Acerca del tema de “la muerte” PARTE III


Acerca del tema de “la muerte” PARTE III

Por Paulo Arieu

carta de la armada

Este tercer artículo sobre el tema de la muerte es para compartir el concepto biblico de este tema. La muerte de mi padre me puso a reflexionar e investigar un poco mas sobre este tema. En el post anterior citaba algunas de las escuelas filosóficas de pensamiento sobre el tema de la muerte. En este articulo citaré que nos dice la Biblia sobre la muerte.

El concepto bíblico de la muerte:

No tengo dudas que ver el rostro de la muerte es terrorífico. Nada mas hay que preguntarle a alguien que se haya sentido cerca de la muerte o haya sobrevivido una enfermedad como el cancer o un accidente trágico, como para confirmar esta afirmación. Hace algunos dias atras murió el canadiense Rick Genest (alias Zombi boy), íntimo amigo de Lady Gaga. Genest murió por un aparente suicidio a la edad de 32 años. Su cuerpo estaba tatuado con imagenes de órganos y su rostro parecía la imagen de una calavera y verlo inspiraba mucho miedo e impresión[0]. Por esto no discrepo en absoluto con Jose Grau, quien siguiendo el pensamiento del apostol Pablo, afirma que “la muerte es cosa horrenda”[1], porque es en la Biblia donde se nos dice que la muerte “es el fruto del pecado(ver Romanos 6:23). Grau la llama el “sacramento del pecado” [2], y ante ella incluso aún el mismo Señor Jesucristo sintió cierto temor y repugnancia en el Huerto de Getsemani (ver Marcos 14:33-34). Despues de varios dias de fallecido, el cuerpo del amigo de Jesus, Lázaro, estaba descompuesto y tenia mal olor. Jesús demostró tener compasión por el dolor de sus amigos y se conmovió, pero mostró que aun los muertos oyen su voz y pueden volver a la vida milagrosamente (Ver Juan 11:1-44).

Recuerdo que ver el rostro frío de mi padre en el funeral, me hizo sentir mucha tristeza porque su partida dejaba un vacío en mi ser que con ningun recuerdo positivo podré llenar. Pero como explica Zaldivar, la muerte no es cesación, sino separación, como la misma palabra thanatos lo indica en el idioma griego[3].Cesa la actividad fisica de la persona, pero su espíritu estará consciente, esperando el momento de la resurrección. 

¿Como se produjo la muerte, como ingesó esta al Cosmos? El origen de la muerte está bien documentado en la Biblia,se produce como consecuencia  del pecado del primer hombre, llamada Adan (Ver Genesis 2:17, Genesis 3,Ro. 6:23); empero la vida eterna de los cristianos tiene su base en la justicia de otra persona, Jesucristo,Dios hecho hombre. El apostol Pablo explicó que:

Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. (I Corintios 15:21-22)

Por la desobediencia a Dios del primer hombre de la historia de la humanidad, la muerte entró al mundo. Pero miles de años después, con la victoria de Jesús ante la muerte, los que creen en el no morirán eternamente, sino que resucitarán. El resucitará a los muertos para darles su debida recompensa a cada uno. Algunos serán arrojados al infierno, pero otros recibirán la corona de la vida eterna. En Adán todos mueren, dice el apóstol Pablo (ver 1 Corintios 15:22). El autor de la Epístola a los Hebreos dice: “…está establecido para los hombres que mueran una sola vez” (9:27). Pero,una lectura cuidadosa del Texto Sagrado nos explica que las diferentes clases de muerte que hay son tres: a) la física, b) la espiritual y c) la muerte segunda.

a. La muerte física:

La muerte fisica se produce cuando el corazón deja de latir y el cerebro ya no recibe mas oxígeno para seguir funcionando y comandar las funciones fisicas del organismo. Identificar a los muertos nunca ha sido fácil. En nuestros tiempos puede resultar gracioso leer que en la Francia del siglo XIX: !había 30 teorías acerca de cómo saber si alguien había fallecido, incluyendo atar pinzas a sus pezones y poner sanguijuelas en sus glúteos! [4] Floreal Ureta explica que para el científico “la muerte llega al organismo humano cuando no se pueden detectar signos de actividad cerebral, el corazón se detiene y comienzan los signos de descomposición del organismo”[5].Para nuestra reflexión, nos interesa el aspecto teológico de la muerte fisica. Raul Zaldivar explica que la muerte física es una consecuencia directa del pecado de Adan y es sencillamente la separación del alma y el cuerpo. El alma para exisistir en esta dimensión necesita estrictamente un cuerpo y cuando este ya no es capaz de funcionar, el alma precisa trasladarse a otra dimensión. A este acto de traslado se le denomina comúnmente muerte.[6] Para Strong la muerte física es la separación de cuerpo y alma. En el momento en que el alma abandona el cuerpo comienza a obrar la muerte.[7]

Para un pensador importante como lo fue el teólogo reformado Luis Berkhof 

La muerte no es la cesación de la existencia, sino una separación de las relaciones naturales de la vida. La vida y la muerte no están opuestas una a la otra como existencia y no existencia… Es imposible decir con exactitud lo que es la muerte. Hablamos de ella como la cesación de la vida física, pero luego surge la pregunta, ¿qué es la vida? y no tenemos respuesta. No sabemos lo que es la vida en su esencia, pero la conocemos en sus relaciones y acciones. Y la experiencia nos enseña que, donde éstas se separan y cesan, entra la muerte. La muerte significa un rompimiento en las relaciones naturales de la vida.[8]

b. La muerte espiritual:

Según nos explica Zaldivar, la muerte espiritual es la separación del hombre y Dios y también es una consecuencia directa del pecado. Cada individuo que no ha experimentado la regeneración y no tiene una comunión con Dios se encuentra separado de Dios y el tal está espiritualmente muerto. La manifestación más grande de esta realidad es la clase de vida que éste experimenta. No puede haber satisfacción en nada que hace o experi­menta pues hay ataduras que lo ligan a situaciones que lo destruyen y vemos a la criatura humana sumida en el alcohol, drogas, desintegración familiar, corrupción, en fin, cualquier suerte de situaciones con las cuales Satanás controla a todas aquellas personas que se encuentran muertas espiritualmente. [9] La epístola a los Efesios dice que estas personas están muertos en delitos y pecados (Ver Efesios 2:1).

c. La muerte segunda:

Muerte segunda es un término extraído de Apocalipsis 21:8 para significar la separación eterna del alma con Dios. Dicho en forma un poco eufemística, la muerte segunda es la estadía eterna del alma en un lugar de tormento, denominado en el Texto como Lago y azufre y como el mismo texto lo señala, dicha separación es eterna.[10]

En conclusión, todos moriremos algún día. Los cristianos también algún día partiremos de este mundo. Pero tenemos la promesa de la resurrección, que nos da esperanza. Sin la esperanza de la resurrección, el reinado universal de la muerte sólo puede conducir a una filosofía hedonista que pone el placer como el bien sumo, como señala Floreal Ureta [11] (Ver 1 Co. 15:32).  La esperanza del hombre de triunfar sobre la muerte está solamente en la identificación con Cristo por medio de la fe, señala Ureta[12]

FInalmente, quiero citar las palabras del poeta y Premio Nobel de Literatura Pablo
Neruda (1904-1973), quien nos habla de la soledad de la muerte, en su poema “Sólo la muerte”[13]
:

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.

Yo veo, solo, a veces,
ataúdes a vela
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas,
con panaderos blancos como ángeles,
con niñas pensativas casadas con notarios,
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos,
el río morado,
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte,
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante.

La muerte sopla las velas de su embarcación,mientras navega hacia todos nosotros. Tarde o temprano llegará a nuestro puerto. Pero luego de la muerte es el sueño y luego del sueño es el despertar. Porque Jesucristo es el “primogénito de entre los muertos” (Colosenses 1:18); y Su propia resurrección es nuestra propia garantía, lo que nos consuela a la hora de partir de este mundo. La resurrección de Jesucristo es la esparanza gloriosa de aquellos que esperamos en Él (Ver 1 Corintios 15:20-23). No podemos callar esta esperanza tan importante para nuestras vidas y negarla seria romper con la historia y el testimonio de tantos miles de mártires valientes que entregaron sus vidas por causa de la fe en Jesucristo, creyendo que al morir, estarían inmediatamente en la presencia de Jesucristo.Amen.

Espero poder leer sus preguntas, comentarios e inquietudes.

Dios lo bendiga mucho!!!!

Notas

[0] Infobae. (08-03-2018). Lady Gaga, devastada por la muerte de su íntimo amigo y modelo Zombie Boy. Obtenido de https://www.infobae.com/america/entretenimiento/2018/08/03/lady-gaga-devastada-por-la-muerte-de-su-intimo-amigo-zombie-boy/

[1] Cullman, O.(1967). La historia de la salvación. Ed. Península. Barcelona,España. Citado por Grau,Jose. (1977). Curso de formación Teológica Evangélica. 7 – Escatologia: Final de los tiempos.p.62. Editorial Clie.Barcelona.España.

[2] Ibid

[3] Zaldivar, Raul. (2006). Teologia Sistematica. Desde una perspectiva latinoamericana. p.458. Editorial Clie.

[4] Gorvett,Zaria (11-30-2016). El macabro destino de los cadáveres a los que les late el corazón.Obtenido de https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-37968155

[5] Ureta, Floreal. (1988). Elementos de Teologia cristiana. Una introducción general. 1era. Edición. p.263. Casa Bautista de Publicaciones. El Paso, Texas.EE.UU.

[6] Zaldivar, Raul. (2006). Teologia Sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana. p.458. Editorial Clie

[7] Ureta, Floreal. (1988). Elementos de Teologia cristiana. Una introducción general. 1era. Edición. p.263. Casa Bautista de Publicaciones. El Paso, Texas.EE.UU.

[8] Louis Berkhof,(2016).  TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. Capitulo 62. p.846-847. Libros Desafio. Michigan,EE.UU.

[9]  Zaldivar, Raul. (2006). Teología Sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana. p.459. Editorial Clie

[10]  Ibid

[11] Ureta, Floreal. (1988). Elementos de Teologia cristiana. Una introducción general. 1era. Edición. p.264. Casa Bautista de Publicaciones. El Paso, Texas.EE.UU.

[12] Ibid

[13] Neruda, Pablo. https://www.poemas-del-alma.com/pablo-neruda-solo-la-muerte.htm

Los pasajes bíblicos corresponden a la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Bibliografía

Definicion.de. Definición de Existencialismo. Obtenido de  https://definicion.de/existencialismo/

Grau,Jose.(1977). Curso de formación Teológica Evangélica. 7 – Escatologia: Final de los tiempos.p.62. Editorial Clie.Barcelona.España.

Infobae. (08-03-2018). Lady Gaga, devastada por la muerte de su íntimo amigo y modelo Zombie Boy. Obtenido de https://www.infobae.com/america/entretenimiento/2018/08/03/lady-gaga-devastada-por-la-muerte-de-su-intimo-amigo-zombie-boy/

Isea, Raúl .(05-07-2017).¿Por qué todos moriremos algún día? Obtenido de https://cvraulisea.wordpress.com/2017/05/07/por-que-todos-moriremos-algun-dia/

Neruda, Pablo.Poemas del alma. Solo la muerte. Obtenido de https://www.poemas-del-alma.com/pablo-neruda-solo-la-muerte.htm

Significados.com. Significados de Positivismo. Obtenido de  https://www.significados.com/positivismo/

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Zaldivar, Raul. (2006). Teologia Sistematica. Desde una perspectiva latinoamericana. Editorial Clie.

 

Acerca del tema de “la muerte” PARTE II


Acerca del tema de “la muerte” PARTE II

Por Paulo Arieu

qpd

En el articulo anterior citaba que como consecuencia de la muerte de mi padre, me puse a investigar y reflexionar sobre el tema de la muerte. En este artículo, compartiré acerca de las escuelas filosoficas que hay en el mercado religioso en el que nos movemos, en el mundo Occidental. Los cristianos no son los únicos que reflexionan respecto al tema de la muerte. También los hacen los impios, tratando de dar respuesta a sus seguidores y llenar el vacío que la muerte deja, con algun sentimiento de consuelo.

Escuelas filosóficas 

Las escuelas más conocidas son:

1) Existencialismo: Plantea el problema de la muerte como uno de los conflictos más importantes de la existencia humana. Es que la muerte es nuestro compañero de viaje desde la misma cuna hasta la tumba. Pero lo trágico de la muerte es que el ser humano es consciente de su muerte, del sentido trágico de la vida. Camus,Sartre, Unamuno, Heidegger son algunos de sus representantes. Pero Kierkegaard es el padre del existencialismo. El determinó que cada individuo es quien debe encontrarle un sentido a su existencia.Tambien expresó que la mayor responsabilidad del ser humano es vivir su propia vida de forma pasional y sincera. Los existencialistas definen correctamente la problemática real de la muerte, pero solo los existencialistas cristianos cuando asumen una postura realista, demuestran que no es necesario luchar contra la razón y que entregarse a Cristo es la solución a la angustia que proviene de pensar en la proximidad del más allá, teniendo en Cristo esperanza de vida eterna, confiando en el testimonio de Su resurrección y confiando además en Sus promesas que el cumplirá en su Segunda Venida.

Zaldivar cita que Sartre enseñaba que

“el hombre es un ser para la muerte, nacido para morir; pues somos arrojados a la existencia sin saber por qué y nos vemos forzados a elegir «libremente» los caminos que hemos de seguir y las posibilidades que nos salen al encuentro, y la única certeza que abrigamos es que estamos abocados a la muerte, a la nada. El corolario de esta doctrina es que la muerte es el final de la vida.”[0]

2) Positivismo: Es una corriente filosófica que afirma que todo conocimiento deriva de alguna manera de la experiencia la cual se puede respaldar por medio del método científico. Por este motivo rechazan cualquier conocimiento previo a la experiencia.

Ellos afirman que la preocupación de los existencialistas por la muerte es una obsesión patológica. Pero absurda y superficial es la afirmación de los positivistas que la muerte no es un evento de la vida. No se vive la muerte. Por desgracia,la muerte es un compañero de viaje a perpetuidad. Como dijo Kierkegaard

“lo terrible de la existencia es que vivimos para experimentar la muerte; aun sin morirnos del todo, vivimos la muerte cada dia.”[1]

Augusto Comte y J. Stuart Mill son sus representantes.

3) Materialismo: Creen que la muerte, con sus consecuentes y lógicos miedos es un invento de la religión y un instrumento de alienación religiosa, por tanto, un medio de explotación. Pero los materialistas no hacen ningún esfuerzo por resolver el problema existencial de la muerte, y se esconden de la realidad de que nadie escapa de la muerte. Además, el tema de la muerte no puede separarse del tema de la vida. El hombre que suprime al Señor y su revelación se encuentra ante el grito agónico de la desesperación o por la inconsciencia alienadora que le hace esconder la cabeza bajo la tierra, como el avestruz, para no tener que pensar y enfrentar la realidad de tener que partir de este mundo, desconociendo el destino inmediato.

Raul Zaldivar dice que:

”tanto el materialismo histórico como el dialéctico están de acuerdo en que, siendo el hombre un organismo meramente material, todo se acaba para él con la muerte. No hay que pedirle, pues, a la vida más ésta nos puede dar y hay que resignarse a perecer, siendo ésta común de los mortales. Se llama materialismo porque todo se centra en la materia, la cual no se destruye sino que se transforma como ellos señalaban. Lo cierto es que esta corriente filosófica cobra auge con el triunfo del marxismo o, que significó la base ideológica del comunismo que gobernó la antigua Unión Soviética y sus países satélites en Europa del Este y algunos de Latinoamérica que cayeren bajo su influencia. Ellos enseñaron que Dios no existía y que el hombre era producto de una evolución de especies inferiores. El corolario de semejante doctrina es que la muerte es la vida; pensamiento que está en desacuerdo con el Texto Sagrado que enseña que la muerte es el principio de la vida eterna. “[2]

4) Reencarnacionismo

La doctrina de la reencarnación tiene que ver con las filosofías religiones orientales que se han suscitado. El vacio espiritual dejado por filósosos como Nietsche quien afirmaba la muerte de Dios, fue aprovechado por sectas New Age, que promovieron un Hinduismo occidentalizado. Al ser el orientalismo un pensamiento que reconoce la existencia de una realidad supra humana, tiene un concepto de la muerte completamente diferente a los pensamientos que cité anteriormente. Los que sostienen esta postura de pensamiento creen que alma puede transmigrar sucesivamente a diferentes cuerpos sean de animales. Ellos sostienen que toda acción humana deja un “karma” (efectos benéficos o maléficos de un acto) y que como consecuencia el hombre debe expiar sus faltas en sucesivas reencarnaciones, que le servirán como escuela de la vida, hasta que se haya purificado de todo rastro impuro y pueda entonces volver al principio divino universal del que salió. Para este pensamiento muerte no es el fin de la persona, sino el principio de una en otro cuerpo, sea humano o sea animal.[3]

Espero poder leer sus preguntas, comentarios e inquietudes.

Dios lo bendiga mucho!!!!

Notas

[0] Zaldivar, Raul. (2006). Teologia Sistematica. Desde una perspectiva latinoamericana. p.457. Editorial Clie.

[1] Vila, Samuel. (1989). La nada o las estrellasuna respuesta cristiana a la filosofía esistencialista y dialéctico-marxista. p. 156. Editorial Clie.

[2] Zaldivar, Raul. Teologia Sistematica. Desde una perspectiva latinoamericana. p.457. Editorial Clie.

[3] ibid, p. 457-458.

Acerca del tema de “la muerte” PARTE I


Acerca del tema de “la muerte” PARTE I

Por Paulo Arieu

Corona funebre

El 5 de julio de este año, falleció mi padre. Mis hermanos me avisaron telefónicamente que mi padre estaba internado en el hospital y que no sobreviria muchos días más. Con mi esposa viajamos inmediatamente ese mismo fin de semana para mi país. Justo coincidía que ella tenía una semana de vacaciones en el trabajo. Tuvimos que tomar tres aviones para llegar hasta donde residen mis padres. Encima, cuando llegamos a la capital nos enteramos que el vuelo que debíamos tomar hacia el sur, fue cancelado por razones climáticas y tuvimos que esperar hasta el día Lunes en la mañana para poder seguir nuestro itinerario. !Todo un fin de semana varados en Buenos Aires y mi padre agonizando en el hospital!

Llegamos a la ciudad y luego de dejar los equipajes en el hotel fuimos al hospital a verlo. Mi padre me recibió con una sonrisa en sus labios de lado a lado. Pero esa misma noche su salud empeoró muchísimo. Para que no sufriera más, los médicos lo indujeron al coma farmacológico mediante morfina en el suero. El jueves en la mañana falleció. En horas de la tarde, junto a mi madre, mis hermanos y algunos parientes y amigos, le dimos cristiana sepultura en un cementerio privado de la ciudad. Tenía ochenta años de edad. Físicamente no se veía tan mal para su edad. Pero hacía dos años que había padecido de un accidente cerebro vascular y nunca se había recuperado del todo. Su corazón no resistió mas y finalmente partió de este mundo.

Luego de algunos días de tristeza y dolor, me puse a investigar y profundizar un poco en los libros de teología acerca del tema de la muerte. Es que soy consciente que hablar del tema de la muerte, suena poco positivo. La muerte,es un tema lúgubre que se esconde y comúnmente se habla poco. Se la maquilla para que se vea bien. Pero la realidad es que aunque no nos guste mucho hablar del tema, todos, sin distinción de clases sociales ni de razas, algún día partiremos de esta Tierra. Aunque el hecho de reflexionar sobre la muerte no es un tema novedoso, sino que se remonta hasta los inicios de la historia.  A modo de ejemplo, permítanme citar al filósofo Lucio Anneo Séneca (4 a.C. – 65 d.C.) quien escribió que “Cada día morimos: cada día se nos quita alguna parte de la vida, e incluso cuando crecemos nuestra vida decrece”, reflejando que la muerte nos acompaña en todo momento de nuestra vida, y al final nos alcanzará. La idea de la muerte siempre está presente, y quien mejor que el filósofo y escritor español Miguel de Unamuno (1864-1936) quien nos cuenta sobre sus luchas y miedos para comprender todo ello. De hecho, escribió un poema tres días antes de su muerte titulado: “Morir Soñando”, donde comienza diciendo: “Morir soñando, sí, más si se sueña // morir, la muerte es sueño; una ventana // hacia el vacío; no soñar; nirvana; // del tiempo al fin la eternidad se adueña”.[0] Es que la muerte, para todos los seres humanos, es la certeza de lo incierto, aun para los cristianos, porque no hemos podido comprobar empíricamente que hay mas alla. Solo creemos por la fe en La Biblia que hay una esperanza mas alla de esta vida.

Pero es en la Biblia donde encontraremos muchas reflexiones importantes sobre el tema de la muerte. El rey Salomón  (965 – 928  a.C) dijo en Eclesiastés 9:5-6: “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol.”  En este pasaje, este rey sabio nos enseña que la persona que muere, ya no siente mas nada, como ahora nosotros sentimos. Es una verdad incustionable el hecho de que todos moriremos , si es que no viene el Señor Jesús por segunda vez antes de que este evento suceda. Porque Él lo prometió a sus discípulos, creemos que regresará otra vez (gr. Parusía) para librarnos definitivamente de las garras de la muerte. En  Juan 14:1-4 el apostol Juan dice “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino”. Los ángeles prometieron que Jesús algún día regresaría a buscar Su pueblo. Está escrito en la Biblia, en Hechos 1:10-11, donde Lucas nos dice que un grupo de ángeles hablaron con los discípulos prometiendo que Cristo volvería “Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. ¿Cómo regresará Jesús? También está en la Biblia, en Lucas 21:27, quien cita que “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria”. Saber esto que va a suceder nos da esperanza a los seguidores de Jesús para enfrentar la muerte con valor. Pero si este evento se retardase, la verdad es que todos moriremos, como escribió el apóstol Pablo cuando dijo que Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.(Filipenses 1:21). Pero si Cristo viniese antes de nosotros morir, las Escrituras nos dice que le encontraremos en el aire junto con los muertos cristianos que serán resucitados “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.” (1 Corintios 15:51-53). Y el autor de la epístola a los Hebreos, además dijo que Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27).

En sintesis, la muerte no es un evento divertido, no lo es para nada. Reflexionar mucho ssobre este tema puede producir algo de angustia al corazón humano, pero si Cristo no viene antes, todos moriremos. Los filósofos han tratado de encontrarle sentido a la muerte y los escritores biblicos han dejado plasmados sus inquietudes y su comprensión del tema. En el próximo artículo, quiero compartir algunas escuelas filosóficas y su pensamiento acerca del tema de la muerte. Luego, compartiré que dice la Biblia al respecto de la muerte y cual es el pensamiento bíblico.

Espero poder leer sus preguntas, comentarios e inquietudes.

Dios lo bendiga mucho!!!!

Notas

[0] Isea, Raúl .(05-07-2017).¿Por qué todos moriremos algún día? Obtenido de https://cvraulisea.wordpress.com/2017/05/07/por-que-todos-moriremos-algun-dia/

Los pasajes bíblicos corresponden a la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Reflexión: Vivir una buena vida


Reflexión: Vivir una buena vida

Por Paulo Arieu

Vivir una buena vida es una experiencia hermosa, sin dudas. El común de las personas desea esforzarse por vivir una buena vida. Pero ¿que se entiende por vivir una buena vida? Es muy difícil dar una respuesta exacta a esta cuestión que deje conforme a todo el mundo. Comúnmente la gente se plantea esta pregunta cerca del final de sus días o en el día de un velorio cuando amigos y familiares lo recuerdan. Aunque los más importantes filósofos de la historia de la humanidad se vienen preguntando desde hace siglos cuál es el significado de la vida, aún no se logran poner de acuerdo. La cosmovisión del intelectual afecta su comprensión del tema y esta es la razón por la que cada filósofo llega a conclusiones distintas.
Desde el mito de Sísifo, la máquina de experiencia del filósofo Robert Nozick, la imagen de Aristóteles de una buena vida humana por medio de la razón hasta la visión existencialista de Camus, cada una de estas filosofías procura determinar el valor de nuestras propias vidas. Pero cuán terrible sería pasarse la vida atado a una máquina como la que imagina Nozick tan solo con la intención de vivir experiencias de felicidad. Esta máquina “diabólica y engañosa” destruye el libre albedrío de los hombres y evade toda responsabilidad humana en la construcción de un futuro que le llene la mente y el alma de momentos importantes. Además, no hay diferencia entre drogarse y usar una máquina de la felicidad. Ambas son “felicidades” absurdas y vacías de propósito existencial, que solo proporcionan una pseudo sensación de felicidad pasajera que aunque sea placentera, es totalmente ajena a la realidad de esta vida. Muchos adictos entran al mundo de las drogas buscando una sensación de felicidad. Además de evadirse de la realidad que ellos viven, porque esta realidad a veces les agobia, aburre, atormenta o amarga profundamente la existencia. Es que el ser humano no siempre sabe cómo vivir una libertad responsable. Muchas veces tiene miedo de esa libertad, aunque reclama experimentarla a como dé lugar.
Aunque sea cierto lo que Camus cree, que hay muchas formas de ser feliz en esta vida, creo que la felicidad completa y constante nunca se vivirá en esta existencia. Posiblemente, la mejor forma de ser feliz en este mundo sea entregarle a Dios todos nuestros anhelos más profundos de felicidad que hay dentro de nosotros mismos, en nuestras familias, en nuestros trabajos y renunciar a ese propósito egoísta de auto satisfacción y orgullo humano. También es interesante el pensamiento de Joanne Ciulla, filósofa contemporánea estadounidense, quien nos invita a reflexionar sobre la ética del trabajo. Ella dice una gran verdad: la mayor parte del tiempo de nuestro día, la pasamos en el trabajo. Por lo tanto, es importante que encontremos un trabajo que nos guste o nos haga sentir útiles.
Pienso que por este motivo, si ese trabajo no nos gusta, deberíamos tratar de encontrar un trabajo que nos guste más, porque no siempre el trabajo que más pague es el mejor trabajo para nosotros y sea un trabajo que nos traiga satisfacción. Creo que se puede encontrar una espiritualidad del trabajo en las palabras del apóstol Pablo a los cristianos de la ciudad de Corinto: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” (I Corintios 10:31) y san Benito, fundador de la orden católica de los benedictinos acuñó la frase “Ora et labora” “ora y trabaja”, uniendo el trabajo a la práctica de la oración. Esta espiritualización del trabajo puede ayudar al trabajador que confía en Dios una mayor profundidad a la tarea que realiza si encomienda a Dios su labor. De manera muy similar, el teólogo y filósofo de la antigüedad (siglo IV) Agustín de Hipona también decía “Ora como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti”. Pienso que Dios también puede ser glorificado por el trabajo del cristiano devoto, quien piadosamente aprovecha el tiempo para ganarse el pan de su sustento y cuando puede encomienda al Creador su esfuerzo.
En conclusión, cada día que pasa, creo mas y mas con toda mi fe que: “solo Dios hace al hombre feliz”, como dice una vieja canción. Las diversas filosofías tratan de explicar el porqué de la existencia humana, el porqué del ser humano, pero solo Dios hace al hombre feliz. Ninguna maquina, ni ninguna experiencia humana, traerá verdadero propósito y felicidad al ser humano. Porque como expresó Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”(Juan 6:54). Es absurdo creer que seremos felices las 24 horas del día, los 365 días del año.
Jesús siempre fue honesto y realista con todos sus seguidores, como cuando les dijo:”En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Lamentablemente, todos los seres humanos nacemos pecadores y sin conocer la gloria de Dios (“por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”, como dice Romanos 3:23), como consecuencia de la desobediencia a Dios de Adán y Eva en los comienzos de la humanidad (Romanos 3:9-31); y esta es la razón por la que hay tanto sufrimiento y dolor en el mundo en el que vivimos (Génesis 3:17-18; Romanos 8:22). Pero además observo que el hombre postmoderno, en general, ha perdido esa capacidad de contemplar la belleza de la creación y adorar al Creador, lamentablemente. Es como dice
La segunda epístola a los creyentes en Corintio: “el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4). Aunque debo dar gracias a Dios porque finalmente, seremos verdadera y completamente felices cuando Jesucristo regrese a juzgar a los vivos y a los muertos y seamos resucitados de entre los muertos (2 Timoteo 4:1), como explicó san Pablo, apóstol de Jesucristo. Esta es la esperanza de eterna felicidad que tienen los cristianos. Esa sí que será “una buena vida”, que durará para siempre, por toda la eternidad. Gloria sea al nombre de nuestro Dios.

Bibliografía

Brainy Quote. (s.f.). Agustin de Hipona. Citas. Obtenido de https://www.brainyquote.com/es/citas/agust%C3%ADn-de-hipona_165165
Crash Course (02-13-2017). What Is A Good Life? Crash Course Philosophy #46. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=Ra1Dmz-5HjU
Edumangia. (02-18-2005).Ora et Labora: Una fórmula que todavía funciona (para desarrollar una actitud distinta frente al trabajo). Obtenido de http://edumangia.blogspot.com/2005/02/ora-et-labora-una-frmula-que-todava.html
Fromm, E. El miedo a la libertad. Editorial Paidos. Buenos Aires. Argentina.
Pipper, J. (01-18-2011). Desiring God, revised edition: Meditations of a Christian Hedonist. Crown Publishing Group.
Santa Biblia.
Witt, M. Solo Dios hace al hombre feliz – Marcos Witt. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=88CWfjVLpWA

 

Importancia y aportes del conocimiento


Importancia y aportes del conocimiento

Por Paulo Arieu

tomas_de_aquino_santo

1. Conocer

Conocer, tener conocimiento, es importante ya que es lo que nos permite la comprensión racional de los sucesos que afectan nuestra mente. Los griegos valoraban mucho el conocimiento y dedicaban muchas horas de esfuerzo mental para reflexionar y meditar sobre las cosas del diario vivir. Son los padres de la ciencia filosófica.  La curiosidad es innata al ser humano. Los jóvenes quieren conocer amigos, otros lugares, muchas personas gustan de viajare y conocer otros lugares. Los científicos quieren saber cómo funciona el mundo, y los filósofos  se la pasan criticando el conocimiento de los otros filósofos, por considerarlo inadecuado. Además, cuando se investiga un tema a fondo, aparecen más temas para investigar también en profundidad. En fin, casi todos procuramos por lo común conocer el porqué de las cosas. Pero “conocer no consiste en hacer algo, ni en recibir algo, sino en un existir superior al simple existir como ser puesto fuera de la nada; es una sobre existencia activa inmaterial, por la cual un sujeto existe no ya solamente con una existencia limitada a lo que es como cosa encerrada en un género, como sujeto existente para sí, sino con una existencia ilimitada en la cual es o se convierte, por su propia actividad, en sí mismo y los otros”. (Maritain, Les degrés du savoir, pag. 218 y s.)[0]

Santo Tomás (siglo xii) dice en su Suma Teológica: “Los seres dotados de conocimiento se diferencian de los que no lo tienen en que estos últimos no poseen más que su propia forma, mientras que los primeros alcanzan a tener, además, la forma de otra cosa, ya que la especie o forma de lo conocido está en el que lo conoce” (La forma es el principio constitutivo, lo que define a los seres, lo que hace que sean lo que son). Esa forma, no su materia, es la que está presente en el conocimiento. En el conocimiento, el sujeto posee la forma del objeto conocido. En cierto sentido, puede decirse que el sujeto se convierte en aquello que conoce: conocer algo, es serlo. Santo Tomás cita, por ello, la fórmula de Aristóteles —filósofo en quien se inspira y cuyo pensamiento continúa—, que dice: “el alma, en cierto modo, es todas las cosas”.

El sujeto, sin perder su propia naturaleza, recibe la forma del objeto; pero el objeto sigue siendo lo que es, sin ser afectado por el sujeto que lo conoce. Así como un rayo de luz, aunque atraviese el aire, sigue el movimiento del sol, y no el del aire que atraviesa, el conocimiento obedece a la naturaleza del objeto, y no a la del sujeto en quien se da. El sujeto no modifica al objeto: lo recibe y se lo asimila; no lo altera, ni lo crea. El conocimiento es conocimiento de lo que es como siendo lo que es, y de lo que no es, como no siendo lo que no es. En el conocimiento está presente el objeto formal, aunque no el objeto material; y está presente de manera tal que el sujeto, puede decirse, es, él mismo, su objeto. Para el sujeto, conocer es una manera de existir; es existir no como él mismo, sino como otro. Las cosas existen simplemente como ellas mismas, porque no conocen ni pueden conocer; el sujeto existe como él mismo y como todo aquello que conoce.»[1]

2. Como conocer a Dios como Padre Nuestro [2]

Cuando usted ora, ¿con qué nombre se dirige a Dios? Aunque todos los excelsos títulos que le hemos dado son correctos, como cristianos tenemos el maravilloso privilegio de llamar “Padre” a Dios.

a. Pero también podemos conocerlo de esa manera.

La posibilidad de tener una relación así con Dios, fue una idea revolucionaria en el primer siglo (Mateo 6:9). El Antiguo Testamento contiene apenas quince referencias a Dios como “Padre”, y éstas se refieren fundamentalmente a Él como el padre del pueblo hebreo; la idea del Señor como un Dios personal de las personas, no es evidente sino hasta el Nuevo Testamento. Sin embargo, ésa fue exactamente la razón por la que Jesucristo vino a la tierra, para morir en la cruz por nuestros pecados y revelar al Padre celestial, para que usted y yo pudiéramos conocerlo a Él más íntimamente.

“Padre”, que aparece 245 veces en el Nuevo Testamento, fue la palabra favorita de Jesús para referirse a Dios; la mencionó catorce veces sólo en el Sermón del monte, y también utilizó este nombre para comenzar a orar (Mateo 5-7). El propósito de Dios es revelar que Dios no es solamente una fuerza trascendente en algún lugar del universo, sino más bien un Padre celestial amoroso y personal que está profundamente interesado en los detalles de nuestra vida.

Muchas personas, incluso los creyentes, no piensan que Dios sea un padre tan cercano, especialmente si se hallan viviendo en desobediencia. Pero la Escritura se refiere una y otra vez a Él como “Padre”. Las cartas de Pablo, por ejemplo, comienzan de esa manera, y el apóstol describe a los creyentes como una casa o una familia de Dios, los llama hijos de Dios y coherederos con Su Hijo Jesucristo (Romanos 8:17).

El privilegio de conocer a Dios como Padre implica más que conocerlo como una persona o un espíritu; va más allá de la simple familiaridad de Su gracia, amor y bondad incomparables, e incluso supera el conocerlo en Su santidad, equidad y justicia. ¡Qué maravilloso es que nosotros, simples criaturas, podemos conocerlo personalmente como nuestro mismísimo padre celestial! Al dirigirse a Él como “Padre”, Jesús reveló Su intención de que nosotros comprendiéramos lo que los santos del Antiguo Testamento no pudieron entender totalmente: que podemos tener la bendición de un parentesco íntimo con el Dios vivo del universo.

En realidad, es a través de la persona de Jesucristo que podemos conocer a Dios de esta manera. Lamentablemente, muchos creen equivocadamente que ese privilegio le pertenece a toda la humanidad. A veces escuchamos frases como “la paternidad de Dios, y la hermandad de los hombres”; estas terminantes palabras expresan la idea equivocada de que Dios es el Padre de todos, y de que todos somos hermanos. Desde luego, por ser Dios el Creador de la vida, pudiéramos en un sentido identificarlo como el padre de la humanidad. Pero la Biblia utiliza el nombre de “Padre” para indicar una relación íntima y personal, que definitivamente no se aplica a toda la humanidad.

Cuando el Señor Jesús dio a sus discípulos un modelo de oración, dirigió Sus palabras al “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6:9). Algunas personas alegan que ésta es una oración que cualquiera puede hacer, pero observe las palabras que siguen: “Santificado sea tu nombre”. Es interesante que, inmediatamente después de la referencia a nuestro Padre celestial, se mencione la santidad de Dios, precisamente el atributo que separa al hombre pecador del Él. Por eso, aunque es verdad que todo el mundo puede pronunciar esta oración, sólo aquellos que verdaderamente pueden llamar a Dios su Padre, tienen el derecho de hacerla.

Por otra parte, Jesús dijo: “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). El intento de acercarse al Padre prescindiendo del Hijo, equivale a llamar mentiroso a Jesús. La explicación es que la palabra “Padre” implica una relación y el ser parte de una familia. Cristo es la puerta para ingresar a esa familia (Juan 10:9, Gálatas 3:26); por eso, ¿cómo puede un incrédulo decir que es un “pariente” si rechaza la única entrada que hay a la familia de Dios?

Jesús ahonda en el asunto cuando dice a los fariseos incrédulos: “Mi palabra no halla cabida en vosotros. Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre” (Juan 8:37, 38, cursivas añadidas). Por esta razón sabemos que hay dos padres espirituales en el universo. Uno es Jehová, el Padre del Señor Jesucristo. Pero, ¿quién es el otro? Jesús se los explicó claramente: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él… Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis” (vv. 44, 45).

Eso suena duro, pero nuestro Salvador siempre habla la verdad (Juan 14:6a), y por eso Sus palabras son dignas de crédito. Jesús nos dice que, si usted no tiene una relación de fe con Jehová, entonces su padre espiritual es Satanás. Jehová es el Padre espiritual únicamente de aquellos que aman a Jesús y confían en Él como Salvador. Si usted, ha rechazado al Hijo de Dios, ha negado el sacrificio hecho a su favor en el Calvario, y por más difícil que le resulte aceptarlo, su padre es el diablo.

Si no está seguro de a qué familia pertenece, tome un momento para preguntarse lo siguiente ¿Uso de manera irreverente el nombre de Dios, y un minuto después digo que creo en Él?¿Clamó a Él en una crisis, pero no lo tomo en cuenta en otros momentos?¿Amo a Jesús? Recuerde: la Biblia dice que si usted no conoce al Hijo, no puede conocer al Padre (Juan 14:6).

Por esa razón vino Cristo al mundo: para darnos una pequeña muestra de quién es el Padre y de cómo es Él. Como dice Juan 1:18 (NVI): “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito… nos lo ha dado a conocer. Jesús, nos dice: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9).

¿Cómo reveló el Hijo de Dios a Su Padre? Él llamó a los niños a venir a Él, y los tomó en sus brazos; sanó a los enfermos; atendió las necesidades de las personas. Hizo todas las cosas que haría un padre.

b. La manera como Dios expresa Su paternidad

Al observar el modelo de paternidad de Dios, comprendemos mejor nuestra relación con Él. Y al obedecer Su dirección, seremos capaces de expresar correctamente la paternidad a nuestros hijos. Teniendo esto en mente, fijémonos en los siete aspectos de Su paternidad hacia nosotros.

Primeramente, Él desea tener una íntima relación con nosotros. La Biblia nos dice que nos dirijamos a Él como “Padre”, no sólo como “Dios”, “Rey soberano”, “Santo” o “Juez”. Aunque debemos conocerlo en todos los aspectos, el Señor quiere que nos acercarnos a Él de manera transparente en todo, incluyendo nuestras necesidades, debilidades y fracasos.

En segundo lugar, Dios anhela comunicarse con nosotros. Mateo 6:6 nos dice que busquemos un lugar apartado para orar a nuestro Padre, “que ve en lo secreto [y que] te recompensará”. Es decir, Dios nos escucha cuando hablamos con Él, y el Señor responde la oración. Él es la clase de Padre a quien podemos hablarle, y aunque es posible que no nos dé todo lo que queremos, el Señor responderá a nuestras peticiones dándonos lo que Él sabe que es lo mejor para nosotros (Mateo 7:7-11).

Dios nos ama a cada uno de nosotros incondicionalmente. La naturaleza de Dios es amar tanto al santo como al pecador, basado exclusivamente en el hecho de que Él es amor (1 Juan 4:8). El incrédulo simplemente se ha colocado en una posición en la que no puede experimentar ese amor, una situación cuyo remedio es confiar en Jesús como Salvador.

Nuestro Padre celestial suple todas nuestras necesidades. La Biblia nos asegura que nuestro Padre celestial conoce todas nuestras necesidades, aun antes de que le pidamos, y que Él las suplirá “conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Mateo 6:8; Filipenses 4:19). Sus recursos son ilimitados, y podemos tener la seguridad de que ninguna de nuestras necesidades dejará de ser satisfecha.

Dios disciplina a Sus hijos (Hebreos 12:5-10). Él no nos castiga por ira, sino con amorosa corrección para nuestro bien. Este castigo es, una evidencia de que somos, en verdad, Sus hijos. Dios siempre nos guía para que hagamos lo correcto. Jesús dijo que nuestro Consejero el Espíritu Santo, nos guiaría a toda verdad (Juan 14:26; 16:13). Dios nunca nos conduce en la dirección equivocada; el Señor “enderezará nuestras sendas” si confiamos en Él en vez de hacerlo en nuestro propio juicio (Proverbios 3:5, 6).

Nuestro Padre celestial está siempre con nosotros. Mientras que los padres humanos no pueden garantizar que estarán físicamente con sus hijos para siempre, en otro sentido podrán estar con ellos. Nuestro Padre que está en los cielos promete que nunca nos desamparará, ni nos dejará (Hebreos 13:5), y Su Espíritu, que mora en nosotros, está siempre presente para guiarnos e inspirarnos.

III. Conclusión:

Lamentablemente, vivimos en tiempos de mucha ignorancia biblica y también espiritual. Millones de personas viven en Occidente, sin conocer a Dios. Millones mas,trabajan de lunes a lunes, sin tiempo de ir a un servicio cristiano ni tiempo para participar de un estudio bíblico.Tambien se nota mucho entre los predicadores protestantes una forma de pensamiento único, que impide la disension de temas doctrinales de poca importancia. Muchos predicadores son intolerantes a la hora de compartir su manera de pensar.

Pero ¿conoce usted a Dios como su Padre celestial? Si no lo conoce, sepa que Él está listo para adoptarle en Su familia (Romanos 8:15; Gálatas 3:26). Lo único que tiene que hacer, es confiar en Su Hijo Jesucristo como su Salvador personal.  Como dice Juan 1:12: “A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Si ud. aún no ha conocido a Dios, como Su Padre Celestial, aún está tiempo…No deje pasar el tiempo, que el tiempo perdido, no vuelve más, ni se recupera nunca más.

Notas

1.Vicente Fatone, Lógica e introducción a la filosofía,p. 102,ed. Kapeluz

2. http://www.ciudadredonda.org/subsecc_ma_d.php?sscd=204&scd=3&id=774

3. http://sigueme.net/estudios/estudios_biblicos.php?s=130

imagen: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tomas_deaquino.htm

Los educadores modernos, comisarios del pensamiento


Los educadores modernos, comisarios del pensamiento

Por: Hugo Marcelo Balderrama Ferrufino.

Desde la década del 60; las universidades y centros educativos en general, están secuestrados por el marxismo cultural. Su tesis revolucionaria, pretende cambiar las instituciones sociales que son tradicionales en occidente (matrimonio, familia, empresa y educación). Técnicamente, estos nuevos revolucionarios solo diferencian en el método, su fin último, sigue siendo la instalación de una tiranía socialista.

Cualquiera que se dedique a la docencia – habrá notado – la cantidad de eslóganes que circulan en las instituciones educativas: “formar por competencias”, “desarrollar habilidades meta cognitivas”, “educación integradora del ser”, etc. Todas declaran haber superado la educación clásica y tradicional. Pregunto: ¿Qué de malo tiene la educación tradicional?: nada. El objetivo no declarado de todas estas locuras, es destruir las habilidades cognitivas de los niños y jóvenes.

El primer pilar que atacan es la memoria. Los mandarines modernos, manifiestan que su sistema supera la educación mecánica y memorista. En realidad, desarrollar la memoria tiene tremendas ventajas, Cualquier persona que se precie de ser culta, no lo es por lo mucho que ha leído, sino por lo mucho que ha podido retener en su memoria de aquello que ha leído. ¿Por qué los pedagogos insisten en anunciar que ya no harán memorizar conocimientos?: simple nos quieren tratar como animales.

“Aprender a aprender”, estoy seguro, que se han topado con esa frase más de una vez. En primer lugar, es un error gramatical (pleonasmo y redundancia innecesaria). En segundo lugar, es un disparate que viola los principios filosóficos más básicos. Todo lo que nos rodea existe, por lo tanto todos los entes son sujetos de conocimiento (ontología). El hombre está dotado de la razón, que es el instrumento natural para conocer la realidad, transformar la realidad en conceptos se llama epistemología (conocer las causas de las cosas). ¿Se dio cuenta?: por naturaleza y mediante la razón aprendemos. Imagínese un letrero que diga: “Aprenda a aprender a cocinar” o “Le enseñamos a aprender a cocinar”. ¿Pagaría por semejante disparate?: Lastimosamente, hay gente que si lo hace.

 “Una pedagogía enfocada en el ser” o “Una pedagogía enfocada en competencias” son otros de los clichés de moda. Raspando un poco la cascara, nos encontramos con un odio a la profesión docente. Bajo el pretexto de actualización pedagógica, se impone a los profesores planes globales “mínimos”, bibliografía “oficial”, “competencias” que el estudiante debe lograr, etc. Por cierto, ahora está prohibido usar la palabra alumno (se la considera autoritaria y nada “cool”).

Los viejos y sabios profesores, fueron remplazados por el “pedagogo” (eufemismo para policía del pensamiento). Desde que aparecieron estos nuevos comisarios de la educación: se acabaron los buenos maestros. Ya los niños no escriben ni leen ni suman ni restan, ahora son expertos en plantar árboles,  en “filosofía” andina (como si el mito fuera sujeto de análisis filosófico) y amantes de la “Pachamama”.

Todo lo anterior se puede resumir en la frase: “Guerrilla Cultural”, que junto con la explotación de los micro conflictos y la teoría de género, son las nuevas armas de la izquierda “postmarxista”. El fin último, sigue siendo acabar con la familia, la propiedad privada y la poca economía capitalista que todavía queda en pie. 

Durante siglos, la izquierda estuvo destruyendo los valores de la civilización occidental. Los conservadores y liberales clásicos fuimos denigrados, tratados como cerdos explotadores, machistas y defensores del “falocentrismo”. Tontamente, dejamos que la izquierda se apropie de nuestros partidos políticos, de nuestras universidades, de nuestras iglesias y de nuestros hijos. Creo que es hora de hacerles frente: no tenemos otro camino.