¿Qué importancia tiene la traducción que Lutero hizo de la Biblia?


¿Qué importancia tiene la traducción que Lutero hizo de la Biblia?

Por Paulo Arieu

martin-lutero-8

En estos dias, Universidad de Burgos recupera la figura de Francisco de Enzinas, quien abrazó la Reforma y tradujo el Nuevo Testamento al castellano en el siglo XVI, hechos por los que fue perseguido y su memoria, silenciada durante siglos. La Universidad de Burgos, ha querido recuperar la figura de uno de los primeros representantes del protestantismo hispano, Francisco de Enzinas, nacido en Burgos en 1518, un año después de que Martín Lutero publicase sus famosas 95 tesis, y muerto en Estrasburgo víctima de la peste en 1552.[0]

Pero tambien debemos recordar la figura del reformador aleman Martín Lutero, quien tradujo la Biblia al alemán. Lutero nació en Eisleben, Alemania. Era una época oscura para la Iglesia verdadera. Cerca de un millón de albigenses habían muerto en Francia por orden del Papa. Su delito era tratar de vivir de acuerdo a la Palabra de Dios. Juan Huss había muerto en la hoguera en Bohemia suplicando por sus perseguidores. La misma suerte correría Jerónimo de Praga, su discípulo, quien muere en las llamas cantando himnos hasta su último suspiro.

«Martín Lutero nace de una familia pobre. El solía decir “mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo fueron verdaderos campesinos”.

Su padre era minero, y su madre además de los quehaceres del hogar acarreaba leña desde el bosque. Su madre le enseñó la religión católica tal como era observada en aquellos tiempos. Su imagen de Dios era la de un Juez colérico enfurecido con los hombres a quien era muy difícil de obedecer. El castigo del infierno era tan real para él y tan terrible que temblaba al pensar en ellos. Su padre lo mandó a estudiar a Magdeburgo y después a Einsenach en donde tuvo que pedir limosna para subsistir cantando canciones como lo hacían la mayoría de los estudiantes.

«Hijo de Hans y Margarette Lutero, Martín nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben (Alemania), siendo bautizado el día que se celebraba la festividad de San Martín de Tours. Su familia se trasladó en 1484 a Mansfeld, donde su padre dirigía varias minas de cobre. Habiéndose criado en un medio campesino, Hans Lutero ansiaba que su hijo llegara a ser funcionario civil, para darle más honores a la familia. Con este fin, envió al joven Martín a varias escuelas en Mansfeld, Magdeburgo y Eisenach.» [1]

Su suerte cambió cuando Doña Úrsula Cota lo recibe en su casa atraída por su humildad y devoción. En su casa recibe el trato de hijo y esto le ayuda para adelantar de manera significativa sus estudios. Doña Úrsula dijo a la hora de su muerte que su hogar había sido grandemente bendecido con la llegada de Lutero. Un tiempo después su padre había prosperado algo, trabajando en la fundición de cobre y había sido nombrado concejal de su ciudad. Su padre tenía puestas las ilusiones en Martín deseando que estudiara y se convirtiera en un abogado de renombre. Por esto lo envía a Erfurt, en donde Martín a los 21 años obtiene el título de doctor en filosofía.

Sin embargo, el alma de Lutero se encuentra muy intranquila e incidentes que ocurren lo hacen pensar en su situación espiritual. Durante sus estudios enferma gravemente y tiempo después recibe dos golpes de espada en uno de sus viajes. Uno de sus amigos íntimos de la universidad muere asesinado y entonces Lutero exclama “¿Que haría yo si fuese llamado a la otra vida de una manera tan repentina?”. Esta situación culmina cuando en una tormenta eléctrica durante un viaje, cae un rayo cerca de él y en su terror hace un voto a Santa Ana para hacerse monje. Entonces entra al convento de los agustinos a pesar de la protesta de sus amigos de la universidad y la decepción de su padre. A pesar de su continua búsqueda de la paz para su alma a través de ayunos, sacrificios etc. No consigue lo que tanto anhela. Algunos monjes le hacen ver que Dios no solo juzga sino perdona pero Lutero no puede creer que Dios le puede perdonar puesto que el no puede amar a Dios. Se dedica a la lectura de la Biblia. Tiempo después es nombrado sacerdote y obtiene el grado de bachiller en Biblia. A los veinticinco años de edad es enviado a Wittenberg como maestro de filosofía. Ya entonces destaca como notable predicador. Un punto culminante de su vida es cuando se le envía a Roma. Su corazón alegre al estar en la santa ciudad se entrega a efectuar las peregrinaciones acostumbradas y visitar los lugares sagrados. Sin embargo termina horrorizado al ver la corrupción generalizada que se vivía en Roma.

Tiempo después obtiene el título de doctor en teología. Además adelanta mucho en cuanto al reconocimiento de su capacidad y devoción. Es entonces cuando halla la tan ansiada paz de su alma al apropiarse de las palabras del apóstol Pablo: “Mas el justo por la fe vivirá”. Encuentra un gozo indescriptible y más decidido que nunca se dedica a la enseñanza y predicación de las escrituras.» [2]

«En 1501 fue enviado a la Universidad de Erfurt, donde pasó por los acostumbrados cursos de lógica y filosofía. A los veinte años de edad recibió el titulo de licenciado, y luego pasó a enseñar la física de Aristóteles, ética, y otros departamentos de filosofía. Después, por indicación de sus padres, se dedicó a la ley civil, con vistas a dedicarse a la abogacía, pero fue apartado de esta actividad por el siguiente incidente. Andando un día por los campos, fue tocado por un rayo, siendo precipitado al suelo, mientras que un compañero fue muerto justo a su lado; esto lo afectó de tal manera que, sin comunicar su propósito a ninguno de sus amigos, se retiró del mundo, y se acogió al orden de los eremitas de San Agustín. Aquí se dedicó a leer a San Agustín y a los escolásticos; pero, rebuscando por la biblioteca, halló accidentalmente una copia de la Biblia latina, que nunca había visto antes. Esta atrajo poderosamente su curiosidad; la leyó ansiosamente, y se sintió atónito al ver qué poca porción de las Escrituras era enseñada al pueblo.»[3]

Lutero «hizo su profesión en el monasterio de Erfurt, después de haber sido novicio un año; y tomó órdenes sacerdotales, y celebró su primera Misa en 1507. Un año después fue trasladado del monasterio de Erfurt a la Universidad de Wittenberg, porque habiéndose acabado de fundar la universidad, se pensaba que nada sería mejor para darle reputación y fama inmediatas que la autoridad la presencia de un hombre tan celebre por su gran temple y erudición, como Lutero. En esta universidad de Erfurt había un cierto anciano en el convento (de los Agustinos con quien Lutero, que era entonces de la misma orden, fraile Agustino, conversó acerca de diversas cosas, especialmente acerca de la remisión de los pecados. Acerca de este artículo, este sabio padre se franqueó con Lutero, diciéndole que el expreso mandamiento de Dios es que cada hombre crea particularmente que sus pecados le han sido perdonados en Cristo; le dijo además que esta particular interpretación estaba confirmada por San Bernardo: “Este es el testimonio que te da el Espíritu Santo en tu corazón, diciendo: Tus pecados te son perdonados. Porque ésta es la enseñanza del apóstol, que el hombre es libremente justificado por la fe.” Estas palabras no sólo sirvieron para fortalecer a Lutero, sino también para enseñarle el pleno sentido de San Pablo, que insiste tantas veces en esta frase: “Somos justificados por la fe.” Y habiendo leído las exposiciones de muchos acerca de este pasaje, luego percibió, tanto por el discurso del anciano como por el consuelo que recibió en su espíritu, la vanidad de las interpretaciones que antes había creído de los escolásticos. Y así, poco a poco, leyendo y comparando los dichos y ejemplos de los profetas y de los apóstoles, con una continua invocación a Dios, y la excitación de la fe por el poder de la oración, percibió esta doctrina con la mayor evidencia. Así prosiguió su estudio en Erfurt por espacio de cuatro años en el convento de los Agustinos.»[4]

«Hubo reformadores de distintas tendencias, como por ejemplo John Wycliffe, Jan Hus y Girolamo Savonarola, que denunciaron públicamente el relajamiento moral y la corrupción económica que existían dentro de la Iglesia “en sus miembros y en sus mentes”; buscaban provocar un giro radical de la situación. Al mismo tiempo, se estaban produciendo profundos cambios de tipo social y político, producto del despertar de la conciencia nacional y de la fuerza e importancia cada vez mayores que iban adquiriendo las ciudades, en las que surgió con gran poder una nueva clase social sostenida por el comercio. La Reforma protestante podría ser considerada producto de la convergencia de dichas fuerzas: un movimiento para introducir cambios dentro de la Iglesia, el ascenso del nacionalismo y el avance del “espíritu del capitalismo”.El reformador Martín Lutero fue la figura catalizadora que aceleró el nuevo movimiento. Su lucha personal por buscar la certeza religiosa lo condujo, en contra de sus deseos, a cuestionar el sistema medieval de salvación, e incluso la propia autoridad de la Iglesia; su excomunión por el papa León X fue un paso adelante hacia la irreversible división del mundo cristiano en Occidente. Se ha dicho a veces que la contribución más importante y duradera de Martín Lutero a la Reforma Protestante no fue su predicación ni su enseñanza, sino su traducción de la Biblia al idioma alemán de su día. Existía una versión en el alemán medieval en ese tiempo, pero se había hecho de la Vulgata Latina y era un trabajo inferior.

Lutero había empleado el texto griego en sus disertaciones sobre Romanos en 1515-16 y el hebreo en su comentario sobre Hebreos en 1517-18. De modo que estaba preparado para su trabajo de traducir la Biblia del original. La historia de su proyecto es fascinante. Al regresar Lutero de la Dieta de Worms (1521) donde había hecho su famosa defensa, “Aquí me paro,” sus amigos temían por su vida. Por tanto le secuestraron en el Castillo de Wartburgo donde pasó el invierno en ese escondite seguro. En diciembre hizo un viaje secreto apresurado a Wittenberg. Allí su amigo Felipe Melanchton le aconsejó hacer una traducción al alemán del Nuevo Testamento. Cuando regresó a Wittenberg el 6 de marzo de 1522, ya había completado su primer borrador de la traducción -¡en dos meses y medio! Lo corrigió con la ayuda de Melanchton y fue publicado en septiembre de 1522. Lutero pasó 12 años más, con las interrupciones debidas a otras ocupaciones y la enfermedad, traduciendo el Antiguo Testamento. Por fin, su Biblia completa en alemán se publicó en 1534 y llegó a ser uno de los principales baluartes de la Reforma. Respecto al significado literario de esta traducción Hans VoIz dice: “La Biblia de Lutero fue un suceso literario de primera magnitud, porque es la primera obra de arte de la prosa alemana la Biblia por primera vez llegó a ser una parte verdadera de la herencia literaria del pueblo alemán. En la historia del idioma su versión también es un factor, cuyo significado no se puede exagerar, para el desarrollo del vocabulario del alemán literario moderno.” »[5]

En el mes de octubre de 1517 pega en la puerta de la iglesia de Wittenberg las 95 tesis contra el valor de la indulgencias. En este documento proclama que el hombre es salvado por Dios de manera gratuita por la fe en su Hijo Jesucristo. A pesar de no tener previsto que su proposición tendría mucho efecto, esta inunda Europa y poco tiempo después hace temblar los cimientos de Roma. Al realizarse algunos debates con autoridades reconocidas de la época como el doctor Juan Eck, se notó que la ideas que exponía Lutero no eran simples diferencias de doctrinas sino que removían los cimientos en los cuales se basaba la iglesia católica para afirmar su derecho de gobernar las almas y cuerpos del mundo entero. Además sacaban a la luz verdades tan importantes que hacían la diferencia entre un cristiano y un pagano o apóstata. Las consecuencias de esto sería el reconocimiento de la verdad divina expresada en las escrituras. Lutero fue excomulgado por el Papa León X y el emperador Carlos V le impuso un edicto de pena de muerte el cual nunca llegó a cumplirse por la protección de Dios y la ayuda de algunos amigos como el elector Federico de Sajonia.» [6]

«El 3 de enero de 1521, fue excomulgado por el Papa León X, por defender sus 95 tesis o proposiciones escritas en latín contra la venta de indulgencias.» [7]

Escribió aproximadamente 180 libros. Tradujo la Biblia al alemán. Y como predicador destacó notablemente. En Zwiekau predicó a un auditorio de 25 mil personas. Se casó con Catalina de Bora a quien amaba profundamente. Tuvo tres hijos. A los sesenta y dos años predicó su último sermón sobre el texto:

“Escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”. Ese mismo día le escribió a su querida esposa Catalina: “Echa tu carga sobre el Señor, y el te sustentará. Amén.” Sus últimas palabras fueron: “voy a entregar mi espíritu”. Luego alabó a Dios en voz alta: “¡Oh, mi Padre Celestial! Dios mío, Padre de nuestro Señor Jesucristo, en quien creo, a quien prediqué y a quien confesé, amé y alabé… Oh, mi querido Señor Jesucristo, a ti encomiendo mi pobre alma. ¡Oh, mi Padre Celestial! En breve tiempo tengo que abandonar este cuerpo, pero sé que permaneceré eternamente contigo y ¡que nadie podrá arrebatarme de tus manos!” Luego después de recitar tres veces Juan 3:16 dijo:”Padre, en tus manos entrego mi espíritu, pues tu me rescataste, Dios fiel”, entonces cerró los ojos y durmió. Fue sepultado en la iglesia de Wittenberg en donde había predicado durante tantos años. Su amigo Felipe Melanchton y el pastor Bugenhagen, pronunciaron sendos discursos. » [8]

Lutero falleció “ el 18 de febrero de 1546 en Eisleben, Alemania.” [9] «Dietrich Bonhoeffer, Teólogo protestante alemán (Breslau, 1906-Flossenbürg, 1945). De familia aristocrática e hijo de un profesor de psiquiatría, discípulo de Karl Barth. Denunció la aprobación masiva dada al Führer y se opuso a la política racista del III Reich, por lo que no tardó en ser desposeído de sus cargos docentes. Fue detenido en 1943 por haber participado, junto con el almirante Canaris y otros conspiradores, en el noveno atentado contra Hitler. Fue ajusticiado en el campo de concentración de Flossenbürg. Influyó poderosamente en la teología de la segunda mitad del s. XX.»[10]

Reproducimos a continuación uno de los textos de uno de los discípulos más conspicuos de Lutero, Dietrich Bonhoeffer, cristiano militante y “protestante” como ningún otro, interpreta la obra del reformador Alemán:

«No es posible interpretar de forma más funesta la acción de Lutero que pensando que, al descubrir el evangelio de la pura gracia, dispensó de la obediencia a los mandamientos de Jesús en este mundo, y que el descubrimiento de la Reforma ha sido la canonización, la justificación del mundo por medio de la gracia que perdona.»

Debemos ser muy agradecidos a Dios por la obra de este hombre, quien se atrevió a traducir la Biblia al aleman. Nodebemos olvidarnos de la memoria de este reformador y tantos otros, que arriesgaron sus vidas por causa del evangelio de Jesucristo.Para finalizar este articulo, podemos citar las palabras de Enzinas en su carta a Celio Secondo Curione:

“Yo no sé qué es lo que consigo, pero desde luego trabajo con limpia conciencia, Dios me es testigo. De ÉL espero una paga equivalente a mis esfuerzos, aunque no consiga agradecimiento ninguno de la gente de esta época. Sin embargo, espero que habrán de venir algunos hombres dotados de mejor juicio para quienes nuestro empeño no será baldío”.[12]

Dios lo bendiga mucho!!! <>

Notas

[0] http://protestantedigital.com/ciudades/43384/Universidad_de_Burgos_recupera_la_memoria_de_Francisco_de_Enzinas

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Mart%C3%ADn_Lutero

[2] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[3] http://angelv.webcindario.com/luther.html

[4] http://angelv.webcindario.com/luther.html

[5] http://www.metareligion.com/Religiones_del_mundo/Cristianismo/Historia/historia_del_cristianismo_v.htm

[6] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[7] http://www.vi-e.cl/internas/edu_dia/personaj/martin_lutero.htm

[8] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[9] http://www.otraiglesiaesposible.es/semperreformanda/?p=53

[10] http://www.webs.ulpgc.es/webaulas/ficheros/Lutero/Dietrich_Bonhoeffer_31_octubre.pdf

[11] http://protestantedigital.com/ciudades/43384/Universidad_de_Burgos_recupera_la_memoria_de_Francisco_de_Enzinas

[12] Ibid

¿Quién mató al Rey Saúl, en la Batalla con los Filisteos?


¿Quién mató al Rey Saúl, en la Batalla con los Filisteos?

Por Paulo Arieu

En la Biblia, podemos encontrar algunas contradiciones aparentes. Pero cuando las estudiamos a fondo, vemos que no existe tal contradicción. Muchas veces,es la misma verdad dicha desde otro ángulo. Otras veces, ambas afirmaciones se complementan una con la otra. Según nos narran 1 de Samuel y  2da. de Samuel, el rey Saúl tras haberse sentido herido en la batalla, decidió echarse sobre su espada y así MORIR, No fué entonces el AMALECITA[0], a quien el REY DAVID, mató por supuestamente ser el quien mató a SAÚL.

  • Lo hizo Saúl (1 Samuel 31:4) – “Entonces dijo Saúl a su escudero: «Saca tu espada y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos a traspasarme y burlarse de mí». Pero su escudero no quería, pues tenía gran temor. Tomó entonces Saúl su propia espada y se echó sobre ella..”
  • Lo hizo el Amalecita (2 Samuel 1:8-10) – “Me preguntó: “¿Quién eres tú?” Yo le respondí: “Soy Amalecita”. Luego me dijo: “Te ruego que te acerques y me mates, porque se ha apoderado de mí la angustia; pues aún sigo vivo”. Yo entonces me acerqué y lo maté, porque sabía que no podía vivir después de su caída. Tomé la corona que llevaba sobre su cabeza y el brazalete que tenía en su brazo, y se los he traído aquí a mi señor.”
  • 1 Samuel 31:4 nos proporciona la información de lo que en realidad sucedió, mientras que 2 Samuel 1:8-10 solamente dice la versión según el Amalecita. Lo más probable es que el Amalecita aprovechó esta oportunidad para beneficiarse de la muerte del Rey, recogiendo su brazalete y corona y trayéndoselos al Rey David.

Desdichadamente para el tramposo Amalecita, en 2 Samuel 1:13-16 se nos dice lo que a continuación sucedió:

  • “David preguntó luego a aquel joven que le había traído la noticia: –¿De dónde eres tú? –Soy hijo de un extranjero, Amalecita –respondió él. –¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová? –le dijo David. Entonces llamó David a uno de sus hombres, y le dijo: –Ve y mátalo. Él lo hirió, y murió, mientras David decía: –Tu sangre sea sobre tu cabeza, pues tu misma boca atestiguó contra ti, al decir: “Yo maté al ungido de Jehová”. ‘”

Como vemos, la mentira no paga. El Amalecita pensó que como Saúl andaba persiguiendo a David, él se alegraría de la muerte del Rey Saúl, pero fue todo lo contrario. Hubo justicia divina aquí. Al mentiroso siempre le llega su día. Regresando David vino a el un amalecita y le dió detalles de como había muerto el rey Saúl y su hijo Jonathan. En la narración me llama la atención que Saúl le pregunta a este joven quien eres tu (ver.8) al ver Saúl que no era de su Pueblo le pide que lo mate, ¿sabes por qué? Porque el rey Saúl ya sabia que David había dado una ley no toquéis al ungido de Dios, si Saúl le hubiera pedido a un Israelita este no lo hubiera matado, fue un amalecita;

La revelación objetiva de las escrituras es racional

Nosotros creemos que la revelación objetiva de las escrituras es racional. Lo que la  biblia dice tiene total y pleno sentido.El texto biblico no contienen contradicciones, errores o principios insensatos. Por esa razón, todo lo que contradice a las Escrituras carece de veracidad.(Tit. 1:2;  2 Ti. 2:13; I Cor. 14:33). El cristianismo histórico es una religión basada en la revelación objetiva de las Escrituras, explica McArthur (I Jn. 2:21). Quiero afirmar y dejar bien en claro que
“La doctrina alli enseñada esta libre de todo error. La Palabra de Dios es libre por completo de todo error y deficiencia.(Lc. 16:17)”
La Palabra de Dios es un registro precioso e irrebatible de la verdad.La Biblia no está llena de absurdos,contradicciones o fantasias. Es coherente consigo misma y con todo lo que es verdadero. Los hechos presentados en las Escrituras son confiables y los eventos históricos descritos en la Biblia son historia verdadera, no una alegoria mística o veleidosa. Y dado que su Palabra posee verdad objetiva y perfección confiable en todo lo que enseña, la Biblia debe ser tanto el punto de partida como la prueba definitiva de verdad en todo nuestro pensamiento. Si las Escrituras son enteramente verdaderas, se desprende que todo lo que contradiga las Escrituras es falso, así se trata de las creencias fundamentales en las que están basadas las ideologías mas populares del mundo.
Por lo tanto, como hemos visto y explicado,esta contradicción es aparente.
Dios lo bendiga mucho!!!

Notas

[0] Los amalecitas era un pueblo que constantemente estaba en guerra con el pueblo de Israel, se oponían en todo; era un pueblo idólatra.

Bibliográfia consultada

El dia que el ex-presidente Chavez maldijo a Israel


El dia que el ex-presidente Chavez maldijo a Israel
Por Paulo Arieu

Resultado de imagen para El dia que el ex-presidente Chavez maldice a Israel

Yo creía que los socialistas eran mas inteligentes, siempre se las ingenian para mantenerse en el poder politico, a pesar de lo imbéciles que son gobernando y lo impopular que son muchas de sus medidas económicas. Pero el día que el ex presidente (socialista) de la república de Venezuela, Hugo Chavez, maldijo a Israel, cometió suicidio espiritual. Su pecado no será perdonado (a menos que se arrepienta), algo que dudo mucho que hicera, y sus anhelos de imperialismo sudamericano serán desechos por el poder de nuestro Dios que ama a su pueblo Israel. Creo que lo que está pasando con Venezuela en estos momentos con la tiranía de “pajarito” Maduro es una consecuencia del pecado de este hombre. Un periódico digital argentino repitió textualmente las tristes palabras de este agónico caudillo latinoamericano, en quien en mas de un momento,muchos de nosotros pusimos nuestros ojos creyendo ver una opción política tangible a favor de la unidad de nuestra patria Sudamericana (un cuento chino de los socialistas latinoamericanos). Pero lamentablemente,Chavez no ofendió  solo a Israel, sino que lo hizo a nuestro Dios que ama a Israel. El bolivariano repudió las acciones de Israel contra la flota que transportaba ayuda humanitaria a Gaza y lo acusó de “patrocinar el terrorismo” junto a los EEUU.

“Maldito seas Estado de Israel, maldito seas”, sentenció

El caudillo caribeño “maldijo” a Israel por el ataque contra la Flotilla de la Libertad, que transportaba ayuda humanitaria para la Franja de Gaza, y acusó a Tel Aviv de apoyar un complot en su contra.

“Maldito seas Estado de Israel”, dijo Chávez en cadena de radio y televisión, en la que condenó la acción militar del lunes contra varias embarcaciones que trasladaban ayuda humanitaria a la población palestina en la Franja de Gaza.

El líder caribeño señaló:

“Si eso hubiese ocurrido en Venezuela, ya nos habrían invadido, tengan la seguridad de que ya nos habrían invadido; pero no, como es Israel se le permite de todo”. “Nos acusan a nosotros, a mí me acusan de patrocinar el terrorismo y son ellos los que patrocinan el terrorismo! Aprovecho para condenar de nuevo, desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, al Estado de Israel, maldito seas Estado de Israel, maldito seas”, sentenció.

Se perfectamente que Israel no es lo que se puede llamar exactamente una joya de la virtud humana,pero de ahi a maldecir a Israel,el pueblo escogido por Dios desde los tiempos del profeta  Abraham, está a un mar de distancia.No comparto para nada la politica sionista de Israel,pero desapruebo totalmente la actitud errónea de Chavez. Creo que está totalmente ciego espiritualmente hablando y acaba de sellar el fin de su imperialismo con sus palabras. Dios no tendrá por inocente a quien maldice a Israel. Por sus palabras será juzgado. Pero la palabra del Señor nos dice que serán prosperados los que piden por la paz de Jerusalen. Y esta palabra, debe ser tenida en cuenta.

  • “Pedid por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te aman.” (Sal. 122:6 RV 1960)

Aunque sin duda este conflicto en contra de Israel es un gran problema cósmico que nunca se va a solucionar sino hasta la Segunda Venida, nos preguntamos ¿cómo es que nuestras oraciones pueden ayudar? Seguidamente les doy unas buenas razones porqué debemos orar por la paz de Jerusalén. 

a) Primero, hablando sobre el pueblo judío, el Señor dijo,

  • “Porque el que os toca, toca a la niña de [mi] ojo” (Zac. 2:8)

b) y a los sobrevivientes de la tribulación les dirá,

  • “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mat. 25:40).

El corazón al Señor seguramente es quebrantado al ver cómo Su ciudad ha sido profanada por el odio y el derramamiento de sangre. Como lo dijo Bob Pierce, fundador de Visión Mundial,

“Que mi corazón sea quebrantado por las cosas que quebrantan el corazón de Dios”.

Es bueno que nos encontremos en el lado del Señor. En los comienzos de la historia humana, Dios le prometió a Abram que de el surgiría una gran nación (Israel) y le hizo la siguiente promesa: “Bendeciré a los que te bendigan, Y al que te maldiga, maldeciré. En ti serán benditas todas las familias de la tierra” (Génesis 12:3) Y como casi todo el mundo sabrá,  el Sr. Hugo Chávez tuvo que luchar contra la enfermedad del Cáncer que le carcomió sus “entrañas …sus visceras y su alma”. 

En la historia del pueblo de Israel, también hubo alguien que quiso maldecir a Israel. Ese alguien era un profeta llamado Balaam. Hasta el tiempo de Números 24 Balaam era un profeta de Dios, un vocero de Dios. Andaba por el camino recto. PERO no hasta el final. El eventualmente lo traicionó y se descarrió, porque “amaba el premio de la maldad”. Empezó bien, pero tuvo un final horrible. No solo es importante empezar en el camino correcto. También es muy importante mantenerse en el hasta el final. Balaam empezó bien, pero no continuó bien. Al final los israelitas lo mataron cuando llegaron a Madián. En el registro de su muerte (Josué 13:22), ya no se le llama “profeta” sino “adivino”. Empezó como profeta, un vocero de Dios pero terminó como adivino, un enemigo de Dios.  Balaam pasó de ser un vocero de Dios a falso maestro que hizo tropezar a los hijos de Israel (Apocalipsis 2:14). Andaba por el camino correcto pero se desvió y se descarrió. Tal vez esa es la razón por la cual es mencionado tres veces por diferentes escritores en el Nuevo Testamento como un ejemplo que se debe de evitar. Podemos leer los pasajes biblicos que lo citan en el Nuevo testamento (2 de Pedro 2:15;Judas 1; Apocalipsis 2:14).

No es obligación amar a Israel, pero al menos si respetarlo. Muchos maldicen a los judíos y al pueblo de Israel. !Esto es es un tremendo error. No lo cometamos nosotros! Si lo hacemos, Dios nos juzgará terriblemente, a su tiempo….

DIos lo bendiga mucho! <>

 

Fuentes bibliográficas

LA MENTALIDAD ANTIPOLÍTICA


LA MENTALIDAD ANTIPOLÍTICA
Por Alberto Mansueti

“La política no puede hacernos a todos felices, pero puede hacernos a todos desgraciados”, dijo el ex presidente español José María Aznar, en un discurso titulado “La reivindicación de la política”. Cierto: la política de izquierdas nos somete al socialismo, que nos roba oportunidades; y así nos hace a todos infelices.

La política liberal, al contrario, impulsa el capitalismo, que no puede hacernos felices, pero nos da oportunidades para labrarnos nuestra felicidad, aunque en grado variable, obvio, dependiendo de las diversas capacidades y habilidades.

Los de izquierda han esparcido una “mentalidad antipolítica”. Es muy hipócrita, porque ellos no dejan de hacer su política; pero muy efectiva, porque nos obstaculiza a los liberales hacer la nuestra. Hasta liberales prominentes se dejan hoy contagiar por esa boba mentalidad antipolítica, que reina soberana en la gran masa de la gente.

Sin embargo John Locke, “Padre del Liberalismo Clásico”, habló sobre “gobierno por consentimiento”, lo que luego se llamó democracia, y sobre el rol central del Parlamento y los partidos. Y Adam Smith, padre del liberalismo económico, escribió “La Riqueza de las Naciones”, sobre la economía “política”, como parte de una obra mayor, que nunca pudo llegar a escribir: “Los principios generales de la ley y el gobierno”. ¡Nada de antipolítica hay en el liberalismo clásico! Porque política, democracia indirecta o “representativa”, y partidos liberales, son las claves esenciales para promover las leyes buenas, las economías libres y sanas, y el justo orden social.

En cambio antipolítica, acción directa y aversión a la democracia y los partidos, siempre fueron cosas propias de las izquierdas. ¿Por qué? Simple: el socialismo rehúye el consentimiento, ya que requiere el uso de alguna clase de fuerza para imponerse. Por eso los socialistas no confiaban demasiado en los partidos: los “utópicos” promovían los falansterios y las cooperativas; Marx y Engels confiaban en los sindicatos; Lenin, Mussolini y Hitler organizaron sus fuerzas de choque militarizadas; Castro y el Che Guevara armaron sus guerrillas. Y ahora, en el Foro de Sao Paulo, los “movimientos sociales y fuerzas populares” son el centro, y los partidos de izquierda y “progresistas” son la periferia. Es la realidad.

La antipolítica siempre fue de ley entre estas gentes; nunca entre los liberales consistentes, porque la política liberal es vital para tener capitalismo de libre mercado, y conservarlo vivo.

Pero la izquierda es básicamente maquiavélica, y si les conviene, entonces dejan atrás sus prejuicios sobre el “cretinismo parlamentario” (expresión de Lenin); y forman partidos políticos, hacen campañas electorales. Y ganan elecciones. Una vez trepados al poder, patean la escalera: difunden la mentalidad antipolítica, y así nadie más que ellos puedan tener partidos y ser gobierno.

Es más: los socialistas no se contentan con tener un partido político: siempre tienen varios, con diferentes nombres, logos y colores. Así es como se aseguran de ser gobierno y a la vez oposición, y tienen unos o más partidos de repuesto, para cuando el oficialista de turno se desgaste.

Siempre he admirado la inteligencia de las izquierdas. Y he guardado mi desprecio para los liberales despistados y las derechas imbéciles, que no quieren ver los hechos básicos de la política; y esperan ingenuamente que los socialistas van a “aprender economía”, y se van a “convertir” al liberalismo, y van a aplicar políticas liberales desde el poder.

“A mí no me hables de política; no me interesa porque no me afecta”, dicen muchos jóvenes que estudian ingeniería, medicina, administración o derecho; y luego tienen que trabajar de taxistas, autobuseros o porteros, o limpiar baños, quizá en países extranjeros, porque la política de izquierdas nos impide rehabilitar moral, política y jurídicamente al capitalismo. Así “la política nos hace a todos desgraciados”, como dijo Aznar. Casi 30 millones de latinoamericanos, jóvenes en su mayor parte, viven en el exterior, porque sus países están arruinados por el socialismo. Son demasiadas las vidas frustradas, y las familias separadas, rotas en pedazos. Y lo peor: inmigrantes latinos en EE.UU. y Europa, en el colmo de su analfabetismo político, apoyan las mismas políticas antiliberales que destruyeron sus países de origen, y les obligaron a escapar.

¿Cómo hicieron las izquierdas para meternos tremendo golazo? Simple: ante la decepción popular por los males que nos aquejan y perduran, le echaron la culpa al capitalismo, como siempre, en su versión “Neoliberal” de los ’90, el “Consenso de Washington”, necesario pero insuficiente y mal cumplido. Pero también satanizaron a “la corrupción”: le metieron a la gente en la cabeza el simplismo tonto de que el estatismo no funciona bien porque “se roban todo”. O sea: que de no haber corrupción, ni impunidad para “los ladrones”, entonces la economía intervenida, la “educación pública”, la medicina “socializada”, y las jubilaciones del “Seguro Social”, serían estupendas y maravillosas.

¡Jugada maestra! La masa de gente creyó el cuento, y se expandió la “histeria anticorrupción”. Se vendió el relato de que todos los políticos son corruptos, los partidos no sirven, tampoco el Congreso ni la democracia representativa. Con las consignas de “democracia participativa” y “protagónica”, se compró la vieja mentira de la democracia directa, el “directismo”. Así volvió el socialismo al poder, comenzando el nuevo siglo XXI, pese al derribo del Muro de Berlín y el fin de la U.R.S.S. Y lo peor es que no sólo nos atornillaron firmes las políticas del marxismo clásico, las 10 del Manifiesto de 1848, corrientes y vistas como normales desde la Revolución Rusa (hace 100 años este mes, noviembre); como si eso fuera poco, ¡encima nos encajan el marxismo cultural!

La Agenda LGBTI (que apoyan muchos “libertarios”), les sirven para dos fines a las izquierdas: (1) la ideología de género y la “corrección política” hacen una gruesa cortina de humo que encubre las reales causas del desempleo, la recesión interminable en la economía, y la pobreza; y evita así los incómodos cuestionamientos. (2) Al amparo del relativismo “Posmoderno”, destruyen los valores cristianos, el matrimonio y la familia “burguesas”, y de paso la moral “convencional”, y el sentido común. Esas destrucciones, junto con la antipolítica, y el protagonismo otorgado a los chismes y anécdotas de la politiquería, les ayudan a taponar la salida, y bien taponada; es lo que quieren.

A diferencia de muchos liberales de hoy, Ludwig von Mises bien sabía que no hay capitalismo liberal sin los valores morales propios de la civilización. Y sin democracia liberal, con Parlamento y partidos. ¿Por qué? Simple: porque sin Gobierno limitado no hay mercados libres ni respeto por la propiedad privada; y nada de eso tendremos sin partidos liberales, para atajar la marea socialista, y revertir el curso de la historia reciente de nuestra América y el mundo.

En “La mentalidad anticapitalista”, Mises dedicó el primer largo capítulo a sus “causas psicológicas”; y encontró un factor común: el resentimiento, por todas las ambiciones frustradas. ¿De quiénes? De los tantos escritorzuelos, “artistas” y filósofos de cafetín, de los empleaditos de oficina y vendedores de tienda, de los envidiosos parientes pobres de los multimillonarios, etc.; o sea: de los fracasados, de los mediocres. ¡Un genio Mises!

Liberales: basta de seguir la corriente antipolítica por favor. La política de izquierdas nos hundió en los fangos del socialismo. ¿Podemos salir? Claro que sí, con una política de derecha inteligente y anti-sistema; o sea: liberal clásica. Las Cinco Reformas. Hay que leer (o releer) este librito de von Mises, porque la “mentalidad antipolítica” tiene un trasfondo socialista, ligado a la mentalidad anticapitalista.

Muchas gracias a los buenos. Y hasta la próxima, si Dios quiere.<>

Génesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”


Génesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”

Por Paulo Arieu

Julius Wellhausen fue un investigador bíblico alemán de vital importancia en el estudio de la historia antigua de Israel y del Islam. Comenzó su carrera como profesor del Antiguo Testamento en la Universidad de Greifswald (1872-1882) y continuó en Halle (1882-1885), Marburgo (1885-1892) y Gotinga (1892-1913). Wellhausen representa una nueva postura en cuanto a los métodos críticos empleados y la distinción de fuentes en la investigación teológica. Sus primeros trabajos fueron estudios sobre el Antiguo Testamento. En ellos, Wellhausen creó las bases para el moderno punto de vista de la historia del antiguo Israel, que él mismo presentó en sus Prolegómenos sobre la Historia de Israel (1883) y en su posterior Historia de los israelíes y judíos (1894).  [0]

En el Génesis se mencionan cuatro reyes que Wellhausen y todos los críticos habían declarado, durante largo tiempo, que no eran otra cosa que personajes de leyenda, ya que nada fuera de la Biblia se sabía de ellos Los críticos todos habían convenido en llamar a todo el Antiguo Testamento fábula o mito que no tiene fundamento en la Arqueología ni en la Historia fuera de la Biblia.

Se debe a Wellhausen la descripción sencilla y unitaria de las fuentes del Pentateuco, así como su datación cronológica.Como hemos visto antes que él se habían puesto ya las bases de la hipótesis documentaria por Astruc (1753),Eichhorn (1779), De Wette (1817), Hupfeld (1853); y sus contemporáneos Reuss (1879), Graf (1866) y Kuenen(1884).[1] Un libro del arqueólogo Kyle expresa que la Arqueología ha demostrado ante el mundo que estos cuatro reyes del Génesis 14 (LBA) eran personas reales y no fantásticas. Kyle dice -p. 102-: «Los cuatro reyes han sido resucitados de los muertos en la historia arqueológica»; y luego aduce pruebas que demuestran el hecho.[2]

FENÓMENOS BÍBLICOS QUE SE PRODUCEN DE MANERA NATURAL

En la zona del mar Muerto se producen terremotos regularmente, como resultado del deslizamiento y hundimiento de dos masas inmensas de tierra. Sabemos por registros históricos que ciudades enteras fueron devastadas en otros lugares en el pasado por terremotos, que debían ser particularmente graves cuando éstas se encontraban encima de una falla tectónica. Los mismos procesos geológicos crearon el que es el punto más bajo de la superficie del planeta. El mar Muerto, situado por debajo del nivel del mar en este valle de profundas fisuras, es una masa de agua muy salada y las formaciones salinas son comunes en sus playas. Se crean columnas de sal que a veces, por casualidad, se asemejan a formas humanas; y si algo cae dentro del mar Muerto rápidamente acaba encostrado de sal.[3]

El articulo cuyo comentario cito, es de caracter escéptico. Provee una interpretación naturalista del relato bíblico

“Así pues, no resulta difícil imaginarse cómo el relato de la esposa de Lot convertida en estatua de sal puede provenir de procesos tan inusuales como naturales.” [4]

Esta podría ser una explicación atractiva para los naturalistas, que niegan el caracter sobrenatural de la creacion divina. Pero no para aquellos que hemos conocido el poder de la resurreccion de Jesús en nuestras vidas. Otra característica peculiar del mar Muerto es la abundancia de betún, que sale a la superficie periódicamente en forma de grandes terrones o marea negra. Esto recuerda un episodio en el que los reyes de Sodoma y Gomorra cayeron en unos “pozos de asfalto” durante una batalla contra los reyes de Siria (Génesis 14: 10). Además, comúnmente se encuentran nódulos de sulfuro del tamaño de un puño enterrados en la tierra de marga blanda alrededor de las playas del mar Muerto.

“Los autores del relato de Sodoma y Gomorra del Antiguo Testamento debieron ser conscientes de la existencia de estas bolas de fuego que ellos llamaban “fuego eterno”. Su descripción de una gran lluvia ardiente y de la destrucción de las ciudades podría haberse inspirado en estos objetos.” [5]

continua opinando el autor de este articulo, en su escepticismo.

“Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra”.

Así relata la Biblia, (Génesis 19:24,28) la destrucción de las ciudades pecadoras de Sodoma y Gomorra En un articulo publicado en el blog secretosdelvaticano, comenta que este relato

“en estos días está dejando atrás su categoría de mito religioso para convertirse en una enigmática realidad.” [6]

Durante un siglo, los arqueólogos y estudiosos de la Biblia han intentado ubicar los emplazamientos de Sodoma y Gomorra. Inicialmente el debate giraba en torno a si estaban en la parte septentrional o meridional del mar Muerto. En el año 1851, De Saulcy llevó a cabo un estudio en la zona noroeste del mar Muerto y sugirió que Jericó y Qumrán eran las ciudades bíblicas perdidas.

En los años veinte del siglo XX las excavaciones del padre Alexis Mallon en Teleilat Ghassul, en la playa nordeste, revelaron un gran asentamiento del período calcolítico (h. 3600 a. C.), que parecía ser una alternativa más plausible. La dificultad de esta propuesta, sin embargo, es que el emplazamiento no estuvo ocupado durante la Edad de Bronce (3150-1550 a. C.), el período al que la mayoría de estudiosos atribuyen el relato de Sodoma y Gomorra.

En el año 1896 se descubrió en Madaba (en la Jordania moderna) un mosaico en el suelo que es único y que representa un mapa (data de los siglos VI a VII d. C.). En este mapa, Zoar (la ciudad a la que Lot quería escapar inicialmente) se ubicaba en el extremo sudeste del mar Muerto. Esta zona había sido descrita por los historiadores clásicos Diodoro, Estrabón, Josefo y Tácito, y más tarde por los geógrafos árabes medievales Yakut, Masudi, Mukaddasi e Ibn Abbas.

En el año 1924, William F. Albright, el reverendo Melvin G. Kyle, el padre Alexis Mallon y otros inspeccionaron la región con la esperanza de verificar la ubicación de Zoar. Su identificación con la tierra de Moab los llevó a buscar en el sur del río Mujib, identificado como el Arnon bíblico. Después de investigar la península de Lisan y los valles cercanos, concluyeron que la ciudad moderna de Safi era la antigua Zoar, una teoría que había presentado por primera vez mucho antes sir John Maundevil durante su visita a Safi (entre los años 1322 y 1356).

En los años treinta del siglo XX, se unieron a la busca de Sodoma y Gomorra Le P. F. M. Abel, F. Frank y Nelson Glueck, que investigaron la cuenca poco profunda del sur del mar Muerto. Esta salina encaja con la descripción del Antiguo Testamento del “valle de Sidín” como el “mar salado” (Génesis 14: 39) y un “desperdicio” (Deuteronomio 29: 23). La investigación más reciente realizada por Konstantinos Politis ha confirmado que Safi era, en efecto, Zoar, y que está ubicada exactamente en el lugar que se representa en el mapa de Madaba.

La propuesta de que las “ciudades del valle” (Génesis 13: 12) desaparecieron bajo las aguas del mar Muerto fue mencionada por primera vez por un peregrino, de nombre Egeria, del siglo IV a. C. A finales del siglo XIX William Lynch, Albright y Kyle descubrieron varias pequeñas islas en el extremo septentrional del mar, que hasta el momento habían estado sumergidas. Ahora se estudia este mar mediante fotografías realizadas por un satélite de la NASA; del mismo modo, un submarino investiga su fondo, donde se busca cualquier señal de las ciudades perdidas. La teoría de que Sodoma y Gomorra se podrían encontrar bajo el mar Muerto y no en la costa, aunque no sea concluyente, sin duda parece plausible.

PRUEBAS ARQUEOLÓGICAS RECIENTES

Paul Lapp, Walter Rast, Thomas Shaub y Burton MacDonald han llevado a cabo recientemente estudios y excavaciones en las antiguas costas y a lo largo de las líneas de las fallas tectónicas de la cuenca del sur del mar Muerto. En la década de los setenta y ochenta del siglo XX, descubrieron allí grandes asentamientos otrora prósperos. Algunos, como el de Bab edh-Drah, fueron fuertemente destruidos a principios de la Edad de Bronce (h. 3000 a. C.). ¿Pueden corresponder estos asentamientos a las “ciudades del valle” legendarias? En el año 1976 se descubrió que los nombres de estas ciudades aparecían en unas tablas de principios de la Edad de Bronce encontradas en Ebla (Siria). ¿Confirma este descubrimiento su existencia histórica?

Durante los años noventa del siglo XX, Konstantinos Politis excavó Deir Ain Abata (cerca de Safi) y sacó a la luz una iglesia construida encima de una cueva, en la que los primeros cristianos bizantinos creían que se refugió Lot después de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Los hallazgos de la época romana muestran que este templo era venerado con anterioridad. El descubrimiento adicional de importantes restos de principios y mediados de la Edad de Bronce indica que la cueva fue ocupada durante el período en que, según se cree, tuvo lugar el relato del Génesis. Entretanto, las últimas excavaciones en emplazamientos cercanos han dejado al descubierto artefactos similares de mediados de la Edad de Bronce. Es interesante ver que los descubrimientos arqueológicos y geológicos modernos confirman el paisaje físico e histórico en el que podría haber tenido lugar el relato de Sodoma y Gomorra. Sanz Carrera, sacerdote y teólogo católico explica que La hipotesis de Wellhausen tiene al menos tres puntos débiles que han sido suficientemente puestos de manifiesto:[7]

  • El prejuicio anti‑sobrenatural. Julius Wellhausen parte de una posición de principio que consiste en intentar explicar la religión de Israel según un esquema hegeliano. Aunque algunos de sus trabajos críticos ponen de manifiesto hechos objetivos en el aspecto literario, sin embargo sus interpretaciones de esos hechos no son científicas, sino tendenciosas.
  • El insuficiente conocimiento del Antiguo Oriente.Los descubrimientos arqueológicos aportan unos datos que exigen en muchos casos una profundareelaboración de su hipótesis, o bien su simple sustitución por otra más coherente con la realidad.
  • El insuficiente conocimiento de los géneros literarios, que le lleva a considerar a los relatos —muchos de ellos muy tardíos con respecto a los hechos narrados— como simples ficciones literarias, ignorando los modos ordinarios en el Antiguo Oriente de transmitir la historia.

La noticia de Sodoma y Gomorra [8]

La noticia nos refiere que científicos de la Universidad de Bristol, acaban de descifrar por fin el texto de una tablilla hecha de arcilla que los arqueólogos estiman provendría del año 700 a.C., y en la que se registra el testimonio de un testigo que asegura haber visto cómo un asteroide se precipitó a la Tierra hace más de 5 mil años.

La tablilla de Sodoma y Gomorra

La tablilla fue rescata en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layad. Tiene forma de escudo y contiene el ya citado testimonio escrito de manera cuneiforme de tal modo que sólo recién ha podido ser descifrado.

Los resposables de esta decodificación serían el director de una compañía espacial Alan Bond, y el profesor de aeronáutica de la Universidad de Bristol, Mark Hempsell. Según ellos, el nuevo análisis hecho a la tablilla indicaría que un asteroide impactó contra la Tierra hace 5 mil años y si bien esto no probaría de ninguna manera la existencia de Sodoma y Gomorra, sí explicaría las leyendas apocalípticas en esa época en todas las culturas de la cuenca mediterránea.

Las columnas de fuego

En todo caso, la relación de Sodoma y Gomorra con esta tablilla es que el mismo hecho descrito por la Biblia encajaría perfectamente con el golpe de un asteroide. Es más, los eventos descritos como el fuego proveniente del cielo entre otros coincidiría además con el texto hallado en la tablilla.

Según una nueva tecnología que localiza la ubicación exacta de las estrellas hace miles de años, se ha logrado estimar que este asteroide habría impactado contra la Tierra el 29 de junio 3,123 años a.C., en los Alpes austríacos. Para los astrólogos, este hecho habría provocado el levantamiento de una columna de llamas de por lo menos 400 grados centígrados que se volcó sobre el Mar Mediterráneo y brevemente tocó tierra en algún lugar en el Sinaí o el norte de Egipto, algo que lo vincularía con la antigua historia judeocristiana de la Biblia.

Notas

[0] http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=wellhausen-julius

[1] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[2] Vila, Samuel .Manual de Teologia Apologetica, p.98. Ed. Clie.

[3] http://enigmasymitos.blogspot.com/2009/12/las-ciudades-perdidas-de-sodoma-y.html

[4] ibid

[5] Ibid

[6] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html

[7] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[8] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html

Bibliografia

 

Oró Josué: El Sol se paró


Oró Josué: El Sol se paró
Por Paulo Arieu
  •  Entonces Josué habló a Jehovah el día en que Jehovah entregó a los amorreos ante los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: “¡Sol, detente sobre Gabaón; y tú, luna, sobre el valle de Ajalón!” Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que el pueblo se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? El sol se detuvo en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.(Jos 10:12)
  •  El sol y la luna se detuvieron en su cenit. Anduvieron a la luz de tus flechas y al resplandor del brillo de tu lanza.(Hab 3:11)

Se detuvo el sol? Es verdad que un hombre oró, realizó una petición a Dios y las potencias del cielo se detuvieron? La Biblia nos narra que Josué, el lider de los hebreos que Dios utilizó para introducir al pueblo de Israel a la tierra prometida, la Canaan, pidió algo especial a Dios y el Señor le respondió.  Cuando hay un eclipse el sol parece detenerse,oscurecerse el cielo, no? La biblia esta relatando lo que sucedió, lo que ellos vieron que habia pasado. En estos versículos,  encontramos al pueblo de Israel con dificultades de tiempo. El día estaba finalizando y la batalla no había terminado. Durante la noche las cosas siempre resultan más difíciles. Era preciso recurrir al dueño del tiempo. Israel era fiel devolviendo el sábado a Dios como un día especial. Era, pues, hora de reclamar la promesa. Josué clamó al Señor y el Sol paró, y el pueblo tuvo tiempo suficiente para terminar su obra.
No debemos dudar que la oración tiene respuesta del Señor. Los milagros existen, Dios hace milagros, aunque la ciencia no lo acepte o no sepa como averiguar si sucedió o no. Josué no iba a abandonar a su pueblo. ¡Cuánto menos iba a fallarle a los que confíaban en Él! Las promesas de Dios no son para aflojar o suprimir nuestras iniciativas de fe, sino para avivarlas y estimularlas. Recuerdo de un bello coro que se cantaba antes en las iglesias evengélicas, que emulaba la acción heroica de Josué.Esta canción decía que:

Empezamos a orar y este lugar tiembla, 
empezamos a orar y hablaremos nuevas lenguas; 

Elías Oró y el fuego cayo, 
Oro Josué y el sol se paró 

Empezamos a orar y este lugar tiembla, 
empezamos a orar y hablaremos nuevas lenguas; 

Elías Oró y el fuego cayo, 
Oro Josué y el sol se paró.

Debemos fijarnos en la gran fe de Josué y el poder de Dios que le responde deteniendo milagrosamente el sol, para que el día de la victoria de Israel sea más largo. Josué actuó en esta ocasión por impulso del Espíritu de Dios. No era necesario que Josué hablara o que el milagro quedara registrado según el vocabulario moderno de la astronomía. Para los israelitas el sol salía por sobre Gabaón, y la luna, por sobre el valle de Ajalón, y el curso de ellos pareció detenerse por todo un día. ¿Hay algo demasiado difícil para el Señor? Esta es la respuesta suficiente a diez mil dificultades, que los contradictores de toda época han esgrimido contra la verdad de Dios revelada en su Palabra escrita. Por esto se proclama a las naciones vecinas: “Mira las obras de Jehová”, y digan, ¿qué nación grande hay que tenga a Dios tan cercano, como Israel?

Animado de viva fe y deseoso de exterminar antes del anochecer a los enemigos. El milagro del sol, considerado durante mucho tiempo uno de los grandes problemas de interpretación por sus implicaciones cósmicas, se explica hoy como una interesante imagen poética: El Sol y la Luna no son los astros, sino las divinidades de los enemigos a quienes se les ordena callarse y quedarse quietos hasta la victoria del Señor.Pero tengo la impresión, que interpretar la Biblia asi, es quitarle lo sobrenatural y milagroso al texto bíblico y espiritualizar la interpretación de lo sucedido innecesariamente.

Hay personas bien intencionadas que dudan si realmente este evento milagroso sucedió.Ellas se preguntan ¿Cómo puedo creer que la Biblia es confiable si dice que el Sol “se detuvo” a petición de Josué? Esta pregunta se relaciona a la historia narrada en Josué capitulo 10. Después de la derrota de Hai, cinco reyes de Canaán unieron sus fuerzas para atacar la ciudad de Gabaón por aliarse con los israelitas. Al oír de este intento, Josué y sus hombres marcharon en la noche desde Gilgal a Gabaón donde, con la ayuda de Dios, comenzaron la batalla. En medio de la batalla, Josué oró a Dios para que el Sol se detuviera hasta que Israel venciera a sus enemigos. Dios le otorgó su pedido, como el registro declara: “Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero. Y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel” (Josué 10:13,14).

Los críticos de la Biblia nos insisten que tal evento es imposible, y por ende rechazan la veracidad de las Escrituras. Se han propuesto varias soluciones a este supuesto problema. Este artículo considerará cuatro de ellas:

1) Primero, algunos sugieren que se debe entender el texto en un sentido figurado y que el evento no involucró un milagro. Por ende, se sugiere que el Señor ayudó a Israel a ganar la batalla en un tiempo increíblemente corto tanto que Israel sintió como si el día hubiera sido prolongado, cuando realmente no lo fue (Keil, 1980, 2:110).

2) Segundo, algunos eruditos toman el lenguaje figurativamente y adjuntan una explicación puramente naturalista. Donald Patten y sus colegas creen que el planeta Marte pasó por la Tierra en una órbita inusualmente cercana que causó que la Tierra se inclinara en su eje (1973, pp. 172-198). Visto desde una ubicación geográficamente correcta, el Sol permanecería en el cielo más tiempo de lo normal.

3) Tercero, otros sugieren que se realizó un milagro local. Por ende, los rayos del Sol pueden haber sido refractados milagrosamente para dar una apariencia de iluminación diurna en Palestina, cuando en realidad el Sol ya había “desaparecido” en el horizonte (Davis, 1980, p. 69).

4) Cuarto, otros toman el lenguaje literalmente y aceptan que el Sol fue realmente detenido milagrosamente. Henry Morris explica que esto pudo implicar mucho más: “Ya que el relato dice que la luna también se detuvo (Josué 10:13), puede ser que todo el sistema solar se detuvo en sus trayectorias por un día, suspendiendo simplemente todas sus posiciones y movimientos relativos” (1971, p. 73).

Cada una de estas soluciones ha sido criticada. En contra de la primera se ha argumentado que una regla fundamental de la interpretación es que se debe considerar un pasaje como literal hasta que se pruebe que es figurativo. Josué 10 simplemente tiene el aspecto de una narración histórica. El Señor pudo haber hecho que el día “pareciera” largo, pero el texto dice que “el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos” (Josué 10:13). La segunda ha sido cuestionada por falta de evidencia. La noción que la Tierra se movió en su eje a causa de una visita cercana del planeta Marte es simplemente hipotética. En cuanto a la tercera solución, cualquiera que rechaza aceptar la posibilidad de sucesos milagrosos rápidamente rechazará esta opción. En contra de la lectura literal, se argumenta que ya que la Tierra orbita el Sol, es ésta la que debería dejar de rotar para que el día se alargara, pero el Sol no necesitaría detenerse. Además, si la Tierra se detuviera, experimentaría catástrofes globales incalculables.

Si cada solución tiene dificultades, ¿qué podemos pensar acerca del evento? Principalmente creo lo siguiente: yo entiendo que este fue un milagro. Josué oró por ayuda divina y la recibió. Un Dios omnipotente pudiera ayudar en cualquier manera que escogiera. Antes de desechar la Biblia porque reporta milagros, debemos hacer dos cosas. Primero, debemos probar que no existe un Dios que tenga la habilidad de lograr tales tareas. Ahora, si existe un Dios que es capaz de crear todo el Universo por medio de la palabra (Salmos 33:9), entonces, se debe admitir que Él tiene el poder de hacer con el Universo lo que desee. ¿Qué hombre neciamente diría que el Dios del Universo no tiene el poder de parar la Tierra, la Luna y el Sol, y todavía mantener cualquier otro cuerpo celeste en orden? Por definición, Dios está más allá del alcance de tal criticismo.

En segundo lugar, el crítico de la Biblia debe ser capaz de probar que la Biblia es simplemente producto humano. Sin embargo, la Biblia misma es uno de los mejores ejemplos de un milagro. Cuando se consideran todos los hechos, llega a ser evidente que sin Dios, la Biblia no puede ser explicada. Resulta que la carga de la prueba descansa sobre los hombros del escéptico. Hasta que él pueda probar que no existe Dios, y que la Biblia es simplemente un producto humano, no tiene fundamento sobre el cual negar el registro bíblico de un milagro. Es necedad desechar la Biblia porque contiene relatos de eventos “imposibles”. Con Dios nada es imposible, exceptuando, desde luego, aquellas cosas que son opuestas a Su naturaleza (e.g., Él no puede mentir—Tito 1:2). Como con todos los milagros, no se da explicación de cómo se realizó la hazaña en Josué 10. ¿Cómo flotó el hierro del hacha (2 Reyes 6)? ¿Cómo más de cinco mil personas fueron alimentadas con cinco panes y dos peces (Mateo 14)? ¿Cómo dio Jesús vista al ciego (Juan 9)? El hecho que estas cosas pasaron es suficiente para el hombre que acepta la omnipotencia de Dios.Obviamente, que l;os escepticos no creen, pero eso es problema de ellos, no es un problema nuestro.La incredulidad dificulta en creer que Dios hace milagros.

Por consiguiente, dos de las situaciones anteriores parecen calzar con la información.

Primero, podemos pensar que Dios pudo haber causado que los rayos solares persistieran sobre Palestina por el tiempo específico. Si Dios hizo que el Sol pareciera—desde la perspectiva de Josué—que permanecía en el cielo sobre Gabaón, sería correcto reportar el evento en tales términos. O segundo, puede ser que el Sol (y por ende todo el sistema solar) fuera suspendido milagrosamente por un día. No se declara específicamente en el texto si el milagro fue local o universal. De cualquier manera, “no hubo día como aquel, ni antes ni después de él” (Josué 10:14). El relato de la Biblia es claro y facil de entender.Aunque por el momento, no haya pruebas científicas de este milagro, o que por el momento, con los instrumentos que la ciencia posee, no esta en condiciones de probar la veracidad de este milagro. Pero nada de esto demuestra tampoco que el milagro no haya sucedido.

Se debe abordar un pensamiento final sobre este tema. Ocasionalmente circula la historia que “los científicos de la NASA estaban chequeando la posición del sol, la luna y los planetas 100 años y 1,000 años desde el presente para trazar las trayectorias de las naves espaciales. Mientras que recorrían con sus computadoras los siglos, sus máquinas se detuvieron repentinamente y mostraron un día perdido alrededor del tiempo que Josué vivió”. Pero esta historia es completamente ficticia. Las computadoras no tienen la habilidad de hacer tal descubrimiento, y todo esfuerzo por contactar a los científicos supuestamente involucrados ha resultado ser un fracaso o un desmentido.

La revista Bible-Sciene Newsletter de julio de 1989 porta un artículo excelente que desacredita esta farsa (Bartz, 1989, p. 12). El influyente teólogo español Samuel Vila (q.p.d.) cuestiona a las criticas de los teólogos modernistas, y haciendo referencia a los cuestionamientos de estos intelectuales escépticos sobre el día largo de Josué (10:12-14), lo llama “ejemplo de necedad anticientífica de la Biblia”. Luego comenta que “Lo que Josué dijo en realidad fue: «Sol, sé inactivo.» “ Josué deseaba que Dios prolongara la luz del día, dándole tiempo de derrotar cabalmente a los cinco reyes que le habían salido al encuentro.

Léase ahora la gran obra Acerca de Biblia, por Collet, pp. 284-288, y el libro “Los más altos críticos sobre los altos críticos”, por Munhall, p. 60, y se verá que el profesor Yotten, de Yale, en su gran obra “El largo día de Josué”, ha probado claramente que hubo un día largo en aquel mismo período de la historia del mundo.

También cita al profesor W. Maunders, F.R.S.A., del Observatorio Real de Greenwich, quien “ha llegado a la misma conclusión que el profesor Yotten, después de la investigación científica más cuidadosa.”

Demuestra también Collet que “Grecia, Egipto y China —los tres países que pueden llamarse el archivo del mundo— guardan, consignado en su historia universal, el mismo hecho en el mismo período de tiempo de Josué.”

Vila explica que “Si en algún lugar habla la Biblia de que el Sol se pone se levanta, o se refiere a los cuatro ángulos de la Tierra, siempre dentro de algún contexto que demuestra que el escritor está hablando en un lenguaje figurado y poético. Y lo mismo se observa claramente cuando habla en Job 6 y 26:11 y Salmo 75:3 de las columnas de la Tierra, para referirse a la solidez y estabilidad del mundo que habitamos; pero ningún escritor bíblico hace semejante afirmación —como la hacen los mitos de la antigüedad pagana— desde un punto de vista objetivo y narrativo. Por ejemplo, hallamos mención de semejante idea en el relato de la creación; en cambio, tenemos afirmaciones en el libro de Job que dan a entender que aquéllas son expresiones poéticas y hacen vislumbrar rasgos de inspiración de conocimientos superiores, en pasajes como el antes citado, Job 26:7: «El extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada», que nos sugiere de un modo bastante claro la idea de la gravitación universal, que estaba sólo en el secreto de Dios en los días del patriarca Job y por muchos siglos después.

Muchos cuestionan la veracidad de los relatos bíblicos y lo ponemos como una razón para no creer en su mensaje de salvación. Hay muchos indicios que nos ayudan a confiar en la veracidad de la Biblia. Indudablemente la fe es imprescindible para acercarse a Dios “pues sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6), pero este tipo de investigación científica nos ayudan a darnos cuenta que nuestra fe esta fundamentada en una revelación fiable, como es la Biblia.  Es cierto que los teólogos no son infalibles en la interpretación de las Escrituras. Por lo tanto, puede ocurrir en el futuro, como ocurrió en el pasado, que las interpretaciones de la Biblia, confiadamente recibidas tiempo atrás, deban ser modificadas o abandonadas, para mantener la revelación en armonía con lo que Dios enseña en sus obras. Este cambio de posición en cuanto al verdadero significado de la Biblia puede ser un proceso doloroso para la iglesia, pero no perjudica en lo más mínimo la autoridad de las Escrituras. Ellas permanecen infalibles, meramente somos convictos de haber malinterpretado su significado.

Los obispos católicos de Inglaterra, Gales y Escocia han admitido que no hay que interpretar la Biblia al pie de la letra porque hay partes que no son “completamente correctas”, según un documento publicado por el diario “The Times”.[0]

“No deberíamos esperar encontrar en las Sagradas Escrituras una corrección científica total o una completa precisión histórica”, afirman los líderes cristianos en el informe “El regalo de las Sagradas Escrituras”, dirigido a sus cinco millones de fieles. El documento está refrendado por las máximas autoridades católicas de este país: el primado católico de Inglaterra y Gales, el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, y el arzobispo de Saint Andrews y Edimburgo, el cardenal Heith O’Brien. “Ese lenguaje simbólico -señala el escrito- debe ser respetado pero no interpretado textualmente. En opinión de los obispos británicos, la Iglesia tiene que divulgar la Biblia, que no deja de ser “la palabra de Dios expresada en lenguaje humano”, de una manera “adecuada a los tiempos cambiantes, inteligible y atractiva para nuestros contemporáneos”. Según el diario, el documento muestra el largo camino que ha andado la Iglesia desde el siglo XVII, cuando tachó a Galileo de hereje por dudar de la creencia en la inspiración divina de la Biblia al defender la teoría copernicana del sistema solar.[1]

Pero pensar asi, como manifiestan estos líderes espirituales, no es mas que relativizar nuestras interpretaciones de la Biblia. Sus dudas y afirmaciones escépticas no conducen a ninguna evidencia sana. La carga de la evidencia está en el que niega las verdades de nuestra fe. Es verdad que los teologos no son infalibles, pero de ahi a afirmar que puedan estar equivocados en las afirmaciones milagrosas de la Biblia es absurdo. Son 20 siglos de tradición, que implican muchisima erudición de muchísimos hombres doctos y sabios de nuestra fe. Las oraciones de Moisés tuvieron tremendas respuestas milagrosas de parte de Dios. Tambien Josué, fue dotado por el Señor, de capacidad para realizar milagros. Por esta razón, no dudamos que DIos hizo un tremendo milagro aquel dia cuando Josué oró.

Dios lo bendiga mucho!

Notas

[0] http://www.emol.com/noticias/internacional/2005/10/05/197335/obispos-catolicos-no-hay-que-seguir-la-biblia-al-pie-de-la-letra.html

[1] http://www.astromia.com/fotohistoria/heliocentrico.htm

REFERENCIAS

Bartz, Paul A. (1989), “Questions and Answers,” Bible-Science Newsletter, 27[7]:12, July.

Davis, J.J., y J.C. Whitcomb (1980), A History of Israel (Grand Rapids, MI: Baker Book House).

Keil C.F., y Franz Delitzsch (1980), Biblical Commentaries on the Old Testament (Grand Rapids, MI: Eerdmans, reprint).

Morris, Henry M. (1971), The Bible Has the Answer (Nutley, NJ: Craig Press).

Patten D.W., R.R. Hatch, y L.C. Steinhauer (1973), The Long Day of Joshua and Six Other Catastrophes (Seattle, WA: Pacific Meridian).

 

Fuentes bibliográficas consultadas