¿Por qué la izquierda promueve el homosexualismo?


¿Por qué la izquierda promueve el homosexualismo?

Por Nicolás Márquez

arrep

¿Qué tiene que ver el “hombre nuevo socialista” con un individuo homosexual? Absolutamente nada y aunque con las limitaciones naturales de su actividad, en el único sistema conocido en el cual el sodomita ha podido desarrollar su vida afectivo-sexual es en el capitalista1-occidental. Sin embargo, el sujeto homosexual ha sido hoy capturado por los mismos sectores que no hace mucho lo hubiesen inflamado a latigazos y, encima, le han inyectado un discurso ideológico que a éste le sirve de alivio personal y de cruzada militante al servicio de una causa que ni siquiera es la suya.

Un joven homosexual probablemente ha padecido angustias, dudas, conflictos de identidad y confusiones. Quizás por su desacomodada condición nunca se sintió del todo establecido en su vida social (colegio, club, cumpleaños, salidas) y ha gastado muchas energías no en politizarse sino en tratar de auto-encontrarse o definirse y ver exactamente desde qué lugar él se va a parar en su vida de sociedad y familiar. Luego, aparecen estos grupos de izquierda que en el afán de reclutarlo lo ensalzan, lo contienen, le presentan a otros reclutas en su misma situación y, encima, los titiriteros que lo captan le dicen al joven homosexual que sus insatisfacciones no son consecuencia de su contrariada tendencia sino que él es “víctima” de un patrimonio cultural opresor. ¿Y cuáles son esas instituciones opresivas? La Iglesia, la familia y la tradición: o sea, “casualmente”, los pilares de la civilización occidental que la izquierda siempre ha pretendido destruir.

Conforme con la característica izquierdista consistente en anular la responsabilidad personal y echar siempre culpas en el afuera, el homosexual recién captado encuentra ahora un enemigo externo y además culpable de su malestar interior, lo cual le genera a él una suerte de alivio circunstancial. Seguidamente sus nuevos referentes del grupo le dan una banderita multicolor en una mano y una estampa del Che Guevara en la otra, y el inexperto sodomita es lanzado a la militancia catártica con un libreto básico pero efectista, a tal punto que lo acaba convirtiendo en un ardoroso activista de una causa que en el fondo les es ajena.

DIPUTADO PROPONE QUE CREACIONISMO SE ENSEÑE EN ESCUELAS


DIPUTADO PROPONE QUE CREACIONISMO SE ENSEÑE EN ESCUELAS
Monday, 06 June 2016

El parlamentario cree que el creacionismo es “la teoría que explica el origen del Universo, la Tierra y todos los seres vivos que la habitan a partir de la acción de Dios”.

BRASIL. – El diputado federal Jefferson Campos, presentó recientemente un proyecto que va a generar mucho debate en la Cámara Federal. El proyecto de ley 5336/16 determina “la inclusión de la “Teoría de la Creación” en el plan de estudios básico de educación primaria y secundaria.
El parlamentario cree que el creacionismo es “la teoría que explica el origen del Universo, la Tierra y todos los seres vivos que la habitan a partir de la acción de Dios”.
Recuerde que las escuelas brasileñas enseñan la evolución como la única teoría que explica el origen del hombre.
Para Campos, “se trata de limitar el conocimiento de nuestros estudiantes, sobre todo sabiendo que la doctrina del creacionismo, es prevalente en todo nuestro país, por lo cual debería incluirse en los planes de estudios de las escuelas de secundaria y primaria, en las disciplinas relacionadas”.
Se entiende que es un derecho democrático del estudiante de ver en el aula y que el tema sea presentado.
“Génesis no se presenta en nuestras escuelas como premisa básica epistemológica del conocimiento científico, fruto antropológico de la tradición cultural humana que es, hoy y en las próximas décadas, más del 32% de la población”, argumenta.
Él recuerda que, según el IBGE, el 86,8% de la población brasileña es cristiana.
Otras leyes
En otras ocasiones, han surgido demandas similares, pero el Ministerio de Educación se ha posicionado oficialmente en contra de la enseñanza del creacionismo como una disciplina de las ciencias. El diputado y pastor Marco Feliciano, había hizo una propuesta similar en 2014. También se han propuesto leyes estatales en Paraná y Rio Grande Do Sul.
Fuente: noticiacristiana.com

——–
http://www.fuerzalatinacristiana.com/index.php/noticias/item/4869

Alemania y sus migrantes islamistas


Alemania y sus migrantes islamistas

Wiederholen, 10 mayo 2016

Los centros de refugiados y migrantes en Alemania no están ofreciendo la adecuada protección a los miembros de religiones minoritarias, especialmente a los que se han convertido del islam al cristianismo, según un estudio publicado el lunes 9 de mayo de 2016 por la organización cristiana Open Doors Germany. [1]
Un informe de la misión internacional, que se creó para apoyar a los cristianos perseguidos en todo el mundo, dijo que la mitad de los 231 refugiados cristianos interrogados en su encuesta informaron haber sido perjudicados o intimidados por los inmigrantes musulmanes o guardias musulmanes.
La mayoría de los migrantes que han participado en el estudio procedían de Afganistán o Irán.
Un ministro protestante de Berlín, dijo que los refugiados cristianos habían sido amenazados después de que se negaran a participar en un rezo islámico organizado por otros migrantes.
La organización cristiana Open Doors Germany ha propuesto que las autoridades alemanas tengan juntos en grupos más grandes a los cristianos, yazidíes y otros no musulmanes en centros especialmente designados, para protegerlos de los musulmanes.
Las autoridades alemanas han tenido problemas con la logística administrativa de unaafluencia de más de un millón doscientos mil migrantes en el último año.
Los salafistas quieren que los musulmanes vuelvan a la época gloriosa de las conquistas islámicas de Muhammad y sus Compañeros, los Sahaba, que lograron grandes expansiones territoriales merced a la Yihad, la Espada del Islam, la guerra, las decapitaciones, violaciones y conversiones forzosas. Los yihadistas son el brazo armado de los salafistas. Los centros salafistas han sido prohibidos en Túnez y Egipto.
Un salafista y yihadista alemán de 27 años de edad ha perpetrado un acto de sacrificio a su divinidad, Alá, a primera hora de la mañana del martes 10 de mayo de 2016 asesinando a un ciudadano alemán e hiriendo a tres más. El islamista gritó Alahú Akbar (Alá es el más grande) en la estación de tren Grafing, a 32 kilómetros al sureste de la ciudad alemana de Múnich. En febrero del 2015 Safia S., una adolescente musulmana, atacó a un policía con un cuchillo. En agosto de 2015 dos yihadistas de Estado Islámico amenazaron explícitamente a Alemania con llevar a cabo ejecuciones en suelo germano. En septiembre de 2015 Rafik Y., un musulmán iraquí hirió gravemente a un policía en Berlín antes de ser abatido por otro agente.
Europa, el Viejo Continente, está adormecido en su relativismo moral y ensoberbecido y engreído en supremacismo cultural, que cree que todos los mortales se rendirán a los valores democráticos Europa, cuando estos son muy recientes, y el Islam lleva más de 13 siglos de vigencia.
Europa hace la siesta mientras los islamistas expanden su credo por sus tierras, Arabia Saudita financia las mezquitas salafistas que se erigen en el Viejo Continente.
El objetivo de los yihadistas es provocar a los ciudadanos europeos que giren hacia la extrema derecha para que la mayoría silenciosa musulmana que no repudia en el fondo de sus corazones estos crímenes y que tampoco participa en estos asesinatos, pero sí que equipara y culpabiliza tanto a Estado Islámico como a los gobiernos europeos, deslice su apoyo al salafismo.
NOTAS

[1] Non-Muslim refugees at mercy of other migrants, German group warns
http://en.europeonline-magazine.eu/non-muslim-refugees-at-mercy-of-other-migrants-german-group-warns_454408.html

La “derecha evangélica”


La “derecha evangélica”

Autor: Juan Stam

En el discurso político de nuestro tiempo, “evangélico” y “derechista” se tratan como sinónimos intercambiables. En este contexto semántico, ser evangélico significa apoyar al gobierno golpista de Honduras y la oposición derechista de Venezuela y Brasil. En los Estados Unidos, significa pertenecer al Partido Republicano, a lo mejor en sus sectores más reaccionarios. Encontrar un “evangélico demócrata” es más difícil que encontrar una aguja en un pajar.

En esta situación, el término “evangélico” no tiene absolutamente nada que ver con su raíz: el evangelio, las buenas nuevas del reino de Dios. De hecho, en su uso actual es un membrete que carece totalmente de significado teológico. Donald Trump puede jactarse, “I’m evangelical, and proud of it” (“Soy evangélico, con mucho orgullo”), sin la menor sospecha del significado del término. Alzó una Biblia y la declaró el libro más grande de todos los siglos, pero no pudo citar ningún versículo favorito, ni aun Juan 3:16. (Recientemente que “ojo por ojo” le parece un texto muy apropiado para nuestro tiempo, sin darse cuenta que es frase no justifica la venganza sino que la limita). Él no acostumbra arrepentirse, dijo, porque no comete actos malos de qué arrepentirse. Así es el evangelicalismo de Donald Trump y muchos otros “evangélicos”.

De hecho, muy pocas de las personas e iglesias “evangélicas” lo son realmente. La gran mayoría son fundamentalistas, que es esencialmente lo contrario. Veamos un poco de historia:

El título “evangélico” tiene una historia larga y muy honrosa. Algunas iglesias nacidas de la Reforma optaron por llamarse “Iglesia Evangélica”. En el siglo XIX los evangélicos estadounidenses luchaban por la emancipación de los esclavos y el sufragio de la mujer. Después de la guerra civil el movimiento perdió fuerza y comenzó la lucha de los fundamentalistas contra los liberales (modernistas). Éstos últimos, en su intento de acomodar el evangelio al pensamiento moderno, negaban la deidad de Cristo y su resurrección, la inspiración bíblica y otras doctrinas históricas. Los fundamentalistas en cambio santificaron las tradiciones doctrinales como verdades absolutas más allá de todo cuestionamiento. Insistieron en la creación literal del mundo, la inspiración verbal (y después la inerrancia) de la Biblia, la deidad, resurrección y retorno de Jesús (y después, el premilenialismo y el rapto pretribulacionista). Faltó una teología de la iglesia, del Espíritu Santo, de la historia y la sociedad, entre otros renglones. Esa reduccionista teología fundamentalista iba acompañada de un código moral igualmente reduccionista: no fumar, no tomar, no bailar, no ir al cine.

En los 1950s un grupo de teólogos y líderes, inspirados/as por los Reformadores del siglo XVI, decidieron romper con el fundamentalismo e iniciar un movimiento neo-evangélico que no sería ni liberal ni fundamentalista sino una nueva opción teológica. Intentaban ser menos dogmáticos, y más bien mucho más críticos, desde la ciencia exegética y la teología bíblica. Tomaban una actitud más abierta y objetiva, más honesta, hacia los demás teólogos/as y teologías (ver “Ética y Estética del discurso teológico” en Stam, Haciendo teología en América Latina, Tomo I, pp.23-46). Se abrieron también a toda la problemática ética, incluso un incipiente compromiso con los pobres y con la justicia.

En poco tiempo, como por arte de magia, al término se le pegó un adjetivo cuestionable para convertirse en “evangélico conservador”, entendido en la práctica como sinónimo de “Republicano”. Así fue que la dinamita del evangelio fue convertido en un sedante ideológico. Describir el evangelio como esencialmente “conservador” es malentenderlo seriamente.

Ya muy pocas iglesias y líderes aceptan llamarse “fundamentalistas” y todos se convirtieron en “evangélicos”, pero sólo de nombre. En su teología e ideología siguen siendo fundamentalistas.

Pronto en este proceso surgió una nueva opción llamada “evangélico radical” (“evangélico progresista”, “evangélico de izquierda”). Fiel a los fundadores del movimiento, se preocupa por mantener la teología bíblica y evangélica, pero encuentra en esas fuentes otras perspectivas éticas. Apela fuertemente a la teología del Reino de Dios, un tema central también para Rauschenbush, un famoso liberal del siglo XIX. Otras bases para su ética social eran el Año Sabático y el Año de Jubileo, los profetas hebreos y también la lectura política del Apocalipsis. Se abrieron también al feminismo y la teología de la liberación, cuando estos tenían fundamentos bíblicos. Entre los evangelios radicales de EUA figuran Ron Sider. autor de Cristianos ricos en un mundo pobre, y Jim Wallis de la revista Sojourners. Entre latinoamericanos se destacan Orlando Costas, René Padilla y Samuel Escobar, entre otros.

¡Qué curioso: Los “derechistas evangélicos” no son evangélicos, y muchos evangélicos no son derechistas!

Estos datos sugieren una situación muy distinta, como sigue:
(1) derecha fundamentalista: Aunque la mayoría se llaman “evangélicos”, no han sido tocados por el despertar neo-evangélico. Ideológicamente son reaccionarios.
(2) evangélicos conservadores: su fe ha sido renovado por el evangelio, pero siguen siendo conservadores aunque no reaccionarios. Qué Dios los bendiga.
(3) Izquierda evangélica: evangélicos radicales, comprometidos con la fe bíblica y la realidad contemporánea. Sienten un llamado profético a denunciar el pecado y la injusticia y anunciar el Reino de Dios.
(Habría que agregar izquierda liberal y derecha liberal, teológicamente hablando, pero eso es otro tema).

Filológicamente, el término “evangélico” es muy polisémico y su uso pocas veces corresponde a la realidad. Las más de las veces significa simplemente “protestante”, fundamentalista y reaccionario. Son raras las veces que conserva su rico significado teológico para nuestra fe.

¿Será posible rescatar a esta palabra tan bella?

——-
http://juanstam.com/dnn/Blogs/tabid/110/EntryID/463/Default.aspx

Autoridades cubanas demuelen iglesia evangélica


Autoridades cubanas demuelen iglesia evangélica

By Mundo Cristiano

Thursday, April 14, 2016

La persecución contra los templos evangélicos en Cuba continúa en auge. Un nuevo caso se presentó en la ciudad de Las Tunas, donde una iglesia fue demolida por funcionarios de gobierno y el pastor de la congregación fue amenazado.