La actual división entre ciencia y religión se remonta a Galileo


La actual división entre ciencia y religión se remonta a Galileo

por Paulo Arieu

La actual división entre la ciencia y la religión tiene su origen el diálogo entre la fe y la razón iniciado en el Areópago, cuando los helénicos cuestionaron a San Pablo sobre la relación entre las enseñanzas de la doctrina judeo cristiana y las enseñanzas de la filosofía helénica, es decir la relación entre la fe y la razón; y San Pablo separó la fe y la razón saliéndose por la tangente arguyendo que el Dios desconocido, era el Dios de Israel, siendo que todos los dioses del Olimpo habían sido derogados por la razón. Convirtiendo el cuestionamiento en controversia, y la controversia en una paradoja que ha mantenido perpleja a la humanidad desde hace dos milenios en espera de una respuesta satisfactoria.

La ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, ciertos o probables que se obtienen mediante el empleo del método científico, esta se denomina moderna porque se desarrolla en los siglos XVI, XVII y XVIII; es decir, esta se basa en el conocimiento científico, el cual no es más que un rasgo característico de la ciencia pura como de la aplicada.

Una de las figuras importantes en la construcción de un saber radical en la ciencia fue el francés René Descartes (1596 – 1650), a quien se atribuye la fundación de la filosofía moderna que es el conocimiento y la existencia, y el desarrollo del paradigma mecanicista. Es considerado el fundador de la ciencia moderna, debido a que estableció los fundamentos metodológicos, epistemológicos y teológicos de la ciencia.La ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, ciertos o probables que se obtienen mediante el empleo del método científico, esta se denomina moderna porque se desarrolla en los siglos XVI, XVII y XVIII; es decir, esta se basa en el conocimiento científico, el cual no es más que un rasgo característico de la ciencia pura como de la aplicada. [0]

El Dr. H.Van Riessen,catedrático de la Universidad Libre de Amsterdam, explica como fue que la ciencia se independizó de la fe cristiana:

Nos interesa tener en cuenta que al final del período griego y principios de nuestra civilización cristiana, permanecía inamovible la creencia en la autonomía y superioridad del pensamiento teórico humano, frente a la religión y el conocimiento práctico, así como el desprecio hacia la práctica en sí. Esa creencia en la ciencia y la razón constituía la base de la seguridad y el poder de la élite. El rasgo más importante de la filosofía y la ciencia, desde entonces en adelante, hasta finales de la Edad Media, fue el compromiso entre la fe cristiana y la idea entonces reinante acerca de la ciencia: hacer al hombre independiente mediante la investigación autónoma y neutral de la ciencia. Con el fin de hacer a la fe y a la razón independientes entre sí, fue necesario constituir dos niveles de vida, como Aquino hizo: el natural, donde la razón domina independientemente de la fe, y por sus propias luces, y el sobrenatural donde la fe marca el rumbo.
 
La filosofía y la ciencia pertenecen al campo de la razón; y su autonomía significa explícitamente neutralidad en relación a la fe y, de hecho, neutralidad en relación a Dios. El pecado es entonces la pérdida de lo sobrenatural, y no una corrupción de la naturaleza y de la razón. La gracia resulta ser no la restauración de la naturaleza y la razón, sino e! don de lo sobrenatural. Tal es la postura tradicional de la escolástica. Para ser ímparciales hay que decir que la moderna teología del catolicismo romano se aparta algo de ese esquema. Lo que deseamos resaltar es que el esquema “natural-sobrenatural” es el prototipo de la apostasía de los hombres a quienes aún consideramos cristianos por su fe personal. Debemos percatarnos de que además de las principales apostasías de este tipo (detectable en Barth y en todos los que defienden la neutralidad de la política y la ciencia) todos ¡os creyentes cristianos dejan traslucir de vez en cuando esas tendencias a la apostasía, si bien con frecuencia ni ellos mismos se percatan.
 
La ciencia moderna apareció tras el período escolástico. Sin ningún género de dudas vemos que adoptó el esquema “natural-sobrenatural”. La neutralidad de la ciencia era algo presupuesto. Esto desembocó en una nueva actitud hacia el hombre y el mundo. El lazo entre la ciencia y la iglesia se rompió tanto a causa del Rehacimiento (humanismo) como de la Reforma. Mientras que la Reforma se oponía a la ¡dea de una naturaleza autónoma y en general a la idea de que algo podía ser independiente de Dios, o intocado por el pecado y capaz de perfeccionarse sin la gracia, al propio tiempo proclamaba la vocación del hombre para servir a Dios en su creación, desarrollándola y dominándola. Ese reto inspiró a los hombres a investigar la tecnología y las ciencias. El humanismo, por el contrario, utilizó la idea de la naturaleza y la razón autónoma para proclamar la independencia del hombre respecto a Dios, engendrando de este modo su seguridad y poder seculares. También esta creencia sirvió de inspiración a la ciencia. Más adelante volveremos a referirnos a esta diferencia. Pero primero debemos fijarnos en el nuevo método que ha hecho que la ciencia sea lo que hoy es.
 
El desarrollo de la ciencia se aceleró a causa de dos nuevos métodos: el primero es el método experimental, que con su renovada apreciación del esfuerzo práctico, en contraposición al anterior desprecio del mismo, pasó a ser la base de la ciencia. Reemplazó a la especulación. En segundo lugar está el método matemático, que llevó al análisis funcional de los hechos y a la introducción de la ley de causa y efecto, convirtiéndose en la forma exacta del razonar. Estos dos métodos han hecho avanzar la ciencia de forma asombrosa. No tardó mucho en hacerse notoria la diferencia entre la Reforma y el humanismo en cuanto a las respectivas evaluaciones de la ciencia. Es muy comprensible que la ciencia, en tanto se considerase neutra, estuviera destinada a convertirse en el objeto predilecto del humanismo y en enemiga del cristianismo, pues el humanismo afirmaba que una ciencia autónoma podía entendérselas con una naturaleza autónoma con el fin de llegar a la verdad. Por otra parte, la tendencia de continuidad de la ciencia originó el concepto de un campo en constante crecimiento llamado “naturaleza” en el que la ciencia tiene dominio absoluto, y consecuentemente también de un campo en constante decadencia, la religión, en el que la fe constituía la dirección del hombre.
 
Claro está que el actual desprecio hacia la religión al principio en la intención de los científicos, Descartes esperaba servir la causa de la religión, y Newton ensalzó el honor divino al explorar las leyes naturales por las que Dios había establecido el orden. Pero esa misma idea de que existen leyes que regulan completamente la naturaleza y que, en principio, están a disposición de la ciencia, no sólo condujo al deísmo (el “absentismo” de Dios), sino que produjo, durante el siglo XIX, la noción científica de que podía omitirse toda especulación respecto a Dios. Sin embargo, aunque esta secularización de la vida no molestó al científico en su disfrute de la primera emoción de su revolucionadora victoria, no deja de ser cómico e irónico el pensar que esta “todopoderosa” ciencia, que no tenía lugar para Dios, fue incapaz de hallar un lugar para el propio hombre. La soberanía y libertad de éste, fin supremo del humanismo, fueron barridas por la ciencia. Esta ha produ­cido un alejamiento entre el hombre y los instrumentos con los que ha de construir el poder y la seguridad.
 
En el siglo XIX la ciencia se había convertido ya en un importante factor de la vida humana. Esto era debido al hecho de que a principios de ese siglo la ciencia dio un segundo paso para aproximarse a la práctica. Centró su aplicación en la realidad con el fin de transformarla. Debe recordarse que este enfoque práctico tuvo su origen en la ¡dea bíblica de la vocación del hombre en este mundo. El calvinismo fue el primer movimiento que hizo revivir dicha idea. La ciencia aplicada alcanzó un gran éxito. Al adelanto en conocimiento siguió una alianza de la ciencia y la tecnología. Por primera vez en la historia esta alianza ofreció a la humanidad un verdadero y rápido desarrollo de la vida práctica. Era el desarrollo de la creación, querido por Dios para bien del hombre. Pero la actitud del hombre no era concordante. El hombre no tenía intención de ser un buen administrador. Su propósito era el de convertirse en dueño y señor del mundo mediante sus nuevos instrumentos. Comte resumió en una máxima esta creencia: “Savoir pour prevoir, prevoir pour gouverner.” La humanidad, dijo, había atravesado con su fe la etapa teológica: y la etapa metafísica de Kant con las ideas especulativas: y ahora estaba entrando en la etapa final de la industria con una ciencia basada sólo en los hechos.
¡Y todo esto se proclamaba en nombre de la neutralidad! Acto seguido el ateísmo cruzó el umbral. El ateísmo fue el fruto de una ciencia todopoderosa, independiente, que prometía liberar a la humanidad y al mundo mediante una tecnología que estaba en la senda del progreso. Ya no se necesitaba a Dios y su obra de salvación en Cristo. El hombre se podía liberar por sí mismo. En aquella época esta creencia humanista estaba todavía completamente centrada en la ciencia. La era del pragmatismo todavía no había llegado.
Se continuaba creyendo que la ciencia era independiente y neutral, y como tal la única forma segura de conocimiento y dominio del mundo. ¿Pero cómo podía cumplirse esta promesa tras el fracaso del idealismo especulativo?  Comte bosquejó la esperanza del futuro. Su positivismo se ocuparía únicamente de los hechos de la realidad. Estos hechos son realmente verda­deros y, desde luego, neutrales. Basándose sólo en ellos, el conocimiento científico sería verdadero e independiente; y si la ciencia obtenía de estos hechos las leyes que los gobernaban, sería capaz de llegar al modelo de las leyes que gobernaban toda la realidad. En este sencillo planteamiento de la postura de Comte se puede reconocer el método con el que muchas ciencias de nuestros días operan. Pero el positivismo fue más allá en su época. En aras de la coherencia y unidad de las ciencias este modelo positivista tenía que convergir en una ley general.
 
Era de esperar que esta ley general, de acuerdo con el espíritu del siglo XIX, subrayara el progreso. Esto, sin embargo, nos demuestra que la neutralidad no es tan neutra como se pretendía. Estaba claramente basada en una fe presupuesta en el progreso. Este modelo asumido del progreso nunca fue demostrado científicamente, y no obstante se aplicó a diversos campos de la investigación científica. Podemos dar muchos ejemplos. Los más conocidos son la ley general de la evolución, patrocinada por Darwin y Spencer, y la ley del materialismo histórico, proclamada por Marx, quien insistió en la necesaria evolución histórica hacia una sociedad comunista. La ley de ía evolución de Darwin afirmaba la continua evolución de la vida, a partir de la materia, y de las formas superiores de vida, partiendo de las inferiores, estando este proceso de desarrollo regulado por leyes físicas y por el azar. La ley de Spencer era más complicada, y esencialmente filosófica, pero también argüía que la realidad estaba regida únicamente por leyes físicas. De este modo la ciencia erigió una imponente estructura de conocimiento independiente de la religión, superior a la fe, esencialmente neutral, y en principio considerada como “todopoderosa” [1]
 
Un nuevo libro analiza el origen del enfrentamiento entre la Iglesia y el científico
El escritor Dan Hofstadter ha publicado un libro titulado “The Earth Moves: Galileo and the Roman Inquisition”, en el que analiza el juicio de Galileo por parte de la Iglesia Católica Romana a mediados del siglo XVII, y el conflicto surgido entonces por la defensa que hizo el astrónomo de la teoría del heliocentrismo (la Tierra gira alrededor del Sol). Según Hofstadter, el enfrentamiento entre ciencia y religión surgido en aquel momento explicaría muy bien la génesis de la división entre ciencia y religión, característica de la mentalidad occidental moderna. 

El escritor estadounidense Dan Hofstadter afirma en su último libro “The Earth Moves: Galileo and the Roman Inquisition” ( La tierra se mueve: Galileo y la Inquisición Romana) que el gran choque entre ciencia y religión que supuso el juicio al que fue sometido Galileo (1564-1642) por parte de la Iglesia Católica Romana persiste de alguna forma en nuestros días.

Hofstadter, autor de obras anteriores, como “The Love Affair as a Work of Art” o “Falling Palace” es un gran conocedor de la cultura italiana, de su literatura, y también de los archivos del Vaticano, que ha analizado a fondo para tratar de comprender, desde el punto de vista político, científico y psicológico, el enfrentamiento entre Galileo y el Papa Urbano VIII.

Al parecer, este papa y Galileo habían sido inicialmente amigos, cuando Urbano VIII aún era el cardenal Maffeo Barberini, con el que Galileo intercambió amables cartas, según se explica en otro libro: “Galileo en Roma: Crónica de 500 días”, de William y Artigas.

Consecuencias presentes de un conflicto antiguo

Pero luego las cosas cambiaron, y durante su pontificado (septiembre de 1632- junio de 1634) fue cuando tuvo lugar el juicio contra Galileo Galilei, en el que el científico se vio obligado a retractarse de sus tesis sobre el heliocentrismo.

La causa del procesamiento de Galileo fue que el astrónomo defendió la teoría de Nicolás Copérnico, autor del libro “De revolutionibus orbium coelestium”, en el que se expone el modelo heliocéntrico del universo.

Este modelo, que planteaba que la Tierra giraba alrededor del sol en lugar de ser el centro del cosmos como hasta entonces se había pensado, resultó demasiado revolucionario para la mentalidad de la época, por lo que la Iglesia Romana ordenó explícitamente que la teoría copernicana no se enseñase ni se promoviese.

Sin embargo, las observaciones realizadas por Galileo con su famoso telescopio no dejaron lugar a dudas para el científico de que su antecesor llevaba la razón, por lo que el investigador entró en conflicto con la institución eclesiástica de entonces.

Según declaraciones realizadas por Hofstadter para la agencia Reuters, este enfrentamiento –sucedido en el año 1633- ha tenido consecuencias incluso en el presente.

Restos de la discusión

El autor señala dos de ellas: en primer lugar, la relacionada con la cuestión de qué es una teoría científica.

Ya entonces se planteó esta pregunta, y hoy día se ha tenido que volver a plantear ante aquéllos que apoyan conceptos como el del diseño inteligente. Básicamente, nos encontramos ante la misma discusión, afirma el escritor.

El diseño inteligente es el nombre utilizado para describir a la corriente que sostiene que el origen o evolución del Universo, la vida y el hombre, son el resultado de acciones racionales emprendidas de forma deliberada por uno o más agentes inteligentes.

Aunque esta corriente está considerada como pseudociencia por la comunidad científica, sus partidarios la defienden como propuesta científica legítima, susceptible de ser objetivo de investigaciones metodológicamente rigurosas.

Otro de los efectos del enfrentamiento entre Galileo y la Iglesia Católica Romana se reflejó en las declaraciones que Benedicto XVI realizó en 2006, cuando aún era el cardenal Ratzinger.

Entonces, el actual papa defendió que: “en el tiempo de Galileo, la Iglesia permaneció más fiel a la razón que el mismo Galileo. El proceso contra Galileo fue razonable y justo”, en un intento de limpiar la leyenda sobre el trato de la Iglesia a Galileo. Estas declaraciones de Ratzinger supusieron, incluso, una rectificación a las palabras de Juan Pablo II, que en 1992 había pedido perdón por el maltrato al científico.

Persistente división ideológica

El juicio de Galileo en 1633 supuso una conmoción política y científica –además de religiosa-, y se produjo gracias a una mejora tecnológica: los adelantos de Galileo en el telescopio (con respecto al anterior telescopio holandés, el científico consiguió que el suyo no deformara los objetos y los aumentara 6 veces).

Por otro lado, en 1616, un edicto de la Iglesia contra el heliocentrismo intentaba proteger a la Biblia de las lecturas e interpretaciones libres de los profanos.

En este contexto, y a pesar del coste que podía suponer enfrentarse al orden establecido por la Iglesia y la ciencia de la época, Galileo publicó en Florencia, en 1632, su diálogo de los Massimi sistemi (Diálogo sobre los principales sistemas del mundo) donde se burlaba implícitamente del geocentrismo de Ptolomeo y argumentaba abiertamente a favor de la teoría copernicana. El Diálogo fue a la vez una revolución y un verdadero escándalo.

Para Hofstadter, el conflicto surgido en ese momento y el relato de la posterior persecución de Galileo explicarían la génesis de la persistente división ideológica del mundo occidental, que aún hoy sigue vigente.

Notas

[0] http://html.rincondelvago.com/ciencia-moderna-y-conocimiento.html

[1] Dr. H. Van Riessen,Enfoque cristiano de la ciencia, ed. Felire ,pag. 16-20

[2] Miércoles 22 Julio 2009,Yaiza Martínez, tendencias21.net

Burda burla al creacionismo


Burda burla al creacionismo

por Paulo Arieu

refutar

En un blog de ciencia que a veces visito, encontré en un artículo, esta burda imagen vacía de valor científico, verdaderamente, ya que además de burlarse del creacionismo, lo hace con palabras vulgares, escritas en el idioma inglés. Burlase del creacionismo, no sería tanto lo grave, sino la forma en que esto se hace, ya que hay una burla sana, no maliciosa, que es una forma muy popular de disentir con lo que no se comparte en forma humorística,utilizando un ícono,logo o imagen representativa, pero que no llega a convertir a la fe cristiana en objeto de la burla, ni la suya ni la de ocasionales lectores. Sinceramente, considero a esta imagen vacia totalmente de valor ético y moral.

Lo que dice esta imagen traducida al español es “como refutar el creacionismo con una bolsa de heces fecales.” No creo solamente que esta imagen es provocativa a sectores religiosos que no comparten esta opinión, sino que ademas asume el caracter del hombre impío de los últimos tiempos de los cuales habla la Biblia

Caracter del hombres en Los Últimos Tiempos:

  • Debes saber esto: Que en los últimos tiempos vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios – que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. A éstos evita. (2ª de Timoteo 3:1-5).
  • Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. (2ª de Pedro 3:10).

Evitar la falsa ciencia

El apostol Pablo también nos exhorta que: «Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres,conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo».Col 2.8

Yo creo que divulgar ciencia verdadera es divulgar conocimiento verdadero, el conocimiento verdadero debe traer educación,si no, es conocimiento falso, ya que está vacio de interés por el hombre, es un conocimiento sin esencia, inhumano, que deshumaniza al ser humano. Es una filosofia mas de las de este mundo, hecha sin valor alguno, que en vez de elevar al ser humano y engrandecerlo, lo convierte en una caricatura. Cristo elevó la dignidad del hombre, al igual que muchos grandes cientificos. Se imitador de estos grandes hombres de ciencia que te han precedido, que han sabido hacer una lectura correcta del universo, y hacerle accesible al hombre este conocimiento.

Por el contrario, cualquier ataque de la ciencia a la fe religiosa es llamado cientificismo, que es la

“Tendencia a darle demasiada importancia a las ciencias positivas y al conocimiento que se adquiere a través de ellas y con sus métodos, considerados los únicos válidos para llegar a la realidad de las cosas.“[1]

El Lic. Dawlin Ureña, define al cientificismo como “la creencia en que todos los métodos e incluso todas las especulaciones de la Ciencia son apropiados, cuando no esenciales, para la propia comprensión de todo el conocimiento humano incluida la Religión. [2]

Dawlin Ureña, también comenta que “En otro de sus libros, “Un debate científico” Sagan declara que 

“la Ciencia se ha transformado por sí misma en una especie de religión”. En defensa de la Ciencia legítima hay que aclarar que es el Cientificismo el que realmente se ha transformado en una especie de religión, pues la Ciencia verdadera, la que se basa en la observabilidad y no en la especulación, nunca ha encontrado ningún conflicto con las enseñanzas del Cristianismo, una de las cuales es que Dios todopoderoso ha creado la Tierra y el resto de astros del Cosmos con el objetivo de que el hombre resida en ella durante su etapa terrenal.“[3]

No hay conflicto entre la fe ya la ciencia. Por lo tanto, los que buscan conflicto son personas miopes, que ademas sufren de astigmatismo racional, que hacen lo mismo que acusan a los creyentes, desde el polo opuesto. Pasteur sabia decir “cuando entro en el laboratorio dejo fuera el oratorio”, pero ahora estos dejan el cerebro fuera, en la puerta de sus laboratorios, y asumen el dogma de la toda poderosa ciencia.

Santo Tomás de Aquino enseñó que

“la noción de creación debe trascender el origen horizontal del desarrollo de los acontecimientos, es decir, de la historia, y en consecuencia todos nuestros modos puramente naturalistas de pensar y hablar sobre la evolución del mundo. Santo Tomás afirmaba que la creación no es ni un movimiento ni una mutación. Más bien, es la relación fundacional y continua que une a la criatura con el Creador, porque él es la causa de todos los seres y de todo lo que llega a ser (cf. Summa theologiae, i, q.45, a.3).“[4]

Dawlin Ureña, bien opina cuando dice que

“Alguien les debería explicar de manera clara y contundente la diferencia que existe entre una y otra. La primera es una manifestación de una falta de religiosidad humana, una necesidad de creer en algo que tienen aquellos materialistas que alejados de la religión han encontrado su feudo en el Cientificismo. Por contra, la fe cristiana es una fe cierta, que no está basada en elucubraciones de hombres sino en la Revelación de Dios. ¿Puede haber mayor certeza que la basada en la palabra de Dios?.” [5]

Concuerdo perfectamente con Dawlin Ureña, quien dijo que “Por supuesto que esta fe no puede sustentarse en ecuaciones matemáticas de lógica humana“[6], sino en la palabra inspirada de Dios.

Conclución

La doctrina de la creación, es una doctrina básica en el dogma de la fe cristiana universal. Todos los cristianos “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. ” (Hebreos 11:3)

  • “Porque en él [Cristo] fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.Colosenses 1:16,corchetes míos

Burlarse de esta doctrina es burlarse de la Palabra de Dios, y en esencia del mismo Dios y creador de todas las cosas. El apostol Pablo escribió en su primera epistola a la iglesia de los corintos, en Grecia: 

  • «Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios no fui con excelencia de palabras o de sabiduria, pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a esto crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor,  y ni mi palabra ni predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduria, sino con una demostración del espíritu y poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduria de los hombres sino en el poder de Dios». 1 Corintios 5.1-5

Voltaire dijo que 

“Una falsa ciencia hace ateos; una verdadera ciencia prosterna al hombre ante la divinidad.” [7]

Y al igual que Pablo le exhortó a Timoteo, yo exhorto a toda persona de buena voluntad, y temerosa de Dios que evite “los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe.” 1 Timoteo 6:21

la-creacion-de-dios

Como expresa este comic,la creación es un acto de Dios y por lo tanto, como todo lo que Dios hace, merece respeto.

  • “Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno.” Gen. 1:31a Spanish: Modern

Es mi deseo y anhelo que este artículo te ayude a reflexionar. Como cristianos no debemos tener miedo a los  descubrimientos de la ciencia. Pero nuestra confianza siempre debe estar puesta en la Palabra de Dios. Dios te bendiga.

Notas

[1] Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe S.A., Madrid:

[2]  http://www.antesdelfin.com/Cientificismo.html

[3] Ibid

[4https://es.zenit.org/articles/benedicto-xvi-no-hay-oposicion-entre-fe-y-ciencia/

[5]  Lic. Dawlin Ureña,op. cit.

[6]  Ibid

[7] VOLTAIRE, François-Marie Arouet, citado en  http://www.citasyrefranes.com/frase/famosas/6582

Interpretaciones de la Creación del Mundo y el relato del Edén


Interpretaciones de la Creación del Mundo y el relato del Edén

Por Paulo Arieu

Mathew Henry, quien ha sido uno de los más grandes estudiosos bíblicos del crsitianismo, tiene comentarios que nos pueden iluminar y ayudarnos a poner en orden nuestras ideas con respecto a la creación del universo. Henry escribe,

“Dios lo creó, esto es, lo hizo de la nada. No existía materia pre-existente del que el mundo pudiera haber sido producido. Los peces, las aves fueron de hecho producidas de las aguas y las bestias y el hombre de la tierra; pero esa tierra y esas aguas fueron creadas de la nada. Por el ordinario poder de la naturaleza, es imposible que algo sea hecho de la nada; ningún artificio puede funcionar, am menos que tenga algo con que funcionar. Pero por el poder todopoderoso de Dios no es sólo posible que algo sea hecho de la nada (el Dios de la naturaleza no está sujeto a las leyes de la naturaleza), pero en la creación es imposible que sea diferente, pues nada es más injurioso para el honor de la Mente Eterna que la suposición de la materia eterna. Por lo tanto la excelencia del poder es de Dios y toda la gloria es para Él.” [1]

Abraham presenta a Isaac en sacrificio

Los once primeros capítulos del Génesis merecen ser considerados aparte del resto: describen en una forma popular —a veces reñida con el conocimiento científico aceptado y otras àparentemente coherente con él— el origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. Se han intentado hacer innumerables lecturas de los capítulos del Génesis. Entre ellas está la KABBALAH hebrea, la interpretación histórica, la alegórica (incluyendo una alegoría a la evolución del Universo y la teoría de Darwin), interpretaciones sacerdotales y místicas, y así la lista se extiende indefinidamente.

Es interesante notar una pequeña contradicción entre la historia de la creación del mundo (primer capítulo del Génesis) y la historia de la creación del hombre en el Huerto del Edén (segundo capítulo del Génesis), que dio origen a la leyenda de Lilith. En el primer capítulo Dios crea primero a los animales, y entonces crea al hombre y a la mujer a su imagen, sin establecer ninguna prioridad entre ellos; pero en el segundo capítulo, en la creación del Huerto del Edén, Yahweh Elohim crea a Adán primero, luego a los animales y finalmente crea a Eva de una costilla de Adán, o de su costado según la traducción.

  • Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Gn.1.27)
  • Y de la costilla que Yahvéh Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. (Gn.2.22)

Sin embargo no puede afirmarse que esta alternativa resuelva la contradicción, ya que en el Edén el hombre es creado antes que los animales, y en la creación del mundo después. Relata el Génesis que cuando Elohim creó al hombre el sexto día, después de crear lo animales terrestres, entonces plantó un jardín , el Edén, y colocó al hombre en él;

  • Y había Jehová Dios plantado un huerto en Edén al oriente, y puso allí al hombre que había formado.(Gn 2:8)
  • Y dijo Yahvéh Dios: No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él. (Gn.2.18)
  • Yahvéh Dios formó, pues, de la tierra, toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. (Gn.2.19)
  • ...mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. (Gn.2.20)

En 1932 E. A. Speiser of the University Museum of Pennsylvania descubrió un sello en la parte inferior del Montículo Tepe Gawra a doce millas de Nínive. Se estima que el sello fue de alrededor de 3500 a.C.  Se muestra un hombre desnudo y una mujer desnuda, se agachó tanto como si fueran oprimidos o abatidos. Detrás de ellos, en parte roto, es una serpiente (ver dibujo en la parte superior izquierda de la imagen). El sello es pequeño, sólo alrededor de una pulgada de diámetro, grabada en piedra, y ahora se celebrará en el Museo de la Universidad de Filadelfia. SPEISER como señaló, la imagen es altamente sugerente de la historia de Adán y Eva.

Una explicación ensayada para esta contradicción es la hipótesis documentaria, la cual explica este hecho estableciendo el origen de ambos capítulos del Génesis en dos fuentes distintas. El capítulo 1 sería de origen sacerdotal, mientras que el capítulo 2 sería yavista y ambos capítulos tratarían de relatar el origen del hombre y la mujer. De esta manera, podríamos estar ante dos versiones de una misma historia en dos relatos distintos que fueron unidos después en uno solo (los dos primeros capítulos del Génesis).

Algunos exégetas proponen que el primer capítulo del Génesis sea estudiado, desde el punto de vista de la tradición sacerdotal, como un escrito surgido después de la deportación a Babilonia, cuando el judaísmo se cimentaba más como una religión que como una nación en particular, y cuyo propósito sería también reforzar la idea del sábado como día sagrado de descanso, además por supuesto de dejar claro que toda la creación, incluido el hombre, son obra de Elohim. Por otra parte, estos mismos investigadores proponen al segundo capítulo del Génesis como un escrito mucho más antiguo, de la época de los reyes en Israel, el cual vendría a ser un lamento en el que la situación sedentaria y civilizada centrada en ciudades del reino conllevaba también injusticias, pobreza y marginación, pues el relato del segundo capítulo del Génesis parecería ensalzar los valores del nomadismo y de la cercanía con el dios Yahweh provenientes de la vida en el desierto.

Pero tal contradicción no existe, debido a que en el capítulo uno del libro se expone un resumen global de la creación, mientras que en el segundo, se detalla el primero: Mientras que el primero se anuncia que Dios creó al hombre y a la mujer, en el segundo se detalla como se realizó, incluyendo su orden.

En el paraíso Adán y Eva eran vegetarianos:

  • “También les dijo: Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento.” Génesis 1:29

A quien le vamos a creer? A la Biblia o a la ciencia?

Ray Pritchard, en un sermón en 1997, nos brinda un punto muy importante con respecto a como el cristiano reconcilia los hallazgos científicos con lo que dice la Biblia. Pritchard dice: 

Si Génesis 1:1 es verdad, entonces todo el debate sobre la creación y la evolución debe iniciar con la pregunta, “Qué dice la Biblia?” Creo que aquí es donde muchos cristianos se meten en problemas […] se sienten intimidados por aquellos que dicen que el universo debe tener billones y billones de años y que Dios creó la vida en la tierra a través de un proceso de desarrollo lento a través de millones y millones de años.

Puedo decir simplemente que nunca debemos subrayar la palabra nunca, simplemente por leer la Biblia. Las personas que creen tales cosas no obtuvieron sus ideas de la Biblia. Las obtuvieron de algún otro lugar y las importaron al texto bíblico. Sé que existe un gran debate en estos días sobre la edad de la tierra. Si me preguntan a mí que tan antigua es la tierra, voy a decir que no sé porque la Biblia no nos brinda una fecha exacta. Sí creo que hay espacio para una discusión razonable sobre el tema. Sin embargo, no creo que el mundo sea necesariamente tan antiguo como dicen algunos. Dios pudo haber creado al mundo hace algunos miles de años si así lo quisiera. Pudo haber creado un universo maduro, funcionante desde le primer momento. No existe ningún problema con este concepto. [2]

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

Como he dejado notar, no son pocos los cristianos los que creen en el creacionismo progresivo, que el Big Bang refuta la Biblia, y/o la evolución. Es claro que para poder expresar sus creencias, deben recurrir a la ciencia para que ésta les brinde las explicaciones con respecto al inicio del universo.Pero como he dicho, las verdades de la Biblia no necesariamente invalidan los descubrimientos científicos comprobados.  Por otro lado, es obvio que como cristianos, las verdades las obtenemos de la Biblia. Con esto no estoy diciendo que la Biblia dé explicaciones acerca de todas las cosas, es decir, la Biblia, no es un libro de ciencia, ni un libro de matemática, ni un libro de gramática, etc. La Biblia es la revelación de Dios para los hombres, en donde ha descrito ciertas cosas, las cuales debemos tomar como verdades, y lo ha hecho utilizando hombres, sus personalidades, y su carácter, con el fin de expresar lo que Dios ha querido.

Es cierto que la Biblia no es un libro de ciencia, pero cuando la Biblia habla acerca de algo científico, eso es una verdad. Cuando la Biblia brinda cálculos matemáticos, estos son verdad. Porqué? Porque fue Dios quien creó la ciencia y las matemáticas, y el lenguaje, etc. Fue Dios quien creó en lenguaje para poder comunicarse con Adán en el Edén. De la misma manera, cuando la Biblia habla acerca del inicio del universo, habla de manera real y no figurativa o alegórica.

Los cristianos que creen en el creacionismo progresivo o el Big Bang, creen que Dios utilizó estos procesos para crear el universo en un proceso de 4.5 billones de años. Cómo hacen esto? Sencillamente aducen que el pasaje de Génesis 1 y 2, son pasajes poéticos y no históricos. Muchos, como los liberales, y como el lector que mencione antes, inclusive aducen que ni siquiera se puede saber si fue Moisés quien escribió este libro. Esta es la única manera en la que pueden llegar a sus conclusiones. Cómo? Utilizando procesos hermenéuticos totalmente equivocados, haciendo eiségesis de los pasajes en lugar de exégesis. Es decir, llegan con sus presuposiciones a leer la Biblia y no permiten que sea la Biblia la que les diga como debe interpretarse un determinado pasaje. Como he dicho siempre, “La Biblia interpreta la Biblia, y no somos nosotros la que la interpretamos.” Si llegamos a un pasaje difícil, debemos dejar que la Biblia, quizás en otros lugares, no dé la explicación de lo que en ese momento parece ser una contradicción, o algo imposible. La Biblia, repito, debe ser la guía.

La Biblia, como dejé claro en las entradas previas, no permite creer en el creacionismo progresivo o el Big Bang. La narración de este libro da la idea de que los hechos de la creación fueron algo milagroso e inmediato. Raymond Surburg escribe,

“La estructura gramatical de Génesis parece indicar un corto tiempo para las obras creativas. Para ilustrar, Dios dijo: ‘Tierra, da plantas’ Inmediatamente, en el verso 12 vemos el registro de la respuesta a la orden-‘La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla…’ El pasaje de Génesis en ningún lugar da la idea de largos períodod de tiempo o edades estuvieran involucradas. Acción instantánea parece ser lo que el autor plantea.” [3]

Este es el testimonio, como hemos visto, de otro autor bíblico, cuando escribe,

  • “Porque por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; todo el ejército de ellos fue hecho por el soplo de Su boca. Él junta como un montón las aguas de los mares, y guarda en depósitos los océanos. Tema a Jehová toda la tierra; témanle todos los habitantes del mundo. Porque Él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió.” Salmos 33: 6-9

Para el salmista la base del temor a Dios es Su poder. Dios es tan poderoso, nos dice David, que creó el universo con el soplo de Su boca. Lo único que tuvo que hacer Dios fue decir, y todo fue hecho. Por otro lado, y como he mencionado en las entradas previas, Moisés registró más adelante que los israelitas debían guardar el sétimo día (un día literal de 24 horas) como el día de reposo. Porqué? La razón que da Moisés es que, “en seis días Jehová hizo los cielos, la tierra, y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el sétimo día.

Es claro, para aquellos que no han sido cegados por la geología evolucionaria, que la Biblia cuenta que Dios creó el universo en un período de seis días literales. Sin embargo, se ha sugerido que la tierra da la apariencia de tener millones de años. Un científico cristiano, Walter E. Lammerts declaró que “de no ser por mi creencia en la verdad e interpretación literal de la narrativa de Génesis, tendría gran dificultad en creer que la tierra tuviera hasta 6000 años. En realidad desde el punto de vista estrictamente científico, la mayor parte de la superficie terrestre da la apariencia de ser más jóven.” [4]

Los creacionistas progresivos pinsan que la apariencia de edad descarta la posibilidad de que el relato de Génesis sea literal, pero esto dicen debido a sus presuposiciones. Si llegamos a la Biblia sin nuestras presuposiciones, debemos entender que esa creación divina debía aparentar antigüedad. Esto es obvio en el caso de Adán y Eva, quienes fueron creados como individuos maduros. Esto es cierto en el caso de el resto de la creación, tanto animada como inanimada.

El registro que nos brinda Moisés con respecto a la creación del mundo es sublime. En él aprendemos del origen del cielo y la tierra por un acto de Dios Todopoderoso. Por un poder divino, la luz fue formada, y la atmósfera englobó la tierra. Grandes mares fueron juntados y apareció la tierra seca. El mundo floreció con platas de toda especie, luces iluminaron los cielos. En las aguas nadaron criaturas de todo tipo, y en los cielos volaron las aves. Animales y bestias fueron creados y al final el hombre, el logro más grande de Dios. Muchos, tanto dentro como fuera de la iglesia, sugieren que este relato en Génesis 1 y 2 debe ser considerado como un mito o poesía. Esta idea ataca a la Biblia directamente y debe ser rechazado abiertamente por diferentes razones.

1. El estilo de Génesis en estos capítulos no da evidencia un abordaje poético o mitológico.

Edward J. Young dice,

“Génesis uno no es poesía, saga o mito, sino historia verdadera y confiable. El que sea histórico puede ser visto por las siguientes razones:

(1) Sostiene íntima relación con el resto del libro. El resto del libro (i.e Las Generaciones) presuponen el relato de la creación, y el relato de la creación prepara para lo que sigue. Las dos porciones de Génesis son partes integrales del libro y se complementan.

(2) Las características de la poesía hebrea están faltando. Existen narrativas poéticas de la creción y forman un marcado contraste con Génesis uno.” [5]

2. Génesis debe ser considerado historia literal debido a que esta fue la visión que Cristo mantuvo.

Citando Génesis 1:27 y 2:24, comentando acerca del matrimonio y el divorcio, Jesús dijo, “Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer.” (Marcos 10: 6). Aquí, el Señor, sin rodeos afirmó varias cosas:

Primero, que hubo una creación, y utiliza la palabra ktisis (griego) que denota “la suma total de lo que Dios creó.” [6]

Segundo, que los primeros humanos existieron desde el principio de la creación, y esto no puede ser armonizado por aquellos que creen que la tierra tiene casi 5 billones de años, y el hombre apenas 3-4 millones. Tercero, la primera pareja fue creada. La Biblia utiliza la palabra epoiesen (griego), un tiempo verbal aorista, para designar que la pareja fueron creadas en un solo acto. [7]

Si Cristo hubiera querido dar la idea de que esta pareja evolucionó a través de largos períodos de tiempo hubiera empleado un tiempo verbal imperfecto, que indica una acción progresiva en un punto en el pasado.

Cuarto, los hizo “varón y mujer” desde el principio. Dios no creó una célula asexuada o bisexual que luego evolucionó en un hombre y una mujer. Como vemos, Cristo creía firmemente en el relato de Moisés.

Pero, además de Jesús, los autores del Nuevo Testamento apoyaron la historicidad de Génesis. Pablo luchaba por enseñar que la mujer procede del varón, y utiliza la preposición ek que quiere decir “salir de.” [8]

Además Pablo llamó a Adán y a Eva por sus nombres en 1 Timoteo 2:13 considerando el relato de Moisés como histórico. Además, relató que el relato de lo ocurrido en el Edén fue cierto, en 2 Corintios 11: 3 escribió que “la serpiente con astucia engañó a Eva.”

3. Alguna evidencia arqueológica descubiertas en recientes años corrobora la historicidad y confiabilidad de Génesis.

E. A. Speiser del Museo Universitario de Pennsylvania descubrió un sello de piedra cerca del fondo de un montículo, a 12 millas al norte de Nínive, al cual dató del año 3500 a.C. Este sello contiene la figura de un hombre y una mujer desnudos, caminando y seguidos por una serpiente. Otro sello, conocido como “Sello de la Tentación”, encontrado entre las ruinas de la antigua Babilonia parece referirse al jardín del Edén. En su centro hay un árbol, a la derecha un hombre, a la izquierda una mujer tomando una fruta, y detrás de la mujer, una serpiente.

4. Además, la veracidad de Génesis es clara ya que está en perfecta armonía con las leyes de la ciencia que se conocen en la actualidad.

Vean lo siguiente:

a. Génesis declara que hubo un inicio. En física, la Segunda Ley de la Termodinámica revela que toda transferencia de energía evidencia un aumento en el desorden. Esto quiere decir que la creación material se está desgastando. Este proceso evidencia que el universo no es eterno, sino que tuvo un inicio.

b. De acuerdo al relato de Moisés, al final de la semana de la creación, “fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos” (Génesis 2:1). Esto está en perfecta armonía con la primera Ley de Termodinámica que establece que según los procesos actuales, ni la materia ni la energía pueden ser creados o destruídos. Las leyes científicas están de acuerdo con el relato bíblico de la creación. Debemos notar que la visión de los evolucionistas o creacionistas progresivos oponen las leyes que dicen que es imposible que el universo esté continuamente o progresivamente creándose.

c. Génesis enseña que los organismo fueron creados según su género y especie (Génesis 1:12). Las leyes de herencia demuestran que, a pesar de que exista variabilidad dentro de ciertos límites, básicamente las cosas se reproducen a partir de su especie. La visión naturalística o evolucionaria se basan en la idea que algo puede reproducirse en algo diferente. Que los organismo se reproducen de acuerdo a su especie es claro del registro de fósiles. La ciencia aún no explica las formas transicionales, y menos aún ha logrado encontrar alguna. Para Darwin, “lo único que está en contra de mi teoría es el registro de fósiles.”

Dios lo bendiga!!!

Notas

[1] Mathew Henry. Genesis 1. Commentary.

[2] Ray Pritchard. What About Creation and Evolution?
[3] Raymond Surburg. Darwin, Evolution and Creation. Página 60.
[4] Citado por Arthur Williams. The Genesis Account of Creation. Página 34.
[5] Edgard J. Young. Studies in Genesis One. Página 105.
[6] Strong’s Greek Lexicon. Número 2937.
[7] Strong’s Greek Lexicon. Número 4160.
[8] Strong’s Greek Lexicon. Número 1537.

Fuentes bibliográficas

La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios


La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios

Por Paulo Arieu

Carlos Linneo

La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios. Asi lo dice la Biblia en un montón de reveladores pasajes. El relato de la creación es mencionado en un gran número de escrituras, tanto en el Antiguo Testamento, así como en el Nuevo testamento. Solo por mencionar a algunas: Génesis 1:1-2:25; Salmos 33:9; Juan 1:1-3; Romanos 1:20; Hebreos 11:3 y muchos otros. Esto es lo que en resumidas palabras, he estado tratando de explicar en los ultimos artículos que tratan de la Creación y de ciertos debates actuales que hay entre la ciencia y la fe. Muchas personas que no entienden mucho de la Biblia nos cuestionan las diferencias entre los relatos bíblicos y la ciencia. Porque, dicen algunos, si es verdad que Dios creó todas las cosas, porque se diferencian tanto la Biblia de los libros de astronomía o de antropología? Pero un texto moderno de astronomía o de antropología se diferencia del relato bíblico en el propósito por el cual fueron escritos y en su forma. Y tambien en su cosmovisión. Los relatos bíblicos son fuertemente teístas en su cosmovisión, en cambio, los libros de ciencia modernos, son naturalistas en su cosmovisión.

Un comentarista del Antiguo Testamento llamado Allen Ross  dijo que 

“Fue por el espíritu que el Señor  Dios soberanamente creó todo lo que existe” (0)

Es interesante el trabajo del Dr. Benjamín Warfield (1),  quien en vida fue un teólogo y predicador famoso. El dividió la obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento entre tres: el Espíritu Cósmico; el Espíritu Teocrático, y el Espíritu Ético.

Acerca de la primera división, correspondiente al período de la creación,Warfield escribe que:

“El Espíritu de Dios nos es presentado primero, en el Antiguo Testamento, en Sus relaciones con la primera creación, o en lo que podría llamarse Sus relaciones cósmicas. En esta conexión, Él es representado como la Fuente de todo origen, vida y luz en el universo. Él es el Principio divino de todo movimiento, de toda vida y de todo pensamiento en el mundo. La base para este concepto está firmemente establecida en el primer pasaje donde al Espíritu de Dios se lo menciona (ver Gen. 1:2). En el principio, se nos dice, Dios creó los cielos y la tierra. Luego siguen los detalles del proceso por medio del cual la tierra en formación, sin forma definida, vacía, y la faz del abismo cubierta de tinieblas, fue grandemente transformada por una serie de mandatos divinos. Así, pues, llegó a ser el mundo en que vivimos ahora, ordenado y habitado.

Sin dudas, Dios es el Creador. La Version Moderna, una traducción de la Biblia, dice que 

“el Espíritu de Dios cobijaba la faz de las aguas” (Gn. 1:2 V.M.).

La idea presentada es que es sólo por virtud de Dios al cobijar la creación que la cosa creada se mueve, actúa, y obra la voluntad, de Dios. En una palabra, el Espíritu de Dios es presentado en el mismo principio de la Biblia como Dios inmanente; y, como tal, lo es a distinción de Dios trascendente…. Entonces el Espíritu de Dios, desde la apertura del Antiguo Testamento, es el Principio de la misma existencia y persistencia de todas las cosas, y la Fuente y Causa Originadora de todo movimiento, orden y vida. En estos pasajes ( Job 12:10; 26:13; 27:3; 33:4; 34:14-15; Isaías 40:7; 59:19; Salmo 104:29-30) el Espíritu de Dios es el Principio de los procesos cósmicos. Es también la Fuente de toda vida y, como tal, el ejecutor de aquel a quien el salmista llama el Manantial de la vida (Sal.39 :9). Él es también !a Fuente de toda vida intelectual (Job 32: 8; Pr.20:27) y de la vida ética (Gn. 6:3).

También comentando respecto del verso biblico de Gen 1:2b (” y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.) Warfield dice

“que sería difícil estimar en su verdadero valor la importancia de esta temprana aparición de la doctrine de la inmanencia del Espíritu de Dios (Su presencia en el mundo), al igual que la doctrina de la trascendencia de Dios…. El Espíritu que Se movía sobre la haz de las aguas se distingue de la materia a la cual impartió movimiento; cobijaba como el pájaro a su nido, pero no se mezclaba con las aguas. Actuaba sobre ellas pero no Se confundía con ellas, pues espíritu no es otro nombre para la agitación ciega de la materia.”

Ejemplos (2):

Genesis 1:1 nos muestra claramente el sentido teológico del relato bíblico. Al comparar el relato bíblico de la creación con el de las culturas contemporáneas de Israel, podemos ver diferencias notables como la singularidad del testimonio bíblico y su superioridad.  Debemos entender que no hubo testigo humano que los presenciara, y se ignora el modo como Dios pudo revelar lo acontecido. No es una exposición científica de los hechos, ni una narración completa,sino simplemente algunas pinceladas de la obra creativa de Dios.  El Antiguo Testamento no posee una doctrina de la creación con entidad propia. Casi siempre la acción creadora de Dios aparece relacionada con su obra redentora.

  • Sal.74:12-17
  • Sal. 89:10-19
  • Sal. 65:8
  • Is. 51:9-11
  • Is. 27:1-13

La creación del mundo ha sido entendida e interpetada de  diversos modos, cada uno según su parecer.

a.Los epicureos: Generación espontánea y al azar. No existe providencia en el mundo y hablan en contra de los fenómenos evidentes de la experiencia.

b.Los griegos, con Platón, pretenden que Dios creó al mundo a partir de una materia preexistente e increada. Dios no habría podido crear nada si esta materia no hubiera preexistido, de la misma manera que la madera debe existir antes que el carpintero para que este pueda hacer su trabajo. Dios solo sería un artesano. Pero Dios no sería el Creador si no hubiese crerado la materia de la cual viene las criaturas, sería impotente.

c.Los heréticos: imaginan un creador del Universo distinto del Padre de nuestro Señor Jesucristo, dando prueba de una extrema ceguera.

Ante todas estas fábulas, la Escritura inspirada por Dios y la fe en Cristo rechazan como una impiedad sus vanos discursos.  ¿Pero como podría existir un Creador distinto del Padre de Cristo? 

  • “No habéis leido que el Creador desde el principio los hizo varón y hembra?” (Mateo 19:4)
  • “Por esto el hombre abandonara a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.” (Mateo 19:5)
  • “Lo que Dios ha unbdio que no lo separe el hombre” (Mateo 19:4-6)
  • “Todos ha sido hecho por el y sin él nada ha sido hecho” (Juan 1:3)

No es espontáneamente, a causa de la ausencia de providencia, como han nacido los seres, ni a partir de una materia preexistente, debido a que Dios es impotente, sino a partir de la nada que Dios mediante su Verbo ha creado y traído a la existencia todo el Universo, que antes de que Dios la creara, no existía en absoluto.

  • “Ante todo, cree que no hay mas que un solo Dios que ha creado y organizado el universo, y que han hecho ser lo que no era” (Hermas, El Pastor, precepto 1:1)
  • “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Hebreos 11:3)

Dios es bueno, es la fuente de toda la bondad; no teniendo envidia por nada ni envidiando la existencia de ninguna cosa, creó todos los seres de la nada mediante nuestro Señor Jesucristo, su propio  Verbo, Dios tuvo especial piedad de entre todos los que existían del género humano y viéndolo incapaz según la ley de su propia naturaleza, de subsistir por siempre, le concedió una gracia añadida, los creó a su imagen, haciéndolos partícipes del pdoer de su propio Verbo y convertidos en racionales, los hombres podrían permanecer en la felicidad, viviendo en el paraiso, la verdadera vida.

Conociendo que el libre albedrío del hombre podría inclinarse en uno u otro sentido, Dios impuso una ley y un lugar determinado. Los introdujo en el Paraiso y les dió una ley, con la condición que si obedecían permaneciendo en la gracia y la virtud, tendrían en el Paraiso una vida sin tristeza, dolor ni preocupación; si desobedecían, dándole la espalda, se corrompían por la maldad, solo les esperaba la corrupción (3) de la muerte según su naturaleza, y ya no vivirían mas en el paraíso, y en el futuro morirían fuera de él. (Gen 2:16-17) (4)

Los “no” del relato bíblico

El universo no es eterno, tuvo un comienzo. No surge de un conflcito entre dos grandes poderes, mitícos opuestos entre si, sino de la voluntad de Dios,único soberano. No es una emanación de la divinidad con la que mantiene una consustancialidad panteista de modo tal que Dios lo sea todo y todo forma parte de Dios. Dios es el completamente otro, del todo diferente de la creación e infinitivamente superior a ella. No aparecen fuerzas o seres inferiores intermedios entre el Creador y el universo. Todo es hecho por la fuerza de la voluntad divina expresada mediante la Palabra y mediante la acción del Verbo. (Jn. 1:3;Col. 1:16;Heb. 1:2). Pero esta acción divina excluye el uso del Señor por su parte de causas secundarias en el desarrollo de la misma. Podemos ver en la escritura tres momentos especiales donde hubo una acción claramente creativa directa, como resultado del cual surgió algo completamente nuevo:

  1. La creación original de la tierra (v.1)
  2. La de los animales (v.21)
  3. La del hombre (v.27)

En los tres casos se usa el verbo hebreo bara (la operación de un poder infinito por el que surge a la existencia algo maravilloso, antes inexistente. Aparte de estos casos, se usan otros verbos (hacer, producir), los cuales podrían sugerir la posibilidad de que en el procesoi de lac reacióna cturaran fuerzas secundarias y se usaran materiales ya existentes. Los grandes astros no poseen rango divino, ni actúan como fuerzas determinantes del destino humano. El sol, la luna, las estrellas son despojados de toda divinidad y misterio astrológico. “Ej: la voz “lumbreras”, es voluntariamente prosaica y degradabte. Cuidadosamente se ha evitado dar los nombres “sol” y “luna” a fin de evitar tda tentación: la palabra semítica para decir “sol” era también un nombre divino.

La sexualidad carece de connotaciones religiosas que tenía por ej. entre los cananeos quienes la asociaban con el culto tributado a sus divinidades convencidos de que regulaban la fertilidad en todo el ámbito de la naturaleza. El cap. 1 del Génesis se asemeja mas bien a un cántico majestuoso que a un relato, lo que no anula la historicidad de su contenido; pero debe prevenirnos contra las posturas hermenéuticas excesivamente literalistas.

E. Wright, arqueólogo bíblico demostró lo inadecuado del mito como forma descriptiva de la verdad biblica, destacando la diferencia entre el material de la escritura y las antiguas composiciones politeistas del Oriente medio. No hallaremos en el Génesis ninguna descripción de la tierra comparable con relatos mitológicos:como el de ciertas tribus indias ni ningún relato fantástico. Sin embargo, no debería sorprender el hecho de que aparezcan en los textos propios del lenguaje mitológico, ya que determinados conceptos y términos formaban parte del bagaje cultural de los israelitas y entre ellos había algunos evidentemente emparentados con la literatura mitológica. No al concepto pagano de panteismo: El relato bíblico condena este concepto. Al respecto Warfield comenta que

“Según la Biblia el Espíritu fue enviado de Dios (Sal. 104:29-30; ls.42:5)…. Toda adoración de la Naturaleza queda excluida y condenada ante la manifiesta identificación del Espíritu de Dios con el Dios trascendente v soberano”.(5)

En el relato de la Biblia, encontramos alusiones a:

  1. Rahab, monstruo del caos en la mit. baiblónica (Job. 9:13;26:12;Sal. 89:10;Is. 51:9)
  2. Leviatan y dragón (Job 3:8;41.1-14;Sal. 104:26;Is. 27:1;51:9;Jer. 51:34)

Independientemente de coincidencias entre la terminología del texto bíblico y algunas de las expresiones comunes a la literatura de otros pueblos, parece obvio que en el texto hay componentes simbólicos a los que no sería prudente acercarse con una actitud extremadamente literalista. El tema de la creación en seis días es de suma importancia para el balance del resto de la Biblia. Si uno trata de reinterpretar la creación en diferentes teorías, entonces tendríamos que hacer lo mismo en otras partes de la Biblia. El querer reinterpretar la Biblia es como tratar de robar a la Biblia su historicidad.

Por ejemplo ya existe un grupo de personas que se llaman los modernistas. Estos ya empezaron a reinterpretar algunos pasajes de la Biblia. Por ejemplo, en el caso de la resurrección de Jesús. Ellos dicen “Jesús no resucito literalmente de los muertos”. Ellos añaden que Jesús resucito porque vive en nuestros corazones y esa es la única manera en que resucito. Dicen que no fue literal. Lo que estos grupos llamados “modernistas” están haciendo, es un “adulterio de la palabra de Dios” (2 Corintios 4:2).

Génesis- un libro maravilloso

El libro de Génesis es un libro maravilloso de Dios que nos narra el poder del creador. Nos narra varios otros puntos importantes que no van de acuerdo ni un poco con la evolución, tales como:

La dignidad: El libro de Génesis nos narra que fuimos creados de acuerdo “a la imagen de Dios” y no evolucionamos de ningún animal.

La responsabilidad: La relación entre lo creado (hombre) y el creador (Dios). Le es requerido al hombre que viva de acuerdo a la voluntad de su creador (Salmos 100:3; Romanos 9:21).

El modelo del matrimonio: El libro de Génesis narra la voluntad de Dios en cuanto al matrimonio. Dios es explicito en cuanto a relación hombre y mujer en el matrimonio y condena en el resto de la Biblia la relación intima entre personas del mismo genero.

Las consecuencias del pecado: El libro de Génesis es un modelo en cuanto a las consecuencias del pecado.

Un adelanto del cielo. El pacto de Dios con Abraham es un ejemplo de la misericordia de Dios de dar una oportunidad a los pecadores. Se promete a Abraham y sus descendientes la tierra prometida.

Conclución

Las concluciones hermenéuticas en cuanto a la forma no deben desfigurar o negar la realidad del contenido: La Creación es la magnífica obra de nuestro gran Dios. Así lo dice la Biblia, como cité al principio de este artículo. Quisiera comentar algo acerca de Isaac Newton, prominente científico cristiano, quien  fue muy claro en afirmar sus convicciones:

“Debemos creer que hay sólo un Dios o monarca supremo a quien debemos temer, guardar sus leyes y darle honor y gloria. Debemos creer que él es el Padre de quien provienen todas las cosas, y que ama a su pueblo como su padre. Debemos creer que él es el ‘Pantokrator’, Señor de todo, con poder y dominio irresistibles e ilimitados, del cual no tenemos esperanza de escapar si nos rebelamos y seguimos a otros dioses, o si transgredimos las leyes de su soberanía, y de quien podemos esperar grandes recompensas si hacemos su voluntad. Debemos creer que él es el Dios de los judíos, quien creó los cielos y la tierra y todo lo que en ellos existe, como lo expresan los Diez Mandamientos, de modo que podamos agradecerle por nuestra existencia y por todas las bendiciones de esta vida, y evitar el uso de su nombre en vano o adorar imágenes u otros dioses” (6)

Se puede decir que aquellos que quieren adulterar el relato de Génesis y de otros escritos Bíblicos, lo hacen con el propósito de negar la existencia de un Creador.  Si Dios no existe, como creen algunos, entonces, no hay a quien darle cuentas. Quieren, en otras palabras, tener una mente tranquila, de acuerdo a sus propios razonamientos. Estimado lector, yo le aconsejo que no permitamos que nos quiten a la Biblia de su historicidad. Por que si lo dejamos, que será lo que sigue? Dirán: No hubo un diluvio, no hubo una torre de Babel, o los judíos nunca fueron esclavos de los egipcios, etc.

En los últimos años, no solamente los cristianos han tenido que batallar con la teoría de la ciencia como la evolución, sino que hay un grupo minoritario de cristianos que han propuesto que Dios es el Creador, pero absurdamente, creen que el mundo fue creado por medio de la evolución. Ellos reconocen a Dios como al creador, pero quieren conformar la teoría de la evolución a la Biblia. El querer meter la teoría de la evolución en el relato de la creación de Génesis es una contradicción al relato de las sagradas escrituras. No podemos tratar de que la Biblia diga algo que no dice. La Biblia dice que Dios creó el mundo y sus habitantes en seis días literales. Y esto es verdad.

!Recuerde quien es nuestro poderoso Dios: Es el creador de todas las cosas!

Dios lo bendiga mucho!!!

Notas:

[0] Jhon F Walwoord y Roy B. Zuck,editores,Knowledge Commentary,Old Testament,Allen Ross escribió el comentario de la sección de Génesis. Victor Books, Wheaton,1985,p.28 

[1].Donald D.Turner, Las doctrinas del Espíritu Santo y de la iglesia,p.36,ed. Portavoz

[2]. Derek Kidner,Genesis, Tyndale Press,p.31

[3].Son dos términos muy usados en esta obra:incorruptibilidad (aphtharsia) y corrupción (phthorá), que indican respectivamente el permanecer para siempre en la vida y la disposición continua a la disolución, a la corrupción.

[4].Atanasio distingue la muerte pura y simple (la muerte natural, por así decirlo) de la m]uerte que conlleva la pérdida de la incorruptibilidad. El hombre está sujeto a la primera por ser criatura; a la segunda por haber desobedecido a Dios.

[5].Las doctrinas del Espíritu Santo y de la iglesia, op. cit.

[6] http://www.tagnet.org/jae/multimedia/lectura/newton.htm 

Fuentes 

El relato bíblico y la ciencia moderna (parte 2)


El relato bíblico y la ciencia moderna (parte 2)

Por Paulo Arieu

Continuamos con el relato de la Creación y la obra que Dios hizo con su poder. En el artículo anterior citabamos de la antiguedad de la tierra, que desde el puntro de vista de la ciencia es de aprox. 16 mil millones de años, pero desde el punto de vista de Dios es de 6 dias de 24 horas. Y terminaba el artículo diciendo que no hay conflicto entre las teorías verdaderamente comprobadas y el relato bíblico.

La Creación

El problema de muchos creyentes, por supuesto, es que la conclusión de la evolución parece contradecir ciertos textos sagrados que describen el papel de Dios en la creación del universo, la tierra, todos los seres vivos y nosotros mismos. Por ejemplo, en el islam, el Corán describe que la vida se desarrolla por etapas, pero ve a los humanos como un acto especial de creación (a partir) «de barro arcilloso, maleable» (15:26). En el judaismo y el cristianismo, la gran historia de de la creación del Génesis 1 y 2 es un cimiento sólido para muchos creyentes.

¿Qué dice el Génesis en realidad?
Si no ha leído usted este pasaje bíblico recientemente, busque una Biblia ahora mismo y lea de Génesis 1:1 a Génesis 2:7. No existe forma de reemplazar la lectura del texto original cuando se trata de entender su significado. Y si le preocupa que las palabras del texto se hayan visto seriamente comprometidas por siglos de copias y nuevas copias, no se preocupe, la evidencia a favor de la autenticidad del hebreo es en realidad muy fuerte.

No hay duda de que se trata de una impactante y poética narración de la historia de los actos creadores de Dios. «En el principio, Dios creó los cielos y la tierra» implica que Dios existió siempre. La descripción es ciertamente compatible con el conocimiento científico del Big Bang. El resto de Génesis 1 describe una serie de actos de creación de Dios, desde «hágase la luz» el primer día, a las aguas y el cielo el segundo día, la aparición de la tierra y la vegetación el tercero, el sol, la luna y las estrellas el cuarto, los peces y las aves el quinto, y finalmente, un sexto día muy ocupado, la aparición de los animales de la tierra y los humanos hombre y mujer.

Génesis 2 empieza con una descripción de Dios descansando el séptimo día. Después aparece una segunda descripción de la creación de los humanos, esta vez con una referencia explícita a Adán. La segunda descripción de la creación no es totalmente compatible con la primera; en Génesis 1, la vegetación aparece tres días antes de la creación de los humanos, mientras en Génesis 2, parece que Dios creó a Adán del polvo de la tierra antes de que apareciera cualquier planta o arbusto.

Es interesante observar en Génesis 2:7 que la frase en hebreo que traducimos como «ser vivo» se aplica a Adán exactamente igual como se aplicó previamente a peces, aves y animales de la tierra en Génesis 1:20 y 1:24.

¿Qué debemos concluir de estas descripciones?
¿Pretendía el escritor hacer una representación literal de los pasos cronológicos precisos, incluyendo días de veinticuatro horas de duración (a pesar de que el sol no es creado hasta el tercer día, lo que deja abierta la pregunta de cuánto habría durado un día antes de eso)?

Si se pretendía hacer una descripción literal, ¿entonces por qué existen dos narraciones que no encajan completamente la una con la otra? ¿Se trata de una descripción poética, incluso alegórica, o de una historia literal?

Estas preguntas han sido debatidas durante siglos. Las interpretaciones no literales desde Darwin se acogen con sospechas en ciertos círculos, ya que podrían ser acusadas de «ceder» ante la teoría evolutiva, y quizá por esto mismo comprometer la verdad del texto sagrado. Así que es útil descubrir cómo interpretaron los teólogos eruditos los Génesis 1 y 2 antes de Darwin, o incluso antes de que se empezara a acumular la evidencia geológica de la muchísima edad de la tierra.

A este respecto, los escritos de san Agustín, un escéptico converso y brillante teólogo que vivió alrededor del 400 d. C., son particularmente interesantes. Agustín estaba fascinado por los primeros dos capítulos del Génesis, y escribió no menos de cinco extensos análisis de estos textos.

Enunciados hace más de mil seiscientos años, sus pensamientos siguen siendo esclarecedores. Al leer esas cavilaciones intensamente analíticas, especialmente las registradas en El significado literal del Génesis, las Confesiones y La ciudad de Dios, resulta claro que Agustín plantea más preguntas de las que responde.

Repetidamente regresa a la cuestión del significado del tiempo, y concluye que Dios está fuera del tiempo y no limitado por él (2 Pedro 3:8 señala esto explícitamente: «Con el Señor, un día son como mil años, y mil años son como un día»). Esto hace que Agustín cuestione la duración de siete días de la creación según la Biblia.

Lo que sucede es que la palabra hebrea usada en Génesis 1 para día (yóm) se puede usar tanto para describir un día de veinticuatro horas como una representación más simbólica. Existen varios lugares en la Biblia en que yóm se usa en un contexto no literal, por ejemplo en «la era del Señor», de la misma forma que podríamos decir «la era de mi abuelo» sin implicar que el abuelo vivió sólo veinticuatro horas. En última instancia, Agustín escribe: «Es extremadamente difícil o quizá imposible que nosotros concibamos qué clase de días eran ésos».[1]

Admite que probablemente existan varias interpretaciones válidas del libro del Génesis: «Con estos hechos en mente, he entendido y presentado las afirmaciones contenidas en el libro del Génesis de varios modos conforme a mi capacidad, y al interpretar palabras que hayan sido escritas oscuramente con el propósito de estimular nuestro intelecto, no he tomado partido descaradamente a favor de un lado contra alguna interpretación rival que podría ser mejor».[2]

Aún hoy se siguen promoviendo diversas interpretaciones sobre el significado de Génesis 1 y 2. Algunas, particularmente la iglesia cristiana de profeción completamente literal, incluyendo días de veinticuatro horas. Al juntar esto con información genealógica posterior en el Antiguo Testamento, el obispo Ussher llegó a la famosa conclusión de que Dios creó los cielos y la tierra en 4004 a. C. Otros creyentes igualmente sinceros no aceptan el requisito de que los días de la creación deban tener veinticuatro horas de duración, pero, por lo demás, aceptan que la narración es una representación literal y secuencial de los actos creativos de Dios.

Otros creyentes ven el lenguaje de Génesis 1 y 2 como un intento de instruir a los lectores de los tiempos de Moisés sobre el carácter de Dios, y no de enseñar hechos científicos sobre los detalles de la creación que habrían resultado tremendamente confusos en aquel tiempo. A pesar de veinticinco siglos de debate, es justo decir que ningún ser humano sabe precisamente cuál pretendía ser el significado de Génesis 1 y 2. ¡Debemos continuar estudiándolo!

Pero la idea de que las revelaciones científicas representarían un enemigo en esa búsqueda es errónea. Si Dios creó el universo y las leyes que lo gobiernan, y si dotó a los seres humanos con capacidades intelectuales para discernir su funcionamiento, ¿querría él que desestimáramos esas capacidades? ¿Se sentiría disminuido o amenazado por lo que descubriéramos sobre su creación?

La creación no solo es primera en orden de tiempo; sino que también tiene prioridad lógica, el principio y base de toda revelación divina y consecuentemente es también fundamento de toda vida ética y religiosa. La doctrina de la creación no se presenta en la Escritura como una solución filosófica del problema del mundo, antes bien, en su significado religioso y ético, como una revelación de la relación del hombre con su Dios. Insiste en el hecho de que Dios es la fuente de todas las cosas, y de que todas ellas le pertenecen y están sujetas a El. Este conocimiento se deriva de la Escritura solamente, y se acepta por “medio de la fe ” (Heb. 11:3), aunque los católicorromanos sostienen que también puede obtenerse de la naturaleza.[3]

Cristo,sostiene todas las cosas con la Palabra de su Poder

El dr. Jose Carbonell, médico cardiólogo y cristiano evangélico, anciano de una Iglesia Cristiana Evangélica de la ciudad de Bahia Blanca,Bs.As.,rep. Argentina, realiza el siguiente comentario cristológico, relacionado con la creación, en un libro de su autoría, que ilustra el poder de la Palabra de Dios:[4]

En el libro de Hebreos, el capítulo 1 y el versículo 3, tenemos un compendio extraordinario de Cristología: “El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios y la imagen misma de su sustancia, es quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder“. Al decir que Cristo es el resplandor de la Gloria de Dios, el autor divino nos da a entender la suprema belleza de la Deidad. En medio de esta magnífica característica del Señor el autor añade:El sostiene todas las cosas con la Palabra de su Poder“.

El verbo sostener, está utilizado en presente continuo, con lo que expresa la función de mantener de continuo, como con un puño, todas las cosas creadas. Es el Hijo quien sustenta todas las cosas, incluso aquellas que tanto nos preocupan. Su Palabra de Poder nunca pierde vigencia. Qué hermoso será confiar [aun] nuestra salud sobre esta palabra que sustenta. Seamos como aquel centurión cuyo siervo estaba enfermo, Lucas 7:2, solamente creyó y tuvo confianza en el Señor y en su Palabra:

  • “Sólo, di la palabra y mi siervo será sano, tendrá salud”. Que nuestra oración sea: “Señor, di la palabra”.(Lc. 7:2)

En conclusión, podemos confiar en el relato del Génesis que es un relato veraz y completamente confiable. Dios creó los cielos y la tierra en 6 dias de 24 horas. No debemos tener miedo que la ciencia investigue nuestros relatos bíblicos.  El relato bíblico de la creación insiste en el hecho de que Dios es la fuente original de todas las cosas, y de que toda la creación le pertenece y está sujeta a El. Este conocimiento se deriva de la Escritura solamente, y se acepta por “medio de la fe ” (Heb. 11:3). Sin esta fe preciosa es imposible agradar a Dios. Porque como dice el autor de la epístola a los Hebreos: 

  • De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. ” (Hebreos 11:6 Nueva Traducción Viviente)

Esta misma fe es la que nos hace creer que el Universo completo (conocido y desconocido) ha sido creador por nuestro Señor, por el poder de Su Palabra.

  • Por la fe entendemos que todo el universo fue formado por orden de Dios, de modo que lo que ahora vemos no vino de cosas visibles. Fue por la fe que Abel presentó a Dios una ofrenda más aceptable que la que presentó Caín. La ofrenda de Abel demostró que era un hombre justo, y Dios aprobó sus ofrendas. Aunque Abel murió hace mucho tiempo, todavía nos habla por su ejemplo de fe. Fue por la fe que Enoc ascendió al cielo sin morir; «desapareció, porque Dios se lo llevó». Pues antes de ser llevado, lo conocían como una persona que agradaba a Dios.(Hebreos 11:3-5 Nueva Traducción Viviente). 

Y es por esta misma fe que creemos que Jesucristo resucitó de entre los muertos al tercer dia y estamos firmes en la fe del Hijo de Dios. 

Dios le bendiga mucho.

!!!A Dios se a la gloria, por los siglos de los siglos!!!! <>

Notas

1. San Agustín, La ciudad de Dios, XI,6, cita en Francis Collins, “¿Como habla Dios?“,p. 166, ediciones Temas de Hoy S.A

2. San Agustín, The literal meaning of Genesis,20:40, cita en Francis Collins, “¿Como habla Dios?”,p. 166, ediciones Temas de Hoy S.A

3. L.Berkhof, Teología sistemática, p. 149,ed. Tell,E.U,1988

4.Jose Carbonell, La otra cara de la salud, p.10. ed. Libreria Editorial Cristiana dpto. de Fundación cristiana de Evangelización ,Pilar, Bs. As., Argentina, corchetes añadidos.

Imágenes copiadas de

Bibliografía consultada

  • Revista ECCLESIA, n.2498 (20-X-1990) pg. 7.
  • VITTORIO MESSORI: Algunas razones para creer, XIV. Ed Planeta+Testimonio.Barcelona.2000
  • Francis Collins, “¿Como habla Dios?“, ediciones Temas de Hoy S.A
  • L.Berkhof, Teología sistemática, ed. Tell,E.U,1988
  • Jose Carbonell, La otra cara de la salud, p.10. ed. Libreria Editorial Cristiana dpto. de Fundación cristiana de Evangelización ,Pilar, Bs. As., Argentina

 

La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!


La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!

por Paulo Arieu

images

El Levítico es uno de los libros del Antiguo Testamento. Para los cristianos forma parte del Pentateuco y para los judíos de la Torá. En el contenido de este libro, fundamental de la teología judeo/cristiana, las leyes de pureza ocupan gran parte del mismo (capitulos 11 – 16). Así, si analizamos una pequeña parte del mismo, la dedicada a los animales cuadrúpedos de la tierra que un buen creyente judío podía comer sin perder la pureza religiosa ceremonial demandada para los creyentes en aquella época, leemos que el mismo texto dice:

  • Luego el Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Den las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: de todos los animales de la tierra, estos son los que puedes usar para alimento: puedes comer cualquier animal rumiante y que tenga las pezuñas totalmente partidas. Sin embargo, no puedes comer los siguientes animales que tienen las pezuñas partidas o que rumian, pero no ambas cosas. El camello rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es ceremonialmente impuro para ti.  El damán rumia, pero no tiene pezuñas partidas, por lo tanto, es impuro. La liebre rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es impura.  El cerdo tiene pezuñas partidas de manera pareja, pero no rumia, también es impuro. No puedes comer la carne de estos animales, ni siquiera tocar el cadáver. Son ceremonialmente impuros para ti.”(Leviticos 11:1-8 Nueva Traducción Viviente)

Siempre hay algun escéptico que le busca la 5ta pata al gato para desacreditar la autoridad de las Escrituras. Por ejemplo, como explicar porque la Biblia en Levitico 11:20-21 cataloga a los murciélagos como aves si bien sabemos que son mamiferos??
Lógicamente, si aceptamos que la clasificación de Levitico 11 fue hecha por criterio de locomoción, habrá que recordar que en esa misma lista aparece el avestruz y bien sabemos que el avestruz no vuela. Entonces si se colocó al murciélago y al avestruz dentro de una misma categoría, la única conclusión posible es que en ese tiempo !se creía que ambos animales eran aves! Y entonces, algunos amantes de la ciencia creen que ahí hay un ejemplo de error bíblico en materia de ciencia. Pero el avestruz, es una ave no voladora de mayor tamaño existente y la única con dos dedos en cada pie, propia de África. Y los murciélagos son los únicos mamíferos que poseen alas y están adaptados al vuelo activo. No pienso que se haya equivocado Moisés en su clasificación, para nada. Pero yo entiendo que Moisés clasificó los animales de acuerdo a un criterio netamente sacerdotal, que yo no veo errado. Esa fue la sabiduría que Dios le había dado a Moisés para realizar tal obra.

Moises utilizó una forma de clasificación que no tiene porque concordar con exactitud con las clasificaciones de la ciencia actual. Ademas, ningún teólogo judeo o cristiano le exige a los cientificos que utilicen las referencias de la Biblia para hacer ciencia modernamente. Porque al decir que la Biblia es inerrante y que no se equivoca, estamos afirmando respecto de lo que la Biblia quiso decir y no lo que hoy en dia hubiésemos querido que diga. Moisés no era científico. Era un sabio, profeta, legislador, pero no necesariamente un cientifico moderno. Y saber esto no lo desprestigia a Moisés en absoluto. La intención de esa clasificación no era hacer un análisis científico de las aves sino regular los alimentos permitidos y no permitidos. Es desde esa intención que tenemos que ver el relato, y no bajo el microscopio actual. El avestruz es un ave, tiene alas, pone huevos, pero no vuela. El murciélago, es un mamifero, pero si no sabes esa clasificación, al ver que vuela, decís que es un ave.

Siempre aclaramos que la Biblia no es un libro de ciencia moderna y no tiene porque estar necesariamente de acuerdo con los criterios de la ciencia actual, ya que hoy se manejan datos con muchisima mayor exactitud que antes.Pero esta realidad actual no significa que la Biblia se equivoque.Tampoco es de esperar que el texto de Levítico use el término Struthio camelus para identificar al avestruz macho. Entiendo que es un absurdo tener ese tipo de discución. Lo importante es discutir si la Biblia tiene autoridad en materia de ciencia. Pero la autoridad de los textos bíblicos está basada en la inspiración divina de los textos originales. Por lo tanto podemos concluir que la Biblia  tiene autoridad en materia de ciencia moderna,no significa que sea un libro cientifico. Pero esto no significa que ella mienta o se equivoque. Sino que con el transcurso de los siglos,  la ciencia moderna ha realizado cambios en sus clasificaciones. Porque usar la Biblia fuera de su contexto idiomático, cultural, teológico y moral?? Hay que comprender sus enseñanzas antes de desprestigiarla. Pero si la Biblia habla de un diluvio, no solo hay que entenderlo como un hecho histórico sino además, como el juicio de Dios a la humanidad en aquel momento de la historia. Que por el momento no se encuentre un registro en el planeta del diluvio universal, no significa que este evento no haya sucedido.

Lo mismo ocurre con los dias de la creación. Pero como vimos en uno de los artículos anteriores, no es una fábula creer que Dios creó el mundo. La Biblia no nos dice como se creó el universo entero ni el mundo. Para eso está la ciencia, claro que si. Dios nos dice que el universo fue creado de la nada. Incluso Jesús mismo nos insta a entender las escrituras. Pero no a interpretarlas literalmente, sino literariamente. O sea, a utilizar el metodo de interpretación que se usa para entender cualquier otro libro antiguo, analizando el texo y su contexto, en el idioma en el que fue escrito. Muchos cristianos modernos son como los escribas de los tiempos de Jesús que eran demasiado literalistas. Pero sabemos que Jesús es el ‘LOGOS’. Y la Biblia nos informa que el LOGOS (Jesucristo) se hizo carne y habitó entre nosotros…Y vimos su gloria, dice el apostol Juan (ver Juan 1:14).

Otro ejemplo, es negar que la Biblia dice que Pi=3 en 1 Reyes 7:23. En la Biblia se cuenta que el arquitecto que construyó el templo del Rey Salomón construyó un adorno dentro del templo y puso una cuerda alrededor de la circunferencia, cuyo valor es Pi=3. El portal  Creation Moment explica este pasaje diciendo que

Todos saben que cuando uno divide la circunferencia de un círculo por su diámetro, uno obtiene tres y un séptimo, el valor de Pi.  Inclusive los antiguos conocían sobre el Pi. ¿Pero, 1 Reyes 7:23 nos dice que el mar de bronce que Hiram hizo para el Rey Salomón tenía treinta codos de circunferencia y diez codos en diámetro? Aquellas medidas solo dan un valor de tres, no Pi. ¿Es este un error de la Biblia? Por años los críticos de la Biblia han señalado 1 Reyes 7:23 como un error o lo utilizan para afirmar que los antiguos israelitas eran demasiado ignorantes para saber del Pi.  Esto fue contestado en el segundo siglo DC pero los críticos todavía lo mencionan hoy. La solución para el problema es que la circunferencia de la vasija es medida desde las paredes internas de la vasija, mientras que el diámetro se mide desde las paredes de afuera.  El espesor de la vasija constituye el faltante “un séptimo”.  Cuando se les confronta con esta explicación, incluso muchos críticos modernos lo encuentran razonable.[-1]

La Biblia es la revelación de Dios al ser humano y la historia del plan de redención del ser humano por medio de Jesucristo. Pero esto no significa que sus observaciones no fuesen sinceras y veraces. Pero yo si creo que el diluvio es real, no solo que fue un juicio de Dios. Es un hecho histórico verídico.Jesús habló del diluvio y de Noé, como señal profética previa a su segunda venida (ver Mateo 24:37) y nadie niega la veracidad del diluvio. Se debate sobre su alcance, si diluvió sobre toda la tierra o solamente la tierra habitada. Es posible que haya sido solamente la parte habitada. Muchas de las naciones en sus mitos hablan de un diluvio, de donde lo sacaron, lo inventaron? No lo creo. Pero además, negar el diluvio, seria tratar a Jesús de mentiroso. Quien se atreve a llamar a Jesús mentiroso y blasfemar contra el Hijo de Dios? Jesús es Dios hecho hombre y la misma Biblia nos dice que Dios no es un ser humano mentiroso. Dios es verdadero (ver Romanos 3:4).

Tampoco podemos afirmar que los días de la creación son una fábula. Sino que es un relato veraz y además con intención sacerdotal, o sea también fue escrito para atacar los errores doctrinales de una época. Pero sabemos que Dios creó el mundo. La Palabra de Dios nos dice que Cristo está involucrado en la creación, hay muchos pasajes del antiguo Testamento y también del Nuevo que hablan de la creación del mundo por la palabra de Dios, como cité en artículos anteriores. Pero es tarea de la ciencia descubrir el aspecto físico de la creación, la Biblia solo nos habla del aspecto espiritual de la creación, el móvil de la creación es divino, y nos da un reflexión sacerdotal del relato cuya finalidad, además de revelarnos en cuantos días Dios creó el mundo, también era combatir las herejías que podían confundir a los hebreos, desviándolos a cultos de dioses paganos. No se puede interpretar la Biblia literalmente, no es la forma. Para eso está la hermenéutica y la exégesis bíblica, ciencias auxiliares de la teología que ayudan al biblista a estudiar los textos sagrados.

Jesús es el Logos, es verdad, y Él estaba en el principio con Dios y Él es Dios.También sabemos que Cristo murió en la cruz por los pecados de los hombres para darnos, a los que hemos creido de todo corazón en El, la vida eterna. El que cree en el de todo corazón y se bautiza para testimonio del perdón de sus pecados será salvo del juicio final a la humanidad, poero el que no creyere será condenado. Lamentablemente para los escépticos, dice la Palabra de Dios que está dado que los hombres mueran una sola vez; y luego, dice la Biblia que serán juzgados, al final de los tiempos (Ver Hebreos 9:27).
Por experiencia digo, que he visto a las iglesias que han abandonado “la sana doctrina”, que han diluido su vida espiritual  y se han ido secularizando. Y otras se fueron sectarizando. Jesús dijo algo muy fuerte respecto de los creyentes: “Ustedes son la sal de la tierra. Pero ¿para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor.” (Mateo 5:13 Nueva Traducción Viviente).

La palabra “sal” se refiere a la influencia de los cristianos para impedir la maldad y para preservar el mundo de la corrupción espiritual. La “sal” que no sala, no preserva de corrupción, y “no sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mateo 5:13 Reina-Valera 1960). Esa sal, es arrojada al camino para ser pisoteada por la gente. Los cristianos que pierden su capacidad de salar, son personas que son despreciadas hasta por los hombres mundanos, quienes se hunden más en corrupción por falta de esa “sal” que tanto necesitan.  A muchos que no son creyentes, les parece absurda la Biblia, pero mas absurdo me parece a mi no creer en Dios. Pero allá cada uno con su creencia y con su conciencia. La Biblia es inerrante y entendiendo que Dios es soberano y que Él inspiró a los autores bíblicos para escribir. Pero es necesario comprender la Biblia, conocerla, entenderla. Es un libro de revelación de Dios al hombre, como dije. Pero nosotros adoramos al Dios que se revela en la Escritura y no a las Escrituras en si. Pero Dios no se equivoca, ni miente, Él inspiró a los autores, por eso los autores no se equivocaron al escribir la Biblia. Aunque si Dios respetó sus culturas y sus costumbres. Por eso podemos decir que la Biblia es inerrante, porque es Palabra de Dios.

Esta Biblia inerrante e inspirada por Dios, es la que nos dice que Jesús es Dios hecho ser humano. Como J.I. Packer dijo:

“Aquí hay dos misterios por el precio de uno—la pluralidad de personas en la unidad de Dios, la unión de la Deidad y humanidad en la persona de Jesús. … Nada en ficción es tan fantástica como es la verdad de la Encarnación,” escribe el teólogo contemporáneo J.I. Packer.[0]

Y nuestra esperanza es ver algún día a Jesucristo personalmente. Como escribe Matt Perman

Podemos anticipar al día cuando lo veamos cara a cara, y hasta entonces que la esperanza gozosa de ese día inspire en nosotros una gran diligencia en servirle y adorarle.[1]

Pero insisto en preguntarle a ud, querido lector: Sabe ud. cuán confiable es la Biblia?¿Cree ud. que la Biblia es inerrante (un libro que no puede errar), o cree que es una simple guía infalible en materia de fe y conducta (esto significa que es verdad lo que dice sobre las verdades espirituales, pero es posible que haya errores en la ciencia, la geografía y la historia)? !Yo si creo que la Biblia es inerrante!

Existe un enfoque acerca de la infalibilidad, de grupos neo-evangélicos, que afirma que el propósito de la Escritura es dirigir al hombre a la salvación (2 Timoteo 3:15) y que cualquier otro tema que pueda tratar es irrelevante a ese fin, de modo que puede ser incorrecto lo que diga al respecto. Destacan que los autores no nos engañaron intencionadamente con estas declaraciones falsas, pues o no supieron o sencillamente se adaptaron a los enfoques populares del momento para poder exponer en forma comprensible su punto principal relacionado con la salvación. Jack Rogers, uno de los principales proponentes de este enfoque erróneo, escribió:

Indudablemente, se puede definir qué significa que la Biblia sea inerrante de acuerdo a su propósito salvador, considerando las formas humanas por medio de las cuales Dios condescendió revelarse … nos distrae de la seria intención de la Escritura de confundir el error, en el sentido de exactitud técnica, con la noción bíblica de error concebido como engaño intencional. El propósito de la Biblia no es sustituir a la ciencia humana, sino advertir contra el pecado humano y ofrecernos la salvación de Dios en Cristo; y lo logra infaliblemente».[2]

Pero Jesús si realizó afirmaciones que exigen creer en las verdades terrenales que el enseñó, al igual que las celestiales. Jesús esperaba que su exactitud en materias potencialmente examinables fueran la prueba de que El decía la verdad en cuanto a asuntos espirituales que no eran verificables. «Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?» (Juan 3:12). Repetimos, Jesús le dijo a la multitud: «¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa» (Marcos 2:9–11).

Pero también sabemos por las Escrituras, que Dios es santo (Isaías 6:3) y que sin santidad nadie le verá (ver Hebreos 12:14)  Tienes tu santidad, estimado lector, como para ver a Dios “cara a cara”? Si hoy Dios te llamara, podrías partir tranquilo de este mundo? Todas las discuciones cientificas sobre la Biblia hacen dudar a muchos de la veracidad de los textos bíblicos. Si dudamos de la honestidad de los escritores de los textos sagrados, como creeremos cuando ellos nos amonestan acerca del castigo divino por el pecado? Como creeremos que hay condenación para aquellos que rechazan el testimonio de Jesucristo, si  no creemos en la honestidad y veracidad de los textos sagrados? Lo invito a reflexionar sobre este tema.

A Dios sea la gloria. Dios lo bendiga mucho <>

Notas

[-1] http://www.creationmoments.com/node/5627

[0] J.I. Packer, Knowing God (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, edición de 1993), pág. 53.

[1] https://www.desiringgod.org/articles/how-can-jesus-be-god-and-man?lang=es

[2]  Jack Rogers, «Church Doctrine and Biblical Inspiration» en Biblical Authority, Word, Waco, Texas, 1977, pp. 45, 46. Citado en https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

imagen: https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

 

Dios, el Creador


Dios, el Creador

por Paulo Arieu

El Dios creador

Cuando empezamos a leer la Biblia, comunmente lo hacemos por el principio Y allí nos encontramos con el libro de Genesis, el primer libro de la Biblia.Y en el libro de Genesis,vemos que Dios habla de un principio de la creación cuando El creó todas las cosas y las creó de la nada. Genesis 1:1 dice que “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra” (NTV), texto que también se puede traducir como En el principio, cuando Dios creó los cielos y la tierra, . . . o Cuando Dios comenzó a crear los cielos y la tierra, . . .”[0] 

La Biblia nos cita una cantidad enorme de pasajes donde revela que Dios creó todas las cosas.

  • Sólo tú eres el SEÑOR. Tú hiciste los cielos, los cielos de los cielos con todo su ejército, la tierra y todo lo que en ella hay, los mares y todo lo que en ellos hay. Tú das vida a todos ellos y el ejército de los cielos se postra ante ti.(Nehemías 9:6)
  • el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el SEÑOR, el que hace todo esto.(Isaías 45:7)
  • Todo esto lo hizo mi mano, y así todas estas cosas llegaron a ser –declara el SEÑOR. Pero a éste miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra. (Isaías 66:2)
  • y sacar a luz cuál es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios, creador de todas las cosas;(Efesios 3:9)
  • Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos, mas el SEÑOR hizo los cielos.(Salmos 96:5)
  • Oh SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel, que estás {sobre} los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra. Tú hiciste los cielos y la tierra.(Isaías 37:16)
  • Así les diréis: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, perecerán de la tierra y de debajo de los cielos.(Jeremías 10:11)
  • Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias; (1 Timoteo 4:4)
  • Y vio Dios que la luz {era} buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.(Génesis 1:4)
  • Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció {y} no la hizo un lugar desolado, {sino que} la formó para ser habitada): Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.(Isaías 45:18)
  • En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. (Génesis 1:1-3)
  • Alabadle, todos sus ángeles; alabadle, todos sus ejércitos. Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas luminosas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos. (Salmos 148:2-5)
  • Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.(Romanos 8:38-39)
  • Porque en El fueron creadas todas las cosas, {tanto} en los cielos {como} en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El.(Colosenses 1:16)
  • Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, {digo:} ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? ¿Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronas de gloria y majestad! (Salmos 8:3-8)
  • Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.(Génesis 1:26-28)
  • Este es el libro de las generaciones de Adán. El día que Dios creó al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.(Génesis 5:1)
  • El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.(Génesis 9:6)
  • Sabed que El, el SEÑOR, es Dios; El nos hizo, y no nosotros {a nosotros mismos;} pueblo suyo {somos} y ovejas de su prado.(Salmos 100:3)
  • Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre.(Salmos 139:13)
  • Así dice Dios el SEÑOR, que crea los cielos y los extiende, que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan: (Isaías 42:5)
  • y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado {sus} tiempos señalados y los límites de su habitación, para que buscaran a Dios, si de alguna manera, palpando, le hallen, aunque no está lejos de ninguno de nosotros; porque en El vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de vuestros mismos poetas han dicho: Porque también nosotros somos linaje suyo.” (Hechos 17:26-28)
  • sin embargo, para nosotros {hay} un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual {existimos} nosotros. (1 Corintios 8:6)
  • Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Juan 1:3)
  • en estos últimos días nos ha hablado por {su} Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.(Hebreos 1:2)
  • El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.(Job 33:4)
  • Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.(Génesis 1:2)
  • Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.(Salmos 104:30)
  • Por la palabra del SEÑOR fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca. (Salmos 33:6)
  • ¿O {quién} encerró con puertas el mar, cuando, irrumpiendo, se salió de {su} seno; cuando hice de una nube su vestidura, y de espesa oscuridad sus pañales; cuando sobre él establecí límites, puse puertas y cerrojos, (Job 38:8-11)
  • Porque El habló, y fue hecho; El mandó, y {todo} se confirmó.(Salmos 33:9)
  • Con sabiduría fundó el SEÑOR la tierra, con inteligencia estableció los cielos.(Proverbios 3:19)
  • yo estaba entonces junto a El, {como} arquitecto; y era {su} delicia de día en día, regocijándome en todo tiempo en su presencia,(Proverbios 8:30)
  • {El es} el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el mundo con su sabiduría, y con su inteligencia extendió los cielos. Cuando El emite su voz, {hay} estruendo de aguas en los cielos; El hace subir las nubes desde los extremos de la tierra, hace los relámpagos para la lluvia y saca el viento de sus depósitos.(Jeremías 10:12-13)
  • Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.(Hebreos 11:3)
  • El extiende el norte sobre el vacío, y cuelga la tierra sobre la nada.(Job 26:7)
  • Así dice el SEÑOR, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: Yo, el SEÑOR, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda;(Isaías 44:24)
  • amando al SEÑOR tu Dios, escuchando su voz y allegándote a El; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el SEÑOR juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.(Deuteronomio 30:20)
  • el que solo extiende los cielos, y holla las olas del mar; el que hace la Osa, el Orión y las Pléyades, y las cámaras del sur;(Job 9:8-9)
  • cubriéndote de luz como con un manto, extendiendo los cielos como una cortina. {El es} el que pone las vigas de sus altos aposentos en las aguas; el que hace de las nubes su carroza; el que anda sobre las alas del viento; que hace de los vientos sus mensajeros, {y} de las llamas de fuego sus ministros.(Salmos 104:2-4)
  • para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.(Mateo 5:45)
  • El da la lluvia sobre la faz de la tierra, y envía las aguas sobre los campos.(Job 5:10)
  • ¿Puedes tú atar las cadenas de las Pléyades, o desatar las cuerdas de Orión? ¿Haces aparecer una constelación a su tiempo, y conduces la Osa con sus hijos? ¿Conoces tú las ordenanzas de los cielos, o fijas su dominio en la tierra?(Job 38:31-33)
  • Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no {hará} mucho más por vosotros, hombres de poca fe? (Mateo 6:28-30)
  • Mi socorro {viene} del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. (Salmos 121:2-8)
  • Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.(Romanos 1:20)
  • Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos.(Salmos 19:1)
  • Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos {astros}: el que hace salir en orden a su ejército, {y} a todos llama por {su} nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.(Isaías 40:26)
  • Pues he aquí el que forma los montes, crea el viento y declara al hombre cuáles son sus pensamientos, el que del alba hace tinieblas y camina sobre las alturas de la tierra: el SEÑOR, Dios de los ejércitos, es su nombre.(Amós 4:13)
  • Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.(Romanos 8:19-23)

Pero lo que podemos observar en el libro de Génesis, es que no se pretende dar una explicación de la existencia de Dios, simplemente se la da por supuesto.   La figura de Dios domina el primer capítulo de la Biblia (Génesis capítulo 1). Su nombre se encuentra treinta y cinco veces (35), en los treinta y cuatro (34) versículos. El término traducido Dios es Elohim forma plural; sin embargo, cuando se hace referencia a Dios, se usa siempre un verbo singular, el cual nos indica que Dios es uno. En el idioma hebreo, la forma plural expresa a veces inten sidad o plenitud. Así que, la palabra Elohim indica su majestad, poder infinito y excelencia. El posee completamente todas las perfecciones divinas. 

Pero en la segunda parte del relato de la creación (2:4-25) hace hincapié en el hecho de que Dios es un ser personal, pues esa sección muestra al hombre como su objetivo. Se emplea el título Yahvéh-Elohim (Jehová Dios). Aunque el nombre Yhaveh significa que Dios es eterno y tiene existencia ilimitada en sí mismo (Ex. 3:14), también su uso indica que el Dios del pacto, de gracia y misericordia. Su obra creadora indica claramente que El es

“Dios de orden, designio y progreso. Saca orden del caos primitivo; todos sus pasos son ordenados y progresivos, y el resultado demuestra  el designio admirable. Así que el Génesis, desde el comienzo, enseña que Dios es único, trascendente, personal y creador.” [1]

Es un dogma de fe creer que la Biblia nos dice que Dios creó los cielos y la tierra y lo hizo de la nada. Durante muchos siglos los filósofos y los científicos creían que el universo era eterno, a pesar de las enseñanzas de la Biblia. Pero cuando se confirmó la teoría del Bing Bang, los cientificos comprobaron que el universo habia tenido un comienzo.El teólogo reformado Wynne Grudem dice que  

La Biblia claramente nos requiere que creamos que Dios creó el universo de la nada. A veces se usa la frase latina ex-nihilo, «de la nada»; entonces se dice que la Biblia enseña la creación ex-nihilo). Esto quiere decir que antes de que Dios empezara a crear el universo, nada existía excepto Dios mismo.[2]

Tambien Grudem dice que nada no es algo llamado nada, sino que Dios no uilizó para crear el universo algún material preexistente. El dice que:

Cuando decimos que el universo fue creado «de la nada», es importante guardarnos contra un posible malentendido. La palabra nada no implica algún tipo de existencia, como algunos filósofos aducen que quiere decir. Queremos decir más bien que cuando creó el universo Dios no usó ningún material previamente existente. [3]

¿Cuál es la idea más importante que se encuentra en el relato de la creación? No es la descripción del proceso de crear, ni la de los detalles acerca del hombre, por más interesantes que sean. Dicha idea es: que hay un Dios, y por él fueron hechas todas las cosas. La fraseen el principio … Dios … es la respuesta a los absurdos errores del politeísmo, materialismo, panteísmo, ateismo y dualismo. Más allá del universo, hay un ser eterno que es superior a su creación.Dios creó todas las cosas de la nada. La Biblia lo dice claramente, con la frase 

En el principio creó Dios  los cielos y la tierra.

Bereshit bará Elohim et hashamáyim ve’et ha’árets. [4] 

El salmo 33 nos dice queEl Señor tan solo habló y los cielos fueron creados. Sopló la palabra, y nacieron todas las estrellas… Pues cuando habló, el mundo comenzó a existir; apareció por orden del Señor.”(Sal. 33:6,9 NTV)

Grudem también explica que

En el Nuevo Testamento hallamos una declaración universal al principio del Evangelio de Juan: “Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de 10 creado llegó a existir” (Gn 1:3 NVI). La frase “todas las cosas” es mejor tomarla para referirse al universo entero (cf. Hch 17:24; He 11:3). Pablo es muy explícito en Colosenses 1 cuando especifica todas las partes del universo, tanto visibles como invisibles: “Por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él” (Col 1:16 NVI). [5]

Es muy necio creer que el mundo se creó solo, que se creó por casualidad, que fue el resultado de una evolución ciega y aleatoria que terminó formando el universo conocido…y el desconocido.  Dios es el Creador. Desde el primer versículo de la Biblia, en Génesis, se deja en claro que la Creación es obra de la Trinidad. Elohim, palabra plural hebraica que funciona como singular cuando se refiere al Señor. La trinidad completa estaba involucrada en la creación del unvierso. Dios en tres personas. Padre, Hijo (Juan 1:1) y Espíritu Santo (Génesis 1:2), están involucrados en el proceso de creación. 

Estimado lector, no permita que los ateos destruyan su fe, haciéndole creer que el unvierso es eterno o que Dios no existe o que Dios no pudo haber creado todas las cosas. Dios es un ser omnipotente y el es el Padre de la Creación. El creó todas las cosas de la nada, con el poder de su Palabra. Además, los científicos han comprobado que el Universo tuvo un comienzo, cuando comprobaron la teoría del Bing Bang. El canto de los veinticuatro (24) ancianos en el cielo afirma esta verdad desde hace casi 2 mil años atrás:

  • “Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas” (Ap 4: 11 NVI).

A Dios sea la Gloria, por los siglos de los siglos.

Dios lo bendiga mucho.<>

Notas

[0] Nota de pie de pagina Genesis 1:1 Nueva Traducción Viviente 

[1]  Pablo Hoff, “El Pentateuco“,pag. 22-26. Ed. Vida,15ª impresion

[2] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. p.272. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

[3] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA.  Nota número 2 de pie de página Nº 272. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

[4] http://www.shalomhaverim.org/bereshit_en_espanol_cap.1.htm

[5] Grudem,  Wayne. (2007). TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. p.273. EDITORIAL VIDA. Miami, Florida.

Imagen: http://www.elviajedeunamujer.com/2015/01/el-dios-creador.html