¿Qué quiere decir “el silencio de Dios” y lo que significa en la vida de un creyente hoy?


¿Qué quiere decir “el silencio de Dios” y lo que significa en la vida de un creyente hoy? 

Autor: Paulo Arieu

Muchas veces nos preguntamos ¿Por qué razón Dios no nos contesta? ¿Por qué razón se queda callado Dios?  A muchos nos gustaría que Él nos respondiera según nuestra voluntad y deseos… pero, la forma de actuar de Dios es diferente. El conoce el pasado, el presente, y el futuro (Heb 13:8).  Dios nos responde aún con el silencio… Debemos estar dispuestos a escucharle y esperar en Él.Cuando por algún motivo creemos que Dios no nos responde o vemos que pasa el tiempo y El hace silencio, lo mas profundo del ser tiembla terroríficamente ante la posibilidad de que Dios lo haya abandonado…Acaso Jesús no se sintió también abandonado por el Padre en la cruz y lo expresó audiblemente, citando el salmo 22, de tal manera que muchos de los allí presentes le pudieron oir ? (Mateo 27:45-46)

El profeta hebreo Isaías explica la profundidad de los pensamientos de Dios diciendo que los pensamientos del Señor son mas profundos que los nuestros:

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos son mis caminos, dice el Señor. Cuanto son los cielos mas altos que la tierra, tanto están mis caminos por encima de los vuestros.” (Is 55:8-9)

Y también el profeta Jeremías, otro profeta hebreo, nos revela cuales son esos pensamientos:

“Pues Yo conozco mis designios para con vosotros, dice el Señor, designios de paz y no desgracia, de daros un porvenir y una esperanza” (Jer 29:11)

Que debería hacer ante esta comprensión de los pensamientos de Dios una persona que se considera a si mismo como piadosa? Un hombre debe comprender lo que significa el divino silencio y rendirse a los caminos del Señor y orar como el Salmista,

“Te amo Señor, mi fortaleza. El Señor es mi roca, mi fortaleza, mi libertador, mi Dios, mi roca, a quien me acojo; mi escudo, mi fuerza de salvación, mi asilo” (Sal. 18:1-2)

La Gloria de Dios en la creación

Cuenta una interesante y antigua leyenda Noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien cuidaba una Ermita. A esta Ermita acudía mucha gente a orar con gran devoción. En aquel sitio había también una cruz muy antigua y muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro.

Un día el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor a Cristo crucificado, impulsado por un sentimiento generoso. Se arrodilló ante la cruz y dijo:- Señor, quiero padecer por ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz. Y se quedó fijo con la mirada puesta en la Efigie, como esperando la respuesta. El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras:- Siervo mío, accedo a tu deseo, pero ha de ser con una condición.-¿Cual, Señor? - preguntó con acento suplicante Haakon. - ¿Es una condición difícil? Estoy dispuesto a cumplirla con tu ayuda, Señor!, - respondió el viejo ermitaño.- Escucha: suceda lo que suceda y veas lo que veas, has de guardarte en silencio siempre. Haakon contestó:-¡Os, lo prometo, Señor! - Y se efectuó el cambio.Nadie advirtió el trueque. Nadie reconoció al ermitaño, colgado con los clavos en la Cruz y a su vez el Señor ocupaba el puesto de Haakon. Y este por largo tiempo cumplió el compromiso al pie de la letra, a nadie dijo nada. Pero un día, llego un comerciante rico a la ermita; después de haber orado, dejo allí olvidada su bolsa de dinero. Haakon lo vio y calló. Tampoco dijo nada cuando un campesino pobre, que vino dos horas después, encontró la bolsa de oro del comerciante y, al verla sin dueño, se apropio de ella. Ni tampoco dijo nada cuando un muchacho se postro ante el poco después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje. Pero en ese momento volvió a entrar el comerciante en busca de la bolsa. Al no hallarla, pensó que el muchacho se la había apropiado. El rico se volvió al joven y le dijo iracundo:- ¡Dame la bolsa que me has robado! El joven sorprendido, replicó:- ¡No he robado ninguna bolsa!.- No mientas, ¡devuélvemela enseguida!.- ¡Le repito que no he cogido ninguna bolsa! Fue la rotunda afirmación del muchacho. El rico arremetió, furioso contra el. Sonó entonces una voz fuerte: Detente! El rico miro hacia arriba y vio que la imagen le hablaba. Haakon, que no pudo permanecer en silencio, y gritó, defendió al joven, e increpó al rico por la falsa acusación. Este quedo anonadado, y salio de la Ermita. El joven salio también porque tenía prisa para emprender su viaje. Cuando la Ermita quedo a solas, Cristo se dirigió a su siervo y le dijo:- Baja de la Cruz. No sirves para ocupar mi puesto. No has sabido guardar silencio.- Señor, - dijo Haakon - ¿Como iba a permitir esa injusticia? Se cambiaron los oficios. Jesús ocupó la Cruz de nuevo y el ermitaño se quedó ante la Cruz. El Señor, siguió hablando: - Tú no sabías que al comerciante le convenía perder la bolsa, pues llevaba en ella el precio de la virginidad de una joven mujer. El campesino, por el contrario, tenia necesidad de ese dinero e hizo bien en llevárselo; en cuanto al muchacho que iba a ser golpeado, sus heridas le hubiesen impedido realizar el viaje que para el resultaría fatal. Ahora, hace unos minutos acaba de zozobrar el barco y él ha perdido la vida. Tú no sabías nada. Yo si. Por eso escuchó las plegarias y calló. Y el Señor nuevamente guardó silencio.» (1)

Abel B. Veiga Copo, autor de la nota “El silencio de Dios”, del Jueves 30 de agosto de 2007, escrita en el portal de la fe católica “RadioEvangelización”, escribe que

«Muchas veces nos preguntamos: ¿por que razón Dios no nos contesta? ¿Por que razón se queda callado Dios ante nuestras oraciones? Muchos de nosotros quisiéramos que El nos respondiera lo que deseamos oír pero Dios no es así. Dios nos responde aun con el silencio. Debemos aprender a escucharlo. Su Divino Silencio, son palabras destinadas a convencernos de que, El sabe lo que esta haciendo. En su silencio nos dice con amor: ¡Confiad en mi, que se bien lo que debo hacer! »

Luego Copo sigue diciendo que

«No es nuevo cuestionarse el silencio de Dios, todos y cada uno de los pueblos y creyentes lo han hecho en alguna ocasión. Pero al lado de la pregunta, suele haber un escenario de pobreza, de miseria, de humillación y profundo dolor, una soledad sonora. Y muy pocos, con una fe inquebrantable, son capaces de preguntarse por ese silencio, esa recriminación humana a lo que no es entendible con ojos y corazones humanos. El silencio de Dios está presente en toda teología, en todo estudio, en todo debate, en toda religión.»

Parece que a Copo este interrogante lo atormenta, pues él dice que esta pregunta

«nos acompaña y acompañará hasta el final de los tiempos. La duda, el abismo, el miedo, el vacío, la oquedad de uno mismo. Y en el camino el interrogante ¿dónde está Dios?»

Y como él muchos se han hecho la misma pregunta. Casi seguramente Copo le preguntó muchas veces cosas a Dios y este en apariencia no le respondió, y la duda le quedó clavada en el corazón. Digo en apariencia, porque Dios siempre responde: Si, no, espera…

Copo termina su reflexión, diciendo primero que

«La fe es un constante preguntarse, un ir y venir de afirmaciones y dudas, de preguntas que no tienen respuesta desde la razón. La fe es una llama que espera y robustece, auxilia y ayuda pero que no todos tienen ni quieren poseer. Pero fe y beatería, tan pródiga en una España y sociedad macilenta, no casan bien. » y luego haciéndose la pregunta terrible «¿Dónde está mi fe, dónde está nuestra fe? » El mismo se responde, diciendo que la fe es «un camino que sólo nosotros mismos debemos recorrer desde el interior y el conocimiento de nosotros mismos.» Es como Copo dice, «Dios no está en silencio, pero sin embargo no somos capaces de escucharle, hace mucho que le hemos arrojado de nuestras vidas, de nuestros yos, con nuestros ímpetus de supremacía y soberbia. Y tras cualquier catástrofe humanitaria, guerra, hambruna, muerte, nos preguntamos dónde está, y por qué. Incluso le culpamos, le crucificamos. Y sin embargo muchos se resignan, otros se rebelan y el hombre sigue haciendo camino, el camino de su vida, única e irrepetible, aparentemente solo, pero no lo está aunque no vea, no crea y niegue.»(2)

Que reflexión fuerte sobre el silencio de Dios, como hace sufrir al ser humano, cuantas personas hoy han abandonado su fe, pues creyeron que ya Dios no le responde. Es terrible el vacío del corazón del hombre, esa terrible soledad existencial que le lleva a cuestionarle a Dios diciéndole “Dios mío, Dios mío, por que me abandonaste!”

El portal del diario argentino Página 12, hace una reflexión sobre el ex presidente norteamericano Bush y su “relación con el Señor”. El autor de esta nota, en forma sarcástica, cuestiona las palabras del pte. Bush, acerca de su relación con Dios y termina esta nota irónicamente con un subtitulo: “el silencio de Dios”, donde José Pablo Feinmann, autor de la nota, dice que:

«El genio sueco Ingmar Bergman debiera estar muy contento. Se le hizo. Todas sus películas tematizaron el silencio de Dios. También Woody Allen, que solía decir: “Es cierto (como dijo Einstein): Dios no juega a los dados con el Universo. Juega a las escondidas”. Se acabó. Se acabó la tragedia del silencio de Dios. Dios, por fin, ha roto su silencio. Dios, por fin, habla con Bush. El resto es silencio.»(3)

En un foro de discusión temático, un usuario del foro, reflexionó acerca de esto mismo, y se expresó diciendo que en realidad

«Dios está siempre presente con nosotros… pero hay momentos cuando nos despoja de su presencia en nuestra conciencia.»

El también piensa en la muerte de Jesús en la cruz, y dice que

«quien no sintió un escalofrío al leer o escuchar la oración desgarradora de Jesús en la Cruz: Posiblemente también existieron momentos en nuestra vida en los que tuvimos una fuerte identificación con aquellas palabras. A veces cargadas de reproche, otras de impotencia y, aun de perplejidad.»

Este usuario comenta que

«muchos personajes Bíblicos vivieron esta experiencia a la que convenientemente se le denomina “desierto”, aprovechando una rica imagen bíblica. »

Este comentarista, ilustra este tema con el pensamiento de San Juan de la Cruz. El comenta en este foro que este piadoso hombre de la fe católica, “avanza aun más la descripción y la llamó “la noche oscura del alma” a este tiempo de ausencias y distancias gravosas.» Luego, también se hace preguntas en voz alta y reflexionando se hace la pregunta si acaso «existe una intencionalidad divina en la distancia, en esa sensación de desamparo » El se expresa al igual que muchos, que «por momentos, desde el dolor, pensamos en una incomprensible dosis de crueldad: Dios soltándonos en una especie de “arréglate como puedas” o desde la vergüenza culposa buscamos respuestas en el proporcionado “castigo” que nuestra contumacia merece» Pero pronto la repuesta llega a su mente y recuerda «una palabra cargada de esperanza, [que] Dios proclama en el libro de Isaías.

“Era como una esposa joven abandonada y afligida, pero, tu Dios te vuelve a llamar y te dice: “por un pequeño instante te abandoné, pero con bondad inmensa te volveré a unir conmigo. En un arranque de ira, por un momento, me oculté de ti, pero con amor eterno te tuve compasión”. (Is 54:6,8)

El concluye su nota reflexionando deseando que

«tal vez esta imagen nos permita aproximarnos a la comprensión de la táctica divina: suelta nuestras manos esperando el paso.»

Pensemos, como el bien nos dice

« ¿Que pasaría si los padres no dejaran a sus hijos en la horrible circunstancia de la soledad para caminar? ¿Podemos imaginar una vida en la que una persona a los treinta años está caminando todavía de la mano de sus progenitores?»

Es que

«Dios nos despoja de la conciencia para forjar en nosotros un espíritu deseoso de su presencia y compañía. Un Dios que por su amor nos quiere adultos. En la oscura noche del alma se sufre y se gime, pero se crece.» (4)

« ¿Cual es nuestra actitud cuando al intentar una y mil veces la oración sentimos vacío y soledad? ¿Nos empecinamos como un bebé y apoyamos la posadera en el suelo esperando las manos que nos rescaten de tanto naufragio? ¿O buscamos caminar, a tientas, sin apoyo hacia los brazos que al final del camino nos esperan? » (5)

«Al comienzo Dios decía al alma: “Habla poco a las criaturas y mucho conmigo”. Aquí le dice. “No me hables más”. El silencio con Dios es adherirse a Dios, presentarse y exponerse ante Dios, ofrecerse a El, aniquilarse ante El, adorarlo, amarlo, escucharlo, oírlo, descansar en El. Es el silencio de la eternidad; es la unión del alma con Dios.» (6)

Quién sabe si, como dijo Joseph Ratzinger en Polonia, Dios permaneció en silencio cuando los nazis asesinaban a millones de eslavos, judíos, comunistas, socialistas, liberales, homosexuales y gitanos, entre otros.

<<Sus designios, ya se sabe, son inescrutables: tal vez El Altísimo quería poner en evidencia los límites de la maldad humana o la inexistencia de ellos, o acaso se expresó, pero lo hizo por las bocas de los cañones soviéticos e ingleses y por el trabajo de los grupos de la resistencia antifascista, o puede ser que anduviera arreglando asuntos más importantes, que los nazis lo pillaran distraído, que no haya estado on line en ese momento, o nunca. A fin de cuentas, Su condición es un misterio inmarcesible hasta para quienes la pregonan, empezando por el que este domingo abrió la boca en el centro de exterminio. Podría ser también que las diversas caras de Dios -la inescrutable del Jehová de los hebreos, el severo e implacable rostro del Señor de los protestantes, el Dios Padre bonachón e indulgente de los católicos- no se hubieran puesto de acuerdo sobre cómo reaccionar ante la carnicería. Más difícil es entender cómo Dios puede guardar silencio cuando su presunto delegado abre la boca. Pero Sus actos son inescrutables.»(7)

El escritor José María Espinàs se hace eco de las palabras que el papa Benedicto XVI pronunció durante la visita que hizo al campo de exterminio nazi de Auschwitz, al referirse al “silencio de Dios”.

En el portal del diario siglo xxi, Octavi Pereña, escribe en la columna un momento de reflexión, acerca de “El silencio de Dios”, y comenta acerca de las palabras de este escritor español.

Espinás, al igual que otros que han reflexionado acerca de las palabras del papa Ratzinger. También Copo, de quien comenté acerca de su nota algunos párrafos mas atrás, al igual que Espinás, habla acerca de la pregunta que se hizo el papa:

«Dónde estaba Dios se preguntó no hace mucho el papa Ratzinger al traspasar las verjas de Auschwitz»

Juan Hernández, en una artículo publicado en “El Comercio”, un diario digital de Asturias, España, comenta que «visitaba Ratzinger los fríos barracones del campo de concentración de Auschwitz, y mientras paseaba estremecido por entre un aleteo de almas judías exterminadas por la barbarie racista, se preguntaba por dónde estaba Dios cuando esto estaba pasando.» Y que Ratzinger dijo

«Si por ventura vieres a aquel que yo más quiero, decidle que adolezco, peno y muero. Y que conteste a las llamadas.» (8)

Espinás dice que

«tratar el problema de la maldad en su relación con el Dios de los cristianos siempre levanta ampollas.» Espinás se pregunta « ¿Por qué se le acusa [a Dios] de la malicie existente?»

Y al igual que él, muchos de nosotros opinamos lo mismo, y nos llama la atención la actitud de la sociedad actual,

«una sociedad que está muy satisfecha de su libertad [pero que culpa] a Dios de pasividad cuando no interviene para arreglar unos males provocados por nosotros mismos, haciendo uso de la libertad de la que estamos tan satisfechos.»

Octavi Pereña, dice que «el “silencio de Dios” del que se hace eco Espinàs, aun cuando no se lo crea tiene un propósito. Expresa la paciencia de Dios.» De que manera es esto, uno se pregunta. Pues aquí nos relata la respuesta que Espinás dio:

«En el ámbito cristiano del siglo I se creía que era inminente el regreso glorioso de Cristo que pondría fin al mundo actual. Viendo que el acontecimiento tan esperado no se producía, se introdujo el desaliento en las iglesias cristianas. El apóstol Pedro con el propósito de reintroducir la confianza en los creyentes les recuerda lo que había anunciado Jesús, que “el día del Señor vendrá como un ladrón de noche”. No os lo creáis. La tardanza en el cumplimiento de la promesa no quiere decir que no se realizará. No. Es la manifestación de que el Señor “es paciente con nosotros porque no quiere que nadie se pierda, sino que todos se arrepientan”. Pasaron unos 100 años desde el momento que Dios anunció a Noé el Diluvio Universal. Durante este tiempo Noé y sus hijos se dedicaron a construir el arca que les daría cobijo durante el cataclismo. Tal vez, sus conciudadanos los tildaban de locos porque construían una nave en tierra firme. Por el otro lado no se había tenido la experiencia de un gran temporal. A pesar de ello, no abandonaron la construcción de la embarcación por fe. Llegado el momento oyen la voz de Dios que les dice que se embarquen.. El cataclismo se produce. Noé y su familia se salvaron de la inundación universal. La gente que se quedaron fuera del arca, perecieron. En este caso, la paciencia de Dios duró un siglo. Sólo ocho personas se salvaron. Por lo que hace a la promesa de destrucción total de la Tierra anunciada por Cristo ya han pasado dos milenios. Son muy pocos quienes hacen caso del anuncio. La mayoría prefiere vivir guiados por su naturaleza caída y disfrutar de la vida que es muy corta. ¿Por qué culpan a Dios del mal del que son responsables? No. No existe tal cosa como el “silencio de Dios”. Desde un buen principio Dios no ha dejado de hablar. En un principio de viva voz con algunos hombres. Más tarde por medio de sus profetas Ahora hace dos mil años por medio de su Hijo. Finalmente utilizando a los apóstoles. Hoy nos sigue hablando por medio de los escritos proféticos y apostólicos que se hallan unidos en un libro que llamamos Biblia. Dios no cesa de hablar. Para no variar el hombre sigue menospreciando a Dios y culpándoles de las consecuencias de su desobediencia. ¿No sería más sensato dejar de dar la espalda a un Dios que todo el día tiene los brazos extendidos esperando recibir a quienes andan extraviados como ovejas que no tienen pastor?» (9)

San Juan de la Cruz (1542-1591), en un cántico espiritual (Canciones entre el alma y el esposo), Ya se quejaba en el siglo XVI Juan de la Cruz porque le necesitó y no estaba:

«Adónde te escondiste, amado, y me dejaste con gemido, como el ciervo huiste habiéndome herido». (10)

«La paciencia no es virtud de débiles, sino de quien la vida ha obligado a practicarla. El que tiene paciencia es que es una persona inteligente.»(11)

«En nuestra sociedad reina la “prisa”. La vida hoy se desenvuelve a un ritmo vertiginoso: demasiada prisa para hacer, para llegar, para resolver asuntos personales y del trabajo, fricciones que surgen cada día con las personas, citas urgentes.» (12)

Vivimos en sociedades de consumo, en la era del microondas, donde el reloj de 24 hs. Ya no alcanza, el hombre de hoy quiere todo ya, ahora mismo, y Dios se transforma en su sirviente.

«Y es que todo el que llama, espera, cita y requiere a su particular dios, como americanos de cómic apelando a Superman, sólo encuentra silencio.» (13)

En un blog de Colombia, (atrabilioso), se publica un articulo el día miércoles 20 de junio de 2007, titulado “La cultura microondas”, Por Jaime Restrepo. Director Sistema Atrabilioso, que habla de esta problemática que se vive hoy en todo el mundo occidental:

«Todo lo queremos ya. Pareciera que los colombianos tuviéramos la certeza de que no amaneceremos al día siguiente y necesitáramos que lo que anhelamos, muchas veces sin hacer nada para lograrlo, aparezca de inmediato. En algunos países ese hábito de la inmediatez se denomina la cultura del microondas y en Colombia, muy adaptados a nuestra realidad, la denominamos la cultura del narcotráfico. Si alguien crea una empresa, en un año (y eso es mucho según algunos empresarios) tiene que ofrecer suficientes utilidades para adquirir el mejor carro, la casa más hermosa y el viaje mensual a uno de los tantos paraísos que tenemos en nuestra geografía, pues ellos consideran a Miami como las mejores playas del país. Muchos jóvenes, recién egresados de la universidad, aspiran a los cargos más altos y que requieren mayor experiencia, y resultan frustrados ante el panorama de tener que escalar, paso a paso, en la pared muchas veces resbalosa de una carrera profesional. Ante esto, esos mismos jóvenes buscan salidas rápidas para adquirir en semanas, lo que en un camino honrado les costaría años de esfuerzo y trabajo. Una de las ciudades que se vio más afectada por la cultura del microondas (o del narcotráfico) fue Medellín: a finales de los 80 y principios de los 90, contratar a un joven por un salario mínimo en esa ciudad era una utopía: ¡qué va!… eso me lo gano con un “muñeco” (Persona asesinada por un sicario), decían mientras lanzaban la silla a cualquier parte y se retiraban indignados. Los pocos jóvenes que sobrevivieron a esos turbulentos tiempos han sido la base para que esa sociedad, cuyo tejido estaba prácticamente destruido, lograra cohesionarse nuevamente y retomar la senda del trabajo como posibilidad y fórmula única para crecer y progresar. Es que la cultura del microondas está íntimamente ligada con las frustraciones y la desesperanza que padecen varias generaciones: lo inmediato para esos jóvenes fue obtener una buena calificación para pasar la materia y no para adquirir conocimientos, emprender el camino de la competencia extrema, sumergirse en la mediocridad del desaliento y soñar con una revolución que, sin trabajar o a lo mejor en un cargo público, les otorgue rápidamente lo que con esfuerzo se hubieran tardado en conseguir mucho más tiempo. Sin embargo, muchos colombianos siguen inmersos en la cultura del microondas, en especial cuando se trata de construir un capital: ¿para qué trabajar 20 años si llevando un cargamento de droga a su destino se consigue más? ¿Para qué trabajar y esforzarse si en un cargo oficial solo se necesita cumplir un horario (a lo sumo) y recibir una buena calificación del jefe para seguir recibiendo un salario que muchas veces no se merece? Esa cultura del microondas es un cáncer que destroza al país, dejándolo prácticamente condenado a no tener un futuro, pues sin el esfuerzo de todos los colombianos para crear y producir, el país estará siempre con la Espada de Damocles sobre su cabeza.» (14)

Algunos hay que opinan que la muerte es el silencio de Dios. Luís Maria Anson, pregunta ¿No será la muerte el silencio de Dios? , en un comentario donde opina sobre la fe de Ingmar Bergman. El no cree que Bergman fuera ateo y en el intento de realizar una apologética de la vida de este hombre, comenta que aunque

«el ateísmo flota sobre lo que se ha escrito acerca de él en la zozobra de la muerte que sorprendió al gran artista cuando rozaba los 80 años, Ingmar Bergman creía en Dios. Creía que Dios existe. De lo que no estaba seguro es de la inmortalidad del alma, de la vida después de la vida.»

Comenta que al

«glosar la obra de Bergman suele olvidarse, cuando se citan sus películas grandes, mencionar la trilogía Como en un espejo, Los comulgantes y El silencio. El pensamiento bergmaniano sobre Dios, la muerte, la vida humana, la trascendencia, está condensado sobre todo en El silencio. El artista se siente instalado en el seol del Antiguo Testamento, en el reino de los muertos; en “la tierra del olvido”, “la tierra del silencio”, al decir de los Salmos. Saúl combatió a los invocadores de los muertos después de que Manasés los restableciera. Según el Deuteronomio, Yavéh abominaba de la invocación a los muertos. Bergman se acerca a las brumas y los cementerios en busca de la confirmación de la no-vida trascendente. En Como un espejo se afirma: Dios es el amor. “Luces de invierno -explica Bergman- hace la crítica a esta idea y termina vislumbrando un dios sin nombre, un dios sin formulismos, una religión viva y natural”. Anson, luego añade que el silencio«”es el tumulto que se lleva en el alma y en el cuerpo cuando Dios está ausente”. En Luces de invierno se escucha una frase reveladora: “Mi indiferencia ante el Evangelio, mi hastío celoso de Cristo”. Jos Burvenich ha escrito agudamente:

“En esta impotencia para comprender el sentido de la Encarnación se encuentra el límite de la búsqueda bergmaniana. El silencio de Dios es lo que precede a la Redención”. Tal vez. Pero hay que ir más lejos: lo que Bergman plantea en su obra cinematográfica puede condensarse en esta pregunta: “¿No será la muerte el silencio de Dios?”. Ahí reside la clave para entender el pensamiento del gran creador desaparecido….» (15)

Disiento totalmente con lo que dice Jean Paul Sartre, quien se «atrae y se repele en la obra de Bergman. Dios existe pero tal vez es cierto que nos ha creado para la nada, que para el hombre no hay más allá. » Realmente produce mucha pena creer en el Dios que cree este filósofo. Pero sabemos que Dios no nos abandona, que el estar con nosotros hasta el fin de nuestros días.”

«Ingmar Bergman, el pensador solitario de la isla de Faro, sabe ya la respuesta al interrogante que asoló su vida entera, la personal y la artística, pero no nos lo puede contar. Para sus admiradores sigue vigente el verso de Rubén, colgado siempre en las imágenes bergmanianas: «No saber adónde vamos, ni de dónde venimos». (16)

Pero nosotros si sabemos donde vamos y de donde venimos, ya que nuestra fe esta en un Dios vivo, y en su hijo Jesucristo,

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn 1.12 RVR 1960)

Y aunque por un instante él no nos hable y haga silencio, bien haríamos si tomamos el ejemplo de Job, quien se humilló ante Dios y no se quejó cuando perdió todo:

“Entonces Job se levantó, rasgó su manto, se rasuró la cabeza, y postrándose en tierra, adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. En todo esto Job no pecó ni culpó a Dios.” (Job 1:20-22 LBLA)

“Satanás salió de la presencia del SEÑOR, e hirió a Job con llagas malignas desde la planta del pie hasta la coronilla. Y Job tomó un tiesto para rascarse mientras estaba sentado entre las cenizas. Entonces su mujer le dijo: ¿Aún conservas tu integridad? Maldice a Dios y muérete. Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios. Cuando tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, oyeron de todo este mal que había venido sobre él, vinieron cada uno de su lugar, pues se habían puesto de acuerdo para ir juntos a condolerse de él y a consolarlo. Y cuando alzaron los ojos desde lejos y no lo reconocieron, levantaron sus voces y lloraron. Cada uno de ellos rasgó su manto y esparcieron polvo hacia el cielo sobre sus cabezas. Entonces se sentaron en el suelo con él por siete días y siete noches sin que nadie le dijera una palabra, porque veían que su dolor era muy grande.” (Job 2:7-13 LBLA)

Mirad que tenemos por bienaventurados a los que sufrieron. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el resultado del proceder del Señor, que el Señor es muy compasivo, y misericordioso.” (Stgo 5:11 LBLA)

Como dijo Pablo,

“Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí” (Gál 1:15 RVR 1960)

Yo no creo, como algunos dicen “que Dios sea como la Policía, nunca está cuando, y donde, se le necesita.”, ese no es nuestro Dios. Porque nuestro Dios esta cercano, a las puertas del corazón del hombre, dice Juan en Apocalipsis

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”,Ap. 3:20

y en Romanos dice

 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” (Ro.10:8-9)

Lo que creemos acerca de Él es lo que determina nuestro destino eterno.

También Jesús enseñó la parábola del juez injusto y la necesidad de perseverar y seguir insistiendo aunque en apariencia Dios no este escuchando o haciendo justicia a nuestra necesidad: “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? “(Luc 18:1-8 RVR 1960)

Y el prometió

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mat. 6: 33)

Lo que creemos acerca del reino de Dios determina la dirección en la vida, porque Jesús bien dijo “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Jn 14:6 RVR 1960)

“Estoy seguro de que los sufrimientos por los que ahora pasamos no son nada, si los comparamos con la gloriosa vida que Dios nos dará junto a él. El mundo entero espera impaciente que Dios muestre a todos que nosotros somos sus hijos. Pues todo el mundo está confundido, y no por su culpa, sino porque Dios así lo decidió. Pero al mundo le queda todavía la esperanza de ser liberado de su destrucción. Tiene la esperanza de compartir la maravillosa libertad de los hijos de Dios. Nosotros sabemos que este mundo se queja y sufre de dolor, como cuando una mujer embarazada está a punto de dar a luz. Y no sólo sufre el mundo, sino que también sufrimos nosotros, los que tenemos al Espíritu Santo como anticipo de todo lo que Dios nos dará después. Mientras esperamos que Dios nos adopte definitivamente como sus hijos, y nos libere del todo, sufrimos en silencio. Dios nos salvó porque tenemos la confianza de que así sucederá. Pero esperar lo que ya se está viendo no es esperanza, pues ¿quién sigue esperando algo que ya tiene? Sin embargo, si esperamos recibir algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia. Del mismo modo, y puesto que nuestra confianza en Dios es débil, el Espíritu Santo nos ayuda. Porque no sabemos cómo debemos orar a Dios, pero el Espíritu mismo ruega por nosotros, y lo hace de modo tan especial que no hay palabras para expresarlo. Y Dios, que conoce todos nuestros pensamientos, sabe lo que el Espíritu Santo quiere decir. Porque el Espíritu ruega a Dios por su pueblo especial, y sus ruegos van de acuerdo con lo que Dios quiere. Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan. Desde el principio, Dios ya sabía a quiénes iba a elegir, y ya había decidido que fueran semejantes a su Hijo, para que este sea el Hijo mayor. A los que él ya había elegido, los llamó; y a los que llamó también los aceptó; y a los que aceptó les dio un lugar de honor. Sólo nos queda decir que si Dios está de nuestra parte, nadie podrá ponerse en contra nuestra. Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas. ¿Quién puede acusar de algo malo a los que Dios ha elegido? ¡Si Dios mismo los ha declarado inocentes! ¿Puede alguien castigarlos? ¡De ninguna manera, pues Jesucristo murió por ellos! Es más, Jesucristo resucitó, y ahora está a la derecha de Dios, rogando por nosotros. ¿Quién podrá separarnos del amor de Jesucristo? Nada ni nadie. Ni los problemas, ni los sufrimientos, ni las dificultades. Tampoco podrán hacerlo el hambre ni el frío, ni los peligros ni la muerte. Como dice la Biblia: “Por ti nos enfrentamos a la muerte todo el día. Somos como las ovejas que se llevan al matadero”.En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total. Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida, ni la muerte, ni los ángeles, ni los espíritus, ni lo presente, ni lo futuro, ni los poderes del cielo, ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (Ro. 8:18-39 BLS)

Nuestra esperanza no está en volver a nacer, en que nuestra alma reaparezca en otro cuerpo que no es el propio, como se nos trata de convencer con el mito de la re-encarnación. Sabemos por la Sagrada Escritura que esto no es posible, pues dice San Pablo:

“los hombres mueren una sola vez y después viene para ellos el juicio” (Heb. 9:27).

“Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera sólo para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los mortales.” (I Cor. 15:19 NVI)

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección.” (Ro. 6:3-5 NVI)

“Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.” (Heb. 11:13-16 NVI)

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” ( I Pe. 1:3-9 RVR 1960)

Así comienza San Pedro su primera epístola. Es el grito jubiloso y optimista de quien está firme en la fe de Cristo.

La Asuncion de Jesus

San Pablo, para designar a los que no concen a Cristo, emplea la expresión:

“Ahora, hermanos, quiero hablaros acerca de los que ya han muerto, para que no os entristezcáis como los otros, los que no tienen esperanza.” (I Tes. 4:13).

El mundo incrédulo, dice en otro lugar, se caracteriza por vivir sin Dios, sin Cristo, sin esperanza,

”Recordad que vuestra vida se desarrollaba entonces sin Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa; y por eso andabais perdidos en un mundo falto de esperanza y de Dios.” Ef. 2:12 CST

San Ignacio de Antioquía, cuando iba camino del martirio, rebosaba optimismo en sus cartas hablando de “nuestra esperanza”, “nuestra común esperanza”, referida a Jesucristo. Era la respuesta de la fe a la angustia de aquel mundo sin esperanza por no tener a Cristo. (17)

“La fe -dice San Pablo- La fe es la certidumbre de lo que se espera, la convicción de alcanzar lo que no se ve.” (Heb. 11:1 CST).

La fe es, pues, raíz y madre de la esperanza. El mensaje de Cristo es un mensaje de esperanza, que abre ante nuestras miserias e inquietudes un espléndido panorama de amor y misericordia del Señor, que nos quiere como hijos y nos ha dado a su Hijo, para que por El seamos salvos para siempre:

juntamente con las cuales nos ha concedido sus más preciosas y grandes promesas, mediante las cuales, habiendo huido vosotros de la corrupción que en este mundo causan los malos deseos, sois hechos partícipes de la naturaleza divina.” (II Pe. 1:4 CST).

Esa fe en la palabra divina, y la esperanza de que Dios cumple sus promesas, es la gran fuerza propulsora de la vida del cristiano, y por ella agradamos a Dios. Es cierto que muchas veces zozobramos ante las tribulaciones y desalientos que el Señor permite para probar nuestra esperanza; pero hemos de tener siempre presentes las palabras de Jesús:

 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras nunca pasarán” (Mat. 24:35 CST).

La esperanza cristiana es un ejercicio de paciencia y de fe. De paciencia, que soporta dilaciones y pruebas:

“Si esperamos lo que no vemos, en paciencia esperamos (Romanos, 8, 25).

De fe, ya que esta larga espera es una profesión constante de fe “porque es fiel el que la ha prometido” (Hechos, 10-23).

Fe, paciencia y optimismo.

“Ante todo esto, ¿qué podríamos decir? Si Dios está con nosotros, ¿quién puede estar contra nosotros? Si él no vaciló en entregar a su Hijo en favor nuestro, ¿no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién se atreverá a acusar a los que hemos sido escogidos por Dios, si él ya nos ha perdonado y nos ha declarado justos? ¿Quién podrá condenarnos? ¿Acaso Cristo, que dio su vida por nosotros, y resucitó por nosotros, y está en el cielo, en el lugar de honor, intercediendo incesantemente en nuestro favor junto a Dios Padre?” (Ro. 8:31-34 CST).

“Acerca de esto quiero hacer constar mi absoluta convicción de que nuestros sufrimientos actuales no pueden compararse con la gloria de la vida eterna que Dios nos dará.” (Ro. 8:18 CST).

Creo que la palabra de Dios es bien clara. Y los argumentos que he examinado alcanzan para comprender la problemática del hombre de hoy y el silencio de Dios.

Notas:

(1)     http://www.mensajespositivos.net/espiritual/el-silencio-de-Dios.html

(2)     El silencio de Dios, Por Abel B.Veiga Copo, jueves 30 de agosto de 2007http://www.radioevangelizacion.org/spip.php?article955

(3)     http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/index-2005-10-09.html

(4)     http://agenciajai.mforos.com/418065/6716557-el-silencio-de-dios/

(5)     http://agenciajai.mforos.com/418065/6716557-el-silencio-de-dios/

(6)     http://www.statveritas.com.ar/Espiritualidad/Los%20Doce%20Grados.htm

(7)     http://www.aporrea.org/internacionales/a22304.html

(8)     http://www.elcomerciodigital.com/gijon/20070911/gijon/silencio-dios-20070911.html

(9)     http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/18919

(10)  http://users.ipfw.edu/jehle/poesia/canticoe.htm

(11) (Catholic.net, La paciencia día a díaJesús Martí Ballester)http://es.catholic.net/educadorescatolicos/695/2118/articulo.php?id=21029

(12)  Ibíd.

(13)  http://www.elcomerciodigital.com/gijon/20070911/gijon/silencio-dios-20070911.html

(14) blog de Colombia, (atrabilioso), se publica un articulo el día miércoles 20 de junio de 2007, titulado “La cultura microondas”, Por Jaime Restrepo. Director Sistema Atrabilioso

(15)  Diario digital de españa, “El Mundo”, Viernes, 3 de agosto de 2007. Año: XVIII. Número: 6438, articulo publicado ¿No será la muerte el silencio de Dios?

http://www.elmundo.es/papel/2007/08/03/opinion/2167497.html

(16) Ibíd.

(17) Web católico, artículo titulado Las Virtudes teologales – La Esperanza”http://groups.msn.com/CRISTIANOSCATOLICOS/lasvirtudesteologalesesperanza.msnw

La ciencia demuestra que el cerebro reconoce la existencia de Dios


La ciencia demuestra que el cerebro reconoce la existencia de Dios

sábado, 20 de febrero de 2016 |

EE.UU.- El cerebro humano puede reconocer la existencia de Dios, inclusive si a una persona nunca se le enseñó a creer en el Dios eterno.

Una investigación de National Geographic, ha descubierto la posibilidad que la creencia en Dios está integrado en nuestro cerebro, según publica Charisma News.

“Psicólogos y antropólogos consideran que los niños abandonados tendrían algún concepto de Dios. Algunos atribuyen esto a nuestro sentido innato de la detectar patrones en el mundo (en cuanto a discernir a los depredadores o presas en la naturaleza), mientras que otros creen que se trata de una “súper sensación” o una tendencia del conocimiento para concluir que fuerzas ocultas trabajan en el mundo para el bien o parar el mal“, dice el doctor Shaheen Lakhan.

Andrew Newberg, que investiga activamente la “neuroteología“, realizó varios estudios evaluando lo que suceden en el cerebro cuando una persona ora o medita. Después de ocho semanas de oración, “experimentaron mejoría de alrededor del 10 o 15 por ciento”.

“Esto sucede sólo después de ocho semanas con 12 minutos de oración al día, así que ya se puede imaginar lo que ocurre en las personas que son profundamente religiosas y espirituales, y que están haciendo estas prácticas durante horas al día, durante años“, dijo Newberg.

“Estamos seguros de que la meditación y la oración ayudan a reducir la depresión, la ansiedad y la tensión arterial. Básicamente a alterar la fisiología de la persona y, en la mayoría de los casos, de manera positiva”, manifestó Newberg. Algunos todavía no pueden negar la presencia de Dios.

En un artículo para Washington Post, el ateo Elizabeth King escribe que ella no puede desprenderse de la idea de la existencia de Dios.

“La idea de que Dios es real me molesta y me hace pensar que tal vez no soy tan dedicado a mis creencias como me gustaría pensar que soy y me gustaría ser. Tal vez inconscientemente tengo miedo al infierno y quiera ir al cielo cuando muera”

———–
http://www.acontecercristiano.net/2016/02/la-ciencia-demuestra-que-el-cerebro-reconoce-dios.html

La crisis de lo divino y el laicismo


¿Retorno a lo sagrado?

La crisis de lo divino y el laicismo

El autor reflexiona sobre las consecuencias originadas a partir de la separación de lo divino y lo profano. Entre otros, da una conceptualización del Estado como forma, a su juicio, artificiosa de protección frente a los males colectivos. Asimismo, expone las formas actuales que reviste esta cultura política laicista, que prescinde y excluye de lo divino.

Diseño inteligente vs. Darwinismo


Diseño inteligente vs. Darwinismo

Autor: Paulo Arieu

“Esta es la verdadera esencia de la verdadera religión-personalmente vivir con un Salvador personal, personalmente confiar en un Redentor personal, personalmente llorar a un Intercesor personal, y recibir respuestas personales de una Persona que nos ama, y que se manifiesta a nosotros.” C. H. Spurgeon.

Introducción

En un artículo publicado por la revista GoodNews, bajo el titulo “Nuevos descubrimiento desafían la engañosa teoría de Darwin”, se pone en duda la teoría de la Evolución una vez mas, a expensas de la Teoria científica no aceptada por la Ciencia actual del Diseño Inteligente (D.I.), ya que la ciencia actual experimental alega que El D.I. es religión y no ciencia. El Creacionismo científico hoy en dia esta en bancarrota intelectual ya que esta teoría llamada también Creacionismo de Tierra Joven (C.T.J.) no pudo demostrar sus argumentos científicos biblistas con aportes experimentales.
Es imposible probar los argumentos que proponen los C.T.J. contra los argumentos evolucionistas.

El Dr. Manuel Carmona publicó un artículo titulado “El modelo creacionista a examen” (Ver aca), donde invita a la refutación de la Teoria Creacionista, luego de exponer de manera resumida los argumentos de C.T.J.
Nos es imposible negar a los cristianos es que Dios creó los cielos y la tierra y lo que hay en ella,de acuerdo a lo dicho en Génesis 1.1, pero es una creencia a la que se asume por medio de la fe (Heb 11:3).
La ciencia no encuentra a Dios por ningún lugar,lo sé, pero eso tampoco niega la existencia de Dios. Creo que la Biblia es humilde en su pretensión, solamente asume que el Triuno Dios es creador de todas las cosas. Y ahora,luego de sus declaraciones gloriosas y extraordinarias, le toca el turno a la geología y a la astro-física para deducir como Dios lo hizo . Creo que es muy humilde nuestro Dios!!!
Y además, le da trabajo de sobra a los astrofísicos para que se puedan ganar la vida rompiéndose la cabeza con sus enormes fórmulas y ecuaciones matemáticas que dejan perplejos a nosotros, simples
mortales que carecemos de esas capacidades intelectuales que los científicos disponen en sus cerebros para poder pensar tanto sin que colapsen sus cerebros, y encima el Señor no se queja nunca de que los hombres investiguen su creación.
Se cumple la palabra dada a Adán, te ganarás el pan con el sudor (la materia gris debe sudar de tanto razonamiento) de la frente (justo mas o menos de donde salen las ideas de estos genios, como
Einstein y compañía) (Gen. 3:19)
Comparto una serie de pasajes bíblicos que explicarían desde las escrituras la creación como realizada por nuestro Dios.

Pasajes bíblicos referentes a la creación del mundo por Dios.

  • “¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?” (Job 38:33).
  • “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Heb.11:3).
  • “En el principio Dios creó los cielos y la tierra (Gen. 1:1).
    Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Gen. 2:4).
  • “Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan”(Is. 42:5).
  • “Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Is. 45:12).
  • “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó:Yo soy Jehová, y no hay otro” (Is. 45:18).
  • “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col. 1:16).
  • “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”(Ap. 4:11).
  • “…la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Ti. 1:9).
  • “En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2).
  • “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria” (1 Cor.2:7).
  • “Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén” (Jud. 1:25).
  • “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro. 8:38-39).
  • “El solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar” (Job. 9:8).
  • “El que se cubre de luz como de vestidura, Que extiende los cielos como una cortina” (Sal. 104:2).
  • ” El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).
  • “Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan” (Is. 42:5).
  • “Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo” (Is. 44:24).
  • “Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Isaías 45:12).
  • “Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente” (Isaías 48:13).
    “Y ya te has olvidado de Jehová tu Hacedor, que extendió los cielos y fundó la tierra; y todo el día temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se disponía para destruir. ¿Pero en dónde está el furor del que aflige?” (Isaías 51:13).
  • “El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría” (Jeremías 10:12).
  • “El es el que hizo la tierra con su poder, el que afirmó el mundo con su sabiduría, y extendió los cielos con su inteligencia”(Jeremías 51:15).
  • “Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho” (Zacarías 12:1).
  • “Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Génesis 2:3-4).
  • “Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán” (Salmos 102:25-27).
  • “Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”(Romanos 8:21).
  • “Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria” (1 Cor. 15:41).
  • “¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión?” (Job 38:31).
  • NOTA: Todos las demás grupos de estrellas visibles al ojo desnudo están desatadas, con la excepción posible de Híades.
    “El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).
    “Puso límite a la superficie de las aguas, Hasta el fin de la luz y las tinieblas” (Job 26:10).
  • “El extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada”(Job 26:7).
  • “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así” (Gn. 1:2, 9).
  • “Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas.a tu reprensión huyeron; al sonido de tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, Ni volverán a cubrir la tierra” (Sal. 104:6-9).
    “Jehová con sabiduría fundó la tierra; afirmó los cielos con inteligencia” (Prov.3:19).
  • “Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento; cuando establecía los fundamentos de la tierra” (Prov. 8:27-29).
  • “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno?” (Job38:4, 8).
  • “Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste” (2 Pe. 3:5).
  • “Entonces aparecieron los torrentes de las aguas, Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo; a la reprensión de Jehová” (2 Sam. 22:16).
  • “¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo?” (Job 38:16).
  • “… y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar” (Sal. 8:8).
  • “Al dar peso al viento, y poner las aguas por medida” (Job 28:25).
    “El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo” (Ecl. 1:6).
  • “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gn. 2:7).
  • “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gn.3:19).

C0nclusión

Todos estos pasajes bíblicos no nos confirman científicamente la creación divina, no fueron escritos con ese propósito ni tampoco la intención de Dios al revelarlos fue interferir con el trabajo de los científicos; pero estos pasajes si nos muestran que los Profetas hebreos del Antiguo Testamento estaban totalmente convencidos de la creación de Dios.Estos argumentos nos demuestran que el autor de la creación es Dios, y que el Señor y su creación están separados, impidiendo de este modo que el pueblo de Israel cayera en el panteísmo.

Para San Agustín, “Dios es el Creador y Señor de todo”[0] Agustin comprendió que “cuando Dios ejecuto su acto de creación, lo hizo conforme a patrones, formas e ideas. Por eso, Dios es el sostén de la verdad y la existencia en el universo” [1]

Continúa…

Notas

[0] Bernard Ramm, Cornelius Van Til y Gordon H. Clark. El pensamiento apologético de Agustín. (2015).Pagina 12.Editorial Doulos, Tampa, Fl, 33604, EE.UU.

[1] Ibid

 

SECULARIZACIÓN en la IGLESIA EVANGÉLICA


SECULARIZACIÓN en la IGLESIA EVANGÉLICA

Autor:Marc Pesaresi

TEOLOGÍA de la SECULARIZACIÓN 

  • Hebreos  2:6: “¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,  O el hijo del hombre para que le visites?”

El hombre es capaz de grandes obras, como construir ciudades asombrosas en tamaño y belleza.

También es capaz de hablar cosas muy necias en contra de Dios Todopoderoso

ptomadero

Foto
Puerto Madero, Capital Federal,
Buenos Aires, ARGENTINA

Gentileza

Ruta Nómada

(El presente artículo no refiere a la sociedad secular, sino a algunas propuestas para transformar creencias y costumbres en la iglesia de Jesucristo)

En occidente, la mayoría de las personas, vivimos en una sociedad secular. Preferimos la democracia, con sus virtudes y defectos, a tener que vivir bajo tiranías sean ateas, pseudo teístas; como algunas dictaduras militares sudamericanas que supimos padecer en nuestro reciente pasado; monárquicas, como la de Arabia Saudita o teocráticas como la que padece el pueblo de Irán.

La democracia es lo mejor para nuestras vidas no obstante, vivir en este contexto implica desarrollar el ejercicio de la apologética más que nunca ya que todas las personas, gracias a Dios, tienen derecho a publicar lo que piensan. Con la democracia, los evangélicos hemos podido llegar, parafraseando a Star Trek, donde “nadie  estuvo jamás” sembrando las buenas nuevas del evangelio. Pero también avanzan los enemigos de la fe.

Modernismo y liberalismo disfrazado de cristianismo
Para Kant, lograr una sociedad secular era como arribar por fin, a la madurez del hombre. Liberado de los preceptos religiosos, podría por fin decía, asumir la responsabilidad de ser lo que quisiera ser para bien o para mal.

La secularización de nuestros días no ha llegado bien acompañada. Por el contrario, se suman los radicalismos, las crisis sociales y económicas y la gente tiene sensación que nada esta bien; hay un fastidio generalizado hacia la clase dirigente, un enojo que ya no se puede contener. Simultáneamente, algunos grupos fundamentalistas del escepticismo y ateísmo andan buscando chivos expiatorios a quienes sacrificar en el altar de la culpa a causa de los males sociales modernos y no falta quien apunta con dedo acusador a las religiones del mundo. Como si en la espiritualidad radicara la culpa de todos los males.

En realidad, no culpan a los religiosos tan solo por tener dioses o pensamiento mágico; en realidad lo que hacen es escupir a Dios su intervención en el mundo. Ellos quieren borrar del orbe cualquier mención a Dios. No lo van a conseguir. Cristo dijo una verdad: las puertas del infierno no prevalecerán sobre la iglesia. Amén.

No es de extrañar que, en un ambiente de ninguneo a Dios como el actual, aparezca una teología a favor de las secularización de las cosas de Dios,  proponiendo abordar el tema desde el descreimiento tomando fundamentos en la problemática social de nuestros días y en el conocimiento científico técnico.

Entre las características principales de esta propuesta teológica, que tomo fuerza a principios de los años sesenta, se encuentra vivir cristianamente pero sin Cristo, desarrollar una vida en comunidad de modo altruista pero con ausencia  de Dios, relativizar las normas bíblicas a cambio de otras surgidas de pensadores humanistas y establecer que la idea de un Creador es obsoleta frente al conocimiento que aporta la ciencia.

Comienzos de la Teología de la Secularización 

Un texto fundamental que impulsó  esta teología es la obra Honest to God (publicado en 1963 por SCM Press) de John Robinson.(1919-1983) quién fue obispo anglicano de Woolwich, Inglaterra.Quizás el concepto más impactante que surge de la lectura del libro es que -la  idea de un Dios Todopoderoso “allá arriba”- debe ser erradicada por errónea, anticuada, sin sentido.

Para Robinson, que se inspira y mucho en los trabajos de los teólogos racionalistas Paul TillichDietrich Bonhoeffer y Rudolf Bultmann, la iglesia jamás debió ser una institución de hombres religiosos sino, para personas quienes, amando a Dios, obren según su parecer. Cabe preguntar donde quedan los mandamientos en este tipo de propuestas. Qué de los mandatos de Cristo de ir por todo el mundo predicando el evangelio.

Dos años después de la obra de Robinson, apareció el libro The Secular City: Secularization and Urbanization in Theological Perspective  de Harvey Cox (quien fuera profesor en Harvard Divinity School hasta su retiro en el 2009) donde pretendía convencer a la ortodoxia protestante que el secularismo lejos de ser enemigo del evangelio, era una propuesta amigable, consecuencia del mismo.

cox

Harvey Cox

Detrás, la portada de su libro The Secular City

Foto

Books

La razón desalmada

Con una mano en el corazón, se tiene que aceptar que este tipo de propuestas teológicas no es nada nuevo. Durante la Revolución Francesa se trató de racionalizar la religiosidad de la gente. Se impuso, entre algunas mejoras sociales y cambios en los modos de contabilizar el paso de los meses, el culto a la Diosa de la Sabiduría la cuál, mas tarde se la trató de subordinar al Ser Supremo que habita en las alturas. Con estas medidas “espirituales” se pensó reemplazar al catolicismo y protestantismo y otorgarle a las personas ideas propias del enciclopedismo. 

diosa razon

Fiesta del Ser Supremo

Celebrada en el Jardín de las Tullerías en 1794

Robespierre encendió el fuego que consumió un muñeco que representaba al ateísmo

Y al disiparse el humo, apareció a la Diosa de la Sabiduría

La cuál “demuestra de este modo” señalando al cielo,

Que depende del Ser Supremo .

Con esto pretendía afirmar que, si bien la razón es necesaria,

Debe subordinarse.

Foto

Ilustración de época

Sin embargo, esta racionalidad no impidió que Francia viviera sus horas más oscuras. En junio de 1793 hubo una revolución (dentro de la Revolución) mediante la cual, losJacobinos lograron desplazar del poder a los Girondinos. De inmediato formaron unComité de Salvación Pública cuya figura descollante fue Robespierre. El Comité de inmediato formó los Tribunales Revolucionarios Inapelables encargados de juzgar sumariamente a todos los opositores. Con esta designación, Francia entró en su hora más negra.

Asesinatos Jacobinos (2)

Un Tribunal Revolucionario Inapelable

Del Comité de Salvación Pública

En plena tarea de sembrar el terror.

El desdichado de la izquierda tendrá suerte si salva de la guillotina.

Ilustración de la época

Cientos de personas fueron guillotinadas; entre ellas la Reina María Antonieta, Madame Du Barry, de la que narran los testimonios de la época murió pidiendo clemencia, el científico Lavoisier ( a quién el juez encargado de condenarlo, al hacerlo, espetó que “Francia no necesitaba químicos ni físicos” lo cual demuestra que clase de “razón” impulsaba a la revolución). Tampoco se salvó el Rey Luis XVI o poetas como Chénier.

Robespierre, al margen de firmar las órdenes de ejecución, desarrollaba su vocación por la espiritualidad. De modo que, no conforme con la Diosa de la Sabiduría y observando un auge del ateísmo, decidió imponer el culto al Ser Supremo. Finalmente, hartos de tanta masacre sin sentido, algunos franceses conspiraron y dieron un golpe de estado; Robespierre y los suyos fueron apresados y condenados a morir en la guillotina.

Estos excesos, dentro de una revolución que pretendía llevar libertad, igualdad y fraternidad a los ciudadanos demuestran que, la secularización, puede derivar en locuras como cualquier régimen absoluto.

Asesinatos Jacobinos

Masacres de septiembre 1792

Dos episodios de la época de terror de un régimen basado en la razón.

Uno, la matanza de los curas católicos refractarios en el convento de las Carmelitas.

Dos, los asesinatos de los prisioneros políticos en una cárcel de París.

Hubo más muertes, además de estas, se presume, unas 1400 víctimas (1).

Ilustración de la época

Teología sin Cristo

La Teología de la Secularización pretende eliminar la distinción entre iglesia y mundo (no confundir separación de la Iglesia del Estado que es un proceso necesario sobre todo, para aportar justicia a los habitantes de una nación con muchas religiones como Argentina); idea que viene de lejos.

Ya en 1954, la Segunda Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias, se realizó bajo el lema “Cristo es la esperanza del Mundo” omitiéndose toda referencia a la Iglesia del Señor Jesucristo. El “mundo” que hacía referencias el Consejo es precisamente, el mismo mundo que Cristo desdeña.

En cierto modo, este tipo de teología es una reacción en contra del filosofar ontológico, un reclamo por comenzar a dar verdadera esencia y sustancia pero con activismo dinámico, entendiéndose este, como un fuerte tendencia a involucrarse en los temas sociales. La Teología de la Liberación plantea también, la necesidad de inmiscuirse en la problemática social.

De ahí que Robinson gustaba afirmar que, en vez de encontrar un Dios Benigno deberíamos encarar la búsqueda del prójimo benigno al cuál destinarle nuestros esfuerzos de colaboración. Es además, un abandono hacia la ética bíblica a la cuál se reemplaza por otra ética situacional o nueva moralidad inspirada en preceptos de hombres. Es un oponerse a la ética tradicional inspirada en el contenido de la Biblia, por otra que nace de la realidad social  en que se halla inmerso el hombre.

¿Nueva moralidad?

La nueva moralidad busca reemplazar a la antigua moralidad cristiana por ser esta, afirman sus partidarios, anacrónica, inhumana,  basada en principios sobrenaturales difíciles de comprobar y aceptar desde un punto de vista racional. Se busca posicionar la problemática de la existencia del hombre por delante de la existencia de Dios. Basta de adorar a Dios en las iglesias, hay que adorarlo en las calles con obras y hechos concretos, parecen afirmar los secularistas. En verdad, no está mal la propuesta, el problema es que en el afán de ayudar, se olvidan de Dios que es inspirador y ayudador de las causas nobles. (Ver Santiago 1:17)

Robinson decía que la ética cristiana tiene la particularidad de ser opuesta alHumanismo, orientada hacia principios sobrenaturales que tienen precedencia sobre las personas a los cuales hay que conformarse sin importar las circunstancias. Este tipo de razonamientos me recuerda a la advertencia que, en los días finales, los hombres buscarían maestros que les dijeran lo que deseaban oír y no lo que Dios tenía para decir. (Ver 2 Timoteo 4:3).

Los secularistas buscan minimizar la deidad de Cristo

Convencer que Jesús fue un hombre común, que un día tuvo un “encuentro” con Dios, optando por vivir “cerca” del Creador. De ahí que rechacen la idea de un reino nuevo de índole sobrenatural que pudiera surgir con el regreso de Cristo. El único mundo que conocemos es donde vivimos. Pensar en otros “mundos celestiales” es una vía de escape a la realidad donde el verdadero cristiano, debe actuar. Jesús fue un buen tipo, que dijo cosas ciertas, importantes, pero nada más. En esto se parecen a los Testigos de Jehová, para quienes Cristo fue un gran hombre.

Quizás el punto fuerte controversial de esta teología se encuentra en su oposición a la escatología bíblica de un reino por venir. Existe un enfoque netamente humanista de las cosas de Dios, un declarar: si eres verdadero cristiano, olvida las creencias basadas en pensamiento mágico y concéntrate en las necesidades del mundo. Por lo tanto, para el secularista, aceptar un futuro reino de Cristo en nuestro planeta, es imposible. Sería como creer verídico un cuento de ciencia ficción.

En la Tierra están los verdaderos problemas, argumentan. De ahí que descreen en el Reino de Dios con la Nueva Jerusalén bajando de los cielos. Para ellos, estas promesas son fantasías que hay que erradicar de las prédicas dominicales. Y no solo descreen de las promesas futuras, sino que algunos, hasta ponen en tela de juicio verdades como la misma existencia del infierno. Tal es el caso del extraño pastor Rob Bell para quién, la doctrina del infierno no solo es “mentirosa” sino que además, aleja a los presuntos candidatos del amantísimo Dios.

Parece que Bell, en toda su sapiencia, pasa por alto una verdad fundamental: el que atrae a los fieles a Cristo es el mismo Dios. (Ver Romanos 8:30) y que el infierno se infiere, en Lucas 16:19-31. En cuanto al castigo eterno, citemos lo que el propio Papa Benedicto XVI dijo en febrero de 2008: “el infierno existe, y no está vacío“. Parece increíble que Bell se llame cristiano ¿verdad?

¿Qué se puede responder a este tipo de cuestionamientos?

El cristiano es la sal de la tierra (Mateo 5:13) Como tal, debe si o sí, obrar para el bienestar del resto de la sociedad (Lucas 10: 25-37) y no, como hacen por ejemplo, los Testigos de Jehová, esconder la cabeza bajo un hoyo en la tierra con el pretexto que el mundo será destruido. Pero para favorecer el bienestar de las personas, no se precisa convertirse “en mundano” sino que, siendo hijos del Altísimo bien que se puede con su ayuda, colaborar para aliviar las cargas de millones de pobres y hambrientos.

Hay que recordar que, el que da al pobre, a Dios presta ( Proverbios 19:17) y este lo devolverá a su tiempo. El cristiano debe vivir en una sociedad violenta, mentirosa y mezquina, rodeado de encantamientos peligrosos y trampas diabólicas y en ese contexto, dejar en claro que Cristo y su mensaje, es la opción. Aún así, no será fácil la tarea. Los secularistas se aprovechan de las falencias de los cristianos comprometidos en a misión para resaltar lo negativo.

Por ejemplo: recuerdo un video donde cierto jefe de una isla del Pacífico Sur salió a recibir con mal genio a un grupo de antropólogos y lo primero que les preguntó era si venían en misión cristiana. Cuando le dijeron que no, aceptó tratar con las visitas. Al preguntarle los recién llegados el motivo de la actitud, manifestó que, antes de llegar los misioneros evangélicos la gente vivía bien arraigadas a sus costumbres ancestrales (algunas implicaba matar rivales para apoderarse de sus cabezas) pero que, con el tiempo, al cambiarles las ideas se volcaron a los vicios occidentales, quedando en un limbo donde no eran ni la sombra de lo que fueron en el pasado.

Convengamos que, la modernidad, con o sin Cristo, igual alcanzó esa parte del Pacífico Sur de modo que tengo mis dudas si el misionero evangélico es portador de males. Yo pienso que no, aunque pudieron o pueden haber excepciones. De hecho, se me viene a la mente las palabras del otrora poderoso líder Mau Mau de Kenia, Jomo Kenyatta quién declaró una vez: “Cuando los blancos llegaron, ellos tenían la Biblia y nosotros las tierras. Nos enseñaron a orar con los ojos cerrados. Cuando los abrimos, ellos tenían las tierras y nosotros la Biblia“.

Aún así, a pesar de esta oposición o intención de cambiar lo tradicional del mensaje cristiano, no hay que dejar de recordar que todo lo que se ve es supervisado por  Dios Todopoderoso y que, por alguna razón que nos habrá de explicar a futuro (Deuteronomio 29:29), ahora vivimos en un periodo de Gracia donde sobreabundan las injusticias, que culminará con la llegada de Cristo como Rey de Reyes a buscar su Iglesia. En este proceso, parte del mundo, por no haberlo aceptado como Señor y Salvador, quedara al margen.

La Gran Comisión (Mateo 28:18-19)de ir y predicar el evangelio, es un honor que Cristo les hace a sus hermanos de carne y sangre, de participar en un trabajo glorioso de acercar almas al Reino que habrá de venir. El que crea y se convierta, será salvo, dice la Escritura y también, que Jesús es el camino, la verdad y la vida y nadie llega al Padre sino es a través de él. Juan 14:16.

Si Cristo no hubiera tenido interés en predicar su mensaje, si el pensamiento humanista es en verdad, depósito de lo que se requiere para vivir, entonces las buenas nuevas de los evangelios no tienen sentido de ser. La Biblia explica a cualquiera que se digne a leerla con el corazón y la mente llena de Espíritu Santo, el verdadero estado del hombre sin Cristo. (Repase para convencerse, lo que dice Pablo del hombre sin Dios en Romanos 1, 2, 3.)

La teología de la Secularización con su ética situacional o nueva moralidad, amenaza las enseñanzas de Dios en los mandamientos al tratar de reemplazar las directivas del Altísimo con nuevos códigos al estilo de Hammurabi; separa la enseñanza bíblica de la revelación de Dios; se desliga de la moral que Dios quiere para rebajarse al parecer de los hombres que piensan que cosas son correctas y que no, sin tener en cuenta que la mente del ser humano esta corrupta por el pecado; repudia a Dios como autoridad suprema y coloca en su lugar a una criatura creada, imperfecta, como lo es el hombre.

La ética situacional es directamente, apostasía que da por sentado que el amor humano no tiene corrupción pecaminosa y que este, sin la gracia correctiva de Dios, puede guiarnos hacia mejores actitudes. No hace referencia al arrepentimiento, a la gracia divina, la necesidad de ser salvos por fe, a la gracia redentora. Es en síntesis, una propuesta hacia la rebelión de los mandatos divinos y basta leer la advertencia en 1 Samuel 15:23 como para que, un verdadero cristiano se abstenga de comulgar con estas ideas.

El hombre, parecen decir los secularistas, es lo suficientemente maduro gracias a la razón y a la ciencia moderna, que ya no requiere de la Biblia ni de preceptos divinos para vivir dignamente sin ejercer maldad. El mundo del siglo 21 esta derrumbándose y es una sociedad casi por completo secular ¿acaso no basta esta muestra para demostrarle a los secularistas que el hombre por si mismo jamás logrará algo bueno?

Cuando los comunistas ateos se hicieron cargo de esa inmensa porción de tierras llamada Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, pensaron que sin Dios, todo sería mucho mejor. ¿Adónde esta la URSS ahora? Cayó muerta en menos de cien años y con su muerte, se llevó millones de vidas inocentes. Los ateos comunistas mataron más personas que todas las persecuciones ordenadas por el Vaticano. Sin embargo, algunos todavía insisten en hacernos creer, que el hombre por si mismo, desde la dictadura de lo secular, que menosprecia el pensamiento mágico o espiritual,  lo puede todo.

Está bien separar la iglesia del Estado. Contribuye a que el cuerpo de Cristo se mantenga lejos de la corruptibilidad política ocupándose de lo que verdaderamente le importa: el pastoreo de los Hijos de Dios.

Está bien que la iglesia se ocupe de los pobres, de los necesitados, pero nunca al precio de acabar con la supremacía del control Divino sobre cada uno de nuestros actos. Si el ateo quiere vivir como si Dios no existe, perfecto, pero nosotros, los cristianos, queremos vivir como interpretamos nosotros que Dios quiere que vivamos en esta sociedad corrupta e infeliz y, en este deseo, nos apoyan los derechos humanos que dictaminan la libertad de conciencia.

Esta bien una sociedad más justa y tolerante, pero nunca al precio de tener libertad al extremo de ser vilipendiados, como sucede en algunas partes de Europa donde, por orar por un enfermo en un hospital público, se corre el riesgo de perder un empleo. De ninguna manera aceptaremos un secularismo radical que nos quiera imponer la renuncia a reconocer la soberanía del Dios Trino sobre nuestras vidas y de su creación. La Teología de la Secularización, en Sudamérica parece haberse instalado con matices, en algunas iglesias protestantes tradicionales, mientras que el resto, o sufre proceso de pentecostalisación o bien, se mantienen con una teología tradicional.

Nota

  1. 1. Las masacres empezaron con el degüello de 23 sacerdotes encarcelados en la prisión de la Abadía por unos federados marselleses y bretones. Otro grupo de los 150 sacerdotes que estaban encarcelados en el convento de las Carmelitas, trataron de organizar alguna resistencia pero fracasaron. Cuando llegó el grupo ejecutor al convento, los sacerdotes se dirigieron a la capilla en la que fueron asesinados a golpes de pico, de hacha y bastón. En este lugar fueron “juzgadas” y “ejecutadas” más de 300 personas. Stanislas-Marie Maillart, ejecutor de las órdenes del Comité de vigilancia, condenó, uno a uno, a todos aquellos que fueron presentados delante suyo.  Esta masacre duró toda la noche. En simultáneo, cuatro sacerdotes fueron asesinados en la iglesia de Saint-Paul Saint Louis (actual iglesia de Saint-Paul en le Marais), antigua iglesia perteneciente a los jesuitas.

Los asesinatos se llevaron a cabo durante cinco días, en las demás cárceles: en la Conserjería, en la Prison du Grand Châtelet, en la Force en Salpêtriére, Bicêtre y en la Prison des Carmes. Marat pretendía que estos “tribunales populares” se extendieran por toda Francia. A tal fin hizo publicar en sus periódicos una circular, fechada el 3 de septiembre, en la que justificaba los castigos y suscitaba las iras que provocaron más “juicios” sumarios: “La Comuna de París desea informar a sus hermanos de todos los departamentos, que una parte de los temibles conspiradores detenidos en las cárceles ha sido condenada a muerte por el pueblo: actos de justicia que creen indispensables a fin de acabar, por temor, con todas las legiones de traidores encerrados tras sus muros; por el momento se ha conseguido que el enemigo se detenga y, sin duda alguna, toda la nación, después de la larga sucesión de traiciones que la han conducido al abismo, se decidirá a adoptar estas medidas si las cree necesarias para la salud pública, y todos los franceses dirán, como los parisinos: “Nosotros moriremos frente al enemigo, pero no dejaremos detrás nuestro a estos delincuentes para que maten a nuestros hijos y a nuestras mujeres”.

Asimismo, se llevaron a cabo otras muertes en Orleáns, Meaux o Reims, pero la situación en las provincias fue mucho más moderada en relación a los fallecidos de la capital. En total y durante estos días de septiembre, en París y en sus distintos departamentos se realizaron más de 1.400 ejecuciones.

Las matanzas no se limitaron a los contrarrevolucionarios, fueron asesinados también pequeños comerciantes o artesanos, y si bien los contrarrevolucionarios fueron las primeras víctimas, la mayoría de los prisioneros por delitos comunes fueron, asimismo, ejecutados. El 4 de septiembre en la cárcel-hospital de Salpêtriére los asesinos violaron y mataron a las prostitutas, a las locas e incluso a los niños del orfelinato.

Obras consultadas

Habermas, Jügen; Ratzinger, Joseph: Dialéctica de la Secularización. Sobre la razón y la religión; Ediciones Encuentro S.A,; Madrid; España; 2006
Habermas, Jürgen: Entre naturalismo y religión; Ediciones Paidós Ibérica S.A.;Barcelona; España; 2006

Julio Sosa

“Cambalache”

Tango de Enrique Santos Discépolo

Ácida crítica al mundo de parte de un poeta mayor de Buenos Aires.

 Genesis

“Land of Confusion”

El mundo parodiando al mundo,

El secularismo inconforme con el secularismo.

Sin Dios, sin respeto por las ideas religiosas,

Parece obvio que el secularismo perderá la esencia que lo caracterizaba:

La Tolerancia por las minorías y el pensamiento diferente.

Tanto el Tango Cambalache como Land of Confusion fueron dados a conocer hace muchos años.

Sin embargo, sus letras siguen vigente.

¿Por qué? El hombre nunca cambiará a menos que Cristo haga el cambio.

Si el secularismo ha llegado, como piensan muchos, para imponer una sociedad más justa,

De ningún modo habrá justicia en el mundo,

Si se ningunea el pensamiento de aquellos que quieren o necesitan creer en Dios.

© Marc Pesaresi

http://patagoniayprotestante.blogspot.com.ar/2011/10/teologia-de-la-secularizacion.html

¿Es Dios democrático?


¿Es Dios democrático?

La palabra ‘democracia’ y sus derivadas definen a la gestión de un gobierno: si no es democrática, una gestión es anti-democrática. ¿Qué dice la Biblia respecto de Israel?

AUTOR: Óscar Margenet

Fecha: 07 DE JUNIO DE 2015

En nuestro artículo anterior (“¡Con el voto no basta!”) [1] (Ver aca) comenzamos esta serie de reflexiones sobre la actualidad. Este autor cree que, a pesar del inmenso cúmulo de escritos a los que tenemos acceso a diario, no se escribe ni lee claramente; y que, por las mismas razones, tampoco se habla con claridad [2].

Como corresponde, quien escribe estas reflexiones reconoce estar dentro de las generales de la ley. Por eso escribe; porque sabe que en todo diálogo positivo las partes se enriquecen. Saber escuchar a los demás ayuda a pensar mejor. Estas son épocas en las que se celebran elecciones municipales, provinciales y nacionales, la efervescencia política lamentablemente tiñe con intereses subsidiarios los grandes objetivos de la democracia. Esto va generando descrédito y desconfianza en la ciudadanía.

Pero, como ha ocurrido a lo largo de la historia, todo problema nacido de la avaricia y ambición desmedidas de unos pocos, a la larga despierta a las mayorías postergadas.   Repasando la historia en la Biblia. Desde antes de la creación Dios pensaba en tener una familia para sí; lo revela la decisión de crear al hombre a su imagen y semejanza, varón y mujer. De otra manera no hubiese habido reproducción ni se hubiese ‘henchido’ la tierra de habitantes.

Ocurrió que, a causa de la intromisión del ‘padre de la mentira’ el primer crimen aparece tempranamente y de allí en más la envidia, el odio, el rencor y los asesinatos fueron algo cotidiano. Mucho antes de que Dios eligiese a Jacob sobre Esaú y cambiase su nombre por el de Israel siempre había existido la maldad en la tierra. Hay un sorprendente relato del Génesis donde se nos brinda un panorama bastante sombrío de aquellos siglos que siguieron a la caída en pecado de toda la Creación.

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.” [3]

¡Cuánta debe haber sido la maldad humana que reinaba por entonces en la tierra que el autor del Génesis menciona a Dios como dolido en su corazón por haber creado al hombre! No es para menos: el hombre decidía conforme a un patrón racional basado en el mal.   Dios elige a Noé Si bien se había arrepentido de su obra creativa, un hombre halló gracia a los ojos de Dios. “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová (…) Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.” [4]

En los siglos que vivió, Noé marcó la diferencia del resto por dos razones: 1). Era ‘varón justo’. 2) Era ‘perfecto’. En la integridad de Noé y familia Dios vio lo necesario para no exterminar a todos los seres vivientes. Tras el diluvio universal, con Noé y siete personas más Dios fundaría para sí una nación [5].   Dios elige a Abraham Había un hombre caldeo de nombre Abram a quien Dios le dijo: “Sal de tu tierra, deja tu parentela, vete a la tierra que te indicaré.” [6] Y le prometió cuatro cosas:

1– Te daré otra tierra.

2– Tendrás mucha descendencia.

3- Te bendeciré.

4- En ti serán bendecidas todas la familias de la tierra [7].

Ese ciudadano de Ur [8] hizo lo que Dios le dijo: se marchó de su tierra, en el actual Irak, sin saber a dónde iba. Llegó a Canaán, con muchas riquezas con que Dios lo había bendecido en Egipto. Pero era anciano, y no tenía hijos de su esposa Sara, que era estéril [9]. Porque obedeció a Dios, su nombre fue cambiado por el de Abraham, pues Dios lo eligió para ser “Padre de una muchedumbre de pueblos” [10]

Dios elige a Isaac Finalmente, Abraham tuvo a Isaac, de anciano [11]. Pablo resume así la promesa del nacimiento de Isaac: “la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor.” [12]

Dios le pide que se lo ofrezca en sacrificio, y Abraham estaba dispuesto a obedecer. La fe de Abraham es puesta a prueba por medio de las obras [13]. Habiendo recibido la aprobación de Dios, y tal como ocurriera con su padre, Isaac se casaría con una esposa estéril, Rebeca, de la que –contra toda posibilidad- tuvo dos hijos gemelos por la gracia de Dios: Esaú y Jacob.   Dios elige a Jacob Cada vez que Dios elige a sus agentes humanos lo hace conforme a un propósito ya establecido. Las circunstancias pueden aparecer como poco conducentes a su cumplimiento; pero, finalmente, la voluntad del Señor ha de cumplirse.

Esta manera de obrar de Dios no es autoritaria sino soberana; tampoco da lugar al fatalismo sino a la esperanza. De aquí en más iremos viendo la manera en que esas elecciones van dirigidas a que el pueblo de Dios diese a las demás naciones testimonio de su plan de redención basado en el amor y justicia divinas. “Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” [14]

Jacob es el hijo gemelo nacido segundo tras Esaú. Fue padre de los 12 patriarcas y progenitor del pueblo hebreo. Rebeca, la esposa de Isaac, dio a luz a Esaú y Jacob 20 años después de haberse casado con Isaac. Antes del nacimiento de los mellizos, el Señor le dijo a Rebeca que el mayor serviría al menor, con lo que indicaba que Jacob había de heredar la primogenitura.

Conclusiones parciales

Hasta aquí, no podemos ver otra cosa que el actuar malvado de una humanidad caída en pecado, desde que Adán y Eva desobedecieron al Creador. Tampoco hemos visto que haya habido un sistema de gobierno que pudiera llamarse ‘democrático’ –como se entendía en la era Clásica- o como se entiende hoy día.

Sí hemos visto el accionar de Dios ocupado en mostrar a su criatura que Su amor y Su justicia están a disposición de ella para vivir en armonía con sus semejantes. La manera en que Dios muestra su Plan de Redención es eligiendo a sus agentes de cambio. Dios es quien elige, forma, dirige, corrige y convence a sus elegidos respecto de las bondades de obedecerle.

Este breve repaso bíblico nos ha llevado a conocer a un Dios al que conviene obedecer, antes que obedecer al instigador de la mentira, el engaño, las vanas y largas discusiones con las que generamos divisiones dañinas y finalmente destructivas de la paz y armonía. Dios no es democrático. Es Dios. Pero permite a los humanos caminos que sean menos malos que los propuestos por el gobernador de las tinieblas. Gobernar en democracia es uno de esos caminos. ¿Gobernó Israel en democracia alguna vez? Esto es lo que seguiremos viendo en nuestro próximo artículo, si el Señor lo permite.

—–ooooo0ooooo—–

Notas

[01]. Agentes de Cambio, P+D, Magacín del 31/05/2015.

[02]. A comienzos de los años 90 el autor creó y condujo con la periodista y poeta argentina Gabriela Alderete un programa radial titulado ‘Hablemos claramente’ en la ciudad turística de ‘Termas de Río Hondo’, en su país natal. Encuentra muy cierto lo dicho por el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa sobre el hecho de que, a pesar del avance tecnológico (¿o a causa de él?) los humanos estamos cada vez más incomunicados.

[03]. Génesis 6:5-7.

[04]. Ibíd. 8. En el hebreo (Nôaj) el nombre del décimo patriarca desde Adán significa “descanso [reposo]” o “consuelo [consolación]”. Según el Diccionario Bíblico WikiCristiano.org, en Génesis 5:29 se explica el nombre como si estuviera relacionado con una palabra que suena parecida, nâjam, “consolar”; probablemente un juego de palabras que gustaba mucho a los antiguos.

[05]. 2ª Pedro 2:5: “no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos”.

[06]. Hechos 7:3.

[07]. Génesis 12:1-3. Esta es la promesa mesiánica que apunta a Jesucristo quien nacería de su descendencia; ver Mateo 1 y Lucas 3.

[08]. De Ur proviene el sustantivo urbe aplicado a ciudad y sus derivados: urbano, urbanismo, urbanista, etc.

[09]. Génesis 11:31 a 13.

[10]. Ibíd.17. Y ciertamente Abraham es el padre de las tres grandes religiones actuales: Judíos, Cristianos, y Musulmanes. Pablo lo llama “Padre de todos los creyentes” (Romanos 4:11-12). Se justificó por las obras hechas por la fe, Romanos 4:1-5, Santiago 2:20-26. Su vida está en Génesis 11-26, y recapitulada en Hechos 7:2-8. Finalmente, en Abraham fueron bendecidas todas las familias de la tierra, porque Jesucristo es descendencia de Abraham. Jesucristo es la bendición de todas las familias de la tierra, desde Adán, porque “antes que fuese Abraham, soy yo.” Adaptado del Diccionario Bíblico WikiCristiano.org.

[11]. Ibíd. 17:9; Isaac significa ‘risa’ en hebreo, ya que los ancianos rieron de alegría y asombro al enterarse de la promesa de que tendrían un hijo siendo estéril Sara.

[12]. Romanos 9:9-12.

[13]. Génesis 22. Este dramático hecho es una figura de Jesucristo, Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

[14]. Romanos 9:9-16. El nombre Jacob viene del hebreo Ya{aqôb, del verbo {âqab, “tomar del talón”; “ser más listo”, “suplantar”, “tomador del talón”, “el que suplanta [suplantador]”; Yaqub-El, “Jacob de[l dios] El”. Diccionario Bíblico ya citado.

——————-
Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/36416/es_dios_democratico