el catolicismo era la verdad, tuve un tiempo muy difícil sacudiéndome los perjuicios emocionales en contra de la Iglesia. Una dificultad clave fue el ajuste psicológico a la complejidad de la teología católica. En contraste el protestantismo es simple: admite que eres pecador, arrepiéntete de tus pecados, acepta a Jesús como tu salvador personal, confía en su perdón y estás salvado.

Continué estudiando las Escrituras y libros católicos y pasé muchas horas debatiendo con amigos y colegas protestantes, sobre asuntos difíciles, como María, oración a los santos, indulgencias, Purgatorio, celibato sacerdotal y la Eucaristía. Eventualmente comprendí que el asunto más importante era la autoridad. Toda la lucha sobre cómo interpretar la Escritura no va a ningún lado, sino hay forma de saber con infalible certidumbre que una interpretación es la correcta. La autoridad de enseñanza de la Iglesia en el Magisterio se centra alrededor de la cátedra de Pedro. Si podía aceptar esta doctrina, yo sabía que podía confiar en la Iglesia en todo lo demás.

Leí Las llaves del Reino y Sobre esta Roca de Fray Stanley Jaki, los Documentos del Concilio Vaticano II y de los Concilios anteriores, especialmente el de Trento. Estudié cuidadosamente la Escritura y los escritos de Calvino, Lutero y los otros reformadores para comprobar los argumentos católicos. Vez tras vez encontré que los argumentos protestantes contra la primacía de Pedro simplemente no eran bíblicos ni históricos. Era claro que la posición católica era la bíblica. El Espíritu Santo, literalmente me envió un rayo de su luz a lo que quedaba de perjuicios anticatólicos cuando leí el libro del Cardenal John Henry Newman: Ensayo sobre el desarrollo de la Doctrina Cristiana. De hecho mis objeciones se evaporaron cuando había leído doce páginas del libro donde Newman explica el desarrollo de la autoridad papal. Mi estudio de la posición católica me llevó cerca de año y medio. Durante este período Marilyn y yo estudiamos juntos, compartimos juntos como pareja los miedos, esperanzas y retos que nos acometían durante el camino a Roma.

Asistíamos juntos a Misa semanalmente, viajando a una parroquia suficientemente alejada de nuestra ciudad (mi anterior iglesia presbiteriana estaba a menos de una milla de nuestra casa) para evitar la controversia y confusión que sin duda alguna se levantaría si nuestros anteriores parroquianos supiesen que yo estaba explorando Roma. Gradualmente comenzamos a sentirnos cómodos haciendo todas las cosas que los católicos hacen en Misa (excepto recibir la Comunión). Doctrinalmente, emocionalmente y espiritualmente nos sentíamos listos para formalmente entrar en la Iglesia, pero quedaba una barrera que teníamos que superar. Antes de conocernos y enamorarnos Marilyn y yo, ella se había divorciado después de un breve matrimonio.

Como éramos protestantes cuando nos conocimos y nos casamos esto no planteó ningún problema hasta donde yo y mi denominación sabíamos. Fue hasta que nos sentimos listos para entrar en la Iglesia Católica que nos informaron que no podíamos hacerlo a menos que Marilyn recibiese una anulación de su primer matrimonio. Al principio sentimos que Dios nos estaba jugando una broma. Después fuimos de la sorpresa al enojo. Nos parecía tan injusto y ridículamente hipócrita: podíamos haber cometido cualquier otro pecado, no importaba cuán atroz y con una confesión habría sido adecuadamente limpiado para la admisión en la Iglesia, pero por causa de esta falta nuestra entrada a la Iglesia se paró en seco. Pero cuando recordamos lo que nos había llevado a este punto en nuestro peregrinaje espiritual, tuvimos que confiar en Dios con todo nuestro corazón y no apoyarnos en nuestro entendimiento.

Tuvimos que reconocer y confiar que Él guiaría nuestros caminos. Era evidente que esta era la prueba final de perseverancia mandada por Dios. Por lo tanto Marilyn comenzó el difícil proceso de investigación para la anulación y seguimos esperando. Continuamos asistiendo a Misa , permaneciendo sentados en la banca, con el corazón dolido mientras todos a nuestro alrededor iban a recibir al Señor en la Sagrada Eucaristía y nosotros no podíamos hacerlo. Fue por no poder recibir la Eucaristía que aprendimos a apreciar el increíble privilegio que Jesús concedió a sus amados de recibir el Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad en el Santísimo Sacramento.

La promesa del Señor en la Escritura se hizo real para nosotros en esas Misa. “El Señor al que ama lo disciplina” (Heb. 12: 16) Después de nueve meses de espera supimos que la anulación de Marilyn había sido concedida. Sin ninguna otra tardanza nuestro matrimonio fue bendecido y fuimos recibidos con gran expectación y celebración en la Iglesia Católica. Nos sentimos tan increíblemente bien de por fin estar en casa donde pertenecíamos. Derramé lagrimas de gozo y gratitud en la primera Misa cuando pude caminar al frente con mis hermanos católicos y recibir a Jesús en la Sagrada Comunión. Muchas veces le pregunté al Señor en la oración ¿cual es la verdad? Él me contestó con la Escritura diciendo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Ahora como católico me alegro de que no solo conozco la verdad sino también lo recibo a Él en la Eucaristía.

El cardenal Newman como referente

Resumiendo en unas cuantas palabras finales: Pienso que es importante que mencione una idea más del Cardenal Newman que hizo una diferencia crucial en el proceso de mi conversión a la Iglesia Católica. “Profundizar en la historia es cesar de ser protestante”. Esta sola línea resume la razón clave por la cual abandoné el protestantismo, evité la Iglesia Ortodoxa y me hice católico. Newman estaba en lo correcto. Cuanto más leía la historia de la Iglesia y las Escrituras, lo menos que yo podía confortablemente permanecer protestante. Vi que fue la Iglesia Católica la que fue establecida por Jesucristo, y todas las otras iglesias pretendientes al “titulo” de verdadera iglesia tienen que hacerse a un lado. Fue la Biblia y la historia de la Iglesia que hicieron un católico contra mi voluntad (al menos al comienzo) y para mi inmensa sorpresa.

También aprendí que la otra cara de la moneda en el adagio de Newman es igualmente verdadero. Cesar de profundizar en la historia es hacerse protestante. Es por eso que los católicos debemos saber porqué creemos lo que enseña la Iglesia, así como la historia detrás de estas verdades de salvación. Debemos de preparanos nosotros mismos y a nuestros hijos para estar siempre dispuestos a dar una explicación a cualquiera que pregunte cual es la razón de nuestra esperanza (1 Pe. 3: 15). Viviendo y proclamando nuestra fe valientemente muchos oirán a Cristo hablar a través de nosotros y los llevará a un conocimiento de la verdad completa en la Iglesia Católica. ¡Dios bendiga vuestra propia jornada de fe!».

Conclución

En la antigüedad, las ciudades se construían en la cima de un monte y se rodeaban de gruesas murallas que protegían a los habitantes de los invasores. Cuando un ejército invasor rodeaba una ciudad, como el ejército de Nabucodonosor rodeó Jerusalén (2 Re. 25: 1 al 7) los habitantes estaban seguros mientras tenían agua y comida, y en tanto las murallas podían resistir el violento ataque que lanzaban las catapultas y los picos de los zapadores. Pero si se abría una brecha en la muralla la ciudad estaba perdida. Sin temor a equivocarme, me doy cuenta que la duda en el trabajó en su mente, como lo hace una gota de agua sobre el piso hasta hacer un agujero en las defensas.

El señala que el cardenal Newman iluminó su abrazo al catolicismo con esta frase: “Profundizar en la historia es cesar de ser protestante”. Es una media verdad. Digo media porque el verdadero evangélico, no traza su historia de fe hasta la reforma de Lutero y Calvino, en la Europa de hace 500 años, sino que hunde sus raices en la historia hasta llegar a las iglesias del Primer siglo. Es más, deberá hundir sus raíces hasta tener convicción de que si el está en Cristo, entonces es una nueva criatura de verdad.

Como bien dijo este predicador, en el evangelio Jesús explica lo que significa ser un verdadero discípulo (Mat. 19: 16 a 23). Esto es más que leer la Biblia o tener su nombre en la lista de los miembros de una iglesia o asistir regularmente al servicio del domingo, o incluso el hacer una simple oración para aceptar a Jesús como Señor y Salvador. Estas cosas, aún con lo buenas que son, por sí solas no nos hacer verdaderos discípulos de Jesús.

Ser un discípulo de Jesús significa hacer un compromiso radical de amar y obedecer al Señor en cada palabra, cada actitud y aspirar a irradiar su amor a otros. Jesús dice que el verdadero discípulo, está dispuesto a renunciar a todo, aún a su propia vida, si es necesario para servir al Señor.

Si ud asiste a alguna iglesia protestante, yo le invito a hundir sus raices espirituales y doctrinales a traves de toda la historia, hasta llegar  a las iglesias del libro de los Hechos de los aspostoles y regocijarse por la fe, si al llegar a Pentecostés, ud. puede recordar con alegría ese momento y sentir que de algún modo, ud. es parte de ese misma espiritualidad. Gracias a Dios por Lutero, por Calvino, pero también demos gracias a Dios por Pablo, por Juan, por Pedro, por Lucas, por Marcos, por Santiago, por todos aquellos héroes de la fe que dieron sus vidas para que hoy disfrutemos de la adoración en paz, en libertad de conciencia. No le entregue su alma ni a Calvino, ni a Lutero, menos aún a los papas romanos. Entréguele su alma a Jesucristo de Nazaret, quien resucitó de entre los muertos, ascendió a los cielos y volverá  a juzgar a los vivos y a los muertos.

Recuerde que los evangélicos no somos la última coca – cola (o pepsi-cola) del desierto, ni el último paquete de papas fritas que hay en el planeta. Solo somos servidores de Jesucristo. Le invito a reflexionar en quien ud. ha creído, y una vez que puso su confianza en Jesús de corazón sincero, abrécese a El y no lo suelte mas. Ruego a Dios que ud. pueda hallar una buena iglesia donde congregarse. Si no la halla, visite las que pueda hallar en el area donde ud. vive, ore a Dios por esto, espere su respuesta tranquilamente. Y si ninguna de estas iglesias lo satisfacen, pidale a Dios lo guie a una iglesia bíblica, donde le enseñen todo el consejo de Dios.

Dios lo bendiga mucho.

————-

Bibliografia consultada

Todos los articulos relacionados con este tema

Avivamiento anabautista y su trágico final


Mario Escobar Golderos
Avivamiento anabautista y su trágico final

Los anabautistas formaban parte de lo que se vino a llamar Reforma Radical.

17 DE NOVIEMBRE DE 2012

 

La Reforma tuvo su versión popular en el movimiento anabautista, que mal gobernado por algunos líderes extremistas y acosado por la nobleza y la incipiente Iglesia luterana estuvo a punto de extinguirse.

Los anabautistas formaban parte de lo que se vino a llamar Reforma Radical . El nombre venía de la doctrina que los anabautistas tenían basada en los evangelios del bautismo a adultos.

Tampoco creían que el bautismo fuera mucho más que un símbolo sin poder en sí mismo para salvar. Por ellos sus enemigos los llamaron anabautistas o anabaptistas, cuyo significado en griego era “rebautizadores”.

El movimiento comenzó muy cerca de Wittemberg, la cuna del Protestantismo.

Mientras Lutero seguía escondido del Papa, tres profetas llegaron a la ciudad publicando un mensaje apocalíptico de destrucción del mundo a causa del pecado. Uno de los que aprobaban este pensamiento extremo fue Thomas Münzer , que aunque abrazó la Reforma muy pronto, enseguida disintió de la mesura de Lutero y la poca radicalidad de sus reformas.

Tras el regreso de Lutero se expulsó a los profetas y se estableció el orden en la ciudad.

Lutero comprendía las reivindicaciones de los campesinos, pero cuando parte de los anabautistas se radicalizaron y pretendieron hacer una revolución social violenta, el reformador se volvió a los príncipes.

Tras la derrota de Münzer y los anabaptistas en 1525, Lutero pidió piedad para los que se habían salvado, aunque eso ya no pudiera paliar las duras palabras que él mismo dirigiera hacia este grupo unos años antes .

Muchas de las ideas anabautistas se apoyaban en las reformas de Zwinglio , el reformador suizo. El modelo que perseguían era el modelo de la iglesia de Jerusalén, pero en Suiza también fueron expulsados por Zwinglio, al no poder convencerlos de que moderaran su discurso .

El movimiento anabautista no terminó con la derrota de Münzer. En el año 1534 conquistaron la ciudad alemana de Münster y aplicaron su plan de reformas radical . El sistema adoptado se parecía mucho al comunista, aprobaron la poligamia, pero también la violencia a los que no pensaban como ellos.

En el año 1535, una coalición compuesta por protestantes y católicos asaltó la ciudad y se produjo una gran matanza.

El movimiento anabaptista aprendió la lección y al fin triunfó la corriente más pacífica . Uno de sus líderes, Menno Simons, logró llevar al grupo hacia un equilibrio que le permitió convivir en muchas zonas de Europa con otras corrientes protestantes .

Los llamados menonitas se extendieron pacíficamente por toda Europa Occidental, Europa del Este y América del Norte. En Inglaterra el grupo daría lugar a los bautistas, al unirse puritanos y menonitas primero en los Países Bajos y después en las Islas Británicas .

Las doctrinas básicas de las iglesias evangélicas modernas provienen de los anabautistas y sus sucesores los bautistas. Los anabautistas perdieron la guerra, pero lograron influir en el protestantismo hasta conformarlo como es en la actualidad.

Autores: Mario Escobar Golderos

©Protestante Digital 2012

 

http://www.protestantedigital.com/ES/Magacin/articulo/5122/Avivamiento-anabautista-y-su-tragico-final