Pastor o sinvergüenza?


Pastor o sinvergüenza?

Conozco muchos cristianos que sus pastores les han amargado literalmente la vida y en muchos casos los han empujado a volver al mundo de donde el Señor les había rescatado. Le comparto este articulo para que ud. pueda evaluar si su pastor es un hombre llamado por Dios al ministerio.SI es así,lo invito a que ud. lo apoye,respete y se sujete bíblicamente a el.Si ud. descubre que su vida y ministerio no esta de acuerdo a lo que la Palabra de Dios dice,lo animo a que busque la dirección de Dios en oración y que busque una comunidad cristiana donde sus líderes vivan de acuerdo a la voluntad de Dios revelada en la Biblia.

¿Tu pastor, ha sido llamado por Dios?

tu2bpastor2bha2bsido2bllamado

Yo no sé de qué congregación puedas ser, pero debes saber que existen pastores que han sido llamados por Dios, cómo también existen pastores que NUNCA FUERON LLAMADOS por Dios.

En muchas congregaciones muchos pastores que no han sido llamados por Dios, (en algunos casos es posible que ni siquiera sean cristianos, es decir, son falsos cristianos), pero están pastoreando una congregación, y como cristianos nuestro deber es reconocer si el pastor de la congregación, a la que asistimos o en la que servimos, ha sido llamado por Dios.

Si fue llamado por Dios debemos sujetarnos a ellos como dice la Biblia, pero si hallamos que no fue llamado por Dios lo más saludable es huir de tales falsos maestros. Aclarando que la sujeción al pastor no es una sujeción absoluta, sino una sujeción bíblica conforme a lo que Dios ha establecido en su bendita Palabra, la Biblia.

Y debemos de evitar caer en dos extremos, el primero es el “endiosar” al pastor que no ha sido llamado por Dios, y el segundo es no tener ningún aprecio hacia hacia al pastor que reúne los requisitos bíblicos. Nuestra sujeción al pastor debe ser conforme a la Biblia sin llegar a hacer del pastor una especie de “dios”.

  • Hebreos 13:17 “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”.

Algunos mal interpretan este texto diciendo que debemos sujetarnos de manera absoluta al pastor, sin importar su testimonio o su fe, ignorando el contexto.

  • Hebreos 13:7 “Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe”.

Por tanto, antes de sujetarnos al pastor debemos: CONSIDERAR.

Considerar es la palabra griega: “anatheoreo” y significa: “contemplar con interés, mirar atentamente, ver o examinar con cuidado. Esto quiere decir que un cristiano debe observar atentamente cuál ha sido el resultado de su conducta. Y conducta es la palabra griega “anastrofe” que significa: “manera de vivir, modo de ser.” Entonces, debemos observar atentamente su manera de vivir si es conforme a la Santidad de Dios, si su manera de vivir es conforme a lo que él enseña desde el púlpito. Los predicadores no estamos exentos de ser examinados de tal manera como cualquier cristiano, aunque este texto se menciona a los pastores. Por tanto, la iglesia tiene la responsabilidad de discernir si el pastor de la congregación anda conforme a la Biblia, y no conforme a este mundo.

Otro aspecto básico es que debe cuidar a la congregación, “no por obligación, ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere.” 1 Pedro 5:2 BAD
Una forma de reconocer si el pastor es ambicioso al dinero es que durante su sermón mencionará el diezmo de tal manera que hará sentir culpable a las personas que no le dan su dinero.

El apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo nos ha dejado algunas características o rasgos a manera de requisitos para poder identificar si nuestro pastor, o tu pastor ha sido llamado por Dios.

Si tu pastor no reúne estos requisitos bíblicos es porque tu pastor nunca fue llamado por Dios para pastorear una congregación.

I) – EL TESTIMONIO DEL PASTOR:

a) Buen testimonio: 1 Timoteo 3:7

Testimonio es la palabra griega “marturia” que significa “evidencia judicialmente o generalmente. Esto significa que el pastor debería ser testigo del Cristo rechazado, debe estar separado del mundo, dedicado a los intereses del Señor Jesús, que tenga fidelidad a la verdad de Dios.

b) Decoroso: 1 Timoteo 3:2

Decoroso es la palabra griega “kosmios” y da a entender que debe ser una persona bien dispuesta, decente, modesto. No solo se refiere a su vestimenta y comportamiento, sino a la vida interna manifestada obviamente en el comportamiento externo.

c) Sobrio 1: Timoteo 3:2

d) Prudente: 1 Timoteo 3:2

Prudente es la palabra griega “sófron” que significa: persona sana de mente, que se domina a si mismo, moderado en cuanto a opinión, también se traduce como sobrio.

e) Hospedador:  1 Timoteo 3:2

Hospedador es la palabra griega “filóxenos” que significa que es una persona que quiere a sus huéspedes, es hospitalario, hospeda al prójimo sin murmuración.

f) Amable: 1 Timoteo 3:3

Amable es la palabra griega “epieikés” que significa apropiado, gentil, suave, afable, apacible.” Denota que nos es insistente en la letra de la ley mosaica. Es una persona examina razonablemente los hechos de un asunto. Tiene relación con la mansedumbre de carácter.

g) Apacible: 1 Timoteo 3:3

h) No pendenciero: 1 Timoteo 3:3

Esto quiere decir que no golpea a la gente, ni es belicoso con los demás.

i) No avaro: 1 Timoteo 3:3

No es una persona avara o mezquina.

j) Irreprensible: Tito 1:7

Irreprensible es la palabra griega “anenkletos” que significa “no acusado”. Que es sin acusación alguna como resultado de investigación pública.

k) No iracundo: 1 Timoteo 1:7

No es propenso a la ira.

l) No codicioso de ganancias deshonestas: Tito 1:7

m) No soberbio: Tito 1:7
No es una persona arrogante, ni contumaz. Primero es el interés de los demás antes que sus propios interés personales, es considerado con los demás.

n) No dado al vino: Tito 1:7

Es la palabra griega “pároinos”: que significa “estar cerca del vino, o se entretiene con el vino” Esto quiere decir que si un pastor es bebedor de vino, o aún tiene alcohol en casa o promueve el consumo del vino directa o indirectamente es porque no ha sido llamado por Dios. Recordemos que el vino que Dios aprueba es el vino que se traduce como jugo de uva. Y el vino que Dios desaprueba es el que contiene alcohol.

o) Justo: Tito 1:8

Justo es la palabra “díkaios” que significa: equitativo en caracter o en sus actos, santo especialmente en el cumplimiento de los deberes hacia Dios y a los hombres. Denota rectitud, un estado de conducta recta, sea que le juzgue en base de normas divinas o humanas.

p) Santo: Tito 1:8
Santo es la palabra griega “jósios” que denota una consagración formal que se relaciona con la pureza, piadoso, devoto, sagrado.
q) Amante de lo bueno: Tito 1:8
Significa que anhela con todo su ser el bien, y promueve el bien hacia lo demás.

r) Dueño de si mismo: Tito 1:8

Es la palabra griega “enkrates”. Significa: bien controlado, denota la ejercitación del dominio propio.

II)- LA FAMILIA DEL PASTOR

Posiblemente de manera externa, un pastor reúne “moralmente” los requisitos anteriores. Pero no queda ahí, pues, cuando llegamos a examinar su vida familiar, muchos quedan descalificados. Si quieres saber si tu pastor gobierna su hogar, pregúntele a su esposa cómo es su conducta y carácter del pastor en su casa. Muchas mujeres esposas de pastores posiblemente dirían que su esposo es un monstruo en casa. Pero Dios nos dejo en su Bendita Palabra los aspectos de su vida familiar que debería tener todo pastor que verdaderamente ha sido llamado por Dios.

a) Marido de una sola mujer: 1 Timoteo 3:2

Si es un pastor divorciado o separado de su mujer no ha sido llamado para ser pastor. Si un pastor en su corazón está con otras mujeres ha adulterado y no ha sido llamado para pastoreas.

b) Gobierna bien su hogar: 1 Timoteo 3:4

Si no puede gobernar su hogar con la palabra de Dios es una evidencia que no ha sido llamado a ser pastor.

c) Sujeta a sus hijos con toda honestidad: 1 Timoteo 3:4

Nada asegura que los hijos del pastor se conviertan a Cristo. Pero Dios asegura que los hijos sean creyentes o no estarán sujetos a su padre que ha sido llamado como pastor. Si el hijo de un pastor cae en fornicación, o se vuelve rebelde a sus padres, o se casa con un incrédulo, o en su casa el hijo es un desobediente y se mofa de sus padres con sus actos, es una evidencia que tal hombre no ha sido llamado para ser pastor.

III)- LA ENSEÑANZA DEL PASTOR

Aunque es posible que su vida fuera y dentro de su casa sea un ejemplo. Cuando llegamos a evaluar el tercer aspecto, muchos otros más quedarían descalificados porque la enseñanza que dan a la congregación es antibíblica.

a) Usa bien la Palabra de Dios: 2 Timoteo 2:15

Usar es la palabra griega “ordsotoméo” que significa hacer un corte derecho, exponer correctamente el mensaje divino. Esto da a a entender que el pastor le da el sentido general del texto, no separa pasajes de la Escritura para predicar algo que Dios no dijo, sino que expone de manera precisa la Palabra de Dios. Es lo que se conoce como la Predicación Expositiva.

b) Apto para enseñar: 1 Timoteo 3:2

Es la palabra “didaktkós” que significa que debe ser muy bueno enseñanza la palabra de Dios, haciendo una predicación expositiva de la Palabra de Dios. Si una persona no es apta recurrirá a métodos y estrategias durante la predicación, a los gritos, a alardear de sus dotes de oratoria, o a mandar indirectas a otros mientras predica.

c) No un neófito: 1 Timoteo 3:6

Esto quiere decir que no debe ser un recién convertido que está en proceso de aprendizaje, es decir, no debe ser alguien con poco tiempo de haber creído en Jesucristo.

d) Exhorta con toda paciencia y doctrina: 2 Timoteo 4:2

e) Hace obra de evangelista: 2 Timoteo 4:5

Si un pastor no está dedicado a la evangelización, ni promueve el evangelismo en su congregación al menos una vez al mes, es una evidencia que no ha sido llamado para ser pastor.

f) Retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada: Tito 1:9

Muchos pastores andan enseñando tal y como le enseñaron sus pastores sin haber examinado si la enseñanza aprendida ha sido bíblica. Pablo se refiere a la enseñanza aprendida por Jesucristo, y mucha de las enseñanzas de muchos pastores contradicen las enseñanzas de Jesucristo.

g) Exhorta con sana enseñanza: Tito 1:9

Si un pastor exhorta a la congregación usando la psicología secular, elevando el autoestima o con palabras humanas de experiencias personales es evidencia que no fue llamado por Dios. Un verdadero pastor de Dios exhortará con la Biblia.

h) Habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina: Tito 2:1

La sana doctrina es la doctrina que enseñó Jesucristo. Se refiere al Evangelio de Jesucristo. Muchos alardean de predicar sana doctrina pero en realidad enseñan falsas doctrinas, falsos evangelios, como el falso evangelio de la prosperidad, del decisionismo, salvación por obras, etc.

IV) – CONCLUSIÓN

Existen otros rasgos para poder identificar si nuestro pastor ha sido o no llamado por Dios. Esto no significa que el pastor sea perfecto, pero si que cuenta con la aprobación de Dios, y si ha sido llamado por Dios, reunirá estas características ya mencionadas, se hará evidente los frutos en su vida.

Toda persona que aspira al pastorado debe examinarse con la Palabra, y reconocer si reúne o no estos requisitos bíblicos. Estudiar en un seminario no significa que uno ha sido llamado por Dios. El llamado al pastorado no lo da un seminario, lo da Dios, porque hay muchas personas que han estudiado 5 años en un seminario pero no han sido llamado ni siquiera a ser maestros en la predicación.

Si tu pastor no reúne los requisitos bíblicos, ¿seguirá siendo pastoreado por un falso pastor de Dios?
SI tu pastor si reúne los requisitos bíblicos, ¿estás orando por tu pastor?, ¿eres de apoyo para tu pastor?
Son cosas que debes examinar a la luz de la Bendita Palabra.

Qué Dios nos ayude.

Fuente:

Fecha: 29 Septiembre, 2016
Autor: Miguel Rodriguez
Obtenido de http://bautistasreformadosdelperu.com/2016/09/29/tu-pastor-ha-sido-llamado-por-dios/

¡Una mujer apóstol termina en la cárcel!


Razon de la esperanza

Si yo les preguntara “¿Quiénes fueron los mártires de la iglesia primitiva?” ustedes muy apropiadamente, empezarían con Esteban en Hechos 7; Jacobo en Hechos 12; y luego Pedro y a Pablo.

“Hombres valientes y piadosos, fueron los primeros mártires” = una respuesta correcta

Pero no una respuesta completa.

¿Por qué no? Porque todos nosotros, simplemente por ser humanos, vemos la historia a través de nuestro propio conjunto de lentes. Debido a tal “sesgo cognitivo,” los datos que confirman nuestras expectativas resaltan en negrita, y los datos que no concuerdan con nuestro entramado se desvanecen en el segundo plano. Para contestar nuestra pregunta, puedo sugerir que:

“Hombres y mujeres valientes y piadosos, fueron los mártires tempranos de la iglesia” = una mejor respuesta

Las mujeres cristianas eran elegidas para la persecución en una forma en que sus contemporáneas judías y gentiles no lo eran.

Honremos a aquellas mujeres judías quienes eran víctimas…

Ver la entrada original 3.224 palabras más

¿Cuál es el verdadero rol de un Pastor? | Revista La Fuente


¿Cuál es el verdadero rol de un Pastor?

Esta entrevista fue realizada por Wolfgang Streich con el Dr. Alfred Neufeld.

¿Puede explicarnos Dr. Neufeld que involucra bíblicamente el término Pastor?
La idea del pastor viene de la tradición pastoral de Israel. La cría de animales, especialmente ovejas, su alimentación y cuidado, su protección y corrección, servían de ejemplo para el cuidado espiritual del pueblo de Dios. Dios mismo es identificado muchas veces como el Buen Pastor, tal como lo expresa el Salmo 23.

Jesús se identifica como el Buen Pastor que da su vida por sus ovejas, que logra ovejas obedientes, que prestan atención a su voz y lo siguen, y quien protege a sus ovejas de modo que nadie las arrebatará de su mano. Los pastores de hoy haremos bien en tomar en cuenta el carácter pastoral de Dios y la vida pastoral de Jesús como modelo profesional.

Leer mas ¿Cuál es el verdadero rol de un Pastor? | Revista La Fuente

¿DEBEMOS SOMETERNOS A PASTORES TERRENALES?


¿DEBEMOS SOMETERNOS A PASTORES TERRENALES?

Es emocionante ver cada día la manera en que cientos de personas son alcanzadas por medio de las redes sociales y otras herramientas de difusión en Internet; sin embargo, también veo con preocupación la debilidad que hay tocante al tema de la iglesia y la necesidad de ser pastoreados.

Muchas de las personas que se exponen a buena predicación, buenas conferencias y hasta buena música, parecen estar muy cómodos con tales cosas y creen que es todo lo que necesitan para su crecimiento espiritual. Pero deja claro la Escritura (Heb 10:25), que hay cosas que pasan en la iglesia que no pasan frente a la pantalla de una computadora y que hay responsabilidades de los creyentes que son indispensables, entre ellas el ser pastoreado, someterse y obedecer a un pastor.

“La prioridad del pastor debe ser conocer la Biblia”


“La prioridad del pastor debe ser conocer la Biblia”

El teólogo y pastor Samuel Pérez Millos explica en una charla interactiva la importancia de que los pastores dediquen tiempo al estudio.

AUTOR: Redacción P+D VIGO, 23 DE OCTUBRE DE 2015

La plataforma digital para el estudio de la Biblia, Logos, celebra en octubre el mes del pastor, presentando diversos recursos que puedan resultar de ayuda para la labor de servicio que realizan los ministros en sus iglesias locales. La pasada semana, Logos organizó una charla con el pastor, teólogo y autor Samuel Pérez Millos, afincado en Vigo (España), el cual respondió a varias preguntas relacionadas con la importancia del estudio bíblico para ejercer una sana labor de pastorado.

Bajo el tema “El pastor como exégeta”, Pérez Millos explicó cuáles son las principales necesidades del pastor en cuanto a su preparación bíblica, y la importancia que tiene para la iglesia el dar prioridad a la exposición de la Biblia en las congregaciones.

LA EXÉGESIS, UNA LABOR FUNDAMENTAL PARA LA IGLESIA

Samuel Pérez Millos, que es autor de varios comentarios bíblicos, explica que la exégesis es una palabra que procede del griego, la cual “literalmente significa explicación”. Al referirse a la práctica de estudio bíblico, se suele combinar con la hermenéutica, que se refiere a las reglas de interpretación a aplicar en un texto que leamos. “El pastor -explica Samuel Pérez Millos- es una persona que con un don específico del Espíritu Santo es instrumento para edificación del pueblo de Dios mediante la instrucción de su Palabra”, considerando que “la enseñanza del pueblo de Dios es su objetivo fundamental”. “Pablo habla de pastores como Timoteo, cuya misión le exige predicar la Palabra. El pastor debe que dar el alimento vital, la Palabra de Dios, y para ello debe hacer exégesis con el texto, esto es: entenderlo, y transmitirlo”, añade Samuel Pérez Millos.

LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA BÍBLICA

Millos considera que la iglesia actual necesita “determinación en predicar y enseñar la Biblia. Spurgeon decía hace casi 200 años: llegará un día en que en lugar de un pastor alimentando ovejas habrá payasos entreteniendo cabras. El púlpito en muchos lugares está falto de la Palabra de Dios. Hay mucho comentario o discurso, pero el pueblo necesita oír la voz de Dios”, advierte. Pérez Millos, pastor en una iglesia en Vigo, reconoce que “la mayor necesidad de un pastor es leer la Biblia. Esto se lo indica Pablo a Timoteo, para que no abandone la meditación de la palabra de Dios. Así que la primera necesidad del pastorado es conocer profundamente la Biblia, por lo que el pastor debe dedicar tiempo preferente para la palabra de Dios”. Considera el teólogo que muchos pastores hoy “en Hispanoamérica tienen que hacer labores de mantenimiento del local, visitación constante, etc. Y me pregunto: ¿cuándo este hombre puede dedicar tiempo a estudiar la Biblia?”. Además, Pérez Millos explica que la labor de estudiar la Biblia “nunca acaba”. “Nadie que termina un estudio en la facultad de teología sale con conocimiento absoluto. Sale con herramientas, pero tiene que dedicar tiempo al estudio de la Palabra de Dios y programar una predicación sistemática de la Biblia en su iglesia”. Por ello “la mayor necesidad es atender a lo que es la Biblia, darle importancia y asumir la responsabilidad moral de predicar la Palabra. Para eso hay que estudiar y formarse”.

CONOCER IDIOMAS BÍBLICOS: ÚTIL, PERO NO INDISPENSABLE

Una de las cuestiones planteadas es la conveniencia o necesidad de conocer los idiomas en los que se escribió la Biblia, fundamentalmente hebreo y griego koiné. Pérez Millos, autor de una serie de comentarios exegéticos sobre el Nuevo Testamento, explica que “los idiomas bíblicos no son fáciles. El griego bíblico exige años de dedicación. Cuando vas al griego, un verbo puede tener hasta diez significados distintos”. Considerando que es una herramienta más para el estudio, Pérez Millos opina que “los pastores primero deben conocer la Biblia en su idioma propio”, y desafía a estudiar los idiomas bíblicos considerando que hay muchos recursos para ello. “Quien no puede, puede encontrar materiales de consulta en el día de hoy muy completos”, entre ellos biblias interlineales, diccionarios bíblicos y de términos en griego o hebreo.

RECURSOS PARA EL ESTUDIO

Para apoyar el estudio de la Biblia, el pastor considera que se necesitan varios recursos bibliográficos que ayuden en la labor de profundizar: diccionarios, teologías sistemáticas o estudios del contexto histórico y social ayudan a dar una explicación -una exégesis- adecuada al texto bíblico. Todo ello se puede conseguir trabajando en construir una colección personal de libros o accediendo a estos mismos materiales a través de plataformas de software preparadas para ello. En todo el proceso de estudio bíblico, Samuel Pérez Millos aconseja tener una actitud de humildad, “despojándose de vinculaciones denominacionales o escuelas teológicas para preguntar al Señor: ¿qué quiere decir esto aquí?”. Esto puede hacer que un estudioso de la Biblia pueda cambiar su interpretación de algún pasaje, gracias al estudio y a tener una mente abierta al texto. En su experiencia, Millos reconoce que ha cambiado su percepción sobre “muchos textos”. “Toda persona que está vinculada al estudio de la Biblia debe reconocer que no tenemos verdad absoluta, por tanto debemos investigar, y cuando descubres algo en el contexto total de la Escritura que no era como pensabas, debes cambiar -explica el teólogo- porque no estás para recibir el aplauso de las personas que piensan de esa manera, sino para recibir la bendición de la Palabra”.

APLICACIÓN VITAL

Para Samuel Pérez Millos, toda exégesis bíblica debe tener una aplicación práctica. “La palabra de Dios, al ser atemporal, tiene una sola interpretación, pero múltiples aplicaciones. Debemos preguntar: ¿Qué quiere decirme Dios a mí? ¿Qué quiere decir Dios al pueblo? No puede haber vida cristiana, ni alabanza, ni adoración, si no es en respuesta a la voz de Dios”, argumenta. Pérez Millos recomienda aferrarse al estudio de la Palabra para no caer en errores. “En muchas iglesias se está cambiando la exégesis por un subjetivismo bíblico. Es necesario una aplicación continuada. Uno de mis profesores, el doctor Lacueva, me decía: si conocemos mucho de técnica teológica pero no hemos adquirido ninguna razón para vivir conforme a lo aprendido, hemos perdido el tiempo. El púlpito se convierte en una extravagancia o un lugar para tecnicismos, cuando debe ser el lugar que nos comprometa con Dios”.

Finalmente defiende la importancia de la exposición bíblica en los cultos congregacionales. “Me preocupa es el enorme cambio que se le da al púlpito. La iglesia ha eliminado el púlpito y lo ha sustituido por escenarios. Cuando lo que la gente necesita es oír la voz de Dios, no un espectáculo. El núcleo central de toda congregación debe ser la Palabra, sino se genera un infantilismo espiritual de personas que son llevadas de un lado para otro”.

Puede ver la conversación completa con Samuel Pérez Millos en este vídeo a continuación:

———
Leer más: http://protestantedigital.com/sociedad/37676/%E2%80%9CLa_primera_necesidad_del_pastor_es_conocer_profundamente_la_Biblia%E2%80%9D