​Los 6 tipos de esquizofrenia y características asociadas


Psicología clínica
Los 6 tipos de esquizofrenia y características asociadas
Un trastorno psiquiátrico que puede subdividirse en seis tipologías diferenciadas.

default1

La esquizofrenia es un grupo de trastornos psiquiátricos graves que, al contrario de lo que mucha gente cree, no tienen por qué parecerse entre sí.

Los tipos de esquizofrenia son lo que durante mucho tiempo han servido para determinar la salud mental de los pacientes que presentan los síntomas, aunque saber reconocerlos y distinguirlos no es sencillo.

Además, el debate acerca de si es más necesario diferenciar entre tipos de esquizofrenia o por el contrario hay que abordar el fenómeno de la esquizofrenia globalmente ha hecho que se haya puesto en duda lo apropiado de utilizar distintos subtipos basados en criterios diagnósticos separados.

Esquizofrenia y Estrógenos, nuevo posible tratamiento.


Esquizofrenia y Estrógenos, nuevo posible tratamiento.

Un estudio ha encontrado que el raloxifeno – un estrógeno sintético utilizado actualmente para tratar la osteoporosis – tiene efectos beneficiosos en las mujeres posmenopáusicas con esquizofrenia. El experimento se hizo con un grupo de prueba -el que experimenta una recuperación más rápida de los síntomas psicóticos- en comparación con grupos de control.

  • Leer mas ACA

El lenguaje podría diagnosticar el párkinson o la esquizofrenia antes que los tests de laboratorio


El lenguaje podría diagnosticar el párkinson o la esquizofrenia antes que los tests de laboratorio

Las alteraciones del habla que causan ciertas enfermedades podrían usarse como indicadores.

Por Anne Pycha | 29 de febrero de 2016 |

En el futuro, el médico tal vez nos pedirá que digamos algo más que “ah” al examinarnos. Varios equipos de neurocientíficos, psiquiatras e informáticos están investigando hasta qué punto el uso del lenguaje por parte del paciente puede aportar pistas para el diagnóstico, antes de efectuar una sola prueba de laboratorio.

La creciente potencia de cómputo y los nuevos métodos para medir la relación entre el comportamiento y la actividad del cerebro han dado pie a tales iniciativas. A pesar de que las pruebas basadas en la palabra hablada podrían no ser tan precisas como la secuenciación genética o las imágenes de resonancia magnética (RM), el análisis de un enorme volumen de datos lingüísticos podría resultar de utilidad en las enfermedades que carecen de claros indicadores biológicos.