Neopaganismo


Neopaganismo

neopaganismo

En los últimos artículos nos hemos ocupado del anticristianismo, y del satanismo como una de sus manifestaciones. En este vamos a referirnos a otra como es el neopaganismo. Lo que mueve a los neopaganos es, según ellos, la recuperación de las creencias y costumbres paganas y autóctonas previas a la llegada del cristianismo, al que acusan de haber enterrado ese paganismo original a base de represión y violencia. Para este movimiento, las religiones paganas pre-cristianas expresaban la auténtica esencia de los pueblos respectivos, esencia que habría sido eliminada u ocultada con la llegada del cristianismo. Conforme este se fue imponiendo, fueron reprimiendo y eliminando esa religiosidad pagana y primigenia, o bien adaptándola a la nueva religión incorporando algunos de sus mitos y rituales. Otra estrategia cristiana habría consistido en identificar a los dioses paganos con manifestaciones del mismísimo diablo. Los neopaganos, en su intento de recuperar sus religiones ancestrales, rastrean en sus orígenes y tratan de extraer los elementos paganos incorporados a las tradiciones cristianas, o procuran adorar a sus dioses estigmatizados como demonios. Por esta razón, a menudo se confunde el neopaganismo con el satanismo, por cuanto parece que los neopaganos adoran al diablo o hacen misas negras, cuando, en realidad, lo que hacen es adorar a sus propios dioses paganos o llevar a cabo sus ritos antiguos que los cristianos habían señalado como satánicos y así lo parecen a ojos inexpertos.

El neopaganismo como intento de recuperación de mitos, costumbres y tradiciones ancestrales es interesante, principalmente desde la perspectiva antropológica, etnográfica e histórica. Ahora bien, como forma de recuperación de una religión tal cual es tan absurdo como cualquier otra religión: tan irracional es adorar al niño Jesús, a la virgen María o a Visnú que adorar a Thor, Odín-Wotan o Loki. Lo mismo puede decirse del interés que el neopaganismo muestra por la recuperación de las costumbres y tradiciones paganas, muchas de ellas relacionadas con la magia. La magia puede entenderse como pre-ciencia o antecedente del pensamiento científico en las sociedades primitivas y antiguas que todavía no conocían los mecanismos que explican los fenómenos físicos, biológicos y sociales. De esta forma, los magos antiguos serían los precursores de los científicos y los técnicos en su intento por querer comprender el funcionamiento de la naturaleza para ponerla al servicio de los intereses humanos. Poco a poco, el conocimiento científico fue depurándose de sus adherencias míticas y supersticiosas para perfeccionarse como tal conocimiento científico, riguroso, empírico, contrastable, etc. Así, a partir de cierto momento, ya podemos distinguir al científico que estudia la naturaleza con el método científico, del mago que todavía cree en poderes ocultos y desconocidos (y del farsante que finge tenerlos). Pues bien, recuperar la magia pagana a efectos históricos y antropológicos como una forma primitiva e imperfecta de ciencia es loable e interesante. Ahora bien, pretender que esa magia es auténtica y que realmente existen fuerzas y poderes mágicos que pueden ser invocados según fórmulas mágicas, conjuros y hechizos, es pura superstición y/o charlatanería barata. Movimientos neopaganos como la Wicca o eldruidismo, entre otros, que reivindican una supuesta sabiduría mágica pagana y ancestral, no dejan de ser pura y simple superstición e ignorancia camuflada de otra cosa, cuando no estafas puras y duras para sacar el dinero a los ingenuos más frikies dispuestos a pagar por un hechizo o encantamiento determinado.

Esta reivindicación neopagana de los orígenes propios es lo que relaciona a estos movimientos, o parte de ellos por lo menos, con otras corrientes políticas de tipo nacionalista y neonazi, dando lugar a lo que se conoce como ocultismo nazi. Si bien hay mucha leyenda, y es difícil distinguir lo que de auténtico pueda haber entre la maraña del ocultismo nazi, sí que es cierto que el nazismo, o por lo menos una parte suya, coqueteó con el ocultismo y el paganismo, y que también hay grupos neonazis que flirtean hoy día con esas tendencias. Un interés por el ocultismo y el paganismo que, sin embargo, no impidió, ni a los nazis ni al Estado Vaticano, firmar un concordato en 1933, dicho sea de paso: mientras los nazis instauraban la peor dictadura de la historia, aplastaban las libertades y cometían uno de los mayores genocidios, la iglesia católica prefería firmar un concordato con ese régimen totalitario en vez de denunciar las monstruosidades que estaba llevando a cabo contra judíos, comunistas, homosexuales, gitanos o discapacitados.

Sí es verdad que algunos líderes nazis, empezando por el mismísimo Hitler, mostraron interés por el ocultismo, el esoterismo y el paganismo. Unos de un modo más directo y fanático, y otros de una forma más bien estratégica y circunstancial: el paganismo podía ser interesante a efectos de utilizarlo en la construcción teórica y simbólica del nacionalismo racista que el nacionalsocialismo pretendía imponer como ideología, frente al desarraigo o el cosmopolitismo que de una u otra forma caracterizan a las religiones judías y cristianas. En su locura, algunos líderes nazis llegaron a creer que, en sus orígenes, los arios debieron haber sido seres humanos extraordinarios, con capacidades paranormales y sobrenaturales. Estas ideas trasnochadas pueden deberse a la propia mitología yoga, hindú y orientalista en general, que afirma que los yoguis, cuando alcanzan los máximos niveles de meditación, adquieren ciertos poderes paranormales (llamados siddhis) como la telepatía, la telequinesis, la teletransportación, hacerse enanos o gigantes, etc. Poderes que requieren profundizar en las doctrinas y técnicas adecuadas y transmitidas desde la antigüedad de maestros a discípulos. Obvia decir que ningún yogui ni gurú ha demostrado jamás tener ninguno de estos poderes y que como mucho, cuando lo han intentado, lo único que han conseguido mostrar es su mayor o menor habilidad haciendo juegos de prestidigitación. El caso es que algunos nazis llegaron a pensar que tal vez todavía quedara algún resto de esos arios sobrehumanos en algún lugar remoto donde no se hubieran hibridado con nadie de otras razas y que aún conservaran sus superpoderes. O que, en el peor de los casos, tal vez quedara todavía parte de su sabiduría en el legado que hubieran dejado a su paso por oriente, en su migración hacia la India, y que se conservara en las tradiciones y creencias orientales tales como el hinduismo o el budismo, y que a partir de ahí pudiera recuperarse y utilizarse para el proyecto nacionalsocialista. De aquí que el régimen nazi se interesara por el conocimiento de las tradiciones indoarias, budistas y orientales en general (de hecho, a pesar de la represión religiosa del régimen nazi, los budistas no la sufrieron en Alemania). E incluso que llevaran a cabo expediciones por regiones asiáticas, como el Tibet, a la busca de esos arios incontaminados: la obra Siete años en el Tíbet (1952), del nazi Heinrich Harrer, relata precisamente una de estas expediciones en las que él participó durante 1944-1951 (llevada al cine en 1997).

Este planteamiento esotérico-orientalista coincide con el de otros grupos como los de los seguidores de la Teosofía de Helena Blavatsky y, en cierto modo también, con el neo-gnosticismo. Es curiosa la historia de la Teosofía. A principios del siglo XX, la Sociedad Teosófica descubrió a un nuevo mesías en la India, a Jiddu Krishnamurti, que fue educado desde su infancia para cumplir con tal fin y para lo cual se creó toda una organización. Sin embargo, el propio Krishamurti renunció a ser el mesías y disolvió la sociedad creada para ello. Obvia decir que este fracaso total no hizo perder la fe a los creyentes en la teosofía. Sin embargo, algunos de ellos, previendo que señalar a un niño como mesías era lo que era, una idiotez, se adelantaron al fracaso y se apartaron de la Sociedad Teosófica formando otros grupos. Fue el caso del teósofo y ocultista Rudolf Steiner, fundador de la Antroposofía, grupo escindido de la Teosofía, y que es la base doctrinal de la pseudopedagogía de las escuelas Waldorf y de lapseudoecológica agricultura biodinámica. El caso es que estos grupos teosóficos y neo-gnósticos creen que existe una verdad universal, o una sabiduría antigua, que de una u otra forma ha sido transmitida desde los primeros tiempos a través de las grandes religiones y sus líderes (Moisés, Salomón, Jesús, Buda, Krishna, etc.) aunque deformada por las religiones formales, y que, por lo tanto, habría que depurar. Sea como sea, algunos nazis bebieron de esa mitología esotérico-orientalista e incorporaron algunos de sus símbolos, como la propia esvástica, y de sus ideas estrafalarias. Cabría destacar como uno de los principales teóricos posteriores de este nazismo esotérico a Miguel Serrano Fernández, cuya obra no tiene ni el más mínimo interés científico ni literario (obvia decir que sus conclusiones políticas son aberrantes). También pueden encontrarse estas ideas pagano-orientalistas y anticristianas en la literatura neonazi actual e incluso en las bases ideológicas de algunos partidos neonazis, como por ejemplo, Amanecer Dorado en Grecia, si bien últimamente este partido ha intentado acercarse estratégicamente a la iglesia ortodoxa griega para aumentar en seguidores y votos (un acercamiento al que la iglesia ortodoxa no se ha opuesto, dicho sea de paso).

Todo este entramado de esoterismo, ocultismo, nazismo y paganismo también tiene su versión musical en un subgénero del rock duro como es el llamado pagan metal o rock NS (rockNacional-Socialista). El pagan metal no es necesariamente anticristiano: en general, simplemente reivindica el pasado pagano y sus raíces, si bien algunas bandas, además, atacan al cristianismo como culpables de haber erradicado esos orígenes y como sus máximos enemigos: sería el caso del grupo Thiasos Dionysos. Otra cosa es el rock NS: bandas rockeras que utilizan su música como propaganda neonazi. Dentro del rock NS hay que ditinguir el RAC (Rock Against Communism) y el NSBM (National Sozialist Black Metal). El RAC incluye a grupos musicales neonazis que, musicalmente, pueden calificarse en la línea del heavy metal, el punk o el Oi!. Bandas insignias de este tipo serían los ingleses Skrewdriver y en España el grupo Estirpe Imperial. El NSBM es un subgénero de black metal de ideología explícitamente neonazi y que mezcla ese neonazismo con el paganismo, el satanismo y el anticristianismo. Un ejemplo sería la banda griega Naer Mataron, uno de cuyos miembros, el bajista Kaiadas (Giorgos Germenis), fue elegido diputado en el parlamento griego por el partido neonazi Amanecer Dorado en las elecciones de 2012.

En conclusión, en el neopaganismo podemos ver muchos aspectos parecidos a los que ya veíamos en el satanismo: elementos religiosos, filosofías baratas y mucho frikismo, con algunos tintes violentos por parte de los más fanáticos y trastornados.

Andrés Carmona Campo. Licenciado en Filosofía y Antropología Social y Cultural. Profesor de Filosofía en un Instituto de Enseñanza Secundaria.

https://laicismo.org/2015/neopaganismo/131644

Paganismo, la nueva religión europea


Paganismo, la nueva religión europea

paganismo

En el 2020 Europa será una mezcla caótica de religiones y creencias diferentes. Se espera la descomposición completa del cristianismo. La lucha será entonces entre el paganismo y el Islam. ¿La lucha será espiritual o militar? Eso no lo sabemos. El paganismo es la mas seria de las religiones. El poder y la invencibilidad del paganismo se explican por su unión con las fuerzas vitales; por lo tanto es indestructible, no puede desaparecer, a diferencia de los monoteísmos, que son religiones históricas con un principio y un final y ligadas a periodos específicos, esto explica su necesidad de las teorías dogmáticas y su intransigencia.

Sin embargo, se excluye la posibilidad de que Europa retorne a los cultos paganos del pasado como sucede en la India de hoy o en la Europa pre-cristiana. Los cultos druidicos contemporáneos (por ejemplo, en Bretaña, Irlanda, Inglaterra, etc.) no solo son minoritarios en la practica, sino que son artificiales, de naturaleza folklorista y superficial, no religiosos realmente. Visualizo la aparición en los próximos 20 años del siguiente marco:

  1. El Islam será la religión mas practicada (por razones demográficas y como resultado de la rotación al Islam de los residentes locales), lo cual será catastrófico.
  2. A pesar del deterioro de la situación socioeconómica y del incremento de las amenazas (lo que siempre crea un entorno favorable para las religiones monoteístas de la salvación), la iglesia católica será incapaz de expanderse, en tanto que continuara ocupada por el sindicalismo y la política: su decadencia se acelerara al igual que su marginalización.

Por lo tanto no pienso que ocurra una “reacción católica masiva” y el resurgimiento del catolicismo en el siglo XXI, como quería Juan Pablo II.

  1. Preveo la aparición de muchassectaso“tribus” (según la expresión de Maffesoli) de sentidocristiano, pequeñasperoqueflorecerán: tradicionalistas, carismáticas, sincrético-místicas, etc, no reconocidaspor el Vaticano.
  2. Se espera la propagación lenta pero continua del Budismo a la occidental – un reflejo distorsionado de la religión budista asiática original.
  3. En la futuraEdad de Hierroveremos el retroceso del ateísmo y de la indiferenciaagnóstica, y luego el retorno de una forma atractiva de paganismo, de la cual no podemosdecir nada aún. Las religionesqueyollamosalvajes (sin el sentidopeyorativo de la palabra), constituidaspor la mezcla de elementosmalos y muyinteresantes, aparecerán, pero solo para formar el terrenoen el que el retorno de un paganismoeuropeoregenerado se asentara. Tales “religionessalvajes” yaexisten, perocorresponden a la necesidad de reviviruna parte olvidada de la memoria.

Así que pienso que veremos en el siglo XXI la aparición de formas impredecibles de paganismo y la metamorfosis de los dioses. Cualquier cosa será posible en este caos, del cual nacerá un nuevo orden. Por otro lado, no debemos impresionarnos por los hechos (citados por paganos e integristas) que parecen hacer imposible el resurgimiento del paganismo.

El paganismo esta diametricamente opuesto al desorden y a la destrucción de las energías vitales que se observa en el Occidente contemporáneo. Su espacio comienza (de la palabra griega “cosmey”, organizar) con la unión de los opuestos aparentes, las fuerzas dionisiacas de la sensualidad y el disfrute y con la necesidad apolinea de control y orden. Todo aquello que dañe la existencia saludable del pueblo, la naturaleza orgánica de la polis o el Estado (en el sentido romano del termino) no puede ser llamado “pagano”. El pagano no debe ser ni puritano ni pansexualista (que como extremismos están muy cercanos unos a otro) ni anárquico ni tirano (el segundo se origina del primero).

El paganismo tampoco puede ser confundido con el dogmatismo intolerante ni con la tolerancia absoluta. Bajo el pretexto de un“paganismo cívico” algunos paganos superficiales aplauden la desintegración de la sociedad en tribus y comunidades, ignorando que todos los autores paganos de la Grecia antigua, comenzado con Aristóteles, con su concepto de filia (amor por los vecinos), siempre alertaron contra la idea de pueblos diferentes conviviendo en el mismo lugar, en tanto que eso crea las circunstancias favorables para la violencia y el despotismo.

Pero los monoteísmos, al contrario, protegen la idea del mestizaje para asentarse entre las masas desarraigadas, ya no unidas por la solidaridad etnocultural. Esos paganos corruptos como los obispos contemporáneos saludan el Islam como un “enriquecimiento del ecumenismo” (sin entender la lógica totalitaria y monopolista de la religión de Mahoma) como resultado de una visión abstracta y falsa del futuro, constituido por una pretendida paz politeísta y un mundo conectado en red, sin pueblos y naciones, lo que les hace confesar su tolerancia por las tribus marginales y un cosmopolitismo ilimitado. Este ultimo es completamente ajeno a la visión pagana de la polis y es mas afín al concepto político paulino (pero no judaico) y del judeocristianismo primitivo del “pluriverso”. No olvidemos que el paganismo grecorromano estuvo subordinado a la autoridad jerárquica de los grandes dioses patronos, ligados al Estado o polis y cuyo orden político preferido era el de la comunidad nacional-popular y no la defensa de los derechos y fuerzas centrifugas de algunas “comunidades” alógenas.

Por otro lado, yo rechazo el paganismo puramente negativo, que no es mas que un anti-cristianismo emocional. Yo escribí en el prefacio de un libro dedicado al culto mariano sobre el hecho obvio de que el culto a la madre de Dios tiene su raíz en la mentalidad pre-cristiana europea y que los paganos deben rendirle honor.

¿De que otra manera podría explicarse el enorme éxito del culto a María y los santos en el pueblo? Además, los sacerdotes de la iglesia católica contemporánea (este es el origen de su impopularidad) intentan minimizar esos cultos sospechosos de “politeísmo.” No obstante, mas allá de las diferencias entre el paganismo contemporáneo y el cristianismo, yo sostengo, como el especialista medieval Pierre Vial, que enfatiza en su ultimo libro “Una tierra, un pueblo”, que el paganismo no es anti-cristiano, es a-cristiano y poscristiano.

Siguiendo a Nietzsche, él indica que la ruptura entre la cosmovisión judeocristiana y pagana consiste en el hecho de que los cristianos prefieren el martirio al heroísmo, glorifican la fuerza expiatoria del sufrimiento, prefieren el masoquismo, el sentimiento de culpa y arrepentimiento frente a la estética de la vida y la voluntad de poder, la moral del pecado frente a la ética del honor.

Ahora me arriesgo a hacer una predicción histórica en la base de una clara intuición.

Puede probarse cierta o ser incorrecta. En la Europa del siglo XXI ocurrirá una marginalización radical del Cristianismo, y un paganismo regenerado se enfrentara con un Islam agresivo. La minoría de católicos se unirá a un campo o a otro. Pero como ha escrito Monterlant en su libro profético poco reconocido “Solsticio de Junio” en la futura guerra de los dioses, retornara la gran Diosa Madre como el rostro de la consciencia europea, que ha superado las amenazas.

———————

http://iglesiaguanche.blogspot.com.es/2013/06/paganismo-la-nueva-religion-europea.html?m=1

Debate sobre paganismo y cristianismo


Debate sobre paganismo y cristianismo

venus%20y%20marte(1)

“Venus y Marte”, por Botticelli

Autor: Javier Ruiz Portella | Fecha: 17 de octubre de 2014

Este articulo es parte de un debate sobre paganismo y cristianismo, en España, escrito por un pagano . Otros dos articulos pueden descargarse de:

Debate sobre paganismo y cristianismo:

Es bien conocida la impugnación que del cristianismo efectúa la corriente de pensamiento mal denominada “Nueva Derecha”. Importa, sin embargo, subrayar que esta impugnación es fundamentalmente de naturaleza histórica. Es decir, atañe, con multitud de otras consideraciones, al momento fundacional (y a los que le siguieron durante mil quinientos años): cuando después de haber atravesado durante tres siglos las más arduas dificultades, una nueva religión venida de Judea acabó transformando el mundo como nunca un solo movimiento lo ha transformado. Pero la religión que durante tanto tiempo fue pilar vertebrador del mundo, ya no lo es. Sigue, por supuesto, ahí, pero ya no vertebra al mundo: sólo, en mayor o menor grado, la conciencia íntima de los creyentes. Ninguno de ellos (salvo algún ultramontano tan montaraz como minoritario) pretende hoy seriamente que los dogmas y la moral del cristianismo deban volver a modelar el mundo, constituir su base, formar su piedra angular. Les gustaría, tal vez. A algunos mucho, a otros ni siquiera tanto. Pero todos saben que…

Siendo ello así, más vale abandonar un combate que, en términos de proyectos y alternativas, carece de de sentido. Sin embargo, las cuestiones implicadas en él sí tienen sentido —y mucho— en términos de confrontación de ideas o de análisis histórico. Por ello conviene saludar esta nueva entrega en dos volúmenes de la excelente revista Elementos. Los textos reunidos son los fundamentales. En ellos se da la palabra tanto a pensadores cristianos como a aquellos para quienes reviste un alto valor simbólico todo lo representado por los antiguos dioses. Unos dioses que fueron derrotados, es cierto, pero nunca de forma plena. Presentes durante siglos en un arte que, a partir del Renacimiento, mucho habla de ellos y poco, en comparación, del Otro, siguen los dioses —lo que ellos representan— manteniendo su aliento en la memoria de los hombres.

No, no sonriáis, por favor… Nadie de nosotros, ninguno de los mal llamados “paganos” se imagina que, cuando truena y relampaguea, es Zeus quien desde lo alto del Olimpo desata su furor sobre la Tierra y los hombres. (Tampoco creen ya la mayoría de los cristianos que implorando la providencia divina se vaya a acabar la inclemente sequía y caer la benefactora lluvia.) El aliento de nuestros antiguos dioses se ha vuelto plenamente simbólico; su presencia, imaginaria; su poderío, poético. Han alcanzado así esa alta grandeza —la mayor— que envuelve a todo lo que es: ya sea hombre o dios. Mucho ganaría el Otro —el que pretendió durante siglos ser el único Dios— si aceptara, él también, semejante honor.

————-

Fuente:  http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4881

A Chronology of Neo-Pagan beliefs


A Chronology of Neo-Pagan beliefs

Neo-paganism is a worldview that focuses its attention on a variety of ancient religious activities that exalt the natural world. This belief system has many different expressions, one of which is Wicca. The Wiccan path of Neo-paganism emphasizes speels and goddess worship, borrowing ideas and practices from ancient Greco-Roman religion. While this belief system was popular inantiquity, it has experienced a resurrgence in the Western world in recent years. (Also see Greco-Roman religion)

With such a wide variety of beliefs and expressions, organizing a timeline can be challenging. The intention of the table below, therefore, is to act as a starting point for more in-depth study.

 A timline of Neo-Pagan development

2000 BC

Babylon’s Code of Hammurabi instructs, “If a man has laid a charge of witchcraft and has not justified it, he upon whom the witchcraft is laid shall go to the holy river; he shall plunge into the holy river and if the holy river overcome him, he who accused him shall take to himself his house.”

3rd cent. AD

Under the pre-Christian Roman Empire, punishment of burning alive was enacted by the State against witches who brought about another person’s death through their enchantments.

306 AD

The Christian Council of Elvira (Canon 6) refuses last rites to those who had killed a man by a magical spell because such a crime could not be effected “without idolatry” (i.e. the help of the devil).

313

Conversion of Emperor Constantine; Christianity is granted official toleration by the Roman Empire.

314

Canon 24 of the Council of Ancyra imposes five years of penance upon those who consult magicians. Here, the offence lies in participation in paganism.

785

The Council of Paderborn rules that sorcerers are to be reduced to serfdom and made over to the service of the Church.

906

The document De ecclesiasticis disciplinis ascribed to Regino of Prüm describes popular notions of witchcraft and states it is the duty of priests to “instruct the people that these things are absolutely untrue and that such imaginings are planted in the minds of misbelieving folk, not by a Divine spirit, but by the spirit of evil.”

1080

Pope Gregory VII writes a letter to King Harold of Denmark forbidding witches to be put to death upon presumption of their having caused storms, failure of crops or pestilence.

1225

In Germany, the secular law code “Sachsenspiegel” designated death by fire as the proper punishment for witchcraft.

1258

Pope Alexander IV instructs, “The Inquisitors, deputed to investigate heresy, must not intrude into investigations of divination or sorcery without knowledge of manifest heresy involved.” “Manifest heresy” is defined as: “praying at the altars of idols, to offer sacrifices, to consult demons, to elicit responses from them… or associate themselves publicly with heretics.”

1275

The first “witch” is burned to death after judicial sentence of an inquisitor, in Toulouse, France. Her name was Hugues de Baniol and she “confessed” to having given birth to a monster after intercourse with an evil spirit and to having nourished it with babies’ flesh which she procured in her nocturnal expeditions.

1300-30

Beginning of the witch trials in Europe.

1334

Large-scale witch trial in Toulouse, France, in which 63 persons were accused. Of these, eight were handed over to the state to be burned and the rest were imprisoned.

1374

Pope Gregory XI declares that all magic is done with the aid of demons and thus is open to prosecution for heresy.

1400

Peter de Gruyères, a secular judge, carries out large-scale witch trials in Bern, Switzerland.

1435-50

Number of witch trails rises sharply.

1484

Pope Innocent VIII publishes the bull Summis desiderantes affectibus (“Desiring with the Greatest Ardor”) condemning witchcraft as Satanism, the worst of all possible heresies. The bull also officially grants Heinrich Krämer and James Sprenger, Dominican inquisitors, the right to prosecute persons of any class or any form of crime.

1486

Heinrich Krämer and Jacob Sprenger publish Malleus maleficarum (“The Hammer of Witches”), a learned but misogynistic book blaming witchcraft chiefly on women. It was reprinted many times thanks to the newly-invented printing press and was a major influence on the witch-hunt hysteria of the next two centuries. It was regarded as the standard handbook on witchcraft until well into the 18th century.

1530s

Prosecutions for witchcraft begin in Mexico.

1532

The penal code Carolina decrees that sorcery throughout the German empire should be treated as a criminal offence, and if it injured any person, the witch was to be burned at the stake.

1572

The Protestant ruler of Saxony imposes the penalty of burning for witchcraft of every kind, including fortune-telling.

1580-1630

Period in which witch-hunts are most severe.

1583

121 persons are burned as witches over three months in Osnabruck, Germany.

1590

Witch trials in North Berwick, Scotland.

1609

In response to a witch panic in the Basque region, La Suprema (the ruling body of the Spanish Inquisition) issues an “Edict of Silence” forbidding all discussion of witchcraft. For, as one inquisitor noted, “There were neither witches nor bewitched until they were talked and written about.”

1631

The Jesuit Friedrich von Spee publishes Cautio criminalis against the witch craze.

1647

First hanging for witchcraft in New England.

1668-76

Outbreak of witch-hunts in Sweden.

1692

Between May and October, 19 people are tried and hanged as witches in Salem, Massachusetts.

1749

The last trial for witchcraft in Germany is carried out at Würzburg.

1754

Torture is abolished in Prussia.

1782

Last known execution for witchcraft takes place in Switzerland, in the Protestant canton of Glarus.

1807

Torture is abolished in Bavaria.

1822

Torture is abolished in Hanover.

1875

Birth of Aleister Crowley, occultist who influenced Gerald Gardner.

1885

Birth of Gerald Gardner, founder of Wicca.

1890s

Aleister Crowley joins the Hermetic Order of the Golden Dawn, of which William Butler Yeats was also a member.

1899

Charles Godfrey Leland publishes Aradia or the Goddess of the Witches.

1910

Crowley meets a leader of German Masonic order called the Ordo Templi Orientis (O.T.O.), a combination of Masonic rites and the traditions of the Rosicrucians, the Templars, the Illuminists, and Bengali Tantrism. Crowley was soon initiated into the order and progressing through the degrees of the order.

1912

Crowley is named Grand Master of the O.T.O. for Great Britain and Ireland.

1921

Margaret Murray published The Witch-Cult in Western Europe.

1926

Birth of Alexander Sanders, founder of Alexandrian Wicca.

1929

Margaret Murray published her article “Witchcraft” in the 14th edition of Encyclopædia Britannica.

1939

The O.T.O. in Germany is effectively dissolved by the Nazis.

1939

Gardner joins the Folklore Society and presents a paper on witchcraft.

1939

The year Gerald Gardner claims he was initiated into a witch cult called the New Forest Coven, led by Dorothy Clutterbuck.

1940
Zsuzsanna Budapest, feminist writer and leader of Dianic Wicca, is born on January 30.

1940s

Gardner joins the nudist group The Fiveacres Country Club.

1946

Gardner begins work on High Magic’s Aid, a fictional novel partially based on those of his Southern Coven. The witches of his coven opposed making their rituals public, which is why it was presented as fiction and filled out with rituals from other sources.

1947

Gardner and Edith Woodford-Grimes start a company called Ancient Crafts Ltd.

1947

Gardner meets Crowley at Crowley’s home in Hastings for the first time on May 1, and visits him again several times during May.

1947

Gardner becomes a member of the O.T.O. in May and is authorized by Crowley to found an O.T.O. encampment and initiate new members.

1947

Crowley dies on December 1.

1947

On December 27, Gardner writes a letter claiming to have been designated as successor to Crowley as leader of the O.T.O. Karl Germer assumed leadership instead, and held it until his death in 1962.

1949

Gerald Gardner publishes High Magic’s Aid under the pseudonym Scire.

1950

Gardner begins distancing himself from Crowley and the O.T.O. in favor of Wicca.

1950

Gardner states in a letter that Crowley had participated in the witch cult but left in disgust due to the leadership of the High Priestess and the nudity.

1951

Gardner founds the “Northern Coven” in London and holds a small rite at his home near the British Museum on May Eve.

1953
Doreen Valiente is initated by Gardner, and soon became High Priestess.

1954

Gardner publishes Witchcraft Today, an event which many regard as the founding of Wicca.

1957
Wicca splits into two factions, one that supports Gardner’s growing publicity of the religion (led by Gardner) and one that opposes it (led by Doreen Valiente).

1959

Gardner publishes The Meaning of Witchcraft, in which he first uses the term “Wica.”

1963-64

Gardner winters in Lebanon to help his failing health.

1964

Gardner dies of heart failure on the SS Scottish Prince in the Mediterranean. His body is buried at the next port of call, Tunis.

1989

Valiente publishes The Rebirth of Witchcraft, a first-hand account of the history and development of Wicca.

1991

Aiden A. Kelly publishes Crafting the Art of Magic, Book I, which aims to show that Gardner’s Book of Shadows could be entirely traced to earlier sources.

http://www.religionfacts.com/neopaganism/timeline.htm