El libre examen y su armonía con las escrituras


El libre examen y su armonía con las escrituras

Autor: Paulo Arieu

270651146_5f24dec45f_m

  • “Y creed que la paciencia del Señor es para nuestra salud, según que nuestro amado hermano Pablo os escribió conforme a la sabiduría que a él le fue concedida. Es lo mismo que hablando de esto enseña en todas sus epístolas, en las cuales hay algunos puntos de difícil inteligencia, que hombres indoctos e inconstantes pervierten, no menos que las demás Escrituras, para su propia perdición.” (2ª Pedro 3:15-16)
  • “Pero El, conociendo su pensamiento, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo será devastado, y caerá casa sobre casa.” (Lucas 11:17)

Este concepto (El libre examen), es al día de hoy,  parte fundamental de la declaración de fe de iglesias evangélicas como los bautistas, por ejemplo

“Según la definición dada en el Congreso Mundial de Fundamentalistas de principios de 1920, un fundamentalista es un creyente “nacido de nuevo” en el Señor Jesucristo que considera la Biblia como la Única Inerrante, Infalible y Verbalmente inspirada Palabra de Dios.”[0]

“El lema “Sola Scriptura” es quizás, junto con el “Sola Fide”, una de las bases principales sobre la que pretende fundarse la Reforma protestante tanto en el siglo XVI, cuando nació, como a principios de este siglo XXI. La definición de dicho lema sería la siguiente: solamente la Palabra de Dios escrita es la autoridad final en materia de fe, doctrina y moral. Únase a eso la aceptación de la teoría del libre examen, por la cual, se cree que cualquier creyente puede y debe interpretar la Biblia por sí mismo, sin más ayuda que la del Espíritu Santo. De semejante combinación, según el ideal protestante, debería de nacer el fruto de la vuelta a los orígenes del cristianismo.” [1]

El libre examen  de las escrituras surge como reacción lógica y esperada contra la rigidez dogmática de la Iglesia Católica Romana, por parte de los reformadores del siglo XVI. En la interpretación de la escritura la autoridad final no es la Iglesia, sino la propia escritura, “la escritura” sagrada es intérprete  a si misma. Esto da a  entender que ningún pasaje bíblico ha de estar sometido a la servidumbre de la tradición o ser interpretado aisladamente de modo que contradiga lo enseñado por el conjunto de la Escritura.Lo que Dios ha querido comunicar a la humanidad, todo lo que es necesario para el ser humano en materia de fe y doctrina, lo ha hecho a través de la Biblia. Nada ni nadie tiene más autoridad que la Santa Biblia, que es la única regla infalible de fe y práctica. No hay nuevas revelaciones ni habrá.

Un teólogo católico escribió acerca de la célebre cuestión del libre examen de la Escritura. “Frente a la doctrina católica según la cual todo cristiano al leer las Sagrada Escritura debe aceptar el juicio de la Iglesia, único intérprete auténtico de la Escritura, el protestantismo sostiene que cada miembro de la Iglesia tiene facultad para examinar la Biblia sin atender a la Tradición ni a la Iglesia, creen que el Espíritu Santo les ilumina la inteligencia al leer la Escritura Sagrada. Es la idea de Lutero y Calvino según la cual el Espíritu Santo iluminaba a cada fiel; en el protestantismo ilustrado y liberal del s. XVIII y siguientes se pone el acento en el recurso a los medios de investigación científica.” [2]

Y también el Concilio Vaticano II dice: “El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia”.[3] De un foro evangélico, rescato la siguiente reflexión como importante y clara refutación de lo dicho por este teólogo católico y también lo definido en el Concilio Vaticano II:

“El principio de “libre examen” afirma que toda persona, sea quien sea, debe y puede leer las Escrituras, pues estas no son propiedad exclusiva de una élite de hombres autodesignados sus salvaguardianes, sino que es un regalo de Dios a la humanidad perdida, por medio de la cual puede llegar a creer (Romanos 10:17). Eso es todo lo que el principio dice y lo que los reformadores defendieron. Simple, claro, entendible y para nada peligroso.

Ahora, pasando al tema de la interpretación, si bien las Escrituras pueden y deben ser leídas por toda persona, el ejercicio de esto conlleva la responsabilidad frente a Dios de entender correctamente el mensaje y obedecerlo, haciendo uso de los medios necesarios para tal fin (2 Timoteo 2:15; 2 Pedro 1:19). Siendo esto así, entonces tenemos dos opciones: la buena interpretación o la mala interpretación. La verdad tiene un fundamento racional originado en las Escrituras, por lo tanto, toda supuesta interpretación (sea buena o mala) puede y debe ser sometida a juicio (1 Corintios 14:29; 1 Juan 4:1) a la luz de la razón (2 Corintios 2:12-16) y las Escrituras (Efesios 6:17), la primera alimentada con la segunda (Colosenses 3:16).

El asunto es el siguiente: En ningún lugar de las Escrituras se condena la interpretación en sí misma, sino la mala interpretación… Por lo tanto, reformulando el principio como debe ser correctamente entendido, ‘puedes leer el Libro, más debes saber que eres responsable frente a Dios en cuanto a como lo interpretas, por lo tanto “procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad“‘.[4]

Conclusión:

Este “libre examen” no es la facultad de interpretar la escritura como al lector le plazca o convenga. Ni tampoco debemos despreciar la sabiduría de los grandes hombres de Dios de la historia de la Cristiandad. Pero no podemos dejar la interpretación de las escrituras esclavas a la iglesia, ya que la iglesia a lo largo de la historia, ha pasado por épocas de apostasía. Además, ninguna iglesia es infalible. Las Escrituras no condenan la interpretación en sí misma ni la restringe a ciertos individuos exclusivos que la monopolizan incuestionablemente.

Notas

[0] Iglesias bautistas, wikipedia

[1] http://blogs.periodistadigital.com/coradcorloquitur.php/2006/10/16/p50349

[2] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/08/20/la-biblia-y-los-no-catolicos/

[3] http://www.legiondemaria.org/el_libre_examen_o_intepretacion_de_la_biblia.htm

[4] Según los romanistas hay que dejar de leer la Biblia!, http://www.iglesia.net/

Fuente Bibliográfica

  • Jose M.Martinez, Hermenéutica Bíblica, Edit. Clie

 

JOHN KNOX Y LA AUTORIDAD DE SU MINISTERIO: LAS ESCRITURAS


JOHN KNOX Y LA AUTORIDAD DE SU MINISTERIO: LAS ESCRITURAS

John Knox (1514-1572)
JOHN KNOX Y LA AUTORIDAD DE SU MINISTERIO: LAS ESCRITURAS

Es claro y reafirmado por historiadores seculares  y  de religión, que la Reforma Protestante fue motivada por la corrupción Papal en doctrina y adoracion. La Iglesia de Roma había corrompido no solo el evangelio pero también la forma de adoracion. Esto es evidente en los escritos de los Reformadores, particularmente en los escritos y sermones de los Calvinistas y Presbiterianos, y también en los panfletos y obras de los Puritanos. Por ejemplo, la historia del ministerio de John Knox (1514-1572) nos enseña como fue la lucha de los Reformadores en contra de la forma de adoracion Papista. Knox es el ejemplo mas claro en esta parte de la historia Cristiana de definición desde una plataforma Biblica sobre la forma de la adoracion Cristiana o eclesiástica.

Tras su primer sermón, Knox  y John Rough fueron llamados ante una convención de clérigos papales que responder por ciertas doctrinas que los Protestantes habían abrazado. Entre las doctrinas en disputa eran reclamos de los Protestantes que “el Papa es el Anticristo”, y “la Misa es una idolatría abominable.” Un punto clave de la discordia fue la posición del Reformador que “el hombre no puede hacer ni inventar una religión que es agradable a Dios , pero el hombre está obligado a observar y seguir la religión de Dios que se recibe, sin cortar o modificar los mismos “.
Esto último ocurrió en la cuestión central de la afirmación de los límites del poder de la iglesia. El tema pronto se convirtió en el punto focal de la discusión. El superior de la Abadia preguntó a Knox, “¿Por qué no puede la iglesia, por las buenas causas, diseñar ceremonias y  la decoración de los sacramentos, y otros servicios de Dios?”
Knox respondió: “Debido a que la iglesia no debe hacer nada más que es de fe. Y no debería mas alla de eso, pero está obligado a seguir la voz del Pastor verdadero.”  Luego mas adelante, durante el intercambio, Knox  añadio:
“No es suficiente que el hombre invente una ceremonia, y luego le de un significado, de acuerdo a su gusto. Pero si algo procede de fe, debe tener la palabra de Dios por la garantía, porque “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”   Ahora si ustedes pueden probar que sus ceremonias proceden de la palabra de Dios, ustedes deben de probarlo en forma expresa que Dios lo ha mandado, o de lo contrario no podrán probar que ello procede de fe, ni siquiera que agrada a Dios, pero que es pecado y asi es desagradable a Dios, y esto esta de acuerdo con las palabras del apóstol: “Todo lo que no proviene de fe, es pecado”.
Cuando el superior de la Abadia trató de desviar la discusión del tema central, Knox le respondió con una refutación bíblica:
“¿Podemos desechar lo que nos plazca, y retener lo que nos plazca? Es bien recordado que Moisés  en el nombre de Dios, dijo  al pueblo de Israel: “Todo lo que Jehová tu Dios te manda a hacer, haz eso a Jehová tu Dios: no añadan nada a ella ni nada disminuyas de ella.”  Por esta regla creo que la iglesia (Kirk)  de Cristo medirá la religión de Dios, y no por lo que parece bueno en sus propios ojos”.
Un fraile luego trató de establecer la validez de las ceremonias papales aludiendo a  1 Cor. 3:11-12, alegando que las ceremonias habían resistido el fuego purificador, ya que se había tolerado durante tanto tiempo. Knox se apoderó del mismo texto y lo usó para desarmar a sus oponentes. Knox  probo desde  la Escritura que las cosas que pasan por el fuego purificador son los que se establecen por la palabra escrita de Dios, y, además, la palabra escrita  en realidad va en contra de las ceremonias.
“La palabra de Dios condena sus ceremonias, por lo que no resiste el juicio de los mismos”, afirmó Knox. A continuación Knox dijo parafrasando Deuteronomio 4:
“que la palabra de Dios condena sus ceremonias, es evidente, porque el mandamiento es claro y directo: “No es que lo que parece bueno en tu ojos lo que has de hacer a Jehová tu Dios, pero lo que el Señor tu Dios te ha mandado  para que hagas, no añadas nada a ella ni disminuyas nada de ella.” Ahora, a menos que puedan probar que Dios ha mandado observar sus ceremonias, el mandamiento anterior les condenara tanto usted como a ellos .”
El entendimiendo de Knox de la adoración es por lo tanto basado en la validez permanente de la ley de Dios. También guarda la prerrogativa de Cristo, como Cabeza de la iglesia, para gobernar la iglesia estrictamente por Su Palabra.
FUENTES:

1 John Knox, The History of the Reformation in Scotland, in The Works of John Knox (Ed. by David Laing; Edinburgh: James Thin, 1895), 1:194.
2. Knox, Works, 1:195-96.
3. Knox, Works, 1:196-97. Cf. Calvin, The True Method of Giving Peace to Christendom and Reforming the Church, in Selected Works of John Calvin: Tracts and Letters (Ed. by Henry Beveridge and Jules Bonnet; rpt. Grand Rapids: Baker Book House, 1983), 3:262-63.

——

http://caesararevalo.blogspot.com/2013/04/john-knox-y-la-autoridad-de-su.html?m=0

La revelación de las Escrituras. ¿Continúa aún o ya se terminó? parte 3


La revelación de las Escrituras. ¿Continúa aún o ya se terminó? parte 3

 

Dios ya habló y el canon se cerró

En el artículo anterior, hablábamos de los excesos de muchos líderes carismáticos, y de las presuposiciones de algunos de ellos, que Dios continua dando revelación, hablando directamente

En esta tercera parte hablaremos del porque decimos que no hay más revelación directa:

1. Dios ya habló

  • “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; ” (Heb. 1:1-2 RV 1960)

También podemos citar a Pablo:

  • 19Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo á sí, no imputándole sus pecados, “(2 Cor. 5:19 RV 1960)

Estos pasajes claramente nos indican que Dios hablo por Jesús, ya que Dios mismo estaba en Jesús, invitando al mundo a reconciliarse con el mismo. En Adán, el hombre se alejó del Señor, ahora en Cristo Jesús, Dios se acerca al hombre ofreciéndole el perdón.¨¡ Que tremendo!

 

2. El canon se cerró

  •  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”( 2 tim. 3:16-17 RV 1960)

MacArthur explica bien esto, de manera clara, diciendo

«”La verdad es que no hay una revelación más íntima y más fresca que la Escritura. Dios no necesita darnos revelación privada para ayudarnos en nuestro andar con él. … La Escritura es suficiente. Ofrece todo lo que necesitamos para toda buena obra. Los cristianos en ambos lados de la cerca carismática deben comprender una verdad vital: La revelación de Dios es completa para hoy. El canon de la Escritura está cerrado»[45]

  •  Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” (Ap 22:18-19)

MacArthur explica bien este proceso de cierre del Canon:

«Cuando el canon se cerró en el Antiguo Testamento después del tiempo de Esdras y Nehemías, siguieron cuatrocientos años de silencio en los que ningún profeta habló la revelación de Dios en ninguna forma. Ese silencio fue roto por Juan el Bautista cuando Dios habló una vez más antes de la era del Nuevo Testamento. Dios entonces usó a varios hombres para escribir los libros del Nuevo Testamento, y el último de esos libros fue Apocalipsis. Para el segundo siglo de nuestra era estaba siendo reconocido popularmente el canon exactamente como lo tenemos hoy. Los concilios de la iglesia en el siglo cuarto verificaron e hicieron oficial lo que la iglesia había afirmado universalmente, que los sesenta y seis libros en nuestras Biblias son las única y verdadera Escritura inspirada por Dios. El canon está completo. De la misma manera que el cierre del canon del Antiguo Testamento fue seguido por el silencio, así el cierre del Nuevo Testamento fue seguido por la ausencia absoluta de nueva revelación en cualquier forma. Desde que el libro de Apocalipsis fue completado, ninguna profecía escrita o verbal ha sido reconocida universalmente por los cristianos como verdad divina de Dios.» [46]

 

3.Cómo fue escogido y cerrado el canon bíblico

  • Amados, mientras me esforzaba por escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribir para exhortaros a que contendáis eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos” (Judas 3).

Señalaremos tres aspectos importantes en este pasaje bíblico.

a. La fe

«En el texto griego el artículo definido que precede a “fe” señala a una y única fe: “la fe.” No hay otra. [47]

Estos pasajes bíblicos:

  • “El que antes nos perseguía ahora proclama como buena nueva la fe que antes asolaba” (Gal 1:23 RV 1960)
  • “En los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe” (1 Tim. 4:1 RV 1960)

nos indican que «este uso objetivo de la expresión “la fe” era común en tiempos apostólicos.»[48]

El erudito en griego, Henry Alford escribió que«

la fe es “objetiva aquí: la suma de lo que los cristianos creen”». [49]

George Lawlor, que ha escrito una excelente obra sobre Judas, hizo el siguiente comentario:

«La fe cristiana es invariable, lo que no significa que los hombres y mujeres de cada generación no necesitan encontrarla, experimentarla y vivirla; pero sí significa que cada nueva doctrina que surge, aunque su legitimidad pueda ser defendida plausiblemente, es una doctrina falsa. Todos los reclamos para comunicar alguna revelación adicional a la que ha sido dada por Dios en este cuerpo de verdad son falsos reclamos y deben ser rechazados.» [50]

b. “una vez (por todas)”

La palabra griega aquí es hapax, que se refiere a algo hecho para siempre, con resultados eternos, sin necesidad de repetición. Nada necesita ser añadido a la fe que ha sido entregada “una vez para siempre”.[51]

c. “entregada”.

MacArthur en su análisis de este pasaje de Judas 3, nos dice que esta palabra también es importante.

«En el griego es un participio aoristo pasivo, que en su contexto indica un acto completado en el pasado sin un elemento de continuación. En este caso la voz pasiva significa que la fe no fue descubierta por los hombres, sino dada a los hombres por Dios. ¿Cómo hizo él eso? A través de su Palabra, la Biblia. Y así, a través de las Escrituras, Dios nos ha dado un cuerpo de enseñanza que es definitivo y completo. Nuestra fe cristiana descansa en una revelación histórica y objetiva. Eso excluye todas las profecías inspiradas, visiones y otras formas de revelación hasta que Dios hable de nuevo al regreso de Cristo (comp. Hech. 2:16-21; Apoc. 11:1-13).[52]

Recordemos que las señales y prodigios solos no son prueba de que una persona hable por Dios.

Mateo escribió:

  • se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y darán grandes señales y maravillas de tal manera que engañarán, de ser posible, aun a los escogidos” (Mat. 24:24).

Juan escribió:

  • “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si son de Dios. Porque muchos falsos profetas han salido al mundo” (1 Jn. 4:1).

Proverbios cita

  • Proverbios 14:12 – Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.

MacArthur explica correctamente que

« finalmente la Escritura es la prueba de todo; es la norma cristiana. De hecho, la palabra canon significa “una regla, norma, o vara de medir”. El canon de la Escritura es la vara de medir de la fe cristiana y está completa. »[53]

 

Confiar en las emociones es peligroso.

El hecho de que creamos en un Dios vivo, no significa buscar algo nuevo, no necesariamente. Muchos se hacen la pregunta ¿Por qué estar atado a un Libro del pasado cuando uno puede comunicarse cada día con el Dios vivo? MacArthur responde a esto, citando a Rene Pache, quien comenta que esto «es peligroso»[54]

¿Poque es peligroso? Porque

  • “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jer. 17:9 Rv 1960)”

«fuera del control constante de la revelación escrita, pronto nos vemos sumergidos en la subjetividad; y el creyente, aunque tenga las mejores intenciones, puede hundirse rápidamente en desviaciones, iluminismo o exaltación. Que cada uno recuerde la prohibición de quitar o añadir nada de las Escrituras (Deut. 4:2; Apoc. 22:18, 19)»[55]

Hagamos memoria y recordemos también que

«en el siglo dieciséis los reformadores afirmaron Sola Scriptura, la verdad de que la Biblia sola es revelación autoritativa» [56]

Las pautas que se utilizaron para comprender cuales libros eran inspirados y cuáles no fueron:

  1. La autoridad apostólica
  2. El contenido de los libros.
  3. La respuesta de las iglesias.

Y recordemos además que muchas de las sectas contemporáneas, han surgido de interpretaciones particulares. Por ejemplo, los mormones, que incluso tienen su propio libro “revelado” por el ángel Moroni. Y muchos mormones pretenden que el libro del Mormón sea incluido en el canon. Increíble la caradurez que tiene el diablo, y lo vivo que el es para engañar a los seres humanos.

  • “Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. (Gen 3:1-5)”

«Siempre ha sido importante poder separar la Palabra de Dios de la que es falsa. Dios obró a través de un proceso histórico para establecer la autenticidad del canon, de modo que toda la iglesia pudiera tener una norma clara. Si ahora nosotros tiramos esa norma histórica y redefinimos la inspiración y la revelación, socavamos nuestra propia capacidad para recibir la verdad de Dios. Si trastornamos la singularidad de la Biblia, no tendremos manera de distinguir la voz de Dios de la de los hombres. Eventualmente, cualquiera podría decir cualquier cosa y alegar que es Palabra de Dios, y nadie tendría derecho de negarlo.»[57]

Errores conceptuales contemporáneos.

MacArthur cita a Dewey Beegle, quien cree «que el canon de la Escritura nunca ha sido cerrado.»[58]

Beegle ha escrito:

«La revelación e inspiración del Espíritu de Dios continúa… Por esta razón no hay base para considerar a los escritores y editores bíblicos como cualitativamente diferentes de los intérpretes postcanónicos.»[59]

quien luego continúa diciendo que:

«Si la iglesia tuviera un sentido más dinámico de la inspiración de Dios en el siglo veinte, sería más eficaz en su testimonio y alcance. Está bien proteger la calidad de la Biblia, pero pensar solamente en términos de su inspiración como absolutamente diferente en clase a la inspiración de nuestro tiempo es un precio muy alto. Los cristianos de hoy necesitan tener el mismo sentido de ser motivados y enviados por Dios como lo hizo con lo escritores e intérpretes. En un sentido genuino, la dificultad de interpretar los registros de revelación de Dios para esta era compleja requiere tanto de la inspiración y sabiduría de Dios como durante el proceso de interpretación en los períodos bíblicos.»[60]

MacArthur comenta que Beegle,

«cree que algunos de los himnos clásicos de la iglesia fueron inspirados de la misma manera que la Escritura.»

El ha escrito:

« “Algunos de los grandes himnos están prácticamente a la par con los Salmos, y uno puede estar seguro de que si Isaac Watts, Charles Wesley, Augustus Toplady y Reginald Heber hubieran vivido en el tiempo de David y Salomón, y hubieran sido no más inspirados que ¡o que lo fueron en su propio tiempo, algunos de sus himnos de alabanza a Dios hubieran encontrado lugar en el canon hebreo.”»[61]

«Beegle se refiere en particular a la experiencia de George Matheson, un pastor escocés ciego que ministraba en el siglo diecinueve y que escribió “Oh amor que no me dejarás”, durante un tiempo de angustia personal. La tarde de la boda de su hermana menor, a Matheson se le avivó la agonía que había sufrido veinte años antes cuando su prometida lo había rechazado porque se había dado cuenta de que él se estaba quedando ciego. Matheson escribió el himno en unos cuantos minutos, aunque él alegaba que no tenía sentido natural del ritmo. Según Matheson, él no cambió ni corrigió “Oh amor que no me dejarás”; vino “como un día de primavera de lo alto”.»[62]
Beegle cree que la experiencia de George Matheson fue:

«…la clase de inspiración de la que estaban hechos los Salmos. No hay diferencia en clase. Si hubiera alguna diferencia sería en grado. Cuando los escritores bíblicos sirvieron como canales de la revelación de Dios, necesitaron más ayuda divina, pero la inspiración no era distinta en clase de la que recibieron todos los mensajeros de Dios a través de la historia. Lo que distingue la Biblia es su registro de revelación especial, no una clase distintiva de inspiración.»[63]

«No hay manera de “proteger la calidad de la Biblia” si Dios está inspirando nueva revelación hoy. Si el canon todavía está abierto, y si Dios todavía está dando nuevas profecías, nuevas canciones y nuevas palabras de sabiduría, debiéramos sinceramente buscar compilar y estudiar esas revelaciones más recientes juntamente con la Escritura, y tal vez más diligentemente, puesto que hablan expresamente a nuestro tiempo y cultura.Algunos carismáticos en realidad razonan de esa manera.” Pero es un error de la peor clase. El canon ya no está abierto. La Palabra de Dios, hecha del Antiguo y del Nuevo Testamentos, es un milagro único. Vino a juntarse en un período de mil quinientos años. Más de cuarenta hombres de Dios, profetas y apóstoles, escribieron las palabras de Dios, cada jota y cada tilde, sin error y en perfecta armonía. Ningún himno es digno de ser comparado con la Escritura. Ninguna profecía o palabra de sabiduría moderna está siquiera en el mismo ámbito que la Palabra eterna de Dios. El cielo y la tierra pasarán; la Palabra de Dios permanecerá (Mat. 5:18).» [64]


La misión de la iglesia

La misión de la iglesia, no es añadir nueva revelación divina, sino procurar transmitir a la generación siguiente, de la mejor y mas fiel manera lo que Dios ha revelado en la biblia. Pero hay muchos que aún siguen empecinados en que Dios agrega nueva revelación. Pero esto es ¡sumamente peligroso!

MacArthur comenta que:

«Aunque los carismáticos niegan que están tratando de añadir a la Escritura, sus conceptos sobre la pronunciación profética, los dones de profecía y revelación, hacen exactamente eso. Al añadir, aunque inconscientemente, a la revelación final de Dios, ellos socavan la singularidad y autoridad de la Biblia. La nueva revelación, los sueños y las visiones son considerados como ligados a la conciencia del creyente, como la carta a los Romanos o el Evangelio de Juan. Algunos carismáticos dirían que la gente interpreta mal lo que ellos quieren decir por pronunciación profética y por nueva revelación. Ellos dirían que no hay ningún esfuerzo por cambiar la Escritura o por igualarla. Lo que está pasando, ellos asumen, es la aclaración de la Escritura como ellos la aplican o la dirigen al ambiente contemporáneo, así como la profecía de Agabo en Hechos 11:28.»[65]

«La línea entre aclarar la Escritura y añadirle es ciertamente muy fina. Pero la Escritura no se aclara escuchando a alguien que piensa que tiene el don de profecía. La Escritura se aclara cuando se estudia cuidadosa y diligentemente. (Ver el relato de Felipe y el eunuco etíope en Hechos 8:28-35.) No hay atajos para interpretar la Palabra de Dios correctamente (comp. Hech. 17:11; 2 Tim. 2:15).»[66]

Mac Arthur cita a un tal Williamson, quien intentó aclarar su pensamiento en el Logos I Journal (Diario Logos):

«Yo no pretendo de ninguna manera colocar la experiencia contemporánea al mismo nivel de autoridad de la Biblia. Más bien, afirmo vigorosamente la autoridad decisiva de la Escritura; por consiguiente, Dios no nos habla tan autoritativamente hoy como habló a los autores bíblicos. Pero él sí continúa hablando (él no paró al terminar el canon del Nuevo Testamento); sin embargo, él “se mueve a través de los registros de testigos pasados” y más allá, porque él es el Dios vivo que todavía habla y actúa entre su pueblo.» [67]

¿Que queda entonces por hacer?

Pues la misión de la iglesia en estos tiempos y hasta la segunda venida del Señor es anunciar a Dios.

  • “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”.(I Pe.2:9-10 RV 1960)

Esto es lo que comúnmente se conoce como la gran comisión

  • Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Mar. 16:15-16 RV 1960)
  • “y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.” (Luc. 24:46-47 RV 1960)

También Isaías en su tiempo sintió el llamado a predicar del Señor.

  • «El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;» (Is. 61:1 RV 1960)

Debemos prepararnos para la gran comisión. Estudiar las escrituras, y guardar nuestras vidas espirituales en santidad y temor de Dios, para ser hallados dignos a los ojos del Señor de ser llamados a ser testigos suyos. Recordemos que usted no debe confiar ciegamente en sus emociones, ¡no,no debe!, ya que nuestros sentimientos son notoriamente poco confiables e inestables.
Y recuerda de confiar en Él.

  • “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus *caminos, y él allanará tus sendas. No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal.(Prov. 3:5-7)”
  • “¿Por qué murmuras, Jacob? ¿Por qué refunfuñas, Israel: «Mi camino está escondido del Señor; mi Dios ignora mi derecho»? ¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable.(Is. 40:27-28)”

Y también recuerda que debemos ser fieles al texto revelado.

«Una vez que una congregación ve la Escritura como menos que autoridad final, completa e infalible para la fe y la práctica, ha abierto las puertas al caos teológico. Cualquiera puede reclamar estar comunicando la revelación de Dios, y casi cualquier cosa puede ser admitida como verdad divinamente revelada. No nos equivoquemos, algunos de los líderes carismáticos más conocidos han abusado de la confianza de su gente alegando que están recibiendo nueva verdad de Dios, cuando lo que realmente enseñan son mentiras e invenciones.»[68]

Como bien se expresó B.H Carroll, ministro y teologo bautista ingles, conocido por su extensa labor como profesor, predicador y pastor:

«Opino que la Palabra de Dios es más digna de confianza que cualquier filosofía mística, y si un místico moderno quiere que yo acepte sus extravagancias, que muestre él las señales de un apóstol. Que acredite su inspiración por medio de un milagro. Que resucite a los muertos y que haga otros milagros y entonces esteré pronto para aceptar lo que él dice, con tal que esté de acuerdo con la Palabra escrita de Dios.»[69]

¡Dios te bendiga!

Paulo Arieu

Notas bibliográficas

[45].John Mac Arthur,Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, Casa Bautista de Publicaciones,p.61

[46].Ibid,p.62

[47] Ibid.

[48] Ibid

[49] Henry Alford,Alford’s Greek Testament (Testamento griego de Alford) vol. IV(Grand Rapids:Baker,1980) citado en Ibid pp.30

[50] George L.Lawlor, Translation and exposition of the epistle of Jude (Traducción y esposición de la epístola de Judas)(Filadelfia: Presbyterian and Reformed,1972),45 citado en Ibid p. 63, pp.31

[51] Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal,op. cit,p.62

[52] Ibid pp. 63

[53] Ibid p.63

[54] Rene Pache ,The inpiration and authority of scripture (La inspiración y autoridad de la escritura (Chicago:Moody,1969) Ibid p. 61 pp. 29

[55] Ibid

[56] Ibid p.64

[57] Ibid p.65

[58] Dewey Beegle,Scripture,Tradition,and Infability (Escritura,tradicion e infabilidad) (Grand Rapids:Eerdmans,1973),308 citado en Ibid p. 54, pp. 14

[59] Ibid pp. 15

[60] Dewey Beegle,Scripture,Tradition,and Infability (Escritura,tradición e infabilidad) (Grand Rapids:Eerdmans,1973),309 citado en Ibid pp. 16

[61] Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal,op. cit, p. 54

[62] Dewey Beegle,Scripture,Tradition,and Infability (Escritura,tradición e infabilidad), 141 citado en Ibid p. 54 pp.13

[63] Dewey Beegle,Scripture,Tradition,and Infability (Escritura,tradición e infabilidad), 141 citado en Ibid p. 54 pp.13

[64] No es correcto usar a Agabo para sostener teorías de revelación continúa. Agabo solamente registró profecías que fueron dadas cuando el canon todavía estaba abierto.cit. en Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, op. cit. p.65, pp. 34

[65] Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, op. cit. p.65

[66] ibid

[67] J.Rodman Williams, “Opinion”,Logos Journal (Diario de Logos) (mayo junio ,de 1977),35 citado en Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, op. cit.,p. 57,pp.22

[68] ibid, p. 57

[69] dr. B.H.Carroll, Comentario Biblico Nº 8 Colosenses Fesios y Hebreos,p. 13,ed. clie.