El pecado de Sodoma parte 4


El pecado de Sodoma parte 4

por Paulo Arieu

sodoma

imagen n0

En este artículo comentaré acerca de la abundancia de pan que había en Sodoma. Sodoma, se había convirtido en poco tiempo en una ciudad densamente poblada. En Génesis 13:10 dice que esta región era “bien regado por todos lados… como el jardín de Dios”, no dejando dudas que era una región bellísima y muy próspera, que se dedicaba activamente al comercio (Lucas 17:28). Sodoma y Gomorra estaban situadas muy cerca una de la otra, en una llanura. Evidentemente, Sodoma estaba edificada sobre una tierra muy rica y fértil. Su gente era económicamente próspera y su estatus social era alto (Genesis 14:11,23). Sus habitantes no tenían escasez de alimento o agua ya que su tierra era muy bien regada por los ríos que la cruzaban. Próximo a estas ciudades se encontraba un valle, llamado Valle de Sidim, en el que abundaban los pozos de asfalto, cercano al Mar Salado (Mar Muerto). Esas características fueron las que atrajeron a Lot y lo hicieron escoger ese lugar para habitar. Pero la abundancia de progreso económico los llevó a ensoberbecerse y a vivir de espaldas al Creador,e incluso atrajo la codicia de otros reyezuelos que saquearon Sodoma, teniendo que intervenir Abraham para recuperar los bienes saqueados y a sus sobrino Lot que había sido capturado y llevado cautivo (Génesis 14).

Evidentemente estas ciudades eran muy comerciales, eran una metrópolis que se dedicaban a los negocios, a ganar dinero, lo que querían era acumular riquezas. Podríamos decir, jocosamente, que eran accionistas de empresas inmobiliarias pues la Biblia menciona en Lucas 17:28, que plantaban y edificaban, compraban y vendían: !eran corredores de bolsas, quizás compraban y vendían acciones, como si fuese la bolsa de valores de Wall Street! Así de próspera era Sodoma.

El Diccionario de la Santa Biblia,describe ese lugar y dice que:

La región en donde estaba Sodoma y las otras Ciudades de Pentápolis era tan fértil y amena, que parecía un Paraíso terrenal; pero después del incendio quedó horrible y despoblada, llena de sal, azufre, betún y cenizas, y no volvió jamás á producir cosa verde, ni fruto, según se deduce del Deuteronomio 29:23 y Sofonías 2:9. Flavio Josefo dice que las llamas no llegaron al campo contiguo á las ciudades , y que se veían aún en su tiempo vestigios de ellas; pero que las frutas que producía aquel terreno, aunque hermosas á la vista, se reducían á ceniza luego que las tocaban.[0]

Ezequiel cita que luego del pecado de soberbia que describí en el artículo anterior, viene la abundancia de pan, lo que trajo luego como consecuencia una depravación moral. Aunque realmente no hay nada malo en poseer dinero, propiedades y bienes materiales, mientras no permitamos que esos bienes se conviertan en sustitutos de Dios. Cristo nos advierte que: “No pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero” (Mateo 6:24). En el Antiguo Testamento leemos que personajes como Job,Abraham,Lot,José y otros más, eran muy prósperos. Es más, en Deuteronomio 28 (versos 1-14), como resultado del Pacto, si el pueblo de Dios era fiel se prometían bendiciones económicas muy abundantes y crisis económica si desobedecían sus leyes (versos 15ss) Pero también se insiste mucho en que debían escoger entre Dios y los ídolos o falsos dioses.

El dinero o los bienes materiales de este mundo no son malos en sí mismos, pues nos han sido proporcionados por nuestro Creador; esto significa que Dios es el Dueño del oro y de la plata, dijo el profeta Hageo (Hageo 2:8) y nosotros somos solamente “administradores” de esos bienes que pertenecen a Dios (Mateo 25:14-30). De allí que cuando seamos juzgados se nos tomará en cuenta cómo hemos administrado los bienes que Dios nos ha encomendado (Lucas 16:2). “El amor al dinero es la raíz de todos los males” (1 Timoteo 6:10), escribió San Pablo; nuestro amor y consagración tiene que dirigirse a Dios y no poner nuestra esperanza en la abundancia de los bienes materiales. Jesús nos advierte:Créanme que a un rico se le hace muy difícil entrar al Reino de los Cielos” (Mateo 19:23). Se refería el Señor a esos ricos que aman tanto al dinero, que lo prefieren a Dios, como el famoso relato del joven rico que no quiso dejar su dinero y sus bienes para seguirlo a Jesús como discípulo (Mateo 19:16;Marcos 10.17-31; Lucas. 18.18-30).

César Vidal explica que

El segundo paso en la degeneración de una cultura que no sabe reconocer el lugar de Dios es no saber reconocer tampoco el lugar que los bienes materiales tienen en nuestra vida. Los bienes materiales son buenos y constituyen ciertamente una bendición de Dios, pero cuando sustituyen a Dios en el primer lugar que debemos reservarle en nuestro razón resultan tan repugnantes como el acto de inclinarse ante una imagen para rendirle culto. [1]

Sodoma, era la más bella entre las ciudades del valle del Jordán. Allí florecía la abundante vegetación de los trópicos.  Abundaban la palmera, el olivo y la vid, y las flores esparcían su fragancia durante todo el año. Abundantes mieses revestían los campos, y muchos rebaños cubrían las colinas circundantes.  El arte y el comercio contribuían a enriquecer la orgullosa ciudad de la llanura. Los tesoros del oriente adornaban sus palacios, y las caravanas del desierto proveían sus mercados de preciosos artículos.  Con poco trabajo mental o físico, se podían satisfacer todas las necesidades de la vida, y todo el año parecía una larga serie de festividades.

La abundancia general dio origen al lujo y al orgullo.  La ociosidad y las riquezas endurecen el corazón que nunca ha estado oprimido por la necesidad ni sobrecargado por el pesar.  El amor a los placeres fue fomentado por la riqueza y la ociosidad, y la gente se entregó a la complacencia sensual. Podemos imaginarnos que reinaban en Sodoma el alboroto y el júbilo, los festines y las borracheras, junto a las más viles y brutales pasiones desenfrenadas.  De este modo, los habitantes desafiaban públicamente a Dios, y encontraban deleite en los actos de violencia. Aunque tenían ante sí el ejemplo del mundo antediluviano, y sabían cómo se había manifestado la ira de Dios en su destrucción, sin embargo, seguían la misma conducta impía Génesis 6:5-7). Cuando Lot se trasladó a Sodoma, la corrupción aún no se había generalizado, y Dios en su misericordia permitió que brillasen rayos de luz en medio de las tinieblas morales (2 Pedro 2:8).Pero Lot no pudo cumplir con el propósito de redimir estas comunidades paganas. Eran ciudades prósperas, pero en algunas décadas se llenaron de prácticas de placeres sensuales,de corrupción y de maldad. En Sodoma, la vida se hacía bastante fácil ya que con poco trabajo mental o físico se podían satisfacer las más elementales necesidades de la vida diaria.  

La ciudad de Sodoma tenía muros de protección en las que sus ciudadanos al estar dentro estaban protegidos, pero de sus pobladores dice la Biblia que eran pervertidos, y sus moradores eran malos. La abundancia general y el derroche de prosperidad dio origen a la lujuria y al orgullo soberbio. He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.” (Ezequiel 16:49-50 RV 1960). La abundancia de pan en Sodoma se convirtió en “un signo de degeneración espiritual y no de bendición divina”[2],lamentablemente. Y Dios la destruyó. Tener riquezas no necesariamente es algo malo, pero si es malo olvidarse del Dios que da las riquezas y llenarse de orgullo idolátrico.

imagen n0. http://www.noticiasfinales.com/2016/04/19/la-nasa-afirma-que-sodoma-y-gomorra-fueron-arrasadas-por-un-bombardeo-cosmico/

Notas

[0] José Armesto y Goyanes. (1791). El Diccionario historico, cronologico, geografico y universal de la Santa Biblia, pag. 250. Oficina de Blas Roman.
[1] Vidal, Cesar. (2017).El Pecado de Sodoma. Ideología de Género y crisis.p.21 Segunda edición.Colección Metanoia. Editorial Jucum.Texas,EE.UU.

[2] Ibid

Bibliografía consultada

  • Catholic.net. ¿Es pecado tener dinero y bienes materiales? Obtenido de http://es.catholic.net/op/articulos/53879/cat/13/es-pecado-tener-dinero-y-bienes-materiales.html#modal
  • José Armesto y Goyanes. (1791). El Diccionario historico, cronológico, geográfico y universal de la Santa Biblia. Oficina de Blas Roman.
  • Packer,J.I. &Tenney,M.G. & White,W. (1982). El mundo del Antiguo Testamento. Editorial Vida.Miami, Florida.EE.UU.
  • Vidal, Cesar. (2017).El Pecado de Sodoma. Ideología de Género y crisis. Segunda edición.Colección Metanoia. Editorial Jucum.Texas,EE.UU.

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s