Manipuleo espiritual


Manipuleo espiritual

Paulo Arieu

manipular.jpg

Los cristianos pentecostales tienen muchas cosas buenas que compartir, suelen ser muy sinceros y fervientes en su práctica de la fe cristiana. Pero, tristemente, hay muchos predicadores pentecostales / carismáticos que manipulan las emociones religiosas de la congregación. Esta actitud conduce a un tipo de espiritualidad tóxica, la cual hay que evitar de manera drástica a toda costa.

Según el diccionario de la Real Academia Española, el verbo manipular proviene del lat. manipulare y tiene varios usos:
1. Operar con las manos o con cualquier instrumento.
2. Trabajar demasiado algo, sobarlo, manosearlo.
3. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.
4. Manejar alguien los negocios a su modo, o mezclarse en los ajenos.[0]

La palabra manipular implica o refiere a la capacidad que tienen algunas personas para manejar determinadas cosas, trabajos, objetos, especialmente aquellos delicados o que requieren de precisión para su funcionamiento. Manipular es también aquel control sutil que puede ejercer una persona, grupo, empresa u organización sobre el resto de las personas que los rodean, haciendo que sus opiniones o manifestaciones respecto de algún acontecimiento en particular no se desarrollen o desempeñen de la manera más libre y natural, porque ellos previamente ejercieron su pertinente supresión o modificación de la realidad en cuestión motivados por algún interés personal o por la tutela de intereses que ejercen de otros.[1]

El apostol Pablo advirtió que:

OH Gálatas insensatos! ¿quién os fascinó, para no obedecer á la verdad, ante cuyos ojos Jesucristo fué ya descrito como crucificado entre vosotros? (Galatas 3:1 RVA)

Amado pastor pentecostal, no manipules las emociones de tus feligreses, puedes inducir a que los creyentes salten al espiritismo o a la magia blanca: !Eso es fuego extraño!
Predica y enseña, usando la Palabra de Dios, no buscando respuestas apresuradas de las personas como termómetro de tu éxito como orador. A las personas se las puede manipular facilmente si son un poco emocionables. No lo hagas, abstente de manipular los creyentes. Tu recompensa viene de Dios, afirma Colosenses 3:24, y no de los aplausos de las multitudes.

Te invito a reflexionar sobre este tema. Por este motivo, te comparto dos videos en youtube, del Pastor Hector Leites, teólogo uruguayo de la Unión de las Asambleas de Dios, profesor del Seminario Bíblico de Fe. Explica sobre la manipulación y el abuso espiritual entre los creyentes, de forma sencilla, clara y por momentos jocosa. 

!!!Dios te bendiga!!!!

Notas

Imagen: http://www.chistes21.com/chiste/8319_manipular

[0] http://dle.rae.es/

[1] https://www.definicionabc.com/social/manipular.php

Negligencia y maltrato infantil


Negligencia y maltrato infantil

Por Paulo Arieu

En Estados Unidos cada estado tiene su definición de qué es abuso y negligencia en contra de los menores de edad. Sin embargo, existe una ley federal sobre el abuso y la negligencia a menores, que sirve como referencia para “identificar los actos y comportamientos que, como mínimo, constituyen una forma de abuso o negligencia a menores”, según lo explica el Departamento de Salud de EE.UU.(Marcano,11-03-2016). DePanfilis (2006) dice que el abandono infantil es el tipo más común de maltrato infantil. Desafortunadamente, la negligencia con frecuencia no se denuncia. Históricamente, no se ha reconocido o publicitado tanto como el abuso infantil. Incluso los profesionales a menudo han prestado menor atención al tema de la negligencia que al abuso infantil.

Comúnmente los trabajadores sociales son menos propensos a corroborar las derivaciones por negligencia. En algunos aspectos, es comprensible por qué la violencia contra los niños ha recibido más atención que la negligencia. El abuso a menudo deja moretones visibles y cicatrices, mientras que los signos de negligencia tienden a ser menos visibles. Sin embargo, los efectos de la negligencia pueden igual de perjudiciales. De hecho, algunos estudios han demostrado que la negligencia puede ser tan perjudicial para los niños en su desarrollo cerebral como el abuso físico o sexual.

Rodríguez Camón (s.f.) explica que el concepto de maltrato infantil puede definirse como toda acción proveniente del responsable del menor, ya sea por comisión u omisión, que pone (o puede llegar a poner) en riesgo la integridad tanto física como emocional o cognitiva del pequeño. También ella explica que una definición sobre maltrato infantil similar a la expuesta es la que recoge la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas de 1989: “El maltrato infantil es toda forma de violencia, perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, que se da mientras el niño se encuentra bajo custodia de sus padres, de un tutor o de cualquier otra persona que le tenga a su cargo”.

DePanfilis (2006) también dice que cómo se define la negligencia le da forma a la respuesta. Dado que el objetivo de definir la negligencia es proteger a los niños y mejorar su bienestar, no culpen a los padres o cuidadores de las definiciones que ayudan a determinar si un incidente o patrón de comportamiento califica como negligencia, gravedad o duración, y lo más importante, si el niño no está a salvo. Además, según afirma DePanfilis (2006), las definiciones de negligencia varían entre los Estados y en diferentes disciplinas, agencias y grupos profesionales (por ejemplo, servicios de protección infantil, sistemas judiciales, proveedores de atención médica), así como entre las personas dentro de estas agencias y grupos. Las definiciones también se usan para diferentes propósitos dentro del campo de bienestar infantil. Por ejemplo, un médico puede considerar a un padre como negligente si el padre se olvida repetidamente de darle a su hijo un medicamento recetado. Sin embargo, esto puede considerarse o no legalmente negligencia, dependiendo de la severidad de los criterios de negligencia de muchas agencias.

En EE.UU., según lo explica Marcano (11-03-2016) existen dos definiciones legales:

a) La primera se define como: “Un acto u omisión de acto reciente, por parte de uno de los padres o de la persona encargada del cuidado del menor, que resulta en la muerte, daño físico o emocional de gravedad, el abuso sexual o la explotación de un menor de edad. b) La segunda se define como: “Un acto u omisión de acto que pone en riesgo inminente de un daño grave al menor.”

Dubowitz (2013), profesor de Pediatría, explica que los pediatras pueden ayudar a las familias y a los niños descuidados más allá de simplemente tratar al niño. En general, consultar con especialistas es útil, especialmente en tales circunstancias. Los esfuerzos para desarrollar un programa y mejorar las políticas y prácticas institucionales relacionadas con los niños y las familias son otras formas de defensa útil. En el nivel más amplio del gobierno estatal y nacional, los pediatras pueden abogar por políticas y recursos para ayudar a satisfacer las necesidades de los niños y las familias. Por lo tanto, hay diferentes maneras en que los pediatras pueden ser defensores eficaces en nombre de los niños abandonados.

Según explica Healthychildren (05-09-2013)  el abuso infantil incluye una serie de formas de maltrato grave, que abarca abuso físico, descuido físico, abuso verbal, abuso emocional y abuso sexual.

a) Abuso físico: El uso de la fuerza, especialmente de la violencia hacia otras personas, es un comportamiento aprendido de los padres y que se provoca a los hijos. Y cuando existen tensiones en la vida -desde pobreza, pasando por enfermedades hasta alcoholismo- esto puede incrementar el riesgo de abuso. Algunos niños víctimas de abuso viven en familias repletas de violencia doméstica, en donde las parejas sostienen batallas físicas y con frecuencia las esposas resultan agredidas.

b) Abuso emocional:  Descuidar las necesidades de su hijo en cuanto a apoyo emocional, amor y cuidado también constituyen formas de abuso. El abuso emocional es una de las formas más profundas y dañinas de abuso infantil. Denigrar, ridiculizar, poner apodos y ser irrespetuoso e irrazonablemente crítico hacia su hijo puede tener serias consecuencias emocionales y repercusiones a largo plazo. Como las formas más violentas de abuso, el abuso emocional puede perjudicar la imagen que tenga su hijo de sí mismo y su autoestima, e interferir con su habilidad de funcionar bien en la sociedad. Cuando se produce este abuso emocional, especialmente por un período de tiempo prolongado y de forma repetitiva, puede tener un impacto de por vida que afecte la felicidad, las relaciones y el éxito de su hijo. Es posible que se vuelva un muchacho sombrío, incapaz de disfrutar de sí mismo y predispuesto a comportamientos contraproducentes. Llevado al extremo, puede convertirse en autodestructivo, participando en prácticas de automutilación y hasta intentar cometer suicidio.

  • Signos de abuso físico: Estos indicadores pueden sugerir que un chico ha sido víctima de abuso físico:
  • El niño ha tenido lesiones en repetidas ocasiones que son inexplicables o inusuales.
    Parece retraído, pasivo, deprimido y llora mucho.
  • Por el contrario, inusualmente se muestra agresivo, revoltoso en la clase o destructor con sus bienes personales y los de los demás. Lanza juguetes por toda la habitación o se vuelve violento en contra de una mascota.
  • Parece sumamente cansado y menciona que tiene problemas para conciliar el sueño y pesadillas frecuentes.
  • El niño parece verdaderamente temeroso de alguno de sus padres o de la persona que lo cuida.
  • Pasa mucho tiempo en el área de juego y parece vacilante para irse a casa luego de la escuela, como si tuviera temor de algo ahí.
  • Sus padres parecen aislados de otras madres y padres del vecindario, no participan en actividades de la escuela y es posible que tengan problemas de alcoholismo o abuso de drogas. Parecen preocupados con sus propias vidas a expensas de no otorgar el cuidado debido a sus hijos.
  • El padre/la madre no está dispuesto a hablar sobre las lesiones de su hijo o su ansiedad es muy notoria cuando lo hace.

Según Dshs (s.f.) situaciones de posible maltrato y negligencia de menores son: Violencia intrafamiliar, castigo corporal, niños no supervisados o que pasan mucho tiempo solos, falta de obtención de atención médica, abuso de drogas en la etapa prenatal. Según la oficina de ambiente seguro de la Arquidiócesis de Oklahoma City (archokc, s.f.), “el abuso infantil está definido en la ley como: un daño o amenaza de dañar la salud o seguridad de un menor por parte de la persona responsable del bienestar del menor. Esto incluye la explotación y el abuso sexual.” Según esta oficina, un menor puede estar sujeto/a a una o más formas de abuso en cualquier momento dado:

a) Abuso Físico: se caracteriza por causar daños físicos a un menor de edad de forma no accidental.

b) Abuso Sexual: explotación sexual hacia a un menor o adolescente para obtener una gratificación sexual de otra persona .

c) Negligencia Física: se caracteriza por no cubrir las necesidades básicas a menor de 18 años, tales como: comida, ropa, alojamiento, educación, supervisión y protección.

d) Maltrato Psicológico: rechazo, terror, aislamiento, explotación, corrupción, el negarles afecto, salud mental, cubrir sus necesidades médicas y educativas.

Dubowitz (2013), explica la ETIOLOGÍA DE La NEGLIgencia DEL NIÑO. El dice que la negligencia se entiende mejor como un síntoma, con muchos contribuyentes posibles que abarcan los niveles individual (padre e hijo), familiar, comunitario y social. Las acciones e inacciones profesionales también pueden contribuir a la negligencia. Este marco guía una evaluación integral de lo que puede sustentar la negligencia, que luego guía la intervención.

a) Padres: Los problemas de salud mental de las madres, especialmente la depresión y el abuso de sustancias, se han relacionado con el abandono. La participación limitada de los padres en la vida de sus hijos también puede verse como negligencia.

b) Niño: Las características del niño como bajo peso al nacer, prematuridad o discapacidades pueden desafiar a los padres y contribuir a la negligencia. El comportamiento de los niños mayores puede ser difícil, a pesar de los esfuerzos apropiados de los padres.

c) Familia: La violencia de la pareja íntima y el maltrato infantil con frecuencia coinciden. Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos en el hogar, sin miedo ni amenazas.

d) La comunidad: El contexto de la comunidad y sus recursos influyen en las relaciones padre-hijo y posible negligencia. Las percepciones negativas de los padres sobre la calidad de la vida del vecindario se han relacionado con el maltrato.

e) Profesionales: Los profesionales también pueden contribuir a la negligencia. La mala comunicación con los padres puede hacer que no comprendan el plan de tratamiento. Los psiquiatras pueden no cumplir con los enfoques recomendados y pueden no identificar las necesidades médicas o psicosociales de los niños, lo que contribuye a la negligencia.

f) Sociedad: Muchos factores sociales amplios comprometen las habilidades de los padres para cuidar adecuadamente a sus hijos. Además, estos problemas sociales o institucionales pueden descuidar directamente a los niños. En un estudio, solo el 70% de los niños con discapacidades de aprendizaje recibieron servicios de educación especial; menos del 20% de los niños recibieron atención de salud mental necesaria. El cuidado dental desatendido es generalizado. Y si el seguro de salud es una necesidad básica, 7.3 millones (9.8%) de niños experimentaron esta negligencia en 2012. Tales circunstancias pueden considerarse negligencia social. Además, la pobreza parece estar fuertemente asociada con el abandono, así como también obstaculiza la salud y el desarrollo de los niños. Esto también, en una sociedad próspera, constituye negligencia social.

EVALUACIÓN DE POSIBLE DESCUIDO

Dubowitz (2013), dice que la heterogeneidad de la negligencia no permite un enfoque específico para evaluar el conjunto de posibles circunstancias. Principios generales para la evaluación de una posible negligencia

  • Los niños verbales deben ser entrevistados por separado, a un nivel de desarrollo apropiado. Las posibles preguntas incluyen: “¿Qué sucede cuando te sientes enfermo? ¿Quién te ayuda si tienes un problema? ¿A quién recurrirías si te sientes triste?
  • ¿Las circunstancias indican que la (s) necesidad (s) del niño (a) no se están cumpliendo adecuadamente? ¿Hay evidencia de daño real? ¿Hay evidencia de daño potencial y sobre qué base?
  • ¿Cuál es la naturaleza de la negligencia?
  • ¿Hay un patrón de negligencia? ¿Hay otras formas de abandono o abuso? ¿Hubo participación previa de CPS?
  • ¿Cuál es el riesgo de daño inminente y de qué gravedad?
  • ¿Qué está contribuyendo a la negligencia? Considere las categorías enumeradas en “Etiología”.
  • ¿Qué fortalezas / recursos hay?
  • – Niño (por ejemplo, el niño quiere ir a la escuela, lo que requiere una mejor salud)
  • – Padre (por ejemplo, el padre quiere que el niño sea feliz)
  • – Familia (por ejemplo, otros miembros de la familia dispuestos a ayudar)
  • – Comunidad (p. Ej., Programas para padres, familias)
  • ¿Qué intervenciones se han intentado, con qué resultados? ¿Qué ha hecho el psiquiatra para abordar el problema?
  • ¿Cuál es la posibilidad de que otros niños en el hogar también sean descuidados (una ocurrencia común)?
  • ¿Cuál es el pronóstico? ¿Está la familia motivada para mejorar las circunstancias y aceptar ayuda o resistencia? ¿Hay recursos adecuados, formales e informales, disponibles?

Dubowitz (2013), da algunos principios generales para abordar la negligencia infantil

  • Transmite preocupaciones a la familia, amablemente pero con franqueza. Evita culpar.
  • Sea empático e interesado en ayudar o sugerir otro psiquiatra.
  • Ayuda a abordar los factores contribuyentes, priorizando aquellos más importantes y susceptibles de ser remediados (por ej., Recomendar tratamiento para la depresión de una madre). Los padres pueden necesitar abordar sus problemas para que puedan cuidar adecuadamente a sus hijos. Los programas de crianza pueden ayudar.
  • Comience con un enfoque menos intrusivo, generalmente no servicios de protección infantil.
  • Establecer objetivos específicos (p. Ej., La hiperactividad de un niño será adecuadamente controlada), con resultados mensurables utilizando escalas de calificación estandarizadas. Del mismo modo, los consejos deben ser específicos y limitarse a unos pocos pasos razonables.
  • Involucrar a la familia en el desarrollo del plan, solicitar su opinión y acuerdo.
  • Aproveche las fortalezas y brinde un gancho valioso para involucrar a padres e hijos.
  • Fomente el funcionamiento familiar positivo, por ejemplo, cómo un padre puede estar más involucrado.
  • Sea innovador y considere los recursos disponibles, como el uso de ollas y sartenes para jugar. Aliente la lectura para promover la alfabetización y la intimidad. 24
  • Aliente apoyos informales de familiares y amigos.
  • Considere el apoyo disponible a través de la afiliación religiosa de una familia.
  • Considere la necesidad de servicios concretos (por ejemplo, Asistencia Médica, Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria).
  • Considere las necesidades específicas de los niños, dado lo que se sabe sobre los posibles resultados de la negligencia.
  • Conocer los recursos de la comunidad y facilitar referencias apropiadas.
  • Considere la necesidad de involucrar a los servicios de protección infantil, particularmente cuando se trata de daños moderados o graves, y cuando las intervenciones menos intrusivas han fallado.
  • Presente el informe como necesario para aclarar la situación, de modo que el niño y la familia reciban la ayuda adecuada. La mayoría de los estados han desarrollado recientemente sistemas de respuesta alternativos, especialmente por negligencia. Este enfoque se centra en ayudar a las familias a mejorar, en lugar de investigar lo que se hizo mal. Intenta ser conciliador y constructivo, en lugar de punitivo. Lo más importante es que prioriza el corazón del problema: abordar las necesidades de los niños y las familias.
  • Un contrato escrito y firmado ayuda a documentar el plan acordado: una copia para el padre y otra para la historia clínica.
  • Brinde apoyo, seguimiento, revisión del progreso y ajuste el plan si es necesario.

Según afirma Dubowitz (2013), es importante reconocer que la negligencia a menudo requiere una intervención a largo plazo con apoyo y monitoreo continuo. En cuanto a las diferentes prácticas culturales y religiosas, la humildad es esencial. Evite un enfoque etnocéntrico (es decir, creer que “mi camino es el correcto”). Alternativamente, aunque es importante respetar las diferentes prácticas culturales, no debemos aceptar aquellas que claramente perjudican a los niños. Podemos trabajar con padres y líderes religiosos y culturales para buscar un compromiso satisfactorio; sin embargo, a veces no se puede llegar a un acuerdo y el niño se ve perjudicado o en riesgo. Los criterios para la participación legal incluyen:

1) el tratamiento rechazado por los padres tiene beneficios sustanciales sobre la alternativa;

2) no recibir el tratamiento recomendado causará un daño grave;

3) con tratamiento, es probable que el niño disfrute de una “alta calidad” de vida; y

4) en el caso de los adolescentes, deben consentir al tratamiento

Según  DePanfilis (2006), en la parte inicial de recopilación de información del proceso, el asistente social debe hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los factores de riesgo y las necesidades del familiar que afecta la seguridad, la permanencia y el bienestar?
  • ¿Cuáles son los resultados de la negligencia que afectan la seguridad, permanencia y bienestar?
  • ¿Cuáles son las fortalezas individuales y familiares?
  • ¿Qué perciben los miembros de la familia como sus necesidades y fortalezas?
  • Lo que debe cambiar para que los efectos de descuido a ser abordado y el riesgo de negligencia y otros malos tratos para ser reducidos o eliminados?
  • ¿Cuál es el nivel de preparación del padre o cuidador motivación y capacidad de cambio para garantizar seguridad, permanencia y bienestar familiar?

Los trabajadores sociales necesitan realizar buenas entrevistas y tener habilidades analíticas para involucrar a la familia, reunir y organizar la información, analizar e interpretar el significado de la información, y sacar conclusiones precisas basadas en la evaluación. Para lograr los propósitos de la evaluación familiar, los trabajadores sociales deben:

  • Revisar la evaluación o la información de la investigación inicial;
  • Comenzar a desarrollar un plan de evaluación familiar;
  • Llevar a cabo la evaluación familiar entrevistando a todos miembros del hogar y otras personas la familia identifica como tener un interés en el seguridad y bienestar del niño;
  • Consultar con otros profesionales según corresponda;
  • Desarrollar un plan de seguridad, si es necesario;
  • Analizar información y tomar decisiones.

Segun New York State Office of Children and Family Services. (2003) ¿que preguntas específicas debo hacerle a un padre que cometió algun tipo de maltrato o negligencia con su hijo?

Preguntas sobre abuso físico:

  • Noté que su hijo tiene un gran moretón en su brazo. Cuéntame sobre eso. ¿Cómo ocurrió eso?
  • ¿Alguien golpeó a su hijo? ¿Quién fue?
  • ¿Dónde sucedió esto?
  • ¿Cuando sucedió? ¿Ha pasado antes? ¿Cuando fue la ultima vez?
  • ¿Con qué fue golpeado su hijo?
  • ¿Por qué golpearon a su hijo?

Preguntas sobre abuso sexual:

  • Noté que su hijo tiene alguna descarga en su ropa interior. ¿Qué crees que es
  • causando eso? Si el padre dice que no lo sé, responda: “¿Cuál es tu mejor suposición?”
  • La prueba de gonorrea de su hijo resultó positiva. ¿Qué crees que causó esta infección?
  • Su hijo parece sentirse incómodo al ponerse ropa de gimnasia en el vestuario. Qué hacer
  • ¿Crees que está pasando?
  • Se observó a su hijo fingiendo tener algún tipo de relación sexual con otro preescolar. Cómo
  • ¿Crees que él / ella aprendió sobre eso?

Preguntas sobre negligencia:

  • Cuéntame sobre la última comida que comió tu hijo. ¿Cuándo y qué comió su hijo?
  • ¿Alguien en su familia a menudo siente hambre y no tiene nada para comer?
  • ¿Qué sucede en su casa cuando su hijo se porta mal? ¿Cómo lo manejas?
  • Noté que su hijo ha estado faltando a la escuela últimamente. ¿Qué puedes decirme acerca de eso?
  • Escuché que su hijo se escapó de casa. ¿De qué va todo eso?
  • Me parece que su hijo no quiere irse a casa después de la escuela. ¿Puedes hablarme
  • sobre eso?
  • ¿Cuál fue tu experiencia con el uso de drogas? ¿Qué tal el alcohol?
  • Veo que ha estado enfermo durante mucho tiempo. ¿Has visto a un doctor o enfermera sobre este problema?

Referencias

Archokc (s.f.).Procedimientos para Reportar Abuso Infantil y Negligencia de Menores. Obtenido el 02-08-2018 de http://www.archokc.org/safeenvironment/documents/safe-environment-coordinator-area-1/1066-tri-fold-brochure-spanish-1/file

DePanfilis,D. (2006).Child Neglect: A Guide for Prevention, Assessment, and Intervention. Obtenido el 02-08-2018 de https://www.childwelfare.gov/pubPDFs/neglect.pdf

Dshs (s.f.).CÓMO PROTEGER al niño del maltrato y la negligencia.Una guía para reconocer y denunciar el maltrato y la negligencia de menores.  Obtenido el 02-08-2018 de https://www.dshs.wa.gov/sites/default/files/SESA/publications/documents/22-163SP.pdf

Dubowitz (2013).Neglect in Children. Obtenido el 02-08-2018 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4288037/

Healthychildren.(05-09-2013).Abuso infantil: lo que todo padre y toda madre deben saber. Obtenido el 02-08-2018 de https://www.healthychildren.org/Spanish/safety-prevention/at-home/Paginas/Child-Abuse-What-Every-Parent-Should-Know.aspx

Marcano,N. (11-03-2016).¿Qué es considerado abuso y negligencia de menores en EE.UU.? Obtenido el 02-08-2018 de https://www.aboutespanol.com/que-es-considerado-abuso-y-negligencia-de-menores-en-ee-uu-2932645

New York State Office of Children and Family Services. (2003).Targeted Questions When You See An Indicator. Obtenido el 02-08-2018 de http://www.dorightbykids.org/how-do-i-recognize-child-abuse-and-neglect/targeted-questions-when-you-see-an-indicator

Rodríguez Camón,E. (s.f.).Las distintas formas de maltrato infantil. Obtenido el 02-08-2018 de https://psicologiaymente.net/desarrollo/formas-maltrato-infantil

 

 

 

 

Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte VIII


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte VIII

Por Paulo Arieu

Rembrandt[1].La discusion entre San Pedro y San Pablo

En la epístola a los Gálatas capítulo 2, vemos otro caso de intolerancia justificada: Pablo enfrenta a Pedro por su hipocresía judaizante. Sin dudas, Pablo actuó intolerantemente, pero tenía una gran razón para actuar asi. Pero ¿quienes eran los judaizantes? Rzancarrera, un teólogo católico, explica acerca de estos grupos  comentando quienes eran, de donde provenían y en que creían:

Parece que se trata de cristianos adeptos a una práctica judía exagerada o estricta que los separaba de los cristianos moderados, representados por apóstoles tales como Pedro, Pablo e incluso Santiago. Se ha llegado a pensar que eran de origen fariseo, pues preconizaban la circuncisión a veces. Habría que relacionarlos al parecer con los falsos maestros de la vecina Colosas, los cuales propugnaron la veneración de los espíritus elementales del mundo (Gal 4:3.9; Col 2:8,20) y la observancia de días, meses, estaciones y años (Gal. 14:10; Col 2:16). Los judaizantes gálatas no sostenían, según parece la observancia de toda la ley de Moisés, sino la adopción de ciertas prácticas judías. Pablo rechazaba sus demandas a favor de la circuncisión, la celebración de fiestas especiales (judías) y la veneración de los ángeles o espíritus. El Apóstol afirma que el hecho de someter al hombre a la circuncisión le obliga a observar toda la Ley (5:2-3). Es difícil afirmar si ellos conocían la decisión del concilio de Jerusalén sobre la circuncisión (Hech 15:1-12). No obstante, conviene advertir que Pablo les cita el concilio. Se observa una relación con el transfondo esénico y de Qumrán.[0]

Cual era el objetivo principal de estos grupos? Según este teólogo católico

El objetivo fundamental de este grupo es que los gálatas se hagan circuncidar (6:13). Ninguna otra carta concede tanta importancia a este problema. La argumentación de los judaizantes es muy simple: Abrahán recibió la ley de la circuncisión como signo de la alianza para siempre entre Dios y sus descendientes (Gn. 17:9-14). Solo los circuncisos pueden pretender la herencia de Abrahán. La predicación sobre la circuncisión supone la creencia en el valor definitivo de la alianza del Sinaí. Tal es el punto de vista normal del judaísmo.[1]

El comentarista biblico William Hendriksen explica acerca del caracter hipócrita de los judaizantes diciendo que ellos no respetaron la decision del Concilio de Jerusalen:

Pero los judaizantes no iban a rendirse así no más. Siguieron a Pablo pisándole los talones, a fin de destruir los resultados de su trabajo. En Antioquía fueron culpables en parte por la conducta reprochable de Pedro (Gá. 2:11, 12). Recorrieron Galacia insistiendo que los gentiles fuesen circuncidados como un medio de salvación (Gá. 5:2, 3; 6:12). No negaban la necesidad de la fe en Cristo, pero proclamaban fuertemente que la circuncisión y otros requerimientos adicionales también eran necesarios (4:9, 10). Sin embargo, con una asombrosa inconsistencia, no insistieron en la obediencia a toda la ley (5:3). Con el fin de reforzar su causa, trataron de levantar sospechas en cuanto a Pablo. Trataron de desacreditarlo, afirmando que su apostolado no era de Dios sino de los hombres, y que por eso su evangelio era de segunda mano (Gá. 1:1; cf. 1 Co. 9:1ss); que sólo trataba de ganarse el favor de los hombres (Gá. 1:10), y que cuando le convenía, él mismo predicaba la circuncisión (5:11). Pablo sabía que estos alborotadores sólo eran cristianos nominales. Eran hipócritas e inconsistentes, porque mientras trataban de forzar a otros a observar la ley, ellos mismos fallaban al no cumplirla (Gál. 6:13). Su meta era: a. evitar la persecución por parte de los judíos, y b. a causa de su ambición personal, gloriarse en la carne de sus seguidores; es decir, poder señalar con orgullo, que debido a sus (las de los judaizantes) exhortaciones apremiantes, los gentiles habían recibido la circuncisión (4:17; 6:13).[2]

William Barclay comenta que

Debemos recordar el exclusivismo rígido de los judíos más fanáticos. Se consideraban el pueblo escogido de tal manera que implicaba el rechazo de todos los demás. «El Señor es misericordioso y lleno de gracia. Pero lo es solamente con los israelitas; a las otras naciones las aterra.» «Los gentiles son como estopa o paja que se quema, o como las motas que dispersa el viento.» «Si un hombre se arrepiente, Dios le acepta; pero eso se aplica solamente a Israel, y no a los gentiles.» «Ama a todos, pero odia a los herejes.» Este exclusivismo entraba en la vida diaria. Un judío estricto tenía prohibido hasta tener una relación comercial con un gentil; no debía hacer un viaje con un gentil; no debía ni dar hospitalidad ni aceptarla de un gentil.[3]

Leemos en el libro de Gálatas, que el apostol Pablo exhortó al apostol Pedro dado que su conducta era de reprochar y ponía en peligro el futuro del cristianismo.

Pero cuando Pedro llegó a Antioquía, tuve que enfrentarlo cara a cara, porque él estaba muy equivocado en lo que hacía.  Cuando llegó por primera vez, Pedro comía con los creyentes gentiles, quienes no estaban circuncidados; pero después, cuando llegaron algunos amigos de Santiago, Pedro no quiso comer más con esos gentiles. Tenía miedo a la crítica de los que insistían en la necesidad de la circuncisión.  Como resultado, otros creyentes judíos imitaron la hipocresía de Pedro, e incluso Bernabé se dejó llevar por esa hipocresía. Cuando vi que ellos no seguían la verdad del mensaje del evangelio, le dije a Pedro delante de todos los demás: «Si tú, que eres judío de nacimiento, dejaste a un lado las leyes judías y vives como un gentil, ¿por qué ahora tratas de obligar a estos gentiles a seguir las tradiciones judías? »Tú y yo somos judíos de nacimiento, no somos “pecadores” como los gentiles. Sin embargo, sabemos que una persona es declarada justa ante Dios por la fe en Jesucristo y no por la obediencia a la ley. Y nosotros hemos creído en Cristo Jesús para poder ser declarados justos ante Dios por causa de nuestra fe en Cristo y no porque hayamos obedecido la ley. Pues nadie jamás será declarado justo ante Dios mediante la obediencia a la ley». Pero supongamos que intentamos ser declarados justos ante Dios por medio de la fe en Cristo y luego se nos declara culpables por haber abandonado la ley. ¿Acaso esto quiere decir que Cristo nos ha llevado al pecado? ¡Por supuesto que no! (Gálatas 2:11-17 NTV).

En un momento inicial, Pedro no había tenido problemas en aceptar en igualdad de condiciones, a los cristianos de origen gentil. Incluso, el había aceptado comer con ellos a pesar de que los gentiles no guardaban los preceptos de la ley de Moisés (relacionado con los alimentos) (Ver Gálatas 2:11-12). De esa manera, Pedro seguía fundamentalmente las conclusiones a las que había llegado cuando se produjo la conversión del centurión Cornelio (Ver Hechos 10) y mantenía el principio que consistía en creer que la salvación derivaba de la fe en el mesías Jesús y no por cumplir la ley mosaica. Este era un principio que también era defendido por Pablo y Bernabé.

Sin embargo, se produjo una circunstancia que cambió el panorama:

  • “pero después que vinieron, dio marcha atrás (Pedro) y se apartó, porque tenía temor de los de la circuncisión. Y en su simulación participaron también los demás judíos, de manera que incluso Bernabé se vio arrastrado por su hipocresía” (2:12-13).

En otras palabras, Pedro había cedido en un momento determinado a las presiones de algunos judeo-cristianos y había abandonado la práctica de comer con los cristianos gentiles por temor a las críticas de los judaizantes. Esta conducta es calificada por Pablo como una conducta hipócrita. La reacción de Pablo ante ese comportamiento había sido tremenda:

  • “… cuando vi que no caminaban correctamente de acuerdo con la verdad del evangelio dije a Pedro delante de todos: ¿porqué obligas a los gentiles a judaizar cuando tu, pese a ser judío, vives como los gentiles y no como un judío? Nosotros, que hemos nacido judíos, y no somos pecadores gentiles, sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe en Jesús el mesías y hemos creido asimismo en Jesús el mesías a fin de ser justificados por la fe en el mesías y no por las obras de la ley ya que por las obras de la ley nadie será justificado” (Gálatas 2:14-16).

Pablo había acusado a Pedro por actuar con hipocresía, desvirtuando asi el mensaje del Evangelio. Para Pablo, era obvio que la justificación no procedía de cumplir las obras de la ley sino, por el contrario, de creer en Jesús el Mesías. Por esta razón, el someter a los gentiles a un comportamiento judaico contribuiría a que ellos pensaran que su salvación podía derivar de su obediencia a la Ley mosaica y no como producto de la obra que realizó Jesús en la cruz del Calvario.

William Barclay también comenta que dificil era la convivencia armoniosa entre judíos y cristianos. El cristianismo había traído la paz entre ambas etnias (ver Efesios 2:14), pero esta situación que estaba provocandose destruía tambien esa paz entre ambos grupos.

Aquí en Antioquía surgió un problema tremendo: en vista de todo esto, ¿podían sentarse juntos los judíos y los gentiles en una comida congregacional? Si se cumplía la ley antigua, está claro que era imposible. Pedro vino a Antioquía, y, en un principio, apartándose de los antiguos tabúes en la gloria de la nueva fe, participaba de la comida en común entre judíos y gentiles. Entonces llegaron algunos de Jerusalén que eran del bando judío tradicionalista. Usaban el nombre de Santiago, aunque seguramente no representaban su punto de vista, y se metieron tanto con Pedro que acabó por retirarse de la comida congregacional. Los otros judíos se retiraron también con él, y por último hasta Bemabé se vio implicado en esta secesión.[4]

Fue entonces cuando Pablo habló con toda la intensidad de que era capaz su naturaleza apasionada, porque vio claramente algunas cosas, según explica Barclay [5]:

a) Una iglesia deja de ser cristiana cuando hace discriminación de clases. En la presencia de Dios, una persona no es judía ni gentil, noble ni plebeya, rica ni pobre; es un pecador por quien Cristo murió. Si las personas comparten una común filiación, también tienen que ser hermanas.
b) Pablo vio que esa acción intensa era necesaria para contrarrestar la escisión que había tenido lugar. No esperó; intervino. No influía en él el hecho de que estuviera en ello el nombre y la conducta de Pedro. Era algo malo, y eso era todo lo que le importaba a Pablo. Un nombre famoso no puede nunca justificar una acción infame. La acción de Pablo nos da un ejemplo gráfico de cómo un hombre fuerte en su firmeza puede poner en jaque una desviación del curso correcto antes de que se convierta en una criada.

San Agustín en su carta (carta LXXXII –CXVI-22) a San Jerónimo comenta:

“Administrador fiel, el apóstol Pablo, sin duda alguna nos ofrece fe en lo que escribe, pues es administrador de la verdad, no de la falsedad. Y, por lo tanto, verdad dice cuando escribió sobre que vio al apóstol Pedro no marchar según la verdad del Evangelio y que le resistió en su cara porque forzaba a los gentiles a judaizar: Y Pedro mismo recibió con la santa y benigna dulzura de la humildad, lo que fue dicho útilmente y con la libertad de la caridad de Pablo: raro y santo ejemplo que da a la posteridad, para que no desdeñen ser corregidos por los menos ancianos si se apartasen de la recta senda. Y Pablo, para que aún los menos ancianos tengan la intrepidez de resistir a los mayores en defensa de la verdad evangélica, salva la caridad fraterna. Ciertamente, es mejor no desviarse en nada del camino que torcerlo hacia algún lado; pero mucho más admirable y laudable es recibir de buena gana al que corrige, que audazmente corregir al que se desvía. Pablo debe ser alabado por su justa libertad, y Pedro por su santa humildad” [6]

Según la opinión de Santo Tomás de Aquino

«parece que Pedro fue culpable de un escándalo activo» (Suma Teológica, III, q. 103, a. 4, ad 2); mas el doctor Angélico especifica que Pedro cometió un pecado venial de fragilidad, no deliberado (cf. Quest. disput., De Veritate, q. 24, a. 9; Quest. disput.,De malo, q. 7, a. 7, ad 8um), por una prudencia excesiva al no querer contrariar a los judíos conversos al cristianismo.

La bronca de Pablo era, además, porque con esa actitud de Pedro, se borraba lo decidido en aquel histórico concilio de Jerusalen (ver Hechos 15 y Gálatas 2:1-10). William Hendriksen explica que

En la reunión del concilio general los judaizantes se aprovecharon de la oportunidad para defender su posición (Hch. 15:5). Sin embargo, después de haberse dado un tiempo adecuado para esta “discusión”, Pedro se levantó, y con palabras muy oportunas defendió la completa igualdad entre judío y gentil: Dios no hizo ninguna diferencia entre ellos y nosotros”. Pedro señala que el camino de la salvación es el mismo para judíos y gentiles (15:7–11). Después de una pausa respetuosa, Pablo y Bernabé se pusieron en pie y relataron a la asamblea las extraordinarias bendiciones que Dios había derramado sobre los gentiles, “las señales y maravillas” con que El había colocado su sello de aprobación sobre la obra de sus embajadores (15:12). Después Jacobo dio su opinión. Movido por el hecho de que lo que había acontecido en el mundo gentil era el cumplimiento evidente de la profecía (Am. 9:11, 12), dijo: “Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios”. Sin dañar en ninguna forma la doctrina de la justificación por la sola fe, sin las obras de la ley, Jacobo, quien era un hombre muy práctico, sugirió que se adoptara cierta reglamentación que, en este período de transición, haría posible que judíos y gentiles viviesen juntos en armonía y paz (Hch. 15:20, 21). [7]

Tambien Hendriksen explica que

Los apóstoles y los ancianos, juntos con “toda la iglesia”, llegaron a un acuerdo general y decidieron colocar su decisión en un decreto escrito, algo como una carta constitucional de la libertad, la que debía ser enviada a Antioquía por mano de Pablo, Bernabé y otros dos líderes (15:22–29). La llegada de estos hombres y el mensaje que traían produjo regocijo general (15:31). La decisión de esta conferencia fue comunicada a Antioquía, Siria y Cilicia (15:23), y también a las ciudades de Galacia del sur (16:1–4). “Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día” (16:5). [8]

Dos palabras importantes a tener en cuenta:

1) “Resistir”, del latín “re-sistere”, permanecer firme… o estable, sin dejarse tumbar, ante alguien o algo que se nos opone; hacer un esfuerzo contrario que permita oponerse a la acción de alguien o de algo (Nuovo Zingarelli, Vocabulario della lingua italiana).
2) “Reprensible”, del latín “re-prehendere”, digno de ser reprendido, reprobado, corregido, desaprobado, criticado, reconvenido a fuer de erróneo (Nuovo Zingarelli, ivi). «La frase “se había hecho reprensible” (de la Vulgata) la traducen algunos exégetas como (…) esta otra: “se había puesto de parte del error”.

Tertuliano había definido el fallo o el error de Pedro, como “yerro de conducta, no de doctrina” (De praescriptione haereticorum, XXIII)» (G. Ricciotti, Las epístolas de San Pablo, Roma, ed. Coletti, 1949, 3 ª edición, pp. 227-228). Pero si bien es verdad que no fue un error de doctrina cristológico, sino de actitud (un pecado ético) y un atentando en contra de las doctrinas de la Gracia, que predicaba el apostol Pablo, no por esto debemos estar de acuerdo con Tertuliano, quien no parece comprender o minimiza la importancia de las “Doctrinas de la Gracia”. De todo esto que sucedió, es que se deduce y se comprende la severidad de Pablo en su exhortación.

En conclusión, Pedro pecó de manera extraña siendo que el era un hombre tan lleno del Espíritu del Señor. Según la opinión de algunos teólogos como Tertuliano, Pedro pecó sólo levemente (venialmente y con un pecado venial de fragilidad). Sin embargo, vemos que su pecado fue grave porque de haber prosperado su actitud, habría destruído la enseñanza bíblica de la salvación por gracia (ver Efesios 2:8-9): y hoy en día, posiblemente, el cristianismo sería tan solo una secta mas del judaísmo. Mas el apostol Pablo le resistió en público por su actitud hipócrita (Gálatas 2:11). Lo positivo de todo esto esa situación fue que las doctrinas de la Gracia no sucumbieron y el cristianismo siguió su curso. También es positivo el hecho que Pedro fue lo bastante humilde como para corregir su error conductual, el que habría podido favorecer el error doctrinal de los judaizantes, quienes como ya he citado al principio de este artículo, querían someter a los gentiles a las prescripciones mosaicas. No se puede negar la resistencia de Pablo a Pedro ya que consta en la revelación divina: “Pero cuando Céfas fue a Antioquía, en su misma cara le resistí, porque se había hecho reprensible, (…) delante de todos” (Galatas 2:11,14).

Santo Tomás de Aquino se pregunta, y con razón, si es más de admirar el coraje de San Pablo o la humildad de Pedro, que se aguantó la reprensión sin protestar ni rebelarse contra el cuestionamiento de Pablo ni se la agarró contra el Señor. Si, es verdad, Pablo fue intolerante con Pedro ya que este era tolerante con los judaizantes. Y esto era una actitud que podría haber hecho mucho daño a la fe cristiana. Pedro se mereció la reprensión pública del apostol Pablo. Su exhortación, como hemos citado es completamente justificable. La actitud del apostol Pablo en dirección a Pedro es fruto de una santa intolerancia. Los cristianos debemos ser personas tolerantes, claro que si, pero con este pasaje queda demostrado que la tolerancia tiene un límite. Pasar de ese límite puede significar poner en riesgo el futuro del cristianismo, como hubiese sucedido si Pablo no exhorta a Pedro. Pero tambien es verdad que Pedro actuó con humildad en respuesta a la controversia suscitada con Pablo.

Como escribió el apostol Pablo

  • “Pero en cuanto a mí, lejos esté gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo”, palabras de Pablo (Galatas 6:14).

Y como también dijo nuestro Señor Jesucristo a los judíos fariseos, acerca de la hipocrecía: 

  • Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí. (Marcos 7:6)

Dios lo bendiga mucho.

Notas

[0] https://rsanzcarrera2.wordpress.com/2008/06/11/%C2%BFquienes-son-los-judaizantes-de-las-comunidades-galatas/

[1] Ibid

[2] Hendriksen,W. (2005). COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO Exposición de Gálatas. Libros Desafio. Grand Rapids. MI., EE.UU.  p.27-28

[3] Barclay, William. COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO -Tomo 10-  Gálatas y Efesios.

[4] Ibid

[5] Ibid

[6] http://www.catolicidad.com/2009/07/la-reprension-de-san-pablo-al-primer_10.html

[7] Hendriksen,W. (2005). COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO Exposición de Gálatas. Libros Desafio. Grand Rapids. MI., EE.UU.  p.27-28

[8] Hendriksen,W. (2005). COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO Exposición de Gálatas. Libros Desafio. Grand Rapids. MI., EE.UU.  p.27-28

CAPITALISMO Y RELIGIONES


CAPITALISMO Y RELIGIONES

Por Alberto Mansueti

Las masivas migraciones de católicos a Iglesias evangélicas en América latina, dan lugar a masivas cantidades de artículos, notas periodísticas, estudios académicos, etc., incluso en inglés, porque es tema favorito de profesores gringos.

Aquí tenemos el 40 % de los católicos del mundo, pero la migración arrecia, según los reportes del Pew Research Center. En 1970, unos 9 de cada 10 encuestados se declaraba “católico”; y hoy son 7. Casi el 20 % revista como “evangélico” o “protestante”, bautizados católicos más de la mitad.

Los obispos católicos escriben preocupados por “las sectas”; los jefes evangélicos celebran las “conversiones”; los eruditos en sociología religiosa se interrogan por “las causas”; y algunos liberales festejan también, porque aun agnósticos en su mayoría, recuerdan el librito de Max Weber: “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”.

Una pregunta hacen todos: “¿Cuáles diferencias ven tantos millones de católicos en las Iglesias evangélicas, que les llevan a cambiar su religión”? Pero yo me hago la pregunta contraria: “¿Cuáles semejanzas ven”? Es obvio que hay diferencias, y por eso se cambian; pero no deben ser tantas ni tan grandes, porque de otro modo nadie se cambiaría tan fácil, tan rápido, y tan masivamente. Ven y oyen cosas que les suenan familiares, por eso se hallan cómodos en su nuevo hogar.

En las semejanzas está la clave: la gran mayoría salta de un catolicismo popular, muy folklórico y algo sincrético, a un pentecostalismo popular, también muy folklórico y algo sincrético. Con poco estudio bíblico serio, porque en este catolicismo no hay casi Biblia, y en este pentecostalismo lo que abunda es repetir versículos fuera de contexto, y cada quien interpreta como quiere. El tránsito de una a la otra vía de “religiosidad popular”, es facilitado por un trasfondo común, procedente de la cosmovisión “dualista”: la de este mundo y el “otro mundo”, el sobrenatural, de los espíritus, típica de los cultos chamánicos originarios de América, con sus liturgias de conexión y pasaje entre ambos mundos.

Catolicismo y pentecostalismo populares tienen mucho parecido, entre sí, y con la santería; por eso tanta gente va a Misa y al culto evangélico, sin dejar de hacerse leer, de vez en cuando, la borra del café. Lo normal en el pueblo llano es el politeísmo, y “propiciar” a todos los dioses, diosas y espíritus, conforme todas las clases de ceremonias rituales, para no disgustar a nadie del “otro mundo”. Eso no es católico ni protestante ni cristiano; es anti-cristiano. Lo cristiano es el Reino de Dios, gobernando “así en la tierra como en el cielo”.

(1) El cristianismo “católico” (universal) de los antiguos Concilios ecuménicos (mundiales) sufrió una quiebra en 1054, con el Cisma de Oriente: el cristianismo “occidental” se separó del oriental. Y en Occidente hubo otra quiebra, con la Reforma; y desde el Concilio de Trento, 1545-63, surgieron el cristianismo “reformado” y el catolicismo “romano”. Pero en Roma, desde el siglo XIX, predominan las doctrinas de los jesuitas, cuya orden fue suprimida en 1773, y rehabilitada en 1814. Tras diversas pugnas, en el Concilio Vaticano I, 1869-1870, se separaron los “Viejos Católicos”; y en el Vaticano II, 1962-65, tradicionalistas y conservadores se apartaron del “mainstream”.

En esta América el catolicismo oficial es más “jesuita” que “romano”. Por eso el énfasis en la Virgen, los santos, el Papa, y todo lo que sea “anti-protestante”; incluido el anti-capitalismo, ya que se ve el capitalismo, y con bastante razón, como un fruto de la Reforma. ¿Y qué hay del catolicismo popular, ese de las novenas, rosarios, medallas y estampitas “milagrosas”, el culto a los santos, al Papa de turno, y peregrinajes al Vaticano? Es la versión folklórica y sincrética de esa forma jesuita de catolicismo.

(2) El cristianismo protestante fue bien en su tarea hasta el siglo XIX; pero pese al “fundamentalismo”, no le hizo fuerte resistencia al “liberalismo teológico” (modernismo), al romanticismo, al evolucionismo, al socialismo, existencialismo, y a todos los “ismos” siguientes. Al margen de las Iglesias establecidas y sus seminarios académicos nació el “revivalism”, con el “Segundo Gran Despertar”, en Angloamérica, entre 1790 y 1820, y su “bautismo en el Espíritu Santo”, con vivo agitar de emociones y sentimientos. Y el “pentecostalismo”, con el “Avivamiento de la calle Azusa”, en Los Ángeles, 1906, y el popular predicador William Seymour, de la Iglesia Metodista Afro-americana. El pentecostalismo es anti-doctrinario y sincrético: toma creencias protestantes, y otras que supone del “cristianismo primitivo”, reales o imaginarias; y entre las reales, algunas heréticas, como las gnósticas, y las desviaciones judaizantes.

Y aquí el protestantismo oficial es más “modernista” que “evangélico”; hace tiempo se ha plegado a la “corrección política”, y a las Agendas feminista, ecologista, de izquierda, y pro-LGTB. ¿Y qué hay del pentecostalismo popular, el que “habla en lenguas”, el de las sanidades, prosperidades y “liberaciones” milagrosas, el diezmo, el culto al Pastor (o a la Pastora, al Apóstol o Profeta), y los peregrinajes a “la tierra de Israel”? Lo que ya vino sincrético de fábrica, se hizo más sincrético en esta versión popular de esa forma de cristianismo no católico. Por eso sus ambivalencias y contradicciones: unos pastores adhieren al anti-capitalismo inflexible de los jesuitas, y otros hacen voto de riqueza, cual cardenales renacentistas; unos rechazan la política y lo relacionado con ella, y otros se inscriben para candidatos, o fungen de “príncipes electores”, aunque no con agendas políticas sino eclesiásticas.

(3) La ética del capitalismo es “protestante”; pero no sólo protestante. Leyendo bien a Max Weber y autores weberianos, se sabe que es la ética “mosaica”; la Biblia hebrea, con sus Diez Mandamientos, de Israel en tiempos de los Jueces: trabajo honesto, disciplina, ahorro, gobierno limitado, comercio libre y empresa. Es todo. Pero es la misma de los cristianos “católicos” cuando las reformas previas a Lutero, las cluniacense y cisterciense, siglos X y XII respectivamente. Sus monasterios benedictinos fueron también empresas capitalistas racionales y exitosas; y como siempre pasa con el capitalismo, trajo mucho progreso y bienestar a mucha gente. Cuando en el siglo XV el monacato estaba muy degradado, se hizo la reforma protestante, con su vuelta a la ética mosaica o “judeo-cristiana”.

Pero no todo judaísmo siguió siempre “mosaico”: surgió el talmudismo en la Edad Media, con sus escuelas y tradiciones rabínicas; y en los siglos XIX y XX, el judaísmo también fue afectado por la catarata de “ismos”, hasta el sionismo, o sea judeo-socialismo. Al Islam le pasó también: en diversos países de todo el mundo, musulmanes fueran calmos y pacíficos agricultores, artesanos, profesionales, industriales y comerciantes, según esos mismos cánones morales; y después surgieron los rechazos violentos a la cultura, tecnología, ética, capitalismo y civilización occidentales, tanto entre los sunnitas como entre los chiítas. Y de ellos nacieron los terrorismos.

Capitalismo liberal, el bueno, tendremos si hay líderes cristianos, católicos y protestantes, con información idónea para dejar los “misticismos” irracionales, tan típicos de la invasiva cosmovisión dualista de todos los paganismos esotéricos, viejos y nuevos, como la “New Age”, con sus magias y conjuros; y volver a la cosmovisión cristiana bíblica e histórica o clásica, de modo consecuente, y sin sectarismos. De otro modo seguirán dominando las ideas comunistas, socialistas y mercantilistas, y los politiqueros acomodaticios. O quizá algo peor, (¡Dios no quiera!): islamismo; y del malo.

¡Saludo para los buenos!

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte VII


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte VII

Por Paulo Arieu

image description

Continuamos explicando la tolerancia y la intolerancia. En esta séptima entrega, veremos una vez mas que Dios es tolerante con los pecadores, pero, por un breve tiempo nomás. En base al relato del adulterio del rey David (ver 2 Samuel 11) podemos ver que el rey David había mirado y deseado con lujuria a una mujer que no era ni su esposa ni tampoco alguna de sus tantas concubinas. Esta llamativa mujer se llamaba Betsabé. En base a 2 Samuel 11:2, entendemos que Betsabé era una mujer sumamente bella. Y David, atrapado totalmente por el deseo sexual, la mandó a llamar hasta su habitación en el Palacio. David actuó muy mal dado que ya le habían advertido que ella era una mujer casada. Tristemente, el rey David, completamente cegado en su mente por las pasiones pecaminosas, tomó a esta mujer en una relación adúltera. Pero esta degradación moral no terminó con la “aventura amorosa” del rey, sino que concluyó con el homicidio  de su marido, que se llamaba Urías, quien era un soldado fiel a David. Una vez muerto el valiente soldado Urías, David asume la tarea de tomar a Betzabé como esposa, que ahora estaba viuda. David le ocultó la verdad al pueblo, ocultando esta horrenda secuencia de pecados que comenzó con una simple mirada lujuriosa. Así, en una actitud de pecado no arrepentida, David continuó con sus labores como rey alrededor de un año. Un año en total actitud de hipocresía, celebrando las fiestas del pueblo de Israel !pero sin arrepentirse de toda su terrible maldad!

Pero David no se pudo esconder de la mirada del Señor. Por la gracia y bondad de Dios, va el profeta Natán a confrontar esta vergonzosa actitud de David. El Señor lo soportó a David por cerca de un año. Hasta que un día, se cansó de tolerar el pecado en David y envió al profeta a exhortarlo. Aunque el rey tenía autoridad de cortarle la cabeza a Natán y aun así continuar en su pecado oculto, Natán fue valiente al pararse delante del rey David para confrontarlo (ver 2 Samuel 12:1-14). Y Dios lo respaldó. Finalmente, David se arrepintió y el Señor lo perdonó. De esa relación amorosa con Bestabé, nacería  Salomón, el rey mas sabio que tuvo Israel. Sin dudas, !la soberanía de Dios es extraña!

A pesar de que David había matado a Goliat y que, con la ayuda del Señor, había salido triunfante en muchas batallas, David fue dominado por sus bajas pasiones. Obsesionado con la hermosa Betsabé, David envió a su soldado Urías, quien era el esposo de Betsabé, al frente de una batalla que era imposible de ganar, procurando así la muerte de su soldado. Como consecuencia. David trajo sobre si mismo la ira de Dios, la destrucción de su país y la mala voluntad de su pueblo quien espera que Betsabé pague el máximo precio por el adulterio cometido. Vemos que el Señor fue paciente con David durante un lapso de tiempo, pero finalmente, envió a su siervo Natán para que David tomase conciencia de lo horrible de su maldad. Dios es paciente, pero por un tiempo nomás. Finalmente, la paciencia de Dios también se acaba y el Señor avergonzará al pecador (si este aún no se ha arrepentido). Dios es bueno y paciente, pero El no tolera el pecado. Solamente El espera que los pecadores recapaciten y reconozcan su rebelión en contra del Creador. Pero cuando esto no sucede, Dios sabe como derramar sus juicios sobre los pecados de la humanidad. Lamentablemente, como dijo el pastor Miguel Nuñez: “El pecado siempre nos lleva más lejos de lo que pensábamos llegar”.[0] Y la Biblia nos dice que Dios no deja al pecador sin su justo y merecido castigo. El pecado en el corazón de David lo llevó a desear a la mujer del projimo y no conforme con involucrarse adúlteramente con ella, mandó a matar a su esposo. 

El libro de Proverbios nos advierte que no debemos despreciar la disciplina del Señor:

  • Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones.Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido (Proverbios 3:11-12 NVI).

Y el apostol Pablo enseña que no es prudente pretender jugar con nuestro Dios ni pretender engañarlo. Dios conoce todas las cosas, nada le es oculto:

  • No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Galatas 6:7 RV 1960).

Aprendamos a temer a Dios, acto que encierra un principio de sabiduría (ver Proverbios 1:7). El apostol Pablo escribió a los romanos que Todos los que han pecado sin conocer la ley, también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados.”(Romanos 2:12 NVI). Pero tengamos también en cuenta las amonestaciones en contra de la idolatría, las exhortaciones que nos da la Palabra de Dios en la epístola a los Corintios:

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;  y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,  y todos comieron el mismo alimento espiritual,  y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.  Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga (I Corintios 10:1-12 RV 1960).

Espero pueda usted tener en mente, apreciado lector, que Dios es misericordioso, paciente y tolerante, pero aún estas bellas virtudes del Señor, tienen un límite. Y Su paciencia un día se termina: Su ira también es real. Leamos Jeremías 2:12-13 RV 1960:

Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. 

Pero… ¿será que Dios pierde la paciencia? El siempre es paciente, siempre perdona, pareciese que El siempre nos deja hacer lo que queremos, ¿verdad? Es muy común escuchar a muchos que creen que Dios respeta nuestro libre albedrío. Es cierto que Dios es muy paciente, pero como  hemos podido leer hoy, !a Dios también se le acaba la paciencia! Es muy importante para nosotros entender qué es lo que causa que Dios pierda la paciencia para que nosotros nos mantengamos lejos de la disciplina correctora del Señor. Porque cuando Dios pierde la paciencia, su enojo puede ser terrible. !Recordemos que Dios es santo y soberano! Ambos atributos están en su esencia divina. 

Dios lo bendiga mucho. !A Dios sea la Gloria!

Continúa…

 Notas

Imagen: http://vercinecristiano.blogspot.com/2015/05/ver-david-y-betsabe.html

[0] http://sdejesucristo.org/7-principios-confrontacion/

Bibliografia consultada

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte IV


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte IV

Por Paulo Arieu

Jesús-perdona-a-una-mujer-adúltera

Introducción

Esta es la cuarta entrega de esta serie de artículos que he estado reflexionando e investigando sobre el tema de la tolerancia y la intolerancia. Toda esta reflexión e investigación se generó al leer un artículo donde se comentaba de la posibilidad de expulsar de la membrecía de una iglesia bíblica a aquellos miembros que estudiasen Psicología. Algunos líderes evangélicos sumamente influyentes, en su enfrentamiento con la cultura secular de nuestros tiempos han adoptado una actitud de tendencia intolerante que puede traer consecuencias aun sobre los psicólogos cristianos en muchas iglesias con líderes intolerantes y con rasgos de liderazgo autoritario. Lamentablemente no se distingue la Psicología como ciencia de la Psicología como terapia (psicoterapias). Es obvio que la Psicología ha tenido un gran impacto sobre la comunidad cristiana durante los pasados treinta años. !Ya sea que el impacto haya sido positivo, negativo o neutral es a menudo el tema de un debate candente!

¿Que es la Psicología? Minirth y Meier dan una amplia definición en su Introduction to Psychology and Counseling: 

“Psicología es el estudio científico de la conducta del organismo. Los psicólogos básicamente tratan de encontrar lo que mueve a la gente y cómo funciona su mente. La psicología se puede pensar como el estudio de cómo las criaturas vivientes son capaces de interactuar con su entorno y el uno con el otro, y como hacen frente con y sin éxito con ese entorno” (p.15) [0]

Vemos en muchos comentarios que algunos líderes evangélicos creen que la Psicología Cristiana se ha convertido en una especie de “vaca sagrada”; como Jim Owen dice en Christian Psychology’s War on God’s Word:

“La presuposiciones y los métodos de consejería de la psicología se han convertido tan integradas al pensamiento evangélico en cada nivel que atreverse a criticar es invitar a la ira y a la censura. Las verdades “descubiertas” practicadas por la sociología ‘cristiana’ se están acercando rápidamente al estatus reservado a la Escritura.” [1]

Pero no existen vacas sagradas en el cristianismo, fuera de las verdades históricas que ya la Iglesia trasó y defiende desde siglos. Hay muchos temas que dividen a los cristianos el día de hoy, pero no hay tema que sea más controversial en muchos círculos teológicos que el de las relaciones entre la Psicología secular y la Teología cristiana. Algunos maestros cristianos populares están dispuestos a abrazar las teorías y prácticas de la Psicología moderna e integrarlas con las verdades cristianas bíblicas: (“toda verdad es la verdad de Dios”). Pero hay muchos otros que rechazan completamente la Psicología moderna, se refieren a ella con desaprobación como “psico-parlería,” y condenan los escritos de quienes se atreven a citar los hallazgos de quienes la practican. Pero satanizar la Psicología como ciencia por el hecho de que algunos psicólogos sin fundamento bíblico sólido pongan en duda o minimicen la suficiencia de las Escrituras, es lo mismo que negar la importancia de la capacitación teológica por el hecho de que hay teólogos liberales que niegan la autoridad e inerrancia de la Palabra de Dios que es inspirada por el mismo Señor. O prohibirle a alguien que estudie literatura antigua, por ser esta pagana.O impedir que estudien filosofía porque los pensadores griegos no son cristianos.

Lamentablemente, hay algunos psicólogos cristianos que minimizan las verdades de la Biblia o no la tienen mucho en cuenta. Por ejemplo Minirth y Meier dicen:

“uno podría difícilmente esperar encontrar material relacionado con el campo de la psicología dentro de las Escrituras, excepto en donde ilustra directamente o discute un aspecto particular del comportamiento humano” (Introduction to Psychology and Counseling, p. 16).[2]

Muchos psico – sociólogos cristianos nos dicen que la Psicología y las Escrituras ni siquiera hacen frente a los mismos temas. Estos errores de concepto provocan el celo de muchos teólogos que obviamente rechazan entonces todo diálogo interdisciplinario. La Biblia es suficiente para equiparnos para toda buena obra (2 Tim. 3:15, 16) y para proveer, a través del conocimiento de Cristo, todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Ped. 1:3, 4). Pero obviamente, si uno tiene un dolor, va a un médico para que lo diagnostique, seguramente después de haber orado al Señor. De igual manera, hay muchos sicólogos clínicos que están capacitados para aconsejar y para diagnosticar problemas de salud mental. Tener en cuenta este detalle es parte de nuestra responsabilidad con la salud y el bienestar físico personal. No significa agregar alguna “verdad científica” al canon de las Escrituras ni negar la suficiencia de las Escrituras. Pero quitarle este derecho a la persona es lo mismo que censurar a alguien porque se realizó una transfusión de sangre o se realizó un trasplante de órganos cuando esto no está ordenado en las escrituras. Grupos sectarios e intolerantes como los Testigos de Jehová se niegan a realizarse transfusiones de sangre porque no están ordenados en la Biblia y prefieren dejarse morir antes que aceptar sangre ajena en sus cuerpos. También hay casos de cristianos que se han negado llevar sus hijos al médico esperando que Dios los sanara y estos han muerto. Obrar de esta manera, es poner en riesgo la salud del individuo y seguramente traerá la severa intervención de la  justicia de los hombres.

Personalmente prefiero no satanizar la Psicologia ya que creo que hay muchos aspectos en los que esta pueda ser útil. Aunque es verdad que algunas de las teorías psicológicas y prácticas que están siendo introducidas en el cristianismo distorsionan importantes doctrinas bíblicas y potencialmente pervierten la misión y ministerio de la Iglesia, no creo que demonizar o rechazar la Psicología moderna sea un criterio que edifique al cuerpo de Cristo. Creo que motivar a los psicólogos cristianos a que se capaciten en teología bíblica básica y en consejería bíblica es lo mas acertado antes que alejarlos de las iglesias. Y enseñar a los psicólogos a que reflexionen a la luz de la Biblia. Es muy cierto que la Psicología ha cruzado la línea e invadido la enseñanza cristiana con muchas de sus teorías ateas y humanistas seculares, pero nuestra defensa contra tal invasión se debe enfocar primeramente en discipular las personas con el Evangelio de Jesucristo y no en satanizar la ciencia ni excomulgar a los científicos de la conducta. 

En este artículo veremos la intolerancia en el Nuevo Testamento.

En el Nuevo Testamento:

En el Nuevo Testamento, bajo la Gracia de Dios, el favor misericordioso del Señor lo vemos en relación al amor de Dios que se da a conocer ahora en forma directa y personalizada en Jesucristo. Dios ha enviado a su Hijo Jesucristo, su unigénito hijo al mundo y El dará su vida voluntariamente por amor, para salvación de los pecadores. (ver Juan 3:16). Como la Biblia dice: Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12 RV 1960). Pero sin dudas, predicar esto a un mundo relativista como el nuestro hoy en día, es muy posible que provoque una reacción intolerante entre las personas formadas bajo esta cultura postmoderna, relativista y escéptica de nuestros tiempos. Pero si predicamos salvación en el nombre de Jesús, lo hacemos por amor a un mundo perdido y por mandato del mismo Jesucristo. Y lo hacemos de manera absoluta, ya que la obra de la cruz es una verdad no negociable. Pablo declara que Dios ha escogido salvar este mundo por la predicación del Evangelio (1 Corintios 1:21). Es el poder de Dios para salvación (Romanos 1:16). El Evangelio es la proclamación del perdón de pecados, la justificación y la salvación eterna ganada para nosotros a través del sufrimiento y muerte sacrificial de nuestro Señor Jesucristo. El Espíritu Santo produce la fe salvadora por medio de oír el Evangelio (Romanos 10:17).

En general, en los evangelios, veremos a Jesús mostrando misericordia a sus compatriotas y a algunos pueblos vecinos de Israel. Por el otro lado, vemos a una sociedad intolerante como la de los judíos fariseos y saduceos que no soportaban que Jesús dijese que El es Dios, por considerarlo una blasfemia. No bastaban los milagros, las sanidades, los exorcismos, las enseñanzas pegadas a la Ley de Moisés que Jesús daba, para que estos hombres abrieran sus ojos y oídos a la voz de Dios. Y así se confabulaban para matarlo. Al final, convencieron a las autoridades romanas y lo crucificaron. Pero luego, al tercer día, Dios lo resucitó de entre los muertos. Y sus discípulos salieron por todos lados sumamente emocionados y motivados, compartiendo estas excelentes noticias por todos lados, con mucha autoridad espiritual. Muchos creyeron al escuchar este mensaje y al ver las sanidades y los milagros que los discípulos hacían por mandato de Jesucristo, pero otros demostraron su intolerancia, matando a veces a estos mensajeros (Ver Mateo 23:37).

¿Porque mataban a los predicadores que Jesús enviaba? Los mataban porque el mensaje de salvación por medio de la fe en Jesucristo,  ofende al pecador, al darse este cuenta de lo horrible de sus pecados. Pero nosotros debemos predicar con amor este mensaje de redención, evitando caer en el fanatismo. Por ejemplo, Jesús escupía a algunos enfermos para sanarlos, esto no significa que nosotros debamos escupirle a la gente para que Dios los sane. Esos eran los métodos del Señor Jesús para sanar los enfermos [3]. En Marcos 11:15-18 (NBLH), leemos que Jesús echa a los mercaderes del Templo, utilizando un látigo.

Llegaron a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas,  y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. Y les enseñaba, diciendo: “¿No está escrito: ‘Mi casa sera llamada casa de oracion para todas las naciones’? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones.” Los principales sacerdotes y los escribas oyeron esto y buscaban cómo destruir a Jesús, pero Le tenían miedo, pues toda la multitud estaba admirada de Su enseñanza.

Obviamente, nosotros no debemos actuar de esta manera, con ese celo. Seríamos acusados de intolerantes inconoclastas e iríamos presos. Pero Jesús es Dios hecho hombre y el derramó su santa ira contra aquellos que profanaban su templo. Pero nosotros debemos tratar de hacer entender el evangelio a la persona, pero no por nuestra sabiduría o conocimiento, sino por la misma sabiduría y autoridad de Dios que tiene el mensaje de la Palabra de Dios. Esto quizás lleve al relativista a cambiar su forma de pensar y a darse cuenta que su pensamiento o su vida no es correcta a los ojos de Dios. Pero si la persona no está de acuerdo, debemos mostrarle que no fue un intento por ofenderla, sino por compartir algo que es sumamente importante para nosotros, pero que respetamos su opinión, sin caer en el autoritarismo, en el fundamentalismo y en airarnos contra esa persona innecesariamente. Porque actuar ofendiendo al prójimo o reaccionando como si la persona nos estuviese ofendiendo directamente a nosotros. Somos personas comprensivas, tolerantes, pero esto no significa que estemos de acuerdo en todo con las acciones pensamientos del pecador.

Algunos ejemplos de intolerancia

  • En  Lucas 9:49-50, vemos a los discípulos de Jesús, que habían encontrado a alguien predicando y realizando exorcismos en nombre del Señor. Juan, dijo que habían visto a un predicador echando fuera demonios en el nombre del Señor, y trataron de impedírselo porque no andaba con ellos. Pero Jesús les respondió que no lo detuvieran ya que no estaba predicando en contra de Jesucristo sino que estaba a su favor.
  • En Juan capítulo 13, vemos la actitud de servicio del Señor Jesús, quien le lavó los pies a sus discípulos, demostrando su humildad y espíritu de servicio. Porque Jesucristo “estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”(Filipenses 2:8 RV 1960). Y nos dejó ejemplo a nosotros. Es interesante observar que evidentemente lavó los pies de los discípulos y tambien los pies de Judas. Jesús no lo maltrató ni le negó el servicio, pero el corazón de Judas ya estaba endurecido e impuro por su traición al Maestro. Y eso que Jesús sabía que esos pies ya habían ido al sumo sacerdote para averiguar cuantas monedas valía Jesús (ver Mateo 26:14-16,Lucas 22:3-6). Luego, cuando Judas llegó con el grupo al jardín,  ve a Jesús y sus discípulos y se dirige directamente hacia ellos. Y habla con Jesús y le dice: “¡Hola, Rabí!” y le da un beso cariñoso. Jesús le pregunta: mi amigo, dime por favor a qué has venido (ver Mateo 26:49, 50). Pero él mismo Señor se autoresponde y dice: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?(Lucas 22:48 LBLA). Así es, ¡Judas acababa de traicionar a su Maestro!
  • En Hechos 7:57-59 vemos que los judíos se mostraron intolerantes con la predicación de Esteban, discípulo griego de Jesucristo y arremetieron en contra de el y lo apedrearon, convirtiendo a este joven en el primer martir de la iglesia novotestamentaria. 
  • Los judíos manfiestaron su intolerancia total en contra de los primeros cristianos y el judío Saulo de Tarso, antes de convertirse en el apostol Pablo también actuaba intolerantemente en contra de los cristianos y “hacía estragos en la iglesia entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los echaba en la cárcel.”(Hechos 8:1-3)
  • En Hechos 13:50 leemos que “los judíos instigaron a las mujeres piadosas y distinguidas, y a los hombres más prominentes de la ciudad, y provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de su comarca.
  • En Mateo 19:13-14 vemos que los discípulos del Señor se mostraban intolerantes con los niños y no querían que molestasen al Señor Jesús. Pero Jesús les dijo: “Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos.” 
  • En el Antiguo Testamento vemos que Moisés actuó de manera airada,violenta e intolerante con los hebreos, a causa de la idolatría del Pueblo. Dice el libro de Exodo que: “Y sucedió que tan pronto como {Moisés} se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas; y se encendió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte. Y tomando el becerro que habían hecho, {lo} quemó en el fuego, lo molió hasta reducirlo a polvo y lo esparció sobre el agua, e hizo que los hijos de Israel {la} bebieran.(Éxodo 32:19-20). Pero si miramos a Jesus en la cruz, no lo vemos actuando de manera intolerante con los pecadores que estaban sentenciados al lado de el sino que con amor, perdonó a uno que deseaba entrar al Paraiso. Cuando los soldados Romanos clavaron a Jesús en la Cruz, dos ladrones fueron crucificados con Él, uno a Su lado derecho y el otro a Su lado izquierdo. Durante las primeras horas que Cristo estuvo en la Cruz, se nos dice en el Evangelio de Marcos que estos dos hombres lo injuriaban:  “También los que estaban crucificados con él le injuriaban [lo reprendían, Strong]” (Marcos 15:32). Según el Evangelio de Mateo, los dos ladrones repetían lo que los principales sacerdotes y los escribas gritaban. “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él…Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él” (Mateo 27:42, 44). Pero, mientras el día avanzaba, en uno de los ladrones hubo un cambio de corazón. Él admitió que era pecador, que merecía la crucifixión, pero dijo sobre Jesús: “Éste ningún mal hizo” (Lucas 23:41). Entonces, arrepentido le dijo a Jesús: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). Sin dudas que fue una oración simple, sencilla, pero que reflejó su conversión, el cambio en su corazón. Entonces, como respuesta, Jesús le dijo que De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).  En Lucas 23:34 dice: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” Jesús en la cruz, solicita el perdón del Padre en referencia al pueblo judío en general y en concreto a los que lo crucifican. No se mostró agresivo ni airado con las personas alrededor de El ni con sus verdugos.
  • Tampoco Jesús se mostró intolerante con la mujer pecadora y adúltera sino compasivo y misericordioso (Ver Juan 8:2–11). 
  • En Mateo 15: 21-28, vemos que Jesús se mostró intolerante con la mujer cananea al igual que sus disípulos quienes actuaron como si fuesen matones guardaespaldas del Señor mas que líderes espirituales; pero finalmente Jesús la bendijo al ver la fe excepcional de ella. Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”(RV 1960). San Mateo nos dice que con motivo de la actividad de Jesús en Galilea, se había “extendido su fama por toda Siria” (Mat. 4:24). Tiro es vecino a Galilea, por tanto habían escuchado a Jesús en esa zona, precisamente junto al lago. También habían sido testigos presenciales de muchas curaciones (Mar 3:8.11). Entonces la noticia de su llegada por esa provincia corrió con mucha rapidez, por eso la mujer cananea sale en busca de Jesús, ella necesita de él, y pide su ayuda. La mujer insistía mucho con sus gritos, es por eso que los discípulos le ruegan a Jesús que la atienda y la despida. Actuaron bastante mal con la pobre mujer. Encima, vemos que Jesús tarda en responder. Posiblemente la espera era para avivar la fe. Es posible. Pero en verdad su misión era con los hebreos no con los cananeos.
  • En 1 Timoteo 4:7 vemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, su discípulo, para que sea intolerante “con las fábulas profanas propias de viejas”, que seguramente negaban la resurrección de Jesús.
  • En 2 Timoteo 3:3-9, leemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, advirtiéndole que evite el tener que relacionarse con personas con un caracter profundamente pecaminoso, que solo tendrán una apariencia de piedad pero que es solo superficial.
  • En Hechos 15:36-41, leemos que hubo un desacuerdo muy grande entre Pablo y Bernabé, su socio en las misiones, a causa de Juan Marcos. Leemos en la RV 1960 que “Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias “  Vemos a Pablo, Bernabé y Juan Marcos, que era el primo de Bernabé, joven e inexperto. Pablo creía que no se podía confiar mucho en él ya que Pablo y Bernabé le habían llevado en su primer viaje misionero y al finalizar su primera escala en la isla de Chipre al ver que las cosas se ponían difíciles, se apartó de ellos y volvió a Jerusalén. Pablo, visionario y con una energía casi inagotable, misionero, evangelista, maestro, siempre caminando hacia la meta. Bernabé tenía corazón para animar, consolar y edificar; juntándolos a los dos obtenemos una fuerza irresistible. A Marcos le faltaba todo eso. Bernabé continuaba insistiendo que llevara a Marcos y Pablo continuaba resistiéndose. A Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia. Para Pablo eso era una deserción, una apostasía. En Hechos 13:13 Lucas señala que Marcos los abandonó, pero aquí se lo denomina deserción; para Pablo era algo grave. El desacuerdo sobre Marcos era tan severo que Pablo y Bernabe se separaron. La palabra en el griego original es Paroxismo, que significa exaltación extrema de los afectos y pasiones[4]. Pablo y Bernabé sufrieron un paroxismo. Se dieron la mano y se separaron. Pero el Salmo 133:1 nos enseña que: ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna”. Aunque no siempre es posible ponerse de acuerdo, entonces, lo mejor es separarse.

Muchas veces en la historia han sucedido cuestiones doctrinales, pero no siempre han terminado en escándolo y en distanciamiento, como sucedió con Pablo y Bernabé. Dos gigantes en la predicación del evangelio, como Wesley y Whitefield, estuvieron separados por convicciones doctrinales (calvinismo vs. arminianismo), pero fueron usados ambos por Dios en forma poderosa en su soberanía. Una lección permanente para que aprendamos a no descalificar a otros cristianos y a no reducir a Dios a nuestras propias categorías[9] Porque la verdad es que todos los seres humanos somos pecadores bajo la pena de muerte (Romanos 3:23). Pero se recalca que Dios ha provisto un medio de salvación en Cristo. El apostol san Pablo escribió que

Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad,  para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. En El tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia que ha hecho abundar para con nosotros… También en El hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de Aquél que obra todas las cosas conforme al consejo de Su voluntad, a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo (el Mesías), seamos para alabanza de Su gloria. En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria.”(Efesios 1:4-8,11-14 NBLH).

Entendemos la toelrancia entonces de parte de Dios hacia nosotros que no nso destruyó por nuestros pecados sino que nos regaló una salvacióntan grande. Aunque Su intolerancia hacia el pecado es real. Pero sería bueno que la gente se diera cuenta de que deben odiar el pecado (Romanos 12:9) y amar a Dios (Deuteronomio 6:5) que actúa con justicia contra el pecado (2 Tesalonicenses 1:5–10). Sin embargo, aún a pesar de Su caracter “amorosamente intolerante”, Dios ofrece abundante misericordia a todos aquellos que le aman (Éxodo 20:6; Deuteronomio 7:9; Efesios 2:4). Por favor, le ruego que ud. considere reflexivamente estas verdades por un instante, si usted aún no lo ha hecho.

Pero no todos los cristianos entienden la tolerancia – intolerancia de la misma manera. Una hermana en la fe, dice en un artículo que escribió en su blog que:

Hay muchos que piensan que la tolerancia es una virtud, pero están equivocados. En el Reino de Dios no hay tolerancia, Dios es exclusivo por razones importantes…El que quiere tolerancia, es porque quiere libertad para pecar a su antojo y que nadie le corrija o reprenda. De todas formas, no existe la tolerancia. Dios no lo permite, sus leyes lo confirman. [5]

Esta apreciada hermana en Cristo entiende correctamente que Dios no es tolerante y que aquel que pide tolerancia es porque desea libertad para pecar y desobedecer a Dios, como se le da la gana. Pero sabemos que esto no siempre es así. Como hemos visto en los artículos anteriores, Dios ha sido muy tolerante con los seres humanos. El apostol Pedro escribió en su epístola que Dios nos manda a amarnos verdaderamente unos a otros: Lo más importante de todo es que sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados.” (1 Pedro 4:8 NTV). ¿Acaso Pedro no conocía por experiencia propia que el Señor Jesús fue muy tolerante con él cuando lo abandonó en el momento de su crucifixión? Y luego no solo Jesús lo perdonó, sino que también lo restauró y lo utilizó en gran manera (Ver Mateo 26:34-35, 74-75; Lucas 22:34, 60-62; Juan 13:38, Marcos 14:30 y Juan 21:15-23). Como podemos leer en el comentario que la hermana reflexionó, parece referirse a la intolerancia de Dios con respecto al pecado y la intolerancia en contra de doctrinas erróneas que entran a la Iglesia y dividen el cuerpo de Cristo, desgarrándolo. Y en esto estamos completamente de acuerdo. Pero pienso que muchos cristianos están yéndose mas allá de este tema, dejando volar la mente y sus actitudes hacia alturas muy peligrosas, que rayan el fundamentalismo. Me parece mesurada la reflexión de Melissa Kruger,  quien explica que:

Dios nos llama a aborrecer el mal, mientras que al mismo tiempo nos advierte en contra de ser agentes de su ira. Debemos odiar el acto de robar mientras que mostramos misericordia y compasión a quien roba. Amar a la gente no quiere decir que debemos aceptar las decisiones que toman. Significa que abiertamente aceptemos y abracemos todo el que viene a nuestras vidas con un corazón comprensivo y con el mensaje y la esperanza del evangelio. Amamos a las personas cuando los llamamos a una vida alejada del pecado y a tener una relación con el Rey Jesús. Puede que esta no sea la definición que el mundo tiene de la tolerancia, pero es la forma más genuina de amar.[6]

Entendemos entonces que ser intolerantes al pecado no es convertirnos en nosotros los agentes de la ira de Dios. Aunque yo no puedo dejar de preguntarme ¿Por qué será que tenemos dificultad para aceptar las opiniones de otras personas como válidas, además de que la sola expresión de ellas, nos resulta motivo de enojo? Yo supongo que esto sucede muchas veces debido a nuestra estrechez espiritual. Porque es allí donde se origina la intolerancia. Y esa intolerancia que se opone a la libertad de conciencia termina deseando algún día la inquisición, como hacia la Iglesia católica romana antes del período de la Reforma. Son personas intolerantes y el Diccionario de la Real Academia Española define la intolerancia como “falta de tolerancia, especialmente religiosa.”[7]

Estoy de acuerdo con Michelen cuando dice que

El error y el engaño deben ser combatidos con firmeza, sobre todo cuando ponen en peligro la vida de una persona o, lo que es aun peor, el destino eterno de su alma.[8]

Es verdad que el rechazar las verdades de Dios es poner en juego la salvación eterna. Pero la intolerancia es la incapacidad humana para aceptar y respetar el comportamiento, las actitudes, las opiniones o las condiciones ajenas, cuando las percibimos de alguna manera diferente a las nuestras o alejadas de nuestros propios intereses o sentimientos. La intolerancia, es la negación de la diferencia y se caracteriza por una necesidad compulsiva de que los demás hagan sólo aquello que deseamos o que nos favorece. Tal parece que los seres humanos estuviésemos convencidos de que las personas que nos rodean, están allí con el único propósito de satisfacer nuestros caprichos y necesidades. Cuando el comportamiento ajeno no responde a nuestras expectativas la respuesta típica de la intolerancia es la irritabilidad; y la más intensa, grave y desmedida es la violencia. Una sociedad es violenta cuando no reconoce las diferencias que animan a grupos e individuos. Recordemos que por la intolerancia se envenenó a Sócrates, se crucificó a Jesucristo, se ordenó el exterminó de millones de judíos y cristianos. No es bueno ser intolerantes, la historia está llena de historias y testimonios de abusos por causa de la intolerancia.Ya suman unos 100 millones de muertos por la mayor epidemia y por la mayor confabulación de la historia de la humanidad: el SOCIALISMO. En todas sus versiones: Leninismo, Stalinismo, Maoismo [10]. Pero aun asi,con todos estos miles de muertos, todavía hay muchos grupos y lobbies hoy en día que son intolerantes. Pedían libertad para expresarse y cuando ya la tuvieron, entonces se proponen remover la democracia de sus pilares históricos. El escritor cristiano Ravi Zacharias en su “Examen de la intolerancia”, explica que aun aquellos que piden que seamos tolerantes con ellos, en el fondo también son intolerantes cuando no pensamos como ellos. Zacharias dice que:

Frecuentemente escucho a las personas decir que el cristianismo es intolerante. Después de todo, pide que todas las personas, sin excepción, piensen y actúen como Dios manda. Le exige a todas las personas que se inclinen solamente delante de Jesús. Pero en este sentido todas las religiones son intolerantes. Cada religión requiere que las personas sigan lo que ésta dice ser verdadera y correcto. «Cree como yo lo hago» es fácil de verse como una afirmación intolerante o «exclusiva». Pero otras afirmaciones suenan más aceptables, como «Tiene que permitir que otras personas crean lo que quieran». Sin embargo, usted puede poner la idea pra la franqueza de este examen: Pregúntese a sí mismo ¿Qué quiere decir esta persona con “Debe estar abierto todo”? Lo que quiere decir por lo general es: «Debe estar abierto a lo que estoy abierto y no estar de acuerdo con lo que no estoy de acuerdo». La persona que suena tolerante nunca le permitirá tener libertad de creer como desea. Eso es intolerancia y de la peor clase, ¡porque es intolerancia que no admite ser intolerante. [11]

Pero no debe sorprendernos la intolerancia medida, ya que no siempre la intolerancia del cristiano es una actitud alocada e intempestiva. La intolerancia en muchos casos puede ser justificada ante lo que llamamos una especie de ira santa. No es la ira de los hombres, ya esta ira es una actitud carnal.[12] Acaso el apostol Pablo no se mostró intolerante al ver la idolatría en Atenas? Su espritu sufría dentro suyo al ver la ciudad entregada al paganismo. Pero Pablo no se puso a ofender a los griegos paganos e idólatras ni los insultó ni empezó a maldecirlos ni a mandarlos al infierno, sino que Pablo les predicaba el evangelio de Jesús y de la Resurrección” (Hech. 17:18)

Pablo llegó a Atenas después de un turbulento tiempo en Tesalónica y Berea, probablemente en el Otoño del 501 d. C. o entre Febrero y Marzo del 51. Su estancia parece no haber estado planeado y resultó ser de relativamente poca duración. Primero “discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían” (Hech. 17:17). Lucas no dice cuantos días pasó Pablo ahí, pero por los pocos convertidos el lector se lleva la impresión de que no pudo ser mucho tiempo. House calcula aproximadamente dos semanas… Es posible que “la audiencia de Pablo pensaran que él estaba hablando acerca de dos deidades, Jesús (la deidad masculina) y la Resurrección (la deidad femenina). A la luz del hecho de que existían ciertas religiones donde la deidad masculina era traída otra vez a la vida por la deidad femenina, es posible que los escuchas de Pablo entendieran que él estaba hablando de dos dioses, Jesús y Resurrección.”

Al escuchar las palabras Jesús y Resurrección (v. 18), los atenienses infirieron que Pablo estaba predicando “dioses nuevos”. Atenas estaba familiarizada con muchos “dioses” pero un dios llamado Jesús y otro llamado “Resurrección” eran desconocidos para ellos. En el discurso en el Areópago Pablo también habla de Jesús (“el designado”) y la resurrección (“al haberle levantado de la muerte”, Hech. 17:31).[13]

Otro campeones de la fe cristiana, como Atanasio, quien fue “uno de los principales instrumentos de que Dios se valió, después de los Apóstoles, para hacer penetrar en el mundo las sagradas verdades del cristianismo”[14], tuvo que sufrir varios destierros antes de que sus ortodoxas convicciones teológicas pudiesen ser toleradas.

¿Porque creo que la tolerancia es un actitud importante para el cristiano? Porque

La práctica de este valor lleva a la persona a aceptar y respetar las formas de pensar y actuar diferentes a las nuestras. Si se admite que los demás son diferentes, se permite que cada uno pueda expresarse, actuar, lo cual implica el respeto y acatamiento hacia los otros.[15]

En cambio

La intolerancia es un antivalor y hace referencia a no aceptar, ni comprender el punto de vista de los demás, lo cual implica un elemento para que se inicien conflictos interpersonales. El aprender a tolerar lleva a la persona a respetar el modo de pensar y de vivir de los otros, lo cual presupone aceptar, apertura, escuchar y el ponerse en el lugar del otro. Con esta conducta, el ser humano manifiesta el reconocimiento de la dignidad del otro, a la vez que promueve modos de pensar y vivir distinto o diferentes al nuestro.[16]

Conclusión

Creo que respetar la otra persona es una característica que debe poseer todo cristiano. Pero no siempre debemos ser tolerantes, como ya cité. Que seamos tolerantes significa que no somos violentos, rebeldes, autoritarios, belicosos. Solo, como dice el salmista “Oh amadores de Jehová, odien lo que es malo.” (Salmo 97:10). El apóstol Pablo escribió: “Rechacen todo lo que sea malo, y no se aparten de lo que sea bueno” (Romanos 12:9 BLS). Y él apostol Pablo siempre vivió de acuerdo a esas palabras. Por ejemplo, en una ocasión supo que ciertos cristianos de origen judío evitaban a los cristianos que no eran de su raza. Aunque él mismo era judío, los corrigió con mucha firmeza (ver Gálatas 2:11-14). Además, sabía que Dios no es parcial y que el Señor no tolera el prejuicio entre sus siervos (ver Hechos 10:34).

Los cristianos que nos guiamos por las normas de la Biblia creemos que ” el Señor es nuestro juez,  nuestro legislador y nuestro rey;  él cuidará de nosotros y nos salvará”(Isaías 33:22 NTV), no toleramos la maldad entre nosotros. Por este motivo y para que la congregación cristiana se mantenga limpia de actos de maldad, no debemos dejarnos influir por quienes no desean obedecer a Dios. Por esa razón debemos seguir la instrucción bíblica de quitar a esos pecadores obstinados y desobedientes de en medio de nosotros mediante la disciplina biblica (ver 1 Corintios 5:11-13). Pero consideremos a Estados Unidos, que fue un país que se benefició con la llegada de cientos de inmigrantes cristianos de diferentes credos que escapaban de las intolerantes persecuciones en Europa. Lamentablemente, hoy en día, EE.U.U se dirige hacia una apostasía. Pero si fuera una bendición ser perseguidos, vivir bajo regímenes de intolerancia, porque no se quedaron en Europa siendo masacrados por la inquisición? Acaso todos en el fondo no deseamos tener libertad para poder expresar libremente nuestra adoración a Dios?

El salmista escribió que

  • “Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será […]. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Salmo 37:10, 11)

Espero sus críticas, comentarios y/o aportes al tema. 

Este artículo continúa…Dios lo bendiga!!!

Notas

Imagen: http://elretornodelreyjesus.blogspot.com/2016/06/juan-7-la-mujer-adultera.html?m=1

[0] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[1] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[2] https://evangelio.blog/2009/12/15/el-cristiano-y-la-psicologa/

[3] https://elteologillo.com/2013/02/02/los-metodos-de-sanidad-del-senor-para-con-los-enfermos/

[4] http://dle.rae.es/?id=Ry2HnWj

[5] https://logos77.wordpress.com/2009/04/04/la-tolerancia-no-es-de-dios/

[6] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-intolerancia-amorosa-de-dios/

[7] http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=intolerancia

[8] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/06/tolerancia-y-pluralismo.html

[9] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap185

[10] https://laverdadofende.blog/2013/06/03/socialismo-100-millones-de-muertos/

[11] Ravi Zacharias. (2014). Jesús entre otros dioses.p.10. Grupo Nelson. Editorial Betania.

[12] En otras traducciones dice

  • LBLA No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • DHH No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo es propio de gente necia.
  • JBS No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque la ira reposa en el seno de los locos.
  • NBD No te dejes llevar por el enojo que sólo abriga el corazón del necio.
  • NBLH No te apresures en tu espíritu a enojarte, Porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • NTV Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios.
  • NVI No te dejes llevar por el enojo que solo abriga el corazón del necio.
  • PDT No te enojes con facilidad, porque enojarse es una tontería.
  • BLP No te dejes llevar por la cólera, pues la cólera habita dentro del necio.
  • RVA-2015 No te apresures en tu corazón a enojarte, porque el enojo reposa en el seno de los necios.
    RVC No dejes que el enojo te haga perder la cabeza. Sólo en el pecho de los necios halla lugar el enojo.
  • RVR1960 No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.
  • RVA No te apresures en tu espíritu á enojarte: porque la ira en el seno de los necios reposa.
  • TLA Si ya enojarse es malo, guardar rencor es peor.

[13] Alida Leni Sewell. Pablo en Atenas: Una Exanimación de su Discurso en el Areópago a la luz de su trasfondo Histórico y Filosófico. Obtenido de https://www.academia.edu/25920261/Pablo_en_Atenas
[14] http://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1463

[15] Lucía Piedad Vieco & Hernando Duque. TERNURA Y TOLERANCIA. Editorial San Pablo.

[16] Ibid

Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte III


Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte III

Por Paulo Arieu

Intolerante

 

Introducción 

Este es el tercer artículo de esta serie, donde he tratado de analizar el tema de la tolerancia y de la intolerancia. En el primer artículo cité el caso de una iglesia bíblica que amenazaba con expulsar de su membresía a aquellos que estudiasen la carrera de Psicología, pues ellos comparan la Psicología con la superstición del paganismo, demostrando así la ignorancia de muchos predicadores que no profundizan los temas científicos y amenazan con castigar a aquellos que estudian esta ciencia. Predicadores como Sugel Michelen  y John Macarthur prácticamente satanizan la Psicología, empujando afuera de su círculo de influencia evangelical aún a los psicólogos cristianos. El pastor Sugel Michelen ha escrito unos artículos que son muy críticos, que son la opinión de la ortodoxia bíblica de nuestros tiempos y es verdad que no podemos ignorar estas críticas ya que vienen de líderes sumamente influyentes (son los líderes del movimiento evangélico en toda la zona del Caribe y Sudamérica) [0] [1] [2] [3] Pero lamentablemente en vez de asumir una posición más pastoral, estos teólogos terminan siendo intolerantes con los “científicos de la conducta” cristianos. Estas actitudes intolerantes pueden hacer que los creyentes sufran algún tipo de abuso espiritual en las congregaciones, por parte de algún ministro celoso y con rasgos conductuales fundamentalistas, que está ansioso por poner por obra las enseñanzas de estos líderes. Hay muchos ministros que tienen rasgos de liderazgo autoritario y que suelen ser bastante controladores en la congregación [4] Y al parecer, según algunos estudios del reino Unido de académicos de la Universidad de Bournemouth quienes realizaron una investigación en nombre del Churches Child Protection Advisory Service (CCPAS), la mayoría de los cristianos de ese pais cree haber sufrido algún tipo de “abuso espiritual”. Los números finales del estudio indican un número alto. con cerca de 2/3 de los entrevistados relatando haber sido expuestos a cierto tipo de abuso en su comunidad cristiana, lo cual denota una tendencia preocupante y un tema poco hablado en las iglesias.[5]

En este artículo compartiré mis reflexiones personales respecto de la intolerancia, pero antes citaré donde encontramos la palabra tolerancia en la Biblia, datos que por razones de espacio, no lo cité en el artículo anterior.

La palabra Tolerancia en la Biblia:

Cuando hablamos de tolerancia, no estamos hablando de ser permisivos con el mal en alguna o todas de sus facetas. No se trata de esto, claro que no, ya que la Biblia es clara cuando dice Absteneos de toda especie de mal” (I Tesalonicenses 5:22). Cuando me refiero a ser tolerante quiero decir ser una persona de mente abierta, que tiene en cuenta el consejo paulino de “Examinadlo todo; retened lo bueno”(I Tesalonicenses 5:21) y obviamente, desechar lo malo y la hipocrecía de los malos (ver Tito 1:16) Creo que es bueno ser una persona de mente abierta, aunque también es obvio que no se puede ser muy abierto de mente ya que también esto puede ser malo. Pero pienso que ser tolerante es ser una persona moderada en las actitudes interpersonales, que no juzga severamente al prójimo ni es desconfiado sin razón alguna, que no maltrata a su prójimo solo porque está en desacuerdo con el en algún tema. Pienso que podríamos describir a una persona tolerante como un tipo de persona amable, con mansedumbre, afable, que le da a cada uno lo que se merece en función de sus méritos o condiciones, que no favorece en el trato a una persona perjudicando a otra. Pero comprendo que para poder ser tolerante, mucho tiene que ver el caracter, la educación, la motivación y las experiencias de vida. Me gusta mucho el ejemplo que dieron los hermanos de Berea en relación a cómo debe ser nuestra actitud frente a la enseñanza de la Biblia. Veamos lo que dice Lucas, el médico personal del apostol Pablo:

  • “Y éstos eran más nobles (los de Berea) que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11)

Pero pienso que cada vez que nos encontramos en la disyuntiva de ver si tenemos que retener algo bueno y desechar lo malo, deberíamos hacernos tal vez estas preguntas: ¿Estaré en lo correcto en lo que yo creo que es bueno? ¿Estaré desechando algo que yo creo que es malo por mis propias ideas, pero que en realidad es bueno? En fin, esta es una opinión personal. Tenemos un ejemplo en el N.T cuando Pablo le escribe a Evodia y Simntique que se toleren mutuamente: “Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor” (Filipenses 4:1-3). No se dice el problema que tuvieron en sí, pero debe haber sido lo suficientemente grave para que el apostol Pablo mismo las mencionara públicamente en su carta. Por un tiempo estas dos mujeres habían trabajado juntas en la misión y por un desacuerdo no pequeño, Pablo les llama la atención y las exhorta a ser de un mismo sentir,a resolver pacificamente sus diferencias sin provocar un altercado en la obra.Pablo les escribe con autoridad y firmeza, pero con tono amable.La palabra que Pablo utilizó fue “ruego”, que significa mostrar, hacer un llamamiento, rogar, exhortar, enseñar, instruir. Pablo les ruega a las dos mujeres (es una exhortación, pero a la vez un mandato) que sean de un mismo sentir.¿Qué quiere decir que sean de un mismo sentir? Significa pensar objetivamente, o pensar con el mismo punto de vista. Pero Pablo tuvo que buscar finalmente la ayuda de un compañero fiel para que medie entre estas dos mujeres y dejen de actuar intolerantemente entre ellas.

La palabra Tolerancia,según define el diccionario Vine, se usa en las traducciones de la Biblia al español del siguiente modo:[6]

A. Adjetivo: anektos (ἀνεκτός), relacionado con aneco, en la voz media, soportar, tolerar. Se emplea en su grado comparativo, anektoteros, en Mat. 10.15; 11.22,24; Luc 10.12,14; en TR aparece también en Mar. 6.11. En todos estos pasajes se traduce «más tolerable» (RVR); en RV se traduce «más remisión» en Luc 10.12,14.
B. Nombres: 1. makrothumia (μακροθυμία), largura de ánimo, longanimidad. Se traduce «tolerancia» en la RV en Gal. 5.22 (RVR: «paciencia»); Col 3.12 (RVR: «paciencia»). 2. jupomone (ὑπομονή), lit.: permanecer bajo. Se traduce «tolerancia» en 1 Tes 1.3.
C. Verbos: 1. anecomai (ἀνέχομαι), significa sostener arriba en contra de una cosa y así soportar (ana, arriba, y ecomai, voz media de eco, tener, sostener). Con el verbo tolerar se traduce en Hch 18.14, de un procedimiento judicial; 2 Cor. 11.1, dos veces, de los argumentos de Pablo en la defensa de su apostolado; vv. 4,19,20, de la tolerancia de falsos maestros por parte de los Corintios. 2. afiemi (ἀφίημι), se traduce «toleras» en Ap. 2.20, donde aparece en los mss. más comúnmente aceptados. 3. eao (ἐάω). Se traduce «toleras» en Ap 2.20. 4. fero (φέρω). Se traduce con el verbo tolerar en la RV en Heb 12.20: «no podían tolerar» (RVR: «podían soportar»).

En esta entrega, veremos la intolerancia en el Antiguo Testamento

Ejemplos de intolerancia en la Biblia

En el Antiguo Testamento, veremos muchísimos casos de intolerancia. Dios se reveló mediante sus atributos en muchísimas oportunidades y leer esto puede causar extrañeza a quien no conozca al menos conceptos básicos y elementales de teología bíblica. Pero Dios es un ser que se da a conocer mediante sus atributos. Y Su santidad, Su gloria y Su justicia pueden parecernos un tanto extraño a los seres humanos. Dios se mostró, como lo define  Melissa Kruger  “amorosamente intolerante” [7] en el  Antiguo Testamento, en muchísimas oportunidades. No toleró que tocaran Su gloria, ni que desafiaran Su santidad ni que adoraran otros dioses ni que tuvieran contacto con el ocultismo ni que imitaran las actitudes abominables de los pueblos paganos. Dios ordenó leyes de pureza sumamente estrictas con el fin de preparar un pueblo santo, separado del mal y que diera a conocer Su existencia a las otras naciones (Ver Hebreos 10:28-30).Y castigó el pecado de pueblos paganos como los babilónicos,los asirios,los caldeos, los filisteos y muchos otros que tenían prácticas terribles como adorar demonios o sacrificar niños inocentes a sus divinidades paganas, como el dios Moloc. Tampoco perdonó a Su pueblo Israel. Cuando ellos se olvidaron del Señor y practicaron la idolatría y el pecado se apoderó de la nación, Dios los castigó. Pero Dios deja en claro que “Tan cierto como que yo vivo, dice el Señor Soberano, no me complace la muerte de los perversos. Solo quiero que se aparten de su conducta perversa para que vivan. ¡Arrepiéntanse! ¡Apártense de su maldad, oh pueblo de Israel! ¿Por qué habrían de morir?”(Ezequiel 33:11 NTV).

Hay una afirmación común que el Dios del Antiguo Testamento (incluso en el Nuevo Testamento) parece muy duro, brutal, y hasta malvado. Mas de una vez he escuchado o leido preguntas como: ¿Cómo pudo Dios matar a todas las personas inocentes, y hasta a los niños, en el diluvio?  ¿Por qué enviaría Dios a Josué y los israelitas a Canaán para exterminar a los cananeos inocentes que vivían en la tierra? ¿De verdad cree que un Dios amoroso enviaría a la gente a un infierno eterno? Este punto de vista de Dios se conoce comúnmente en los medios seculares, en los libros ateos, y así sucesivamente. Hay una afirmación común de que el Dios del Antiguo Testamento (incluso en el Nuevo Testamento) parece muy duro, brutal, y hasta malvado. Por ejemplo, el ateo Richard Dawkins escribió que el Dios del Antiguo Testamento es

“sin duda el personaje más desagradable de toda la ficción: celoso y orgulloso de ello; un controlador mezquino e injusto que no perdona; un acosador misógino, homofóbico, racista, infanticida, genocida, filicida, pestífero, megalómano, sadomasoquista y caprichosamente malévolo”.[8]

Pero Dios, en las Escrituras, nos indica porque El actuó de esa manera, quizás dificil de comprender para aquellos que no son cristianos. ¿Como actúa Dios, cuál es su modelo o patrón de conducta y porqué El se muestra intolerante con toda clase de pecado y rebelion contra Su persona o contra sus leyes? Dios dejó bien claro que aunque le duele castigar con la muerte a los malos, no está dispuesto a pasar por alto la crueldad con la que tratan a los demás, y los considera responsables de sus actos. Dios respeta el libre albedrio de las personas pero El siempre cumple sus planes de una manera soberana y omnipotente, pero también hace responsables a las personas de sus actos. Pero también el patrón de conducta que Dios siguió en el pasado deja claro que, en su amor, El siempre advierte a las personas antes de administrar sus juicios. Por ejemplo, lo hizo antes del Diluvio mediante Noé, pero la gente no escuchó. En la Biblia leemos:  La gente no se daba cuenta de lo que iba a suceder hasta que llegó el diluvio y arrasó con todos. Así será cuando venga el Hijo del Hombre.” (Mateo 24:39 NTV).
¿Cambió Dios ese patrón con el paso del tiempo? No. A los israelitas, que era Su pueblo, “la niña de sus ojos ” (Salmos 17:8, Proverbios 7:2,Zacarías 2:8), les advirtió que si imitaban la conducta perversa de los pueblos que había a su alrededor, haría que una nación enemiga los invadiera, destruyera su capital, Jerusalén, y los llevara al exilio. Pero los israelitas no hicieron caso de estas advertencias y adoptaron la horrible conducta de los pueblos vecinos, llegando incluso a sacrificar niños! Y Dios los castigó, claro que sí, pero solo después de enviarles profetas una y otra vez para advertirles que cambiaran antes de que fuera demasiado tarde. Hasta les dijo: “De hecho, el Señor Soberano nunca hace nada sin antes revelar sus planes a sus siervos, los profetas” (Amós 3:7 NTV).En la Biblia encontramos queÉl es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él!” (Deuteronomio 32:4 NTV). Es sumamente obvio que Dios mira el corazón de las personas y ve su gran maldad y los castiga con Su santa justicia divina (Ver 1 Crónicas 28:9). No hay dudas que esos pueblos cosecharon lo que sembraron durante siglos de pecado,rebelión e iniquidad. Dios no es injusto como algunos parecen insinuar con sus insistentes reclamos de injusticia de Dios, sino un ser inteligente, que sabe desde la eternidad lo que los hombres harán y que no permite que se burlen de El, no por mucho tiempo,claro que no (ver Gálatas 6:7-9).

  • En Génesis 4:8, leemos que Caín le dijo a su hermano Abel (ambos eran los primeros hijos de Adan y Eva) que fueran juntos al campo. Y cuando estaban en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató. ¿Porque actuó asi? Porque Cain no toleraba que las ofrendas de Abel fueran aceptadas y las suyas no. Actuó de manera intolerante, criminal, en vez de ser humilde y preguntarle a Dios o a su hermano Abel o a sus padres que tenía que hacer para agradar a Dios con sus ofrendas.
  • En el libro de Génesis leemos que un niño no circuncidado era abandonado por sus padres y la comunidad. Genesis 17:14 dice que  “Todo varón que no sea circuncidado será excluido de la familia del pacto por romper el pacto.” La circucnción era señal del Pacto entre Dios e Israel. Solo había que obedecer. Obviamente, desobedecer podría implicar la muerte.Dios, que no hace acepción de personas, decide matar al mismo Moisés porque su hijo aún no había sido circuncidado (Exodo 4:24-26). Pero Dios usó a Sefora, la madre del muchacho y esposa de Moisés, para obedecer las órdenes de Dios.
  • En Sodoma y Gomorra, Dios mata a todos (hombres, mujeres, niños, lactantes, recién nacidos) con la lluvia de “fuego y azufre”. Solo perdonó a Lot y su familia, pero la esposa de Lot, desobedeció las instrucciones y miró hacia atrás, y Dios la convierte en una estatua de sal (Génesis 19:24-26).¿Porque razón Dios se mostró tan intolerante con estos pueblos? ¿Cuál fue el pecado de Sodoma y Gomorra?” Seguramente que el motivo principal era la homosexualidad. Así es como el término “sodomía” llegó a usarse para referirse al sexo anal entre dos hombres, ya sea por mutuo acuerdo o forzado. Claramente, la homosexualidad fue parte de la razón por la que Dios destruyó a las dos ciudades. Los hombres de Sodoma y Gomorra querían realizar una violación homosexual múltiple con los dos ángeles (que estaban disfrazados de hombres). Al mismo tiempo, no es bíblico decir que la homosexualidad fue la única razón por la cual Dios destruyó Sodoma y Gomorra. Definitivamente las ciudades de Sodoma y Gomorra no eran únicas en cuanto a los pecados que cometían. Ezequiel 16:49-50 dice “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí…”. La palabra hebrea traducida como “abominación” se refiere a algo que es moralmente repugnante y es la misma palabra que se usa en Levítico 18:22, que se refiere a la homosexualidad como una “abominación”. Del mismo modo, Judas 7 dice “Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza”. Aunque la homosexualidad no era el único pecado que las ciudades de Sodoma y Gomorra consintieron, parece ser la razón principal por la que esas ciudades fueron destruidas.
  • Dios es intolerante contra aquellos que violan el primer mandamiento (No tendrás dioses ajenos delante de mí.”, Éxodo 20:3) y condena a los que adoran a cualquier otro dios que no sea el Dios verdadero.
  • También Dios es intolerante con “la hechicera”, a la cual ordena que muera. (Génesis 22:18).Deuteronomio 7:26 dice que Dios aborrece objetos paganos, consagrados a los demonios y a los dioses paganos.
  • Intolerante con los que adoran otros dioses: “Cualquiera que ofrezca sacrificios a un dios que no sea el Señor, tendrá que ser destruido” (Éxodo 22:20 NTV).
  • No permitió que se adorase a un dios diferente. Dios ordenó conquistar y destruir aún sus bienes religiosos. (“No rindas culto a los dioses de estas naciones, ni los sirvas de ninguna manera, ni imites sus prácticas malvadas. En cambio, destruye sus ídolos por completo y destroza sus columnas sagradas”. Exodo 23:24 NTV)
  • En Levítico 10:1-2, Dios también se mostró completamente intolerante con el pecado de Nadab y Abiú. Leemos que “Nadab y Abiú, hijos de Aarón, pusieron carbones encendidos en sus incensarios y encima esparcieron incienso. De esta manera, desobedecieron al Señor al quemar ante él un fuego equivocado, diferente al que él había ordenado. Como consecuencia, un fuego ardiente salió de la presencia del Señor y los consumió por completo, y murieron ahí ante el Señor.” Pero aqui es la justicia de Dios que se revela, castigando el pecado de Nadab y Abiú.
  • En 1 Reyes 18:20-40 vemos que luego que el rey Acab y su esposa la reina Jezabel se mostraron intolerantes con el profeta Elías, este profeta se mostró completamente intolerante con los profetas de Baal y les degolló junto al arroyo de Cisón. Pero lo que hizo fue por mandato de Dios en la ley de Moisés (Ver Deuteronomio 13).
  • El Salmista David, en Salmos 5:5, dice que Dios aborrece a los orgullosos.
  • Proverbios dice que hay 6 cosas que Dios se muestra intolerante !porque las aborrece!: “Hay seis cosas que el Señor odia,  no, son siete las que detesta:  los ojos arrogantes, la lengua mentirosa, las manos que matan al inocente, el corazón que trama el mal, los pies que corren a hacer lo malo,  el testigo falso que respira mentiras y el que siembra discordia en una familia.”(Proverbios 6:16-19 NTV).
  • En el caso de los cananeos, Dios vio toda su perversidad y con justa razón se mostró intolerante en contra de ellos y ordenó su exterminio. Pero los pueblos cananeos tenían fama de quemar vivos a niños como sacrificio a sus dioses (entre otras crueldades) (ver 2 Reyes 16:3). Ellos sabían perfectamente que Dios había dicho a los israelitas que tomaran posesión de aquellas tierras. Pero ellos se negaron a entregárselas y les declararon la guerra. Al obrar así, no estaban desafiando solamente a los israelitas, sino a Dios, quien daba las órdenes y quien había dado muchísimas pruebas de que estaba con su pueblo. Pero por otro lado, hubo cananeos que dejaron sus perversiones y aceptaron las elevadas normas morales de Dios. Y Dios les mostró Su misericordia. Tenemos el ejemplo de una prostituta llamada Rahab y a su familia les perdonó la vida. Y cuando los habitantes de la ciudad de Gabaón pidieron clemencia, ellos y todos sus hijos conservaron la vida (Josué 6:25; 9:3, 24-26).
  • En Jonás capítulo 3, leemos que Dios se mostró totalmente intolerante con los pecados de Nínive, pero cuando ellos se arrepintieron, Dios los perdonó (Jon 3:5-9).Porque Dios es misericordioso (ver Jeremías 18:8; Nahum 1:7). Sin embargo, unos 150 años más tarde, Nínive se había olvidado de su avivamiento en la relación con Dios y había vuelto a sus acciones violentas, a su idolatría y arrogancia sobre otras naciones. La profecía de Nahúm se cumplió al pie de la letra. Nínive fue destruida en el año 612 a.C. y sus ruinas quedaron enterradas por más de 2.500 años. Ambas Nínive, la de Jonás y la de Nahúm eran paganas e idólatras. La primera oyó el mensaje del profeta, se arrepintió, recibió el perdón de Dios y no fue destruida. La segunda, había vuelto a su maldad y fue destruida. Dios es intolerante con el pecado y castiga duramente a aquellos que no le obedecen sino que se obstinan porfiadamente en continuar en sus rebeliones en contra de Él.

San Agustín escribió acerca de lo absurdo que resultaba la adoración de los dioses romanos, diciendo que:

Creo haber expuesto ya suficientemente, refiriéndome a los males morales y espirituales (los primeros que se deben evitar), cómo los dioses falsos no han puesto ningún interés en ayudar a su pueblo que los adoraba, para que no se derrumbara bajo ese cúmulo de maldades. Más: han contribuido a que sucumbiera definitivamente. Ahora voy a hablar solamente de aquellos males que los paganos se niegan a sufrir, como son el hambre, la enfermedad, la guerra, el pillaje, la cautividad, las torturas y otros por el estilo, ya citados en el libro primero. Los malvados sólo tienen por malo lo que no pervierte a nadie. En cambio, no les da ningún apuro ser ellos mismos malos, entre los bienes que alaban. Incluso llegan a sentir mayor desazón si su casa de campo no es buena, que si no lo es su propia vida, como si el supremo bien del hombre fuera tener todas sus cosas en buen estado, exceptuada la propia persona. Pero sus dioses no los preservaron ni de estos males, los únicos temibles para ellos, en la época de plena libertad para su culto. En efecto, antes de la venida de nuestro Redentor, por los lugares más dispersos de la geografía, la especie humana ha sufrido estragos innumerables y calamidades, algunas de ellas increíbles. ¿Y qué otros dioses adoraba el mundo entonces, sino éstos mismos, exceptuando el pueblo hebreo y un reducido número, por doquier, fuera de él, que fueron dignos de la divina gracia, según una decisión secreta y justa de Dios? [9]

Christopher J. H. Wright escribe sobre las razones de la ética del pueblo de Israel, explicando que esta hunde sus raíces en la dependencia e imitación de la santidad de Dios, lo que explicaría las actitudes de este pueblo tan particular: Israel representaba a Dios ante el resto de las naciones:

Ya hemos considerado la santidad de Israel, notando su dependencia e imitación de la santidad de Dios. Pero, ¿por qué se llama a toda la nación «reino de sacerdotes»? Un sacerdote, en el pensamiento y la práctica del Antiguo Testamento, estaba entre el pueblo y Dios, era un mediador en ambas direcciones. Representaba a Dios ante el pueblo, tanto en su persona como en su ejemplo (cf. Lv. 21-22), y en especial por medio de su papel como maestro (Dt. 33: 10; Os. 4: 6; Mal. 2: 4-7). A través de los sacerdotes, el resto del pueblo debía conocer la palabra y voluntad divinas. Ahora bien, si Israel, como nación, debía ser un sacerdocio, la implicación es que tenía que representar a Dios ante los pueblos de este mundo, de forma análoga. Los caminos de Dios se manifestarían en su vida como nación. Ya hemos visto que la santidad de Israel no era un asunto meramente espiritual, sino que tenía implicaciones muy prácticas. Ahora podemos ver que no se trataba de una unicidad introvertida. Más bien, estaba centrada en Dios, precisamente para que pudiera manifestarse para beneficio de toda la humanidad, porque «toda la tierra es mía». Y para que tuviera semejante orientación «exterior» de forma efectiva, esta santidad suya debía adquirir «cuerpo» social, de comunidad. Es por eso que el propósito de Dios para Israel expresado en Éxodo 19:6 resulta tan dependiente de su obediencia al pacto establecido en el versículo anterior. Si ellos tuvieran esa calidad de vida nacional y social que la ley que iban a recibir exigía, con sus grandes repercusiones de libertad, justicia, amor y compasión, entonces sí funcionarían como el sacerdocio santo de Dios: como una nación entre las naciones, y para las naciones (cf. Sal. 99: 14).[10]

 El ministerio Answer in Genesis (Respuestas en Génesis) nos ofrece una tabla muy ilustrativa, a modo de resumen de las actitudes de Dios con respecto sus juicios.[11]

Intolerancia

En conclusión

No hay dudas que Dios es santo, tres veces santo, completamente separado del mal y que el no tolera el pecado ni la desobediencia a Sus leyes. Pero aún así, Dios tuvo misericordia de los pueblos paganos. Los que aceptaban las estrictas leyes de Dios, Dios los perdonaba, los que se rebelaban contra Su autoridad, El los destruyó completamente. Pero la fama de los israelitas corría por todas las naciones paganas y aun así, muchos de ellos se negaban a obedecer a Dios. Dios, es el creador de todas las cosas, visibles e invisibles y El es quien dicta las reglas del juego en todo el universo, nos guste o no nos guste, lo toleremos o no lo toleremos, tengamos o no disposición a obedecer. El universo sería un caos si Dios no hiciese cumplir Sus leyes, ni habría autoridad en el Cosmos y todo sería un desastre!

También los guerreros israelitas recibieron orden de Dios de destruir los pueblos paganos y cuando ellos no obedecieron, Dios los castigó (Ver la derrota de Israel en la batalla contra el pueblo de Hai en Josué capítulo 7). Cuando Israel se arrepintió de su pecado y obedecieron a Dios, castigando a los desobedientes y rebeldes de entre los mismos israelitas, el Señor les dió la victoria (Josué capítulo 8).

Los profetas de Israel también eran intolerantes con los sacerdotes paganos, claro que si, pero estos sacerdotes paganos adoraban demonios (Ver 1 Corintios 10:19-33) y Dios no podrá jamas tolerar que lo provoquen a ira adorando otros dioses. 

No hay dudas, Dios es intolerante con el pecado y el ordenó a Su pueblo serlo también. Pero nada de esto demuestra que Dios no es misericordioso, ni que el haya ordenado a Su pueblo no serlo también. La palabra misericordia se deriva del término hebreo rajam ( רָחַם ,7355 ), que significa «tener compasión, ser misericordioso, sentir lástima». Las palabras que se derivan de esta raíz se encuentran 125 veces en todas partes del Antiguo Testamento [12] Y ya vimos que Dios tardó muchos siglos entre un castigo y otro, dando tiempo a que los pueblos paganos asumiesen otra actitud. Pero no lo hicieron. Dios los castigó justamente. Es inevitable que en algún momento, caigan los juicios de Dios sobre los rebeldes. Si esto no sucediese, demostraría que no hay justicia en el Universo ni en el mundo. Pedro, el famoso apóstol de Jesús, nos describe los santos juicios de Dios en una de sus epístolas universales. En 2 Pedro 2:4-22 NVI dice que:

Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas y reservándolos para el juicio. Tampoco perdonó al mundo antiguo cuando mandó un diluvio sobre los impíos, aunque protegió a ocho personas, incluyendo a Noé, predicador de la justicia. Además, condenó a las ciudades de Sodoma y Gomorra, y las redujo a cenizas, poniéndolas como escarmiento para los impíos. Por otra parte, libró al justo Lot, que se hallaba abrumado por la vida desenfrenada de esos perversos,  pues este justo, que convivía con ellos y amaba el bien, día tras día sentía que se le despedazaba el alma por las obras inicuas que veía y oía.  Todo esto demuestra que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven como Dios quiere, y reservar a los impíos para castigarlos en el día del juicio.  Esto les espera sobre todo a los que siguen los corrompidos deseos de la naturaleza humana y desprecian la autoridad del Señor. ¡Atrevidos y arrogantes que son! No tienen reparo en insultar a los seres celestiales,  mientras que los ángeles, a pesar de superarlos en fuerza y en poder, no pronuncian contra tales seres ninguna acusación insultante en la presencia del Señor. Pero aquellos blasfeman en asuntos que no entienden. Como animales irracionales, se guían únicamente por el instinto, pues nacieron para ser atrapados y degollados. Lo mismo que esos animales, perecerán también en su corrupción y recibirán el justo pago por sus injusticias. Su concepto de placer es entregarse a las pasiones desenfrenadas en pleno día. Son manchas y suciedad, que gozan de sus placeres mientras los acompañan a ustedes en sus comidas. Tienen los ojos llenos de adulterio y son insaciables en el pecar; seducen a las personas inconstantes; son expertos en la avaricia, ¡hijos de maldición! Han abandonado el camino recto, y se han extraviado para seguir la senda de Balán, hijo de Bosor, a quien le encantaba el salario de la injusticia. Pero fue reprendido por su maldad: su burra —una muda bestia de carga— habló con voz humana y refrenó la locura del profeta. Estos individuos son fuentes sin agua, niebla empujada por la tormenta, para quienes está reservada la más densa oscuridad. Pronunciando discursos arrogantes y sin sentido, seducen con los instintos naturales desenfrenados a quienes apenas comienzan a apartarse de los que viven en el error. Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada uno es esclavo de aquello que lo ha dominado. Si, habiendo escapado de la contaminación del mundo por haber conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, vuelven a enredarse en ella y son vencidos, terminan en peores condiciones que al principio. Más les hubiera valido no conocer el camino de la justicia que abandonarlo después de haber conocido el santo mandamiento que se les dio. En su caso ha sucedido lo que acertadamente afirman estos proverbios: «El perro vuelve a su vómito», y «la puerca lavada, a revolcarse en el lodo».

A lo largo de todo el Antiguo Testamento, podemos apreciar que Dios no solo se estaba revelándose, dándose a conocer a la humanidad, sino que también El estaba preparando el camino para el Salvador prometido a Adán y Eva (Génesis 3:8-13,15), y a su siervo Abraham (Génesis 12:2-3); y preparando un pueblo santo que imitase al Dios tres veces santo, le amase y le sirviese con reverencia y gratitud. Pero Israel le dio las espaldas a Dios, abandonó la fe en el Señor y olvidó Sus leyes. Y Dios lo castigó. El Templo de Jerusalén fue destruido por tropas romanas bajo el mando de Tito durante el Sitio de Jerusalén en el año 70 DC. El registro histórico más completo de este evento es La Guerra Judía del escritor judío-romano Flavio Josefo. Más adelante los gobernantes Romanos y Bizantinos usaron los restos del templo para construir palacios, un Templo de Júpiter, y una Iglesia. No fue sino hasta que fue construida la Cúpula de la Roca entre el 687 y 691 que los restos del Templo fueron removidos. La esencia de Dios es tal que violar sus atributos implicaría un absurdo, algo totalmente impensable de un Dios inteligente como nuestro Creador. Por este motivo, es que Dios no tolera negarse a si mismo. En el Antiguo Testamento, no había una solución definitiva para el problema del pecado como lo podremos apreciar en el Nuevo Testamento, cuando observamos que Dios Hijo se hace hombre y muere en una cruz para perdón de pecados y ofrece salvación y vida eterna a todos aquellos que creen en el con sinceridad y arrepentimiento verdadero. y ahora, en el  Nuevo Pacto, Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres [13] 

En la próxima entrega, veremos la intolerancia en el Nuevo Testamento. Espero sus comentarios, criticas y aportes a este tema.

Dios lo bendiga mucho.

Continúa…

Notas

imagen: http://entreparentesis.org/progres-sectarios-e-intolerantes/

[0] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-1-de-4/

[1] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/07/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya.html

[2] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-3-de-4/

[3] https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/sugel-michelen/la-psicologia-un-nuevo-caballo-de-troya-en-la-iglesia-4-de-4/

[4] https://evangelio.blog/2013/03/15/cules-son-algunas-seales-de-abuso-espiritual-de-un-pastor/

[5] http://www.noticiacristiana.com/educacion/investigacion/2018/01/mayoria-cristianos-sufrio-abuso-espiritual.html

[6] W.E. VINE. VINE DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO.TOLERABLE, TOLERANCIA, TOLERAR. Edit. CARIBE

[7] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-intolerancia-amorosa-de-dios/

[8] Richard Dawkins. (2006). The God Delusion [El espejismo de Dios].p. 31. Houghton Mifflin Co., Boston, MA,EE.UU.

[9] http://www.augustinus.it/spagnolo/cdd/cdd_03_libro.htm

[10] Christopher J. H. Wright. (1996). Viviendo como pueblo de Dios: la relevancia de la ética del Antiguo Testamento. p.45-46. Editorial ANDAMIO,

[11] https://answersingenesis.org/es/biblia/dios-en-el-antiguo-testamento/

[12] W.E. VINE. VINE DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO.TOLERABLE, TOLERANCIA, TOLERAR.p.83 Edit. CARIBE

[13] Para comprender la profundidad de este tema, recomiendo ver mi artículo en https://elteologillo.com/2017/11/13/cristo-es-el-unico-mediador-entre-dios-y-los-hombres/