Acerca de la sensación y la percepción


Acerca de la sensación y la percepción

por Paulo Arieu

El sistema sensorial, es una parte del sistema nervioso responsable del procesamiento de la información sensorial. Consiste en receptores sensoriales, vías neuronales y partes del cerebro involucradas en la percepción sensorial. Los sistemas sensoriales comúnmente reconocidos son los de la visión, el oído, la sensación somática (tacto), el gusto y el olfato. Los campos receptivos se han identificado para el sistema visual, el sistema auditivo y el sistema somatosensorial (sciencedaily, s.f.).

Pancha (s.f.) explica que no hay una línea clara de demarcación entre la sensación y la percepción. Las sensaciones son síntomas ocasionales de percepciones, y no de causas, y la percepción es la función de la estimulación por la energía física que proviene del entorno, el proceso por el cual una organización recibe o extrae cierta información sobre el medio ambiente. La sensación sería la primera respuesta del cerebro, y la percepción como la segunda respuesta del cerebro, porque la sensación es la respuesta del área sensorial del cerebro, y porque la percepción es la respuesta del área de asociación así como también de la sensorial. zona. Sin embargo, algunas de las diferencias sutiles entre la sensación y la percepción se pueden establecer a continuación:

(1) Las sensaciones son los elementos integrales en la percepción. Son la simple conciencia de cualidades, por ejemplo, el color, el sonido, el gusto, el olfato, el calor, el frío, etc., debido a la excitación de los órganos de los sentidos y la interpretación de los significados de las sensaciones a la luz de la experiencia pasada y del conciencia de los objetos en el ambiente y sus relaciones mutuas.

(2) La percepción es más compleja que la sensación. Es una fusión de sensación con ideas.

(3) La percepción implica la selección de estímulos y la combinación de ellos en un patrón. La sensación no implica selección y combinación.

(4) La percepción implica la estimulación de los órganos de los sentidos, la conducción de la corriente nerviosa desde los órganos de los sentidos por las neuronas sensoriales al área sensorial del cerebro y la excitación de las áreas de asociación. Pero la sensación no implica la emoción del área de asociación.

Segun Psypress (s.f.), las sensaciones son estados mentales privados y conscientes que generalmente se cree que corresponden a estados cerebrales físicos particulares. Los atributos cualitativos de una sensación, como el volumen o el color, se conocen como qualia. Cómo los patrones particulares de actividad neuronal evocan experiencias sensoriales permanece sin explicación.

La detección de estímulos es un evento probabilístico, que aumenta con el nivel de estímulo según una función psicométrica estándar en forma de “S”. La transición de la no detección a la respuesta de detección es gradual, en lugar de brusca, y casi con certeza refleja la influencia del ruido neuronal.

La técnica de estimación de magnitud relaciona la magnitud física de un estímulo con su magnitud percibida. La relación no es lineal, de acuerdo con la ley de poder de Stevens, según la cual:

Un diagrama logarítmico de la magnitud física y percibida produce una función en línea recta.

El tipo de juicio sensorial que se realiza determina la pendiente de la función logarítmica.

Los cambios de factor igual en la magnitud física tienen efectos de factor iguales en la magnitud percibida (por ejemplo, doblar uno triplica al otro).

Los Psicólogos distinguen entre dos tipos de procesos en la percepción: a) procesamiento ascendente y b) procesamiento descendente.

a) El procesamiento ascendente también se conoce como procesamiento basado en datos, porque la percepción comienza con el estímulo mismo. El procesamiento se lleva a cabo en una dirección desde la retina hasta la corteza visual, y cada etapa sucesiva en la ruta visual realiza un análisis cada vez más complejo de la entrada.

b) El procesamiento descendente se refiere al uso de información contextual en el reconocimiento de patrones. Por ejemplo, comprender la escritura difícil es más fácil cuando lee oraciones completas que cuando lee palabras sueltas y aisladas. Esto se debe a que el significado de las palabras que lo rodean proporciona un contexto para ayudar a la comprensión.

Referencias

Garima, P. (s.f.). Diferencia entre Sensación y Percepción | Psicología. Obtenido de http://www.psychologydiscussion.net/sensations/difference-between-sensation-and- perception-psychology / 1627McLeod, S. (2008). Teoría de la percepción visual. Obtenido de https://www.simplypsychology.org/perception-theories.html

Psypress. (s.f.) Capítulo 1: Principios generales. Principios generales de sensación y percepción (pp. 12-23). Obtenido de http://psypress.co.uk/mather/resources/topic.asp?topic=ch01-tp-02

Sciencedaily. (s.f.) Sistema sensorial. Obtenido de https://www.sciencedaily.com/terms/sensory_system.htm

 

Teoría del desarrollo cognitivo de Jean Piaget


Teoría del desarrollo cognitivo de Jean Piaget

Por Paulo Arieu

Jean Piaget (1896 – 1980), Psicólogo suizo cuyos pormenorizados estudios sobre el desarrollo intelectual y cognitivo del niño ejercieron una influencia trascendental en la psicología evolutiva y en la pedagogía moderna. Piaget es considerado padre del constructivismo. La Teoría del Aprendizaje de Piaget, se centra en el desarrollo cognitivo de niños y adolescentes. Su teoría describe y explica los cambios que se producen en el pensamiento lógico a estas edades. Piaget sugirió que el desarrollo cognitivo ocurre siguiendo una serie de etapas de maduración y experiencia: sensoriomotora, preoperacional, operaciones concretas y operaciones formales. Gracias a la interacción con el entorno adquirimos nueva información. Para él, los principios de la lógica comienzan a desarrollarse antes que el lenguaje y se generan a través de las acciones sensoriales y motrices del bebé en interacción con el medio. En sus investigaciones descubrió que los niños tienen un papel activo en la obtención de conocimiento. Ellos construyen activamente su conocimiento y comprensión del mundo.
Los puntos clave de su teoría son:

  • El desarrollo cognitivo ocurre siguiendo una serie de etapas universales.
  • Los niños son aprendices activos que construyen conocimiento a partir de la interacción con su entorno.
  • Aprenden a través de la asimilación y la acomodación, y el desarrollo cognitivo complejo ocurre a través del equilibrio.
  • La interacción con el mundo físico es clave para el desarrollo cognitivo.

La idea que planteó Jean Piaget es que, al igual que nuestro cuerpo evoluciona rápidamente durante los primeros años de nuestras vidas, nuestras capacidades mentales también evolucionan a través de una serie de fases cualitativamente diferentes entre sí. Piaget señaló que el modo en el que los pequeños actúan, sienten y perciben denota no que sus procesos mentales estén sin terminar, sino más bien que se encuentran en un estadio con unas reglas de juego diferentes, aunque coherentes y cohesionadas entre sí. Es decir, que la manera de pensar de los niños y niñas no se caracteriza tanto por la ausencia de habilidades mentales típicas de los adultos, como por la presencia de formas de pensar que siguen otras dinámicas muy diferentes, dependiendo de la etapa de desarrollo en la que se encuentren.

Las fases de desarrollo expuestas por Piaget forman una secuencia de cuatro períodos que a su vez se dividen en otras etapas. Estas cuatro fases principales quedan enumeradas y explicadas con las características que Piaget les atribuía.

1) Etapa sensorio – motora o sensoriomotriz: Es la primera fase en el desarrollo cognitivo. Para Piaget,esta etapa constituye el período del lactante y tiene lugar entre el momento del nacimiento y la aparición del lenguaje articulado en oraciones simples (hacia los dos años de edad). Lo que define esta etapa es la obtención de conocimiento a partir de la interacción física con el entorno inmediato. El desarrollo cognitivo se articula mediante juegos de experimentación, muchas veces involuntarios en un inicio, en los que se asocian ciertas experiencias con interacciones con objetos, personas y animales cercanos. El niño empieza a pensar utilizando acciones mentales y utiliza los sentidos y las habilidades motoras para entender el mundo. El aprendizaje es activo; no hay pensamiento conceptual o reflexivo. Los niños y niñas que se encuentran en esta etapa de desarrollo cognitivo muestran un comportamiento egocéntrico en el que la principal división conceptual que existe es la que separa las ideas de “yo” y de “entorno”. Los bebés juegan para satisfacer sus necesidades mediante transacciones entre ellos mismos y el entorno. Aunque no se sabe distinguir demasiado entre los matices y sutilezas que presenta la categoría de “entorno”, sí que se conquista la comprensión de la permanencia del objeto, es decir, la capacidad para entender que las cosas que no percibimos en un momento determinado pueden seguir existiendo a pesar de ello.

2) Etapa preoperacional: Según Piaget,esta etapa aparece más o menos entre los dos y los siete años. Las personas empiezan a ganar la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, actuar y jugar siguiendo roles ficticios y utilizar objetos de carácter simbólico. El niño utiliza el pensamiento simbólico, que incluye el lenguaje para entender el mundo. El pensamiento es egocéntrico, y eso hace que el niño entienda al mundo solo desde su propia perspectiva. Sin embargo, el egocentrismo sigue estando muy presente en esta fase, lo cual se traduce en serias dificultades para acceder a pensamientos y reflexiones de tipo relativamente abstracto. La imaginación florece y el lenguaje se convierte en un medio importante de autoexpresión y de influencia de otros. Además, aún no se ha ganado en este período la capacidad para manipular información siguiendo las normas de la lógica para extraer conclusiones formalmente válidas. Tampoco se pueden realizar correctamente operaciones mentales complejas típicas de los adultos. Por eso, el pensamiento mágico basado en asociaciones simples y arbitrarias está muy presente en la manera de interiorizar la información acerca de cómo funciona el mundo.

3) Etapa de las operaciones concretas: De los seis a siete años a los once o doce años de edad se accede al estadio de las operaciones concretas, una etapa de desarrollo cognitivo en el que empieza a usarse la lógica para llegar a conclusiones válidas, siempre y cuando las premisas desde las que se parte tengan que ver con situaciones concretas y no abstractas. Además, los sistemas de categorías para clasificar aspectos de la realidad se vuelven notablemente más complejos en esta etapa, y el estilo de pensamiento deja de ser tan marcadamente egocéntrico. Uno de los síntomas típicos de que un niño o niña ha accedido a la etapa de las operaciones concretas es que sea capaz de inferir que la cantidad de líquido contenido en un recipiente no depende de la forma que adquiere este líquido, ya que conserva su volumen. El niño entiende y aplica operaciones o principios lógicos para interpretar las experiencias en forma objetiva y racional. Su pensamiento se encuentra limitado por lo que puede ver, oir, tocar y experimentar personalmente. Al aplicar capacidades lógicas, los niños aprenden a comprender los conceptos de conservación, número, clasificación y muchas otras ideas científicas.

4) Etapa de las operaciones formales: Esta es la última de las etapas de desarrollo cognitivo propuestas por Piaget, y aparece desde los doce años de edad en adelante, incluyendo la vida adulta. Es en este período en el que se gana la capacidad para utilizar la lógica para llegar a conclusiones abstractas que no están ligadas a casos concretos que se han experimentado de primera mano. Por tanto, a partir de este momento es posible “pensar sobre pensar”, hasta sus últimas consecuencias, y analizar y manipular deliberadamente esquemas de pensamiento, y también puede utilizarse el razonamiento hipotético deductivo.

En conclusión, el hecho de ver expuesto de esta manera un listado con etapas de desarrollo puede dar a pensar que la evolución de la cognición humana de cada persona es un proceso acumulativo, en la que varias capas de información se van asentando sobre los conocimientos previos. Sin embargo, esta idea puede llevar a engaño. Para Piaget, las etapas de desarrollo indican las diferencias cognitivas en las condiciones de aprender. Por tanto, aquello que se aprende sobre, por ejemplo, el segundo período de desarrollo cognitivo, no se deposita sobre todo lo que se ha aprendido durante la etapa anterior, sino que lo reconfigura y lo expande hacia varios ámbitos de conocimiento. n la teoría piagetiana, estas fases se van sucediendo una tras otra, ofreciendo cada una de ellas las condiciones para que la persona en desarrollo vaya elaborando la información de la que dispone para pasar a la siguiente fase. Pero no se trata de un proceso puramente lineal, ya que lo que se aprende durante las primeras etapas de desarrollo se reconfigura constantemente a partir de los desarrollos cognitivos que vienen después. Por lo demás, esta teoría de las etapas de desarrollo cognitivo no fija límites de edad muy fijos, sino que se limita a describir las edades en las que son comunes las fases de transición de una a otra. Es por ello que para Piaget es posible encontrar casos de desarrollo estadísticamente anormal en las que una persona tarda en pasar a la siguiente fase o bien llega a ella a una edad temprana.

Bibliografia

Biografiasyvidas.(s.f.). Jean Piaget. Obtenido el 02-18-2018 de  https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/piaget.htm

Triglia,A. (s.f.). Las 4 etapas del desarrollo cognitivo de Jean Piaget. Obtenido el 02-18-2018 de https://psicologiaymente.net/desarrollo/etapas-desarrollo-cognitivo-jean-piaget

García-Allen,J.(s.f.). Piaget vs Vygotsky: similitudes y diferencias entre sus teorías. Obtenido el 02-16-2018 de https://psicologiaymente.net/desarrollo/piaget-vygotsky-similitudes-diferencias-teorias

Stassen Berger, K. (2007). Psicologia del desarrollo. Infancia y adolescencia. 7th. Edition. Editorial Médica Panamericana.España.

Etapas del desarrollo Psicosexual de Freud


Etapas del desarrollo Psicosexual de Freud

Por Paulo Arieu

Sigmund Freud (1856-1939), fue un científico ateo de ascendencia judía y el padre del Psicoanálisis. Su testimonio es importante para la Psicología moderna, dado que investigó profundamente la vida de los niños y propuso una teoría del desarrollo de la niñez. El creía que la personalidad se desarrollaba a través de una serie de etapas en la infancia en las que las energías o impulsos que buscan el placer de la identificación se enfocan en ciertas zonas erógenas. A esta energía psicosexual, o líbido, Freud la describió como la fuerza impulsora detrás de la conducta. Para él, la sexualidad humana es una de las principales vertientes de la energía vital que mueve el comportamiento del ser humano. Esta energía, es la fuente de los impulsos que para Freud hacen que tendamos hacia ciertos objetivos a corto plazo y, a la vez, obligan a otras instancias de nuestra psique a reprimir estas tendencias para no ponernos en peligro o no entrar en conflicto con el entorno en el que vivimos.

Comenzando de los diferentes modos en los que la etapa de crecimiento de los menores condiciona la aparición de uno u otro tipo de fijación, Freud formuló la teoría que uniría la sexualidad con el desarrollo del inconsciente freudiano. En ella, se propone que en los primeros años de nuestras vidas atravesamos distintas etapas de desarrollo vinculadas a la sexualidad y a distintas fijaciones, y que lo que ocurra durante ellas influirá en el modo en el que el inconsciente condicione a la persona una vez haya llegado a la adultez. Es decir, que cada una de las etapas del desarrollo psicosexual marcarían los tempos que delimitan qué tipo de acciones son necesarias para expresar la líbido de manera satisfactoria y cuáles pueden llegar a crear conflictos que queden enquistados en nosotros de manera inconsciente. Para Freud, la infancia es una etapa crucial en la que se da forma a nuestra personalidad y comportamiento como adultos. Consideraba el desarrollo como un proceso discontinuo, creía que cada uno de nosotros debe pasar por una serie de etapas durante la infancia, las llamadas etapas psicosexuales.

Si estas etapas psicosexuales se completan con éxito, el resultado es una personalidad sana. Si debido a algún problema no se resuelven en su momento, aparecen las llamadas “fijaciones” (un foco persistente en una etapa psicosexual anterior). Hasta que este conflicto no se resuelve, el individuo seguirá atascado en esta etapa.  Según Freud, los impulsos de placer que buscan los niños (y que se rigen por el Ello) se centran en un área diferente del cuerpo, llamados una zona erógena, en cada una de las cinco etapas de desarrollo: oral, anal, fálica, de latencia y genital.

a) Fase oral:

Edad: de 0 a 1 año.

Zona erógena: La boca, la lengua y las encías son el centro de las sensaciones placenteras en el cuerpo del bebé, y la succión y la alimentación son las actividades más estimulantes. Durante la fase oral las actividades relacionadas con la alimentación como la succión y la masticación son lo más importante. La principal fuente interacción del bebé se realiza a través de la boca, que es de vital importancia para la alimentación, pero además el niño a través de ella obtiene placer gracias a actividades satisfactorias como la degustación y la succión. La etapa oral ocupa aproximadamente los primeros 18 meses de vida, y en ella aparecen los primeros intentos por satisfacer las demandas promovidas por la libido. Debido a que el bebé es totalmente dependiente de los cuidadores (que son los responsables de su alimentación), el pequeño también desarrolla un sentido de confianza y comodidad a través de esta estimulación oral. El conflicto principal en esta etapa es el proceso de destete: el niño pasa a ser menos dependiente de sus cuidadores y pierde las gratificaciones que obtenía con la succión. Si la fijación se produce en esta etapa, Freud creía que el individuo tendría problemas con la dependencia o la agresión. La fijación oral puede generar problemas con la bebida, la comida o la necesidad de fumar.

b) La fase anal

Edad: de 1 a 3 años

Zona erógena: los esfínteres. El ano es el centro de las sensaciones placenteras en el cuerpo del bebé,y el entrenamiento para el control de esfínteres es la actividad más importante. Durante la etapa anal, Freud creía que el objetivo principal de la libido se hallaba en lograr el control de los movimientos del intestino y la vejiga. El conflicto importante en esta etapa es el control de esfínteres: el niño tiene que aprender a controlar sus necesidades corporales. El desarrollo de este control conduce a una sensación de logro y la independencia. Esta etapa se produciría desde el fin de la etapa oral y hasta los 3 años de edad. Según Freud, el éxito en esta etapa depende de la forma en que los padres se acercan a esfínteres. Los padres que utilizan la alabanza y la recompensa por usar el inodoro en el momento apropiado, fomentan resultados positivos y ayudan a los niños a sentirse capaces y productivos. Freud creía que las experiencias positivas durante esta etapa sientan las bases para que las personas se conviertan en adultos competentes, productivos y creativos.

Sin embargo, no todos los padres proporcionan el apoyo y el estímulo que los niños necesitan durante esta etapa. Algunos padres castigan, ridiculizan o incluso avergüenzan a un niño cuando tiene accidentes. Para él las respuestas parentales inadecuadas pueden dar lugar a resultados negativos. Si los padres toman un enfoque demasiado indulgente en esta etapa, podría desarrollarse una personalidad anal-expulsiva, que se traduce en una persona adulta desordenada, derrochadora y destructiva. Si los padres son demasiado estrictos o empiezan el control de esfínteres demasiado pronto, se genera una personalidad anal-retentiva, que se traduce en un individuo demasiado rígido, ordenado y obsesivo.

c) La fase fálica

Edad: de 3 a 6 años

Zona erógena: El falo o pene es la parte más importante del cuerpo del niño, y el placer deriva de la estimulación genital. Los varones están orgullosos de sus penes y las niñas se preguntan porque ellas no tienen uno.Esta fase pulsional duraría entre los 3 y los 6 años, y su zona erógena asociada es la de los genitales. Durante la etapa fálica, el enfoque principal de la libido se centra en los genitales. A esta edad los niños empiezan a descubrir las diferencias entre hombres y mujeres. Freud creía que los niños comienzan a ver a sus padres como un rival por el afecto de la madre (Complejo de Edipo). El término complejo de Electra se ha utilizado para describir estas mismas sensaciones experimentadas por las niñas. Freud, sin embargo, creía que las niñas por su parte experimentan la envidia del pene.

d) Período de latencia

Edades: 6 a 12 años

Zona erógena: ninguna (sentimientos sexuales inactivos). Este período no es una etapa sino un intervalo durante el cual las necesidades sexuales se aquietan y los niños emplean toda su energía psíquica en actividades convencionales como las tareas escolares y los deportes. Durante el período de latencia los intereses de la libido son suprimidos temporalmente. El desarrollo del ego y superego contribuyen a este período de calma. La etapa comienza alrededor del momento en que los niños entran a la escuela y se preocupan más por las relaciones entre iguales, juegos y otros intereses.Esta fase empieza hacia los 7 años y se extiende hasta el inicio de la pubertad. Es un tiempo de exploración en el que la energía sexual está todavía presente, pero se dirige hacia otras áreas, tales como las actividades intelectuales y las interacciones sociales. Esta etapa es importante en el desarrollo de habilidades sociales y de comunicación y confianza en sí mismo. La etapa de latencia ha estado asociada a la aparición del pudor y la vergüenza relacionada con la sexualidad.

e) La fase genital

Edades: 12 años hasta la muerte

Zona Erógena: los genitales (maduración de los intereses sexuales). Los genitales constituyen el centro de las sensaciones placenteras y los jóvenes buscan la estimulación sexual y la satisfacción sexual en relaciones heterosexuales. Freud creía que la etapa genital perdura en los adultos. La etapa genital aparece con la pubertad y se prolonga en adelante. Está relacionada con los cambios físicos que acompañan a la adolescencia. Durante la etapa final del desarrollo psicosexual, el individuo desarrolla un fuerte interés hacia el sexo  y las relaciones sexuales. Esta etapa comienza en la pubertad, pero dura el resto de la vida de una persona. En las primeras etapas descritas por Freud la atención se centraba únicamente en las necesidades individuales. En esta etapa crece al fin el interés por el bienestar de los demás. Si las demás etapas se han completado con éxito, el individuo debe estar ahora bien equilibrado, cálido, y el cuidado. El objetivo de esta etapa es establecer un equilibrio entre las diversas áreas de la vida.en esta fase del desarrollo psicosexual el deseo relacionado con lo sexual se vuelve tan intenso que no se puede reprimir con la misma eficacia que en etapas anteriores.

Bibliografía

Psicoactiva (s.f.). Etapas del desarrollo Psicosexual de Freud. Obtenido el 02-16-2018 de https://www.psicoactiva.com/blog/etapas-del-desarrollo-psicosexual-freud/

Stassen Berger, K. (2007). Psicologia del desarrollo. Infancia y adolescencia. 7th. Edition. Editorial Médica Panamericana.España.

Triglia, A. (s.f.). Las 5 etapas del desarrollo psicosexual de Sigmund Freud. Obtenido el  02-16-2018 de https://psicologiaymente.net/psicologia/etapas-desarrollo-psicosexual-sigmund-freud

Teoría del desarrollo Psicosocial de Eriksen


Teoría del desarrollo Psicosocial de Eriksen

Por Paulo Arieu

Erik Homburger Erikson o Erik Erikson (1902 -1994), fue un psicoanalista estadounidense de origen alemán, destacado por sus contribuciones en psicología del desarrollo. Además de practicar y enseñar arte, obtuvo un certificado en educación Montessori y otro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Erikson fue un psicólogo freudiano, lo que significa que acepta las ideas de Freud como correctas, incluyendo el complejo de Edipo, así como también las ideas con respecto al Yo de otros freudianos como Heinz Hartmann y por supuesto, Anna Freud. Fue psicoanalizado por la misma Anna Freud. Erikson trabajó en la Escuela de Medicina de Harvard y practicó psicoanálisis de niños en su consulta privada. En esa época logró codearse con psicólogos de la talla de Henry Murray y Kurt Lewin, así como los antropólogos Ruth Benedict, Margaret Mead y Gregory Bateson, autores que ejercieron una gran influencia sobre la obra de Erikson.

En 1933, emigró a los Estados Unidos donde, como profesor de la Universidad de Harvard, presentó la teoría del desarrollo psicosocial que abarca el ciclo vital completo de la persona, reconstruyendo las ideas de Freud a partir de la Antropología Cultural. Más tarde enseñó en Yale y luego en la Universidad de California en Berkeley. Fue durante este período cuando Erik Erikson realizó sus estudios sobre los indios lakota y los yurok. Fue discípulo de Freud, pero se diferenció de él en dos temas básicos: a) Que las personas son seres activos buscando adaptarse a su ambiente, más que pasivos esclavos de impulsos b) En otorgar mayor importancia que Freud a las influencias culturales. Erikson disiente con Freud en la relevancia que este último otorgó al desarrollo sexual para explicar el desarrollo evolutivo del individuo. Erikson entiende que el individuo, a medida que va transcurriendo por las diferentes etapas, va desarrollando su conciencia gracias a la interacción social.

Su principal trabajo fue extender los estudios del contexto del psicoanálisis del desarrollo psicosexual hacia el contexto del desarrollo psicosocial del ciclo de vida completo de la persona, atribuyendo para cada estadío una crisis dialéctica con cualidades sintónicas y distónicas de acuerdo al desarrollo psicosocial de la persona.También reconoció la importancia de la presencia de personas significativas, como elemento cultural en la formación de vida de las personas, bien como una representación de la jerarquización de los principios relacionados de Orden Social que interactúan en la formación cultural de la persona. El principio organísmico de la epigénesis fue fundamental para comprender el proceso biológico – psicosexual y formular su teoría de desarrollo psicosocial.  Según esta teoría, entre los 3 y los 6 años, se produce una tensión evolutiva entre dos polos: iniciativa- culpabilidad. Cuando se potencia el polo iniciativa, los niños pueden desarrollar un verdadero sentimiento de autonomía. Por el contrario, si predominan las exigencias y restricciones, se desarrollan sentimientos de culpa, relacionados con la violación de las normas establecidas.

Los 8 estadios psicosociales

  1. Confianza – Desconfianza: La tarea consiste en desarrollar la confianza sin eliminar completamente la capacidad para desconfiar. Transcurre desde el nacimiento hasta los dieciocho meses de vida, y depende de la relación o vínculo que se haya creado con la madre. Esta relación con la madre determinará los futuros vínculos que se establecerán con las personas a lo largo de su vida. Es la sensación de confianza, vulnerabilidad, frustración, satisfacción, seguridad… la que puede determinar la calidad de las relaciones. Los bebés aprenden a confiar en quienes se ocuparán de sus necesidades básicas de alimentación, afecto, aseo y contacto físico o aprenden a no tener confianza en el cuidado que los demás le pueden brindar.
  2. Autonomía vs Vergüenza y duda: Empieza desde los 18 meses hasta los 3 años de vida del niño. Durante este estadio el niño emprende su desarrollo cognitivo y muscular, cuando comienza a controlar y ejercitar los músculos que se relacionan con las excreciones corporales. Este proceso de aprendizaje puede conducir a momentos de dudas y de vergüenza. Los logros en esta etapa desencadenan sensación de autonomía y de sentirse como un cuerpo independiente.Los niños aprenden a ser autosuficientes en muchas actividades como controlar esfínteres, alimentarse, caminar, explorar y hablar, o bien aprenden a dudar de sus propias habilidades.
  3. Iniciativa vs Culpa:  Desde los 3 hasta los 5 años de edad.  El niño empieza a desarrollarse muy rápido, tanto física como intelectualmente. Crece su interés por relacionarse con otros niños, poniendo a prueba sus habilidades y capacidades. Los niños sienten curiosidad y es positivo motivarles para desarrollarse creativamente.  Ellos querrán emprender actividades típicas de los adultos o bien pueden temer los límites impuestos por sus padres. Si los padres reaccionan negativamente a las preguntas de los niños, probablemente se les generará sensación de culpabilidad.
  4. Laboriosidad vs Inferioridad: Entre los 6-7 años hasta los 12 años.  Los niños muestran un interés genuino por el funcionamiento de las cosas e intentan llevar a cabo muchas actividades por sí mismos, con su propio esfuerzo y poniendo en uso sus conocimientos y habilidades. Pueden aprender activamente a ser competentes y productivos en el dominio de nuevas habilidades,o bien pueden sentirse inferiores e incapaces de hacer algo bien.
  5. Exploración de la Identidad vs. Difusión de Identidad: Este estadio tiene lugar durante la adolescencia. En esta etapa, una pregunta se formula de forma insistente: ¿quién soy? Los adolescentes empiezan a mostrarse más independientes y a tomar distancia de los padres. Prefieren pasar más tiempo con sus amigos y comienzan a pensar en el futuro y a decidir qué quieren estudiar, en qué trabajar, dónde vivir, etc. Para ello establece las identidades sexual, política y profesional o se siente confundido respecto de los roles que debe desempeñar.
  6. Intimidad frente a aislamiento:  Comprende desde los 20 años hasta los 40, aproximadamente. La forma de relacionarse con otras personas se modifica, el individuo empieza a priorizar relaciones más íntimas que ofrezcan y requieran de un compromiso recíproco, una intimidad que genere una sensación de seguridad, de compañía, de confianza. Los adultos jóvenes buscan la compañía y el amor de otra persona o bien se aislan de los demás porque temen el rechazo y la desilusión.
  1. Generatividad frente a estancamiento:  Transcurre entre los 40 hasta los 60 años. Es un lapso de la vida en el que la persona dedica su tiempo a su familia. Se prioriza la búsqueda de equilibrio entre la productividad y el estancamiento; una productividad que está vinculada al futuro, al porvenir de los suyos y de las próximas generaciones, es la búsqueda de sentirse necesitado por los demás, ser y sentirse útil.
  1. Integridad del yo frente a desesperación: Se produce desde los 60 años hasta la muerte. El individuo deja de ser tan productivo, o al menos no produce tanto como era capaz anteriormente. Los amigos y familiares fallecen, uno tiene que afrontar los duelos que causa la vejez, tanto en el propio cuerpo como en el de los demás. Los adultos mayores tratan de encontrar sentido a sus vidas considerando la vida como un todo significativo,o bien desesperándose ante los objetivos nunca alcanzados.

Referencias Bibliográficas

Bordignon, N.A. (2005).El desarrollo psicosocial de Eric Erikson. El diagrama epigenético del adulto. Revista Lasallista de Investigación, vol. 2, núm. 2, julio-diciembre, 2005,50-63. Corporación Universitaria Lasallista. Antioquia, Colombia. Obtenido el 02-16-2018 de http://www.redalyc.org/pdf/695/69520210.pdf
Psicoactiva. (s.f.). La Teoría del desarrollo psicosocial de Erik Erikson. Obtenido el 02-16-2018 de https://www.psicoactiva.com/blog/la-teoria-del-desarrollo-psicosocial-erik-erikson/

Regader, B..(06-18-2014). La Teoría del Desarrollo Psicosocial de Erikson. Obtenido el 02-16-2018 de http://www.redalyc.org/pdf/695/69520210.pdf

Soria,I.N. & Pérez Pérez,N. (04-17-2012). Psicología del desarrollo humano: del nacimiento a la vejez. Editorial Club Universitario.Alicante, España.

Stassen Berger, K. (2007). Psicologia del desarrollo. Infancia y adolescencia. 7th. Edition. Editorial Médica Panamericana.España.

 

ALGUNAS CRITICAS AL PSICOANALISIS


ALGUNAS CRITICAS AL PSICOANÁLISIS

(Sobre el mismo tema, también puede leer esta ponencia ACA)

El psicoanálisis se ha vuelto en la Argentina parte del sentido común popular de muchas personas, y quienes dejaron de cuestionar sus supuestos lo consideran una verdad obvia y evidente. Creo que no sólo esa credulidad (a menudo dogmática) está injustificada, sino que es altamente perjudicial para los psicólogos, para los pacientes, y para la psicología como disciplina.
Las críticas al psicoanálisis se pueden clasificar en varios grupos. Mencionaré primero a las epistemológicas, empíricas y pragmáticas. Seguiré con las del constructivismo social y posturas afines. Luego, las críticas a la concepción cartesiana de la mente, y allí hablaré acerca de homúnculos, pseudoexplicaciones con disposiciones, objetos internos, el inconsciente, razones y causas, y las instancias psíquicas. Por último, algunas ideas sobre por qué el psicoanálisis es, según Wittgenstein, ¨una mitología poderosa¨.

Si le interesa el articulo, puede leer mas ACA