Epidemia de heroína en EE.UU.: las muertes superan por primera vez a los homicidios con armas de fuego


Epidemia de heroína en EE.UU.: las muertes superan por primera vez a los homicidios con armas de fuego

Según ha publicado la agencia federal CDC, en 2015 las muertes por heroína (12.989) superaron a los homicidios con armas de fuego (12.979) por primera vez en la historia reciente de EE.UU, asegura hoy The Washington Post. En 2007 los homicidios con armas de fuego causaban aún 5 veces más muertes que la heroína, lo…

DrugFacts: El abuso de drogas y la drogadicción


DrugFacts: El abuso de drogas y la drogadicción

Actualizada en diciembre del 2012

 

Muchas personas no comprenden cómo o por qué algunos se vuelven adictos a las drogas. A menudo se asume de manera equivocada que los toxicómanos no tienen principios morales o suficiente voluntad y que ellos podrían dejar de consumir drogas si sólo estuvieran dispuestos a cambiar su comportamiento. En realidad, la drogadicción es una enfermedad compleja y el dejar de consumir drogas no se da con la simple intención o la firme decisión de hacerlo. De hecho, debido a que las drogas cambian al cerebro de tal manera que fomentan su abuso compulsivo, dejar de consumirlas es difícil, aun para aquellos que están dispuestos a hacerlo. Gracias a los avances científicos, ahora sabemos con mucha más exactitud cómo las drogas trabajan en el cerebro y también sabemos que la drogadicción sí se puede tratar exitosamente, ayudando así a que el toxicómano deje de consumir drogas y vuelva a tener una vida productiva.

El abuso de drogas y la drogadicción tienen consecuencias negativas tanto para las personas como para la sociedad. Según algunos cálculos, el costo total del abuso de sustancias en los Estados Unidos, incluyendo los costos relacionados con la pérdida de productividad, la salud y el crimen, excede los 600 mil millones de dólares anuales. Esta cifra incluye aproximadamente $193 mil millones por drogas ilícitas,1 $193 mil millones por tabaco2 y $235 mil millones por alcohol3. A pesar de lo abrumadoras que son estas cifras, no logran ilustrar cabalmente el verdadero impacto destructivo que implican el abuso de drogas y la drogadicción sobre la salud y seguridad pública, lo cual incluye la desintegración de la familia, la pérdida del empleo, el fracaso en la escuela, la violencia doméstica y el abuso infantil.

¿Qué es la drogadicción?

La adicción es una enfermedad crónica del cerebro, a menudo con recaídas, caracterizada por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas a pesar de las consecuencias nocivas para la persona adicta y para los que le rodean. Si bien es cierto que en el caso de la mayoría de personas la decisión inicial de tomar drogas es voluntaria, con el tiempo los cambios que ocurren en el cerebro de las personas adictas pueden afectar el autocontrol y obstaculizar su habilidad de resistir los impulsos intensos de consumir drogas.

Por fortuna, hay tratamientos que ayudan a contrarrestar los fuertes efectos perjudiciales de la adicción. Las investigaciones demuestran que el mejor método de asegurar el éxito para la mayoría de los pacientes es una combinación de la terapia conductual con medicamentos para tratar la adicción. Se puede lograr una recuperación sostenida y una vida sin abuso de drogas usando enfoques diseñados para tratar el patrón de abuso de drogas específico de cada paciente conjuntamente con cualquier problema médico, psiquiátrico o social concurrente.

Al igual que muchas otras enfermedades crónicas con recaídas, como la diabetes, el asma o las enfermedades del corazón, la drogadicción puede tratarse exitosamente. Sin embargo, al igual que otras enfermedades crónicas, también es común que haya recaídas y que el drogadicto retorne al consumo de drogas. Estas recaídas, sin embargo, no significan que el tratamiento ha fracasado. Más bien son una señal de que se debe reinstaurar o ajustar el tratamiento o de que es necesario un tratamiento alternativo para que la persona recobre el control y pueda recuperarse.

¿Qué le pasa al cerebro cuando se usan drogas?

Las drogas contienen sustancias químicas que infiltran el sistema de comunicación del cerebro perturbando el envío, la recepción y el procesamiento normal de información entre las células nerviosas. Hay por lo menos dos maneras que las drogas pueden hacer esto: 1) imitando los mensajeros químicos naturales del cerebro y 2) sobreestimulando el “circuito de gratificación” del cerebro.

Algunas drogas como la marihuana y la heroína tienen una estructura similar a la de ciertos mensajeros químicos llamados neurotransmisores, que el cerebro produce de manera natural. Esta semejanza permite a las drogas “engañar” a los receptores del cerebro y activar las células nerviosas para que envíen mensajes anormales.

Otras drogas, como la cocaína o la metanfetamina, pueden hacer que las células nerviosas liberen cantidades excesivamente altas de los neurotransmisores naturales (especialmente la dopamina) o pueden bloquear el reciclaje normal de estas sustancias químicas en el cerebro, lo cual es necesario para cortar el envío y la recepción de las señales entre las neuronas. El resultado es que el cerebro queda saturado de dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que se encuentra en las regiones del cerebro que controlan el movimiento, las emociones, la motivación y las sensaciones placenteras. Normalmente, el sistema de gratificación responde a los comportamientos naturales relacionados con la sobrevivencia (como comer, pasar tiempo con los seres queridos, etc.), pero cuando es sobreestimulado por las drogas psicoactivas produce efectos eufóricos. Esta reacción inicia un ciclo vicioso de refuerzo que “enseña” a las personas a repetir el comportamiento de abuso de drogas que causó la gratificación.

Cuando una persona continúa abusando de las drogas, el cerebro se adapta a estas oleadas abrumadoras de dopamina produciendo menos dopamina o disminuyendo el número de receptores de dopamina en el circuito de gratificación. El resultado es un menor impacto de la dopamina sobre el circuito de gratificación, lo que limita el placer que el usuario es capaz de derivar no sólo de las drogas, sino también de acontecimientos en su vida que anteriormente le causaban placer. Esta disminución en el placer obliga al drogadicto a continuar abusando de las drogas en un intento de recuperar la función normal de la dopamina. Además, ahora necesita consumir una cantidad mayor de la droga en un intento de elevar la función de la dopamina a su nivel normal inicial. Este efecto se conoce como tolerancia.

El abuso a largo plazo también causa cambios en otros sistemas y circuitos químicos del cerebro. El glutamato es un neurotransmisor que influye sobre el circuito de gratificación y la habilidad para aprender. Cuando el abuso de drogas altera la concentración óptima del glutamato, el cerebro intenta compensar este desequilibrio, lo que puede deteriorar la función cognitiva. Los estudios de imágenes del cerebro de las personas drogadictas muestran cambios en las áreas del cerebro esenciales para el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje, la memoria y el control del comportamiento. En conjunto, todos estos cambios pueden hacer que el toxicómano busque y use las drogas compulsivamente a pesar de conocer las consecuencias adversas, y hasta devastadoras, que conlleva su comportamiento. Ésta es la naturaleza de la adicción.

¿Por qué algunas personas se vuelven adictas a las drogas y otras no?

No hay un solo factor que determine si alguien se volverá drogadicto. El riesgo de desarrollar esta enfermedad está influenciado por una combinación de factores que incluyen la constitución biológica de la persona, el entorno social y la edad o etapa de desarrollo en que se encuentra. Mientras más factores de riesgo se tienen, mayor es la probabilidad de que el consumo de drogas se convierta en adicción. Por ejemplo:

  • Constitución biológica: Los genes con los que se nace, en combinación con las influencias del entorno, son responsables de alrededor de la mitad de la vulnerabilidad a la adicción que tiene la persona. El sexo, la etnia y la presencia de otros trastornos mentales también pueden influir sobre el riesgo para el abuso de drogas y la drogadicción.
  • Entorno o medio ambiente: El entorno de cada persona implica muchos factores, desde la familia y los amigos hasta el nivel socioeconómico y la calidad de vida en general. Ciertos factores como la presión social de amigos o colegas, el abuso físico o sexual, el estrés y la calidad de crianza que les han dado los padres, pueden tener una gran influencia sobre si la persona llega a consumir drogas y si esto progresa a la drogadicción.
  • Etapa de desarrollo: Los factores genéticos y ambientales interactúan con las etapas críticas del desarrollo humano afectando la susceptibilidad a la adicción. Si bien el consumo de drogas a cualquier edad puede llevar a la adicción, mientras más temprano se comienza a consumir drogas, mayor es la probabilidad de que se progrese al abuso y a la adicción. Lo cierto es que cualquier exposición a las drogas de abuso constituye un reto especial para los adolescentes. Como las áreas del cerebro que gobiernan la toma de decisiones, el juicio y el autocontrol aún se están desarrollando activamente durante la adolescencia, los jóvenes adolescentes pueden ser especialmente propensos a comportamientos de riesgo, los que incluyen la experimentación con las drogas de abuso.

La clave está en la prevención

La drogadicción es una enfermedad que se puede evitar. Los resultados de las investigaciones auspiciadas por el NIDA han demostrado que los programas de prevención que involucran a la familia, la escuela, la comunidad y los medios de comunicación son eficaces para reducir el abuso de drogas. Si bien hay muchos acontecimientos y factores culturales que afectan las tendencias de abuso de las drogas, cuando los jóvenes perciben que el consumo de drogas es perjudicial, se observa una disminución en la tendencia a consumirlas. Por lo tanto, la educación y el activismo comunitario son claves para ayudar a los jóvenes y al público en general a comprender los riesgos del abuso de drogas. Los maestros, padres, médicos y demás profesionales de la salud pública deben continuar mandando el mensaje que la drogadicción se puede evitar si la persona nunca consume drogas.

Para más información

Para más información sobre el abuso de drogas y la drogadicción, por favor vea el folleto Las drogas, el cerebro y el comportamiento: La ciencia de la adicción.

También, puede visitar la página en inglés de información sobre la investigación sobre la prevención. Para información en español, puede ver la web de DrugFacts sobre las Lecciones aprendidas de las investigaciones sobre la prevención o el libro titulado Cómo prevenir el uso de drogas en los niños y los adolescentes.

A su vez, puede visitar la página en inglés con información sobre las investigaciones sobre los tratamientos. Para información en español, por favor vea el libro Principios de tratamientos para la drogadicción: Una guía basada en las investigaciones, el DrugFacts Enfoques de tratamiento para la drogadicción o el Reporte de Investigación La comunidad terapéutica.

Para encontrar un centro de tratamiento con financiamiento público en su estado, por favor llame al 1-800-662-4357 (1 800-662-HELP) o vaya a la página: www.findtreatment.samhsa.gov.

Referencias

  1. National Drug Intelligence Center (2011). The Economic Impact of Illicit Drug Use on American Society. Washington D.C.: United States Department of Justice. Disponible en:http://www.justice.gov/archive/ndic/pubs44/44731/44731p.pdf (PDF, 2.4MB)
  2. Centers for Disease Control and Prevention. Smoking-Attributable Mortality, Years of Potential Life Lost, and Productivity Losses—United States, 2000–2004. Morbidity and Mortality Weekly Report, 57(45);1226-1228, 2008 (14 de noviembre). Disponible en:http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5745a3.htm
  3. Rehm, J., Mathers, C., Popova, S., Thavorncharoensap, M., Teerawattananon Y., Patra, J. Global burden of disease and injury and economic cost attributable to alcohol use and alcohol-use disorders. Lancet, 373(9682):2223–2233, 2009.

Investigación sobre las sensaciones que están basadas en los receptores sensoriales y el umbral de percepción


Investigación sobre las sensaciones que están basadas en los receptores  sensoriales y el umbral de percepción

  • la diferencia que existe entre la sensación y percepción a través del análisis de la percepción subliminal; la definición de conciencia y su importancia para los psicólogos.
  • las fases del sueño y su vínculo con el reloj biológico;
  • la relación que existe entre la hipnosis, meditación y el uso  de medicamentos para alterar los estados de la conciencia
  • y la complejidad de las sensaciones que se manifiestan en la actividad diaria de los seres humanos.

Naturaleza de la sensación  

En todos los procesos sensoriales alguna forma de energía estimula una célula receptora, la cual está situada en uno de los órganos sensoriales. La célula convierte la energía en una señal nerviosa que se codifica ulteriormente al desplazarse  por los nervios sensoriales. Cuando llega al cerebro, el mensaje   ya es muy exacto.

Umbrales sensoriales  

La energía que llega a un receptor ha de ser lo bastante fuerte para producir un  efecto  perceptible. La cantidad mínima que se requiere para generar  una sensación en una persona el 50% de las veces recibe el nombre de umbral absoluto. El umbral diferencial o diferencia apenas  perceptible es el cambio mínimo de estimulación que se detecta 50% de las veces. En términos generales, cuanto más intenso sea el estímulo, mayor deberá ser el  cambio que se siente. Conforme a la ley de Weber, la diferencia apenas perceptible de un sentido es  una  fracción constante del estímulo original. En la generalidad de los casos, los sentidos se ajustan al nivel de estimulación que reciben, proceso conocido como adaptación.

Percepción subliminal  

Los mensajes subliminales son aquellos que caen por debajo del umbral de la percepción  consciente y, por tanto, se supone que se percibe de modo subconsciente.  Algunos  estudios  indican que, en un ambiente controlado de laboratorio, en los sujetos pueden influir brevemente  los mensajes sensoriales que no caen dentro de su conocimiento consciente. Sin embargo,  ningún estudio científico confirma las creencias de que los mensajes subliminales de  la  publicidad incidan en las decisiones del consumidor ni que las frases subliminales en cintas de audio de superación personal puedan modificar la conducta de la gente.

La conciencia  

Es el conocimiento de los procesos cognoscitivos que operan en la vida diaria: tomar decisiones, recordar, ensoñar, concentrarse, reflexionar, dormir y soñar, entre otros. Los psicólogos dividen la conciencia en dos grandes áreas: la conciencia de vigilia (o conocimiento consciente) , que abarca los  pensamientos,  los  sentimientos y las percepciones que surgen cuando  estamos  despiertos  y en un  estado  de  alerta razonable; y los estados alterados de la conciencia, durante los cuales  el estado  mental  difiere considerablemente de la conciencia de vigilia.

Variaciones Naturales De La Conciencia 

Para interpretar el ambiente tan complejo seleccionamos lo que vamos a asimilar entre la  multitud de eventos que ocurren a nuestro alrededor, y entonces ignoramos el resto.  Esto se aplica tanto a los estímulos externos (sonidos, vistas y olores) como a las  sensaciones  internas (calor, frío, presión y dolor). Incluso los pensamientos, los recuerdos, las emociones y las necesidades están sujetas a este proceso selectivo.

Sin prestar atención deliberada también realizamos actividades ordinarias; por ejemplo, poner nuestra firma en algún documento. Muchos psicólogos creen que algunos procesos mentales importantes tienen lugar fuera del  conocimiento consciente, quizá mediante un procesamiento automático.

Dormir 

La investigación de los patrones del sueño muestra que el sueño normal se realiza  en  varias etapas.

La etapa 1 comienza tras el estado inicial “crepuscular”, que se caracteriza por ondas alfa  irregulares de bajo voltaje y por un estado de vigilia relajada. Dura apenas unos cuantos momentos y se caracteriza por la reducción del pulso, la relajación  muscular y los movimientos de lado a lado de los ojos. Es fácil despertar  al sujeto  en esta  etapa del sueño.

Las etapas 2 y 3 se caracterizan por un sueño cada vez  más profundo. Es difícil despertar al  sujeto y no responder al ruido ni a la luz. Siguen disminuyendo la frecuencia cardíaca, la  presión sanguínea y la temperatura corporal.

Durante la etapa 4, cuando el cerebro emite ondas deltas muy lentas, la frecuencia  cardíaca  y  respiratoria, así como la presión sanguínea y la temperatura corporal presentan  el nivel  más  bajo que alcanzarán durante la noche.

Más o menos 1 hora después de quedarse dormido, el sujeto comienza a ascender por las etapas  para retornar después a la etapa 1, proceso que dura unos 40 minutos. En esta etapa del ciclo, la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea aumentan,  los músculos se relajan más  que  en cualquier otro momento y los ojos se mueven rápidamente bajo los párpados cerrados. Es este movimiento ocular rápido (MOR) el que da su nombre a esta etapa del sueño.

El sueño MOR recibe también el nombre de sueño paradójico porque, mientras la actividad del  cerebro y otros síntomas fisiológicos  se asemejan a los registrados durante la conciencia de  vigilia, el sujeto parece estar profundamente dormido y no puede moverse porque los músculos  voluntarios del cuerpo están paralizados. El sueño que no presenta movimientos oculares  rápidos, o No-MOR, designa las etapas de movimientos oculares no rápidos que se alternan con las de MOR en el ciclo del sueño.

Otros fenómenos relacionados con la acción de dormir y con los sueños: sonambulismo,  hablar dormido, terrores del sueño, pesadillas y  aprender mientras se duerme.

En general, los episodios de sonambulismo y de hablar dormido ocurren durante el sueño delta. A diferencia de las pesadillas, es difícil despertar al que tiene terrores del sueño, más comunes  entre los niños que entre los adultos, y rara vez se recuerdan a la mañana siguiente.

No se ha demostrado científicamente que  podamos  aprender material  complejo  mientras  dormimos.

ALTERACIONES ARTIFICIALES DE LA CONCIENCIA  

Privación sensorial  

La privación sensorial es la reducción extrema de los estímulos. La investigación indica que puede causar síntomas como la alteración de la percepción, las alucinaciones, los sueños, los ensueños y  también  las fantasías.  

Meditación  

La Meditación es uno de los varios métodos que existen para concentrarse, reflexionar o enfocar los pensamientos con la intención de suprimir la actividad del sistema nervioso simpático. No sólo disminuye el metabolismo, sino también las frecuencias cardíaca y respiratoria. La actividad cerebral durante la meditación se asemeja a la que se da en la vigila relajada; la reducción concomitante del lactato sanguíneo atenúa o disminuye el estrés.  

Hipnosis  

La Hipnosis es un estado parecido al trance en  el  cual el sujeto responde fácilmente a las  sugestiones. La susceptibilidad a ella depende de lo sugestionable que seamos. La hipnosis tiene varias aplicaciones prácticas; por ejemplo, alivia el dolor de  algunos  padecimientos y ayuda a dejar de fumar o romper con otros hábitos. 

Las drogas y la conciencia  

Las drogas psicoactivas, que incluyen  los  sedantes, los estimulantes y  los  alucinógenos alteran la conciencia.  

Lo dependencia y lo adicción  

Las drogas suelen provocar síntomas de abstinencia, es decir, electos secundarios negativos que se oponen a sus efectos placenteros temporarios y los contrarrestan. Estos síntomas pueden llevara la dependencia física o psicológica. Sin embargo, el uso de drogas con fines terapéuticos rara  vez crea adicción y muchos de los que padecen adicciones a las drogas las superan  cuando  cambia  su contexto social.  

Los drogas psicoactivas  

El alcohol, los barbitúricos y los narcóticos actúan  disminuyendo el funcionamiento  neuronal. Todas ofrecen efectos placenteros,  aunque el precio es muy alto ya que perjudican la  memoria y la propia conciencia o  provocan otras consecuencias físicas. La cafeína, la nicotina, las anfetaminas, la cocaína y el éxtasis estimulan el funcionamiento neuronal. Como la  mayoría de las drogas psicoactivas, actúan en las sinapsis  influyendo en los neurotransmisores del cerebro y sus efectos dependen de la personalidad y las expectativas  del consumidor y de la dosis. El LSO y la marihuana pueden  distorsionar  la percepción del tiempo del  consumidor y de acuerdo con la situación, pueden alterar  las sensaciones y las percepciones.  

————— 

Bibliografía consultada

  • Myers, David G. (2006). Psicología. Ed. Médica Panamericana 
  • Fernando Zepeda Herrera. (2008). Introducción a la psicología.  Una visión científico  humanista.  Tercera edición. PEARSON EDUCACIÓN, México.

 

Potencial antídoto contra los efectos de la cocaína en el cerebro


Potencial antídoto contra los efectos de la cocaína en el cerebro

Autor: Sandra Romero.

Se trata de un compuesto experimental que frena la autofagia de las células nerviosas que el consumo de esta sustancia provoca

Investigaciones realizadas con ratones por científicos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos han revelado que la cocaína hace que las células del cerebro se autodevoren. Sin embargo, también revelan que un compuesto experimental llamado: CGP3466B podría frenar este efecto letal.

 

Cafeína en la dieta


Cafeína en la dieta

La cafeína es una sustancia que se encuentra en ciertas plantas. También se puede producir de manera artificial (sintéticamente) y agregarse a los productos alimenticios. Es un estimulante del sistema nervioso central y un diurético (sustancia que le ayuda al cuerpo a eliminar líquidos).

Funciones

La cafeína se absorbe y pasa rápidamente hacia el cerebro. No se acumula en el torrente sanguíneo ni se almacena en el organismo. Sale del cuerpo en la orina muchas horas después de haber sido consumida.

No existe ninguna necesidad nutricional para la cafeína y se puede evitar en la alimentación.

La cafeína estimula o excita el cerebro y el sistema nervioso. No disminuye los efectos del alcohol, aunque mucha gente todavía cree que una taza de café le ayudará a una persona a estar “sobria”.

La cafeína puede emplearse para el alivio a corto plazo de la fatiga o de la somnolencia.

Fuentes alimenticias

La cafeína se consume ampliamente. Se encuentra en forma natural en las hojas, semillas y frutos de más de 60 plantas, por ejemplo:

  • Hojas de té
  • Nueces de cola
  • Café
  • Granos de cacao

También se encuentra en alimentos procesados:

  • Café: 100 mg por taza
  • Té: 14 a 60 mg por cada taza
  • Chocolate: 45 mg en una barra de 1.5 onzas (unos 42 g)
  • La mayoría de las colas (a menos que estén etiquetadas “sin cafeína”): 45 mg en una bebida de 12 onzas (340 ml)
  • Bebidas energizantes, refrigerios, dulces, goma de mascar: 40 a 100 mg por porción

La cafeína a menudo se le agrega a medicamentos que no necesitan receta médica, como analgésicos, pastillas para adelgazar de venta libre y medicamentos para el resfriado. La cafeína no tiene sabor y puede separarse de un alimento por medio de un proceso químico llamado descafeinización.

Efectos secundarios

La cafeína puede llevar a:

  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultad para dormir
  • Náuseas
  • Inquietud
  • Temblores
  • Micción más frecuente
  • Vómitos

Dejar la cafeína en forma abrupta puede causar síntomas de abstinencia tales como:

  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad
  • Náuseas
  • Vómitos

Ha habido muchas investigaciones sobre los efectos de la cafeína en la salud.

  • Las grandes cantidades de cafeína pueden detener la absorción del calcio y provocar el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis).
  • La cafeína puede provocar protuberancias y dolor en las mamas (enfermedad fibroquística de las mamas).

La cafeína puede perjudicar la nutrición de un niño si las bebidas con cafeína reemplazan a las bebidas saludables, como le leche. La cafeína reduce el apetito, de manera que un niño que la consuma puede comer menos. En los Estados Unidos, no se han desarrollado pautas para la ingesta de cafeína por parte de niños.

Recomendaciones

El Consejo de la Asociación Médica Estadounidense sobre Asuntos Científicos (American Medical Association Council on Scientific Affairs) establece que beber café o té con moderación probablemente no sea dañino para la salud, en tanto usted tenga otros buenos hábitos saludables.

  • Cuatro tazas de café preparado o colado de 8 onzas (aproximadamente 400 miligramos de cafeína) o 5 porciones de bebidas gaseosas o té con cafeína (aproximadamente de 165 a 235 mg de cafeína) por día se consideran una cantidad moderada o promedio de cafeína para la mayoría de las personas. (Sin embargo, se debe tener en cuenta que 5 porciones de bebidas gaseosas regulares tienen más de 700 calorías y pueden contribuir a la obesidad).
  • Diez tazas de 8 onzas de café por día se consideran un consumo excesivo de cafeína.

Usted tal vez necesite evitar la cafeína si:

  • Es propenso al estrés, la ansiedad o los problemas de sueño.
  • Es mujer y tiene protuberancias y dolor en las mamas.
  • Tiene reflujo de ácido o úlceras gástricas.
  • Presenta hipertensión arterial que baja con medicamentos.
  • Tiene problemas con ritmos cardíacos irregulares o rápidos.
  • Tiene dolores de cabeza crónicos.

Vigile cuidadosamente la cantidad de cafeína que un niño consume. La cafeína es un estimulante y un niño hiperactivo posiblemente deba evitarla. Las pequeñas cantidades de cafeína durante el embarazo no son peligrosas. Evite las grandes cantidades.

  • La cafeína, como el alcohol, viaja a través del torrente sanguíneo hasta la placenta y puede tener un efecto negativo en su bebé. La cafeína es un estimulante, así que aumenta la frecuencia cardíaca y el metabolismo. Ambos fenómenos pueden afectar al bebé.
  • Durante el embarazo, 300 mg de cafeína por día pueden aumentar el riesgo de un aborto espontáneo. Está bien beber 1 o 2 tazas pequeñas de café o té con cafeína por día durante el embarazo. Sin embargo, limite su consumo a menos de 200 mg por día.

Muchos fármacos interactúan con la cafeína. Hable con su proveedor de atención médica sobre las posibles interacciones con los medicamentos que toma.

Si está intentando disminuir la cafeína, reduzca el consumo lentamente para prevenir los síntomas de abstinencia.

Nombres alternativos

Dieta y la cafeína

Referencias

Chin JM et al. Caffeine content of brewed teas. J Anal Toxicol. 2008;32(8):702-4. PMID: 19007524 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19007524.

Gagne L, Maizes V. Osteoporosis. In: Rakel D, ed. Integrative Medicine. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 37.

Simpson JL, Jauniaux ERM. Pregnancy loss. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds.Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 26.

Actualizado 4/25/2015

Versión en inglés revisada por: Emily Wax, RD, The Brooklyn Hospital Center, Brooklyn, NY. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

———–

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002445.htm