Siete de cada diez personas del mundo profesan una religión


Siete de cada diez personas del mundo profesan una religión

Una encuesta de Ipsos MORI, llevada a cabo con 18.473 personas de 24 países, revela los matices de las creencias religiosas actuales

Una encuesta llevada a cabo por Ipsos MORI, compañía líder de investigación del Reino Unido, ha revelado que alrededor de siete de cada 10 personas en el mundo pertenecen a una religión, y que la mayoría de los habitantes de nuestro planeta ve la religión como algo importante en su vida. La encuesta señala asimismo importantes diferencias a este respecto por países, siendo las naciones musulmanas las que más importancia le dan a la religión. En la presente investigación participaron 18.473 adultos de 24 países del globo. Por Yaiza Martínez.

Algunos símbolos religiosos. Fuente: Wikimedia Commons.
Una encuesta llevada a cabo por Ipsos MORI, compañía líder de investigación del Reino Unido, ha revelado que alrededor de siete de cada 10 personas en el mundo pertenecen a una religión, y que la mayoría de los habitantes de nuestro planeta ve la religión como algo importante en su vida.

La encuesta de Ipsos MORI revela, asimismo, que existen marcadas diferencias a este respecto. Así, el 94% de las personas religiosas de los países mayoritariamente musulmanes señaló que la religión es importante en sus vidas. Los países musulmanes analizados fueron Arabia Saudí, Turquía e Indonesia.

En comparación, sólo el 66% de los individuos de los países mayoritariamente cristianos -19 naciones en total- señaló lo mismo, publica Ipsos MORI en un comunicado.

Creencia en una única fe verdadera

En Estados Unidos, por su parte, dentro del 65% de los encuestados que se autodefinieron como “cristianos”, el 86% señaló que su fe era importante en sus vidas, mientras que entre los cristianos de Francia y Suecia, este porcentaje fue de entre el 36 y el 42%. En España, el porcentaje a este respecto fue del 44%.

Además de los países ya mencionados, otras naciones estudiadas fueron las siguientes: Brasil, Sudáfrica, India, México, Italia, Polonia, Corea del Sur, Argentina, Australia, Canadá, China, Rusia, Gran Bretaña, Hungría, Japón, Bélgica y Alemania.

Los resultados de esta encuesta, que abarcó, por tanto, a un total de 24 países y a 18.473 adultos de edades comprendidas entre los 16 y los 64 años, señalan además que entre la gente joven con alguna religión, ésta también juega un papel significativo en sus vidas: casi tres cuartos de los encuestados (el 73%) menores de 35 años afirmó que su religión o su fe resultaba clave para ellos.

Por otro lado, las personas que viven en países mayoritariamente musulmanes son más propicias (un 61%) que las que viven en países principalmente cristianos (un 19%) a creer que su fe es la única vía verdadera hacia la salvación, la liberación o el paraíso.

El apego a esta creencia difiere entre unos países y otros, con una pequeña minoría que la sostiene en Europa occidental, y una gran mayoría que la mantiene en los países musulmanes estudiados.

Atención a los necesitados

Por otra parte, las personas religiosas de los países mayoritariamente musulmanes creen más que los individuos de países cristianos que su religión resulta una fuente de motivación para la dedicación de tiempo y dinero a las personas que lo necesitan (61% en el caso de las naciones musulmanas, frente al 24% en las sociedades mayoritariamente cristianas).

La reencarnación representada en el arte hinduista. Fuente: Wikimedia Commons.

En términos generales, tres de cada 10 personas (el 30%) con una religión o fe afirmaron que la religión les motivaba para atender a los necesitados. Pero, alrededor de la mitad de los encuestados (el 52%), afirmó que no había diferencia en este sentido, ya que consideraban que ayudar a los demás resulta necesario en cualquier caso.

En otra dirección, y a grandes rasgos, un tercio de los participantes (33%) de todos los países estudiados declaró no tener amigos o tener muy pocos amigos que profesasen religiones distintas a las de ellos.
Este punto varía mucho dependiendo del país, y parece no guardar relación con la creencia o no de la gente en que su propia religión es la única verdadera, señala el estudio.

Pocos creacionistas

El pasado mes de abril, Ipsos MORI hacía públicos los resultados de otra encuesta, en este caso sobre la fe en Dios o en un ser supremo, así como sobre la creencia en algún tipo de vida después de la muerte.

Según publicó entonces la agencia Reuters, los resultados de esta investigación revelaron que ambas creencias siguen siendo fuertes en la mayoría de los países del globo.

Así, el 51% de las 18.829 personas de los 23 países analizados afirmó estar convencido de la existencia de una vida después de la muerte y de la existencia de una entidad divina, mientras que el 18% señaló que no creía en nada de esto, y el 17% que no estaba seguro al respecto.

Sin embargo, la encuesta también reveló que sólo el 28% de las personas encuestadas creía en el creacionismo (la Tierra y cada ser vivo que existe actualmente proviene de un acto de creación de uno o varios seres divinos), frente al 41% que creía en la evolución humana y el 31% que, simplemente, no sabía qué creer.

Por países, aquéllos en los que la gente se mostró más propicia a creer en el creacionismo fueron Sudáfrica, Estados Unidos, Indonesia, Corea del Sur y Brasil.

Otras creencias

Mientras que Indonesia, Turquía y Brasil se revelaron como los países con mayor proporción de personas con una creencia definitiva en un dios o en un ser supremo, en India, China y Rusia, en cambio, el 24, el 14 y el 10% de los encuestados respectivamente, se mostraron más propicios en creer en diversos dioses.

En el otro extremo del espectro, el porcentaje más alto de individuos que afirmaron no creer en Dios o en un ser supremo, casi el 40% de los encuestados se dio en Francia, Suecia, Bélgica y Gran Bretaña.

La encuesta también analizó los porcentajes de personas que creían en la reencarnación (creencia en que una esencia individual de las personas -ya sea mente, alma, conciencia o energía- adopta un cuerpo material no solo una vez sino varias).

La tendencia a creer en este concepto fue especialmente fuerte en Hungría, con un 13% de los encuestados. A este respecto, Corea del Sur y España fueron los países en los que los participantes afirmaron más que pensaban que en la muerte “simplemente se deja de existir”.

Según los autores de este estudio, la naturaleza de todas estas cuestiones es mayormente desconocida, pero el caso es que permanecen en muchos de los habitantes de nuestro planeta.

tendencias21.net

¿ALGUNA VEZ FUE USTED UN PEZ?


¿ALGUNA VEZ FUE USTED UN PEZ?

Romanos 1:25
“…ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”.
En 1866, un científico alemán y firme partidario de Darwin, Ernst Haeckel, se metió en problemas por falsificar evidencia. Él supuestamente mostró que los embriones en desarrollo pasan por las etapas evolutivas más tempranas de su especie. La comunidad científica investigó su supuesto descubrimiento y encontró que había falseado sus dibujos. Desafortunadamente, los libros de textos de hoy – ya más de un siglo después – todavía presentan esta evidencia falsificada como apoyo para la evolución.

unnamed (2)

Como resultado, muchas personas hoy todavía creen esta falsa teoría científica. Una de las “evidencias” más utilizadas para apoyar esta idea hoy es la afirmación de que el feto humano en desarrollo tiene “aberturas de agallas” en un punto de su desarrollo. De hecho, un embajador de los Estados Unidos utilizó este argumento en apoyo del aborto en una edición reciente de la revista National Review.

La verdad es que, el feto en desarrollo tiene dobleces alrededor de su cuello que contienen los órganos en desarrollo alrededor de su cuello. Estos dobleces no tienen nada en común con las agallas. ¡Aunque ningún científico acepta esta teoría – e inclusive es refutada en la mayoría de enciclopedias – puede – ser encontrada en libros de textos utilizados por estudiantes de colegios! ¿Por qué? ¡Parecería que pocos científicos tienen la valentía de desafiar esta idea que saben está mal porque podría hacerles parecer que se oponen a la evolución! Pero lo que es peor es que esta idea no científica continua siendo utilizada como una justificación “científica” para el aborto.

Sí, es verdad. ¡El punto de vista equivocado sobre los orígenes puede resultar en alguna “ciencia” desastrosa así como el sufrimiento del ser humano!

embrion1

embrion2

Oración:
Amado Padre celestial, es sencillamente fácil para Tu pueblo caer en una adoración inadvertida de la creación en lugar del Creador en nuestra era materialista. Ayúdame a sacar de raíz este pecado de mi vida. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.

Creation Moments PO Box 839 Foley, MN 56329 USA

Copyright (C) 2016 Creation Moments All rights reserved.

Por Qué Votar por Donald Trump es una Opción Moralmente Buena.


Por Qué Votar por Donald Trump es una Opción Moralmente Buena.

Un interesante articulo donde un teólogo reformado norteamericano muy influyente como lo es Grudem, explica  porqué votar por Donald Trump es una opción moralmente buena.

  • Leer la traducción en español ACA
  • Leer en inglés aca

Si ud. lo desea, puede compartirme su opinión al respecto.
Saludos

Mártires, lapsi y traditores


Mártires, lapsi y traditores

Palabaras para vivir, 14 julio 2016

Cuentan que, estando en la cárcel el pastor protestante Bonhoeffer, por su oposición al nazismo de Hitler, otro pastor protestante fue a verle para convencerle de que se uniera a los que apoyaban al dictador. Dicen que le dijo: “Mira a dónde te ha conducido tu comportamiento”. A lo que el futuro mártir respondió: “Fíjate también tú a dónde te ha conducido el tuyo”. Y es que hay épocas, como decía Solzhenitsyn desde el gulag de Siberia donde le metieron los comunistas, en las que el único sitio donde un hombre honrado puede estar es en la cárcel. Por supuesto que los que renuncian al martirio lo hacen llenos de lo que el mundo llama “sentido común” y reciben a cambio honores y dignidades -civiles o eclesiásticas-, a la par que son ensalzados como gente sensata. Los otros, en cambio, son presentados ante la opinión pública como integristas, radicales peligrosos, fundamentalistas, y no se duda en afirmar que si terminan su vida bajo la tortura es porque ellos lo han querido así, a pesar de los muchos intentos que sus nobles y buenos verdugos hicieron para evitar hacerles daño; la culpa era de ellos y no de los que les quitaron la vida en medio de los tormentos, los cuales, pobrecillos, no tuvieron más remedio que hacerlo.

En realidad, esto no es nuevo. Ya en los primeros siglos de la Iglesia, cuando arreciaban las persecuciones, muchos cristianos apostataban de la fe para evitar el martirio. Fueron llamados “lapsi” y sobre su integración posterior a la Iglesia, una vez pasada la persecución, se produjeron no pocos debates. También entre el clero abundaron los apóstatas, una parte del cual fue catalogada como “traditores”, pues entregaban a las autoridades romanas los libros sagrados -hoy diríamos que renunciaban a presentar íntegro el mensaje moral del cristianismo- y quizá incluso las especies eucarísticas. Lapsis y traditores fueron dejados en paz por los perseguidores e incluso cubiertos de honores y recompensas. Los otros, los que eran echados a los leones, pasaban por intransigentes que no sabían vivir en paz con los demás porque insistían en algo tan provocador y ofensivo como la pretensión de que Cristo era el único Salvador del mundo y de que en Él estaba contenida la verdad plena. Si morían era por culpa suya y bien merecido se lo tenían. Total, ¿qué importancia tenía echar un poco de incienso en el altar de un dios en el que nadie creía, o tirar al estercolero un poco de pan consagrado en el que ya los que lo arrojaban habían dejado de creer?

Esas épocas pasadas -alguna, como la de Bonhoeffer, no tan antigua- está ya a las puertas. De nuevo vuelven los tiranos a obligarnos a adorar a los ídolos, aunque ahora esa tiranía se presente con otros rostros y los falsos dioses no tengan ni siquiera la belleza estética de las esculturas griegas y romanas. Esta semana, en Bélgica, un tribunal ha condenado a una residencia de ancianos cristiana a pagar una multa de 6.000 euros (se dice explícitamente que la cantidad es testimonial, es decir es un mero aviso a navegantes) porque se negó a aplicar la eutanasia a una señora que residía allí. Aunque la anciana fue objeto de revisión por un médico de la residencia, que certificó que no se cumplían las condiciones legales para la eutanasia, sus familiares se la llevaron del centro y consiguieron finalmente que ella muriera, después de lo cual demandaron a la residencia.

No es el único caso. En Colombia se ha retirado a las instituciones sanitarias la posibilidad de acogerse a la objeción de conciencia ante el aborto, reservando ese derecho sólo a las personas. Es decir, que un hospital católico tendrá obligatoriamente que hacer abortos, aunque su personal contratado no quiera hacerlos; no se sabe si deberá contratar un personal adicto a ese crimen o si tendrá que permitir que las mujeres que lo deseen usen las instalaciones contratando a sus propios médicos.

Algo parecido está ya pasando en la educación. Son ya varios los países donde se obliga a los colegios a enseñar a masturbarse a niños de ocho años, y donde la ideología de género se impone como un dogma indiscutible.

Los dictadores han vuelto. Nos obligan a elegir entre la espada de incumplir las leyes civiles y la pared de traicionar a Jesucristo y su mensaje. No faltan ni los lapsi ni, por desgracia, los traditores.

Dios quiera que tampoco falten los mártires. Los colaboracionistas ya están echando incienso en el altar de los dioses y renunciando a presentar íntegro el mensaje cristiano. Lo hacen en nombre de nobles causas y de elevadísimas y divinas virtudes. Pero son sólo eso, colaboracionistas, lapsis y traditores, y así pasarán a la historia.

———
http://www.religionenlibertad.com/martires-lapsi-traditores-50854.htm

Cómo negar lo obvio en la Matanza de Orlando


Cómo negar lo obvio en la Matanza de Orlando

El reciente tiroteos en el club Pulse de Orlando ya ha empezado a quedar sepultado en el ciclo informativo. La conmoción por el peor tiroteo masivo en la historia de Estados Unidos –en el que murieron 49 personas y resultaron heridas aún más, 53– ha  quedado empañada por varios elementos de distracción. Así, ha habido esta vez un debate sobre las leyes de armas de Estados Unidos y especulaciones sobre la sexualidad del atacante.

Leer mas ACÁ (Source: Cómo negar lo obvio en la Matanza de Orlando)