Es biblico el sometimiento de la mujer al hombre, en el seno del matrimonio?


Es biblico el sometimiento de la mujer al hombre, en el seno del matrimonio?

Por Paulo Arieu

Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.” (Efesios 5.21–24, RVR60)

La Biblia nos enseña claramente que la mujer debe someterse al liderazgo espiritual del marido. La Biblia nos dice que el hombre es cabeza de la mujer, asi como Cristo es la cabeza de la Iglesia. Pero el sometimiento es mutuo. El hombre es la cabeza del hogar,pero ambos cónyuges deben luchar siempre por ponerse de acuerdo en todos los temas en los que surga desacuerdo en el seno del hogar. Pero por supuesto, ese hombre debe ser un lider espiritual que ame y respete a su mujer como si esta fuese una reina. El apostol Pedro escribió que descuidar este aspecto del respeto mutuo en el hogar puede estorbar sus vidas espirituales.

De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, pero participa por igual del regalo de la nueva vida que Dios les ha dado. Trátenla como es debido, para que nada estorbe las oraciones de ustedes.(I Pedro 3:7 NTV).

También el apostol Pablo exhortó a sus lectores como deben comportarse entre ellos los cónyuges:

“Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,  a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.  Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,  porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.  Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.”

Creo que la Biblia es clara cuando dice que “LAS ESPOSAS SON LLAMADAS A SOMETERSE AL AMOROSO LIDERAZGO DE SUS MARIDOS”[0], como citan Gary Smalley y John Trent[1]. Gary Smalley y John Trent, escriben en un libro, explicando que significaba someterse en los tiempos bíblicos:

La palabra sumisión ha llegado a significar ceder a la presión, tragarse los sentimientos reales, arrinconarse, desconectar el cerebro, funcionar mal, y servilismo, pero eso es exactamente lo opuesto de lo que quiere decir la Biblia cuando le dice a las mujeres que se sometan a sus maridos. En Efesios 5, antes de llamar a las mujeres a que se sometan, leemos: “Someteos unos a otros en el temor de Dios” (Efesios 5:21 RV 1960). En griego, el lenguaje original del Nuevo Testamento someterse a otra persona era, en realidad, un vocablo que significaba apoyo, lealtad voluntaria y cooperación. Lo que dejaba lugar a la creatividad y aun al cuestionamiento, mientras mantenía un alto grado de dedicación. No en sí ninguno de los conceptos nocivos de excesivo control o manipulación, sino que denota trabajo en equipo y respeto mutuo.  Para la esposa, la sumisión implica responder al liderazgo su marido “como al Señor” (Efesios 5:23) no como quien es inferior, sino como una que está dedicada a una meta mutua que es digna de su vida.[2]

Como podemos ver, si que es bíblico la sumisión, pero esto no significa que el hombre deba ser autoritario con su esposa, “porque acá manda el hombre o porque la Biblia lo dice así que el hombre es la autoridad de la casa”. Eso es machismo y autoritarismo, y se aleja del plan misericordioso de Dios respecto de la familia y del significado del contexto cultural del vocablo sumisión. Lamentablemente, el movimiento feminista radical ha desviado a la mujer del respeto al hombre, y los ha enfrentado a ambos en una guerra de sexos con el cuento de la liberación femenina y los derechos de la mujer. La mujer ya no solo vota, trabaja libremente, estudia lo que se le da la gana, pero también se independizó del hombre de tal manera que muchas veces ya no necesitan de los servicios del hombre. Muchas mujeres tardarán anos en darse cuenta que la soledad no es lo ideal para la felicidad. Y que armar una familia aunque presenta sus desafios tiene muchos aspectos positivos. Pero muchas veces sucede que las mutuas faltas de respeto en el hogar resultan un pretexto para que la mujer imponga su matriarcal voluntad. Si hay comunicación efectiva entre los integrantes de una familia, no deberían haber faltas de respeto en el seno del hogar.  

El patriarcalismo biblico no se parece en nada al patriarcalismo cultural de nuestros tiempos. Pero el matriarcado  tampoco es la solución para la felicidad en el hogar. Comúnmente, los hombres son mas fuertes que las mujeres y cuando no se sienten respetados, tienden a ponerse violentos, lamentablemente, cayendo en casos de violencia doméstica. Los que sufren las consecuencias son los niños, porque entonces el Estado interviene a través de la justicia y si  ese matrimonio no termina pronto en divorcio, retiran los niños del hogar y los ponen en hogares sustitutos. La mujer no es inferior al hombre, en absoluto,ni menos inteligente que el, ni imbécil de mente (lat. imbecilis mentis), como decían los romanos en la antiguedad [3]. Pero recordemos que el hombre tiene autoridad espiritual delegada por Dios,claro que si y cada mujer cristiana debería recordarlo antes de desautorizarlo porque si nomás. Principalmente a la hora de educar los niños.

Gary Smalley y John Trent dan un ejemplo ilustrativo de la sumisión:

La idea es como la llamada al Congreso del presidente Bush para que autorizara la acción militar contra Saddam Hussein a fin de sacarlo de Kuwait. Entonces el general Powell, el presidente del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas militares norteamericanas, responde: “Sí, señor”, y se pone en contacto con otro comandante en jefe, el general Schwarzkopf, para juntos trazar el plan. Luego, el general Schwarzkopf reúne a sus comandantes, que a su vez emiten órdenes a todas las ramas del aparato militar centradas en un claro propósito: “Vamos a sacar de Kuwait a ese hombre con su ejército”. Cada grupo dice que sí cuando le llega el turno de responder, agrega su propia creatividad y esfuerzo al plan general y trabaja duramente para cumplir la meta primaria presentada por sus líderes. No captaste sentimientos de inferioridad cuando salieron las fotografías del general Schwarzkopf en las que él caminaba entre las tropas, les saludaba con apretones de mano, oraba con ellos antes que fueran a combatir. Percibías su lealtad, claridad de propósito y mutua disposición de servir. Y algo más entre él y sus tropas: amor genuino. Pero alguien tenía que tomar el mando, ellos lo sabían, lo necesitaban, les trajo la victoria más rápida y decisiva de la historia militar norteamericana. Liderazgo amoroso y sumisión voluntaria. [4]

Ojala cada familia pudiera reflexionar sobre estos temas tan de moda en nuestros tiempos.El mensaje de Efesios 5 es que maridos y esposas necesitan tener claramente establecidos sus planes, metas y proyectos como familia. ¿Cuál es la colina que ustedes como familia, van a conquistar? ¿Cuál es la meseta a que queremos llegar en unión de nuestros hijos? ¿Hacia dónde vamos, como pareja, para el término del año que viene? —de los próximos cinco años? —del tiempo que nos queda por vivir?

En fin, amado lector, yo espero sus críticas y comentarios. Deseo de todo corazón que este artículo le ayude a contruir un mejor matrimonio y a llevarse mejor con su pareja. Guardando el testimonio como familia cristiana ante los ojos de una sociedad hipercritica con el cristianismo.

Dios lo bendiga ricamente y la paz de Dios abunde en su matrimonio.

Notas

[0] Smalley, Gary & Trent, John.(1994). El valor oculto de un hombre. El extraordinario impacto de un hombre sobre su familia. Página 69. 1era. edición. Editorial Unilit,Miami,EE.UU. Impreso en Colombia.

[1] El Dr. John Trent es un autor galardonado de libros sobre el matrimonio y la familia, como The Blessing.  Él es el creador de la manera de observar a las personalidades de los personajes León, Nutria, Golden Retriever y Beaver (LOGB). También es el presidente de StrongFamilies.com y el Centro de StrongFamilies son organizaciones comprometidas con el fortalecimiento del matrimonio y las relaciones familiares en todo el mundo.  Él y su esposa Cindy han estado casados por 30 años y tienen dos hijas, Kari y Laura.Citado en https://en.wikipedia.org/wiki/John_Trent

Gary Thomas Smalley (16 de septiembre de 1940 – 6 de marzo de 2016) fue consejero familiar, presidente y fundador del Smalley Relationship Center y autor de libros sobre relaciones familiares desde una perspectiva cristiana. Entre otros temas, enseñó acerca de los cuatro temperamentos en un formato basado en animales conocidos, la nutria, el león, el perro cobrador y el castor. Citado en https://en.wikipedia.org/wiki/Gary_Smalley

[2] Smalley, Gary & Trent, John.(1994). El valor oculto de un hombre. El extraordinario impacto de un hombre sobre su familia. Página 69. 1era. edición. Editorial Unilit,Miami,EE.UU. Impreso en Colombia.

[3] http://protestantedigital.com/blogs/3465/Mujer_imbecillitas_mentis

[4] Smalley, Gary & Trent, John.(1994). El valor oculto de un hombre. El extraordinario impacto de un hombre sobre su familia. Página 69-70. 1era. edición. Editorial Unilit,Miami,EE.UU. Impreso en Colombia.

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s