Atributos de Dios. Dios es omnisciente parte 4


Atributos de Dios Dios es omnisciente parte 4

Autor: Paulo Arieu

——-

Introducción

A la luz del atributo divino de la omnisciencia de Dios reflexionaré sobre la situación actual de la Iglesia y la Sociedad Contemporánea. Analizando el atributos de Dios,  reflexiono sobre la corrupción en el clero cristiano contemporáneo y me dije a mi mismo: Dios todo lo ve, no te amargues que todo tiene un tiempo, ya Dios obrará en su momento,si es su voluntad.

Y que puedo hacer yo mientras Dios obra y sana la iglesia? Reflexionar sobre los tiempos que nos han tocado vivir. Es lo único que puedo hacer por el momento, Dios es omniciente, y todo lo ve, aún la corrupción del clero y la apostasia de nuestra cultura.

Yo me preguntaba, como es que llegamos hasta este estado tan deplorable, como fue que nos deslizamos como iglesias cristianas y como cultura. Como es que hemos sido tan negligentes como para permitir que esto suceda?  Trataré de hacer una especie de breve síntesis histórica desde el siglo pasado de lo que ha pasado.

Vivimos en un mundo globalizado,donde Estados Unidos es la primer potencia del mundo. Y todo lo que pasa en este mundo globalizado nos afecta de una u otra manera,aunque no lo querramos reconocer.

La misión del Siervo sufriente de Jehová y la omniciencia del Señor Jesús

La corrupción del clero

C) El camino al ecumenismo

D) Una Cultura del silencio.

E) Hay futuro para el cristianismo?

J) Como llegamos hasta esta época?

1) Como llegamos desde lo teológico.

2) Ver

3) Como llegamos desde un diagnóstico filosófico: crisis cultural

4) Estado actual de las iglesias actuales y el remanente

5) Modelo de fidelidad a Cristo

6) Oración:

Debermos orar al Señor, estimado lector, diciendole que:

Por favor danos un corazón sencillo oh Dios, para que pueda discernir el verdadero bien y no me deje sugestionar por los bienes aparentes, ilusorios y pasajeros. Dame, oh Señor, un corazón puro que no alimente odios, que no se pliegue al mal, que no esté sometido a la sensualidad y al capricho egosita. Hazme comprender,oh Dios te pido, que sólo Tú eres el tesoro de mi corazón. Concédeme esta experiencia viva cuando te adore oh Dios reverentemente. (Esta oración ud. puede adapatarla personalmente)

7) Poner los ojos en Cristo:

Poner la mirada en el Señor nos impide hundirnos en el mar de la duda, como le pasó a Pedro.

a) Canción: “Pon tus ojos en Cristo “

Pon tus ojos en Cristo

tan lleno de gracia y amor

y lo terrenal sin

valor será

a la ley del

glorioso Señor

b) Recordemos que la capacidad de ver más allá de nuestras desilusiones es esencial para los seguidores de Cristo. Nuestro enfoque determina la manera de enfrentar las victorias y las derrotas de la vida.

  • «Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra» (Col. 3:1-2).

Esta forma de pensar mira al Señor JesuCristo en vez de enfocarse en los logros ministeriales, para poder hallar sentido y aprobación. Lo buscamos a Él, no el éxito de nuestros ministerios ni de nuestras instituciones cristianas. Cuando procuramos la excelencia en Dios y nos esforzamos al máximo para seguir a Cristo, ver como se pirden nuestras comunidades cristianas fruto de la apostasía nos duele mucho, pero eso no debe dañarnos la fe ni la convicción.  La clave está entonces en dónde ponemos la mente y el corazón.

Creo que este es un breve panorama de como hemos llegado hasta aqui. Recordemos que Dios es omnisciente y el pecado de nuestras vidas, de nuestras instituciones cristianas y de nuestra cultura actual no le es extraño, El lo ve, y a su tiempo Dios obrará,  juzgando a los vivos y a los muertos.

Y si Cristo no retorna, seguramente mandará algun avivamiento para que la iglesia no sea derrotada por las fuerzas de maldad. Esperemos que suceda en esta generación.

Creo que la necesidad de cambios en nuestros países puede ser resumida en dos palabras: REFORMA Y REVOLUCION.

Por “reforma” quiero decir una Reforma Protestante de la clase que liberó la mayor parte de Europa y preparó el camino para las reformas socio-económicas que hicieron posibles la prosperidad de estos países que son mayormente de fe protestante hoy.

Las supersticiones idólatras que ocupan el tiempo y el dinero de la gente comun serían destruídas. La dignidad y auto-valor del indivíduo serían restauradas para que uno no se vea obligado a resignarse a la miseria para tener una vida mejor en el cielo. Su mente sería despertada. El anti-intelectualismo se iría. No aceptará más los dogmas basados en autoridad eclesiástica, pero formaría sus propios puntos de vista basados en la lectura de la Palabra de Dios. Su mente alcanzaría el poder de razonamiento abstracto hasta entender otras ideas abstractas también, tal como la democracia.

Por “revolución” quiero decir la ruptura del poder de las clases ricas gobernantes y una re distribución imparcial de las tierras; la destitución del poder de los oficiales militares ricos que interfieren en los procesos democráticos; la creación de un sistema democrático (no Marxista/Socialista) que sea democrático en verdad; no una farsa patética como la que existe en algunos países.

Sólo será posible un nuevo comienzo radical, con un desarrollo que lleve a una sociedad más justa y la garantía de los derechos humanos por parte del Estado. Pero también es necesaria una espiritualidad de los derechos humanos. La mayor aspiración de cada persona, en lo más hondo de su conciencia, deberán ser el concienciarse de la responsabilidad del hombre ante Dios y el espíritu de fraternidad. Sólo así se podrá limitar la codicia por el dinero y el poder como fuente de todo mal. Y si la exculpación y la reconciliación no las concebimos como obra propia sino como don divino y orden de vida puede crecer en nuestros corazones esa gratitud que presenta la existencia como ser humano para otros como la medida suprema de lo humano, de las posibilidades de desarrollo de cada persona en el esplendor del amor de Dios. Esta es la meta y el instrumento de la liberación y la perfección del hombre hacia el Dios Trino.

Necesitamos que llegue un verdadero milenio de paz y verdadera comprensión entre los habitantes de este planeta tierra.

La historia del cristianismo también ha demostrado la fiel respuesta de incontables discípulos que viven según la luz y el amor divino que hallamos en el evangelio.

Algo que rescato de la iglesia en los primeros cuatro siglos, es que la iglesia afectó la cultura greco-romana de tal manera que los cristianos de esa época eran facilmente identificables ya que su estilo de vida era totalmente contrario a las costumbres de su cultura, no participaban en la ofrenda a los dioses paganos, incluido la adoración al emperador, no estaban aferrados a las cosas materiales, tenían como un privilegio morir por la causa de Cristo y de hecho muchos de ellos murieron de la manera mas salvaje, y a pesar de estas injusticias el Evangelio seguía siendo predicado y defendido.Los efectos de este estilo de vida llegaron a tal punto que en el siglo III los templos paganos estaban vaciós y al llegar al siglo IV vemos al imperio romano cediendo al cristianismo, tristemente a partir de ahi la iglesia dejo de crecer y de expandirse.

Podemos ver a Policarpo, quien fue obispo de Esmirna,  con su larga vida, como un puente entre la generación de los apóstoles y las generaciones que vivieron la expansión doctrinal y numérica del cristianismo. Por una parte fue discípulo del apóstol Juan, y por otra fueron discípulos suyos los grandes maestros Papías e Ireneo. Este último, en un pasaje de singular fuerza evocadora, apela a Policarpo como del transmisor de la doctrina de los apóstoles. Del mismo Policarpo sólo se conserva una carta a la cristiandad de Filipos: está escrita en un estilo sencillo y sobrio, y se reduce a una serie de vigorosas exhortaciones, más bien de orden moral. De particular interés histórico y religioso son las Actas del martirio de Policarpo, generalmente reconocidas como auténticas: son un documento por el que la Iglesia de Esmirna daba a conocer a las Iglesias hermanas la manera como su obispo juntamente con muchos de sus fieles había sufrido una muerte ejemplar en la persecución, probablemente hacia el año 155.

Policarpo, se negó a dividir su lealtad, obedeciendo a Dios y al mismo tiempo al culto a los Césares,y fue al martirio declarando:

He servido a mi maestro 86 años.Como puedo negarlo si no me ha hecho ningun mal.?” [25]

En la época medieval Francisco de Asis amó a los musulmanes cuando la iglesia en general solo los conocía a la distancia como idólatras. Martin Lutero inició la Reforma cuando su mente y su corazón se angustiaron por las enseñanzas y las prácticas de la iglesia, y predicó que “el justo vivirá por la fe.” [26]

Aunque La reforma produjo el ideal de la tolerancia religiosa,  al mismo tiempo reforzó los poderes del príncipe por medio del desarrollo de una iglesia estatal, convirtiendo así el descontento religioso en revuelta política al hacer que los hombres crean que el camino a la libertad religiosa se encuentra en la adhesión al estado.

Juan Calvino (191) hizo asimismo posible el resurgimiento de la ley natural por medio de sus puntos de vista esoterizadores de la ley cristiana. Durante un tiempo los puritanos salvaron al calvinismo de sí mismo mediante su énfasis en ciertos temas de la ley bíblica, sólo para sucumbir luego al engaño intelectual de la ley natural. La reforma en su conjunto pasó de la relevancia a la irrelevancia, del desafío al mundo a la asimilación por parte del mundo.

Que Dios nos revele a su Hijo como el mediador de la esperanza para la transformación del mundo hacia la meta que nos muestra el espíritu de Pentecostés:

  • “El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales. Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar” (Hch. 2:43-47)

A través de los siglos la iglesia ha crecido y ministrado a las necesidades de pueblos diversos y ha ayudado a vencer lealtades divididas y fe depositada erróneamenta.La iglesia ha encontrado su lugar entre los pueblos de la tierra, aún entre pueblos de otras religiones, en razón de su apego y su fideldiad al evangelio.

Los desafíos a los cristianos que viven según el evangelio son muy grandes. Mentes confundidas, corazones doloridos y vientres hambrientos claman y piden palabras de comprensión y sanidad y alimento para sus cuerpos. A menudo seguirán a cualquier dios o a  cualquier persona que promete liberación de la miseria y de la muerte. Los retos de los cristianos en la era contemporánea son oportunidades que ayudan a que el evangelio se entrecruce en medio de varias tradiciones religiosas y de dioses.[27]

Continúa…

———-

Notas:

[-4] http://www.erain.es/departamentos/religion/historia/antigua/sigloI-Z.htm

[-3]  http://devocionalescristianos.org/2012/08/una-pastora-anglicana-dice-que-jesus-puede-haber-sufrido-de-trastorno-mental.html

[-2] http://blog.echurchwebsites.org.uk/2012/08/27/church-of-england-and-revd-eva-mcintyre-did-not-say-jesus-may-have-suffered-mental-illness/

[-1 https://elteologillo.wordpress.com/2012/07/28/billy-graham-dice-que-eu-esta-inmerso-en-decadencia-moral-como-ocurrio-con-sodoma-y-gomorra/

[0] https://elteologillo.wordpress.com/2012/09/11/campana-alemana-ecumenica-quiere-volver-unir-catolicos-y-protestantes/

[1] http://integracionyaccioneducativa.blogspot.com/2010/03/paulo-freire-y-la-cultura-del-silencio.html

[2] https://elteologillo.wordpress.com/2012/08/18/estoy-cansado/

[3] Jean Delumeau, El cristianismo del futuro. Otear el horizonte. ¿Va a desaparecer el cristianismo?,pag.1, ed  © Haehette Littératures. París. © 2006 Ediciones Mensajero, S.A.U.; Sancho de Azpeitia 2, bajo; 48014 Bilbao.

[4] ibid pag. 1

[5]  Ch DELHEZ, Les Derniers des Mohicans? Les catholiques en Belgique, Bruselas, Labor, 1998, cit en ibid, pag. 4

[6] Charles E Hummel, Fuego en la chimenea, pag. 13,14, ed.Caribe,ed.1990.

[7] (2008. P. 87). CHEUNG, V. (2002). On Good and Evil. Boston: Vincent Cheung. Retrieved from http://www.vincentcheung.com/books/goodevil2002.pdf

[8] Libros Profeticos, Ezequiel a Malaquias, Comentario Exegetico Devocional a Toda la Biblia, Pag. 1,6,ed. Clie

[9] WILLIAM BARCLAY, COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO – Tomo 11- Filipenses, Colosenses y Tesalonicenses,pag. 94,ed. Clie

[10] http://verdaderavida.wordpress.com/2009/04/28/%C2%BFque-es-la-apostasia-john-macarthur/

[11] Enrique Rojas Montes, “El Hombre Light, una vida sin valores”, pag. 36,Editorial Ediciones Temas de hoy © 1992

[12] http://elpais.com/elpais/2012/02/06/opinion/1328545979_850612.html

[13] http://elpais.com/elpais/2012/02/06/opinion/1328545979_850612.html

[14] http://colombiapasionylibertad.wordpress.com/2008/03/03/los-cuatro-chiflados-latinoamericanos-chavez-ortega-correa-y-ortega/

[15] https://elteologillo.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=4655&action=edit&message=6&postpost=v2

[16] https://elteologillo.wordpress.com/2012/09/10/la-revolucion-neo-marxista-en-argentina-busca-consolidarse/

[17] http://www.noticiacristiana.com/sociedad/persecuciones/2011/06/piden-a-la-onu-intervenir-caso-de-una-cristiana-obligada-a-convertirse-al-islam.html

[18] George W.Braswell Jr. Guia Holman de religiones del mundo,  Pág.185 ,ed. Broadman & Holman Publishers

[19] Ibid

[20] shimon-peres-desde-hitler-no-hay-un-lider-como-ahmadinejad

[21] http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=505

[22] https://elteologillo.wordpress.com/2012/09/09/el-hombre-light/

[23] http://verdaderavida.wordpress.com/2009/04/28/%C2%BFque-es-la-apostasia-john-macarthur/

[24] http://www.enmision.com.ar/historia/bonhoefer.htm

[25 Myer Pearlman, Teología Bíblica y Sistemática, p.13,  ed. Vida,1992

[26] George W.Braswell Jr. , Guia Holman de religiones del mundo,  Pág.185 ,ed. Broadman & Holman Publishers

[27] ibid

[28] Ibid

—-

Bibliografía consultada

¿Qué significa que Dios es omnisciente?


¿Qué significa que Dios es omnisciente?

Omnisciencia es definida como “el estado de tener un conocimiento total, la cualidad de saberlo todo.” Para que Dios sea soberano sobre Su creación de todas las cosas, ya sean visibles o invisibles, Él tiene que ser omnisciente. Su omnisciencia no se limita a una sola persona en la Deidad – el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos omniscientes por naturaleza.

Dios lo sabe todo (1 Juan 3:20). Él conoce no sólo los más mínimos detalles de nuestra vida, sino los de todos los que están a nuestro alrededor, porque Él menciona que aún sabe cuando cae un pajarillo o cuando perdemos uno solo de nuestros cabellos (Mateo 10:29-30). No sólo sabe Dios todo lo que ocurrirá hasta el final de la historia misma (Isaías 46:9-10), sino que Él también conoce nuestros propios pensamientos, aún antes de que hablemos (Salmo 139:4). Él conoce nuestro corazón desde lejos; y aún nos vio antes de nacer dentro del vientre materno (Salmo 139:1-3; 15:16). Salomón expresa perfectamente esta verdad cuando dice, “…porque solo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres” (1 Reyes 8:39).

A pesar de la condescendencia del Hijo de Dios para despojarse de Sí mismo y asumir la forma de siervo (Filipenses 2:7), Su omnisciencia es claramente apreciada en los escritos del Nuevo Testamento. La primera oración de los apóstoles en Hechos 1:24 dice, “Tú, Señor, que conoces los corazones de todos..” implica la omnisciencia de Jesús, la cual es necesaria si Él ha de ser capaz de recibir peticiones e interceder por nosotros a la diestra de Dios. En el mundo, la omnisciencia de Jesús es igualmente clara. En muchos relatos del Evangelio, se nos dice que Él conocía los pensamientos de su audiencia (Mateo 9:4; 12:25; Marcos 2:6-8; Lucas 6:8). Él sabía la vida de la gente aún antes de conocerla. Cuando se encontró con la mujer que sacaba agua del pozo en Sicar, Él le dijo, “Porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido.” (Juan 4:18). También les dijo a Sus discípulos, que Su amigo Lázaro había muerto, aunque Él se encontraba a más de 40 kilómetros de distancia de la casa de Lázaro (Juan 11:11-15). Él les dijo a Sus discípulos que fueran e hicieran los preparativos para la Cena de Pascua, describiendo a la persona que iban a encontrar y a quien habían de seguir (Marcos 14:13-15). Quizá lo mejor de todo, es que Él conocía a Natanael, aún antes de haberlo encontrado, porque Él conocía su corazón (Juan 1:47-48).

Claramente observamos la omnisciencia de Jesús en el mundo, pero es también aquí donde comienza la paradoja. Jesús hacía preguntas, lo cual implica la ausencia de conocimiento, aunque el Señor hacía pregunta más para el beneficio de Su audiencia que para Él mismo. Sin embargo, hay otra faceta respecto a Su omnisciencia que procede de las limitaciones de la naturaliza humana, la cual Él, como Hijo de Dios asumió. Leemos que como hombre, Él “crecía en sabiduría y en estatura,…” (Lucas 2:52) y que “por lo que padeció aprendió la obediencia.” (Hebreos 5:8). También leemos que Él no sabía cuándo sería el fin del mundo (Mateo 24:34-36). Por tanto, debemos preguntar, ¿por qué el Hijo de Dios no sabría esto, si Él sabía todo lo demás? En vez de considerar esto simplemente como una limitación humana, debemos considerarlo como una controlada limitación de conocimiento. Aquí vemos un acto voluntario de humildad a fin de compartir totalmente nuestra naturaleza (Filipenses 2:6-11; Hebreos 2:17) y ser el Segundo Adán.

Finalmente, no hay nada demasiado difícil para un Dios omnisciente, y es por tener las bases de nuestra fe en un Dios como Él, que podemos descansar seguros en Él, sabiendo que Él promete que nunca nos desamparará mientras continuemos viviendo en Él. Él nos ha conocido desde la eternidad, aún antes de la creación. Dios ya te conocía a ti y a mí, dónde apareceríamos en el curso del tiempo, y con quiénes interactuaríamos. Él aún conocía nuestro pecado en toda su fealdad y depravación, y sin embargo, en amor, Él puso su sello sobre nosotros y nos acercó ese amor en Jesucristo (Efesios 1:3-6). Lo veremos cara a cara, pero nuestro conocimiento de Él jamás terminará. Nuestro asombro, amor y alabanza de Él continuará durante todos los milenios, al asolearemos en los rayos de Su amor celestial, aprendiendo y apreciando más y más de nuestro Dios omnisciente.

—–

© Copyright 2002-2012 Got Questions Ministries.

¿Se arrepiente Dios?


¿Se arrepiente Dios?

“Y vino palabra de Jehová a Samuel, diciendo: Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí….” 1 Samuel 15:10, 11

Pasajes como éste parecen indicar, en primera instancia, que Dios:

1) Cambia de parecer o se arrepiente de ciertos actos. Esto estaría en directa contradicción con los pasajes que enseñan la inmutabilidad de Dios: Malaquías 3:6; Hebreos 6:17; Santiago 1:17; etc.

2) No conoce el futuro, i.e., no es omnisciente. En este caso en particular, Dios no supo que Saúl sería un fracaso como rey. Esto milita directamente contra la enseñanza bíblica de la omnisciencia de Dios.

Objeciones como las que nos ocupa hoy, son mayormente esgrimidas desde el campo de los escépticos y críticos de la Biblia en general, los que señalan las aparentes contradicciones para probar que la Biblia no es inspirada. Existe además, un número de teólogos que proponen precisamente la idea de que Dios no conoce el futuro, doctrina que se conoce como The Open View of God, traducida libremente al español como La Vista Abierta de Dios. Demás está decir que esta posición coloca inevitablemente a sus proponentes fuera de la paleta cristiano-ortodoxa y los ubica en el campo de las herejías.

La omnisciencia de Dios

Dios lo conoce todo, pasado, presente, futuro, y todas las cosas: Sal. 139:1-6; 147:5; Eze. 37:3; Juan 2: 24-25; 16:30; Gál 3: 5; Heb. 4:13; 1 Juan 3:20; etc. etc.

  • Sus obras futuras son sabidas por El desde la eternidad: Hch. 15:18.
  • Conoce la historia de principio a fin: Isa. 46:10.
  • Ve todo debajo de los cielos: Job 28:24.
  • Conoce todos los posibles eventos en el futuro: Isa. 48:18; Eze. 37:3; Mat. 11:21-23.
  • Conoce los caminos de los hombres, pensamientos y meditaciones, obras y planes: Sal. 139:2.
  • Todas las palabras que los hombres enuncian y enunciarán: Sal. 139:4.
  • Conoce nuestras futuras decisiones y lo que haremos:

. — Supo que Faraón no escucharía a Moisés.

. – Que Nabucodonosor destruiría a Tiro.

. – Que conquistaría Egipto.

. – Qué conquistaría a Judá.

. — Que la cautividad duraría 70 años.

. – Que la caída de Babilonia sería en 70 años.

. — Que Ciro reconstruiría a Jerusalén.

. – Que Judas traicionaría a Jesús.

. – Que Pedro lo negaría tres veces.

. – Que los judíos, los romanos, Herodes y Pilato lo matarían.

Todos estos son pasajes primarios que no dejan duda de la omnisciencia de Dios, hay centenares de ellos.

También hay textos primarios sobre la inmutabilidad o “incambiabilidad” de Dios: Números 23:19; 1 Samuel 15: 29; Salmo 102:25; Malaquías 3:6; Tito 1:2; Hebreos 6:17-18; 13:8; Santiago 1:17.

¿Existen pasajes donde se dice claramente que Dios NO se arrepiente (no cambia de ideas)? Por supuesto que sí, Números 23:19; 1 Samuel 15:29.

¿Sabía Dios que Saúl fracasaría como rey?

Considerando todo lo anterior, y teniendo en cuenta que la expresión “me pesa” puede ser perfectamente traducida “me lamento” o “me duele”, este pasaje, al igual que Génesis 6:6 (donde Dios se “arrepiente” de haber creado al ser humano), describe a Dios expresando sus emociones a medida que los hechos de este lado de la eternidad van ocurriendo.

El texto NO dice que Dios se arrepintió de haber escogido a Saúl por rey, sino que Dios expresó pesar emocional por la falta de Saúl y la aflicción que esto traería sobre Israel. Dios, en su pre-ciencia y sabiduría, ya sabía el final de Saúl, pero lo seleccionó para ser rey a los efectos de lograr ciertas metas para las cuales Saúl estaba capacitado.

Sentir pesar por tener que tomar cierto curso de acción que no tenemos más remedio que tomar, es una experiencia que todos hemos sufrido. Lo mismo es válido para el caso de Dios sintiendo pesar por los pasos del hombre luego del pecado original y la cirugía radical que tuvo que realizar en ocasión del Diluvio, cosas que ya conocía desde antes.

Cuando la Biblia dice que Dios se arrepiente, en muchos casos está expresando en términos humanos que Dios lamentó profundamente las cosas que acontecieron a los humanos.

Cuando la Biblia dice que Dios no cambia (Mal. 3:6; He. 6:17; Stg. 1:17) significa que no cambia su naturaleza, ni tampoco sus decisiones, ni su manera de pensar, ni su voluntad.

Cuando Dios anuncia un castigo y luego no lo lleva a cabo, ¿es esto prueba de que Dios no es inmutable?

Otras objeciones comunes a la inmutabilidad de Dios se hacen apoyadas en pasajes como Éxodo 32:14 y otros semejantes, donde en líneas generales se dice que Dios se arrepintió de los castigos que iba a imponer en diferentes ocasiones.

Un típico ejemplo que usan las posiciones que reducen los atributos de la Deidad (la inmutabilidad entre ellos), es el caso de Moisés en la montaña mientras el pueblo abajo se involucraba en idolatría (Ex. 34). Dios dice aquí que va a destruir a los idólatras; Moisés intercede por ellos y Dios no lo hace: “Entonces Jehová Dios se arrepintió del mal que dijo que había de traer sobre su pueblo” (Ex. 32:14). ¿Cambió Dios? ¿O cambiaron las circunstancias?

La actitud de Dios hacia el pecado es de juicio. La actitud de Dios frente a los que se arrepienten es de misericordia. Antes de que Moisés intercediera, Israel estaba bajo condenación. Luego de la oración de Moisés, Israel pasó a estar bajo la misericordia de Dios.

Dios no cambió, fueron las circunstancias las que cambiaron.

Pasajes como éste usan lenguaje antropomórfico, un lenguaje centrado en el hombre. La narración se hace desde el punto de vista y el lenguaje humano. Es similar a alguien moviéndose de un lugar a otro y diciendo: “Ahora la casa está a mi derecha y ahora la casa está a mi izquierda.” Ninguna de las frases implica o quieren decir que la casa se movió. Desde la perspectiva del lenguaje humano significa que la persona cambió su posición en relación a la casa.

Cuando la Biblia dice en Éxodo 32:14 que Dios se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo, estamos frente a un giro del lenguaje que expresa que la intercesión de Moisés cambió la relación de la gente con Dios. Moisés movió a la nación ubicándola bajo la gracia de Dios, quitándola del lugar donde el juicio de Dios se cernía sobre ella.

Dios no cambia

Uno de los atributos de Dios es su inmutabilidad: Números 23:19; 1 Samuel 15: 29; Salmo 102:25; Malaquías 3:6; Tito 1:2; Hebreos 6:17-18; 13:8; Santiago 1:17. Estos son los textos explícitos en cuanto a la inmutabilidad de Dios. Uno de los principios fundamentales de la hermenéutica bíblica es que lo implícito se debe interpretar a la luz de lo explícito. Esto significa que los textos claros (explícitos) deben gobernar nuestro entendimiento de los pasajes que parecen insinuar pero que NO afirman que Dios cambia.

A este principio también se le conoce como el principio de mención plena, el cual establece que los pasajes que no hablan directamente de un tema deben ser interpretados por los pasajes que hablan directamente del tema.

Ilustración: Muchos pasajes en la Biblia declaran que Dios es omnisciente (sabe todas las cosas, incluso los pensamientos de los hombres, todo lo futuro, etc.) Estos textos deben gobernar nuestro entendimiento de los pasajes que parecen insinuar, pero que NO afirman, que Dios no sabía algunas cosas. Por ejemplo: en el huerto de Edén, luego del pecado original, Dios viene y llama a Adán, le pregunta ¿Dónde estás tú? En Génesis 3:9 Dios dice a Adán: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? Más adelante le pregunta a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? etc., etc. ¿Significa esto que Dios no sabía estas cosas? ¡De ninguna manera! Lo mismo es válido para el tema de la inmutabilidad de Dios y su aparente arrepentimiento o cambio de ideas.

Más argumentos por la inmutabilidad de Dios

1) Para que algo cambie se necesita un orden cronológico. Debe haber un antes y un después del punto de cambio. Todo lo que tiene un antes y un después existe dentro de la dimensión llamada tiempo, debido a que la esencia del tiempo es vista como una progresión cronológica yendo de antes a después. Sin embargo, Dios existe fuera del tiempo, es ETERNO (Juan 17:5; 2 Tim. 1:9). No existe en Dios una serie de antes y después, por lo tanto Dios NO CAMBIA.

2) Algo que cambia siempre lo hace para mejorar o empeorar. Un cambio donde no existe una diferencia no es un cambio. O se agrega algo que previamente no estaba allí (cambio para mejorar), o algo necesario que estaba allí antes se pierde (cambio para peor). Pero Dios es perfecto, no necesita nada. No puede cambiar ni para mejor ni para peor. Si Dios pierdiera algo, ya no sería perfecto.

3) Si alguien cambia su forma de pensar, es porque ha recibido nueva información que antes no se poseía, o las circunstancias han cambiado, y eso requiere un nuevo curso de acción. Si Dios cambia en su mente, no puede ser porque llegó a El una nueva información que El no poseía antes, porque la Biblia dice que Dios es omnisciente (lo sabe todo). Si nosotros, cuando leemos la Biblia, percibimos un cambio, tiene que ser porque las circunstancias han cambiado en este lado de la eternidad. Si las circunstancias han cambiado, la relación de Dios con la nueva circunstancia es diferente porque las circunstancias han cambiado, no Dios. Un ejemplo de este último punto es que dimos anteriormente acerca de Dios y Moisés (Ex. 32:14).

Conclusión

Tomar otro curso de acción porque las circunstancias o las actitudes de las personas lo requieren, no significa que Dios cambia o es inestable en sus propósitos. Dios no cambia ni su mente, ni su voluntad, ni su naturaleza. <>

Bibliografía:

  1. When Critics Ask, Norman Geisler.
  2. Bible Difficulties and Seeming Contradictions, William Arndt.
  3. Encyclopedia of Bible Difficulties, Gleason Archer.
  4. Knowing God, J. I. Packer.

Extr de http://www.institutointerglobal.org/teismo/652-ise-arrepiente-dios

Atributos de Dios. Dios es omnisciente parte 3


Atributos de Dios. Dios es omnisciente parte 3

Autor:Paulo Arieu

Actualizado: 08/09/2007

Omnisiciencia de Dios y ciencia

Hablar de la omnisicencia de Dios nos obliga practicamanete hablar de la ciencia,ya que ambos temas estan profundamente relacionados. Algo a tener muy en cuenta hoy en dia donde vemos el auge de la ciencia, es que la extensión completa del conocimiento cientifico es conocida totalmente por El.

No soy cientifico,ni filosofo,solo un laico que se congrega en una iglesia bautista aca en Tampa, Florida. Pero tengo algunos conceptos elementales fruto de la lectura de algunos libros, de algunos cuantos articulos en Internet y del debate con cientificos evolucionistas hace un par de años atrás en un blog anterior que tenia, lo que me motivo a leer e investigar para poder responder en ese momento a las exigencias del debate.

Pero que es la ciencia? La ciencia es la continua búsqueda de lo creado por Dios.

En los debates con los ateos, ellos utilizan cuanta hipótesis científica aparezca para procurar refutar el cristianismo. Cuando los humanos creen que saben mas que Dios, y que la ciencia lo ha hecho innecesario, harían bien en comparar sus conocimientos con los de Dios, que se nos revelan de modo perfecto en la Biblia (2 Pe.1:19 ) y en la naturaleza (Sal. 8 Rv 1960), aunque en forma imperfecta.

El método científico distingue la ciencia de los mitos, de la metafísica, de las pseudociencias y del resto de conocimientos existentes. [0]

El salmo 8, es una solemne meditación sobre la gloria y la grandeza de Dios. Empieza y termina con el mismo reconocimiento de la excelencia trascendente del nombre de Dios. Para probar la gloria de Dios, el salmista cita ejemplos de su bondad con el hombre, pues la gloria de Dios es su bondad majestuosa. Dios debe ser glorificado: 1). Por darnos a conocer su persona y su gran nombre (v. 1). 2). Por hacer uso de los más débiles hijos de los hombres para que sirvan a sus designios (v. 2). 3). Por hacer que hasta los cuerpos celestes estén al servicio del hombre (vv. 3, 4). 4). Por hacer al hombre señor de las criaturas del mundo terrestre, poniéndole así en un nivel ligeramente inferior al de los ángeles (vv. 5-8).[1]

Dios averguenza y atrapa a los sabios en sus propios vanos razonamientos (Jer. 8:9 Rv 1960; 1 Cor. 1:27 RV 1960)

Creo que esta tremenda verdad deberia mover al creyente a adorar al Señor de corazón, a cada creyente a consagrar su vida al servicio del Señor. Como dice Mc Arthur,

“Con El no hay confusiones” ya que Dios nunca se equivocal” ‘[2] 

Esto es debido a que Dios es omnisciente y El conoce perfectamente todas las cosas (Is. 40:13-14). Dios no cambia, por eso El conoce todas las cosas y no necesita aprender nada nuevo  [3]  

El neurólogo  Beauregard en una entrevista publicada por HarperCollins, explicaba cómo la neurociencia demuestra que la mente es real y puede cambiar el cerebro.

El neurocientífico afirmó haber demostrado, con otros neurocientíficos, cómo la mente influye en el cerebro a través de técnicas de registro de imágenes de la actividad cerebral. Estas técnicas demostraron el poder de la voluntad sobre el cerebro, con participantes que controlaron sus pensamientos tristes o las respuestas eróticas ante imágenes estimulantes en este sentido.En cuanto a la pregunta sobre si la neurociencia puede demostrar la existencia de Dios, Beauregard señaló que no, porque Dios no puede convertirse en un objeto de la investigación científica, pero el científico opina que determinados fenómenos que ocurren en la mente, como la telepatía, pueden ser consistente con la creencia en una realidad más allá de la materia, y esta creencia podría ser consistente a su vez con la creencia en la existencia de Dios.[4]

Leo Boff, teólogo católico brasilero, de la teología de la liberación, comenta que segun algunas investigaciones científicas, se cree que la capacidad espiritual tiene una base biológica.

Estudios realizados al final del siglo XX y dirigidos por los neurobiólogos Michael Persinger y Ramachandran, por el neurólogo Wolf Singer y por el neurolinguista Terrence Deacon, además de por técnicos usando scanners modernos para hacer imágenes cerebrales, detectaron lo que ellos llamaron «el punto Dios en el cerebro» (God Spot o God Module). 
Personas que en sus vidas han dado un espacio significativo a lo profundo, a lo espiritual, revelan en los lóbulos frontales del cerebro una excitación detectable por encima de lo normal. Estos lóbulos están ligados al sistema límbico, el centro de las emociones y los valores. Ahí se da una concentración en aquello que tales científicos llamaron «mente mística» (mystical mind). Tal estimulación del ‘punto Dios’ no está ligada a una idea o a algún pensamiento objetivo. Es activado siempre que la persona se siente envuelta emotivamente en los contextos globales que confieren sentido a la vida o cuando, de forma autoimplicada, se refiere a lo Sagrado, a temas religiosos o directamente a Dios. Se trata de emociones y no de ideaciones, de factores ligados a experiencias de gran sentido que implican una percepción del Todo y de algo incondicional.Estudios más recientes indican que puede haber de hecho no solamente una sino mucha regiones del cerebro estimuladas por la experiencia de totalidad y de sacralidad. Eso indica que el ‘punto Dios’ puede ser, en realidad, una ‘red de Dios’ que comprende zonas normalmente asociadas a emociones profundas y cargadas de significado. Otros investigadores como Eugene D’Aquili y Andrew Newberg llamaron a esta realidad,  «mente mística».
 Esta mente mística pertenece al proceso más general, antropogénico-cosmogénico. Ella representa una mejora evolutiva de la especie homo. Así como externamente estamos dotados de sentidos por los cuales aprehendemos la realidad a través del oído, de la vista, del tacto y del olfato, de igual manera estaríamos internamente enriquecidos con un órgano mediante el cual captamos el Misterio del Mundo, nos hacemos sensibles a aquella Energía poderosa y amorosa que recorre de punta a punta todo el universo y que subyace a nuestra existencia. Las tradiciones religiosas la llamaron Dios.[5]

Dios conoce todas las cosas, aún conoce el momento en que el Sol de nuestra galaxia se apagará definitivamente.

El Sol se formó, según algunos datos cientificos, hace unos 4500 millones de años atrás. La mayor parte de la energía utilizada por los seres vivos procede del Sol, las plantas la absorben directamente y realizan la fotosíntesis, los herbívoros absorben indirectamente una pequeña cantidad de esta energía comiendo las plantas, y los carnívoros absorben indirectamente una cantidad más pequeña comiendo a los herbívoros.La mayoría de las fuentes de energía usadas por el hombre derivan indirectamente del Sol. Los combustibles fósiles preservan energía solar capturada hace miles de años mediante fotosíntesis, la energía hidroeléctrica usa la energía potencial de agua que se condesó en altura después de haberse evaporado por el calor del Sol, etc. Sin embargo, la estrella no dejará de existir tan fácilmente. Tras el agotamiento total del helio, cuando ya no quede en su núcleo prácticamente nada que quemar para obtener energía, el astro se verá obligado a dejar ir, de una vez por todas, el material gaseoso que la constituye. Nuestra estrella ha proporcionado la materia necesaria para que, a partir de los restos de gas y polvo no utilizados en su formación, hayan podido originarse los planetas, los satélites, los asteroides, los cometas y demás partículas interplanetarias. Asimismo, y es algo único hasta el momento en el Universo, habrá permitido también el nacimiento y el desarollo de la vida vegetal, animal y humana,en la Tierra. Para cuando el Sol esté apagándose poco a poco y muriendo silenciosamente en el centro de un Sistema Solar oscuro y frío, sin vida y sin luz,[6]

Debemos recordar nosotros los cristianos que los redimidos ya nos hallemos a salvo en nuestra Patria Celestial, la Jerusalen celestial. (Ap. 21:2 Rv 1960,Ap.21:9-10 RV 1960 ). Pero solo Dios sabe con exactitud cuando esto sucederá.

En un libro titulado Nuevos 100 españoles y Dios (Planeta, Barcelona 1994), Gironella plantea siete preguntas.[7] Dos de ellas se refieren a las relaciones entre ciencia y religión, y las respuestas dan pie a algunas reflexiones sobre esta temática tan importante en la actualidad.

No se pretende que esa conclusión tenga un valor general. Primero, porque sólo se basa en las respuestas de 100 personas y, además, se refiere únicamente a algunas de ellas: por una parte, a los científicos profesionales (y personas con formación científica universitaria), y por otra, a quienes, sin ser científicos, piensan que la ciencia se opone a la religión. Además, sólo me he fijado en las relaciones entre ciencia y religión en general, dejando de lado aspectos más particulares. Aun con todo, me parece que se trata de una conclusión que tiene interés.Al tomar como base el libro de Gironella, la reflexión adquiere un matiz especial: muestra que, entre personas con un impacto social importante, las que tienen mayor relación con el mundo de la ciencia suelen ser las que no ven dificultades para compaginar la ciencia y la religión.

Algunos números

Veamos algunos números significativos para mi encuesta particular. Me referiré a los que son más significativos y pueden resumirse fácilmente.

1) Ante todo, la existencia de Dios, que es la primera pregunta que propone Gironella.

Entre esas 22 personas,

  • a) 16 manifiestan claramente que creen en un Dios personal,
  • b) 1 manifiesta una creencia mezclada con alguna incertidumbre,
  • c) 1 más bien duda seriamente, y
  • d) 4 niegan la existencia de Dios o se proclaman agnósticas.

Es patente que, sobre esta pregunta, la respuesta afirmativa es claramente mayoritaria.

2) En segundo lugar, acerca de la existencia en nosotros de algo que sobrevive a la muerte temporal (segunda pregunta de Gironella),

  • a) 14 lo afirman,
  • b) 4 se inclinan a afirmarlo, y
  • c) 4 lo niegan o lo declaran incognoscible.

De nuevo, la respuesta afirmativa obtiene una clara mayoría, aunque no tan rotunda como en la pregunta primera.

3) En tercer lugar, sobre la divinidad de Jesucristo (tercera pregunta de Gironella),

  • a) 13 afirman creer en ella,
  • b) 2 proponen algunas matizaciones pero consideran a Jesucristo como un ser único y lo valoran positivamente,
  • c) 1 más bien duda, y
  • d) 6 se manifiestan negativamente.

Existe, pues, una nueva mayoría absoluta, aunque algo menor que en la segunda pregunta.

El resumen sobre estas tres preguntas es bastante sencillo. De las 22 personas,

  • a) 13 responden afirmativamente a las tres preguntas: son las que afirman la divinidad de Jesucristo y, como es lógico, afirman también la existencia de Dios y la inmortalidad del alma.
  • b) Otras 4 responden negativamente a las tres preguntas.
  • c) Las 5 restantes son las que oscilan:por ejemplo, 3 de ellas afirman la existencia de Dios pero se dividen o encuentran dificultades para admitir la inmortalidad del alma y la divinidad de Jesucristo.

Conclución:

Es claro que la verdad sobre estas preguntas no depende de una encuesta, aunque fuese mucho más amplia. Pero lo que se desprende de estos datos es que la gran mayoría de los entrevistados que tienen o han tenido especial relación con la ciencia no encuentran incompatibilidad entre la ciencia y las afirmaciones centrales de la religión.Me parece posible afirmar que, por el contrario, quienes afirman que existen serias dificultades para compaginar ciencia y religión, suelen tener poca o ninguna relación con la ciencia. .[8] 

John Mcarthur comenta la paradoja de aquellos que pretenden probar la existencia de Dios a traves de la ciencia. Pero,como bien dice Mac Arthur, por mas valiosa que sea la ciencia, tiene sus limites.[9]

Tambien esperamos sinceramente que llegue nuevamente el dia de la reconciliacion entre la ciencia y la fe cristiana, y que muchos cientificos vuelvan a confiar en Dios. Y que sean muchos los cientificos que puedan decir como Kepler ”loco el astronomo que no es devoto”. Kepler, quien murio el 15 de noviembre de 1630, el mismo habia escrito su epitafio: “Medi los cielos; ahora medire las sombras de la tierra. Mi alma era del cielo, pero la sombra de mi cuerpo reposa aqui”.[10] 

Independientemente de lo obstinados y ateos que puedan ser los materialistas, hay una verdad que sigue siendo evidente: Dios creó todos los sistemas y formas de vida que la ciencia estudia. Por consiguiente, la ciencia y la religión son compatibles en la medida en que sean practicadas con honestidad y cordura. Un indicio de esa concordancia son los científicos creyentes en Dios del pasado y del presente que hicieron grandes contribuciones a la humanidad.[11] 

Procuremos estar abiertos al diálogo con una ciencia no dogmática, donde hoy todo es relativo, donde se terminaron los absolutos;y ante la filosofia “no creyente” compartiendo a aquel que dijo “Yo soy…el que vivo, y estuve muerto” (Ap.1:18 RV 1960), aquel que como Dios,no tiene ”mudanza, ni sombra de variación.” (Stgo. 1:17 b RV 1960)

La Biblia habla de ciencia en muchas partes.

Empezando por Génesis 2:16-17 donde Dios les dice a Adán y Eva que no coman del árbol de la ciencia del bien y del mal. En cuanto comieron del árbol se les abrieron los ojos al pecado.

  • Proverbios 2:9-10 dice: “Entonces entenderás justicia, juicio, y equidad, y todo buen camino. Cuando la sabiduría entrare en tu corazón y la ciencia fuera grata a tu alma.”
  • Proverbios 18:15 ”El corazón del entendido adquiere sabiduría; y el oído de los sabios busca la ciencia.”
  • Proverbios 19:2 ”El alma sin ciencia no es buena, y aquel que se apresura con los pies, peca.”
  • Romanos 2:17-20 ”He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios, y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor, y confías en que eres guia de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, instructor de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad.”
  • Romanos 10:2 ”Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia.“

La referencia a ‘la falsamente llamada ciencia’ en 1 Timoteo 6:20 ¿a que se refiere?

Debemos ser prudentes cuando usamos la palabra ciencia, ya que muchas veces en la Biblia, la palabra ciencia esta relacionado con la palabra conocimiento

Para desarrollar un modelo Bíblico apropiado, debemos entender lo que el autor escribió, y que es determinado por el contexto gramatical e histórico. No debemos tratar de leer en las Escrituras lo que aparenta apoyar un punto de vista particular. En este pasaje, el Griego original traducido como ‘ciencia’ es gnosis, yen este contexto se refiere al ‘conocimiento’ esotérico elitista que era la llave para las religiones misteriosas, lo que luego se convirtió en la herejía del Gnosticismo. Éste no fue un error de los traductores, sino un ejemplo de cómo las palabras cambian de significado a través del tiempo. La palabra ‘ciencia’ originalmente significaba ‘conocimiento’, del latín scientia, de scio que es ‘conocer’. Este no es el modo en que es usado ahora, así que las traducciones modernas tradujeron correctamente la palabra como ‘conocimiento’ en este pasaje.[12] 

Pero es incorrecto usar un argumento falaz para sustentar un punto de vista verdadero.

«En relación a esto, es lingüísticamente falaz decir que, aun ahora, “ciencia realmente significa conocimiento”, porque el significado está determinado por el uso, no por la derivación(etimología).»[13]

La verdadera ciencia de Dios, es a través de la persona de Cristo, la eterna sabiduíia de Dios personificada, de la que habla el libro de Proverbios

  • “Clama en los principales lugares de reunión; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones. ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia? Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros,Y os haré saber mis palabras. Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis, También yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;  Cuando viniere como una destrucción lo que teméis, Y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.  Entonces me llamarán, y no responderé; Me buscarán de mañana, y no me hallarán.  Por cuanto aborrecieron la sabiduría,Y no escogieron el temor de Jehová, Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía,  Comerán del fruto de su camino,Y serán hastiados de sus propios consejos. Porque el desvío de los ignorantes los matará,Y la prosperidad de los necios los echará a perder;  Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.” (Pr. 1:21-33 RV 1960)

La ciencia es limitada

El hombre, seguirá descubriendo , escribiendo, inventando, lo que Dios le permita, porque la sabiduría humana es extremadamente limitada y transitoria, porque el es Dios, y nadie por mas que lo intente y por mas que haga deducciones y supuestos descubrimientos, inventos (celulares, internet, satélites, naves que viajan al espacio, nada superara, el poder de la poderosa mano que mantiene girando este planeta y el universo que no se detiene, ni el misterio de nuestros pensamientos que no cesan aun cuando dormimos, tampoco podrá nunca igualarse ni superar, al poder que resucito a Cristo de los muertos, y el milagro de la salvación. El TodoPoderoso nos muestra que en esta vida lo mas importante es conocerle y tener una relación cercana con El, para que no menospreciemos la venida y la muerte de Cristo por nosotros. Reconociendo que “El fin de todo el discurso oido es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”. “Y el comienzo de la sabiduría es el temor a Dios.“»

La ciencia es un método sistemático para descubrir las verdades del universo por medio de la Observación. La ciencia (del latín scientia, “conocimiento“) es el conocimiento sistematizado elaborado mediante observaciones y razonamientos metódicamente organizados. La ciencia utiliza diferentes métodos y técnicas para la adquisición y organización de conocimientos sobre la estructura de un conjunto de hecho sobjetivos y accesibles a varios observadores. La aplicación de esos métodos y conocimientos conduce a la generación de más conocimiento objetivo en forma de predicciones concretas, cuantitativas y comprobables referidas a hechos observables pasados, presentes y futuros. Con frecuencia esas predicciones pueden formularse mediante razonamientos y estructurarse como reglas o leyes universales, que dan cuenta del comportamiento de un sistema y predicen cómo actuará dicho sistema en determinadas circunstancias.»[14] 

La sabiduría que el hombre adquiere a través de su propio esfuerzo no tiene la dinámica espiritual. No tiene el poder de libertar a la gente del pecado. Proverbios 9:10 define la verdadera sabiduría: “El temor de Jehová es el principió de la sabiduría.” Uno no puede ni siquiera comenzar el camino de la sabiduría sin el temor del Señor. La sabiduría de Dios en las Escrituras es una revelación divina que los sabios del mundo desconocen totalmente.

Pablo vivió en una época cuando la filosofía y la sabiduría humanas se teman en grande estima, pero él se negó a diluir su predicación para complacer a los “sabios”. El sabía que tales personas consideraban su predicación como insensata. Se creían intelectualmente superiores a los que encontraban la salvación en la cruz. Sin embargo, ante los ojos de Dios ellos eran los insensatos porque rechazaban a Cristo en quien reside la verdadera sabiduría. Su mundano razonamiento los cegaba a la verdad del evangelio. Muchos hoy siguen ese mismo camino.[15]

Los principios por los que vive mucha gente son totalmente egoístas. La llamada sabiduría que domina a la sociedad es contraria a la voluntad de Dios. La influencia del razonamiento sin Dios se ha hecho tan poderosa que los cristianos deben cuidar de no caer en ese error. Es imprescindible que el pueblo de Dios guarde su Palabra en el corazón. Su sabiduría se revela en la Biblia, y cuando estudiamos esa sabiduría guiados por el Espíritu, podemos resistir el pensamiento del hombre.La sabiduría que el individuo escoja dictara su sistema de valores: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Prov. 23:7).

En estos últimos años, muchos científicos han afirmado que la ciencia no puede separarse del contexto tanto social como cultural ni de la subjetividad de los investigadores, ni de la posición de poder que quiere imponer un punto de vista.No es raro que haya científicos capaces de manipular los resultados de sus observaciones para que correspondan con las teorías en las que creen ciegamente.La ciencia basada únicamente en la razón no se puede defender y el método científico, válido para todos los hombres de ciencia sin tener en cuenta sus debilidades por pertenecer a la raza humana, es un tema de debate en la filosofía de las ciencias.[16]

  • Hoy el mundo clama: “Si te gusta, hazlo.” Esta es la “sabiduría” que ha venido destruyendo la moral de la humanidad desde la caída del hombre en el huerto del Edén. Cuando se le da rienda suelta a esa clase de pensamiento, los resultados pueden llegar a ser espiritualmente fatales. La sabiduría de Dios enseña que las personas verdaderamente felices son las que tienen hambre y sed de justicia, y que “los de limpio corazón verán a Dios” (Mateo 5:6,8). La sabiduría del evangelio de Jesucristo es superior a todo. Aun la persona más sabia del mundo no la puede comprender. El pensamiento de Dios es un misterio, escondido de los que lo rechazan, pero que es revelado a los que se humillan delante de El y buscan la salvación[17]

El Debate sobre la Ciencia [18]

Para Marcelin Berthelot, uno de los sabios más famosos del siglo XIX, algún día la ciencia llegará a garantizar la moral y la felicidad a los hombres. Sin embargo, en esa misma época, Ferdinand Bumetière, director de la “Revue des deux mondes”, publicó un artículo donde afirmaba que la ciencia había fallado en cumplir lo que prometía.

Tanto la física como la química habían logrado avances aunque la ciencia no había logrado revelar el destino del hombre, ni había resuelto el misterio de la vida, ni había hecho que la humanidad sea mejor, ni había proporcionado beneficios a la política. Estos conceptos causaron gran revuelo en un mundo que veía a la ciencia como la única fuente fidedigna de todo conocimiento y progreso.

Pasaron muchos años y hoy en día, aunque la ciencia goza de alto prestigio, casi nadie la considera una panacea universal y los científicos son más cautelosos y prometen menos. Durante el siglo XX abundaron las críticas a la ciencia, que fueron rechazadas sistemáticamente por la comunidad científica.

El filósofo Karl Popper, ya en 1930 había afirmado que una teoría tenía que ser refutable para ser científica, considerando pseudocientífica a todo conocimiento basado en enunciados no refutables; o sea que el criterio de la cientificidad haría de lo incierto la principal característica de la ciencia.

La espiritualidad laica o la espiritualidad del cientifico ateo

Clergy Project

Todas las ciencias parecen tener como común denominador su visión del mundo materialista, pero esta condición tropieza con el hecho que muchos científicos son religiosos. Por otro lado, el materialismo no lo es tanto en el caso de las matemáticas, que para algunos matemáticos, existen, independientemente de nuestro cerebro. Sin embargo una posición anticientífica también es problemática; por eso, tal vez la clave de este enigma sea no defender tanto a la ciencia en general sino a tal o cual teoría específica.La consideración antropológica sobre la ciencia que propone Bruno Latour, sociólogo francés (1947), revela que los científicos no ven los hechos que observan sino sus propias construcciones mentales o sea que el hecho científico no está en primer lugar, es una construcción social.[19]

Algunos filósofos ateos se atreven a formular doctrinas espirituales sin Dios. Dos filósofos franceses están reivindicando una tesis que en tiempos pasados hubiera sido considerada una herejía: la moral no es monopolio de las religiones. Dos ensayos, “El espíritu del ateísmo!, de André Compte-Sponville y el “Tratado de ateología”, de Michel Onfray, tienen el objetivo de asumir los desafíos de la época moderna y retomar el antiguo ideal de la sabiduría, como reflejan las obras de Friedrich Nietzsche, Karl Marx y Sigmund Freud. Según Compte-Sponville, un ateo puede tener los mismos valores judeocristianos (no matar, no robar, etc.), porque la moral no es privativa de la religión ya que un creyente fanático puede transgredir los valores de su religión y asesinar en su nombre.

La moral es una elección consciente y el humanista, como no tiene ningún Dios, tiene que decidir ser moral con su conciencia. El judaísmo y el cristianismo apoyan la Ley y la creencia, defienden la obediencia y la sumisión, la castidad, la virginidad, la fidelidad monogámica y creen en el más allá y la vida sacrificada. El ateo no cree en Dios y también cree que Dios no existe, en cambio el agnóstico no cree que Dios exista o que no exista, deja esta cuestión en suspenso.

Compte-Sponville no cree que Dios exista porque la propuesta de una vida eterna en el paraíso es para él demasiado bella para ser creíble. De este modo, se identifica con el pensamiento de Ludwing Feuerbach, que consideraba a Dios una mentira genial que le da sentido a la vida y valoriza al hombre. La ateología es la ciencia que se dedica a desarmar la estructura religiosa, e intenta descubrir los mecanismos confabuladores mediante la psicología y el psicoanálisis, pone a prueba los libros de testimonios y coordina este trabajo con la filosofía; con el propósito de alcanzar una ontología materialista, una física de la metafísica, una teoría real de la inmanencia.

Hoy, el ateísmo sobrevive de dos maneras, en los que luchan por la defensa del laicismo apoyando la razón en contra de la religiosidad y los que se adhieren a los argumentos de Compte-Sponville.Sin embargo, la espiritualidad atea aún no se ha construido. Aunque creo que estan en trabajando en esa dirección algunos cientificos de renombre como R.Dawkins y otros mas en Inglaterra.[20]

Clergy Project nació impulsado por Richard Dawkins en 2011 con 52 miembros y tiene 270, aunque no todos son ex-clérigos, sino personas implicadas en el proyecto. Hay clérigos que no creen y fingen creer. Otros ya ni fingen creer, pero no se van de la iglesia. Clergy Project  quiere ayudarles a reafirmar su increencia y quizá a irse. Un grupo de ateos apoya este proyecto.

El gurú del ateismo militante Richard Dawkins puso en marcha en marzo de 2011 la iniciativa “Clergy Project”, con dinero de su Fundación, dedicada a acoger y apoyar a clérigos o ex-clérigos que han perdido la fe . Clergy Project permite que se conozcan entre ellos, les ofrece terapeutas no creyentes para atender sus problemas, y les ayuda a que se mantengan firmes en su recién descubierta increencia.

Con el tiempo, esperan ofrecer apoyo económico y laboral a estos clérigos sin fe, porque la mayoría de ellos admite que siguen ejerciendo como clérigos sólo por el sueldo.  Clergy Project nació con 52 miembros y hoy dice tener 270… Eso no significa que todos sean clérigos o ex-clérigos, sino simplemente personas implicadas.

La idea surgió a partir de un estudio de 2010 de los ateos Daniel C. Dennett y Linda LaScola, “Preachers Who Are Not Believers” [“Predicadores que no son creyentes”] que entrevistaba en profundidad a 5 pastores o predicadores que habían perdido la fe. Tres eran de iglesias protestantes progresistas, y dos de iglesias protestantes más conservadoras.

Tristemente, ante la pregunta sobre su fe en Dios después de diez o más años de predicación o ministerio su respuesta es: Dios no existe.

Autores ateos como Greta Christian están entusiasmados con Clergy Project. Por un lado, piensan que si muchos pastores dejan sus iglesias y admiten ser ateos… ¡la religión se hundirá! En teoría, será así porque “las autoridades religiosas empezarán a admitir que tienen las mismas preguntas que todos y que no tienen buenas respuestas, y empezarán a reconocer que se las han ido inventando sobre la marcha”, escribe Christina. Y entonces, la gente común tendrá muy difícil seguir creyendo.

Nosotros los cristianos debemos ser distintos del resto de los mortales

Pero nosotros no debemos adaptarnos al espiritu del mundo ni su filosofia atea y antidios. La palabra de Dios es nuestra guía infalible, nuestro medio de limpieza interna, y la revelación perfecta de la voluntad de Dios para nuestra vida.

  • Romanos 12:1-2 “Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.”

John Pipper cita Andrew Walls; en su libro The Missionary Movement in Christian History, llama a estos dos impulsos el Principio Autóctonoy el Principio del Peregrino (Mary Knoll, N.Y.: Orbis Books, 2001, pp. 7-9). Luego el explica que

En otras palabras, el evangelio puede y debe volverse autóctono en cada cultura (¡caída!) en el mundo. Puede y debe encontrar un hogar en la cultura. Debe encajar. Ese es el principio autóctono. Pero al mismo tiempo, y tan poderoso como el primero, el evangelio produce una mentalidad de peregrino. Aleja a las personas de su propia cultura. Critica y corrige la cultura. Convierte a las personas en peregrinos y extranjeros y exiliados en su propia cultura. Cuando Pablo dice: “Y no os adaptéis a este mundo” y “a todos me he hecho todo”, no está confundido; está invocando al equilibrio crítico de dos impulsos bíblicos.[21]

Cuando Pablo dice en Romanos 12:2: “no os adaptéis a este mundo”, Pipper explica que Pablo está motivando uno de los extremos de este equilibrio.

Debemos mantenernos en equilibrio, explica Pipper, dando cinco actitudes espirituales importantes: 1) ¡Sí a la confrontación del mundo! Pero también a la adaptación misionera. 2) ¡Sí a la separación! Pero también a la participación cultural. 3) ¡No, no somos del mundo! Pero sí, sí estamos en el mundo. 4) ¡No, no nos adaptamos a este mundo! Pero sí, nos volvemos todo para todos para que podamos salvar a algunos. 5) ¡Sí, somos autóctonos, indígenas! ¡Pero también somos extranjeros, peregrinos!  Porque 1) La Creación es del Señor, sin embargo, está caída y en necesidad de redención. 2) Cristo es encarnado, sin embargo, crucificado. 3) La conversión es la justificación solo por fe, sin embargo viene seguida por la disciplina de la santificación.4) El reino ya está aquí, pero no su consumación.[22]

¿Cómo podemos conocer el equilibrio? La respuesta viene:

  • “sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto”.

La luz de Dios disipa la oscuridad de nuestra ignorancia y nos revela la realidad de nuestra verdadera naturaleza espiritual. Sé que lo que comparto puede chocar con tu cosmovision , si esta es muy racionalista, pero se que Dios está trayendo a su Iglesia una mejor comprención de quienes son sus hijos a la luz de Su Omniciencia. Hemos tenido miedo de caminar en la sobrenaturalidad de Dios por el mal testimonio de muchos hermanos en la fe. Hemos sido muy terrenales, infectados por un concepto materialista del hombre y nos hemos desprendido de lo que realmente dice la Palabra que somos.  Somos el “Hombre Nuevo”, creado segun Cristo Jesus, la Nueva Creación del Señor por el sacrificio de Jesus en la cruz, somos real sacerdocio, nacion santa, pueblo de Dios, tenemos en nosotros mismos la misma presencia de Dios.  El glorioso Espíritu mora en ti. Nuestra vida ahora está bajo su control y en nuestros sentidos renovados por el Espiritu Santo sabemos que vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser escondido en Él.

Estoy totalmente de acuerdo con McArthur cuando dice que “No podemos aplicar  el metodo cientifico a todas las cosas.Simplemente esto no funciona.”. Es la realidad. En una sociedad cientificada como la nuestra,muchos se niegan a aceptarlo esto como una realidad. Pero podemos poner los sentimientos acaso bajo el microscopio,o el caracter, o medir cuanta fe tenemos? No, no funciona asi la ciencia. La ciencia analiza hechos reproducibles en el laboratorio.

Pero la Obra que el Espíritu de Dios comenzó en nosotros, ahora El la está completando para ser hallados en Él. (Fil. 1:6 RV 1960)

Dios es fiel y si ya comenzó la obra en cada uno de nosotros, no descansará hasta terminarla. Cuando se acepta a Jesucristo como Señor y Salvador de la vida, comienza de manera sobrenatural la regeneración de la persona. Se produce un cambio radical, donde el Espíritu Santo juega un papel importante, ya que es Él, quien convence de pecado. Se necesita para esto, un nuevo nacimiento (Juan 3:1-13), no sólo para ver y comprender el reino e Dios, sino para entrar y pertenecer a él. Cuando la persona empieza a oír y creer en la Palabra de Dios, pasa del dominio del pecado al dominio del Espíritu, empezando así un crecimiento progresivo. El hecho de que Dios sea omnisciente y conzoca todas las cosas, no anula nuestra responsabilidad como cristianos.

Para el creyente, toda su vida está ligada al propósito de Dios en él, por eso nada es circunstancial ni de casualidad, la vida del cristiano está en sus manos y aunque no lo entendamos, Dios es fiel y su fidelidad demostrará más tarde que su obra realizada en nosotros dará los frutos esperados por Él.

Esto nos hace ser personas diferentes del resto de los mortales, capaces de superar  cualquier problema, si  Dios asi lo quiere y nos responde nuestras oraciones, somos capaces de vencer cualquier obstáculo con la ayuda el Señor que nos fortalece espiritualmente y podemos levantarnos en la fe en su poderoso nombre, contra lo que a Dios no le agrada. Nosotros ya le conocemos; nosotros ya le tenemos, Él ya ha venido y se esta manifestando en nosotros sus santos Él nos ha abierto un camino., dice la epistola a los Hebreos, al lugar santísimo.

  • “19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,” (Heb. 10:19 Rv 1960)

Jesús es el Rey de nuestras vidas. Muchas veces se cree o Satanás hace creer, que es imposible el cambiar y ahí está el detalle, no es por la fuerza personal sino por el poder sobrenatural de Dios. Cuando se intenta hacer un cambio radical por los propios medios se va a conseguir tristeza, defraudación e incredulidad porque es Dios quien hace la obra y no la deja inconclusa, la lleva a feliz término, siempre poniendo en cada uno la esperanza de la eminente venida del Señor (1 Tes. 4:16). Dios va haciendo un cambio hacia una vida nueva y la va perfeccionando en santidad.

Hay una hermosa canción inspirada en este pasaje bíblico del Apostol Pablo en Filipenses

Aquel quien la buena obra empezó; aquel quien la buena obra empezó  será fiel en completarla; El es fiel en completarla; El que la comenzó será fiel en completarla en tí. Si la lucha que enfrentas a tu esperanza torno ya sin paz; de tanto esperar ya perdiendo tu canción estás. Puedes creer que su mano está en tí; seguro estás, nunca te ha de abandonar; eres su gozo y su gran tesoro aquí. [23]

Creo que también, por otro lado, no solamente desde el campo espiritual personal se puede apreciar la culminación de la obra. Yo estoy seguro que Dios puede abrir caminos y puertas diferentes a lo largo de nuestra vida con el propósito de generar cambios y otorgar bendiciones a nivel profesional o familiar, cuando esto está en su voluntad divina. Al estar atentos a su voz y permitirle actuar, dejamos que sea Él quien dirija los pasos hacia lo mejor, pero si se levanta algún tropiezo no pensar que ya nos abandonó y olvidó, quizá quiere dar un giro que se convierta en mayor provecho para cumplir el proyecto deseado en nuestras vidas.

Recordemos “que para que algo pueda probarse por el metodo científico tiene que repetirse. Uno no puede anunciar un descubrimiento nuevo al mundo sobre la base de un solo experimento”, dijo Paul Little,un dirigente de los grupos de Estudiantes Universitarios y posteriomente profesor asociado de Evangelismo en la Trinity Evangelical Divinity School.[24]

Dios siempre hace lo Correcto porque El sabe y conoce perfectamente todas las cosas.

Un inspirador testimonio cuenta que un día, de pie y en fila junto con su pelotón del Ejército Rojo, habia un joven cristiano llamado Taavi que ya había resuelto en su mente lo que iba a decir. Los oficiales se dirigían hacia él y en el camino le hacían la misma pregunta a cada uno de los soldados en la fila: ”¿Eres cristiano?” “No”, fue la respuesta. Entonces se acercaron al próximo: “¿Eres cristiano?” “No”, contestó.

Los jóvenes reclutas permanecían parados en atención, con la mirada fija hacia delante. Los interrogadores se acercaron un poco más al joven estonio de dieciocho años de edad, que había sido reclutado por el Ejército Rojo durante la ocupación de su país por los soviéticos.

Taavi era creyente desde hacía varios años. Aunque en su país solo se les permitía ir a la iglesia a los mayores de edad, la abuela de Taavi había compartido el evangelio con su joven nieto. Él había aceptado al Señor como su Salvador, y aunque no le era permitido asistir al templo, su abuela le enseñaba lo que iba aprendiendo durante a semana.

Los interrogadores se acercaron. Taavi nunca dudó de cuál sería su respuesta. Varios años atrás había tomado una firme decisión, pero aún así estaba nervioso. Cuando los oficiales llegaron a su lugar en la fila, le preguntaron: “¿Eres cristiano?” Sin vacilar, Taavi dijo con voz clara, “Sí”.

“Entonces ven con nosotros”, fue la orden del oficial a cargo. Taavi los siguió al instante. Subieron a un vehículo y se dirigieron hacia el edificio donde estaba la cocina y el comedor. Taavi no tenía la más mínima idea de lo que estaba por suceder, pero obedeció las órdenes.

Los oficiales le dijeron: “Te vamos a sacar del entrenamiento de combate. Eres cristiano y sabemos que no vas a robar, por lo tanto te vamos a colocar en la cocina”. En la cocina se gestaba la mayor operación de mercado negro del Ejército Rojo. En ella se llevaba a cabo el contrabando y la venta ilegal de alimentos para los hambrientos soldados. Ellos sabían que la presencia de Taavi reduciría el robo.

Cuando seas retado por causa de tu fe, levántate y proclama con audacia la verdad. Dios estará contigo y Él te recompensará tu fidelidad.

  • Mateo 5:13,14 Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo.

J. Mac Arthur nos exhorta y nos desafía a todos nosotros que como creyentes,

“reconocemos que Dios existe” pero, “de verdad le conocemos al Dios que existe? Sabemos como es El ? Si hemos de aprender de El,necesitamos acudir a las Escrituras,porque ahi es donde se ha revleado a nosotros” [24]

———-

Notas:

[0] http://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/el-debate-sobre-la-ciencia

[1] Tomado de “Comentario Exegético-Devocional A Toda La Biblia.” Libros poéticos -Salmos Tomo-1. Editorial CLIE.

[2] J. Mac Arthur, Nuestro Extraordinario Dios, ed. Portavoz,pag. 56

[3] Ibid

[4] http://www.tendencias21.net/La-neurociencia-cuestiona-el-materialismo-imperante_a2542.html

[5] http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=505

[6]Extr. de  http://es.wikipedia.org/wiki/Sol

[7] http://www.unav.es/cryf/religionanteprogresocientifico.html

[8] http://www.unav.es/cryf/religionanteprogresocientifico.html

[9] John  Mac Arthur “Nuestro Extraordinario Dios”, pag 14, ed.Portavoz

[10] http://www.astronomos.org/Sapa/Boletin_042007.htm]

[11] http://boards4.melodysoft.com/app?ID=khalid&msg=9048&DOC=81

[12] http://creation.com/moving-forward-arguments-we-think-creationists-shouldn-t-use-spanish

[13] http://creation.com/moving-forward-arguments-we-think-creationists-shouldn-t-use-spanish

[14] http://www.salonhogar.net/Enciclopedia/Metodo_Cientifico/Indice.htm

[15] http://adorador.com/estudios/eb2006/16-la_sabiduria_de_dios.htm

[16] ibid
[17] Ibid
[18]  “Filosofía hoy”; “¿Hay que defender a la ciencia?”; Thomas Lepeltier. cit en http://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/el-debate-sobre-la-ciencia
[19] Fuente: “Filosofía Hoy”; “Las grandes preguntas de la filosofía”. cit en http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-religion/la-espiritualidad-laica
[22] ibid
[24] “Nuestro Extraordinario Dios”,op. cit,pag.14
[25] Ibid,pag. 15
Bibl.consultada

LA OMNISCIENCIA DE DIOS


LA OMNISCIENCIA DE DIOS

Arthur W. Pink

  • “No existe cosa creada que no sea manifiesta en su presencia. Más bien, todas están desnudas y expuestas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”. (Heb. 4:13).

Dios es omnisciente, lo conoce todo: todo lo posible, todo lo real, todos los acontecimientos y todas las criaturas del pasado, presente y futuro. Conoce perfectamente todo detalle en la vida de todos los seres que están en el cielo, en la tierra y en el infierno (Dan. 2:22). “Conoce lo que hay en las tinieblas”.

Nada escapa a su atención, nada puede serle escondido, no hay nada que pueda olvidar. Bien podemos decir con el salmista: (Sal. 139:6). “Tal conocimiento me es maravilloso; tan alto que no lo puedo alcanzar” Su conocimiento es perfecto; nunca se equivoca, ni cambia, ni pasa por alto alguna cosa. ¡Sí, tal es Dios al que tenemos que dar cuenta!

Sal. 139:2-4; “Tú conoces cuando me siento y cuando me levanto; desde lejos entiendes mi pensamiento. Mi caminar y mi acostarme has considerado; todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, y tú, oh Jehová, ya la sabes toda”. ¡ Qué maravilloso ser es el Dios de la Escritura! Cada uno de sus gloriosos atributos debería de honrarle en nuestra estimación.

La comprensión de su omnisciencia debería de inclinarnos ante El en adoración. Con todo ¡Cuán poco meditamos en su perfección divina! ¿Es ello debido a que, aun el pensar en ella, nos llena de inquietud?

¡Cuán solemne es este hecho; nada puede ser escondido a Dios, (Eze. 11:5). “Diles yo he sabido los pensamientos que suben de vuestros espíritus” Aunque sea invisible para nosotros, nosotros no lo somos para él. Ni la oscuridad de la noche, ni la más espesa cortina, ni la más profunda prisión pueden esconder al pecador de los ojos de la Omnisciencia. Los árboles del huerto fueron incapaces de esconder a nuestros primeros padres.

Ningún ojo humano vio a Caín cuando asesinó a su hermano, pero su Creador fue testigo del crimen. Sara podía reír por su incredulidad oculta en su tienda, mas Jehová la oyó. Acán robó un lingote de oro que escondió cuidadosamente bajo la tierra pero Dios lo sacó a la luz (Jos. 7). David se tomó mucho trabajo en esconder su iniquidad, pero el Dios que todo lo ve no tardó en mandar uno de sus siervos a decirle: (2 Sam. 12). “Tú eres aquel hombre”. Y a las tribus que quedaban al oriente del Jordán se les dice: (Núm. 32:23). “Pero si no lo hacéis así, he aquí que habréis pecado contra Jehová, y sabed que vuestro pecado os alcanzará”.

Si pudieran los hombres despojarían a la Deidad de su omnisciencia; ¡Qué prueba esta de que “la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede” (Rom. 8:7). Los hombres impíos odian esta perfección divina que, al mismo tiempo, se ven obligados a admitir.

Desearían que no existiera el Testigo de sus pecados, el Escudriñador de sus corazones, el Juez de sus acciones. Intentan quitar de sus pensamientos a un Dios tal: (Os. 7:2).“Y no dicen en su corazón que tengo en la memoria toda su maldad” ¡Cuán solemne es el octavo versículo del Salmo 90! Todo aquel que rechaza a Cristo tiene buenas razones para temblar ante él: “Pusiste nuestras maldades delante de ti, nuestros yerros a la luz de tu rostro.

Pero la omnisciencia de Dios es una verdad llena de consolación para el creyente. En la perplejidad, dice a Job: “Más él conoció mi camino” (Job 23:10). Esto puede ser profundamente misterioso para mí, completamente incomprensible para mis amigos pero, ¡él conoce nuestra condición;  “se acuerda que somos polvo” (Sal. 103:14).

Cuando nos asalten la duda y la desconfianza acudamos a este mismo atributo, diciendo: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos. Ve si hay en mí camino de perversidad y guíame por el camino eterno” Sal. 139:23,24.

En el tiempo de triste fracaso, cuando nuestros actos han desmentido a nuestro corazón, nuestras obras repudiado a nuestra devoción, y hemos oído la pregunta escrutadora que escuchó Pedro: “¿Me amas?”, hemos dicho como Pedro: “Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo” (Juan 21:17). Ahí hallamos estímulo para orar. No hay razón para temer que las peticiones de los justos no sean oídas, ni que sus lágrimas y suspiros escapen a la atención de Dios, ya que él conoce los pensamientos e intenciones del corazón.

No hay peligro de que un santo sea pasado por alto en la multitud de aquellos que cada día y cada hora presentan sus peticiones, porque la Mente infinita es capaz de prestar la misma atención a millones, que a uno solo de los que buscan su atención. Asimismo la falta de un lenguaje apropiado y la incapacidad de dar expresión al más profundo de los anhelos del alma no comprometerá nuestras oraciones, porque “Y sucederá que antes que llamen, yo responderé; y mientras estén hablando, yo les escucharé”. (Isa. 65:24). “Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; su entendimiento es infinito”. (Sal. 147:5).

Dios, no solamente conoce todo lo que sucedió en el pasado en cualquier parte de sus vastos dominios, y todo lo que ahora acontece en el universo entero, sino que, además, El sabe todos los hechos, desde el más insignificante hasta el más grande, que tendrán lugar en el porvenir. El conocimiento del futuro por parte de Dios es tan completo como completo es su conocimiento del pasado y el presente; y esto es así porque el futuro depende enteramente de él. Si algo pudiera en alguna manera ocurrir sin la directa agencia o el permiso de Dios, ello sería independiente de él, y Dios dejaría, por tanto, de ser Supremo.

El conocimiento Divino del futuro no es una simple idealización, sino algo inseparablemente relacionado con su propósito y acompañado del mismo. Dios mismo ha designado todo lo que ha de ser, y lo que él ha designado debe necesariamente efectuarse. Como su Palabra infalible afirma: “él hace según su voluntad con el ejército del cielo y con los habitantes de la tierra. No hay quien detenga su mano ni quien le diga: ¿Qué haces?” (Dan. 4:35), Y (Prov. 19:21): “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá”.

El cumplimiento de todo lo que Dios ha propuesto está absolutamente garantizado, ya que su sabiduría y poder son infinitos. Que los consejos Divinos dejen de ejecutarse es una imposibilidad tan grande como lo es que el Dios tres veces Santo mienta. En lo relativo al futuro, nada hay incierto en cuanto a la realización de los consejos de Dios. Ninguno de sus decretos, tanto los referentes a criaturas como a causas secundarias, es dejado a la casualidad. No hay ningún suceso futuro que sea solo una simple posibilidad, es decir, algo que pueda acontecer o no: “Conocidas son a Dios desde el siglo todas sus obras” (Hech. 15:18). Todo lo que Dios ha decretado es inexorablemente cierto, “porque en él no hay mudanza ni sombra de variación” (Stg. 1:17). Por tanto, en el principio de aquel libro que nos descubre tanto del futuro, se nos habla de “cosas que deben suceder pronto” (Apoc. 1:1).

El perfecto conocimiento por Dios de todas las cosas es ejemplificado e ilustrado en todas las profecías registradas en su Palabra. En el A.T., se encuentran docenas de predicciones relativas a la historia de Israel que fueron cumplidas hasta en los más pequeños detalles siglos después de que fueran hechas. Ahí, también, se hayan docenas prediciendo la vida de Cristo en la tierra, y estas también fueron cumplidas literal y perfectamente. Tales profecías sólo podían ser dadas por Uno que conocía el final desde el principio, y cuyo conocimiento descansaba sobre la certeza absoluta de la realización de todo lo preanunciado.

De la misma manera, tanto el Antiguo como el N.T., contienen muchos anuncios todavía futuros, los cuales deben cumplirse porque fueron dados por Aquel que los decretó. Pero debe señalarse que ni la omnisciencia de Dios ni su conocimiento del futuro, considerados en si mismos, son la causa. Jamás, sucedió o sucederá, algo simplemente porque Dios lo sabía. La causa de todas las cosas es la voluntad de Dios.

El hombre que realmente cree las Escrituras sabe de antemano que las estaciones continuarán sucediéndose con segura regularidad hasta el final de la tierra: (Gén. 8:22), “Mientras exista la tierra, no cesarán la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche.” pero su conocimiento no es la causa de esta sucesión.

Así, el conocimiento de Dios no proviene del hecho de que las cosas son o serán, sino de que él las ha ordenado de ese modo. Dios conocía y predijo la crucifixión de su Hijo mucho siglos antes de que se encarnara, y esto era así porque, en el propósito Divino, El era el Cordero inmolado desde la fundación del mundo, de ahí que leamos que fue “entregado por determinado consejo y providencia de Dios” (Hech. 2:23). El conocimiento infinito de Dios debería llenarnos de asombro.

¡Cuán ilimitadamente superior al más sabio de los hombres es el eterno! Ninguno de nosotros conoce lo que el día de mañana nos traerá; pero el futuro entero está abierto a su mirada omnisciente. El conocimiento infinito de Dios debería llenarnos de santo temor. Nada de lo que hacemos, decimos, o incluso pensamos, escapa a la percepción de Aquel a quien tenemos que dar cuenta: “Los ojos de Jehová están en todo lugar mirando a los malos y a los buenos” (Prov. 15:3) ¡Que freno significaría esto para nosotros si meditáramos más a menudo sobre ello!

En lugar de actuar indiferentemente, diríamos, con Agar: “Tú eres un Dios que me ve” (Gén. 16:13). La comprensión del infinito conocimiento de Dios debe llenar al cristiano de adoración y decir: Mi vida entera ha permanecido abierta a su mirada desde el principio.

El previo todas mis caídas, mis pecados, mis reincidencias; sin embargo, así y todo, fijó su corazón en mi. La comprensión de este hecho, ¡cómo debe postrarme en admiración y adoración delante de él!

—-

El teísmo abierto, la omnisciencia de Dios y la libertad humana


El teísmo abierto, la omnisciencia de Dios y la libertad humana

A lo largo de los siglos los creyentes han asumido que Dios posee un conocimiento perfecto del pasado, del presente y del futuro. El término técnico que se usa en teología para designar este conocimiento es “Omnisciencia”.

Pero en las últimas décadas se han levantado algunas voces en contra de la idea de que Dios pueda conocer perfectamente el futuro. Algunos piensan, incluso, que de ese modo “protegen” la reputación de Dios. Si el futuro es desconocido para Dios, eso querría decir que El no conoce de antemano lo que nosotros haremos mañana, ni tampoco cuál será el comportamiento de la naturaleza hasta que las cosas ocurran. De manera, dicen ellos, que Dios no puede prever los desastres naturales ni las acciones perversas de los hombres.

El problema que parece plantear el hecho de que Dios conozca perfectamente el futuro:

Cuando afirmamos que Dios es omnisciente lo que queremos decir es que Dios conoce perfectamente todas las proposiciones verdaderas y no cree ninguna proposición falsa. Si una proposición es verdadera, Dios la conoce a la perfección.

Ahora bien, el que una persona conozca cualquier proposición envuelve al menos dos cosas:

En primer lugar, tal persona debe creer que esa proposición es verdadera; y en segundo lugar, tal proposición debe ser verdadera. Si José “sabe” que mañana es el cumpleaños de Anita, entonces José cree que Anita cumpleaños mañana. Creer una proposición es una condición necesaria para poder conocerla.

Pero José no puede “saber” que mañana es el cumpleaños de Anita, a menos que sea verdad que mañana sea la fecha del nacimiento de Anita. En otras palabras, si José piensa que sabe p, y p es falso, entonces su pretensión de conocimiento es errónea. Él piensa que sabe que mañana es el cumpleaños de Anita, pero la verdad es que él no posee tal conocimiento.

Partiendo de esta premisa, si Dios posee un conocimiento perfecto del futuro, incluyendo las acciones de los hombres, entonces la omnisciencia divina parece plantear serios cuestionamientos sobre la libertad humana.

Hemos dicho que Dios en Su omnisciencia no cree ninguna proposición falsa. Lo que Dios conoce como verdad es verdad. Eso quiere decir que si Dios sabe que mañana a las 5 de la tarde yo voy a cambiar el aceite de mi carro, entonces yo no puedo hacer ninguna otra cosa mañana a las 5 de la tarde que no sea cambiar el aceite de mi carro.

Si yo tuviera la habilidad de hacer cualquier otra cosa, entonces Dios estaría equivocado en su conocimiento del futuro con respecto a lo que voy a hacer mañana. Pero si Dios es omnisciente y Él conoce a la perfección lo que voy a hacer mañana, entonces mis acciones futuras están determinadas. Y si mis acciones futuras están determinadas, ¿soy yo realmente un ser libre?

Algunos pensadores cristianos, en su deseo de preservar la libertad humana han constreñido en parte el poder y el conocimiento de Dios. Ellos presuponen que si Dios no puede conocer las acciones contingentes que los hombres harán en el futuro, la supuesta amenaza que la omnisciencia divina plantea a la libertad humana desaparece. Esta doctrina se conoce como “teísmo abierto”.

El ataque del teísmo abierto al conocimiento que Dios tiene del futuro:

Entre los pensadores y teólogos que defienden esta posición tenemos a cinco contribuyentes de la obra “The Openness of God” (“La Apertura de Dios”): Clark Pinnock, Richard Rice, John Sanders, William Hasker y David Basinger. Pinnock plantea claramente su postura cuando dice:

“Si las elecciones son reales y libres significativamente, las decisiones futuras no pueden ser previamente conocidas en forma exhaustiva. Esto así porque el futuro no está determinado sino conformado en parte por las decisiones humanas. El futuro no es fijo como el pasado, el cual puede ser conocido completamente. El futuro no existe aún y por lo tanto no puede ser infaliblemente anticipado, incluso por Dios… Dios conoce todo lo que puede ser conocido – pero el conocimiento anticipado de Dios no incluye lo que no ha sido decidido”.

Esta es una presuposición fundamental del teísmo abierto: Si Dios posee un conocimiento perfecto de las decisiones futuras de los hombres, entonces tales decisiones no tienen ningún significado. Eso, por supuesto, tiene serias repercusiones en el concepto de Dios que los cristianos han defendido a lo largo de los siglos. Sigue diciendo Pinnock:

“Dios ha creado un mundo dinámico y cambiante y disfruta irlo conociendo. Es un mundo de libertad, capaz de genuina novedad, de creatividad inagotable y verdaderas sorpresas. Yo creo que Dios se deleita en la espontaneidad del universo y disfruta el conocerlo continuamente en un amor que nunca cambia”.

Una mirada más cercana al teísmo abierto:

Como hemos visto ya, el argumento central del teísmo abierto es que si Dios conoce perfectamente las decisiones que los seres humanos van a tomar en el futuro, entonces las acciones humanas no pueden ser libres.

Pero a lo largo de la historia se han levantado muchos pensadores cristianos que han defendido la postura de que a pesar de que Dios posee un conocimiento perfecto de las acciones futuras contingentes, aún así las acciones humanas siguen siendo libres en cierto sentido.

Los defensores del teísmo abierto siguen un proceso similar de pensamiento al propuesto originalmente por Aristóteles, de que las proposiciones acerca del futuro no son ni falsas ni verdaderas.

Pensemos en la siguiente proposición: “Mañana el equipo a de baseball ganará el partido contra b 4 carreras por 0”. Para que esa proposición acerca del futuro posea un verdadero valor el futuro tiene que ser fijo y predeterminado. Si esa proposición es verdadera hoy, entonces es imposible que en el partido de mañana a no le gane a b 4 carreras por 0.

De ahí se deduce que, ya que las acciones libres de los hombres no poseen un valor real de verdad, entonces no pueden ser conocidas por nadie, ni siquiera por Dios mismo.

Esto no atenta contra la omnisciencia de Dios, dicen ellos, por cuanto la habilidad de conocer sólo viene al caso cuando hay algo que conocer. Dios no puede conocer el futuro, no por alguna deficiencia en Dios, sino porque no hay nada allí como para ser conocido.

Ahora bien, independientemente de lo que ellos afirmen al respecto, lo cierto es que esta teoría limita seriamente el conocimiento de Dios y Su capacidad de predecir el futuro. Si creemos que Dios es confiable cuando predice el futuro, tenemos que creer también que Él sabe de lo que está hablando.

En el caso de Su omnipotencia, Dios revela de Sí mismo en Su Palabra que hay ciertas cosas que Él no puede hacer (Dios no puede mentir, ni cometer ningún otro pecado; comp. He. 6:13, 18; Sant. 1:13). Pero no así con Su omnisciencia (Job 37:16; Sal. 139:1-4, 15-16; Is. 46:10; He. 4:13; 1Jn. 3:20).

Es importante aclarar en este punto que aunque los teístas abiertos niegan que Dios pueda conocer el futuro, ellos no pretenden decir que Dios ignora por completo todo lo que hay en el futuro.

Dios sabe, por ejemplo, que la tabla de multiplicar seguirá siendo verdad en el futuro, o que si un individuo se arroja desde una ventana en un décimo piso y cae al pavimento seguramente morirá.

En un resumen sobre la postura del teísmo abierto, y especialmente de algunas declaraciones de Richard Rice, Millard Erickson explica que algunos de sus defensores creen que “el futuro es parcialmente definido, no totalmente indefinido. Muchas de las cosas que ocurrirán en el futuro son el resultado de causas pasadas y presentes. Ya que Dios conoce el pasado y el presente exhaustivamente, Él puede conocer las cosas que resultarán” (cit. por RN; pg. 320).

Luego dice que, en adición a eso, “Dios conoce lo que Él va a hacer en el futuro… Así que, el hecho de que [Dios] no conozca el futuro en detalle no significa que Él lo ignore completamente” (Ibíd.).

El problema con estas declaraciones es que no toman en cuenta el hecho de que lo que Dios ha de hacer en el futuro estará determinado en cierto modo por lo que los hombres han de hacer y que, según ellos, Dios desconoce. De hecho, como bien señala Ronald Nash, si la postura del teísmo abierto es correcta, entonces Dios no puede saber con certeza “cuáles seres humanos vendrán a la existencia en el futuro”.

Aún el Dios de los teístas abiertos sabe que si un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales en el momento preciso, un niño será concebido. Pero ese Dios no puede saber con certeza qué hombre ha de casarse con qué mujer.

Consecuentemente, tampoco puede saber con certeza quién existirá y quién no. Pero ¿cómo compaginamos esto con las declaraciones que encontramos en 1P. 2:9 y Ef. 1:4-5, 11? Según Pablo en este pasaje de la carta a los Efesios, Dios no sólo nos conocía desde antes de la fundación del mundo, sino que también nos escogió. Eso de ninguna manera encaja con la postura del teísmo abierto.

Pero no sólo eso. Si Dios no conocía de antemano la existencia de hombres como Henry Ford, Thomas Edison y de las personas que inventaron la TV, las computadoras, los aviones, Él tampoco podía conocer las consecuencias de las acciones libres que traerían como consecuencia la existencia de sus inventos.

Por supuesto, tampoco podría saber cuál ha de ser la composición final de la Iglesia en gloria; como tampoco hubiese podido saber, en el momento en que Cristo estaba muriendo en la cruz del calvario, si Su muerte habría de tener como resultado la salvación de alguno.

William Hasker, uno de los defensores del teísmo abierto, dice al respecto que su postura admite la posibilidad de que no hubiese habido “iglesia, y [que] un elemento clave en el plan de Dios fuese frustrado. Tal como están las cosas…, eso no sucedió, pero pudo haber sucedido; que no haya sido así no podemos atribuirlo a otra cosa que ‘a la suerte de Dios’”.

Esa declaración difícilmente puede ser armonizada con la enseñanza de las Escrituras en textos como 1P. 2:9 y Ef. 1 que citamos hace un momento. Pero aún hay algo más: un Dios que no conoce el futuro tampoco puede controlarlo; y un Dios que no controla el futuro tampoco puede llevar a cabo Sus planes para el futuro.

Hasker parece sugerir que, si es necesario para asegurar Su victoria final, Dios puede intervenir para anular la voluntad humana. “Pero si este es el caso – dice Nash, entonces la diferencia entre su posición y la clásica no es de otro tipo que una [diferencia] de grado. No es si Dios coacciona, sino cuán frecuentemente Él lo hace y, premusiblemente, si se trata de algo indeseable”.

Una cita más antes de concluir. Hasker admite que “Dios pudo haber creado un mundo en el cual Él hubiese podido tener un completo conocimiento previo de cada detalle, simplemente creando un mundo en el que cada cosa que ocurre es totalmente controlado por Sus decretos soberanos. Pero nos parece a nosotros [los teístas abiertos] que Dios encuentra tal mundo menos deseable… que un mundo que contenga criaturas genuinamente libres”.

Tal declaración parece guiarnos a la conclusión de que la posición de los teístas abiertos no es el resultado de una exégesis profunda y honesta de la revelación bíblica, sino una la que consideran más aceptable que la postura alternativa.

Conclusión:

Dios reveló de Sí mismo en las Escrituras que Él conoce perfectamente todas las cosas, pasadas, presentes y futuras. También reveló que el hombre es un ser libre y responsable de sus decisiones.

A nosotros no nos es dado tratar de resolver la paradoja eliminando una de las dos doctrinas, sino profundizando más en el conocimiento de Dios y de nosotros mismos hasta donde Dios haya querido revelarlo en Su Palabra y hasta donde haya querido darnos la capacidad de entender esa revelación.

————–

© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/12/el-teismo-abierto-la-omnisciencia-de.html

 

“¿Cuáles son los atributos de Dios? ¿Cómo es Dios?”


¿Cuáles son los atributos de Dios? ¿Cómo es Dios?

¡La buena nueva, mientras tratamos de contestar esta pregunta, es que hay mucho que se puede descubrir acerca de Dios! Aquellos que examinan esta explicación pueden encontrar provechoso primero leerla completamente; luego volver y consultar pasajes seleccionados de la Escritura para una aclaración adicional. Las referencias de la Escritura son completamente necesarias, porque sin la autoridad de la Biblia, esta colección de palabras no serían mejores que la opinión del hombre; la cual por sí misma es a menudo incorrecta en la comprensión de Dios (Job 42:7). ¡Decir que es importante para nosotros tratar de entender cómo es Dios, es como una gran subestimación! El descuidarlo, probablemente va a ocasionar que se levante, persiga, y adore a los dioses
ajenos lo cual es contrario a Su voluntad (Éxodo 20:3-5).

Solamente lo que Dios ha escogido de Sí mismo para ser revelado, puede ser dado a conocer. Uno de los atributos o cualidades de Dios es que El es “luz”, queriendo decir que El mismo nos revela la información de Sí mismo (Isaías 60:19, Santiago 1:17). La realidad de que Dios ha revelado conocimiento de Sí mismo no debería ser abandonada, no sea que alguno de ustedes no alcance a entrar en Su reposo (Hebreos 4:1). La creación, la Biblia, y el Verbo hecho carne (Jesucristo) van a ayudarnos a conocer cómo es Dios.

Comencemos entendiendo que Dios es nuestro Creador y que somos una parte de Su creación (Génesis 1:1, Salmos 24:1).

Dios dijo que el hombre fue creado a Su imagen. El hombre está sobre el resto de la creación y le fue dado dominio sobre ella (Génesis 1:26-28). La creación fue estropeada por la “caída”, no obstante, echa un vistazo a Sus obras (Génesis 3:17-18); Romanos 1:19-20). Al considerar la inmensidad de la creación, la complejidad, la belleza, y el orden, podemos tener una sensación de lo impresionante que es Dios.

La lectura de algunos de los nombres de Dios, puede ser de ayuda en nuestra búsqueda de cómo es Dios. Veamos los siguientes:

Elohim – El Fuerte, Divino (Génesis 1:1)
Adonai – Señor, indicando una relación Maestro – siervo (Éxodo 4:10,13)
El Elyon – El Altísimo, El más Fuerte (Isaías 14:20)
El Roi – El Fuerte que ve (Génesis 16:13)
El Shaddai – Todopoderoso Dios (Génesis 17:1)
El Olam – Dios eterno (Isaías 40:28)
Yahvé – SEÑOR “Yo Soy”, lo cual significa el Dios Eterno, que existe independientemente de cualquier otro ser. (Éxodo 3:13,14).

Vamos a continuar examinando más de los atributos de Dios. Dios es eterno, lo cual significa que no tuvo principio y que Su existencia nunca va a terminar. El es inmortal, infinito (Deuteronomio 33:27; Salmos 90:2; 1ª Timoteo 1:17). Dios es inmutable, lo cual significa, que es inalterable; es decir que Dios es absolutamente digno de confianza y fidedigno (Malaquías 3:6; Números 23:19; Salmos 102:26,27). Dios es incomparable, lo cual significa que no hay nadie como Él en obras o existencia; es inigualable y perfecto (2ª Samuel 7:22; Salmos 86:8; Isaías 40:25; Mateo 5:48). Dios es inescrutable, lo cual significa que no tiene límite, no se lo puede llegar a conocer por completo, es insondable (Isaías 40:28; Salmos 145:3; Romanos 11:33,34).

Dios es imparcial, lo cual significa que no hace distinción de personas en el sentido de mostrar favoritismo (Deuteronomio 32:4; Salmos 18:30). Dios es omnipotente, lo cual significa que es todopoderoso; El puede hacer todo lo que le agrada, pero Sus acciones siempre estarán de acuerdo con el resto de Su carácter (Apocalipsis 19:6, Jeremías 32:17,27). Dios es omnipresente, lo cual significa que siempre está presente, en todas partes (Salmos 139:7-13; Jeremías 23:23). Dios es omnisciente, lo cual significa que conoce el pasado, presente y futuro, aún lo que estamos pensando en cualquier momento; puesto que conoce todo, Su justicia siempre será administrada imparcialmente (Salmos 139:1-5; Proverbios 5:21).

Dios es uno, lo cual significa que no solamente no hay otro, sino que también es el único en poder cubrir las necesidades más profundas y anhelos de nuestros corazones, y sólo El es digno de nuestra adoración y devoción (Deuteronomio 6:4). Dios es justo, lo cual significa que no puede y no va a pasar por alto la maldad; es debido a Su rectitud y justicia, que Jesús tuvo que experimentar el juicio de Dios. Nuestros pecados fueron puestos sobre El para que de esta manera fuéramos perdonados (Éxodo 9:27; Mateo 27:45-46; Romanos 3:21-26).

Dios es soberano, lo cual significa que es supremo; toda Su creación junta, a sabiendas o ignorando, no puede impedir Sus propósitos (Salmos 93:1; 95:3; Jeremías 23:20). Dios es espíritu, lo cual significa que es invisible (Juan 1:18; 4:24). Dios es una Trinidad, lo cual significa que es tres en uno, el mismo en substancia, poder y gloria por igual. Note que en el primer pasaje citado de la Escritura, “nombre” es singular aún cuando se refiere a tres Personas distintas – “Padre, Hijo, Espíritu Santo” (Mateo 28:19; Marcos 1:9-11).

Dios es verdad, lo cual significa que está de acuerdo con todo lo que es, El va a permanecer incorruptible y no puede mentir (Salmos 117:2; 1ª Samuel 15:29).

Dios es santo, lo cual significa que está separado de toda corrupción moral y es hostil a ella. Dios ve todo el mal y esto lo enfada; el fuego usualmente es mencionado en la Escritura junto con la santidad. Dios es referido como un fuego consumidor (Isaías 6:3; Habacuc 1:13; Éxodo 3:2, 4, 5; Hebreos 12:29). Dios es afable – esto incluiría Su bondad, benevolencia, misericordia y amor – las cuales son palabras que dan tintes de significado a Su bondad. Si no fuera por la gracia de Dios, parecería que el resto de Sus
atributos nos excluirían de Él. Afortunadamente este no es el caso, porque El desea conocernos a cada uno personalmente (Éxodo 22:27; Salmos 31:19; 1ª Pedro 1:3; Juan 3:16, Juan 17:3).

Esto ha sido solamente un modesto intento de contestar una gran pregunta de Dios. Por favor siéntanse grandemente animado a seguir buscándolo (Jeremías 29:13).

—–
http://www.gotquestions.org/Espanol/Atributos-Dios.html