Resumen: “el suicidio entre los adolescentes”


Resumen: “el suicidio entre los adolescentes”

La muerte por suicidio de un joven es desvastadora. Aunque este tragico acto no siempre se puede evitar, es aconsejable estar asesorados lo mejor posible.
Varios y complejos son las razones por las que un adolescente decide acabar con su vida.Esta es la tercera causa de muerte entre jovenes de 15 a 24 años. Y se realizan por lo menos 25 intentos por cada suicidio realizado. En los EE.UU. el riesgo varia según el sexo y si el joven tiene en sus casas acceso a las armas o a medicamentos (recetados o sin receta). Las niñas piensan e intentan suicidarse dos veces más que los niños y tienden a intentar suicidarse por sobredosis de drogas o cortándose. Los niños fallecen por suicidio cuatro veces más que las niñas, usando métodos más letales, como armas, colgándose o saltando desde alturas.

Factores que aumentan el riesgo de suicidio en los adolescentes:

• Un trastorno psicológico (depresión, bipolar y consumo de drogas y alcohol).
• Sentimientos de angustia, irritabilidad o agitación
• Sentimientos de desesperanza y de complejo de inferioridad.
• Un intento previo de suicidio
• Antecedentes de depresión o de suicidio en la familia
• Abuso emocional, físico o sexual
• Falta de un grupo de apoyo, malas relaciones con los padres o sus pares y sentimientos de aislamiento social
• Hacer frente a bisexualidad u homosexualidad en una familia o comunidad que no lo apoya o en un ambiente escolar hostil

Los adolescentes que piensan en suicidarse podrían:
• Mencionar el suicidio o la muerte en general
• Insinuar que ya no estarán más
• Mencionar los sentimientos de desesperanza o de culpa
• Tetraerse de amigos o de la familia
• Escribir canciones, poemas o cartas sobre la muerte, la separación y pérdida
• Empezar a regalar objetos valiosos a hermanos o amigos
• Perder el deseo de participar en cosas o actividades predilectas
• Tener dificultades para concentrarse o pensar con claridad
• Mostrar cambios en hábitos de alimentación o de dormir
• Participar en comportamientos riesgosos
• Perder interés en la escuela o en los deportes

Los padres deben estar atentos a posibles señales de advertencia por parte de los jovenes. Por eso deben saber observar bien y saber oir a los hijos. Muchas veces solo buscan llamar la atención, pero otras veces pueden estar hablando en serio.Los padres deben tratar de mantener abierta la comunicación y saber como expresar su apoyo y amor de padres. Puede servir de orientacion a los padres preguntarles a sus hijos si desean hacerse daño.Ante la duda, es mejor pedir ayuda profesional.
Los conflictos continuos familiares o entre intimos amigos, pueden empeorar la situación para un adolescente que se siente incomprendido.

Fuente bibliográfica

kidshealth.org.(2015).Acerca del suicidio de adolescentes. Obtenido 05-22-2017 de

http://kidshealth.org/es/parents/suicide-esp.html

La Confesión de fe Bautista de New Hampshire


La Confesión de fe Bautista de New Hampshire
picturenhdf
Escrito en 1833 con revisiones menores en 1853, la Declaración de Fe de New Hampshire ocupa un lugar destacado entre las confesiones bautismales históricas de la fe. Aunque su lenguaje y su contenido están a la altura de la más definitiva y elocuente Segunda Confesión de Fe de Londres (1689), la NHCF es sin embargo un documento histórico importante que proporciona una gran comprensión de la teología bautista histórica. La NHCF es de particular importancia para los Bautistas del Sur contemporáneos que se identifican como conservadores y evangélicos, ya que es la base sobre la cual los Bautistas del Sur modernos establecen “aquellas cosas que seguramente creyeron entre nosotros” en la Fe y Mensaje Bautista . Incumbente de los Bautistas del Sur modernos es la responsabilidad de contemplar y evaluar tanto sus demandas de fe como la integridad de su doctrina a la luz de este documento. Esta confesión fue elaborado por el reverendo John Newton Brown, DD, de New Hampshire sobre 1833, y fue adoptado por la Convención de Nueva Hampshire, y ampliamente aceptado por los bautistas, sobre todo en el norte y oeste de los Estados, como una declaración clara y concisa de su fe, en armonía con las doctrinas de los mayores confesiones, pero expresado en forma más leve.El texto está tomado del Manual de la Iglesia Bautista, publicado por la American Baptist Publication Society, en Filadelfia.
 
La Confesión de New Hampshire, adoptada por los bautistas de ese estado en 1833, pronto se hizo ampliamente popular entre los bautistas, del norte y del sur, lo cual se reflejó en un importante abandono de la Confesión de Fe de Filadelfia, del siglo XVIII, la cual era más calvinista. Con revisiones menores, J. Newton Brown, secretario de redacción de la American Baptist Publication Society (Sociedad americana de publicaciones bautistas) la publicó en The Baptist Church Manual (El manual de la iglesia bautista) en 1853.
Esta publicación aseguró incluso una distribución y popularidad más amplias para la Confesión de New Hampshire, progenitora directa de todas las tres versiones de La fe y el mensaje bautista (1925, 1963 y 2000). La realidad es que la Confesión de New Hampshire, con la distintiva soteriología de los bautistas separados, se convirtió en «la confesión» entre los bautistas del sur del siglo XIX y principios del siglo XX, lo cual se ilustra de modo vívido en el Southern Baptist Convention’s Sunday School Board (Junta de escuelas dominicales de la Convención Bautista del Sur) que reproduce la confesión en varios libros. Entre estos libros, los más notables son What Baptists Believe (Lo que creen los bautistas) de O. C. S. Wallace, publicado por primera vez en 1913. Wallace, pastor de la Baltimore’s First Baptist Church [Primera Iglesia Bautista de Baltimore], escribió una explicación, artículo por artículo, de la Confesión de New Hampshire, que circuló de manera extensa en miles de iglesias como un libro de estudio. Vendió 191 118 copias (en una Convención mucho más pequeña en términos numéricos) antes de que saliera de circulación cuando La fe y el mensaje bautista (1925) se convirtiera en la confesión de la Convención.
¿Por qué Wallace escogió la Confesión de New Hampshire de 1913? Él afirma que «se escogió… porque es la fórmula de la verdad cristiana más utilizada como un estándar en las iglesias bautistas por todo el país, para expresar lo que estas creen según las Escrituras». Él también señalaba que el recién fundado Seminario Teológico Bautista del Suroeste había adoptado la Confesión de New Hampshire «como una expresión adecuada de su carácter doctrinal y vida». Wallace facilitó el «Compendio de principios» del Seminario del Sur como un anexo para la «comparación y estudio provechosos». Él además dedicó Lo que creen los bautistas a James P. Boyce, «primer presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur», y a B. H. Carroll, «primer presidente del Seminario Teológico Bautista del Suroeste», ambos «HOMBRES PODEROSOS en el reino de la enseñanza cristiana». Wallace, al seleccionar la Confesión de New Hampshire para la Confesión de Lo que creen los bautistas, la reconoció como la declaración confesional mayoritaria de la época, con el «Compendio de principios» como una declaración minoritaria.
W. L. Lumpkin escribe sobre el propósito y el nacimiento de la Confesión de New Hampshire:

“El 24 de junio de 1830, la Convención Bautista de New Hampshire nombró un comité para preparar y presentar en la próxima sesión anual” tal declaración de fe y práctica, junto con un pacto, como se puede considerar agradable y consistente con las opiniones de Todas nuestras iglesias en este estado “.
El resultado de su trabajo fue la Confesión de New Hampshire de 1833. La Confesión de New Hampshire se considera procedente del mismo origen que la Confesión de 1689.

Leroy D. Cole escribe en The Doctrines of Grace en la Confesión de New Hampshire: “En el contexto de su nacimiento, fondo y desarrollo, se observa fácilmente que esta Confesión es de la misma primavera de la cual fluye la Filadelfia y las Confesiones de Londres. “

Phillip Schaff, Creeds of Christendom, comenta la aceptación de la Confesión de New Hampshire: “Ha sido aceptada por los Bautistas de New Hampshire y otros estados del norte y oeste, y ahora es el credo más popular entre los Bautistas Americanos”.

J. Newton Brown escribió en su libro, The Baptist Denomination, 1856, relativo a la armonía de la enseñanza de las diferentes confesiones. “La principal diferencia en los Artículos de Fe Bautista, está en la fraseología o el estilo de ellos, no en las doctrinas … Casi todas las iglesias tienen sus Artículos de Fe, que difieren en numerosos detalles no esenciales, pero están de acuerdo en la sustancia”.

Según McClintock y Strong’s Biblical Encyclopedia, 1896, la Confesión de New Hampshire fue generalmente aceptada en el norte, pero no en el sur. La “Confesión de New Hampshire”, es quizás de uso más general entre las sociedades del norte y del este, mientras que la “Confesión de Fe de Filadelfia” (1689) es la que generalmente se adopta en el sur.

No fue hasta principios del siglo XX que los Bautistas del sur pasaron de la Confesión de 1689 a una forma de la Confesión de New Hampshire de 1833.

 
Bibliografia
 

MODELO CONSTRUCTIVISTA


MODELO CONSTRUCTIVISTA

 

El modelo del constructivismo o perspectiva radical que concibe la enseñanza como una actividad crítica y al docente como un profesional autónomo que investiga reflexionando sobre su práctica, si hay algo que difiera este modelo con los tres anteriores es la forma en la que se percibe al error como un indicador y analizador de los procesos intelectuales; para el constructivismo aprender es arriesgarse a errar (ir de un lado a otro), muchos de los errores cometidos en situaciones didácticas deben considerarse como momentos creativos.

Para el constructivismo la enseñanza no es una simple transmisión de conocimientos, es en cambio la organización de métodos de apoyo que permitan a los alumnos construir su propio saber. No aprendemos sólo registrando en nuestro cerebro, aprendemos construyendo nuestra propia estructura congnitiva. Es por tanto necesario entender que esta teoría está fundamentada primordialmente por tres autores: Lev VygotskiJean Piaget y David P. Ausubel, quienes realizaron investigaciones en el campo de la adquisición de conocimientos del niño. Últimamente, sin embargo, a raíz de las importantes críticas, de peso y que no pueden ser pasadas por alto, que ha sufrido este modelo por parte de pedagogas como Inger Enkvist, y también por la constatación de los sensibles reveses que ha sufrido en forma del generalizado deterioro de exigencia y calidad en los sistemas educativos europeos que lo han adoptado, algunos países como Gran Bretaña empiezan a desterrar este modelo de sus sistemas de enseñanza.

La crítica fundamental al Constructivismo de Inger Enkvist es que presupone la autonomía del alumno y se halla poderosamente influido por los poco pragmáticos principios del prerromántico Jean-Jacques Rousseau (no en vano Jean Piaget era suizo también); presupone que el alumno quiere aprender y minimiza el papel del esfuerzo y las funciones cognoscitivas de la memoria en el aprendizaje. Atomiza, disgrega y deteriora la jeraquización y sistematización de las ideas y desprecia y arrincona toda la tradición educativa occidental, vaciando de contenido significativo los aprendizajes y reduciéndolos a sólo procedimiento. El multiculturalismo es también una manifestación de algunos de los efectos de esta doctrina, que debilitan el aprendizaje de los contenidos culturales autóctonos sin sustituirlos por ninguno.

 

El modelo pedagógico constructivista

El constructivismo, en su dimensión  pedagógica, concibe el aprendizaje como resultado de un proceso de construcción personal-colectiva de los nuevos conocimientos, actitudes y vida, a partir de los ya existentes y en cooperación con los compañeros y el facilitador. En ese sentido se opone al aprendizaje receptivo o pasivo que considera a la persona y los grupos como  pizarras en blanco o  bóvedas, donde la principal función de la enseñanza es vaciar o depositar conocimientos.

A esta manera de entender el aprendizaje, se suma todo un conjunto de propuestas que han contribuido a la formulación de una metodología constructivista. Entre dichas propuestas vale la pena mencionar:

• La teoría del aprendizaje significativo: el aprendizaje tiene que ser lo más significativo posible; es decir, que la persona-colectivo que aprende tiene que atribuir un sentido,  significado o importancia relevante a los contenidos nuevos, y esto ocurre únicamente cuando los contenidos y conceptos de vida, objetos de aprendizaje puedan relacionarse con los contenidos previos del grupo educando, están adaptados a su etapa de desarrollo y en su proceso de enseñanza-aprendizaje son adecuados a las estrategias, ritmos o estilos de la persona o colectivo.

• Aprendizaje por descubrimiento: no hay forma única de resolver los problemas. Antes de plantear a los participantes soluciones, los facilitadores deben explorar con ellos diferentes maneras de enfrentar el mismo problema; pues no es pertinente enseñar cosas acabadas, sino los métodos para descubrirlas.

• Las zonas de desarrollo: un nuevo aprendizaje debe suponer cierto esfuerzo para que realmente implique un cambio de una zona de desarrollo real,  a una zona de desarrollo próximo, pero no con un esfuerzo tan grande (por falta de conocimientos previos, por ejemplo) que el nuevo contenido quede situado fuera de la zona a la que tiene acceso potencialmente la persona o el grupo.

• El aprendizaje centrado en la persona-colectivo: la persona-colectivo interviene en el proceso de aprendizaje con todas sus capacidades, emociones, habilidades, sentimientos y motivaciones; por lo tanto, los contenidos del proceso pedagógico no deben limitarse sólo al aprendizaje de hechos y conceptos (contenido conceptual), sino que es necesario atender en la misma medida a los procedimientos (contenido procedimental), las actitudes, los valores y las normas (contenido actitudinal), si se quiere una adaptación activa de la persona o grupos a nuevas situaciones sociales. Así mismo, hay que considerar sus propios estilos, ritmos y estrategias de aprendizaje.

• Aprender imitando modelos: este enfoque resulta especialmente importante para la enseñanza aprendizaje de contenidos actitudinales, lo cual es una debilidad en la mayoría de propuestas. De acuerdo con ella, la persona-colectivo desarrolla una llamada capacidad vicaria, la cual le permite el aprendizaje por observación, mediante la imitación, por lo general inconsciente, de las conductas y actitudes de personas que se convierten en modelos, cuyos patrones de comportamiento son aprendidos en un proceso de aprendizaje de tres fases: atención, retención y reproducción. Con relación a ello, lo más importante es que con la práctica las personas-colectivos aprendan los contenidos guías, las generalizaciones más que ejemplos específicos.

• La metodología activa: siguiendo a Moisés Huerta2, un método es activo cuando genera en la persona-colectivo una acción que resulta de su propio interés, necesidad o curiosidad. El facilitador es en ese sentido, quien debe propiciar dicho interés planificando situaciones de aprendizaje estimulantes, si descuidar que los métodos son el medio y no el fin. La metodología activa se debe entender como la manera de enseñar que facilita la implicación y la motivación”.

• El aprendizaje cooperativo, dinámico o comunicativo: en la enseñanza se debe desarrollar un conjunto de actividades que propicien la interacción de la persona-colectivo con el medio, con sus pares o el docente, privilegiando dinámicas que pueden ser individuales, en pares, en equipos pequeños y en grupo grande. Del mismo modo hay que preocuparse por implicar a la persona-colectivo en el proceso de aprender. Al proceso permanente de reflexión y de toma de conciencia sobre cómo se aprende se le denomina metacognición.

• La teoría de las inteligencias múltiples: en nuestro ser habitan siete diferentes inteligencias que nos permiten abordar el mundo de manera diversa, y en toda persona algunas de ellas están más o menos desarrolladas que otras; por lo tanto, la enseñanza también debería adaptarse a esa realidad. Estas inteligencias son:

Lingüística, lógico-matemática, visual-espacial, musical, kinestésico-corporal y las inteligencias personales (intrapersonal e interpersonal). En el marco de las inteligencias personales, también se plantea una llamada inteligencia emocional, que es la capacidad de sentir, entender y manejar eficazmente las emociones, como fuente de energía y de información para el desarrollo personal y el aprendizaje.

• Ecología de la educación: el ambiente de aprendizaje en una aula o proceso constructivista, se configura como resultado de diversos factores entre los cuales cabe destacar la metodología, pues en ella se interrelacionan diferentes variables: la organización y tipo de contenidos, las secuencias de actividades, la toma de de decisiones sobre el proceso a seguir, las técnicas de trabajo individual, los planteamientos de trabajo en grupo, las formas de agrupamiento, la organización del tiempo y la organización del espacio. Todo ello es conocido como ecología de la educación.

El programa o diseño curricular por competencias

Programar por competencias significa haber identificado el conjunto de conocimientos, saber ser y saber hacer organizados que el sujeto de la capacitación necesita para ejecutar adecuadamente una tarea o un conjunto de tareas que satisfagan exigencias sociales o individuales precisas; de manera que el análisis del contexto y de los individuos que en él se desenvuelven, juegan un papel determinante al momento de planificar.

En sentido amplio, una competencia es un conjunto de capacidades, una macrohabilidad que integra tres tipos de saberes:

• El saber conceptual: referido a la habilidad para el manejo de conceptos, datos, informaciones y hechos.

• El saber procedimental: relacionado con la habilidad para ejecutar una acción o secuencia de acciones siguiendo métodos, técnicas y/o estrategias adecuadas a la resolución de una tarea concreta.

• El saber actitudinal: concerniente a la habilidad para vincular el saber y el saber hacer a valores, principios o normas que configuran nuestras actitudes, asegurando que la búsqueda del éxito y el progreso personal-colectivo no se contradigan con el bienestar social.

Formalmente, un diseño curricular debe aportar a) una Fundamentación, es decir, la explicación de las razones o motivos que justifican la necesidad del programa de formación que se plantea; b) los Objetivos, referidos al propósito o propósitos generales de enseñanza, definidos en función a las necesidades de aprendizaje identificadas; c) los Perfiles, o determinación de las características de la persona-colectivo a quien va dirigida el programa, las competencias de aprendizaje generales demandadas para la persona-colectivo que se va a formar y las principales áreas ocupacionales en las que puede desempeñarse; d) la Estructura Curricular Base y e) las Unidades de Aprendizaje.

En un mayor nivel de desarrollo, corresponde al facilitador del curso planificar cada sesión de aprendizaje, considerando secuencias formativas que permitan poner en práctica las actividades previstas en cada unidad de aprendizaje, para el logro de las competencias planteadas.

———–
Leer más: http://modelospedagogicos.webnode.com.co/modelo-constructivista/

El feminismo y su vínculo con la pedofilia. Por Agustín Laje.


El feminismo y su vínculo con la pedofilia. Por Agustín Laje.
20 marzo, 2016 | Agustín Laje Arrigoni

Hay dictaduras que no se institucionalizan; que no necesitan del recurso de la fuerza en altas magnitudes para mantener a la sociedad sumida en sus dictados. El filósofo marxista Antonio Gramsci ya decía que el Estado era hegemonía acorazada con coerción, y cuanto más consolidada la hegemonía, menos necesidad de coerción. De ahí que podamos llamar “micro-dictaduras” a estos regímenes que han logrado altísimos niveles de hegemonía y que, por lo tanto, no permiten a los ciudadanos sacar los pies del plato de lo “políticamente correcto” sin con ello esperar negativas consecuencias, no solo sociales, sino también represivas-estatales (el caso de INADI, brillantemente desenmascarado por Cri1stian Iturralde, es ejemplo arquetípico de la policía del pensamiento hegemónico).

‘Sola scriptura’ en la época patrística


‘Sola scriptura’ en la época patrística

586fc4247f297_willpor

Los padres de la iglesia también creían en la autoridad, inerrancia, suficiencia, necesidad y claridad de la Biblia.

AUTOR: Will Graham, 07 DE ENERO DE 2017

La doctrina de ‘Sola scriptura’ no fue un invento del siglo XVI. En la época patrística, los grandes predicadores de la fe cristiana estaban convencidos de que la Escritura era la suprema norma de fe y conducta. Creían en la autoridad, inerrancia, suficiencia, necesidad y claridad de la Palabra de Dios. Hoy hemos recopilado algunas citas de catorce de los padres de la iglesia para demostrar que el protestantismo no procuró crear nada nuevo sino recuperar una pasión por la supremacía de las Escrituras que se había perdido en la Iglesia Católica Romana a lo largo de la edad media.

Empecemos.
Leer más ACA:

¿Por qué no oro a la virgen?


¿Por qué no oro a la virgen?

Nos maravillamos ante su vida ejemplar, pero a María no hay que buscarla en oración.

AUTOR Will Graham, 29 DE MARZO DE 2014

María. ¡Qué mujer de Dios más maravillosa! Su fe, su obediencia y su sumisión a la voluntad de Dios nunca dejan de sorprenderme. A lo largo de los años, pocos seguidores del Señor han sido tan ferozmente probados como lo fue ella; pero aun así, ella se mantuvo fiel al Dios de Israel y al Hijo que el Señor le había concedido. Cada lector de la Biblia se sentirá profundamente conmovido por el amor teocéntrico de María (esto es, centrado en Dios), pero al mismo tiempo, nadie que lee la Escrituras correctamente podrá caer en la trampa de convertir a la madre Jesús en una especie de figura salvadora a quien tenemos que orar e interceder constantemente (y por medio de la cual tenemos acceso al Padre). Tal forma de pensar es una distorsión completa de la fe neo-testamentaria. Así que, ¿oro yo a la virgen María? No, no lo hago. ¿Por qué no lo hago? Permíteme ofrecerte algunas razones:

  • Leer más ACA