Cerrar

¿Deshacerse de proteínas basura podría acabar con el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington?


¿Deshacerse de proteínas basura podría acabar con el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington?

Científicos buscan una droga capaz de limpiar los desperdicios celulares.
Por Esther Landhuis, el 23 de agosto de 2016

37fce2b9-53e9-4161-a55cc60d94acaac7

Crédito: MaryLB/Getty Images

Aunque el desorden puede ser una molestia, normalmente no representa una amenaza para la salud, a menos que usted sea una neurona envejecida. A medida que las células cerebrales se hacen mayores, algunas proteínas dentro y alrededor de la célula quedan mal plegadas, retorcidas en la forma equivocada e incapaces de hacer su trabajo de rutina. Encima de todo, después se juntan y forman grumos amenazadores.  Si se deja acumular, esta “basura” puede abrumar los sistemas de control de calidad de las células nerviosas, provocando trastornos cerebrales incurables como el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington.

El lenguaje podría diagnosticar el párkinson o la esquizofrenia antes que los tests de laboratorio


El lenguaje podría diagnosticar el párkinson o la esquizofrenia antes que los tests de laboratorio

Las alteraciones del habla que causan ciertas enfermedades podrían usarse como indicadores.

Por Anne Pycha | 29 de febrero de 2016 |

En el futuro, el médico tal vez nos pedirá que digamos algo más que “ah” al examinarnos. Varios equipos de neurocientíficos, psiquiatras e informáticos están investigando hasta qué punto el uso del lenguaje por parte del paciente puede aportar pistas para el diagnóstico, antes de efectuar una sola prueba de laboratorio.

La creciente potencia de cómputo y los nuevos métodos para medir la relación entre el comportamiento y la actividad del cerebro han dado pie a tales iniciativas. A pesar de que las pruebas basadas en la palabra hablada podrían no ser tan precisas como la secuenciación genética o las imágenes de resonancia magnética (RM), el análisis de un enorme volumen de datos lingüísticos podría resultar de utilidad en las enfermedades que carecen de claros indicadores biológicos.

Volver al principio