El pecado de Sodoma PARTE 2


El pecado de Sodoma PARTE 2

Por Paulo Arieu

sodoma y gomorra

Imagen n0

A través de una serie de artículos, estaré compartiendo acerca del (o los) pecados de Sodoma. Algunos creen que DIos castigó a Sodoma por el pecado de homosexualidad, pero este es un concepto simplista del relato. En realidad, toda esa región estaba atravesando una crisis espiritual muy profunda.  

Según Génesis 13:10-12, Sodoma, era una de las cinco ciudades de la llanura del río Jordán, cercanas al mar Muerto (incluyendo Gomorra, Adma, Zeboim y Zoar). El relato bíblico nos informa que Lot, separándose de Abraham, escogió la zona de la llanura y decidió morar en las ciudades de la llanura; y que colocó su tienda cerca de Sodoma, a pesar de la pésima reputación de esta comarca (Génesis 13:11-13). Pero un rey llamado Quedorlaomer atacó las ciudades, saqueó a Sodoma (Génesis 14:11), llevándose cautivo a Lot junto con sus familiares.El patriarca Abraham tuvo que socorrer, liberar y recuperar los bienes de su sobrino (Génesis 13:21-24). Más tarde, Dios destruyó Sodoma y al menos otras tres ciudades de la llanura, a causa de su perversidad. El juicio divino consumió a Sodoma bajo una lluvia de azufre y fuego que indudablemente inflamaron los muchos pozos de asfalto de aquel valle. Lot y sus dos hijas escaparon al cataclismo. Dios destruyó las ciudades por causa de su maldad (Génesis 19). Se cree que el extremo sur del mar Muerto cubre el sitio. Con frecuencia se usa a Sodoma y Gomorra como ejemplo de advertencia sobre el pecado y el castigo divino (Deuteronomio 29:23; Isaías 1:9; 3:9; Jeremías 50:40; Ezequiel 16:46; Mateo 10:15; Romanos 9:29).  El emplazamiento preciso de Sodoma no ha podido ser determinado. Según cita el Diccionario Bíblico Ilustrado, hay dos argumentos que pueden hacer suponer que esta ciudad estaba en el extremo septentrional de la llanura:

(1) Desde un lugar cercano a Bet-el, Abraham y Lot pudieron contemplar toda la llanura del Jordán (Gn. 13:3, cfr. v. 10)..

(2) Quedorlaomer, que provenía del sur, venció a los amorreos de Hazezón-tamar, esto es, Engadí, antes de enfrentarse con el rey de Sodoma y sus aliados (14:7, 8), lo que parecería indicar que se encontraron entre Engadí y el extremo septentrional del mar. Pero hay sólidos argumentos que llevan a suponer más bien que Sodoma se hallaba al sur del mar Muerto. Por una parte, el betún o asfalto sólo abunda en el extremo sur del mar (cfr. Gn. 14:10). Además, hay la mención que hace Josefo de que una de las ciudades, Zoar, se hallaba en el extremo meridional del mar (Guerras 4:8, 4).

Según también cita el Diccionario Bíblico Ilustrado, W. F. Albright, junto con otros brillantes eruditos, ha difundido la tesis de que las cinco ciudades podrían estar sepultadas bajo las aguas del golfo meridional, que tenían una profundidad de entre 60 cm. y 6 m. Sin embargo, debido a las desviaciones de agua del Jordán con propósitos agrícolas, y a la disminución del aporte al mar Muerto, una gran parte de la cuenca meridional quedó a descubierto en 1979, lo que posibilitó su exploración. El resultado negativo del examen de esta zona se une, sin embargo, con el positivo de las exploraciones de Bab edh-Dhra, Numeira, Safi, Fei-fa y Khanazir, que se hallan en la linde oriental de la llanura de Lisán y del Ghor. Aunque sólo se han hecho excavaciones de los dos primeros yacimientos (1975-1979), de ellas, y de los exámenes de los tres últimos lugares, los arqueólogos Rast y Schaub han llegado a conseguir datos fiables y sólidos para su identificación con las cinco ciudades de la llanura (cfr. «Have Sodom and Gomorrah been found», en Biblical Archaeology Review, sept./oct. 1980, vol. VI, n.° 5, pp. 26-36). Todas estas ciudades presentan evidencias de haber acabado en una fiera conflagración.

Toda la evidencia excavada y de campo concuerda con el relato bíblico, confirmando de manera independiente que hacía la mitad del siglo xxi a.C. un gran cataclismo asoló todo el país (Gn. 19:28). Todo el valle se halla sobre la gran falla que tiene el curso del Jordán, el mar Muerto y el Araba. En esta región, siempre sometida a temblores de tierra, es indudable que los fenómenos geológicos contribuyeron a la destrucción de las ciudades, aunque la Biblia sólo menciona la acción divina desencadenante. La sal y el azufre, abundantes en estado libre, aparentemente mezcladas en el curso de una san convulsión de la tierra, provocaron una violenta explosión; proyectadas incandescentes al aire, llovieron literalmente sobre la llanura en una lluvia de fuego y de azufre (Gn. 19:24, 28). El relato de la mujer de Lot transformada en estatua de sal ha sido frecuentemente relacionado con una gran colina de sal de una Iongitud de 8 km. que va de norte a sur por el extremo suroeste del mar Muerto. En la época del Nuevo Testamento, todavía se podían ver ruinas de ciudades destruidas (Tácito, Historia, 5:7; Josefo, Guerras 4:4). Recientemente se han hallado menciones de las cinco ciudades de la llanura en antiguos registros comerciales guardados en los archivos del imperio de Ebla. En estas tabletas comerciales, los nombres de las ciudades de la llanura se hallan en el mismo orden que en Gn. 14:2.

Sodoma es considerada como ciudad símbolo de iniquidad, culpable de un desenfreno en repugnantes pecados contra natura (Judas 7). El Señor Jesucristo, para demostrar la inmensa maldad de  rechazarlo a Él después de haber oído Sus palabras llenas de gracia y poder, afirmó que el día del Juicio Final, el castigo aplicado a Sodoma será más leve que el de las ciudades que le habían rechazado (Lc. 10:12).

La destrucción de Sodoma y Gomorra, tanto en lo repentino del acontecimiento como en su globalidad, es expuesta como advertencia a los pecadores de los juicios venideros (Lc. 17:29; Jud. 7). En el próximo articulo, comenzaré a analizar los pecados de Sodoma. 

Dios los continúe bendiciendo, como hasta ahora!!!

imagen n0. Extraido de:

Bibliografia consultada

Vidal, Cesar. (2017).El Pecado de Sodoma. Ideologia de Genero y crisis. Segunda edición.Coleccion Metanoia. Editorial Jucum.Texas,EE.UU.

Vila Ventura, Samuel & Escuain, Santiago. (1985). Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado. Editorial Clie.España.

J.D. Douglas, Merrill C. Tenney. DICCIONARIO BIBLICO A-M. BIBLIOTECA MUNDO HISPANO DICCIONARIO

 

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s