Dios, el Creador


Dios, el Creador

por Paulo Arieu

El Dios creador

Cuando empezamos a leer la Biblia, comunmente lo hacemos por el principio Y allí nos encontramos con el libro de Genesis, el primer libro de la Biblia.Y en el libro de Genesis,vemos que Dios habla de un principio de la creación cuando El creó todas las cosas y las creó de la nada. Genesis 1:1 dice que “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra” (NTV), texto que también se puede traducir como En el principio, cuando Dios creó los cielos y la tierra, . . . o Cuando Dios comenzó a crear los cielos y la tierra, . . .”[0] 

La Biblia nos cita una cantidad enorme de pasajes donde revela que Dios creó todas las cosas.

  • Sólo tú eres el SEÑOR. Tú hiciste los cielos, los cielos de los cielos con todo su ejército, la tierra y todo lo que en ella hay, los mares y todo lo que en ellos hay. Tú das vida a todos ellos y el ejército de los cielos se postra ante ti.(Nehemías 9:6)
  • el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el SEÑOR, el que hace todo esto.(Isaías 45:7)
  • Todo esto lo hizo mi mano, y así todas estas cosas llegaron a ser –declara el SEÑOR. Pero a éste miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra. (Isaías 66:2)
  • y sacar a luz cuál es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios, creador de todas las cosas;(Efesios 3:9)
  • Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos, mas el SEÑOR hizo los cielos.(Salmos 96:5)
  • Oh SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel, que estás {sobre} los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra. Tú hiciste los cielos y la tierra.(Isaías 37:16)
  • Así les diréis: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, perecerán de la tierra y de debajo de los cielos.(Jeremías 10:11)
  • Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias; (1 Timoteo 4:4)
  • Y vio Dios que la luz {era} buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.(Génesis 1:4)
  • Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció {y} no la hizo un lugar desolado, {sino que} la formó para ser habitada): Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.(Isaías 45:18)
  • En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. (Génesis 1:1-3)
  • Alabadle, todos sus ángeles; alabadle, todos sus ejércitos. Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas luminosas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos. (Salmos 148:2-5)
  • Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.(Romanos 8:38-39)
  • Porque en El fueron creadas todas las cosas, {tanto} en los cielos {como} en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El.(Colosenses 1:16)
  • Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, {digo:} ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? ¿Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronas de gloria y majestad! (Salmos 8:3-8)
  • Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.(Génesis 1:26-28)
  • Este es el libro de las generaciones de Adán. El día que Dios creó al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.(Génesis 5:1)
  • El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.(Génesis 9:6)
  • Sabed que El, el SEÑOR, es Dios; El nos hizo, y no nosotros {a nosotros mismos;} pueblo suyo {somos} y ovejas de su prado.(Salmos 100:3)
  • Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre.(Salmos 139:13)
  • Así dice Dios el SEÑOR, que crea los cielos y los extiende, que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan: (Isaías 42:5)
  • y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado {sus} tiempos señalados y los límites de su habitación, para que buscaran a Dios, si de alguna manera, palpando, le hallen, aunque no está lejos de ninguno de nosotros; porque en El vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de vuestros mismos poetas han dicho: Porque también nosotros somos linaje suyo.” (Hechos 17:26-28)
  • sin embargo, para nosotros {hay} un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual {existimos} nosotros. (1 Corintios 8:6)
  • Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Juan 1:3)
  • en estos últimos días nos ha hablado por {su} Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.(Hebreos 1:2)
  • El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.(Job 33:4)
  • Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.(Génesis 1:2)
  • Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.(Salmos 104:30)
  • Por la palabra del SEÑOR fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca. (Salmos 33:6)
  • ¿O {quién} encerró con puertas el mar, cuando, irrumpiendo, se salió de {su} seno; cuando hice de una nube su vestidura, y de espesa oscuridad sus pañales; cuando sobre él establecí límites, puse puertas y cerrojos, (Job 38:8-11)
  • Porque El habló, y fue hecho; El mandó, y {todo} se confirmó.(Salmos 33:9)
  • Con sabiduría fundó el SEÑOR la tierra, con inteligencia estableció los cielos.(Proverbios 3:19)
  • yo estaba entonces junto a El, {como} arquitecto; y era {su} delicia de día en día, regocijándome en todo tiempo en su presencia,(Proverbios 8:30)
  • {El es} el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el mundo con su sabiduría, y con su inteligencia extendió los cielos. Cuando El emite su voz, {hay} estruendo de aguas en los cielos; El hace subir las nubes desde los extremos de la tierra, hace los relámpagos para la lluvia y saca el viento de sus depósitos.(Jeremías 10:12-13)
  • Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.(Hebreos 11:3)
  • El extiende el norte sobre el vacío, y cuelga la tierra sobre la nada.(Job 26:7)
  • Así dice el SEÑOR, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: Yo, el SEÑOR, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda;(Isaías 44:24)
  • amando al SEÑOR tu Dios, escuchando su voz y allegándote a El; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el SEÑOR juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.(Deuteronomio 30:20)
  • el que solo extiende los cielos, y holla las olas del mar; el que hace la Osa, el Orión y las Pléyades, y las cámaras del sur;(Job 9:8-9)
  • cubriéndote de luz como con un manto, extendiendo los cielos como una cortina. {El es} el que pone las vigas de sus altos aposentos en las aguas; el que hace de las nubes su carroza; el que anda sobre las alas del viento; que hace de los vientos sus mensajeros, {y} de las llamas de fuego sus ministros.(Salmos 104:2-4)
  • para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.(Mateo 5:45)
  • El da la lluvia sobre la faz de la tierra, y envía las aguas sobre los campos.(Job 5:10)
  • ¿Puedes tú atar las cadenas de las Pléyades, o desatar las cuerdas de Orión? ¿Haces aparecer una constelación a su tiempo, y conduces la Osa con sus hijos? ¿Conoces tú las ordenanzas de los cielos, o fijas su dominio en la tierra?(Job 38:31-33)
  • Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no {hará} mucho más por vosotros, hombres de poca fe? (Mateo 6:28-30)
  • Mi socorro {viene} del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. (Salmos 121:2-8)
  • Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.(Romanos 1:20)
  • Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos.(Salmos 19:1)
  • Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos {astros}: el que hace salir en orden a su ejército, {y} a todos llama por {su} nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.(Isaías 40:26)
  • Pues he aquí el que forma los montes, crea el viento y declara al hombre cuáles son sus pensamientos, el que del alba hace tinieblas y camina sobre las alturas de la tierra: el SEÑOR, Dios de los ejércitos, es su nombre.(Amós 4:13)
  • Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.(Romanos 8:19-23)

Pero lo que podemos observar en el libro de Génesis, es que no se pretende dar una explicación de la existencia de Dios, simplemente se la da por supuesto.   La figura de Dios domina el primer capítulo de la Biblia (Génesis capítulo 1). Su nombre se encuentra treinta y cinco veces (35), en los treinta y cuatro (34) versículos. El término traducido Dios es Elohim forma plural; sin embargo, cuando se hace referencia a Dios, se usa siempre un verbo singular, el cual nos indica que Dios es uno. En el idioma hebreo, la forma plural expresa a veces inten sidad o plenitud. Así que, la palabra Elohim indica su majestad, poder infinito y excelencia. El posee completamente todas las perfecciones divinas. 

Pero en la segunda parte del relato de la creación (2:4-25) hace hincapié en el hecho de que Dios es un ser personal, pues esa sección muestra al hombre como su objetivo. Se emplea el título Yahvéh-Elohim (Jehová Dios). Aunque el nombre Yhaveh significa que Dios es eterno y tiene existencia ilimitada en sí mismo (Ex. 3:14), también su uso indica que el Dios del pacto, de gracia y misericordia. Su obra creadora indica claramente que El es

“Dios de orden, designio y progreso. Saca orden del caos primitivo; todos sus pasos son ordenados y progresivos, y el resultado demuestra  el designio admirable. Así que el Génesis, desde el comienzo, enseña que Dios es único, trascendente, personal y creador.” [1]

Es un dogma de fe creer que la Biblia nos dice que Dios creó los cielos y la tierra y lo hizo de la nada. Durante muchos siglos los filósofos y los científicos creían que el universo era eterno, a pesar de las enseñanzas de la Biblia. Pero cuando se confirmó la teoría del Bing Bang, los cientificos comprobaron que el universo habia tenido un comienzo.El teólogo reformado Wynne Grudem dice que  

La Biblia claramente nos requiere que creamos que Dios creó el universo de la nada. A veces se usa la frase latina ex-nihilo, «de la nada»; entonces se dice que la Biblia enseña la creación ex-nihilo). Esto quiere decir que antes de que Dios empezara a crear el universo, nada existía excepto Dios mismo.[2]

Tambien Grudem dice que nada no es algo llamado nada, sino que Dios no uilizó para crear el universo algún material preexistente. El dice que:

Cuando decimos que el universo fue creado «de la nada», es importante guardarnos contra un posible malentendido. La palabra nada no implica algún tipo de existencia, como algunos filósofos aducen que quiere decir. Queremos decir más bien que cuando creó el universo Dios no usó ningún material previamente existente. [3]

¿Cuál es la idea más importante que se encuentra en el relato de la creación? No es la descripción del proceso de crear, ni la de los detalles acerca del hombre, por más interesantes que sean. Dicha idea es: que hay un Dios, y por él fueron hechas todas las cosas. La fraseen el principio … Dios … es la respuesta a los absurdos errores del politeísmo, materialismo, panteísmo, ateismo y dualismo. Más allá del universo, hay un ser eterno que es superior a su creación.Dios creó todas las cosas de la nada. La Biblia lo dice claramente, con la frase 

En el principio creó Dios  los cielos y la tierra.

Bereshit bará Elohim et hashamáyim ve’et ha’árets. [4] 

El salmo 33 nos dice queEl Señor tan solo habló y los cielos fueron creados. Sopló la palabra, y nacieron todas las estrellas… Pues cuando habló, el mundo comenzó a existir; apareció por orden del Señor.”(Sal. 33:6,9 NTV)

Grudem también explica que

En el Nuevo Testamento hallamos una declaración universal al principio del Evangelio de Juan: “Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de 10 creado llegó a existir” (Gn 1:3 NVI). La frase “todas las cosas” es mejor tomarla para referirse al universo entero (cf. Hch 17:24; He 11:3). Pablo es muy explícito en Colosenses 1 cuando especifica todas las partes del universo, tanto visibles como invisibles: “Por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él” (Col 1:16 NVI). [5]

Es muy necio creer que el mundo se creó solo, que se creó por casualidad, que fue el resultado de una evolución ciega y aleatoria que terminó formando el universo conocido…y el desconocido.  Dios es el Creador. Desde el primer versículo de la Biblia, en Génesis, se deja en claro que la Creación es obra de la Trinidad. Elohim, palabra plural hebraica que funciona como singular cuando se refiere al Señor. La trinidad completa estaba involucrada en la creación del unvierso. Dios en tres personas. Padre, Hijo (Juan 1:1) y Espíritu Santo (Génesis 1:2), están involucrados en el proceso de creación. 

Estimado lector, no permita que los ateos destruyan su fe, haciéndole creer que el unvierso es eterno o que Dios no existe o que Dios no pudo haber creado todas las cosas. Dios es un ser omnipotente y el es el Padre de la Creación. El creó todas las cosas de la nada, con el poder de su Palabra. Además, los científicos han comprobado que el Universo tuvo un comienzo, cuando comprobaron la teoría del Bing Bang. El canto de los veinticuatro (24) ancianos en el cielo afirma esta verdad desde hace casi 2 mil años atrás:

  • “Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas” (Ap 4: 11 NVI).

A Dios sea la Gloria, por los siglos de los siglos.

Dios lo bendiga mucho.<>

Notas

[0] Nota de pie de pagina Genesis 1:1 Nueva Traducción Viviente 

[1]  Pablo Hoff, “El Pentateuco“,pag. 22-26. Ed. Vida,15ª impresion

[2] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. p.272. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

[3] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA.  Nota número 2 de pie de página Nº 272. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

[4] http://www.shalomhaverim.org/bereshit_en_espanol_cap.1.htm

[5] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. p.273. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

Imagen: http://www.elviajedeunamujer.com/2015/01/el-dios-creador.html

 

Importancia y aportes del conocimiento


Importancia y aportes del conocimiento

Por Paulo Arieu

tomas_de_aquino_santo

1. Conocer

Conocer, tener conocimiento, es importante ya que es lo que nos permite la comprensión racional de los sucesos que afectan nuestra mente. Los griegos valoraban mucho el conocimiento y dedicaban muchas horas de esfuerzo mental para reflexionar y meditar sobre las cosas del diario vivir. Son los padres de la ciencia filosófica.  La curiosidad es innata al ser humano. Los jóvenes quieren conocer amigos, otros lugares, muchas personas gustan de viajare y conocer otros lugares. Los científicos quieren saber cómo funciona el mundo, y los filósofos  se la pasan criticando el conocimiento de los otros filósofos, por considerarlo inadecuado. Además, cuando se investiga un tema a fondo, aparecen más temas para investigar también en profundidad. En fin, casi todos procuramos por lo común conocer el porqué de las cosas. Pero “conocer no consiste en hacer algo, ni en recibir algo, sino en un existir superior al simple existir como ser puesto fuera de la nada; es una sobre existencia activa inmaterial, por la cual un sujeto existe no ya solamente con una existencia limitada a lo que es como cosa encerrada en un género, como sujeto existente para sí, sino con una existencia ilimitada en la cual es o se convierte, por su propia actividad, en sí mismo y los otros”. (Maritain, Les degrés du savoir, pag. 218 y s.)[0]

Santo Tomás (siglo xii) dice en su Suma Teológica: “Los seres dotados de conocimiento se diferencian de los que no lo tienen en que estos últimos no poseen más que su propia forma, mientras que los primeros alcanzan a tener, además, la forma de otra cosa, ya que la especie o forma de lo conocido está en el que lo conoce” (La forma es el principio constitutivo, lo que define a los seres, lo que hace que sean lo que son). Esa forma, no su materia, es la que está presente en el conocimiento. En el conocimiento, el sujeto posee la forma del objeto conocido. En cierto sentido, puede decirse que el sujeto se convierte en aquello que conoce: conocer algo, es serlo. Santo Tomás cita, por ello, la fórmula de Aristóteles —filósofo en quien se inspira y cuyo pensamiento continúa—, que dice: “el alma, en cierto modo, es todas las cosas”.

El sujeto, sin perder su propia naturaleza, recibe la forma del objeto; pero el objeto sigue siendo lo que es, sin ser afectado por el sujeto que lo conoce. Así como un rayo de luz, aunque atraviese el aire, sigue el movimiento del sol, y no el del aire que atraviesa, el conocimiento obedece a la naturaleza del objeto, y no a la del sujeto en quien se da. El sujeto no modifica al objeto: lo recibe y se lo asimila; no lo altera, ni lo crea. El conocimiento es conocimiento de lo que es como siendo lo que es, y de lo que no es, como no siendo lo que no es. En el conocimiento está presente el objeto formal, aunque no el objeto material; y está presente de manera tal que el sujeto, puede decirse, es, él mismo, su objeto. Para el sujeto, conocer es una manera de existir; es existir no como él mismo, sino como otro. Las cosas existen simplemente como ellas mismas, porque no conocen ni pueden conocer; el sujeto existe como él mismo y como todo aquello que conoce.»[1]

2. Como conocer a Dios como Padre Nuestro [2]

Cuando usted ora, ¿con qué nombre se dirige a Dios? Aunque todos los excelsos títulos que le hemos dado son correctos, como cristianos tenemos el maravilloso privilegio de llamar “Padre” a Dios.

a. Pero también podemos conocerlo de esa manera.

La posibilidad de tener una relación así con Dios, fue una idea revolucionaria en el primer siglo (Mateo 6:9). El Antiguo Testamento contiene apenas quince referencias a Dios como “Padre”, y éstas se refieren fundamentalmente a Él como el padre del pueblo hebreo; la idea del Señor como un Dios personal de las personas, no es evidente sino hasta el Nuevo Testamento. Sin embargo, ésa fue exactamente la razón por la que Jesucristo vino a la tierra, para morir en la cruz por nuestros pecados y revelar al Padre celestial, para que usted y yo pudiéramos conocerlo a Él más íntimamente.

“Padre”, que aparece 245 veces en el Nuevo Testamento, fue la palabra favorita de Jesús para referirse a Dios; la mencionó catorce veces sólo en el Sermón del monte, y también utilizó este nombre para comenzar a orar (Mateo 5-7). El propósito de Dios es revelar que Dios no es solamente una fuerza trascendente en algún lugar del universo, sino más bien un Padre celestial amoroso y personal que está profundamente interesado en los detalles de nuestra vida.

Muchas personas, incluso los creyentes, no piensan que Dios sea un padre tan cercano, especialmente si se hallan viviendo en desobediencia. Pero la Escritura se refiere una y otra vez a Él como “Padre”. Las cartas de Pablo, por ejemplo, comienzan de esa manera, y el apóstol describe a los creyentes como una casa o una familia de Dios, los llama hijos de Dios y coherederos con Su Hijo Jesucristo (Romanos 8:17).

El privilegio de conocer a Dios como Padre implica más que conocerlo como una persona o un espíritu; va más allá de la simple familiaridad de Su gracia, amor y bondad incomparables, e incluso supera el conocerlo en Su santidad, equidad y justicia. ¡Qué maravilloso es que nosotros, simples criaturas, podemos conocerlo personalmente como nuestro mismísimo padre celestial! Al dirigirse a Él como “Padre”, Jesús reveló Su intención de que nosotros comprendiéramos lo que los santos del Antiguo Testamento no pudieron entender totalmente: que podemos tener la bendición de un parentesco íntimo con el Dios vivo del universo.

En realidad, es a través de la persona de Jesucristo que podemos conocer a Dios de esta manera. Lamentablemente, muchos creen equivocadamente que ese privilegio le pertenece a toda la humanidad. A veces escuchamos frases como “la paternidad de Dios, y la hermandad de los hombres”; estas terminantes palabras expresan la idea equivocada de que Dios es el Padre de todos, y de que todos somos hermanos. Desde luego, por ser Dios el Creador de la vida, pudiéramos en un sentido identificarlo como el padre de la humanidad. Pero la Biblia utiliza el nombre de “Padre” para indicar una relación íntima y personal, que definitivamente no se aplica a toda la humanidad.

Cuando el Señor Jesús dio a sus discípulos un modelo de oración, dirigió Sus palabras al “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6:9). Algunas personas alegan que ésta es una oración que cualquiera puede hacer, pero observe las palabras que siguen: “Santificado sea tu nombre”. Es interesante que, inmediatamente después de la referencia a nuestro Padre celestial, se mencione la santidad de Dios, precisamente el atributo que separa al hombre pecador del Él. Por eso, aunque es verdad que todo el mundo puede pronunciar esta oración, sólo aquellos que verdaderamente pueden llamar a Dios su Padre, tienen el derecho de hacerla.

Por otra parte, Jesús dijo: “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). El intento de acercarse al Padre prescindiendo del Hijo, equivale a llamar mentiroso a Jesús. La explicación es que la palabra “Padre” implica una relación y el ser parte de una familia. Cristo es la puerta para ingresar a esa familia (Juan 10:9, Gálatas 3:26); por eso, ¿cómo puede un incrédulo decir que es un “pariente” si rechaza la única entrada que hay a la familia de Dios?

Jesús ahonda en el asunto cuando dice a los fariseos incrédulos: “Mi palabra no halla cabida en vosotros. Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre” (Juan 8:37, 38, cursivas añadidas). Por esta razón sabemos que hay dos padres espirituales en el universo. Uno es Jehová, el Padre del Señor Jesucristo. Pero, ¿quién es el otro? Jesús se los explicó claramente: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él… Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis” (vv. 44, 45).

Eso suena duro, pero nuestro Salvador siempre habla la verdad (Juan 14:6a), y por eso Sus palabras son dignas de crédito. Jesús nos dice que, si usted no tiene una relación de fe con Jehová, entonces su padre espiritual es Satanás. Jehová es el Padre espiritual únicamente de aquellos que aman a Jesús y confían en Él como Salvador. Si usted, ha rechazado al Hijo de Dios, ha negado el sacrificio hecho a su favor en el Calvario, y por más difícil que le resulte aceptarlo, su padre es el diablo.

Si no está seguro de a qué familia pertenece, tome un momento para preguntarse lo siguiente ¿Uso de manera irreverente el nombre de Dios, y un minuto después digo que creo en Él?¿Clamó a Él en una crisis, pero no lo tomo en cuenta en otros momentos?¿Amo a Jesús? Recuerde: la Biblia dice que si usted no conoce al Hijo, no puede conocer al Padre (Juan 14:6).

Por esa razón vino Cristo al mundo: para darnos una pequeña muestra de quién es el Padre y de cómo es Él. Como dice Juan 1:18 (NVI): “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito… nos lo ha dado a conocer. Jesús, nos dice: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9).

¿Cómo reveló el Hijo de Dios a Su Padre? Él llamó a los niños a venir a Él, y los tomó en sus brazos; sanó a los enfermos; atendió las necesidades de las personas. Hizo todas las cosas que haría un padre.

b. La manera como Dios expresa Su paternidad

Al observar el modelo de paternidad de Dios, comprendemos mejor nuestra relación con Él. Y al obedecer Su dirección, seremos capaces de expresar correctamente la paternidad a nuestros hijos. Teniendo esto en mente, fijémonos en los siete aspectos de Su paternidad hacia nosotros.

Primeramente, Él desea tener una íntima relación con nosotros. La Biblia nos dice que nos dirijamos a Él como “Padre”, no sólo como “Dios”, “Rey soberano”, “Santo” o “Juez”. Aunque debemos conocerlo en todos los aspectos, el Señor quiere que nos acercarnos a Él de manera transparente en todo, incluyendo nuestras necesidades, debilidades y fracasos.

En segundo lugar, Dios anhela comunicarse con nosotros. Mateo 6:6 nos dice que busquemos un lugar apartado para orar a nuestro Padre, “que ve en lo secreto [y que] te recompensará”. Es decir, Dios nos escucha cuando hablamos con Él, y el Señor responde la oración. Él es la clase de Padre a quien podemos hablarle, y aunque es posible que no nos dé todo lo que queremos, el Señor responderá a nuestras peticiones dándonos lo que Él sabe que es lo mejor para nosotros (Mateo 7:7-11).

Dios nos ama a cada uno de nosotros incondicionalmente. La naturaleza de Dios es amar tanto al santo como al pecador, basado exclusivamente en el hecho de que Él es amor (1 Juan 4:8). El incrédulo simplemente se ha colocado en una posición en la que no puede experimentar ese amor, una situación cuyo remedio es confiar en Jesús como Salvador.

Nuestro Padre celestial suple todas nuestras necesidades. La Biblia nos asegura que nuestro Padre celestial conoce todas nuestras necesidades, aun antes de que le pidamos, y que Él las suplirá “conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Mateo 6:8; Filipenses 4:19). Sus recursos son ilimitados, y podemos tener la seguridad de que ninguna de nuestras necesidades dejará de ser satisfecha.

Dios disciplina a Sus hijos (Hebreos 12:5-10). Él no nos castiga por ira, sino con amorosa corrección para nuestro bien. Este castigo es, una evidencia de que somos, en verdad, Sus hijos. Dios siempre nos guía para que hagamos lo correcto. Jesús dijo que nuestro Consejero el Espíritu Santo, nos guiaría a toda verdad (Juan 14:26; 16:13). Dios nunca nos conduce en la dirección equivocada; el Señor “enderezará nuestras sendas” si confiamos en Él en vez de hacerlo en nuestro propio juicio (Proverbios 3:5, 6).

Nuestro Padre celestial está siempre con nosotros. Mientras que los padres humanos no pueden garantizar que estarán físicamente con sus hijos para siempre, en otro sentido podrán estar con ellos. Nuestro Padre que está en los cielos promete que nunca nos desamparará, ni nos dejará (Hebreos 13:5), y Su Espíritu, que mora en nosotros, está siempre presente para guiarnos e inspirarnos.

III. Conclusión:

Lamentablemente, vivimos en tiempos de mucha ignorancia biblica y también espiritual. Millones de personas viven en Occidente, sin conocer a Dios. Millones mas,trabajan de lunes a lunes, sin tiempo de ir a un servicio cristiano ni tiempo para participar de un estudio bíblico.Tambien se nota mucho entre los predicadores protestantes una forma de pensamiento único, que impide la disension de temas doctrinales de poca importancia. Muchos predicadores son intolerantes a la hora de compartir su manera de pensar.

Pero ¿conoce usted a Dios como su Padre celestial? Si no lo conoce, sepa que Él está listo para adoptarle en Su familia (Romanos 8:15; Gálatas 3:26). Lo único que tiene que hacer, es confiar en Su Hijo Jesucristo como su Salvador personal.  Como dice Juan 1:12: “A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Si ud. aún no ha conocido a Dios, como Su Padre Celestial, aún está tiempo…No deje pasar el tiempo, que el tiempo perdido, no vuelve más, ni se recupera nunca más.

Notas

1.Vicente Fatone, Lógica e introducción a la filosofía,p. 102,ed. Kapeluz

2. http://www.ciudadredonda.org/subsecc_ma_d.php?sscd=204&scd=3&id=774

3. http://sigueme.net/estudios/estudios_biblicos.php?s=130

imagen: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tomas_deaquino.htm

La crisis de lo divino y el laicismo


¿Retorno a lo sagrado?

La crisis de lo divino y el laicismo

El autor reflexiona sobre las consecuencias originadas a partir de la separación de lo divino y lo profano. Entre otros, da una conceptualización del Estado como forma, a su juicio, artificiosa de protección frente a los males colectivos. Asimismo, expone las formas actuales que reviste esta cultura política laicista, que prescinde y excluye de lo divino.

SECULARIZACIÓN en la IGLESIA EVANGÉLICA


SECULARIZACIÓN en la IGLESIA EVANGÉLICA

Autor:Marc Pesaresi

TEOLOGÍA de la SECULARIZACIÓN 

  • Hebreos  2:6: “¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,  O el hijo del hombre para que le visites?”

El hombre es capaz de grandes obras, como construir ciudades asombrosas en tamaño y belleza.

También es capaz de hablar cosas muy necias en contra de Dios Todopoderoso

ptomadero

Foto
Puerto Madero, Capital Federal,
Buenos Aires, ARGENTINA

Gentileza

Ruta Nómada

(El presente artículo no refiere a la sociedad secular, sino a algunas propuestas para transformar creencias y costumbres en la iglesia de Jesucristo)

En occidente, la mayoría de las personas, vivimos en una sociedad secular. Preferimos la democracia, con sus virtudes y defectos, a tener que vivir bajo tiranías sean ateas, pseudo teístas; como algunas dictaduras militares sudamericanas que supimos padecer en nuestro reciente pasado; monárquicas, como la de Arabia Saudita o teocráticas como la que padece el pueblo de Irán.

La democracia es lo mejor para nuestras vidas no obstante, vivir en este contexto implica desarrollar el ejercicio de la apologética más que nunca ya que todas las personas, gracias a Dios, tienen derecho a publicar lo que piensan. Con la democracia, los evangélicos hemos podido llegar, parafraseando a Star Trek, donde “nadie  estuvo jamás” sembrando las buenas nuevas del evangelio. Pero también avanzan los enemigos de la fe.

Modernismo y liberalismo disfrazado de cristianismo
Para Kant, lograr una sociedad secular era como arribar por fin, a la madurez del hombre. Liberado de los preceptos religiosos, podría por fin decía, asumir la responsabilidad de ser lo que quisiera ser para bien o para mal.

La secularización de nuestros días no ha llegado bien acompañada. Por el contrario, se suman los radicalismos, las crisis sociales y económicas y la gente tiene sensación que nada esta bien; hay un fastidio generalizado hacia la clase dirigente, un enojo que ya no se puede contener. Simultáneamente, algunos grupos fundamentalistas del escepticismo y ateísmo andan buscando chivos expiatorios a quienes sacrificar en el altar de la culpa a causa de los males sociales modernos y no falta quien apunta con dedo acusador a las religiones del mundo. Como si en la espiritualidad radicara la culpa de todos los males.

En realidad, no culpan a los religiosos tan solo por tener dioses o pensamiento mágico; en realidad lo que hacen es escupir a Dios su intervención en el mundo. Ellos quieren borrar del orbe cualquier mención a Dios. No lo van a conseguir. Cristo dijo una verdad: las puertas del infierno no prevalecerán sobre la iglesia. Amén.

No es de extrañar que, en un ambiente de ninguneo a Dios como el actual, aparezca una teología a favor de las secularización de las cosas de Dios,  proponiendo abordar el tema desde el descreimiento tomando fundamentos en la problemática social de nuestros días y en el conocimiento científico técnico.

Entre las características principales de esta propuesta teológica, que tomo fuerza a principios de los años sesenta, se encuentra vivir cristianamente pero sin Cristo, desarrollar una vida en comunidad de modo altruista pero con ausencia  de Dios, relativizar las normas bíblicas a cambio de otras surgidas de pensadores humanistas y establecer que la idea de un Creador es obsoleta frente al conocimiento que aporta la ciencia.

Comienzos de la Teología de la Secularización 

Un texto fundamental que impulsó  esta teología es la obra Honest to God (publicado en 1963 por SCM Press) de John Robinson.(1919-1983) quién fue obispo anglicano de Woolwich, Inglaterra.Quizás el concepto más impactante que surge de la lectura del libro es que -la  idea de un Dios Todopoderoso “allá arriba”- debe ser erradicada por errónea, anticuada, sin sentido.

Para Robinson, que se inspira y mucho en los trabajos de los teólogos racionalistas Paul TillichDietrich Bonhoeffer y Rudolf Bultmann, la iglesia jamás debió ser una institución de hombres religiosos sino, para personas quienes, amando a Dios, obren según su parecer. Cabe preguntar donde quedan los mandamientos en este tipo de propuestas. Qué de los mandatos de Cristo de ir por todo el mundo predicando el evangelio.

Dos años después de la obra de Robinson, apareció el libro The Secular City: Secularization and Urbanization in Theological Perspective  de Harvey Cox (quien fuera profesor en Harvard Divinity School hasta su retiro en el 2009) donde pretendía convencer a la ortodoxia protestante que el secularismo lejos de ser enemigo del evangelio, era una propuesta amigable, consecuencia del mismo.

cox

Harvey Cox

Detrás, la portada de su libro The Secular City

Foto

Books

La razón desalmada

Con una mano en el corazón, se tiene que aceptar que este tipo de propuestas teológicas no es nada nuevo. Durante la Revolución Francesa se trató de racionalizar la religiosidad de la gente. Se impuso, entre algunas mejoras sociales y cambios en los modos de contabilizar el paso de los meses, el culto a la Diosa de la Sabiduría la cuál, mas tarde se la trató de subordinar al Ser Supremo que habita en las alturas. Con estas medidas “espirituales” se pensó reemplazar al catolicismo y protestantismo y otorgarle a las personas ideas propias del enciclopedismo. 

diosa razon

Fiesta del Ser Supremo

Celebrada en el Jardín de las Tullerías en 1794

Robespierre encendió el fuego que consumió un muñeco que representaba al ateísmo

Y al disiparse el humo, apareció a la Diosa de la Sabiduría

La cuál “demuestra de este modo” señalando al cielo,

Que depende del Ser Supremo .

Con esto pretendía afirmar que, si bien la razón es necesaria,

Debe subordinarse.

Foto

Ilustración de época

Sin embargo, esta racionalidad no impidió que Francia viviera sus horas más oscuras. En junio de 1793 hubo una revolución (dentro de la Revolución) mediante la cual, losJacobinos lograron desplazar del poder a los Girondinos. De inmediato formaron unComité de Salvación Pública cuya figura descollante fue Robespierre. El Comité de inmediato formó los Tribunales Revolucionarios Inapelables encargados de juzgar sumariamente a todos los opositores. Con esta designación, Francia entró en su hora más negra.

Asesinatos Jacobinos (2)

Un Tribunal Revolucionario Inapelable

Del Comité de Salvación Pública

En plena tarea de sembrar el terror.

El desdichado de la izquierda tendrá suerte si salva de la guillotina.

Ilustración de la época

Cientos de personas fueron guillotinadas; entre ellas la Reina María Antonieta, Madame Du Barry, de la que narran los testimonios de la época murió pidiendo clemencia, el científico Lavoisier ( a quién el juez encargado de condenarlo, al hacerlo, espetó que “Francia no necesitaba químicos ni físicos” lo cual demuestra que clase de “razón” impulsaba a la revolución). Tampoco se salvó el Rey Luis XVI o poetas como Chénier.

Robespierre, al margen de firmar las órdenes de ejecución, desarrollaba su vocación por la espiritualidad. De modo que, no conforme con la Diosa de la Sabiduría y observando un auge del ateísmo, decidió imponer el culto al Ser Supremo. Finalmente, hartos de tanta masacre sin sentido, algunos franceses conspiraron y dieron un golpe de estado; Robespierre y los suyos fueron apresados y condenados a morir en la guillotina.

Estos excesos, dentro de una revolución que pretendía llevar libertad, igualdad y fraternidad a los ciudadanos demuestran que, la secularización, puede derivar en locuras como cualquier régimen absoluto.

Asesinatos Jacobinos

Masacres de septiembre 1792

Dos episodios de la época de terror de un régimen basado en la razón.

Uno, la matanza de los curas católicos refractarios en el convento de las Carmelitas.

Dos, los asesinatos de los prisioneros políticos en una cárcel de París.

Hubo más muertes, además de estas, se presume, unas 1400 víctimas (1).

Ilustración de la época

Teología sin Cristo

La Teología de la Secularización pretende eliminar la distinción entre iglesia y mundo (no confundir separación de la Iglesia del Estado que es un proceso necesario sobre todo, para aportar justicia a los habitantes de una nación con muchas religiones como Argentina); idea que viene de lejos.

Ya en 1954, la Segunda Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias, se realizó bajo el lema “Cristo es la esperanza del Mundo” omitiéndose toda referencia a la Iglesia del Señor Jesucristo. El “mundo” que hacía referencias el Consejo es precisamente, el mismo mundo que Cristo desdeña.

En cierto modo, este tipo de teología es una reacción en contra del filosofar ontológico, un reclamo por comenzar a dar verdadera esencia y sustancia pero con activismo dinámico, entendiéndose este, como un fuerte tendencia a involucrarse en los temas sociales. La Teología de la Liberación plantea también, la necesidad de inmiscuirse en la problemática social.

De ahí que Robinson gustaba afirmar que, en vez de encontrar un Dios Benigno deberíamos encarar la búsqueda del prójimo benigno al cuál destinarle nuestros esfuerzos de colaboración. Es además, un abandono hacia la ética bíblica a la cuál se reemplaza por otra ética situacional o nueva moralidad inspirada en preceptos de hombres. Es un oponerse a la ética tradicional inspirada en el contenido de la Biblia, por otra que nace de la realidad social  en que se halla inmerso el hombre.

¿Nueva moralidad?

La nueva moralidad busca reemplazar a la antigua moralidad cristiana por ser esta, afirman sus partidarios, anacrónica, inhumana,  basada en principios sobrenaturales difíciles de comprobar y aceptar desde un punto de vista racional. Se busca posicionar la problemática de la existencia del hombre por delante de la existencia de Dios. Basta de adorar a Dios en las iglesias, hay que adorarlo en las calles con obras y hechos concretos, parecen afirmar los secularistas. En verdad, no está mal la propuesta, el problema es que en el afán de ayudar, se olvidan de Dios que es inspirador y ayudador de las causas nobles. (Ver Santiago 1:17)

Robinson decía que la ética cristiana tiene la particularidad de ser opuesta alHumanismo, orientada hacia principios sobrenaturales que tienen precedencia sobre las personas a los cuales hay que conformarse sin importar las circunstancias. Este tipo de razonamientos me recuerda a la advertencia que, en los días finales, los hombres buscarían maestros que les dijeran lo que deseaban oír y no lo que Dios tenía para decir. (Ver 2 Timoteo 4:3).

Los secularistas buscan minimizar la deidad de Cristo

Convencer que Jesús fue un hombre común, que un día tuvo un “encuentro” con Dios, optando por vivir “cerca” del Creador. De ahí que rechacen la idea de un reino nuevo de índole sobrenatural que pudiera surgir con el regreso de Cristo. El único mundo que conocemos es donde vivimos. Pensar en otros “mundos celestiales” es una vía de escape a la realidad donde el verdadero cristiano, debe actuar. Jesús fue un buen tipo, que dijo cosas ciertas, importantes, pero nada más. En esto se parecen a los Testigos de Jehová, para quienes Cristo fue un gran hombre.

Quizás el punto fuerte controversial de esta teología se encuentra en su oposición a la escatología bíblica de un reino por venir. Existe un enfoque netamente humanista de las cosas de Dios, un declarar: si eres verdadero cristiano, olvida las creencias basadas en pensamiento mágico y concéntrate en las necesidades del mundo. Por lo tanto, para el secularista, aceptar un futuro reino de Cristo en nuestro planeta, es imposible. Sería como creer verídico un cuento de ciencia ficción.

En la Tierra están los verdaderos problemas, argumentan. De ahí que descreen en el Reino de Dios con la Nueva Jerusalén bajando de los cielos. Para ellos, estas promesas son fantasías que hay que erradicar de las prédicas dominicales. Y no solo descreen de las promesas futuras, sino que algunos, hasta ponen en tela de juicio verdades como la misma existencia del infierno. Tal es el caso del extraño pastor Rob Bell para quién, la doctrina del infierno no solo es “mentirosa” sino que además, aleja a los presuntos candidatos del amantísimo Dios.

Parece que Bell, en toda su sapiencia, pasa por alto una verdad fundamental: el que atrae a los fieles a Cristo es el mismo Dios. (Ver Romanos 8:30) y que el infierno se infiere, en Lucas 16:19-31. En cuanto al castigo eterno, citemos lo que el propio Papa Benedicto XVI dijo en febrero de 2008: “el infierno existe, y no está vacío“. Parece increíble que Bell se llame cristiano ¿verdad?

¿Qué se puede responder a este tipo de cuestionamientos?

El cristiano es la sal de la tierra (Mateo 5:13) Como tal, debe si o sí, obrar para el bienestar del resto de la sociedad (Lucas 10: 25-37) y no, como hacen por ejemplo, los Testigos de Jehová, esconder la cabeza bajo un hoyo en la tierra con el pretexto que el mundo será destruido. Pero para favorecer el bienestar de las personas, no se precisa convertirse “en mundano” sino que, siendo hijos del Altísimo bien que se puede con su ayuda, colaborar para aliviar las cargas de millones de pobres y hambrientos.

Hay que recordar que, el que da al pobre, a Dios presta ( Proverbios 19:17) y este lo devolverá a su tiempo. El cristiano debe vivir en una sociedad violenta, mentirosa y mezquina, rodeado de encantamientos peligrosos y trampas diabólicas y en ese contexto, dejar en claro que Cristo y su mensaje, es la opción. Aún así, no será fácil la tarea. Los secularistas se aprovechan de las falencias de los cristianos comprometidos en a misión para resaltar lo negativo.

Por ejemplo: recuerdo un video donde cierto jefe de una isla del Pacífico Sur salió a recibir con mal genio a un grupo de antropólogos y lo primero que les preguntó era si venían en misión cristiana. Cuando le dijeron que no, aceptó tratar con las visitas. Al preguntarle los recién llegados el motivo de la actitud, manifestó que, antes de llegar los misioneros evangélicos la gente vivía bien arraigadas a sus costumbres ancestrales (algunas implicaba matar rivales para apoderarse de sus cabezas) pero que, con el tiempo, al cambiarles las ideas se volcaron a los vicios occidentales, quedando en un limbo donde no eran ni la sombra de lo que fueron en el pasado.

Convengamos que, la modernidad, con o sin Cristo, igual alcanzó esa parte del Pacífico Sur de modo que tengo mis dudas si el misionero evangélico es portador de males. Yo pienso que no, aunque pudieron o pueden haber excepciones. De hecho, se me viene a la mente las palabras del otrora poderoso líder Mau Mau de Kenia, Jomo Kenyatta quién declaró una vez: “Cuando los blancos llegaron, ellos tenían la Biblia y nosotros las tierras. Nos enseñaron a orar con los ojos cerrados. Cuando los abrimos, ellos tenían las tierras y nosotros la Biblia“.

Aún así, a pesar de esta oposición o intención de cambiar lo tradicional del mensaje cristiano, no hay que dejar de recordar que todo lo que se ve es supervisado por  Dios Todopoderoso y que, por alguna razón que nos habrá de explicar a futuro (Deuteronomio 29:29), ahora vivimos en un periodo de Gracia donde sobreabundan las injusticias, que culminará con la llegada de Cristo como Rey de Reyes a buscar su Iglesia. En este proceso, parte del mundo, por no haberlo aceptado como Señor y Salvador, quedara al margen.

La Gran Comisión (Mateo 28:18-19)de ir y predicar el evangelio, es un honor que Cristo les hace a sus hermanos de carne y sangre, de participar en un trabajo glorioso de acercar almas al Reino que habrá de venir. El que crea y se convierta, será salvo, dice la Escritura y también, que Jesús es el camino, la verdad y la vida y nadie llega al Padre sino es a través de él. Juan 14:16.

Si Cristo no hubiera tenido interés en predicar su mensaje, si el pensamiento humanista es en verdad, depósito de lo que se requiere para vivir, entonces las buenas nuevas de los evangelios no tienen sentido de ser. La Biblia explica a cualquiera que se digne a leerla con el corazón y la mente llena de Espíritu Santo, el verdadero estado del hombre sin Cristo. (Repase para convencerse, lo que dice Pablo del hombre sin Dios en Romanos 1, 2, 3.)

La teología de la Secularización con su ética situacional o nueva moralidad, amenaza las enseñanzas de Dios en los mandamientos al tratar de reemplazar las directivas del Altísimo con nuevos códigos al estilo de Hammurabi; separa la enseñanza bíblica de la revelación de Dios; se desliga de la moral que Dios quiere para rebajarse al parecer de los hombres que piensan que cosas son correctas y que no, sin tener en cuenta que la mente del ser humano esta corrupta por el pecado; repudia a Dios como autoridad suprema y coloca en su lugar a una criatura creada, imperfecta, como lo es el hombre.

La ética situacional es directamente, apostasía que da por sentado que el amor humano no tiene corrupción pecaminosa y que este, sin la gracia correctiva de Dios, puede guiarnos hacia mejores actitudes. No hace referencia al arrepentimiento, a la gracia divina, la necesidad de ser salvos por fe, a la gracia redentora. Es en síntesis, una propuesta hacia la rebelión de los mandatos divinos y basta leer la advertencia en 1 Samuel 15:23 como para que, un verdadero cristiano se abstenga de comulgar con estas ideas.

El hombre, parecen decir los secularistas, es lo suficientemente maduro gracias a la razón y a la ciencia moderna, que ya no requiere de la Biblia ni de preceptos divinos para vivir dignamente sin ejercer maldad. El mundo del siglo 21 esta derrumbándose y es una sociedad casi por completo secular ¿acaso no basta esta muestra para demostrarle a los secularistas que el hombre por si mismo jamás logrará algo bueno?

Cuando los comunistas ateos se hicieron cargo de esa inmensa porción de tierras llamada Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, pensaron que sin Dios, todo sería mucho mejor. ¿Adónde esta la URSS ahora? Cayó muerta en menos de cien años y con su muerte, se llevó millones de vidas inocentes. Los ateos comunistas mataron más personas que todas las persecuciones ordenadas por el Vaticano. Sin embargo, algunos todavía insisten en hacernos creer, que el hombre por si mismo, desde la dictadura de lo secular, que menosprecia el pensamiento mágico o espiritual,  lo puede todo.

Está bien separar la iglesia del Estado. Contribuye a que el cuerpo de Cristo se mantenga lejos de la corruptibilidad política ocupándose de lo que verdaderamente le importa: el pastoreo de los Hijos de Dios.

Está bien que la iglesia se ocupe de los pobres, de los necesitados, pero nunca al precio de acabar con la supremacía del control Divino sobre cada uno de nuestros actos. Si el ateo quiere vivir como si Dios no existe, perfecto, pero nosotros, los cristianos, queremos vivir como interpretamos nosotros que Dios quiere que vivamos en esta sociedad corrupta e infeliz y, en este deseo, nos apoyan los derechos humanos que dictaminan la libertad de conciencia.

Esta bien una sociedad más justa y tolerante, pero nunca al precio de tener libertad al extremo de ser vilipendiados, como sucede en algunas partes de Europa donde, por orar por un enfermo en un hospital público, se corre el riesgo de perder un empleo. De ninguna manera aceptaremos un secularismo radical que nos quiera imponer la renuncia a reconocer la soberanía del Dios Trino sobre nuestras vidas y de su creación. La Teología de la Secularización, en Sudamérica parece haberse instalado con matices, en algunas iglesias protestantes tradicionales, mientras que el resto, o sufre proceso de pentecostalisación o bien, se mantienen con una teología tradicional.

Nota

  1. 1. Las masacres empezaron con el degüello de 23 sacerdotes encarcelados en la prisión de la Abadía por unos federados marselleses y bretones. Otro grupo de los 150 sacerdotes que estaban encarcelados en el convento de las Carmelitas, trataron de organizar alguna resistencia pero fracasaron. Cuando llegó el grupo ejecutor al convento, los sacerdotes se dirigieron a la capilla en la que fueron asesinados a golpes de pico, de hacha y bastón. En este lugar fueron “juzgadas” y “ejecutadas” más de 300 personas. Stanislas-Marie Maillart, ejecutor de las órdenes del Comité de vigilancia, condenó, uno a uno, a todos aquellos que fueron presentados delante suyo.  Esta masacre duró toda la noche. En simultáneo, cuatro sacerdotes fueron asesinados en la iglesia de Saint-Paul Saint Louis (actual iglesia de Saint-Paul en le Marais), antigua iglesia perteneciente a los jesuitas.

Los asesinatos se llevaron a cabo durante cinco días, en las demás cárceles: en la Conserjería, en la Prison du Grand Châtelet, en la Force en Salpêtriére, Bicêtre y en la Prison des Carmes. Marat pretendía que estos “tribunales populares” se extendieran por toda Francia. A tal fin hizo publicar en sus periódicos una circular, fechada el 3 de septiembre, en la que justificaba los castigos y suscitaba las iras que provocaron más “juicios” sumarios: “La Comuna de París desea informar a sus hermanos de todos los departamentos, que una parte de los temibles conspiradores detenidos en las cárceles ha sido condenada a muerte por el pueblo: actos de justicia que creen indispensables a fin de acabar, por temor, con todas las legiones de traidores encerrados tras sus muros; por el momento se ha conseguido que el enemigo se detenga y, sin duda alguna, toda la nación, después de la larga sucesión de traiciones que la han conducido al abismo, se decidirá a adoptar estas medidas si las cree necesarias para la salud pública, y todos los franceses dirán, como los parisinos: “Nosotros moriremos frente al enemigo, pero no dejaremos detrás nuestro a estos delincuentes para que maten a nuestros hijos y a nuestras mujeres”.

Asimismo, se llevaron a cabo otras muertes en Orleáns, Meaux o Reims, pero la situación en las provincias fue mucho más moderada en relación a los fallecidos de la capital. En total y durante estos días de septiembre, en París y en sus distintos departamentos se realizaron más de 1.400 ejecuciones.

Las matanzas no se limitaron a los contrarrevolucionarios, fueron asesinados también pequeños comerciantes o artesanos, y si bien los contrarrevolucionarios fueron las primeras víctimas, la mayoría de los prisioneros por delitos comunes fueron, asimismo, ejecutados. El 4 de septiembre en la cárcel-hospital de Salpêtriére los asesinos violaron y mataron a las prostitutas, a las locas e incluso a los niños del orfelinato.

Obras consultadas

Habermas, Jügen; Ratzinger, Joseph: Dialéctica de la Secularización. Sobre la razón y la religión; Ediciones Encuentro S.A,; Madrid; España; 2006
Habermas, Jürgen: Entre naturalismo y religión; Ediciones Paidós Ibérica S.A.;Barcelona; España; 2006

Julio Sosa

“Cambalache”

Tango de Enrique Santos Discépolo

Ácida crítica al mundo de parte de un poeta mayor de Buenos Aires.

 Genesis

“Land of Confusion”

El mundo parodiando al mundo,

El secularismo inconforme con el secularismo.

Sin Dios, sin respeto por las ideas religiosas,

Parece obvio que el secularismo perderá la esencia que lo caracterizaba:

La Tolerancia por las minorías y el pensamiento diferente.

Tanto el Tango Cambalache como Land of Confusion fueron dados a conocer hace muchos años.

Sin embargo, sus letras siguen vigente.

¿Por qué? El hombre nunca cambiará a menos que Cristo haga el cambio.

Si el secularismo ha llegado, como piensan muchos, para imponer una sociedad más justa,

De ningún modo habrá justicia en el mundo,

Si se ningunea el pensamiento de aquellos que quieren o necesitan creer en Dios.

© Marc Pesaresi

http://patagoniayprotestante.blogspot.com.ar/2011/10/teologia-de-la-secularizacion.html