Cerrar

Características que se esperan en el comportamiento del consejero durante una entrevista.


Características que se esperan en el comportamiento del consejero durante una entrevista.

Por Paulo Arieu

El entrevistador, se esforzará en recabar gran cantidad de información y organizarla mientras observa al paciente y examina su estado mental. Además, intentará obtener información que le permita comprender los problemas del paciente y el contexto en el que se han desarrollado, así como llegar a un buen diagnóstico. Pero ¿Que se espera del comportamiento del proveedor de salud mental durante una entrevista? De acuerdo a Perpiñá (2012, pp. 249-261), para conseguir la información que se requiere para entrevistar correctamente a un cliente, necesitará poner en práctica en primer lugar las técnicas de escucha activa y poco a poco se deberán ir utilizando herramientas más directivas para obtener la información que se requiere para contrastar las hipótesis diagnosticadas. Será igualmente relevante establecer una relación de respeto mutuo, confianza y empatía con el entrevistado, algo que facilitará la obtención de información y la adherencia al tratamiento en caso de que fuera necesario.

Un buen entrevistador debe saber cómo:

a) Vencer las resistencias o barreras que surjan (el contenido de la información, la motivación, la propia naturaleza del problema, incongruencia entre la queja del paciente y el problema principal).

b) Saber recoger la información (historia clínica, estado mental del paciente).

c) Que pueda realizar un diagnóstico correcto siguiendo los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y/o los descritos por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) y recogiendo información relativa a los ejes propuestos por estas organizaciones.

d) Que sepa mantener la confidencialidad.

e) Si es un consejero con una formación religiosa o el aconsejado es una persona religiosa, el consejero debe  saber respetar los límites de la religión del paciente y respetar su libertad de conciencia.

Referencias

Perpiña, C. (2012). Manual de la entrevista psicológica. Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S. A.), Madrid. España.

“Los diagnósticos en psiquiatría están muy sujetos a modas”


ENTREVISTA A ALLEN FRANCES, UNO DE LOS MÁS RECONOCIDOS PSIQUIATRAS NORTEAMERICANOS
“Los diagnósticos en psiquiatría están muy sujetos a modas”
na32fo01_3
El especialista analiza la situación de la salud mental en la Argentina y advierte sobre el riesgo de seguir el modelo estadounidense. Critica la psiquiatrización de problemáticas que suele privilegiar los correlatos biológicos en detrimento de los componentes situacionales.

Allen Frances es uno de los más reconocidos psiquiatras norteamericanos que tuvo decisiva participación en la edición del DSM IV (el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría), pero se apartó críticamente de la edición quinta del manual cuando se produjo un cambio de paradigma que llevó desde las definiciones de los cuadros a las definiciones dimensionales. El mejor ejemplo de estas últimas son los llamados espectros, como es el caso del espectro autista. Su crítica apuntaba a la manera en que las patologías severas se difuminan y borronean en sus bordes, por lo que las condiciones de lo que podríamos considerar o aceptar como normalidad también lo hacen llevando a una psiquiatrización de todas las problemáticas que suele privilegiar los correlatos biológicos en detrimento de los componentes situacionales de todos los problemas humanos.

–¿En su visita a la Argentina encontró preocupaciones similares en los colegas con quienes debatió respecto de las que usted mismo ha expresado y sobre las que ha venido trabajando, por ejemplo en su libro Saving Normal ?

–Argentina y los Estados Unidos sufren de la misma cruel paradoja, demasiados tratamientos para quienes denomino worried well; o sea quienes sufren por situaciones cotidianas de malestar y, en cambio, muy pocos recursos destinados a quienes están realmente enfermos. Aquellos que pueden afrontarlo o tienen buenas coberturas por seguros de salud pueden obtener incluso más tratamientos de los que necesitan o que son buenos para ellos, mientras los que están realmente enfermos son tratados con negligencia  y excluidos de la sociedad.

–El campo de la salud mental está dividido en tres o, más precisamente, cuatro territorios en Argentina: instituciones públicas, organizaciones de sindicatos que o bien tienen infraestructura propia o se encuentran usualmente asociados con centros privados, organizaciones de aseguramiento privado por prepago y profesionales que llevan adelante sus consultas a través de su práctica privada. Respecto a las primeras, ¿que similitudes y/o diferencias encuentra entre las instituciones públicas de aquí y las de su país? Por ejemplo, ¿existen aún en Estados Unidos grandes hospitales psiquiátricos? Y si no es el caso, ¿cómo fue que esa situación se transformó en su país?

–Argentina es el último país desarrollado en el mundo que aún mantiene grandes hospitales psiquiátricos donde los pacientes permanecen por muchos años, incluso toda la vida. En países con buenos servicios de salud mental (especialmente Italia y los países  nórdicos) el cierre de los grandes hospitales fue precedido y acompañado por la provisión de buenos servicios comunitarios y de atención domiciliaria. En países con terribles servicios de salud mental (especialmente Estados Unidos), los pacientes fueron desalojados de los grandes hospitales sin contar con suficientes servicios comunitarios o domiciliarios. El resultado: tenemos 350.000 pacientes en prisión por crímenes molestos y 250.000 homeless. La criminalización y/o la negligencia con quienes sufren de serios problemas mentales es propia de un accionar bárbaro, desestabiliza socialmente y, de última, más costoso que los servicios de comunidad. La recientemente sancionada ley de Salud Mental de Argentina es perfecta, pero perdería su sentido o incluso podría ser nociva si los grandes hospitales son cerrados y los pacientes lanzados a la comunidad sin adecuada cobertura presupuestaria en tratamientos y atención domiciliaria. Argentina debería seguir el modelo de Trieste, el mejor sistema de salud mental del mundo y no seguir el modelo de los Estados Unidos, que es el peor.

–¿Cuál es la cobertura en los Estados Unidos de los trabajadores sindicalizados? ¿Y para quiénes no lo están?  

–Los Estados Unidos tienen el sistema médico más caro del mundo pero tenemos mediocres resultados por dos razones:

a) Los servicios están terriblemente mal asignados. Hay quienes tienen excelente cobertura y reciben demasiados tratamientos que a veces hacen más daño que lo que ayudan y los pobres con escasa o nula cobertura no pueden afrontar los tratamientos que desesperadamente necesitan.

b) Sólo el 20 por ciento de los buenos resultados en salud en una sociedad son resultado de los tratamientos médicos, el 80 por ciento restante son el resultado de factores sociales y económicos. Los Estados Unidos gastan demasiado en tratamientos médicos y muy poco en redes sociales que provean seguridad.

–Un colega suyo, Donald Levin, declaró al New York Times, en octubre de 2011, que “hablar no retribuye, por lo que la psiquiatría se vuelca en cambio a la farmacoterapia” y un colega local dice: “yo prefiero que no me hablen mucho. Porque si me hablan mucho me confunden el diagnóstico”. ¿Qué piensa respecto a este tipo de afirmaciones?

–¡Me enferman! Hipócrates, el padre de la medicina, dijo: “Es más importante conocer al paciente que tiene una enfermedad que a la enfermedad que el paciente tiene”. Esto era verdad hace 2500 años y sigue siendo cierto hoy. El arte de curar en psiquiatría requiere tomarse el tiempo y hallar profunda satisfacción en conocer a la gente realmente bien y no sólo hacer listas de síntomas o de efectos adversos.

–La frecuencia del llamado Trastorno por déficit de Atención (ADD, ADHD o TDAH en español), la de los chicos bipolares, los que padecen de autismo o Síndrome de Asperger aumenta constantemente. ¿Qué parte de ese fenómeno cree usted que depende de la manera en que las clasificaciones y diagnósticos se están haciendo y que parte atribuye a las actuales condiciones de vida? 

–La naturaleza humana es estable y perdurable. Los diagnósticos en psiquiatría son variables y muy sujetos a modas. Muy pequeños cambios en las definiciones o valoraciones pueden resultar en grandes cambios en las tasas de un trastorno especialmente si hay factores económicos que juegan algún rol. Las tasas de ADHD y bipolaridad en chicos fueron enormemente incrementadas por el marketing farmacéutico. La tasa de autismo por la inclusión del Síndrome de Asperger se incrementó en el DSM-IV y porque obtener este diagnóstico representaba obtener servicios escolares extras. Siempre que haya un súbito aumento en la tasa de cualquier trastorno la razón más probable es que se esté diagnosticando sin el cuidado necesario.

* Secretario general de Fórum Infancias.

Fuente:
https://www.pagina12.com.ar/12494-los-diagnosticos-en-psiquiatria-estan-muy-sujetos-a-modas

LA EFICACIA DE LOS TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS


LA EFICACIA DE LOS TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS

Documento de la Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud. Siglo XXI. Noviembre de 2002. Grupo de trabajo formado por: Francisco J. Labrador Encinas Miguel A. Vallejo Pareja Manuela Matellanes Matellanes Enrique Echeburúa Odriozola Arturo Bados López Javier Fernández-Montalvo

Descargar de:

http://www.mediafire.com/file/lo4o4qbz578m44o/Documento-Eficacia-Tratamientos-SEPCyS.pdf

“La psiquiatría está en crisis”


ROBERT WHITAKER | PERIODISTA DE INVESTIGACIÓN
“La psiquiatría está en crisis”
7 FEB 2016
El periodista norteamericano analizó estudios científicos para evidenciar que los trastornos mentales no se deben a alteraciones químicas del cerebro.

Todo empezó con dos preguntas. ¿Cómo es posible que los pacientes de esquizofrenia evolucionen mejor en países donde se les medica menos, como India o Nigeria, que en países como Estados Unidos? ¿Y cómo se explica, tal y como proclamó en 1994 la Facultad de Medicina de Harvard, que la evolución de los enfermos de esquizofrenia empeorara con la implantación de medicaciones, con respecto a los años setenta? Estas dos preguntas inspiraron a Robert Whitaker para escribir una serie de artículos en el Boston Globe —finalista en el Premio Pulitzer al Servicio Público— y dos polémicos libros. El segundo, Anatomía de una epidemia, que ahora edita, actualizado, Capitán Swing en España, fue galardonado como mejor libro de investigación en 2010 por editores y periodistas norteamericanos.

Abuso de ancianos


Abuso de ancianos

Author: Anthony W Fox

Published: Without date

Title: Elder abuse

La investigación sobre el abuso de ancianos es relativamente reciente; el estandarizado de terminología sigue sin resolverse, y en pequeña escala, los estudios locales son difíciles de generalizar. Los ancianos tienen los mismos derechos humanos que todos los demás. El abuso de estos derechos, especialmente aquellos aspectos a los cuales clínica medicina forense puede contribuir, es el tema de esta revisión. Por otra parte, a pesar de sus diferentes edades, la intrínseca característica de vulnerabilidad conduce a numerosos paralelismos entre el abuso de los ancianos y los niños. El abuso de ancianos es, probablemente, donde el abuso infantil fue hace 30 o 40 años.

Los cinco tipos de maltrato a personas mayores (físicos, psicológicos, sexual, el abandono y financiera) se producen en todo el mundo y son no nuevo. Todos (excepto, posiblemente, para el abuso financiero) llegado a la atención del médico forense comúnmente. el forense médico entonces tiene dos responsabilidades inmediatas: (i) a el paciente, donde la historia y el examen es competente sine qua non, y (ii) para investigar, interpretar y reconocer patrones de cualquier tipo de daño. Muchas de estas formas de daño no son difíciles de entender, y son similares a las visto en los niños (véase más arriba). En los ancianos, que sin duda llevar tanto a la mortalidad y la morbilidad. Mientras tanto, un mosaico de las intervenciones está siendo desplegado, en parte porque la investigación sobre el maltrato de ancianos está en su infancia. Terminología standarizada y los criterios de diagnósticos permanecen sin resolver. Es responsabilidad adicional del médico forense elevar el tema de maltrato a personas mayores en el ámbito profesional. Gerontologistas, de emergencia y accidentes médicos, médicos generales, enfermeras de la comunidad, etc., y otros, debe integrar toda algunas habilidades forenses en sus prácticas si el problema del maltrato a personas mayores debe ser debidamente identificados, cuantificados y prevenidos.

El abuso de ancianos es un campo relativamente nuevo de investigación en comparación con, por ejemplo, el tema del abuso infantil. Las siguientes definiciones se utilizan a continuación:

Abuso, abuso de ancianos, negligencia, autodescuido

El término “médico forense” se utiliza a continuación sin ningún implica la intención de que las cuestiones planteadas deben ser reservados para el especialista en medicina forense. Todas las especialidades médicas superposición. El abuso de ancianos puede presentar a muchos tipos de profesionales sanitarios, incluyendo médicos generales, y de emergencia oficiales de accidentes, las enfermeras del distrito, visitantes de salud, ortopédica cirujanos, psiquiatras y psicólogos. Si el progreso en la detección, investigación y prevención de anciano abuso se debe hacer a continuación, alentando a todos esos otros especialistas que incluyen un aspecto forense para sus prácticas es condición sine qua non.

La forma de abuso por lo general se pueden clasificar en una o más de los siguientes componentes:

Abuso físico; abuso sexual; abuso psicológico; Negligencia; abuso financiero, abuso sexual.

Muchos estudios recitan las razones por las que la escala de la problema es desconocido. Estos incluyen la reticencia de los informes, ausencia de sospecha por parte de los médicos, las dificultades en la obtención de una historia de los pacientes con demencia, ambigua signos clínicos, la negación por parte de los cuidadores y la ausencia de una terminología estandarizada. De este modo, las estimaciones de prevalencia del rango de maltrato a personas mayores del 4% al 25% .10,19,20,48 Sorprendentemente, un estudio en un entorno de cuidado de relevo en Putney y Barnes (cerca de Londres, Reino Unido) suscitó pocas quejas de abusos por parte de los pacientes, pero admisiones anónimos del abuso de un 45% de su carers.

Más allá de la morbilidad física y psicológica asociada con el abuso, hay una clara evidencia de que el abuso contra los ancianos se asocia con la mortalidad.  La tarea del médico forense  es tomar una historia y examinar al paciente, con el fin de determinar si hay una necesidad de: Los cuidadores cambien su comportamiento, o hallar pruebas formales de abuso para llevar a cabo procedimientos legales.

Los ancianos no pueden proporcionar buenas historias, dependiendo del grado de demencia. Pero también es precisamente esa complicación de la vejez que pudieran llevar a un anciano en el ámbito de una cuidador abusivo. Si una historia de una víctima potencial puede ser tomado, a continuación, se debe tener por separado de la de otras posibles víctimas. Entrevistar al cuidador que se bajo sospecha también es importante, y esto debe ser objetiva; presunciones de culpabilidad o inocencia ‘no deben ser desarrollado antes de realizar este tipo de entrevistas. estigmas físicos de maltrato a personas mayores El examen clínico forense de maltrato a personas mayores es similar a que para cualquier otra víctima de un ataque físico o abuso.

Los patrones de las lesiones observadas pueden proporcionar una idea de cómo abuso físico está llevando a cabo. El abuso se observa raramente directamente, y el abandono es a menudo una falta de atención a lo largo de un prolongado período de tiempo.  Por lo general, sólo en situaciones extremas tales como agresiones con armas, o actos deliberados de intoxicación, etc., donde el límite entre aceptable y abusivo es claro. En comparación con los grupos de edad más jóvenes, la piel y del tejido subcutáneo tejidos de los ancianos son generalmente más frágiles. Contusiones y laceraciones se hacen con menos fuerza que en los pacientes más jóvenes y tardan más en sanar. Si bien el envejecimiento de una hematoma es muy difícil en cualquier circunstancia. Un patrón de lesiones repetitivas siempre es sospechoso.

Las lesiones de tejidos blandos en edad avanzada, también serán puramente accidental. Sin embargo, por ejemplo, mientras que las caídas pueden ser accidentales, también puede ser el resultado de la negligencia, si no de abuso físico. Las fracturas son más comunes en los ancianos que en los pacientes más jóvenes debido a la osteoporosis. Las fracturas de diferentes edades deben plantear la sospecha de abuso. Sin embargo, a diferencia de los pacientes más jóvenes, los ancianos también sufren fracturas vertebrales y de cadera espontáneas.

Las quemaduras de cigarrillo en las personas mayores tienen una apariencia que es similares a las de otros grupos de edad, a pesar de todo su grosor quemaduras pueden ser infligidos en menos de un segundo en pacientes con atrofia dérmica, al contrario que en los pacientes más jóvenes. De nuevo, como en los niños, quemaduras de cigarrillos en lugares que son anatómicamente improbables por lesiones autoinfligidas son fuertes indicios para investigación forense de abuso.

Cuando está bien desarrollada la úlcera necrótica o maloliente, y no ha sido puesto en conocimiento de las afueras profesionales de la medicina, entonces la sospecha de negligencia debe estar extrema.

Los buenos cuidadores mantienen registros detallados de incidentes. Estos deben ser revisados en conjunto con la historia y examen del paciente en un hogar de cuidado asistido

Al igual que en cualquier otra investigación de la salud y la seguridad, si los patrones y las causas pueden ser identificados, a continuación, medidas de prevención pueden ser diseñados. bueno forense médicos, así como los propios cuidadores documentan el estrés, ansiedad y comportamientos delirantes en los ancianos, junto con sus registros de accidente.

Abatimiento, depresión, vulnerabilidad y riesgo de abuso sin duda co-existen en muchos pacientes de edad avanzada.

El abuso sexual de las personas mayores. Si los ancianos tienen los mismos derechos humanos que todos los demás, entonces la expresión de la sexualidad, incluso en presencia de la demencia, puede considerarse como uno de esos derechos. Encontrar el equilibrio entre la protección de tales derechos y la prevención de abuso sexual es una cuestión complicada en la población anciana porque hipersexualidad puede ser una característica de la desinhibición asociado con demencia.

La forma de abuso sexual no difiere fundamentalmente entre los grupos de edad de edad avanzada y otros.

Volver al principio
A %d blogueros les gusta esto: