La revelación de Dios en la Palabra escrita


La revelación de Dios en la Palabra escrita

por Paulo Arieu

palabra-de-dios[1]

En este artículo veremos que Dios se ha revelado a través de Su Palabra. La Biblia es clara al respecto cuando dice que Dios, en su profundo amor y misericordia, se nos ha revelado y hablado en forma directra y precisa por medio de Jesucristo (Heb. 1:1-4 RV 1960), como cité en el articulo anterior. Y entender esto, que Dios nos ha hablado directamente por medio de su amado Hijo Jesús, nos compete a nosotros y está en la Biblia, principalmente en el Nuevo Testamento. Por este motivo decimos que la Biblia (los textos de los manuscritos originales) es Palabra de Dios. Como explica el teólogo protestante Ryrie

todo lo que conocemos de la vida de Cristo aparece en la Biblia, aunque, por supuesto, no todo lo que El hizo o dijo se relata en las Escrituras “ [0] Esto es en referencia a los dicho por el apostol Juan, quien escribió al respecto que “Jesús también hizo muchas otras cosas. Si todas se pusieran por escrito, supongo que el mundo entero no podría contener los libros que se escribirían.(Juan 21:25 NTV). 

Pero la Biblia es la Palabra de Dios y Dios nos ha dado a conocer su voluntad mediante ella. Los cristianos afirmamos que Dios existe y que el es real. Y por eso es que entendemos claramente, que aunque el sacrificio redentor de Cristo sucedió hace dos mil años, Dios se da a conocer a los que de diversas maneras procurar hallarle y conocer su voluntad. Pero Dios se nos revela en formas contundente por medio de Su Palabra. Ryrie explica que la Biblia es el registro de la revelación especial de Dios asi como su misma revelación.

“la Biblia sirve como la más inclusiva de todas las avenidas de la revelación especial, porque ella contiene en forma permanente muchos aspectos de las otras avenidas. Aunque Dios indudablemente dio otras visiones, otros sueños, y otros mensajes proféticos que no fueron incluidos en la Biblia, no sabemos ninguno de sus detalles. Además,  Pero la Biblia no es simplemente el archivo de estas otras revelaciones de Dios; ella también contiene verdad adicional que no fue revelada, por ejemplo, por medio de los profetas o aun durante la vida terrenal de Cristo. Así que la Biblia, entonces, es tanto el registro de los aspectos de la revelación especial como la revelación misma.[1]

En este sentido es que la revelación de Dios, a través de la Biblia, continúa y continuará hasta la segunda venida de Cristo. Dios es desconocido para el mundo. El teólogo protestante L. Chafer explica al respecto que

La Palabra escrita de Dios es capaz, sin embargo, de revelar a Dios en términos incluso más explícitos de los que puedan ser observados en la persona y obra de Cristo. Como previamente se ha demostrado, es la Biblia la que nos presenta a Jesucristo tanto como el objeto de las profecías, como su cumplimiento. Con todo, la Biblia va aún más allá; dando detalles respecto a Cristo, muestra el programa de Dios para Israel, para las naciones, así como para la Iglesia, y trata de muchos otros temas de la historia del género humano y del universo. La Biblia no sólo presenta a Dios como su tema fundamental, sino que también nos muestra sus propósitos. La revelación escrita lo incluye todo en sí misma. Expone de la forma más clara y convincente todos los hechos que conciernen a Dios y que están revelados en la Naturaleza, y proporciona el único registro que atañe a la manifestación de Dios en Cristo. También se extiende la divina revelación en grandes detalles que se relacionan con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, los ángeles, los demonios, el hombre, el pecado, la salvación, la gracia y la gloria. La Biblia, pues, puede ser considerada como el complemento perfecto de la divina revelación de Dios, parcialmente revelada en la Naturaleza , y más plenamente revelada en Cristo, y revelada completamente en la Palabra escrita.[2]

La revelación en la Biblia no solamente es inclusiva y sin embargo parcial, sino que, como explica Ryrie[3] también:

a) Es precisa, como escribió el apostol Juan (“Hazlos santos con tu verdad; enséñales tu palabra, la cual es verdad“, 17:17 NTV).

b) Es progresiva, como escribio el autor de la epístola a los Hebreos (“Hace mucho tiempo, Dios habló muchas veces y de diversas maneras a nuestros antepasados por medio de los profetas.”, Hebreos 1:1 NTV).

c) Es con propósito, como escribió el apostol Pablo a Timoteo (Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra. “, 2 Timoteo 3:15–17).

Coincidimos totalmente on Chafer, que Dios ahora nos habla a la humanidad por medio de la revelación escrita. Por esta razón se nos exhorta a tener en cuenta esta revelación de Dios en Jesucristo y registrada en Su Palabra.

  • “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos nombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. “ (2 Pe. 1:19-21 RV 1960).
  • Debido a esa experiencia, ahora confiamos aún más en el mensaje que proclamaron los profetas. Ustedes deben prestar mucha atención a lo que ellos escribieron, porque sus palabras son como una lámpara que brilla en un lugar oscuro hasta que el Día amanezca y Cristo, la Estrella de la Mañana, brille en el corazón de ustedes.  Sobre todo, tienen que entender que ninguna profecía de la Escritura jamás surgió de la comprensión personal de los profetas ni por iniciativa humana. Al contrario, fue el Espíritu Santo quien impulsó a los profetas y ellos hablaron de parte de Dios. (2 Pe. 1:19-21 NTV).

Y por extensión a toda la Biblia, ya que toda la Biblia es inspirada por Dios (Ver 1 Corintios 2:12-13; 2 Timoteo 3:16-17).  Y así también lo han entendido muchos grandes pensadores de la historia:

a) Bien dijo Kant, uno de los más serios pensadores de todos los tiempos:

“Haces bien en fundamentar tu paz y piedad en los evangelios, pues sólo en los

evangelios se halla la fuente de verdades espirituales, después que la razón ha

llegado al límite de su investigación, en vano.”[4]

b) También, otro filósofo llamado Hegel, no quiso otro libro en su lecho de muerte que la Biblia. El dijo antes de morir que:

si pudiera prolongar la vida, se dedicaría al estudio de ese Libro, pues en él había

hallado lo que la razón no podía descubrir.[5]

Si, como creemos, hay un Dios bueno, es razonable esperar que se revelará  personalmente a sus criaturas para que ellos entiendan que Dios los esta llamando a la Salvación.

c) El Reverendo David S. Clarke dijo lo siguiente:

No podemos imaginarnos que un padre se oculte para siempre de su hijo, que

nunca se comunique con él. Tampoco podemos imaginar que un Dios bueno oculte

de las criaturas creadas a su imagen la revelación de su ser y de su voluntad. Dios

ha hecho al hombre capaz y deseoso de conocer la realidad de las cosas, ¿y acaso

ocultará una revelación capaz de satisfacer ese deseo? Según la antiquísima

mitología egipcia, la legendaria Esfinge tebana proponía enigmas a los que

pasaban, y los mataba si no los descubrían. Sin duda alguna un Dios amoroso y

sabio no dejará que el hombre perezca por falta de conocimientos, desconcertado

ante el enigma del universo.[6]

d) Por su parte el doctor Hodges afirma:

La inteligencia de Dios despierta en nosotros la esperanza de que El ha adaptado

los medios al fin, y que coronará la naturaleza religiosa con una religión

sobrenatural. La benevolencia de Dios despierta la esperanza en nosotros de que

sacará a sus criaturas de su doloroso azoramiento y conjurará el peligro que las

acecha. La justicia de Dios despierta en nosotros la esperanza de que hablará a la

conciencia con tono claro y de autoridad. Es razonable pensar que Dios expresara en un libro su mensaje al hombre. El doctor Keyser dice lo siguiente: Los libros constituyen el mejor método de preservar la verdad íntegra, y trasmitirla de generación en generación. Ni la memoria ni la tradición son dignas de confianza. Por lo tanto. Dios procedió con la mayor sabiduría y también en forma normal al proporcionar al hombre la revelación divina en forma de libro. De ninguna otra manera, hasta donde nos es posible ver, podría El haber impartido a la humanidad un nivel infalible que hubiera estado disponible para toda la humanidad, y que continuaría intacto a través de las edades, y del cual el hombre podía obtener el mismo nivel o patrón de fe y conducta.[7]

e) Dietrich Bonhoeffer, un teólogo luterano alemán, también comentó que:

La vida del discípulo se acredita en el hecho de que nada se interponga entre

Cristo y él, ni la ley, ni la piedad personal, ni el mundo. El seguidor no mira más

que a Cristo. No ve a Cristo y al mundo. No entra en este género de reflexiones,

sino que sigue sólo a Cristo en todo. Su ojo es sencillo. Descansa completamente

en la luz que le viene de Cristo; en él no hay ni tinieblas ni equívocos. [8]

Pero ¿Que es la Palabra de Dios? 

f) Leamos que no dice el Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia al respecto:[9]

Frase que aparece en el Antiguo Testamento 394 veces (NBD) y se refiere a la

comunicación de Dios con el hombre. Por ser la palabra el vehículo con que se

expresan los pensamientos, es el medio más común con el que Dios revela y realiza

sus propósitos. De ahí que frases como «la Palabra de Jehová vino a mí» (Jer

1.11), «vino la Palabra de Jehová a … Ezequiel» (1.3), «Palabra de Jehová que vino a Oseas» (1.1), etc., sean características de los libros proféticos. La Palabra de Dios es una extensión de su personalidad. Luego, está investida de autoridad divina y deben respetarla y obedecerla tanto los ángeles como los hombres (ver Deut 12.32; Sal. 103.20). La Palabra de Dios es permanente (Is. 40.8) y tiene que cumplirse (Is 55.11).  En el Salmo 119 la frase se usa como sinónimo de «la ley», por tanto se refiere a la palabra escrita, aunque en casi todos los otros casos la «palabra de Dios» se refiere a una comunicación hablada. Este doble uso se explica en Éx. 24.4 donde se dice que Moisés puso por escrito las palabras que había oído de Jehová. Además, en algunas ocasiones la Palabra de Jehová venía mediante Visiones. Por ejemplo: «la Palabra de Jehová … lo que vio sobre Samaria y Jerusalén» (Miq 1.1; cf. Abd 1.1; Nah 1.1).  

También, el mismo Diccionario nos explica que [10] 

En el Nuevo Testamento la frase «palabra de Dios» solo en pocas ocasiones denota algo escrito. Por ejemplo, en Mar. 7.13 se refiere a la Ley que los judíos anulaban por su tradición y en Jn. 10.35 al Sal 82.6. Pero la frase nunca se usa para referirse al conjunto de los libros del Antiguo Testamento, ni mucho menos a toda nuestra Biblia. Los libros del Antiguo Testamento se identifican más bien con el término «las Escrituras». En el Nuevo Testamento la frase «palabra de Dios» (logos tou theóu) generalmente denota un mensaje predicado, sobre todo el del evangelio o el cristiano en general, predicado por Cristo y sus apóstoles (Lc. 5.1; 8.11, 21; Hch. 6.2; Ef. 6.17; Heb 6.5; 13.7; 1 Pe. 1.23). En este sentido a veces se emplean las frases «la palabra del Señor» (1 Ts 1.8; 2.13; 2 Ts 3.1) y «la palabra de Cristo» (Col 3.16; Heb 6.1; cf. «las palabras del Señor Jesús» en Hch 20.35; 1 Ti 6.3). Ocasionalmente la Palabra de Dios parece comprender toda la voluntad o el propósito de Dios (Lc 11.28; Ro. 9.6; Col 1.25; Heb 4.12). En los escritos de Juan se halla un uso distinto de «palabra» o más bien del vocablo griego logos. Se emplea como título del Hijo de Dios, y se traduce «Verbo» en la mayoría de las versiones (RV, NC, Str., HA, BC). Si Dios se reveló mediante la palabra hablada, ¿cuánto más no habría de revelarse mediante la Palabra encarnada? Este es el argumento de Heb 1.1, 2 y corrobora lo dicho en Jn 1.18. «A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo … Él le ha dado a conocer» o, siguiendo literalmente el griego: «Él ha hecho una exégesis de Él».

Algunos términos relacionados con “Revelar”:

1. Revelación: (lat. revelatio) Acción y efecto de revelar. Manifestación de una

verdad secreta u oculta. [11]

2. Revelar: (lat. revelare) Descubrir lo secreto. proporcionar indicios o

certidumbre de algo. Manifestar Dios a los hombres lo futuro u oculto.[12]

3. Revelación: significa encubrir, ocultar, disfrazar.[13]

Cual es la ETIMOLOGÍA de la palabra revelar:

  1. Viene del griego “apocalipsis”, que significa descubrir, revelar, desnudar. [14]
    BAILLIE: “Revelación literalmente significa descubrimiento, quitar un oscuro velo a

    fin de poner en evidencia algo que anteriormente estaba escondido?”[15]

    RAMM: “En el sentido más amplio, Una revelación es la totalidad de los modos en

    que Dios se da a conocer?[16]

    STANCIL: “La revelación es la automanifestación de Dios mismo y verdades acerca

    de Dios sin las cuales no lo podríamos conocer, con el propósito de establecer

    relaciones redentoras”[17]

    TRUEBLOOD:”La más importante afirmación de la revelación no es que el

    recipiente humano toma conciencia, a través de un método especial, de una serie de verdades acerca de Dios, sino que la afirmación más emocionante es que toma

    conciencia de Dios mismo}’[18]

    MORRIS: ‘Se trata de un conocimiento que alguien nos revela. En el cristianismo

    es un término importante porque significa que Dios ha tomado la iniciativa de darse a conocer al hombre. En tal sentido el conocimiento de Dios resulta ser, no el

    producto del diligente estudio humano, sino una manifestación de la gracia de Dios

    y de su voluntad de ser conocido” [19]

    LEWIS: “Revelación significa que se nos imparte un conocimiento especial que no

    podemos lograr por nosotros mismos. Viene de afuera de nosotros mismos. Es por la acción y la iniciativa de Dios” [20]

Pero ¿Que significa que la Biblia es revelada?

La Biblia es la revelada (sin velo, descubierta) Palabra de Dios respecto a la

salvación del hombre. El mensaje central de la Biblia es suma y esencia de esa

revelación…. La palabra “inspiración” significa soplo hacia fuera. Ya que Dios inspiró la Biblia esta es un producto divino. Los hombres fueron los vehículos de que Dios se valió para dar a su mensaje forma escrita. Como se realizó esto, es un misterio; que se realizó es un hecho. La inspiración y la revelación van de la mano. Nuestra inspirada Biblia es en verdad la revelación escrita, así como las palabras de Jesús fueron la revelación hablada. [21]

El Dr. H.Orton Wiley dijo que:

Las Escrituras fueron dadas por inspiración plenaria, la cual inspiración reúne en todo su contenido los elementos de superintendencia, elevación y sugestión, de tal manera y en grado suficiente que la Biblia llega a ser la Palabra infalible de Dios y la regla autoritativa de fe y práctica en la iglesia. [22]

La declaración del Dr. Adam Clarke, uno de los mejores expositores bíblicos del

movimiento wesleyano, dice así:

Insisto en tal clase de inspiración de los autores sagrados del Nuevo Testamento que nos asegura la verdad de lo que escribieron, sea por la inspiración de sugestión o sea solamente de dirección pero no insisto en una inspiración que implica que sus palabras fueron dictadas o sus frases indicadas verbalmente por el Espíritu Santo.[23]

El filósofo Immanuel Kant dijo que:

“La existencia de la Biblia, como libro para el pueblo, es el mayor beneficio que la raza humana jamás haya experimentado. Todo intento de desprestigiarla es un crimen contra la humanidad”. [24]

Sir Isaac Newton dijo que:

Hay más señales de autenticidad en la Biblia que en la historia profana alguna. Reconocemos en las escrituras de Dios la más sublime filosofía.[25]

Todo evangelio es una literatura teológica que nos permite descubrir la Palabra de

Dios y qué es lo que nos quiere decir con ella en nuestra vida personal, así como en

el mundo en que hoy vivimos. La belleza de los evangelios radica en que aún

siendo escritos hace tanto (s. I) , por personas pertenecientes a comunidades tan

disímiles, con problemas, realidades, propias de sus épocas, con una literatura,

escritura, tan diversa de la actual, sigue presente como “agua viva”, son mensajes

que atraviesan toda época, contexto, realidad y persona. Palabras de vida eterna,

palabra de Jesús resucitado. [26]

Soren Kirkegaard dijo que:

“Como un enamorado lee una carta de su amada, así tienes que leer la Escritura… La Biblia ha sido escrita para mí” [27]

Se cuenta de que la increíble devoción a la exposición de la Palabra de Dios año tras año en la vida de Juan Calvino, era debido a su profunda convicción de que la Biblia es la verdadera Palabra de Dios. El dijo que:

“Las leyes y las profecías no son enseñanzas entregadas por la voluntad del hombre, sino dictadas por el Espíritu Santo… Debemos a las Sagradas Escrituras la misma reverencia que le debemos a Dios, porque provienen de El únicamente, y no tienen nada del hombre en ellas” [28]

Lo que Calvino vio en la Biblia, por sobre todas las cosas, fue la majestad de Dios. El dijo que a través de las Escrituras “de una manera que sobrepasa al juicio humano, somos hechos absolutamente a semejanza, como si contuviéramos la majestad de Dios Mismo” (Institutes, I. vii, 5). [29]

Sin duda, vemos que la Biblia, para Calvino, era por sobre todo un perfecto testigo de Dios y de su gloriosa majestad divina. ¿Están todavía los cristianos recibiendo, por inspiración del Espíritu Santo, revelación directa de Dios? ¿Puede la gente hoy, al escribir canciones o libros, al predicar o enseñar, o al tomar decisiones, alegar legítimamente que están bajo inspiración divina? Como comenta  el pastor John Mac Arthur, «Muchos carismáticos contestan un sonoro “¡Sí!”»[30], lamentablemente. Y para fundamentar esta declaración, Mac Arthur cita a J. Rodman Williams, quien escribió que:

La Biblia verdaderamente se ha convertido en un testigo asociado de la actividad

actual de Dios… Si alguien hoy tal vez tiene una visión de Dios, de Cristo, es bueno

saber que ya ha sucedido antes; si alguien tiene una revelación de Dios, saber que

para los cristianos primitivos la revelación también sucedía en la comunidad; si uno

dice un: “Así dijo el Señor”, y se atreve a dirigirse a la comunidad en primera

persona, aun a ir más allá de las palabras de la Escritura, que esto sucedía ya hace

mucho. ¡Que extraño y notable es! Si uno habla la Palabra de Verdad en la

comunión del Espíritu, no son sus propios pensamientos y reflexiones (por ej.,

sobre algunos temas actuales), ni simplemente alguna exposición de las Escrituras,

porque el Espíritu trasciende las observaciones personales, por interesantes y

profundas que puedan ser. El Espíritu como el Dios vivo, se mueve a través, y más

allá, de los registros del testimonio pasado, por valiosos que tales registros sean

como modelo para lo que pasa hoy en día.[31]

¿Qué nos está diciendo Williams? Mac Arthur nos sigue explicando:

El está afirmando que la Biblia no es nuestra fuente final de la revelación de Dios,

sino simplemente un “testigo” de la revelación adicional que Dios está dando hoy

en día. Williams está declarando que los cristianos pueden añadirle a la Biblia, y

que ellos pueden aceptar otras adiciones a la Escritura como normales y convencionales. El cree que la Biblia es un “modelo” para lo que el Espíritu Santo está haciendo hoy para inspirar a los creyentes.[32]

Fe en un Dios vivo

Pero, y esto que decimos, que se terminó la revelación divina, y que ya el canon

está cerrado, no suena a lo que algunos llaman deísmo? No será que Dios ya no

habla, o no se comunica con este mundo? Solo nos quedó la tradición de la Palabra

de Dios, y Dios se retiró de la escenario mundial?  Permítame aclararle: Yo, personalmente ¡creo en un Dios vivo! A modo personal, mi convicción plena es en un Dios que existe, que está vivo, que no está ausente de los males de la humanidad, y que no ha dejado al mundo sin conocimiento de él. Yo creo y afirmo que Dios existe, y que nuestro Dios es un Dios vivo, y no un Dios ausente, como lo enseña por ejemplo el deísmo, aunque yo no pueda comprender la totalidad de sus designios.

El deísmo

es la creencia en Dios creador del Universo y de sus procesos naturales a través de los cuales funciona (leyes) . Se basa en la observación y el análisis racional de la naturaleza. Así pues, el deísmo es una creencia racional en Dios, pero sin aceptar los credos, dogmas o libros sagrados de una religión particular. [33]

Uno de los principales postulados de esta filosofía religiosa, es estar basada

en la creencia de que Dios existe y creó el universo físico, pero no interfiere con él

(postulado que incluye a la evolución teísta).Los deístas, en general, rechazan la

religión organizada y los dioses personales “revelados” argumentando que Dios es

el creador del mundo, pero que no interviene de forma alguna en los quehaceres

del mundo, aunque esta posición no es estrictamente parte de la filosofía deísta.

Para ellos, Dios se revela a sí mismo indirectamente a través de las leyes de la

naturaleza descritas por las ciencias naturales.El deísta no necesariamente negará

que alguien pueda recibir una revelación directa de Dios, pero esa revelación será

válida sólo para esa persona. Si alguien asevera que Dios se le ha revelado, será

una revelación de segunda mano y no habrá obligación de seguirle. Esto implica la

posibilidad de que se esté “abierto” a las diferentes religiones como

manifestaciones diversas de una misma realidad divina hacia la que tiende nuestra

naturaleza biológica, aunque no crea en ninguna en concreto como “verdadera” o

“totalmente verdadera”…Las corrientes filosóficas deístas describen a un Dios ajeno

a la creación directa de todos los aspectos del mundo, a diferencia de la imagen

literal que presentan religiones como el islamismo, cristianismo o judaísmo. Sin

embargo, la corriente filosófica deísta al promover el librepensamiento, no pretende

establecer ningún precepto ni dogma a seguir. Por lo tanto, un deísta puede

considerarse deísta cristiano, deísta judío, deísta musulmán, etc.» [34]

Obviamente, no es este mi concepto de Dios. no tengo un concepto deísta de

Dios, sino teísta y cristiano evangélico. Yo creo y afirmo que la revelación de Dios de nuevos aspectos de su deidad, prácticas, doctrinas, etc., han cesado hasta el tiempo de su segunda venida. Pero no por eso Dios está ausente del mundo, ni ha dejado de llamar a la salvación y al conocimiento de Él a los seres humanos. Afirmo plenamente convencido que La Revelación especial de Dios al mundo ha cesado, que ya no hay mas nada por añadir a las escrituras y que El canon esta cerrado. Y afirmo la veracidad de los textos bíblicos y su carácter inspirado e inerrante. A través de la ciencia, Dios nos ha permitido conocer aspectos de la creación también llamada “revelación natural”, que nos eran desconocidos. Pero nada de esto añade ni una jota ni una tilde a la Biblia.

Pero como bien afirma Mac Arthur, creer que Dios sigue inspirando nueva Escritura,

es un criterio relativista atemorizante» y que lamentablemente, «está creciendo en popularidad conforme el movimiento carismático se extiende.[35]

Por eso, es tan importante entender la doctrina de la inspiración verbal, la cual

está íntimamente relacionada con la doctrina de la inspiración plenaria. Esta

enfatiza que las palabras de la Escritura son inspiradas por Dios. La Escritura no es

sólo la Palabra de Dios, también es las palabras de Dios. Nuevamente enseñamos y

enfatizamos esto en contra de aquellos que piadosamente afirman que la Escritura

es inspirada en sus enseñanzas y doctrinas pero no en palabras y detalles. Tal

enseñanza es, por supuesto, simplemente un sin sentido, ya que es imposible que

la Escritura sea la inspirada Palabra de Dios en sus enseñanzas y pensamientos si

las palabras en las cuales aquellas enseñanzas son dadas nos son ellas mismas

inspiradas e infalibles.[36]

Podemos citar a un tal Mr. Coleridge, quien

”solía insistir muy a menudo en la diferencia entre creencia y fe. [37]

Se comenta en un articulo, una anécdota acerca de él, que dijo de manera muy seria y convencida, que

si en aquel momento le convencieran de que el Nuevo Testamento era una falsificación desde el principio hasta el fin -y ésta era una convicción cuya posibilidad no podía hacerse cargo- por grande que fuera la desolación que sentiría, no disminuiría ni jota su fe en el poder y la misericordia de Dios por alguna manifestación de su ser hacia el hombre, ya sea en el pasado, en el futuro, o en los abismos ocultos en los que no hay tiempo ni espacio.”[38]

Bueno, esta es una piadosa frase, sincera, ferviente, noble, pero creo que es un

comentario a mi modo innecesario ya que es indiscutible la autoridad de los

escritores novotestamentarios. Pero ¡que difícil se nos hace dar testimonio de

nuestra fe cuando se nos pide razón de ella!

Como comenta Don José Martinez,

cualquier pensador imparcial encontrará serias dificultades para reconocer auténtica autoridad al mensaje del Nuevo testamento si se prescinde de la objetividad de su fundamento histórico.[39]

Claro que creo que Dios respetó la capacidad de razón de los hagiógrafos, no les

anuló sus facultades intelectuales. Es esto lo que me confirma una vez mas de

manera notable la existencia de Dios y la excelencia y magnificencia de nuestro

Dios. Es que si Dios no existe, la libertad es imposible, lo que convertiría la vida en

un terrible absurdo.

…si Dios es improbable, aceptando el concepto kantiano de Dios, ello equivale a

decir, que lo posible es improbable, lo cual es confundir el ámbito de la posibilidad

donde no rige el tiempo, del de la probabilidad que permite predecir el futuro. Es

imposible que Dios sea improbable.[40]

Si Dios no hubiese existido o Jesús no hubiese resucitado y todo hubiese sido nada

mas que una hermosa historia, nada mas que linda para contar a los niños, nuestra

fe no tendría ningun sentido, como dijo Pablo, en la primera epístola a los Corintios.

  • ” Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.” (I Cor. 5:14 RV 1960)

Es decir que si Jesús ha resucitado, todo ha comenzado a crecer hacia la plenitud

y pese a los horrores del mundo y de la vida, cualquier logro positivo, por pequeño

que sea, es un anuncio de Resurrección[41]

Podemos referenciarnos y documentarnos con lo que explica Don José Martinez,

quien cita a James Dunn, que escribe respecto a esto con claridad:

“En directa antítesis, los escritores del Nuevo Testamento proclaman: Esto si

aconteció (la vida, la muerte y resurrección de Jesús) y solo de este modo puede el

deseo vehemente del mundo judío helénico convertirse en realización histórica a

favor del hombre ahora y en el futuro.[42]

Ahora bien, la misma Biblia nos da testimonio de su historicidad cuando afirma:

  • “Pues no hemos dado a conocer el poder de Dios y la venida de
    nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como

    habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad”. (II Ped. 1:16

    RV 1960).

Es necesario entender que los escritores bíblicos específicamente negaron el

enseñar mitología y fábulas artificiosas. Por ejemplo el Apóstol Pedro dijo,

  • “Porque cuando les dimos a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no seguimos fábulas ingeniosamente inventadas, sino que fuimos testigos oculares de Su majestad..” (2 Pedro 1:16 NBH).

En sí, el Apóstol Pablo urge a Timoteo a que enseñe a su congregación a rechazar

la mitología

  • “ni prestaran atención a mitos y genealogías interminables, lo que da lugar a discusiones inútiles en vez de hacer avanzar el plan (la dispensación) de Dios que es por fe, así te encargo ahora.”(I Tim.1:4 NBH)

El advirtió que el tiempo llegaría cuando

  • “dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos” (2 Tim. 4:4 NBH).

Puedo citar a Don José M. Martínez quien cita a G. Stählin:

Una cosa es firme y clara. Para los apóstoles, al igual que para los evangelistas, todo estaba basado en la historia. Predicaron la poderosa realidad de Cristo, no como seguidores de mitos compuestos artificiosamente sino como epoptai (testigos oculares)[43]

Tampoco necesito métodos racionales para intentar convencer al mundo de la revelación de la Palabra de Dios. Ni siquiera son un argumento sólido para determinar que libros son inspirados o no. Y tampoco deseo caer en la racionalización de la fe, a punto de que caigamos en una ortodoxia fría, hueca, y vacía de contenido.

Porque

la ortodoxia, clara y dura como el cristal, celosa y combatiente, no podrá

ser sino letra bien formada, bien nombrada y bien aprendida, la letra que mata.

Nada es tan muerto como la ortodoxia muerta, demasiado muerta para especular,

demasiado muerta para pensar, para estudiar o para orar[44]

Es por esto que no niego la existencia de Dios, como un ser vivo que continúa

procurando comunicarse con su creación. Aunque existen métodos racionales que intentan explicar la existencia de Dios, como dice el doctor A. B. Davidson, a nosotros los cristianos, no nos es necesario ninguna demostración racional de la existencia de Dios, ya que la Biblia es clara, los escritores bíblicos nos dicen que conocen a Dios, y esa declaración lleva implícita la existencia de Dios.

No se trata de demostrar la existencia de Dios, porque en todas partes en la Biblia

Dios se enuncia como conocido. Parece que no hay pasaje alguno en el Antiguo

Testamento que indique que el hombre alcance el conocimiento de la existencia de

Dios por medio de la naturaleza o de los acontecimientos de la providencia, aunque

hay algunos pasajes que insinúan o implican que las falsas ideas de lo que es Dios

pueden corregirse por la observación de la naturaleza y la vida… En las páginas

del Antiguo Testamento no se considera el discutir o demostrar que pueda

conocerse a Dios ni el probar que Dios existe. ¿Cómo podían los hombres

considerar el discutir que pueda conocerse a Dios cuando estaban convencidos de

que lo conocían, cuando su fuego interno y su mente estaban impregnados de

pensamientos del Señor y cuando sabían que el Espíritu de Dios los inspiraba, los

iluminaba y les guiaba en toda la historia? La idea de que el hombre llega a conocer

a Dios, o alcanza comunión con El mediante sus propios esfuerzos es completa

hombre; acuerda un pacto o inicia relaciones especiales con el hombre; le da

mandamientos. El hombre lo recibe cuando se acerca a Dios, acepta su voluntad y

obedece a sus preceptos. Jamás se presenta a Moisés o a los profetas en actitud

pensante, reflexionando sobre el Invisible y llegando a conclusiones con respecto a

El, o ascendiendo a concepciones elevadas de la divinidad. El Invisible se manifiesta

a sí mismo ante ellos, y ellos lo saben…De Igual manera los escritores bíblicos nos dicen que conocen a Dios, y esa declaración lleva implícita la existencia de Dios.[45]

Podemos citar al Reverendo David S. Clarke, quien dijo lo siguiente:

No podemos imaginarnos que un padre se oculte para siempre de su hijo, que

nunca se comunique con él. Tampoco podemos imaginar que un Dios bueno oculte

de las criaturas creadas a su imagen la revelación de su ser y de su voluntad. Dios

ha hecho al hombre capaz y deseoso de conocer la realidad de las cosas, ¿y acaso

ocultará una revelación capaz de satisfacer ese deseo? Según la antiquísima

mitología egipcia, la legendaria Esfinge tebana proponía enigmas a los que

pasaban, y los mataba si no los descubrían. Sin duda alguna un Dios amoroso y

sabio no dejará que el hombre perezca por falta de conocimientos, desconcertado

ante el enigma del universo.[46]

También quisiera cita al doctor Hodges, quien afirma que:

La inteligencia de Dios despierta en nosotros la esperanza de que El ha adaptado

los medios al fin, y que coronará la naturaleza religiosa con una religión

sobrenatural. La benevolencia de Dios despierta la esperanza en nosotros de que

sacará a sus criaturas de su doloroso azoramiento y conjurará el peligro que las

acecha. La justicia de Dios despierta en nosotros la esperanza de que hablará a la

conciencia con tono claro y de autoridad. Es razonable pensar que Dios expresara en un libro su mensaje al hombre.[47]

El doctor Keyser dice lo siguiente:

Los libros constituyen el mejor método de preservar la verdad íntegra, y trasmitirla de generación en generación. Ni la memoria ni la tradición son dignas de confianza. Por lo tanto. Dios procedió con la mayor sabiduría y también en forma normal al proporcionar al hombre la revelación divina en forma de libro. De ninguna otra manera, hasta donde nos es posible ver, podría El haber impartido a la humanidad un nivel infalible que hubiera estado disponible para toda la humanidad, y que continuaría intacto a través de las edades, y del cual el hombre podía obtener el mismo nivel o patrón de fe y conducta.[48]

Y al mártir alemán Dietrich Bonhoeffer, cuyos escritos desde su muerte en 1945, y

especialmente en los últimos diez años, han estado despertando un interés notable

entre los cristianos de todas las edades. Comentó acerca de la vida del discípulo,

que:

«se acredita en el hecho de que nada se interponga entre Cristo y él, ni la ley, ni la

piedad personal, ni el mundo. El seguidor no mira más que a Cristo. No ve a Cristo

y al mundo. No entra en este género de reflexiones, sino que sigue sólo a Cristo en

todo. Su ojo es sencillo. Descansa completamente en la luz que le viene de Cristo;

en él no hay ni tinieblas ni equívocos.» [49]

Y entonces, ¿ya Dios no habla? No,Dios ya no habla por medio de fenomenos externos a Su Palabra, aunque nosotros creemos en un Dios vivo. Pero siempre pienso que debemos ser muy caustos cuando prestamos atención a “otras voces”, ya que “Engañoso es el corazón” (Jer 17:9; Prov. 28:6;Mat. 15:18-20a) y hay muchos falsos profetas dando vuelta diciendoles a la gente lo que a ellos les gusta escuchar.

Creo que MacArthur lo explica bien cuando dice que

los cristianos no deben actuar apresurada e informalmente con los asuntos de inspiración y revelación. Para distinguir entre la voz de Dios y la voz humana es esencial una comprensión correcta de esas doctrinas.[50]

La mejor explicación que puedo dar sobre la voz del Señor, es el pasaje bíblico donde Jesús dice que Él es el buen Pastor y que sus ovejas oirían su voz y no la de extraños.

  • “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, mas sube por otra parte, el tal es ladrón y robador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz: y á sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y como ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.  Mas al extraño no seguirán, antes huirán de él: porque no conocen la voz de los extraños.  Esta parábola les dijo Jesús; mas ellos no entendieron qué era lo que les decía 7 Volvióles, pues, Jesús á decir: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y robadores; mas no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar, y matar, y destruir: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Jn. 1:1-10)

El Pastor John MacArthur dice que

Los cristianos no deben jugar rápido y libremente con los temas de la inspiración y la revelación. Una comprensión exacta de las doctrinas es esencial para distinguir entre la voz de Dios y la voz humana. Los hombres que profesaban hablar por Dios, pero que hablaban sus propias opiniones debían ser ejecutados bajo la ley del Antiguo Testamento (Deuteronomio 13:1-5). Los creyentes del Nuevo Testamento son también instados a poner a prueba los espíritus y juzgar todas las supuestas profecías, evitando los falsos profetas y los herejes (1 Juan 4:1, 1 Cor. 14:29). El Espíritu Santo está obrando poderosamente en la iglesia de hoy, pero no de la manera en que la mayoría de los carismáticos piensan. El papel del Espíritu Santo es capacitarnos para predicar, enseñar, escribir, hablar, testificar, pensar, servir y vivir. Él nos conduce a la verdad de Dios y nos dirige a la voluntad de Dios para nuestras vidas. Pero lo hace a través de la Palabra de Dios, nunca separado de ella. Referirse a la dirección del Espíritu Santo y la autonomía del ministerio como fuente de inspiración o revelación es un error. Utilizar frases tales como “Dios me habló”, o “Esto no fue idea mía, el Señor me la dio”, o “Estas no son mis palabras, sino un mensaje que he recibido del Señor” confunden la cuestión de la dirección del Espíritu en la vida de los creyentes hoy. Invitar a este tipo de confusión, hace caer en el juego erróneo que niega la singularidad y la autoridad absoluta de la Escritura. Los términos y conceptos de Efesios 5:18-19 y 2 Pedro 1:21 no deben ser mezclados. Ser lleno del Espíritu y hablar entre vosotros con salmos e himnos no es lo mismo que ser movido por el Espíritu Santo para inspirar y escribir la Escritura. [51]

¿Cual es el significado de la frase “Palabra de Dios” ?

El Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia nos dice que esta frase: [52]

  • Aparece en el Antiguo Testamento 394 veces (NBD) y se refiere a la comunicación de Dios con el hombre. Por ser la palabra el vehículo con que se expresan los pensamientos, es el medio más común con el que Dios revela y realiza sus propósitos. 
  • También nos dice que la Palabra de Dios es una extensión de su personalidad. Luego, está investida de autoridad divina y deben respetarla y obedecerla tanto los ángeles como los hombres (Dt 12.32; Sal 103.20). La Palabra de Dios es permanente (Is 40.8) y tiene que cumplirse (Is 55.11).
  • En el Sal 119, la frase se usa como sinónimo de la ley, por tanto se refiere a la palabra escrita, aunque en casi todos los otros casos la palabra de Dios se refiere a una comunicación hablada.
  • Además, en algunas ocasiones la Palabra de Jehová venía mediante visiones. Por ejemplo: la Palabra de Jehová … lo que vio sobre Samaria y Jerusalén (Miq 1.1; cf. Abd 1.1; Nah 1.1).
  • En el Nuevo Testamento«(gr. logos tou theóu), solo en pocas ocasiones denota algo escrito. Por ejemplo, en Mc 7.13 se refiere a la Ley que los judíos anulaban por su tradición y en Jn 10.35 al Sal 82.6. Pero la frase nunca se usa para referirse al conjunto de los libros del Antiguo Testamento, ni mucho menos a toda nuestra Biblia. Los libros del Antiguo Testamento se identifican más bien con el término las Escrituras.
  • Generalmente denota un mensaje predicado, sobre todo el del evangelio o el cristiano en general, predicado por Cristo y sus apóstoles (Lc 5.1; 8.11, 21; Hch 6.2; Ef 6.17; Heb 6.5; 13.7; 1 P 1.23). En este sentido a veces se emplean las frases «la palabra del Señor (1 Ts 1.8; 2.13; 2 Ts 3.1) y la palabra de Cristo (Col 3.16; Heb 6.1; cf. las palabras del Señor Jesús en Hch 20.35; 1 Ti 6.3)
  • Ocasionalmente, «parece comprender toda la voluntad o el propósito de Dios (Lc 11.28; Ro 9.6; Col 1.25; Heb 4.12).
  • En los escritos de Juan se halla un uso distinto de palabra (griego logos): Se emplea como título del Hijo de Dios, y se traduce Verbo en la mayoría de las versiones (RV, NC, Str., HA, BC). Si Dios se reveló mediante la palabra hablada, ¿cuánto más no habría de revelarse mediante la Palabra encarnada? Este es el argumento de Heb 1.1, 2 y corrobora lo dicho en Jn 1.18. A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo … Él le ha dado a conocer o, siguiendo literalmente el griego: Él ha hecho una exégesis de Él.

La Profecía y El Canon Cerrado

Tenemos grupos religiosoos sectarios como los mormones, quienes no aceptan que el canon se cerró. Aunque las doctrinas que dicen que nunca mas Dios se revelará y que el canon de escrituras está cerrado no se encuentran directamente en la Biblia, la Iglesia ha entendido desde hace muchos siglos que el canon está cerrado y que al menos por el momento Dios no se va a volver a revelar. Dios sigue siendo soberano y El  puede abrir el canon nuevcamente si El asi lo dispusisese. El profeta Isaías ha dicho que

  • Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos (Isaías 55:8-9).

Cuando el canon fue cerrado en el Antiguo Testamento después del tiempo de Esdras y Nehemías, siguieron cuatrocientos “años de silencio” cuando no hubo ningún profeta hablar revelación de Dios en ninguna forma. Ese silencio fue roto por Juan el Bautista al hablar Dios una vez más antes de la era del Nuevo Testamento. Dios, luego movió a varios hombres a registrar los libros del Nuevo Testamento, y el último de ellos fue Apocalipsis. En el siglo II dC, el canon completo tal y como lo tenemos hoy fue reconocido. Los Concilios de la Iglesia en el siglo IV verificaron e hicieron oficial lo que la iglesia ha afirmado universalmente, que los sesenta y seis libros en nuestras Biblias son la única verdadera Escritura inspirada por Dios. El canon está completo.[53]

¿Cómo Fue Elegido y Cerrado El Canon Bíblico?

Judas 3 es un pasaje crucial sobre la unidad de nuestras Biblias. Esta declaración, escrita por Judas antes de que el Nuevo Testamento fuese completo, sin embargo, esperaba a la finalización de todo el canon:

  • Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos (Judas 3)

En el texto griego el artículo definido antes de “fe” indica a la sola y única fe: “la fe”. No hay otra. Tales pasajes como Gálatas 1:23 (“Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe”) y 1 Timoteo 4:1 ( “En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”) indica que el uso objetivo de la expresión “la fe” era común en los tiempos apostólicos. Henry Alford el filósofo griego escribió que la fe es “objetiva en este caso: la suma de lo que creen los cristianos” [Alford’s Greek Testament, 4:530]. Tenga en cuenta también la frase crucial “una vez dada” en Judas 3. La palabra griega aquí eshapax, que se refiere a algo hecho por todo el tiempo, con resultados duraderos, no necesita repetición. Nada hay que añadir a la fe que ha sido entregado “una vez”.

George Lawlor, quien ha escrito una excelente obra sobre Judas, hizo el siguiente comentario:

La fe cristiana es inmutable, lo cual no quiere decir que los hombres y mujeres de cada generación no necesiten encontrarla, experimentarla, y vivirla, pero sí significa que cada nueva doctrina que surge, a pesar de que su legitimidad pueda ser afirmada verosímilmente, es una doctrina falsa. Todos las afirmaciones para comunicar alguna revelación adicional a la que ha sido dada por Dios en este cuerpo de verdad son afirmaciones falsas y deben ser rechazadas.(Judas 45).  También importante en Judas 3 es la palabra “dada”. En el griego es un participio pasivo aoristo, que en este contexto, indica un acto cumplido en el pasado con ningún elemento de continuidad. En este caso la voz pasiva: la fe no fue descubierto por los hombres, sino dada a los hombres por Dios.¿Cómo pudo El hacer eso? A través de Su Palabra – la Biblia. Y así, a través de la Escrituras es que Dios nos ha dado un cuerpo de enseñanza que es definitiva y completa. Nuestra fe cristiana se apoya en la revelación histórica y objetiva. Eso excluye todas las profecías inspiradas, videntes y otras formas de nueva revelación hasta que Dios hable de nuevo en el regreso de Cristo (cf. Hch 2:16-21; Ap. 11:1-13). [54]

En última instancia, la Escritura es la prueba de todo, es la norma del cristiano. De hecho, la palabra canon significa “regla, norma o vara de medir”. El canon de las Escrituras es la vara de medir de la fe cristiana, y está completa. Desde el tiempo de los apóstoles hasta el presente, la verdadera Iglesia siempre ha creído que la Biblia está completa. Dios ha dado a Su revelación, y ahora la Escritura está completa. Dios ha hablado. Lo que El dio es completo, eficaz, suficiente, infalible, inerrante y autoritativo. Los intentos de agregar a la Biblia, y las afirmaciones de más revelación de Dios siempre han sido característicos de los herejes y sectarios, y no del verdadero pueblo de Dios. [55]

Además, la Escritura nos advierte que tengamos cuidado con los falsos profetas. Jesús dijo que en nuestra época habría “falsos Cristos y falsos profetas, harán grandes señales y prodigios, para engañar, si es posible, aún a los escogidos” (Mateo 24:24). Señales y prodigios solamente no son prueba de que una persona habla en nombre de Dios. Juan escribió: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Jn. 4:1).

Notas

Imagen: http://florshochoa.blogspot.com/p/la-revelacion-formas-y-fuentes.html

[0] Ryrie,Charles C. (1993). Teologia Basica. p. 73. Editorial Unilit.

[1] Ibid

[2] http://www.adorador.com/temasdoctrinales/04_la_biblia_como_revelacion_divina.htm

[3] Ryrie, Charles C. (1993). Teologia Basica. p. 73. Editorial Unilit.

[4] Myer Pearlman ,Teología Bíblica y Sistemática, p.7. Editorial Vida.

[5] Ibid

[6] Ibid

[7] Ibid

[8] http://www.conozca.org/articulo.cfm?art_id=1326&rev_id=A2006N1

[9] Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN:

Editorial Caribe) 2000, c1998.

[10] Ibid

[11] Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe S.A.

[12] Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe S.A.

[13].Carlos Mraida, Manual de Teología Sistemática, p.34, Escuela de Misión, Iglesia Bautista del Centro, Bs.As.Argentina

[14] John Bailíie. The Idea of Revelation in Recent Thought. (New York: Columbia

University Press, 1956), p. 19., citado en ibid

[15] Bernard Ramm. La Revelación Especial y la Palabra de Dios. (Buenos Aires:

Editorial La Aurora, 1967), pp. 11-15., citado en ibid

[16] Guillermo T.Stancil. Apuntes de la materia “Teología Cristiana” (Buenos Aires:

Seminario Internacional Teológico Bautista, 1984), p.5., citado en ibid

[17] David Elton Trueblood. Philosophy of Religión. (New York: Harper Brothers,

1957), p.29. citado en ibid

[18] Leon Morris, Creo en la revelación (Miami:Editoiral Caribe,1979),p.12, citado

en ibid,p.35

[19] citado en ibid

[20] citado en ibid

[21].Neil R. Lightfoot, Introducción a la Biblia, pág. 26-27,Editorial Mundo Hispano

[22]. Ralph Earle, Como nos llegó la Biblia, pág.13,Casa Nazarena de Publicaciones

[22]. Citado en John McClintock and James Strong, Cyclopaedia of Biblical,

Theological and Ecclesiastical Literature, Baker Book House, 1968, reprint (Grand

Rapids, Mich.), II,p. 35 

[23] http://www.laffont.com.ar/options/services/art/biblia.htm

[24] http://www.laffont.com.ar/options/services/art/biblia.htm

[25] http://andreabalbontin.wordpress.com/2008/10/24/reflexion-a-la-luz-delevangelio-segun-san-lucas-12-49-53/

[26] http://andreabalbontin.wordpress.com/2008/10/24/reflexion-a-la-luz-delevangelio-segun-san-lucas-12-49-53/

[27] Citado por J. I. Packer, Calvino el Teólogo “Calvin the Theologian”, en Juan Calvino: Una Colección de Ensayos, (A Collection of Essays), Gran Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1966, p. 162). cit por el Pastor John Pipper en

http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2010/07/el-origen-del-calvinismo.html

[28] Institutes, I. vii, 5. cit por el Pastor John Pipper en

http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2010/07/el-origen-del-calvinismo.html

[29] John Mac Arthur, Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, Casa Bautista

de Publicaciones,p 48-49

[30] John Mac Arthur, Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal,pag. 51

[31] Ibid

[32] http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_emergente

[33] John Mac Arthur, Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, pag. 51

[34] ibid

[35] http://deismo.iespana.es/deismo1.htm

[36] ibid

[37] José Martinez, Hermenéutica, ed. clie, p.101

[38] http://www.conoze.com/doc.php?doc=8963

[39] http://www.fmd.com.es/Contenido/22-NT/Si%20no%20resucitó.pdf

[40] Jose M.Martinez, Hermenéutica, op. cit. ,p. 106

[41] Ibid

[42] Edward M.Bounds, “El Poder a través de la oración”, ed. Peniel, p.32-35

[43] Myer Pearlman, Teología Bíblica y Sistemática, ed. Vida,1992, p.23

[44] ibid.,p. 13

[45] ibid,p. 13

[46] http://sistematiabiblica.blogspot.com/p/las-escrituras-el-cielo-y-la-tierra.html

[47] http://www.conozca.org/articulo.cfm?art_id=1326&rev_id=A2006N1

[48] John Mac Arthur , Los Carismáticos – Una Perspectiva Doctrinal, op. cit. ,p. 65

[49] http://sanosenlafe.blogspot.com/2010/02/la-profecia-y-el-canon-cerrado.html

[50] Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN:

Editorial Caribe) 2000, c1998.

[51] https://lumbrera.me/2012/01/04/cuidado-con-el-dios-me-dijo-y-el-dios-me-rebelo/

[52] http://es.fairmormon.org/Canon_abierto_vs._canon_cerrado

[53] http://sanosenlafe.blogspot.com/2010/02/la-profecia-y-el-canon-cerrado.html

[54] http://sanosenlafe.blogspot.com/2010/02/la-profecia-y-el-canon-cerrado.html

[55] Ibid

Acerca de 1 Timoteo 3:16, si dice o no dice ‘Dios’


Acerca de 1 Timoteo 3:16, si dice o no dice ‘Dios’

Por Paulo Arieu

2015011300031900000405350000075723

Nunca dudé de la doctrina de la trinidad. Siempre creí en ella y continúo aún creyendo. Tampoco dudé nunca de la deidad de Jesús. Siempre creí en esta verdad. Y en mis tiempos del seminario repasé todas estas convicciones dogmáticas a nivel doctrinal. Además, son creencias históricas en las que las tres ramas principales del cristianismo están de acuerdo (catolicismo occidental – oriental y protestantismo -pentecostalismo). Yo le entregué mi vida a Jesús, porque creo que Él es Dios. Pienso que nunca le hubiese entregado mi vida a un hombre de esta manera, por mas santo que sea. Que sentido tiene?  Pero hay personas que dudan de estas doctrinas. Y utilizan la Biblia para negarla. Pero una cosa es creer en los dogmas de nuestra fe y otra muy distinta es demostrarlos a nivel teológico.

Para empezar, cito la opinión de los Padres de la Iglesia respecto de la deidad de Jesús:

a) Ireneo de Lyon, escribió: “Para la Iglesia, aún cuando se encuentra dispersa en el mundo hasta los extremos de la tierra, de los apóstoles y discípulos ha recibido la fe en un Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y en un Señor Jesucristo el Hijo de Dios.” (Contra Herejías, 1:10:1 [AD 189]).

b) Tertuliano escribió: “En verdad nosotros creemos que hay un solo Dios, pero creemos que bajo esta dispensación, o, como decimos, oikonomia, existe también un Hijo de este único Dios, el Verbo, quien procedió de El y por medio de quien se hicieron todas las cosas, y sin é l nada se hizo.” (Contra Praxeas 2 [AD 216]).

c) Orígenes escribió: “Los puntos específicos presentados por la predicación apostólica, son estos: Primero, que hay un Dios que creó y formó todas las cosas, y quien, cuando no existía nada, llamó todas las cosas a la existencia, y que el la etapa final este Dios, tal como lo prometió de antemano por medio de Sus profetas, envió al Señor Jesucristo. Segundo, que Jesucristo mismo, quien provino, nació de Su Padre antes que todas las cosas creadas, y luego de haber ministrado ante el Padre en la creación de todas las cosas, pues por medio de é l se hicieron todas las cosas.” (La Doctrinas Fundamentales, 1:0:4 [AD 225])

En segundo lugar, respecto a los pasajes biblicos y sus traducciones, debo expresar que no soy experto en crítica textual, y al entrar en este tema, el terreno puede ponerse complicado. Pero debo reconocer que hay algunos textos que la evidencia de los manuscritos en algunos casos todavía hoy en día continúa siendo controversial. Después de investigar un poco sobre este tema y respecto a 1 Timoteo 3:16 que algunos afirman esta mal traducido, pienso que es correcto afirmar que existen ciertas dudas de que Theos (Dios) esté en los manuscritos griegos más antiguos. En 1 Timoteo 3:16, algunas versiones  traducen  ‘Dios’, pero otros utilizan la expresión El. La pregunta es: ¿la ausencia del vocablo ‘Dios’ negaría que Dios fue manifestado en carne?  Hay quienes afirman que 1 Timoteo 3:16 es un texto mal traducido por varias versiones al español, el texto griego antiguo no tiene la palabra “Dios” allí, la traducción correcta es como la da la versión RVA o la Biblia Textual:

  • 1 Timoteo 3:16 (RVA) Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, justificado por el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, y recibido arriba en gloria.

Pero gracias a Dios, la doctrina de Dios manifestado en carne no depende únicamente de 1 Timoteo 3:16 sino que es una enseñanza que abunda en toda la Escritura, pues es uno de los fundamentos principales de la fe cristiana. Algunos eruditos bíblicos han afirmado que los manuscritos más fieles de la Biblia, no contienen en 1 Timoteo 3:16 la palabra “Dios”, sino que esta fue añadida en dicho texto de manera posterior. Aprovechando ese argumento, hay algunos que afirman que la ausencia de la palabra “Dios” niega que Dios se haya manifestado en carne.

Leamos este pasaje en otras versiones: (v.16)

  • No hay duda de que la verdad revelada de nuestra religión es algo muy grande: Cristo se manifestó en su condición de hombre, triunfó en su condición de espíritu y fue visto por los ángeles. Fue anunciado a las naciones, creído en el mundo. (Dios Habla Hoy)  
  • No hay duda de que es muy profunda la verdad de la religión cristiana: Cristo vino al mundo como hombre. El Espíritu lo declaró inocente. Los ángeles lo vieron.
    Su mensaje se anunció entre las naciones, y el mundo creyó en él. Fue llevado al cielo y Dios lo colmó de honores.(Biblia en Lenguaje Sencillo)
  • E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.(La Biblia de las Américas)
  • Porque, sin lugar a dudas, el misterio de nuestra religión es de una grandeza extraordinaria: Cristo se manifestó en forma humana, el Espíritu Santo dio testimonio de él y los ángeles le vieron. Fue anunciado a los gentiles, aceptado en el mundo y recibido gloriosamente en el cielo.(Castillian)

Muchos de estas personas que afirman que está mal traducido, nos remiten por ejemplo a la Nueva Versión Internacional que dice así:

  • “No hay duda de que es grande el misterio de nuestra fe. Él se manifestó como hombre; fue vindicado por el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en la gloria.” (1 Timoteo 3:16 NVI)

La Nueva Versión Internacional no presenta la palabra “Dios” dentro del texto de 1 Timoteo 3:16 sino que en su lugar presenta la palabra “El”. La Versión de la Biblia Textual presenta el versículo así:

  • “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Quien fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.” (1 Timoteo 3:16, Biblia Textual)

Observe que esta versión nuevamente ignora la palabra “Dios” y pone en su lugar la palabra “Quien”. No obstante otros estudiosos han propuesto que la traducción correcta debe ser “El Cual”. Pero aún si fuera cierto que la Biblia dijera originalmente “El”, el significado seguiría siendo el mismo, y es que “El” o sea “Dios” fue manifestado en carne. ¿Por qué afirmamos esto? Porque la palabra “El” es un pronombre que se debe referir a un sustantivo. El sujeto al que se refiere la palabra “El” lo encontramos en el verso número 15 que dice:

  • “para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.” (1 Timoteo 3:15)

“El” o sea el Dios Viviente, fue manifestado en carne. Las expresiones: “Quien”, o “el cual”, tienen la misma connotación. “El cual” o sea el Dios viviente fue manifestado en carne. De la misma manera “Quien” o sea el Dios viviente fue manifestado en carne. Si tenemos en cuenta que la Biblia originalmente no estaba dividida en versículos, entonces entenderemos que no había nada que impusiera un límite a lo que hoy conocemos como versículos 15 y 16. Por eso el pronombre “El” corresponde directamente al sustantivo “Dios”. Es interesante notar que este caso no solo se presenta en este versículo sino que se repite en otros muchos lugares de la Biblia. La palabra traducida como “El”, “El cual” o “Quien”, es la palabra griega οζ. Esta palabra es traducida en algunos otros versículos como “El cual”, tal y como aparece en la versión Reina Valera. Veamos el siguiente caso encontrado en la misma epístola de 1 Timoteo:

  • “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4)

¿Quién quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad? La respuesta es evidente, ese es Dios. Alguno dirá ¡Pero el verso no dice Dios! ¿Por qué dice usted eso, cuando el verso lo que dice es “el cual”? Porque el verso anterior es decir el 2:3 nos enseña que el sujeto es Dios nuestro salvador. Veamos todo el texto junto con su contexto:

  • “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:3-4).

Este caso es igual al caso de 1 Timoteo 3:16 donde aún cuando no aparece el sujeto dentro del mencionado versículo, el contexto nos orienta para entender que se refiere a Dios. De la misma manera en Romanos 2:6 se dice “el cual” pero al recurrir al versículo 5 podemos darnos cuenta que el sujeto es “Dios”. También 2 Corintios 1:10 dice “el cual”, pero al recurrir al versículo 9 notamos que el sujeto es Dios. En Colosenses 1:13 se menciona “el cual” pero al comparar con el versículo 12 apreciamos que el sujeto es “el Padre”. De esa manera podemos ver que aún cuando el texto de 1 Timoteo 3:16 no diga de manera exacta la palabra “Dios”, el texto sí nos enseña que Dios fue manifestado en carne.

Muchos consideran que la lectura θεός (Theós) aquí en 1 Ti. 3:16 cuenta con poco apoyo. Es defendida por E. F. Hills, The King James Version Defended, Des Moins, Iowa, 1956, pp. 59, 60. La lectura occidental ὅ en vez de ὅς es probablemente el resultado del intento de algún escriba de hacer que el relativo concuerde con el género de μυστήριον. Pero el relativo concuerda con cualquiera que haya sido su antecedente en el himno del cual fue hecha la cita (Hendrisken,2006,p.113).

En conclusión,hay que reconocer que existen diversos debates respecto a si ciertas palabras o títulos fueron o no fueron parte de los manuscritos originales. Pero las discrepancias no afectan para nada el mensaje doctrinal de la Biblia. Existen muchos otros pasajes que prueban la Deidad de Jesucristo.

  • Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?  ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.  Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.  De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.  Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. (Juan 14:9-14 Reina-Valera 1960)

Dios le bendiga!!!

Bibliografía

La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!


La Biblia no es un libro de ciencia, ¡pero es inerrante!

por Paulo Arieu

images

El Levítico es uno de los libros del Antiguo Testamento. Para los cristianos forma parte del Pentateuco y para los judíos de la Torá. En el contenido de este libro, fundamental de la teología judeo/cristiana, las leyes de pureza ocupan gran parte del mismo (capitulos 11 – 16). Así, si analizamos una pequeña parte del mismo, la dedicada a los animales cuadrúpedos de la tierra que un buen creyente judío podía comer sin perder la pureza religiosa ceremonial demandada para los creyentes en aquella época, leemos que el mismo texto dice:

  • Luego el Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Den las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: de todos los animales de la tierra, estos son los que puedes usar para alimento: puedes comer cualquier animal rumiante y que tenga las pezuñas totalmente partidas. Sin embargo, no puedes comer los siguientes animales que tienen las pezuñas partidas o que rumian, pero no ambas cosas. El camello rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es ceremonialmente impuro para ti.  El damán rumia, pero no tiene pezuñas partidas, por lo tanto, es impuro. La liebre rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es impura.  El cerdo tiene pezuñas partidas de manera pareja, pero no rumia, también es impuro. No puedes comer la carne de estos animales, ni siquiera tocar el cadáver. Son ceremonialmente impuros para ti.”(Leviticos 11:1-8 Nueva Traducción Viviente)

Siempre hay algun escéptico que le busca la 5ta pata al gato para desacreditar la autoridad de las Escrituras. Por ejemplo, como explicar porque la Biblia en Levitico 11:20-21 cataloga a los murciélagos como aves si bien sabemos que son mamiferos??
Lógicamente, si aceptamos que la clasificación de Levitico 11 fue hecha por criterio de locomoción, habrá que recordar que en esa misma lista aparece el avestruz y bien sabemos que el avestruz no vuela. Entonces si se colocó al murciélago y al avestruz dentro de una misma categoría, la única conclusión posible es que en ese tiempo !se creía que ambos animales eran aves! Y entonces, algunos amantes de la ciencia creen que ahí hay un ejemplo de error bíblico en materia de ciencia. Pero el avestruz, es una ave no voladora de mayor tamaño existente y la única con dos dedos en cada pie, propia de África. Y los murciélagos son los únicos mamíferos que poseen alas y están adaptados al vuelo activo. No pienso que se haya equivocado Moisés en su clasificación, para nada. Pero yo entiendo que Moisés clasificó los animales de acuerdo a un criterio netamente sacerdotal, que yo no veo errado. Esa fue la sabiduría que Dios le había dado a Moisés para realizar tal obra.

Moises utilizó una forma de clasificación que no tiene porque concordar con exactitud con las clasificaciones de la ciencia actual. Ademas, ningún teólogo judeo o cristiano le exige a los cientificos que utilicen las referencias de la Biblia para hacer ciencia modernamente. Porque al decir que la Biblia es inerrante y que no se equivoca, estamos afirmando respecto de lo que la Biblia quiso decir y no lo que hoy en dia hubiésemos querido que diga. Moisés no era científico. Era un sabio, profeta, legislador, pero no necesariamente un cientifico moderno. Y saber esto no lo desprestigia a Moisés en absoluto. La intención de esa clasificación no era hacer un análisis científico de las aves sino regular los alimentos permitidos y no permitidos. Es desde esa intención que tenemos que ver el relato, y no bajo el microscopio actual. El avestruz es un ave, tiene alas, pone huevos, pero no vuela. El murciélago, es un mamifero, pero si no sabes esa clasificación, al ver que vuela, decís que es un ave.

Siempre aclaramos que la Biblia no es un libro de ciencia moderna y no tiene porque estar necesariamente de acuerdo con los criterios de la ciencia actual, ya que hoy se manejan datos con muchisima mayor exactitud que antes.Pero esta realidad actual no significa que la Biblia se equivoque.Tampoco es de esperar que el texto de Levítico use el término Struthio camelus para identificar al avestruz macho. Entiendo que es un absurdo tener ese tipo de discución. Lo importante es discutir si la Biblia tiene autoridad en materia de ciencia. Pero la autoridad de los textos bíblicos está basada en la inspiración divina de los textos originales. Por lo tanto podemos concluir que la Biblia  tiene autoridad en materia de ciencia moderna,no significa que sea un libro cientifico. Pero esto no significa que ella mienta o se equivoque. Sino que con el transcurso de los siglos,  la ciencia moderna ha realizado cambios en sus clasificaciones. Porque usar la Biblia fuera de su contexto idiomático, cultural, teológico y moral?? Hay que comprender sus enseñanzas antes de desprestigiarla. Pero si la Biblia habla de un diluvio, no solo hay que entenderlo como un hecho histórico sino además, como el juicio de Dios a la humanidad en aquel momento de la historia. Que por el momento no se encuentre un registro en el planeta del diluvio universal, no significa que este evento no haya sucedido.

Lo mismo ocurre con los dias de la creación. Pero como vimos en uno de los artículos anteriores, no es una fábula creer que Dios creó el mundo. La Biblia no nos dice como se creó el universo entero ni el mundo. Para eso está la ciencia, claro que si. Dios nos dice que el universo fue creado de la nada. Incluso Jesús mismo nos insta a entender las escrituras. Pero no a interpretarlas literalmente, sino literariamente. O sea, a utilizar el metodo de interpretación que se usa para entender cualquier otro libro antiguo, analizando el texo y su contexto, en el idioma en el que fue escrito. Muchos cristianos modernos son como los escribas de los tiempos de Jesús que eran demasiado literalistas. Pero sabemos que Jesús es el ‘LOGOS’. Y la Biblia nos informa que el LOGOS (Jesucristo) se hizo carne y habitó entre nosotros…Y vimos su gloria, dice el apostol Juan (ver Juan 1:14).

Otro ejemplo, es negar que la Biblia dice que Pi=3 en 1 Reyes 7:23. En la Biblia se cuenta que el arquitecto que construyó el templo del Rey Salomón construyó un adorno dentro del templo y puso una cuerda alrededor de la circunferencia, cuyo valor es Pi=3. El portal  Creation Moment explica este pasaje diciendo que

Todos saben que cuando uno divide la circunferencia de un círculo por su diámetro, uno obtiene tres y un séptimo, el valor de Pi.  Inclusive los antiguos conocían sobre el Pi. ¿Pero, 1 Reyes 7:23 nos dice que el mar de bronce que Hiram hizo para el Rey Salomón tenía treinta codos de circunferencia y diez codos en diámetro? Aquellas medidas solo dan un valor de tres, no Pi. ¿Es este un error de la Biblia? Por años los críticos de la Biblia han señalado 1 Reyes 7:23 como un error o lo utilizan para afirmar que los antiguos israelitas eran demasiado ignorantes para saber del Pi.  Esto fue contestado en el segundo siglo DC pero los críticos todavía lo mencionan hoy. La solución para el problema es que la circunferencia de la vasija es medida desde las paredes internas de la vasija, mientras que el diámetro se mide desde las paredes de afuera.  El espesor de la vasija constituye el faltante “un séptimo”.  Cuando se les confronta con esta explicación, incluso muchos críticos modernos lo encuentran razonable.[-1]

La Biblia es la revelación de Dios al ser humano y la historia del plan de redención del ser humano por medio de Jesucristo. Pero esto no significa que sus observaciones no fuesen sinceras y veraces. Pero yo si creo que el diluvio es real, no solo que fue un juicio de Dios. Es un hecho histórico verídico.Jesús habló del diluvio y de Noé, como señal profética previa a su segunda venida (ver Mateo 24:37) y nadie niega la veracidad del diluvio. Se debate sobre su alcance, si diluvió sobre toda la tierra o solamente la tierra habitada. Es posible que haya sido solamente la parte habitada. Muchas de las naciones en sus mitos hablan de un diluvio, de donde lo sacaron, lo inventaron? No lo creo. Pero además, negar el diluvio, seria tratar a Jesús de mentiroso. Quien se atreve a llamar a Jesús mentiroso y blasfemar contra el Hijo de Dios? Jesús es Dios hecho hombre y la misma Biblia nos dice que Dios no es un ser humano mentiroso. Dios es verdadero (ver Romanos 3:4).

Tampoco podemos afirmar que los días de la creación son una fábula. Sino que es un relato veraz y además con intención sacerdotal, o sea también fue escrito para atacar los errores doctrinales de una época. Pero sabemos que Dios creó el mundo. La Palabra de Dios nos dice que Cristo está involucrado en la creación, hay muchos pasajes del antiguo Testamento y también del Nuevo que hablan de la creación del mundo por la palabra de Dios, como cité en artículos anteriores. Pero es tarea de la ciencia descubrir el aspecto físico de la creación, la Biblia solo nos habla del aspecto espiritual de la creación, el móvil de la creación es divino, y nos da un reflexión sacerdotal del relato cuya finalidad, además de revelarnos en cuantos días Dios creó el mundo, también era combatir las herejías que podían confundir a los hebreos, desviándolos a cultos de dioses paganos. No se puede interpretar la Biblia literalmente, no es la forma. Para eso está la hermenéutica y la exégesis bíblica, ciencias auxiliares de la teología que ayudan al biblista a estudiar los textos sagrados.

Jesús es el Logos, es verdad, y Él estaba en el principio con Dios y Él es Dios.También sabemos que Cristo murió en la cruz por los pecados de los hombres para darnos, a los que hemos creido de todo corazón en El, la vida eterna. El que cree en el de todo corazón y se bautiza para testimonio del perdón de sus pecados será salvo del juicio final a la humanidad, poero el que no creyere será condenado. Lamentablemente para los escépticos, dice la Palabra de Dios que está dado que los hombres mueran una sola vez; y luego, dice la Biblia que serán juzgados, al final de los tiempos (Ver Hebreos 9:27).
Por experiencia digo, que he visto a las iglesias que han abandonado “la sana doctrina”, que han diluido su vida espiritual  y se han ido secularizando. Y otras se fueron sectarizando. Jesús dijo algo muy fuerte respecto de los creyentes: “Ustedes son la sal de la tierra. Pero ¿para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor.” (Mateo 5:13 Nueva Traducción Viviente).

La palabra “sal” se refiere a la influencia de los cristianos para impedir la maldad y para preservar el mundo de la corrupción espiritual. La “sal” que no sala, no preserva de corrupción, y “no sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mateo 5:13 Reina-Valera 1960). Esa sal, es arrojada al camino para ser pisoteada por la gente. Los cristianos que pierden su capacidad de salar, son personas que son despreciadas hasta por los hombres mundanos, quienes se hunden más en corrupción por falta de esa “sal” que tanto necesitan.  A muchos que no son creyentes, les parece absurda la Biblia, pero mas absurdo me parece a mi no creer en Dios. Pero allá cada uno con su creencia y con su conciencia. La Biblia es inerrante y entendiendo que Dios es soberano y que Él inspiró a los autores bíblicos para escribir. Pero es necesario comprender la Biblia, conocerla, entenderla. Es un libro de revelación de Dios al hombre, como dije. Pero nosotros adoramos al Dios que se revela en la Escritura y no a las Escrituras en si. Pero Dios no se equivoca, ni miente, Él inspiró a los autores, por eso los autores no se equivocaron al escribir la Biblia. Aunque si Dios respetó sus culturas y sus costumbres. Por eso podemos decir que la Biblia es inerrante, porque es Palabra de Dios.

Esta Biblia inerrante e inspirada por Dios, es la que nos dice que Jesús es Dios hecho ser humano. Como J.I. Packer dijo:

“Aquí hay dos misterios por el precio de uno—la pluralidad de personas en la unidad de Dios, la unión de la Deidad y humanidad en la persona de Jesús. … Nada en ficción es tan fantástica como es la verdad de la Encarnación,” escribe el teólogo contemporáneo J.I. Packer.[0]

Y nuestra esperanza es ver algún día a Jesucristo personalmente. Como escribe Matt Perman

Podemos anticipar al día cuando lo veamos cara a cara, y hasta entonces que la esperanza gozosa de ese día inspire en nosotros una gran diligencia en servirle y adorarle.[1]

Pero insisto en preguntarle a ud, querido lector: Sabe ud. cuán confiable es la Biblia?¿Cree ud. que la Biblia es inerrante (un libro que no puede errar), o cree que es una simple guía infalible en materia de fe y conducta (esto significa que es verdad lo que dice sobre las verdades espirituales, pero es posible que haya errores en la ciencia, la geografía y la historia)? !Yo si creo que la Biblia es inerrante!

Existe un enfoque acerca de la infalibilidad, de grupos neo-evangélicos, que afirma que el propósito de la Escritura es dirigir al hombre a la salvación (2 Timoteo 3:15) y que cualquier otro tema que pueda tratar es irrelevante a ese fin, de modo que puede ser incorrecto lo que diga al respecto. Destacan que los autores no nos engañaron intencionadamente con estas declaraciones falsas, pues o no supieron o sencillamente se adaptaron a los enfoques populares del momento para poder exponer en forma comprensible su punto principal relacionado con la salvación. Jack Rogers, uno de los principales proponentes de este enfoque erróneo, escribió:

Indudablemente, se puede definir qué significa que la Biblia sea inerrante de acuerdo a su propósito salvador, considerando las formas humanas por medio de las cuales Dios condescendió revelarse … nos distrae de la seria intención de la Escritura de confundir el error, en el sentido de exactitud técnica, con la noción bíblica de error concebido como engaño intencional. El propósito de la Biblia no es sustituir a la ciencia humana, sino advertir contra el pecado humano y ofrecernos la salvación de Dios en Cristo; y lo logra infaliblemente».[2]

Pero Jesús si realizó afirmaciones que exigen creer en las verdades terrenales que el enseñó, al igual que las celestiales. Jesús esperaba que su exactitud en materias potencialmente examinables fueran la prueba de que El decía la verdad en cuanto a asuntos espirituales que no eran verificables. «Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?» (Juan 3:12). Repetimos, Jesús le dijo a la multitud: «¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa» (Marcos 2:9–11).

Pero también sabemos por las Escrituras, que Dios es santo (Isaías 6:3) y que sin santidad nadie le verá (ver Hebreos 12:14)  Tienes tu santidad, estimado lector, como para ver a Dios “cara a cara”? Si hoy Dios te llamara, podrías partir tranquilo de este mundo? Todas las discuciones cientificas sobre la Biblia hacen dudar a muchos de la veracidad de los textos bíblicos. Si dudamos de la honestidad de los escritores de los textos sagrados, como creeremos cuando ellos nos amonestan acerca del castigo divino por el pecado? Como creeremos que hay condenación para aquellos que rechazan el testimonio de Jesucristo, si  no creemos en la honestidad y veracidad de los textos sagrados? Lo invito a reflexionar sobre este tema.

A Dios sea la gloria. Dios lo bendiga mucho <>

Notas

[-1] http://www.creationmoments.com/node/5627

[0] J.I. Packer, Knowing God (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, edición de 1993), pág. 53.

[1] https://www.desiringgod.org/articles/how-can-jesus-be-god-and-man?lang=es

[2]  Jack Rogers, «Church Doctrine and Biblical Inspiration» en Biblical Authority, Word, Waco, Texas, 1977, pp. 45, 46. Citado en https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

imagen: https://semperreformandaperu.org/2017/05/20/es-la-biblia-inerrante-por-n-geisler/

 

¿Qué importancia tiene la traducción que Lutero hizo de la Biblia?


¿Qué importancia tiene la traducción que Lutero hizo de la Biblia?

Por Paulo Arieu

martin-lutero-8

En estos dias, Universidad de Burgos recupera la figura de Francisco de Enzinas, quien abrazó la Reforma y tradujo el Nuevo Testamento al castellano en el siglo XVI, hechos por los que fue perseguido y su memoria, silenciada durante siglos. La Universidad de Burgos, ha querido recuperar la figura de uno de los primeros representantes del protestantismo hispano, Francisco de Enzinas, nacido en Burgos en 1518, un año después de que Martín Lutero publicase sus famosas 95 tesis, y muerto en Estrasburgo víctima de la peste en 1552.[0]

Pero tambien debemos recordar la figura del reformador aleman Martín Lutero, quien tradujo la Biblia al alemán. Lutero nació en Eisleben, Alemania. Era una época oscura para la Iglesia verdadera. Cerca de un millón de albigenses habían muerto en Francia por orden del Papa. Su delito era tratar de vivir de acuerdo a la Palabra de Dios. Juan Huss había muerto en la hoguera en Bohemia suplicando por sus perseguidores. La misma suerte correría Jerónimo de Praga, su discípulo, quien muere en las llamas cantando himnos hasta su último suspiro.

«Martín Lutero nace de una familia pobre. El solía decir “mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo fueron verdaderos campesinos”.

Su padre era minero, y su madre además de los quehaceres del hogar acarreaba leña desde el bosque. Su madre le enseñó la religión católica tal como era observada en aquellos tiempos. Su imagen de Dios era la de un Juez colérico enfurecido con los hombres a quien era muy difícil de obedecer. El castigo del infierno era tan real para él y tan terrible que temblaba al pensar en ellos. Su padre lo mandó a estudiar a Magdeburgo y después a Einsenach en donde tuvo que pedir limosna para subsistir cantando canciones como lo hacían la mayoría de los estudiantes.

«Hijo de Hans y Margarette Lutero, Martín nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben (Alemania), siendo bautizado el día que se celebraba la festividad de San Martín de Tours. Su familia se trasladó en 1484 a Mansfeld, donde su padre dirigía varias minas de cobre. Habiéndose criado en un medio campesino, Hans Lutero ansiaba que su hijo llegara a ser funcionario civil, para darle más honores a la familia. Con este fin, envió al joven Martín a varias escuelas en Mansfeld, Magdeburgo y Eisenach.» [1]

Su suerte cambió cuando Doña Úrsula Cota lo recibe en su casa atraída por su humildad y devoción. En su casa recibe el trato de hijo y esto le ayuda para adelantar de manera significativa sus estudios. Doña Úrsula dijo a la hora de su muerte que su hogar había sido grandemente bendecido con la llegada de Lutero. Un tiempo después su padre había prosperado algo, trabajando en la fundición de cobre y había sido nombrado concejal de su ciudad. Su padre tenía puestas las ilusiones en Martín deseando que estudiara y se convirtiera en un abogado de renombre. Por esto lo envía a Erfurt, en donde Martín a los 21 años obtiene el título de doctor en filosofía.

Sin embargo, el alma de Lutero se encuentra muy intranquila e incidentes que ocurren lo hacen pensar en su situación espiritual. Durante sus estudios enferma gravemente y tiempo después recibe dos golpes de espada en uno de sus viajes. Uno de sus amigos íntimos de la universidad muere asesinado y entonces Lutero exclama “¿Que haría yo si fuese llamado a la otra vida de una manera tan repentina?”. Esta situación culmina cuando en una tormenta eléctrica durante un viaje, cae un rayo cerca de él y en su terror hace un voto a Santa Ana para hacerse monje. Entonces entra al convento de los agustinos a pesar de la protesta de sus amigos de la universidad y la decepción de su padre. A pesar de su continua búsqueda de la paz para su alma a través de ayunos, sacrificios etc. No consigue lo que tanto anhela. Algunos monjes le hacen ver que Dios no solo juzga sino perdona pero Lutero no puede creer que Dios le puede perdonar puesto que el no puede amar a Dios. Se dedica a la lectura de la Biblia. Tiempo después es nombrado sacerdote y obtiene el grado de bachiller en Biblia. A los veinticinco años de edad es enviado a Wittenberg como maestro de filosofía. Ya entonces destaca como notable predicador. Un punto culminante de su vida es cuando se le envía a Roma. Su corazón alegre al estar en la santa ciudad se entrega a efectuar las peregrinaciones acostumbradas y visitar los lugares sagrados. Sin embargo termina horrorizado al ver la corrupción generalizada que se vivía en Roma.

Tiempo después obtiene el título de doctor en teología. Además adelanta mucho en cuanto al reconocimiento de su capacidad y devoción. Es entonces cuando halla la tan ansiada paz de su alma al apropiarse de las palabras del apóstol Pablo: “Mas el justo por la fe vivirá”. Encuentra un gozo indescriptible y más decidido que nunca se dedica a la enseñanza y predicación de las escrituras.» [2]

«En 1501 fue enviado a la Universidad de Erfurt, donde pasó por los acostumbrados cursos de lógica y filosofía. A los veinte años de edad recibió el titulo de licenciado, y luego pasó a enseñar la física de Aristóteles, ética, y otros departamentos de filosofía. Después, por indicación de sus padres, se dedicó a la ley civil, con vistas a dedicarse a la abogacía, pero fue apartado de esta actividad por el siguiente incidente. Andando un día por los campos, fue tocado por un rayo, siendo precipitado al suelo, mientras que un compañero fue muerto justo a su lado; esto lo afectó de tal manera que, sin comunicar su propósito a ninguno de sus amigos, se retiró del mundo, y se acogió al orden de los eremitas de San Agustín. Aquí se dedicó a leer a San Agustín y a los escolásticos; pero, rebuscando por la biblioteca, halló accidentalmente una copia de la Biblia latina, que nunca había visto antes. Esta atrajo poderosamente su curiosidad; la leyó ansiosamente, y se sintió atónito al ver qué poca porción de las Escrituras era enseñada al pueblo.»[3]

Lutero «hizo su profesión en el monasterio de Erfurt, después de haber sido novicio un año; y tomó órdenes sacerdotales, y celebró su primera Misa en 1507. Un año después fue trasladado del monasterio de Erfurt a la Universidad de Wittenberg, porque habiéndose acabado de fundar la universidad, se pensaba que nada sería mejor para darle reputación y fama inmediatas que la autoridad la presencia de un hombre tan celebre por su gran temple y erudición, como Lutero. En esta universidad de Erfurt había un cierto anciano en el convento (de los Agustinos con quien Lutero, que era entonces de la misma orden, fraile Agustino, conversó acerca de diversas cosas, especialmente acerca de la remisión de los pecados. Acerca de este artículo, este sabio padre se franqueó con Lutero, diciéndole que el expreso mandamiento de Dios es que cada hombre crea particularmente que sus pecados le han sido perdonados en Cristo; le dijo además que esta particular interpretación estaba confirmada por San Bernardo: “Este es el testimonio que te da el Espíritu Santo en tu corazón, diciendo: Tus pecados te son perdonados. Porque ésta es la enseñanza del apóstol, que el hombre es libremente justificado por la fe.” Estas palabras no sólo sirvieron para fortalecer a Lutero, sino también para enseñarle el pleno sentido de San Pablo, que insiste tantas veces en esta frase: “Somos justificados por la fe.” Y habiendo leído las exposiciones de muchos acerca de este pasaje, luego percibió, tanto por el discurso del anciano como por el consuelo que recibió en su espíritu, la vanidad de las interpretaciones que antes había creído de los escolásticos. Y así, poco a poco, leyendo y comparando los dichos y ejemplos de los profetas y de los apóstoles, con una continua invocación a Dios, y la excitación de la fe por el poder de la oración, percibió esta doctrina con la mayor evidencia. Así prosiguió su estudio en Erfurt por espacio de cuatro años en el convento de los Agustinos.»[4]

«Hubo reformadores de distintas tendencias, como por ejemplo John Wycliffe, Jan Hus y Girolamo Savonarola, que denunciaron públicamente el relajamiento moral y la corrupción económica que existían dentro de la Iglesia “en sus miembros y en sus mentes”; buscaban provocar un giro radical de la situación. Al mismo tiempo, se estaban produciendo profundos cambios de tipo social y político, producto del despertar de la conciencia nacional y de la fuerza e importancia cada vez mayores que iban adquiriendo las ciudades, en las que surgió con gran poder una nueva clase social sostenida por el comercio. La Reforma protestante podría ser considerada producto de la convergencia de dichas fuerzas: un movimiento para introducir cambios dentro de la Iglesia, el ascenso del nacionalismo y el avance del “espíritu del capitalismo”.El reformador Martín Lutero fue la figura catalizadora que aceleró el nuevo movimiento. Su lucha personal por buscar la certeza religiosa lo condujo, en contra de sus deseos, a cuestionar el sistema medieval de salvación, e incluso la propia autoridad de la Iglesia; su excomunión por el papa León X fue un paso adelante hacia la irreversible división del mundo cristiano en Occidente. Se ha dicho a veces que la contribución más importante y duradera de Martín Lutero a la Reforma Protestante no fue su predicación ni su enseñanza, sino su traducción de la Biblia al idioma alemán de su día. Existía una versión en el alemán medieval en ese tiempo, pero se había hecho de la Vulgata Latina y era un trabajo inferior.

Lutero había empleado el texto griego en sus disertaciones sobre Romanos en 1515-16 y el hebreo en su comentario sobre Hebreos en 1517-18. De modo que estaba preparado para su trabajo de traducir la Biblia del original. La historia de su proyecto es fascinante. Al regresar Lutero de la Dieta de Worms (1521) donde había hecho su famosa defensa, “Aquí me paro,” sus amigos temían por su vida. Por tanto le secuestraron en el Castillo de Wartburgo donde pasó el invierno en ese escondite seguro. En diciembre hizo un viaje secreto apresurado a Wittenberg. Allí su amigo Felipe Melanchton le aconsejó hacer una traducción al alemán del Nuevo Testamento. Cuando regresó a Wittenberg el 6 de marzo de 1522, ya había completado su primer borrador de la traducción -¡en dos meses y medio! Lo corrigió con la ayuda de Melanchton y fue publicado en septiembre de 1522. Lutero pasó 12 años más, con las interrupciones debidas a otras ocupaciones y la enfermedad, traduciendo el Antiguo Testamento. Por fin, su Biblia completa en alemán se publicó en 1534 y llegó a ser uno de los principales baluartes de la Reforma. Respecto al significado literario de esta traducción Hans VoIz dice: “La Biblia de Lutero fue un suceso literario de primera magnitud, porque es la primera obra de arte de la prosa alemana la Biblia por primera vez llegó a ser una parte verdadera de la herencia literaria del pueblo alemán. En la historia del idioma su versión también es un factor, cuyo significado no se puede exagerar, para el desarrollo del vocabulario del alemán literario moderno.” »[5]

En el mes de octubre de 1517 pega en la puerta de la iglesia de Wittenberg las 95 tesis contra el valor de la indulgencias. En este documento proclama que el hombre es salvado por Dios de manera gratuita por la fe en su Hijo Jesucristo. A pesar de no tener previsto que su proposición tendría mucho efecto, esta inunda Europa y poco tiempo después hace temblar los cimientos de Roma. Al realizarse algunos debates con autoridades reconocidas de la época como el doctor Juan Eck, se notó que la ideas que exponía Lutero no eran simples diferencias de doctrinas sino que removían los cimientos en los cuales se basaba la iglesia católica para afirmar su derecho de gobernar las almas y cuerpos del mundo entero. Además sacaban a la luz verdades tan importantes que hacían la diferencia entre un cristiano y un pagano o apóstata. Las consecuencias de esto sería el reconocimiento de la verdad divina expresada en las escrituras. Lutero fue excomulgado por el Papa León X y el emperador Carlos V le impuso un edicto de pena de muerte el cual nunca llegó a cumplirse por la protección de Dios y la ayuda de algunos amigos como el elector Federico de Sajonia.» [6]

«El 3 de enero de 1521, fue excomulgado por el Papa León X, por defender sus 95 tesis o proposiciones escritas en latín contra la venta de indulgencias.» [7]

Escribió aproximadamente 180 libros. Tradujo la Biblia al alemán. Y como predicador destacó notablemente. En Zwiekau predicó a un auditorio de 25 mil personas. Se casó con Catalina de Bora a quien amaba profundamente. Tuvo tres hijos. A los sesenta y dos años predicó su último sermón sobre el texto:

“Escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”. Ese mismo día le escribió a su querida esposa Catalina: “Echa tu carga sobre el Señor, y el te sustentará. Amén.” Sus últimas palabras fueron: “voy a entregar mi espíritu”. Luego alabó a Dios en voz alta: “¡Oh, mi Padre Celestial! Dios mío, Padre de nuestro Señor Jesucristo, en quien creo, a quien prediqué y a quien confesé, amé y alabé… Oh, mi querido Señor Jesucristo, a ti encomiendo mi pobre alma. ¡Oh, mi Padre Celestial! En breve tiempo tengo que abandonar este cuerpo, pero sé que permaneceré eternamente contigo y ¡que nadie podrá arrebatarme de tus manos!” Luego después de recitar tres veces Juan 3:16 dijo:”Padre, en tus manos entrego mi espíritu, pues tu me rescataste, Dios fiel”, entonces cerró los ojos y durmió. Fue sepultado en la iglesia de Wittenberg en donde había predicado durante tantos años. Su amigo Felipe Melanchton y el pastor Bugenhagen, pronunciaron sendos discursos. » [8]

Lutero falleció “ el 18 de febrero de 1546 en Eisleben, Alemania.” [9] «Dietrich Bonhoeffer, Teólogo protestante alemán (Breslau, 1906-Flossenbürg, 1945). De familia aristocrática e hijo de un profesor de psiquiatría, discípulo de Karl Barth. Denunció la aprobación masiva dada al Führer y se opuso a la política racista del III Reich, por lo que no tardó en ser desposeído de sus cargos docentes. Fue detenido en 1943 por haber participado, junto con el almirante Canaris y otros conspiradores, en el noveno atentado contra Hitler. Fue ajusticiado en el campo de concentración de Flossenbürg. Influyó poderosamente en la teología de la segunda mitad del s. XX.»[10]

Reproducimos a continuación uno de los textos de uno de los discípulos más conspicuos de Lutero, Dietrich Bonhoeffer, cristiano militante y “protestante” como ningún otro, interpreta la obra del reformador Alemán:

«No es posible interpretar de forma más funesta la acción de Lutero que pensando que, al descubrir el evangelio de la pura gracia, dispensó de la obediencia a los mandamientos de Jesús en este mundo, y que el descubrimiento de la Reforma ha sido la canonización, la justificación del mundo por medio de la gracia que perdona.»

Debemos ser muy agradecidos a Dios por la obra de este hombre, quien se atrevió a traducir la Biblia al aleman. Nodebemos olvidarnos de la memoria de este reformador y tantos otros, que arriesgaron sus vidas por causa del evangelio de Jesucristo.Para finalizar este articulo, podemos citar las palabras de Enzinas en su carta a Celio Secondo Curione:

“Yo no sé qué es lo que consigo, pero desde luego trabajo con limpia conciencia, Dios me es testigo. De ÉL espero una paga equivalente a mis esfuerzos, aunque no consiga agradecimiento ninguno de la gente de esta época. Sin embargo, espero que habrán de venir algunos hombres dotados de mejor juicio para quienes nuestro empeño no será baldío”.[12]

Dios lo bendiga mucho!!! <>

Notas

[0] http://protestantedigital.com/ciudades/43384/Universidad_de_Burgos_recupera_la_memoria_de_Francisco_de_Enzinas

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Mart%C3%ADn_Lutero

[2] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[3] http://angelv.webcindario.com/luther.html

[4] http://angelv.webcindario.com/luther.html

[5] http://www.metareligion.com/Religiones_del_mundo/Cristianismo/Historia/historia_del_cristianismo_v.htm

[6] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[7] http://www.vi-e.cl/internas/edu_dia/personaj/martin_lutero.htm

[8] http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/tupginaweb3.msnw

[9] http://www.otraiglesiaesposible.es/semperreformanda/?p=53

[10] http://www.webs.ulpgc.es/webaulas/ficheros/Lutero/Dietrich_Bonhoeffer_31_octubre.pdf

[11] http://protestantedigital.com/ciudades/43384/Universidad_de_Burgos_recupera_la_memoria_de_Francisco_de_Enzinas

[12] Ibid

¿Quién mató al Rey Saúl, en la Batalla con los Filisteos?


¿Quién mató al Rey Saúl, en la Batalla con los Filisteos?

Por Paulo Arieu

En la Biblia, podemos encontrar algunas contradiciones aparentes. Pero cuando las estudiamos a fondo, vemos que no existe tal contradicción. Muchas veces,es la misma verdad dicha desde otro ángulo. Otras veces, ambas afirmaciones se complementan una con la otra. Según nos narran 1 de Samuel y  2da. de Samuel, el rey Saúl tras haberse sentido herido en la batalla, decidió echarse sobre su espada y así MORIR, No fué entonces el AMALECITA[0], a quien el REY DAVID, mató por supuestamente ser el quien mató a SAÚL.

  • Lo hizo Saúl (1 Samuel 31:4) – “Entonces dijo Saúl a su escudero: «Saca tu espada y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos a traspasarme y burlarse de mí». Pero su escudero no quería, pues tenía gran temor. Tomó entonces Saúl su propia espada y se echó sobre ella..”
  • Lo hizo el Amalecita (2 Samuel 1:8-10) – “Me preguntó: “¿Quién eres tú?” Yo le respondí: “Soy Amalecita”. Luego me dijo: “Te ruego que te acerques y me mates, porque se ha apoderado de mí la angustia; pues aún sigo vivo”. Yo entonces me acerqué y lo maté, porque sabía que no podía vivir después de su caída. Tomé la corona que llevaba sobre su cabeza y el brazalete que tenía en su brazo, y se los he traído aquí a mi señor.”
  • 1 Samuel 31:4 nos proporciona la información de lo que en realidad sucedió, mientras que 2 Samuel 1:8-10 solamente dice la versión según el Amalecita. Lo más probable es que el Amalecita aprovechó esta oportunidad para beneficiarse de la muerte del Rey, recogiendo su brazalete y corona y trayéndoselos al Rey David.

Desdichadamente para el tramposo Amalecita, en 2 Samuel 1:13-16 se nos dice lo que a continuación sucedió:

  • “David preguntó luego a aquel joven que le había traído la noticia: –¿De dónde eres tú? –Soy hijo de un extranjero, Amalecita –respondió él. –¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová? –le dijo David. Entonces llamó David a uno de sus hombres, y le dijo: –Ve y mátalo. Él lo hirió, y murió, mientras David decía: –Tu sangre sea sobre tu cabeza, pues tu misma boca atestiguó contra ti, al decir: “Yo maté al ungido de Jehová”. ‘”

Como vemos, la mentira no paga. El Amalecita pensó que como Saúl andaba persiguiendo a David, él se alegraría de la muerte del Rey Saúl, pero fue todo lo contrario. Hubo justicia divina aquí. Al mentiroso siempre le llega su día. Regresando David vino a el un amalecita y le dió detalles de como había muerto el rey Saúl y su hijo Jonathan. En la narración me llama la atención que Saúl le pregunta a este joven quien eres tu (ver.8) al ver Saúl que no era de su Pueblo le pide que lo mate, ¿sabes por qué? Porque el rey Saúl ya sabia que David había dado una ley no toquéis al ungido de Dios, si Saúl le hubiera pedido a un Israelita este no lo hubiera matado, fue un amalecita;

La revelación objetiva de las escrituras es racional

Nosotros creemos que la revelación objetiva de las escrituras es racional. Lo que la  biblia dice tiene total y pleno sentido.El texto biblico no contienen contradicciones, errores o principios insensatos. Por esa razón, todo lo que contradice a las Escrituras carece de veracidad.(Tit. 1:2;  2 Ti. 2:13; I Cor. 14:33). El cristianismo histórico es una religión basada en la revelación objetiva de las Escrituras, explica McArthur (I Jn. 2:21). Quiero afirmar y dejar bien en claro que
“La doctrina alli enseñada esta libre de todo error. La Palabra de Dios es libre por completo de todo error y deficiencia.(Lc. 16:17)”
La Palabra de Dios es un registro precioso e irrebatible de la verdad.La Biblia no está llena de absurdos,contradicciones o fantasias. Es coherente consigo misma y con todo lo que es verdadero. Los hechos presentados en las Escrituras son confiables y los eventos históricos descritos en la Biblia son historia verdadera, no una alegoria mística o veleidosa. Y dado que su Palabra posee verdad objetiva y perfección confiable en todo lo que enseña, la Biblia debe ser tanto el punto de partida como la prueba definitiva de verdad en todo nuestro pensamiento. Si las Escrituras son enteramente verdaderas, se desprende que todo lo que contradiga las Escrituras es falso, así se trata de las creencias fundamentales en las que están basadas las ideologías mas populares del mundo.
Por lo tanto, como hemos visto y explicado,esta contradicción es aparente.
Dios lo bendiga mucho!!!

Notas

[0] Los amalecitas era un pueblo que constantemente estaba en guerra con el pueblo de Israel, se oponían en todo; era un pueblo idólatra.

Bibliográfia consultada

El libre examen y su armonía con las escrituras


El libre examen y su armonía con las escrituras

Autor: Paulo Arieu

270651146_5f24dec45f_m

  • “Y creed que la paciencia del Señor es para nuestra salud, según que nuestro amado hermano Pablo os escribió conforme a la sabiduría que a él le fue concedida. Es lo mismo que hablando de esto enseña en todas sus epístolas, en las cuales hay algunos puntos de difícil inteligencia, que hombres indoctos e inconstantes pervierten, no menos que las demás Escrituras, para su propia perdición.” (2ª Pedro 3:15-16)
  • “Pero El, conociendo su pensamiento, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo será devastado, y caerá casa sobre casa.” (Lucas 11:17)

Este concepto (El libre examen), es al día de hoy,  parte fundamental de la declaración de fe de iglesias evangélicas como los bautistas, por ejemplo

“Según la definición dada en el Congreso Mundial de Fundamentalistas de principios de 1920, un fundamentalista es un creyente “nacido de nuevo” en el Señor Jesucristo que considera la Biblia como la Única Inerrante, Infalible y Verbalmente inspirada Palabra de Dios.”[0]

“El lema “Sola Scriptura” es quizás, junto con el “Sola Fide”, una de las bases principales sobre la que pretende fundarse la Reforma protestante tanto en el siglo XVI, cuando nació, como a principios de este siglo XXI. La definición de dicho lema sería la siguiente: solamente la Palabra de Dios escrita es la autoridad final en materia de fe, doctrina y moral. Únase a eso la aceptación de la teoría del libre examen, por la cual, se cree que cualquier creyente puede y debe interpretar la Biblia por sí mismo, sin más ayuda que la del Espíritu Santo. De semejante combinación, según el ideal protestante, debería de nacer el fruto de la vuelta a los orígenes del cristianismo.” [1]

El libre examen  de las escrituras surge como reacción lógica y esperada contra la rigidez dogmática de la Iglesia Católica Romana, por parte de los reformadores del siglo XVI. En la interpretación de la escritura la autoridad final no es la Iglesia, sino la propia escritura, “la escritura” sagrada es intérprete  a si misma. Esto da a  entender que ningún pasaje bíblico ha de estar sometido a la servidumbre de la tradición o ser interpretado aisladamente de modo que contradiga lo enseñado por el conjunto de la Escritura.Lo que Dios ha querido comunicar a la humanidad, todo lo que es necesario para el ser humano en materia de fe y doctrina, lo ha hecho a través de la Biblia. Nada ni nadie tiene más autoridad que la Santa Biblia, que es la única regla infalible de fe y práctica. No hay nuevas revelaciones ni habrá.

Un teólogo católico escribió acerca de la célebre cuestión del libre examen de la Escritura. “Frente a la doctrina católica según la cual todo cristiano al leer las Sagrada Escritura debe aceptar el juicio de la Iglesia, único intérprete auténtico de la Escritura, el protestantismo sostiene que cada miembro de la Iglesia tiene facultad para examinar la Biblia sin atender a la Tradición ni a la Iglesia, creen que el Espíritu Santo les ilumina la inteligencia al leer la Escritura Sagrada. Es la idea de Lutero y Calvino según la cual el Espíritu Santo iluminaba a cada fiel; en el protestantismo ilustrado y liberal del s. XVIII y siguientes se pone el acento en el recurso a los medios de investigación científica.” [2]

Y también el Concilio Vaticano II dice: “El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia”.[3] De un foro evangélico, rescato la siguiente reflexión como importante y clara refutación de lo dicho por este teólogo católico y también lo definido en el Concilio Vaticano II:

“El principio de “libre examen” afirma que toda persona, sea quien sea, debe y puede leer las Escrituras, pues estas no son propiedad exclusiva de una élite de hombres autodesignados sus salvaguardianes, sino que es un regalo de Dios a la humanidad perdida, por medio de la cual puede llegar a creer (Romanos 10:17). Eso es todo lo que el principio dice y lo que los reformadores defendieron. Simple, claro, entendible y para nada peligroso.

Ahora, pasando al tema de la interpretación, si bien las Escrituras pueden y deben ser leídas por toda persona, el ejercicio de esto conlleva la responsabilidad frente a Dios de entender correctamente el mensaje y obedecerlo, haciendo uso de los medios necesarios para tal fin (2 Timoteo 2:15; 2 Pedro 1:19). Siendo esto así, entonces tenemos dos opciones: la buena interpretación o la mala interpretación. La verdad tiene un fundamento racional originado en las Escrituras, por lo tanto, toda supuesta interpretación (sea buena o mala) puede y debe ser sometida a juicio (1 Corintios 14:29; 1 Juan 4:1) a la luz de la razón (2 Corintios 2:12-16) y las Escrituras (Efesios 6:17), la primera alimentada con la segunda (Colosenses 3:16).

El asunto es el siguiente: En ningún lugar de las Escrituras se condena la interpretación en sí misma, sino la mala interpretación… Por lo tanto, reformulando el principio como debe ser correctamente entendido, ‘puedes leer el Libro, más debes saber que eres responsable frente a Dios en cuanto a como lo interpretas, por lo tanto “procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad“‘.[4]

Conclusión:

Este “libre examen” no es la facultad de interpretar la escritura como al lector le plazca o convenga. Ni tampoco debemos despreciar la sabiduría de los grandes hombres de Dios de la historia de la Cristiandad. Pero no podemos dejar la interpretación de las escrituras esclavas a la iglesia, ya que la iglesia a lo largo de la historia, ha pasado por épocas de apostasía. Además, ninguna iglesia es infalible. Las Escrituras no condenan la interpretación en sí misma ni la restringe a ciertos individuos exclusivos que la monopolizan incuestionablemente.

Notas

[0] Iglesias bautistas, wikipedia

[1] http://blogs.periodistadigital.com/coradcorloquitur.php/2006/10/16/p50349

[2] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/08/20/la-biblia-y-los-no-catolicos/

[3] http://www.legiondemaria.org/el_libre_examen_o_intepretacion_de_la_biblia.htm

[4] Según los romanistas hay que dejar de leer la Biblia!, http://www.iglesia.net/

Fuente Bibliográfica

  • Jose M.Martinez, Hermenéutica Bíblica, Edit. Clie

 

‘Sola scriptura’ en la época patrística


‘Sola scriptura’ en la época patrística

586fc4247f297_willpor

Los padres de la iglesia también creían en la autoridad, inerrancia, suficiencia, necesidad y claridad de la Biblia.

AUTOR: Will Graham, 07 DE ENERO DE 2017

La doctrina de ‘Sola scriptura’ no fue un invento del siglo XVI. En la época patrística, los grandes predicadores de la fe cristiana estaban convencidos de que la Escritura era la suprema norma de fe y conducta. Creían en la autoridad, inerrancia, suficiencia, necesidad y claridad de la Palabra de Dios. Hoy hemos recopilado algunas citas de catorce de los padres de la iglesia para demostrar que el protestantismo no procuró crear nada nuevo sino recuperar una pasión por la supremacía de las Escrituras que se había perdido en la Iglesia Católica Romana a lo largo de la edad media.

Empecemos.
Leer más ACA: