Esa Obscura Obsesión por María


Esa Obscura Obsesión por María

por Pablo Santomauro

 

¿Recuerda el lector la película “La Pasión”, de Mel Gibson? El propio Gibson expresó que para él fue una sorpresa el entusiasmo con que los evangélicos abrazaron su película, a pesar de su marcado sesgo Mariano (1). Aunque muchos evangélicos no estén de acuerdo, me atrevo a decir que para el ojo entrenado no fue ningún secreto que el film exaltara por demás el rol de María, algo que los católicos no pueden dejar de hacer por traerlo injertado en su teología. La persona que conoce la doctrina católica no pudo evitar luego de ver el film, la impresión de que teológicamente María “se robó la película”. Cristo, por supuesto, se llevó las lágrimas, las emociones, y el “impacto”, al decir de algunos, que por lo general se evaporaron con el rocío de la mañana siguiente.

El magnetismo de la “madre del galileo”, como un soldado la llama durante el film, se manifiesta en el embelezamiento de otro soldado al ver a María durante la escena del Via Crucis. La cámara se detiene por varios segundos en el rostro hipnotizado del soldado mientras observa a María, totalmente absorto, ajeno a todo lo que ocurre alrededor suyo y desatendiendo sus tareas como parte de la escolta que acompaña la cruz. Este mismo soldado es el que estando de guardia frente a la cruz, cuando ve a María y a Juan acercarse, se hace a un lado para dejarlos pasar. La forma robotizada en que lo hace da a entender, desde el punto de vista artístico, que él no puede resistir la presencia de María, o que al menos experimenta una devoción por ella en estado embrionario.

La Pasión de María

La película mostraba también a María en absoluto conocimiento de lo que estaba pasando desde el momento del arresto de Jesús, i.e., del plan de Dios para la redención del hombre. Las palabras de María al comienzo de los sufrimientos de Cristo, fueron: “It has begun, so be it” (“Ha comenzado, que así sea”). María, en la película, tiene la facultad de sentir literalmente los dolores de Cristo, algo que realmente raya en la dimensión del misticismo ocúltico. Esto, sin embargo, armoniza perfectamente con la teología católica:

“La Bienaventurada Virgen avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz. Allí, por voluntad de Dios, estuvo de pie, sufrió intensamente con su Hijo y se unió a su sacrificio con corazón de madre que, llena de amor, daba consentimiento a la inmolación de su Hijo como víctima”. (2)

La doctrina católica presenta a María no sólo en conocimiento de todo el plan de salvación y al borde de la muerte durante los sufrimientos de Cristo, sino también unida con Cristo al punto de ser copartícipe de la salvación:

“María sufrió … y casi murió con su sufriente Hijo; por la salvación de la humanidad ella renunció a sus derechos de madre y, en cuanto de ella dependió, ofreció a su Hijo para aplacar la justicia divina. Se puede bien decir que ella, con Cristo, redimieron a la humanidad.” (3)

El espacio asignado para este artículo no nos permite expandir en la doctrina mariana de la Iglesia Católica. Suficiente es decir que María, según Roma, es co-redentora [494, 963-973], sin pecado [491], virgen perpetua [499], su cuerpo fue elevado al cielo luego de su muerte sin sufrir corrupción [966,974], y es Mediatriz de Toda Gracia [968-971, 975, 2673-2682] [Citas del Catecismo de la Iglesia Católica].

Es de conocimiento público que el Papa Juan Pablo era un ardiente devoto de María. Cuando fue ordenado Obispo Auxiliar de Krakow en 1958, escogió para su escudo de armas una cruz con la inicial “M” al pie, en honor a María. El lema adoptado por Juan Pablo fue Totus Tuus, lo que significa con referencia a María, “Totalmente tuyo”. (4)

Esta fue la evidencia de la completa consagración a María por parte del fallecido Papa. En mayo 13 de 1981, mientras su vehículo se dirigía hacia una ambulancia cercana, luego de haber sido herido por el sicópata-terrorista Ali Agca, Juan Pablo repetía el siguiente ruego: “¡María, mi madre! ¡María, mi madre!” (5)

La doctrina de la maternidad universal de María está presente en “La Pasión”, en las escenas donde los apóstoles le llaman “madre”. No sólo los apóstoles lo hacen. Cuando Cristo, camino al Calvario, cae bajo el peso de la cruz, María se le acerca para darle aliento. Cristo, levántandose con gran esfuerzo, pronuncia estas palabras: “Behold, mother, I make all things new” (“Contempla, madre, hago nuevas todas las cosas”).

Consultando con Jesucristo

Contrariamente a la exaltación de María por parte de Roma, nuestro Señor Jesucristo restó importancia a su relación con ella. De acuerdo con el registro escritural, Jesús nunca se dirigió o refirió a su madre con una de las palabras más tiernas y hermosas de cualquier lenguaje, “madre”. Esto es aun más desconcertante si tenemos en cuenta que en la tradición judía los padres eran exaltados por las obras de los hijos (1 S. 17:55-58). Un ejemplo claro lo encontramos en Lucas 11:27, donde una mujer, reconociendo la grandeza sublime del Señor, expresa: “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste”. Contrario a la costumbre, el Señor reprende a la mujer por enfocar la atención sobre María y su rol de madre: “Antes bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios, y la guardan”.

Al acabarse el vino durante las bodas en Caná de Galilea (Jn. 2:1s), María recurre a su Hijo esperando de él alguna solución al respecto. “No tienen vino”, fue todo lo que María dijo. No hubo ningún pedido, pero Cristo supo que era una solicitud, y en voz baja (casi seguro) le dijo: “¿Que tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora”. “Mujer” es un título de respeto; no fue usado por Cristo en forma despreciativa. Prueba de ello es que Cristo usa la misma palabra para dirigirse a María desde la cruz (Jn. 19:26,27), cuando encarga a Juan el cuidado de su madre (Mt. 13: 55,56). El punto es que Jesucristo, con regularidad, evitó llamar “madre” a María en público, aunque es probable que lo haya hecho en privado durante los años de su crecimiento.

En Marcos 3: 31-35, tenemos la historia donde la madre de Jesús y sus hermanos vienen a buscarle y aparentemente no podían ni acercársele debido a la multitud. Cuando alguien le notifica la presencia de su familia, Jesucristo no vaciló en preguntar delante de la multitud: “¿Quién es mi madre y mis hermanos?” Acto seguido, a los efectos de dejar el punto bien claro, mirando a los que estaban a su alrededor, expresó: “He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”. Este pasaje, por sí solo, debería ser suficiente para convencer a muchos que depender de María para obtener salvación no es una opción muy inteligente.

Pertinente al concepto equivocado que presenta la película sobre María estando en conocimiento del plan de redención y los acontecimientos alrededor de ella, la Palabra de Dios nos muestra que en realidad María poseía un concepto muy opaco, y fue ignorante en muchos aspectos, acerca de la misión y el ministerio de su Hijo.

El mismo capítulo 3 de Marcos nos aclara la razón por la cual María y sus otros hijos vinieron a buscar a Jesús: “Y se agolpó de nuevo la gente … Cuando lo oyeron los suyos, vinieron a prenderle; porque decían: Está fuera de sí” (Mr. 3: 20-21). ¡María pensaba que Jesús había perdido la razón!

¡Vaya profundidad espiritual y entendimiento de las cosas de Dios por parte de María! Es evidente que la ignorancia de María respecto a las cosas del evangelio antes de la resurrección de Cristo, estaba a la par con la misma ignorancia de sus discípulos. Una vez más, la Biblia humilla la posición católica, la cual enseña que María fue “exaltada por sobre los ángeles y los hombres a un lugar sólo segundo después de su Hijo como la santa madre de Dios: “[ella]estuvo involucrada en los misterios de Cristo …” (6) (resaltado nuestro)

El Salmo 69, mesiánico por excelencia, expresa: “El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado. Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo; Y consoladores, y ninguno hallé” (Sal. 69:20). Aparentemente, ni María ni ninguno de los otros al pie de la cruz tuvo conciencia de que delante de ellos se encontraba el Hijo de Dios sufriendo por los pecados del mundo.

La María católica: Una María diferente

Contrariamente a lo que enseña la Biblia, la Iglesia Católica enseña a sus fieles a que oren a María, porque ella puede persuadir a Dios para conceder peticiones que de otra forma Dios no daría: “… oraciones [que de otra forma no serían bien recibidas] … serán aceptadas por Dios cuando son recomendadas a él por la Santísima Madre y oídas favorablemente”. (7)

La Iglesia Católica presenta a María como una madre de corazón tierno que nunca rehúsa ningún pedido, especialmente a los que recurren a ella por medio del Santo Rosario (8). En contraste con María, Dios es presentado como un tanto frío y un benefactor vacilante, al cual debemos acercarnos por medio de María (9). De este modo, en una mueca cruel de la mentira, la teología católica conlleva en sí una variante del complejo de Edipo, matando la soberanía del Padre y revistiendo de deidad a María.

La María del catolicismo Romano no es la María de la Biblia. La Escritura es totalmente silenciosa respecto a una mujer concebida sin pecado, perfectamente impecable (10), perpetuamente virgen (11), ascendida a los cielos (12), llamada Madre de Dios, co-redentora (13), Reina del Universo o Mediatriz de Toda Gracia (14).

A pesar de lo anterior, respetando la Tradición y la razón humana por encima de la Sagrada Escritura, la Iglesia Católica, infatuada y decidida a exaltar a María, ha distorsionado la verdad simple y directa de la Biblia, ha ocultado y pervertido el evangelio, y ha convertido a sus seguidores en seres supersticiosos, víctimas de la apariciones místicas y tenebrosas de un espíritu que se identifica con el nombre de María. En estas apariciones, reales o fraudulentas, este espíritu ha aconsejado a los católicos al arrepentimiento, a hacer penitencia, y a rezar el Rosario por la conversión de los pecadores y la paz del mundo. También le ha pedido a los fieles que practiquen más devoción por María.

Estas apariciones han impedido a los católicos venir a Cristo, y sólo a El, por la salvación de sus almas. Bien podemos juzgar estas apariciones por sus frutos, y estos definitivamente no son de Dios.

Idolatría en la doctrina católica

“Oh Virgen santísima, nadie abunda en el conocimiento de Dios excepto por tí; nadie, Oh madre de Dios, obtiene salvación excepto por tí; nadie recibe un don del trono de misericordia excepto por tí”. (15)

La oración del Papa Leo XIII sería de una precisión teológica admirable si él se hubiera referido a Jesucristo en lugar de María. Sólo por medio de Jesucristo podemos conocer a Dios (Jn. 1:18), obtener salvación (Jn. 14:6), y recibir misericordia ante el trono de la gracia (He. 4: 14-16). Efesios 2:18 establece que “por medio de él (Jesucristo) los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. Esta es la fórmula bíblica para acercarse a Dios: por medio del Hijo, en el Espíritu, al Padre. Jesucristo mismo enseñó a orar directamente al Padre, en el nombre del Hijo (Jn. 16: 26,27). Por consiguiente, los cristianos bíblicos oran en el nombre de Jesús, no en el de María (Jn. 14: 13,14).

La doctrina católica ha robado de la gloria de Dios, y como consecuencia tenemos millones de católicos profesando más devoción a María que a Jesucristo. ¿Es responsable la iglesia de Roma de conducir a sus seguidores a la idolatría y arriesgar de esa forma el destino eterno de millones? Para poder contestar esta pregunta, primero tenemos que definir el significado de idolatría. En los diez mandamientos, Dios dijo:

“Yo soy Jehová tu Dios ….. NO tendrás dioses ajenos delante de mí. NO te harás imagen, ni ninguna semejanza …. NO te inclinarás a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso …” (Exodo 20: 2-5 – subrayado mayúsculas nuestros).

Si estos mandamientos se entienden simplemente como prohibiendo la adoración de otros dioses por encima de Dios, nadie podría acusar a la Iglesia de Roma de promocionar la idolatría. La Iglesia Católica enseña que María es, en realidad, un ser creado. Al mismo tiempo enseña que el rol de María en la salvación es secundario al de Cristo. La ruta de escape de los teólogos católicos consiste en decir que María merece una devoción que es de un grado inferior al grado de adoración reservado para Dios. Los teólogos católicos han creado su propia escala de veneración o devoción (16).

En el pasaje de Exodo hemos subrayado “delante de mí” precisamente para señalar que Dios no deja lugar para la existencia de una tabla de grados, sino que dice literalmente, “no tendrás dioses delante de mi rostro”. Dios, como un Dios celoso que es, exige devoción y lealtad indivisible. Su pueblo no debe tener otros dioses “sumados a El” (17).

Es en este punto donde la devoción de los católicorromanos hacia María cruza la línea y entra en el territorio de la idolatría. Cuando los desorientados católicos se arrodillan delante de una estatua de María, le besan los pies, y le ofrecen la alabanza y la petición desde su corazón, le están dando a la criatura la devoción que sólo se le debe a Dios, y a nadie más que Dios. No importa en absoluto que la Iglesia Católica defina esa devoción y honra como algo secundario o de menor grado que la adoración a Dios. Dios no acepta otros dioses delante de El, no importa cuán inferiores sean.

Sumado a esto, es imposible que el católico promedio, y aún el informado, pueda establecer en su corazón qué tipo de adoración está rindiendo. No existen en el corazón del ser humano diferentes sensores que puedan registrar y provocar estados de adoración diferente. El católico promedio no tiene la menor idea de los grados de devoción reconocidos por su iglesia, ni tampoco está en su poder hacer la distinción cuando se arrodilla frente a María o un santo de los tantos. En consecuencia, cae en la idolatría debido a su ignorancia. Esta ignorancia no le podrá servir de excusa delante de Dios. Los maestros de la Iglesia Católica se encuentran aún en mayor peligro frente a Dios, ya que María, tal cual es definida por Roma, es virtualmente indistinguible del Hijo de Dios en excelencia, poder y logros. La tenue diferencia está, según la Iglesia Católica, en los “grados”.

La respuesta a la pregunta ¿Es responsable la Iglesia Católica de conducir a sus fieles al terreno de la idolatría? es definitivamente, sí. La idolatría se practica endémicamente dentro de la iglesia de Roma. La mayoría de los católicos, al adorar estatuas y reliquias de María y los santos, son culpables de idolatría. No interesa que un teólogo use diferentes palabras del idioma latín para defender la costumbre. El católico promedio no conoce ni le interesan las distinciones tan sofisticadas. Cuando besan y adoran las estatuas de la virgen María o los santos, lo hacen tan sincera y fervientemente como los hindúes con sus dioses y diosas.

Notas:

1. Christianity Today – Entrevista de David Neff a Mel Gibson, publicada Febrero 20, 2004 —- http://www.christianitytoday.com/movies/commentaries/ passion-melmarymothers.html

2. Concilio Vaticano Segundo, “Constitución Dogmática de la Iglesia”, no. 58 — C.I.C. 964

3. Papa Benedicto XV, Inter Sodalicia. Ver también Papa Pío XII, Ad Colei Reginam y Concilio Vaticano Segundo, “Constitución Dogmática de la Iglesia”, no. 56 — C.I.C. 973

4. El lema Totus Tuus viene de una oración en latín por San Luis de Montfort (1673-1716); Tuus totus ego sum, et omnia mea tua sunt, O Virgo super omnia benedicta, significando: “Yo soy enteramente tuyo, y todo lo que poseo es tuyo, Virgen Bienaventurada sobre todo” (Arthur burton Calkins, Totus Tuus [Libertyville, IL: Academy of the Immaculate, 1992], p. 27) ———- Cit. The Gospel According to Rome, James G. MacCarthy, (Harvest House Publishers, Eugene, Oregon, 1995) p. 182

5. De una entrevista con Monseñor Stanislaus, conducida por Andre Frossard, Be Not Afraid! (New York: St. Martin Press, 1982), p. 226. —— Cit. The Gospel According to Rome, James G. MacCarthy, (Harvest House Publishers, Eugene, Oregon, 1995) p. 183

6. Concilio Vaticano Segundo, “Constitución Dogmática de la Iglesia”, no. 66 — C.I.C. 971, 2676-2679, 2682.

7. Papa Leo XIII, Octobri Mense.

8. “Santo Domingo sabía que … ella [María] es por naturaleza tan buena y tan misericordiosa que, inclinada a ayudar espontáneamente a los que sufren, es absolutamente incapaz de rehusar ayuda a los que la invocan … especialmente a los recurren a ella por medio del Santo Rosario.” — Papa Benedicto XV, Fausto Appetente Die.

9. “Tenemos la esperanza cierta de que Dios, será en ultima instancia, movido y tendrá piedad sobre el estado de su Iglesia, a prestar oído a las oraciones que llegan a él a través de ella [María], a la que él a escogido para ser la dispensadora de todas las gracias celestiales.” — Papa Leo, Superiore Anno.

10. Catecismo de la Iglesia Católica: 411, 490-493, 508

11. Ibid.: 484-489, 495-511.

12. Ibid.: 966, 974.

13. Ibid.: 494, 963 – 973.

14. Ibid.: 968-971, 975, 2673-2682.

15. Papa Leo XIII, Adiutricem Populi.

16. La Iglesia Católica reconoce tres grados de devoción: 1) Latria, la forma más alta de adoración, reservada para Dios solamente. 2) Hiperdulia, un escalón por debajo de Latria. Es la forma más alta de veneración que se le puede ofrecer a un ser creado. María solamente merece esta clase de honra.

3) Dulia, veneración simple. Este grado de honra se debe dar a los santos y a los ángeles.

17. Traducción del hebreo “delante de mí” (Exodo 20:3), por C.F. Keil y F. Delitzsch, Commentary on the Old Testament (Grand Rapids: Eerdmans, reimpreso 1985), El pentateuco, tomo 2, p. 114.

Reflexión sobre los dones espirituales


Reflexión sobre los dones espirituales

 Paulo Arieu

Aca posteo un artículo muy interesante que me envio un hermano llamado Humberto Perez. Espero les sea de bendicion. 

Capítulo 14 (I Corintios)

El Entendimiento de las Lenguas

“Seguid el amor; y anhelad los dones espirituales, pero sobre todo, que profeticéis. Porque el que habla en una lengua no habla a los hombres sino a Dios; porque nadie le entiende, pues en espíritu habla misterios. En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. El que habla en una lengua se edifica a sí mismo, mientras que el que profetiza edifica a la iglesia. Así que, yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más, que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete, para que la iglesia reciba edificación” (I Cor. 14.1-5)

1. Para comenzar hagamos una delicada diferencia entre el don y quien lo recibe. Desde el mismo comienzo el apóstol revela que la actitud que algunos hermanos tenían para los que no hablaban en lenguas era falta de amor porque se creían “mayores”, no “mejores” (v.5) que los que profetizaban. Para Pablo un don es mejor que otro (por así decirlo) pero no un hermano mejor que otro, hay hermanos más útiles pero no mejores en sí mismos, que son mejores instrumentos de servicio a Dios pero no mejores personas, necesariamente. Es más grande cuando sirve a mayor número de hermanos.
2. Nota en segundo lugar que los dones no se procuran como traduce la versión Reina Valera de 1960; la palabra correcta es “desear, anhelar”, no procurar, buscar. El apóstol no está exhortándolos a que busquen los dones que son mayores, como si quisiera que los que profetizan hablen en lenguas, y menos aun a que los copien o imiten los de otros, etc., no, sino que se halla comparando un don con el otro porque ellos se encontraban errado en la apreciación de los mismos. Les parecía fantástico hablar en lenguas, no balbuceos desconocidos, sino idiomas reales y esto a ellos mayormente los enorgullecía delante de sus hermanos. Un don es un regalo de Dios, algo que el Espíritu reparte “como él quiere”; y como máximo lo uno que podemos hacer es desear tenerlo y pedirlo al Señor. Más no.

3. Sin embargo, es conveniente que notemos algo que se infiere en el texto, la situación cronológica del don de lenguas. Si la presencia de las lenguas en otros tiempos era una señal indiscutible de haber recibido el Espíritu santo en la salvación. El uso de las lenguas dentro de la iglesia fue como una temporal concesión del Espíritu porque no fueron nunca destinadas para consumo interno de la congregación sino como un testimonio para el mundo, (14.22), en última instancia para evangelizar a los incrédulos por medio de una manifestación tan innegable del sello divino del evangelio y de la autenticidad de lo que se llamaría cristianismo.

La interpretación de las mismas según se mira en 14.5,22, fue una solución divina que habla por sí misma de la imperfección del don en caso de uso permanente. Aparece no sólo para mostrar la diversificación de la misericordia de Dios y el monopolio de los dones, sino porque fue una alternativa preparada por la providencia mientras trabaja en la historia para darle a la iglesia lo que ya se había propuesto, los documentos escritos por el Espíritu Santo, para que ocupasen un sitio permanente como medio de instrucción, exhortación y consolación. Con estos dos dones, el de profecía y el de lenguas se estaba supliendo la falta de la revelación del evangelio escrito. El don de lenguas, como credenciales del evangelio, no es necesario en sentido general, excepto para testificar Dios en algún movimiento extraordinario de su Santo Espíritu, cuando hace una obra especial. Pero aún así, como una señal, una indicación de su presencia, no como parte del culto actual de las iglesias. Aún en aquellos lejanos siglos el don no estaba completo si su interpretación.

4. Vamos a concluir con un pequeño análisis del beneficio y deficiencia del don de lenguas. Hay un problema con ellas, que si no hay interpretación de las mismas, la congregación no recibe beneficio alguno. Delante de los hermanos las lenguas tienen un uso práctico, la edificación de la iglesia (v.5). Era muy delicada la situación porque si los cultos se tienen cada día y no hay edificación espiritual los hermanos no crecen, no se fortalecen y después de un tiempo la congregación puede resultar seriamente dañada.
La iglesia es edificada por medio del entendimiento; ¿edifican las lenguas? ¿Cómo puede alguien edificarse espiritualmente hablando en un idioma que él mismo no entiende sino otros? A mí me parece que cuando el apóstol dice que el que habla en lengua a sí mismo se edifica (v. 4) lo dice a modo de concesión, para no discutir el punto con los que alegaban el bien espiritual que les hacía hablar en lenguas. Tiene que haberlo dicho con ese propósito porque para Pablo el uso de la mente es un factor importante en la salvación, la alabanza y la oración (14.13-15). El en v. 13 se ve bien que si alguien no entiende lo que él mismo está diciendo, no se está edificando nada. Es imposible cuando el entendimiento queda sin fruto (v. 14) haya resultado alguna bendición espiritual. Si la práctica de hablar en lenguas ocupa mucho tiempo de la vida cristiana, ésta puede secarse y morir por inanición. Para que algo haga bien tiene que entenderse, lo que no pasa por la mente no llega al corazón; la edificación cristiana tiene que ser fuertemente intelectual. No es posible adorar a Dios si no se hace en el espíritu de alguna verdad suya. El conocimiento de una verdad implica una revelación del Señor y eso conlleva la transmisión de una gracia suya, una transfiguración de él y una transformación nuestra. La mejor forma de edificación es la profecía. El que profetiza, esto es, el que enseña, el que predica, el maestro y predicador, es el medio más edificante que posee la iglesia (2 Ti 1.11). Si la iglesia se aparta de este ministerio, aunque use otros, se seca y se muere. El Espíritu Santo se comunica con la iglesia mediante la profecía no mediante las lenguas.

Lo Sobrenatural del don de Lenguas

“Ahora pues, hermanos, si yo fuera a vosotros hablando en lenguas, ¿de qué provecho os sería, si no os hablara con revelación, o con conocimiento, o con profecía o con enseñanza? Aun las cosas inanimadas como la flauta o el arpa, cuando producen sonido, si no hacen clara distinción de tonos, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o se tañe con el arpa? También, si la trompeta produce un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla? Así también vosotros, si mediante la lengua no producís palabras comprensibles, ¿cómo se entenderá lo que se dice? Porque estaréis hablando al aire. Hay, por ejemplo, tanta diversidad de idiomas en el mundo; y ninguno carece de significado. Por eso, si yo desconozco el significado del idioma, seré como extranjero al que habla, y el que habla será como extranjero para mí. Así también vosotros; puesto que anheláis los dones espirituales, procurad abundar en ellos para la edificación de la iglesia. Por eso, quien habla en una lengua, pida en oración poderla interpretar. Porque si yo oro en una lengua, mi espíritu ora; pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. Pues de otro modo, si das gracias con el espíritu, ¿cómo dirá “amén” a tu acción de gracias el que ocupa el lugar de indocto, ya que no sabe lo que estás diciendo? Porque tú, a la verdad, expresas bien la acción de gracias, pero el otro no es edificado. Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros. Sin embargo, en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi sentido, para que enseñe también a los demás, que diez mil palabras en una lengua. Hermanos, no seáis niños en el entendimiento; más bien, sed bebés en la malicia, pero hombres maduros en el entendimiento. En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo, y ni aun así me harán caso, dice el Señor. Así resulta que las lenguas son señal, no para los creyentes, sino para los no creyentes; en cambio, la profecía no es para los no creyentes, sino para los creyentes. De manera que, si toda la iglesia se reúne en un lugar y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o no creyentes, ¿no dirán que estáis locos? Pero si todos profetizan, y entra algún no creyente o indocto, por todos será convencido, por todos será examinado, y lo oculto de su corazón será revelado. Y de esta manera, postrándose sobre su rostro, adorará a Dios y declarará: “¡De veras, Dios está entre vosotros!” (14.6-25).

1. No voy a repetir algunas cosas que ya hemos hablado varias veces, sino aquello que con respecto a las lenguas me parece nuevo. Primero, el don de lenguas en este capítulo es el mismo que el mostrado en el libro de Los Hechos de los Apóstoles (vv. 6, 10, 11), “si yo voy a vosotros hablando en lenguas…tantas clases de idiomas hay…”. El apóstol está pensando en idiomas, no en otra clase de sonidos sin la estructura de una lengua hablada por los hombres. Este concepto es capital para aceptar o rechazar cualquier pretensión de tener este don; se debe aceptar sólo eso, lenguas habladas y sobre todo, por el objetivo de ser una señal para los incrédulos, tiene que ser actual, no una lengua muerta ni otra que vaya a hablarse en mil años. Dentro de la iglesia casi no se necesita el don porque la mayoría habla una misma lengua.

2. Presencia y frecuencia del don de lenguas. Es interesante lo que dice el Dr. John Gill sobre el v. 18, “El apóstol le dice eso para que no piensen que menosprecia el don de lenguas: ni quiere humillarlos o persuadirlos a que no lo tengan, o mostrarle envidia como si no lo poseyera también, porque tiene este don en una forma muy eminente, y algunas veces lo usaba cuando las circunstancias lo demandaban, podía hablar más lenguas que cualquiera de ellos y con más frecuencia. Y esto por la ocasión que tenía para viajar mucho en otros países donde desconocía la lengua y tenía que predicarles el evangelio; de esto hace mención no para enorgullecerse sino para darle gracias a Dios y reconocer que él es el autor de este don”.
El Dr. Gill da a entender que las lenguas son idiomas extranjeros usados en la predicación del Evangelio, que Dios le había permitido predicar en muchas lenguas desconocidas para él y ganar almas; que la aparición de ellas está a discreción divina, apareciendo en el momento que no lo esperaba, por eso dice “con más frecuencia”. El don no era algo controlado por la persona que lo tenía como si pudiera decir “ahora hablaré a esta persona en tal idioma; le hablaré en su propia lengua natal”, abrir los labios y empezar a predicarle. No, al contrario, “al abrir su boca” le era dado el mensaje y el idioma. El Espíritu lo impulsaba a hablar, abría sus labios y mensaje e idioma brotaban juntos; él no menciona que tuviera el don de interpretación, pero es posible que orara para poder entender el mensaje que les había dicho. Podía saber en cuántos idiomas había predicado el mensaje de salvación, por eso dice que hablaba más que todos ellos y con más frecuencia.
Si lees en el v. 21, “en otras lenguas y con otros labios…” hallas que el apóstol usa un texto de Isa, 28.11,12, donde Dios le promete a su pueblo que oirán el idioma de los asirios, de los bárbaros. Exactamente no hay ninguna referencia a una capacidad sobrenatural para hablar idiomas extranjeros, pero el apóstol cree que sí, aunque la intención superficial no lo diga. De todos modos, para lo que estamos probando, es idioma, actual, no balbuceos incoherentes, ni idioma angelical.

3. El Evangelismo y la expansión de la iglesia, su crecimiento numérico. Debo confesar, hermanos, que la evangelización de la sociedad no es una labor interna de la iglesia sino externa. El apóstol menciona la presencia de indoctos o incrédulos dentro de ella como una posibilidad no como una costumbre que había de invitar a los tales a las reuniones, “si entran” (v. 23); la iglesia estaba vertida hacia afuera, hacia el mundo, no hacia adentro, hacia ella misma. Los hermanos y hermanas hablaban del evangelio a sus compañeros, sus vecinos, sus familiares, y esto era una labor continua, diariamente. De la palabra “indocto” conocemos la castellana “idiota”, ignorante; y de “incrédulo”, “sin fe”. Sí entraban almas perdidas a los cultos pero no era la norma que se buscasen para predicarles porque podían hallarlos en otros sitios y porque el evangelismo de masa también podían hacerlo en las sinagogas y otros sitios de reunión de masas. La argumentación de Pablo en los v. 24, 25 lleva el mismo propósito que ya ha enfatizado, que el mensaje en la iglesia debe ser comprensible y cuando se trata de inconversos más, porque el don de lenguas para ellos tenía ese objetivo, que entendieran el evangelio. El Espíritu no le daba el don de lenguas en el mismo idioma en que ellos hablaban, por lo tanto, cuando todos los presentes hablaban una misma lengua, mejor era el don de profecía que el de lenguas. Como puedes ver, el don de profecía en aquellos tiempos dentro de la iglesia no se usaba como vaticinio futuro sino para leer el pasado, “todo lo que he hecho”, tiende hacia atrás.

4. Y por último, la profecía, el mejor don, y la predicación del evangelio; lo segundo no es exactamente un equivalente al don de profecía pero es la esencia misma suya, la comunicación de la verdad del evangelio. El profeta del NT buscaba primero un convencimiento de la persona, “por todos es convencido”, no que ellos eran profetas sino convencido de pecados donde los pecados son expuestos a la luz del juicio de Dios, “por todos es juzgado”. Indudable que les revelaban el corazón. La predicación no revela públicamente los pecados de una persona sino que lo convence interiormente y ella se da cuenta que el mensaje le viene bien. No ocurre así porque ya no hay necesidad de autentificar la presencia divina dentro del movimiento espritual cristiano. Un “profeta” que se ponga en pie y descubra públicamente la vida de una persona, está obrando fuera de un contexto histórico y teológico; quizás en ocasiones pudiera adivinar algunas cosas pero no es seguro, además no hay garantía que lo que manifieste, suponiendo que fuera cierto, provenga del Espíritu de Dios.

“¿Qué significa esto, hermanos? Que cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo o una enseñanza o una revelación o una lengua o una interpretación. Todo se haga para la edificación. Si es que alguien habla en una lengua, hablen dos o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si acaso no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y hable a sí mismo y a Dios. Igualmente, los profetas hablen dos o tres, y los demás disciernan. Si algo es revelado a alguno que está sentado, que calle el primero. Porque todos podéis profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados. Además, los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, las mujeres guarden silencio en las congregaciones; porque no se les permite hablar, sino que estén sujetas, como también lo dice la ley. Si quieren aprender acerca de alguna cosa, pregunten en casa a sus propios maridos; porque a la mujer le es impropio hablar en la congregación. ¿Salió de vosotros la palabra de Dios? ¿O llegó a vosotros solos? Si alguien cree ser profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo es mandamiento. Pero si alguien lo ignora, él será ignorado. Así que, hermanos míos, anhelad profetizar; y no impidáis hablar en lenguas. Pero hágase todo decentemente y con orden” (14.26-40).

Desde el v. 26 hasta el final del capítulo el énfasis recae en una palabra, orden; esta palabra la puedes buscar en el último versículo, 40; y el propósito de ella tiene otra palabra significativa, sujeción y la hallarás en el v. 34. Con estas dos palabras en mente podemos partir para comentar el texto. La intención del apóstol es que haya orden en la iglesia, porque todo su pensamiento se desarrolla en relación con la reunión o lo que llamamos culto.

1. Amado, si miras bien notarás que el apóstol quiere que el culto sea ordenado, los hermanos que hablan en lenguas tienen que someterse a un orden y pueden hablar con una condición, que haya un intérprete que traduzca el mensaje divino, si no hay quien interprete sus lenguas tienen que suspender su ejercicio en los cultos y convertir el don en una práctica privada (v. 28). De esto se desprende que el don no es imprescindible en el culto, que bien puede obviarse sin que se lastime o dañe, y que su provecho bien lo substituye el don de profecía que sirve para enseñar, aprender y exhortar (v. 31). Es una clara indicación de su temporalidad. El fin del culto es la edificación (v. 26).

Existe también una regulación, no puede ponerse en pie quien lo quiera y comenzar a hablar en lenguas sino que a lo sumo pueden hacerlo tres y por turno (v. 29), para que no haya confusión (v. 33) ni los que entren al culto piensen que están locos (v. 23), o que vuelven locos a los que no pueden soportar tantas personas hablando a la vez. Los profetas también deben seguir las mismas reglas pero tiene el don un propósito de permanencia mucho mayor que las lenguas por su naturaleza misma. El culto de hoy está más simplificado que aquellos aunque básicamente contiene su substancia, la alabanza y la exposición de la palabra de Dios. Un anciano o pastor es quien trae el mensaje del Señor y los demás oyen; la congregación canta himnos y ora con el mismo procedimiento ordenado que exigió Pablo y con su mismo propósito para la edificación. El culto no es una fiesta, su propósito no es el regocijo sino edificarse los unos a los otros, exhortarse los unos a los otros. Un culto así, ordenado, tiene que ser reverente y no necesariamente muerto. La actividad humana, hermano, no debe ser confundida con la presencia del Espíritu; hay tanta vida en la contemplación espiritual, la oración en silencio, como en la alabanza y la plegaria pública. Si un culto ha de estar realmente vivo debe ser lleno con la palabra del Señor y con la oración; y como un resultado de vida en el alma, la alabanza con gracia (Col 3.16,17).

Si tú lees los requisitos para elegir a los ancianos no hay ninguno que diga que reciba la palabra por revelación. Los ancianos ya la conocían. Su trabajo era enseñar, exhortar, con la palabra de Dios (1 Ti 5.17). <>

Cutting (cortes en el cuerpo) y los adolescentes


Cutting (cortes en el cuerpo) y los adolescentes

stehlik-fcutting-44

imagen n1

Porque algunos adolescentes se hacen cortes en sus cuerpos? En la adolescencia las emociones se viven intensamente. Es la época donde hay mayor fragilidad emocional o cambios en los estados de ánimo. El ‘yo’ está más vulnerable porque está en proceso de reorganización de la personalidad, lo que dificulta la capacidad de contención emocional y se tiende más a la acción y al juego de poner o zafarse de los límites establecidos. Además, ese proceso de reorganización es el aspecto central en el desarrollo adolescente ya que determinará la identidad adulta. En ese sentido, los cortes profundos, superficiales pequeños o grandes en la piel realizados con vidrios, tijeras o gillette, expresarán el límite del propio cuerpo que también estaría en definición conflictiva. Los gatillantes pueden ser de origen externo, como podría ser un conflicto en el ámbito familiar, escolar o social, o bien, como resultado de las dificultades propias de la adolescencia, es el déficit interno lo que no permite enfrentarlos y resolverlos adecuadamente. Es como si con el dolor que les provoca una lesión física lograran que sus emociones se equilibraran y fluyeran de tal manera, que el dolor psicológico considerado intolerable, tuviera un alivio y una sensación de bienestar. Sin embargo, el efecto es pasajero y al poco rato se sienten agobiados por sentimientos de culpa y vergüenza que los lleva a esconder sus lesiones y no hablar sobre lo ocurrido. Otras veces, también sentirán que pueden concretizar el dolor emocional y convertirlo en un dolor físico. Pero también puede ser la manera de producir un desahogo que simbólicamente sale por la sangre. El cortarse no es una enfermedad mental sino un síntoma de algún déficit relacionado con la posibilidad de simbolizar los conflictos, y en ese sentido, podría formar parte de una variedad de otros trastornos como depresión o rasgos de personalidad limítrofes, inestables, inseguras, impulsivas.

¿Cómo se trata? Lo primero es consultar a un especialista en adolescencia, psicólogo o psiquiatra, que pueda determinar si se trata de un fenómeno transitorio relacionado con dificultades en la progresión del desarrollo adolescente. En el tratamiento a seguir debe considerar el uso de la psicoterapia y farmacoterapia. También se debe incluir en el tratamiento, tanto a la familia como al colegio, debido a que estas conductas provocan un alto impacto afectivo en el ambiente familiar. Por este motivo, los adolescentes necesitarán contención, apoyo, y ayuda para develar, aceptar y sanar la situación. La idea, aseguran los expertos, es que el adolescente desarrolle la capacidad de mentalizar los conflictos, encontrar el modo de canalizar sus emociones sin descargarlas en forma agresiva sobre su cuerpo.

Bibliografia

imagen n1. http://publicidadypropaganda2008.blogspot.com/2009/09/tendencias-modernas_05.html

http://www.emol.com/noticias/Tendencias/2013/09/28/739387/Cortarse-una-conducta-preocupante-que-se-da-en-la-adolescencia.html