Drogando a los niños: La psiquiatría destruyendo vidas


Drogando a los niños: La psiquiatría destruyendo vidas

Durante más de un siglo, la humanidad ha sido, sin darse cuenta, el conejillo de indias del experimento deliberado de la psiquiatría: el experimento de “la ingeniería social” que se concibió en el infierno. Este experimento incluyó un ataque a las fortalezas religiosas y morales de la sociedad. No podía seguir adelante mientras el hombre pudiera concebir, expresar y lidiar con el mal, con claridad. Esoes lo que yace insidiosamente detrás de la desintegración social actual. Y eso es el epítome del mal, enmascarado por las más sociales de las apariencias externas.

Hasta hace poco tiempo, era la religión la que le proporcionaba al hombre las pautas morales y espirituales necesarias para que él pudiera crear y mantener civilizaciones de las cuales pudiera estar orgulloso. La religión proporciona la inspiración necesaria para una vida con un sentido y propósito más elevados. En esta crisis, corresponde a los líderes religiosos dar los pasos decisivos. Los hombres de traje clerical necesitan liberarse del yugo del materialismo sin alma generado por la psicología y la psiquiatría, y poner a la religión nuevamente en las manos de los religiosos. De hecho, los líderes religiosos deben asumir esta responsabilidad, no sólo por la supervivencia de la religión sino también por la supervivencia de la humanidad.

———

Bibliografía consultada

C.C.D.H. (2004). Asalto Profano. La Psiquiatría Versus la Religión. Informe y recomendaciones sobre la subversión de la psiquiatría en las creencias y prácticas religiosas. Publicado por la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos. Establecida en 1969.

 

How Christianity invented children


How Christianity invented children

Pascal-Emmanuel Gobry
(DEBROCKE/Corbis)
April 23, 2015

We have forgotten just how deep a cultural revolution Christianity wrought. In fact, we forget about it precisely because of how deep it was: There are many ideas that we simply take for granted as natural and obvious, when in fact they didn’t exist until the arrival of Christianity changed things completely. Take, for instance, the idea of children.

Today, it is simply taken for granted that the innocence and vulnerability of children makes them beings of particular value, and entitled to particular care. We also romanticize children — their beauty, their joy, their liveliness. Our culture encourages us to let ourselves fall prey to our gooey feelings whenever we look at baby pictures. What could be more natural?

In fact, this view of children is a historical oddity. If you disagree, just go back to the view of children that prevailed in Europe’s ancient pagan world.

As the historian O.M. Bakke points out in his invaluable book When Children Became People, in ancient Greece and Rome, children were considered nonpersons.

Back then, the entire social worldview was undergirded by a universally-held, if implicit, view: Society was organized in concentric circles, with the circle at the center containing the highest value people, and the people in the outside circles having little-to-no value. At the center was the freeborn, adult male, and other persons were valued depending on how similar they were to the freeborn, adult male. Such was the lot of foreigners, slaves, women…and children.

High infant mortality rates created a cultural pressure to not develop emotional attachments to children. This cultural pressure was exacerbated by the fact that women were more likely to develop emotional attachments to children — which, according to the worldview of the day, meant it had to be a sign of weakness and vulgarity.

Various pagan authors describe children as being more like plants than human beings. And this had concrete consequences.

Well-to-do parents typically did not interact with their children, leaving them up to the care of slaves. Children were rudely brought up, and very strong beatings were a normal part of education. In Rome, a child’s father had the right to kill him for whatever reason until he came of age.

One of the most notorious ancient practices that Christianity rebelled against was the frequent practice of expositio, basically the abandonment of unwanted infants. (Of course, girls were abandoned much more often than boys, which meant, as the historical sociologist Rodney Stark has pointed out, that Roman society had an extremely lopsided gender ratio, contributing to its violence and permanent tension.)

Another notorious practice in the ancient world was the sexual exploitation of children. It is sometimes pointed to paganism’s greater tolerance (though by no means full acceptance) of homosexuality than Christianity as evidence for its higher moral virtue. But this is to look at a very different world through distorting lenses. The key thing to understand about sexuality in the pagan world is the ever-present notion of concentric circles of worth. The ancient world did not have fewer taboos, it had different ones. Namely, most sexual acts were permissible, as long as they involved a person of higher status being active against or dominating a person of lower status. This meant that, according to all the evidence we have, the sexual abuse of children (particularly boys) was rife.

Think back on expositio. According to our sources, most abandoned children died — but some were “rescued,” almost inevitably into slavery. And the most profitable way for a small child slave to earn money was as a sex slave. Brothels specializing in child sex slaves, particularly boys, were established, legal, and thriving businesses in ancient Rome. One source reports that sex with castrated boys was regarded as a particular delicacy, and that foundlings were castrated as infants for that purpose.

Of course, the rich didn’t have to bother with brothels — they had all the rights to abuse their slaves (and even their children) as they pleased. And, again, this was perfectly licit. When Suetonius condemns Tiberius because he “taught children of the most tender years, whom he called his little fishes, to play between his legs while he was in his bath” and “those who had not yet been weaned, but were strong and hearty, he set at fellatio,” he is not writing with shock and horror; instead, he is essentially mocking the emperor for his lack of self-restraint and enjoying too much of a good thing.

This is the world into which Christianity came, condemning abortion and infanticide as loudly and as early as it could.

This is the world into which Christianity came, calling attention to children and ascribing special worth to them. Church leaders meditated on Jesus’ instruction to imitate children and proposed ways that Christians should look up to and become more like them.

Like everything else about Christianity’s revolution, it was incomplete. For example, Christians endorsed corporal punishment for far too long. (Though even in the fourth century, the great teacher St John Chrysostom preached against it, on the grounds of the victim’s innocence and dignity, using language that would have been incomprehensible to, say, Cicero.)

But really, Christianity’s invention of children — that is, its invention of the cultural idea of children as treasured human beings — was really an outgrowth of its most stupendous and revolutionary idea: the radical equality, and the infinite value, of every single human being as a beloved child of God. If the God who made heaven and Earth chose to reveal himself, not as an emperor, but as a slave punished on the cross, then no one could claim higher dignity than anyone else on the basis of earthly status.

That was indeed a revolutionary idea, and it changed our culture so much that we no longer even recognize it.

——————–

http://theweek.com/articles/551027/how-christianity-invented-children

Maltrato infantil: víctimas inocentes e indefensas


Maltrato infantil: víctimas inocentes e indefensas
MADRID, ( El País. / ACPress.net)
El maltrato infantil ha existido siempre, pero los continuos avances sanitarios y las mejoras sociales han hecho desaparecer otros problemas de salud, y han convertido a éste en uno de los de máximos interés social. Una reciente noticia de incesto continuado unido a secuestro, ha conmocionado a nuestra sociedad preguntándose por qué ocurre.

El origen del problema es muy complejo y multifactorial y por esto, difícil de erradicar. La consecuencia de toda situación de maltrato es la aparición de víctimas con un daño que costará reparar.

Mucha gente, jueces en ocasiones, no entiende el por qué la víctima no se defendió. Si hablamos de maltrato, el agredido suele ser un niño pequeño, menor de tres años, que depende totalmente de quien le agrede, y por tanto, incapaz de protegerse. En las situaciones de abuso sexual intrafamiliar, el abusador es alguien próximo: el padre, el padrastro, el abuelo, etc. Es fácil adivinar que el niño está sometido al poder del agresor que utiliza todas sus armas para engañar, conquistar, amenazar y equivocar al pequeño. Por esto, muchas veces, los abusos duran años hasta que, un día, algo o alguien les hace ver lo que está ocurriendo.

El conocimiento de los hechos suele provocar un derrumbe en el entorno del niño. La familia se desmorona, se descompone. Unos están a favor del niño, otros del agresor.

Queda por vivir todo un calvario de preguntas, exploraciones, declaraciones. A lo mejor, para protegerlo, hay que aislar al niño de la familia. Ante todo este cúmulo de problemas hay niños que dicen cosas como por ejemplo que hubiese sido mejor no contar lo que pasaba, y así todo esto no pasaría. Es cuando la víctima se siente culpable.

Difícil será eliminar cualquier forma de maltrato, pero sí se puede contribuir a que el sufrimiento sea menor para el agredido. Los niños que relatan un maltrato deben ser creídos. Los profesionales, del ámbito médico, social, judicial, policial, el que sea, que tratan con ellos, deben ser muy expertos, competentes y con tacto. La sociedad debe poner y adecuar los recursos necesarios para que estas víctimas no lo sigan siendo una vez que se conoce lo que ha sucedido.

Por favor, no le pidan besos a mis hijos


Por favor, no le pidan besos a mis hijos

Ana Hanssen

27 febrero, 2015

Esta entrada al blog forma parte de una serie patrocinada por Pampers.

Hace poco llevé a mi hija de 3 años a cortarse el pelo. Cuando llegó su turno para lavarle el pelo, una señora muy “refinada” que acababa de llegar le insistió a la asistente de la peluquería, que la dejara pasar primero. Cuando ella se negó, la señora refinada pero muy mal educada, le dijo: “pero sí es solo una niña”. Por supuesto, como se trataba de mi hija, yo intervine: “que sea una niña, ¿acaso la hace menos importante?”. La señora no supo que responder.

A la salida del salón de belleza, llevé a mi niña a su librería preferida. En el camino, nos encontramos con una amiga que iba con un grupo de amigas, todas desconocidas para mi. Al saludarnos, mi amiga nos presentó a sus amigas y una de ellas, muy decidida, cogió la mano de mi hija y le dijo como dándole una orden: “¿Me das un beso?”. Mi amiga, al notar que mi hija no quería, también la quiso obligar con “sí, ¡dale un beso!”. Entonces yo intervine: “Lo siento, pero ella no le da besos a personas que no conoce”. Mi hija estaba abrazada a mi y a pesar de que es muy sociable, estaba con la cara recostada contra mi pecho, escondiéndose.

Todas las amigas de mi amiga abrieron los ojos redondos de asombro. La conversación terminó ahí y yo me fui con la sensación, de que tal como a la señora “refinada” de la peluquería, a la amiga de mi amiga, le habrá parecido que pedirle un beso a alguien por ser “solo una niña” es algo permitido.

Pensando en los incidentes de ese día decidí que no me caen bien los adultos que se refieren de forma condescendiente a los niños. Tampoco los que creen que los niños les tienen que hacer caso por el hecho de ser adultos. Y me caen mucho peor esos adultos que se creen con derecho a pedirles que hagan cosas que van en contra de sus deseos y sus afectos. Ese día tuve una conversación con mi chiquita y le dije que está MUY BIEN que ella decida a quién quiere darle besos y a quién no, y le recalqué que NADIE puede obligarla a hacerlo.

No encuentro nada de malo en que mi hija no quiera darle un beso a sus tías y tíos, a sus abuelos o a mi mejor amiga, si es que en ese momento no le nace. Tampoco se lo exijo para mí. Más bien, si tengo ganas de mimarla y la veo que no está muy de ánimo, le pregunto: ¿puedo darte un beso? o espero a que lo haga de forma espontánea, en la mejilla, en la frente, o en la boca (ella sólo da besos en la boca a mamá y papá). Creo que poner el poder de decisión en ella es mucho más razonable que obligarla a dármelo porque soy su mamá. Besar no debe ser, bajo ninguna circunstancia, una obligación.

Se imaginan que ustedes fueran por la calle y un extraño por verlas lindas, les dijera: “¿Me das un beso?” les aseguro que saldrían corriendo despavoridas a menos que se tratara de George Clooney. Entonces vuelvo a lo mismo: me caen mal los adultos que creen que tienen algún poder sobre el cuerpo de otro ser humano y mucho más, si se trata de un niño.

¿Por qué yo no obligo a mis hijos a dar besos?

•Primero que todo, por respeto. Mis hijos son dueños de su cuerpo y de sus sentimientos. Ellos son los que deben decidir cómo demostrar su afecto. Además, hay niños más expresivos que otros y siempre se debe tener en cuenta que cada uno es un mundo.
•Porque para ellos, un beso es una demostración de afecto real. A diferencia de los adultos que lo hacen por cortesía, para los niños, un beso es algo íntimo e importante.
•Porque a mi no me gustaría que me obligaran a hacerlo. Así de simple.
•Por su seguridad: estudios han demostrado que los niños a quienes se les obliga a abrazar y besar en contra de su voluntad, son más vulnerables a sufrir abuso sexual porque no han aprendido a decirle NO al contacto físico indeseado con un adulto. (haz clic para leer el artículo relacionado)
Así que si lees esto y conoces a mis hijos, por favor, nunca les pidas un beso. Ellos te lo darán si les nace hacerlo. Gracias.

(PD: yo tampoco le pido besos a otros niños porque no los quiero poner en esa situación de decirme que no y no quiero que sus papás los obliguen por quedar bien conmigo).

Los besos correspondidos son mejores .

Si quieres saber más de mí, haz clic en mi nombre bajo el título de esta entrada y sígueme en mi cuenta de twitter @anahanssen

Featured & Gallery Images: ©Ana Hanssen

Esta entrada al blog forma parte de una serie patrocinada por Pampers.
http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/por-favor-no-le-pidan-besos-a-mis-hijos/?scid=us_es_mbtw_toddler_post19m1w

Tocar el violín, mejor que las pastillas para los trastornos psicológicos de los niños


Tocar el violín, mejor que las pastillas para los trastornos psicológicos de los niños

violin

“Es la investigación más importante que se ha realizado sobre los efectos de tocar un instrumento en el desarrollo cerebral”, así definen los psiquiatras del Colegio Médico de la Universidad de Vermont el trabajo que acaban de hacer público en el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry.

Dirigidos por James Hudziak, los expertos han analizado las resonancias magnéticas de 232 sujetos de entre 6 y 18 años para buscar, sobre todo, alteraciones significativas en la corteza cerebral: los engrosamientos y adelgazamientos de esa zona están relacionados con problemas como la ansiedad, la depresión, las dificultades para concentrarse, la agresividad y la pérdida de control de los impulsos.

En primer lugar, encontraron algo previsible: que la práctica musical afectaba a las neuronas de la región motora, ya que exige control y coordinación de los movimientos. Pero más importante fueron los cambios detectados en la parte de la corteza cerebral vinculada a “la memoria de trabajo, el control de la atención, la organización y planificación, la inhibición de los impulsos y el procesamiento de las emociones”, como detallan los autores del estudio. Hudziak lo resume en una idea: un violín puede ayudar más que un frasco de pastillas a un niño con trastornos psicológicos.

———

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/tocar-el-violin-mejor-que-las-pastillas-para-los-trastornos-psicologicos-de-los-ninos-921419852598