La sombra de Poe


La sombra de Poe

“El terror de mis relatos –escribe–, “no procede de la lejana Alemania, como algunos dicen, sino de la densa oscuridad de mi corazón”.

5755cf563029e_160607poec

En el Bronx de Nueva York se puede visitar la casa donde vivió Edgar Allan Poe.

Al acabar mis clases en Londres, he venido a Nueva York, para visitar a mi hija, que ha terminado de enseñar un curso de lengua y literatura española / latinoamericana en un instituto de Portland (Oregón). En el Bronx vivió mi padre a principios de los años setenta, pero también Edgar Allan Poe (1809-1849), que describe su vivienda como una “acogedora casita de campo”, poco después de trasladarse a la Gran Manzana en 1846. Convertida en museo en 1917, la planta baja está restaurada conforme a la época, mientras que arriba hay una exposición sobre su vida y una presentación audiovisual.

  • Leer más ACA:

Cómo el concepto de actitud puede estar influenciado por los grupos.


Cómo el concepto de actitud puede estar influenciado por los grupos

Autor:Paulo Arieu

La pertenencia a los grupos es un factor importante para la sociabilización de los individuos. Trabajar con grupos humanos suele ser una tarea atractiva, pero puede resultar un poco compleja dado que cada grupo es único y esto los hace diferentes entre sí. Entre sus componentes puede haber personalidades llenas de diferentes perspectivas, miedos, y conflictos, pero también con sus virtudes. Aunque cabe señalar que la actitud de los miembros de un grupo social puede estar influenciada por la pertenencia al grupo, como es en el caso de algunas sectas religiosas.

En primer lugar, la importancia de los grupos se debe a que como individuos “nos socializamos mediante la experiencia grupal; la mayor parte de nuestras satisfacciones y decepciones se origina en las relaciones grupales” (Horton & Horton, 1983, p.37). Todos los seres humanos pertenecen a algún tipo de grupo social. Un grupo social es “un subconjunto de culturas o de sociedades” (definicion.de, w.d.) y es en ellos donde el ser humano podrá lograr desarrollar sus cualidades, sentir seguridad, desarrollar autoestima, alcanzar status social y/o poder y también compartir su tiempo con otros. La palabra grupo “deriva del concepto italiano gruppo y hace referencia a la pluralidad de seres o cosas que forman un conjunto, ya sea material o mentalmente considerado”. En el contexto organizacional, según explica jcardogna (07-082013), los grupos pueden ser a) formales o b) informales.

a) Grupos formales: “son los que define la estructura de la organización, con asignaciones determinadas de trabajo que fijan tareas”. Un ejemplo de grupo formal son los miembros del staff de una escuela.

b) Grupos informales: “son alianzas que no tienen una estructura formal ni están definidos por la organización”. Un ejemplo de grupo informal son tres empleados de diferentes departamentos que almuerzan periódicamente juntos.

En segundo lugar, actitud “es la capacidad propia de los seres humanos con la que enfrentan el mundo y las diversas circunstancias que se les podrían presentar en la vida real” (Conceptodefinicion, w.d). Los sociólogos han demostrado que las actitudes de los miembros de un grupo afectan al comportamiento grupal e influyen profundamente sobre nuestra conducta (Horton & Horton, 1983, p.42). Pero mantener la actitud objetiva dentro de un grupo, no siempre es un objetivo fácil de concretar. Por otro lado, tener una actitud cabal de liderazgo es propio de aquellos que conducen dinámicamente al grupo. Sin esta actitud, el grupo no responderá a las expectativas anheladas trayendo como consecuencia problemas para la supervivencia del grupo ya que “la realidad de los grupos es que las personas pertenecen a ellos mientras entienden que  les es más ventajoso estar dentro que fuera del grupo” (monografias, w.d.). Cuando el grupo ya no responde sus expectativas, las personas se marchan hacia otro grupo que satisfaga mejor sus expectativas.

grupo

Image n1

Las actitudes de los miembros pueden ser positivas o negativas. Si las actitudes de los miembros del grupo son positivas esto va a generar un movimiento positivo del grupo como entidad hacia el logro de las metas y objetivos propuestos, a través de una alta participación de los miembros del equipo, favorecida por un alto grado de confianza, una gran cohesión. Pero si las actitudes de los miembros son negativas y contrarias en algunas individualidades se genera una disociación negativa del grupo de la misión establecida (monografias, w.d.).

grupo

Image n2

En la imagen n2, se pueden apreciar algunos de los motivadores o desmotivadores que pueden hacer decidirse a una persona a pertenecer a un grupo o no, y que son analizados por los individuos en la primera variable del proceso por el que las personas atraviesan: prestigio del grupo, cohesión, pertenencia de una persona específica, significación de la tarea que hace, resultados de las tareas autónoma del grupo, atractividad de pertenecer a un grupo, interés social sobre el grupo, sistema de comunicación, necesidad de intercambiar actitudes, valores determinados, códigos de conducta. Y entre los factores que afectan el comportamiento del grupo pueden destacarse: tamaño, roles, normas, metas, cohesión, liderazgo, ambiente.

grupo

Image n3

Tercero, en ciertos grupos religiosos de tipo sectario (sin que por ello esta palabra tenga sentido peyorativo) se observa como la creencia religiosa que los une da una fuerte actitud de pertenencia al grupo y moldea su mentalidad y actitud. Pero habrá igualmente que reconocer que algunos de estos grupos dan a sus miembros “un sentido de comunidad, y en esto reside gran parte de su atractivo”. Además, “son capaces de dar orientación a la vida y, a veces, también una ayuda muy concreta. En algunos casos, resulta notable su capacidad para liberar a las personas de algunas pesadas cargas, como el alcoholismo o la drogadicción, y para solidificar las estructuras familiares.” (Unica, 2016). Pero también hay que señalar que hay sectas que son peligrosas socialmente dado que, como explica Ramón Valles Casamayor, un prolífico escritor protestante español, “fanatizan al individuo, lo separan de sus allegados y mantienen el desprecio con respecto a los demás” (Casamayor, 1989, p. 40). La conducta de sus miembros sigue un patrón común en su actitud: “seguir y aún adorar, a un jefe, líder carismático, a quien las sectas, es decir, los adeptos a las mismas, siguen e idolatran”  (Casamayor, 1989, p. 40).  Al analizar las características de estos cultos socialmente destructivos, es fácil observar que son un fiel reflejo de la personalidad carismática de sus líderes. En el contexto del fenómeno cúltico, el sentido del término ‘carisma’  es el de Max Weber, citado por Enid Miranda, Ph. D. en Filosofía Pura, de la Red De Apoyo Inc, una red social de apoyo social para las víctimas de las sectas:

“cualidad excepcional en un individuo quien, aparentando poseer poderes sobrenaturales, providenciales o extraordinarios, tiene éxito en congregar discípulos a su alrededor. Su “facilidad de palabra”, su labia, junto con una arreglada imagen física a tono con la ideología del grupo, es la base de la manipulación que ejercen sobre sus seguidores. La forma de vestir, su cabello, su forma de hablar y de caminar, los manerismos con los que subraya su predicación… todo en ellos está debidamente estudiado y explotado para atraer a los desprevenidos.”(Red De Apoyo, w.d.)

En conclusión, la pertenencia a un grupo es de vital importancia para el desarrollo social de los seres humanos. Aunque participar y trabajar con grupos suele ser una tarea atractiva, puede resultar difícil concretar todos los objetivos y expectativas, dado que cada grupo posee características que los hacen únicos. Los miembros de un grupo poseen características y personalidades diversas, con sus virtudes y sus defectos. En el caso de algunas sectas religiosas, se puede valor como la actitud de sus miembros comúnmente está influenciada por la pertenencia al grupo y las conductas de sus integrantes muchas veces sigue un patrón fijo de conducta que los pueden afectar socialmente, llegando incluso a la adoración del líder carismático de la secta.

Referencias

Casamayor, R. V. (1989). El cáncer del año 2000. Las sectas. Editorial Clie. Barcelona. España.

Conceptodefinicion. (w.d.). Actitud. Retrieved from http://conceptodefinicion.de/actitud/

Definicion. (w.d.). Definición de grupo – Qué es, Significado y Concepto. Retrieved from

            http://definicion.de/grupo/

Horton, P.B. & Horton, R.L. (1983). Introducción a la Sociología. Editorial El Ateneo. 4ta.

Edición. Tercera impresión. Buenos Aires. Argentina. 

Jcardogna, (07-08-2013). Los Grupos. Retrieved from          https://www.clubensayos.com/Acontecimientos-Sociales/Los-Grupos/901337.html

Miranda, E. (2007). Lideres Sectarios. Características de los Lideres Culticos o Sectarios y las

Técnicas que Utilizan Para Lograr Atraer, Controlar y Someter a Cada Individuo y a las Multitudes ¿Cómo Reconocer a un Líder Sectario? Retrieved from

http://vp.victimasectas.com/LiderSectario.html

Monografias. (w.d.). Algunas consideraciones teóricas en torno al tema de los grupos. Retrieved

            from http://www.monografias.com/trabajos11/grupo/grupo.shtml

Red De Apoyo. (w.d.). Recuperado de http://vp.victimasectas.com/LiderSectario.html

Unica. (2016), Documento Conciliar Nº 16. La Iglesia Ante Las Sectas

Y Otros Movimientos Religiosos. Retrieved from http://www.unica.edu.ve/cpv/index.php?option=com_content&view=article&id=33&Itemid=131

Image n1

Monografias. (w.d.). Algunas consideraciones teóricas en torno al tema de los grupos. Retrieved

            from http://www.monografias.com/trabajos11/grupo/grupo.shtml

Image n2

Monografias. (w.d.). Algunas consideraciones teóricas en torno al tema de los grupos. Retrieved

            from http://www.monografias.com/trabajos11/grupo/grupo.shtml
Image n3

Cárdenas Rovira, J. M. (05-12-2011). Grupos formales e informales. Retrieved from

http://www.gestiopolis.com/grupos-formales-e-informales/

La necesidad del entendimiento, práctica y competencia de la diversidad cultural


La necesidad del entendimiento, práctica y competencia de la diversidad cultural

Autor: Ricardo Paulo Javier Arieu

diversidad-cultural

Imagen n1

Una realidad indiscutible es que las sociedades de muchos de los países modernos se caracterizan por la diversidad cultural, aspecto que da forma a la trama social  de estos países. Gracias a la tecnología, el turismo y el comercio, el mundo parece más pequeño y se han acortado las distancias entre las culturas. Debido a los importantes cambios tecnológicos y sociales que se han producido mundialmente en las últimas décadas, se han ocasionado transformaciones muy profundas en nuestro entorno social. La globalización,  ha traído como consecuencia que las fronteras étnicas o culturales tanto como las geográficas o políticas se hayan diluido. De ese contacto con la diversidad, solo podemos esperar enriquecimiento mutuo (siempre y cuando el contacto no esté desvirtuado por la imposición de particularismos políticos) de la variedad de aspectos de la cultura humana. Pero ¿a qué se refiere la expresión diversidad cultural? ¿Cuál es el rol de la educación en la diversidad cultural?

La “diversidad cultural” se refiere a la multiplicidad de formas en que se expresan las culturas de los grupos y sociedades. Estas expresiones se transmiten dentro y entre los grupos y las sociedades. La diversidad cultural se manifiesta no sólo en las diversas formas en que se expresa, enriquece y transmite el patrimonio cultural de la humanidad mediante la variedad de expresiones culturales, sino también a través de distintos modos de creación artística, producción, difusión, distribución y disfrute de las expresiones culturales, cualesquiera que sean los medios y tecnologías utilizados (UNESCO, 10-20-2005)

La diversidad cultural equivale a un cierto orden socialmente estable para la coexistencia de grupos con identidades culturales diferentes. Esta coexistencia ha de tener la suficiente sostenibilidad para permitir que las identidades en cuestión se puedan reproducir y evolucionar a lo largo del tiempo (Hernandez, 09-2008).

Comprender esta diversidad cultural es una cuestión básica en cualquier sociedad actual dado que la diversidad enriquece el nivel cultural y social. Es importante tener entendimiento de la diversidad cultural ya que “cuando se reconocen, respetan y valoran todas las culturas, y se integran esos valores en el sistema, las organizaciones culturalmente competentes pueden cumplir con las necesidades de grupos diversos “(CTB, s.f.).  Esta valoración de la diversidad aporta al ciudadano valores como  la tolerancia, la cooperación y el aprecio sincero hacia los demás y a su cultura. La cultura se define como “las tradiciones, creencias, costumbres, historia, folklore e instituciones compartidas por un grupo de personas” y “es compartida por personas del mismo origen étnico, idioma, nacionalidad o religión. Es un sistema de reglas que son la base de lo que somos y afectan como nos expresamos, como parte de un grupo y como individuos.”(CTB, s.f.).

El hecho de reconocer  que en los países existe una diversidad cultural, permite que se gobierne y conviva de una manera más inclusiva y respetuosa de la diversidad. Las políticas y programas que se realicen atenderán a esta realidad y promoverán la valoración a las diferentes identidades que conforman la riqueza social de un país (Gallo, 05-21-2015).

Si la diversidad cultural está en peligro en temas como el cine o la televisión, es a raíz de la mundialización de la cultura, la expresión más clara de un particularismo triunfante, invasor, mercantilista, que trata los productos culturales como simple mercancía, buscando el máximo beneficio sin atender a las consecuencias, como en el caso de McDonald’s en Bolivia (PANAMPOST, 03-23-2015). Un signo evidente de la homogeneización que nos amenaza lo tenemos en la proliferación de los “fast food” que encontramos en cualquier parte del mundo: desde la Plaza Roja de Moscú al centro de Pekín o de Buenos Aires… como también encontramos restaurantes italianos, chinos, mexicanos, vietnamitas, cubanos, libaneses…No reconocer la diversidad cultural es caer en la cosificación de las diversas culturas del mundo. Ya Lévi Strauss lo había advertido: “No olvidar jamás que ninguna fracción de la humanidad dispone de fórmulas aplicables al conjunto y que una humanidad confundida en un género de vida único es inconcebible, porque sería una humanidad cosificada […] la humanidad se instala en la monocultura, se dispone a producir civilización de masas, como la remolacha, de ordinario, será su único plato” (Lévi Strauss, 1955, p.27).

Modelo de Competencia Cultural: 5 principios esenciales (CTB, s.f.).

(1). Valorar la diversidad: Valorar la diversidad significa aceptar y respetar las diferencias entre y dentro de las culturas.

(2). Conducir una autoevaluación cultural: Las acciones más importantes de las que hay que tener conciencia son, normalmente, aquellas que damos por sentado.

(3). Comprender la dinámica de las diferencias. Hay muchos factores que pueden afectar las interrelaciones transculturales. La influencia de experiencias históricas culturales, puede explicar algunas de las actitudes actuales.

(4). Institucionalizar el conocimiento cultural: El conocimiento cultural debería estar integrado en cada faceta de una organización. Los empleados deben ser entrenados y ser capaces de utilizar eficientemente los conocimientos adquiridos.

Un aspecto importante para poder comprender la diversidad cultural es en la educación. Según cita Mónica Rodríguez Cancio, de la Universidad de Vigo (España):

Educar es transmitir un patrimonio cultural que refleja la identidad cultural y su permanencia en el tiempo y tal educación tiene sentido en la medida en que se convierte en medio para la realización de oportunidades personales que van más allá de las condiciones de partida, al permitir cambio de signo y la creación de una nueva diferencia no condicionada por la raza, la cultura, el sexo o la condición social. Tal educación será intercultural o multicultural (Cancio, s.f.)

La perspectiva de la educación multicultural puede resumirse como aquella que (Cancio, s.f.):

  • Sólo contempla actuaciones en escuelas con presencia de alumnado de diversos orígenes. Se limita a los aspectos curriculares, sin considerar las relaciones de poder que se establecen en la sociedad entre cultura dominante y culturas dominadas. ƒ
  • Reconoce la escuela como un espacio ideal para recrear relaciones interétnicas, pero desde una concepción estática de las culturas y tratando prioritariamente las diferencias entre ellas. Se propone, principalmente, intervenciones educativas centradas en estrategias de contacto (metodologías que aproximen los diferentes colectivos, estimulen el conocimiento mutuo, promuevan el diálogo y combatan la formación de prejuicios). ƒ
  • Se limita a incluir en el currículum tópicos culturales de los colectivos minoritarios.

Y los planteamientos de la educación intercultural implican (Cancio, s.f.):

  • Enfoque global (incorporar las propuestas educativas en proyectos de carácter social) y propositivo (proyecto de establecimiento de relaciones igualitarias entre culturas). ƒ
  • Facilitar y promover procesos de intercambio, interacción, cooperación entre las culturas, con un tratamiento igualitario de éstas. ƒ
  • Poner el acento no sólo en las diferencias, sino también en las similitudes. ƒ
  • Partir de un concepto dinámico de cultura y de identidad cultural. ƒ
  • Una aproximación crítica (analizando y valorando) las culturas. ƒ
  • Un rechazo de las ideas de vacíos culturales y de jerarquización de las culturas. ƒ
  • Una clara preocupación por el binomio diferencia-igualdad. ƒ
  • Extender una educación intercultural a todas las escuelas, no únicamente a los centros con presencia de minorías étnico-culturales. ƒ
  • La diversidad cultural en el proceso educativo, no como elemento segregador o diferenciador, sino como elemento enriquecedor, integrador y articulador. ƒ
  • El principio dialógico entre culturas y la comprensión y la aceptación de la alteridad como fundamento del modelo de interacción entre éstas en el aula y en el centro escolar.
  • No una hibridación cultural, sino el enriquecimiento y la comprensión mutua mediante aprendizajes basados en los fondos culturales de cada una.

En conclusión, es indiscutible que  la trama social de muchos países modernos está constituida por una diversidad cultural. Gracias a la globalización, el mundo es más pequeño y consecuentemente las fronteras étnicas o culturales tanto como las geográficas o políticas se han diluido. Esta diversidad enriquece la sociedad. Un requerimiento para la edificación de sociedades interculturales, es la comprensión de  la riqueza de la diversidad cultural, sumando a esto el respeto mutuo. Sin estos elementos no será posible una supervivencia pacífica que permita el futuro desarrollo de la humanidad. La educación, es sin duda, uno de los canales a través de los cuales se puede transmitir mejor la diversidad cultural.

Referencias

Cancio, M. R. (s.f.). DIVERSIDAD CULTURAL Y EDUCACIÓN INTERCULTURAL. Recuperado de http://www.educacion.udc.es/grupos/gipdae/documentos/congreso/VIIIcongreso/pdfs/174.pdf

CTB. (s.f.). Sección 7. Formar organizaciones culturalmente competentes. Recuperado de

http://ctb.ku.edu/es/tabla-de-contenidos/cultura/competencia-cultural/organizaciones-culturalmente-componentes/principal

Gallo, I. (05-21-2015). “Hay que fomentar la diversidad cultural y no pretender desaparecerla”.

Recuperado de

http://udep.edu.pe/hoy/2015/hay-que-fomentar-la-diversidad-cultural-y-no-pretender-desaparecerla/

Hernandez, K. V. (09-2008). Diversidad cultural: Revisión de conceptos y estrategias.

Recuperado de http://cultura.gencat.cat/web/.content/sscc/gt/arxius_gt/diversidad_cultural_conceptos_estrategias.pdf

Lévi Strauss, Claude. (1955) Tristes Trópiques. París, Plon.

OEI. (s.f.). Diversidad cultural. Recuperado de http://www.oei.es/decada/accion.php?accion=12

PANAMPOST (03-23-2015). McDonald’s Returns to Bolivia after 13 Years. Recuperado de

https://panampost.com/panam-staff/2015/03/23/mcdonalds-returns-to-bolivia-after-13-years/

UNESCO. (10-20-2005). Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Paris. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001429/142919s.pdf

Imagen n1

Aguilar, C. (11-25-2012). Ciencia tecnología sociedad y cultura. Recuperado de

http://cienciasociedadycultura.blogspot.com/2012/11/importancia-de-la-diversidad-cultural.html

«El multiculturalismo aboca al conflicto religioso si no se educa en los valores cristianos comunes»


Patrick Sookhdeo, musulmán convertido al cristianismo

«El multiculturalismo aboca al conflicto religioso si no se educa en los valores cristianos comunes»

Patrick Sookhdeo, antiguo musulmán, preside el Instituto para el Estudio del Islam y el Cristianismo.

ReL4 mayo 2016

Durante un documental emitido el 13 de abril en Channel 4 se dieron a conocer los números de una investigación llevada a cabo por el competente centro de investigación ICM [The Insitute of Commercial Management] sobre lo “que piensan los musulmanes que viven en Gran Bretaña”, a raíz del cual se ha creado un amplio debate en el país por los resultados poco alentadores del sondeo, según el cual un joven musulmán de cada cuatro prefiere la sharia a las leyes inglesas, el 4% declara su simpatía por los terroristas y sólo la mitad de los mil entrevistados piensa que se debe hacer algo más contra el fundamentalismo.

Trevor Phillips, ex presidente de la Comisión para la Igualdad, ha comentado estos datos declarando que «nos hemos equivocado en todo». Para Phillips, la fracasada política del multiculturalismo ha permitido el «nacimiento de un estado dentro del estado, con su geografía, sus valores y su propio futuro separado del nuestro».

Incluso Trevor Phillips, político laborista que presidió la Equality and Humarn Rights Commission creada en 2007 para favorecer las políticas de discriminación a favor de las minorías, ha tenido que confesar el fracaso del sistema multiculturalista.

Benedetta Frigerio habló de todo esto para Tempi con Patrick Sookhdeo, director del Instituto Inglés para Estudios sobre el Islam y el Cristianismo, autor de numerosos libros sobre el Islam, ex musulmán convertido al cristianismo, que se ocupa desde los años 70 de las persecuciones que sufren los cristianos:

Patrick Sookhdeo apunta al discurso de Ratisbona de Benedicto XVI sobre la convergencia de fe y razón como alternativa al fracaso del multiculturalismo.

-¿Qué piensa del sondeo difundido por Channel 4?
-En general creo que es difícil presentar una reflexión sobre un único sondeo, pero dada la muestra examinada y el juicio de Phillips creo que el sondeo representa un instrumento útil para poder orientarse.

-Phillips sostiene que la nueva generación corre peligro a causa de unos valores que son antitéticos respecto a los de los ingleses y porque «el multiculturalismo ha fracasado».
-Estoy convencido de ello. En 1989 yo escribía que el enfoque multicultural era un fracaso. De hecho, aunque me señalaban con el dedo acusándome de “islamófobo”, no podía dejar de plantear la pregunta: ¿cómo evolucionará la sociedad multicultural? Cuando llegué a Inglaterra a finales de los años cincuenta, se animaba a los inmigrantes como yo a asimilar la historia, la lengua, la cultura y los valores ingleses. Pero en los años sesenta, con el revisionismo histórico y la condena del colonialismo, Inglaterra permitió a los inmigrantes vivir paralelamente dos culturas. Este enfoque desembocó posteriormente en el multiculturalismo, en el que cada uno es libre de vivir como cree. El fracaso de este planteamiento, admitido ya por muchos, ha llevado a la formación de verdaderos guetos étnicos dentro de nuestras ciudades. Exactamente igual que el esquema del colonialismo inglés sudafricano que se quería condenar.

-¿Cómo se ha llegado a esta situación?
-Nos hemos olvidado de algunos factores fundamentales, como por ejemplo el hecho de que a diferencia de otras religiones, el islam no contempla una separación entre los preceptos de la fe y las leyes del Estado. Por consiguiente, mientras los chinos y los indios pueden vivir siguiendo la propia religión y, al mismo tiempo, abrazar la cultura occidental, para los musulmanes esto significa contradecir la propia fe. Motivo por el que los musulmanes, al no aceptar el juicio de los tribunales occidentales, han instituido tribunales islámicos en nuestras sociedades occidentales.

-¿Por qué los líderes políticos callan y no toman medidas?
-Hace algunos años, durante una conferencia en Roma, estaba presente el comandante en jefe del ejército italiano que dijo: «¿Por qué combatimos nosotros, europeos? No lo sabemos». Esta afirmación es muy interesante porque explica que, antes de enfrentarse al Islam, Occidente debe enfrentarse a sí mismo. Al haber renegado de sus raíces judeo-cristianas, Occidente se ha convertido al materialismo y ya no sabe por qué combate ni si existe algo por lo que valga la pena dar la vida. Preguntamos a los musulmanes, como en el citado sondeo, si son favorables a las uniones entre personas del mismo sexo o qué piensan del alcohol y nos escandalizamos si dicen que son contrarios a todo esto. ¿Quiere esto decir que la única solución que tenemos para integrarlos consiste en difundir la homosexualidad en sus comunidades o en hacer que se emborrachen? No vamos más allá: sin un ideal nos agarramos a la conservación del materialismo, que sin embargo el Islam rechaza.

-¿Qué camino tenemos que recorrer para favorecer la convivencia?
-Si el Islam no acepta el secularismo, tenemos que preguntarnos qué es lo que puede unirnos a otros hombres y en qué se puede educar a los jóvenes musulmanes, pero también a los occidentales. ¿Tenemos algo que ofrecerles que pueda permitir una convivencia? Es un pregunta que también se debe plantear la Iglesia católica: ¿podemos predicar el respeto y el amor sin la justicia y la verdad? Y viceversa, ¿podemos predicar la justicia y la verdad sin el respeto y el amor? El punto es que si se separan estos términos se produce lo contrario: la tolerancia sin justicia se transforma en intolerancia. De este modo, al no proponer nada, nos encontramos siendo esclavos del Islam y tememos imponer un límite.

-Pero hoy Occidente piensa que proponer los valores judeo-cristianos es una imposición.
-Occidente se equivoca. Ya no conoce esos valores, ya no sabe que esos fueron la semilla del arte, de la música, de la cocina, de la poesía, de la ciencia, de la grandeza de la tradición occidental.

-¿Cómo se puede recuperar esa conciencia?
-Creo que el camino es el que delineó Benedicto XVI en su discurso de Ratisbona: la unión de fe y razón en un Occidente que ha eliminado la primera y ha corrompido la segunda. Al mismo tiempo, el islam debe recuperar el concepto de razón, superando la interpretación del Corán que prevaleció tras la disputa teológica del siglo XIII, según la cual la revelación y la razón son incompatibles. El problema es que el uso de la razón, que demuestra por ejemplo que Dios no puede querer la muerte de su criatura, es percibido como una amenaza al plan político del islam.

-Hay quien sostiene, como el experto jesuita Samir Khalil Samir, que el terrorismo no necesita la nueva oleada de emigrantes porque «las ciudades ya han sido conquistadas». ¿Estamos en ese punto?
-Los políticos, a pesar de los atentados, aún no se han dado cuenta de la gravedad de la situación de los guetos de las ciudades y piensan que la solución llegará por sí sola dentro de unos años, cuando se hayan resuelto las tensiones. Pero si seguimos así (también teniendo en cuenta la creciente pobreza que alimenta la lucha por los recursos entre las etnias religiosas), sin redescubrir y educar en los valores cristianos comunes a otros hombres, creo que el conflicto religioso será inevitable.

Traducción de Helena Faccia Serrano (diócesis de Alcalá de Henares).

———
http://www.religionenlibertad.com/el-multiculturalismo-aboca-al-conflicto-religioso-si-no-se-educa-en-49261.htm

Reino Unido: lo que piensan realmente los musulmanes británicos


Reino Unido: lo que piensan realmente los musulmanes británicos
por Soeren Kern | 1 de Mayo de 2016
Traducción del texto original: UK: What British Muslims Really Think
Traducido por El Medio [0]
Muchos musulmanes británicos no comparten los valores de sus compatriotas no musulmanes, y dicen que quieren llevar vidas separadas bajo la ley islámica de la sharia, según los resultados de una nueva encuesta.

El sondeo, que demuestra que una parte significativa de la comunidad musulmana británica se está convirtiendo en una “nación separada dentro de una nación”, ha vuelto a abrir el debate sobre el fracaso de treinta años de multiculturalismo [1] británico y la necesidad de medidas más contundentes para promover la integración musulmana.

La encuesta fue realizada por ICM Research para el documental de Channel 4 What British Muslims Really Think, emitido el 13 de abril.

La encuesta, de 615 páginas, revela que más de 100.000 musulmanes británicos simpatizan con los terroristas suicidas y con quienes cometen otros actos terroristas. Además, sólo uno de cada tres musulmanes británicos (34 por ciento) llamaría a la policía si creyera que alguien de su entorno ha tenido alguna relación con los yihadistas.

Por añadidura, el 23 por ciento de los musulmanes británicos dijo que la ley islámica de la sharia debería sustituir a la ley británica en las zonas con gran población musulmana.

En cuanto a los asuntos sociales, el 52 por ciento de los musulmanes encuestados dijeron que, a su juicio, la homosexualidad debería ser ilegal, frente al 22 por ciento de los británicos no musulmanes. Casi la mitad cree que es inaceptable que un gay o una lesbiana den clases a sus hijos. Al mismo tiempo, casi un tercio (31 por ciento) de los musulmanes británicos cree que la poligamia debería ser legalizada. En la franja de los 18 a los 24 años, el 35 por ciento considera aceptable tener más de una esposa.

El 39 por ciento de los musulmanes encuestados creen que las mujeres siempre deberían obedecer a sus maridos, frente al 5 por ciento de los no musulmanes. Uno de cada tres musulmanes británicos se niega rotundamente a condenar la lapidación de las mujeres acusadas de adulterio.

El sondeo también reveló que una quinta parte de los musulmanes británicos no han entrado en la casa de un no musulmán durante el año pasado.

El 35 por ciento de los musulmanes británicos encuestados cree que los judíos tienen demasiado poder en Reino Unido, frente al 8 por ciento de los no musulmanes.

En un artículo publicado en el Sunday Times, Trevor Phillips, presentador del documental y exdirector del organismo británico Equality and Human Rights Comission, advirtió de un creciente “abismo” entre los musulmanes y no musulmanes británicos que “no va a desaparecer en el corto plazo”.

Phillips escribió que la encuesta revela la “desapercibida creación de una nación dentro de la nación, con su propia geografía, sus propios valores y su propio futuro separado”. Y añadía: “Yo pensaba que los musulmanes de Europa se irían adaptando al entorno. Tendría que haberme dado cuenta”.

Phillips se refería a su cometido para poner en marcha el informe de 1997 titulado Islamophobia: A Challenge for Us All. El documento, también conocido como Informe Runnymede, popularizó el término “islamofobia” en Gran Bretaña y fue singularmente responsable del silenciamiento de las críticas hacia la inmigración masiva del mundo musulmán. Veinte años después, Phillips admite que ha cambiado de parecer.

En un artículo en el Daily Mail, Phillips escribió:

Hay una lucha a vida o muerte en el espíritu del islam británico, y esta es una batalla en la que el resto de nosotros no podemos mantenernos al margen. Tenemos que elegir bando. (…)

El cuatro por ciento –lo que equivale a más de 100.000 musulmanes británicos– respondió a los investigadores que simpatizaban con quienes participaban en los atentados suicidas para luchar contra la injusticia. Cuando se les preguntó si conocían a alguien que apoyara el terrorismo en Siria, sólo uno de cada tres dijo que lo denunciaría a la policía. (…)

Uno de los hallazgos es verdaderamente escalofriante. Los musulmanes que tienen visiones distintas sobre cómo quieren vivir en Gran Bretaña son mucho más proclives a apoyar el terrorismo que quienes no las tienen. Y hay demasiados de los primeros como para pensar que podremos vencer gradualmente la amenaza. (…)

Los musulmanes de mentalidad liberal llevan algún tiempo diciendo que nuestra actitud tolerante ha permitido que crezca un clima en el que las ideas extremistas han prosperado entre las comunidades musulmanas de Gran Bretaña. Los políticos han tratado de reconfortarnos diciéndonos que sólo una pequeña minoría tiene posturas peligrosas. (…)

Entretanto, hay chicas que son enviadas a que les mutilen los genitales, chicos y chicas jóvenes que son presionados para casarse contra su voluntad, y adolescentes que son seducidos para que se pongan chalecos explosivos o se conviertan en novias yihadistas. (…)

Hemos sido demasiado comprensivos, y muy poco críticos, y hemos sacrificado así a una generación de jóvenes británicos por unos valores que son opuestos a las creencias de la mayoría de nosotros, incluidos muchos musulmanes. (…)

En mi opinión, hemos de adoptar un enfoque mucho más potente sobre la inmigración que nunca y que sustituya la fracasada política del multiculturalismo.

Phillips añadía:

Los musulmanes quieren ser parte de Gran Bretaña, pero muchos no aceptan los valores y conductas que hacen de Gran Bretaña lo que es; creen que el islam ofrece un futuro mejor. Y una pequeña minoría siente que estas creencias sinceras justifican los intentos de destruir nuestra democracia. (…)

Los musulmanes británicos liberales imploran que se haga frente a este desafío. La complacencia que hemos mostrado hasta ahora les está dejando solos en la batalla, y poniendo a nuestra sociedad en peligro. No podemos permanecer pasivos con la esperanza de que el problema desaparezca.

Por otra parte, la encuesta revela que el 88 por ciento de los musulmanes británicos cree que Gran Bretaña es un buen lugar para que vivan los musulmanes. Según Phillips, esto se debe a que la tolerancia de que disfrutan en Reino Unido les permite hacer lo que quieran.

Algunos musulmanes británicos han rechazado las conclusiones de la encuesta, de la que dicen que utiliza una metodología defectuosa, porque se llevó a cabo en zonas donde los musulmanes suponen más del 20 por ciento de la población, frente al 5,5 por ciento del total. Dicen que los resultados de la encuesta están sesgados porque son representativos de los musulmanes de esas zonas y no de los musulmanes británicos en conjunto.

Sin embargo, en una entrevista con la CNN, el director del ICM, Martin Boon, dijo que más de la mitad de todos los musulmanes británicos viven en zonas donde los musulmanes son más del 20 por ciento, y que los resultados del sondeo son sólidos. “A mi juicio, es el sondeo más riguroso sobre los musulmanes aparte de las encuestas más amplias y caras realizadas por el gobierno de Reino Unido”, dijo Boon.

El presidente del British Polling Council, John Curtice, dijo a la CNN que había empleado los métodos estándar para encuestas a minorías étnicas en Reino Unido.

A diferencia de otros muchos sondeos de opinión musulmana, que por lo general se han realizado por teléfono o por internet, ICM hizo una investigación presencial y a domicilio para interrogar a una muestra representativa de 1.081 musulmanes de toda Gran Bretaña.

La población musulmana de Gran Bretaña superó los tres millones y medio en 2015 convirtiéndose en el 5,5 por ciento de la población general, de 64 millones, según las cifras extrapoladas de un estudio reciente sobre el crecimiento de la población musulmana en Europa. En términos reales, Gran Bretaña tiene la tercera mayor población musulmana de la Unión Europea, por detrás de Francia y después Alemania.

En un comunicado, el Consejo Musulmán de Gran Bretaña (vinculado a los Hermanos Musulmanes) se quejó de que el sondeo carecía de “rigor académico” y advertía de que “no hará más que endurecer las posturas de ambas partes”. Y proseguía:

A muchos musulmanes británicos les dejará perplejos que los comentaristas y los medios hayan intentado constantemente y en vano mostrar una imagen de los musulmanes británicos que choca con el resto del país. La manera en que se ha formulado y presentado este sondeo, en este clima de miedo hacia los musulmanes, es muy desafortunada.

En un artículo de opinión en el Guardian, Miqdaad Versi, subsecretario general del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, sostenía que a Phillips “le falta sutileza” y que “interpreta de manera distorsionada las diversas comunidades musulmanas de Reino Unido”. Escribía:

Los debates y propuestas para promover la integración y la cohesión son siempre bienvenidos. Pero el punto de partida no debería ser que el problema son los musulmanes, que no son lo suficientemente británicos, y que deben ser civilizados según un concepto preexistente de britanidad.

Por el contrario, Sir Gerald Howarth, diputado conservador por Aldershot, dijo:

Tres hurras por Trevor Phillips. Creo que tiene toda la razón. Hay un elemento en la comunidad musulmana que rechaza nuestros valores mientras se beneficia de nuestra tolerancia. (…)

Somos una nación tolerante porque estamos enraizados en la fe cristiana, que es una religión tolerante. A medida que nuestra propia observancia religiosa decae, se crea un vacío que está aprovechando la comunidad islamista de la línea dura. (…)

Hemos sido una sociedad muy complaciente.

Allison Pearson, columnista del Daily Telegraph, pidió la prohibición inmediata de todos los tribunales de la sharia en Gran Bretaña y pidió al Gobierno que asegurara que todos los ciudadanos se sometan a la ley británica. Y resumía así el atolladero británico:

La situación es grave. A menos que lo logremos, la actitud de “vive y deja vivir” que hace de Gran Bretaña un magnífico lugar podría acabar siendo su sentencia de muerte.

Soeren Kern es analista de política europea para el Instituto Gatestone en Nueva York. Síguelo en Facebook y en Twitter. Su primer libro, Global Fire, estará a la venta en 2016.

Notas
[0] http://es.gatestoneinstitute.org/7949/musulmanes-britanicos-sondeo
[1] Según el portal Definición ABC, en la definición de multiculturalismo, se explica que las sociedades en las que predomina un mismo grupo social y existe una religión, un idioma y una cultura todavía existen en muchos rincones del planeta. Sin embargo, el modelo de sociedad homogénea está siendo sustituido por un modelo plural de sociedad. En muchas ciudades y países la población es heterogénea en muchos sentidos: conviven lenguas, religiones, tradiciones y formas de entender la vida muy distinta. Esta diversidad ha sido acuñada con el término multiculturalismo. El multiculturalismo es algo más que la suma de tradiciones culturales en un mismo espacio geográfico. De hecho, el multiculturalismo implica una valoración positiva de la diversidad humana. Podríamos decir que se trata de una doctrina que defiende la tolerancia, el respeto y la convivencia entre culturas diferentes. Este planteamiento supone una defensa de la igualdad de todas las tradiciones culturales, de tal manera que no haya una por encima de las otras sino que todas sean valoradas en un plano de igualdad. El multiculturalismo implica un cierto relativismo cultural, es decir, la consideración de que una cultura no es superior a otra y que, en consecuencia, las diferencias en las costumbres deben aceptarse como un signo de tolerancia y convivencia pacífica. El multiculturalismo es entendido en ocasiones como una oportunidad, ya que significa que personas con culturas muy distintas pueden conformar una sociedad más rica, más plural y con un espíritu cosmopolita.[extr. de http://www.definicionabc.com/general/multiculturalismo.php ]

El mundo está al revés y podemos cambiarlo


El mundo está al revés y podemos cambiarlo

El congreso de la Fundación Valores celebrado el pasado fin de semana en Vitoria señala los caminos de las nuevas economías y los nuevos valores
El congreso de la Fundación Valores sobre el Bien Común, Ética y Valores se clausuró el domingo pasado en Vitoria con la conclusión de que hay alternativas para que el mundo recupere el rumbo hacia una sociedad armónica. Datos como que 40.000 personas mueren de hambre al día, pese a que generamos un 60% más de los alimentos que necesitamos, ponen de manifiesto la urgencia de cambiar las cosas. Nuevas economías, valores y experiencias señalan que algo está cambiando. Por Eduardo Martínez y Alicia Montesdeoca.

LOS HOSPITALES


LOS HOSPITALES

Antes de la influencia de Cristo, hallamos que, en algunas culturas, había algunos lugares rudimentarios y diseminados, a los que era conducido el enfermo. Esto incluye hospitales militares para soldados romanos, y en la antigua Grecia, templos de Esculapio, donde abundaban las supersticiones y donde sacerdotes inescrupulosos se aprovechaban de los pacientes.[5]

La vida era cruel antes de la influencia de Cristo. El cuidado por los enfermos no útiles no era una prioridad. Por ejemplo, Plauto, un filósofo romano de la escuela egoísta, dijo: «Un hombre es un lobo para un hombre a quien no conoce».[6] Comentando sobre la caridad cristiana privada, el escritor John Jefferson Davis señala cuán cruel fue esa edad en el cuidado de los enfermos:

En el Imperio Romano precristiano, los hospitales solo existían para los soldados, gladiadores y esclavos. Los trabajadores manuales y otros pobres individuos carecían de lugar de refugio. Los hombres temían la muerte y tomaban muy poco interés por los enfermos, pero con frecuencia los sacaban de la casa y los abandonaban a su destino.[7]

Los hospitales, como los conocemos hoy, comenzaron gracias a la influencia del cristianismo. El amor y ejemplo de Jesucristo inspiró una nueva actitud hacia el cuidado de los enfermos. Aun hoy muchos de los hospitales reflejan su origen cristiano en sus nombres: Hospital Bautista, Presbiteriano San Lucas, Hospital de la Santa Cruz, etc. aun cuando, en algunos casos, el énfasis cristiano desapareció hace mucho.

Originalmente, muchos de los hospitales no tenían tanto de «fábricas de salud», ya que eran hosterías. Muchos de los primeros hospitales no estaban dedicados exclusivamente a ayudar a los enfermos; con frecuencia eran también lugares para dar refugio al pobre. Colin Jones, quien es conferenciante en el Departamento de Historia y Arqueología de la Universidad de Exeter, escribe: «Generalizando de una manera burda, basándose en materiales sumamente deficientes, parece probable que solamente los grandes hospitales en las poblaciones más grandes disfrutaban la presencia de médicos mucho antes de 1450 o 1500».[8] Podemos ver esta tendencia aun en épocas tan tardías como el siglo diecisiete, por lo menos en Francia. La definición de un hospital en el diccionario de Richelet, de 1680, es: «Un lugar para retirar a aquellos pobres que carecen de medios para vivir y donde se toma un cuidado particular en su salvación».[9]
Hasta el siglo diecinueve, los hospitales fueron utilizados por los pobres, no portodos. La gente que contaba con los medios podía ser tratada en su propio hogar. Los hospitales originales eran miserables, por muy bien intencionados que pudieron haber sido. En el siglo diecinueve, con el desarrollo de la bacteriologíapor Luis Pasteur y la cirugía antiséptica por Joseph Lister, ambos cristianos, los hospitales resultaron mucho más seguros y, por tanto, comenzaron a ser utilizados por la población en general. En un momento tendremos algo más que decir tocante a Luis Pasteur y su fe.
Asimismo en cuanto a la fe de Lister, era un cuáquero que escribió:
«Soy creyente de las doctrinas fundamentales del cristianismo».[10]
Por muy deficientes que hayan sido los hospitales originales, ellos dieron origen a los hospitales modernos. Desechemos a Cristo y no tendríamos los hospitales tal como los conocemos ahora. Después que Constantino legalizó el cristianismo en el siglo cuarto, los cristianos construyeron hospitales en muchos lugares, muchas veces, incluso, «en lugares remotos y peligrosos» para proporcionar refugio a peregrinos cristianos en viaje a la Tierra Santa; algunos de estos viajaban sin dinero, confiando en la generosidad «de otros cristianos que les albergarían».[11] Tales hospitales no estaban dedicados exclusivamente a dar refugio ni exclusivamente dedicados a la curación del enfermo.
En el año 325, además del reconocimiento oficial de la doctrina de la Trinidad tal como se enseña en las Escrituras, el Concilio de Nicea formuló una regla importante en la historia de los hospitales.
Determinó que dondequiera que se estableciera la Iglesia, se establecieran
también hospitales. l. Donald Snook, Jr., escribe: Muchos de los grandes hospitales tienen el origen en el período que siguió directamente al Concilio de Nicea en el
325 d.C., cuando a los obispos de la iglesia se les ordenó que fueran a la catedral de cada ciudad y fundaran un hospital. [12]
A San Basilio de Cesarea (329-379) se atribuye la fundación del primer hospital cristiano que se enfocó en el ministerio de curación del enfermo. George Grant dice que el hospital de Basilio fue el primer «hospital no ambulante»,[13] una edificio médico con camas; Grant dice que antes de Basilio todos los hospitales eran esencialmente «clínicas ambulantes». Roberto Margotta escribe acerca del hospital de Basilio:
Tenía tantas salas como enfermedades que tratar y parecía en sí una pequeña población; incluía una colonia de leprosos.
La regla del amor, implicaba también el cuidado y aliento del enfermo, así comprendía también leprosos, que previamente habían sido mantenidos en aislamiento.[14]
A una cristiana rica, Fabiola, discípula de San Jerónimo, se atribuye la construcción del primer hospital en el mundo occidental, en Roma, aproximadamente en el año 400 d.C. [15]
El hospital más antiguo que está en funcionamiento en la actualidad es el Hotel Dieu (Dios) en París, establecido por San Landry alrededor del año 600 d.C. [16] Este fue también un establecimiento médico. Snook dice: «Aun para pautas corrientes, a este primitivo hospital se le pudiera llamar centro médico, ya que abarca muchas de las variadas actividades necesarias para el cuidado del enfermo».[17]
El hospital más antiguo en el Nuevo Mundo todavía en existencia es el Hospital Jesús de Nazaret, en la ciudad de Méjico, establecido por Cortés en 1524.[18] En realidad, ha sido enorme la influencia del cristianismo en la salud, sobre todo en términos de cuidar al enfermo.
Durante la Edad Media, el deber y la caridad estaban inseparablemente unidos, de modo que la caridad era un deber. Esta fue la idea completa de «Los pobres de Cristo», basada en la parábola de las ovejas y los cabritos de Mateo 25. Los pobres de Cristo fueron los principales beneficiarios de la caridad cristiana. Colin Jones escribe:

Todo el movimiento del dar caritativo se predicó sobre la ecuación de Cristo y los pobres[…] Aunque la categoría de «pobres de Cristo», los pauperes christi era sin forma y de amplio alcance en la mente de los donantes medievales, la institución del hospital fue particularmente el objetivo privilegiado de la generosidad testamentaria. [19]

En contraste con la Edad Media influenciada por el cristianismo, durante la Revolución Francesa de fines del siglo dieciocho —cuando hubo una revuelta en contra de la Iglesia– el sistema hospitalario, en su esencia, quebró. Una tercera parte de los hospitales en Francia dejaron de funcionar. [2o] En realidad, bajo ese régimen ateo, «la caridad parecía haberse secado a una».[21] Jones agrega: «Las instituciones de caridad siempre han obrado bien en una era de fe».[22]

LOS HOSPITALES EN LOS ESTADOS UNIDOS

En los Estados Unidos, se fundaron los primeros hospitales, en gran medida, por cristianos. Antes del establecimiento del primer hospital -el Hospital Pensilvania, establecido en Filadelfia en 1751, que recibió gran impulso de los cuáqueros- había casas de caridad. Comenzadas por cristianos, eran refugios para los pobres y enfermos.

Establecidas en el siglo dieciocho, esas casas de caridad fueron las precursoras de los hospitales en Norteamérica y ayudaban a los pobres de la ciudad. La primera casa de caridad la fundó en Filadelfia en 1713 Guillermo Penn, el gran cuáquero. En sus inicios ella ayudaba solo a los cuáqueros pobres, pero en 1781 su ayuda se extendió a cualquiera que la necesitara.

Charles E. Rosenberg, profesor de historia y sociología de la ciencia en la Universidad de Pensilvania, ha escrito un libro excelente documentando la creación de hospitales en Norteamérica, titulado The Care of Strangers: The Rise of America’s Hospital System [El Cuidado del prójimo: Surgimiento del sistema hospitalario en Norteamérica]. Rosenberg escribe que los primeros hospitales en los Estados Unidos fueron «estructurados y motivados por las responsabilidades de la mayordomía cristiana».[23] Las casas de caridad estaban incuestionablemente infestadas de gérmenes. Ellas serían el último recurso para algún pobre hombre o mujer que no tenía otra alternativa. Se parecían más a los hospitales de la Edad Media que a los hospitales modernos.[24] Muchos de los residentes de las casas de caridad permanecerían en ellas hasta su muerte.
Muchos reformadores –casi todos cristianos- procuraron comenzar hospitales que ayudaran al enfermo pobre; pero no al enfermo crónico; de no ser así, resultarían también como las casas de caridad.[25] Un bostoniano defensor de los hospitales, escribió:
«Donde se practique el cristianismo, siempre debe ser considerado primer deber el visitar y sanar al enfermo».[26]
En los primeros hospitales norteamericanos no solo fue importante el bien físico sino también el bien espiritual. Por ejemplo, en el Hospital de Nueva York, «Había Biblias ubicadas en cada sala»,«El lenguaje profano, los juegos de cartas, el uso de bebidas alcohólicas eran razones suficientes para ser expulsado de los hospitales anteriores a la guerra». En la Casa Para los Pobres en Charleston, la asistencia a los cultos dominicales era obligatoria.[27]
La influencia cristiana en la fundación de los hospitales en este país es un hecho establecido. Como dijo un pastor en 1888, comentando sobre un hospital homeopático local, tal organización «en su trabajo diario es simplemente el propósito y la fe cristiana puestas en acción».[28]

Rosenberg señala que probablemente el factor más importante en la seguridad y salubridad de los hospitales fue la «profesionalización de las enfermeras».[29] Como veremos un poco más adelante, la devota Florence Nightingale tuvo mucho que ver en esto. Asimismo lo fueron los trabajos de Pasteur y Lister.

———
[4]. Margotta, The Story 01Medicine [La historia de la medicina], p. 102.
[5]. Ibíd., pp. 52-57.
[6]. John Jefferson Davis. Your Wealth in the God’s World. p. 65.
[7]. Ibíd.
[8]. Colin Jones, The Charitable Imperative: Hospitals and Nursing in Ancient Regime and Revolutionary France [El imperativo de la caridad: Hospitales y enfermerías en el régimen antiguo y la Francia revolucionaria], Routledge, Londres y Nueva York, 1989, p. 12.
[9]. Citado en ibídem, p. 31.
[10]. Morris, Men ofGod-Men ofScience, p. 89.
[11]. I. Donald Snook, Ir., Hospitals: What They Are and How They Work [Hospitales:Lo que son y cómo funcionan]; An Aspen Publication, Rockville, MD,1981,p.3.
[12]. lbíd., p. 4.
[13]. George Grant, Third Time Around, p. 19.
[14]. Margotta, The Story ofMedicine, p. 102.
[15]. lbíd.
[16]. lbíd.
[17]. lbíd.
[18]. lbíd.
[19]. Jones, The Charitable lmperative, pp. 1,2.
[20]. lbíd., p. 6.

[21]. lbíd.  . No obstante, el cuidado de los enfermos mentales -que antes de la Revolución Francesa había sido comenzado por la Iglesia- fue convertido en tratamiento médico por causa de la Revolución (Véase lbíd., p. 21).
[22]. lbíd., p. 37.
[23]. Charles E. Rosenberg, The Care ofStrangers: The Rise of America’s Hospital System [El cuidado del prójimo: Surgimiento del sistema hospitalario en Norteamérica),Basic Books, Inc. Publishers, Nueva York, 1987, p. 8.
[24]. [bid., p. 15.
[25]. [bid., p. 23.
[26]. Citado en ibídem, p. 20.
[27]. [bid., p. 35.
[28]. Citado en ibídem, p. 266.
[29]. [bíd., p. 8.

Bibliografía

Dr. James Kennedy & Jerry Newcombe.Y que si Jesús no hubiera nacido?. Editorial Caribe. Páginas 192-198.