Los 5 lenguajes del amor parte II


Los 5 lenguajes del amor parte II

por Paulo Arieu

tapa

1. Contacto físico:
Varios estudios han demostrado que los niños pequeños a los cuales se les ha abrazado y se les da mucho contacto físico, logran desarrollar mayor seguridad en sí mismos, esto es debido a que es bastante común que el “toque físico” tradicionalmente haya sido utilizado como un potente comunicador de amor. Y de seguro como seres humanos calientes que somos, lo primero estarás pensando al leer toque físico es en el sexo: ¡pues no! Se trata de demostrar amor con abrazos, besos, caricias, masajes, darle la mano a la pareja en público, acariciarle, ver juntos una peli abrazados, recostarse el uno en el otro, caminar abrazados o tomados de la mano. Toma en cuenta que para quien el contacto físico es prioritario, la cercanía es importante, más que con palabras, con tiempo, con regalos o con servicio, con afecto emocional expresado por el toque físico. Recalco de nuevo que se trata de amor externado físicamente, no deseo sexual que nos lleva a jugueteo físico para llegar a la relación íntima.
El contacto físico es uno de los lenguajes del amor más sencillos para comunicarse, ya que no necesita palabras. Este tipo de lenguaje, se refiere a que exaltemos las buenas acciones o cualidades de la otra persona, sin caer en la adulación innecesaria. La meta es que la otra persona se sienta apreciada y que se reconozca con justicia sus principales logros o acciones acertadas. Las personas que prefieren este lenguaje disfrutan con las caricias, los abrazos y se sienten reconfortadas en los brazos de otros o con las manos unidas. Los pequeños, cuando es este el tipo de lenguaje el que predomina, sienten alivio al ser sostenidos o cogidos en brazos, disfrutan con los masajes o al estar sentados encima de otros.
Los niños mayores (sobre todo varones de entre 7 y 9 años) que disfrutan con este tipo de amor pueden expresar de formas singulares, ya sea con peleas, lucha libre, fútbol, baloncesto, pero sigue siendo el contacto físico el que hace que se sientan queridos. Este lenguaje es para quienes necesitan por medio de las palabras saber que hacen las cosas bien, que se valora el esfuerzo, dedicación, trabajo, tiempo y esmero con el que realizan algo para su ser amado, para sus hijos para sus padres, amigos y en la vida en general. La idea es infundir valor al ser querido, resaltar sus logros en lugar de criticar las faltas. Toma en cuenta que si lo que haces es criticar, ayudas a hundir a una persona para quien las palabras de afirmación son demasiado importantes. Por ejemplo, para algunas mujeres es importante cuando su marido o hijos o hasta amigos, vecinos, les comentan sobre lo delicioso que cocinan y alaban su comida, eso les hace llenar el tanque a full. O bien, hijos que necesitan que sus padres les digan que están orgullosos de sus calificaciones o incluso quienes reciben amor cuando su pareja les comentan verbalmente sentirse orgullosos por los logros profesionales que han cosechado. Así que toma en cuenta que hay personas para quién es vital sentir el amor a través de las palabras. Pero palabras afirmativas, no destructivas.

2. Palabras de afirmación:
Cuando son las palabras las que toman importancia, el amor se escribe en este lenguaje del amor. Aquí están las personas que necesitan las palabras de afecto, los elogios, la calma a través de un buen discurso, la motivación con fragmentos bien escritos. Su forma de expresar estará más definida con cartas de amor, en el que se sientan libres de expresar a través de las palabras todo lo que sienten.
Las palabras tienen un poder en nosotros increíble y dejan su huella en nuestro comportamiento aunque solo aparezcan de forma fugaz. Hacernos conscientes del poder que tenemos con el lenguaje del amor a través de palabras, nos hace crear un nuevo mundo para expresar y recibir afecto y cariño.

3. Tiempo de calidad:
Las personas cuyo lenguaje del amor primario es el tiempo de calidad, simplemente desean compartirnos algo sus vivencias y emociones y que estemos atentos a ellos. De esta manera, les hacemos saber que les amamos. Dedicar tiempo a las personas que amamos es una forma de expresar lo que sentimos por ellas. Buscar en nuestras agendas tiempo de calidad, completo y lleno, dedicado en cuerpo y alma a la persona que nos acompaña. Así, deja de tener tanta importancia el qué hacer y pasa a cobrar más importancia el con quién lo hacemos.Tiempo y de calidad es la manera de amor que necesitan algunas personas para llenar su tanque y esto se refiere a que cuando estás hablando o compartiendo con ellos, debes brindarles toda la atención, mirarles a los ojos y estar centrados en ellos. No lo que muchos hacen actualmente que se denominan que mientras están contigo, contestan el celular, textean, tuitean, revisan el facebook, están cocinando pero “te estoy poniendo atención” dicen. La prioridad en esta lengua del amor es estar conectados, enfocados en lo que se está compartiendo, en nada más.

4. Los regalos:
Hay personas que disfrutan siendo regalados y regalando, no tienen por qué ser objetos materiales o de un coste económico alto, aquí será relevante el tiempo pensando en qué regalar, el amor con el que se regala y el permitirse conocer más a la persona a través de detalles. El regalo será una forma de expresar amor por el otro, pero nunca un fin para conseguir algo. El doctor Chapman asegura que a través del tiempo y en las diferentes culturas se han utilizado a los regalos como un factor común para comunicar amor. Las personas para quienes ser amados es recibir regalos, no están fijándose en el precio de los mismos, lo realmente importante es que les tienen presentes y con algo material se los hacen saber. Se trata de que hemos invertido recursos como tiempo, dinero, materiales para hacer algo, buscar lo adecuado, para demostrárselo. Dar regalos implica sentimientos y actitudes, no dinero. Los regalos pueden ir desde un auto, ¿por qué no?, hasta detalles como mensajitos imprevistos, una tarjeta sin ningún motivo especial aparente y hasta regalar nuestro tiempo para compartir con esa persona especial.

5. Actos de servicio:
En este apartado se describen los actos o tareas que el otro realiza como forma de comunicar lo que siente. Los ejemplos que se nos ocurren son diversos: preparar la comida con amor, cuidar el hogar en el que se vive, cuidar del otro cuando enferma. Son simples actos, pero que demuestran interés por el otro.

Para las personas cuyo lenguaje primario del amor sea el de actos de servicio, el amor se demuestra con acciones en favor de ell@s, dichas acciones no necesariamente requieren ser algo fuera de lo común, es más, valen mucho más una serie de actos de servicio “pequeños y constantes” que uno “grande y único”. Por ejemplo, pueden ser situaciones sencillas como pagar las cuentas por las otras personas, atender el mantenimiento del auto, ayudarle a configurar su celular, lavar los platos después de cenar, plancharle la camisa al marido. Ahora, la cosa acá es hacerlo para agradar a la persona sabiendo que esto realmente es una necesidad y la manera de hacerle sentirse amad@ e identificar cuando en vez de un lenguaje de amor es que nos quieren ver la cara y que abusar de que hagamos todo lo que les da pereza. Debes encontrar la diferencia, porque hay una delgada línea entre servicio como manera de amar y servicio porque se quieren aprovechar de ti.
Este sin duda es uno de los puntos que más les cuesta a quienes deben aprender a hablar este lenguaje para agradar a sus seres queridos, porque sí deseamos llenar el tanque emocional del ser querido, ¡debemos esforzarnos!, ¿es un sacrificio?… Sí, ¿y qué? ¡Un sacrificio que bien vale la pena! Digo, si amas realmente, si no, estar con una persona que tenga estas necesidades no es para ti.

En conclusión, ahora que conoces los cinco lenguajes del amor del doctor Chapman, o si ya los conocías y los estás recordando, aprende el lenguaje del amor en cada una de las relaciones que la vida te ha concedido, con tu familia, amigos, compañeros de labores, de estudios o con tu pareja, para llenar ese tanque en los demás a full e identifica igual cuál es el lenguaje del amor que te llena el tanque a ti y hazlo saber, si los demás no lo tienen identificado. Conocidos los cinco lenguajes del amor que este autor describió, ahora puede que resulte más fácil ver que no siempre el amor se expresa de la misma forma para todos, que el amor tiene diversas lenguas y que conocerlas abre puertas para saber cómo amar con más letras y con mas mundo.

Yo espero de todo corazón saber que estos dos articulos sobre los cinco lenguajes del amor del Dr. Gary Chapman te han bendecido y han ayudado a tu matrimonio. Si eres una persona cristiana, recuerda que el Señor nos ha dado de Su amor (I Corintios 13) y eso nos ayuda a amar a nuestra pareja.Y tambien el fruto del Espiritu Santo en nosotros (Gálatas. 5:22-23) nos ayudará a tener un matrimonio mas productivo. Pero si no eres cristiana,seguramente te costara un poco mas, pero puedes aplicar esta teoría del Dr. Chapman y verás como tu matrimonio comienza a mejorar una vez que reconoces tu lenguaje de amor y el de tu cónyuge y empiezan a comunicarse efectivamente.

Dios te bendiga mucho!!!

Bibliografia

Chapman, Gary. (2017). Los 5 lenguajes del amor. Editorial Unilit. Miami, EE.UU.

 

Los 5 lenguajes del amor parte I


Los 5 lenguajes del amor parte I

Por Paulo Arieu

COMPA2

Imagen 1

Acabo de leer un libro muy bueno del dr. Gary Chapman.  Gary Demonte Chapman es el autor de la serie The Five Love Languages (Los 5 lenguajes del amor). También es el pastor asociado principal de Calvary Baptist Church en Winston-Salem, Carolina del Norte. Es un libro muy recomendable que se titula “Los cinco lenguajes del amor”. Lo estuvimos comentando todos los domingos en el templo durante algunas semanas  en la reunión de matrimonios. Pienso que este libro puede ayudar mucho a que los matrimonios puedan comprenderse mejor. Pero también puede ayudar a las familias, ya que puede colaborar conlos padres (o ayudar a los hijos) a entenderse mejor y a no sufrir tanto creyendo que el otro no lo quiere.

Todos los seres humanos procuramos comunicarnos con nuestros prójimos de varias maneras, entre ellas el idioma. En el seno del matrimonio sucede lo mismo, nos comunicamos primariamente mediante el lenguaje verbal con nuestros cónyuges. Pero el lenguaje utilizado no solo es el lenguaje expresado con palabras sino también lo es el lenguaje expresado  con sentimientos, o sea el amor. 

Aunque el amor es universal y es la fuerza que lo mueve todo, definitivamente los seres humanos expresamos, entendemos, damos y recibimos nuestro amor de maneras diferentes. Así como en los idiomas, podemos hablar español, inglés, francés, japonés, y otros, así también existen cinco “lenguajes” básicos para expresar amor. Si hablamos en español probablemente un alemán o un francés no entienda lo que estamos diciendo. En el caso de los lenguajes del amor es similar, si hablamos lenguajes de amor diferentes con los demás, ellos no se sentirán amados por nosotros o no podremos recibir el amor de la manera que nos llenaría. Y todo, porque como estos lenguajes varían, puede ser que tu hables un “idioma” pero tu pareja, tus padres, tus hermanos, tus amigos, los demás a quienes concedes amor, quizás no hablen tu mismo “idioma”.

El doctor Gary Chapman escribió un libro muy recomendable que se titula “Los cinco lenguajes del amor”, un interesante recorrido de varios capítulos que da muy buenas alternativas a las diversas situaciones que se presentan entre las parejas, ayudándoles a reencontrar el camino del amor. Cada uno de sus capítulos contiene verdades que abren nuevos caminos para salvar una relación matrimonial o de pareja que se encuentre en crisis o peor aún: en bancarrota. O bien, ayuda a comprender mejor las relaciones de amor en general, ya sea con nuestra familia, entre padres e hijos y viceversa. Es muy importante tambien que podamos aplicar estos cinco principios con el amor propio hacia nosotros mismos y el cual es la base para poder convivir con los demás y tener una relación de apoyo y aporte en pareja.

“Mantenga lleno el tanque del amor, que hay una temporalidad de ese amor que la gente siente cuando está enamorado. Es una euforia casi ciega (por no decir totalmente ciega) que nos impide ver algún defecto en la persona. Pero ese tipo de amor no dura mucho (en algunos más en otros menos) y debe dar paso a otro amor más maduro”, comenta el doctor Chapman. ¿Por qué muchos cónyuges se portan mal y buscan beber de otras fuentes? ¿Qué se debe hacer para lograr un matrimonio duradero? La respuesta que da el doctor Chapman es que aprendamos a mantener lleno el tanque del amor de nuestro cónyuge.

El doctor Chapman comenta que el enamoramiento no es amor verdadero por varias razones: porque no es un acto de la voluntad, porque no requiere esfuerzo, porque no hay un genuino deseo de que el otro crezca. En definitiva, no es verdadero amor, sino una inclinación instintiva. Sin embargo, la idea no es que se termine, sino que permanezca pero en forma madura. Y esto es posible manteniendo el tanque emocional lleno. Ese tanque es el que nos indica si nos sentimos amados por las demás personas.

Si nuestra pareja o nuestros seres queridos hablan un lenguaje del amor distinto al nuestro, es muy probable que nuestro tanque esté “vacío”, sí por el contrario recibimos muestras de amor en nuestro propio lenguaje, lo más seguro nuestro tanque estará “lleno”.

Todos sabemos que el amor tiene mil formas de expresarse, y es probable que todos hayamos coincidido alguna vez con alguien que expresa su amor de forma diferente a la nuestra; sin embargo, esto no quita para que siga siendo amor. A veces también nos encontraremos con personas que parezcan no amar; en este sentido, igual la clave está en que utilizan diferentes lenguajes del amor o una forma desconocida para nosotros. El amor, al igual que el lenguaje, tiene muchos matices. Es por ello que Gary Chapman, en el año 1995, se dedicó a describir los 5 tipos básicos que él creyó que podían existir en el lenguaje del amor, tanto en la forma de expresarlo como en la forma de recibirlo. Cada uno solemos tener dos tipos de lenguaje con los que nos sentimos más cómodos para expresarnos y con los que captamos mejor el amor que nos viene de fuera. Puede existir la posibilidad de que expresemos el amor con un tipo de lenguaje, pero que prefiramos otro para recibirlo.

Y bueno, para saber cómo llenar esos “tanques emocionales”, a continuación te brindo una breve descripción de los cinco lenguajes del amor, ¿con cuál te identificas?, ¿cuál es tu lenguaje para dar amor y cuál para recibirlo?… ¿identificas el de tus seres queridos? Los 5 lenguajes del amor que describió este autor son:

  • 1. Contacto físico
  • 2. Palabras de afirmación
  • 3. Tiempo de calidad
  • 4. Los regalos
  • 5. Actos de servicio

En el próximo articulo, describiremos brevemente y en detalle cada uno de estos tipos de lenguajes de amor descriptos por el autor.

Dios lo bendiga mucho!!!!


Imagen 1: https://www.diariofemenino.com/articulos/amor/pareja/mujeres-y-hombres-el-horoscopo-del-amor/

Adicción al sexo


Adicción al sexo

Paulo Arieu

sexadict

imagen 1

La adicción al sexo ha sido conocida con el término estigmatizado de “ninfomanía” en el caso femenino o “satiriasis” en el masculino, incluso como “mujeriego” (“donjuanismo” en español).  Su sinónimo actual, hipersexualidad, genera confusión entre las personas especialmente deseosa y sexualmente activa. Además, Ana Yáñez, psicóloga y sexóloga con amplia experiencia en el tratamiento de adicciones sexuales, la define como

“una pérdida de control y dependencia del comportamiento adictivo, junto con la aparición del síndrome de abstinencia cuando la persona deja de hacerlo. Pensamientos sexuales obsesivos y un deseo sexual imparable que la conducta impulsiva intenta, sin éxito, ser satisfecha. La persona vive por y para su adicción, siendo el sexo un comportamiento autodestructivo”.

La adicción sexual se define como cualquier conducta sexual en la que el individuo experimenta:

  • Perder el control.
  • Síndrome de abstinencia.
  • Fuerte dependencia psicológica
  • Pérdida de interés en otras actividades.

Otras características de la adicción al sexo son:

  • Un fuerte deseo con incapacidad para controlarlo.
  • Frecuente preocupación por la sexualidad.
  • Hay más comportamientos sexuales de los deseados.
  • Gran parte del tiempo dedicado a la búsqueda de actividad sexual.
  • Inquietud o irritabilidad si el comportamiento no se puede realizar.
  • Distorsiones cognitivas: “Nadie me amará como soy”, “Mis necesidades nunca se cumplirán si tengo que depender de los demás”, “El sexo es mi necesidad más importante”, “Soy una persona mala e indigna” ». Siempre estaré solo o me sentiré solo “,” Mi cuerpo es vergonzoso, defectuoso o repulsivo “

Por lo tanto, generalmente afecta todas las áreas de la vida, trabajo, familia, pareja e incluso la salud. Esta enfermedad, indicada como un vicio, aunque normalmente normalizada y potenciada en el género masculino, se trivializa o critica al mismo tiempo que contribuye a su adicción en muchas ocasiones. Claudia Ayola, psicóloga, explica que existe una línea interesante entre una persona adicta al sexo y una que tiene una vida sexualmente activa. Algunas personas tienden a pensar que porque tienen relaciones sexuales muy a menudo son adictas al sexo, y ese no es siempre el caso. Pero existe un problema cuando esa adicción hace que esa persona tenga problemas con su familia, amigos y compañeros de trabajo. Es decir, con todo su entorno social. Estas situaciones están sucediendo porque no tiene control sobre sus estímulos.

Estos son estímulos que tienen control sobre la mente de la persona y no lo contrario.

“La frecuencia no es lo que hace que sea imposible controlar la situación. Se habla de adicción cuando la incomodidad se genera en uno mismo y en los demás”.

¿Por qué alguien se convierte en un adicto al sexo? Hay dos hipótesis que explican por qué las personas se vuelven adictas al sexo:

A. Hipótesis biológica:

El adicto al sexo condiciona su cuerpo para recibir ciertas descargas de neurotransmisores (dopamina, serotonina y noradrenalina), a través del proceso de reforzar comportamientos sexuales o fantasías con el orgasmo, lo que hace que estos se liberen en el cerebro causando placer y euforia.

B. Hipótesis psicológica:

Las personas con baja autoestima que buscan en el sexo un escape a una situación personal, social y emocional que no les gusta; estos comportamientos son muy comunes cuando la persona ha sido abusada sexualmente.

Referencias

El Mundo. (10-21-2016). Cómo saber si su pareja es adicta al sexo. Retrieved from
http://www.elmundo.es/vida-sana/sexo/2016/10/21/5808a9fae5fdeafd758b46b2.html
Corrales, J. (05-18-2014). Sexomaníacos, el vicio de la cintura para abajo. Retrieved from
http://www.eluniversal.com.co/suplementos/dominical/sexomaniacos-el-vicio-de-la-
cintura-para-abajo-159737

Psicoactiva. (n.d.). Adicción al sexo, causas y síntomas. Retrieved from
https://www.psicoactiva.com/blog/adiccion-al-sexo-causas-sintomas/

Imagen 1. http://www.eluniversal.com.co/suplementos/dominical/sexomaniacos-el-vicio-de-la-cintura-para-abajo-159737

La importancia de no juzgar en consejería


La importancia de no juzgar en consejería

Por Paulo Arieu

El juzgar es un hábito bastante común en las personas. Pero en la entrevista de consejería es mejor no  juzgar al paciente. Puede resultar ser una traba para que progrese una relación de ayuda terapéutica. Cuando se juzga al paciente se le bloquea al individuo las capacidades de responsabilizarse manteniéndole al uno dependiente del otro. La relación de Consejería se debe establecer sin juicio de valores. Esto no significa que uno deba estar de acuerdo con los actos o creencias de la otra persona. Además, corremos el riesgo de no ser lo suficientemente e imparciales y podemos herir a la otra persona (García-Allen, s.f.). La justicia propia y la tendencia a juzgar a otros hacen que el corazón de un consejero se corrompa lentamente, y esa fea actitud se hará manifiesta rápidamente en las entrevistas a los pacientes (Pierre & Reju, 2016, p.72). El consejero debe hacer el esfuerzo de escuchar con suma paciencia y no juzgar. Además, si el consejero es una persona religiosa debe tener presente que es Dios, el Justo Juez, quien por si mismo conoce perfectamente los motivos del corazón como para Juzgar y castigar con justa justicia.

Cuando Jesús se encontró con la mujer que estaban juzgando por adulterio (Juan capítulo 7.53 al capítulo 8:11), no la juzgó. Si la hubiese juzgado, hubiese tenido que permitir que la maten a pedradas como los otros querían hacer, ya que ellos (los judíos) se regían por la Ley de Moisés (Israel no era un país democrático en aquella época, sino teocrático). Al contrario, Jesús la perdonó y solo le dijo: “vete pero no peques más. “ Aunque, como dice Sanchez (05-20-2009) en un análisis de interpretación del texto que el realiza “la ley de Dios es la base para toda conducta humana y la transgresión de ella siempre es llamada pecado”, Dios nos manda a los consejeros a ser misericordiosos con las personas, a sentir empatía con ellos, a tratar de identificarnos con su dolor y a no emitir opiniones de condenación hacia los actos de las otras personas (aunque nosotros creamos que ellas se lo merecen). Dios nos manda muchas veces a sufrir en silencio  al lado de ellos, sintiendo su dolor en nosotros mismos, pero no juzgándolos, sino amándolos.

Referencias

García-Allen, J. (s.f.). Las 10 razones para dejar de juzgar a los demás. Obtenido el 01-26-2018 de https://psicologiaymente.net/social/no-juzgar-a-los-demas

Pierre, J. & Reju, D. (2016). El pastor y la consejería. Los fundamentos de pastorear a los miembros en necesidad. 9Marks. Washington, D.C., Estados Unidos.

Sanchez, M. (05-20-2009). Jesús, la ley y la mujer adúltera. Obtenido de https://reformadoreformandome.wordpress.com/2009/05/20/jesus-la-ley-y-la-mujer-adultera/

¿Es la psicología ciencia o pseudociencia?


¿Es la psicología ciencia o pseudociencia?

Por Paulo Arieu

pseudociencia1

El prestigio de la Psicología como ciencia secular en los últimos 20-30 años ha crecido notablemente. ¿Por qué? Porque casi no hay ningún problema que la Psicología no haya investigado y emitido su opinión. En los Estados Unidos, en muchas universidades, seminarios y personal pastoral, generalmente hay un psicólogo que da opiniones. Y esta situación a muchos lideres religiosos, lo pone incómodos. Pero además, existe mucho debate si es una ciencia o una pseudociencia. Además, del eterno debate filosófico entre lo que es verdad y lo que no es verdad. La Psicología, con su cúmulo de hipótesis y teorías que aún no han sido demostradas, se mete en el seno del cristianismo y afecta la comprensión de muchisimos temas que le corresponden a la Teología definirlos y no a la ciencia secular (por ejemplo el tema del pecado). 

Pero podemos decir que la Psicología es la ciencia que estudia el comportamiento y los procesos mentales en todos las personas y en los animales, es el estudio de la mente y el comportamiento. Esta disciplina abarca todos los aspectos de la experiencia humana, desde las funciones del cerebro hasta las acciones de las naciones, desde el desarrollo infantil hasta el cuidado de los ancianos. Isabel Diaz Portillo, médica psiquiatra psicoanalista y escritora de libros de Psicología dice que el concepto de salud mental mucho depende de la cultura del paciente. Ella explica que:

Como es bien sabido, la concepción de la enfermedad en general, y de los padecimientos mentales en particular, está condicionada por las ideas mágico-religiosas, filosóficas, ideológicas o científicas propias de la sociedad en la que se inserta la práctica clínica. Situación que signa el modo y finalidad del encuentro entre el paciente y el personaje a quien se ha designado el rol de encargarse de él: hechicero, brujo, sacerdote, médico, psiquiatra o psicoterapeuta, que realizará o recomendará la ejecución de ritos mágicos, exorcismo, reclusión, muerte, medicación, o psicoterapia, dependiendo de la etiología de la enfermedad mental aceptada por la sociedad que le encomienda el manejo o usufructo de esta parcela de la existencia humana.[0]

Y en nuestra cultura occidental, la Psiquiatría y la Psicología, le robaron a la religión cristiana la autoridad de poder decirle a la persona que es lo que le duele o que es lo que le perturba y porque le sucede esto. Durante muchos siglos, las personas iban al sacerdote de la religión católica o al ministro de la iglesia protestante a confesar sus pecados. Pero ahora, la persona va  a un psicoanalista (psicólogo o psiquiatra) quien lo examina y le diagnostica “una enfermedad mental”. Esto es sin dudas el fruto del secularismo. Debemos reconocer que la Psicología le robó la gloria a Dios dado que nada en la historia de la iglesia moderna ha persuadido a los creyentes a abandonar su fe en la suficiencia de la Palabra de Dios como la seudo-ciencia llamada Consejería Sicológica. Además, todos los padres de la Psicología moderna eran ateos. Freud era ateo, Jung también en cierto modo, pero el era también hijo de un ministro protestante, aunque su filosofía era mucho más místico y espiritista que Freud, mas afectado por el materialismo de la época. También ateos fueron Skinner y Adler, otros de los padres de la psicología moderna.

El enfoque estrictamente naturalista de la psiquiatría significa que el aspecto numinoso del ser humano a menudo se pierde de vista. En la segunda mitad del siglo XIX, los nuevos movimientos, tanto en la psiquiatría como en el psicoanálisis, llevaron a la opinión de que la religión y la enfermedad mental deberían estar separadas unas de otras. En el siglo XX, a los proveedores de salud mental se les enseñó a ver la religión con escepticismo y a mantener la fe fuera de la terapia. Freud consideraba la religión como una neurosis obsesiva universal. Sin embargo, aunque Jung tenía fronteras de ateísmo, si tomaba en cuenta el aspecto espiritual del ser humano. Pero el misticismo de Jung lo llevó a practicar el espiritismo y el diálogo con los demonios. Obviamente, su testimonio hace poner en duda la neutralidad científica de sus observaciones y conceptos y ha sido la Nueva Era quien mas se ha valido de sus conceptos para justificar sus hechicerías orientalistas occidentalizadas.

Pero este choque entre el secularismo y la religión cristiana no es nuevo. En el año 1966, hace poco más de 50 años, el distinguido antropólogo canadiense Anthony Wallace anunciaba convencido la desaparición global de la religión a manos de una ciencia cada vez más avanzada:

«La creencia en poderes sobrenaturales está destinada a desaparecer, en todo el mundo, como consecuencia del crecimiento del conocimiento científico, y de su cada vez mayor acierto y difusión».[1]

Sin embargo, aunque la secularización no prosperó lo suficiente como para destruir la religiosidad del ser humano, si afectó el pensamiento de muchos cristianos sinceros de Occidente que creían que la Psicologia como parte de las ciencias sociales podía ser usada efectivamente entre los mismos creyentes. MacArthur explica esto que sucedió en Occidente respecto de la Psicología secular,  esta nueva forma de ver el mundo que fue surgiendo rápidamente, afectó muchísimo a la Iglesia:

La psicología secular dominó la consejería, definiendo las ideas acerca de la gente y sus problemas. Las ciencias sociales, de conducta y médica obtuvieron enorme poder social, prestigio intelectual y autoconfianza. Como resultado, la práctica total de la consejería en el siglo veinte llegó a estar rodeada y permeada con versiones seculares tocantes a cómo entender y ayudar a la gente. Varias formas de psicoterapia, trabajo pastoral secular, arrollaron a la bíblica cura de almas; varias psicologías teóricas, teologías seculares, abrumaron el entendimiento bíblico de la naturaleza y funcionamiento humanos; varias instituciones de terapéutica, comunidades religiosas seculares, arrollaron a la iglesia como lugar primordial para la ayuda de la gente en sus problemas.[2]

También MacArthur explica que los psicólogos más capaces reconocieron y expresaron con franqueza lo que hacían. El explica por ejemplo que:

a) Freud, contrariamente a la mayoría de sus discípulos, negó que el papel de los psicoanalistas fuera el mismo que el del médico. Afirmó que el psicoanalista era un «trabajador pastoral secular» y no necesitaba ser médicos.[3]

b) Por ejemplo, el destacado discípulo de Freud, Erik Erikson, !tenía su preparación profesional en el campo del arte![4]

c) Carl Jung comentó en estilo similar: «Los pacientes obligan al psicoterapeuta al papel de un sacerdote y esperan y demandan de él que los libere de sus tensiones. Por eso los psicoterapeutas debemos ocupamos con problemas que, estrictamente hablando, pertenecen a los teólogos».[5]

d) B. F. Skinner en Walden Two [Waldo dos], consciente y específicamente ofrece sustitutos para la verdad, las técnicas e instituciones de la fe cristiana.[6]

Muchos creen que la Psicologia sí es una ciencia, pero hay otros quienes creen que no es una ciencia. Incluso en nuestros días, hay psicólogos que no creen que la Psicología sea una ciencia, porque su objeto de estudio es el comportamiento y este no es susceptible de ser investigado por un método experimental, por lo tanto, no cumple con las principales condiciones de ninguna ciencia. Pero en verdad, como dice MacArthur,

los psicólogos conductistas son los equivalentes de los sacerdotes del cielo en la tierra de Skinner. El gran círculo de la psicología secular implantó un universo secular. Los psicólogos y psiquiatras líderes fueron personas seculares que deseaban ayudar a personas seculares. No debe sorprendernos que hayan ofrecido un sustituto de la religión, porque los problemas con los cuales lidiaron fueron en esencia religiosos”.[7]

Sin embargo, los psicólogos, como todos los científicos, hacen observaciones, formulan hipótesis, elaboran teorías y perfeccionan esas teorías haciéndolas flexibles a las nuevas observaciones. Y esta tarea, es parte de la ciencia. Pero en conversaciones con estudiantes de Psicología y personas que la cuestionan, la pregunta que siempre surge es: si la Psicología es realmente una ciencia o una pseudociencia. Pero, ¿que es una pseudociencia?

Una pseudociencia es una disciplina, determinada por un conjunto de prácticas, creencias, conocimientos y metodologías no científicos, pero que reclaman dicho carácter. Algunos ejemplos son: la astrología, la homeopatía, la ufología, el psicoanálisis, el feng shui, el tarot, la numerología, la parapsicología, etc. [8]

Es cierto que la mayoría de los psicólogos considera la forma científica como el mejor medio para lograr un conjunto bien organizado de información precisa. El enfoque científico es tan básico para la psicología que a menudo se llama ciencia de la conducta y para los psicólogos, científicos del comportamiento. La Psicología emplea el método científico para sus investigaciones (y no lo hace únicamente en las últimas décadas, sino desde su fundación por Wundt en su laboratorio de Alemania a finales del XIX). Ella encuentra leyes probabilísticas pero que se han replicado sin problemas en diferentes ocasiones, ¿deja de ser una ley? ¿Deja de ser ciencia por hablar en términos de probabilidad?  Pero como la Psicología estudia principalmente a las personas, las estudia indirectamente según los efectos de los cambios sociales y culturales en el comportamiento. Pero la Psicología no se desarrolla en un vacío social. El comportamiento cambia con el tiempo y en diferentes situaciones. Estos factores y las diferencias individuales hacen que los resultados de la investigación sean solo relativamente confiables y solo por un tiempo limitado. 

Otro problema que enfrenta la Psicología es una falta de objetividad en muchos casos. Pero la objetividad completa es imposible porque involucra a los humanos que estudian a los humanos, y es muy difícil estudiar el comportamiento de las personas de manera imparcial. Además, en términos de una filosofía general de la ciencia, nos resulta difícil ser objetivo porque muchos psicólogos estan influenciados por un punto de vista teórico (Freud es un buen ejemplo de esto). El observador y lo observado son miembros de la misma especie humana y esto crea problemas de reflectividad. Pero aún asi la Psicología es una ciencia, aunque algunos dudan de que esta afirmación sea correcta. El interés de la ciencia es expandir tu conocimiento sobre algún tema. El tema que la Psicología busca investigar y expandir su conocimiento es el comportamiento de humanos y animales. La Psicología tiene una manera de expandir este conocimiento y es a través del método científico. Pero la Psicología es una ciencia que a veces actúa como una ciencia de acuerdo con el método científico para realizar investigación, y en otras ocasiones, aplica ese conocimiento de la mejor manera posible para acompañar a las personas y las sociedades en los procesos de cambio. En estas aplicaciones, se observan los resultados; los cambios son valorados y reflejados.

Pero debido al crecimiento de la influencia de la Psicología en los ámbitos del cristianismo, muchos predicadores radicales ven el prestigio creciente de estos profesionales y no se sienten cómodos con esta situación en absoluto. Pero también hay muchos ministros y teólogos, que se dan cuenta de que la Psicología aún es una ciencia joven que no aporta las soluciones religiosas que se esperarían de una ciencia exacta. El cientificismo de los profesionales de los cientificos de la conducta es muy fuerte y, en muchos casos, en nombre de la ciencia de la conducta, muchos psicólogos cristianos han dejado de lado muchas enseñanzas que son bíblicas y saludables por las enseñanzas científicas naturalistas de la ciencia y la fuerte cosmovisión humanista secular de la psicoterapia. Entonces, hay un choque entre ambas disciplinas, ya que la Psicología ha introducido muchas herejías y conceptos pseudocientíficos dentro del cristianismo.

Los evangélicos han abrazado la psicología con su consejería psicoterapéutica, más que cualquier otro esfuerzo antibíblico que haya entrado en la iglesia en los últimos 50 años.  Los “sicólogos cristianos” son generalmente más populares e influyentes que los predicadores y los maestros de la Palabra… La Asociación de Psicología Norteamericana de Consejeros Cristianos, se jacta de contar con 50.000 miembros.  La iglesia evangélica es la que más requiere de los servicios de los consejeros, ¡así los mismos sean cristianos o no!  Como sus contrapartes seculares, la segunda carrera más popular para los estudiantes en las universidades cristianas, es la psicología. [9]

Ya el apostol Pablo nos advirtió hace casi 20 siglos que seamos prudentes:

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad” (Col. 2:8-10).

Pienso que si algún psicólogo o médico psiquiatra secular, lee que criticamos la psicoterapia, aunque sea desde una perspectiva cristiana, pueden llegar a pensar que estamos hablando como fanáticos religiosos o fundamentalistas religiosos con un barniz cristiano. Pero cuando el que habla es una autoridad como Thomas Szasz, el famoso psiquiatra húngaro (que, por cierto, no profesa el cristianismo), profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Siracusa en NY, entonces es posible que algunos presten un poco más de atención. La opinión del psiquiatra Thomas Szasz, profesor de psiquiatría en la Universidad Estatal de NY, dice:

“No es sólo una religión que pretende ser ciencia, sino en realidad una religión falsa que busca destruir a la verdadera religión” [10].

Incluso Thomas Szasz, en su libro El Mito de la Enfermedad Mental, también llega a cuestionar a la misma Psiquiatría como falsa ciencia.

Aunque la psiquiatría se incorporó hace muy poco al campo de las ciencias, se caracteriza por una plétora de diversas teorías y prácticas antagónicas, y, algunas veces, mutuamente excluyentes. En este sentido, debemos reconocer sin ambages que la psiquiatría tiene más similitudes con la religión y la política que con la ciencia. [11]

El pastor evangelico norteamericano, John MacArthur, quien es un defensor dela Consejería Noutética, enfatiza que la Biblia es una herramienta suficiente para aconsejar a las personas con enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad. MacArthur está totalmente convencido de la absoluta y total Suficiencia de las Escrituras. Aunque el no rechaza todas las formas de teorías y técnicas psicológicas, si considera que algunas formas de psicologías y psiquiatrías son contrarias a la Biblia,lo cual es cierto. El ha afirmado que la verdadera Psicologia corresponde a los cristianos. MacArthur …

Ha argumentado que “la verdadera psicología (es decir, “el estudio del alma”) puede ser hecha solo por cristianos, ya que solo los cristianos tienen los recursos para entender y transformar el alma. La disciplina secular de la psicología se basa en suposiciones impías y fundamentos evolutivos, y es capaz de tratar con personas solo superficialmente y solo en el nivel temporal… La psicología no es una ciencia más que la teoría evolucionista atea sobre la que se basa. Al igual que la evolución teísta, la psicología autodenominada cristiana es un intento de armonizar dos sistemas de pensamiento intrínsecamente contradictorios. La psicología moderna y la Biblia no pueden combinarse sin un compromiso serio o un total abandono del principio de la suficiencia de las Escrituras.” [12]

Esta posición dogmática de MacArthur ha causado varias controversias, la más notable de las cuales fue la primera vez que un empleado de una iglesia evangélica fue demandado por negligencia. El caso no llegó a juicio porque un juez dictaminó que el caso no tenía pruebas suficientes. MacArthur comenta que

En 1980, me pusieron en la línea del frente en la batalla entre la psicología y la consejería bíblica, cuando nuestra iglesia sufrió por vez primera un juicio por «mala Práctica eclesiástica». Los cargos que presentaron en el litigio eran que nuestros pastores habían sido negligentes porque tratamos de ayudar a un joven suicida, miembro de nuestra iglesia, dándole verdades bíblicas. Este tipo de demanda fue el primer caso jamás oído en el sistema judicial de los Estados Unidos. Los medios de comunicación se deleitaron, ya que el asunto duró años. Aun algunas fuentes nacionales de noticias dijeron que nuestra iglesia había instado al joven a matarse, enseñándole que el suicidio era una vía segura al cielo. Esto, por supuesto, era falso. Le mostramos con las Escrituras que el suicidio era incorrecto. Le instamos a permitir que la Palabra de Dios lo llevara a un íntimo conocimiento y apropiación de los recursos disponibles en Aquel que deseaba sanar su mente perturbada. Trágicamente rechazó nuestro consejo y se quitó la vida. El caso suscitó la duda acerca de si las iglesias tenían o no el derecho legal a aconsejar a personas en problemas utilizando sólo la Biblia. Los demandantes argumentaron que aconsejar a una persona deprimida o suicida basándose en las Escrituras era una técnica simplista e irresponsable. Hicieron comparecer a varios «expertos» que testificaron que la consejería espiritual no es apropiada para personas con problemas reales. Declararon que las víctimas de depresión crónica, tendencias suicidas y problemas emocionales o mentales similares, deberían remitirse a un psicólogo experto. Los litigantes demandaban que se requiriera a los pastores y consejeros de iglesias que enviaran a tales personas a profesionales de salud mental. Su cargo básico era que intentar aconsejar en base a la Biblia a personas con problemas equivale a temeridad y negligencia por las cuales los consejeros de la iglesia debían considerarse moral y legalmente culpables. Si hubieran ganado el caso, cualquier iglesia que practicara consejería bíblica estaría corriendo un enorme riesgo de responsabilidad civil. Las cadenas de noticias dieron escasa o ninguna divulgación a las verdades del caso que se ventilaron en la corte. Los testimonios demostraron que el joven estaba bajo atención de psiquiatras profesionales. Además de la instrucción bíblica que recibió de nuestros pastores, buscó tratamiento psiquiátrico, Asimismo, nuestros pastores, en vista de que lo habían examinado varios médicos, desecharon causas orgánicas o químicas en su depresión. El muchacho había venido recibiendo todo tipo de terapia disponible pero, de todos modos, eligió poner fin a su vida. Hicimos cuanto pudimos por ayudarle; rechazó nuestro consejo y volvió sus espaldas a la suficiencia espiritual que tenía en Cristo. Tres cortes diferentes escucharon las evidencias del caso y las tres dictaminaron a favor de la iglesia. Dos veces derribaron esas decisiones debido a apelaciones a raíz de aspectos técnicos, pero todas las cortes que trataron el caso coincidieron en el veredicto que absolvió a la iglesia de toda culpabilidad. Por último, llevaron el caso a la Corte Suprema de los Estados Unidos. Esta rehusó oírlo y de este modo dejó en pie el dictamen de la Corte Suprema del Estado de California que, finalmente, vindicó a la iglesia.[13]

Pero el secularismo ha dejado un vacío espiritual en muchas iglesias que muchos lideres religiosos han tratado de llenarla con Psicología. MacArthur también ha expresado que por esa razón

Las iglesias han acudido a la psicología para suplir este vacío, pero esto no puede funcionar. Los psicólogos profesionales no son sustitutos de personas espiritualmente dotadas, y el consejo que la psicología ofrece no puede reemplazar la sabiduría bíblica y el poder divino. Por otra parte, la psicología tiende a hacer que la gente dependa de un terapeuta, mientras que aquellos ejerciendo sus verdaderos dones espirituales siempre dirigen a la gente hacia un Salvador todo suficiente y Su toda-suficiente Palabra.[14]

Como dije al principio, la predicción de Anthony Wallace no se trataba de una predicción fuera de lo normal. Muy al contrario, las modernas ciencias sociales que cobraron forma en la Europa occidental del siglo XIX convirtieron los primeros episodios de secularidad recién vividos en un modelo universal. Las ciencias sociales partían del supuesto, o predicción en otras ocasiones, de que todas las culturas acabarían convergiendo en algo parecido a una democracia liberal occidental y secular. Pero lo que pasó fue más bien lo contrario. La secularidad no sólo no ha conseguido mantener su avance global, sino que países tan diferentes entre sí como Irán, India, Israel, Argelia y Turquía han sustituido sus gobiernos laicos por otros religiosos (islámicos) y han vivido el auge de influyentes movimientos religiosos nacionalistas. Pero la verdad que observamos es que

La secularización tal y como la predijeron las ciencias sociales ha fracasado.[15]

Pero desde hace unas décadas, las cosas han comenzado a cambiar de nuevo a medida que el papel que la religión puede desempeñar en el tratamiento de las enfermedades mentales se vuelve cada vez más claro. La iglesia ha reaccionado en contra de esta tendencia a psicologizar la fe cristiana promoviendo una consejería bíblica, que es  mas espiritualmente cristiana que la Psicoterapia secular o mas dogmática que su versión cristianizada, en respuesta al pensamiento teológico liberal.

Lamentablemente, las iglesias liberales quedaron ligadas a esta revolución de la psicoterapia desde su inicio; de aquí el desarrollo de la teología pastoral liberal. En su abandono de la verdad y autoridad bíblica, los líderes dentro de esas iglesias miraron a las ciencias sociales como proveedoras de autoridad y eficacia. No es coincidencia que Harry Emerson Fosdick, cuyo liberalismo teológico fue el catalizador de la división entre los fundamentalistas y modernistas de la década del veinte, fuera un líder del movimiento de higiene mental. Usando su púlpito para exponer una nueva versión psicoterapéutica del cristianismo, su psicologismo fue el lado oculto de su incredulidad en los «fundamentalistas». La idea misma de la consejería pastoral se definió por la integración de psicólogos seculares de la teología liberal, especialmente Carl Rogers y Alfred Adler, desde la Primera Guerra Mundial hasta la década del sesenta. En general, los cristianos conservadores no hablaron ni escribieron acerca de consejería. Y cuando comenzaron a pensar y practicar consejería, adoptaron los poderosos paradigmas de las psicologías y teologías liberales seculares que formaban el círculo externo. Las presuposiciones, tanto del pensamiento como prácticas, no se expusieron ni sujetaron a un análisis bíblico. No hubo intento alguno de edificar una teología bíblica práctica para la consejería a partir de sus principios fundamentales.[16]

Estados Unidos sirve de ejemplo. Es indiscutible que se trata de la sociedad más desarrollada a nivel científico y tecnológico del mundo, pero, aun así, y al mismo tiempo, es la más religiosa de las sociedades occidentales. Tal y como el sociólogo británico David Martin concluía en El futuro del cristianismo (2011),

«no hay una relación estable entre el grado de avance científico y un perfil bajo de influencia, creencia y práctica religiosas».[17]

Lo que si pienso que deberíamos preguntarnos es por qué sigue habiendo teorías de conflicto ciencia-religión propuestas en muchos casos por científicos prominentes. Sería redundante explicar las teorías de Richard Dawkins, que no es, por cierto, una voz solitaria. Stephen Hawking piensa que «la ciencia ganará porque funciona»; Sam Harris ha declarado que «la ciencia debe destruir la religión»; Stephen Weinberg piensa que la ciencia ha debilitado la certeza religiosa; Colin Blakemore predice que la ciencia acabará haciendo de la religión algo innecesario. [18] Pero no existen pruebas históricas que apoyen tales opiniones. Es más, las que hay sugieren que son equivocadas. 

En conclusión, hay algunos que dicen que, dado que el psicoanálisis no es científico, la Psicología por extensión tampoco lo es. La cosa está en que es ridículo considerar a la psicología como ciencia y, a la vez, meter en el mismo saco al psicoanálisis (que ya está más que demostrado su carácter de pseudociencia). ¿Verdad que sonaría ridículo decir que la Medicina NO es una ciencia por los homeópatas? Por otra parte, dentro de la Psicología podemos hablar de diferentes niveles de “dureza científica”; hay leyes probabilísticas a nivel de experimentos sociales y, en parte, conductuales, pero a nivel de procesamiento cognitivo o neuroimagen, ahí la cosa se ajusta mucho más a unos patrones más deterministas y de las ciencias naturales. ¿Tampoco es esto ciencia? Si consideramos como ciencia al conocimiento obtenido por el método científico, la Psicología lo es. Cumple todas las características. La Psicología construye poco a poco un cuerpo teórico y práctico. Su objeto de estudio es complicado precisamente por la cantidad de variables que intervienen; sin embargo, ya existen sin problemas teorías y modelos que, en situaciones particulares, describen y predicen (algunos de manera determinista) el modo de actuar de los sujetos. Esto se ha dado y da tanto a nivel de teorías ‘sociales’ como del procesamiento de la información (más exactas).

Notas

Imagen: https://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/que-es-la-pseudociencia

[0] Portillo, Isabel Diaz. (1994). Técnica de la Entrevista Psicodinamica. p.11. Editorial Pax Mexico. Librería Carlos Cesarman S.A. México, D.F.

[1] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[2] MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.68-69.Grupo Nelson.

[3] Ibid, p. 69.

[4] Ibid, p. 69

[5] Ibid, p. 69

[6] Ibid, p. 69

[7] Ibid, p. 69

[8] http://circuloesceptico.com.ar/pseudociencia

[9] http://radioiglesia.com/herejias/item/694-psicolog%C3%ADa-y-las-doctrinas-del-diablo

[10] Thomas Szasz. The Myth of Psychotherapy (Garden City: Doubleday/Anchor Press, 1978), pp. 27-28.

[11] Thomas Szasz. El mito de la enfermedad mental. p.55. Amorrortu editores. Buenos Aires.Argentina. 

[12] https://es.wikipedia.org/wiki/John_F._MacArthur

[13] MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.16-17.Grupo Nelson.

[14] http://graciayconocimiento.blogspot.com/2015/08/la-palabra-suficiente-de-dios-por-john.html

[15] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[16]  MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.70. Grupo Nelson.

[17] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[18] Ibid

Características que se esperan en el comportamiento del consejero durante una entrevista.


Características que se esperan en el comportamiento del consejero durante una entrevista.

Por Paulo Arieu

El entrevistador, se esforzará en recabar gran cantidad de información y organizarla mientras observa al paciente y examina su estado mental. Además, intentará obtener información que le permita comprender los problemas del paciente y el contexto en el que se han desarrollado, así como llegar a un buen diagnóstico. Pero ¿Que se espera del comportamiento del proveedor de salud mental durante una entrevista? De acuerdo a Perpiñá (2012, pp. 249-261), para conseguir la información que se requiere para entrevistar correctamente a un cliente, necesitará poner en práctica en primer lugar las técnicas de escucha activa y poco a poco se deberán ir utilizando herramientas más directivas para obtener la información que se requiere para contrastar las hipótesis diagnosticadas. Será igualmente relevante establecer una relación de respeto mutuo, confianza y empatía con el entrevistado, algo que facilitará la obtención de información y la adherencia al tratamiento en caso de que fuera necesario.

Un buen entrevistador debe saber cómo:

a) Vencer las resistencias o barreras que surjan (el contenido de la información, la motivación, la propia naturaleza del problema, incongruencia entre la queja del paciente y el problema principal).

b) Saber recoger la información (historia clínica, estado mental del paciente).

c) Que pueda realizar un diagnóstico correcto siguiendo los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y/o los descritos por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) y recogiendo información relativa a los ejes propuestos por estas organizaciones.

d) Que sepa mantener la confidencialidad.

e) Si es un consejero con una formación religiosa o el aconsejado es una persona religiosa, el consejero debe  saber respetar los límites de la religión del paciente y respetar su libertad de conciencia.

Referencias

Perpiña, C. (2012). Manual de la entrevista psicológica. Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S. A.), Madrid. España.

El silencio en la entrevista de consejería


El silencio en la entrevista de consejería

Por Paulo Arieu

Muy importante y útil es utilizar el silencio como técnica en la entrevista. El silencio es parte importante de la terapia. El silencio comunica. El silencio da espacio al otro, le deja pensar y analizar lo que se ha hablado, permite al demandante de terapia encajar, ingerir y procesar la información que se ha vertido. El silencio es una forma de comunicación, y por tanto informativa. El entrevistador debe saber manejar también este tipo de información. Cuando el entrevistador primerizo se sienta incómodo en los momentos de silencio, lo que puede hacer es tratar de relajarse y utilizar sus habilidades de escucha activa. La respuesta que tengamos ante el silencio no sólo va a ser verbal, sino también corporal; es decir, el entrevistador también ha de estar pendiente de su lenguaje corporal y que éste no descalifique con impaciencia “no verbal” una aceptación “verbal” del silencio que se está produciendo en la entrevista. Los silencios favorecen la reflexión y elaboración del entrevistado. El tiempo que tarde en contestar el entrevistador una vez que el entrevistado ha intervenido) favorece la expresión verbal del entrevistado. Estos silencios “instrumentales” favorecen la escucha y el discurso. En terapia es importante saber expresarte y transmitir a través del lenguaje, pero es igual de importante saber cuándo callarse (Pedrianes, 01-21-2015).

En el medio de una conversación, el silencio puede tener significar distintas cosas: puede ser una pausa reflexiva, puede ser realizada para acentuar lo que se había expresado con anterioridad, o simplemente una ausencia de sonido que no posee ninguna connotación específica. Pero sin dudas, el silencio es una importante forma de comunicación que el entrevistador debe haber aprendido a manejar muy bien y debe saber evitar toda angustia que le pueda producir el silencio. Suele utilizare como “una técnica de presión” (Entrevista102, 30-11-2010). Aunque quizás no siempre se tenga o se conozca la respuesta correcta. Por lo tanto deberá evitar esa necesidad de demostrar que siempre se tiene la respuesta correcta en todas las ocasiones, o que siempre hay algo que se pueda decir (cuando uno no sabe qué decir lo mejor es no decir nada). Algunos entrevistadores tratan de llenar los silencios. Sin embargo, éstos son útiles para que la persona ponga en orden sus pensamientos y brindan al entrevistado la oportunidad de hablar con libertad.

Es posible que un entrevistador primerizo se sienta tenso ante el silencio del cliente; pero debe tratar de relajarse y tratar de escuchar al cliente y comprenderlo. Pero si es el entrevistado el que evidencia su incomodidad ante su propio silencio, puede indicársele que no piense mucho en sus respuestas sino que comparta lo primero que surja en su mente. Quizás pueda ser útil reconocer que hay veces que resulta complicado tratar ciertos temas. El entrevistador debe recordar que la respuesta obtenida ante el silencio no sólo va a ser verbal, sino también corporal (gestos suspiros, sonrisas, miradas, llantos, posturas corporales). El entrevistador también debe procurar no delatar su impaciencia ya que los silencios favorecen la reflexión y elaboración del entrevistado y favorecen la escucha y el discurso (Perpiñá, 2012, pp. 90-91, 187). El silencio en la entrevista, puede depender de diferentes factores. Los más fundamentales son los estilos de personalidad del entrevistado y del entrevistador. Según Allidiére (pp. 26-27), algunos tipos de silencio son:  

a) Silencio confusional: Es una respuesta ante una situación desestructurada o poco pautada, una conducta de bloqueo emocional ante la ambivalencia del estímulo.

b) Silencio persecutorio: Suele producirse ante intervenciones del entrevistador que son sentidas como agresivas.

c) Silencio depresivo: Implica una aceptación reflexiva de las conclusiones.

Referencias

Allidiére, N. (1995). La entrevista y los estilos psicológicos en la empresa. Editado por

Allidière N., 2° ed. Bs. As (Primera parte).

Entrevista102. (30-11-2010). Técnicas para Manejar la entrevista. Obtenido el 01-26-2018

de http://entrevista102.blogspot.com/2010/11/tecnicas-para-manejar-la-entrevista.html

Pedrianes, O. (01-21-2015). El silencio en terapia. Obtenido de 

https://oswaldopazpedrianes.jimdo.com/2015/01/21/el-silencio-en-terapia/

Perpiñá, C. (2012). Manual de la entrevista psicológica. Saber escuchar, saber preguntar.

            Ediciones Pirámide.