Reflexión: Vivir una buena vida


Reflexión: Vivir una buena vida

Por Paulo Arieu

Vivir una buena vida es una experiencia hermosa, sin dudas. El común de las personas desea esforzarse por vivir una buena vida. Pero ¿que se entiende por vivir una buena vida? Es muy difícil dar una respuesta exacta a esta cuestión que deje conforme a todo el mundo. Comúnmente la gente se plantea esta pregunta cerca del final de sus días o en el día de un velorio cuando amigos y familiares lo recuerdan. Aunque los más importantes filósofos de la historia de la humanidad se vienen preguntando desde hace siglos cuál es el significado de la vida, aún no se logran poner de acuerdo. La cosmovisión del intelectual afecta su comprensión del tema y esta es la razón por la que cada filósofo llega a conclusiones distintas.
Desde el mito de Sísifo, la máquina de experiencia del filósofo Robert Nozick, la imagen de Aristóteles de una buena vida humana por medio de la razón hasta la visión existencialista de Camus, cada una de estas filosofías procura determinar el valor de nuestras propias vidas. Pero cuán terrible sería pasarse la vida atado a una máquina como la que imagina Nozick tan solo con la intención de vivir experiencias de felicidad. Esta máquina “diabólica y engañosa” destruye el libre albedrío de los hombres y evade toda responsabilidad humana en la construcción de un futuro que le llene la mente y el alma de momentos importantes. Además, no hay diferencia entre drogarse y usar una máquina de la felicidad. Ambas son “felicidades” absurdas y vacías de propósito existencial, que solo proporcionan una pseudo sensación de felicidad pasajera que aunque sea placentera, es totalmente ajena a la realidad de esta vida. Muchos adictos entran al mundo de las drogas buscando una sensación de felicidad. Además de evadirse de la realidad que ellos viven, porque esta realidad a veces les agobia, aburre, atormenta o amarga profundamente la existencia. Es que el ser humano no siempre sabe cómo vivir una libertad responsable. Muchas veces tiene miedo de esa libertad, aunque reclama experimentarla a como dé lugar.
Aunque sea cierto lo que Camus cree, que hay muchas formas de ser feliz en esta vida, creo que la felicidad completa y constante nunca se vivirá en esta existencia. Posiblemente, la mejor forma de ser feliz en este mundo sea entregarle a Dios todos nuestros anhelos más profundos de felicidad que hay dentro de nosotros mismos, en nuestras familias, en nuestros trabajos y renunciar a ese propósito egoísta de auto satisfacción y orgullo humano. También es interesante el pensamiento de Joanne Ciulla, filósofa contemporánea estadounidense, quien nos invita a reflexionar sobre la ética del trabajo. Ella dice una gran verdad: la mayor parte del tiempo de nuestro día, la pasamos en el trabajo. Por lo tanto, es importante que encontremos un trabajo que nos guste o nos haga sentir útiles.
Pienso que por este motivo, si ese trabajo no nos gusta, deberíamos tratar de encontrar un trabajo que nos guste más, porque no siempre el trabajo que más pague es el mejor trabajo para nosotros y sea un trabajo que nos traiga satisfacción. Creo que se puede encontrar una espiritualidad del trabajo en las palabras del apóstol Pablo a los cristianos de la ciudad de Corinto: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” (I Corintios 10:31) y san Benito, fundador de la orden católica de los benedictinos acuñó la frase “Ora et labora” “ora y trabaja”, uniendo el trabajo a la práctica de la oración. Esta espiritualización del trabajo puede ayudar al trabajador que confía en Dios una mayor profundidad a la tarea que realiza si encomienda a Dios su labor. De manera muy similar, el teólogo y filósofo de la antigüedad (siglo IV) Agustín de Hipona también decía “Ora como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti”. Pienso que Dios también puede ser glorificado por el trabajo del cristiano devoto, quien piadosamente aprovecha el tiempo para ganarse el pan de su sustento y cuando puede encomienda al Creador su esfuerzo.
En conclusión, cada día que pasa, creo mas y mas con toda mi fe que: “solo Dios hace al hombre feliz”, como dice una vieja canción. Las diversas filosofías tratan de explicar el porqué de la existencia humana, el porqué del ser humano, pero solo Dios hace al hombre feliz. Ninguna maquina, ni ninguna experiencia humana, traerá verdadero propósito y felicidad al ser humano. Porque como expresó Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”(Juan 6:54). Es absurdo creer que seremos felices las 24 horas del día, los 365 días del año.
Jesús siempre fue honesto y realista con todos sus seguidores, como cuando les dijo:”En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Lamentablemente, todos los seres humanos nacemos pecadores y sin conocer la gloria de Dios (“por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”, como dice Romanos 3:23), como consecuencia de la desobediencia a Dios de Adán y Eva en los comienzos de la humanidad (Romanos 3:9-31); y esta es la razón por la que hay tanto sufrimiento y dolor en el mundo en el que vivimos (Génesis 3:17-18; Romanos 8:22). Pero además observo que el hombre postmoderno, en general, ha perdido esa capacidad de contemplar la belleza de la creación y adorar al Creador, lamentablemente. Es como dice
La segunda epístola a los creyentes en Corintio: “el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4). Aunque debo dar gracias a Dios porque finalmente, seremos verdadera y completamente felices cuando Jesucristo regrese a juzgar a los vivos y a los muertos y seamos resucitados de entre los muertos (2 Timoteo 4:1), como explicó san Pablo, apóstol de Jesucristo. Esta es la esperanza de eterna felicidad que tienen los cristianos. Esa sí que será “una buena vida”, que durará para siempre, por toda la eternidad. Gloria sea al nombre de nuestro Dios.

Bibliografía

Brainy Quote. (s.f.). Agustin de Hipona. Citas. Obtenido de https://www.brainyquote.com/es/citas/agust%C3%ADn-de-hipona_165165
Crash Course (02-13-2017). What Is A Good Life? Crash Course Philosophy #46. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=Ra1Dmz-5HjU
Edumangia. (02-18-2005).Ora et Labora: Una fórmula que todavía funciona (para desarrollar una actitud distinta frente al trabajo). Obtenido de http://edumangia.blogspot.com/2005/02/ora-et-labora-una-frmula-que-todava.html
Fromm, E. El miedo a la libertad. Editorial Paidos. Buenos Aires. Argentina.
Pipper, J. (01-18-2011). Desiring God, revised edition: Meditations of a Christian Hedonist. Crown Publishing Group.
Santa Biblia.
Witt, M. Solo Dios hace al hombre feliz – Marcos Witt. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=88CWfjVLpWA

 

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s