La incredulidad del relojero ciego.


La incredulidad del relojero ciego. 

Introducción:

¿Agnosticismo? No, gracias. Ateísmo!

26feb06relojero

El tema de la existencia de Dios, que algunos consideraban como “muerto” en los años 70, ha resurgido en los círculos filosóficos del mundo.Por todos lados se debate acerca de la existencia de Dios. Pero aún son muchos los intelectuales que aún siguen sin creer en su existencia.

Recuerdo una conversación tipo debate tenida con un hombre, un filósofo argentino llamado Ladislao Vadas, quien hace unos años atrás reafirmaba su postura atea diciendo que no estaba dispuesto a cambiar de idea ya que para el !la creencia en Dios era una fantasía!

También Christopher Hitchens publicó hace años atrás un libro titulado Dios no es bueno (God is not great), en España. Hitchens es uno de los exponentes del “nuevo ateísmo”, como ha sido bautizado por la prensa estadounidense, junto al científico Richard Dawkins, Sam Harris o Danniel Dennet.Y además es famoso el científico inglés Richard Dawkins, con su libro “El Gen Egoista” es la obra más citada e influyente de este etólogo británico que pertenece, con el filósofo Danniel Dennet, al movimiento Bright para la difusión de una visión naturalista del mundo.

Leamos algunos pasajes bíblicos en diferentes traducciones, que nos ayudan a entender mejor como actúa la incredulidad que es obra del mismo diablo.

2 Corintios 4:4

  • “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (VRV 1960)
  • “Esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (VRV 1995)
  • “Para los incrédulos, cuyo entendimiento cegó el dios de este mundo, para impedir que vean brillar el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es imagen de Dios” (Biblia de Jerusalén)
  • “En los cuales el dios de este siglo ha cegado los entendimientos de los que no creen, para que no les amanezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (Versión Moderna)
  • “En los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios” (Versión La Biblia de las Américas).
  • “En quienes el dios de este mundo cegó las mentes de los incrédulos, para que la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios, no amanezca sobre ellos” (Versión Estándar Americana).
  • “Porque el dios de este mundo ha cegado las mentes de los incrédulos (para que no disciernan la verdad), impidiéndoles ver la luz iluminadora del Evangelio de la gloria de Cristo (el Mesías), que es la Imagen y semejanza de Dios” (Biblia Amplificada).
  • “En su caso que el dios de este mundo ha cegado las mentes de los incrédulos, para retenerlos de ver la luz del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios” (Versión Estándar Inglesa).
  • “En cuyo caso el dios de este mundo ha cegado las mentes de los incrédulos a fin de que no puedan ver la luz del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios” (Nueva Versión Estándar Americana).
  • “Cuyas mentes el dios de esta edad ha cegado, quienes no creen, para que la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios, no deba iluminar sobre ellos” (Nueva Versión del Rey Jaime).
  • “El dios de esta edad ha cegado las mentes de incrédulos, de modo que no pueden ver la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.” (NVI—en inglés).

Esta es la incredulidad de este relojero, que ni ve ni cree. Nosotros vemos suceder en ellos como dice la Biblia: que Satanás, el dios de este siglo ha cegado el entendimiento de muchos intelectuales para que no puedan ver la luz  del evangelio de Cristo.Y para que por medio del evangelio puedan ver y comprobar a Jesucristo quien es la imagen visible del Dios invisible.

¿Agnosticismo? No, gracias. Ateísmo, sin más miramientos, exclaman muchos intelectuales cegados por Satanás y la incredulidad. Su credo escéptico les dice que Dios es una invención humana y que además es una invención dañina.

Que pena,no cree ud?

Un fuerte abrazo y que Dios lo bendiga mucho!!!

El Diseño Inteligente (o cómo avergonzarse de Dios)


El Diseño Inteligente (o cómo avergonzarse de Dios)

Pablo Santomauro

por Pablo Santomauro

El Diseño Inteligente, también llamado Argumento del Diseño, sostiene que la naturaleza muestra indicios tangibles de haber sido diseñada por una inteligencia preexistente. El concepto ha existido, en una forma u otra, desde los tiempos de la antigua Grecia.

La versión más conocida del argumento del diseño es la de William Paley, quien en 1802 propuso la tesis del “relojero”. Paley planteó el caso de la persona que atravesando un baldío tropieza con una piedra y al preguntarse cómo la piedra vino a estar allí, la respuesta podría ser que estuvo allí eternamente. Pero si en lugar de encontrarse con una piedra, el hombre hubiera pateado accidentalmente un reloj, al hacerse la misma pregunta la respuesta no sería la misma. Por el contrario, la fina coordinación de las piezas del reloj llevarían a la persona a concluir que alguien, en algún momento y lugar, diseñó y construyó el mecanismo con un propósito determinado.

Paley sostenía que era adecuado llegar a la misma conclusión tratándose de muchas cosas naturales, como el ojo, por ejemplo. De la misma forma que las componentes de un reloj eran diseñados para dar la hora, las partes del ojo habían sido adaptadas para ver. En ambos casos, Paley decía que era posible discernir las huellas un diseñador inteligente en el fino y delicado balance de la creación. Tal diseñador era Dios, según Paley y otros “teólogos naturales” que le siguieron.

Charles Darwin le dio un tiro en la cabeza a este argumento del diseño y el caballo quedó inerte por un tiempo. Darwin, en lugar de señalar hacia un universo finamente equilibrado como Paley, apuntó hacia las imperfecciones y la brutalidad de una naturaleza cruel. Darwin triunfó sobre Paley.

Décadas más adelante, el caballo fue revivido. Por el decenio de 1980, y con los avances hechos en el campo de la biología, una nueva generación de científicos (biólogos, matemáticos, químicos y filósofos de la ciencia) comenzó a reconsiderar la teoría del diseño inteligente. Estos hombres formularon una nueva versión del diseño que tiene la virtud de carecer de los aspectos vulnerables de las versiones previas.

Según William Dembski, a esta nueva versión se le llamó Diseño Inteligente para distinguirla de las anteriores. Esta nueva entrega del Diseño es mucho más tímida y modesta que las otras ya que en lugar de inferir la existencia y el carácter de Dios en la naturaleza, simplemente proclama que existen causas inteligentes para explicar las complejas estructuras biológicas ricas en información, y esas causas son empíricamente detectables (What is Intelligent Design?http://www.arn.org/idfaq/What%20is%20intelligent%20design.htm).

Si usted tenía la impresión de que los promotores del Diseño Inteligente eran cristianos comprometidos con sus creencias, lamento decirle que el Hijo de Dios, por medio de quien fueron hechas todas la cosas (Col. 1:16), en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (Col. 2:3), el Diseñador de la vida (Hch. 3:15), la materia, energía, espacio y tiempo, ha sido olímpicamente ignorado por los brillantes expositores del “diseño inteligente”.

Los proponentes del Diseño Inteligente creen que el evolucionismo puede ser derrotado por medio de argumentos científicos y racionalistas sin necesidad de recurrir a la Biblia o al Creador del universo, nuestro Señor Jesucristo. El libro de Génesis interpretado como historia literal parece ser algo de que ruborizarse, un obstáculo que se debe rodear o algo innecesario de tomar en cuenta en el debate con los científicos partidarios de la teoría de la evolución.

Veamos las palabras de Philip Johnson, uno de los voceros del Diseño Inteligente: “Dejen la Biblia y el libro de Génesis fuera del debate porque ustedes no quieren suscitar la dicotomía Biblia-ciencia. Formulen el argumento de forma que se escuche en los medios académicos seculares y que tienda a unificar a los disidentes religiosos. Esto significa concentrarse en, ‘¿Se necesita un Creador para hacer lo creado, o puede la naturaleza hacerlo por sí misma?’ y rehúsen ser descarrilados hacia otros temas … Ellos preguntarán, ‘¿Qué piensa usted del diluvio de Noé?’ o algo por el estilo. Nunca muerdan el anzuelo porque serán arrastrados hacia una vasta tierra de nadie de la que nunca podrán salir (”Berkeley’s Radical” in Touchstone 15:5 [June, 2002], p. 41).

¿Por qué se deja a Dios de lado en el Diseño Inteligente? ¿Es posible honrar a Dios con tal estilo de debatir la creación? ¿No está Dios inextricablemente ligado a su creación? ¿Por qué se avergüenzan de Dios estos científicos? ¿Acaso no conocen que Cristo dijo que a quien le negara, él le negará delante del Padre? ¿Es ésta la forma correcta de hacer apologética?

La respuesta yace en la antigua controversia entre la apologética evidencial (o natural) y la apologética presuposicionalista. La primera propone que el hombre puede descubrir la existencia de Dios contemplando la naturaleza y la otra afirma que cualquier razonamiento humano que no presuponga la existencia del Dios bíblico en forma axiomática, reduce todos los esfuerzos apologéticos a la nada.

Aquellos que creemos que luego de la Caída de la raza humana, el hombre es incapaz de creer en el Evangelio para salvarse, que el pecador está espiritualmente muerto, ciego y sordo en cuanto a las cosas de Dios, que su voluntad no es libre (no tiene libre albedrío) en lo relacionado con la dimensión espiritual y que es esclavo de su naturaleza pecaminosa, creemos que no importa cuánta evidencia se le presente al hombre por la causalidad de un pedazo de roca, no va a creer en Dios. Por lo tanto, los esfuerzos apologéticos orientados al diseño inteligente y la teología natural, son futiles.

Existe en algunos círculos la idea de que se debe asumir una posición neutral, una actitud no comprometida con la Biblia, a los efectos de poder lograr que el mundo académico secular escuche nuestros argumentos. Al tomar este camino dejamos de ser testigos del mensaje de Cristo. Greg Bahnsen escribió una vez: “El apologista que falla en no tomar en cuenta la naturaleza evangelística de su argumentación es cruel y arrogante. Cruel porque no considera la profunda necesidad de su oponente, y arrogante porque le importa más demostrar que él no es un académico tonto, antes que darle la gloria a Dios por la toda la verdad” (Evangelism and Apologetics,http://www.cmfnow.com/articles/PA013.htm).

Bahnsen dio en el clavo, como se dice popularmente. Algunos apologistas, demasiados quizá, son neutralistas por excelencia y consideran que no deben usar ninguna premisa bíblica al presentar sus argumentos. En otras palabras, el cristiano debe renunciar momentáneamente a sus creencias y adoptar una actitud neutral o imparcial con oponentes cuya cosmovisión es radicalmente opuesta a la cristiana. Esto significa, en mi opinión, convertirse en un testigo de Cristo impotente, inefectivo en su evangelismo y raquítico en su apologética.

Dios, por el contrario, demanda que nuestro evangelismo sea apologéticamente presuposicional, o sea totalmente comprometido con la verdad de Dios en todos nuestros pensamientos y nuestros proyectos académicos. Evitar, esconder, camuflar o avergonzarse de Cristo y Su Evangelio para ganar la audiencia del inconverso es antibíblico y despoja cualquier razonamiento del poder de Dios para salvación. Si todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento están escondidos en Cristo Jesús (Col. 2:3), ¿por qué buscar otras avenidas para presentar la verdad de la creación o cualquier otra? Toda tarea académica debe comenzar con la afirmación inamovible de que Cristo es el camino, la verdad y la vida (Jn. 14:6).

En lugar de ser “neutros” en nuestros razonamientos, el cristiano está obligado por convicción sobrenatural a presuponer la palabra de Cristo en todo terreno o área de conocimiento. No hacerlo equivale a participar en el engaño y caer en la trampa de las filosofías y huecas sutilezas producidas por el sistema humanista (Col. 2:8).

Corresponde preguntarle a los proponentes del diseño inteligente si su aproximación a la apologética llegara a convencer a alguien de que hay una inteligencia detrás de la naturaleza, ¿haría del convencido un creyente en el Dios de la Biblia? ¿En un espagueti intergaláctico o una supercomputadora en el espacio? ¿O la persona pasaría a ser nada más que un creacionista-inconverso? De la misma forma podemos preguntarle, ¿la existencia de qué Dios está tratando de probar? ¿El del panteísmo, Alá, Zeus, el de los mormones, etc?

La verdad es que todo razonamiento que no comience con la revelación de Dios en la Biblia es un salto a la oscuridad. Si el hombre puede descubrir la naturaleza, la existencia y los atributos de Dios partiendo de la razón humana, aparte de la Revelación encontrada en la Escritura, el hombre pasa a ser la medida de todas las cosas. Esa es la inevitable conclusión a la que se llega por medio del diseño inteligente, que en el análisis final es otro producto de la apologética natural o evidencialista. Ciertamente, el “diseño inteligente” no encuadra dentro del diseño de Dios para lograr la salvación de los pecadores.

Los autores bíblicos no comienzan con la experiencia o el razonamiento humano para probar que Dios existe. En el comienzo de la Biblia se presupone que Dios existe (Gn. 1:1). La existencia de Dios nunca es cuestionada. Los autores de la Escritura comienzan con Dios como la explicación para la existencia del hombre y no viceversa. Para ellos, Dios es la medida de todas las cosas, incluyendo el hombre. Dígale no al Diseño Inteligente, dígale sí a la Revelación Especial de Dios.

Fuente:

Pablo Santomauro, de http://www.calvarychapelamistad.org/ccamistadnew/index.php

http://www.calvarychapelamistad.org/ccamistadnew/modules.php?name=News&file=article&sid=616

Francis Collins: “El conocimiento científico complementa la fe en Dios, en lugar de contradecirla”


El genetista y director del Proyecto Genoma Humano, Francis Collins, asegura que la ciencia se convierte en un medio para conocer las habilidades creativas de Dios. “Por eso, para mí, como científico y creyente, las investigaciones científicas pueden ser consideradas como oportunidades de reverencia”.

El hecho de que el cerebro tenga la capacidad funcional de producir la experiencia espiritual no niega el significado de dicha experiencia espiritual, declara el genetista y director del Proyecto Genoma Humano, Francis Collins, en la siguiente entrevista concedida al Pew Forum on Religion & Public Life. Collins, además cristiano evangélico, considera que, a pesar de que la teoría de la evolución tiene ya 150 años, una educación insuficiente y el miedo a que el concepto religioso de la creación desaparezca, hacen que la mayoría de la población estadounidense no lo acepte.

Para algunas personas, existe un conflicto inherente en la relación entre ciencia y fe religiosa. De hecho, algunos científicos, entre ellos el célebre biólogo evolucionista Richard Dawkins, señalan que el conocimiento del mundo natural conduce, de manera lógica, al ateísmo.

Pero, para Francis Collins, genetista director del Proyecto Genoma Humano y cristiano evangélico, el conocimiento científico complementa la fe en Dios, en lugar de contradecirla.

En el bestseller publicado por Collins en 2006 (The Language of God: A Scientist Presents Evidence for Belief), el científico argumentó que los avances en la ciencia suponían “una oportunidad para el culto”, en lugar de un catalizador de la duda.

Usted escribió en su libro “The Language of God: A Scientist Presents Evidence for Belief”, que Dios puede ser reverenciado tanto en una catedral como en un laboratorio. Explique, por favor, esta aseveración.

Si se ve a Dios como creador del universo –en toda su asombrosa complejidad, diversidad e impresionante belleza-, entonces, la ciencia, que por supuesto es un medio de exploración de la naturaleza, se convierte en un medio para conocer las habilidades creativas de Dios. Por eso, para mí, como científico y creyente, las investigaciones científicas pueden ser consideradas como oportunidades de reverencia.

Todos conocemos esos relatos de nuestra historia que definen a la ciencia en contraposición con la fe: el juicio de Galileo ante la Inquisición, la condena pública a Charles Darwin por parte de la Iglesia Anglicana, los debates que siguieron a la publicación de su obra “El Origen de las Especies” o el juicio de Scopes. Estos relatos han generado esa impresión de que existe un conflicto inherente entre religión y ciencia. ¿Cree usted que tal conflicto está ahí? Y, si no lo cree, ¿por qué se produce esta falsa impresión?

No creo que haya un conflicto inherente, pero sí que creo que los humanos, en nuestra imperfecta naturaleza, a veces imaginamos conflictos donde no los hay. Vemos algo que amenaza nuestro punto de vista personal, y nos figuramos que debe haber alguna razón por la que esa perspectiva alternativa debe ser errónea, e incluso mala.

En primer lugar, consideremos con atención los conflictos históricos entre ciencia e iglesia para estar seguros de que han sido descritos de manera adecuada. La historia de Galileo resulta interesante, pero creo que sería justo decir que su mayor error fue el ser un poco arrogante en su manera de presentar su perspectiva, insultando al Papa. Éste, anteriormente, se había mostrado bastante comprensivo con las conclusiones de Galileo. Básicamente, el Papa no pudo permitir que Galileo siguiera adelante con sus afrentas.

De igual forma, creo que cuando el libro “El Origen de las Especies” apareció publicado, la iglesia emitió sus objeciones, pero también hubo un amplio segmento de ella que se interesó por la obra, incluyendo a algunos teólogos conservadores, como el pastor presbiteriano Benjamín Warfield que aceptó la nueva perspectiva sobre cómo los seres vivos se relacionaban unos con otros, considerándola una maravillosa comprensión del método de Dios para llevar a cabo su creación.

Quizá el conflicto actual, que parece especialmente intenso, sea difícil de comprender debido a que, después de todo, la evolución ha estado muy a la vista durante 150 años, y la ciencia que respalda las teorías darvinianas se ha asentado cada vez más con el paso de las décadas. Esta evidencia es hoy día particularmente fuerte gracias a nuestra capacidad de estudio del ADN, que nos permite comprobar la manera en que éste refuerza desde abajo la teoría darwiniana. A pesar de ello, hemos presenciado una polarización creciente entre las cosmovisiones científica y espiritual, en gran parte, creo, gracias a aquellos que se sienten amenazados por las alternativas, y son reacios a considerar la posibilidad de que exista armonía entre ambos campos.

Hablemos un poco más sobre la controversia actual entorno a la evolución. Algunos cristianos señalarían que no se puede ser selectivo con las partes de las Sagradas Escrituras que se han de entender literalmente porque, si se pone en duda la literalidad de algunas de estas partes, se pone en duda la verdad literal de todo. ¿Cómo respondería usted, como científico y como cristiano, a esta línea de razonamiento?

Es una buena pregunta. Y ciertamente, como creyente, sería el último en argumentar que podemos debilitar y dividir la Biblia de cualquier forma que queramos, para conseguir sentirnos mejor. Realmente ésta no es una buena forma de acercarse a la fe. Pero admitamos que a lo largo de los siglos, pensadores serios –mucho antes de que hubiera ningún “El Origen de las Especies” para amenazar su perspectiva- se enfrentaron a una enorme dificultad al intentar comprender qué partes del Antiguo Testamento, particularmente del Génesis, eran realmente literales. Toda la hermenéutica –el esfuerzo por intentar comprender las Escrituras y su significado pretendido- requiere de más sofisticación que el afirmar, simplemente, que lo correcto es la interpretación literal de cada verso.

Por ejemplo, uno puede leer el 1-2 del Génesis y darse cuenta de que no hay uno sino dos relatos sobre la creación de la humanidad, y que ambos no coinciden entre sí. Sólo esto debería ser razón suficiente para argumentar que la interpretación literal de cada verso, aislado del resto de la Biblia, no puede ser correcto realmente. Aparte de esto, la Biblia es en sí contradictoria.

Me reconforta mucho mirar al pasado, particularmente volver a los textos de San Agustín, que se obsesionó intentando comprender el Génesis y escribió nada menos que cinco libros sobre este tema. San Agustín concluyó finalmente que no existía un ser humano capaz de interpretar el significado del relato de la Creación. Es cierto que San Agustín podría haber argumentado que las interpretaciones ultra-literales no son requeridas por el texto, y podría haber advertido que una interpretación demasiado rígida podía ser peligrosa para la fe, y potencialmente sujeto de ridiculización. En cierta manera, esta advertencia se está haciendo realidad en las batallas actuales.

Pero si San Agustín, que fue el mayor de los pensadores iniciales sobre las interpretaciones bíblicas que jamás hemos tenido, fue incapaz de averiguar el significado del Génesis hace 1.600 años, ¿por qué deberíamos nosotros insistir hoy en dicho significado, en particular teniendo en cuenta que la interpretación bíblica contradice la amplia variedad de datos que Dios nos ha dado la oportunidad de conocer a través de la ciencia?

¿Así que lo que usted está diciendo es que cuando utilizamos la religión o los textos religiosos para explicar los fenómenos naturales, especialmente claros en nuestra comprensión del mundo natural, nos estamos metiendo en líos?

Absolutamente. Debemos reconocer que nuestra comprensión de la naturaleza ha aumentado década tras década y siglo tras siglo. Pero aún estamos lejos de comprender los detalles de gran parte del universo que nos rodea. Si Dios tenía un plan para crear un universo capaz de dar lugar a criaturas con inteligencia, libre albedrío, el conocimiento de lo correcto y de lo erróneo y el deseo de encontrar a Dios, creo que aún no podemos conocerlo con la escasa cantidad de información con la que contamos.

A pesar de las evidencias presentadas y aceptadas por gran parte de la comunidad científica que señalan que la evolución por selección natural es el mecanismo por el que la vida se desarrolló en la Tierra, un sondeo realizado en agosto de 2006 por el Pew Research Center reveló que sólo alrededor de un cuarto de la población americana acepta realmente la evolución por selección natural. ¿Por qué los científicos no han sido capaces de convencer a la gran mayoría de la población americana acerca de este tema concreto?

Creo que hay al menos tres problemas que han llevado al embrollo en que nos encontramos. Uno es que, por su naturaleza, la evolución es contraria a la lógica. La idea de que un proceso de cientos de millones de años pueda dar lugar a algo tan complejo como el ojo de un vertebrado, por ejemplo, no es algo que parezca natural, normal o creíble para alguien que no esté familiarizado con los detalles. Esto se debe a que nuestras mentes no pueden contemplar algo que sucede tan despacio durante un periodo tan sumamente largo de tiempo.

En segundo lugar, creo que hemos hecho muy pocos esfuerzos en los últimos 150 años por dar a conocer estos conceptos en el marco de las escuelas, de manera efectiva para un gran número de gente de este país. Por tanto, muchas personas nunca han tenido la oportunidad de conocer las evidencias que sustentan la teoría de la evolución. Así que, cuando se une este problema al de la incredulidad natural al escuchar las explicaciones sobre la diversidad de los seres vivos, no es de extrañar que esas personas no acepten inmediatamente las ideas de Darwin.

El tercer problema, por supuesto, es que en algunas tradiciones religiosas la evolución se ve como una amenaza a la idea de la creación divina. Yo realmente no veo en la evolución amenaza alguna, sino una respuesta a la pregunta de cómo lo hizo Dios. Pero, ciertamente, algunas iglesias cristianas conservadoras han tenido problemas para aceptar la idea, como si ésta contradijese algunas de sus creencias sobre la aparición de la humanidad. De esta forma, para la gente que alberga un escepticismo natural acerca de todo este proceso, que no ha recibido una educación científica decente que les enseñase por qué la evolución realmente tiene sentido, y que ha escuchado desde los púlpitos que esta teoría amenaza a su fe, resulta muy difícil aceptar, incluso después de 150 años, que la evolución sea cierta.

¿Cómo pueden los científicos –especialmente aquéllos que son creyentes, como usted- hacer una labor más significativa en esta dirección, para llegar a la gente y convencerla de que estos descubrimientos científicos no son una amenaza para sus creencias?

Ése es un desafío muy difícil. Y no creo que debamos subestimar el grado de amenaza que sentirá todo aquel que haya crecido en un entorno creacionista ante estas ideas. Esas personas han escuchado muchas veces, desde que fueron de niños por primera vez a la iglesia, que la perspectiva creacionista es parte de la fe en Dios. Y les han dicho que, si en algún momento flaquean y empiezan a aceptar la posibilidad de que la evolución sea verdad, pueden tomar el camino hacia la pérdida de la fe y, aún peor, hacia la condenación eterna. Así que debemos reconocer que, en estas circunstancias, un argumento lógico simple y la presentación de datos no serían medidas suficientes para transformar sus opiniones. De hecho, encontraríamos una gran resistencia incluso a considerar de cerca toda esta información, debida al miedo a lo que les pudiera hacer creer.

También pienso que los interesados en buscar la armonía entre estos campos deben darse cuenta de que el actual grupo formado por ateos aparentemente enfadados, y que están usando la ciencia para argumentar la irrelevancia de la fe, no los ayudaría. Richard Dawkins, Sam Harris y Christopher Hitchens no representan necesariamente el consenso científico porque el 40% de los científicos creen en un Dios personal. Otros muchos se sienten más bien incómodos con el tema, pero no se identifican con una perspectiva fuertemente atea. En la medida en que se desactivara la retórica incendiaria actual, quizá podríamos abrir un diálogo sobre creación.

¿Qué opina de las personas como Richard Dawkins, científico como usted, y de los argumentos que sostienen no sólo que no se puede encontrar ninguna prueba de la existencia de Dios sino, al contrario, que creen haber encontrado pruebas de su no-existencia? ¿Han traído algo a colación que le parezca a usted que apoyaría esos argumentos?

Creo que el ateísmo radical, del tipo “sé que Dios no existe”, padece de dos grietas lógicas importantes. Y que la conciencia acerca de dichas grietas podría tranquilizar a los creyentes a los que preocupe que estas personas tengan razón realmente.

La primera de estas grietas es la idea de que nadie puede utilizar la ciencia como un punto final a la conversación o el diálogo, con un argumento concluyente respecto a la cuestión de Dios. Si es que Dios tiene algún significado es que se encuentra en parte fuera de la naturaleza (a no ser que seamos panteístas). La ciencia está limitada en tanto en cuanto sus herramientas sólo son apropiadas para la exploración de la naturaleza. La ciencia, por tanto, nunca discutirá la posibilidad de algo más allá de la naturaleza. Hacerlo es, de por sí, un error de categoría, por el uso de unas herramientas inapropiadas para el tipo de cuestión.

En segundo lugar, creo que el error lógico que ateos muy diversos cometen es aquél que ya definió el escritor inglés G.K. Chesterton: “El ateismo es el más atrevido de los dogmas, porque es la afirmación de un negativo universal”. A menudo utilizo una analogía visual para explicar esto. Suponga que se le pide que dibuje un círculo que contiene toda la información, todo el conocimiento que jamás haya existido, dentro y fuera del universo. Bien, éste debería ser un círculo verdaderamente grande. Ahora suponga que, en la misma escala, se le pide que dibuje lo que usted sabe en el momento presente. Incluso la persona más segura dibujaría un círculo más bien minúsculo. Por último, suponga que el conocimiento que demuestra que Dios existe está fuera de su pequeño círculo en la actualidad. Esto parece bastante plausible, ¿no?, considerando la escala relativa. ¿Cómo entonces –teniendo en cuenta este argumento- puede resultar razonable para cualquier persona decir: “sé que no hay Dios?

¿Cree que el conflicto entre ciencia y religión desaparecerá pronto, o piensa que continuará, al menos en el futuro inmediato?

Bien, no se desvanecerá rápidamente. Pero soy optimista. Sólo unas pocas personas insisten actualmente en que el Sol gira alrededor de la tierra, y es con el fin de adaptar sus creencias a lo que dice la Biblia. Me gustaría creer que, en unas décadas, esta batalla se verá como innecesaria y que se habrá resuelto ya a favor de la evidencia de la evolución y de la verdad de Dios. Esto es básicamente lo que intenté argumentar en mi libro: que esta batalla ha sido creada por una cantidad considerable de malentendidos y que, desafortunadamente, ha sido provocada por aquéllos que ocupan posiciones extremas. Mucha gente se encuentra desconcertada por este tumulto y desea comprender cómo podría encontrarse un equilibrio entre ambas cosmovisiones.

Yo tengo un sueño: poder reunir a científicos punteros con mentes abiertas, a teólogos importantes con mentes abiertas, y a pastores líderes que tengan una influencia significativa sobre sus fieles. El objetivo sería dar un paso atrás en la contraproducente batalla actual y desarrollar una nueva teología, una celebración de lo que Dios ha creado y de cómo lo ha hecho. Creo que es posible. Pero una propuesta así no será fácilmente recibida por aquéllos que se han colocado en posturas rígidas, que no ayudan a abrir puertas al diálogo.

Hemos dedicado mucho tiempo a hablar de la evolución porque parece que es un tema central, al menos desde el punto de vista de los conflictos entre los creyentes y la ciencia. ¿Existen, en su opinión, algunas otras áreas en las que se pudieran producir también otros conflictos?

Creo que la evolución es probablemente el área de conflicto más significativa. Pero creo que algunas de las cosas que están ocurriendo ahora en neurociencia podrían albergar un paralelismo. Algunos han argumentado ya que la espiritualidad es, simplemente, una función de los neurotransmisores, y esto podría ser demostrado mediante la toma de imágenes del cerebro. Pero el hecho de que el cerebro tenga la capacidad funcional de producir la experiencia espiritual no creo que sirva para negar el significado de dicha experiencia espiritual.

En este sentido me parece, una vez más, que la ciencia está haciendo realmente bien lo que debe hacer. Es decir, que nos está enseñando algo sobre el cómo y muy poco sobre el porqué. Cómo se produce la experiencia religiosa a través de diversas neuronas y neurotransmisores es una cuestión científica. Pero, ¿por qué se produce? Ésa es una pregunta demasiado difícil para la ciencia.

————-

http://www.noticiacristiana.com/ciencia_tecnologia/2008/06/francis-collins-el-conocimiento-cientifico-complementa-la-fe-en-dios-en-lugar-de-contradecirla.html

CIGARRAS CON GUARDIAS PERSONALES


CIGARRAS CON GUARDIAS PERSONALES

Job 10:12
“…me concediste vida y misericordia, y tu cuidado ha guardado mi espíritu”.

Las relaciones entre criaturas que a menudo son muy diferentes las unas de las otras son tan numerosas – y tan inteligentes – que dan testimonio de un diseño global para las cosas vivientes.  Inclusive los evolucionistas reconocen esto cuando hablan acerca del “gran diseño” del mundo viviente.  Y si el diseño es tan evidente, debe haber un diseñador.  Pero hay mucho más en este asunto que descubrir a un diseñador.
Cigarras con guardias personalesAlgunas de las avispas más feroces del mundo viven en el bosque tropical de Costa Rica.  Estas avispas son sociales, construyen un nido inmenso que puede ser de dos pies de largo (60.9 centímetros) y un pie de ancho (30.48 centímetros).  Son mal humoradas y altamente protectoras del árbol en el cual construyen sus nidos.  La mayoría de las demás criaturas dan suficiente espacio a estas avispas.

Pero hay otra criatura – la cigarra, que llama al mismo árbol hogar.  Estos saltamontes de largos cuernos pasan mucho de su día sentados en el árbol de las avispas.  Las avispas no molestan a las cigarras, porque no son ninguna amenaza para las avispas.  Al mismo tiempo, ninguno de los predadores de las cigarras se atreve a acercarse al árbol debido a las avispas.  En un proyecto de investigación, unos científicos removieron el nido de la avispa del árbol que era hogar de muchas cigarras.  En pocos días las cigarras también se habían ido del árbol.

La relación entre estas avispas y las cigarras se llama simbiosis y muestra más que inteligencia y diseño en la creación.  ¡Muestra que el Creador cuida de todo lo que ha hecho – recordándonos que Él desea una relación de amor con cada uno de nosotros!

Oración:
Amado Padre Celestial, cuan a menudo olvido que Tú cuidas de mí y me invitas a estar mucho más cerca de Ti. Perdóname y acércame a Ti a través de Tu Palabra invitadora en la Biblia. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.
 
Notas:
Science 84, April 1984, p. 65.

El islam radical, la verdadera amenaza para los cristianos palestinos


El islam radical, la verdadera amenaza para los cristianos palestinos. por Bassam Tawil

Wiederholen 29 diciembre 2015

El islam radical, la verdadera amenaza para los cristianos palestinos. por Bassam Tawil. 29 de Diciembre de 2015

Traducción del texto original: The Real Threat to Palestinian Christians: Radical Islam. Traducido por El Medio

No ha sido una feliz Navidad para nuestros hermanos cristianos palestinos de la Margen Occidental. Los cristianos palestinos se han convertido en una insignificante minoría en Belén. Este año han tenido la suerte de que la Navidad haya transcurrido sin que se haya cometido un gran atentado ni haya habido graves estallidos de violencia.
El día de Navidad, palestinos musulmanes lanzaron piedras contra el coche que transportaba a Belén al patriarca latino de Jerusalén, Fuad Tual. Por suerte, el prelado, cabeza de la Iglesia Católica en Tierra Santa, no resultó herido en el ataque. Según vecinos de la localidad, los que lanzaron las piedras procedían de un campamento de refugiados próximo. Al parecer, dijeron que se oponían a cualquier tipo de celebración en Belén, con la excusa de que no hay motivos para celebrar nada mientras los palestinos son asesinados por los israelíes, que, por cierto, lo único que han hecho es tratar de impedir que los palestinos los maten a ellos.

Sin embargo, no hay garantía alguna de que la Navidad del año que viene en Belén –y en otras ciudades y pueblos palestinos– vaya a ser segura para nuestros hermanos cristianos. No sería ninguna sorpresa que el año próximo la Autoridad Palestina (AP) decidiera cancelar las celebraciones navideñas por motivos de seguridad.

Justo antes de Navidad, dirigentes de la AP anunciaron que las celebraciones de este año se limitarían a los actos religiosos debido a la actual oleada terrorista contra los israelíes, unos ataques que algunos de nuestros líderes están denominando “intifada de Al Quds” o “levantamiento popular”. También dijeron a la población cristiana que no había motivos para celebraciones mientras los israelíes estaban disparando y matando a palestinos, en alusión a los palestinos abatidos mientras acuchillaban o atropellaban a judíos.
Sin embargo, en vísperas de Navidad quedó claro que el verdadero motivo tras la decisión de la AP de cancelar las celebraciones públicas no tenía nada que ver con Israel ni con la intifada. Resultó que la decisión se adoptó después de que hubiera amenazas de extremistas musulmanes contra los cristianos y sus lugares santos. Los vecinos cristianos de Belén y Ramala afirmaron haber recibido amenazas y exigencias de cancelar las celebraciones por parte de diversos grupos islámicos. Dichas amenazas se producen en el marco de la actual persecución islamista contra los cristianos, no sólo en los territorios palestinos, sino en otros países árabes, como Irak, Siria, Libia y Egipto.

Esta campaña intimidatoria contra los cristianos palestinos es lo que ha hecho que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina arresten a grupos de islamistas en la Margen Occidental antes de Navidad.

Ha aparecido un informe verdaderamente sorprendente que afirma que las fuerzas de seguridad palestinas en la Margen Occidental habrían detenido a 16 hombres vinculados al Estado Islámico y a otros grupos yihadistas. Nuestros dirigentes de Ramala llevan mucho tiempo negando la presencia de seguidores del EI en la Margen; siempre dicen que semejantes afirmaciones no son más que “rumores” difundidos por Israel para sembrar la confusión y la anarquía entre los palestinos. La represión contra los islamistas en la Margen Occidental demuestra que nuestros dirigentes nos han estado mintiendo, a nosotros y al resto del mundo.

También demuestra que, al contrario de lo que ha estado afirmando la AP, Israel y la intifada no tienen nada que ver con la decisión de cancelar las celebraciones navideñas. En su mensaje de Navidad, el presidente palestino, Mahmud Abás, decidió ignorar las amenazas islamistas a los cristianos palestinos. En cambio, culpó de todo a “colonos israelíes radicales”, a los que acusó de “atacar iglesias y mezquitas”.

Por lo visto, el presidente Abás y nuestros dirigentes viven en otro planeta, en el que la gente no se entera de las penalidades que sufren los cristianos en nuestros países árabes vecinos. Al parecer, en el planeta Ramala no hay ninguna campaña de intimidación y terrorismo librada por islamistas palestinos contra nuestros hermanos cristianos de la Margen Occidental y la Franja de Gaza.
Antes incluso de que se produjera el ataque contra el patriarca latino Fuad Tual, los palestinos prendieron fuego a un árbol de Navidad en la localidad cristiana de Al Zababdeh, en el norte de la Margen Occidental. Las fuerzas de seguridad palestinas detuvieron a dos palestinos musulmanes miembros de un grupo islamista radical que estaban relacionados con el incendio.

Para colmo, en lo que supone una cínica explotación de un símbolo cristiano para promover la violencia y el odio, musulmanes palestinos se han disfrazado de Santa Claus mientras lanzaban piedras contra soldados israelíes en la Margen Occidental. Resulta difícil pensar en algo más triste que en ver cómo un Santa Claus se dedica a cometer actos violentos en vez de repartir regalos y golosinas a los niños pequeños.

Sin embargo, el presidente Abás no parece creer que esto constituya un insulto a los cristianos y a su religión. Parece que los agitadores palestinos disfrazados de Santa Claus esperaban poder mostrar al mundo que los soldados israelíes atacaban deliberadamente a los cristianos y a sus símbolos. Aún no está claro si supuso alguna decepción que los soldados israelíes no estuvieran interesados en lo más mínimo en morder el anzuelo.

De toda esta situación son culpables, en buena medida, los principales medios de comunicación occidentales, que llevan mucho tiempo ayudando a los palestinos, de manera inmoral y nada ética, a difundir su mensaje de odio antiisraelí. Los periodistas y fotógrafos occidentales que informan sobre la violencia saben perfectamente que los hombres que llevaban disfraces de Santa Claus y lanzaban piedras mientras gritaban “¡Alá es grande!” en realidad eran musulmanes, no cristianos, pero ninguno de ellos decidió informar sobre este importante hecho.

Musulmanes palestinos del área de Belén, algunos de ellos disfrazados de Santa Claus, lanzan piedras a soldados israelíes mientras claman “¡Alá es grande!”, el 18 de diciembre de 2015. (Imagen: captura de pantalla de un de la video Agencia Anadolu).

Por desgracia para nuestros hermanos cristianos palestinos, que son una minoría vulnerable, en la Margen Occidental ésta ha sido una sombría Navidad. Lo que a la mayoría de nosotros nos ha parecido más doloroso en estas fiestas no ha sido la oleada de terrorismo contra los judíos o la ocupación, sino “la creciente amenaza del islam radical”.

Los cristianos de la Margen Occidental y de la Franja de Gaza no son distintos de sus hermanos de Irak, Siria, Egipto y Libia, víctimas de una despiadada campaña de persecución y limpieza étnica a manos del Estado Islámico y de otros grupos islamistas. Pero ésa es una circunstancia de la que nuestros dirigentes de Ramala no quieren que el mundo se entere; pretenden que sólo culpe a Israel de la difícil situación de los cristianos en los territorios palestinos y en Oriente Medio.

Si en los medios y en la comunidad internacional prosigue esta estrategia de hacer la vista gorda ante la persecución a los cristianos, seguro que la Navidad del año que viene en Belén será aún menos feliz.

NOTAS
http://es.gatestoneinstitute.org/7140/cristianos-palestinos-amenaza

============

http://www.religionenlibertad.com/el-islam-radical-la-verdadera-amenaza-para-los-cristianos-palestinos-por-46821.htm

 

 

Píldoras de placenta contra la depresión posparto, ¿servirán?


Píldoras de placenta contra la depresión posparto, ¿servirán?

Ningún estudio científico indica que esta práctica tenga beneficios, pero cada vez más mujeres la siguen

“Durante el embarazo de North oí toda clase de historias de madres que nunca comieron la placenta de su primer hijo y sufrieron depresión postparto. Con el segundo tomaron píldoras de placenta y no la sufrieron”. Esa es la razón por la que la estrella de la televisión Kim Kardashian decidió en su segundo embarazo, el de Saint West, adoptar una práctica que había rechazado en la primera experiencia como madre: la placentofagia.

Así lo explica, al menos, en su página de internet. Su argumento —la supuesta eficacia de este efímero y sangriento órgano para prevenir la depresión después de dar a luz—, es el mismo que han esgrimido otras famosas que se apuntaron a la moda.

Sin embargo, ningún estudio clínico riguroso avala ese presunto beneficio. Aún así, y aunque siga siendo una práctica minoritaria, la ingesta de placenta está ganado adeptos día a día sobre todo en Estados Unidos y en Europa.

Fue el actor estadounidense Tom Cruise quien abrió la veda, cuando en 2006 adelantó a la revista GQ su intención darse a la placentofagia cuando naciera su hija Suri. “Me voy a comer la placenta. Pienso que será bueno, muy nutritivo. Me comeré el cordón y la placenta ahí mismo“, dijo en concreto, aunque días después aclaró que fue “una broma”.

Otras famosas, sin embargo, se tomaron la cuestión en serio. Gaby Hoffmann, actriz estadounidense conocida por su papel en la serie Girls, recomendó recientemente a las madres cortar la placenta en 20 rodajas, congelarlas y añadir una de ellas cada día a un batido de frutas.

Pero el formato que parece estar de moda últimamente es consumirla en píldoras. Así admitieron haberla tomado January Jones, quien interpreta a Betty Draper en la serie Mad Men, o la actriz y activista vegetariana Alicia Silverstone. Y la última en publicitarlo ha sido Kim Kardashian, cuya capacidad para marcar tendencias es de sobra conocida.

Supuestos beneficios

Estas mujeres, así como otros defensores de la práctica, no solo insisten en la supuesta eficacia de la placenta para combatir la depresión postparto. También aseguran que aumenta sus niveles de energía y estimula la producción de leche materna.

Y señalan que lo practican otros mamíferos, aunque no está claro si la ingieren por su contenido de hierro o para que el olor a sangre no atraiga a depredadores que puedan matar a la cría. Sea como sea, ninguno de estos presuntos beneficios ha sido probado hasta el momento en un estudio clínico relevante. Como tampoco ha sido avalada una terapia para tratar lesiones a base de placenta de yegua.

A ese tratamiento se sometió, por ejemplo, en 2014 el futbolista brasileño nacionalizado español Diego Costa, entonces jugador del Atlético de Madrid y hoy delantero del club inglés Chelsea.

Donde sí se ha utilizado con éxito es en el laboratorio para regenerar con sus células madre un hígado dañado, así como parte de una terapia para combatir el cáncer de pecho. Y se sabe que el órgano que actúa como hígado, riñón y pulmones del feto durante la gestación contiene un alto nivel de ácido hialurónico y colágeno, dos sustancias ampliamente utilizadas en los cosméticos antiedad.

Pero que sea efectiva contra la depresión que muchas mujeres sufren trar el parto, o influya en la cantidad de leche que éstas producen, es algo de lo que no se tiene constancia. Y de la misma manera, tampoco está probado que comer placenta esté exento de riesgos.

Sin pruebas

“Tenemos muchas pruebas anecdóticas que apuntan a que las mujeres experimentan beneficios reales”, reconoció a BBC Mundo Daniel Benyshek, antropólogo médico y profesor de la Universida de Nevada-Las Vegas. “Pese a ello, la mayoría de los profesionales de la salud se muestran escépticos ya que no hay estudios científicos que confirmen no solo que el consumo de placenta es efectivo sino también seguro”.

Por ello, apuntan a que su efecto es placebo. Aún así, son varias las empresas que vieron un potencial negocio.

En Reino Unido La Red de Encapsulación de Placenta (IPEN, por sus siglas en inglés) se encarga de recoger ese órgano una vez sale del útero y prepara con ella una primera bebida y seca y encapsula el resto. Cobra por ello unos $250 por las cápsulas y $40 por la bebida.

Las tarifas de la Brooklyn Placenta Services, con base en Nueva York, son algo más altas: $350 por las píldoras. Las preparan con asesoramiento de la Asociación de Artes para Preparar la Placenta (APPA, por sus siglas en inglés), y saca entre 80 y 125 cápsulas por placenta.

Y estos servicios también se están extendiendo en América Latina. En México, Amaren es uno de los proyectos que lleva a cabo el encapsulamiento de placenta. Y son cada vez más las mujeres que se apuntan a ello.

“Nunca había oído hablar de la encapsulación de la placenta, pero descubrí que podría ayudarme a no decaer”, contó Charlie Poulter a la BBC. “Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa y mi esposo me dijo que no importaba si se trataba de un efecto placebo, que no me haría daño”, reconoció esta británica de 30 años.

———-

http://www.paratimujer.us/2016/01/01/pildoras-de-placenta-la-ultima-extravagancia-de-las-madres-famosas/

“Matar a los apóstatas no es una violación de los derechos humanos”


“Matar a los apóstatas no es una violación de los derechos humanos” · Este articulo muestra lo terrible que es el ISLAM RADICAL.

apostasia-malasia

Ya en 2013, el Departamento de Desarrollo Islámico de Malasia (Jakim) insistió en que las denuncias de abusos contra los derechos humanos en contra de Malasia no eran genuinas. En vez de eso, fueron parte de un malvado plan para socavar el Islam mediante la imposición de un orden del día lesbiano, bisexual, gay y transgénero (LGBT) en el país. (http://www.themalaymailonline.com/malaysia/article/illegitimate-comango-funded-by-foreign-powers-alleges-muslim-ngos).

Una figura destacada de Jakim llamada Mohd Aizam Mas’od, ha escrito un artículo (www.islam.gov.my/sites/default/files/apostasy_is_not_human_rights.pdf) en el que sostiene que matar gente por apostasía es lo que hay que hacer para proteger el Islam:

“…Por lo tanto, es el derecho de todos los musulmanes proteger lo sagrado de su religión. Los crímenes de sus seguidores empañan la pureza del Islam. La apostasía es uno de los crímenes más graves de acuerdo al Islam. Como tal, la apostasía no es un derecho, está prohibida por el Islam. Por lo tanto, cualquier apóstata que se niega a arrepentirse debe ser castigado.”

“…si sigue desafiante e insiste en apostatar, el final es una pena de muerte por motivos de “hirabah” (al- qatlu hirabatan). Esto significa que los apóstatas no se ejecutan debido a su infidelidad, sino por motivos de hirabah (al- Buti, 2004: 85-87).”

Más información en inglés: http://freethinker.co.uk/2015/12/02/killing-apostates-is-not-an-infringement-of-human-rights/

———–

FUENTE: FREETHINKER · 3 DICIEMBRE, 2015 . Recuperado de

https://laicismo.org/2015/matar-a-los-apostatas-no-es-una-violacion-de-los-derechos-humanos/138555

 

Nuevos cálculos sugieren que vivimos en un universo plano que se proyecta en 3D


Nuevos cálculos sugieren que vivimos en un universo plano que se proyecta en 3D

Científicos de la Universidad Tecnológica de Viena encuentran correspondencia AdS/CFT en un cosmos bidimensional.

Vivimos en un universo tridimensional, al menos eso es lo que nos dicen los sentidos. Pero, ¿qué pasaría si todo fuera un holograma? Una serie de cálculos realizados por investigadores de la Universidad Tecnológica de Viena así lo sugieren. Sus resultados han aparecido publicados en la revista ‘Physical Review Letters’. Por Yaiza Martínez.