La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!


La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!

por Paulo Arieu

images

El Levítico es uno de los libros del Antiguo Testamento. Para los cristianos forma parte del Pentateuco y para los judíos de la Torá. En el contenido de este libro, fundamental de la teología judeo/cristiana, las leyes de pureza ocupan gran parte del mismo (capitulos 11 – 16). Así, si analizamos una pequeña parte del mismo, la dedicada a los animales cuadrúpedos de la tierra que un buen creyente judío podía comer sin perder la pureza religiosa ceremonial demandada para los creyentes en aquella época, leemos que el mismo texto dice:

  • Luego el Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Den las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: de todos los animales de la tierra, estos son los que puedes usar para alimento: puedes comer cualquier animal rumiante y que tenga las pezuñas totalmente partidas. Sin embargo, no puedes comer los siguientes animales que tienen las pezuñas partidas o que rumian, pero no ambas cosas. El camello rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es ceremonialmente impuro para ti.  El damán rumia, pero no tiene pezuñas partidas, por lo tanto, es impuro. La liebre rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es impura.  El cerdo tiene pezuñas partidas de manera pareja, pero no rumia, también es impuro. No puedes comer la carne de estos animales, ni siquiera tocar el cadáver. Son ceremonialmente impuros para ti.”(Leviticos 11:1-8 Nueva Traducción Viviente)

Siempre hay algun escéptico que le busca la 5ta pata al gato para desacreditar la autoridad de las Escrituras. Por ejemplo, como explicar porque la Biblia en Levitico 11:20-21 cataloga a los murciélagos como aves si bien sabemos que son mamiferos??
Lógicamente, si aceptamos que la clasificación de Levitico 11 fue hecha por criterio de locomoción, habrá que recordar que en esa misma lista aparece el avestruz y bien sabemos que el avestruz no vuela. Entonces si se colocó al murciélago y al avestruz dentro de una misma categoría, la única conclusión posible es que en ese tiempo !se creía que ambos animales eran aves! Y entonces, algunos amantes de la ciencia creen que ahí hay un ejemplo de error bíblico en materia de ciencia. Pero el avestruz, es una ave no voladora de mayor tamaño existente y la única con dos dedos en cada pie, propia de África. Y los murciélagos son los únicos mamíferos que poseen alas y están adaptados al vuelo activo. No pienso que se haya equivocado Moisés en su clasificación, para nada. Pero yo entiendo que Moisés clasificó los animales de acuerdo a un criterio netamente sacerdotal, que yo no veo errado. Esa fue la sabiduría que Dios le había dado a Moisés para realizar tal obra.

Moises utilizó una forma de clasificación que no tiene porque concordar con exactitud con las clasificaciones de la ciencia actual. Ademas, ningún teólogo judeo o cristiano le exige a los cientificos que utilicen las referencias de la Biblia para hacer ciencia modernamente. Porque al decir que la Biblia es inerrante y que no se equivoca, estamos afirmando respecto de lo que la Biblia quiso decir y no lo que hoy en dia hubiésemos querido que diga. Moisés no era científico. Era un sabio, profeta, legislador, pero no necesariamente un cientifico moderno. Y saber esto no lo desprestigia a Moisés en absoluto. La intención de esa clasificación no era hacer un análisis científico de las aves sino regular los alimentos permitidos y no permitidos. Es desde esa intención que tenemos que ver el relato, y no bajo el microscopio actual. El avestruz es un ave, tiene alas, pone huevos, pero no vuela. El murciélago, es un mamifero, pero si no sabes esa clasificación, al ver que vuela, decís que es un ave.

Siempre aclaramos que la Biblia no es un libro de ciencia moderna y no tiene porque estar necesariamente de acuerdo con los criterios de la ciencia actual, ya que hoy se manejan datos con muchisima mayor exactitud que antes.Pero esta realidad actual no significa que la Biblia se equivoque.Tampoco es de esperar que el texto de Levítico use el término Struthio camelus para identificar al avestruz macho. Entiendo que es un absurdo tener ese tipo de discución. Lo importante es discutir si la Biblia tiene autoridad en materia de ciencia. Pero la autoridad de los textos bíblicos está basada en la inspiración divina de los textos originales. Por lo tanto podemos concluir que la Biblia  tiene autoridad en materia de ciencia moderna,no significa que sea un libro cientifico. Pero esto no significa que ella mienta o se equivoque. Sino que con el transcurso de los siglos,  la ciencia moderna ha realizado cambios en sus clasificaciones. Porque usar la Biblia fuera de su contexto idiomático, cultural, teológico y moral?? Hay que comprender sus enseñanzas antes de desprestigiarla. Pero si la Biblia habla de un diluvio, no solo hay que entenderlo como un hecho histórico sino además, como el juicio de Dios a la humanidad en aquel momento de la historia. Que por el momento no se encuentre un registro en el planeta del diluvio universal, no significa que este evento no haya sucedido.

Lo mismo ocurre con los dias de la creación. Pero como vimos en uno de los artículos anteriores, no es una fábula creer que Dios creó el mundo. La Biblia no nos dice como se creó el universo entero ni el mundo. Para eso está la ciencia, claro que si. Dios nos dice que el universo fue creado de la nada. Incluso Jesús mismo nos insta a entender las escrituras. Pero no a interpretarlas literalmente, sino literariamente. O sea, a utilizar el metodo de interpretación que se usa para entender cualquier otro libro antiguo, analizando el texo y su contexto, en el idioma en el que fue escrito. Muchos cristianos modernos son como los escribas de los tiempos de Jesús que eran demasiado literalistas. Pero sabemos que Jesús es el ‘LOGOS’. Y la Biblia nos informa que el LOGOS (Jesucristo) se hizo carne y habitó entre nosotros…Y vimos su gloria, dice el apostol Juan (ver Juan 1:14).

Otro ejemplo, es negar que la Biblia dice que Pi=3 en 1 Reyes 7:23. En la Biblia se cuenta que el arquitecto que construyó el templo del Rey Salomón construyó un adorno dentro del templo y puso una cuerda alrededor de la circunferencia, cuyo valor es Pi=3. El portal  Creation Moment explica este pasaje diciendo que

Todos saben que cuando uno divide la circunferencia de un círculo por su diámetro, uno obtiene tres y un séptimo, el valor de Pi.  Inclusive los antiguos conocían sobre el Pi. ¿Pero, 1 Reyes 7:23 nos dice que el mar de bronce que Hiram hizo para el Rey Salomón tenía treinta codos de circunferencia y diez codos en diámetro? Aquellas medidas solo dan un valor de tres, no Pi. ¿Es este un error de la Biblia? Por años los críticos de la Biblia han señalado 1 Reyes 7:23 como un error o lo utilizan para afirmar que los antiguos israelitas eran demasiado ignorantes para saber del Pi.  Esto fue contestado en el segundo siglo DC pero los críticos todavía lo mencionan hoy. La solución para el problema es que la circunferencia de la vasija es medida desde las paredes internas de la vasija, mientras que el diámetro se mide desde las paredes de afuera.  El espesor de la vasija constituye el faltante “un séptimo”.  Cuando se les confronta con esta explicación, incluso muchos críticos modernos lo encuentran razonable.[-1]

La Biblia es la revelación de Dios al ser humano y la historia del plan de redención del ser humano por medio de Jesucristo. Pero esto no significa que sus observaciones no fuesen sinceras y veraces. Pero yo si creo que el diluvio es real, no solo que fue un juicio de Dios. Es un hecho histórico verídico.Jesús habló del diluvio y de Noé, como señal profética previa a su segunda venida (ver Mateo 24:37) y nadie niega la veracidad del diluvio. Se debate sobre su alcance, si diluvió sobre toda la tierra o solamente la tierra habitada. Es posible que haya sido solamente la parte habitada. Muchas de las naciones en sus mitos hablan de un diluvio, de donde lo sacaron, lo inventaron? No lo creo. Pero además, negar el diluvio, seria tratar a Jesús de mentiroso. Quien se atreve a llamar a Jesús mentiroso y blasfemar contra el Hijo de Dios? Jesús es Dios hecho hombre y la misma Biblia nos dice que Dios no es un ser humano mentiroso. Dios es verdadero (ver Romanos 3:4).

Tampoco podemos afirmar que los días de la creación son una fábula. Sino que es un relato veraz y además con intención sacerdotal, o sea también fue escrito para atacar los errores doctrinales de una época. Pero sabemos que Dios creó el mundo. La Palabra de Dios nos dice que Cristo está involucrado en la creación, hay muchos pasajes del antiguo Testamento y también del Nuevo que hablan de la creación del mundo por la palabra de Dios, como cité en artículos anteriores. Pero es tarea de la ciencia descubrir el aspecto físico de la creación, la Biblia solo nos habla del aspecto espiritual de la creación, el móvil de la creación es divino, y nos da un reflexión sacerdotal del relato cuya finalidad, además de revelarnos en cuantos días Dios creó el mundo, también era combatir las herejías que podían confundir a los hebreos, desviándolos a cultos de dioses paganos. No se puede interpretar la Biblia literalmente, no es la forma. Para eso está la hermenéutica y la exégesis bíblica, ciencias auxiliares de la teología que ayudan al biblista a estudiar los textos sagrados.

Jesús es el Logos, es verdad, y Él estaba en el principio con Dios y Él es Dios.También sabemos que Cristo murió en la cruz por los pecados de los hombres para darnos, a los que hemos creido de todo corazón en El, la vida eterna. El que cree en el de todo corazón y se bautiza para testimonio del perdón de sus pecados será salvo del juicio final a la humanidad, poero el que no creyere será condenado. Lamentablemente para los escépticos, dice la Palabra de Dios que está dado que los hombres mueran una sola vez; y luego, dice la Biblia que serán juzgados, al final de los tiempos (Ver Hebreos 9:27).
Por experiencia digo, que he visto a las iglesias que han abandonado “la sana doctrina”, que han diluido su vida espiritual  y se han ido secularizando. Y otras se fueron sectarizando. Jesús dijo algo muy fuerte respecto de los creyentes: “Ustedes son la sal de la tierra. Pero ¿para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor.” (Mateo 5:13 Nueva Traducción Viviente).

La palabra “sal” se refiere a la influencia de los cristianos para impedir la maldad y para preservar el mundo de la corrupción espiritual. La “sal” que no sala, no preserva de corrupción, y “no sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mateo 5:13 Reina-Valera 1960). Esa sal, es arrojada al camino para ser pisoteada por la gente. Los cristianos que pierden su capacidad de salar, son personas que son despreciadas hasta por los hombres mundanos, quienes se hunden más en corrupción por falta de esa “sal” que tanto necesitan.  A muchos que no son creyentes, les parece absurda la Biblia, pero mas absurdo me parece a mi no creer en Dios. Pero allá cada uno con su creencia y con su conciencia. La Biblia es inerrante y entendiendo que Dios es soberano y que Él inspiró a los autores bíblicos para escribir. Pero es necesario comprender la Biblia, conocerla, entenderla. Es un libro de revelación de Dios al hombre, como dije. Pero nosotros adoramos al Dios que se revela en la Escritura y no a las Escrituras en si. Pero Dios no se equivoca, ni miente, Él inspiró a los autores, por eso los autores no se equivocaron al escribir la Biblia. Aunque si Dios respetó sus culturas y sus costumbres. Por eso podemos decir que la Biblia es inerrante, porque es Palabra de Dios.

Esta Biblia inerrante e inspirada por Dios, es la que nos dice que Jesús es Dios hecho ser humano. Como J.I. Packer dijo:

“Aquí hay dos misterios por el precio de uno—la pluralidad de personas en la unidad de Dios, la unión de la Deidad y humanidad en la persona de Jesús. … Nada en ficción es tan fantástica como es la verdad de la Encarnación,” escribe el teólogo contemporáneo J.I. Packer.[0]

Y nuestra esperanza es ver algún día a Jesucristo personalmente. Como escribe Matt Perman

Podemos anticipar al día cuando lo veamos cara a cara, y hasta entonces que la esperanza gozosa de ese día inspire en nosotros una gran diligencia en servirle y adorarle.[1]

Pero insisto en preguntarle a ud, querido lector: Sabe ud. cuán confiable es la Biblia?¿Cree ud. que la Biblia es inerrante (un libro que no puede errar), o cree que es una simple guía infalible en materia de fe y conducta (esto significa que es verdad lo que dice sobre las verdades espirituales, pero es posible que haya errores en la ciencia, la geografía y la historia)? !Yo si creo que la Biblia es inerrante!

Existe un enfoque acerca de la infalibilidad, de grupos neo-evangélicos, que afirma que el propósito de la Escritura es dirigir al hombre a la salvación (2 Timoteo 3:15) y que cualquier otro tema que pueda tratar es irrelevante a ese fin, de modo que puede ser incorrecto lo que diga al respecto. Destacan que los autores no nos engañaron intencionadamente con estas declaraciones falsas, pues o no supieron o sencillamente se adaptaron a los enfoques populares del momento para poder exponer en forma comprensible su punto principal relacionado con la salvación. Jack Rogers, uno de los principales proponentes de este enfoque erróneo, escribió:

Indudablemente, se puede definir qué significa que la Biblia sea inerrante de acuerdo a su propósito salvador, considerando las formas humanas por medio de las cuales Dios condescendió revelarse … nos distrae de la seria intención de la Escritura de confundir el error, en el sentido de exactitud técnica, con la noción bíblica de error concebido como engaño intencional. El propósito de la Biblia no es sustituir a la ciencia humana, sino advertir contra el pecado humano y ofrecernos la salvación de Dios en Cristo; y lo logra infaliblemente».[2]

Pero Jesús si realizó afirmaciones que exigen creer en las verdades terrenales que el enseñó, al igual que las celestiales. Jesús esperaba que su exactitud en materias potencialmente examinables fueran la prueba de que El decía la verdad en cuanto a asuntos espirituales que no eran verificables. «Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?» (Juan 3:12). Repetimos, Jesús le dijo a la multitud: «¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa» (Marcos 2:9–11).

Pero también sabemos por las Escrituras, que Dios es santo (Isaías 6:3) y que sin santidad nadie le verá (ver Hebreos 12:14)  Tienes tu santidad, estimado lector, como para ver a Dios “cara a cara”? Si hoy Dios te llamara, podrías partir tranquilo de este mundo? Todas las discuciones cientificas sobre la Biblia hacen dudar a muchos de la veracidad de los textos bíblicos. Si dudamos de la honestidad de los escritores de los textos sagrados, como creeremos cuando ellos nos amonestan acerca del castigo divino por el pecado? Como creeremos que hay condenación para aquellos que rechazan el testimonio de Jesucristo, si  no creemos en la honestidad y veracidad de los textos sagrados? Lo invito a reflexionar sobre este tema.

A Dios sea la gloria. Dios lo bendiga mucho <>

Notas

[-1] http://www.creationmoments.com/node/5627

[0] J.I. Packer, Knowing God (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, edición de 1993), pág. 53.

[1] https://www.desiringgod.org/articles/how-can-jesus-be-god-and-man?lang=es

[2]  Jack Rogers, «Church Doctrine and Biblical Inspiration» en Biblical Authority, Word, Waco, Texas, 1977, pp. 45, 46. Citado en https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

imagen: https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

 

Fundamentalismo parte 2


Fundamentalismo parte 2

¿A que se le llama fundamentalismo?

Llamamos fundamentalismo, en un sentido amplio, a cualquier pensamiento radical que considere los fundamentos en los que descansa su doctrina o ideología como inamovibles y absolutamente verdaderos. Una persona fundamentalista no admite posibles interpretaciones sobre la doctrina en la que cree y no tolera que alguien la relativice o limite su alcance.

El término ‘fundamentalismo’ comenzó siendo aplicado a determinados grupos religiosos para quienes sus doctrinas debían aceptarse al pie de la letra, sin tolerar interpretaciones o matizaciones. Por tanto, el fundamentalismo considera necesario admitir literalmente el conjunto de dogmas en los que se fundamentan sus creencias religiosas. Los movimientos fundamentalistas, pues, se basan exclusivamente en la fe.

Desde un punto de vista filosófico, cualquier fundamentalismo se caracteriza por un rechazo sistemático del racionalismo y el cientifismo, por cuanto éstos propugnan métodos racionales y experimentales para conceder validez objetiva a cualquier teoría. Para los fundamentalistas, sólo la fe debe guiar la actitud del creyente.

Su crítica a la racionalidad se justifica de la siguiente manera: la razón humana es limitada y, por tanto, cae en equivocaciones. Aunque a veces parezca estar fundada en conocimientos objetivos, éstos son meras “ilusiones” o “apariencias”: la única verdad está recogida en la religión, puesto que Dios es infalible.

Dentro de la historia de la filosofía, el movimiento de la Ilustración (siglo XVIII) se caracterizó por su crítica radical a todos los fundamentalismos basados en la religión o en las ideas tradicionales, proponiendo como único criterio científico el uso de la Razón. Esa actitud dio pie, en la civilización occidental, al auge de la ciencia y a la desaparición de la teología como conocimiento científico en los siglos posteriores. Sin embargo, en muchos lugares donde el movimiento ilustrado fue ignorado, la religión siguió constituyendo la base material donde se inspiraba el conjunto de ideologías y creencias dominantes. Eso explica que los fundamentalismos religiosos sean más frecuentes hoy en áreas geográficas (países islámicos, grandes zonas de África y Asia) que no sufrieron las enormes transformaciones sociales provocadas por la Revolución industrial durante los siglos XVIII y XIX.

El fundamentalismo cristiano apareció a finales del siglo XIX y principios del XX. La conferencia realizada en 1876 con participación de representantes de diferentes denominaciones se opusó a los estudios que en la fecha se adelantaban sobre historicidad de la Biblia. En 1909 se publicó una serie de 12 libros llamados Los Fundamentos en los que se exponen los principios de este movimiento. En resumidas cuentas los fundamentalistas evangélicos tienen en común defender ciegamente la infabilidad de la Biblia, por tal razón se explica el rechazo a la teoría de la evolución (tanto biológica, prebiótica y del Universo), el rechazo a la crítica bíblica. La defensa de la Biblia como autoridad incustionable hace que los fundamentalistas esten de acuerdo en defender el nacimiento virginal de Jesús, su divinidad, muerte expiatoria y la resurrección de su cuerpo, la creencia en el segundo regreso de Cristo a la Tierra y en el inminente fin del mundo. Recientemente la lucha por prohibir la legalización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo ha llegado a ser un componente importante de sus agendas.

Algunos protestantes norteamericanos han apostado por apoyar la separación entre la Iglesia y el Estado, como es el caso de los adventistas. No así los evángelicos más recalcitrantes. Ellos creen que precisamente por no participar activamente en la política se ha prohibido el rezo en las escuelas públicas y se ha facilitado la enseñanza de la biología evolutiva en las clases de ciencias. Estos creyentes, decididos a dar la batalla, han optado por aliarse a los republicanos para que estos transformen en leyes su agenda moral. A cambio de votos incondicionales esperan que los republicanos cumplan con sus promesas de impedir las investigaciones con células madre, revertir la ley del aborto, suprimir la enseñanza del darwinismo, prohibir los matrimonios homosexuales y restablecer los rezos en las escuelas.

Son interesantes y diversas las características que diferentes autores le inculcan al fundamentalismo en general:

Armstrong destaca tres características que dicho estudio expone detalladamente:

1) El fundamentalismo es, en general, una forma de espiritualidad que resulta de la percepción de una crisis generalizada de la sociedad.

2) Los fundamentalistas creen participar en una guerra cósmica entre el bien y el mal, y temen ser aniquilados por todos aquellos que representan las políticas seculares y laicas.

3) Los fundamentalistas rompen con las corrientes principales de la sociedad y crean contracorrientes con un claro sentido pragmático, lo que les ha permitido participar en actividades de apoyo social, institucional y en la formación de ideologías para la militancia política.”

Martín E. Marty y R. Scott Appleby, en su trabajo El proyecto fundamentalismo, presentan del fundamentalismo dos características básicas o esenciales: Que es moderno y es religioso.

Lo primero porque es una nueva reacción de un nuevo tradicionalismo, que se apoya en conceptos modernos, tales como los medios de comunicación, y cuyo fin es oponerse radicalmente a los cambios que instaura la cultura moderna; y lo segundo, porque se sitúa en las interpretaciones sobrenaturales de la vida y del mundo, construido sobre estructuras rituales y ceremoniales, y racionalizadas, en algunos casos, a través del discurso y el lenguaje teológico, que se encuentra mucho más allá de la actividad cultural. El pensamiento del fundamentalista se caracteriza en que tiene una mirada estática del mundo y de los principios religiosos esenciales, que ellos defienden aún de forma violenta.

Para Juan Manuel Sanchéz Caro, en su obra 10 palabras clave sobre fundamentalismo, las características de los fundamentalistas son:

Una clara acentuación de la inerrancia bíblica, una abierta hostilidad a la denominada teología modernista y a la exégesis llamada liberal, especialmente al uso de los métodos histórico-críticos, y la convicción de que quienes no comparten con ellos estos criterios no son del todo “verdaderos cristianos”.

Para este autor los principios del fundamentalismo son: la inerrancia de las Escrituras, el nacimiento virginal de Jesucristo, La muerte redentora de Jesucristo, su resurrección física y su poder de hacer milagros.

Para este autor los criterios para identificar el fundamentalismo, son:

“1. Es un movimiento cristiano que se caracteriza por nacer en el ámbito de la religiosidad experiencial de corte evangelista, y que considera la Biblia como única autoridad.

2. Es un movimiento que absolutiza la Biblia y la lee directamente como palabra de Dios, por lo que la entiende dotada de inerrancia verbal y absoluta. Además, hace de ella el único y absoluto elemento de contraste y verificación de la conversión, dejando de lado el ámbito de la comunidad eclesial y su mediación, lo cual no quiere decir que carezca de otras mediaciones.

3. Es un movimiento que se siente en peligro ante determinados rasgos de la modernidad, principalmente ante la aplicación de la crítica racional a la Biblia, pues considera que a ella puede accederse directamente y que no existe distancia apreciable entre Dios que habla y el texto bíblico, por una parte, y entre la Biblia y el lector de cada tiempo, por otra. En esta dirección el significado y la dirección primaria del fundamentalismo los dan el literalismo bíblico, la defensa de su autoridad, la desconfianza ante el mundo moderno y la inteligencia racional. Es decir, la Sagrada Escritura se convierte en el centro de la actividad y la vida del fundamentalismo, en la medida en que es asumida como un escrito divino transparente, que incluso humaniza el pensamiento y la acción de Dios a través de la revelación bíblica.

Se caracterizan por lo general en estipular:

  1. La infalibilidad de la Biblia y su historicidad plena
  2. La creación en una semana literal (rechazo del Evolucionismo)
  3. La independencia de la Iglesia del estado, el nacimiento virginal de Jesús
  4. El Rapto de los creyentes a la segunda venida de Cristo con el Milenio.

Bases para una definición del término

De todos modos, tratando de dar cuenta de un fenómeno que comparte rasgos en distintos lugares del mundo, en sentido amplio, el término fundamentalismo daría cuenta de una forma moderna de religión politizada a través de la cual los “verdaderos creyentes” resisten la marginación de la religión en sus respectivas sociedades. Todas las variantes compartirían su resistencia, cuando no declarada hostilidad, a la secularización, y buscan reestructurar las relaciones e instituciones sociales y culturales según los preceptos y normas tradicionales. Algunos buscan combatir el secularismo a través de escuelas, prensa, academias; otros ingresan a la arena política y otros abandonan la política convencional y el marco jurídico, y practican la violencia y la guerra religiosa para intimidar o derrocar gobiernos.

Hay quienes trazan una distinción entre “restauradores de la fe” y “fundamentalistas”; los primeros serían devotos pero apolíticos, y no pretenderían forzar la conversión de los demás; los segundos serían aquellos que pretenden cambiar la conducta tanto de aquellos que comparten su fe como de aquellos que no la comparten. En este sentido, habría que entender que el “fundamentalismo genuino” es a la vez religioso y político; entiende que las circunstancias le exigen actuar políticamente (tal vez de forma violenta) a fin de cumplir con sus obligaciones religiosas.

El fundamentalismo cristiano es básicamente la interpretación literal de la Biblia

-Rechaza el aporte de lo científico

-Es la dogmatización de la concepción cristiana

-El cristianismo en el fondo es tradición. No tradicionalismo, que es cuando se idolatra el cristianismo.

-El fundamentalismo también está en el Cristianismo. Ejemplo: sostener que la creación se dio tal como está anunciada en el Génesis

-Para los que defienden la letra de la Biblia: Creación y evolución son incompatibles

-El fundamentalismo bloquea el diálogo (también el cientifismo).

Indudablemente el tema del fundamentalismo cristiano necesita ser estudiado a fin de auscultar sus verdaderos alcances y el papel que actualmente está desempeñando en la filosofía contemporánea, la filosofía política actual y sus posibles tendencias futuras. Tambien en la teologia. Es un tema que necesita ser pensado por lo actual y porque no es una mera expresión teórica, sino que se está convirtiendo en modelo de gobierno, de vida y de convivencia social.

Definición:

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, en su vigésima segunda edición, registra dos nuevas entradas: fundamentalismo y fundamentalista. El primero se define como “Movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social”; la segunda acepción reza: “Creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia, surgida en Norteamérica en coincidencia con la Primera Guerra Mundial“; y, la tercera acepción: “Exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida”. Del término fundamentalista, se ofrece una definición sucinta y funcional: “Perteneciente o relativo al fundamentalismo” y “Partidario o seguidor de cualquier fundamentalismo”

“Fundamentalismo.Movimiento sectario de la religión islámica y de otras religiones en favor de una interpretación literal de los libros sagrados para una administración autoritaria del Estado y de la sociedad. El fundamentalismo pretende imponer la pureza en la doctrina religiosa y en las costumbres sociales, y establecer así un puritanismo intransigente, como en algunas Iglesias protestantes norteamericanas, o un régimen teocrático, como en el Irán de Jomeini y en otros países musulmanes. Todo fundamentalismo religioso o político constituye una serie amenaza para la práctica de los derechos humanos” Diccionario Espasa Derechos Humanos. Hernando Valencia Villa. Editorial Planeta. Madrid, 2003

Como puede verse de las citadas definiciones sobre fundamentalismo se tiene que en un principio se tuvo el fundamentalismo como algo propio de la religión, sin embargo en una de ellas se amplió a “una doctrina o práctica establecida”, esto quiere decir que ya no se concibe el fundamentalismo como un concepto estrictamente religioso, sino por el contrario como una forma de radicalismo -monoteísta, panteísta e incluso seudorreligiones ateas y el ateísmo mismo- “los fundamentalistas son radicales pero no están locos, se integran simbióticamente con el mundo moderno y se fijan objetivos prácticos, utilizando el lenguaje trascendental de la teología y la religión.”

Para otros doctrinantes se tiene que el fundamentalismo tiene connotaciones amplias y de profundidad social: el fundamentalismo hace parte de lo que Peter L. Berger (1999) ha denominado “La desecularización del mundo”.

Según este autor, al final del siglo XX, y contrario a los que se creyó durante este siglo (en especial después de 1945), la religión ha recuperado un espacio central en la dirección de sus problemas sociales y en el intento de encontrar mecanismos de ordenamiento político, institucional, económico y de mantenimiento de la cultura. Berger al respecto cree que los teóricos de la secularización están equivocados: “Mi punto es que la asunción de que nosotros vivimos en un mundo secularizado es falsa. El mundo de hoy, con algunas excepciones, […] es uno tan furiosamente religioso como siempre lo ha sido, y en algunos lugares mucho más aún…”

J. Habermas afirma sobre el concepto Fundamentalista: “Con ese calificativo designamos una actitud espiritual que se empeña en la imposición de convicciones y de razones propias aun cuando ellas están lejos de ser aceptadas generalmente. Eso vale especialmente para verdades de fe religiosas. No debemos, ciertamente, confundir dogmática y ortodoxia con fundamentalismo. Toda doctrina religiosa se apoya en algún núcleo dogmático de verdades de fe. Y a veces hay una autoridad como el papa o la congregación de fe que establece cuáles concepciones se desvían de la ortodoxia. Una ortodoxia como ésa se vuelve fundamentalista cuando los guardianes y los representantes de la verdadera fe ignoran la situación epistémica de una sociedad pluralista desde el punto de vista de las concepciones del mundo y se empeña – incluso con violencia– en la imposición política y en la obediencia general de su doctrina” .

Para Hans Küng, “el fundamentalista es el que – sea de tradición luterana, calvinista, pietista o eclesiástica libre- se confiesa partidario de la inspiración literal y, por consiguiente, de la inerrancia (ausencia de error) absoluta de la Biblia”, el término se “confiesa” se debe entender no en términos de teoría científica, sino de una confesión de fe.

Según la definición dada en el Congreso Mundial de Fundamentalistas de principios de 1920, un fundamentalista es: Un creyente “nacido de nuevo” en el Señor Jesucristo que:

  • Considera la Biblia como la Única Inerrante, Infalible y Verbalmente inspirada Palabra de Dios.
  • Cree literalmente en todo lo que la Biblia dice (y por ello por ejemplo el rechazo del evolucionismo).
  • Juzga todas las cosas a la Luz de la Escritura (la Biblia) y es únicamente juzgado por la Escritura.
  • Cree en las verdades fundamentales de la fe cristiana histórica: La Trinidad, la Encarnación, el nacimiento virginal de Cristo, la muerte vicaria de Cristo, la resurrección corporal de Cristo, su ascensión al Cielo y su Segunda Venida, el Nuevo Nacimiento mediante la regeneración del Espíritu Santo, la Resurrección de los santos para vida eterna y la de los impíos para juicio final y castigo eterno en el infierno, la comunión con los santos, los cuales son el Cuerpo de Cristo.
  • Fidelidad práctica a la fe cristiana en la vida cotidiana, en el trabajo, familia y la sociedad, y empeño en predicarla a toda criatura de palabra y con el ejemplo.
  • Denuncia y separación de toda negación eclesiástica de dicha fe, de todo compromiso con el error y toda contemporización con el mundo y de toda apostasía de la Verdad.
  • Contiende ardientemente por la fe que fue dada una vez a los santos.

Recientemente, debido al mal uso que los medios han dado al término “fundamentalismo” (de cuño cristiano conservador) los bautistas fundamentalistas han comenzado a llamarse a si mismos: “Conservadores”, “Fundamentales” o “Iglesias Bíblicas”.

Los líderes fundamentalistas se han preocupado mucho más de los programas de acción misionera y socio-política que de sistematizar sus creencias.Pero coinciden en una plataforma doctrinal, que se apoya en tres puntos:

1) La inspiración verbal e inerrancia de cada palabra de la Biblia, en concreto de la “King James Bible” (Biblia del rey Jaime), editada en 1611. Para ellos, la Biblia está exenta de error en todo lo que dice, ya se trate de afirmaciones sobre historia, geografía y ciencia, ya de afirmaciones teológicas.

2) Una peculiar visión del mundo: de una parte, afirman que el mundo está casi totalmente sometido al poder del demonio o del mal hasta que llegue su fin y, de otra, mantienen la proximidad de éste. Sus creencias conducen a un estilo de vida que exige la adecuada “alimentación” (oración, estudio de la Biblia) y la “abstinencia” del tabaco, café, alcohol, droga, etc. Y estas exigencias han resultado eficaces para su proselitismo en pueblos donde no pocos hombres gastan su jornal los fines de semana en bebidas alcohólicas, con las consiguientes tensiones familiares.

3) Una escatología que divide en siete periodos o “dispensaciones” la historia de la relación entre Dios y la humanidad. Se habría iniciado ya la última dispensación con catástrofes como las guerras mundiales, etc.

Su vertiente política se puso en marcha en 1974 con la coalición entre el fundamentalismo (factor religioso) y Nueva Derecha (factor político), que cristalizó en la Nueva Derecha Cristiana. La NDC participó activamente en la campaña presidencial de Reagan, apoyando el libre mercado, la preservación de los valores tradicionales (norteamericanos) y el anticomunismo militante.

Su proyección político-religiosa sobre América Latina cuenta con una táctica global, el plan llamado Amanecer. Su estrategia es “conquistar” a las personas clave de las naciones clave para que “caiga” toda la nación y sus limítrofes. Atienden sobre todo a los políticos, hombres de negocios, jefes militares, etc., y los invitan a almuerzos y días de trabajo en hoteles de lujo, pero sin descuidar el trato individualizado, también del pueblo sencillo al cual dirigen su actividad televangelista.»

Según el diccionario de la Real Academia Española:

Es un término derivado del adjetivo fundamental, es decir, aquello que sirve de fundamento; lo más importante; si nos referimos aun edificio, la piedra fundamental. Podría hablarse de varios tipos de fundamentalismos: vital, político y cultural y, dentro de este, el fundamentalismo religioso. Referido a la religión, se trata de un movimiento intensamente antimodernista, que se manifiesta en todas las religiones, especialmente en las llamadas religiones del libro: cristianismo, islamismo y judaísmo. Por ello, más que de fundamentalismo, debemos hablar de fundamentalismos, porque son muchos y variados, además de ser un fenómeno con el que tienen que convivir casi todas las culturas. Hace alusión a la reacción de las religiones frente a los procesos de modernización, reacción provocada por el miedo que producen los cambios culturales y sociales y la pérdida de referentes simbólicos y míticos del sistema de valores. En cualquier caso, propicia una ideología de la intolerancia y del fanatismo.

Desde un punto de vista positivo, el fundamentalismo busca un soporte absolutamente seguro de las creencias, protector de toda duda o inseguridad, pudiendo variar, según los casos, los contenidos objeto de ese fundamento. Aplicado al cristianismo, el término tiene su origen más conocido en el campo protestante, en una serie de folletos aparecidos a principios del siglo XX (entre 1910 y 1915) en Estados Unidos. En dichos folletos, de entre los que destaca The Fundamentals, se plantea lo que sus impulsores consideraban las doctrinas irreductibles de la fe, creencias sin las que el cristianismo ya no podría considerarse como tal. Estos escritos darían lugar a la aparición de la World’s Christian fundamentals Association (1919). Ahora bien, sus orígenes más remotos habrían de buscarse en el puritanismo inglés, la influencia del metodismo wesleyano y las corrientes restauracionistas y premilenaristas.

Continua….