Juicio final


Juicio final

I) Inicio: Hechos 1:9-11

II) Contexto: En Mateo 24:1-22, Jesús habla con sus discípulos y les revela como serán los tiempos antes de su 2 Venida. Estas señales han estado desde que Cristo ascendió y continuarán hasta que El regrese. La Biblia dice que estamos viviendo los últimos tiempos (lit. “los postreros días“ 2 Timoteo 3:1 RV 1960).

Desde que Jesucristo vino por primera vez a la tierra, la historia se encuentra en su última etapa. Ahora mismo, el tiempo entre la primera venida de Cristo y su segunda venida, se denomina la era de la gracia, y es el tiempo en que la misericordia y la gracia de Dios fluyen con libertad por todo el mundo a través de su Hijo, el Señor Jesucristo. Se debe recordar que este período de la historia es llamado en la Biblia…

  • “los postreros tiempos” (1 P. 1:20).
  • “los postreros días” (1 R 3:3: 2 Ti. 3:1)
  • “estos postreros días” (He. 1:2).
  • “el último tiempo” (1 (Jn. 2:18; Jud. 18).

Note la expresión de Juan: “ya es el último tiempo”. En griego significa la última hora” (eschate hora), que corresponde al instante de la medianoche en que el mundo va a llegar a su fin. Ahora bien, note esto: últimos tiempos no es lo mismo que aniquilación. No significa que todo dejará de existir. Como William Barclay bien lo describe:

“En el pensamiento bíblico ‘los postreros días’ es una frase que se refiere al fin de una era y el comienzo de otra. No solo es el tiempo de acabar la era presente sino también un tiempo de nuevos comienzos. No solo es un tiempo de destrucción sino además un tiempo de crear de nuevo. Son días postreros en el sentido de que las cosas dejarán de ser como son, lo cual no lleva a la obliteración del mundo sino a su nueva creación. En otras palabras la última hora y los últimos días no conducen a la extinción sino a la consumación de todas las cosas” (The letters of John and Jude [Las cartas de Juan y Judas] en “The Daily Study Bible”, Filadelfia, Pennsylvania: The Westminster Press, 1958, p.71). [1]

Observación: “Lo que dijo aquí Cristo a sus discípulos, tendía más a fomentar la cautela que a satisfacer su curiosidad; más a prepararlos para los acontecimientos que sucederían que a darles una idea clara de los hechos.”(Mathew Henry)

III) Señales

A largo del cap. 24, Mateo describe cómo dijo Jesús que serán las señales de su 2da. Venida:

  • En Mateo 24:23-26, Jesús cita que habrá muchos falsos Cristos y muchos falsos profetas que dirán que Jesucristo ha vuelto. ¡Pero no debemos creerles! Porque Apocalipsis 1:7 RV 1960 es bien claro: “He aquí que viene con las nubes, ytodo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.” Y Judas 14-15 “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,  para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.”
  • Destrucción del templo de Jerusalén, guerras, rumores de guerra, enfermedades terribles, terremotos, persecuciones.
  • Será sorpresiva: Mateo 24:27
  • Después de la destrucción de Israel por los romanos (Mateo 24:28): “Los romanos eran como águila y la insignia de sus ejércitos era el águila” (Mathew Henry).
  • Señales en los cielos (Mateo 24: 29-30).
  • Habrá una separación de personas. Los ángeles recogerán los escogidos de Dios (Mateo 24:31).

IV) 3 parábolas que ilustran este tema:

a) Mayordomos: (Mateo 24:45-51) la enseñanza es que habrá un juicio divino sobre los siervos hipócritas que no cumplieron con su tarea de servir a los que estaban bajo su cuidado, pero usaron su posición de liderazgo para ser servidos (Mateo 23:13-15).

b) Diez vírgenes (Mateo 25: 1-13, Hay que mantener la llenura del Espíritu Santo en nuestras vidas, que no nos falte la presencia de Dios para cuando El regrese estemos firmes en sus asuntos. Las vírgenes sensatas tenían la unción del Espíritu Santo. A las vírgenes insensatas se les terminó, se apagaron y vino Cristo y se quedaron fuera. (Mateo 25:12, “Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco”).

  • Sensato: El término sensatez es aquel que hace referencia a la capacidad que tienen los seres humanos de actuar racionalmente, guiándose por el sentido común y por la utilización de la verdad. Una persona sensata es aquella que no sólo dice la verdad de manera honesta y correctamente, sino que además se maneja en su vida de acuerdo al sentido común, no dejándose llevar por emociones incontrolables como el odio, la amargura, la pasión o la violencia.[2]
  • Insensato: La Real Academia Española da como definición “falto de sensatez, tonto, fatuo”. Entendiendo por sensatez la cualidad de sensato y por éste: prudente, cuerdo, de buen juicio. También se la considera como “la falta de buen juicio y de reflexión antes de actuar” y “hecho o dicho insensato”. (Diccionario Manual de la Lengua Española Vox). En sentido extremo se aplica para referirse a personas dementes. También se utiliza para señalar razonamientos, juicios y situaciones ilógicas o incoherentes.[3]

Observación: Hay que mantener la expectativa de su venida porque nadie sabe la hora en que Jesús ha de venir.

c) Parábola de los talentos: cada creyente recibió talentos y debe mantenerse fiel y utilizarlos bien hasta que Cristo vuelva.

V) Juicio a las naciones

a) Se sentó a juzgar en su trono de gloria (Mateo 25:31)

b) reunirá a las naciones, apartará a las ovejas (irán a la derecha) de las cabras (irán a la izquierda).

c) Bendiciones a las ovejas (Mateo 25:34-40)

d) Juicio y condenación a las cabras (Mateo 25:40-46).

VI) Lectura final:

a) Pasaje bíblico: I Pedro 1:3-5 RV 1960

b) ¿Será Aburrido el Cielo?

Si se imagina el Cielo eterno como un estado incorpóreo, usted tiene razones para temer el aburrimiento, porque Dios no nos creó para tal mundo. Pero cuando usted comprenda el significado de la resurrección de nuestro cuerpo y del nuevo universo, todo pensamiento de aburrimiento desaparecerá.

La Nueva Tierra será un lugar en el que los impulsos de venir a casa y lanzarse a una nueva aventura, ambos, serán plenamente satisfechos. Sera un lugar donde constantemente haremos descubrimientos – donde todo es siempre fresco y la posesión de una cosa será tan bueno como el tratar de conseguirla. Sin embargo, es el lugar en que nos sentiremos completamente en casa – donde todo es como debe ser y en el que encontramos, sin disminución, ese misterioso algo que nunca encontramos completo en esta vida.

No seguiremos estando nostálgicos por el Edén.

Por fin experimentaremos todo lo que Dios ha preparado para nosotros; debido a que los gozos del Cielo se desbordarán de las múltiples facetas de las maravillas de Dios, el Cielo será interminablemente fascinante, tal como Dios es infinitamente fascinante.

¿Nos cansaremos alguna vez de alabar a Dios? Agustín dijo: “No nos cansaremos por las alabanzas a Dios ni por su amor. Si tu amor fallara, también lo haría tu alabanza; pero si el amor resulta eterno, debido a que la belleza de Dios será inextinguible, no temas que te vaya a faltar fuerza alguna vez para alabarlo a Él, de quien siempre tendrás el poder para amar.”[4]

VII. Conclusión:

Jesucristo aun no ha regresado. Resumiendo la enseñanza compartida tenemos que

  • Velar y orar para que no entremos en tentación y servir a otros por amor a Jesús (Mateo 24:42-44).
  • Predicar el evangelio a toda criatura (Mateo 4:23; 9:35)
  • Hacer discípulos (Mateo 28:19)
  • Evitar los errores del mayordomo malvado (Mateo 24:45-51), de las 5 vírgenes insensatas (Mateo 25:1-13) y del siervo del talento (Mateo 25:24-28).
  • No poner fecha de su retorno, porque nadie conoce la hora de su retorno (Mateo 24:27)
  • Congregarnos para adorar al Cordero de Dios (Jesucristo) periódicamente. (Heb. 10:25)
  • Esperar (“activamente y no pasivamente”) los cielos nuevos y la tierra nueva (2 Pe. 3:13; Ap. 21:1).

El capítulo final de la historia humana se escribe en estos mismos momentos. Muy pronto Jesucristo volverá a la tierra y el tiempo dejará de ser. ¿Cuándo? Jesucristo dijo que ningún ser humano lo sabe ni lo puede saber. Solo Dios sabe. Por eso debemos siempre tener en cuenta lo que dice el versículo ocho. “que para con el Señor un día es como mil años”. Por lo tanto, no debemos perder tiempo en proyectar fechas. Lo que debemos hacer es obedecer la exhortación del Señor sobre velar y estar listos. Debemos anhelar su venida todos los días y estar preparados para su regreso en cualquier momento. Tan pronto Él regrese no solo serán destruidos la tierra y los cielos actuales, sino que Él recreará al universo entero, tanto los cielos como la tierra. El nuevo universo será el hogar de todos aquellos que han seguido a Jesucristo.[5]

Notas

[1] Pedro, Juan, Judas. Biblia de Bosquejos Y Sermones; the Preacher’s Outline and Sermon Bible Series, Volume 12 of Biblia de Bosquejos y Sermones N. T. Series, Leadership Ministries, Anonimo, Editorial Portavoz, 2003, p. 185.

[2] Definición ABC http://www.definicionabc.com/general/sensatez.php

[3] http://quees.la/insensato/

[4] Randy Alcorn. Respuestas bíblicas a sus preguntas. Obtenido de https://m.facebook.com/InstitutoBiblicoDeLidesrasgoLeonDeJuda/posts/325439500924537

[5] Pedro, Juan, Judas. Biblia de Bosquejos Y Sermones; the Preacher’s Outline and Sermon Bible Series, Volume 12 of Biblia de Bosquejos y Sermones N. T. Series, Leadership Ministries, Anónimo, Editorial Portavoz, 2003, p. 185.

¡Cómo calcular cuándo vendrá Jesús – sin siquiera ser un profeta!


Razon de la esperanza

Baje el artículo completo aquí: Shogren_Como calcular cuando vendra Jesus sin siquiera ser un profeta última

shogrenLo que sigue es mi respuesta ante el estallido de la Fiebre de Luna de Sangre y el Virus de Shemitah, y más ampliamente, a la epidemia de rápida difusión de predicciones sobre la pronta venida de Jesús entre el 2015-2017. Yo la ofrezco al Cristo cuya venida yo amo.

Alrededor del 41% de las personas estadounidenses creen que Jesús definitivamente o probablemente regresará por el 2050. Esa cifra se dispara a 58% cuando el encuestador le preguntó a blancos, evangélicos estadounidenses.[1] Entonces, una vez que empezamos con una suposición básica, que debemos estar en los Últimos Días, muy pocos lo cuestionarán: se vuelve un asunto de cómo, cuándo, y dónde, y ya, toda una industria profética brota.[2]

Mis lectores saben que yo mantengo una interpretación estrictamente literal de Mateo 24:36: que…

Ver la entrada original 7.892 palabras más

EUROPA PODRÍA FORMAR UN EJÉRCITO ÚNICO


EUROPA PODRÍA FORMAR UN EJÉRCITO ÚNICO
Tuesday, 10 May 2016

top4wu_sn

El surgimiento de un único líder que tenga el dominio político y militar se considera inevitable según muchos analistas.

La propuesta es vieja, pero ahora puede salir del papel. En 2012, los representantes de Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Polonia, Luxemburgo, Holanda, Portugal y España, defendieron la necesidad de un presidente electo para la Unión Europea (UE).

También instaron a una nueva política de defensa, bajo el control de un ministerio pan-exterior de la Unión Europea, lo que daría lugar a la formación de un único ejército europeo.

La Unión Europea ya tiene una moneda única y un parlamento con representantes de todos 28 países miembros. El surgimiento de un único líder que tenga el dominio político y militar se considera inevitable según muchos analistas.

El proyecto alemán, publicado por el Financial Times esta semana, pone más presión sobre el referéndum de la UE, prevista para el 23 de junio. Si es aprobado, daría lugar a la fuerza militar más poderosa del mundo.

Según el documento, la formación del ejército sería “gradual”, pues iría reuniendo fuerzas militares europeas nacionales en una “cooperación permanente”, en virtud de las estructuras de mando compartidas por los estados miembros.

La propuesta incluye la formación de un área dedicada para defensa ante una “guerra cibernética”, que ya es una realidad en algunas naciones. También se han previsto acciones para luchar contra el terrorismo en suelo europeo.

“Alemania está dispuesta a trabajar con decisión y sustancialmente como una fuerza impulsora en los debates internacionales… asumir la responsabilidad y el liderazgo”, afirma además el documento.

El español Jorge Domecq, director ejecutivo de la Agencia Europea de Defensa, considera que las amenazas terroristas en Europa han generado la necesidad de “una mayor integración en la política de defensa” del continente.

Explica que a finales de 2016 se iniciará un Programa de Defensa de Acción y Estrategia Europea para el Espacio. Ellos servirán para cumplir con los objetivos de la Estrategia Mundial para la Seguridad y las Relaciones Externas preparadas por la Unión Europea.

Siempre que la Europa moderna toma medidas para la reunificación, salen a relucir los moldes del antiguo Imperio Romano, los estudiosos de la profecía mencionan pasajes del libro de Apocalipsis que se refieren a la situación descrita, en algunos pasajes está resaltada la potencia mundial que tendrá un líder único y una gran potencia militar.

Israel quiere proximidad

El surgimiento de un único ejército europeo interferiría en los acuerdos militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que reúne a las fuerzas de EE.UU., Europa y Asia. Por el momento, la OTAN está en conflicto con Rusia, que se siente amenazada por la expansión bélica próxima a sus fronteras.

Otra nación que se vería afectada por los cambios en la OTAN es Israel quien recibió este mes la invitación de “abrir una oficina cerca de la sede de la Alianza y completar el procedimiento de acreditación de sus representantes”.

Durante años, el estado judío lo esperaba. El hecho fue celebrado por el primer ministro Benjamin Netanyahu: “Se trata de una importante prueba de la posición de Israel en la escena internacional. Los países tratan de cooperar con nosotros a causa de nuestra lucha sin cuartel contra el terrorismo, el potencial tecnológico y el potencial de inteligencia del país, entre otros “.

Para algunos sitios especializados en profecías, la formación de un ejército multinacional con mando único y el conflicto de Israel con Rusia y sus aliados (Turquía e Irán) traen las profecías de la guerra de Gog y Magog, relatadas en el libro de Ezequiel 38 y 39.

Fuente: Noticiacristiana.com

http://www.fuerzalatinacristiana.com/index.php/noticias/item/4720

 

Sólo un tercio de los Pastores Comparte la Teología de fin de los Tiempos.


Sólo un tercio de los Pastores Comparte la Teología de fin de los Tiempos. 

He aquí cómo 1.000 pastores protestantes están en desacuerdo sobre el rapto, el Anticristo, y otros puntos de la escatología.

 

Esperando con paciencia la 2da. venida de Jesús.


Esperando con paciencia la 2da. venida de Jesús.

Autor:Paulo Arieu

Análisis del pasaje bíblico de Santiago 5:7-12 

  • Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo. Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.Santiago 5:7-12 RV 1960

I) Introducción

En este breve pasaje (Santiago 5:7-12), el apóstol Santiago asume el papel de pastor. Siguiendo la escuela de los profetas como Isaías y Amos, Santiago expresó desde el comienzo de la epístola su indignación contra las deshonestas actitudes de los ricos; ahora se dirige afectuosamente a los lectores llamándolos hermanos. Santiago les da a sus lectores una serie de consejos mientras se espera el retorno de Jesús, quien juzgará severamente a los ricos que oprimían a los pobres y piadosos judíos creyentes en Jesucristo de entre las 12 tribus de la dispersión en Asia Menor.

Santiago recurre a la repetición: usa el término paciencia cinco veces y dos veces emplea el concepto de perseverar. [7] La paciencia es una virtud que pocos poseen y muchos buscan. Vivimos en una sociedad que enarbola la palabra instantáneo. Pero ser paciente, tal como Santiago usa la palabra, es mucho más que esperar pasivamente a que pase el tiempo. La paciencia es el arte de soportar a alguien cuya conducta es incompatible con la de los demás y a veces aún opresora. El hombre paciente calma una querella, ya que controla su ira y no busca venganza. El creyente no sólo debe esperar a Cristo pacientemente, sino que también debe vivir una vida que armonice con la realidad de la venida del Señor [6]

II) Esperando con paciencia la 2da. venida de Jesús.

A) 2 venida de Jesús: «Porque la venida del Señor está cerca» (v. Se, hoti he parousia tuo kyriou engiken). Así expresa Santiago la razón de por qué el creyente debe ser paciente. El apóstol afirma que la venida del Señor «está cerca» (engiken). El apóstol parece enfatizar el carácter inminente de la segunda venida de Cristo por su Pueblo. Santiago usa el tiempo perfecto del verbo engizo («acercarse») y debe traducirse «Se ha acercado». Todas las generaciones de cristianos han tenido la esperanza de ver en vida la Segunda Venida del Señor. Santiago, evidentemente, refleja lo que ha sido el sentir de la Iglesia a lo largo de la historia. La seguridad de que Cristo viene se basa sobre la promesa del Señor, quien dijo: «Vendré otra vez» (Jn. 14:3). La Palabra de Dios afirma que el mismo Jesús que ascendió al cielo «así vendrá» como fue visto partir a la gloria (Hch. 1: 11). De igual modo, la fe apostólica registrada en el canon del Nuevo Testamento evidencia una certeza insoslayable tocante al regreso en gloria de Jesucristo (1 Tes. 4; 2 Tes. 2; 2 Tim. 4; Col. 3; Heb. 10; 2 Pe. 3; 1 Jn. 3; Ap. 19).

El Nuevo Testamento usa tres palabras diferentes para describir la Segunda Venida de Jesucristo: epifania, parusía y apokalipsis. La más corriente es parusía, palabra que ha pasado tal cual al castellano con el sentido del «advenimiento glorioso de Jesucristo al fin de los tiempos» (D.R.A.E.). Se usa en Mateo 24:3, 27, 37, 39; 1 Tesalonicenses 2:19; 3:13; 4:15; 5:23; 2 Tesalonicenses 2:1; 1 Corintios 15:23; 1 Juan 2:28; 2 Pedro 1:16; 3:4). En griego secular esta era la palabra normal para la presencia o la llegada de alguien. Pero tiene otros dos usos, uno de los cuales se convirtió en un término técnico. Se usa de la invasión de un país por un ejército; y especialmente se usa de la visita del rey o del gobernador a una provincia de su imperio. Así que, cuando se usa esta palabra de Jesucristo, quiere decir que Su Segunda Venida será la invasión definitiva de la Tierra por el Cielo, y la llegada del Rey para recibir la sumisión y adoración finales de Sus súbditos. [16]

Hubo, hace algunos pocos años atrás, algunos pensadores que creyeron ver algunas “señales sociales” que parecían estar demostrando que este sistema actual estaba llegando a su fin. Estas “señales” hicieron creer a muchos teólogos que la 2da venida de Jesús estaba muy cerca. Aunque estas “señales” se diluyeron, quiero citarlas rápidamente:

a) Política- Económica (El fin de la Historia): Por la década del 90, cuando estudiaba en la universidad escuché de la obra intelectual de Francis Fukuyama, un “gurú” del capitalismo, un japonés nacionalizado americano. F. Fukuyama publicó en 1989 un famoso ensayo que tituló ¿El fin de la Historia? y, tres años más tarde, lo convirtió en un libro, en cuyo título, El fin de la historia y el último hombre, habían desaparecido los signos de interrogación. Excluida la interpretación más obvia de este último título, la de extinguida nuestra especie, se acabó nuestra historia, Fukuyama venía a proponer que en el estadio final de su evolución, la humanidad se estancaría en una especie de inestable y evanescente democracia liberal. El intelectual uruguayo Fernando López Alves, autor del libro, Sociedades sin destino. América Latina tiene lo que se merece?, explica que “el predominio del sistema capitalista sobre sus alternativas planteaba lo que Fukuyama llamó el fin de la historia”, entendiendo esto como la victoria del individualismo sobre el colectivismo, del sistema de la empresa privada sobre la estatal.” [0] Pero el avance de los acontecimientos mundiales se encargó de falsear este ensayo y de demostrar su error. Eventos como Corea del Norte, las Torres gemelas, el terrorismo islámico y los socialismos del s.XXI, demostraron que su apreciación futura de la humanidad era incorrecta.

b) La ciencia se acabará (1 Corintios 13:8): John Horgan (un americano que es periodista científico) publicó en 1996 un libro titulado:” El fin de la Ciencia”, obra que lo hizo famoso. Con un exceso de optimismo, Horgan, concluía que la Ciencia, tal como la conocemos, está llegando a su fin porque está próxima a cumplir su objetivo que es explicar la naturaleza. [1] Aunque la ciencia no ha desapareció, si se apagado su optimismo, esa fe ilimitada, ese fuerte optimismo de los científicos y su gran expectativa de poder explicarlo todo en poco tiempo más mediante la ciencia. La ciencia ha dado lugar a la tecnología, la que por el momento continúa sorprendiéndonos con sus inventos y descubrimientos tecnológicos. Aunque algunos de los grandes científicos de esta época, creen que no hay futuro para la humanidad en el Planeta Tierra y se han lanzado en un fuerte interés por encontrar planetas habitables similares al nuestro en el espacio exterior y quizás en pocos años la Luna o Marte puedan ser habitados por seres humanos.

c) La apostasía: (2 Tesalonicenses 2:3). Al respecto, me llamó la atención lo dicho por Stuart Murray, un adiestrador y consultor con la Red Anabaptista británica, con base en Bristol, Inglaterra, quien augura “el fin de la Iglesia” (pero no el final de la Iglesia de Cristo como esposa del Cordero o cuerpo místico de Cristo), sino de la que él llama “iglesia militante y triunfalista”[2]. Leemos muchas señales en nuestros días, que indican que si Dios no obra un milagro, como señala Stuart Murray, probablemente esta “iglesia militante y triunfalista” [2] irá despareciendo y quizás muy pronto se convierta en un bello “artefacto de la historia”[3]. También, durante el siglo XIX, la Iglesia fue testigo de una gran disminución en las filas del Protestantismo histórico, en poder humano y vitalidad: “En Francia, el espíritu de la revolución y ateísmo prevaleció; en Alemania una filosofía panteística y una sociología comunista pelearon por reconocimiento, en Inglaterra, el utilitarianismo estuvo ganando rápidamente base. América se convirtió en un lugar de fusión no solo para las diferentes nacionalidades, pero también para las diferentes tendencias e ismos que el suelo Europeo había producido. Además, la vida social y política en América comenzó a sufrir un cambio mas materialista y esto ocasionó el ahogamiento de las voces mas finas, en las cuales los americanos se habían acostumbrado a escuchar.Sin embargo, aquí en América, el impulso recibido de los grandes profesores, iluminaron la mitad del siglo XIX: Charles Hodge, Robert J Breckinridge, James H Thornwell, Henry Boynton, Smith William, GT Shedd, Robert L Dabney, Alexander Hodge. [4] Aunque ya en nuestros tiempos la apostasía se ha hecho sentir en muchos sectores del evangelicalismo americano.

Todas estas señales, entre muchas otras que hay, bien pudieron estar indicando que el día de la venida del Señor se acercaba y haber disparado el gatillo de la escatología. Yo recuerdo bien que cuando me convertí, era frecuente oír sermones que decían que Cristo ya venía otra vez. Y aunque hoy en día no se oye tan frecuentemente esta expresión, esto no quita la realidad de que la venida de Cristo es amenazante. Hay líderes mundiales que están preocupados por el calentamiento global. Otros por la expectativa siempre presente de una guerra de características nucleares. Otros porque si prospera el matrimonio gay, al menos por medios naturales, los seres humanos no tendrían forma de reproducirse y la población mundial vería amenazada su supervivencia. Otros, ante la resistencia y aparición de nuevos virus que producirán nuevas pandemias si no descubren nuevos antibióticos. Aún así, con todo esto, no me inclino a pensar en un Bing Crunch para la humanidad. Pero mientras tanto se van dando los acontecimientos, debemos esperar con paciencia la venida de Jesús, tal como lo insta Santiago, el hermano de Jesús. Santiago nos habla en este pasaje de su epístola, de tener una actitud paciente mientras el Señor regresa. Jesús dijo una vez que: Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar “(Jn.9:4 RV 1960). Mientras en la Iglesia haya luz y el día dure, debemos seguir trabajando con paciencia hasta que Cristo vuelva. El creyente “no sólo debe esperar a Cristo pacientemente, sino que también debe vivir una vida que armonice con la realidad de la venida del Señor. El apóstol Santiago exhorta al creyente a practicar una ética bíblica tanto hacia otros creyentes como hacia los no creyentes “[5]

B) Esperando con paciencia: Cinco veces insiste Santiago en decirnos que hagamos uso de la paciencia mientras viene Cristo de nuevo.

La palabra hupomene [20], traducida como “paciencia” 29 de las 32 veces que se usa, es una derivación. Recogiendo los trozos, se ve que proviene de la preposición hupo, que significa “bajo”, y del verbo meno que significa “permanecer”. La paciencia es, pues, un “bajo restante.” La otra palabra, makrothumia, es la suma de makros, “tiempo”, y thumos, “mente”, sobre todo la mente de que incluye las emociones, y principalmente las emociones que tienden a fluir de una manera apasionada o colérica. La paciencia es, pues, “a larga miras,” i. e., un tiempo de mantener la mente detrás de la ira o el enojo, y mantenerse en ecuanimidad y paz. [13]

Según MacArthur expone,  “Santiago exhortó a sus lectores a que tuvieran paciencia en medio de su persecución. Paciencia se deriva de makrothumeó [18], una palabra compuesta de makros, “largo”, y thumos, “ira”; en el castellano “longanimidad” (cp. Ex. 34:6; Sal. 86:15; Pr. 15:18; 16:32; Ro. 2:4). Es una palabra diferente de la traducida “paciencia” en Santiago 1:3-4. Esa palabra, hupomone, se refiere a soportar con paciencia las circunstancias penosas; makrothumeo se refiere a soportar con paciencia a las personas difíciles (cp. Mt. 18:26, 29; 1 Ts. 5:14). Ambas son esenciales; la paciencia con las personas es tan importante como la paciencia en circunstancias difíciles. La paciencia es la norma de justicia que Dios espera que todos los creyentes sigan a pesar de todas las pruebas que sufran. Así que, la paciencia bajo la persecución se convierte, para Santiago, en otra prueba de la genuina fe salvadora. Él también exhorta a los verdaderos cristianos a permanecer pacientes, no importa cuán severos o implacables sean sus sufrimientos.”[14]

Mientras esperamos con paciencia, Santiago nos aconseja que hagamos varias cosas:

a) Imitar la actitud paciente y trabajadora de los campesinos que esperan la lluvia tardía. Según explica William Barclay comenta, la Iglesia Primitiva vivía en constante expectación de la Segunda Venida de Jesucristo; y Santiago exhorta a los suyos a seguir esperando con paciencia, porque ya faltaba poco. El campesino tiene que esperar las lluvias tempranas y las tardías. Las primeras y las postreras lluvias se mencionan con frecuencia en la Escritura, porque tenían una gran importancia en Palestina (Deuteronomio. 11:14; Jeremías 5:24; Joel 2:23). Las lluvias tempranas eran las de otoño, sin las que la semilla no germinaría; y las lluvias tardías, las de primavera, sin las que no maduraría. El campesino necesita tener paciencia para dejar que la naturaleza haga su obra; y el cristiano necesita tener paciencia para esperar el regreso de Cristo.[17]

b) Afirmar nuestros corazones: (v. 8b, sterixate tas kardias humon). Esta expresión es, sin duda, metafórica. El apóstol enfatiza la fortaleza de la vida interior, la firmeza espiritual y la valentía de parte del creyente. De modo que el creyente no sólo necesita practicar la paciencia, sino que también necesita tener la vitalidad espiritual que sólo se obtiene mediante la comunión con Dios y la obediencia incondicional a Su Palabra. «En lugar de estar agitados y de sentirse impotentes ante las experiencias de opresión, debían desarrollar un sentido de estabilidad » [8] Fortalecer el temple, la fortaleza espiritual, la vida interior del cristiano, ante las circunstancias adversas que les estaba tocando vivir porque la venida de Jesús estaba cerca.

c) No quejarse unos a otros: El apóstol no exhorta a sus lectores por quejarse de sus padecimientos, sino por la forma en que se trataban y quejaban estos pobres atribulados, unos de otros en medio de sus dificultades. Elvis L Carballosa comenta que “el apóstol les manda dejar de hacer algo que ya era un hábito entre aquellos creyentes. En lugar de apoyarse y estimularse mutuamente, estaban quejándose y acusándose unos a otros. Santiago les manda que cesen de inmediato dicha práctica. La expresión «unos a otros» (kat’ allelon) sugiere que la actitud se había generalizado indiscriminadamente entre ellos. Parece ser que se culpaban entre sí por los problemas que estaban confrontando.”[9] De continuar esta mala actitud, se crearía una atmósfera imposible de soportar en medio de ellos. Me imagino que esto es lo que Santiago quiere evitar, además de guardar el testimonio como creyentes en medio de los paganos.

Una queja es una expresión de dolor,  pena o sentimiento. La queja también puede expresar desazón, disconformidad, enojo o resentimiento.[]

La frase He aquí, el juez está delante de las puertas” es, por lo tanto, la razón fundamental de por qué un creyente no debe juzgar ni condenar a otro. El juicio pertenece a Jesucristo, el Juez justo, el único que tiene el conocimiento perfecto de todas las cosas y todas las circunstancias. De modo que es el único capacitado y autorizado para juzgar (Hch. 17:30-31).

Podemos ver como Dios se enojo con los israelitas en el desierto en varias oportunidades por las quejas del pueblo (Numeros Cap. 11)

d) Soportar los sufrimientos. Carballosa dice que “los que sufren pacientemente» son aquellos que no desmayan en medio de las dificultades; resisten la prueba hasta el final.”[10]

Ejemplos:

d.1.) Los profetas: leer Hebreos 11:36-39

d.2.) Job: Habéis oído de la firme resistencia de Job, y habéis visto cómo terminaron las pruebas que el Señor le hizo pasar, y tenéis pruebas de que el Señor es muy benigno y misericordioso.”

d.3.) Otros: John MacArthur cita el caso del obispo inglés reformado y mártir Hugh Latimer [15],  quien en 1555, fue sentenciado a ser quemado en la hoguera por sus posiciones pro-reforma. Antes de su muerte sus convicciones se expusieron en una carta abierta para todos los creyentes genuinos de Jesucristo. Esto en parte es lo que Latimer escribió:

“alguna vez debemos morir; cómo y dónde, no sabemos…. Aquí no está nuestro hogar; por ende consideremos las cosas en consecuencia, teniendo siempre delante de nuestros ojos esa Jerusalén celestial y el camino hacia allí en persecución” (citado en Harold S. Darby, Hugh Latimer [Londres: Epworth Press, 1953], 237). Latimer fue ejecutado más tarde en 1555 conjuntamente con su querido amigo y colega Nicholas Ridley. En ese momento, cuando se encendían las llamas, un Latimer sorprendentemente sereno alentó a su mártir colega con estas palabras: “Sírvale de buen consuelo, maestro Ridley y compórtese como un hombre. Este día encenderemos una vela, por la gracia de Dios, en Inglaterra, que confío en que nunca será apagada” (Darby, 247).

e) No juremos: Evidentemente, los lectores de la Epístola acostumbraban a jurar. Santiago les dice: «Cesad de jurar» (me omnuete). Este mandamiento parece ser total, ya que, aunque el apóstol sólo menciona “ni por el cielo ni por la tierra”, añade ni por ningún otro juramento”. El propósito de por qué no se debe jurar es expresado mediante la cláusula “para que no caigáis bajo juicio”, es decir, para que os libréis del acto de juzgar o ser juzgados. Es cierto que el cristiano no necesita jurar, porque su palabra es su garantía: “el jurar es necesario solamente en una sociedad donde la verdad no es reverenciada”[11]. El judío usaba mal las palabras de Levítico 19:12: «Y no juréis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de Jehová tu Dios. Yo Jehová.» Pensaba que si juraba sin mencionar el nombre de Dios no estaba obligado a cumplir el contenido del juramento. El apóstol Santiago, tal como lo había hecho Jesús, enseñaba que el cristiano no debe de jurar, ya que debe de caracterizarse por hablar siempre la verdad.[12]

C) Conclusión

En resumen, el pasaje que ha sido estudiado (5:7-12)  relaciona la práctica de la fe viva con la venida del Señor. El apóstol Santiago refleja la fe de la iglesia primitiva, tocante a la inminencia de la Segunda Venida de Cristo a la tierra. El apóstol hace dos exhortaciones a sus lectores:

a) Primero, los exhorta a ser pacientes en su espera de la venida del Rey. El creyente necesita tener la paciencia del labrador que espera la lluvia que ha de contribuir a la buena cosecha. Del mismo modo, el creyente debe esperar a su Señor.

b) En segundo lugar, Santiago exhorta a sus lectores a practicar una ética bíblica mientras aguardan la venida del Señor. Esa ética se manifiesta en:

(1) un trato amoroso y justo de otros cristianos (5:9);

(2) mostrar la fidelidad y constancia de los profetas (5:10);

(3) imitar el ejemplo de paciencia y resistencia de Job (5: 11), y

(4) ser veraz en todo momento, de modo que no sea necesario apelar a la práctica del juramento.

Como puede observarse, la teología de Santiago es invariablemente práctica. El tema central de Santiago continúa siendo una fe práctica o fe en acción, es decir, aquella que se manifiesta por su fruto. 

Notas

[0] Fernando López Alves, Sociedades sin destino. América Latina tiene lo que se merece?, pág. 23,Alfaguara S.A. de Ediciones, 2002.

[1] Carlos Elías Pérez, La razón estrangulada: La crisis de la ciencia en la sociedad contemporánea, pág.95-96, ed. 2008, Random House Mondadorio, S.A. Barcelona España, Impreso en España.

[2] Stuarrt Murray, Anabautismo al desnudo. Convicciones básicas de una Fe radical, trad. por Mauricio Chenlo, pág.7, (2011). Ed. Herald Press Virginia, E.U.

[3] ibíd.

[4] John Clover Monsma.(1910). What Calvinism has done for America, Volume 1, pages 7, 8. Citado en http://caesararevalo.blogspot.com/2012/08/lo-que-el-calvinismo-ha-hecho-por.html

[5] Elvis L.Carballosa. Santiago. Una fe en acción. Prólogo de José M. Martínez. pág. 236. Ed. Portavoz.

[6] Ibíd.

[7] SIMON J. KISTEMAKER.(2007).COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO. Exposición de Santiago y de las Epístolas de Juan, pág. 140.Ediciones Libros Desafío.

[8] D. EDMOND HIEBERT, The Epistle of James, pág. 299.

[9] Elvis L.Carballosa. Santiago. Una fe en acción. Prólogo de José M. Martínez. pág. 236. Ed. Portavoz.

[10] Ibid, pág. 238

[11] James ADAMSON, The Epístle of James, pág. 195.

[12] Ibid, pág. 242

[13] Christian Faith and Life,1915, pág. 172

[14] John MacArthur. Santiago Comentario MacArthur del Nuevo Testamento. pág. 262-263. Editorial Portavoz

[15] John MacArthur. El Poder del Sufrimiento, pág. 90. Editorial Portavoz. EE.UU.

[16] William Barclay. COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO -Tomo 14-Santiago y Pedro, página 56.

[17] William Barclay. COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO -Tomo 14-Santiago y Pedro, página 58.

[18] El sustantivo makrothumia y el verbo makrothumein son, característicamente, palabras bíblicas. No se encuentran en absoluto en el griego clásico y, sólo muy raramente, en el griego posterior. Son, en verdad, palabras típicamente cristianas,
pues, como veremos, describen una virtud cristiana que para los griegos no era tal virtud. En el NT, makrothumia se encuentra catorce veces y, makrothumein, diez. La traducción de la Versión Reina Valera Antigua oscila entre “resignación” y “paciencia”.
Estas palabras tienen dos usos.
(I) Makrothumia y makrothumein describen el “espíritu constante que nunca cederá”. Es esa “paciencia” y fe que, finalmente, heredará la promesa. Abraham recibió la promesa porque había “esperado con paciencia” (He. 6:15). “Paciencia” es una virtud
que el cristiano debe tener mientras espera el advenimiento del Día del Señor; y puede aprender de la “paciencia” del labrador, que espera la cosecha, y de la “paciencia” de los profetas, que nunca perdieron su esperanza en Dios (Stgo. 5:7-10). Sobre todo, 1 Macabeos (8:4) tiene una forma muy luminosa de utilizar la palabra. En ese pasaje, como Trench apunta, la supremacía romana en todo el mundo es atribuida a la “política y a la paciencia de Roma. Y con esto se da a entender la persistencia romana, que nunca haría la paz al precio de la derrota”. El cristiano debe tener esta makrothumia que puede soportar la espera y sobrellevar el sufrimiento sin ceder jamás.
(II) Describen la “actitud que un hombre debe tener para con su prójimo”. Este es el uso típicamente neotestamentario de la palabra. Crisóstomo definió makrothumia como el espíritu que podría vengarse si quisiera, pero que finalmente rehúsa hacerlo.
Lightfoot la explicó como el espíritu que nunca taliona (“se venga”). Ahora bien, esto es lo opuesto a la virtud griega. La gran virtud griega era megalopsuchia, que Aristóteles definió como la renuncia a tolerar cualquier insulto o injuria. Para el griego el hombre grande era el que hacía lo indecible por vengarse. Para un cristiano el hombre grande es el que, aun cuando puede vengarse, rehúsa hacerlo.
(a) La paciencia con los hombres es la característica del “ministro cristiano”. Esta cualidad es, según Pablo (2 Co. 6:6; cf 1 Ti. 1:16; 2 Ti. 3:10), la prueba de que el apostolado es auténtico. Nadie que carezca de esta paciencia, de esta makrothumia, puede pretender dirigir y guiar una congregación cristiana.
(b) Es la característica del “predicador cristiano” (Tit. 2:2). Sin ella, el predicador caería en esa clase de pesimismo e irritabilidad que arruinan la predicación.
(c) Debe ser la característica de “cada cristiano”, de “cada miembro de iglesia”. Está incluida entre los frutos del Espíritu (Gá. 5:22). Sin paciencia, los hombres no pueden andar dignamente en su llamamiento cristiano (Ef. 4:2; Col. 3:12). La paciencia debe ser ejercida con los hombres (1 Ts. 5:14). Es una de las grandes características del amor (1 Co. 13:4). No puede existir compañerismo cristiano sin makrothumia.
(Ill) Y la razón para eso es que makrothumia es la gran característica de Dios (Ro. 2:4; 9:22). La makrothumia de Dios fue la que, en los días de Noé, esperó hasta que el arca estuvo construida (1 P. 3:20). Esa misma makrothumia fue la que hizo posible la salvación del hombre (2 P. 3:9, 15). Si Dios hubiera sido un hombre, ya haría tiempo que, con un solo movimiento de su mano, hubiera borrado al mundo de la existencia, pero, en su “paciencia”, conlleva los pecados, las insensateces y la desobediencia de los hombres.
La gran responsabilidad que recae sobre el cristiano es: ser tan paciente con su prójimo como Dios lo ha sido con él.

Extraído de William Barclay, Palabras griegas del Nuevo Testamento. Su uso y su significado. Pág. 79.

[19] http://definicion.de/queja/

[20] Hupomone es una de las palabras más nobles del NT. Normalmente, se traduce “paciencia” o “resistencia”, pero, como veremos, es casi imposible encontrar un vocablo que exprese toda la plenitud del significado de hupomone. Esta palabra no es muy común en el griego clásico, donde se usa respecto de la duración de un trabajo fatigoso que un hombre está realizando porque le obligan. También se usa respecto del sufrimiento que ocasiona la punzada del dolor moral, del shock de guerra y de la venida de la muerte. Y se da el caso interesante de utilizar esta palabra con relación a la facultad de una planta para vivir bajo circunstancias duras y desfavorables. Tanto en el griego posterior como en la literatura judía del período intertestamentario, hupomone es utilizada con mucha frecuencia. Así, por ejemplo, se usa en IV Macabeos para significar ese “poder de permanencia espiritual” que capacita a los hombres para morir por su Dios.
El nombre hupomone se usa treinta veces en el NT, y el verbo correspondiente, hupomonein, unas quince. La traducción normal del nombre es “paciencia”, y el verbo significa “soportar”, “resistir”, pero, cuando examinemos detalladamente sus usos, descubriremos ciertas verdades magníficas que nos serán de auténtica inspiración.
(I) Hupomone se emplea frecuentemente en conexión con la “tribulación”. La tribulación produce paciencia (Ro. 5:3). El cristiano debe probarse a sí mismo en mucha “paciencia” y en las “aflicciones” (2 Co. 6:4). Los tesalonicenses son encomiados por su “paciencia” y fe en las “persecuciones” y “tribulaciones” (2 Ts. 1:4). El cristiano debe ser paciente (hupomonein) en la “tribulación”. Esta forma de usar la palabra es especialmente frecuente en el Apocalipsis, que es el libro característico del mártir (Ap.1:9; 3:10; 13:10).
(II) Hupomone se utiliza en conexión con la “fe”. La prueba de la fe produce “paciencia” (Stg. 1:3). Hupomone perfecciona a la fe.
(Ill) Hupomone es usada en conexión con la “esperanza”. La tribulación engendra “paciencia”, y la paciencia engendra experiencia y, la experiencia, “esperanza” (Ro. 5:3).
La “paciencia” y la consolación producen “esperanza” (Ro. 15:4, 5). En 1 Ts. 1:3 se alaba
la “constancia” de la “esperanza” de los tesalonicenses.
(IV) Hupomone está relacionada con el “gozo”. La vida cristiana lleva en sí el distintivo de la “paciencia” y de la longanimidad con gozo (Col. 1:11).
(V) Hupomone está relacionada, más que con alguna otra cosa, con la gloria y la grandeza futuras. Las referencias son demasiado numerosas para citarlas todas (Lc. 21:19; Ro. 2:7; He. 10:36; 12:1; 2 Ti. 2:10, 12; Stg. 1:12; 5:11).
Ahora ya estamos en condiciones de ver la esencia y característica de esta gran virtud que es hupomone. No es la paciencia del que se sienta y agacha la cabeza con derrotismo, presto a soportar hasta que pase la tormenta que se avecina sobre él. Es el espíritu que puede sobrellevar las cargas por su esperanza inflamada, no por simple resignación; no es el espíritu del que se sienta donde le pilla la tragedia, dispuesto a soportar estáticamente, sino el que conlleva la adversidad porque sabe que está siguiendo un camino que conduce a la gloria; no es la paciencia del que aguarda ceñudamente el fin, sino del que espera radiantemente un nuevo y mejor amanecer.
Esta clase de paciencia, fruto de la esperanza, ha sido llamada “constancia viril bajo la
desgracia”. Siempre se ha dicho que tiene el trasfondo de andreia, i. e., de coraje.
Crisóstomo dice que hupomone es “raíz de todos los bienes, madre de la piedad, fruto
que nunca se pudre, fortaleza inexpugnable, puerto que no sabe de tormentas”. La
llama “reina de las virtudes, fundamento de las acciones justas, paz en la guerra, calma en la tempestad, seguridad contra los complots”, y ni la violencia del hombre ni los poderes del mal pueden dañarla. Es la cualidad que mantiene a un hombre firme contra los elementos. Es la virtud que puede transmutar en gloria a la desgracia más grande, porque, más allá del dolor, ve la meta. George Matheson, que quedó ciego y fracasó en amores, escribió una oración en la que confiesa que todavía le quedaban fuerzas para aceptar la voluntad de Dios, “no con muda resignación, sino con santo gozo; no sólo sin murmurar, sino con un cántico de alabanza”. Únicamente hupomone puede capacitar a un hombre para reaccionar así.

Extraído de William Barclay, Palabras griegas del Nuevo Testamento. Su uso y su significado. Pág.128-129.

Como se originó el “rapto” pre-tribulacional


Como se originó el “rapto” pre-tribulacional

rapto

Artículos relacionados con el Rapto