Cerrar

Orar sin ganas?


Orar sin ganas?

Por Paulo Arieu

maxresdefault

Muchas veces los cristianos no tienen ganas de orar.Por razones diversas. No debería ser lo normal, pero sucede. Y entonces, como no sienten deseos de orar, no oran.

Los cristianos tambien pasan por momentos de dificultad, de dudas, de desencanto, de desilución. No siempre estan motivados como para mantener un clamor constante,una súplica penitente. Pero otras veces no oran porque son flojos, son vagos para leer la biblia, no se alimentan bien de  la Palabra de Dios, ni de los medios de gracia que Dios dispone en su voluntad soberana (la comunión con la Iglesia, la adoración,la oración, la lectura y meditación de la Biblia, el testimonio de fe cristiano)

Aun asi,la buena noticia es que Dios sigue siendo fiel y misericordioso. El no aparta sus ojos de los cristianos, aunque estos sean egoístas o poco voluntariosos en sus obligaciones con respecto al Padre Celestial.

Que nos dice la Palabra de Dios? Ella nos dice que:

“Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos.” Salmos 34:15

Sabe ud. porque, querido lector? Porque Dios es un ser completamente fiel a sus atributos, El no cambia sus perfecciones ni es un ser que actúa por capricho, como observamos que si hacen los relatos de los dioses paganos. Nuestro Dios es perfecto y completamente justo y santo a la vez y El no se equivoca en nada de lo que hace.

Por todos estos motivos descriptos, le invito a orar a Dios, el Padre Celestial. Para que usted compruebe por si mismo la bondad del Señor.

Clama a mi y yo te responderé… (Jeremias 33:3)

Dios le bendiga mucho.

La autoridad de Jesús es puesta en duda


La autoridad de Jesús es puesta en duda

Lugar: Escuela Biblica dominical de la Iglesia Bautista La Nueva Esperanza

Fecha: 16 de octubre del 2016

Pasaje principal: Mateo 21:23-27

La confrontación iniciada por la purificación del templo continuó con dos preguntas de algunos miembros del sanedrín, el supremo consejo judío: ¿con que autoridad haces estas cosas? ¿Quién te dio esta autoridad? En estos pasajes Mateo nos narra como la autoridad de Jesús es puesta en duda.

Autoridad (s. f): 1   Facultad, derecho o poder de mandar o gobernar sobre algo que está subordinado: abuso de autoridad. 2   Persona que tiene esa facultad o poder: fue recibido por el alcalde y otras autoridades locales. 3   Capacidad de influir sobre los demás por ser importante o destacar en una actividad. 4   Persona que tiene esta capacidad. 5   Texto que se cita en apoyo de lo que se dice. [1]

La palabra griega para autoridad es Exousía, poder de gobernar, habilidad para sojuzgar, derecho de ejercer poder. No hay autoridad si el poder no es delegado y no hay autoridad si el poder no es usado.

Pasajes a leer: Marcos 1:22; Marcos 1:27; Marcos 2:11-12; Marcos 4:41

Jesús sabía que ellos no considerarían honradamente la verdad, por eso les respondió con dos preguntas:

Contexto en Mateo:

I) 3 parábolas

Parábola de los dos hijos (v.21:28-32): ilustra la actitud de los sacerdotes y los ancianos de hablar sin hacer. Es la profesión sin la práctica (ver Mateo 7:21-23; Mateo 15:8-9).

Los labradores malvados (v.21:33-46). Esta parábola es un retrato de la historia de Israel. Los israelitas mataron y apedrearon a sus profetas a través de los siglos y ahora estaban a punto de matarlo a él también. Sus intereses egoístas les hicieron ciegos a la autoridad de Jesús. Jesús les recuerda que la piedra angular que los edificadores desecharon fue hecha cabeza del ángulo. La Piedra angular es profetizada en Salmos 118:22; Isaías 28:16; Zacarías 10:4 y la explicación de esta profecía está en 1 Pedro 2:4-8. El concepto de piedra angular o piedra base se deriva de la primera piedra en la construcción de una base de una cimentación de albañilería, importante, ya que todas las otras piedras se establecerán en referencia a esta piedra, lo que determina la posición de toda la estructura. Gracias a esta piedra es que se sostienen las columnas y pueden ejercer fuerza sobre sí mismas para funcionar.[2]

Parábola de la fiesta de bodas (v.22:1-14) Esta tercera parábola es una advertencia a las autoridades judías. El menosprecio de la invitación del rey al banquete de bodas para su hijo, es decir del Padre a ser partícipes de la victoria de Jesús, sería juzgado severamente.

(Ver Mateo.22:7).

II) Tres preguntas:

Los fariseos se negaban a reconocer la autoridad de Jesús, resultando en tres preguntas con la intención de desacreditarle.

  1. La cuestión del tributo al Cesar (v.22:15-22): Aquí su intención era desacreditarle delante de las personas y así poder acusarle delante de los romanos. Los judíos odiaban los tributos que los romanos exigían. Pero Jesús supo escapar de la trampa.
  2. La pregunta sobre la resurrección (v.22:23-33). La teología de los saduceos era muy superficial. Ellos solo se interesaban por el ritual del templo. Jesús les respondió que ellos hablaban de ese modo porque ignoraban las Escrituras.
  3. El gran mandamiento (v.22:34-40) Los fariseos retornaron una vez más ante Jesús a realizarle una nueva pregunta ya que no aceptaban su interpretación de la Ley. Pero el les respondió citándoles las escrituras (Deut. 6:5) Amar a Dios con todo nuestro ser (pensamiento y sentimiento, vida y ser, discernimiento y raciocinio), es prioridad uno en la vida del hijo de Dios. Pero además de esta cita, Jesús les citó otro versículo de la Ley (Lev. 19:18 “amarás a tu prójimo como a ti mismo”). Los fariseos conocían este pasaje, pero lo interpretaban mal, considerando prójimo solamente a los fariseos, limitando el amor a su círculo íntimo de amigos.
  4. ¿De quién es hijo el Cristo? (v.22:41-46):Para poner fin a la discusión Jesús les pregunta citando el salmo 110:1 cómo es posible que el rey David llamara Señor a mi Señor?

IV) Aplicación práctica

En el mundo en que vivimos, Dios ha establecido cuatro áreas básicas de autoridad:

autoirdad

Tener la autoridad significa el derecho de gobernar. Toda la autoridad pertenece a Dios porque Él es el creador de todas las cosas. Penosamente, a causa del pecado, la rebeldía es el principio básico de este mundo, mientras que el principio básico de los hijos de Dios es la obediencia. El obedecer a Dios y someterse a Su autoridad es el deber de cada creyente. En la Iglesia, debemos desarrollar una actitud de sometimiento hacia: Dios, la Biblia y a las autoridades delegadas por Dios. Cuando no hay autoridad ni reconocimiento de autoridad se forma un estilo de vida desordenada, anárquica y de caos. Ejemplo, la rebeldía de Lucifer en el cielo (Is.14), la desobediencia de Adán y Eva (Gen. 3), la rebeldía de Can (Gen. 9), la desobediencia de Israel cuando no tenían juez, la anarquía de Israel en el desierto, la rebeldía de Miriam ante Moisés.

Notas

[1] (Extr de Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L).

[2] Herrera, Roger Casco. (2015). Jesús la Piedra del Ángulo. Tomado de http://quienesjesucristo.blogspot.com/2015/06/jesus-la-piedra-del-angulo.html

TIEMPO DE LIMPIAR PECES


TIEMPO DE LIMPIAR PECES

******* COPIADO CON PERMISO******

unnamed (3)

I Corintios 15:26
“Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte…”

El pez ángel francés amarillo no es la única criatura en el negocio de limpiar peces.  Mucho más importante para la población general de peces en un área es el camarón de Pederson.

El camarón de Pederson se encuentra en las aguas cálidas de las Bahamas.  Este hermoso camarón es parcialmente transparente y tiene rayas blancas y pecas moradas.  El camarón Pederson buscará un lugar donde los peces parecen congregarse y luego ondula su antena para atraer su atención.  Cualquier pez que quiere ser limpiado nada hacia él y le permite que el camarón se suba a su cuerpo.   El camarón revisa todo el pez, limpiando cualquier lesión y removiendo parásitos, incluyendo cualquiera en las agallas de los peces.  Si más de un pez quiere ser limpiado, los otros esperan pacientemente en fila su turno.

Los investigadores que estudian el camarón Pederson removieron a todos los camarones limpiadores de un área en particular para ver que sucede.  Dentro de unos pocos días la población de peces en el área disminuyó dramáticamente.  Los pocos peces que quedaron tenían úlceras en su piel y aletas estropeadas.

Aunque la humanidad en su rebelión contra Dios ha traído sobre si la muerte y la decadencia al mundo, Dios ha provisto misericordiosamente algo de alivio de estos efectos para todas Sus criaturas.  Aún cuando los humanos son la causa del problema, se les ha dado alivio por medio de la obra salvadora de Cristo Jesús, que restaura la armonía entre nosotros y el Creador a través del perdón de pecados que Él logró para nosotros en la cruz del Calvario.

Oración: 
Amado Padre celestial, te agradezco que no hayas abandonado Tu creación a las consecuencias del pecado del hombre. Quedo asombrado y agradecido que inclusive hayas provisto para el hombre, que arruinó Tu creación en primer lugar, Tu perdón a través de Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Clark, Harold. 1964. Wonders of Creation. Mountain View, CA: Pacific Press. Photo: Pederson shrimp. Courtesy of Clark Anderson/Aquaimages. (CC BY-SA 2.5)
Creation Moments PO Box 839 Foley, MN 56329 USA
Copyright (C) 2016 Creation Moments All rights reserved.

Cuenta con tus dedos tus bendiciones…


Cuenta con tus dedos tus bendiciones…

refle-dedos27

Reflexiones – Cuenta con tus dedos tus bendiciones…

A la edad de treinta y dos años a Doug McKnight se le diagnosticó esclerosis múltiple. Los dieciséis años siguientes le costaron su carrera, su movilidad y finalmente la vida.

Debido a la esclerosis múltiple no podía comer por sí mismo ni caminar; combatió la depresión y el temor.

A través de todo esto, nunca perdió el sentido de la gratitud. La evidencia de esto es su lista de oración. Los amigos de su congregación le pidieron que compilara una lista de sus peticiones para interceder por él. Su respuesta incluía dieciocho bendiciones por las que estaba agradecido, y seis preocupaciones por las cuales orar. Sus bendiciones superaban a sus necesidades por tres a una.

Doug McKnight había aprendido a estar contento.

Lo mismo ocurrió con la leprosa en la isla de Tobago. Un misionero de corto plazo la conoció en un viaje misionero.

En el día final, él conducía la adoración en una colonia de leprosos. Preguntó si alguien tenía una canción favorita.

Cuando hizo la pregunta, una mujer se volvió y dejó ver el rostro más desfigurado que se haya visto. No tenía orejas ni nariz. Los labios habían desaparecido. Pero levantó una mano sin dedos y preguntó: «¿Podemos cantar “Cuenta las riquezas que el Señor te da”?»

El misionero comenzó a cantar, pero no pudo terminar. Después alguien comentó: «Supongo que nunca podrá volver a cantar esa canción». «No» respondió, «la cantaré nuevamente, pero nunca de la forma en que lo hacía antes».

¿Espera que un cambio de circunstancias traerá un cambio en su actitud? Si es así, usted está en prisión, y necesita aprender un secreto para aligerar su equipaje.

Lo que tiene en El Señor su Pastor es mayor que lo que no tiene en la vida.

Mira tus manos y por lo menos cuenta con ellas las bendiciones que ya has recibido. Te darás cuentas que no te alcanzan los dedos para ellos. Sin más las bendiciones que los problemas en tu vida. Entonces no cuentes con los dedos y cuéntaselas a los demás.

  • Genésis 49:25
    Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones de los pechos y del vientre.
  • Deuteronomio 28:2
    Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.
  • Salmo 21:3
    Porque le has salido al encuentro con bendiciones de bien; Corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.

La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento


La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. “ (Filipenses 4:7 RVR 1960)

Nuestro mundo lleno de problemas, anhela tener paz. Los que viven en tierras destrozadas por la guerra, miran la destrucción que les rodea y claman por la paz. Algunos viven en países, vecindarios o familias desgarrados por los conflictos, y desesperadamente anhelan la paz. Otros viven en ambientes pacíficos, pero sus corazones están llenos de discordia y desesperación; ansían tener paz mental.

El Señor desea que tengamos paz. El nacimiento de Jesús fue anunciado con el canto que dice: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!» (Lucas 2.14). En las últimas horas que pasó Cristo con Sus discípulos antes de morir, les dijo: La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo (Juan 14.27).
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo (Juan 16.33).

¿Por qué no tenemos paz? Por lo menos dos barreras existen: En primer lugar, muchos no entienden qué es la verdadera paz; su concepto de paz se reduce a una situación pacífica o a la ausencia de conflictos. En segundo lugar, la mayoría no entiende que la única paz verdadera, que satisface plenamente y que es duradera, es la paz que viene del Señor.

No pase por alto la palabra «Y». La promesa del versículo 7 está vinculada con los versículos 4 al 6: Si usted se regocija siempre; si usted es «agradablemente razonable» siempre; si en lugar de preocuparse, usted ora; entonces tendrá usted «la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento ».
“La paz de Dios” es la paz que da Dios, la paz que solo Él puede dar porque Él es “el Dios de paz” (vers. 9). La expresión «sobrepasa todo entendimiento» es traducción de la frase griega huperechousa («tener [o sostener] sobre») panta («todo») noun («mente» o «pensamiento»).

Significa básicamente “sobre toda mente” o “sobre todo pensamiento”. La palabra podría referirse al hecho de que la mente humana es incapaz de producir la paz que solo Dios puede dar. Es probable que el propósito de la frase sea transmitir un significado más sencillo: La paz de Dios es tan maravillosa, tan asombrosa, que no hay manera como pueda ser comprendida por mentes finitas.

Sin duda la paz que proviene de Dios, o la paz que él confiere. No es lo mismo que tener paz para con Dios (Romanos 5: 1), sino que resulta de disfrutar esa experiencia. Pablo aclara que esa paz se concederá al que vive una vida de oración (Filipenses 4: 6). Puede suceder que el cristiano no siempre esté en paz con todos los hombres (Hebreos 12: 14); pero esa situación no tiene por qué impedir que reciba la paz de Dios en su corazón. Esta paz se basa en la fe en Dios y en un conocimiento personal de su poder y protección. Brota de un sentimiento de la permanente presencia divina y produce una confianza infantil y un amor confiado.

a. “Sobrepasa”.
Gr. huperéjo, “sobresalir”, “descollar”; “supera” (BJ); “sobrepuja” (BC, NC).

b. “Entendimiento”.
Gr. nóus, vocablo que puede tener varios matices de significado:

1. “facultad de comprender”, “entendimiento”, “mente”;

2. “razón”;

3. “facultad de juzgar”;

4. “modo de pensar” y, por lo tanto, “pensamientos”, “sentimientos”.

Nóus aparece 24 veces en el NT, de las cuales la RVR lo traduce 17 veces como “mente” y 7 veces como “entendimiento”. El significado que Pablo le da aquí podría ser:

1. que la paz de Dios sobrepasa a la razón humana en su capacidad para vencer la ansiedad, o

2. que la paz de Dios supera en grado máximo el punto hasta el cual puede llegar nuestra imaginación.

3. El más probable es el segundo significado, pues coincide con la costumbre de Pablo de dejarse arrebatar con la excelencia de su tema y de usar superlativos en un esfuerzo para expresar lo que está más allá de la expresión humana (cf. Efe. 3: 20). Los que conocen esta paz por experiencia propia son los únicos que pueden tener una visión adecuada de su significado.

c. “Guardará”.
La paz de Dios, como un centinela, monta guardia ante el corazón y la mente para impedir que los afectos y los pensamientos sufran de ansiedad.

d. “Corazones”.
La palabra “corazón” se usa en el NT para referirse al centro de los pensamientos, deseos, sentimientos y pasiones (ver com. Mateo 5: 8, 28; 12: 34; Romanos 1: 21).

e. “Pensamientos”.
Gr. no’mata, “pensamientos”, “propósitos”, como los que emanan del corazón.

f. “En Cristo Jesús”: En el sentido de que la paz de Dios mantiene al creyente en unión con Cristo, o que los que están “en Cristo Jesús” serán guardados por la paz de Dios. En cuanto a la forma en que Pablo emplea la expresión “en Cristo”, (Filipenses 1: 1; 2: 1)

Los que tienen tal paz no pueden expresar plenamente lo que significa tenerla, y a los que no la tienen, ella les desconcierta. ¡No pueden entender cómo los cristianos pueden tener los mismos problemas y a pesar de ello tener paz!

Harold Bosley recuerda una historia de los tiempos de la Gran Depresión de principios de los años treinta. Un panel de oradores que incluía a Clarence Darrow, el distinguido abogado y ateo declarado, estaba dirigiendo una reunión en el sector sur de la ciudad de Chicago, a la que asistieron mayormente gente de color. Las condiciones económicas estaban en su nivel más crítico: el dinero y los empleos eran escasos y Darrow usó el hecho para señalar la difícil situación de la gente de color. Él resumió los ayes de ellos, diciendo: “¿Y todavía cantáis? ¡Nadie puede cantar como vosotros! ¿Qué motivo tenéis para cantar?”. No había terminado de preguntarlo, cuando una señora de la congregación gritó: “¡Nuestro motivo para cantar es Jesús!”. A la respuesta de ella siguieron muchas expresiones de “Amén” y de aprobación… Contrario a lo que siempre hacía, esta vez Darrow… guardó silencio, pues estaba de cara a algo que no se puede racionalizar, de lo cual ni siquiera se puede hablar en términos humanos: personas que con sus cantos pueden dejar atrás sus lágrimas y elevarse por encima de sus temores, porque andan con aquel que les fortalece para que todo lo puedan hacer [Filip. 4.13].[1]

Notas

[1] Maxie D. Dunnam, Galatians, Ephesians, Philippians, Colossians, Philemon (Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Filemón), The Communicator’s Commentary series, ed. Lloyd J. Ogilvie (Waco, Tex.: Word Books, 1982), pag. 320–21.

Fuente:

ORANDO POR TUS SERES QUERIDOS


ORANDO POR TUS SERES QUERIDOS

by David Wilkerson | September 4, 2015

No hace mucho tiempo, un joven pasó al frente en un servicio de oración en la iglesia “Times Square”, temblando y llorando. Él me dijo que era del estado de Washington, y que temprano esa misma noche había entrado de casualidad a nuestro servicio. Él había salido para ir a un concierto musical, pero luego salió del evento y regresó a la iglesia. Ahora quería oración y entonces le pregunté: “¿Tus padres son cristianos?” Él contestó: “Sí, señor. Ellos siempre están orando por mí”.

Te pregunto: ¿Fue algún “accidente” que este joven entrara en nuestra iglesia? ¡Difícilmente! Él estaba teniendo su propio encuentro con Cristo. Nadie lo presionó ni le rogó; sin lugar a dudas, él fue traído por Jesús. Y estoy convencido de que sucedió debido a las oraciones de sus preocupados padres.

En Marcos 7:31-37, se nos cuenta la historia de un sordo que fue traído a Jesús. Jesús lo alejó de la multitud: “Y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien” (Marcos 7:34-35).

Jesús ejecutó un milagro exclusivo para este hombre y luego le habló, sólo para demostrarle que ahora podía oír, ¡imagínate! ¡La primera voz que el hombre sordo escuchó fue la de Cristo! ¡Oh, cuánto debió haber hablado ese hombre cuando su lengua fue desatada! De su boca salieron años de sentimientos reprimidos, porque ahora él podía expresar el clamor interior que antes no tenía voz.

Me lo imagino cayendo en los brazos del Señor, llorando: “¡Jesús, ¡Tú oíste la voz de mi clamor!” (ver Salmos 5:2). Considera la profundidad y el poder del Salmo 5 para este hombre sanado: “Dios mío, porque a ti oraré. Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti…” (Salmos 5:2-3). El amor que este hombre sentía por Jesús ahora era suyo propio, porque tuvo un encuentro con Él.

Amados, cuando ustedes oren por sus seres queridos, recuerden que Jesús gime por ellos. Él no suspiraba sólo por un hombre en Decápolis. Él estaba llorando por el gemir sofocado e interno de tus hijos, tus seres queridos inconversos y los míos. Quizás tú necesitas cambiar la forma en la que oras por ellos. Ora para que el Espíritu Santo vaya tras ellos, los busque y los atraiga, los conmueva y los despierte a un deseo fresco por Jesús.

Volver al principio
A %d blogueros les gusta esto: