Cerrar

Cómo los cambios hormonales en la etapa de la adolescencia y en la etapa de la adultez impactan la conducta sexual del hombre y la mujer


Cómo los cambios hormonales en la etapa de la adolescencia y en la etapa de la adultez impactan la conducta sexual del hombre y la mujer

A) Adolescencia:

La adolescencia es el periodo de tiempo que trascurre entre el comienzo de la pubertad y el final del crecimiento. Mientras la pubertad es un periodo de cambios biológicos, la adolescencia se trata de una construcción social de los países desarrollados. Las variaciones hormonales generan muchos cambios tanto para los varones como para las jóvenes. Los cambios ocurren en un corto periodo de tiempo y afectan a los aspectos bio-psico-sociales. Estos cambios dependen de tres ejes hormonales: el hipotálamo-hipófisis-gonadal, el hipotálamo-hipófisis-adrenal y el eje ligado a la hormona de crecimiento. Los estudios de imagen cerebral desde los 5 hasta los 20 años revelan un adelgazamiento progresivo de la substancia gris que progresa desde las regiones posteriores del cerebro hacia la región frontal, estas regiones que maduran más tardíamente están asociadas con funciones de alto nivel, como la planificación, el razonamiento y el control de impulsos. Aunque la adolescencia ha sido tradicionalmente definida como una etapa turbulenta e inestable, la mayoría de los adolescentes se desarrollan sin dificultades. En la adolescencia los hitos del desarrollo psicosocial incluyen: la consecución de la independencia de los padres, la relación con sus pares, el incremento de la importancia de la imagen corporal y el desarrollo de la propia identidad como individuo.

b) Adultez: La adultez es la etapa comprendida entre los 18 y los 60 años aproximadamente. En esta etapa de la vida el individuo normalmente alcanza la plenitud de su desarrollo biológico y psíquico. Se consolida el desarrollo de la personalidad y el carácter, los cuales se presentan relativamente firmes y seguros, con todas las diferencias individuales que pueden darse en la realidad. De este modo la edad adulta constituye un período muy extenso dentro del ciclo vital. En términos generales, con la edad, algunas hormonas disminuyen, otras permanecen sin cambios y algunas aumentan. Entre las que usualmente disminuyen están: Aldosterona, Calcitonina, Hormona del crecimiento, Renina. En las mujeres, los niveles de estrógeno y prolactina generalmente disminuyen de manera considerable. Las hormonas que normalmente permanecen invariables o que sólo disminuyen ligeramente incluyen: Cortisol, Epinefrina, Insulina, Hormonas tiroideas T3 y T4. Los niveles de testosterona generalmente disminuyen gradualmente a medida que los hombres envejecen. Entre las hormonas que se pueden incrementar están: Hormona folículo estimulante (FSH), Hormona luteinizante (LH), Norepinefrina, Hormona paratiroidea.
La relación marital es quizá la más importante relación experimentada en los años adultos. La satisfacción con el matrimonio alcanza su menor nivel en la mediana edad para aumentar después; con la vejez la satisfacción marital alcanza cuotas mayores que con ningún otro grupo de edad. Los maridos y las esposas experimentan una mayor intimidad y compañerismo, calificándose mutuamente de forma positiva. El rol del marido varía desde el de suministrador al de ayudante, y el rol de la mujer reclama que ella aporte mayor cantidad de amor y comprensión que antes. La salud llega a ser una importante fuente de preocupaciones y las esposas se convierten en más dominantes en la situación marital que en cualquier otra edad, indudablemente debido en parte a la situación provocada por la mala salud del marido.

Los cambios en la organización del cerebro (volumen de algunas regiones cerebrales y establecimiento de diferentes sinapsis) producidos por las hormonas sexuales en etapas tempranas del desarrollo embrionario, son permanentes, por lo que establecen de por vida las conductas sexuales asociadas a la reproducción. Las diferencias en la organización del cerebro que causan las hormonas sexuales permiten explicarnos, en cierta medida, por qué los hombres y las mujeres presentamos una conducta sexual diferente, no apreciamos de la misma manera las situaciones que se presentan en nuestras vidas y poseemos distintas habilidades mentales. Por ejemplo, por lo general las mujeres tienen mayor fluidez verbal, mejor coordinación motora fina y mayor velocidad en la percepción e identificación de objetos que los hombres, mientras que éstos presentan un mayor razonamiento matemático y una mejor comprensión de relaciones espaciales y de navegación a través de una ruta.

Bibliografía

 

Un estudio desvela el origen físico de la depresión


Un estudio desvela el origen físico de la depresión

Miércoles, 19 de Octubre 2016

Este trastorno afectaría a una parte del cerebro llamada corteza orbitofrontal lateral

Un equipo de investigadores de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido, y de la Universidad de Fudan, en China, han encontrado un área del cerebro vinculada a la depresión, la llamada corteza orbitofrontal lateral. El hallazgo podría impulsar el desarrollo de nuevos tratamientos más eficaces para este trastorno.

La comprensión de la raíz física de la depresión ha avanzado recientemente, gracias a una investigación realizada por la Universidad de Warwick, en el Reino Unido, y de la Universidad de Fudan,  en China.

El estudio muestra que la depresión afecta a una parte del cerebro llamada corteza orbitofrontal lateral (COF lateral), que se sabe está implicada en la evaluación de los castigos que pueden provocar cambios conductuales. También es sabido que esta región del cerebro está relacionada con l
a sensación de pérdida y decepción derivada de no recibir recompensas.

Pero, además, se ha descubierto que la COF lateral está conectada con otra parte del cerebro implicada en el sentido del sí mismo; que puede conducir a pensamientos de pérdida personal y a una baja autoestima: la COF media.

Dos regiones conectadas

Anteriormente, ya se había asociado la depresión con una conectividad reducida entre el área de recompensa del cerebro, situada en la COF media, y los sistemas cerebrales de memoria. Esta conexión se había relacionado con el hecho de que los pacientes con depresión presenten una atención reducida a los recuerdos felices.

La presente investigación ha sido bastante extensa, pues ha implicado a casi 1.000 personas de China cuyos cerebros fueron escaneados con resonancia magnética de alta precisión. Con esta técnica, fueron analizadas las conexiones entre la corteza orbitofrontal media y lateral, que son las diferentes partes del cerebro humano afectadas por la depresión.

Los hallazgos realizados podrían suponer un gran avance en el tratamiento de la depresión, pues servirían para ir a la causa de la enfermedad para ayudar a las personas deprimidas a dejar de centrarse en pensamientos negativos.

Más sobre cerebro y depresión

En los últimos años, un elevado y creciente número de evidencias han indicado que los episodios depresivos se asocian con cambios en la neurotransmisión del sistema nervioso central y cambios estructurales en el cerebro.

Estudios previos han señalado, por ejemplo, que la habénula -una diminuta región cerebral- en personas deprimidas funciona de manera opuesta que en individuos sanos ante la expectativa de una experiencia negativa.

Asimismo, según un estudio realizado hace unos años por la Universidad de Texas,  los genes que influyen en el tamaño del pulvinar y del tálamo, así como en el número de células nerviosas del tálamo, influyen en el desarrollo del desorden cerebral que propicia los trastornos depresivos.

——–

¿Deshacerse de proteínas basura podría acabar con el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington?


¿Deshacerse de proteínas basura podría acabar con el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington?

Científicos buscan una droga capaz de limpiar los desperdicios celulares.
Por Esther Landhuis, el 23 de agosto de 2016

37fce2b9-53e9-4161-a55cc60d94acaac7

Crédito: MaryLB/Getty Images

Aunque el desorden puede ser una molestia, normalmente no representa una amenaza para la salud, a menos que usted sea una neurona envejecida. A medida que las células cerebrales se hacen mayores, algunas proteínas dentro y alrededor de la célula quedan mal plegadas, retorcidas en la forma equivocada e incapaces de hacer su trabajo de rutina. Encima de todo, después se juntan y forman grumos amenazadores.  Si se deja acumular, esta “basura” puede abrumar los sistemas de control de calidad de las células nerviosas, provocando trastornos cerebrales incurables como el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington.

Volver al principio