La memoria


La memoria

La memoria es una función básica e imprescindible en la vida, debido a que está presente en todas las actividades que el ser humano realiza a diario. Pensar implica manipular los símbolos mentales que están almacenados en forma de conceptos o representaciones de los objetos y sucesos con los que hemos tenido algún tipo de contacto. ¿Dónde se almacenan esos símbolos mentales? ¡En la memoria! La memoria humana es una función del cerebro que permite al ser humano adquirir, almacenar y recuperar información sobre distintos tipos de conocimientos, habilidades y experiencias pasadas. Según la Real Academia Española, la memoria es una facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado.
Respecto a la localización de la memoria, no hay un lugar físico concreto donde se encuentre ubicada, sino que se distribuye por distintas localizaciones del cerebro. De esta manera, podemos encontrar los distintos tipos de memoria, situados en la corteza prefrontal, lóbulo temporal, en el hipocampo, en el cerebelo, en la amígdala, en los ganglios basales…
La memoria almacena la información de distintas formas y consta de tres sistemas independientes de almacenamiento: memoria sensorial, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo.
a) Memoria sensorial: Es un sistema de memoria ultracorta que almacena información procedente de los sentidos.
b) Memoria a corto plazo: Se refiere a la información que está activa en la conciencia en un momento dado, es decir, todo aquello que percibimos o de lo cual tenemos consciencia en este momento ¿Cuánta información puede almacenar la memoria a corto plazo? Se cree que siete ítems, más dos ítems o menos dos ítems. Esto se conoce como “el mágico número siete” de la memoria a corto plazo. Mediante estrategias para comprimir la información, es posible almacenar en la memoria muchísimos más datos. La duración de la memoria a corto plazo es de aproximadamente dieciocho segundos. Para que la MCP almacene los datos durante más tiempo, debemos recurrir una y otra vez a la repetición, bien sea en silencio o en voz alta.
c) Memoria a largo plazo: Si repasamos una cantidad suficiente de veces la información que está en la MCP termina almacenándose en el sistema de memoria a largo plazo (MLP). La información se deposita en el banco de la MLP mediante mediante dos mecanismos:
1) Repetición sostenida: La información que contiene la MCP es transferida, mediante la repetición, a la memoria de largo plazo, donde es almacenada.
2) Repetición codificada: La mente asimila la información y la integra a los recuerdos existentes. Es mucho más fácil recordar (y mucho más difícil olvidar) la información que tiene sentido para nosotros y que se refiere a algo que ya conocemos o sabemos.
La MLP consta de tres tipos de memoria:
1) Episódica: Recuerdos de acontecimientos y situaciones de la experiencia personal (por Semántica: Recuerdos mediados por símbolos y signos verbales. Por ejemplo, fechas de fiestas nacionales y religiosas, fechas de acontecimientos trágicos, su número de DNI, etc.
2) Procedimental: Recuerdos sobre la manera en que se realizan actividades como, por ejemplo, montar en bicicleta, resolver un problema de matemáticas, conducir un automóvil o atarse los zapatos. Desde el punto de vista teórico, la memoria a largo plazo es infinita puesto que no se ha encontrado ningún método concluyente para comprobar su capacidad. Lo más importante es recordar que tiene suficiente capacidad para hacer su trabajo. Pero esto no parece lógico si tenemos en cuenta la facilidad con que olvidamos.
El motivo por el que olvidamos información almacenada en la MLP no es que se haya borrado la huella de memoria, sino que nos resulta difícil evocarla. El olvido tiene dos causas principales y en ambos casos hay interferencia de otros ítems de información:
a) Interferencia retroactiva: Dificultad para recordar datos ya registrados en la memoria debido a la interferencia de información más reciente.
b) Interferencia proactiva: Dificultad para recordar datos recientes debido a la interferencia de información registrada anteriormente en la memoria.

Referencias

Carmona Esteban, L. (n.d.). ¿Qué es la Memoria Humana? (Psicología). Retrieved from https://www.lifeder.com/memoria/
Cash, Adam. Psicología Para Dummies (Spanish Edition). Grupo Planeta. Kindle Edition.

 

¿Es la psicología ciencia o pseudociencia?


¿Es la psicología ciencia o pseudociencia?

Por Paulo Arieu

pseudociencia1

El prestigio de la Psicología como ciencia secular en los últimos 20-30 años ha crecido notablemente. ¿Por qué? Porque casi no hay ningún problema que la Psicología no haya investigado y emitido su opinión. En los Estados Unidos, en muchas universidades, seminarios y personal pastoral, generalmente hay un psicólogo que da opiniones. Y esta situación a muchos lideres religiosos, lo pone incómodos. Pero además, existe mucho debate si es una ciencia o una pseudociencia. Además, del eterno debate filosófico entre lo que es verdad y lo que no es verdad. La Psicología, con su cúmulo de hipótesis y teorías que aún no han sido demostradas, se mete en el seno del cristianismo y afecta la comprensión de muchisimos temas que le corresponden a la Teología definirlos y no a la ciencia secular (por ejemplo el tema del pecado). 

Pero podemos decir que la Psicología es la ciencia que estudia el comportamiento y los procesos mentales en todos las personas y en los animales, es el estudio de la mente y el comportamiento. Esta disciplina abarca todos los aspectos de la experiencia humana, desde las funciones del cerebro hasta las acciones de las naciones, desde el desarrollo infantil hasta el cuidado de los ancianos. Isabel Diaz Portillo, médica psiquiatra psicoanalista y escritora de libros de Psicología dice que el concepto de salud mental mucho depende de la cultura del paciente. Ella explica que:

Como es bien sabido, la concepción de la enfermedad en general, y de los padecimientos mentales en particular, está condicionada por las ideas mágico-religiosas, filosóficas, ideológicas o científicas propias de la sociedad en la que se inserta la práctica clínica. Situación que signa el modo y finalidad del encuentro entre el paciente y el personaje a quien se ha designado el rol de encargarse de él: hechicero, brujo, sacerdote, médico, psiquiatra o psicoterapeuta, que realizará o recomendará la ejecución de ritos mágicos, exorcismo, reclusión, muerte, medicación, o psicoterapia, dependiendo de la etiología de la enfermedad mental aceptada por la sociedad que le encomienda el manejo o usufructo de esta parcela de la existencia humana.[0]

Y en nuestra cultura occidental, la Psiquiatría y la Psicología, le robaron a la religión cristiana la autoridad de poder decirle a la persona que es lo que le duele o que es lo que le perturba y porque le sucede esto. Durante muchos siglos, las personas iban al sacerdote de la religión católica o al ministro de la iglesia protestante a confesar sus pecados. Pero ahora, la persona va  a un psicoanalista (psicólogo o psiquiatra) quien lo examina y le diagnostica “una enfermedad mental”. Esto es sin dudas el fruto del secularismo. Debemos reconocer que la Psicología le robó la gloria a Dios dado que nada en la historia de la iglesia moderna ha persuadido a los creyentes a abandonar su fe en la suficiencia de la Palabra de Dios como la seudo-ciencia llamada Consejería Sicológica. Además, todos los padres de la Psicología moderna eran ateos. Freud era ateo, Jung también en cierto modo, pero el era también hijo de un ministro protestante, aunque su filosofía era mucho más místico y espiritista que Freud, mas afectado por el materialismo de la época. También ateos fueron Skinner y Adler, otros de los padres de la psicología moderna.

El enfoque estrictamente naturalista de la psiquiatría significa que el aspecto numinoso del ser humano a menudo se pierde de vista. En la segunda mitad del siglo XIX, los nuevos movimientos, tanto en la psiquiatría como en el psicoanálisis, llevaron a la opinión de que la religión y la enfermedad mental deberían estar separadas unas de otras. En el siglo XX, a los proveedores de salud mental se les enseñó a ver la religión con escepticismo y a mantener la fe fuera de la terapia. Freud consideraba la religión como una neurosis obsesiva universal. Sin embargo, aunque Jung tenía fronteras de ateísmo, si tomaba en cuenta el aspecto espiritual del ser humano. Pero el misticismo de Jung lo llevó a practicar el espiritismo y el diálogo con los demonios. Obviamente, su testimonio hace poner en duda la neutralidad científica de sus observaciones y conceptos y ha sido la Nueva Era quien mas se ha valido de sus conceptos para justificar sus hechicerías orientalistas occidentalizadas.

Pero este choque entre el secularismo y la religión cristiana no es nuevo. En el año 1966, hace poco más de 50 años, el distinguido antropólogo canadiense Anthony Wallace anunciaba convencido la desaparición global de la religión a manos de una ciencia cada vez más avanzada:

«La creencia en poderes sobrenaturales está destinada a desaparecer, en todo el mundo, como consecuencia del crecimiento del conocimiento científico, y de su cada vez mayor acierto y difusión».[1]

Sin embargo, aunque la secularización no prosperó lo suficiente como para destruir la religiosidad del ser humano, si afectó el pensamiento de muchos cristianos sinceros de Occidente que creían que la Psicologia como parte de las ciencias sociales podía ser usada efectivamente entre los mismos creyentes. MacArthur explica esto que sucedió en Occidente respecto de la Psicología secular,  esta nueva forma de ver el mundo que fue surgiendo rápidamente, afectó muchísimo a la Iglesia:

La psicología secular dominó la consejería, definiendo las ideas acerca de la gente y sus problemas. Las ciencias sociales, de conducta y médica obtuvieron enorme poder social, prestigio intelectual y autoconfianza. Como resultado, la práctica total de la consejería en el siglo veinte llegó a estar rodeada y permeada con versiones seculares tocantes a cómo entender y ayudar a la gente. Varias formas de psicoterapia, trabajo pastoral secular, arrollaron a la bíblica cura de almas; varias psicologías teóricas, teologías seculares, abrumaron el entendimiento bíblico de la naturaleza y funcionamiento humanos; varias instituciones de terapéutica, comunidades religiosas seculares, arrollaron a la iglesia como lugar primordial para la ayuda de la gente en sus problemas.[2]

También MacArthur explica que los psicólogos más capaces reconocieron y expresaron con franqueza lo que hacían. El explica por ejemplo que:

a) Freud, contrariamente a la mayoría de sus discípulos, negó que el papel de los psicoanalistas fuera el mismo que el del médico. Afirmó que el psicoanalista era un «trabajador pastoral secular» y no necesitaba ser médicos.[3]

b) Por ejemplo, el destacado discípulo de Freud, Erik Erikson, !tenía su preparación profesional en el campo del arte![4]

c) Carl Jung comentó en estilo similar: «Los pacientes obligan al psicoterapeuta al papel de un sacerdote y esperan y demandan de él que los libere de sus tensiones. Por eso los psicoterapeutas debemos ocupamos con problemas que, estrictamente hablando, pertenecen a los teólogos».[5]

d) B. F. Skinner en Walden Two [Waldo dos], consciente y específicamente ofrece sustitutos para la verdad, las técnicas e instituciones de la fe cristiana.[6]

Muchos creen que la Psicologia sí es una ciencia, pero hay otros quienes creen que no es una ciencia. Incluso en nuestros días, hay psicólogos que no creen que la Psicología sea una ciencia, porque su objeto de estudio es el comportamiento y este no es susceptible de ser investigado por un método experimental, por lo tanto, no cumple con las principales condiciones de ninguna ciencia. Pero en verdad, como dice MacArthur,

los psicólogos conductistas son los equivalentes de los sacerdotes del cielo en la tierra de Skinner. El gran círculo de la psicología secular implantó un universo secular. Los psicólogos y psiquiatras líderes fueron personas seculares que deseaban ayudar a personas seculares. No debe sorprendernos que hayan ofrecido un sustituto de la religión, porque los problemas con los cuales lidiaron fueron en esencia religiosos”.[7]

Sin embargo, los psicólogos, como todos los científicos, hacen observaciones, formulan hipótesis, elaboran teorías y perfeccionan esas teorías haciéndolas flexibles a las nuevas observaciones. Y esta tarea, es parte de la ciencia. Pero en conversaciones con estudiantes de Psicología y personas que la cuestionan, la pregunta que siempre surge es: si la Psicología es realmente una ciencia o una pseudociencia. Pero, ¿que es una pseudociencia?

Una pseudociencia es una disciplina, determinada por un conjunto de prácticas, creencias, conocimientos y metodologías no científicos, pero que reclaman dicho carácter. Algunos ejemplos son: la astrología, la homeopatía, la ufología, el psicoanálisis, el feng shui, el tarot, la numerología, la parapsicología, etc. [8]

Es cierto que la mayoría de los psicólogos considera la forma científica como el mejor medio para lograr un conjunto bien organizado de información precisa. El enfoque científico es tan básico para la psicología que a menudo se llama ciencia de la conducta y para los psicólogos, científicos del comportamiento. La Psicología emplea el método científico para sus investigaciones (y no lo hace únicamente en las últimas décadas, sino desde su fundación por Wundt en su laboratorio de Alemania a finales del XIX). Ella encuentra leyes probabilísticas pero que se han replicado sin problemas en diferentes ocasiones, ¿deja de ser una ley? ¿Deja de ser ciencia por hablar en términos de probabilidad?  Pero como la Psicología estudia principalmente a las personas, las estudia indirectamente según los efectos de los cambios sociales y culturales en el comportamiento. Pero la Psicología no se desarrolla en un vacío social. El comportamiento cambia con el tiempo y en diferentes situaciones. Estos factores y las diferencias individuales hacen que los resultados de la investigación sean solo relativamente confiables y solo por un tiempo limitado. 

Otro problema que enfrenta la Psicología es una falta de objetividad en muchos casos. Pero la objetividad completa es imposible porque involucra a los humanos que estudian a los humanos, y es muy difícil estudiar el comportamiento de las personas de manera imparcial. Además, en términos de una filosofía general de la ciencia, nos resulta difícil ser objetivo porque muchos psicólogos estan influenciados por un punto de vista teórico (Freud es un buen ejemplo de esto). El observador y lo observado son miembros de la misma especie humana y esto crea problemas de reflectividad. Pero aún asi la Psicología es una ciencia, aunque algunos dudan de que esta afirmación sea correcta. El interés de la ciencia es expandir tu conocimiento sobre algún tema. El tema que la Psicología busca investigar y expandir su conocimiento es el comportamiento de humanos y animales. La Psicología tiene una manera de expandir este conocimiento y es a través del método científico. Pero la Psicología es una ciencia que a veces actúa como una ciencia de acuerdo con el método científico para realizar investigación, y en otras ocasiones, aplica ese conocimiento de la mejor manera posible para acompañar a las personas y las sociedades en los procesos de cambio. En estas aplicaciones, se observan los resultados; los cambios son valorados y reflejados.

Pero debido al crecimiento de la influencia de la Psicología en los ámbitos del cristianismo, muchos predicadores radicales ven el prestigio creciente de estos profesionales y no se sienten cómodos con esta situación en absoluto. Pero también hay muchos ministros y teólogos, que se dan cuenta de que la Psicología aún es una ciencia joven que no aporta las soluciones religiosas que se esperarían de una ciencia exacta. El cientificismo de los profesionales de los cientificos de la conducta es muy fuerte y, en muchos casos, en nombre de la ciencia de la conducta, muchos psicólogos cristianos han dejado de lado muchas enseñanzas que son bíblicas y saludables por las enseñanzas científicas naturalistas de la ciencia y la fuerte cosmovisión humanista secular de la psicoterapia. Entonces, hay un choque entre ambas disciplinas, ya que la Psicología ha introducido muchas herejías y conceptos pseudocientíficos dentro del cristianismo.

Los evangélicos han abrazado la psicología con su consejería psicoterapéutica, más que cualquier otro esfuerzo antibíblico que haya entrado en la iglesia en los últimos 50 años.  Los “sicólogos cristianos” son generalmente más populares e influyentes que los predicadores y los maestros de la Palabra… La Asociación de Psicología Norteamericana de Consejeros Cristianos, se jacta de contar con 50.000 miembros.  La iglesia evangélica es la que más requiere de los servicios de los consejeros, ¡así los mismos sean cristianos o no!  Como sus contrapartes seculares, la segunda carrera más popular para los estudiantes en las universidades cristianas, es la psicología. [9]

Ya el apostol Pablo nos advirtió hace casi 20 siglos que seamos prudentes:

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad” (Col. 2:8-10).

Pienso que si algún psicólogo o médico psiquiatra secular, lee que criticamos la psicoterapia, aunque sea desde una perspectiva cristiana, pueden llegar a pensar que estamos hablando como fanáticos religiosos o fundamentalistas religiosos con un barniz cristiano. Pero cuando el que habla es una autoridad como Thomas Szasz, el famoso psiquiatra húngaro (que, por cierto, no profesa el cristianismo), profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Siracusa en NY, entonces es posible que algunos presten un poco más de atención. La opinión del psiquiatra Thomas Szasz, profesor de psiquiatría en la Universidad Estatal de NY, dice:

“No es sólo una religión que pretende ser ciencia, sino en realidad una religión falsa que busca destruir a la verdadera religión” [10].

Incluso Thomas Szasz, en su libro El Mito de la Enfermedad Mental, también llega a cuestionar a la misma Psiquiatría como falsa ciencia.

Aunque la psiquiatría se incorporó hace muy poco al campo de las ciencias, se caracteriza por una plétora de diversas teorías y prácticas antagónicas, y, algunas veces, mutuamente excluyentes. En este sentido, debemos reconocer sin ambages que la psiquiatría tiene más similitudes con la religión y la política que con la ciencia. [11]

El pastor evangelico norteamericano, John MacArthur, quien es un defensor dela Consejería Noutética, enfatiza que la Biblia es una herramienta suficiente para aconsejar a las personas con enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad. MacArthur está totalmente convencido de la absoluta y total Suficiencia de las Escrituras. Aunque el no rechaza todas las formas de teorías y técnicas psicológicas, si considera que algunas formas de psicologías y psiquiatrías son contrarias a la Biblia,lo cual es cierto. El ha afirmado que la verdadera Psicologia corresponde a los cristianos. MacArthur …

Ha argumentado que “la verdadera psicología (es decir, “el estudio del alma”) puede ser hecha solo por cristianos, ya que solo los cristianos tienen los recursos para entender y transformar el alma. La disciplina secular de la psicología se basa en suposiciones impías y fundamentos evolutivos, y es capaz de tratar con personas solo superficialmente y solo en el nivel temporal… La psicología no es una ciencia más que la teoría evolucionista atea sobre la que se basa. Al igual que la evolución teísta, la psicología autodenominada cristiana es un intento de armonizar dos sistemas de pensamiento intrínsecamente contradictorios. La psicología moderna y la Biblia no pueden combinarse sin un compromiso serio o un total abandono del principio de la suficiencia de las Escrituras.” [12]

Esta posición dogmática de MacArthur ha causado varias controversias, la más notable de las cuales fue la primera vez que un empleado de una iglesia evangélica fue demandado por negligencia. El caso no llegó a juicio porque un juez dictaminó que el caso no tenía pruebas suficientes. MacArthur comenta que

En 1980, me pusieron en la línea del frente en la batalla entre la psicología y la consejería bíblica, cuando nuestra iglesia sufrió por vez primera un juicio por «mala Práctica eclesiástica». Los cargos que presentaron en el litigio eran que nuestros pastores habían sido negligentes porque tratamos de ayudar a un joven suicida, miembro de nuestra iglesia, dándole verdades bíblicas. Este tipo de demanda fue el primer caso jamás oído en el sistema judicial de los Estados Unidos. Los medios de comunicación se deleitaron, ya que el asunto duró años. Aun algunas fuentes nacionales de noticias dijeron que nuestra iglesia había instado al joven a matarse, enseñándole que el suicidio era una vía segura al cielo. Esto, por supuesto, era falso. Le mostramos con las Escrituras que el suicidio era incorrecto. Le instamos a permitir que la Palabra de Dios lo llevara a un íntimo conocimiento y apropiación de los recursos disponibles en Aquel que deseaba sanar su mente perturbada. Trágicamente rechazó nuestro consejo y se quitó la vida. El caso suscitó la duda acerca de si las iglesias tenían o no el derecho legal a aconsejar a personas en problemas utilizando sólo la Biblia. Los demandantes argumentaron que aconsejar a una persona deprimida o suicida basándose en las Escrituras era una técnica simplista e irresponsable. Hicieron comparecer a varios «expertos» que testificaron que la consejería espiritual no es apropiada para personas con problemas reales. Declararon que las víctimas de depresión crónica, tendencias suicidas y problemas emocionales o mentales similares, deberían remitirse a un psicólogo experto. Los litigantes demandaban que se requiriera a los pastores y consejeros de iglesias que enviaran a tales personas a profesionales de salud mental. Su cargo básico era que intentar aconsejar en base a la Biblia a personas con problemas equivale a temeridad y negligencia por las cuales los consejeros de la iglesia debían considerarse moral y legalmente culpables. Si hubieran ganado el caso, cualquier iglesia que practicara consejería bíblica estaría corriendo un enorme riesgo de responsabilidad civil. Las cadenas de noticias dieron escasa o ninguna divulgación a las verdades del caso que se ventilaron en la corte. Los testimonios demostraron que el joven estaba bajo atención de psiquiatras profesionales. Además de la instrucción bíblica que recibió de nuestros pastores, buscó tratamiento psiquiátrico, Asimismo, nuestros pastores, en vista de que lo habían examinado varios médicos, desecharon causas orgánicas o químicas en su depresión. El muchacho había venido recibiendo todo tipo de terapia disponible pero, de todos modos, eligió poner fin a su vida. Hicimos cuanto pudimos por ayudarle; rechazó nuestro consejo y volvió sus espaldas a la suficiencia espiritual que tenía en Cristo. Tres cortes diferentes escucharon las evidencias del caso y las tres dictaminaron a favor de la iglesia. Dos veces derribaron esas decisiones debido a apelaciones a raíz de aspectos técnicos, pero todas las cortes que trataron el caso coincidieron en el veredicto que absolvió a la iglesia de toda culpabilidad. Por último, llevaron el caso a la Corte Suprema de los Estados Unidos. Esta rehusó oírlo y de este modo dejó en pie el dictamen de la Corte Suprema del Estado de California que, finalmente, vindicó a la iglesia.[13]

Pero el secularismo ha dejado un vacío espiritual en muchas iglesias que muchos lideres religiosos han tratado de llenarla con Psicología. MacArthur también ha expresado que por esa razón

Las iglesias han acudido a la psicología para suplir este vacío, pero esto no puede funcionar. Los psicólogos profesionales no son sustitutos de personas espiritualmente dotadas, y el consejo que la psicología ofrece no puede reemplazar la sabiduría bíblica y el poder divino. Por otra parte, la psicología tiende a hacer que la gente dependa de un terapeuta, mientras que aquellos ejerciendo sus verdaderos dones espirituales siempre dirigen a la gente hacia un Salvador todo suficiente y Su toda-suficiente Palabra.[14]

Como dije al principio, la predicción de Anthony Wallace no se trataba de una predicción fuera de lo normal. Muy al contrario, las modernas ciencias sociales que cobraron forma en la Europa occidental del siglo XIX convirtieron los primeros episodios de secularidad recién vividos en un modelo universal. Las ciencias sociales partían del supuesto, o predicción en otras ocasiones, de que todas las culturas acabarían convergiendo en algo parecido a una democracia liberal occidental y secular. Pero lo que pasó fue más bien lo contrario. La secularidad no sólo no ha conseguido mantener su avance global, sino que países tan diferentes entre sí como Irán, India, Israel, Argelia y Turquía han sustituido sus gobiernos laicos por otros religiosos (islámicos) y han vivido el auge de influyentes movimientos religiosos nacionalistas. Pero la verdad que observamos es que

La secularización tal y como la predijeron las ciencias sociales ha fracasado.[15]

Pero desde hace unas décadas, las cosas han comenzado a cambiar de nuevo a medida que el papel que la religión puede desempeñar en el tratamiento de las enfermedades mentales se vuelve cada vez más claro. La iglesia ha reaccionado en contra de esta tendencia a psicologizar la fe cristiana promoviendo una consejería bíblica, que es  mas espiritualmente cristiana que la Psicoterapia secular o mas dogmática que su versión cristianizada, en respuesta al pensamiento teológico liberal.

Lamentablemente, las iglesias liberales quedaron ligadas a esta revolución de la psicoterapia desde su inicio; de aquí el desarrollo de la teología pastoral liberal. En su abandono de la verdad y autoridad bíblica, los líderes dentro de esas iglesias miraron a las ciencias sociales como proveedoras de autoridad y eficacia. No es coincidencia que Harry Emerson Fosdick, cuyo liberalismo teológico fue el catalizador de la división entre los fundamentalistas y modernistas de la década del veinte, fuera un líder del movimiento de higiene mental. Usando su púlpito para exponer una nueva versión psicoterapéutica del cristianismo, su psicologismo fue el lado oculto de su incredulidad en los «fundamentalistas». La idea misma de la consejería pastoral se definió por la integración de psicólogos seculares de la teología liberal, especialmente Carl Rogers y Alfred Adler, desde la Primera Guerra Mundial hasta la década del sesenta. En general, los cristianos conservadores no hablaron ni escribieron acerca de consejería. Y cuando comenzaron a pensar y practicar consejería, adoptaron los poderosos paradigmas de las psicologías y teologías liberales seculares que formaban el círculo externo. Las presuposiciones, tanto del pensamiento como prácticas, no se expusieron ni sujetaron a un análisis bíblico. No hubo intento alguno de edificar una teología bíblica práctica para la consejería a partir de sus principios fundamentales.[16]

Estados Unidos sirve de ejemplo. Es indiscutible que se trata de la sociedad más desarrollada a nivel científico y tecnológico del mundo, pero, aun así, y al mismo tiempo, es la más religiosa de las sociedades occidentales. Tal y como el sociólogo británico David Martin concluía en El futuro del cristianismo (2011),

«no hay una relación estable entre el grado de avance científico y un perfil bajo de influencia, creencia y práctica religiosas».[17]

Lo que si pienso que deberíamos preguntarnos es por qué sigue habiendo teorías de conflicto ciencia-religión propuestas en muchos casos por científicos prominentes. Sería redundante explicar las teorías de Richard Dawkins, que no es, por cierto, una voz solitaria. Stephen Hawking piensa que «la ciencia ganará porque funciona»; Sam Harris ha declarado que «la ciencia debe destruir la religión»; Stephen Weinberg piensa que la ciencia ha debilitado la certeza religiosa; Colin Blakemore predice que la ciencia acabará haciendo de la religión algo innecesario. [18] Pero no existen pruebas históricas que apoyen tales opiniones. Es más, las que hay sugieren que son equivocadas. 

En conclusión, hay algunos que dicen que, dado que el psicoanálisis no es científico, la Psicología por extensión tampoco lo es. La cosa está en que es ridículo considerar a la psicología como ciencia y, a la vez, meter en el mismo saco al psicoanálisis (que ya está más que demostrado su carácter de pseudociencia). ¿Verdad que sonaría ridículo decir que la Medicina NO es una ciencia por los homeópatas? Por otra parte, dentro de la Psicología podemos hablar de diferentes niveles de “dureza científica”; hay leyes probabilísticas a nivel de experimentos sociales y, en parte, conductuales, pero a nivel de procesamiento cognitivo o neuroimagen, ahí la cosa se ajusta mucho más a unos patrones más deterministas y de las ciencias naturales. ¿Tampoco es esto ciencia? Si consideramos como ciencia al conocimiento obtenido por el método científico, la Psicología lo es. Cumple todas las características. La Psicología construye poco a poco un cuerpo teórico y práctico. Su objeto de estudio es complicado precisamente por la cantidad de variables que intervienen; sin embargo, ya existen sin problemas teorías y modelos que, en situaciones particulares, describen y predicen (algunos de manera determinista) el modo de actuar de los sujetos. Esto se ha dado y da tanto a nivel de teorías ‘sociales’ como del procesamiento de la información (más exactas).

Notas

Imagen: https://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/que-es-la-pseudociencia

[0] Portillo, Isabel Diaz. (1994). Técnica de la Entrevista Psicodinamica. p.11. Editorial Pax Mexico. Librería Carlos Cesarman S.A. México, D.F.

[1] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[2] MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.68-69.Grupo Nelson.

[3] Ibid, p. 69.

[4] Ibid, p. 69

[5] Ibid, p. 69

[6] Ibid, p. 69

[7] Ibid, p. 69

[8] http://circuloesceptico.com.ar/pseudociencia

[9] http://radioiglesia.com/herejias/item/694-psicolog%C3%ADa-y-las-doctrinas-del-diablo

[10] Thomas Szasz. The Myth of Psychotherapy (Garden City: Doubleday/Anchor Press, 1978), pp. 27-28.

[11] Thomas Szasz. El mito de la enfermedad mental. p.55. Amorrortu editores. Buenos Aires.Argentina. 

[12] https://es.wikipedia.org/wiki/John_F._MacArthur

[13] MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.16-17.Grupo Nelson.

[14] http://graciayconocimiento.blogspot.com/2015/08/la-palabra-suficiente-de-dios-por-john.html

[15] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[16]  MacArthur, J.F.  (2009). La consejería: Cómo aconsejar bíblicamente.p.70. Grupo Nelson.

[17] http://www.elmundo.es/papel/cultura/2017/10/09/59d60b1ee2704e9a438b45fa.html

[18] Ibid

¿Por qué la Psicología es una ciencia?


¿Por qué la Psicología es una ciencia?

Por Paulo Arieu

Revisada 01-15-2018

Psicologia-Cientifica-410x258

Introducción

En las conversaciones con alumnos de la carrera de Psicología, siempre surge la pregunta: ¿es la Psicología realmente una ciencia? Algunos creen que si, otros creen que no. Incluso, en nuestros días, hay psicólogos que no creen que la Psicología sea una ciencia, porque su objeto de estudio es la conducta y ésta es susceptible de ser investigada por un método experimental, por lo tanto, no cumple con las principales condiciones de cualquier ciencia. Sin embargo, los psicólogos como todos los  científicos, realizan observaciones, formulan hipótesis, elaboran teorías, y perfeccionan esas teorías haciéndolas flexibles a nuevas observaciones.[0] 

¿Que significa la palabra Psicología? La palabra “Psicología” viene del vocablo griego que significa “estudio de la mente o del alma”. Pero en nuestros días se define a la Psicología como “la ciencia que estudia la conducta y los procesos mentales en todos los animales”[1].  El Diccionario de la lengua española provee dos importantes definiciones para la palabra Psicología: La primera de ellas es en relación a la filosofía y dice que es parte de la filosofía que trata del alma, sus facultades y operaciones. La segunda, es ciencia o estudio de la mente y de la conducta en personas o animales.[2] Christian Nordqvist explica que, de acuerdo al Medilexicon’s Medical Dictionary, la Psicología es “la profesión (Psicología clínica), la disciplina académica (Psicología académica) y la ciencia (Psicología de la investigación) relacionada con el comportamiento de humanos y animales, y los procesos mentales y fisiológicos relacionados”.[3] Según APA define a la Psicología, esta es el estudio de la mente y el comportamiento. La disciplina abarca todos los aspectos de la experiencia humana, desde las funciones del cerebro hasta las acciones de las naciones, desde el desarrollo infantil hasta el cuidado de las personas mayores. En todos los escenarios imaginables, desde los centros de investigación científica hasta los servicios de salud mental, “la comprensión del comportamiento” es la tarea de los Psicólogos.[4]

Dudas de que la Psicología sea una ciencia[5]

Existe controversia con respecto a considerar los procesos mentales como conducta. Pero el término “procesos mentales” incluye formas de cognición o modos de conocer, como percibir, poner atención, recordar, razonar y solucionar problemas; además de soñar, fantasear, desear, esperar y anticipar.[6] La mayoría considera la vía científica como el mejor medio para lograr un conjunto bien organizado de información precisa. El enfoque científico es tan básico para la Psicología que, a menudo, a ésta se le denomina ciencia conductual  y a los psicólogos, los científicos conductuales.[7]

A pesar de tener una metodología científica elaborada, hay otros problemas y argumentos que hacen dudar de que la psicología realmente sea una ciencia. Las limitaciones pueden referirse a la materia (por ejemplo, conducta abierta versus experiencia subjetiva, privada), objetividad, generalidad, capacidad de prueba, validez ecológica, cuestiones éticas y debates filosóficos, etc. La ciencia supone que existen leyes del comportamiento humano que se aplican a cada persona. Por lo tanto, la ciencia adopta un enfoque tanto determinista como reduccionista. La ciencia estudia el comportamiento manifiesto porque el comportamiento manifiesto es objetivamente observable y puede medirse, lo que permite a diferentes psicólogos registrar el comportamiento y acordar lo que se ha observado. Esto significa que se pueden recopilar pruebas para probar una teoría sobre las personas.

Las leyes científicas son generalizables, pero las explicaciones psicológicas a menudo se restringen a tiempos y lugares específicos. Debido a que la Psicología estudia (principalmente) a las personas, estudia (indirectamente) los efectos de los cambios sociales y culturales en el comportamiento. La psicología no se desarrolla en un vacío social. El comportamiento cambia con el tiempo y en diferentes situaciones. Estos factores y las diferencias individuales hacen que los resultados de la investigación sean confiables solo por un tiempo limitado.

¿Son los métodos científicos tradicionales apropiados para estudiar el comportamiento humano? Cuando los psicólogos operan su DSM IV, es muy probable que esto sea reduccionista, mecánico, subjetivo o simplemente incorrecto.

Las variables operativas se refieren a cómo definirá y medirá una variable específica tal como se usa en su estudio. Por ejemplo, un biopsicólogo puede operacionalizar el estrés como un aumento en la frecuencia cardíaca, pero puede ser que al hacerlo, seamos eliminados de la experiencia humana de lo que estamos estudiando. Lo mismo ocurre con la causalidad.

Los experimentos están dispuestos a establecer que X causa Y, pero tomar esta visión determinista significa que ignoramos las variables extrañas, y el hecho de que en un momento diferente, en un lugar diferente, probablemente no estaríamos influenciados por X. Hay tantas variables que influyen en el comportamiento humano que es imposible controlarlos de manera efectiva. El tema de la validez ecológica se relaciona muy bien aquí.

La objetividad es imposible. Es un gran problema en psicología, ya que involucra humanos que estudian humanos, y es muy difícil estudiar el comportamiento de las personas de una manera imparcial. Además, en términos de una filosofía general de la ciencia, nos resulta difícil ser objetivo porque estamos influenciados por un punto de vista teórico (Freud es un buen ejemplo de esto). El observador y lo observado son miembros de la misma especie, esto crea problemas de reflectividad.

Un conductista nunca examinaría una fobia y pensaría en términos de conflicto inconsciente como una causa, al igual que Freud nunca lo explicaría como un comportamiento adquirido a través del condicionamiento operante. Este punto de vista particular que tiene un científico se llama Paradigma. Kuhn argumenta que la mayoría de las disciplinas científicas tienen un paradigma predominante al que la gran mayoría de los científicos se suscriben. Cualquier cosa con varios paradigmas (por ejemplo, modelos, teorías) es una pre-ciencia hasta que se vuelve más unificada. Con una miríada de paradigmas dentro de la Psicología, no es el caso que tengamos leyes universales del comportamiento humano, y Kuhn definitivamente argumentaría que la Psicología no es una ciencia.

La verificación (es decir, la prueba) puede ser imposible. Realmente nunca podemos probar una hipótesis, podemos encontrar resultados que la respalden hasta el final de los tiempos, pero nunca tendremos la certeza del 100% de que es realmente cierta. Podría ser refutado en cualquier momento. La principal fuerza impulsora detrás de esta queja particular es Karl Popper, el famoso filósofo de la ciencia y defensor del falsacionismo. Tomemos la famosa hipótesis del ejemplo popperiano: “Todos los cisnes son blancos”. ¿Cómo sabemos con certeza que no veremos un cisne negro, verde o rosa fuerte en el futuro? Entonces, aunque nunca se haya visto un cisne no blanco, todavía no hemos probado nuestra hipótesis. Popper argumenta que las mejores hipótesis son aquellas que podemos falsificar: refutar. Si sabemos que algo no es verdad, entonces sabemos algo con certeza.

Otro inconveniente es la testabilidad: gran parte de la materia en Psicología es inobservable (por ejemplo, la memoria) y, por lo tanto, no se puede medir con precisión. El hecho de que hay tantas variables que influyen en el comportamiento humano que es imposible controlar las variables de manera efectiva.

Entonces, ¿estamos más cerca de comprender a) qué es la ciencia, y b) si la Psicología es una ciencia? Improbable. No hay una filosofía de la ciencia definitiva ni una metodología científica impecable. Cuando las personas usan el término “científico”, todos tenemos un esquema general de lo que significan, pero cuando lo desglosamos de la manera que acabamos de hacerlo, la imagen es menos segura. ¿Qué es ciencia? Depende de tu filosofía ¿Es la psicología una ciencia? Depende de tu definición.

¿Es la Psicología una ciencia?

Entonces ¿es la Psicología una ciencia? Slife y Williams han tratado de responder esta pregunta: [8]

  1. Tenemos que intentar al menos esforzarnos por utilizar métodos científicos porque necesitamos una disciplina rigurosa. Si abandonamos nuestra búsqueda de métodos unificados,perderemos un sentido de lo que es la Psicología.
  2. Tenemos que seguir tratando de desarrollar métodos científicos que sean adecuados para estudiar el comportamiento humano; puede ser que los métodos adoptados por las ciencias naturales no sean apropiados para nosotros.

La Psicología es considerada una ciencia desde su método: métodos filosóficos, métodos clínicos, métodos experimentales, y métodos correlacionales, ello recoge y sistematiza la información de datos, realiza hipótesis, utiliza variables cuantificables, y utiliza a otras áreas de estudio científico para ejemplificar sus conceptos.[9] Para que un campo de conocimiento sea una ciencia, debe cumplir con dos factores básicos: [10]

1. Epistemología: Para poder ser considerada una ciencia, es imprescindible que exista una epistemología clara. Es decir, que se sepa claramente sobre qué campo quiere aumentar nuestros conocimientos.

2. Método científico: Otra condición necesaria para que una disciplina de conocimiento sea considerada una ciencia es que se ciña al método científico.

Definiendo el Método Científico [11]

Suele definirse como un modo o forma en que las ciencias tratan de descubrir los principios generales que explican los hechos objeto de su estudio. La actividad científica tiene dos procesos a saber: uno ascendente (tales como conceptos, leyes y teorías) el otro descendente que consiste en la validez de los resultados. Para darle validez a una teoría, no se puede considerar como cierta a menos que se compruebe. Un científico usa métodos definitorios, métodos clasificatorios, métodos estadísticos, métodos hipotético-deductivos, procedimientos de medición entre otros. Pensándolo bien, cada persona que intente investigar las razones por las que la psicología es una ciencia se encontrará con un montón de respuestas que podrá clasificarlas, pero su resultado final será que en efecto la Psicología es inevitablemente una disciplina científica  porque su objeto es quien la define, y por lo tanto tiene principios propios o subalternos a otras disciplinas. Entendiendo que el objeto material es el hombre o mejor dicho la persona, este tiende a ser observado en su conducta, y por eso es imposible no aplicar un método para su estudio, e instrumentos de investigación que permitan cuantificar y darle validez como ciencia. La Psicología como ciencia también tiene métodos y técnicas de investigación que son de mucha importancia. Algunas de ellas son:

  1. Técnicas descriptivas: estas permiten sistematizar los procesos de observación de la vida cotidiana de la persona (conducta, comportamiento) arrojando aportes que dan respuesta a una hipótesis planteada. Entre los instrumentos que se utilizan en esta técnica están: la observación directa, de laboratorio, estudios de caso, dispositivos de evaluación (cuestionarios, entrevistas y pruebas psicológicas).
  2. Técnicas explicativas: están generan la sistematización de resultados concretos del objeto de estudio de la psicología. Tenemos las técnicas de estudio de correlación que están divididas en: correlación positiva, negativa y conclusión errónea de causalidad.
  3. Experimentos: este método consiste en manipular un aspecto que resulta controlable, la experimentación sirve para comprobar las hipótesis.

¿Que estudia la psicología como ciencia? [12]

La Psicología parte del estudio científico de la mente y el comportamiento humano. Los Psicólogos observan y realizan experimentos para averiguar más sobre la forma en que las personas actúan e interactúan. Tratan de entender lo que los motiva y la forma en que nos comportamos. Este conocimiento lo utilizan para ayudarnos a hacer frente a los problemas personales y sociales. Los psicólogos pueden trabajar en la asistencia social, la salud mental, educación, los negocios, la investigación y el deporte. Aunque las opiniones varían, para que la Psicología sea ciencia debe tener un objeto de estudio, de lo contrario no puede ser ciencia. El caso de la Psicología es el estudio de la conducta y la experiencia de cómo los seres humanos y los animales sienten, piensan y conocen para adaptarse al medio que les rodea.

La Psicología es la ciencia que estudia a la conducta humana y sus procesos cognitivos y, por tanto, tiene una epistemología clara…La Psicología experimental sigue el método científico tanto como la física o la química. Otras disciplinas, como la medicina, no son realmente ciencias sino disciplinas, aunque cuentan con investigaciones científicas para apoyar sus decisiones. La Psicología funciona de la misma manera: es una ciencia que a veces actúa como ciencia según un método científico para realizar investigaciones, y en otras ocasiones, aplica esos conocimientos de la mejor forma posible para acompañar a las personas y sociedades en procesos de cambio. En estas aplicaciones, se observan los resultados y se valoran cambios y reflexión. [13]

Antecedentes de la Psicología como ciencia [14]

La Psicología es realmente una ciencia muy nueva, y la mayoría de los avances se han producido en los últimos 150 años aproximadamente. Sin embargo, se remonta a la antigua Grecia, 400 – 500 años antes de Cristo. El énfasis fue filosófico, con grandes pensadores como Sócrates influyendo en Platón, quien a su vez influyó en Aristóteles. Platón argumentó que había una clara distinción entre cuerpo y alma, creía firmemente en la influencia de la diferencia individual en el comportamiento y desempeñaba un papel clave en el desarrollo de la noción de “salud mental”, creyendo que la mente necesitaba ser estimulada por las artes para mantenerla vivo. Aristóteles creía firmemente en la idea de que el cuerpo afectaba fuertemente a la mente; se podría decir que fue un primer psicólogo biológico. La Psicología como ciencia tomó un papel secundario hasta que Descartes (1596 – 1650) escribió en el siglo XVII que él creía firmemente en el concepto de conciencia, sosteniendo que era eso lo que nos separaba de los animales. Sin embargo, sí creía que nuestros cuerpos podían influir en nuestra conciencia y que los inicios de estas interacciones se daban en la glándula pineal: ¡ahora sabemos que probablemente este NO sea el caso!

De este influyente trabajo surgieron otras filosofías importantes sobre la Psicología, incluido el trabajo de Spinoza (1632 – 1677) y Leibnitz (1646 – 1716). Pero todavía no había una psicología única, científica y unificada como disciplina separada (¡ciertamente se podría argumentar que todavía no existe!).  La Psicología tardó tanto en emerger como una disciplina científica porque necesitaba tiempo para consolidarse. Comprender el comportamiento, los pensamientos y los sentimientos no es fácil, lo que puede explicar por qué se ignoró en gran medida entre los tiempos griegos antiguos y el siglo XVI. Pero cansado de años de especulación, teoría y argumentación, y teniendo en cuenta el argumento de Aristóteles de que la investigación científica respalda la teoría, la Psicología como disciplina científica comenzó a surgir a fines del siglo XIX. Wilheim Wundt desarrolló el primer laboratorio de psicología en 1879. Se utilizó la introspección, pero sistemáticamente (es decir, metodológicamente). Realmente fue un lugar desde el cual empezar a pensar sobre cómo emplear métodos científicos para investigar el comportamiento.

El movimiento clásico en Psicología para adoptar estas estrategias fueron los conductistas, que fueron reconocidos por su confianza en el experimento de laboratorio controlado y el rechazo de las fuerzas invisibles o inconscientes como causas de la conducta. Y más tarde, los psicólogos cognitivos adoptaron este enfoque riguroso (es decir, cuidadoso), científico, basado en el laboratorio también.

Conclusión

En conclusión, por todos estos motivos explicados, la Psicología si es una ciencia, aunque algunos duden que esta afirmación sea la correcta. El interes de la ciencia es ampliar su conocimiento en  algún tema. El tema que la Psicología pretende investigar y ampliar sus conocimientos es la conducta de seres humanos y de animales. Tiene una manera de ampliar estops conocimientos y es mediante el metodo cientiíico. La Psicología es una ciencia que a veces actúa como ciencia según el método científico para realizar investigaciones, y en otras ocasiones, aplica esos conocimientos de la mejor forma posible para acompañar a las personas y sociedades en procesos de cambio. En estas aplicaciones, se observan los resultados, se valoran los cambios y se reflexiona. 

Notas

Imagen: https://www.definicionabc.com/ciencia/psicologia-cientifica.php

[0] https://porque-se.com/la-psicologia-es-una-ciencia/

[1] Davidoff, Linda (1989). INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA  p. 6 McGRAW-HILL INTERAMERICANA DE MÉXICO, S.A. de C.V.  Impreso en México.

[2] Diccionario de la lengua española. Edición del Tricentenario. Actualización 2017. Obtenido de http://dle.rae.es/?id=UWfndCk

[3] Nordqvist, Christian.(08-14-2015). Psychology: What you need to know. Obtenido de

https://www.medicalnewstoday.com/articles/154874.php

[4] http://www.apa.org/support/about-apa.aspx?item=7

[5] McLeod, S. A.(2008). Psychology as a Science. Obtenido de https://www.simplypsychology.org/science-psychology.html

[6] Ibid

[7] Davidoff, Linda. (1989). INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA  p. 18. McGRAW-HILL INTERAMERICANA DE MÉXICO, S.A. de C.V.  Impreso en México.

[8] McLeod, S. A.(2008). Psychology as a Science. Obtenido de https://www.simplypsychology.org/science-psychology.html

[9] https://porque-se.com/la-psicologia-es-una-ciencia/

[10] https://psicologiaymente.net/psicologia/psicologia-ciencia

[11] https://porque-se.com/la-psicologia-es-una-ciencia/

[12] https://porque-se.com/la-psicologia-es-una-ciencia/

[13] https://psicologiaymente.net/psicologia/psicologia-ciencia

[14] https://porque-se.com/la-psicologia-es-una-ciencia/

La revelación de Dios en la creación


La revelación de Dios en la creación

Por Paulo Arieu

ocaso-multicolor-dios

En el artículo anterior, terminé la nota explicando que según la Biblia, Dios se ha revelado en: la creación, en Cristo y en Su Palabra escrita. En este artículo veremos la revelación de Dios en la Creación. Porque podemos apreciar visiblemente que el poder eterno y el carácter de Dios se revelan por las cosas que han sido creadas. La Biblia nos habla a lo largo de sus páginas que Dios hizo todas las cosas en el universo que podemos con nuestros ojos apreciar. Pero además, siendo el mundo de las cosas naturales una obra de Dios, nos muestra que Dios es un Dios infinito en poder y sabiduría, y que ha diseñado y creado el mundo físico para un propósito inteligente. 

  • “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. ” (Ro. 1:20 RV 1960)
  • “Pues, desde la creación del mundo, todos han visto los cielos y la tierra. Por medio de todo lo que Dios hizo, ellos pueden ver a simple vista las cualidades invisibles de Dios: su poder eterno y su naturaleza divina. Así que no tienen ninguna excusa para no conocer a Dios. ” (Ro. 1:20 NTV)

Este pasaje, en la epístola a los cristianos de Roma, nos explica que la creación testifica del poder y la deidad de Dios, atributos que aunque son cualidades invisibles para el ser humano, al ver la grandeza del universo, el ser humano puede admirar de una manera visible la Gloria de Dios en su revelación. Raul Zaldívar, un teólogo latinoamericano, explica que “Revelación viene de la palabra gr. apokalifis que significa revelar, descubrir algo que estaba encubierto o dar a conocer algo que estaba en la oscuridad” [0] Aunque Zaldívar también nos advierte del peligro de utilizar mal esta expresión, ya que “la palabra revelación es una palabra con la que debe tenerse mucho cuidado, pues su mala utilización puede dar lugar a deshonrar su significado sagrado.”[1] Esta observacion de Zaldivar es importante  ya que hoy en dia andan muchos  que frecuentan círculos carismáticos que utilizan mal esta expresión y afirman erróneamente que Dios anda revelando cosas a cada rato mediante profetas y falsos profetas, que le dicen a la gente lo que ellos anhelan oir. !Esto puede resultar peligroso para la fe de muchas personas que son propensos a creerse todo lo que les dicen! Pero continuando con el tema de la revelación general de Dios en la creación, esta forma de revelación de Dios tiene sus limitaciones. Porque razón? Porque no nos permite experimentar directamente en nuestras vidas la gloriosa y santa presencia de Dios. El teólogo L. Chafer explica que

La revelación de Dios mediante la Naturaleza, sin embargo, tiene sus limitaciones, al no aparecer claramente manifestado el amor y la santidad de Dios. Mientras que la revelación en la Naturaleza es suficiente para que Dios pueda juzgar al mundo pagano por no adorarle como su Creador, no revela un camino de salvación mediante el cual los pecadores puedan ser reconciliados con un Dios santo, sagrado.[2]

A pesar de estas limitaciones, por medio de la creación Dios nos testifica de Su grandeza. Como dice Zaldivar, “es obvio que detrás del universo hay una inteligencia suprema que conduce a Dios.” [3] Porque en la naturaleza, lo grandioso y glorioso de la creación va unido a la grandeza del Señor que es quien creó todas las cosas, visibles e invisibles. Por ejemplo, un famoso filósofo llamado Kant percibía en “el cielo estrellado” las huellas digitales de Dios. El decía que “dos cosas llenan el corazón de admiración y respeto siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mi”[4] A Kant, ver los cielos lo ponía a reflexionar en la Ley moral dentro de el. Y reflexionar en la Ley moral dentro de nosotros nos lleva a pensar en Dios, quien nos creó a su imagen y semejanza (Gen.1:26).

Lamentablemente, a causa del fuerte materialismo de nuestros tiempos, se reflexiona poco de Dios en la creación. La mayoría de los científicos y filósofos de hoy en día, están imbuidos de una fuerte y rigida cosmovisión naturalista. Y muchos intelectuales que poseen una cosmovisión cristiana que está en contra de los postulados naturalistas son censurados y discriminados. El pastor y teólogo norteamericano John MacArthur explica acerca del naturalismo que:

El naturalismo es una perspectiva en la que toda ley y toda fuerza que opera en el universo es de carácter natural y no moral, espiritual o sobrenatural. El naturalismo se caracteriza en esencia por el ateísmo y rechaza el concepto mismo de un Dios personal. Muchos suponen por esa razón que naturalismo no tiene que ver con religión. De hecho, muchos mantienen la idea equivocada de que el naturalismo encarna la esencia misma de la objetividad científica. A los naturalistas les gusta presentar su sistema como una filosofía que se opone a todas las visiones del mundo basadas en la fe, y alegan que es superior en su contenido científico e intelectual porque se supone que carece de matices religiosos. Este no es el caso. Religión es la palabra exacta que sirve para describir el naturalismo. Toda la filosofía naturalista se basa en una premisa basada en la fe.Su presuposición básica, que es un rechazo de todo lo sobrenatural, requiere un salto de fe gigantesco. Además, casi todas las teorías que respaldan al naturalismo también deben ser aceptadas por fe.[5] Lamentablemente, como dice MacArthur, “el naturalismo se ha convertido en la
religión dominante de la sociedad moderna”[6]

El naturalismo es un peligro que no solo afecta la ciencia y la filosofía, sino que también dificulta que el hombre piense en Dios al ver la creación. Es que el naturalismo ha afectado tanto la cultura occidental que las personas en nuestros tiempos, comunmente, solo piensan en lo material (Ver 2 Corintios 4:3-4). Como denuncia el pastor J. MacArthur,  el naturalismo no es mas que otra visión religiosa del mundo que intenta competir con la cosmovisión cristiana de la creación del universo y reemplazarla con una cosmovisión pagana. MacArthur afirma que

“a juzgar por el contenido de ciertos materiales que he leído por medio de los cuales se trata de ganar adeptos al naturalismo, los naturalistas se dedican a su fe con una pasión devota que rivaliza y en muchos casos excede la de cualquier fanático y radical religioso. Es obvio que el naturalismo es tan religioso como cualquier visión teísta del mundo.”[7]

Pero los seres humanos no tienen excusa, como dice el apostol Pablo en su carta a los Romanos (Ver Romanos 1:20-22). Dios nos revela destellos de su gloria por medio de la creación, aunque el ser humano tenga su entendimiento entenebrecido por el pecado y le cueste entenderlo (o no lo quiera aceptar por que es rebeldón).  Para ilustrar los efectos del naturalismo se puede dar como ejemplo a un pensador pagano naturalista ya fallecido, muy famoso en su tiempo: el científico Carl Sagan, un astrónomo de renombre y figura de medios de comunicación, abiertamente antagónico con el teísmo bíblico. Sagan se convirtió en un gran orador y comunicador del naturalismo y algo asi como el jefe de la religión del naturalismo, como lo es hoy en día el biólogo inglés Richard Dawkins. Sagan predicó una visión del mundo que se basa enteramente en supuestos naturalistas. Detrás de todo lo que enseñó estaba su firme convicción de que todo en el universo tiene una causa natural y una explicación natural. Pero esa creencia es una cuestión de fe, no una verdad basada en una observación científica. En diciembre de 1996, a menos de tres semanas antes de que Sagan muriera, fue entrevistado por Ted Koppel en “Nightline”. Sagan sabía que estaba muriendo, y le preguntó Koppel, “Dr. Sagan, ¿tiene usted ciertas perlas de sabiduría que le gustaría dar a la raza humana?” Sagan respondió:

Vivimos en un trozo de roca y metal que rodea una estrella aburrida que es una de las 400 mil millones de otras estrellas que componen la Vía Láctea, que es una de las miles de millones de otras galaxias, que forman un universo, que puede ser uno de un número muy grande-tal vez un infinito número de otros universos. Esa es una perspectiva de la vida humana y de nuestra cultura que vale la pena reflexionar. [8]

Mas tarde, en un libro publicado a título póstumo, Sagan escribió:

“Nuestro planeta es una mota solitaria en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta inmensidad, no hay ningún indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos”[9]

Como podemos leer y en consecuencia apreciar, el naturalismo nos lleva al nihilismo y a la desesperación. Si el ser humano no es nada especial, si Dios no existe, que sentido tiene la vida? Pero Dios no se queda callado, El le responde a estos filósofos paganos y a sus seguidores de esta manera en Su palabra: “Dice el necio en su corazon no hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad, no hay quien haga el bien.” (Salmo 53:1 RV 1960) y en Proverbios 8:31 RV 1960, a través de las palabras del salmista le responde lo siguiente: ¡Qué feliz me puse con el mundo que él creó;  cuánto me alegré con la familia humana!”. Si para los filósofos naturalistas no somos nada, la Biblia nos dice que para Dios somos su especial tesoro. El salmista y rey David escribió que:

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar”. (Salmos 8:3-8 RV 1960)

Mas allá de las limitaciones humanas que como seres finitos tenemos, siempre es bueno reflexionar acerca de la grandeza de Dios en la creación. Pienso que siempre vale la pena mirar y admirar con nuestros propios ojos la creación y ponernos a pensar (aunque sea un poquito) en Dios. Antes, los grandes cientificos estudiaban el universo y glorificaban a Dios. Por ejemplo, podemos citar a Isaac Newton (1643 -1727), quien en vida fue un gran físico, matemático, inventor, astrónomo, teólogo y filósofo cristiano de nacionalidad inglesa. Es considerado uno de los padres de la ciencia moderna y muchos lo perciben como el mejor físico-matemático de la historia y el científico de que ha dejado el legado más valioso e influyente de todos los tiempos. Isaac Newton creía que, tanto la Biblia, como el Universo mismo, eran un criptograma establecido por el Todopoderoso [10], y varios de sus manuscritos, que fueron principalmente narrados en latín, estaban firmados con la frase Jehová Sanctus Unus, que significa “Jehová Dios Único”. La prioridad que él le daba a las Escrituras por encima de cualquier otro libro secular fue expresada claramente a sus cercanos, de tal forma que el matemático Robert Smith reportó una ocasión al profesor Richard Watson que en una ocasión Newton dijo:

“Consideramos que las Escrituras de Dios son la más sublime filosofía. Encuentro más indicios de autenticidad en la Biblia que en cualquier historia profana.”[11]

Y como este científico, hay muchismos otros que también sinceramente expresaron su admiración por la creación y su devoción por el Creador amoroso. Esto nos muestra que si podemos admirar la creación y pensar en el amor de nuestro Dios hacia nosotros sus criaturas. Zaldivar, de manera totalmente opuesta al nihilismo y naturalismo de Sagan, dice que:

El sistema galáctico e interplanetario, la naturaleza de nuestro planeta, es una evidencia irrefutable de la existencia de un ser supremo, infinitamente inteligente.  A traves de la creación Dios revela su omnipotencia y algo muy importante que El está al control  de todos los acontecimientos del universo.[12]

Sin dudas, saber que Dios es soberano y que está en control de todas las cosas, nos ayuda a descansar en El. Pero, al igual que el naturalista Sagan, hay muchos hoy en día que creen que la la raza humana no es nada especial. O como muchos cientificos dicen, no somos mas que otra especie animal, que evolucionó de especies inferiores. Sagan había llegado a la errónea conclusión de que nuestra raza no es importante en absoluto, negando asi la verdad de que Dios nos considera importantes para El, ya que hemos sido creados a su imagen y semejanza. Pero nosotros no debemos permitir que el naturalismo nos robe la felicidad de pensar en Dios y alabarle por toda su grandeza. Recordemos que, a pesar de nuestras limitaciones, los seres humanos no somos excusables por no entender que nuestro Dios es poderoso. Como cita el teólogo español Francisco La Cueva:

Es cierto que los hombres que no conocen a Dios son inexcusables, porque el Universo creado comporta una revelación del poder eterno y de la deidad del Creador, pero el corazón corrompido del hombre caído oscurece la razón con sus propias tinieblas, haciendo vanos los razonamientos de forma que no se traduzcan en actitudes correctas respecto a la genuina idea de Dios. Así un testimonio, de suyo válido, pierde eficacia por la mala disposición del espectador.[13]

La creación hace posible que entendamos que nada existe porque si y que no hemos evolucionado de otras especies animales. Dios nos creó y Él nos hizo asi como somos. Y Dios no creó todas las cosas porque si nomas, sino porque El tiene un propósito inteligente. El gobierna el Cosmos con su tremendo y omnipotente poder. Santo Tomas de Aquino, cita en su tratado de teología que algunos filósofos de la antiguedad negaban que el mundo fuera gobernado por Dios, afirmando que todo lo que sucedía en el Cosmos era por pura casualidad. Pero Aquino responde que esta opinión es  inadmisible por dos razones.[14]

1) Primero, por algo que es observable en las mismas cosas. Pues vemos que en las cosas naturales acontece siempre, o casi siempre, lo que es mejor. Esto no sería así a no ser que estuviesen providencialmente dirigidas hacia un fin bueno; y en esto consiste ser gobernado. Así, pues, el mismo orden constante del universo deja patente que el mundo está gobernado. Ejemplo: Al entrar en una casa limpia y ordenada, de tal limpieza y orden deducimos la razón ordenadora de quien la habita. 

2) Segundo, cuando consideramos la bondad divina, que ha dado origen a todas las cosas. Pues, por ser condición de las cosas mejores producir mejores efectos, no es compatible con la suma bondad de Dios que no conduzca hacia, la perfección a las cosas creadas por El. Pues la perfección última de cada cosa se centra en la consecución del fin. Por eso, a la bondad divina pertenece el que, así como produce el ser de las cosas, así también las lleve a sus fines. Esto es gobernarlas.

Sin dudas, Dios gobierna el Universo. Esto lo podemos deducir al observar el Cosmos y ver que hay un orden en las leyes del Universo. Un salmo del rey David expresa en palabras la admiración que este rey sentía por Dios cuando miraba la grandeza del Cosmos. Dice el Salmo 19 vs. 1 al 6 (NTV) que:

Los cielos proclaman la gloria de Dios
    y el firmamento despliega la destreza de sus manos.
Día tras día no cesan de hablar;
    noche tras noche lo dan a conocer.
Hablan sin sonidos ni palabras;
    su voz jamás se oye.
Sin embargo, su mensaje se ha difundido por toda la tierra
    y sus palabras, por todo el mundo.

Dios preparó un hogar para el sol en los cielos,
y este irrumpe como un novio radiante luego de su boda.
    Se alegra como un gran atleta, ansioso por correr la carrera.
El sol sale de un extremo de los cielos
    y sigue su curso hasta llegar al otro extremo;
    nada puede ocultarse de su calor.

Para concluir este artículo, les comparto un bello himno cristiano para que al oirlo, pensemos en la grandeza de nuestro Dios, quien no solo creó todo el universo, lo visible y lo invisible, sino que también envió al Salvador a morir por mi, un pobre pecador perdido. Cada vez que miremos los cielos y toda su hermosura y belleza, pensemos en: !!! Cuan Grande es nuestro Dios!!!! Pero quiero que pensemos también (al menos por un instante) que tan grande ha sido su amor por la humanidad, que Dios envió a su propio Hijo al mundo para ofrecernos Su perdón y redención por nuestra rebelión, aún siendo nosotros una raza caída en el pecado. El apostol Juan escribe que:Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”(Juan 3:16 NTV). !No hay dudas que su amor es grande!

Ojalá que cada vez que miremos el universo, quizás en una hermoso atardecer o en una bella puesta del sol, o en una hermosa y cálida noche llena de estrellas, pensemos en todo el amor que nuestro Dios nos tiene y podamos sentir gratitud hacia El:

!Gracias, Dios amado, gracias, querido y poderoso Dios por tu grande e inmenso amor y por tu cuidado para con nosotros tus criaturas! Gracias, Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino y hágase tu voluntad, en los cielos como en la tierra. La Gloria entera sea para nuestro Dios, quien creó este hermoso universo.

Este artículo continúa en la próxima entrega…. Espero que usted pueda tener en mente que Dios se ha revelado en la creación. La próxima entrega será La Revelación de Dios en Cristo.

Dios lo bendiga mucho. 

Notas

Imagen: http://www.ustinova.pro/rasskazat-detyam/

[0] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 130. Edi;torial Clie.España.

[1] Ibid

[2] http://www.adorador.com/temasdoctrinales/04_la_biblia_como_revelacion_divina.htm

[3] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 131. Editorial Clie.España.

[4] Chalier, Catherine. (2002). Por una moral más allá del saber: Kant y Levinas. p.124. Caparrós editores S.L.  Madrid. España.

[5] MacArthur, John. (2003). La batalla por el comienzo.pp.11-12. EDITORIAL PORTAVOZ. Grand Rapids, Michigan. EE.UU.

[6] Ibid,p. 11

[7] Ibid,p. 12

[8] ABC News Nightline, 4 de diciembre de 1996 citado en https://evangelio.blog/2010/04/16/no-eres-nada-especial/

[9]  Pale Blue Dot, Nueva York: Random House, 1994, p. 9. citado en https://evangelio.blog/2010/04/16/no-eres-nada-especial/

[10] Scheurer & Debrock. 1986. Newton’s Scientific and Philosophical Legacy. p.14. Springer Science & Business Media. Citado en http://creyentesintelectuales.blogspot.com/2012/06/isaac-newton.html

[11] Watson, Richard ( Master of Trinity College, Cambridge). 1806. Watson’s Apology for the Bible. p.57.Londres: 8vo.Citado en http://creyentesintelectuales.blogspot.com/2012/06/isaac-newton.html

[12] Zaldivar, Raul. (2006). Teología sistemática. Desde una perspectiva latinoamericana.p. 131-132. Editorial Clie. España.

[13] La Cueva, Francisco. Curso de Formación teológica Evangélica. Tomo II. Un Dios en Tres Personas. pp.14-15. Editorial Clie. España.

[14] Tomas de Aquino. Suma teológica – Parte Ia – Cuestión 103.

La actual división entre ciencia y religión se remonta a Galileo


La actual división entre ciencia y religión se remonta a Galileo

por Paulo Arieu

La actual división entre la ciencia y la religión tiene su origen el diálogo entre la fe y la razón iniciado en el Areópago, cuando los helénicos cuestionaron a San Pablo sobre la relación entre las enseñanzas de la doctrina judeo cristiana y las enseñanzas de la filosofía helénica, es decir la relación entre la fe y la razón; y San Pablo separó la fe y la razón saliéndose por la tangente arguyendo que el Dios desconocido, era el Dios de Israel, siendo que todos los dioses del Olimpo habían sido derogados por la razón. Convirtiendo el cuestionamiento en controversia, y la controversia en una paradoja que ha mantenido perpleja a la humanidad desde hace dos milenios en espera de una respuesta satisfactoria.

La ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, ciertos o probables que se obtienen mediante el empleo del método científico, esta se denomina moderna porque se desarrolla en los siglos XVI, XVII y XVIII; es decir, esta se basa en el conocimiento científico, el cual no es más que un rasgo característico de la ciencia pura como de la aplicada.

Una de las figuras importantes en la construcción de un saber radical en la ciencia fue el francés René Descartes (1596 – 1650), a quien se atribuye la fundación de la filosofía moderna que es el conocimiento y la existencia, y el desarrollo del paradigma mecanicista. Es considerado el fundador de la ciencia moderna, debido a que estableció los fundamentos metodológicos, epistemológicos y teológicos de la ciencia.La ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, ciertos o probables que se obtienen mediante el empleo del método científico, esta se denomina moderna porque se desarrolla en los siglos XVI, XVII y XVIII; es decir, esta se basa en el conocimiento científico, el cual no es más que un rasgo característico de la ciencia pura como de la aplicada. [0]

El Dr. H.Van Riessen,catedrático de la Universidad Libre de Amsterdam, explica como fue que la ciencia se independizó de la fe cristiana:

Nos interesa tener en cuenta que al final del período griego y principios de nuestra civilización cristiana, permanecía inamovible la creencia en la autonomía y superioridad del pensamiento teórico humano, frente a la religión y el conocimiento práctico, así como el desprecio hacia la práctica en sí. Esa creencia en la ciencia y la razón constituía la base de la seguridad y el poder de la élite. El rasgo más importante de la filosofía y la ciencia, desde entonces en adelante, hasta finales de la Edad Media, fue el compromiso entre la fe cristiana y la idea entonces reinante acerca de la ciencia: hacer al hombre independiente mediante la investigación autónoma y neutral de la ciencia. Con el fin de hacer a la fe y a la razón independientes entre sí, fue necesario constituir dos niveles de vida, como Aquino hizo: el natural, donde la razón domina independientemente de la fe, y por sus propias luces, y el sobrenatural donde la fe marca el rumbo.
 
La filosofía y la ciencia pertenecen al campo de la razón; y su autonomía significa explícitamente neutralidad en relación a la fe y, de hecho, neutralidad en relación a Dios. El pecado es entonces la pérdida de lo sobrenatural, y no una corrupción de la naturaleza y de la razón. La gracia resulta ser no la restauración de la naturaleza y la razón, sino e! don de lo sobrenatural. Tal es la postura tradicional de la escolástica. Para ser ímparciales hay que decir que la moderna teología del catolicismo romano se aparta algo de ese esquema. Lo que deseamos resaltar es que el esquema “natural-sobrenatural” es el prototipo de la apostasía de los hombres a quienes aún consideramos cristianos por su fe personal. Debemos percatarnos de que además de las principales apostasías de este tipo (detectable en Barth y en todos los que defienden la neutralidad de la política y la ciencia) todos ¡os creyentes cristianos dejan traslucir de vez en cuando esas tendencias a la apostasía, si bien con frecuencia ni ellos mismos se percatan.
 
La ciencia moderna apareció tras el período escolástico. Sin ningún género de dudas vemos que adoptó el esquema “natural-sobrenatural”. La neutralidad de la ciencia era algo presupuesto. Esto desembocó en una nueva actitud hacia el hombre y el mundo. El lazo entre la ciencia y la iglesia se rompió tanto a causa del Rehacimiento (humanismo) como de la Reforma. Mientras que la Reforma se oponía a la ¡dea de una naturaleza autónoma y en general a la idea de que algo podía ser independiente de Dios, o intocado por el pecado y capaz de perfeccionarse sin la gracia, al propio tiempo proclamaba la vocación del hombre para servir a Dios en su creación, desarrollándola y dominándola. Ese reto inspiró a los hombres a investigar la tecnología y las ciencias. El humanismo, por el contrario, utilizó la idea de la naturaleza y la razón autónoma para proclamar la independencia del hombre respecto a Dios, engendrando de este modo su seguridad y poder seculares. También esta creencia sirvió de inspiración a la ciencia. Más adelante volveremos a referirnos a esta diferencia. Pero primero debemos fijarnos en el nuevo método que ha hecho que la ciencia sea lo que hoy es.
 
El desarrollo de la ciencia se aceleró a causa de dos nuevos métodos: el primero es el método experimental, que con su renovada apreciación del esfuerzo práctico, en contraposición al anterior desprecio del mismo, pasó a ser la base de la ciencia. Reemplazó a la especulación. En segundo lugar está el método matemático, que llevó al análisis funcional de los hechos y a la introducción de la ley de causa y efecto, convirtiéndose en la forma exacta del razonar. Estos dos métodos han hecho avanzar la ciencia de forma asombrosa. No tardó mucho en hacerse notoria la diferencia entre la Reforma y el humanismo en cuanto a las respectivas evaluaciones de la ciencia. Es muy comprensible que la ciencia, en tanto se considerase neutra, estuviera destinada a convertirse en el objeto predilecto del humanismo y en enemiga del cristianismo, pues el humanismo afirmaba que una ciencia autónoma podía entendérselas con una naturaleza autónoma con el fin de llegar a la verdad. Por otra parte, la tendencia de continuidad de la ciencia originó el concepto de un campo en constante crecimiento llamado “naturaleza” en el que la ciencia tiene dominio absoluto, y consecuentemente también de un campo en constante decadencia, la religión, en el que la fe constituía la dirección del hombre.
 
Claro está que el actual desprecio hacia la religión al principio en la intención de los científicos, Descartes esperaba servir la causa de la religión, y Newton ensalzó el honor divino al explorar las leyes naturales por las que Dios había establecido el orden. Pero esa misma idea de que existen leyes que regulan completamente la naturaleza y que, en principio, están a disposición de la ciencia, no sólo condujo al deísmo (el “absentismo” de Dios), sino que produjo, durante el siglo XIX, la noción científica de que podía omitirse toda especulación respecto a Dios. Sin embargo, aunque esta secularización de la vida no molestó al científico en su disfrute de la primera emoción de su revolucionadora victoria, no deja de ser cómico e irónico el pensar que esta “todopoderosa” ciencia, que no tenía lugar para Dios, fue incapaz de hallar un lugar para el propio hombre. La soberanía y libertad de éste, fin supremo del humanismo, fueron barridas por la ciencia. Esta ha produ­cido un alejamiento entre el hombre y los instrumentos con los que ha de construir el poder y la seguridad.
 
En el siglo XIX la ciencia se había convertido ya en un importante factor de la vida humana. Esto era debido al hecho de que a principios de ese siglo la ciencia dio un segundo paso para aproximarse a la práctica. Centró su aplicación en la realidad con el fin de transformarla. Debe recordarse que este enfoque práctico tuvo su origen en la ¡dea bíblica de la vocación del hombre en este mundo. El calvinismo fue el primer movimiento que hizo revivir dicha idea. La ciencia aplicada alcanzó un gran éxito. Al adelanto en conocimiento siguió una alianza de la ciencia y la tecnología. Por primera vez en la historia esta alianza ofreció a la humanidad un verdadero y rápido desarrollo de la vida práctica. Era el desarrollo de la creación, querido por Dios para bien del hombre. Pero la actitud del hombre no era concordante. El hombre no tenía intención de ser un buen administrador. Su propósito era el de convertirse en dueño y señor del mundo mediante sus nuevos instrumentos. Comte resumió en una máxima esta creencia: “Savoir pour prevoir, prevoir pour gouverner.” La humanidad, dijo, había atravesado con su fe la etapa teológica: y la etapa metafísica de Kant con las ideas especulativas: y ahora estaba entrando en la etapa final de la industria con una ciencia basada sólo en los hechos.
¡Y todo esto se proclamaba en nombre de la neutralidad! Acto seguido el ateísmo cruzó el umbral. El ateísmo fue el fruto de una ciencia todopoderosa, independiente, que prometía liberar a la humanidad y al mundo mediante una tecnología que estaba en la senda del progreso. Ya no se necesitaba a Dios y su obra de salvación en Cristo. El hombre se podía liberar por sí mismo. En aquella época esta creencia humanista estaba todavía completamente centrada en la ciencia. La era del pragmatismo todavía no había llegado.
Se continuaba creyendo que la ciencia era independiente y neutral, y como tal la única forma segura de conocimiento y dominio del mundo. ¿Pero cómo podía cumplirse esta promesa tras el fracaso del idealismo especulativo?  Comte bosquejó la esperanza del futuro. Su positivismo se ocuparía únicamente de los hechos de la realidad. Estos hechos son realmente verda­deros y, desde luego, neutrales. Basándose sólo en ellos, el conocimiento científico sería verdadero e independiente; y si la ciencia obtenía de estos hechos las leyes que los gobernaban, sería capaz de llegar al modelo de las leyes que gobernaban toda la realidad. En este sencillo planteamiento de la postura de Comte se puede reconocer el método con el que muchas ciencias de nuestros días operan. Pero el positivismo fue más allá en su época. En aras de la coherencia y unidad de las ciencias este modelo positivista tenía que convergir en una ley general.
 
Era de esperar que esta ley general, de acuerdo con el espíritu del siglo XIX, subrayara el progreso. Esto, sin embargo, nos demuestra que la neutralidad no es tan neutra como se pretendía. Estaba claramente basada en una fe presupuesta en el progreso. Este modelo asumido del progreso nunca fue demostrado científicamente, y no obstante se aplicó a diversos campos de la investigación científica. Podemos dar muchos ejemplos. Los más conocidos son la ley general de la evolución, patrocinada por Darwin y Spencer, y la ley del materialismo histórico, proclamada por Marx, quien insistió en la necesaria evolución histórica hacia una sociedad comunista. La ley de ía evolución de Darwin afirmaba la continua evolución de la vida, a partir de la materia, y de las formas superiores de vida, partiendo de las inferiores, estando este proceso de desarrollo regulado por leyes físicas y por el azar. La ley de Spencer era más complicada, y esencialmente filosófica, pero también argüía que la realidad estaba regida únicamente por leyes físicas. De este modo la ciencia erigió una imponente estructura de conocimiento independiente de la religión, superior a la fe, esencialmente neutral, y en principio considerada como “todopoderosa” [1]
 
Un nuevo libro analiza el origen del enfrentamiento entre la Iglesia y el científico
El escritor Dan Hofstadter ha publicado un libro titulado “The Earth Moves: Galileo and the Roman Inquisition”, en el que analiza el juicio de Galileo por parte de la Iglesia Católica Romana a mediados del siglo XVII, y el conflicto surgido entonces por la defensa que hizo el astrónomo de la teoría del heliocentrismo (la Tierra gira alrededor del Sol). Según Hofstadter, el enfrentamiento entre ciencia y religión surgido en aquel momento explicaría muy bien la génesis de la división entre ciencia y religión, característica de la mentalidad occidental moderna. 

El escritor estadounidense Dan Hofstadter afirma en su último libro “The Earth Moves: Galileo and the Roman Inquisition” ( La tierra se mueve: Galileo y la Inquisición Romana) que el gran choque entre ciencia y religión que supuso el juicio al que fue sometido Galileo (1564-1642) por parte de la Iglesia Católica Romana persiste de alguna forma en nuestros días.

Hofstadter, autor de obras anteriores, como “The Love Affair as a Work of Art” o “Falling Palace” es un gran conocedor de la cultura italiana, de su literatura, y también de los archivos del Vaticano, que ha analizado a fondo para tratar de comprender, desde el punto de vista político, científico y psicológico, el enfrentamiento entre Galileo y el Papa Urbano VIII.

Al parecer, este papa y Galileo habían sido inicialmente amigos, cuando Urbano VIII aún era el cardenal Maffeo Barberini, con el que Galileo intercambió amables cartas, según se explica en otro libro: “Galileo en Roma: Crónica de 500 días”, de William y Artigas.

Consecuencias presentes de un conflicto antiguo

Pero luego las cosas cambiaron, y durante su pontificado (septiembre de 1632- junio de 1634) fue cuando tuvo lugar el juicio contra Galileo Galilei, en el que el científico se vio obligado a retractarse de sus tesis sobre el heliocentrismo.

La causa del procesamiento de Galileo fue que el astrónomo defendió la teoría de Nicolás Copérnico, autor del libro “De revolutionibus orbium coelestium”, en el que se expone el modelo heliocéntrico del universo.

Este modelo, que planteaba que la Tierra giraba alrededor del sol en lugar de ser el centro del cosmos como hasta entonces se había pensado, resultó demasiado revolucionario para la mentalidad de la época, por lo que la Iglesia Romana ordenó explícitamente que la teoría copernicana no se enseñase ni se promoviese.

Sin embargo, las observaciones realizadas por Galileo con su famoso telescopio no dejaron lugar a dudas para el científico de que su antecesor llevaba la razón, por lo que el investigador entró en conflicto con la institución eclesiástica de entonces.

Según declaraciones realizadas por Hofstadter para la agencia Reuters, este enfrentamiento –sucedido en el año 1633- ha tenido consecuencias incluso en el presente.

Restos de la discusión

El autor señala dos de ellas: en primer lugar, la relacionada con la cuestión de qué es una teoría científica.

Ya entonces se planteó esta pregunta, y hoy día se ha tenido que volver a plantear ante aquéllos que apoyan conceptos como el del diseño inteligente. Básicamente, nos encontramos ante la misma discusión, afirma el escritor.

El diseño inteligente es el nombre utilizado para describir a la corriente que sostiene que el origen o evolución del Universo, la vida y el hombre, son el resultado de acciones racionales emprendidas de forma deliberada por uno o más agentes inteligentes.

Aunque esta corriente está considerada como pseudociencia por la comunidad científica, sus partidarios la defienden como propuesta científica legítima, susceptible de ser objetivo de investigaciones metodológicamente rigurosas.

Otro de los efectos del enfrentamiento entre Galileo y la Iglesia Católica Romana se reflejó en las declaraciones que Benedicto XVI realizó en 2006, cuando aún era el cardenal Ratzinger.

Entonces, el actual papa defendió que: “en el tiempo de Galileo, la Iglesia permaneció más fiel a la razón que el mismo Galileo. El proceso contra Galileo fue razonable y justo”, en un intento de limpiar la leyenda sobre el trato de la Iglesia a Galileo. Estas declaraciones de Ratzinger supusieron, incluso, una rectificación a las palabras de Juan Pablo II, que en 1992 había pedido perdón por el maltrato al científico.

Persistente división ideológica

El juicio de Galileo en 1633 supuso una conmoción política y científica –además de religiosa-, y se produjo gracias a una mejora tecnológica: los adelantos de Galileo en el telescopio (con respecto al anterior telescopio holandés, el científico consiguió que el suyo no deformara los objetos y los aumentara 6 veces).

Por otro lado, en 1616, un edicto de la Iglesia contra el heliocentrismo intentaba proteger a la Biblia de las lecturas e interpretaciones libres de los profanos.

En este contexto, y a pesar del coste que podía suponer enfrentarse al orden establecido por la Iglesia y la ciencia de la época, Galileo publicó en Florencia, en 1632, su diálogo de los Massimi sistemi (Diálogo sobre los principales sistemas del mundo) donde se burlaba implícitamente del geocentrismo de Ptolomeo y argumentaba abiertamente a favor de la teoría copernicana. El Diálogo fue a la vez una revolución y un verdadero escándalo.

Para Hofstadter, el conflicto surgido en ese momento y el relato de la posterior persecución de Galileo explicarían la génesis de la persistente división ideológica del mundo occidental, que aún hoy sigue vigente.

Notas

[0] http://html.rincondelvago.com/ciencia-moderna-y-conocimiento.html

[1] Dr. H. Van Riessen,Enfoque cristiano de la ciencia, ed. Felire ,pag. 16-20

[2] Miércoles 22 Julio 2009,Yaiza Martínez, tendencias21.net

Burda burla al creacionismo


Burda burla al creacionismo

por Paulo Arieu

refutar

En un blog de ciencia que a veces visito, encontré en un artículo, esta burda imagen vacía de valor científico, verdaderamente, ya que además de burlarse del creacionismo, lo hace con palabras vulgares, escritas en el idioma inglés. Burlase del creacionismo, no sería tanto lo grave, sino la forma en que esto se hace, ya que hay una burla sana, no maliciosa, que es una forma muy popular de disentir con lo que no se comparte en forma humorística,utilizando un ícono,logo o imagen representativa, pero que no llega a convertir a la fe cristiana en objeto de la burla, ni la suya ni la de ocasionales lectores. Sinceramente, considero a esta imagen vacia totalmente de valor ético y moral.

Lo que dice esta imagen traducida al español es “como refutar el creacionismo con una bolsa de heces fecales.” No creo solamente que esta imagen es provocativa a sectores religiosos que no comparten esta opinión, sino que ademas asume el caracter del hombre impío de los últimos tiempos de los cuales habla la Biblia

Caracter del hombres en Los Últimos Tiempos:

  • Debes saber esto: Que en los últimos tiempos vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios – que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. A éstos evita. (2ª de Timoteo 3:1-5).
  • Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. (2ª de Pedro 3:10).

Evitar la falsa ciencia

El apostol Pablo también nos exhorta que: «Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres,conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo».Col 2.8

Yo creo que divulgar ciencia verdadera es divulgar conocimiento verdadero, el conocimiento verdadero debe traer educación,si no, es conocimiento falso, ya que está vacio de interés por el hombre, es un conocimiento sin esencia, inhumano, que deshumaniza al ser humano. Es una filosofia mas de las de este mundo, hecha sin valor alguno, que en vez de elevar al ser humano y engrandecerlo, lo convierte en una caricatura. Cristo elevó la dignidad del hombre, al igual que muchos grandes cientificos. Se imitador de estos grandes hombres de ciencia que te han precedido, que han sabido hacer una lectura correcta del universo, y hacerle accesible al hombre este conocimiento.

Por el contrario, cualquier ataque de la ciencia a la fe religiosa es llamado cientificismo, que es la

“Tendencia a darle demasiada importancia a las ciencias positivas y al conocimiento que se adquiere a través de ellas y con sus métodos, considerados los únicos válidos para llegar a la realidad de las cosas.“[1]

El Lic. Dawlin Ureña, define al cientificismo como “la creencia en que todos los métodos e incluso todas las especulaciones de la Ciencia son apropiados, cuando no esenciales, para la propia comprensión de todo el conocimiento humano incluida la Religión. [2]

Dawlin Ureña, también comenta que “En otro de sus libros, “Un debate científico” Sagan declara que 

“la Ciencia se ha transformado por sí misma en una especie de religión”. En defensa de la Ciencia legítima hay que aclarar que es el Cientificismo el que realmente se ha transformado en una especie de religión, pues la Ciencia verdadera, la que se basa en la observabilidad y no en la especulación, nunca ha encontrado ningún conflicto con las enseñanzas del Cristianismo, una de las cuales es que Dios todopoderoso ha creado la Tierra y el resto de astros del Cosmos con el objetivo de que el hombre resida en ella durante su etapa terrenal.“[3]

No hay conflicto entre la fe ya la ciencia. Por lo tanto, los que buscan conflicto son personas miopes, que ademas sufren de astigmatismo racional, que hacen lo mismo que acusan a los creyentes, desde el polo opuesto. Pasteur sabia decir “cuando entro en el laboratorio dejo fuera el oratorio”, pero ahora estos dejan el cerebro fuera, en la puerta de sus laboratorios, y asumen el dogma de la toda poderosa ciencia.

Santo Tomás de Aquino enseñó que

“la noción de creación debe trascender el origen horizontal del desarrollo de los acontecimientos, es decir, de la historia, y en consecuencia todos nuestros modos puramente naturalistas de pensar y hablar sobre la evolución del mundo. Santo Tomás afirmaba que la creación no es ni un movimiento ni una mutación. Más bien, es la relación fundacional y continua que une a la criatura con el Creador, porque él es la causa de todos los seres y de todo lo que llega a ser (cf. Summa theologiae, i, q.45, a.3).“[4]

Dawlin Ureña, bien opina cuando dice que

“Alguien les debería explicar de manera clara y contundente la diferencia que existe entre una y otra. La primera es una manifestación de una falta de religiosidad humana, una necesidad de creer en algo que tienen aquellos materialistas que alejados de la religión han encontrado su feudo en el Cientificismo. Por contra, la fe cristiana es una fe cierta, que no está basada en elucubraciones de hombres sino en la Revelación de Dios. ¿Puede haber mayor certeza que la basada en la palabra de Dios?.” [5]

Concuerdo perfectamente con Dawlin Ureña, quien dijo que “Por supuesto que esta fe no puede sustentarse en ecuaciones matemáticas de lógica humana“[6], sino en la palabra inspirada de Dios.

Conclución

La doctrina de la creación, es una doctrina básica en el dogma de la fe cristiana universal. Todos los cristianos “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. ” (Hebreos 11:3)

  • “Porque en él [Cristo] fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.Colosenses 1:16,corchetes míos

Burlarse de esta doctrina es burlarse de la Palabra de Dios, y en esencia del mismo Dios y creador de todas las cosas. El apostol Pablo escribió en su primera epistola a la iglesia de los corintos, en Grecia: 

  • «Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios no fui con excelencia de palabras o de sabiduria, pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a esto crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor,  y ni mi palabra ni predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduria, sino con una demostración del espíritu y poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduria de los hombres sino en el poder de Dios». 1 Corintios 5.1-5

Voltaire dijo que 

“Una falsa ciencia hace ateos; una verdadera ciencia prosterna al hombre ante la divinidad.” [7]

Y al igual que Pablo le exhortó a Timoteo, yo exhorto a toda persona de buena voluntad, y temerosa de Dios que evite “los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe.” 1 Timoteo 6:21

la-creacion-de-dios

Como expresa este comic,la creación es un acto de Dios y por lo tanto, como todo lo que Dios hace, merece respeto.

  • “Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno.” Gen. 1:31a Spanish: Modern

Es mi deseo y anhelo que este artículo te ayude a reflexionar. Como cristianos no debemos tener miedo a los  descubrimientos de la ciencia. Pero nuestra confianza siempre debe estar puesta en la Palabra de Dios. Dios te bendiga.

Notas

[1] Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe S.A., Madrid:

[2]  http://www.antesdelfin.com/Cientificismo.html

[3] Ibid

[4https://es.zenit.org/articles/benedicto-xvi-no-hay-oposicion-entre-fe-y-ciencia/

[5]  Lic. Dawlin Ureña,op. cit.

[6]  Ibid

[7] VOLTAIRE, François-Marie Arouet, citado en  http://www.citasyrefranes.com/frase/famosas/6582

Interpretaciones de la Creación del Mundo y el relato del Edén


Interpretaciones de la Creación del Mundo y el relato del Edén

Por Paulo Arieu

Mathew Henry, quien ha sido uno de los más grandes estudiosos bíblicos del crsitianismo, tiene comentarios que nos pueden iluminar y ayudarnos a poner en orden nuestras ideas con respecto a la creación del universo. Henry escribe,

“Dios lo creó, esto es, lo hizo de la nada. No existía materia pre-existente del que el mundo pudiera haber sido producido. Los peces, las aves fueron de hecho producidas de las aguas y las bestias y el hombre de la tierra; pero esa tierra y esas aguas fueron creadas de la nada. Por el ordinario poder de la naturaleza, es imposible que algo sea hecho de la nada; ningún artificio puede funcionar, am menos que tenga algo con que funcionar. Pero por el poder todopoderoso de Dios no es sólo posible que algo sea hecho de la nada (el Dios de la naturaleza no está sujeto a las leyes de la naturaleza), pero en la creación es imposible que sea diferente, pues nada es más injurioso para el honor de la Mente Eterna que la suposición de la materia eterna. Por lo tanto la excelencia del poder es de Dios y toda la gloria es para Él.” [1]

Abraham presenta a Isaac en sacrificio

Los once primeros capítulos del Génesis merecen ser considerados aparte del resto: describen en una forma popular —a veces reñida con el conocimiento científico aceptado y otras àparentemente coherente con él— el origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. Se han intentado hacer innumerables lecturas de los capítulos del Génesis. Entre ellas está la KABBALAH hebrea, la interpretación histórica, la alegórica (incluyendo una alegoría a la evolución del Universo y la teoría de Darwin), interpretaciones sacerdotales y místicas, y así la lista se extiende indefinidamente.

Es interesante notar una pequeña contradicción entre la historia de la creación del mundo (primer capítulo del Génesis) y la historia de la creación del hombre en el Huerto del Edén (segundo capítulo del Génesis), que dio origen a la leyenda de Lilith. En el primer capítulo Dios crea primero a los animales, y entonces crea al hombre y a la mujer a su imagen, sin establecer ninguna prioridad entre ellos; pero en el segundo capítulo, en la creación del Huerto del Edén, Yahweh Elohim crea a Adán primero, luego a los animales y finalmente crea a Eva de una costilla de Adán, o de su costado según la traducción.

  • Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Gn.1.27)
  • Y de la costilla que Yahvéh Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. (Gn.2.22)

Sin embargo no puede afirmarse que esta alternativa resuelva la contradicción, ya que en el Edén el hombre es creado antes que los animales, y en la creación del mundo después. Relata el Génesis que cuando Elohim creó al hombre el sexto día, después de crear lo animales terrestres, entonces plantó un jardín , el Edén, y colocó al hombre en él;

  • Y había Jehová Dios plantado un huerto en Edén al oriente, y puso allí al hombre que había formado.(Gn 2:8)
  • Y dijo Yahvéh Dios: No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él. (Gn.2.18)
  • Yahvéh Dios formó, pues, de la tierra, toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. (Gn.2.19)
  • ...mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. (Gn.2.20)

En 1932 E. A. Speiser of the University Museum of Pennsylvania descubrió un sello en la parte inferior del Montículo Tepe Gawra a doce millas de Nínive. Se estima que el sello fue de alrededor de 3500 a.C.  Se muestra un hombre desnudo y una mujer desnuda, se agachó tanto como si fueran oprimidos o abatidos. Detrás de ellos, en parte roto, es una serpiente (ver dibujo en la parte superior izquierda de la imagen). El sello es pequeño, sólo alrededor de una pulgada de diámetro, grabada en piedra, y ahora se celebrará en el Museo de la Universidad de Filadelfia. SPEISER como señaló, la imagen es altamente sugerente de la historia de Adán y Eva.

Una explicación ensayada para esta contradicción es la hipótesis documentaria, la cual explica este hecho estableciendo el origen de ambos capítulos del Génesis en dos fuentes distintas. El capítulo 1 sería de origen sacerdotal, mientras que el capítulo 2 sería yavista y ambos capítulos tratarían de relatar el origen del hombre y la mujer. De esta manera, podríamos estar ante dos versiones de una misma historia en dos relatos distintos que fueron unidos después en uno solo (los dos primeros capítulos del Génesis).

Algunos exégetas proponen que el primer capítulo del Génesis sea estudiado, desde el punto de vista de la tradición sacerdotal, como un escrito surgido después de la deportación a Babilonia, cuando el judaísmo se cimentaba más como una religión que como una nación en particular, y cuyo propósito sería también reforzar la idea del sábado como día sagrado de descanso, además por supuesto de dejar claro que toda la creación, incluido el hombre, son obra de Elohim. Por otra parte, estos mismos investigadores proponen al segundo capítulo del Génesis como un escrito mucho más antiguo, de la época de los reyes en Israel, el cual vendría a ser un lamento en el que la situación sedentaria y civilizada centrada en ciudades del reino conllevaba también injusticias, pobreza y marginación, pues el relato del segundo capítulo del Génesis parecería ensalzar los valores del nomadismo y de la cercanía con el dios Yahweh provenientes de la vida en el desierto.

Pero tal contradicción no existe, debido a que en el capítulo uno del libro se expone un resumen global de la creación, mientras que en el segundo, se detalla el primero: Mientras que el primero se anuncia que Dios creó al hombre y a la mujer, en el segundo se detalla como se realizó, incluyendo su orden.

En el paraíso Adán y Eva eran vegetarianos:

  • “También les dijo: Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento.” Génesis 1:29

A quien le vamos a creer? A la Biblia o a la ciencia?

Ray Pritchard, en un sermón en 1997, nos brinda un punto muy importante con respecto a como el cristiano reconcilia los hallazgos científicos con lo que dice la Biblia. Pritchard dice: 

Si Génesis 1:1 es verdad, entonces todo el debate sobre la creación y la evolución debe iniciar con la pregunta, “Qué dice la Biblia?” Creo que aquí es donde muchos cristianos se meten en problemas […] se sienten intimidados por aquellos que dicen que el universo debe tener billones y billones de años y que Dios creó la vida en la tierra a través de un proceso de desarrollo lento a través de millones y millones de años.

Puedo decir simplemente que nunca debemos subrayar la palabra nunca, simplemente por leer la Biblia. Las personas que creen tales cosas no obtuvieron sus ideas de la Biblia. Las obtuvieron de algún otro lugar y las importaron al texto bíblico. Sé que existe un gran debate en estos días sobre la edad de la tierra. Si me preguntan a mí que tan antigua es la tierra, voy a decir que no sé porque la Biblia no nos brinda una fecha exacta. Sí creo que hay espacio para una discusión razonable sobre el tema. Sin embargo, no creo que el mundo sea necesariamente tan antiguo como dicen algunos. Dios pudo haber creado al mundo hace algunos miles de años si así lo quisiera. Pudo haber creado un universo maduro, funcionante desde le primer momento. No existe ningún problema con este concepto. [2]

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

Como he dejado notar, no son pocos los cristianos los que creen en el creacionismo progresivo, que el Big Bang refuta la Biblia, y/o la evolución. Es claro que para poder expresar sus creencias, deben recurrir a la ciencia para que ésta les brinde las explicaciones con respecto al inicio del universo.Pero como he dicho, las verdades de la Biblia no necesariamente invalidan los descubrimientos científicos comprobados.  Por otro lado, es obvio que como cristianos, las verdades las obtenemos de la Biblia. Con esto no estoy diciendo que la Biblia dé explicaciones acerca de todas las cosas, es decir, la Biblia, no es un libro de ciencia, ni un libro de matemática, ni un libro de gramática, etc. La Biblia es la revelación de Dios para los hombres, en donde ha descrito ciertas cosas, las cuales debemos tomar como verdades, y lo ha hecho utilizando hombres, sus personalidades, y su carácter, con el fin de expresar lo que Dios ha querido.

Es cierto que la Biblia no es un libro de ciencia, pero cuando la Biblia habla acerca de algo científico, eso es una verdad. Cuando la Biblia brinda cálculos matemáticos, estos son verdad. Porqué? Porque fue Dios quien creó la ciencia y las matemáticas, y el lenguaje, etc. Fue Dios quien creó en lenguaje para poder comunicarse con Adán en el Edén. De la misma manera, cuando la Biblia habla acerca del inicio del universo, habla de manera real y no figurativa o alegórica.

Los cristianos que creen en el creacionismo progresivo o el Big Bang, creen que Dios utilizó estos procesos para crear el universo en un proceso de 4.5 billones de años. Cómo hacen esto? Sencillamente aducen que el pasaje de Génesis 1 y 2, son pasajes poéticos y no históricos. Muchos, como los liberales, y como el lector que mencione antes, inclusive aducen que ni siquiera se puede saber si fue Moisés quien escribió este libro. Esta es la única manera en la que pueden llegar a sus conclusiones. Cómo? Utilizando procesos hermenéuticos totalmente equivocados, haciendo eiségesis de los pasajes en lugar de exégesis. Es decir, llegan con sus presuposiciones a leer la Biblia y no permiten que sea la Biblia la que les diga como debe interpretarse un determinado pasaje. Como he dicho siempre, “La Biblia interpreta la Biblia, y no somos nosotros la que la interpretamos.” Si llegamos a un pasaje difícil, debemos dejar que la Biblia, quizás en otros lugares, no dé la explicación de lo que en ese momento parece ser una contradicción, o algo imposible. La Biblia, repito, debe ser la guía.

La Biblia, como dejé claro en las entradas previas, no permite creer en el creacionismo progresivo o el Big Bang. La narración de este libro da la idea de que los hechos de la creación fueron algo milagroso e inmediato. Raymond Surburg escribe,

“La estructura gramatical de Génesis parece indicar un corto tiempo para las obras creativas. Para ilustrar, Dios dijo: ‘Tierra, da plantas’ Inmediatamente, en el verso 12 vemos el registro de la respuesta a la orden-‘La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla…’ El pasaje de Génesis en ningún lugar da la idea de largos períodod de tiempo o edades estuvieran involucradas. Acción instantánea parece ser lo que el autor plantea.” [3]

Este es el testimonio, como hemos visto, de otro autor bíblico, cuando escribe,

  • “Porque por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; todo el ejército de ellos fue hecho por el soplo de Su boca. Él junta como un montón las aguas de los mares, y guarda en depósitos los océanos. Tema a Jehová toda la tierra; témanle todos los habitantes del mundo. Porque Él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió.” Salmos 33: 6-9

Para el salmista la base del temor a Dios es Su poder. Dios es tan poderoso, nos dice David, que creó el universo con el soplo de Su boca. Lo único que tuvo que hacer Dios fue decir, y todo fue hecho. Por otro lado, y como he mencionado en las entradas previas, Moisés registró más adelante que los israelitas debían guardar el sétimo día (un día literal de 24 horas) como el día de reposo. Porqué? La razón que da Moisés es que, “en seis días Jehová hizo los cielos, la tierra, y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el sétimo día.

Es claro, para aquellos que no han sido cegados por la geología evolucionaria, que la Biblia cuenta que Dios creó el universo en un período de seis días literales. Sin embargo, se ha sugerido que la tierra da la apariencia de tener millones de años. Un científico cristiano, Walter E. Lammerts declaró que “de no ser por mi creencia en la verdad e interpretación literal de la narrativa de Génesis, tendría gran dificultad en creer que la tierra tuviera hasta 6000 años. En realidad desde el punto de vista estrictamente científico, la mayor parte de la superficie terrestre da la apariencia de ser más jóven.” [4]

Los creacionistas progresivos pinsan que la apariencia de edad descarta la posibilidad de que el relato de Génesis sea literal, pero esto dicen debido a sus presuposiciones. Si llegamos a la Biblia sin nuestras presuposiciones, debemos entender que esa creación divina debía aparentar antigüedad. Esto es obvio en el caso de Adán y Eva, quienes fueron creados como individuos maduros. Esto es cierto en el caso de el resto de la creación, tanto animada como inanimada.

El registro que nos brinda Moisés con respecto a la creación del mundo es sublime. En él aprendemos del origen del cielo y la tierra por un acto de Dios Todopoderoso. Por un poder divino, la luz fue formada, y la atmósfera englobó la tierra. Grandes mares fueron juntados y apareció la tierra seca. El mundo floreció con platas de toda especie, luces iluminaron los cielos. En las aguas nadaron criaturas de todo tipo, y en los cielos volaron las aves. Animales y bestias fueron creados y al final el hombre, el logro más grande de Dios. Muchos, tanto dentro como fuera de la iglesia, sugieren que este relato en Génesis 1 y 2 debe ser considerado como un mito o poesía. Esta idea ataca a la Biblia directamente y debe ser rechazado abiertamente por diferentes razones.

1. El estilo de Génesis en estos capítulos no da evidencia un abordaje poético o mitológico.

Edward J. Young dice,

“Génesis uno no es poesía, saga o mito, sino historia verdadera y confiable. El que sea histórico puede ser visto por las siguientes razones:

(1) Sostiene íntima relación con el resto del libro. El resto del libro (i.e Las Generaciones) presuponen el relato de la creación, y el relato de la creación prepara para lo que sigue. Las dos porciones de Génesis son partes integrales del libro y se complementan.

(2) Las características de la poesía hebrea están faltando. Existen narrativas poéticas de la creción y forman un marcado contraste con Génesis uno.” [5]

2. Génesis debe ser considerado historia literal debido a que esta fue la visión que Cristo mantuvo.

Citando Génesis 1:27 y 2:24, comentando acerca del matrimonio y el divorcio, Jesús dijo, “Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer.” (Marcos 10: 6). Aquí, el Señor, sin rodeos afirmó varias cosas:

Primero, que hubo una creación, y utiliza la palabra ktisis (griego) que denota “la suma total de lo que Dios creó.” [6]

Segundo, que los primeros humanos existieron desde el principio de la creación, y esto no puede ser armonizado por aquellos que creen que la tierra tiene casi 5 billones de años, y el hombre apenas 3-4 millones. Tercero, la primera pareja fue creada. La Biblia utiliza la palabra epoiesen (griego), un tiempo verbal aorista, para designar que la pareja fueron creadas en un solo acto. [7]

Si Cristo hubiera querido dar la idea de que esta pareja evolucionó a través de largos períodos de tiempo hubiera empleado un tiempo verbal imperfecto, que indica una acción progresiva en un punto en el pasado.

Cuarto, los hizo “varón y mujer” desde el principio. Dios no creó una célula asexuada o bisexual que luego evolucionó en un hombre y una mujer. Como vemos, Cristo creía firmemente en el relato de Moisés.

Pero, además de Jesús, los autores del Nuevo Testamento apoyaron la historicidad de Génesis. Pablo luchaba por enseñar que la mujer procede del varón, y utiliza la preposición ek que quiere decir “salir de.” [8]

Además Pablo llamó a Adán y a Eva por sus nombres en 1 Timoteo 2:13 considerando el relato de Moisés como histórico. Además, relató que el relato de lo ocurrido en el Edén fue cierto, en 2 Corintios 11: 3 escribió que “la serpiente con astucia engañó a Eva.”

3. Alguna evidencia arqueológica descubiertas en recientes años corrobora la historicidad y confiabilidad de Génesis.

E. A. Speiser del Museo Universitario de Pennsylvania descubrió un sello de piedra cerca del fondo de un montículo, a 12 millas al norte de Nínive, al cual dató del año 3500 a.C. Este sello contiene la figura de un hombre y una mujer desnudos, caminando y seguidos por una serpiente. Otro sello, conocido como “Sello de la Tentación”, encontrado entre las ruinas de la antigua Babilonia parece referirse al jardín del Edén. En su centro hay un árbol, a la derecha un hombre, a la izquierda una mujer tomando una fruta, y detrás de la mujer, una serpiente.

4. Además, la veracidad de Génesis es clara ya que está en perfecta armonía con las leyes de la ciencia que se conocen en la actualidad.

Vean lo siguiente:

a. Génesis declara que hubo un inicio. En física, la Segunda Ley de la Termodinámica revela que toda transferencia de energía evidencia un aumento en el desorden. Esto quiere decir que la creación material se está desgastando. Este proceso evidencia que el universo no es eterno, sino que tuvo un inicio.

b. De acuerdo al relato de Moisés, al final de la semana de la creación, “fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos” (Génesis 2:1). Esto está en perfecta armonía con la primera Ley de Termodinámica que establece que según los procesos actuales, ni la materia ni la energía pueden ser creados o destruídos. Las leyes científicas están de acuerdo con el relato bíblico de la creación. Debemos notar que la visión de los evolucionistas o creacionistas progresivos oponen las leyes que dicen que es imposible que el universo esté continuamente o progresivamente creándose.

c. Génesis enseña que los organismo fueron creados según su género y especie (Génesis 1:12). Las leyes de herencia demuestran que, a pesar de que exista variabilidad dentro de ciertos límites, básicamente las cosas se reproducen a partir de su especie. La visión naturalística o evolucionaria se basan en la idea que algo puede reproducirse en algo diferente. Que los organismo se reproducen de acuerdo a su especie es claro del registro de fósiles. La ciencia aún no explica las formas transicionales, y menos aún ha logrado encontrar alguna. Para Darwin, “lo único que está en contra de mi teoría es el registro de fósiles.”

Dios lo bendiga!!!

Notas

[1] Mathew Henry. Genesis 1. Commentary.

[2] Ray Pritchard. What About Creation and Evolution?
[3] Raymond Surburg. Darwin, Evolution and Creation. Página 60.
[4] Citado por Arthur Williams. The Genesis Account of Creation. Página 34.
[5] Edgard J. Young. Studies in Genesis One. Página 105.
[6] Strong’s Greek Lexicon. Número 2937.
[7] Strong’s Greek Lexicon. Número 4160.
[8] Strong’s Greek Lexicon. Número 1537.

Fuentes bibliográficas