El Corán, libro sagrado del Islam


El Corán, libro sagrado del Islam

Para los musulmanes, el Korán es la palabra de Dios, transmitida a Mahoma por el arcángel Gabriel en el curso de sucesivas revelaciones.

AUTOR Juan Antonio Monroy , 23 DE DICIEMBRE DE 2015

5679d7f69b36d_151223islam4cab

Koran – British Museum / Cristian Bortes (flickr – CC BY 2.0)

El Korán es para los musulmanes lo que la Biblia es para los cristianos. Toda la teología islámica descansa sobre la estructura religiosa del Korán.

La Biblia tiene 66 libros, 39 en el Antiguo Testamento y 27 en el Nuevo Testamento. Fue escrita en un período de tiempo que abarca 1.600 años y en su redacción intervinieron unos 30 autores.

¿Cómo se originó el Korán? ¿Quién lo escribió?

El Korán es un sólo volumen; contiene 114 capítulos de longitud muy desigual, también llamados azoras, o suras. Para los musulmanes, el Korán es la palabra de Dios, transmitida a Mahoma por el arcángel Gabriel en el curso de sucesivas revelaciones. En el prefacio a la traducción francesa del Korán, realizada en 1971, el profesor y jurista árabe Hamidullalh describe las condiciones en las que se fijó el texto koránico. Según dicen los grandes teólogos musulmanes, el arcángel Gabriel fue dictando a Mahoma el contenido del libro sin un orden cronológico.

Ni el propio Mahoma ni sus seguidores tenían entonces una idea clara y definida del desarrollo sucesivo de la revelación. Cada vez que el arcángel Gabriel aparecía a Mahoma y le hablaba, éste llamaba a un escriba y le dictaba lo que había recibido del arcángel. La tradición dice que una vez al año, durante el mes de Ramadán, Mahoma recitaba al arcángel todo lo que había sido recopilado, para asegurarse de que Gabriel aprobaba lo escrito.

A la muerte de Mahoma, ocurrida el año 632, Alú Bakr fue elegido primer califa de la nueva religión. (El término califa o, mejor, jalifa, significa lugarteniente, sucesor de Mahoma, jefe supremo del Islam. El título exacto es “sucesor del enviado de Allah”). Apercibido Alú Bakr de que circulaban numerosas versiones de las revelaciones recibidas por Mahoma, ordenó que se recogieran todos los fragmentos considerados auténticos y se formara un libro. Así nació el Korán.

En años posteriores, la versión de Abú Bakr fue corregida y ampliada por otros dos califas, Omar (634-644) y Otman (644-656), quedando fijado en dicha fecha el texto definitivo del Korán. Durante siglos estuvo prohibida la traducción del Korán a cualquier idioma que no fuera el árabe, clásico o dialectal. Durante el pasado siglo el libro fue vertido a los principales idiomas conocidos. Poseo en mi biblioteca versiones del Korán en árabe y español, francés e inglés.

A mi juicio, la mejor de todas, la que más se ajusta al original, es la voluminosa versión bilingüe, inglés-árabe, seguida de acertados comentarios, realizada por el sabio musulmán Abdallah Yausuf Alí y publicada en Lahore, India, en 1934. Según Yousuf Alí, “no hay libro en el mundo a cuyo servicio se haya dedicado más talento, más trabajo y más dinero que al Korán”.

Para los musulmanes, en palabras del francés L. Massignon, el Korán “es a la vez su primer libro de lectura, su única salmodia litúrgica, su manual de oración, su código de derecho canónico, su libro de meditación, el libro que ha formado lentamente su mentalidad; en fin, el único necesario”.

El Islam naciente se centró inmediatamente en el Korán. Para los cristianos, Cristo es la revelación única y suprema de Dios. En el ciclo de las revelaciones, la última fue la recibida por el apóstol Juan en la isla de Patmos. Con la muerte del último apóstol acabaron las revelaciones. Para los musulmanes, el ciclo se abre nuevamente con las revelaciones del arcángel Gabriel a Mahoma.

————–
Leer más: http://protestantedigital.com/blogs/38112/el_coran_libro_sagrado_del_islam

Detenido pastor Terry Jones por intentar quemar 2.998 coranes por el 11-S


Detenido pastor Terry Jones por intentar quemar 2.998 coranes por el 11-S   

No estoy de acuerdo en absoluto con la actitud del pastor Terry Jones de quemar el Coran, pero no lo veo un motivo suficiente de detención. Los musulmanes queman biblias, matan cristianos y ningun presidente occidental dice ni hace nada. Además, no es que la constitución ordena en este pais la separación de las religiones con respecto al estado?

Y el manejo de armas,si el tiene licencia para portar armas, nadie le puede decir nada. Si no la tiene, bueno, que sea juzgado de acuerdo a las leyes norteamericanas del estado de Florida, por tenencia ilegal de armas de fuego.

Quema de coranes por el pastor Terry Jones

terryjones

Jones, había planeado incendiar los 2.998 ejemplares del Corán en un condado de Polk ya que según él, cada Corán representaba “a cada una de las víctimas, a cada persona que fue asesinada por el Islam” en 2001. Agentes de policía del estado de Florida (EE UU) detuvieron al polémico pastor Terry Jones, conocido por ser un radical anti-islamista, cuando éste se disponía a quemar 2.998 coranes, uno por cada víctima del 11-S, en el aniversario del ataque a las torres gemelas.

Jones, había planeado incendiar los 2.998 ejemplares del Corán en un condado de Polk ya que según él, cada Corán representaba “a cada una de las víctimas, a cada persona que fue asesinada por el Islam” en 2001. A Jones se le imputa un cargo de manejo de armas, relacionado con el transporte de estos libros rociados con keroseno.

El pastor ya había sido encarcelado en el 2011 por planear una protesta frente a una mezquita Las autoridades del condado habían denegado la solicitud de permiso que había presentado Jones para utilizar el parque Loyce E. Harpe para la quema. Sin embargo, aquella negativa no frustró sus planes ya que al parecer tenía intención de presentarse igualmente en los actos de homenaje al 11-S que se iban a celebrar en el lugar y una vez allí quemar los libros.

Terry Jones, es conocido por profanar en público y en actos mediáticos el libro sagrado del islam, el Corán. En el 2010 amenazó con quemar ejemplares del Corán si el proyecto de construir una mezquita cerca de la zona cero no era cancelado. Entonces, hasta el presidente de EE. UU. Barack Obama, medió para que aquel acto no se produjera y no se crearan conflictos internacionales.  Sin embargo, en marzo de ese año, Jones hizo un simulacro de juicio contra el Corán y en presencia de varios miembros de su iglesia lo declaró “culpable” y lo quemó, lo que provocó numerosas reacciones internacionales.

La iglesia Dove World Outreach Center en Florida, es la congregación que pastorea Jones que fue encarcelado por un corto período de tiempo en el 2011 por planear una protesta en la que pretendía quemar un Corán frente a la mezquita más grande de Estados Unidos. Los actos de provocación contra el Islam de Jones se han seguido repitiendo hasta tal punto que en el 2012 Egipto, solicitó su detención y extradición para ser juzgado por burlarse del Corán y por delitos contra la unidad nacional del país.

—————-

Fuente: 20 Minutos | Estados Unidos      |      Jueves 12      de      Septiembre, 2013      | Por      Nínro Ruíz Peña | (NoticiaCristiana.com).

LA RESURRECCION DE CRISTO parte 3


LA RESURRECCIÓN DE CRISTO parte 3

Autor:Paulo Arieu

“La resurrección de Cristo es nuestra garantía”, canta un viejo corito de la Iglesia.

Y si Cristo no resucitó, esta buena noticia que anunciamos no sirve para nada, y de nada sirve tampoco que ustedes crean en Cristo.”(I Cor. 15:14 TLA)

“La cumbre de la gloria de Dios es la gracia de Dios. Y la cumbre de la gracia de Dios es el Cordero que fue inmolado” J. Piper

Introducción:

[0] Antecedentes biblicos a la resurrección

teologos

[i] Evangelio sin cruz

Estamos tan acostumbrados a oir ese cristianismo imperialista y trinfante, que embriagado del éxtasis de la reurrección de Jesús predica la solución mágica de todos nuestros problemas. Venga a Cristo corriendo y será salvo, venga a Cristo y será sano o prosperado; y done entonces también una “ofrenda de amor abundante” y será mas prosperado aún, etc. Es el llamado evangelio de las ofertas o de la prosperidad, que ofrece el cristianismo capitalista de éxito inmediato de las familias Walton (Wallmart, E.U.), un cristianismo sin cruz,  sin dolor, ni sufrimiento por causa de Cristo. Pero ese no es el evangelio de Jesús.  Y no porque no crea que Dios bendice y pueda prosperar en su misericordia al creyente sincero, sino que el ser cristiano es pagar el precio de predicar a Jesús en la oscuridad de la intolerancia, de la persecucion, del sufrimiento y del martirio. …
Y todo porque? Porque Jesús resucitó. Sinó fuera por esto, estas personas que  sufren persecución por causa de Jesús serían simplemente chiflados religiosos, personas amantes del dolor, del sufrimiento, que se gozan porque si nomás en ser perseguidos. Estas son las personas masoquistas [1] que encima dicen a Dios gracias de tanto dolor. Pero eso no es cristianismo; esto es tan solo un trauma de la psiquis del hombre. Ser cristiano es creer que Jesús resucitó,y aguntárselas que te digan que estás loco. Anda a contarle a tus amigos que Jesús resucitó y que los musulmanes que dicen que robaron el cuerpo de Jesús de la tumba estan equivocados. No esperes te reciban con los brazos abiertos. Muy dificil.

[ii] .  El testimonio de la voz de un martir contemporáneo

torturado por CristoRichard Wurmbrand, nació en Bucarest el 24 de Marzo de 1909. Fue un pastor evangélico que paso catorce años en cárceles comunistas de Rumania, su patria. Fue uno de sus más renombrados dirigentes cristianos, autores y educadores. Pocos nombres son tan conocidos en su país.

En 1945, cuando los comunistas ocuparon Rumania, e intentaron controlar a las iglesia para sus propios fines, Richard Wurmbrand comenzó de inmediato un efectivo y vigoroso “ministerio subterráneo” entre sus compatriotas esclavizados y los soldados invasores rusos. Finalmente fue arrestado en 1948, en compañía de su esposa Sabina. Ella fue condenada a tres años de trabajos forzados. Richard Wurmbrand pasó tres años de confinamiento solitario, sin ver a nadie, con excepción de sus guardias comunistas. Después de tres años fue trasferido a una celda común por cinco años más, donde continuaron las torturas.

Debido a su prestigio internacional como líder cristiano, algunos diplomáticos de las embajadas de los países occidentales comenzaron a interesarse por su seguridad. Se les informo que había huido de Rumania. Por otro lado Policías Secretos, haciéndose pasar por ex – compañeros de cárcel, contaron a su esposa como habían presenciado su entierro en el cementerio de la cárcel. Tanto a su familia en Rumania como a sus amigos en el exterior se les aconsejo que era mejor olvidarlo, ya que, según estas falsas noticias, estaba muerto.

Después de ocho años fue puesto en libertad e inmediatamente reanudo su labor en la Iglesia Subterránea. Dos años más tarde, en 1959, fue vuelto a arrestar y sentenciado a veinticinco años de cárcel.

Richard Wurmbrand fue puesto en libertad otra vez en una amnistía general en 1964, y continuó su ministerio subterráneo. Conscientes del peligro que significaba para él un tercer arresto. Cristianos de Noruega negociaron su salida de Rumania con las autoridades comunistas. El gobierno comunista había comenzado a “vender” a sus presos políticos. El precio habitual de rescate por un preso era de 2.000 dólares; pero por el pidieron 10.000 dólares.

En mayo de 1966, mientras prestaba declaraciones ante el Sub-Comité de Seguridad Interior del Senado norteamericano en Washington, se desnudó hasta la cintura para que pudieran ver las dieciocho profundas cicatrices que le habían dejado las atroces torturas a que fue sometido durante su encarcelamiento. Los periódicos norteamericanos, europeos y asiáticas contaron al mundo su dramática historia. En el mes de Septiembre de ese mismo año se le advirtió que el régimen comunista de Rumania había dispuesto su asesinato. Mas, ni siquiera aquellas amenazas de muerte pudieron silenciar su voz.

Richard Wurmbrand ha sido llamado “la voz de la Iglesia Subterránea”. Líderes cristianos lo han llamado “un mártir viviente” y “el Pablo de la Cortina de Hierro”.

Richard Wurmbrand, encontró el eterno descanso en los brazos de su Amado Salvador el 17 de Febrero de 2001, Sabina su esposa, se le había adelantado, el 11 de Agosto de 2000

Amen.

[ii] “Vana es nuestra fe”

Si Jesus no nació,la fe cristiana es un mito. Pero si no resucitó, que estamos haciendo entonces?  Que sentido tiene ser torturado por Cristo, como le pasó a Richard Wurmbrand y a tamtos otros?  Pues aunque la creencia en la resurrección de los cuerpos es una doctrina muy judía, es ajena totalmente a las nociones sobre la vida ultraterrena de griegos y romanos. Para los judíos, en cambio, la resurrección con el cuerpo incluido era la única puerta para la vida después de la muerte.

En el siglo I todos los creyentes judíos estaban convencidos de que al final de los tiempos, que estaba próximo, en la era mesiánica, e inmediatamente antes de la llegada del reino de Dios habría una resurrección general de los muertos, que se levantarían para que quienes fueran justos entraran en el reino mesiánico, o bien para que los malvados sufrieran una condenación eterna (más o menos).

Había también otros que sostenían que sólo resucitarían los justos, es decir, los judíos fieles y unos pocos paganos que hubieran observado perfectamente la ley natural (= El Decálogo, en líneas generales).

Sin embargo, los individuos, como Filón de Alejandría que sostenían un vida ultraterrena del alma sola, sin el cuerpo, eran muy raros entre los judíos y se les veía como demasiado influenciados por el helenismo.

No entraba en las ideas de los judíos el que un ser humano justo resucitara como ser único antes de la resurrección general. Y este fue el caso de Jesús. Esto supuso una mutación notable en las creencias de los seguidores de Jesús respecto al judaísmo en general. Algo asombroso hubo de ocurrir en realidad para los discípulos de Jesús sostuvieran esta idea así como otras que eran también una notable variante de la creencia general de sus paisanos.

La profesión de fe que hacemos en el Credo cuando proclamamos que Jesucristo ‘al tercer día resucitó de entre los muertos’, se basa en los textos evangélicos que, a su vez, nos transmiten y hacen conocer la primera predicación de los Apóstoles. De estas fuentes resulta que la fe en la resurrección es, desde el comienzo, una convicción basada en un hecho, en un acontecimiento real, y no un mito o una ‘concepción’, una idea inventada por los Apóstoles o producida por la comunidad postpascual reunida en torno a los Apóstoles en Jerusalén, para superar junto con ellos el sentido de desilusión consiguiente a la muerte de Cristo en cruz.

De los textos resulta todo lo contrario y por ello, como he dicho, tal hipótesis es también crítica e históricamente insostenible. Los Apóstoles y los discípulos no inventaron la resurrección (y es fácil comprender que eran totalmente incapaces de una acción semejante).
Luego que Jesús murió, estaban completamente asustados y encerrados en sus propios y angustiantes miedos como para inventar algo así. Además, estaba escépticos de que algo asi pudiese suceder. No hay rastros de una exaltación personal suya o de grupo, que les haya llevado a conjeturar un acontecimiento deseado y esperado y a proyectarlo en la opinión y en la creencia común como real, casi por contraste y como compensación de la desilusión padecida. No hay huella de un proceso creativo de orden psicológico – sociológico-  literario ni siquiera en la comunidad primitiva o en los autores de los primeros siglos.
Los Apóstoles fueron los primeros que creyeron, no sin fuertes resistencias, que Cristo había resucitado simplemente porque vivieron la resurrección como un acontecimiento real del que pudieron convencerse personalmente al encontrarse varias veces con Cristo nuevamente vivo, a lo largo de cuarenta días.
Las sucesivas generaciones cristianas aceptaron aquel testimonio, fiándose de los Apóstoles y de los demás discípulos como testigos creíbles. La fe cristiana en la resurrección de Cristo está ligada, pues, a un hecho, que tiene una dimensión histórica precisa. Y sin embargo, la resurrección es una verdad que, en su dimensión más profunda, pertenece a la Revelación divina: en efecto, fue anunciada gradualmente de antemano por Cristo a lo largo de su actividad mesiánica durante el período prepascual.
Muchas veces predijo Jesús explícitamente que, tras haber sufrido mucho y ser ejecutado, resucitaría. Así, en el Evangelio de Marcos, se dice que tras la proclamación de Pedro en las cerca de Cesarea de Filipo, Jesús ‘comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres días. Hablaba de esto abiertamente’ (Mar. 8:31-32).
También según Marcos, después de la transfiguración, ‘cuando bajaban del monte les ordenó que a nadie contaran lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos’ (Mar. 9. 9). Los discípulos quedaron perplejos sobre el significado de aquella ‘resurrección’ y pasaron a la cuestión, y agitada en el mundo judío, del retorno de Elías (Mc 9, 11): pero Jesús reafirmó la idea de que el Hijo del hombre debería ‘sufrir mucho y ser despreciado’ (Mar. 9, 12).
Después de la curación del epiléptico endemoniado, en el camino de Galilea recorrido casi clandestinamente, Jesús toma de nuevo la palabra para instruirlos: ‘El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará’. ‘Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle’ (Mar 9, 31-32).
Es el segundo anuncio de la pasión y resurrección, al que sigue el tercero, cuando ya se encuentran en camino hacia Jerusalén: ‘Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y los escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le matarán, y a los tres días resucitará’ (Mar. 10:33-34).
Estamos aquí ante una previsión profética de los acontecimientos, en la que Jesús ejercita su función de revelador, poniendo en relación la muerte y la resurrección unificadas en la finalidad redentora, y refiriéndose al designio divino según el cual todo lo que prevé y predice ‘debe’ suceder. Jesús, por tanto, hace conocer a los discípulos estupefactos e incluso asustados algo del misterio teológico que subyace en los próximos acontecimientos, como por lo demás en toda su vida.
Pero además de las palabras de Jesús, también a actividad mesiánica desarrollada por El en el período prepascual muestra el poder de que dispone sobre la vida y sobre la muerte, y la conciencia de este poder, como la resurrección de la hija de Jairo (Mar. 5:39-42), la resurrección del joven de Naín (Luc 7: 12-15), y sobre todo la resurrección de Lázaro (Jn 11:42-44) que se presenta en el cuarto Evangelio como un anuncio y una prefiguración de la resurrección de Jesús.
En las palabras dirigidas a Marta durante este último episodio se tiene la clara manifestación de a autoconciencia de Jesús respecto a su identidad de Señor de la vida y de la muerte y de poseedor de las llaves del misterio de la resurrección: ‘Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás’ (Jn. 11:25-26).
Todo son palabras y hechos que contienen de formas diversas la revelación de la verdad sobre la resurrección en el período prepascual. Da la impresión de que existen discrepancias entre los evangelistas en cuanto a los sucesos que tuvieron lugar en el día de la resurrección. Marcos menciona que tres mujeres fueron al sepulcro, mientras que Mateo sólo menciona dos y Juan una, María Magdalena. Mateo y Marcos dicen que había un ángel en el sepulcro; Lucas señala que había dos. Marcos y Juan afirman que Jesús se le apareció a María Magdalena; Mateo solamente indica que se apareció a las mujeres que fueron al sepulcro.
Islam y resurrección:
428_1_45269cd953981
El islam no acepta la resurrección de Jesús. La religión Musulmana es la religión de más rápido crecimiento actual en el mundo, lamentablemente. Entre sus muchas diferencias con el Cristianismo es que esta niega la crucifixión y resurrección de Jesús. Para ellos, esto no es posible. No pueden digerir el hecho de que Dios haya permitido el sufrimiento de uno de sus Santos (Jesús). La visión de Jesús crucificado y muerto en la cruz no está incluido porque no encuentran evidencias en el Corán para ello.  Es un ejemplo clásico de argumentos apoyados por el prejuicio teológico pero no en evidencias históricas.  Si los musulmanes creen a) en una teoría de la sustitución (que otra persona fue crucificada en el lugar de Jesús), b) en la teoría de la ascensión (que Jesús fue rescatado de la cruz y ascendió al cielo), o c) la teoría del desvanecimiento (Jesús no murió verdaderamente en la cruz sino que sobrevivió a los rigores de la crucifixión), cada una de estas niega claramente la muerte de Jesús por crucifixión.
Esta creencia Islámica no es sólo algo que los musulmanes han confabulado en respuesta al Cristianismo,sino que el Corán mismo niega claramente la crucifixión de Jesús en Sura 4:157-158. Si leemos en los versos del Corán,vemos que dice
  • “Y por haber dicho: Nos dio muerte al Mesías Jesús hijo de María, el Mensajero de Alá – Mataron no él ni crucificado, pero al parecer lo que a ellos, y he aquí los que no están de acuerdo acerca de que está en duda la misma, no tienen! conocimiento de los mismos salvo búsqueda de una conjetura, sino que no lo mató a ciencia cierta, pero Allah lo tomó para sí Alá era poderoso, sabio “(trans Pickthall.)
  • “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá», siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento [seguro] de él, no siguen más que conjeturas.  Pero, ciertamente no le mataron, 158 sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio” Los musulmanes aceptan este versículo como revelación.  Su actitud es a menudo, ya que Alá ha revelado que fuera de esta manera, los registros históricos demás están equivocados. 
Los musulmanes aceptan este versículo como revelación.  Su actitud es a menudo, ya que Alá ha revelado que fuera de esta manera, los registros históricos demás están equivocados. Entiendo este punto de vista, y felicito a la actitud de aceptar lo que Dios revela y creerla y obedecerla.  Pero no hay que tener vergüenza o miedo de permitir que nuestros libros sean examinadas a la luz de la historia.  La Biblia afirma ser la revelación y afirma estar basada en hechos históricamente comprobables.  A medida que estos eventos se han examinado los registros históricos sólo confirman mas y mas que lo que dice la Biblia es verdad. El Corán, sin embargo afirma ser la revelación, y que alega haber sido dado de la historia, sino que hace afirmaciones que van en contra de documentación histórica.  El Corán hace una declaración aquí sobre la crucifixión de Jesús, pero no ofrece una alternativa históricamente creíble.
Si se va a aceptar la versión del Corán del evento deben darse cuenta de que la evidencia histórica respalda la Biblia y no el Corán. Por lo tanto, el Islam es una herejía y además el terror de los cristianos (te cortan la cabeza)!!!! Y si apostatás, tu salvación eterna corre peligro!!!
Además, este versículo lleva a algunas conclusiones muy difíciles en cuanto a la conducta y el carácter de Dios.  Si Dios hizo crucificar a otro hombre en el lugar de Jesús, que el hombre ha sido hecha para parecerse a Jesús, entonces Dios actuó injustamente al menos en cuatro formas:
1.  En primer lugar, Dios actuó injustamente hacia la persona crucificada en que fue crucificado por crímenes que no cometieron.
2.  En segundo lugar, Dios actuó injustamente hacia la propia madre de Jesús, sus compañeros más cercanos, y todos los otros discípulos que habían seguido a Jesús tan lealmente durante años.  Sinceramente creía que Jesús murió en la cruz.  Según el punto de vista islámico, Alá les deje engañar.  ¿Por qué?  Habían seguido a Jesús con sinceridad, muchos de ellos renunciar a la propiedad, los hogares y las familias.
3.  Dios actuó injustamente contra los cristianos durante seis siglos, hasta que Muhammad recitó la Sura 4:157.  Dios no dejó ninguna evidencia creíble para esos seis siglos que Jesús no murió en la cruz.  Y, con este verso del Corán, Dios no reveló ninguna nueva evidencia histórica o prueba para corregir la visión secular de los cristianos.
4.  Dios ha actuado injustamente para con nosotros, los cristianos de hoy y los musulmanes, en el que no ha dejado evidencia histórica más creíble que Jesús no murió en la cruz.

También, y no digo esto a la ligera, esta visión hace a Dios el autor de tal vez la mentira más grande de la historia.  Todo parte de la población mundial está afectada por la eternidad que realmente murió en la cruz.  Este es el evento más importante de la historia en cuanto a la salvación eterna se refiere.  Engañando a todos los presentes en el evento y no dejar evidencia creíble histórica de que Jesús no murió, el punto de vista musulmán hace a Dios mentiroso una enorme.  Seguramente que no es digno de Dios.

Comentando acerca de la Sura anterior, el reconocido traductor y comentarista Coránico, Yusuf Ali, declara:

“La enseñanza Coránica es que Cristo no fue crucificado ni muerto por los Judíos…”[2]

El apologeta y autor Musulmán Ahmed Deedat está de acuerdo:

“Sobre el tema de la crucifixión en el Santo Corán al Musulmán se le dice en términos muy claros…que ellos no lo mataron a Él ni lo crucificaron a Él.”[3]

Por lo tanto y claramente vemos que la enseñanza coránica es que Jesús no murió crucificado, lo cual está en directo contraste con el cristianismo el cual dice que no hay salvación aparte de la ofrecida en la cruz  (Mat 26:28; Mar 14:22-24; cf. 1 Cor. 1:18).

Conclución:

Colocando todas las creencias teológicas a un lado, ¿qué sugiere la evidencia? ¿Murió realmente Jesús al ser crucificado o sólo pareció que había muerto? Pablo le dice a Timoteo

  • “Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio.” (2 Tim. 2: 8)
Sin duda, muchos son los prejuicios del Islam para no creer en Jesús de Nazareth y ser cristianos. Si ud no cree en la resurrección, me gustaria inivtarlo a que se de una vuelta por la tumba vacía de José de Arimatea. María, María Magdalena y Salomé habían ido a la tumba para ungir el cuerpo del Cristo crucificado. Ellas se habían sorprendido al ver la tumba vacía. Un ángel se puso a un lado del sepulcro y les dijo: “Buscáis a Jesús Nazareno.” Luego añadió: “Ha resucitado, no está aquí.”
Esa fue la mayor noticia que el mundo haya oído jamás. ¡Jesucristo había resucitado de los muertos, como lo había prometido!  La resurrección de Jesucristo es la verdad primordial de la fe cristiana. Ella descansa en la raíz misma del evangelio. Sin una fe en la resurrección no puede haber salvación personal. La Biblia dice: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Tenemos que creer esto, o nunca podremos ser salvos.
Yo le invito a creer de todo corazón que Jesus resucitó. No dude en su corazón ni tenga miedo de creer en El.  Al tercer día Jesucristo resucitó de los muertos, salió de la tumba y apareció a los desanimados y asombrados discípulos que habían perdido toda esperanza de volver a verlo. Sin nuestra aceptación de la realidad de la resurrección, esa celebración no es más que una ilusión. Como escribió el apóstol Pablo hace ya mucho tiempo: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe.”
Cuando se contempla la resurrección de Cristo como un hecho histórico, “el domingo de Resurrección” se convierte en el día de días y se debe reconocer y celebrar como la mayor victoria de todos los tiempos.  La resurrección fue, en un sentido, una victoria suprema para la raza humana. Fue una victoria sobre la muerte: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.” Su resurrección de los muertos es la garantía que también para nosotros la tumba ha sido abierta y que seremos también resucitados: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.”

La resurrección fue también una victoria sobre el pecado: “La paga del pecado es muerte.” El pecado de Adán en el huerto del Edén tuvo como resultado la culpa, la condenación y la separación de la presencia de Dios. Sin embargo, allí también se dio la gloriosa promesa de que aparecería la simiente de la mujer, y que Dios pondría enemistad entre su simiente (Cristo) y la serpiente (Satanás).

  • Y si Cristo no resucitó, esta buena noticia que anunciamos no sirve para nada, y de nada sirve tampoco que ustedes crean en Cristo.”(I Cor. 15:14 TLA)
Dios le bendiga
Continúa….
———-
Notas
[1] Masoquistas: La denominación masoquismo define el placer sexual relacionado con el deseo de recibir dolor en el cuerpo, bien sea mediante humillación o dominación; el término fue descrito por el médico alemán Kraft Ebbing y lo tomó del apellido de un profesor de Historia y luego de profesión novelista, el austríaco Leopold von Sacher-Masoch que escribió varias obras con tintes masoquistas, de las novelas escritas la más famosa es “La venus de las pieles”: en ella se narra el castigo que se dejaba realizar por una dama envuelta en pieles.[extr de http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080131122910AAmOaNT]
[2] Abdullah Yusuf Ali, “El Significado del Santo Corán” (“The Meaning of the Holy Qur’an”), Décima Edición. (Beltsville, MD: Amana, 1999), 236 cit en http://www.miapic.com/el-islam-y-la-crucifixion-de-jesus
[3]  Josh McDowell y John Gilchrist, “El Debate del Islam” (“The Islam Debate”), San Bernardino: Here’s Life Publishers, 1983, 143. cit en http://www.miapic.com/el-islam-y-la-crucifixion-de-jesus
———-

Miedo a quemar un Corán: ¿Quiénes son los que queman el Corán?


Miedo a quemar un Corán:  ¿Quiénes son los que queman el Corán?

Desde 1950 hasta hoy en día, más de 10 millones de musulmanes han muerto en nombre del Islam, asesinados por sus correligionarios musulmanes, que cometieron, y cometen, los crímenes en nombre del Corán y de la Shari´a y son ofrecidos a Alá como sacrificios paganos. Los musulmanes no se han enojado ni irritado por esto. En una mezquita pequeña en países no-musulmanes hay centenares de ejemplares del Corán, en una de tamaño medio en los países musulmanes hay millares de ejemplares, y en las más grandes, muchos más. Todas las ramas del Islam tienen el mismo Corán.

Los musulmanes sunnitas han incendiado infinidad de mezquitas chiítas, y viceversa, musulmanes chiítas han incendiado un sinfín de mezquitas sunnítas, causando la muerte de numerosos fieles musulmanes y la quema de infinidad de ejemplares del Corán. Esto no ha producido el enojo ni el enfado de los musulmanes.

Según el Centro de Estudios del Islam Político www.politicalislam.com en los 1.400 años de existencia del Islam, los musulmanes han asesinado en nombre de Alá, del Corán, de la Shari´a, y de Muhammad, alrededor de 270 millones de kafir, infieles, 60 millones de cristianos, 80 millones de hindúes, aproximadamente 10 millones de budistas, y unos 120 millones de esclavos africanos.

Hasta la fecha no ha habido ni una petición de perdón ni disculpas oficiales por parte de organizaciones u organismos musulmanes.

Esto no ha encolerizado ni airado a los musulmanes.

Los creyentes más fervientes del Islam han destruido e incendiado sinagogas e iglesias, causando mortandad de judíos y cristianos, y también la quema de Sifrei Torá [Libros de la Torá] y Biblias.

Muhammad, el fundador del Islam, es quien instauró la tradición musulmana de conquista y destrucción de sinagogas, iglesias y templos paganos y su transformación en mezquitas.

Esto no ha producido el enojo ni la vergüenza de los musulmanes.

Antes de la liberación y reunificación de Jerusalem, durante la ocupación jordana de Jerusalem Este, de 1949-1967, 58 sinagogas fueron destruidas en el Barrio Judío del Casco Antiguo de Jerusalem por el ejército jordano tras la toma del área en 1948, y 38.000: tumbas en el cementerio judío del Monte de los Olivos destruidas. Algunas de estas tumbas fueron utilizadas para construir cercas y letrinas para el ejército jordano, así como para cubrir las calles.

En Israel no ha habido nunca ninguna llamada de rabinos ni de líderes políticos a destruir mezquitas o ejemplares del Corán como represalia.

Cuando los árabe-palestinos destruyeron las sinagogas tras la retirada de la Franja de Gaza, el Comité de Rabinos del Consejo de Comunidades Judías de Judea, Samaria y la Franja de Gaza llamó a hacer un día de ayuno a los judíos en conmemoración de las sinagogas destruidas.

En nombre del Corán se han cometido incontables crímenes contra los que los fieles devotos del Islam consideran infieles, judíos y cristianos.

Tampoco esto ha producido el enojo de los musulmanes ni les ha arrebatado a descalificar a los islamistas.

En nombre del Islam se discrimina a los cristianos de Pakistán, damnificados en las inundaciones recientes, se les priva de ayuda lo que les depara la muerte en muchos casos, si no se convierten al Islam. Tampoco esto ha enojado ni indignado a los musulmanes.

Blogs, webs islámicas instan a los seguidores de Muhammad a cometer atentados en nombre de Alá en diversas ciudades del mundo no-musulmán, Dar al-Harb, [la Casa de la Guerra], como recientemente han pedido que lo hagan en Barcelona, España, pero esto no irrita ni enoja ni molesta a los musulmanes.

Un líder religioso protestante, el pastor Terry Jones, con apenas una cincuentena de seguidores, se ha hecho famoso por la propuesta de quemar ejemplares del Corán el 11 de Septiembre. Esto si que ha provocado la irritación, la ira y el enojo de los musulmanes.

En absoluto les enojó, todo lo contrario, les alegró, el asesinato y la destrucción de cerca tres mil personas en las Torres Gemelas de Nueva York, ni les molestó que los islamikazes que manejaron los aviones lo realizaran en nombre del Corán y como sacrificio a su divinidad, Alá.

Barack Hussein Obama, bien conocedor de cómo piensan sus antaño correligionarios musulmanes, advirtió que quemar el Corán reclutaría a más combatientes de Al Qaeda.

Pero no sólo ha sido Barack Hussein Obama quien ha reaccionado contra el pastor Terry Jones, sino el jefe de las tropas estadounidenses en Afganistán, general David Petraeus, el secretario de Defensa, Robert Gates el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullens, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el secretario de Justicia, Eric Holder, la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, el Vaticano, y muchos más líderes occidentales han expresado su oposición a la quema planificada del Corán y han advertido que la profanación del Corán podría enfurecer a los musulmanes en todo el mundo.

Todas estas presiones al pastor Terry Jones son fruto del terrorífico pavor que padecen los occidentales, (habitantes del mundo no-musulmán, según la terminología del Islam), a la cólera de la Espada del Islam.

Mientras los creyentes más fervientes y ardorosos del Islam se permiten el lujo de asesinar judíos, cristianos, sin cortapisas por parte de nadie, en Occidente hay miedo a la quema de ejemplares del Corán.

En Occidente hay tanta turbación al Islam que cuando un retardado como Terry Jones se presta a quemar el Corán entra el pánico global a que fieles del Islam se exploten en aviones, en autobuses, en metros, en grandes almacenes y cometan crímenes contra la humanidad.

Está aumentando la presión de grandes sectores norteamericanos que ven la ubicación de una mezquita en los escombros del World Trade Center como una afrenta y un insulto a las víctimas norteamericanas que tuvieron que escuchar momentos antes de morir el grito de guerra musulmán Allahu Akbar [Alá es el más grande] de los yihadistas.

La construcción de la mezquita Córdoba es percibida por las familias de las víctimas y por grandes sectores de la población como una provocación similar a la que podría ser una embajada nipona al lado de donde fueron destruidos los buques norteamericanos en Pearl Harbor.

El promotor de la mezquita declara que podría cambiar su ubicación, al tiempo que advierte amenazadoramente que eso tendría graves consecuencias para EEUU ya que “el Islam lo interpretaría como que está siendo atacado” y las consecuencias que ello tendría para la seguridad norteamericana.

El imán Feisal Abdul Rauf que recibe el dinero del régimen islamista sunnita wahabita de Arabia Saudita para edificar la mezquita de la Casa Córdoba declaró en el programa ‘Larry King Live’, de la CNN: “Los titulares en el mundo musulmán serán que el Islam está siendo atacado”.

En caso de edificarse en el lugar previsto, con la aquiescencia de los dhimmies: el alcalde de Nueva York, el judío Michael Bloomberg, el gobernador de Nueva York, el cristiano David Alexander Paterson; el representante estadounidense de Nueva York, el cristiano Peter T King; y el antiguo musulmán, presidente de los EEUU, Barack Hussein Obama, los islamistas sabrán que Occidente sucumbe ante el Islam.

La Mezquita de Córdoba fue levantada sobre la Basílica cristiana de San Vicente Mártir, que por su situación en la ciudad acabó convirtiéndose en el principal templo cristiano de la ciudad y en la sede episcopal. Fue expropiada y destruida en el año 786 d. EC por los musulmanes, para construir sobre ella la mezquita principal de la ciudad. La mezquita simbolizó una victoria sobre los infieles.

La mezquita revelaba a los musulmanes la victoria militar y conquista y el supremacismo religioso del Islam sobre el cristianismo. En el imaginario totalmente consciente del islamismo y del mundo musulmán una Casa Córdoba en lo Zona Cero tendrá el mismo significado: victoria militar y supremacismo religioso del Islam sobre Occidente, y sobre el cristianismo.

El chantaje del islamista

El imán Feisal Abdul Rauf reiteró que su misión es promover la paz y construir un puente entre las distintas creencias religiosas. Aseguró amenazadoramente que “Nuestra seguridad nacional [de los EEUU] depende ahora de cómo negociamos esto, cómo negociamos sobre ello”.

En su opinión, si finalmente la mezquita se levanta en otra ubicación ello facilitará a los islamistas el reclutamiento de nuevos seguidores y hará empeorar la actitud [de los musulmanes] hacia el pueblo estadounidense.

El imán Feisal Abdul Rauf, que culpó en última instancia a los EEUU del ataque islamista del 11 de Septiembre, no predica con el ejemplo, ya que no está en su mente pedir libertad de religión en Arabia Saudita y que se permita la edificación de iglesias y sinagogas.

Hace unos años, el imán Feisal Abdul Rauf, en la Institución Chautauqua en Nueva York afirmó: “Siete siglos antes de la Declaración de Independencia fue escrita la Ley Shari’a, que estaba destinada a proteger la vida, la religión, la propiedad, la familia y el bienestar mental. Esta es la razón por la que afirman que Estados Unidos es de hecho un estado conforme a la Shari’a”.

Feisal Abdul Rauf dijo en la ciudad australiana de Sydney que “EEUU y Occidente deben reconocer antes el daño que han hecho a los musulmanes, para que el terrorismo pueda terminar”.

¿Quiénes son los que queman el Corán? (SEGUNDA PARTE)

La guinda de la locura islámica

“Los sionistas y sus partidarios están en el camino al colapso y el declive, y tales acciones desesperadas no los salvarán, sino que acelerará su caída y la aniquilación”, dijo Ahmadineyad en Teherán en una reunión con el ayatolá Seyyed Ali Jamenei y otros dirigentes y mulás.

El islamismo, el actual totalitarismo y terrorismo mundial que actúa a nivel local, tiene como uno de sus mayores adalides el iluminado y místico psicópata islámico Mahmmud Ahmadineyad, presidente de la República Islámica de Irán. En su constante delirio islamista, Ahmadineyad, ha responsabilizado a Israel de la propuesta del pastor protestante Terry Jones de quema de ejemplares del Corán.

El presidente iraní afirmó que la quema planificada del Corán por parte del pastor protestante de Florida, Terry Jones provocará la destrucción de Israel.

Ahmadineyad subrayó que el plan de quemar ejemplares del Corán es un “complot sionista, y contradice las enseñanzas de todos los profetas divinos”

El canciller iraní Manouchehr Mottaki ya había acusado a Israel de estar detrás de la quema del Corán.

“El software de este plan fue hecho por los sionistas tras su derrota contra los musulmanes y el mundo islámico”, dijo Manouchehr en una reunión con diplomáticos extranjeros en Irán, según informó la agencia oficial iraní IRNA.

El ayatolá iraní Safi Golpaygani declaró a la televisión estatal iraní que “en nombre de mil quinientos millones de musulmanes, condeno este plan salvaje y advierto de sus consecuencias. Este pastor debe ser inmediatamente detenido y su iglesia cerrada”.

Para los líderes religiosos del Islam el ejemplar de un Corán vale más que la vida una persona, y que la de centenares de seres humanos, tanto correligionarios musulmanes como “infieles” judíos y cristianos que pueden ser asesinados por la ira del Islam, por los devotos y creyentes muy fervorosos de la religión de Muhammad, encolerizados por la quema de su libro sagrado, que no lo es en realidad tan sagrado, pues es muy habitual destruir mezquitas y quemar ejemplares del Corán de correligionarios de otra secta, que poseen el mismo Corán.

La tradición islámica en destruir vidas, templos y propiedades de aquellos que son denominados “infieles”, en nombre del Corán, de la Shari´a, ofrecidos en “sacrificio a Alá” conjugados con el miedo de estos [los no-musulmanes] en el mundo no-musulmán son los motores que explican la dinámica actual de la política internacional.

La política cuyo objetivo es evitar la guerra haciendo concesiones al totalitarismo no ha funcionado a lo largo de la historia.

La política de appeasement [apaciguamiento] de Neville Chamberlain con respecto a la Alemania nazi no sirvió para frenar el totalitarismo nazi, al revés, lo alentó.

La política zapaterista y obamista de appeasement-apaciguamiento- ante el totalitarismo islámico no servirá, sino que lo alienta.

Hasta que Occidente y el mundo libre no entiendan que tienen que apoyar a las víctimas del totalitarismo islámico, y a los musulmanes que buscan un cambio del Islam, una reforma de esta religión, sufrirán como dhimmies el despotismo de los islamistas.

—-

Fuente: Guysen International News

http://antesdelfin.com/islamquemacoran2.html

FUNDAMENTALISMO parte 3


FUNDAMENTALISMO parte 3

 

CARACTERÍSTICAS DEL FUNDAMENTALISMO

Visto desde la práctica y del quehacer de las formas sociales, tanto religiosas como políticas, los fundamentalismos han existido desde siempre, y tienen una larga tradición histórica en las tres grandes religiones monoteístas -cristianismo, judaísmo e islamismo- de tal manera que es posible rastrearlo y hacer un inventario histórico de cómo cada uno de ellos ha influido en la historia de la humanidad.

El teólogo Hans Küng lo explica, “El islam y el cristianismo, ciertamente, tienen una larga historia de conflictos. Los cristianos piensan casi siempre sólo en las guerras de conquista emprendidas por los musulmanes, que los llevaron hasta España y a las puertas de Viena. Los musulmanes, por su parte, piensan sobre todo en las cruzadas y en el colonialismo y el imperialismo de Occidente, que sometió en la práctica todo el ámbito musulmán, desde el Atlántico hasta Indonesia, a su control político, económico y militar. Por este motivo, la desconfianza y el recelo están muy extendidos en ambos lados. Pero pueden superarse con una política mejor”

Los aspectos fundamentales de la fe que han sido objeto de defensa a ultranza por parte de los fundamentalistas son:

la creencia en la divinidad, el nacimiento virginal y la resurrección corporal de Cristo, la inminencia de la segunda venida, la expiación sustitutoria y- tal vez el aspecto de mayor énfasis- la inspiración verbal y la completa inerrancia de toda la Biblia, con lo que se estaba rechazando su estudio histórico-crítico y reafirmando la literalidad de todos los libros que la integran (en sus diversos cánones judío, católico y protestante). Cualquier adaptación del mensaje cristiano a la cultura es desterrado como algo herético.

Uno de sus enemigos más característicos es el evolucionismo darwiniano. Como consecuencia de esa actitud acrítica, es frecuente que los fundamentalistas soporten sus posiciones doctrinales con textos fuera de contexto; textos que se utilizan sin ningún tipo de rigor hermenéutico, y que se convierten en pretexto para justificar apriorismos doctrinales carentes de autoridad. En contraste con la actual anomía que lleva a un progresivo nihilismo (nada) o, al menos, a un agnosticismo militante, el fundamentalismo insiste en la absoluta uniformidad doctrinal, tratando de imponer normas morales muy rígidas, reglamentando todos los aspectos de la vida privada. La carencia de normas o criterios orientativos que prevalece en la sociedad actual, unido a un considerable déficit de formación teológica y una gran pobreza en la experiencia espiritual, forman un caldo de cultivo adecuado para el fomento del fundamentalismo, justificando así los movimientos de restauración que tratan de recuperar el orden perdido con motivo del advenimiento de la modernidad, siempre basados en el fundamento esencial (Biblia, Torá, Corán, Tradición).

Uno de los aspectos más representativos del soporte teológico fundamentalista tiene que ver con sus planteamientos apocalípticos, referidos al fin de los tiempos y que introducen una especie de fatalismo ineludible que ocasiona cierta postración e impotencia. En el fundamentalismo cristiano los mensajes suelen ser: Cristo está a punto de llegar, la inminencia de la venida del Señor y el rapto de los creyentes; este énfasis paraliza a sus seguidores en cuanto a la formulación de proyectos de futuro. Pero, simultáneamente, y en abierta contradicción, sus líderes más representativos no dejan de hacer planes y proyectos de futuro, mostrando su aparente incredulidad acerca de lo que ellos mismos están predicando. El fundamentalismo, en general, no es solamente una forma de teología, es más bien una ideología que se alía con intereses sociales y políticos de grupos identificables, contrarios a cualquier tipo de pluralismo. Su empeño no se limita únicamente a preservar la fe, sino que desea transformar el mundo de tal manera que la fe pueda ser más fácilmente preservada. En su manifestación más profunda, el fundamentalismo no reconoce una línea divisoria entre religión y política. La religión no se concibe como algo privativo del individuo tal y como propicia la modernidad. De modo que los enemigos básicos son el liberalismo, el humanismo y el secularismo, visto desde sus filas como la encarnación del mal. Se trata de un movimiento de reacción; reacción contra las herejías de la teología moderna.

Pero advirtamos que puede resultar erróneo utilizar el término fundamentalismo o fundamentalistas, en su dimensión peyorativa, ya que para muchas Iglesias calificarse a sí mismas de fundamentalistas supone un orgullo. Además, es preciso distinguir entre conservadores fundamentalistas, si bien ambos coinciden en acusar a la teología moderna de ser culpable de haber creado un mundo en el que se ha socavado la autoridad incuestionable de la religión como institución y, a raíz de la aparición del método histórico-crítico, haber colocado bajo sospecha la autoridad absoluta de la Biblia. La gran diferencia entre conservadores y fundamentalistas habrá de buscarse en que aquellos, tenaces luchadores contra el liberalismo, han hecho un gran esfuerzo en reducir y atenuar las diferencias denominacionales (incluso entre católicos y protestantes), haciendo desaparecer antiguas posturas anti, buscando espacios comunes en el mutuo reconocimiento de los valores ortodoxos del cristianismo histórico que todos ellos defienden.

Más exactamente, es H. Kung quien nos aporta el primer texto histórico, que contiene el pensamiento o razón de ser del fundamentalismo “…el primer artículo del llamado “Niagara Creed” de la conferencia Bíblica de Niágara de 1878, se formuló anticipándose a todo el movimiento fundamentalista: “Creemos que la totalidad de la Escritura está dada mediante la inspiración de Dios”, mediante la que entendemos todo el libro llamado Biblia; entendemos esa afirmación no en el sentido en que se dice a veces de manera equivocada que las obras del espíritu humano son inspiradas, sino en el sentido de que el Espíritu humano son inspiradas, sino en el sentido de que el Espíritu Santo dio en un tiempo antiguo justo estas palabras de los escritos sagrados a hombres santos; y que su inspiración divina no está presente en grados distintos, sino que se refiere de manera igual y completa a todas las partes de estos escritos, a los históricos, poéticos, doctrinales y proféticos, y eso hasta la mínima palabra o flexión de una palabra, en el supuesto de que tal palabra se encuentre en los manuscritos originales”, como se ve en este contexto ideológico-teológico se inicia la justificación teórica de una forma de pensamiento que va a direccionar la creencia religiosa hacia los rincones del radicalismo y el sectarismo religioso. Es la ortodoxia el apoyo del pensamiento fundamentalista.

Con estas apreciaciones se sustenta por qué el tema religioso tiene que ser estudiado a partir de conceptos políticos y de realidades concretas. Negar hoy el estudio de lo religioso y su forma concreta del fundamentalismo, es no ver cómo los tiempos presentes -entiéndase los líderes y gobernantes- deciden los destinos de los pueblos, bajo los símbolos, las oraciones, los estandartes divinos, entre otros.

Continua….