Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte VII


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte VII

Por Paulo Arieu

image description

Continuamos explicando la tolerancia y la intolerancia. En esta séptima entrega, veremos una vez mas que Dios es tolerante con los pecadores, pero, por un breve tiempo nomás. En base al relato del adulterio del rey David (ver 2 Samuel 11) podemos ver que el rey David había mirado y deseado con lujuria a una mujer que no era ni su esposa ni tampoco alguna de sus tantas concubinas. Esta llamativa mujer se llamaba Betsabé. En base a 2 Samuel 11:2, entendemos que Betsabé era una mujer sumamente bella. Y David, atrapado totalmente por el deseo sexual, la mandó a llamar hasta su habitación en el Palacio. David actuó muy mal dado que ya le habían advertido que ella era una mujer casada. Tristemente, el rey David, completamente cegado en su mente por las pasiones pecaminosas, tomó a esta mujer en una relación adúltera. Pero esta degradación moral no terminó con la “aventura amorosa” del rey, sino que concluyó con el homicidio  de su marido, que se llamaba Urías, quien era un soldado fiel a David. Una vez muerto el valiente soldado Urías, David asume la tarea de tomar a Betzabé como esposa, que ahora estaba viuda. David le ocultó la verdad al pueblo, ocultando esta horrenda secuencia de pecados que comenzó con una simple mirada lujuriosa. Así, en una actitud de pecado no arrepentida, David continuó con sus labores como rey alrededor de un año. Un año en total actitud de hipocresía, celebrando las fiestas del pueblo de Israel !pero sin arrepentirse de toda su terrible maldad!

Pero David no se pudo esconder de la mirada del Señor. Por la gracia y bondad de Dios, va el profeta Natán a confrontar esta vergonzosa actitud de David. El Señor lo soportó a David por cerca de un año. Hasta que un día, se cansó de tolerar el pecado en David y envió al profeta a exhortarlo. Aunque el rey tenía autoridad de cortarle la cabeza a Natán y aun así continuar en su pecado oculto, Natán fue valiente al pararse delante del rey David para confrontarlo (ver 2 Samuel 12:1-14). Y Dios lo respaldó. Finalmente, David se arrepintió y el Señor lo perdonó. De esa relación amorosa con Bestabé, nacería  Salomón, el rey mas sabio que tuvo Israel. Sin dudas, !la soberanía de Dios es extraña!

A pesar de que David había matado a Goliat y que, con la ayuda del Señor, había salido triunfante en muchas batallas, David fue dominado por sus bajas pasiones. Obsesionado con la hermosa Betsabé, David envió a su soldado Urías, quien era el esposo de Betsabé, al frente de una batalla que era imposible de ganar, procurando así la muerte de su soldado. Como consecuencia. David trajo sobre si mismo la ira de Dios, la destrucción de su país y la mala voluntad de su pueblo quien espera que Betsabé pague el máximo precio por el adulterio cometido. Vemos que el Señor fue paciente con David durante un lapso de tiempo, pero finalmente, envió a su siervo Natán para que David tomase conciencia de lo horrible de su maldad. Dios es paciente, pero por un tiempo nomás. Finalmente, la paciencia de Dios también se acaba y el Señor avergonzará al pecador (si este aún no se ha arrepentido). Dios es bueno y paciente, pero El no tolera el pecado. Solamente El espera que los pecadores recapaciten y reconozcan su rebelión en contra del Creador. Pero cuando esto no sucede, Dios sabe como derramar sus juicios sobre los pecados de la humanidad. Lamentablemente, como dijo el pastor Miguel Nuñez: “El pecado siempre nos lleva más lejos de lo que pensábamos llegar”.[0] Y la Biblia nos dice que Dios no deja al pecador sin su justo y merecido castigo. El pecado en el corazón de David lo llevó a desear a la mujer del projimo y no conforme con involucrarse adúlteramente con ella, mandó a matar a su esposo. 

El libro de Proverbios nos advierte que no debemos despreciar la disciplina del Señor:

  • Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones.Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido (Proverbios 3:11-12 NVI).

Y el apostol Pablo enseña que no es prudente pretender jugar con nuestro Dios ni pretender engañarlo. Dios conoce todas las cosas, nada le es oculto:

  • No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Galatas 6:7 RV 1960).

Aprendamos a temer a Dios, acto que encierra un principio de sabiduría (ver Proverbios 1:7). El apostol Pablo escribió a los romanos que Todos los que han pecado sin conocer la ley, también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados.”(Romanos 2:12 NVI). Pero tengamos también en cuenta las amonestaciones en contra de la idolatría, las exhortaciones que nos da la Palabra de Dios en la epístola a los Corintios:

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;  y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,  y todos comieron el mismo alimento espiritual,  y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.  Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga (I Corintios 10:1-12 RV 1960).

Espero pueda usted tener en mente, apreciado lector, que Dios es misericordioso, paciente y tolerante, pero aún estas bellas virtudes del Señor, tienen un límite. Y Su paciencia un día se termina: Su ira también es real. Leamos Jeremías 2:12-13 RV 1960:

Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. 

Pero… ¿será que Dios pierde la paciencia? El siempre es paciente, siempre perdona, pareciese que El siempre nos deja hacer lo que queremos, ¿verdad? Es muy común escuchar a muchos que creen que Dios respeta nuestro libre albedrío. Es cierto que Dios es muy paciente, pero como  hemos podido leer hoy, !a Dios también se le acaba la paciencia! Es muy importante para nosotros entender qué es lo que causa que Dios pierda la paciencia para que nosotros nos mantengamos lejos de la disciplina correctora del Señor. Porque cuando Dios pierde la paciencia, su enojo puede ser terrible. !Recordemos que Dios es santo y soberano! Ambos atributos están en su esencia divina. 

Dios lo bendiga mucho. !A Dios sea la Gloria!

Continúa…

 Notas

Imagen: http://vercinecristiano.blogspot.com/2015/05/ver-david-y-betsabe.html

[0] http://sdejesucristo.org/7-principios-confrontacion/

Bibliografia consultada

La revelación de Dios en la creación


La revelación de Dios en la creación

Por Paulo Arieu

ocaso-multicolor-dios

En el artículo anterior, terminé la nota explicando que según la Biblia, Dios se ha revelado en: la creación, en Cristo y en Su Palabra escrita. En este artículo veremos la revelación de Dios en la Creación. Porque podemos apreciar visiblemente que el poder eterno y el carácter de Dios se revelan por las cosas que han sido creadas. La Biblia nos habla a lo largo de sus páginas que Dios hizo todas las cosas en el universo que podemos con nuestros ojos apreciar. Pero además, siendo el mundo de las cosas naturales una obra de Dios, nos muestra que Dios es un Dios infinito en poder y sabiduría, y que ha diseñado y creado el mundo físico para un propósito inteligente. 

  • “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. ” (Ro. 1:20 RV 1960)
  • “Pues, desde la creación del mundo, todos han visto los cielos y la tierra. Por medio de todo lo que Dios hizo, ellos pueden ver a simple vista las cualidades invisibles de Dios: su poder eterno y su naturaleza divina. Así que no tienen ninguna excusa para no conocer a Dios. ” (Ro. 1:20 NTV)

Este pasaje, en la epístola a los cristianos de Roma, nos explica que la creación testifica del poder y la deidad de Dios, atributos que aunque son cualidades invisibles para el ser humano, al ver la grandeza del universo, el ser humano puede admirar de una manera visible la Gloria de Dios en su revelación. Raul Zaldívar, un teólogo latinoamericano, explica que “Revelación viene de la palabra gr. apokalifis que significa revelar, descubrir algo que estaba encubierto o dar a conocer algo que estaba en la oscuridad” [0] Aunque Zaldívar también nos advierte del peligro de utilizar mal esta expresión, ya que “la palabra revelación es una palabra con la que debe tenerse mucho cuidado, pues su mala utilización puede dar lugar a deshonrar su significado sagrado.”[1] Esta observacion de Zaldivar es importante  ya que hoy en dia andan muchos  que frecuentan círculos carismáticos que utilizan mal esta expresión y afirman erróneamente que Dios anda revelando cosas a cada rato mediante profetas y falsos profetas, que le dicen a la gente lo que ellos anhelan oir. !Esto puede resultar peligroso para la fe de muchas personas que son propensos a creerse todo lo que les dicen! Pero continuando con el tema de la revelación general de Dios en la creación, esta forma de revelación de Dios tiene sus limitaciones. Porque razón? Porque no nos permite experimentar directamente en nuestras vidas la gloriosa y santa presencia de Dios. El teólogo L. Chafer explica que

La revelación de Dios mediante la Naturaleza, sin embargo, tiene sus limitaciones, al no aparecer claramente manifestado el amor y la santidad de Dios. Mientras que la revelación en la Naturaleza es suficiente para que Dios pueda juzgar al mundo pagano por no adorarle como su Creador, no revela un camino de salvación mediante el cual los pecadores puedan ser reconciliados con un Dios santo, sagrado.[2]

A pesar de estas limitaciones, por medio de la creación Dios nos testifica de Su grandeza. Como dice Zaldivar, “es obvio que detrás del universo hay una inteligencia suprema que conduce a Dios.” [3] Porque en la naturaleza, lo grandioso y glorioso de la creación va unido a la grandeza del Señor que es quien creó todas las cosas, visibles e invisibles. Por ejemplo, un famoso filósofo llamado Kant percibía en “el cielo estrellado” las huellas digitales de Dios. El decía que “dos cosas llenan el corazón de admiración y respeto siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mi”[4] A Kant, ver los cielos lo ponía a reflexionar en la Ley moral dentro de el. Y reflexionar en la Ley moral dentro de nosotros nos lleva a pensar en Dios, quien nos creó a su imagen y semejanza (Gen.1:26).

Lamentablemente, a causa del fuerte materialismo de nuestros tiempos, se reflexiona poco de Dios en la creación. La mayoría de los científicos y filósofos de hoy en día, están imbuidos de una fuerte y rigida cosmovisión naturalista. Y muchos intelectuales que poseen una cosmovisión cristiana que está en contra de los postulados naturalistas son censurados y discriminados. El pastor y teólogo norteamericano John MacArthur explica acerca del naturalismo que:

El naturalismo es una perspectiva en la que toda ley y toda fuerza que opera en el universo es de carácter natural y no moral, espiritual o sobrenatural. El naturalismo se caracteriza en esencia por el ateísmo y rechaza el concepto mismo de un Dios personal. Muchos suponen por esa razón que naturalismo no tiene que ver con religión. De hecho, muchos mantienen la idea equivocada de que el naturalismo encarna la esencia misma de la objetividad científica. A los naturalistas les gusta presentar su sistema como una filosofía que se opone a todas las visiones del mundo basadas en la fe, y alegan que es superior en su contenido científico e intelectual porque se supone que carece de matices religiosos. Este no es el caso. Religión es la palabra exacta que sirve para describir el naturalismo. Toda la filosofía naturalista se basa en una premisa basada en la fe.Su presuposición básica, que es un rechazo de todo lo sobrenatural, requiere un salto de fe gigantesco. Además, casi todas las teorías que respaldan al naturalismo también deben ser aceptadas por fe.[5] Lamentablemente, como dice MacArthur, “el naturalismo se ha convertido en la
religión dominante de la sociedad moderna”[6]

El naturalismo es un peligro que no solo afecta la ciencia y la filosofía, sino que también dificulta que el hombre piense en Dios al ver la creación. Es que el naturalismo ha afectado tanto la cultura occidental que las personas en nuestros tiempos, comunmente, solo piensan en lo material (Ver 2 Corintios 4:3-4). Como denuncia el pastor J. MacArthur,  el naturalismo no es mas que otra visión religiosa del mundo que intenta competir con la cosmovisión cristiana de la creación del universo y reemplazarla con una cosmovisión pagana. MacArthur afirma que

“a juzgar por el contenido de ciertos materiales que he leído por medio de los cuales se trata de ganar adeptos al naturalismo, los naturalistas se dedican a su fe con una pasión devota que rivaliza y en muchos casos excede la de cualquier fanático y radical religioso. Es obvio que el naturalismo es tan religioso como cualquier visión teísta del mundo.”[7]

Pero los seres humanos no tienen excusa, como dice el apostol Pablo en su carta a los Romanos (Ver Romanos 1:20-22). Dios nos revela destellos de su gloria por medio de la creación, aunque el ser humano tenga su entendimiento entenebrecido por el pecado y le cueste entenderlo (o no lo quiera aceptar por que es rebeldón).  Para ilustrar los efectos del naturalismo se puede dar como ejemplo a un pensador pagano naturalista ya fallecido, muy famoso en su tiempo: el científico Carl Sagan, un astrónomo de renombre y figura de medios de comunicación, abiertamente antagónico con el teísmo bíblico. Sagan se convirtió en un gran orador y comunicador del naturalismo y algo asi como el jefe de la religión del naturalismo, como lo es hoy en día el biólogo inglés Richard Dawkins. Sagan predicó una visión del mundo que se basa enteramente en supuestos naturalistas. Detrás de todo lo que enseñó estaba su firme convicción de que todo en el universo tiene una causa natural y una explicación natural. Pero esa creencia es una cuestión de fe, no una verdad basada en una observación científica. En diciembre de 1996, a menos de tres semanas antes de que Sagan muriera, fue entrevistado por Ted Koppel en “Nightline”. Sagan sabía que estaba muriendo, y le preguntó Koppel, “Dr. Sagan, ¿tiene usted ciertas perlas de sabiduría que le gustaría dar a la raza humana?” Sagan respondió:

Vivimos en un trozo de roca y metal que rodea una estrella aburrida que es una de las 400 mil millones de otras estrellas que componen la Vía Láctea, que es una de las miles de millones de otras galaxias, que forman un universo, que puede ser uno de un número muy grande-tal vez un infinito número de otros universos. Esa es una perspectiva de la vida humana y de nuestra cultura que vale la pena reflexionar. [8]

Mas tarde, en un libro publicado a título póstumo, Sagan escribió:

“Nuestro planeta es una mota solitaria en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta inmensidad, no hay ningún indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos”[9]

Como podemos leer y en consecuencia apreciar, el naturalismo nos lleva al nihilismo y a la desesperación. Si el ser humano no es nada especial, si Dios no existe, que sentido tiene la vida? Pero Dios no se queda callado, El le responde a estos filósofos paganos y a sus seguidores de esta manera en Su palabra: “Dice el necio en su corazon no hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad, no hay quien haga el bien.” (Salmo 53:1 RV 1960) y en Proverbios 8:31 RV 1960, a través de las palabras del salmista le responde lo siguiente: ¡Qué feliz me puse con el mundo que él creó;  cuánto me alegré con la familia humana!”. Si para los filósofos naturalistas no somos nada, la Biblia nos dice que para Dios somos su especial tesoro. El salmista y rey David escribió que:

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar”. (Salmos 8:3-8 RV 1960)

Mas allá de las limitaciones humanas que como seres finitos tenemos, siempre es bueno reflexionar acerca de la grandeza de Dios en la creación. Pienso que siempre vale la pena mirar y admirar con nuestros propios ojos la creación y ponernos a pensar (aunque sea un poquito) en Dios. Antes, los grandes cientificos estudiaban el universo y glorificaban a Dios. Por ejemplo, podemos citar a Isaac Newton (1643 -1727), quien en vida fue un gran físico, matemático, inventor, astrónomo, teólogo y filósofo cristiano de nacionalidad inglesa. Es considerado uno de los padres de la ciencia moderna y muchos lo perciben como el mejor físico-matemático de la historia y el científico de que ha dejado el legado más valioso e influyente de todos los tiempos. Isaac Newton creía que, tanto la Biblia, como el Universo mismo, eran un criptograma establecido por el Todopoderoso [10], y varios de sus manuscritos, que fueron principalmente narrados en latín, estaban firmados con la frase Jehová Sanctus Unus, que significa “Jehová Dios Único”. La prioridad que él le daba a las Escrituras por encima de cualquier otro libro secular fue expresada claramente a sus cercanos, de tal forma que el matemático Robert Smith reportó una ocasión al profesor Richard Watson que en una ocasión Newton dijo:

“Consideramos que las Escrituras de Dios son la más sublime filosofía. Encuentro más indicios de autenticidad en la Biblia que en cualquier historia profana.”[11]

Y como este científico, hay muchismos otros que también sinceramente expresaron su admiración por la creación y su devoción por el Creador amoroso. Esto nos muestra que si podemos admirar la creación y pensar en el amor de nuestro Dios hacia nosotros sus criaturas. Zaldivar, de manera totalmente opuesta al nihilismo y naturalismo de Sagan, dice que:

El sistema galáctico e interplanetario, la naturaleza de nuestro planeta, es una evidencia irrefutable de la existencia de un ser supremo, infinitamente inteligente.  A traves de la creación Dios revela su omnipotencia y algo muy importante que El está al control  de todos los acontecimientos del universo.[12]

Sin dudas, saber que Dios es soberano y que está en control de todas las cosas, nos ayuda a descansar en El. Pero, al igual que el naturalista Sagan, hay muchos hoy en día que creen que la la raza humana no es nada especial. O como muchos cientificos dicen, no somos mas que otra especie animal, que evolucionó de especies inferiores. Sagan había llegado a la errónea conclusión de que nuestra raza no es importante en absoluto, negando asi la verdad de que Dios nos considera importantes para El, ya que hemos sido creados a su imagen y semejanza. Pero nosotros no debemos permitir que el naturalismo nos robe la felicidad de pensar en Dios y alabarle por toda su grandeza. Recordemos que, a pesar de nuestras limitaciones, los seres humanos no somos excusables por no entender que nuestro Dios es poderoso. Como cita el teólogo español Francisco La Cueva:

Es cierto que los hombres que no conocen a Dios son inexcusables, porque el Universo creado comporta una revelación del poder eterno y de la deidad del Creador, pero el corazón corrompido del hombre caído oscurece la razón con sus propias tinieblas, haciendo vanos los razonamientos de forma que no se traduzcan en actitudes correctas respecto a la genuina idea de Dios. Así un testimonio, de suyo válido, pierde eficacia por la mala disposición del espectador.[13]

La creación hace posible que entendamos que nada existe porque si y que no hemos evolucionado de otras especies animales. Dios nos creó y Él nos hizo asi como somos. Y Dios no creó todas las cosas porque si nomas, sino porque El tiene un propósito inteligente. El gobierna el Cosmos con su tremendo y omnipotente poder. Santo Tomas de Aquino, cita en su tratado de teología que algunos filósofos de la antiguedad negaban que el mundo fuera gobernado por Dios, afirmando que todo lo que sucedía en el Cosmos era por pura casualidad. Pero Aquino responde que esta opinión es  inadmisible por dos razones.[14]

1) Primero, por algo que es observable en las mismas cosas. Pues vemos que en las cosas naturales acontece siempre, o casi siempre, lo que es mejor. Esto no sería así a no ser que estuviesen providencialmente dirigidas hacia un fin bueno; y en esto consiste ser gobernado. Así, pues, el mismo orden constante del universo deja patente que el mundo está gobernado. Ejemplo: Al entrar en una casa limpia y ordenada, de tal limpieza y orden deducimos la razón ordenadora de quien la habita. 

2) Segundo, cuando consideramos la bondad divina, que ha dado origen a todas las cosas. Pues, por ser condición de las cosas mejores producir mejores efectos, no es compatible con la suma bondad de Dios que no conduzca hacia, la perfección a las cosas creadas por El. Pues la perfección última de cada cosa se centra en la consecución del fin. Por eso, a la bondad divina pertenece el que, así como produce el ser de las cosas, así también las lleve a sus fines. Esto es gobernarlas.

Sin dudas, Dios gobierna el Universo. Esto lo podemos deducir al observar el Cosmos y ver que hay un orden en las leyes del Universo. Un salmo del rey David expresa en palabras la admiración que este rey sentía por Dios cuando miraba la grandeza del Cosmos. Dice el Salmo 19 vs. 1 al 6 (NTV) que:

Los cielos proclaman la gloria de Dios
    y el firmamento despliega la destreza de sus manos.
Día tras día no cesan de hablar;
    noche tras noche lo dan a conocer.
Hablan sin sonidos ni palabras;
    su voz jamás se oye.
Sin embargo, su mensaje se ha difundido por toda la tierra
    y sus palabras, por todo el mundo.

Dios preparó un hogar para el sol en los cielos,
y este irrumpe como un novio radiante luego de su boda.
    Se alegra como un gran atleta, ansioso por correr la carrera.
El sol sale de un extremo de los cielos
    y sigue su curso hasta llegar al otro extremo;
    nada puede ocultarse de su calor.

Para concluir este artículo, les comparto un bello himno cristiano para que al oirlo, pensemos en la grandeza de nuestro Dios, quien no solo creó todo el universo, lo visible y lo invisible, sino que también envió al Salvador a morir por mi, un pobre pecador perdido. Cada vez que miremos los cielos y toda su hermosura y belleza, pensemos en: !!! Cuan Grande es nuestro Dios!!!! Pero quiero que pensemos también (al menos por un instante) que tan grande ha sido su amor por la humanidad, que Dios envió a su propio Hijo al mundo para ofrecernos Su perdón y redención por nuestra rebelión, aún siendo nosotros una raza caída en el pecado. El apostol Juan escribe que:Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”(Juan 3:16 NTV). !No hay dudas que su amor es grande!

Ojalá que cada vez que miremos el universo, quizás en una hermoso atardecer o en una bella puesta del sol, o en una hermosa y cálida noche llena de estrellas, pensemos en todo el amor que nuestro Dios nos tiene y podamos sentir gratitud hacia El:

!Gracias, Dios amado, gracias, querido y poderoso Dios por tu grande e inmenso amor y por tu cuidado para con nosotros tus criaturas! Gracias, Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino y hágase tu voluntad, en los cielos como en la tierra. La Gloria entera sea para nuestro Dios, quien creó este hermoso universo.

Este artículo continúa en la próxima entrega…. Espero que usted pueda tener en mente que Dios se ha revelado en la creación. La próxima entrega será La Revelación de Dios en Cristo.

Dios lo bendiga mucho. 

Notas

Imagen: http://www.ustinova.pro/rasskazat-detyam/

[0] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 130. Edi;torial Clie.España.

[1] Ibid

[2] http://www.adorador.com/temasdoctrinales/04_la_biblia_como_revelacion_divina.htm

[3] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 131. Editorial Clie.España.

[4] Chalier, Catherine. (2002). Por una moral más allá del saber: Kant y Levinas. p.124. Caparrós editores S.L.  Madrid. España.

[5] MacArthur, John. (2003). La batalla por el comienzo.pp.11-12. EDITORIAL PORTAVOZ. Grand Rapids, Michigan. EE.UU.

[6] Ibid,p. 11

[7] Ibid,p. 12

[8] ABC News Nightline, 4 de diciembre de 1996 citado en https://evangelio.blog/2010/04/16/no-eres-nada-especial/

[9]  Pale Blue Dot, Nueva York: Random House, 1994, p. 9. citado en https://evangelio.blog/2010/04/16/no-eres-nada-especial/

[10] Scheurer & Debrock. 1986. Newton’s Scientific and Philosophical Legacy. p.14. Springer Science & Business Media. Citado en http://creyentesintelectuales.blogspot.com/2012/06/isaac-newton.html

[11] Watson, Richard ( Master of Trinity College, Cambridge). 1806. Watson’s Apology for the Bible. p.57.Londres: 8vo.Citado en http://creyentesintelectuales.blogspot.com/2012/06/isaac-newton.html

[12] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 131-132. Editorial Clie. España.

[13] La Cueva, Francisco. Curso de Formación teológica Evangélica. Tomo II. Un Dios en Tres Personas. pp.14-15. Editorial Clie. España.

[14] Tomas de Aquino. Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 103.

FORMAS DE LA REVELACIóN DIVINA


FORMAS DE LA REVELACIóN DIVINA

Por Paulo Arieu

New Bitmap Image

I – Introducción

En los últimos años, gracias a la influencia del internet, hemos ido entrando en un momento de la historia en el que posiblemente Dios esté preparando todo para traer una nueva reforma religiosa al mundo cristiano. Parece que en cada generación Dios aumenta la luz de la revelación de conocerlo de un modo mejor, a través de Su Palabra. Estamos entrando en una mayor comprensión de la bondad de Dios y el Evangelio de Jesucristo, gracias al trabajo sincero y honesto de muchos blogueros que procuran dar a conocer a Dios a sus lectores de la mejor manera posible, a través de las redes sociales. La Buena noticia es que Dios se ha revelado al mundo y que por medio de su Hijo Jesucristo (Dios hecho hombre), el mundo puede ahora conocer a Dios.

Esta buena noticia es importante dado que desde muy antiguo el hombre ha querido saber como conocer a Dios. Tenemos el ejemplo que nos narra la Biblia, acerca de los griegos, el apostol Pablo y la escultura que se utilizaba para rendir culto al “dios no conocido” (Ver Hechos 17:23). Pero también tenemos el testimonio de los discípulos de Jesucristo, quienes dudaban de la divinidad del Señor, a pesar de haberlo visto hacer milagros y sanidades extraordinarias. Luego que el Señor había intentado explicarles que El era el camino al Padre (ver Juan 14:4-6), se le acercó Felipe pidiéndole que les mostrara al Padre para asi estar ellos mas tranquilos (ver Juan 14:8). Pero Jesús le respondió:

  • “Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me pides que les muestre al Padre? ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que yo digo no son mías, sino que mi Padre, quien vive en mí, hace su obra por medio de mí.  Solo crean que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí; o al menos crean por las obras que me han visto hacer. ” (Juan 14:9-11 NTV).

Ellos no creían que Jesús era (y es) Dios hecho hombre. Pero ellos eran sinceros y querían que Jesús les diera a conocer al Padre a fin de no tener ya ninguna duda en sus corazones, pero Jesús era (y es) tan divino como lo es el Padre. Aún así, ellos, todavía no lo entendían. El conocido teólogo católico de nacionalidad suizo  Hans Kung dijo que:

Hoy día se pone en duda la existencia de Dios. Pero no es sólo esto. No se quiera hacer la cosa demasiado sencilla: Desde siempre, aunque de otro modo, se pugna con la incertidumbre de la existencia humana, y desde la aparición del hombre moderno, racional y razonable, casi se desespera de resolver el problema de la certeza humana. ¿Dónde se da — se pregunta una certeza sólida e inquebrantable sobre la que se puedan alzar todas las certezas humanas? [0]

La respuesta al interrogante que plantea este teólogo sigue siendo la misma desde hace dos mil años: Jesucristo. Pero la realidad es que los seres humanos no aceptan conocer a Dios, ni desean conocer a Jesucristo ni menos aún, tener que aceptar su autoridad sobre ellos. No desean conocer la revelación de Dios, ni en la creación, ni en Jesucristo, ni tampoco en lo que dice la Biblia acerca del Señor, nuestro Dios. Es que hoy en día, asistimos a una epidemia de incredulidad en medio de la humanidad. Pero, como dijo Jim Packer

“Conocer a Dios es de crucial importancia para vivir nuestras vidas. El mundo se convierte en un lugar extraño, loco, y doloroso y vivir en él llega a ser algo decepcionante y desagradable, para aquellos que no conocen a Dios” [1]

Sin dudas, una opinión muy importante. Porque sin Dios nos volvemos locos rapidamente, haciendo lo que nos viene en ganas. Porque ciertamente temer a Dios es muy sano para la salud mental y espiritual de los seres humanos ya que “el temor de Dios es el principio de la comprensión, de la sabiduría, y del conocimiento” (Proverbios 1:7, Proverbios 9:10, Salmo 19:9, Salmo 33:8, Salmo 111:10, y Eclesiastés 12:13).   De hecho, Dios se nos ha revelado en la Biblia y El nos dice en las Escrituras por medio del profeta hebreo Jeremías que:“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:13). No debemos dudar que Dios nos ha hablado (y aun hoy en dia también nos habla) por medio de la Biblia. Dios anhela que le amemos. Por ese motivo, Dios se goza cuando sus criaturas le buscan de todo corazón. El salmista y rey David decia que Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas (Salmo 63:1).  Y también Dios nos dice en Su palabra:Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan. Y digan siempre los que aman tu salvación: “¡Engrandecido sea Dios!” (Salmo 70:4). 

Pero si Dios se ha revelado al mundo, cuáles son las formas en que Dios se ha revelado a la humanidad? La Biblia es la forma mas clara y facil de entender a Dios que los seres humanos tenemos. El conocido teólogo protestante Lewis Sperry Chafer, nos explica que 

La Biblia tiene como objetivo y propósito el ser la revelación del ser, las obras y el programa de Dios. Que un Dios infinito buscase el revelarse a sí mismo a sus criaturas, es razonable y esencial para el cumplimiento de los propósitos de Dios en la creación. Es, por otra parte, natural que los seres racionales intenten saber algo respecto al Creador que les ha dado vida. Si el hombre es el más alto orden de las criaturas, que tiene la capacidad de reconocer y tener una íntima comunión con el Creador, es, por tanto, también razonable esperar que el Creador se comunicase con sus criaturas, revelándoles su propósito y su voluntad.[2]

II- Las cinco vias:

La Biblia es la forma mas sencilla y simple que los seres humanos contamos para entender la voluntad de Dios. La Biblia es autoritaria e  inerrante y los seres humanos podemos confiar plenamente en ella. Aunque existen otros medios para entender la existencia de Dios, ellos son completamente racionales, filosóficos y casi siempre desconocidas para el común de los mortales (la gente sencilla que no estudia ni  teologia ni filosofía). Según explica en su obra de teologia (santo) Tomas de Aquino, un gran teólogo medieval muy famoso en el seno del catolicismo,  las pruebas más tradicionales para demostrar la existencia de Dios son cinco vías. 

El Lic. Andrés A. Luetich explica al respecto de las 5 vías que:

En la Summa Theologiæ (obra escrita para quienes se inician en el estudio de la Teología), se presentan cinco vías para demostrar la existencia de Dios. Cada una de ellas es independiente de las demás, de modo que bastaría con que una sola fuese correcta para que la tesis quedara demostrada. No se le debe conceder al número cinco una importancia crucial. El propio Tomás, en su Summa Contra Gentiles, reduce las vías a cuatro, y en su Compendium Theologiæ a sólo una. Más importante que el número de las vías es la estructura que todas ellas comparten. Descubrirla permite comprender cuál es el camino que Tomás consideraba debe seguirse para demostrar la existencia de Dios.[3]

El siguiente cuadro presenta en forma esquemática las 5 vías de santo Tomás (flechas a la izquierda) y su estructura común. Debajo del mismo se explican brevemente cada uno de los elementos que lo componen.[4]

New Bitmap Image

Son éstas pruebas propiamente filosófícas, son cinco argumentos a posteriori (a partir de las cosas más conocidas por el hombre) que intentan demostrar intelectualmente la existencia de Dios:[5]

En forma breve:

a) Primera Vía: La primera es la vía del movimiento: la realidad del cambio o del movimiento (en sentido aristotélico) exige necesariamente la existencia de un primer motor inmóvil, porque no es posible fundarse en una serie infinita de iniciadores del movimiento.

b) Segunda Vía:  La segunda es la vía de las causas eficientes: puesto que las causas eficientes forman una sucesión y nada es causa eficiente de sí mismo, hay que afirmar la existencia de una primera causa.

c) Tercera Vía: La tercera es la vía de la contingencia y del ser necesario: como es un hecho que hay seres que existen y que podrían no existir, esto es, que son contingentes, es forzoso que exista un ser necesario, ya que, de otra forma, lo posible no sería más que posible.

d) Cuarta Vía: La cuarta es la vía de los grados de perfección: puesto que todas las cosas existen según grados (de bondad, verdad, etc.), debe también existir el ser que posee toda perfección en grado sumo, respecto del cual las demás se comparan y del cual participan.

e) Quinta Vía: La quinta es la vía teleológica o del orden y la finalidad: existe un diseño o un fin en el mundo, por lo que ha de existir un ser inteligente que haya pretendido la finalidad que se observa en todo el universo.

III- Razón de los razonamientos filosóficos

Como escribió el apostol Pablo: Porque Dios es el que mandó que la luz resplandeciera en las tinieblas, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.” (2 ª Corintios 4:6 NVI). Esta revelación de Dios en Jesucristo, se incrementará hasta que algún dia la tierra sea llena del conocimiento de la gloria de Dios. Como escribió el profeta Habacuc: “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.” (Habacuc 2:14 NVI). Y Dios siempre cumple Su Palabra. El teólogo protestante W. Grudem explica la razón de estas pruebas filosóficas que buscan explicar o demostrar reacionalmente la existencia de Dios. El afirma en su manual de teología, que

Las «pruebas» tradicionales de la existencia de Dios que han forjado filósofos cristianos (y algunos no cristianos) en varios puntos de la historia son esfuerzos por analizar la evidencia, especialmente la evidencia de la naturaleza, de maneras extremadamente cuidadosas y lógicamente precisas, a fin de persuadir a los seres humanos que no es racional rechazar la idea de la existencia de Dios.[6]

Pero a medida que crecemos en el conocimiento de Dios experimentamos el asombroso amor de Dios reflejado a través de Su Hijo, Jesucristo. El amado apostol Juan nos dice “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado ” (Juan 17:3 RV 1960). Aunque como explica Grudem, el pecado afecta a los hombres en su entendimiento de la Deidad. Grudem también explica que a pesar que el pecado afecta la mente de los hombres, aún así vale la pena intentar dar a conocer a Dios, por medio de esfuerzos intelectuales.

Si es cierto que el pecado hace que las personas piensen irracionalmente, estas pruebas son esfuerzos de hacer que las personas piensen racionalmente o correctamente en cuanto a la evidencia de la existencia de Dios, a pesar de las tendencias irracionales causadas por el pecado.[7]

IV – Cuatro tipos principales de argumentos

Dios le habló a Moisés con un importante propósito:

  • “Él te mostró esas cosas, para que supieras que el Señor es Dios y que no hay ningún otro. Él te permitió oír su voz desde el cielo para instruirte. Te permitió ver su fuego poderoso aquí, en la tierra, para hablarte desde allí.  Debido a que él amó a tus antepasados, quiso bendecir a sus descendientes, así que él mismo te sacó de Egipto con un gran despliegue de poder. Expulsó a naciones mucho más poderosas que tú para establecerte en la tierra de esas naciones y dártela a ti como preciada posesión, así como sucede hoy.  »Entonces recuerda lo siguiente y tenlo siempre presente: el Señor es Dios en los cielos y en la tierra, y no hay otro.  Si obedeces todos los decretos y los mandatos que te entrego hoy, les irá bien en todo a ti y a tus hijos. Te doy estas instrucciones para que disfrutes de una larga vida en la tierra que el Señor tu Dios te da para siempre»  (Deuteronomio 4:35-40 NTV)

Dios le habló a Moisés para que el tenga siempre presente que Dios es Señor de los cielos y de la tierra. De esta manera, Dios le dio a Moisés una vez mas prueba fehaciente de su existencia. Esa revelación de Dios a Moises fue una experiencia directa, personal y visible (una teofanía por medio de una voz desde el cielo). Ahora bien, según cita el teólogo Grudem, la mayoría de las pruebas tradicionales para la existencia de Dios se pueden clasificar en cuatro tipos principales de argumentos:
1. El argumento cosmológico: considera el hecho de que todo lo conocido en el universo tiene una causa. Por consiguiente, razona, el universo mismo también debe tener una causa, y la causa de un universo tan grande sólo puede ser Dios.
2. El argumento teleológico: es en realidad una subcategoría del argumento cosmológico. Enfoca la evidencia de armonía, orden y diseño en el universo, y argumenta que su diseño da evidencia de un propósito inteligente (la palabra griega telas quiere decir «fin», «meta» o «propósito»). Puesto que el universo parece estar diseñado con propósito, debe haber un Dios inteligente y con propósitos que lo creó para que funcione de esa manera.
3. El argumento ontológico: empieza con la idea de Dios, que se define como más grande de lo que se puede imaginar. Luego argumenta que la característica de existencia debe corresponder a tal ser, puesto que es más grande existir que no existir.
4. El argumento moral: empieza con el sentido del bien y del mal que tiene el ser humano, y la necesidad de que se haga justicia, y argumenta que debe haber un Dios que es fuente del concepto del bieny del mal y que algún día hará justicia a toda persona.

V- Las Tres vias de revelación, según L. Chafer

Pero el teólogo protestante L. Chafer, nos explica en forma resumida las formas de la revelación divina, explicando que, según nos dice la Biblia, hay  “tres vías de máxima importancia y que han sido utilizadas por Dios para revelarse a sí mismo”[8]. Estas tres vias son:

1). La revelación de Dios en la creación.

2). Revelación en Cristo.

3). La revelación en la Palabra escrita.

VI – Continúa…

——————–

Nota:

En varias entregas, iré desarrollando y publicando en el blog estas tres vías de revelación. Asi que, amados lectores, los invito a reflexionar profundamente en cada entrega que comparto. Agradezco vuestras oraciones y vuestras reflexiones a modo de comentarios. Recuerde por favor, que ningún maestro de la Biblia, teólogo, bloguero o predicador, es infalible. Por lo tanto, lo invito a usar la Biblia para comprobar la veracidad de los argumentos que se presenten y a que todos aprendamos a usar también nuestro entendimiento, a fin de comprender mediante la fe y la razón iluminada, la veracidad y alcances intelectuales de estos razonamientos teológicos – filosóficos. Porque así ha dicho el Señor por medio del profeta Jeremías: 

  • “Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová” . (Jeremías 9:23-24 NVI)

Porque Su voluntad divina es que le entendamos y conozcamos por medio de la fe en la obra de su Hijo Jesucristo en la cruz, la ministración del Espíritu Santo en nuestros corazones y Su Palabra !Solo a Dios sea la Gloria! 

!Dios los bendiga mucho!

Notas

Imagen 1: http://estudiosbiblicoscristianos.net/como-estudiar-la-biblia/estudio-biblico-las-tres-fuentes-de-la-revelacion-divina.html

Imagen 2: http://www.mscperu.org/filosofia/existenciadeDios/cincopruebas_STomas.htm

[0] Küng, H. (1980), ¿Existe Dios? Respuesta al problema de Dios en nuestro tiempo.p.23. Ediciones Cristiandad. Madrid. España.

[1] https://www.allaboutgod.com/spanish/conocer-a-dios.htm

[2] http://www.adorador.com/temasdoctrinales/04_la_biblia_como_revelacion_divina.htm

[3] http://www.mscperu.org/filosofia/existenciadeDios/cincopruebas_STomas.htm

[4] Ibid

[5] (“Suma Teológica”, Prima pars, cuestión 2, artículo 3) citado en http://es.catholic.net/op/articulos/14619/cinco-vias-de-santo-tomas.html

[6] Grudem, Wayne. (2007). Teologia Sistemática. p.147. Editorial Vida. Miami, Florida.EE.UU.

[7] Ibid

[8] http://www.adorador.com/temasdoctrinales/04_la_biblia_como_revelacion_divina.htm

 

LA REVELACIÓN DE DIOS


LA REVELACIÓN DE DIOS

Por Paulo Arieu

10-argumentos-existencia-dios

Históricamente, las dos vías por las cuales Dios ha iniciado la revelación de Sí mismo se han denominado revelación general y revelación especial.

DEFINICIÓN

La revelación general comprende todo lo que Dios ha revelado en el mundo que nos rodea, aun al hombre. También se la llama Teología Natural. La revelación general provee evidencias de la existencia de Dios. La revelación especial incluye los varios medios que Él usó para comunicar Su mensaje en lo que fue codificado en la Biblia. Algunas veces la revelación especial es llamada teología revelada. Esta revelación da por sentada la existencia de Dios.

LA REVELACIÓN GENERAL

La Revelación general justamente es eso: general. Es general en su alcance (todas las personas y en todos los tiempos), geografía (abarca la tierra entera), metodología (emplea medios universales: el sol que sale para todos o la conciencia humana y también el juicio para aquel que la rechaza).

Las vías de la revelación de Dios:

1) Por medio de la creación: Como existe la creación, hay evidencia que hubo un efecto que lo originó. (Sal.19:1-6;Ro. 1:18-32).

2) Por medio de la historia: A lo largo de la historia se ve el actuar de Dios. Por ejemplo, cuando la maldad llega a un punto máximo, sobreviene el juicio. La historia de la preservación de Israel es uno de los indicios más evidentes.

3) Por medio de la organización: El propósito, el orden, el diseño que observamos en el mundo, exige que haya habido un diseñador. Por ejemplo, Pablo utiliza un argumento así en Hechos 14:17 al hablar del ciclo de la lluvia como evidencia de Dios.

4) Por medio de la constitución del hombre: Como existe el hombre que es un ser moral, inteligente, y viviente, debería existir un ser de características semejantes que lo haya creado. El hombre es el único ser que se puede hacer las preguntas: “¿de dónde vengo?” y “¿adonde voy?”. Además tiene constitución espiritual y naturaleza religiosa. Las fuerzas inanimadas, materiales o inconscientes, no pueden haber producido al hombre. La evolución no puede producir el alma, la conciencia o los instintos religiosos. Los ídolos sin vida no generan seres vivientes. (Sal. 94:9; Ro. 2:14,15).

5) Por medio del Ser: Dios existe porque el concepto de Él existe. En todos los rincones del mundo está la idea de un ser superior, por lo cual también debe existir.
Teniendo la revelación general el incrédulo no tiene excusa. Si la rechaza cae bajo el justo juicio divino (Ro.1:18-20).

Para el creyente, esta revelación le da base para evangelizar a aquellos que no conocen las Escrituras (Hch.14:15-17; 17:23-31). Por otro lado confirma su fe, sabiendo que ésta no está basada en fábulas sino en la realidad. Por lo tanto su fe no es vana.

Objeciones:
Es evidente que la revelación general no es suficiente. En esta clase de revelación no hay mensaje de salvación, ni invitación a la comunión personal con Dios. A lo sumo se llega a admitir la existencia de Dios y, acaso, ciertas señales de Su providencia, pero seguimos ignorando quién es y lo que es para nosotros. Nuestro razonamiento finito no alcanza para comprender y explicar lo infinito. A causa de su condición caída el hombre no acierta a obtener un conocimiento correcto de Dios, antes al contrario, pervierte siempre cualquier atisbo de la Divinidad (Ro.1:21-25). El pecado pervierte el entendimiento y convierte en ineficaz el testimonio de la revelación general. De ahí que surgen tantas religiones diferentes que aplican la revelación divina bajo un razonamiento oscurecido por el pecado. Esto es nuestra culpa y, además, trae como consecuencia el juicio de Dios. Entonces el testimonio de la revelación general se convierte, en el fondo, en un testimonio que nos acusa.

Pero esto no nos debe desesperar porque sabemos que para los que realmente buscan a Dios, Él no está lejos (Hech. 17:24-27). Por ejemplo, el etíope ya buscaba a Dios, por lo cual Dios le envió un Felipe (Hch.8:26-40). Esto nos debe motivar a alcanzar a aquellos que todavía no escucharon hablar de Dios y también a involucramos en las misiones de alguna forma.

El otro gran peligro surge cuando la revelación especial es dejada de lado para hacerle lugar a la revelación general pervertida por el pecado. De ahí llegamos al sincretismo de la Teología Liberal del campo protestante, asociada a un creciente universalismo católico. Uno de los mayores exponentes de esta corriente es Raymond Paniker, quien ya en mayo de 1967 escribía:

“En última instancia, toda religión está misteriosamente dirigida a Cristo y éste, sorprendentemente, actúa en cada una de ellas. Todo hombre que vive su religión, aún sin saberlo, está unido a Cristo”. Siguiendo el curso de esta corriente, lamentablemente se llega a una religión general.

LA REVELACIÓN ESPECIAL
La revelación especial fue dada a algunas personas en momentos especiales Dios no sólo se revela por medio de la naturaleza sino que se ha revelado también, de una manera especial, en ciertos hechos de la historia, culminando en la obra y persona de Jesucristo. Precisamente, uno de los títulos más expresivos que se dan a Cristo es “el Verbo”, la Palabra. En efecto, Cristo es la Palabra encarnada. Y de la misma manera que la palabra es el medio por el cual expresamos nuestros pensamientos, Cristo es el medio por el cual Dios nos ha revelado sus pensamientos divinos (Jn.1:18).

Hay una revelación especial de Dios por medio de intervenciones y mensajes directos al hombre. Pero ¿cómo podemos conocer esta revelación? Si Dios habló en el pasado de diferentes maneras y en varias ocasiones, ¿cómo la podemos conocer hoy? Sobre todas las cosas, ¿qué conocimiento puedo tener de la Palabra encarnada, de Jesucristo, si no hubiera quedado registrada de algún modo que la hiciera permanente?

La respuesta evidentemente es la Biblia. Allí tenemos registradas las intervenciones especiales y las revelaciones de Dios. Por ende, la revelación final que tenemos de todo lo necesario de parte de Dios la encontramos en la Biblia.

El efecto de la revelación especial es como un lente que nos permite leer de nuevo y correctamente en el libro de la naturaleza, además de abrir nuestros ojos a la gran salvación que Dios ha obrado en Cristo. Éste es el centro y la meta de toda revelación.

Auto-revelación:Tenemos que resaltar que todo lo que sabemos de Dios nos es dado por Dios mismo. Si no fuera por el hecho que Él quiere que le conozcamos, esto sería completamente imposible por nuestra parte (Hb.1:1-3). J.l.Packer, en su libro “Conociendo a Dios” dice:

“…el conocer a Dios es cuestión de gracia. Es una relación en la que la iniciativa parte invariablemente de Dios – como debe serlo, por cuanto Dios estátan completamente por encima de nosotros y por cuanto nosotros hemos perdido completamente derecho a su favor por haber pecado. No es que nosotros nos hagamos amigos de Dios; Dios se hace amigo de nosotros, haciendo que nosotros lo conozcamos a Él mediante el amor que Él nos manifiesta” (Gá.4:9).

Formas de revelación:

  • La suerte: Pr.16:33; Hch.1:21-26.
  • El Urim y Tumim: Ex.28:30; Nm.27:21; Dt.33:8; 18.28:6.
  • Sueños: Gn.20:3,6; 31:11-13,40,41; Joel 2:28.
  • Visiones: Is. 1:1; 6:1; Ez. 1:3.
  • Teofanías: Gn. 16:7-14; Ex. 3:2; 28.24:16; Zac.1:12.                                                      
  • Ángeles: Dn.9:20,21; Lc.210,11; Ap.1:1.
  • Profetas: 28.23:2; Zac.1:1; Ef.3:5.
  • Eventos: Míq.6:5; Ez.25;7; Jn.1:14.
  • Jesucristo: Jn.1:14; 14:9.
  • La Biblia: 2 Pe.3:15-17; 2 Pe. 1:19-21.

La revelación es progresiva: Es evidente que la Revelación que tenemos en las Escrituras fue entregada por Dios en forma progresiva, es decir, se dio en etapas, en incrementos variables, a diferentes personas, en diferentes momentos. Lo que ahora tenemos en la Escritura completa es el resultado de un proceso que culminó en la persona de Jesucristo. Reconocer la naturaleza progresiva de la voluntad de Dios en las Escrituras no niega la unidad de las mismas, ya que tienen un sólo autor, Dios mismo, si bien eligió expresarse a través de personalidades de los varios escritores humanos. Lo agregado en cada etapa no contradice lo revelado anteriormente, sino que lo expande y profundiza.

La revelación está completa: Es evidente que surja la pregunta de si todavía hay revelación de Dios en la actualidad fuera de la Biblia.

Tenemos que tener en cuenta que el AT, en general, estaba preparando el camino hacia el Salvador. En el NT se nos relata Su vida, ministerio y muerte y con esto la culminación de las escrituras del AT. La revelación de Dios llegó a su máxima expresión en la persona y obra de Cristo (Ef.1:8-10; Jn.1:18; Col. 1:15; 2:9; Jn. 19:30). La revelación de Dios llegó a su culminación y fin en la persona y obra de Cristo: “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo… el cual siendo el resplandor de su gloría, y la imagen misma de su sustancia…” (Hb.1:1,2). En Juan 17:4 Jesús mismo dice: “…he acabado la obra que me diste…”. El contexto de este versículo deja muy claro que esa obra era la de revelar el conocimiento de Dios (Ver especialmente Jn. 17:3,6,7).

Pero, ¿qué de lo escrito por los apóstoles? Ya en Juan 14:16,26; 15:26,27, más temprano en esa misma noche, Jesús había comisionado a Sus discípulos a escribir lo que Él había manifestado. El Espíritu Santo fue prometido para hacerles recordar lo que Él había mostrado y enseñado, y garantizar la veracidad de lo documentado por ellos. Este proceso fue completado durante sus vidas, y el Canon del NT fue el producto final. Pablo afirma haber recibido su revelación directamente de Cristo (Gal.1:1; Ro.16:25,26; Ef.3:1-11). Esta autoridad fue reconocida por los otros apóstoles (Gal. 1:15-24; 2P.3:15,16).

¿Qué del Apocalipsis?

El tono de todo el libro se dirige hacia el final de los tiempos y la consumación del programa de Dios. Detalles que antes fueron sellados (Dn. 12:4,9) ahora son revelados, ya que el tiempo está cerca (Ap. 22:10). Esta revelación es de la misma fuente y naturaleza que la del AT (Ap. 22:6). Además, el libro termina con una tremenda advertencia, la de no añadirle palabras a esta profecía (22:18). Aunque se refiere principalmente al Apocalipsis, es evidente que se extiende a todo el NT y a las profecías en general.

¿No se pueden esperar nuevas profecías entonces?

Definitivamente no habrá nuevas profecías que sean necesarias para algún aspecto del plan de la salvación presente ni futura porque:

1) La acción de hablar por inspiración está completa, terminada una vez para siempre (Hb.1:1,2). Este pasaje nos enseña:

  • La única voz que se debe escuchar es la de Dios.
  • El respeto que el lector tiene del AT.
  • Dios habló en otros tiempos a través de varios métodos, que ya no usa, habiendo hablado por el Hijo (Jn 17:4,7,8,20:“…he acabado la obra que me diste…”;Heb,2:3,4: “…nos fue confirmada (aoristo pasivo: acción completa) por los que oyeron…”; 1 Co.15:8: “…a lo último de todos… me apareció a mí…”).

2) El mensaje de Cristo fue entregado “…una vez… a los santos” (Judas 3). La frase: “…una vez dada…” es enfática. Aparentemente la tendencia de las “revelaciones nuevas” lleva Judas a advertir de los falsos maestros.  De la misma forma Efesios 2:20 dice que la Iglesia está edificada “…sobre el fundamento de los apóstoles y profetas…”. Evidentemente el fundamento para cualquier edificio se pone una sola vez. El grito de la Reforma fue: “Sola Escritura”.

3) Fue prohibido añadir a las profecías de Cristo y los apóstoles (Ap.22:18). Apocalipsis fue el último libro escrito (96 d.C.) y admitido en el Canon del NT.

4) Jesús enseñó que toda la verdad sería enseñada por el Espíritu Santo y por Sus apóstoles (Jn. 14:26; 16:13). Las promesas: “…os guiará a toda verdad…” y “…os hará saber las cosas que habrán de venir” no son separables ni aplicables a todo el mundo.

Conclusión: Pretender recibir revelación adicional desmerece la revelación completa y perfecta en Cristo Jesús. Es hablar sin la autoridad de Cristo, lo que Dios no dejará sin castigo (ver Jer.23).

Imagen: https://loquecreemos.wordpress.com/que-es%C2%A0la%C2%A0fe/la-revelacion-de-dios/

ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS  


ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS  

Por Paulo Arieu

10-argumentos-existencia-dios

Cada cultura humana conocida tiene su mito de la creación, con la posible excepción del pueblo amazónico Pirahã, que tampoco cuenta con palabras para los números, colores y jerarquía social [0]. Pero en la Biblia, no vamos a encontrar ningún tipo de especulación filosófica sobre la existencia de Dios. La Biblia, a la existencia de Dios, la da por supuesto. Cuando leemos el primer pasaje de la Biblia, vemos que comienza con la afirmación de que en el principio, Dios creó todas las cosas, sin dar ninguna explicación racionalista sobre la existencia del Creador ni tampoco presenta defensas especulativas sobre su origen (ver Genesis 1:1). Da por supuesto que Dios existe. Pero la mentalidad de Occidente esta formada por el derecho romano,la religión judeo cristiana y el pensamiento grecoromano, que es mas de índole racionalista y dado a especulaciones filosóficas. Por este motivo, les comparto una serie de argumentos filosóficos que tratan de responder a la pregunta de si Dios existe. Creemos que Dios existe por medio de la fe y también por la fe creemos que Jesucristo resucitó de entre los muertos. Por experiencia sabemos que ningún tipo de argumento intelectual convence al escéptico de manera sine quan non. Sin embargo, creo util compartir estos argumentos que ayudan a responder a los que cuestionan la existencia eterna de  nuestro Dios.  Aunque ni la neurociencia, ni la antropología, ni la filosofía tienen la respuesta definitiva a la pregunta “¿Existe Dios?”, el estudio de estos conocimientos ayudan a vislumbrar algunas pautas sobre cómo los humanos respondemos a nuestras más profundas y espirituales necesidades humanas. Mas alla de los avances científicos de esta época, la fe en Dios permance firme en millones de personas alrededor del mundo.

Argumentos:

I. — El argumento de la existencia y el Ser necesario

Se trata de un argumento muy célebre, que en el curso de los siglos ha suscitado muchas discusiones. Algunos filósofos —en general, los escolásticos— lo hallan deficiente. Otros, como Descartes y Leibnitz, le reconocieron fuerza persuasiva. ¿Cuál es el argumento más fuerte que nos induce a admitir la existencia de Dios?… Es el argumento llamado de la existencia y el Ser necesario

«La forma más popular del argumento ontológico, usa básicamente el concepto de Dios para probar Su existencia. Este comienza con la definición de Dios como “Ese del cual no puede ser concebido uno más grande”. Entonces se sostiene que existir es mayor que no existir, y por tanto el mayor ser concebible debe existir. Si Dios no existió, entonces Dios no sería el mayor ser concebible – pero eso iría a contradecir la definición misma de Dios.»[1]

Helo aquí:[2]

1. Existen seres en este mundo.
a) Tal es la convicción de la inmensa mayoría de los hombres y de los filósofos, que son realistas; vale decir, admiten la existencia de realidades objetivas, fuera de nuestra mente, e independientes de ella.
b) Aun los idealistas, que niegan la existencia del mundo exterior, deben admitir, al menos, la existencia del “yo” de cada uno.
Es, pues, irrefutable que existe un ser, al menos: “yo”, que pienso.

2. Ahora bien; este ser que existe, o es necesario o es contingente.
a) Se llama SER NECESARIO el que de tal manera existe, que no puede no existir. La existencia pertenece a su esencia. No sería lo que es, si no existiera. Tiene en su esencia la plena razón de su existencia. Existe por sí. No depende de ningún ser para existir.

b) SER CONTINGENTE: Es todo ser que existe, pero puede muy bien no existir. La existencia no pertenece a su esencia. Por lo tanto, no tiene en su esencia la plena razón de su existencia. La razón de su existencia es la operación productiva de otro ser, causa eficiente de su existencia. Existe, pues, por obra de otro ser.

3. No hace falta mucha reflexión para reconocer que el “yo”, mi ser, no es necesario. Es contingente. No existió siempre. Debe su existencia a la actividad de otros seres.

La experiencia nos prueba la contingencia de muchos otros seres también, por no decir todos los que conocemos en el universo.

4.La existencia de un ser contingente exige la de otro ser, a cuya operación productiva debe su existencia el primero.

5. Este otro ser, a que debe su existencia, puede ser contingente también. Pero todos los seres existentes no pueden ser contingentes.
No pueden haber recibido todos la existencia de otro contingente.Si admitiéramos que todos los seres son contingentes, tendríamos que aceptar forzosamente que el primero de ellos —se entiende, en el tiempo—debería su existencia a la obra del no – ser. Sería producto del no – ser.

6. Ahora bien; atribuir al no – ser la causalidad eficiente de todos los seres contingentes, implicaría una gran contradicción. El no – ser no puede ser causa eficiente de ninguna existencia. La primera condición para obrar, es existir.

7. ¿De dónde provino esta contradicción?… De suponer que todos los seres son contingentes. Luego, debe existir, al menos, un ser necesario.

8. Este Ser necesario es Dios.

Así lo propuso Anselmo de Canterbury:

SAN ANSELMO (1033-1109) comenta las palabras de la Sagrada Escritura: “Dijo,el necio para sí: No hay Dios; y se propone demostrar que es una verdadera necedad negar la existencia de Dios.

«Dios es el ser más perfecto que se puede concebir; luego tiene que existir;   de lo contrario, podríamos concebir algo mayor que El, es decir, algo existente. Prescindiendo del contexto en que Anselmo sitúa este razonamiento,[3] la falacia es evidente al comprobar que Anselmo da un salto indebido del orden lógico de las ideas (lo que podemos concebir) al óntico de los seres (lo que existe). En una palabra, respondemos: Si Dios existe (es lo que se pretende probar), ha de ser el más perfecto posible de los seres;pero el hecho de que lo concibamos así no le confiere, sin más, el hecho de existir.»

DESCARTES propuso el mismo argumento sustancialmente en esta forma:

«Lo que está contenido clara y distintamente en un concepto, es verdadero.Nuestro concepto de Dios es de un ser perfectísimo, que posee todas las perfecciones en grado sumo. Ahora bien; la existencia es ciertamente una perfección; y por eso, debe hallarse en Dios.

Luego, DIOS EXISTE.

Aclara su argumento de esta manera:

El ser contingente es por definición el que puede ser o no ser. La existencia no pertenece a su esencia. En ésta no está la razón de su existencia, si existe. Si le atribuimos la existencia, ha de ser por un juicio sintético, oriundo de la experiencia. En cambio, en el ser necesario la existencia pertenece a su esencia. Toda la razón de la existencia del ser necesario está en su esencia. Por eso, el juicio con que le atribuimos la existencia, es analítico. Es tan contradictorio concebir a Dios no existente, como concebir una circunpuntos no estuviesen a igual distancia del centro.

3. LEIBNITZ, a su vez, presentó la misma prueba de otra manera.

He aquí el núcleo de su razonamiento:

El ser infinitamente perfecto, cuya esencia incluye la existencia, existe necesariamente, si es posible. Es así que es posible, puesto que la idea de Dios no encierra ningún límite, ninguna negación, y por consiguiente, ninguna contradicción.Luego, DIOS, el ser infinitamente perfecto, EXISTE.[4]

A este argumento el científico objetará:

1.° que lo contingente o relativo, que surge y desaparece, no es la masa atómica o la energía constante del Universo, sino las distintas firmas que una diversa composición molecular ofrece a maestra percepción;
2.° como ya advirtió Kant, que tal argumento demostraría, a lo más, la existencia de un ser supramundano, como arquitecto del Universo, pero no precisamente la del Dios que admitimos los cristianos.» [5]

Crítica de Patricio Hopkins

«Nos parece un argumento original, muy ingenioso, pero no muy sólido. Es verdad que no podemos concebir al ser perfectísimo sino como existente. El concepto de él encierra necesariamente la nota de existencia. Pero el solo hecho de concebir un ser mentalmente, no es razón suficiente para atribuirle existencia en el orden ontológico (de los seres reales). No porque yo conciba con la mente una isla de perfecto gozo y eterna juventud, se sigue que ella existe. Es menester dar razón suficiente del paso del orden conceptual al orden ontológico. Este argumento no nos da esa razón.»[6]

Hebe H. Vidal comenta:

Aunque muchos autores llaman “ontologistas”  a todos  aquellos que afirman que Dios es el objeto de un conocimiento intuitivo, reservamos específicamente el nombre de “argumento ontológico”   (demostración “a simultáneo”)   al tipo de argumentación en la cual se pasa inmediatamente de la idea de Dios a la existencia de Dios. La paternidad de este famoso   argumento   corresponde   históricamente   a   San Anselmo de Cantorbery; más tarde lo volvieron a tratar Descartes (Quinta Meditación) y Leibniz (Monadología).

San Anselmo escribe en su  “Proslogion”   (cap. II): “El insensato debe convencerse de que existe, al menos en el entendimiento, algo mayor que lo cual nada puede pensarse; porque cuando oye esto, lo entiende, y lo que se entiende existe en el entendimiento. Y en verdad, aquello mayor que lo cual nada puede pensarse no puede existir sólo en el entendimiento. Pues si sólo existe en el entendimiento, puede pensarse algo que exista también en la realidad, lo cual es mayor … Existe, por tanto, fuera de toda duda, algo mayor que lo cual nada puede pensarse, tanto en el entendimiento como en la realidad”. Y en el cap.  III dice: “Luego  existe verdaderamente algo mayor que lo cual nada puede pensarse, y de tal modo, que no puede, pensarse que no exista. Y eso eres Tú,  Señor Dios nuestro. Por tanto  existes verdaderamente, Señor Dios mío…”

Critica: El  argumento   anselmiano,  más  sutil  de  lo que a primera vista parece, fue refutado por Santo Tomás y más tarde por Kant. Santo Tomás sostiene que la demostración carece de valor porque hay un paso ilegitimo del orden lógico al orden óntico. Es verdad que si yo concibo a Dios como perfecto debo concebirlo también como existente; pero esto ocurre en el plano lógico de mi pensamiento; no me es lícito concluir de esto la existencia real extramental de Dios. [7]  Por esta razón, es menester rumiar sin prisa todos los pasos de este argumento, con un esfuerzo sincero, imparcial, para captar su verdad y todo lo que implica ésta. Si se hace así, la fuerza persuasiva de este argumento impresionará al intelecto.[8]

II. — El argumento del primer motor[9]
Fue elaborado por aristóteles, y perfeccionado por Santo Tomás de Aquino. En realidad, es otro modo de exponer el argumento anterior.

1. Es un hecho evidente que todos los seres de este mundo se mueven; vale decir, cambian, pasan de continuo del estado de potencia al de acto.

Los seres pueden moverse, pueden cambiar:

a) Por pasaje del estado de potencia subjetiva, activa, a la realización de la acción.

Ejemplo: Estoy en potencia subjetiva, activa, para aprender los argumentos de la existencia de Dios. Si me pongo a estudiarlos, pasaré del estado de potencia de conocerlos al acto de conocerlos. Se producirá un movimiento en mí.

b) Por pasaje del estado de potencia objetiva a la existencia.

La potencia objetiva es la capacidad o no – repugnancia de un ente posible para existir.

Ejemplo: Hace cien años, yo era solamente un ente posible. Estaba en potencia objetiva para existir. Actualmente, existo. El pasaje de ente posible a ser existente fue un movimiento.

c) Por pasaje del estado de potencia subjetiva, pasiva, al acto.

La potencia subjetiva, pasiva, es la capacidad o aptitud de una cosa existente de recibir alguna forma o perfección.

Ejemplos: El bloque de mármol tiene potencia subjetiva, pasiva, de ser convertido en estatua de San Martín. Al recibir la forma de este procer, se produce en él un movimiento.

Un niño ciego de nacimiento por algún defecto fisiológico, que un experto cirujano puede remediar, tiene potencia subjetiva, pasiva, para adquirir uso de la vista.

2. Todos los seres de este mundo pasaron del estado de mera potencia de entes posibles, al estado de existencia. Es más: pasan a menudo del estado de potencia subjetiva, pasiva, al apto de la perfección a que se refiere dicha potencia. Los seres vivos pasan de continuo del estado de potencia subjetiva, activa, a la realización de la acción correspondiente, por la cual se mueven al estado de acto con respecto a la perfección que adquieren por dicha acción.

Eso quiere decir que todos los seres de este mundo se mueven, en el sentido que hemos explicado.

3. Si se mueven, es porque son movidos por otros seres, que llamamos motores.

Es muy probable que estos motores sean, a su vez, movidos por otros seres motores, anteriores a ellos; y así, por una serie muy larga de éstos, cada uno de los cuales recibe movimiento de un ser anterior, ya en acto, y va la vez imprime un movimiento en un ser posterior, que estaba en potencia para recibir ese movimiento.

4. Si continuáramos indefinidamente la averiguación de los sucesivos motores de una serie de movimientos eslabonados, tendríamos que llegar forzosamente, en última instancia, a un MOTOR INMÓVIL, que no experimenta jamás en sí movimiento alguno, en el sentido de que hablamos; pero que es origen de todos los movimientos, que se dan en los demás seres del universo.

5. Este Ser, motor inmóvil, acto puro, sin mezcla alguna de potencia, motor primero de todos los movimientos, que se dan en los demás seres, es DIOS.

6. Luego, DIOS EXISTE.
 
Dice Francisco La Cueva:
«A posteriori, es decir, a través del mundo que vemos, creado por Dios. Así lo propone Tomás de Aquino en su vía central (de la «contingencia»): Todo lo que vemos es contingente (es decir, no tiene en sí mismo la razón de su existencia; de lo contrario, no podría dejar de existir). Por tanto, resulta necesaria, en última instancia, la existencia de un ser que tenga en sí mismo la razón de su existir y que pueda sacar a la existencia a todos los demás seres que no existen por sí mismos. A este ser necesario llamamos Dios.

A este argumento el científico objetará:

1.° que lo contingente o relativo, que surge y desaparece, no es la masa atómica o la energía constante del Universo, sino las distintas firmas que una diversa composición molecular ofrece a maestra percepción;
2.° como ya advirtió Kant, que tal argumento demostraría, a lo más, la existencia de un ser supramundano, como arquitecto del Universo, pero no precisamente la del Dios que admitimos los cristianos.[10]

III— El argumento de la causa final[11]

Este argumento fue traído por Anaxágoras, Sócrates, Platón y Aristóteles.

El argumento teológico dice que desde que el universo despliega tal maravilloso diseño, debe haber habido un diseñador Divino. Por ejemplo, aún si la tierra estuviera unos pocos cientos de millas más cerca o más lejos del sol, no sería capaz de mantener mucha de la vida que en la actualidad lo hace. Si los elementos en nuestra atmósfera fueran diferentes aún en un pequeño porcentaje, cada cosa viviente sobre la tierra moriría. Las probabilidades de una simple molécula de proteína formada por casualidad es 1 en 10 elevado a la potencia 243 (es decir, 10 seguido de 243 ceros). Una simple célula consta de millones de moléculas de proteína.[12]

La creación, incluyendo al hombre, demuestra orden, arreglo y propósito; por lo tanto, debe haber un Diseñador inteligente. El aire es tal que el hombre puede respirar y vivir. El agua es tal que el hombre puede bebería y apagar su sed. Las estaciones indican orden (Gen. 8:20-22). Cada copo de nieve es un intricado diseño, con un núcleo y seis lados, lo cual evidencia un arreglo inteligente que fue la base para la pregunta de Dios a Job 38:22.[13]

1.Existe un orden admirable en el mundo. Esta conclusión a que llegaron  los filósofos de la antigüedad, con sus atentas, pero no muy completas observaciones de la naturaleza, ha sido confirmada ampliamente por las modernas conquistas de las Ciencias. Tanto más se comprueba la presencia de un orden sencillamente asombroso en todo el universo —ya sea en su inmenso conjunto, ya sea en sus más diminutos elementos—, cuanto más avanza la ciencia en sus meticulosas investigaciones. Basta recordar las revelaciones de la Astronomía, y los descubrimientos sorprendentes de la constitución de los átomos.

2.Ahora bien; este orden admirable no puede existir sino por obra de una causa inteligente. En efecto, todo orden resulta de un fin conocido y perseguido como tal con una adecuada adaptación de los medios, que asegura la consecución de ese fin. Sólo un ser inteligente puede tener conocimiento de un fin, como tal, y disponer adecuadamente los medios para su segura consecución. Por lo tanto, el orden admirable que reina en el universo es fruto de una causa inteligente.

¿Posee el universo inteligencia con que ordenar y guiar toda su actividad, en la cual resplandece tan maravilloso orden?

En rigor, no es imposible que el universo tenga inteligencia. El hombre es un ejemplo de inteligencia unida sustancialmente a la materia. Pero nuestros conocimientos del universo, resultado de siglos de con convencen de que el universo tenga inteligencia.

a) SPINOZA pensó que Dios es la sustancia universal, inmóvil y acabada del universo; y el mundo que nosotros conocernos, es la suma de los accidentes o modos de esta sustancia única. Esta teoría explica el orden del universo por la presencia de Dios en él; y Dios, por cierto, es inteligente. Spinoza explica el orden del mundo por la existencia de Dios y su presencia sustancial en el universo. Es teísta, pero panteísta. Todo existe en Dios.

b) PLOTINO pensó que el mundo es una emanación de Dios;es un efluvio de su esencia. Dios y el mundo no difieren esencialmente; son  esencialmente idénticos. El mundo no ha sido establecido por la voluntad de Dios; surge de la esencia divina.Se trata de otra opinión panteísta, pero teísta al final.

c) HEGEL y SCHELER son también panteístas. Enseñan un panteísmo evolucionista. Dios, para ellos, no es un ser infinito,perfecto, sino finito e imperfecto; pero en continuo devenir o evolución hacia la más acabada perfección. La evolución de la Divinidad se realiza en el mundo. Éstos reconocen también la presencia de la inteligencia divina en el universo, y ésta rige su incesante actividad hacia la perfección.Explican el orden del universo por la presencia inteligente de Dios en el.

d) Otros filósofos, en fin —Krause, Eucken, Paulsen, Wundt—, consideran al mundo como existente en Dios. Enseñan el panenteísmo. El ser de Dios no se agota en el ser del mundo: lo sobrepuja inmensamente, tal que El tiene su propio ser frente al mundo.El ser de Dios abarca el ser del mundo; pero es mucho más inmenso que éste. El mundo es una parte dentro del infinito ser divino.Es un panteísmo que se esfuerza por sostener, no obstante,que Dios es persona distinta del mundo.

e} Pero la mayoría de los filósofos niegan que el universo tenga inteligencia. No hallan razones suficientes para atribuirle esa perfección.

f) La mayoría de los filósofos estiman que la causa inteligente del  orden  admirable  que reina  en el mundo  debe ser un ser distinto y superior al universo.

En rigor, de este argumento no se  puede deducir que la causa inteligente del orden que hay en el universo sea infinita. Sólo se de existencia de un ser superior al mundo y anterior a él. Pero, aplicando la prueba primera de la existencia y del ser necesario, se llega a la conclución de que la causa inteligente del orden del universo es el ser necesario, infinito, único, que llamamos DIOS.

Francsico La Cueva comenta que:

«Este argumento (teleológico), llamado así porque se basa en la causalidad final («telos» en griego), procede así: El Universo presenta un orden y una exquisita adaptación progresiva de los sujetos a los objetos, de los órganos a sus funciones, de los medios para los fines. Esto supone la existencia de una inteligencia, anterior y superior al mundo, que haya programado dicho orden; de lo contrario, todo lo existen te sería un absurdo producto del azar.

Sin embargo, para un científico no creyente, este argumento carece de fuerza convincente, porque:

1.° todo el proceso evolutivo se podría explicar mediante una dialéctica de mutua adaptación entre el ser y su medio (también es cierto que «la función crea el órgano»), en determinadas circunstancias que han permitido el salto de lo inorgánico a lo orgánico, de la ma teria a la vida, de la «biosfera» a la «noósfera», etcétera;

2.°dicha finalidad a escala cósmica podría explicarse con la existencia de una causa inmanente como «alma» del mundo, sin identificación posible con el Dios verdadero. »[14]

En conclusión, estos argumentos han sido intentos de responder intelectualmente al interrogante humano sobre la existencia de Dios. Son útiles para taparle la boca a los ateos. Pero recuerda que: Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan “(Hebreos 11:6). Esto es la mas importante de estos debates. Por que sin fe no podemos creer que un Dios invisible como el nuestro existe verdaderamente. Y esta fe es un don precioso, que nos ha dado el Señor nuestro Dios y creador del Universo. Realmente hay que ser muy terco, muy orgulloso, muy soberbio o muy necio (como dice la Biblia) para no creer en la existencia de Dios. Pero aún así, hoy en día, hay muchos que se han levantado contra el conocimiento de Dios y no solo niegan tercamente su existencia, sino que también combaten a aquellos que si creen que Dios existe. Me refiero a hombres de ciencia y erudición como Richard Dawkins, Stephen Hawkings y otros prominentes científicos, que se oponen a la fe cristiana con todas sus artimañas diabólicas. En fin, todo esto es parte del debate sobre la existencia de Dios.

Les comparto un video, con una exposición muy clara sobre este tema, presentado por el Dr. Miguel Nuñez, un pastor bautista de la República Dominicana.

Dios le bendiga mucho!

Notas

[0] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150401_iwonder_cerebro_dios_fe_sem_dv

[1] http://www.gotquestions.org/Espanol/Existe-Dios.html

[2] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 283-284, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[3] Véase J. Marías, Historia de la Filosofía (Madrid, Revista de Occidente, 1969), pp. 140-142., citado en Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, Curso de Formacion Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[4] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 288-289, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[5] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34,Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[6] Patricio Hopkins, Filosofía,p.289, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[7] Hebe R.Vidal, Fundamentos de Filosofia, p. 97, Librería Huemul, 1970,Buenos Aires, Argentina

[8] Patricio Hopkins, Filosofía,p. 284, ediciones Almagro, Buenos Aires, Argentina,1975

[9] Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 284-285,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

[10] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34,Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[11] Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 286-287,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

[12] http://www.gotquestions.org/Espanol/Existe-Dios.html

[13] A.H.Yetter, Principales doctrinas bíblicas vol. 1 Cursos por correspondencia,p. 20-21, Publicación la Biblia dice, Quito, Ecuador

[14] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.33-34, Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

Imagen: https://dropestein.wordpress.com/2015/04/05/10-argumentos-a-favor-de-la-existencia-de-dios/

¿Existe una diferencia cualitativa entre Adonai y Adoni?


¿Existe una diferencia cualitativa entre Adonai y Adoni?

Por Pablo Santomauro

  • “Jehová dijo a mi Señor” (Salmo 110:1)

El grueso del material a continuación ha sido extractado, traducido y adaptado del estudio de Sam Shamoun, Examining Psalm 110:1, http://www.answeringislam.org/Shamoun/psalm110_1.htm

Para los cristianos, las primeras palabras del Salmo 110 presentan dos personas, una es Jehová Padre y la otra es Jehová hijo. Este es un pasaje donde prácticamente Dios llama “Dios” al Mesías. Aquellos que niegan que Jesucristo fue Dios y humano simultáneamente, y que enseñan que durante su estadía en la tierra fue solamente un hombre, aducen que el segundo personaje, a quien David llama “Señor”, no es Divino sino solamente humano. Grupos sectarios como los mesiánicos y los unitarios socinianos creen eso. Mario Olcese, un sectario sociniano dice:

Para la fe Judía, Dios (Elohim) no tiene igual, es Todopoderoso, Soberano, y muy singular. En el Salmo 110:1 está la prueba de que el Señor Yahweh (Adonai) y el segundo ‘señor’ (Adoni) son dos personas distintas, siendo uno el Señor Dios propiamente dicho, y el segundo, el Señor Mesías. De modo que si hacemos una interpretación correcta de Deuteronomio 6:4, el único Yahweh que es Dios (Elohim) es Adonai, que en el Salmo 110:1 se refiere exclusivamente al Padre y no al Hijo. Jamás al Hijo se le llama Adonai, sino Adoni… y Adoni era un título para hombres majestuosos o con poderes extraordinarios, tales como los reyes y los jueces. (www.apologista.wordpress.com)

Esto simplemente no es verdad. La distinción que Olcese hace entre Adonai y Adoni es lingüísticamente inválida. Para beneficio del lector digamos que los cristianos genuinos usamos Salmo 110:1 en la Biblia hebrea para mostrar que Jehová no es solamente el Padre, sino que Jehová en sí es multipersonal. En otras palabras, hay más de una persona en Jehová y el Mesías es Dios. El texto lee así:

  • Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. (Sal. 110:1)

De acuerdo con Jesucristo y ciertos autores del NT, esta es una referencia de David relacionada con la ascención de Cristo al cielo:

Enseñando Jesús en el templo, decía: ¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. David mismo le llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo? Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana. (Mr. 12:35-37)

Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. (Hch. 2:33-36)

Basados en estos textos. los cristianos creemos que Jesús es el Señor de David (el Cristo), y como el Señor de David es Jehová, lógicamente Jesús es Jehová. Muchos sectarios como Olcese dicen que estamos equivocados porque el texto Hebreo usa dos palabras diferentes para Jehová y para Señor. Los dos nombres son “Yahweh” y Adoni. El verso leería en principio: “Yahweh dijo a mi Adoni”. Como los judíos cada vez que el manuscrito decía “Yahweh” lo cambiaban por “Adonai”, el verso lee así: “Adonai dijo a mi Adoni”. El argumento sectario reclama que debido a esta diferencia, el texto presenta dos seres distintos, y el segundo (Adoni) se trata de alguien que no es Dios. Los socianianos como Olcese dicen que el verso sí habla del Mesías (Adoni), quien en su teología no es ontológicamente igual a Dios, o sea, el Padre. Desafortunadamente para el sociniano, el hecho de que elsalmista usara dos términos diferentes no significa que tuviera en mente dos seres completamente distintos en su esencia, uno Divino y otro humano. Los cristianos estamos de acuerdo en que el salmista proyecta dos personas diferentes, pero entendemos que ambas comparten la misma esencia, porque puesto en forma sencilla: ¿No es verdad que el Señor de David es Yahweh?:

Oh alma mía, dijiste a Jehová: Tú eres mi Señor. (Sal. 16:2)

Muévete y despierta para hacerme justicia, Dios mío y Señor mío, para defender mi causa. (Sal. 35:23)

A la luz de esta verdad, estimado señor Olcese, el segundo personaje en el texto (Adoni), a quién David llama “Mi Señor”, es Jehová, es decir, comparte la misma naturaleza y atributos de Jehová Padre. La lógica dice que estamos frente a Jehová Hijo (el Mesías).

Ahora, usted dice que eso no puede ser porque el término Adoni nunca se usa para Dios en el AT, siempre se usa para seres humanos o ángeles. Aun más, le voy a ayudar en su argumento. Si yo fuera usted agregaría que David pudo haber usado Adonai (literalmente “Señores” o “mis Señores”) si hubiera querido dar a entender que la segunda persona es también Jehová. En principio parece ser un buen argumento, pero como veremos a continuación, no tiene sentido. ¡Oh! Dicho sea de paso, ¿notó que Adonai es plural? Cosa extraña para los que niegan la naturaleza pluripersonal de Dios, pero eso lo dejamos para otra ocasión.

Permítanos ahora, señor Olcese, mencionar algunos casos donde la palabra Adoni es usada para reconocer a Jehová. El sectario por lo general no ve estas cosas debido a su adquirida visión de túnel, un síndrome muy común en ellos. La palabra Adoni es usada para describir al Angel de Jehová en Jueces 6:13. Este personaje no es un ser creado sino una manifestación de Jehová mismo como se ha demostrado ya hace tiempo. El artículo “El Angel de Jehová y la Trinidad” pone esto en la perspectiva correcta (pastordanielbrito.wordpress.com/2008/12/26/el-angel-de-jehova-y-la-trinidad / ).

Hay otro pasaje donde el mismo personaje Divino es llamado Adoni por Josué. El mismo artículo mencionado anteriormente analiza el pasaje y demuestra que este personaje es nada más ni nada menos que Jehová mismo, pero veámoslo más de cerca:

  • Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo. (Jos. 5:13-15)

Comparemos ahora este último texto con los siguientes:

  • Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza;  y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. (Ex: 3:1-6)
  • He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren. Porque mi Angel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo, del ferezeo, del cananeo, del heveo y del jebuseo, a los cuales yo haré destruir. (Ex. 23:20-23)

Cualquier persona de buen criterio puede entender que el hombre que esgrimía una espada, el mismo que es comandante en jefe del ejército de Jehová, es el Angel de Jehová enviado delante de Israel para defenderlo de sus enemigos, el que lleva el nombre de Dios, según Dios mismo, y el que tiene potestad para perdonar pecados (una prerrogativa única de la Deidad). En otras palabras, el Adoni de Josué era el Angel de Dios, quien es también Dios todopoderoso mismo. ¡Con razón Josué postró su rostro en tierra y le adoró!

Y ahora, un último ejemplo de Adoni usado para un ser Divino:

  • A los veinticuatro días del mes undécimo, que es el mes de Sebat, en el año segundo de Darío, vino palabra de Jehová al profeta Zacarías hijo de Berequías, hijo de Iddo, diciendo: Vi de noche, y he aquí un varón que cabalgaba sobre un caballo alazán,  el cual estaba entre los mirtos que había en la hondura; y detrás de él había caballos alazanes, overos y blancos. Entonces dije: ¿Qué son éstos, señor mío? Y me dijo el ángel que hablaba conmigo: Yo te enseñaré lo que son éstos. Y aquel varón que estaba entre los mirtos respondió y dijo: Estos son los que Jehová ha enviado a recorrer la tierra. Y ellos hablaron a aquel ángel de Jehová que estaba entre los mirtos, y dijeron: Hemos recorrido la tierra, y he aquí toda la tierra está reposada y quieta. (Zac. 1:7-11)

Más adelante, Zacarías presenta suficientes pistas para identificar a este ángel como el mismo Angel de Jehová mencionado en todos los textos anteriores:

  • Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio? Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala. (Zac. 3:1-4)

¡Aquí el profeta identifica a este Angel como Jehová Dios quien tiene el poder de perdonar y quitar pecados!

Los textos citados refutan de plano el reclamo sectario de que Adoni nunca se usa para designar a Jehová. Hemos visto que, en por lo menos tres lugares, Adoni se usa para un hombre-Angel a quien el texto identifica explícitamente como Jehová.

Ahora, para asegurarnos de que nuestros oponentes no digan que venimos puntualizando todo esto para evitar el argumento ligüístico planteado por ellos (la diferencia en el deletreado de la segunda persona en el verso), conviene recordar el razonamiento del erudito mesiánico y hebreo Dr. Michael L Brown. Este plantea que todo el argumento sectario y de los rabinos judíos modernos se basa en la vocalización del texto masorético, el cual no alcanzó su forma final hasta la Edad Media. Como todo estudiante de Hebreo sabe, el idioma original era escrito con consonates solamente. Los símbolos vocales fueron agregados cientos de años más tarde. Esto significa que originalmente, Adonai (usado para Jehová solamente) y Adoni (usado para hombres y ángeles), se deletreaban exactamente igual en el hebreo. Este deletreado era de 4 consonantes, Alef, Dálet, Nun y Yod (Brown, Answering Jewish Objections to Jesus: Messianic Prophecy Objections [Baker Books, Grand Rapids, MI 2003], Volume Three, pp. 137-138).
¿Cómo pueden los antitrinitarios como Olcese declarar tan dogmáticamente que el deletreado de las dos palabras, Adonai y Adoni, marca una diferencia cualitativa entre las dos personas en Salmo 110:1? Ese argumento sólo tendría validez aceptando la absoluta autoridad de la vocalización masorética, la cual en algunos casos fue hecha casi 2000 años después que los originales fueron escritos.

No podemos dejar de mencionar que el Salmista, refiriéndose al mismo Señor del verso 1, el mismo que los sectarios dicen que no es Deidad, le llama Adonai en el verso 5:

  • El Señor (Adonai) ESTA A TU DIESTRA; Quebrantará a los reyes en el día de su ira. Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres; Quebrantará las cabezas en muchas tierras. Del arroyo beberá en el camino, Por lo cual levantará la cabeza. (Sal 110:5-7)

¿Quién lo diría? Aquí Adonai es el que ejecutará juicio contra las naciones y sus reyes, y hasta beberá en el camino (“de un arroyo” junto al camino). Esta es una clara referencia al Señor de David en el verso 1, no sólo porque beberá de una corriente de agua, una función netamente humana, pero al mismo tiempo el verso dice que está a la diestra de Jehová, lo mismo que dice el verso 1 (la diestra de Jehová no es una referencia posicional o de ubicación, sino de poder, autoridad y gloria que sólo corresponde a Dios).

Por si no bastara con las pruebas expuestas hasta aquí, digamos que el Señor de ambos versos, 1 y 5, es el que quebrantará a los reyes de las naciones, un acto que según el NT será llevado a cabo por Jesucristo en su Segunda Venida (Mt. 25:31-33; Jn. 5:22-23; 27; 1 Co. 15:24-28; Ap. 6:12-17; 17:14; 19:11-21).

Estos versos son prueba adicional e irrefutable de que el Adoni de Salmo 110:1 y Salmo 110:5 es el Mesías, el Señor de David, Dios encarnado en la persona de Jesucristo, humanidad y Deidad en la misma persona. De esta forma el argumento antitrinitario es invalidado por la Escritura, la evidencia lingüística, y el sentido común. <>

Lectura recomendada (en Inglés):

http://www.tektonics.org/guest/antianti.html#ten
http://messianicart.com/chazak/yeshua/psalm110.htm

La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios


La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios

Por Paulo Arieu

Carlos Linneo

La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios. Asi lo dice la Biblia en un montón de reveladores pasajes. El relato de la creación es mencionado en un gran número de escrituras, tanto en el Antiguo Testamento, así como en el Nuevo testamento. Solo por mencionar a algunas: Génesis 1:1-2:25; Salmos 33:9; Juan 1:1-3; Romanos 1:20; Hebreos 11:3 y muchos otros. Esto es lo que en resumidas palabras, he estado tratando de explicar en los ultimos artículos que tratan de la Creación y de ciertos debates actuales que hay entre la ciencia y la fe. Muchas personas que no entienden mucho de la Biblia nos cuestionan las diferencias entre los relatos bíblicos y la ciencia. Porque, dicen algunos, si es verdad que Dios creó todas las cosas, porque se diferencian tanto la Biblia de los libros de astronomía o de antropología? Pero un texto moderno de astronomía o de antropología se diferencia del relato bíblico en el propósito por el cual fueron escritos y en su forma. Y tambien en su cosmovisión. Los relatos bíblicos son fuertemente teístas en su cosmovisión, en cambio, los libros de ciencia modernos, son naturalistas en su cosmovisión.

Un comentarista del Antiguo Testamento llamado Allen Ross  dijo que 

“Fue por el espíritu que el Señor  Dios soberanamente creó todo lo que existe” (0)

Es interesante el trabajo del Dr. Benjamín Warfield (1),  quien en vida fue un teólogo y predicador famoso. El dividió la obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento entre tres: el Espíritu Cósmico; el Espíritu Teocrático, y el Espíritu Ético.

Acerca de la primera división, correspondiente al período de la creación,Warfield escribe que:

“El Espíritu de Dios nos es presentado primero, en el Antiguo Testamento, en Sus relaciones con la primera creación, o en lo que podría llamarse Sus relaciones cósmicas. En esta conexión, Él es representado como la Fuente de todo origen, vida y luz en el universo. Él es el Principio divino de todo movimiento, de toda vida y de todo pensamiento en el mundo. La base para este concepto está firmemente establecida en el primer pasaje donde al Espíritu de Dios se lo menciona (ver Gen. 1:2). En el principio, se nos dice, Dios creó los cielos y la tierra. Luego siguen los detalles del proceso por medio del cual la tierra en formación, sin forma definida, vacía, y la faz del abismo cubierta de tinieblas, fue grandemente transformada por una serie de mandatos divinos. Así, pues, llegó a ser el mundo en que vivimos ahora, ordenado y habitado.

Sin dudas, Dios es el Creador. La Version Moderna, una traducción de la Biblia, dice que 

“el Espíritu de Dios cobijaba la faz de las aguas” (Gn. 1:2 V.M.).

La idea presentada es que es sólo por virtud de Dios al cobijar la creación que la cosa creada se mueve, actúa, y obra la voluntad, de Dios. En una palabra, el Espíritu de Dios es presentado en el mismo principio de la Biblia como Dios inmanente; y, como tal, lo es a distinción de Dios trascendente…. Entonces el Espíritu de Dios, desde la apertura del Antiguo Testamento, es el Principio de la misma existencia y persistencia de todas las cosas, y la Fuente y Causa Originadora de todo movimiento, orden y vida. En estos pasajes ( Job 12:10; 26:13; 27:3; 33:4; 34:14-15; Isaías 40:7; 59:19; Salmo 104:29-30) el Espíritu de Dios es el Principio de los procesos cósmicos. Es también la Fuente de toda vida y, como tal, el ejecutor de aquel a quien el salmista llama el Manantial de la vida (Sal.39 :9). Él es también !a Fuente de toda vida intelectual (Job 32: 8; Pr.20:27) y de la vida ética (Gn. 6:3).

También comentando respecto del verso biblico de Gen 1:2b (” y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.) Warfield dice

“que sería difícil estimar en su verdadero valor la importancia de esta temprana aparición de la doctrine de la inmanencia del Espíritu de Dios (Su presencia en el mundo), al igual que la doctrina de la trascendencia de Dios…. El Espíritu que Se movía sobre la haz de las aguas se distingue de la materia a la cual impartió movimiento; cobijaba como el pájaro a su nido, pero no se mezclaba con las aguas. Actuaba sobre ellas pero no Se confundía con ellas, pues espíritu no es otro nombre para la agitación ciega de la materia.”

Ejemplos (2):

Genesis 1:1 nos muestra claramente el sentido teológico del relato bíblico. Al comparar el relato bíblico de la creación con el de las culturas contemporáneas de Israel, podemos ver diferencias notables como la singularidad del testimonio bíblico y su superioridad.  Debemos entender que no hubo testigo humano que los presenciara, y se ignora el modo como Dios pudo revelar lo acontecido. No es una exposición científica de los hechos, ni una narración completa,sino simplemente algunas pinceladas de la obra creativa de Dios.  El Antiguo Testamento no posee una doctrina de la creación con entidad propia. Casi siempre la acción creadora de Dios aparece relacionada con su obra redentora.

  • Sal.74:12-17
  • Sal. 89:10-19
  • Sal. 65:8
  • Is. 51:9-11
  • Is. 27:1-13

La creación del mundo ha sido entendida e interpetada de  diversos modos, cada uno según su parecer.

a.Los epicureos: Generación espontánea y al azar. No existe providencia en el mundo y hablan en contra de los fenómenos evidentes de la experiencia.

b.Los griegos, con Platón, pretenden que Dios creó al mundo a partir de una materia preexistente e increada. Dios no habría podido crear nada si esta materia no hubiera preexistido, de la misma manera que la madera debe existir antes que el carpintero para que este pueda hacer su trabajo. Dios solo sería un artesano. Pero Dios no sería el Creador si no hubiese crerado la materia de la cual viene las criaturas, sería impotente.

c.Los heréticos: imaginan un creador del Universo distinto del Padre de nuestro Señor Jesucristo, dando prueba de una extrema ceguera.

Ante todas estas fábulas, la Escritura inspirada por Dios y la fe en Cristo rechazan como una impiedad sus vanos discursos.  ¿Pero como podría existir un Creador distinto del Padre de Cristo? 

  • “No habéis leido que el Creador desde el principio los hizo varón y hembra?” (Mateo 19:4)
  • “Por esto el hombre abandonara a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.” (Mateo 19:5)
  • “Lo que Dios ha unbdio que no lo separe el hombre” (Mateo 19:4-6)
  • “Todos ha sido hecho por el y sin él nada ha sido hecho” (Juan 1:3)

No es espontáneamente, a causa de la ausencia de providencia, como han nacido los seres, ni a partir de una materia preexistente, debido a que Dios es impotente, sino a partir de la nada que Dios mediante su Verbo ha creado y traído a la existencia todo el Universo, que antes de que Dios la creara, no existía en absoluto.

  • “Ante todo, cree que no hay mas que un solo Dios que ha creado y organizado el universo, y que han hecho ser lo que no era” (Hermas, El Pastor, precepto 1:1)
  • “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Hebreos 11:3)

Dios es bueno, es la fuente de toda la bondad; no teniendo envidia por nada ni envidiando la existencia de ninguna cosa, creó todos los seres de la nada mediante nuestro Señor Jesucristo, su propio  Verbo, Dios tuvo especial piedad de entre todos los que existían del género humano y viéndolo incapaz según la ley de su propia naturaleza, de subsistir por siempre, le concedió una gracia añadida, los creó a su imagen, haciéndolos partícipes del pdoer de su propio Verbo y convertidos en racionales, los hombres podrían permanecer en la felicidad, viviendo en el paraiso, la verdadera vida.

Conociendo que el libre albedrío del hombre podría inclinarse en uno u otro sentido, Dios impuso una ley y un lugar determinado. Los introdujo en el Paraiso y les dió una ley, con la condición que si obedecían permaneciendo en la gracia y la virtud, tendrían en el Paraiso una vida sin tristeza, dolor ni preocupación; si desobedecían, dándole la espalda, se corrompían por la maldad, solo les esperaba la corrupción (3) de la muerte según su naturaleza, y ya no vivirían mas en el paraíso, y en el futuro morirían fuera de él. (Gen 2:16-17) (4)

Los “no” del relato bíblico

El universo no es eterno, tuvo un comienzo. No surge de un conflcito entre dos grandes poderes, mitícos opuestos entre si, sino de la voluntad de Dios,único soberano. No es una emanación de la divinidad con la que mantiene una consustancialidad panteista de modo tal que Dios lo sea todo y todo forma parte de Dios. Dios es el completamente otro, del todo diferente de la creación e infinitivamente superior a ella. No aparecen fuerzas o seres inferiores intermedios entre el Creador y el universo. Todo es hecho por la fuerza de la voluntad divina expresada mediante la Palabra y mediante la acción del Verbo. (Jn. 1:3;Col. 1:16;Heb. 1:2). Pero esta acción divina excluye el uso del Señor por su parte de causas secundarias en el desarrollo de la misma. Podemos ver en la escritura tres momentos especiales donde hubo una acción claramente creativa directa, como resultado del cual surgió algo completamente nuevo:

  1. La creación original de la tierra (v.1)
  2. La de los animales (v.21)
  3. La del hombre (v.27)

En los tres casos se usa el verbo hebreo bara (la operación de un poder infinito por el que surge a la existencia algo maravilloso, antes inexistente. Aparte de estos casos, se usan otros verbos (hacer, producir), los cuales podrían sugerir la posibilidad de que en el procesoi de lac reacióna cturaran fuerzas secundarias y se usaran materiales ya existentes. Los grandes astros no poseen rango divino, ni actúan como fuerzas determinantes del destino humano. El sol, la luna, las estrellas son despojados de toda divinidad y misterio astrológico. “Ej: la voz “lumbreras”, es voluntariamente prosaica y degradabte. Cuidadosamente se ha evitado dar los nombres “sol” y “luna” a fin de evitar tda tentación: la palabra semítica para decir “sol” era también un nombre divino.

La sexualidad carece de connotaciones religiosas que tenía por ej. entre los cananeos quienes la asociaban con el culto tributado a sus divinidades convencidos de que regulaban la fertilidad en todo el ámbito de la naturaleza. El cap. 1 del Génesis se asemeja mas bien a un cántico majestuoso que a un relato, lo que no anula la historicidad de su contenido; pero debe prevenirnos contra las posturas hermenéuticas excesivamente literalistas.

E. Wright, arqueólogo bíblico demostró lo inadecuado del mito como forma descriptiva de la verdad biblica, destacando la diferencia entre el material de la escritura y las antiguas composiciones politeistas del Oriente medio. No hallaremos en el Génesis ninguna descripción de la tierra comparable con relatos mitológicos:como el de ciertas tribus indias ni ningún relato fantástico. Sin embargo, no debería sorprender el hecho de que aparezcan en los textos propios del lenguaje mitológico, ya que determinados conceptos y términos formaban parte del bagaje cultural de los israelitas y entre ellos había algunos evidentemente emparentados con la literatura mitológica. No al concepto pagano de panteismo: El relato bíblico condena este concepto. Al respecto Warfield comenta que

“Según la Biblia el Espíritu fue enviado de Dios (Sal. 104:29-30; ls.42:5)…. Toda adoración de la Naturaleza queda excluida y condenada ante la manifiesta identificación del Espíritu de Dios con el Dios trascendente v soberano”.(5)

En el relato de la Biblia, encontramos alusiones a:

  1. Rahab, monstruo del caos en la mit. baiblónica (Job. 9:13;26:12;Sal. 89:10;Is. 51:9)
  2. Leviatan y dragón (Job 3:8;41.1-14;Sal. 104:26;Is. 27:1;51:9;Jer. 51:34)

Independientemente de coincidencias entre la terminología del texto bíblico y algunas de las expresiones comunes a la literatura de otros pueblos, parece obvio que en el texto hay componentes simbólicos a los que no sería prudente acercarse con una actitud extremadamente literalista. El tema de la creación en seis días es de suma importancia para el balance del resto de la Biblia. Si uno trata de reinterpretar la creación en diferentes teorías, entonces tendríamos que hacer lo mismo en otras partes de la Biblia. El querer reinterpretar la Biblia es como tratar de robar a la Biblia su historicidad.

Por ejemplo ya existe un grupo de personas que se llaman los modernistas. Estos ya empezaron a reinterpretar algunos pasajes de la Biblia. Por ejemplo, en el caso de la resurrección de Jesús. Ellos dicen “Jesús no resucito literalmente de los muertos”. Ellos añaden que Jesús resucito porque vive en nuestros corazones y esa es la única manera en que resucito. Dicen que no fue literal. Lo que estos grupos llamados “modernistas” están haciendo, es un “adulterio de la palabra de Dios” (2 Corintios 4:2).

Génesis- un libro maravilloso

El libro de Génesis es un libro maravilloso de Dios que nos narra el poder del creador. Nos narra varios otros puntos importantes que no van de acuerdo ni un poco con la evolución, tales como:

La dignidad: El libro de Génesis nos narra que fuimos creados de acuerdo “a la imagen de Dios” y no evolucionamos de ningún animal.

La responsabilidad: La relación entre lo creado (hombre) y el creador (Dios). Le es requerido al hombre que viva de acuerdo a la voluntad de su creador (Salmos 100:3; Romanos 9:21).

El modelo del matrimonio: El libro de Génesis narra la voluntad de Dios en cuanto al matrimonio. Dios es explicito en cuanto a relación hombre y mujer en el matrimonio y condena en el resto de la Biblia la relación intima entre personas del mismo genero.

Las consecuencias del pecado: El libro de Génesis es un modelo en cuanto a las consecuencias del pecado.

Un adelanto del cielo. El pacto de Dios con Abraham es un ejemplo de la misericordia de Dios de dar una oportunidad a los pecadores. Se promete a Abraham y sus descendientes la tierra prometida.

Conclución

Las concluciones hermenéuticas en cuanto a la forma no deben desfigurar o negar la realidad del contenido: La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios. Así lo dice la Biblia, como cité al principio de este artículo. Quisiera comentar algo acerca de Isaac Newton, prominente científico cristiano, quien  fue muy claro en afirmar sus convicciones:

“Debemos creer que hay sólo un Dios o monarca supremo a quien debemos temer, guardar sus leyes y darle honor y gloria. Debemos creer que él es el Padre de quien provienen todas las cosas, y que ama a su pueblo como su padre. Debemos creer que él es el ‘Pantokrator’, Señor de todo, con poder y dominio irresistibles e ilimitados, del cual no tenemos esperanza de escapar si nos rebelamos y seguimos a otros dioses, o si transgredimos las leyes de su soberanía, y de quien podemos esperar grandes recompensas si hacemos su voluntad. Debemos creer que él es el Dios de los judíos, quien creó los cielos y la tierra y todo lo que en ellos existe, como lo expresan los Diez Mandamientos, de modo que podamos agradecerle por nuestra existencia y por todas las bendiciones de esta vida, y evitar el uso de su nombre en vano o adorar imágenes u otros dioses” (6)

Se puede decir que aquellos que quieren adulterar el relato de Génesis y de otros escritos Bíblicos, lo hacen con el propósito de negar la existencia de un Creador.  Si Dios no existe, como creen algunos, entonces, no hay a quien darle cuentas. Quieren, en otras palabras, tener una mente tranquila, de acuerdo a sus propios razonamientos. Estimado lector, yo le aconsejo que no permitamos que nos quiten a la Biblia de su historicidad. Por que si lo dejamos, que será lo que sigue? Dirán: No hubo un diluvio, no hubo una torre de Babel, o los judíos nunca fueron esclavos de los egipcios, etc.

En los últimos años, no solamente los cristianos han tenido que batallar con la teoría de la ciencia como la evolución, sino que hay un grupo minoritario de cristianos que han propuesto que Dios es el Creador, pero absurdamente, creen que el mundo fue creado por medio de la evolución. Ellos reconocen a Dios como al creador, pero quieren conformar la teoría de la evolución a la Biblia. El querer meter la teoría de la evolución en el relato de la creación de Génesis es una contradicción al relato de las sagradas escrituras. No podemos tratar de que la Biblia diga algo que no dice. La Biblia dice que Dios creó el mundo y sus habitantes en seis días literales. Y esto es verdad.

!Recuerde quien es nuestro poderoso Dios: Es el creador de todas las cosas!

Dios lo bendiga mucho!!!

Notas:

[0] Jhon F Walwoord y Roy B. Zuck,editores,Knowledge Commentary,Old Testament,Allen Ross escribió el comentario de la sección de Génesis. Victor Books, Wheaton,1985,p.28 

[1].Donald D.Turner, Las doctrinas del Espíritu Santo y de la iglesia,p.36,ed. Portavoz

[2]. Derek Kidner,Genesis, Tyndale Press,p.31

[3].Son dos términos muy usados en esta obra:incorruptibilidad (aphtharsia) y corrupción (phthorá), que indican respectivamente el permanecer para siempre en la vida y la disposición continua a la disolución, a la corrupción.

[4].Atanasio distingue la muerte pura y simple (la muerte natural, por así decirlo) de la m]uerte que conlleva la pérdida de la incorruptibilidad. El hombre está sujeto a la primera por ser criatura; a la segunda por haber desobedecido a Dios.

[5].Las doctrinas del Espíritu Santo y de la iglesia, op. cit.

[6] http://www.tagnet.org/jae/multimedia/lectura/newton.htm 

Fuentes