Naturaleza vs Crianza


Naturaleza vs Crianza

Por Paulo Arieu

En los últimos tiempos, luego que el investigador Francis Collins, biólogo evolucionista cristiano descifrara el genoma humano, muchos investigadores han ido descubriendo que genes afectan el desarrollo humano y provocan enfermedades. Por este motivo se ha hecho popular el debate entre los científicos sobre este tema. Los científicos se han estado preguntando si es la naturaleza o el medio ambiente socio cultural lo que determina ciertas enfermedades a nivel de la salud mental. Las opiniones están divididas. Sin embargo todo parece indicar que si bien los genes son los responsables de la aparición de muchas enfermedades, el medio ambiente también tiene mucho que ver en este tema. Entonces, el debate contemporáneo, casi siempre está enfocado en comprender cómo y cuál es el efecto que los genes tienen sobre las personalidades humanas en oposición a las influencias del ambiente y el desarrollo temprano del individuo.

Francis Collins es un médico y químico de reconocida trayectoria, quien hizo pública la secuencia del genoma humano y la entregó sin restricciones, al beneficio de la humanidad. Es reconocido en el mundo de la ciencia no solo por el descubrimiento de la secuenciación del genoma humano sino también por su interés en la ética del contenido genético. El presidente de los EE.UU, Barack Obama, lo calificó públicamente como “uno de los mejores científicos del mundo” (BM,06-25-2012). A partir de su trabajo científico, el tema de los genes ha tomado popularidad no solo entre los científicos sino también en la cultura general. También se ha hecho famoso por sus expresiones. Francis Collins ha revisado el genoma humano y luego de esto ha afirmado que “no hay gen gay y no hay gen Dios”(Protestante Digital, 03-27-2017). Él ha afirmado que ninguna persona está predeterminada a ser homosexual ni ninguna persona está tampoco predeterminada a creer en Dios, a causa de los genes.

Por lo tanto, está demostrado que existe un componente innegable hereditario en muchos de los rasgos del comportamiento de los seres humanos, pero esto no determina 100% que estos rasgos siempre se hereden.  Como resultado de muchas investigaciones científicas realizadas con gemelos idénticos, se observa que incluso los rasgos heredados no se desarrollan inevitablemente ni tampoco siempre se heredan. El Dr. Collins incluso ofrece datos estadísticos de cómo influyen los factores genéticos o hereditarios en los rasgos de la personalidad: “-buena habilidad cognitiva: 50% -extroversión: 54% -tendencia a neurosis: 48% -personalidad abierta, expansiva: 57% -tendencia a agresividad: 38% -tendencia al tradicionalismo: 54%” (Protestante Digital, 03-27-2017).

También se ha demostrado que la naturaleza o  la genética tienen su importancia en el desarrollo de enfermedades del área de la salud mental, como la esquizofrenia , la depresión bipolar y la depresión mayor: Por ejemplo Good Therapy (08-12-2015), una asociación de profesionales de salud mental de más de 30 países en todo el mundo y centros de rehabilitación y tratamiento en todo Estados Unidos que apoyan los esfuerzos para reducir el daño en la terapia, cita que “la enfermedad de depresión bipolar, es de cuatro a seis veces más propensa a desarrollarse cuando hay una historia familiar de la condición”. Sin embargo, el desarrollo de esta enfermedad no es 100% genético. Los efectos del medio ambiente (educación, ambiente familiar, situaciones adversas de la vida) tienen mucho que ver en el desarrollo de esta enfermedad. Cuando se dan ciertas circunstancias adversas, este tipo de enfermedad detona en el organismo.

Lo mismo sucede con la depresión. Hernàndez &  Marañón & Mato (s.f) afirman que “la depresión, al igual que la mayoría de enfermedades que afectan al ser humano, tiene un componente genético y un componente ambiental”. Entonces, aunque la depresión tiene un gran peso de los genes, también tiene un componente ambiental que puede alterar la predisposición de padecer o no la enfermedad. Hernàndez &  Marañón & Mato (s.f) afirman que según un estudio llevado a cabo por Eva Radei, mediante una investigación realizada en ratas cuyo resultado se puede trasladar a la especie humana, los genes no tienen la última palabra a la hora de determinar si una persona va a sufrir o no depresión. El ambiente es también un factor importante y un entorno favorable puede anular la predisposición escrita en el ADN. Del mismo modo, demostraron que también se puede tener depresión sin predisposición genética si se está en un entorno desfavorable (monótono, estresante…) (Hernàndez &  Marañón & Mato, s.f).

Richard Dawkins,un etólogo inglés, biólogo evolutivo y autor de ‘El gen egoísta’ y ‘El espejismo de Dios’ , miembro emérito de New College, Oxford, y Profesor de Ciencia de la Universidad de Oxford, en una entrevista que le hizo el diario El Mundo, de España, a la pregunta de si somos esclavos de los genes, el respondió que no (Suarez, 02-07-2009). No somos esclavos de nuestros genes, en general, ya que ningún ser humano puede predeterminar el sexo de sus hijos en el momento de la concepción, sino es manipulando el código genético, ni tampoco ningún ser humano puede cambiarse el sexo, por mas que tome hormonas o se ampute ciertas partes del cuerpo. Por lo tanto, si bien puede demostrarse que muchas enfermedades están determinadas por el ADN , también puede decirse que el ADN está determinado por el contexto, como explica Triglia (s.f.). Triglia (s.f.) también dice que “tanto nuestros actos como el contexto el que los desarrollamos condicionan notablemente qué genes se manifiestan, en qué momento lo hacen… ¡e incluso si nuestros genes van a ser transmitidos o no!” Porque sin dudas, la esencia misma de la evolución es tanto la interacción de lo genético como nuestra relación con el mundo en el que vivimos y las experiencias a las que nos exponemos en esta vida.

Es verdad entonces que los factores genéticos tienen muchísimo que ver en la predisposición para una enfermedad en particular se genere en el cuerpo de una persona. Pero también es verdad que la posibilidad de que una persona desarrolle esa enfermedad depende en cierta forma también del medio ambiente, de cómo ha sido la crianza de las personas. Los científicos pueden darse cuenta que detectando a tiempo una variante genética en el organismo, que indicara la posibilidad de desarrollar, por ejemplo, en el caso de una enfermedad mental. Entonces, esta información podría utilizarse para prevenir que la condición no se desarrolle. O si llegara a producirse la enfermedad, esta sea de menor importancia y efecto, mejorando o previniendo la forma de crianza.

Sin dudas, esta situación ayudaría a prevenir muchísimas enfermedades del área de la salud mental, como la depresión, la bipolaridad o la locura. Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en las palabras del rey hebreo David, autor de innumerables y preciosos salmos, quien escribe que Dios hablará palabras de paz para que Su pueblo no enloquezca. Este rey escribió en un precioso salmo que “escucharé lo que Dios el Señor va a decir; va a hablar de paz a su pueblo y a sus santos,para que no caigan en la locura.”(Salmo 85:8). Las palabras que Dios habla son palabras que traen paz al corazón del ser humano. Esto muestra que es posible evitar la locura y prevenirla, escuchando y poniendo en práctica las enseñanzas de la Biblia.

Dios es un “Dios de paz y no de confusión” (I Corintios 14:33).  El no desea que los hombres se enloquezcan. Su paz “sobrepasa el entendimiento humano” (Filipenses 4:7).  El primer rey hebreo, anterior al rey David, fue el rey Saúl. El desobedeció las órdenes de la Palabra de Dios y practicó el ocultismo y terminó medio loco y suicidándose (I Samuel 13-15; 1 Crónicas 10: 1-7). Saúl hizo lo que le vino en ganas y terminó padeciendo muchísimo (I Samuel 16:14-23). El rey David obedecía a Dios y terminó ocupando el trono del rey Saúl. Saúl estaba afectado de bipolaridad y esquizofrenia aguda debido a su negligencia en obedecer al Señor. Sus enfermedades,seguramente, pudieron haber sido evitadas, si las circunstancias de su vida hubiesen sido otras, ya que Dios no predestina a nadie al sufrimiento ni a la enfermedad.

También tenemos el caso del científico Edward Osborne Wilson (10 de junio de 1929), generalmente citado como E. O. Wilson, es un biólogo, investigador, teórico, naturalista y autor estadounidense. Su especialidad biológica es el estudio de hormigas, en el cual lo han llamado el experto principal del mundo. Wilson ha sido llamado el padre de la sociobiología y el padre de la biodiversidad, por su defensa del medio ambiente y sus ideas secular-humanista y deísta relacionadas con asuntos religiosos y éticos. Quienes creen en el determinismo biológico son los sociobiologos, quienes a instancias de EO Wilson, asumen que características como la auto-justicia, la gratitud, la simpatía, la sinceridad o la culpabilidad, son comportamientos sociales que están influenciados biológicamente,. Según ellos creen, estas características han sido codificados en el seno de nuestros genes y han sido diseñados por las fuerzas de la evolución natural para determinar la supervivencia de la raza humana. La ciencia biosocial se utilizó como si fuese un disfraz para promover la agenda del movimiento eugenésico. 

James Fallon, es un neurocientífico que descubrió que él tenía el cerebro de un psicópata. El era un determinista, pero unos experimentos que realizó cambiaron su forma de ver el mundo. Stromberg (11-22-2013), del diario SMITHSONIAN, afirma que Fallon, mientras estudiaba escáneres cerebrales para buscar patrones que se correlacionen con el comportamiento psicopático, descubrió que su propio cerebro se ajustaba al perfil de un psicópata. Stromberg cita que este científico reportó que

“Por pura casualidad, también estaba haciendo un estudio sobre la enfermedad de Alzheimer y, como parte de eso, tenía escáneres cerebrales de mi parte y de todos los miembros de mi familia directamente en mi escritorio. Llegué al final de la pila y vi este escaneo que obviamente era patológico…Sabiendo que pertenecía a un miembro de su familia, Fallon verificó un error en la máquina de PET de su laboratorio (funcionaba perfectamente) y luego decidió que simplemente tenía que romper el cegamiento que le impedía saber de quién era el cerebro. Cuando buscó el código, fue recibido por una revelación inquietante: el cerebro psicopático representado en el escaneo era el suyo“ (Stromberg 11-22-2013).

Estos descubrimientos han hecho que este científico se replanteare sus convicciones científicas anteriores. Él está convencido que su infancia fue lo que lo salvó de un destino seguramente horrible. Cree que el haber crecido en un entorno cariñoso y enriquecedor lo ayudó a convertirse en un adulto exitoso y piensa que este factor de crianza puede haber sido eficaz para evitar que desarrolle rasgos de psicopatía más profundos. Aunque en su línea familiar este científico cuenta con siete presuntos asesinos, el ahora es un científico respetable, un hombre de familia y es feliz con su matrimonio. Él está convencido que la infancia tiene mucho que ver en el destino de la persona. Ciertos test neurológicos que él se realizó dan cuenta que el tiene el perfil psicológico de un psicópata.(Stromberg 11-22-2013). Al igual que el, muchos científicos no creen que la genética sea la única responsable de las enfermedades. Good Therapy (08-12-2015) afirma que “los aspectos ambientales, como los hábitos de los padres, amigos o pareja, también pueden ser factores importantes que contribuyen al desarrollo de una adicción”. Pero, Fallon también cree que hay un tercer ingrediente que a él lo está ayudando a ser ahora una mejor persona, además de la genética y el medio ambiente: el libre albedrío.

En conclusión, es verdad que existe un debate entre quienes creen que la naturaleza (la genética) es la responsable directa de muchas enfermedades, por ejemplo las mentales. Los científicos se preguntaron desde hace tiempo si es la naturaleza o la crianza  lo que determina ciertas enfermedades a nivel de la salud mental. Como resultado de estos debates, las opiniones están divididas. Pero luego que el genetista cristiano Francis Collins descifró el genoma podemos afirmar que no todas las enfermedades están predeterminado por los genes. Este científico ha demostrado que nadie nace gay ni nadie nace creyente en Dios.

Entonces, se ha demostrado que existe un componente innegable hereditario en varios de los rasgos del comportamiento humano, pero esto no determina que estos rasgos siempre se hereden.  No siempre los rasgos heredados se desarrollan inevitablemente ni tampoco siempre se heredan. Aunque enfermedades como la esquizofrenia , la depresión bipolar y la depresión mayor tienen muchas posibilidades de desarrollarse, no siempre sucede. La influencia del medio ambiente (la educación, el ambiente familiar donde se crió, las situaciones adversas de la vida) tienen mucho que ver en el desarrollo de esta enfermedad. Cuando se presentan ciertas circunstancias adversas, estas enfermedades pueden detonar en el organismo. La depresión es un buen ejemplo de esta situación. Aunque la depresión tiene un componente hereditario, son las circunstancias ambientales las que lo hacen detonar.

Científicos como Richard Dawkins han respondido que no somos esclavos de los genes. Aunque esto es en cierta forma una verdad, nadie puede alterar su genética sin manipulación previa a la concepción de la criatura.Por esta razón se equivocan aquellas personas que creen que mutilando el cuerpo este se podrá modificar en su genética.  Entonces, es cierto que los factores genéticos son responsables en la causa genética de una enfermedad, pero que esa enfermedad se genere depende del medio ambiente o de la crianza de las personas. En la Biblia encontramos casos de desobediencia a Dios, que nos muestran que como consecuencia brotan enfermedades mentales graves como la depresión, la bipolaridad, la esquizofrenia, la locura y el suicidio.

Los científicos predeterministas creen que en los genes están escritas las enfermedades y que estas aparecerán si o si. Pero científicos como James Fallon, han demostrado que una buena crianza pueden detener, frenar o aminorar ciertas tendencias genéticas socialmente reprochables.

Referencias

BM. (06-25-2012). Francis Collins: uno de los científicos más influyentes del mundo. Obtenido de http://bitacoramedica.com/francis-collins-uno-de-los-cientificos-mas-influyentes-del-mundo/

Good Therapy (08-12-2015). Nature vs. Nurture Debate. Obtenido de https://www.goodtherapy.org/blog/psychpedia/nature-versus-nurture

Hernàndez,M. &  Marañón,Q. & Mato,X. (s.f). GENÉTICA DE LA DEPRESIÓN. Universidad Autónoma de Barcelona. Obtenido de http://bioinformatica.uab.cat/base/documents/genetica_gen/portfolio/Gen%C3%A9tica%20de%20la%20depresi%C3%B3n2016_6_20P8_43_9.pdf

Protestante Digital. (03-27-2017). No existe ni «gen gay», ni «gen de Dios», según Collins, director del proyecto Genoma Humano. Obtenido de http://protestantedigital.com/sociedad/19361/No_existe_ni_%C2%ABgen_gay%C2%BB_ni_%C2%ABgen_de_Dios%C2%BB_segun_Collins_director_del_proyecto_Genoma_Humano

Stromberg, J. (11-22-2013). The Neuroscientist Who Discovered He Was a Psychopath. Obtenido de https://www.smithsonianmag.com/science-nature/the-neuroscientist-who-discovered-he-was-a-psychopath-180947814/#RLhGKtLR5Tp0YzqI.99

Suarez, E. (02-07-2009). ‘Desde Darwin, no se sostiene que un ser superior haya creado el mundo’.  Obtenido de http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/06/ciencia/1233946941.html
Triglia,A. (s.f.) Somos esclavos de nuestros genes? Obtenido de https://psicologiaymente.net/psicologia/somos-esclavos-de-nuestros-genes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s