El “arrepentimiento G12” vs. el arrepentimiento bíblico


El “arrepentimiento G12” vs. el arrepentimiento bíblico

por Pablo Santomauro

“Es necesario que el nuevo creyente entienda que el arrepentimiento genuino significa sentir dolor por las cosas erróneas que se han hecho …” (César Castellanos, La Escalera del Exito, p. 46)

César Castellanos, el líder absoluto del G-12, pone especial énfasis en el hecho de que el cristiano debe sentir lo que él ha denominado el “verdadero arrepentimiento”. Tan central es este principio en el esquema doctrinal de Castellanos, que él considera obligatorio que sus seguidores participen de los conocidos Encuentros para ser confrontados con sus pecados, las causas y sus consecuencias[1]. ¿La forma de alcanzar el verdadero arrepentimiento? Una vez en el Encuentro, la persona debe crear una lista de pecados, algo que el movimiento llama “la Clínica”. Cada concurrente debe de cargar consigo esa lista por los tres días que dura el Encuentro, incluir su nombre y el de la iglesia a que pertenece, e ir marcando los pecados que ha cometido a medida que los va recordando[2]. En algunos casos la lista contiene pecados tan grotescos y pervertidos que al encuentrista nunca le han pasado por la mente hasta el momento de leerlos[3].

El objetivo del procedimiento es, definitivamente, hacer que el creyente se sienta impuro y miserable por sus pecados. Existen reportes de que algunos dirigentes de los Encuentros han llegado a usar corazones vacunos a los que el participante debe acuchillar representando lo que la persona que peca hace con el corazón de Cristo, pintura roja simbolizando cómo éste sangra a causa de nuestros pecados, excremento que se debe oler para concientizar cómo hiede el pecado delante de Dios, etc., etc.[4]. Todo esto, combinado con otras técnicas de persuasión y manipulación psicológica, conducen a la persona a desmoronarse emocionalmente y prorrumpir en llanto debido a los sentimientos de culpabilidad. Se supone que este despliegue emocional es el verdadero arrepentimiento. ¿Lo será? ¿Se diferencia esto del arrepentimiento que la persona experimentó cuando vino a Cristo? ¿Significa esto que la persona no es salva hasta que no pasa por el “verdadero arrepentimiento”?

Entendiendo la salvación por gracia y el arrepentimiento bíblico

Salvación por gracia significa que Dios es el que salva al pecador, nadie más. El pecador no juega parte ninguna en la salvación por gracia (Ef. 2:8-9). Esto no significa que el hombre no es responsable de arrepentirse y creer en el Evangelio. A menos que usted se arrepienta y venga a Cristo en fe, de cierto perecerá (se perderá por la eternidad).

A los hombres y mujeres se nos da mandamiento de arrepentirnos y creer en el Evangelio (Hch. 17:30; Mt. 11:28-30; Hch. 16:30-31). Esta verdad ineludible complementa la realidad de la soberanía divina, no la contradice.

Soberanía de Dios:
“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no le echo afuera” (Jn. 6:37).

Responsabilidad Humana:
“De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna”.(Jn.6:47)

Soberanía de Dios y responsabilidad humana armonizadas:
“Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica los mandamientos de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis” (Jn. 6:28-29).

El hecho de que los hombres en su estado natural estén espiritualmente muertos (Ef. 2:1) no niega ni reduce su responsabilidad de creer en el Evangelio y arrepentirse de sus pecados.

Incapacidad Humana:
“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere…” (Jn. 6:44).

Responsabilidad Humana:
“Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna…” (Jn. 6:40).

Basados en lo anterior deducimos que en lo que respecta a los seres humanos, elección e incapacidad humana son cuestiones que están en la jurisdicción de Dios, NO la nuestra. Cuando ya somos cristianos no nos preocupamos acerca de si fuimos elegidos o no, ni de nuestra incapacidad de venir a Dios. Simplemente confiamos en Cristo.

¿Cuál es nuestra responsabilidad desde el punto de vista humano?

Respuesta: Recibir a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador personal. Este paso o compromiso involucra todo nuestro ser:

Intelectualmente debemos: 1) Entender e internalizar el Evangelio (Jn. 8:32; Ro. 10:17); 2) Aceptar el Evangelio como la Verdad (Mt. 16:13-18).

Emocionalmente sentiremos: 1) Dolor por nuestros pecados (2 Co. 7:9-11); 2) La urgencia o necesidad de restituir o reparar (Lc. 19:8-9).

Volitivamente: 1) Recibiremos a Jesús como Señor y Salvador (Jn. 1:12); 2) Rechazaremos el pecado y tomaremos otra dirección (Lc. 3:8; Ef. 4:17-20; 1 Co. 6:9-11).

Las emociones

Lo que Castellanos enseña respecto al arrepentimiento es una mezcla de verdad y error. Cuando Castellanos dice que el verdadero arrepentimiento debe ser acompañado de dolor, está diciendo algo que es bíblico. El dolor debe manifestarse aun antes que el arrepentimiento en el sentido de que el dolor es un factor que conduce al arrepentimiento. La experiencia de la salvación de Dios incluye verdadero dolor y quebranto de corazón por nuestros pecados (lo que incluye el mal infligido a otros seres).

Excepciones: Hay casos en que la conversión antecede al arrepentimiento (no es el dolor el que conduce al arrepentimiento y por ende a la conversión). Ejemplo: La conversión de Pablo en el camino a Damasco. Pablo no sentía ningún dolor o culpabilidad antes de caer a tierra y convertirse a Cristo, aunque estoy seguro que lo sintió después.

Es importante distinguir entre el dolor genuino o verdadero, y el dolor falso o insincero (2 Co. 7:10). Hay un dolor que es dirigido hacia Dios y que consiste en angustia mental y sufrimiento interior, causado por el cargo de conciencia abrumante por nuestro pecado contra Dios y los que herimos o perjudicamos. La verdad es que nuestros pecados causan angustia, remordimiento y dolor (Sal. 32:3-4; Lc. 15:17-19). Por supuesto que existen varios grados de dolor debido a las diferentes personalidades.

El verdadero dolor conducirá al arrepentimiento, y arrepentimiento es el cambio intelectual y volitivo en el cual nos apartamos del pecado para andar en el camino de la justicia (2 Co. 7:9-11). En este sentido, Castellanos, como dije antes, entiende la secuencia del proceso espiritual correctamente. Pero veamos ahora su distorsionada y nociva aproximación al tema.

Los errores y peligros en el “verdadero arrepentimiento” del G12

La técnica de Castellanos para conducir a la persona al “verdadero arrepentimiento”:

1) Suplanta al Espíritu Santo — En el momento de la conversión, uno puede que no sea consciente de la magnitud de los pecados cometidos. Todo lo que algunos sabemos es que somos pecadores sin remedio y por ello venimos a Cristo en arrepentimiento y fe. Se dice que cuanto más cerca estamos de Dios, más rechazo hacia el pecado vamos sintiendo. A medida que avanzamos en nuestra vida cristiana, el Espíritu Santo nos conduce en el proceso introspectivo por el cual recordamos y reconocemos la gravedad de nuestras ofensas pasadas (Sal. 51:7), y sin lugar a dudas el dolor es un componente de la ecuación (Sal. 38:17-18). Pero es el Espíritu Santo el que iluminándonos a través de la Palabra de Dios nos guía en este proceso, el cual no sucede de la noche a la mañana, ni se puede fabricar en un encuentro de tres días. Ningún hombre o método puede sustituir al Espíritu y su soberanía en todo el proceso, incluido el tiempo. La pretensión de Castellanos de hacer de los Encuentros una especie de catalizador para acelerar el proceso de concientización del pecado y de madurez en el cristiano, equivale a querer asumir el rol del Espíritu Santo, lo que raya en blasfemia.

2) Planta dudas en los cristianos — Según ciertos reportes, es obvio que entre los “encuentristas” sometidos a la clínica y el verdadero arrepentimiento encontramos nuevos creyentes, fieles de otras iglesias (nuevos y de años), y aun pastores y líderes. Todos ellos son sometidos al mismo tratamiento y método operacional, lo que es consecuente con las ideas de Castellanos. La inferencia lógica es que a todos ellos les faltó algo en su experiencia de conversión, o aun peor, que nunca tuvieron una experiencia de conversión. Paradójicamente, uno de los lemas del movimiento es afirmar a sus miembros en la seguridad de la salvación, pero el método de Castellanos parece hacer exactamente lo contrario. El “verdadero arrepentimiento” puede tener consecuencias desvastadoras en aquellos creyentes que por una u otra razón carecen de la certidumbre de la salvación. Un caso muy real es que la persona finja todos sus manifestaciones (llanto, gemidos, etc.) a los efectos de ser aceptada en el grupo. Puede tratarse de una persona que ya es salva y que al no poder manifestar emociones efusivas como los demás, comience a dudar su salvación.

3) Reduce el arrepentimiento a una mera manifestación emocional externa, no teniendo en cuenta que diferentes personalidades reaccionan de manera diferente ante el dolor. Tampoco toma en cuenta que ciertas personas llegan a Cristo con diferente grado de deterioración moral y acumulación de pecados. Para algunos el arrepentimiento puede reducirse a solamente la convicción de haber vivido separados de Dios a pesar de llevar una vida medianamente decente. En estas personas es raro ver un despliegue emocional externo ya que lo que los condujo al arrepentimiento es sentirse avergonzados delante de Dios por su negativa a reconocerlo como Señor de sus vidas. Lo mismo sucede con la persona que llega a Cristo en su adolescencia o juventud. No esperemos que estas personas derramen lágrimas a raudales.

4) Mal interpreta la naturaleza del arrepentimiento — El título de un artículo en una página pro visión G12 dice: El Arrepentimiento, Clave para el Avivamiento. Veamos un corto párrafo del escrito:

“Cuando no hay un genuino arrepentimiento, todo esfuerzo que se intente para desarrollar un liderazgo victorioso y ganar las almas para Cristo es en vano. Podemos preguntar: ¿Hay creyentes que no han confesado su pecado? Claro que sí, han reconocido a Jesús como el Señor de sus vidas pero no han dejado que Él procese sus vidas y han dejado cosas ocultas”. [5]

Tal afirmación nos confirma que el “arrepentimiento verdadero” al que se refiere César Castellanos es uno que tiene que darse, por inferencia, en los cristianos. ¿Puede haber creyentes que no han confesado su pecado? Castellanos afirma que alguien puede reconocer a Jesús como Señor de su vida sin dejar que “él procese su vida”. ¡Vaya declaración más contradictoria! Yo sí creo que las iglesias evangélicas, en gran medida, asedian y arrinconan a la gente invitada o que simplemente aparece por la iglesia para que “acepten a Cristo”. El resultado de esto son numerosas conversiones falsas, lo que permite al inconverso convivir con el resto de la iglesia con sólo adquirir patrones de conducta similares a los del cristiano genuino. No se trata, como dice el artículo, de creyentes que reconocen a Jesús como Señor pero no lo dejan actuar en sus vidas – esta idea es un oxímoron (es como describir a “un demonio bastante bueno”).

5) Maneja una noción equivocada de avivamiento — El mismo artículo expresa:

“El avivamiento es el despertar espiritual que sólo es posible mediante un arrepentimiento genuino. Muchos líderes se han arrepentido de sus iniquidades y pecados, han confesado su fe en Jesucristo pero no crecen. Vale la pena diferenciar entre arrepentirnos de nuestras malas acciones y entrar en la dimensión del genuino arrepentimiento”. [6]

Un avivamiento es prerrogativa absoluta y soberana de Dios. La necesidad por un avivamiento de proporciones mayores en todo el mundo es crítica. Todo seguidor de Cristo que se precie de serlo estará de acuerdo con esto. ¿Qué es un avivamiento? A continuación, veamos la diferencia entre el verdadero y el falso avivamiento:

a. Verdadero avivamiento. Es un acto soberano de Dios en una comunidad o una nación donde repentinamente aparecen: (1) convicción intensa y general de pecado y el subsecuente juicio de Dios; (2) un giro masivo hacia el evangelio de salvación bíblico; (3) un sobrecogedor sentido de Dios, de su gloria, poder, amor, gracia, verdad, y presencia; y por último, (4) las iglesias bíblicas locales se agrandan y fortalecen.

b. Falso avivamiento. Es una explosión emocional, por lo general resultante de métodos sensacionalistas y/o extremos usados por el hombre para despertar las emociones de la gente. La mente no es confrontada con la verdad bíblica, sino que las emociones son manipuladas mediante técnicas psicológicas. El falso avivamiento se centra en manifestaciones físicas y experiencias místicas, y es de duración temporaria. Al final, termina con iglesias desgastadas, divididas, debilitadas numéricamente y disminuídas en cuanto a su influencia. Un falso avivamiento resulta en muerte, no en vida. El “verdadero arrepentimiento” del G12 conduce a un falso avivamiento.

Conclusión

Castellanos secuestra el mandato bíblico de arrepentirse, crea una mutación nociva, y lo incorpora dentro del montaje especial de los Encuentros como un instrumento de manipulación de las emociones humanas. La confesión prácticamente pública de los pecados de los encuentristas encierra en sí otro peligro para la vida cristiana. La revelación de los pecados en una lista agrega un posible elemento de extorsión. Si bien no tenemos prueba conclusiva de que los líderes puedan tener acceso a esa lista, es posible que de tenerlo, puedan ejercer dominio sobre aquellos que han revelado sus pecados abiertamente en los Encuentros. Los frutos del G12 en general y las técnicas usadas en las Encuentros en particular, son: Iglesias divididas o simplemente aniquiladas, testimonios de personas quebrantadas, falsas conversiones por medio de métodos de presión manipulativos, y cristianos inmaduros desilusionados con Cristo. Esto es indicativo de que el “avivamiento” y el “arrepentimiento” promocionados por el G12 traen muerte en lugar de vida. <>

Notas:

1. Ricardo Becerra, Un Encuentro con los Encuentros del G12, Apología Cristiana, Enero- Abril 2008.

2. Ibid.

3. Ricardo Becerra, adaptación al inglés por Paul Carden, EncounterinG12 (M.C.O.I. Journal, Spring 2007, p. 10).

4. Ricardo Becerra, Un Encuentro con los Encuentros del G12, Apología Cristiana, Enero- Abril 2008.

5. http://www.visiong12.com/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=68

6. Ibid.

 

VIDEO: Virginia Occidental vive un gran avivamiento espiritual


VIDEO: Virginia Occidental vive un gran avivamiento espiritual

El avivamiento espiritual que comenzó en una iglesia local en el estado de Virginia Occidental, Estados Unidos, ahora está tocando al país entero.

Hay un nuevo sonido que sale de los montes del sur de Virginia Occidental… un sonido que muchos profetas anunciaron, pero no se había oído hasta ahora.

En semanas recientes, el complejo deportivo más grande de Williamson, Virginia Occidental, se llenó completamente con personas clamando a Dios.

Todo empezó cuando el evangelista de Tennessee, Matt Hartley, visitó una iglesia local para lo que se suponía era un servicio de avivamiento de tres días que aún se mantiene.

“Esto no es algo hecho por el hombre, por un carismático o hiper-espiritual, esto es la presencia de Dios que nos abruma, que se da a conocer a la gente hambrienta, que están cansados de un Cristianismo estancado y una iglesia ‘segura’, quieren a Jesús más que cualquier cosa, por eso están aquí”, dice Hartley.

Hartley también habló en la secundaria local, donde un avivamiento parecía darse entre los alumnos.

“De 400 a 450 estudiantes fueron salvos en Mingo Central, gracias a la visita de Matt Hartley al club de oración voluntario. Ha sido transmitido de escuela a escuela, de un grupo juvenil a otro, rompiendo barreras de denominaciones y se ha dado un gran espíritu de unidad”, comenta Katie Endicott, del club de oración de la secundaria Mingo Central.

Muchos dicen que este es el avivamiento espiritual más grande en la historia de Virginia Occidental.

“No podríamos haber hecho esto, aunque quisiéramos, hemos tenido tantos servicios de avivamiento, tantos servicios especiales, pero nada como esto, este es un verdadero avivamiento”, indica Endicott.

Endicott dice que la oración y la desesperación han logrado este avance espiritual, en especial entre los jóvenes.

“Oh Dios mío, es increíble, nunca he visto ocurrir una cosa como esta, donde los jóvenes obtienen el fuego y es genial venir a la iglesia y adorar a Dios. Nadie te juzga o dice nada porque están contigo. Hemos empezado a tener círculos de oración en las escuelas y estamos leyendo y haciendo estudios bíblicos en la escuela”, dice Andrew Fletcher, estudiante de secundaria.

Otros, como Erica Priest, están viendo a Dios responder oraciones muy específicas.

“Mi esposo fue salvo esta mañana. He orado por él durante 7 años y será bautizado este domingo”, comenta Priest.

Hartley cree que el sonido del avivamiento que ahora se oye en Virginia Occidental tiene el potencial de esparcirse alrededor del mundo.

“Creo que Dios ha preservado este estado para un avivamiento del fin de los tiempos que viene a Estados Unidos. Creo que este es el principio de lo que va a ocurrir y se esparcirá como un incendio a través de las naciones, que Jesús será exaltado y entre más sea Jesús exaltado, más el río de Dios va fluir y no hemos visto nada en comparación a lo que Dios está liberando”, concluye Hartley.

————-

Si desea reproducir esta noticia, por favor dé el crédito a http://www.MundoCristiano.tv

En busca del verdadero avivamiento


En busca del verdadero avivamiento

Siempre me ha dejado un tanto perplejo ver y oír las incertidumbres en algunos sectores respecto a la deseable necesidad de un avivamiento hoy.

AUTOR: Julio Pérez, 07 DE MAYO DE 2016

Este artículo va dirigido esencialmente a gente familiarizada con la expresión “avivamiento espiritual” y a quienes anhelan una experiencia cristiana más profunda, ilusionante y significativa.  En mi caso, tengo que confesar que desde los inicios de mi conversión a Cristo me transformé en un avivamentista sin saberlo, debido a un impactante encuentro con Dios que cambió mi vida por completo y muy especialmente cuando recibí la experiencia pentecostal del bautismo del (o con el) Espíritu Santo unos años más tarde.

Por supuesto que me parecen respetables otras opiniones al respecto, pero permitidme expresarme desde mi vivencia y convicción personal.  Desde muy joven fui instruido en las verdades fundamentales de la fe cristiana, lo cual agradezco mucho; pero desde siempre había algo en mi interior que anhelaba una vida de mayor plenitud espiritual y la necesidad de vivir un cristianismo de alta intensidad, tanto en mi relación personal con Dios como en la interacción con mis hermanos en la fe y, por supuesto, con mis amigos, compañeros y familiares.

A principios de los años ochenta, pude experimentar mi primer avivamiento personal que se tradujo en un poderoso encuentro con el Espíritu Santo, el que me impulsó a asumir nuevos desafíos en la vida de fe y a disfrutar de una nueva libertad espiritual hasta entonces desconocida para mí. Un nuevo celo evangelístico se apoderó de mi alma y también pude experimentar una bendita crisis de santidad que despertó mis sentidos espirituales, implantando en lo más profundo de mí ser un renovado temor de Dios. Como observaréis, no aporto todas las citas bíblicas que podrían avalar mi tesis personal, porque necesitaría un espacio mayor que el que ocupa este escrito para autentificar mi experiencia sobre lo que considero un verdadero avivamiento.

Cuando el apóstol Pablo le aconseja a Timoteo que avive el fuego…de Dios que estaba en él, 2ª Timoteo 1:6, es porque hay algo que puede estar apagado o semiapagado en nuestros espíritus y en el momento que se produce una llamarada de ese fuego divino en nuestros corazones, al igual que les sucedió a los caminantes de Emaús, renace en nosotros el gozo y la esperanza del Señor (Lucas 24: 30-32).

He podido viajar a diferentes ciudades del mundo, indagando acerca de los grandes avivamientos de antaño y del siglo XX. Recuerdo haber estado frente a la placa conmemorativa, en Azusa Street, que el ayuntamiento de la ciudad de los Ángeles dedicó al nacimiento del movimiento Pentecostal a principios del siglo pasado y, por supuesto,  no se me ocurrió lanzarme sobre ella e invocar la unción del Espíritu que se vivió en aquel lugar con William Seymour.

Reconozco que todas las experiencias vividas en varios lugares del mundo han contribuido a enriquecer mi experiencia de fe, siendo testigo de diversas manifestaciones milagrosas en algunos de ellos. Sin embargo, mi énfasis, en esta ocasión, está centrado en el principal modelo escritural que sustenta esta tesis y que avala mi experiencia de fe y de avivamiento personal. Me estoy refiriendo al avivamiento de Jerusalén, descrito en Hechos 2.

Este es el patrón maestro de todos los avivamientos habidos y por haber, y tenemos que analizarlo con lupa para descubrir las preciosas semillas de un auténtico avivamiento bíblico. Aquellos ciento veinte, que apenas eran solo una tercera parte de los que habían visto a Jesús resucitado, estaban esperando la susodicha promesa del Padre, pero nunca podrían haber llegado a imaginar que sucediera lo que sucedió en el aposento alto, superando sus mejores expectativas.

La sorprendente irrupción del Espíritu Santo en aquel lugar, produciendo una especie de torbellino de gloria y posándose sobre cada uno de ellos unas lenguas flameantes como de fuego, hizo que al instante fueran todos llenos del Espíritu Santo. ¡Qué escena tan impresionante, a la vez que altamente motivadora! Esto los impulsó a salir a las calles a hablar valientemente de las maravillas de Dios y a realizar su primera proclamación kerygmática con el irresistible poder del Espíritu (Hechos 2:14-42).

Lo que precedió a este gran momento tiene la misma vigencia hoy que entonces y estas son las palabras del Señor Jesús antes de su ascensión a los cielos: “Recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”, Hechos 1:8.

Este poder de convicción, poder de persuasión y una santa determinación son lo que produce el Espíritu Santo cuando invocamos fervientemente su presencia, su influencia y su guía para realizar la obra del Señor con buen ánimo. Siempre me ha dejado un tanto perplejo ver y oír las incertidumbres que se producen en algunos sectores de nuestro ámbito respecto a la deseable necesidad de un avivamiento en la actualidad, ya sea a nivel personal o comunitario.

También es cierto que en ciertas ocasiones se utiliza la palabra avivamiento para describir experiencias disparatadas y antibíblicas, completamente espurias, pero ello no debe hacernos desistir, ni mucho menos, de una bendición tan importante y extraordinaria para nuestra vida espiritual y la de nuestras iglesias como es ir a la búsqueda de un verdadero avivamiento.

————

Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/39305/En_busca_del_verdadero_avivamiento

VIDEO: Miles de creyentes claman por un avivamiento en California


VIDEO: Miles de creyentes claman por un avivamiento en California

By Wendy Griffith
Presentadora/Reportera de CBN News
Monday, April 25, 2016

Recientemente, decenas de miles de personas se reunieron en Los Ángeles, California para orar por un avivamiento espiritual. El rally “Azusa Now” fue realizado estratégicamente en el 110 aniversario del avivamiento Azusa de 1906, la cual tuvo un impacto global.

Cristianos de todos los colores, raza y denominación se han reunido en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, a pesar de la lluvia, para orar por un avivamiento que se extienda alrededor del mundo.

“Sabía en mi corazón que estaba destinada a estar aquí, que debía experimentar esto y que sería algo histórico”, dijo Cameron Clark, de Yuba City, California.

“Creo que hay una cercanía entre nosotros que abrirá los cielos. Realmente creo que hemos abierto las puertas para que el Rey de gloria pueda venir… es tan emocionante”, indicó Lisa Baker, de San Diego, California.

“Solo estoy aquí sumergiéndome en su presencia y solo creyendo por milagros”, aseveró de Raleigh, Carolina del Norte.

“Solo trabajamos en el cuarto de oración por nuestra nación, durante dos años. Solo orando en esta habitación y es como es como si está ocurriendo ahora… está pasando”, dijo Glenn Vasaturo, de Colorado Springs.

El fundador de The Call, Lou Engle, ha pedido al país orar en tiempos estratégicos durante los últimos 15 años. Dice que el evento “Azusa Now” nació de un sueño de tener un avivamiento aún mayor al que ocurrió en la calle Azusa 312, en el centro de Los Ángeles en 1906.

“Creo que estamos a las puertas del tercer gran avivamiento. Si los estadios se pueden llenar y hay evangelismo, debo creer que sin importar cuán oscuro esté y cuál sea el clima político, Jesús mantendrá su pacto y mostrará una ola de avivamiento. Estoy emocionado por eso”, indicó Lou Engle, fundador de “The Call”.

“Azusa Now” debutó con una serie de oraciones de arrepentimiento y perdón, iniciando con los nativos americanos…

“Haznos uno solo en tu Hijo… Glorifica al Hijo entre los nativos, despierta al nativo, despiértalos en el nombre de Jesús”, comentó un indígena.

Seguido de oraciones por Israel, por el pueblo judío y por la unidad entre judíos y gentiles…

“Cuando Rut y Booz, cuando judío y gentil se unan en el Mesías, va generar el mejor avivamiento que el mundo ha visto”, dijo Rabino Jason Sobel, Malibú, California.

Como el avivamiento original de la calle Azusa, hay un enfoque en la reconciliación racial…

“Si queremos ser reconciliados con los hombres, primero debemos reconciliarnos con Dios y que nuestra historia se reconcilie con Dios”.

Pero, la mayor parte del día, se sintió como una gran celebración, con mucha adoración, danzas y mucha gente recibiendo sanidades milagrosas.

“Cuando ellos oraron, pidieron por sanidad. Mi oído derecho se abrió y pude oír cuando ellos chasquearon los dedos”, comentó Greg Gephardt, Orland, California.

“Él tocó mi espalda, hoy y por eso, digo gracias Padre, gracias Jesús”, comentó Angie, de Corona, California.

El regocijo continúo hasta el anochecer con música por Bethel y una sensación de que algo grande ocurrió en los cielos y que pronto podrá sentirse en la tierra.

  • Ver video  ACA

——–

Si desea reproducir esta noticia, por favor dé el crédito a http://www.MundoCristiano.tv

VIDEO: Pastores piden clamar por un tercer avivamiento en EEUU


VIDEO: Pastores piden clamar por un tercer avivamiento en EEUU

En siglos pasados, Dios ha mostrado poderosos despertares en Estados Unidos. Muchos creen que si éste no aparece ahora, el país estará condenado. Pero si se quiere un avivamiento, cada uno debe poner de su parte.

Cristianos de todo el país están hablando y escribiendo sobre el deseo de un tercer avivamiento de Dios. Pero, muchos, incluyendo a la editora de la Revista Charisma, Jennifer Leclaire, dicen que esto no podrá ocurrir hasta que cada uno de los cristianos se pongan a orar y reaviven primero sus propios corazones.

“¿Actuaremos en fe? ¿Oraremos? ¿Qué vamos a hacer? Creo que Dios está mirándonos y que las decisiones que estamos tomando hoy son de vital importancia”, comenta Leclaire.

Este no es solo un tema editorial para Jennifer. Usted podrá encontrarla la mayoría de las orando en su cuarto.

“Sabemos que Él espera que su pueblo invoque su nombre para humillarse, arrepentirse y que se vuelva de sus malos pasos”, asevera Leclaire.

Lo mismo opina el pastor Eddie Hyatt, autor de “America’s Revival Heritage”.

“El pueblo de Dios debe caer de rodillas, rostro en tierra y clamar a Dios”, dice Hyatt.

El popular predicador, Dutch Sheets, autor de “An Appeal to Heaven”, viaja a los 50 estados y por doquier encuentra creyentes necesitados.

“Tienes que estar ciego para no saber que Estados Unidos es un verdadero problema. Pero están yendo a la oración y así es como siempre comienza”, indica Sheets.

“Y cuando quieres ver una nación transformada, hazlo: comienza con nosotros. Pidamos al Señor que nos muestre su gloria y su poder”, dice Leclaire.

“Necesitamos una invasión del cielo donde Dios desciende y el cielo invade la tierra”, asevera Hyatt.

“No estoy pidiendo en base a nuestros méritos. Estoy pidiendo basado en el hecho de que Dios ama salvar”, comenta Sheets.

Hyatt cita al predicador famoso de la era colonial, Jonathan Edwards.

“Cuando Dios se propone hacer algo en la tierra, primero pone a su pueblo a orar por eso que Él desea hacer”, dice Hyatt.

Pero Estados Unidos antes y durante su nacimiento fue mucho más consciente de que Dios es real y activo. Fue a la guerra de la revolución ondeando una bandera que decía: “Suplíca al cielo”, una popular frase usada por el filósofo John Locke. “Lo que Locke dijo fue: ‘Cuando no hay otro camino, no hay nada que humanamente puedas hacer, todavía puedes suplicar al cielo’ y George Washington tomó esto y lo puso en una bandera”, comenta Sheets.

Era una nación donde aún los dudosos de la religión organizada, como Benjamín Franklin, se levantaron y declararon la necesidad de pedir humildemente un mover de Dios. Hyatt lo describe en su más reciente libro: “The Faith and Vision of Benjamin Franklin” o “La Fe y la Visión de Benjamín Franklin”.

“Él se levanta y les exhorta y los llama a la oración. Y citas las escrituras”, comenta Hyatt.

“Si algo he aprendido es que hay un Dios en el cielo quien gobierna sobre los asuntos de los hombres y las naciones. Y si un gorrión no puede caer al suelo sin que Él lo sepa, ¿cómo puede nacer un país sin que Dios sea parte de ello? Sugiero que lo invoquemos”, asevera Sheets.

“De acuerdo a los presentes, hubo un espíritu de conciliación que surgió en la reunión y juntos fueron y establecieron la constitución estadounidense”, dice Hyatt.

Los tres autores creen importante que los cristianos recuerden esas historias, donde vean el poder de Dios moverse en avivamientos anteriores y como puede hacerlo ahora.

“Cuando testificamos sobre lo que Dios ha hecho en el pasado, no solo construimos nuestra fe, sino que provocamos que Él se mueva otra vez. Le recordamos lo que hizo”, expresa Leclaire.

“En momentos particulares de nuestra historia, al enfrentarnos con grandes crisis, Dios nos ha preservado con grandes avivamientos espirituales”, dice Hyatt.

Y usted puede ayudar a que esta historia estadounidense continúe.

“Se empieza por ver dónde Dios lo quiere a uno. Él se lo mostrará si usted ora. Intégrese en la historia y aduéñese de ello. Decídase hacer su parte para ver surgir este avivamiento”, dice Leclaire.

Hyatt está confiado porque ve a Dios moverse.

“Está despertando a su pueblo y poniendo ese deseo en sus corazones para hacer eso que desea hacer”.

Pero, Leclaire insiste que cada creyente debe primero erradicar el pecado que impide su propio despertar.

“¿Cómo invierte su tiempo y su dinero? ¿Se sienta frente al televisor por 140 horas mensuales como los demás en el país, como dice un estudio? ¿Está involucrado en la iglesia, está evangelizando, impacta su ámbito de influencia?”, dice Leclaire.

Ella lee para CBN News una oración que aparece en su libro “The Next Great Move of God” o “La Siguiente Gran Movida de Dios”.

“Espíritu Santo, ven. Quiero experimentar tu presencia y poder como nunca antes. No quiero solo un toque, visita o avivamiento temporal. Deseo vivir como Jesús dijo que podría vivir. Abre mis ojos”, comenta Leclaire.

La pregunta es: ¿está usted sentado en la banca, esperando que Dios traiga un tercer gran avivamiento? O está recordando el punto central, que es que el avivamiento empieza con usted.

Si desea reproducir esta noticia, por favor dé el crédito a http://www.MundoCristiano.tv

http://www.cbn.com/mundocristiano/Estados-Unidos/2015/December/Pastores-piden-clamar-por-un-tercer-avivamiento-en-EEUU/