ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS  


ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS  

Por Paulo Arieu

10-argumentos-existencia-dios

Cada cultura humana conocida tiene su mito de la creación, con la posible excepción del pueblo amazónico Pirahã, que tampoco cuenta con palabras para los números, colores y jerarquía social [0]. Pero en la Biblia, no vamos a encontrar ningún tipo de especulación filosófica sobre la existencia de Dios. La Biblia, a la existencia de Dios, la da por supuesto. Cuando leemos el primer pasaje de la Biblia, vemos que comienza con la afirmación de que en el principio, Dios creó todas las cosas, sin dar ninguna explicación racionalista sobre la existencia del Creador ni tampoco presenta defensas especulativas sobre su origen (ver Genesis 1:1). Da por supuesto que Dios existe. Pero la mentalidad de Occidente esta formada por el derecho romano,la religión judeo cristiana y el pensamiento grecoromano, que es mas de índole racionalista y dado a especulaciones filosóficas. Por este motivo, les comparto una serie de argumentos filosóficos que tratan de responder a la pregunta de si Dios existe. Creemos que Dios existe por medio de la fe y también por la fe creemos que Jesucristo resucitó de entre los muertos. Por experiencia sabemos que ningún tipo de argumento intelectual convence al escéptico de manera sine quan non. Sin embargo, creo util compartir estos argumentos que ayudan a responder a los que cuestionan la existencia eterna de  nuestro Dios.  Aunque ni la neurociencia, ni la antropología, ni la filosofía tienen la respuesta definitiva a la pregunta “¿Existe Dios?”, el estudio de estos conocimientos ayudan a vislumbrar algunas pautas sobre cómo los humanos respondemos a nuestras más profundas y espirituales necesidades humanas. Mas alla de los avances científicos de esta época, la fe en Dios permance firme en millones de personas alrededor del mundo.

Argumentos:

I. — El argumento de la existencia y el Ser necesario

Se trata de un argumento muy célebre, que en el curso de los siglos ha suscitado muchas discusiones. Algunos filósofos —en general, los escolásticos— lo hallan deficiente. Otros, como Descartes y Leibnitz, le reconocieron fuerza persuasiva. ¿Cuál es el argumento más fuerte que nos induce a admitir la existencia de Dios?… Es el argumento llamado de la existencia y el Ser necesario

«La forma más popular del argumento ontológico, usa básicamente el concepto de Dios para probar Su existencia. Este comienza con la definición de Dios como “Ese del cual no puede ser concebido uno más grande”. Entonces se sostiene que existir es mayor que no existir, y por tanto el mayor ser concebible debe existir. Si Dios no existió, entonces Dios no sería el mayor ser concebible – pero eso iría a contradecir la definición misma de Dios.»[1]

Helo aquí:[2]

1. Existen seres en este mundo.
a) Tal es la convicción de la inmensa mayoría de los hombres y de los filósofos, que son realistas; vale decir, admiten la existencia de realidades objetivas, fuera de nuestra mente, e independientes de ella.
b) Aun los idealistas, que niegan la existencia del mundo exterior, deben admitir, al menos, la existencia del “yo” de cada uno.
Es, pues, irrefutable que existe un ser, al menos: “yo”, que pienso.

2. Ahora bien; este ser que existe, o es necesario o es contingente.
a) Se llama SER NECESARIO el que de tal manera existe, que no puede no existir. La existencia pertenece a su esencia. No sería lo que es, si no existiera. Tiene en su esencia la plena razón de su existencia. Existe por sí. No depende de ningún ser para existir.

b) SER CONTINGENTE: Es todo ser que existe, pero puede muy bien no existir. La existencia no pertenece a su esencia. Por lo tanto, no tiene en su esencia la plena razón de su existencia. La razón de su existencia es la operación productiva de otro ser, causa eficiente de su existencia. Existe, pues, por obra de otro ser.

3. No hace falta mucha reflexión para reconocer que el “yo”, mi ser, no es necesario. Es contingente. No existió siempre. Debe su existencia a la actividad de otros seres.

La experiencia nos prueba la contingencia de muchos otros seres también, por no decir todos los que conocemos en el universo.

4.La existencia de un ser contingente exige la de otro ser, a cuya operación productiva debe su existencia el primero.

5. Este otro ser, a que debe su existencia, puede ser contingente también. Pero todos los seres existentes no pueden ser contingentes.
No pueden haber recibido todos la existencia de otro contingente.Si admitiéramos que todos los seres son contingentes, tendríamos que aceptar forzosamente que el primero de ellos —se entiende, en el tiempo—debería su existencia a la obra del no – ser. Sería producto del no – ser.

6. Ahora bien; atribuir al no – ser la causalidad eficiente de todos los seres contingentes, implicaría una gran contradicción. El no – ser no puede ser causa eficiente de ninguna existencia. La primera condición para obrar, es existir.

7. ¿De dónde provino esta contradicción?… De suponer que todos los seres son contingentes. Luego, debe existir, al menos, un ser necesario.

8. Este Ser necesario es Dios.

Así lo propuso Anselmo de Canterbury:

SAN ANSELMO (1033-1109) comenta las palabras de la Sagrada Escritura: “Dijo,el necio para sí: No hay Dios; y se propone demostrar que es una verdadera necedad negar la existencia de Dios.

«Dios es el ser más perfecto que se puede concebir; luego tiene que existir;   de lo contrario, podríamos concebir algo mayor que El, es decir, algo existente. Prescindiendo del contexto en que Anselmo sitúa este razonamiento,[3] la falacia es evidente al comprobar que Anselmo da un salto indebido del orden lógico de las ideas (lo que podemos concebir) al óntico de los seres (lo que existe). En una palabra, respondemos: Si Dios existe (es lo que se pretende probar), ha de ser el más perfecto posible de los seres;pero el hecho de que lo concibamos así no le confiere, sin más, el hecho de existir.»

DESCARTES propuso el mismo argumento sustancialmente en esta forma:

«Lo que está contenido clara y distintamente en un concepto, es verdadero.Nuestro concepto de Dios es de un ser perfectísimo, que posee todas las perfecciones en grado sumo. Ahora bien; la existencia es ciertamente una perfección; y por eso, debe hallarse en Dios.

Luego, DIOS EXISTE.

Aclara su argumento de esta manera:

El ser contingente es por definición el que puede ser o no ser. La existencia no pertenece a su esencia. En ésta no está la razón de su existencia, si existe. Si le atribuimos la existencia, ha de ser por un juicio sintético, oriundo de la experiencia. En cambio, en el ser necesario la existencia pertenece a su esencia. Toda la razón de la existencia del ser necesario está en su esencia. Por eso, el juicio con que le atribuimos la existencia, es analítico. Es tan contradictorio concebir a Dios no existente, como concebir una circunpuntos no estuviesen a igual distancia del centro.

3. LEIBNITZ, a su vez, presentó la misma prueba de otra manera.

He aquí el núcleo de su razonamiento:

El ser infinitamente perfecto, cuya esencia incluye la existencia, existe necesariamente, si es posible. Es así que es posible, puesto que la idea de Dios no encierra ningún límite, ninguna negación, y por consiguiente, ninguna contradicción.Luego, DIOS, el ser infinitamente perfecto, EXISTE.[4]

A este argumento el científico objetará:

1.° que lo contingente o relativo, que surge y desaparece, no es la masa atómica o la energía constante del Universo, sino las distintas firmas que una diversa composición molecular ofrece a maestra percepción;
2.° como ya advirtió Kant, que tal argumento demostraría, a lo más, la existencia de un ser supramundano, como arquitecto del Universo, pero no precisamente la del Dios que admitimos los cristianos.» [5]

Crítica de Patricio Hopkins

«Nos parece un argumento original, muy ingenioso, pero no muy sólido. Es verdad que no podemos concebir al ser perfectísimo sino como existente. El concepto de él encierra necesariamente la nota de existencia. Pero el solo hecho de concebir un ser mentalmente, no es razón suficiente para atribuirle existencia en el orden ontológico (de los seres reales). No porque yo conciba con la mente una isla de perfecto gozo y eterna juventud, se sigue que ella existe. Es menester dar razón suficiente del paso del orden conceptual al orden ontológico. Este argumento no nos da esa razón.»[6]

Hebe H. Vidal comenta:

Aunque muchos autores llaman “ontologistas”  a todos  aquellos que afirman que Dios es el objeto de un conocimiento intuitivo, reservamos específicamente el nombre de “argumento ontológico”   (demostración “a simultáneo”)   al tipo de argumentación en la cual se pasa inmediatamente de la idea de Dios a la existencia de Dios. La paternidad de este famoso   argumento   corresponde   históricamente   a   San Anselmo de Cantorbery; más tarde lo volvieron a tratar Descartes (Quinta Meditación) y Leibniz (Monadología).

San Anselmo escribe en su  “Proslogion”   (cap. II): “El insensato debe convencerse de que existe, al menos en el entendimiento, algo mayor que lo cual nada puede pensarse; porque cuando oye esto, lo entiende, y lo que se entiende existe en el entendimiento. Y en verdad, aquello mayor que lo cual nada puede pensarse no puede existir sólo en el entendimiento. Pues si sólo existe en el entendimiento, puede pensarse algo que exista también en la realidad, lo cual es mayor … Existe, por tanto, fuera de toda duda, algo mayor que lo cual nada puede pensarse, tanto en el entendimiento como en la realidad”. Y en el cap.  III dice: “Luego  existe verdaderamente algo mayor que lo cual nada puede pensarse, y de tal modo, que no puede, pensarse que no exista. Y eso eres Tú,  Señor Dios nuestro. Por tanto  existes verdaderamente, Señor Dios mío…”

Critica: El  argumento   anselmiano,  más  sutil  de  lo que a primera vista parece, fue refutado por Santo Tomás y más tarde por Kant. Santo Tomás sostiene que la demostración carece de valor porque hay un paso ilegitimo del orden lógico al orden óntico. Es verdad que si yo concibo a Dios como perfecto debo concebirlo también como existente; pero esto ocurre en el plano lógico de mi pensamiento; no me es lícito concluir de esto la existencia real extramental de Dios. [7]  Por esta razón, es menester rumiar sin prisa todos los pasos de este argumento, con un esfuerzo sincero, imparcial, para captar su verdad y todo lo que implica ésta. Si se hace así, la fuerza persuasiva de este argumento impresionará al intelecto.[8]

II. — El argumento del primer motor[9]
Fue elaborado por aristóteles, y perfeccionado por Santo Tomás de Aquino. En realidad, es otro modo de exponer el argumento anterior.

1. Es un hecho evidente que todos los seres de este mundo se mueven; vale decir, cambian, pasan de continuo del estado de potencia al de acto.

Los seres pueden moverse, pueden cambiar:

a) Por pasaje del estado de potencia subjetiva, activa, a la realización de la acción.

Ejemplo: Estoy en potencia subjetiva, activa, para aprender los argumentos de la existencia de Dios. Si me pongo a estudiarlos, pasaré del estado de potencia de conocerlos al acto de conocerlos. Se producirá un movimiento en mí.

b) Por pasaje del estado de potencia objetiva a la existencia.

La potencia objetiva es la capacidad o no – repugnancia de un ente posible para existir.

Ejemplo: Hace cien años, yo era solamente un ente posible. Estaba en potencia objetiva para existir. Actualmente, existo. El pasaje de ente posible a ser existente fue un movimiento.

c) Por pasaje del estado de potencia subjetiva, pasiva, al acto.

La potencia subjetiva, pasiva, es la capacidad o aptitud de una cosa existente de recibir alguna forma o perfección.

Ejemplos: El bloque de mármol tiene potencia subjetiva, pasiva, de ser convertido en estatua de San Martín. Al recibir la forma de este procer, se produce en él un movimiento.

Un niño ciego de nacimiento por algún defecto fisiológico, que un experto cirujano puede remediar, tiene potencia subjetiva, pasiva, para adquirir uso de la vista.

2. Todos los seres de este mundo pasaron del estado de mera potencia de entes posibles, al estado de existencia. Es más: pasan a menudo del estado de potencia subjetiva, pasiva, al apto de la perfección a que se refiere dicha potencia. Los seres vivos pasan de continuo del estado de potencia subjetiva, activa, a la realización de la acción correspondiente, por la cual se mueven al estado de acto con respecto a la perfección que adquieren por dicha acción.

Eso quiere decir que todos los seres de este mundo se mueven, en el sentido que hemos explicado.

3. Si se mueven, es porque son movidos por otros seres, que llamamos motores.

Es muy probable que estos motores sean, a su vez, movidos por otros seres motores, anteriores a ellos; y así, por una serie muy larga de éstos, cada uno de los cuales recibe movimiento de un ser anterior, ya en acto, y va la vez imprime un movimiento en un ser posterior, que estaba en potencia para recibir ese movimiento.

4. Si continuáramos indefinidamente la averiguación de los sucesivos motores de una serie de movimientos eslabonados, tendríamos que llegar forzosamente, en última instancia, a un MOTOR INMÓVIL, que no experimenta jamás en sí movimiento alguno, en el sentido de que hablamos; pero que es origen de todos los movimientos, que se dan en los demás seres del universo.

5. Este Ser, motor inmóvil, acto puro, sin mezcla alguna de potencia, motor primero de todos los movimientos, que se dan en los demás seres, es DIOS.

6. Luego, DIOS EXISTE.
 
Dice Francisco La Cueva:
«A posteriori, es decir, a través del mundo que vemos, creado por Dios. Así lo propone Tomás de Aquino en su vía central (de la «contingencia»): Todo lo que vemos es contingente (es decir, no tiene en sí mismo la razón de su existencia; de lo contrario, no podría dejar de existir). Por tanto, resulta necesaria, en última instancia, la existencia de un ser que tenga en sí mismo la razón de su existir y que pueda sacar a la existencia a todos los demás seres que no existen por sí mismos. A este ser necesario llamamos Dios.

A este argumento el científico objetará:

1.° que lo contingente o relativo, que surge y desaparece, no es la masa atómica o la energía constante del Universo, sino las distintas firmas que una diversa composición molecular ofrece a maestra percepción;
2.° como ya advirtió Kant, que tal argumento demostraría, a lo más, la existencia de un ser supramundano, como arquitecto del Universo, pero no precisamente la del Dios que admitimos los cristianos.[10]

III— El argumento de la causa final[11]

Este argumento fue traído por Anaxágoras, Sócrates, Platón y Aristóteles.

El argumento teológico dice que desde que el universo despliega tal maravilloso diseño, debe haber habido un diseñador Divino. Por ejemplo, aún si la tierra estuviera unos pocos cientos de millas más cerca o más lejos del sol, no sería capaz de mantener mucha de la vida que en la actualidad lo hace. Si los elementos en nuestra atmósfera fueran diferentes aún en un pequeño porcentaje, cada cosa viviente sobre la tierra moriría. Las probabilidades de una simple molécula de proteína formada por casualidad es 1 en 10 elevado a la potencia 243 (es decir, 10 seguido de 243 ceros). Una simple célula consta de millones de moléculas de proteína.[12]

La creación, incluyendo al hombre, demuestra orden, arreglo y propósito; por lo tanto, debe haber un Diseñador inteligente. El aire es tal que el hombre puede respirar y vivir. El agua es tal que el hombre puede bebería y apagar su sed. Las estaciones indican orden (Gen. 8:20-22). Cada copo de nieve es un intricado diseño, con un núcleo y seis lados, lo cual evidencia un arreglo inteligente que fue la base para la pregunta de Dios a Job 38:22.[13]

1.Existe un orden admirable en el mundo. Esta conclusión a que llegaron  los filósofos de la antigüedad, con sus atentas, pero no muy completas observaciones de la naturaleza, ha sido confirmada ampliamente por las modernas conquistas de las Ciencias. Tanto más se comprueba la presencia de un orden sencillamente asombroso en todo el universo —ya sea en su inmenso conjunto, ya sea en sus más diminutos elementos—, cuanto más avanza la ciencia en sus meticulosas investigaciones. Basta recordar las revelaciones de la Astronomía, y los descubrimientos sorprendentes de la constitución de los átomos.

2.Ahora bien; este orden admirable no puede existir sino por obra de una causa inteligente. En efecto, todo orden resulta de un fin conocido y perseguido como tal con una adecuada adaptación de los medios, que asegura la consecución de ese fin. Sólo un ser inteligente puede tener conocimiento de un fin, como tal, y disponer adecuadamente los medios para su segura consecución. Por lo tanto, el orden admirable que reina en el universo es fruto de una causa inteligente.

¿Posee el universo inteligencia con que ordenar y guiar toda su actividad, en la cual resplandece tan maravilloso orden?

En rigor, no es imposible que el universo tenga inteligencia. El hombre es un ejemplo de inteligencia unida sustancialmente a la materia. Pero nuestros conocimientos del universo, resultado de siglos de con convencen de que el universo tenga inteligencia.

a) SPINOZA pensó que Dios es la sustancia universal, inmóvil y acabada del universo; y el mundo que nosotros conocernos, es la suma de los accidentes o modos de esta sustancia única. Esta teoría explica el orden del universo por la presencia de Dios en él; y Dios, por cierto, es inteligente. Spinoza explica el orden del mundo por la existencia de Dios y su presencia sustancial en el universo. Es teísta, pero panteísta. Todo existe en Dios.

b) PLOTINO pensó que el mundo es una emanación de Dios;es un efluvio de su esencia. Dios y el mundo no difieren esencialmente; son  esencialmente idénticos. El mundo no ha sido establecido por la voluntad de Dios; surge de la esencia divina.Se trata de otra opinión panteísta, pero teísta al final.

c) HEGEL y SCHELER son también panteístas. Enseñan un panteísmo evolucionista. Dios, para ellos, no es un ser infinito,perfecto, sino finito e imperfecto; pero en continuo devenir o evolución hacia la más acabada perfección. La evolución de la Divinidad se realiza en el mundo. Éstos reconocen también la presencia de la inteligencia divina en el universo, y ésta rige su incesante actividad hacia la perfección.Explican el orden del universo por la presencia inteligente de Dios en el.

d) Otros filósofos, en fin —Krause, Eucken, Paulsen, Wundt—, consideran al mundo como existente en Dios. Enseñan el panenteísmo. El ser de Dios no se agota en el ser del mundo: lo sobrepuja inmensamente, tal que El tiene su propio ser frente al mundo.El ser de Dios abarca el ser del mundo; pero es mucho más inmenso que éste. El mundo es una parte dentro del infinito ser divino.Es un panteísmo que se esfuerza por sostener, no obstante,que Dios es persona distinta del mundo.

e} Pero la mayoría de los filósofos niegan que el universo tenga inteligencia. No hallan razones suficientes para atribuirle esa perfección.

f) La mayoría de los filósofos estiman que la causa inteligente del  orden  admirable  que reina  en el mundo  debe ser un ser distinto y superior al universo.

En rigor, de este argumento no se  puede deducir que la causa inteligente del orden que hay en el universo sea infinita. Sólo se de existencia de un ser superior al mundo y anterior a él. Pero, aplicando la prueba primera de la existencia y del ser necesario, se llega a la conclución de que la causa inteligente del orden del universo es el ser necesario, infinito, único, que llamamos DIOS.

Francsico La Cueva comenta que:

«Este argumento (teleológico), llamado así porque se basa en la causalidad final («telos» en griego), procede así: El Universo presenta un orden y una exquisita adaptación progresiva de los sujetos a los objetos, de los órganos a sus funciones, de los medios para los fines. Esto supone la existencia de una inteligencia, anterior y superior al mundo, que haya programado dicho orden; de lo contrario, todo lo existen te sería un absurdo producto del azar.

Sin embargo, para un científico no creyente, este argumento carece de fuerza convincente, porque:

1.° todo el proceso evolutivo se podría explicar mediante una dialéctica de mutua adaptación entre el ser y su medio (también es cierto que «la función crea el órgano»), en determinadas circunstancias que han permitido el salto de lo inorgánico a lo orgánico, de la ma teria a la vida, de la «biosfera» a la «noósfera», etcétera;

2.°dicha finalidad a escala cósmica podría explicarse con la existencia de una causa inmanente como «alma» del mundo, sin identificación posible con el Dios verdadero. »[14]

En conclusión, estos argumentos han sido intentos de responder intelectualmente al interrogante humano sobre la existencia de Dios. Son útiles para taparle la boca a los ateos. Pero recuerda que: Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan “(Hebreos 11:6). Esto es la mas importante de estos debates. Por que sin fe no podemos creer que un Dios invisible como el nuestro existe verdaderamente. Y esta fe es un don precioso, que nos ha dado el Señor nuestro Dios y creador del Universo. Realmente hay que ser muy terco, muy orgulloso, muy soberbio o muy necio (como dice la Biblia) para no creer en la existencia de Dios. Pero aún así, hoy en día, hay muchos que se han levantado contra el conocimiento de Dios y no solo niegan tercamente su existencia, sino que también combaten a aquellos que si creen que Dios existe. Me refiero a hombres de ciencia y erudición como Richard Dawkins, Stephen Hawkings y otros prominentes científicos, que se oponen a la fe cristiana con todas sus artimañas diabólicas. En fin, todo esto es parte del debate sobre la existencia de Dios.

Les comparto un video, con una exposición muy clara sobre este tema, presentado por el Dr. Miguel Nuñez, un pastor bautista de la República Dominicana.

Dios le bendiga mucho!

Notas

[0] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150401_iwonder_cerebro_dios_fe_sem_dv

[1] http://www.gotquestions.org/Espanol/Existe-Dios.html

[2] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 283-284, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[3] Véase J. Marías, Historia de la Filosofía (Madrid, Revista de Occidente, 1969), pp. 140-142., citado en Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, Curso de Formacion Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[4] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 288-289, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[5] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34,Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[6] Patricio Hopkins, Filosofía,p.289, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[7] Hebe R.Vidal, Fundamentos de Filosofia, p. 97, Librería Huemul, 1970,Buenos Aires, Argentina

[8] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 284, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[9] Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 284-285,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

[10] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34,Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[11] Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 286-287,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

[12] http://www.gotquestions.org/Espanol/Existe-Dios.html

[13] A.H.Yetter, Principales doctrinas bíblicas vol. 1 Cursos por correspondencia,p. 20-21, Publicación la Biblia dice, Quito, Ecuador

[14] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34, Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

Imagen: https://dropestein.wordpress.com/2015/04/05/10-argumentos-a-favor-de-la-existencia-de-dios/

Atributos de Dios parte 7- La unicidad de Dios (parte 1)


Atributos de Dios parte 7- La unicidad de Dios (parte 1)

Autor:Paulo Arieu

La unicidad de Dios

Un ser puede ser uno sin ser único. Si en el mundo no existiera sino un solo ser humano, ése sería no solamente un ser humano, sino que sería el único. Dios, entonces, es uno y, además, es único,pues existe solamente un Dios. No existe más que un solo y verdadero Dios. Unicidad no es lo mismo que unidad. Unidad significa que Dios es uno. Unicidad significa que es único.[0]

a. Significado

Unicidad significa que Dios es único, no hay otro como El ni lo habrá. Dios es el único de su “género”. Solamente hay un Dios, y por lo tanto Dios es único. Todas las demás cosas existen por medio de este Dios. Ningún otro ser se puede comparar con El.El no es creado, el resto de la creación si lo ha sido en algun momento.

Al pensar en esto, me doy cuenta que empiezan a venir a mi mente sus atributos como expresión perfecta de su divinidad.

El es lo mas superior y excelso que los hombres intentaron pensar, también expresar.

Aunque Dios ha utilizado palabras humanas para comunicarse con los hombres, expresiones antropomorifcas y tambien se encarno en Jesus,asumiendo temporalmente una forma humana, Dios sigue siendo El otro. Nosotros para entenderlo mejor,para explicar como El es, usamos expresiones humanas, no hay otra manera de poder hacerlo,pero Dios sigue siendo totalmente distinto a Su creacion(Naturaleza,ángeles fieles,ángeles infieles y seres humanos).

Imaginarnos como Dios es de un modo estrictamente humano, es correr el riesgo de ser idólatras.

Floreal Ureta dice que

Yaveh es santo en primer lugar en el sentido de que domina enteramente al mundo creado; El es completamente otro,el incomprensible, el insondable. Por otra parte Yahveh es santo en cuanto que se comunica,en cuanto que quiere hacer participar a los hombres en lo que El es,juzgándolos y haciéndoles misericordia. Su santidad es una santidad activa, exigente; toma al hombre aparte para comunicarle una vida nueva.[1]

b. Referencias bíblicas

  •  “60 a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro.” (1 Reyes 8:60 Reina-Valera 1960)
  • para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.(1 Corintios 8:6 Reina-Valera 1960 RVR1960)
  • “4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Deuteronomio 6:4 Reina-Valera 1960)

 Según la versión Reina Valera, este versículo contiene dos afirmaciones: Yawé es nuestro Dios (unicidad) y Yawé es uno (unidad). Esta traducción es posible y correcta y el doble uso del nombre de Dios puede ser una prueba de la doble afirmación. Sin embargo, la palabra hebrea “ejad” (” uno”) puede ser traducida también “un único” . Esa traducción parece ser aún mejor que la de la Reina Valera. En este caso, este versículo no enseña tanto la unidad de Dios, sino su unicidad: El Dios de Israel es el único que tiene derecho a ese título.

  • Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. (Zacarías 14:9 Reina-Valera 1960 RVR1960)

Está enseñando la misma cosa

  • “11 ¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad,Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? “ (Éxodo 15:11 Reina-Valera 1960)

Acá se expresa la misma verdad en forma retórica

Dios(heb., elohim, el, elyon, shadday, yahweh; gr., theos), en la Biblia no contiene una definición formal de él; sin embargo el ser y los atributos de Dios aparecen en cada página.

La mejor definición de la palabra en la historia del cristianismo, es decir, en la cultura en la cual la Biblia ha sido una influencia prevaleciente, es la que se encuentra en el Westminster Shorter Catechism (Q4) [Catecismo Abreviado de Westminster]:

“Dios es un Espíritu, infinito, eterno e inmutable, en su ser, sabiduría, poder, santidad, justicia,bondad y verdad.”

Dios es un ser personal no material, consciente de sí mismo y autodeterminante. Está en todas partes; todo en todas partes está inmediatamente en su presencia.

Su omnisciencia es todo inclusiva: conoce eternamente lo que ha conocido en el pasado y lo que conocerá en el futuro. Su omnipotencia es la habilidad de hacer con poder todo lo que el poder puede hacer, controlando todo el poder que hay o que puede haber.

La santidad es el atributo ético central de Dios. Los principios éticos básicos están revelados por la voluntad de Dios y derivados de y en base al carácter de Dios. Posee toda la lógica y la racionalidad. Los axiomas de la lógica y de las matemáticas no son leyes aparte de Dios a las cuales Dios debe sujetarse. Son atributos de su propio carácter.

Dios es eterno, sin principio ni fin temporal. En sentido figurado “eterno” puede designar una calidad de ser apto para la eternidad (como en las palabras vida eterna).

Inmutable, en el lenguaje bíblico, señala la autoconstancia perfecta del character de Dios a lo largo de toda la eternidad y en sus relaciones con sus criaturas. No es contradictorio que Dios realice en tiempo los acontecimientos de su programa redentor La idea de que la inmutabilidad de Dios es una inmobilidad estática (como en el tomismo) es semejante a la idea de falta de limitación temporal y es contraria al punto de vista bíblico.

Dios es conocido supremamente por medio de su Hijo (Hebreos 1:1 ss.).

También por haber tres personas divinas y un solo Dios (La Trinidad)

Además, su ser invisible, es decir, su eterno poder y deidad (theiotes en contraste con theotes) se conocen por medio de la creación (Romanos 1:20). “Los cielos cuentan la gloria de Dios” (Salmo 19; Romanos 10:18).

Es habitual hacer una distinción entre la revelación natural, todo lo que Dios ha creado, y la revelación especial, la Biblia.

Se conoce a Dios por fe, más allá del sentido cognoscitivo, en comunión con su pueblo. Se le aseguró a Moisés, guiando a su pueblo en el éxodo:

  • Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí (Éxodo 33:13,14).

La Biblia abunda en invitaciones para buscar y hallar comunión con Dios. Podemos leer en el Salmo 27, Isaías 55 y muchas otras invitaciones misericordiosas similares. En la Biblia se hace referencia a otros dioses como dioses falsos (1 Reyes 18:27; 1 Corintios 8:4-6) o demonios (1 Corintios 10:19-22).

Y se exhorta a no imitar a las naciones paganas, que no conocen a este Dios único en su ser a no procurar tener contacto con este mundo espiritual

Dios no conocido:

Estas palabras aparecen solo en  Hechos 17:23. Este probablemente era un altar levantado por algún adorador que no sabía a qué dios agradecer por algún beneficio que había recibido.

Los dioses olímpicos, obra de Nicolas-André Monsiau. Representado desde el centro superior según el sentido de las agujas del reloj: ZeusHefesto,AteneaApoloHermesArtemisa,PoseidónErosAfroditaAres,DionisoHadesHestiaDeméter,Hera.

Además de los doce dioses principales y las innumerables deidades menores, los antiguos griegos adoraban a una deidad que ellos llamaban Agnostos Theos, es decir: el dios desconocido.

En Atenas, hubo un templo dedicado específicamente a este dios y muy a menudo que los atenienses prestaban juramento “en el nombre del dios desconocido” (Νή τόν Άγνωστον Ne ton Agnoston).[2] ApolodoroFilóstrato y Pausanias escribieron también sobre el dios desconocido.

El dios desconocido no era tanto una deidad específica, sino una representación, de un dios o dioses que realmente existía, pero cuyo nombre y la naturaleza no se reveló a los atenienses o la mundo helénico en general.

De acuerdo con una historia contada por Diógenes Laercio, Atenas cayó una vez en las garras de una plaga y estaban desesperados por apaciguar a los dioses con los sacrificios apropiados.

Así, Epiménides reunió a un rebaño de ovejas a la Areópago y las liberaron. Las ovejas deambulaban sobre Atenas y las colinas circundantes. Por sugerencia de Epiménides siempre que sea una oveja se detuvo y se establecerá un sacrificio al dios local de ese lugar.

Muchos de los jardines y los edificios de Atenas se asociaron de hecho, con un dios o una diosa y específica por lo que el altar fue construido y adecuado el sacrificio fue hecho. Sin embargo, al menos uno, si no varias ovejas llevaron a los atenienses a un lugar que ningún dios había asociado con él. Así, un altar fue construido allí sin el nombre de un dios inscrito en ella.

 RafaelSan Pablo predicando en Atenas (de Los hechos de los apóstoles)

Según el libro Hechos de los Apóstoles, que figura en el Nuevo Testamento cristiano, cuando el Apóstol Pablo visitó Atenas, vio a un altar con una inscripción dedicada a ese dios, y, cuando fue invitado a hablar a la elite ateniense en el Areópago dio el siguiente discurso:

  • 22 Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad. 23 Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: «Al Dios desconocido.» Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar.24 «El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios fabricados por manos humanas, 25 ni es servido por manos humanas, como si de algo estuviera necesitado, el que a todos da la vida, el aliento y todas las cosas. 26 El creó, de un solo principio, todo el linaje humano, para que habitase sobre toda la faz de la tierra fijando los tiempos determinados y los límites del lugar donde habían de habitar, 27 con el fin de que buscasen la divinidad, para ver si a tientas la buscaban y la hallaban; por más que no se encuentra lejos de cada uno de nosotros; 28 pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: “Porque somos también de su linaje.” 29 «Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano. 30 «Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse31 porque ha fijado el día en que va a juzgar al mundo según justicia, por el hombre que ha destinado, dando a todos una garantía al resucitarlo de entre los muertos.» Hechos 17:22-17:31

En sus razonamientos sobre la posibilidad de conocer a Dios y eventualmente de qué Dios sería este,

Desde el comienzo de la humanidad ha habido la tendencia a negar este atributo divino. Harto conocido es el politeísmo, error que admite varios o muchos dioses.

El Politeísmo se presenta en varias formas:

Demonolatría: culto a espíritus malignos (considerados buenos y malos) común en griegos y romanos, subsiste hoy en algunos orientales y en Oceanía, y revitalizada en nuestros días por el New Age (canalizaciones, comunicación con supuestos “ángeles”, maestros ascendidos, etc.)

Sabeísmo: culto a los astros, corriente en Persia, con algunos adeptos en Grecia.

Antropolatría: culto a los hombres (Júpiter y Saturno en Grecia, los emperadores en Roma y los antepasados en China). También revitalizada por el New Age (culto a maestros y gurúes).

Zoolatría: culto a los animales, propio de Caldea, Egipto y la India.

Fetichismo: culto a la naturaleza inanimada, como los ríos, la tierra, el fuego, árboles, ídolos, etc., practicado por los egipcios y aún hoy por algunas tribus indígenas y africanas. Idem con el New Age (por ejemplo, Gaia o madre tierra)

Otro error con respecto de la unicidad de Dios es el dualismo, por medio del cual se admite un doble principio supremo: uno del bien, del que proceden todos los bienes, y otro, del mal, del que proceden todos los males.

Dualismos hay el persa, el egipcio, el hindú, etc. En la actualidad se encuentra muy revitalizado este error también con el New Age, haciendo ver que el bien y el mal forman parte de una misma unidad dualista (yin/yan).

En el campo teológico, está el Maniqueísmo, herejía dualista introducida en Persia por Mani, contra la cual luchó arduamente San Agustín, proponía dos deidades: Dios y Satanás.

Entre las sectas modernas, el mayor y más fantasioso atrevimiento dualista lo trae el Mormonismo, el cual, entre otros muchos errores, iguala a Cristo y Satanás.

Citas bíblicas sobre la Unicidad de Dios:

Antiguo Testamento:

  • “Y porque lo has visto, ahora sabes que Yavé es Dios y que no hay otro fuera de El”(Dt. 4, 35).
  • “Escucha, Israel: Yavé, nuestro Dios, esYavé- único” (Dt. 6, 4).
  • “Ven ahora que Yo, sólo Yo soy, y que no hay más Dios que Yo. Yo doy la muerte y la vida, y hiero, y soy Yo mismo el que sano, y no hay quien se libre de mi mano” (Dt. 32, 39).
  • “Así habla el Rey de Israel y su redentor, Yavé de los Ejércitos: ‘Yo soy el primero y el último; no hay otro Dios fuera de Mí. ¿Quién es igual a Mí? Que se pare y lo diga, que me cuente y me demuestre que anunció lo que debía pasar y nos dijo con anticipación las cosas futuras. No se asusten ni tengan miedo ¿no es cierto que se lo había anunciado desde hace tiempo? Ustedes ahora son mis testigos:¿hay acaso otro Dios fuera de Mí? ¡No! No existe otra Roca, que Yo sepa’” (Is. 44, 6-8).
  • “Yo soy Yavé, y no hay otro igual, fuera de Mí no hay ningún otro Dios” (Is. 45, 5).

Nuevo Testamento:

  • “Jesús le contestó: ‘El primer mandamiento es Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es un único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas” (Mc. 12, 29-30).
  • “Esta es la vida eterna: conocerte a Ti,único Dios verdadero, y al que Tú has enviado, Jesús, el Cristo” (Jn.17, 3)
  • “Sabemos que un ídolo no es nada en realidad y que no hay más Dios que el Unico”(1 Cor. 8, 4b).
  • “Un solo cuerpo y un mismo espíritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocación y una misma esperanza. Un solo Señor, una sola Fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todos, que actúa por todos y está en todos” (Ef. 4, 4-6).

Aunque la unidad y la unicidad de Dios consta en todos los Concilios desde el de Nicea (325), en el cual se redactó el Credo Niceno-Constantinopolitano, la iglesia catolica romana en el Concilio Vaticano I (1870) declara firmemente algo que estamos de acuerdo totalmente todos los cristianos:

“Si alguno negare al único y verdadero Dios, Señor y Creador de las cosas visibles e invisibles, sea anatema” (Denz. 1801).

(“Anatema”: en el A.T. aquello que es o que debe ser separado; luego, pasó a significar la excomunión o exclusión de la Iglesia; actualmente se usa en declaraciones para significar aquello que la Iglesia rechaza).[3]

Continúa…

notas

[0] http://www.buenanueva.net/Teologia/1_11_10unicidad.htm

[1] F.Ureta, Elementos de teologia cristiana,pag. 50,ed. C.B.P.

[2] http://es.m.wikipedia.org/wiki/Dios_desconocido#cite_note-0

[3] http://www.buenanueva.net/Teologia/1_11_10unicidad.htm

Descargar

Atributos de Dios parte 6 – La auto-existencia de Dios


Atributos de Dios parte 6 – La auto-existencia de Dios

Antigua representación del Tetragrammaton – aprox. 600 a.C. Fragmento de escrito en pergamino de plata con la Bendición Sacerdotal (Números 6:24-26)

En el judaísmo, el nombre de Dios es más que un título distinguido. Representa la concepción judía de la naturaleza divina, y de la relación de Dios con el pueblo judío. Sobrecogidos por lo sagrado de los nombres de Dios, y como medio de mostrar respeto y reverencia hacia ellos, losescribas de textos sagrados «pausaban antes de copiarlos, y usaban términos de reverencia para mantener oculto el verdadero nombre de Dios».

¿Qué pensaban los grandes filósofos del pasado acerca de la idea de Dios, pudieron acaso intuir de algún modo racional algo importante, verdaderamente trascendente acerca de la existencia de Dios? Muchos de los grandes músicos, científicos, y líderes de la historia profesaban alguna creencia en un Dios todopoderoso. ¿Qué hay de los grandes pensadores de la filosofía? Así como la ciencia, la música, las artes, y la cultura, existe un gran número de respetados filósofos que hicieron afirmaciones claras acerca de su fe. Algunos expresaron sólidas creencias. Algunos expresaron dudas. Otros sólo hicieron preguntas. El examinar a algunos de los filósofos más famosos proporciona una gran cantidad de información en cuanto a la percepción de Dios en el mundo de la filosofía.

Los filósofos griegos mayormente hicieron preguntas acerca de la idea general de la divinidad, y enmarcaron sus respuestas alrededor de asuntos morales.

Sócrates declaró una versión restringida y más común de la regla de oro cuando dijo: “No le hagas a otros aquello que te enoja, si te fuera hecho por otros.” Toda la filosofía de Sócrates estaba emparentada con Platón, su estudiante más famoso, así que es difícil decir cuáles creencias son de Sócrates, y cuáles de Platón.

Los escritos de Platón describen lo que él llama “La Forma del Bien,” y él parecía tener alguna idea de una autoridad sobrenatural.

Hasta llegó a decir:

“La muerte no es lo peor que le puede pasar al hombre.”

Hasta su interés en las estrellas inspiraba creencia. En sus propias palabras:

“La astronomía obliga al alma a mirar hacia arriba y nos lleva de este mundo a otro.”

Aristóteles, un estudiante de Platón, ciertamente tenía la idea de un “Bien Supremo.” Aristóteles animaba a sus estudiantes a desarrollar una habilidad para obtener experiencias, sin ser ingenuo.

“El sello de una mente educada es el ser capaz de contemplar un pensamiento sin aceptarlo.”

Otras afirmaciones, tales como:

“No debemos preguntar más si el alma y el cuerpo son uno, que preguntar si la cera y la figura impresa en ella son una”, son una buena evidencia de que Aristóteles sí creía en algo, y alguien, más allá de la vida mortal.

Los grandes filósofos del occidente no fueron los únicos que contemplaron el concepto de Dios. Pensadores orientales tales como Confucio ejercitaron sus creencias en un Creador sobrenatural.

Confucio dijo una vez:

“La muerte y la vida tienen sus citas fijadas, las riquezas y los honores dependen del cielo,”

y

“El cielo significa ser uno con Dios.”

Confucio también enseñó un principio importante de la filosofía, que

“El objetivo del hombre superior es la verdad.”

Durante el surgimiento de la civilización occidental, creció el número de voces en la filosofía. Una de esas voces fue Agustín. Sus ideas acerca de la teología y la filosofía fueron controversiales en su tiempo, pero han venido a ser fundamentales para muchas de las denominaciones cristianas.

Agustín tenía una fuerte apreciación de la originalidad del evangelio cristiano, al decir:

“He leído dichos en Platón y Cicerón que son sabios y muy bellos; pero nunca he leído en ninguno de ellos: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados.”

Él también apoyó el concepto de los milagros, tanto filosóficamente como científicamente, con citas tales como:

“Los milagros no son contrarios a la naturaleza, sino sólo contrarios a lo que conocemos acerca de la naturaleza.”

Filósofos posteriores continuaron escribiendo y hablando palabras que demostraban su creencia y búsqueda de un Dios real.

Aquino habló claramente en favor de la fe razonada, diciendo:

“La razón en el hombre es más bien como Dios en el mundo,”

y

“Para aquél que tiene fe, ninguna explicación es necesaria. Para aquél que no tiene fe, ninguna explicación es posible.”

Descartes, quien famosamente dijo:

“Pienso, luego existo”,

también tuvo palabras mordaces para algunas opiniones extrañas de sus contemporáneos – muchos de los cuales no eran creyentes.

Una vez declaró:

“No hay nada demasiado extraño e increíble que no haya sido dicho por uno u otro filósofo.”

Pascal era también un creyente acérrimo, y comentó a menudo acerca de su fe. Existe sólo un puñado de científicos que han contribuido más a nuestro entendimiento de la física que él.

Pascal dijo:

“Jesús es el Dios a quien podemos acercarnos sin orgullo y ante quien podemos humillarnos sin desesperación.”

La apuesta de Pascal, aunque a menudo citada erróneamente y usualmente malinterpretada, es un ejemplo perfecto de su creencia en los puntos fuertes filosóficos del creer.

Al declarar su famosa apuesta, Pascal en realidad dijo:

“El creer es una apuesta sabia. Evidentemente la fe no puede ser comprobada, ¿qué daño le haría si apostara a esta verdad y resultara ser falsa? Si gana, lo gana todo; y si pierde, no pierde nada. Apueste, pues, sin dudar que Él existe.”

Lo que Pascal realmente está diciendo aquí es que el cristiano no tiene nada que perder al creer en Cristo.

a. Significado

Dios tiene la base de su existencia en si mismo. El término técnico para esta palabra es la expresión latina “aseitas” ( “él que tiene su origen en sí mismo”).  Todos los demás seres son dependientes en su existencia en Dios como creador.

Este atributo se expresa en su nombre Yawé (relacionado con el verbo hebreo hayah = ser).

El termino heb. YHWH, “Yahweh”, “el que existe en sí mismo”, “yo soy”.

Es la transliteración conjetural del sagrado nombre de Dios por el cual Israel debía llamarlo, según instrucción divina, para distinguirlo de todos los falsos dioses (Ex. 3:13-15).  En hebreo consonántico el nombre se escribía YHWH, el que aparece 6.823 veces en el AT.  Estas 4 letras reciben el nombre de Tetragrámaton.  Aunque no hay evidencias documentales contundentes para confirmar la vocalización Yahweh (generalmente españolizado Jehová), por lo general los eruditos están de acuerdo en que esa era la pronunciación original.

Los diferentes nombres de Dios en el judaísmo representan a Dios tal y como es conocido, así como los aspectos divinos que se le atribuyen.

Los nombres de Dios han sido una fuente de controversia entre eruditos de la Biblia. Algunos han esgrimido la diversidad como prueba de que la Torá es obra de varios autores (véase Pentateuco), mientras que otros declaran que los diferentes aspectos de Dios tienen diferentes nombres, dependiendo del papel que Dios representa en el contexto en el cual se le hace referencia y los aspectos específicos que se quiere acentuar.

Por causa de lo sagrado que consideraban el nombre Yahweh, y el temor de profanarlo y así transgredir el 2º mandamiento del Decálogo, los judíos poco a poco dejaron de pronunciar el nombre.

Este proceso ocurrió durante el periodo intertestamentario, aunque no se puede precisar la fecha exacta.  Los autores de los libros bíblicos postexílicos (como Esdras-Nehemías y Malaquías) no vacilaron en usar la palabra Yahweh en la misma forma en que lo hicieron los autores preexílicos.

En el s III a.C., cuando los primeros libros de la Biblia fueron traducidos al griego, el nombre Yahweh se escribió en caracteres hebreos en los manuscritos griegos, como lo demuestran el papiro Fuad 266 de Dt (ss I o II a.C.) y un fragmento de los Profetas Menores (comienzos del s I d.C.) encontrados en una cueva del Nahal Hever.

Sin embargo, en manuscritos posteriores de la LXX el nombre de Dios aparece regularmente traducido como Kúrios, “Señor”.

Esto indica que en los primeros siglos de la era cristiana se había establecido firmemente el siguiente hábito: leer Adónây, “Señor”, cada vez que aparecía el término Yahweh en la lectura de un pasaje bíblico en hebreo, y Kúrios, “Señor”, cuando el texto hebreo era traducido al griego.

Que esta costumbre estaba bien establecida en la nación judia del s I d.C. lo demuestra el hecho de que Cristo y los apóstoles usaron la palabra Señor en forma regular cuando los escritores del AT hubieran usado el nombre Yahweh.

En realidad, el término Señor había reemplazado tan completamente al de Yahweh, que Yahweh o Jehová no aparece en ningún pasaje del NT.

Cuando los masoretas comenzaron a agregar las vocales a los manuscritos hebreos consonánticos (ss VII u VIII d.C.), añadieron las vocales de la palabra Adônây a las consonantes YHWH.  Hasta hoy se ha seguido esta costumbre en todas las Biblias hebreas, aun las impresas por no judíos.

Los judíos siempre sustituyen Adónáy en lugar de Yahweh cada vez que lo encuentran en la Biblia.  Al no conocer esta costumbre judía, algunos traductores de las Escrituras a los idiomas modernos a partir del s XII d.C. tradujeron YHWH con las vocales que tenía Adônây (dando “Jehová”, y lo pronunciaron de ese modo; Ex. 6:3; Sal. 83:18; Is. 12:2; etc.).

Generalmente se cree que YHWH es una forma del verbo hâyah, “ser”, en cuyo caso significaría “el Eterno [el que vive eternamente]”, “el que existe por sí mismo”, “el autosuficiente”.  El atributo divino particularmente destacado por este título es el de la autoexistencia y la fidelidad, apuntando al Señor como el Dios viviente, la fuente de la vida, en contraste con los dioses de los paganos que no tenían existencia fuera de la imaginación de sus adoradores (ls. 41:23-29; 44:6-20).

Véase a continuación algunas combinaciones con el nombre YHWH (se dan en orden de aparición; salvo el 3, 5 y 10, la RVR tradujo todos los demás):

1. Jehová-jireh
De acuerdo con la RVR, nombre dado por Abrahán al lugar donde Dios proveyó un cordero para ofrecerlo en lugar de Isaac (Gn. 22:14).  Posteriormente, sobre este sitio se construyó el templo de Jerusalén.  Véase Moriah.

2. Jehová-ropeka
Nombre que Dios se dio a sí mismo en ocasión de las aguas de Mara (Ex. 15:26).

3. Jehová-nisi
De acuerdo con la RVR, nombre que Moisés le dio al altar que erigió en Refidim como monumento a la victoria de Israel sobre los amalecitas (Ex. 17:15-16).

4. Jehová-mecadiskem
Nombre dado a sí mismo por Dios en ocasión de la declaración de santidad del sábado (Ex. 31:13).

5. Jehová-salom
De acuerdo con la RVR, nombre que Gedeón dio al altar que construyó en Otra (Jue. 6:23-24).  Habiendo visto un ángel, y temiendo por su vida, Gedeón recibió la seguridad mediante las palabras: “Paz a ti”.  Esta bendición de paz llegó a ser el motivo expresado en el nombre que le dio al altar construido en honor a Dios y en memoria de los acontecimientos.

6. Jehová-tsebaoth
Expresión que aparece a menudo como uno de los títulos de Dios (1 Sam. 1:3, 11; 1 R. 18:15;  etc.).

7. Jehová-elion
Nombre dado por David (Sal. 7:17).

8. Jehová-roi
“Yahweh [es] mi pastor” (Sal. 23:1).

9. Jehová-tsideqenu
“Yahweh justicia nuestra.
Frase profético que aparece en Jer. 23:6.

10. Jehová-sama
De acuerdo con la RVR, nombre que se da a la prometida ciudad restaurada en la visión de Ezequiel (Ez. 48:35).

b. Referencia bíblica:

  • “26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;” (Juan 5:26 RV 1960)

Dios es independiente en sus pensamientos

  • “33 !!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !!Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?”(Romanos 11:33-34)

Dios es independiente en su voluntad

  • 35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces? Daniel 4:35 
  • “19 Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? “ Romanos 9:19

Dios es independiente en su poder

  • Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.Salmo 115:3

Dios no es creado ni tiene un ser superior al que subordinarse. Dios existe por si mismo, es eterno. Los ateos cuestionan esto diciendo  quien creo a Dios, ya que la tendencia humana es preguntarse quien creo a quien? Nada existe porque si, ya que de la nada,nada sale. Sin embargo, Dios no nos ha revelado otra cosa que su eterna existencia. No eternidad en el sentido de un tiempo infinito como nois sentimos tentados a imaginarnos nosotros a veces los humanos, sino eterno en el sentido de habiendo existido por siempre. Para las mentes inquietas, escépticas, reconocemos que es dificil de aceptar. Pero si no hubiese sido asi, deberiamos pensar en quien creó a Dios,lo que sería un absurdo existencial, ya que a Dios no lo creó ningun ser anterior a El. El es el que existe por siempre. Eso es lo que significa Yo soy el que soy (YHWH)

La bendición de YHWH

Un hallazgo fortuito en los trabajos de excavación que se realizaban en las tumbas de Ketef Hinnom en Jerusalén, sacó a la luz, una parte del texto bíblico más antiguo que se conoce, fuera de la literatura del Antiguo Testamento.

Datado entre finales del siglo VII y principio del VI, AC, las inscripciones realizadas sobre unos pequeños rollos de plata, contienen la bendición que debía impartir el sacerdote Aarón y sus hijos al pueblo de Israel, según se lee en el libro de Números 6:22-26.

En 1979 el arqueólogo Gabriel Barkay, de la Universidad Bar Ilán cerca de Tel Aviv, comenzó con un pequeño presupuesto a excavar una zona de tumbas al suroeste de Jerusalén, desde donde se contempla el valle de Hinnom, junto a la iglesia presbiteriana escocesa de St. Andrew.

Las tumbas labradas en la roca, dentro de cuevas, como era costumbre en el reino de Judá, tenían capacidad para varios enterramientos. Las bancadas con apoyo para las cabezas, disponían bajo ellas de un almacén, de forma que primeramente se depositaba el cuerpo en el banco y posteriormente se alojaban los restos óseos en el almacén, junto con él ajuar funerario que les acompañaba. Quedando así la cueva disponible para sucesivos enterramientos.

Estas tumbas han sido reutilizadas en los diferentes periodos históricos, desde el helenístico hasta el turco-otomano, y por supuesto eran saqueadas. Pero en una de ellas catalogada como la numero 25, tallada con 6 bancos, su almacén permaneció intacto al quedar enterrado por un desprendimiento parcial del techo, guardando en su interior una gran cantidad de objetos, entre ellos 125 son de plata, 40 puntas de flecha de hierro, oro, marfil, cristal y 150 piedras semipreciosas, junto con restos humanos.

Judy Hadley, actual profesora en la Universidad de Villanova de Philadelphia, encontró entre los objetos, un pequeño rollo de plata coloreado, de 2,7cm de ancho y 9,7cm de largo. Posteriormente tamizándose los restos de material recogido, se halló un segundo rollo de plata más pequeño de 3,9cm por 1,1cm.

Después de 3 años y tras una cuidadosa técnica, se pudieron desenrollar en los laboratorios del Museo de Israel, apreciándose en la inscripción el tetragrámaton divino YHWH (comúnmente traducido por Jehová o Yahweh), junto a otras palabras de la bendición sacerdotal.

Después de una década de análisis y discusión para catalogarlos, y aprovechando los avances tecnológicos, el Dr. Bruce Zuckerman y su equipo de la Universidad de California, fotografiaron los rollos de plata con nuevas técnicas por ordenador, consiguiendo una mayor resolución y seguridad en la reconstrucción del texto, determinándose su datación por la paleografía, entre los siglos VII y VI AC, con una escritura típica cursiva del hebreo antiguo, como lo indica el Dr. P.Keyle Mc Carter de la Universidad de Jhons Hopkins, especialista en escritura semítica antigua.

El rollo pequeño contiene el texto más completo y su traducción literal es:
Te bendiga Yhwh
y te guarde
haga Yhwh brillar su rostro sobre ti
y te conceda la paz

Compárese con Números 6:22-26 “Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, Y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz.”

Este descubrimiento proporciona una importante evidencia de la antigüedad de la Biblia, situando en la época del profeta Jeremías, el uso corriente por el pueblo de Israel de los escritos del Pentateuco, aunque algunos críticos pretendan fechar su origen próximo al comienzo de nuestra era, alejándolo de su verdadero origen.

También es interesante resaltar cómo la gente tenía a Dios como protector y amigo en sus vidas; pues presumiblemente estas inscripciones eran llevadas sobre el cuerpo, como un amuleto. Aunque hay que especificar, que la Bendición Bíblica en Israel nunca ha sido un conjuro mágico, sino una oración dirigida a Dios.[0]

Grandes filósofos más contemporáneos han continuado proclamando su fe y creencia en Dios.

Por ejemplo: Kierkegaard afirmó que

“Dios crea de la nada. Maravilloso, dirá usted. Sí, ciertamente, pero Él hace lo que es aún más maravilloso: Él hace santos de pecadores.”

El mundo filosófico está lleno de hombres y mujeres brillantes y talentosos, que claramente han creído en la existencia e influencia de un Dios sobrenatural.

¿QUIÉN CREÓ A DIOS?

Nadie. No fue creado. Siempre existió. Solo las cosas que tienen un principio, como el mundo, necesitan que haya un  creador previo. Dios no tuvo principio y, por lo tanto, no necesitaba ser creado.[1]

En los ultimos años hemos visto crecer magnificadamente la influencia de la ciencia en nuestra sociedad contemporánea.

Puede decirse que se estableció el fundamento de la ciencia moderna en Oxford, cuando allí los eruditos atacaron las enseñanzas de Tomás de Aquino probando que su suprema autoridad, Aristóteles, había cometido ciertos errores acerca del fenómeno de la naturaleza[…] Cuando la Iglesia Romana atacó a Copérnico y Galileo (1564-1642), no fue porque sus enseñanzas tuvieran algo contrario a la Biblia. Las autoridades de la iglesia pensaron así, pero fue porque algunos elementos aristotélicos habían llegado a ser parte de la Ortodoxia de la iglesia y las teorías de Galileo claramente Hitaban en conflicto con ellas. En realidad, Galileo defendió Ha compatibilidad de Copérnico y la Biblia y este fue uno de los factores que condujeron a su juicio.[2]

La mayoría de los diarios y las redes socials, hacen eco rápidamente de las expresiones comunes de los científicos así como sus descubrimientos.

El portal online evangelico Noticiascristianas.com publicó un artículo donde comenta que el notable cientifico Stephen Hawking, sigue apostando por la generación espontánea del universo, cosa que solo se explica, por medio de las “leyes de la física” pasando por alto al Creador de las mismas.

El físico, se considera una de las mentes más brillantes del mundo, vuelve a “retar a Dios” al concluir en un nuevo libro (Grand Design,El Magnífico Diseño) que

“Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo crearse a sí mismo -y de hecho lo hizo- de la nada. La creación espontánea es la razón de que exista algo, de que exista el Universo, de que nosotros existamos.Para eso no es necesario invocar a Dios”.

A pesar de ser una de las mentes prodigiosas de esta era moderna, Hawking sigue afirmado que la generación espontánea es el origen del universo, sin considerar que, tal afirmación, tendría las mismas probabilidades de ser cierto, como las que tendríamos al abrir una mina donde se extraigan metales y encontrarse un auto fabricado.

Además, Hawking, pasar por alto una sencilla respuesta, ¿quién es el que ordena o permite que tales leyes de la física se cumplan sin salirse del principio demostrado? Movimientos inclusive de nueva era, afirman de la existencia de Dios, conocido como “el observador”, pues matemáticamente se asegura, que hay “algo” o “alguien” que observa y permite que todas las cosas ocurren.

El profesor de Cambridge, dice que el universo no sólo tiene una historia posible. Ante preguntas como ¿de dónde proviene todo? ¿cómo es la realidad? Hawking asegura contundente que la filosofía ha muerto porque “no se ha mantenido al corriente de los desarrollos modernos de la ciencia, en particular de la física.

Los científicos se han convertido en los portadores de la antorcha del descubrimiento en nuestra búsqueda del conocimiento. El objetivo de este libro, es proporcionar las respuestas sugeridas por los descubrimientos y los progresos teóricos recientes”.

Según publica el diario El País, continúa dicendo Hawking que:

“Cada universo tiene muchas historias posibles y muchos estados posibles en instantes posteriores, es decir, en instantes como el actual, transcurrido mucho tiempo desde su creación.La mayoría de tales estados será muy diferente del universo que observamos y resultará inadecuada para la existencia de cualquier forma de vida. Sólo unos pocos de ellos permitirían la existencia de criaturas como nosotros. Así pues, nuestra presencia selecciona de este vasto conjunto solo aquellos universos que son compatibles con nuestra existencia. Aunque somos pequeños e insignificantes a escala cósmica, ellos nos hace en un cierto sentido señores de la creación”,

Hacia el final del libro Hawking y Mlodinov reconocen que las leyes de la naturaleza nos dicen cómo se comporta el universo pero no responde a las preguntas de por qué para evitar el riesgo de la idea de Dios.[3]

R.Zacharias comenta que “Tradicionalmente, la mayoría de los ateos que niegan la existencia de Dios creen que el universo no fue creado; simpIe mente siempre estuvo «allí». Apelan a la primera ley de la Termodinámica para respaldar su argumento: «La energía no se crea ni se destruye», insisten. Correspondería realizar varias observaciones. Pero, continúa comentando, esta manera de expresar la primera ley no es más bien es una aseveración filosófica. La ciencia se basa en observaciones, y no hay ninguna observación empírica que pruebe ese dogmático «nada se creó», implícito en dicha afirmación. Para ser científica, debería expresarse de la siguiente forma: «Según las observaciones, la cantidad de energía presente en el universo permanece constante». Es decir, nadie ha observado el aumento de nuevas existencias de energía o la disminución de las actuales. Esta ley, debidamente entendida, no se pronuncia acerca de la eternidad ni dice nada acerca de que el universo tenga o no principio. Se entiende de esta que la energía bien podría, como bien no, haber sido creada. Se limita a afirmar que si la energía fue creada, lo más que se puede decir es que la cantidad total ha permanecido constante desde entonces.

Es más, supongamos que la energía, el universo de energía que llamamos cosmos, no haya sido creado, como muchos ateos han creído tradicionalmente, entonces no tendría sentido preguntar quién creó el universo. Si la energía es eterna y nunca fue creada, nadie la pudo haber creado. Siempre existió. Por lo tanto, si no tiene sentido preguntar: «¿Quién creó el universo?», ya que siempre existió, tampoco tiene sentido preguntar: «¿Quién creó a Dios?», por cuanto siempre existió.

Si el universo no es eterno es necesario que obedezca a una causa. Pero, por otra parte, si no tiene principio, no necesita una causa que le dé origen. De igual modo, si existe un Dios que no tiene principio, es absurdo preguntar: «¿Quién creó a Dios?». Preguntar: «¿Quién creó lo no creado?» o «¿Quién hizo lo no creado?» es una confusión de categorías. Sería lo mismo que preguntar: «¿Quién es la esposa del soltero?».[4]

El portal NoticiaCristiana.com[5] publicó una respuesta a S. Hawking dada por John Carson Lennox, un científico, quien es profesor de Matemáticas en la Universidad de Oxford y Asesor Pastoral en Green Templeton College:

“Como científico estoy seguro que Stephen Hawking, está errado. No se puede explicar el universo sin Dios”, argumenta Lennox, en un artículo difundido en el diario digital de dailymail.co.uk.

Según Hawking,

“las leyes de la física, no la voluntad de Dios, dan la verdadera explicación de cómo la vida llegó a existir en la Tierra. El Big Bang, según él, es consecuencia inevitable de estas leyes”, porque hay una ley como la gravedad, el universo puede y debe crearse de la nada. “

Lamentablemente, si bien el argumento de Hawking ha sido aclamado como polémico e innovador, no es nada nuevo”, refuta Lennox en su escrito.

“Stephen Hawking, está errado no se puede explicar el universo sin Dios”

El profesor de la Universidad de Oxford, argumenta, lo que dice Hawking, ya lo han dicho otros científicos, quienes han expresado que la creación solo puede interpretarse con las leyes de la física como la gravedad, por lo que se convierte en un enfoque simplista que logra tener resonancia porque vivimos en una era secular donde el público es muy escéptico.

“Como científico y cristiano, yo diría que esa afirmación de Hawking es un error. Nos pide que elegir entre Dios y las leyes de la física, como si fuera necesariamente un conflicto mutuo”, afirma el profesor de Oxford.

Otro argumento que contradice el científico cristiano, a lo que asegura Hawking, es que

“las leyes físicas no pueden proporcionar una explicación completa del universo. No son más que una descripción de lo que ocurre bajo ciertas condiciones”.

“Hawking, confundió el derecho con la agencia. Su llamado para elegir entre Dios y la física es como si te dieran a elegir una sola opción, entre el ingeniero aeronáutico Sir Frank Whittle y las leyes de la física para explicar la reacción de motor”.

“Las leyes de la física pueden explicar cómo funciona el motor de reacción, pero alguien tenía que construirlo, haberle puesto el combustible y ponerlo en servicio. El avión no pudo haberse creado por las leyes de la física por su propia cuenta, sino que tuvo que necesitar la creación del genio de Whittle como su agente. De la misma forma las leyes de la física nunca podrían haber construido el universo, tenía que intervenir un agente, y ese es Dios”, explica el científico Lennox.

Lennox, concluye que es ilógico lo que dice Hawking, en su teoría de la existencia de la gravedad.

“¿Cómo la gravedad existe en primer lugar? ¿Quién la puso allí? ¿Y cuál fue la fuerza creativa detrás de su nacimiento? ¿No es Dios?”.

El tetragrama en fenicio (1100 a. C. a 300 ec), arameo (siglo X a. C. hasta el siglo I ec) y escritos hebreos modernos

Hay otros nombres de Dios,pero son usados menos frecuentemente:

  • Abir: el fuerte.
  • Avinu Melkeinu: nuestro rey
  • Boreh: creador
  • Emeth: verdad
  • Ein Sof: infinito
  • HaKadosh, Baruj Hu: el santo y bendito
  • HaMaqom: omnipresente
  • Melej haMelajim: rey de reyes
  • Maqom: omnipresente
  • YHVH-Niss’i: YHWH nuestra bandera
  • YHVH-Ra-ah: YHWH mi pastor
  • Tsur Israel: roca de Israel

Otra pregunta interesante que responde Rabi Zacharias es ¿Que hacia Dios antes de crear el mundo? [6]

Esta es una pregunta que a menudo plantea dificultades.

Agustín, el famoso erudito cristiano del siglo quinto, tenía dos respuestas: una graciosa y la otra en serio. La primera era que Dios ocupaba su tiempo preparando el infierno para las personas que hacían este tipo de preguntas. La respuesta seria era que no disponía de tiempo porque el tiempo no existía antes de haberse creado.

El tiempo comenzó con la creación. Antes de la creación, el tiempo no existía y, por lo tanto, Dios no disponía de tiempo.

El mundo no tuvo principio con una creación en el tiempo sino con la creación del tiempo.

Pero, tal vez se pregunten, si el tiempo no existía antes de que comenzara el tiempo, ¿qué había en vez de tiempo? La respuesta es: la eternidad. Dios es eterno, y lo único que había antes de que existiera el tiempo era la eternidad.

Además, la idea implícita en este tipo de pregunta es que un ser infinitamente perfecto como Dios podría aburrirse. El aburrimiento, sin embargo, es un signo de imperfección e insatisfacción, mientras que la satisfacción de Dios es perfecto Por lo tanto, de ninguna manera se puede concebir a Dios aburriéndose, ni siquiera aunque haya tenido largos períodos de tiempo en sus manos. Una mente infinitamente creativa siempre encuentra algo interesante para hacer. Solo las mentes finitas, cuando no encuentran nada interesante que hacer,se aburren.

Ya hace muchos siglos atrás, Orígenes, un muy antiguo teólogo católico africano, opinó al respecto:

«Muchos hombres de consideración pensaron que la materia es increada, y afirmaron que ésta debía su existencia y su naturaleza al azar. Lo que a mí me sorprende es cómo estos mismos hombres pueden atacar a los que  niegan simplemente la existencia de un creador o de un orden en el universo… pues, al decir que la materia es increada y coeterna con el Dios increado, adoptan un punto de vista igualmente impío. En efecto. si suponemos que no hubiera existido la materia, entonces Dios, en su manera de ver, no hubiera podido tener actividad alguna, pues no hubiera tenido materia con la cual comenzar a operar. Porque, según ellos, Dios no puede hacer nada de la nada, y al mismo tiempo dicen que la materia existe por azar, y no por designio divino, imaginando que esta materia que se encontró allá porque sí es suficiente explicación de la grandiosa obra de la creación… » (Orígenes)

Pensar que Dios fue creado es un absurdo.Dios es auto-existente e increado.Así se nos ha revelado Dios en la Biblia y ademas es también algo muy lógico.

  • 28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. (Is. 40:28 RV 1960 énfasis mío)

Notas

[0] Francisco Bernal, Ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.© F. Bernal, ProtestanteDigital

[1] R.Zacharias y N. Geisler, ¿Quien creó a Dios?, pag. 23-24, ed. Vida descargar acá

[2] Schaeffer, How Should We Then Live?, p. 131. Cit en Dr.James Kennedy, ¿Y que si Jesús no hubiese nacido?, pag.135, ed. Vida (Descargar aca)

[3] Jueves 11 de Noviembre, 2010 | Por Tomás Hernández cit en

http://www.noticiacristiana.com/ciencia_tecnologia/2010/11/stephen-hawking-dice-que-para-explicacion-del-universo-%E2%80%9Cno-es-necesario-invocar-a-dios%E2%80%9D.html Cf. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2010/09/02/actualidad/1283378406_850215.html

[4] ¿Quien creó a Dios?,op.cit. pag.24-25

[5] Estados Unidos | Martes 7 de Septiembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña  cit en http://www.noticiacristiana.com/educacion/creacionevolucion/2010/09/%E2%80%9Cstephen-hawking-esta-errado-no-se-puede-explicar-el-universo-sin-dios%E2%80%9D-dice-un-cientifico.html

[6] ¿Quien creó a Dios?,op.cit. pag.30-31

Fuente bibliográfica

Descargar en formato PDF