Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte IV


Los cristianos: ¿debemos ser personas tolerantes o intolerantes?

parte IV

Por Paulo Arieu

Jesús-perdona-a-una-mujer-adúltera

Introducción

Esta es la cuarta entrega de esta serie de artículos que he estado reflexionando e investigando sobre el tema de la tolerancia y la intolerancia. Toda esta reflexión e investigación se generó al leer un artículo donde se comentaba de la posibilidad de expulsar de la membrecía de una iglesia bíblica a aquellos miembros que estudiasen Psicología. Algunos líderes evangélicos sumamente influyentes, en su enfrentamiento con la cultura secular de nuestros tiempos han adoptado una actitud de tendencia intolerante que puede traer consecuencias aun sobre los psicólogos cristianos en muchas iglesias con líderes intolerantes y con rasgos de liderazgo autoritario. Lamentablemente no se distingue la Psicología como ciencia de la Psicología como terapia (psicoterapias). Es obvio que la Psicología ha tenido un gran impacto sobre la comunidad cristiana durante los pasados treinta años. !Ya sea que el impacto haya sido positivo, negativo o neutral es a menudo el tema de un debate candente!

¿Que es la Psicología? Minirth y Meier dan una amplia definición en su Introduction to Psychology and Counseling: 

“Psicología es el estudio científico de la conducta del organismo. Los psicólogos básicamente tratan de encontrar lo que mueve a la gente y cómo funciona su mente. La psicología se puede pensar como el estudio de cómo las criaturas vivientes son capaces de interactuar con su entorno y el uno con el otro, y como hacen frente con y sin éxito con ese entorno” (p.15) [0]

Vemos en muchos comentarios que algunos líderes evangélicos creen que la Psicología Cristiana se ha convertido en una especie de “vaca sagrada”; como Jim Owen dice en Christian Psychology’s War on God’s Word:

“La presuposiciones y los métodos de consejería de la psicología se han convertido tan integradas al pensamiento evangélico en cada nivel que atreverse a criticar es invitar a la ira y a la censura. Las verdades “descubiertas” practicadas por la sociología ‘cristiana’ se están acercando rápidamente al estatus reservado a la Escritura.” [1]

Pero no existen vacas sagradas en el cristianismo, fuera de las verdades históricas que ya la Iglesia trasó y defiende desde siglos. Hay muchos temas que dividen a los cristianos el día de hoy, pero no hay tema que sea más controversial en muchos círculos teológicos que el de las relaciones entre la Psicología secular y la Teología cristiana. Algunos maestros cristianos populares están dispuestos a abrazar las teorías y prácticas de la Psicología moderna e integrarlas con las verdades cristianas bíblicas: (“toda verdad es la verdad de Dios”). Pero hay muchos otros que rechazan completamente la Psicología moderna, se refieren a ella con desaprobación como “psico-parlería,” y condenan los escritos de quienes se atreven a citar los hallazgos de quienes la practican. Pero satanizar la Psicología como ciencia por el hecho de que algunos psicólogos sin fundamento bíblico sólido pongan en duda o minimicen la suficiencia de las Escrituras, es lo mismo que negar la importancia de la capacitación teológica por el hecho de que hay teólogos liberales que niegan la autoridad e inerrancia de la Palabra de Dios que es inspirada por el mismo Señor. O prohibirle a alguien que estudie literatura antigua, por ser esta pagana.O impedir que estudien filosofía porque los pensadores griegos no son cristianos.

Lamentablemente, hay algunos psicólogos cristianos que minimizan las verdades de la Biblia o no la tienen mucho en cuenta. Por ejemplo Minirth y Meier dicen:

“uno podría difícilmente esperar encontrar material relacionado con el campo de la psicología dentro de las Escrituras, excepto en donde ilustra directamente o discute un aspecto particular del comportamiento humano” (Introduction to Psychology and Counseling, p. 16).[2]

Muchos psico – sociólogos cristianos nos dicen que la Psicología y las Escrituras ni siquiera hacen frente a los mismos temas. Estos errores de concepto provocan el celo de muchos teólogos que obviamente rechazan entonces todo diálogo interdisciplinario. La Biblia es suficiente para equiparnos para toda buena obra (2 Tim. 3:15, 16) y para proveer, a través del conocimiento de Cristo, todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Ped. 1:3, 4). Pero obviamente, si uno tiene un dolor, va a un médico para que lo diagnostique, seguramente después de haber orado al Señor. De igual manera, hay muchos sicólogos clínicos que están capacitados para aconsejar y para diagnosticar problemas de salud mental. Tener en cuenta este detalle es parte de nuestra responsabilidad con la salud y el bienestar físico personal. No significa agregar alguna “verdad científica” al canon de las Escrituras ni negar la suficiencia de las Escrituras. Pero quitarle este derecho a la persona es lo mismo que censurar a alguien porque se realizó una transfusión de sangre o se realizó un trasplante de órganos cuando esto no está ordenado en las escrituras. Grupos sectarios e intolerantes como los Testigos de Jehová se niegan a realizarse transfusiones de sangre porque no están ordenados en la Biblia y prefieren dejarse morir antes que aceptar sangre ajena en sus cuerpos. También hay casos de cristianos que se han negado llevar sus hijos al médico esperando que Dios los sanara y estos han muerto. Obrar de esta manera, es poner en riesgo la salud del individuo y seguramente traerá la severa intervención de la  justicia de los hombres.

Personalmente prefiero no satanizar la Psicologia ya que creo que hay muchos aspectos en los que esta pueda ser útil. Aunque es verdad que algunas de las teorías psicológicas y prácticas que están siendo introducidas en el cristianismo distorsionan importantes doctrinas bíblicas y potencialmente pervierten la misión y ministerio de la Iglesia, no creo que demonizar o rechazar la Psicología moderna sea un criterio que edifique al cuerpo de Cristo. Creo que motivar a los psicólogos cristianos a que se capaciten en teología bíblica básica y en consejería bíblica es lo mas acertado antes que alejarlos de las iglesias. Y enseñar a los psicólogos a que reflexionen a la luz de la Biblia. Es muy cierto que la Psicología ha cruzado la línea e invadido la enseñanza cristiana con muchas de sus teorías ateas y humanistas seculares, pero nuestra defensa contra tal invasión se debe enfocar primeramente en discipular las personas con el Evangelio de Jesucristo y no en satanizar la ciencia ni excomulgar a los científicos de la conducta. 

En este artículo veremos la intolerancia en el Nuevo Testamento.

En el Nuevo Testamento:

En el Nuevo Testamento, bajo la Gracia de Dios, el favor misericordioso del Señor lo vemos en relación al amor de Dios que se da a conocer ahora en forma directa y personalizada en Jesucristo. Dios ha enviado a su Hijo Jesucristo, su unigénito hijo al mundo y El dará su vida voluntariamente por amor, para salvación de los pecadores. (ver Juan 3:16). Como la Biblia dice: Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12 RV 1960). Pero sin dudas, predicar esto a un mundo relativista como el nuestro hoy en día, es muy posible que provoque una reacción intolerante entre las personas formadas bajo esta cultura postmoderna, relativista y escéptica de nuestros tiempos. Pero si predicamos salvación en el nombre de Jesús, lo hacemos por amor a un mundo perdido y por mandato del mismo Jesucristo. Y lo hacemos de manera absoluta, ya que la obra de la cruz es una verdad no negociable. Pablo declara que Dios ha escogido salvar este mundo por la predicación del Evangelio (1 Corintios 1:21). Es el poder de Dios para salvación (Romanos 1:16). El Evangelio es la proclamación del perdón de pecados, la justificación y la salvación eterna ganada para nosotros a través del sufrimiento y muerte sacrificial de nuestro Señor Jesucristo. El Espíritu Santo produce la fe salvadora por medio de oír el Evangelio (Romanos 10:17).

En general, en los evangelios, veremos a Jesús mostrando misericordia a sus compatriotas y a algunos pueblos vecinos de Israel. Por el otro lado, vemos a una sociedad intolerante como la de los judíos fariseos y saduceos que no soportaban que Jesús dijese que El es Dios, por considerarlo una blasfemia. No bastaban los milagros, las sanidades, los exorcismos, las enseñanzas pegadas a la Ley de Moisés que Jesús daba, para que estos hombres abrieran sus ojos y oídos a la voz de Dios. Y así se confabulaban para matarlo. Al final, convencieron a las autoridades romanas y lo crucificaron. Pero luego, al tercer día, Dios lo resucitó de entre los muertos. Y sus discípulos salieron por todos lados sumamente emocionados y motivados, compartiendo estas excelentes noticias por todos lados, con mucha autoridad espiritual. Muchos creyeron al escuchar este mensaje y al ver las sanidades y los milagros que los discípulos hacían por mandato de Jesucristo, pero otros demostraron su intolerancia, matando a veces a estos mensajeros (Ver Mateo 23:37).

¿Porque mataban a los predicadores que Jesús enviaba? Los mataban porque el mensaje de salvación por medio de la fe en Jesucristo,  ofende al pecador, al darse este cuenta de lo horrible de sus pecados. Pero nosotros debemos predicar con amor este mensaje de redención, evitando caer en el fanatismo. Por ejemplo, Jesús escupía a algunos enfermos para sanarlos, esto no significa que nosotros debamos escupirle a la gente para que Dios los sane. Esos eran los métodos del Señor Jesús para sanar los enfermos [3]. En Marcos 11:15-18 (NBLH), leemos que Jesús echa a los mercaderes del Templo, utilizando un látigo.

Llegaron a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas,  y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. Y les enseñaba, diciendo: “¿No está escrito: ‘Mi casa sera llamada casa de oracion para todas las naciones’? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones.” Los principales sacerdotes y los escribas oyeron esto y buscaban cómo destruir a Jesús, pero Le tenían miedo, pues toda la multitud estaba admirada de Su enseñanza.

Obviamente, nosotros no debemos actuar de esta manera, con ese celo. Seríamos acusados de intolerantes inconoclastas e iríamos presos. Pero Jesús es Dios hecho hombre y el derramó su santa ira contra aquellos que profanaban su templo. Pero nosotros debemos tratar de hacer entender el evangelio a la persona, pero no por nuestra sabiduría o conocimiento, sino por la misma sabiduría y autoridad de Dios que tiene el mensaje de la Palabra de Dios. Esto quizás lleve al relativista a cambiar su forma de pensar y a darse cuenta que su pensamiento o su vida no es correcta a los ojos de Dios. Pero si la persona no está de acuerdo, debemos mostrarle que no fue un intento por ofenderla, sino por compartir algo que es sumamente importante para nosotros, pero que respetamos su opinión, sin caer en el autoritarismo, en el fundamentalismo y en airarnos contra esa persona innecesariamente. Porque actuar ofendiendo al prójimo o reaccionando como si la persona nos estuviese ofendiendo directamente a nosotros. Somos personas comprensivas, tolerantes, pero esto no significa que estemos de acuerdo en todo con las acciones pensamientos del pecador.

Algunos ejemplos de intolerancia

  • En  Lucas 9:49-50, vemos a los discípulos de Jesús, que habían encontrado a alguien predicando y realizando exorcismos en nombre del Señor. Juan, dijo que habían visto a un predicador echando fuera demonios en el nombre del Señor, y trataron de impedírselo porque no andaba con ellos. Pero Jesús les respondió que no lo detuvieran ya que no estaba predicando en contra de Jesucristo sino que estaba a su favor.
  • En Juan capítulo 13, vemos la actitud de servicio del Señor Jesús, quien le lavó los pies a sus discípulos, demostrando su humildad y espíritu de servicio. Porque Jesucristo “estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”(Filipenses 2:8 RV 1960). Y nos dejó ejemplo a nosotros. Es interesante observar que evidentemente lavó los pies de los discípulos y tambien los pies de Judas. Jesús no lo maltrató ni le negó el servicio, pero el corazón de Judas ya estaba endurecido e impuro por su traición al Maestro. Y eso que Jesús sabía que esos pies ya habían ido al sumo sacerdote para averiguar cuantas monedas valía Jesús (ver Mateo 26:14-16,Lucas 22:3-6). Luego, cuando Judas llegó con el grupo al jardín,  ve a Jesús y sus discípulos y se dirige directamente hacia ellos. Y habla con Jesús y le dice: “¡Hola, Rabí!” y le da un beso cariñoso. Jesús le pregunta: mi amigo, dime por favor a qué has venido (ver Mateo 26:49, 50). Pero él mismo Señor se autoresponde y dice: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?(Lucas 22:48 LBLA). Así es, ¡Judas acababa de traicionar a su Maestro!
  • En Hechos 7:57-59 vemos que los judíos se mostraron intolerantes con la predicación de Esteban, discípulo griego de Jesucristo y arremetieron en contra de el y lo apedrearon, convirtiendo a este joven en el primer martir de la iglesia novotestamentaria. 
  • Los judíos manfiestaron su intolerancia total en contra de los primeros cristianos y el judío Saulo de Tarso, antes de convertirse en el apostol Pablo también actuaba intolerantemente en contra de los cristianos y “hacía estragos en la iglesia entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los echaba en la cárcel.”(Hechos 8:1-3)
  • En Hechos 13:50 leemos que “los judíos instigaron a las mujeres piadosas y distinguidas, y a los hombres más prominentes de la ciudad, y provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de su comarca.
  • En Mateo 19:13-14 vemos que los discípulos del Señor se mostraban intolerantes con los niños y no querían que molestasen al Señor Jesús. Pero Jesús les dijo: “Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos.” 
  • En el Antiguo Testamento vemos que Moisés actuó de manera airada,violenta e intolerante con los hebreos, a causa de la idolatría del Pueblo. Dice el libro de Exodo que: “Y sucedió que tan pronto como {Moisés} se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas; y se encendió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte. Y tomando el becerro que habían hecho, {lo} quemó en el fuego, lo molió hasta reducirlo a polvo y lo esparció sobre el agua, e hizo que los hijos de Israel {la} bebieran.(Éxodo 32:19-20). Pero si miramos a Jesus en la cruz, no lo vemos actuando de manera intolerante con los pecadores que estaban sentenciados al lado de el sino que con amor, perdonó a uno que deseaba entrar al Paraiso. Cuando los soldados Romanos clavaron a Jesús en la Cruz, dos ladrones fueron crucificados con Él, uno a Su lado derecho y el otro a Su lado izquierdo. Durante las primeras horas que Cristo estuvo en la Cruz, se nos dice en el Evangelio de Marcos que estos dos hombres lo injuriaban:  “También los que estaban crucificados con él le injuriaban [lo reprendían, Strong]” (Marcos 15:32). Según el Evangelio de Mateo, los dos ladrones repetían lo que los principales sacerdotes y los escribas gritaban. “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él…Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él” (Mateo 27:42, 44). Pero, mientras el día avanzaba, en uno de los ladrones hubo un cambio de corazón. Él admitió que era pecador, que merecía la crucifixión, pero dijo sobre Jesús: “Éste ningún mal hizo” (Lucas 23:41). Entonces, arrepentido le dijo a Jesús: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). Sin dudas que fue una oración simple, sencilla, pero que reflejó su conversión, el cambio en su corazón. Entonces, como respuesta, Jesús le dijo que De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).  En Lucas 23:34 dice: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” Jesús en la cruz, solicita el perdón del Padre en referencia al pueblo judío en general y en concreto a los que lo crucifican. No se mostró agresivo ni airado con las personas alrededor de El ni con sus verdugos.
  • Tampoco Jesús se mostró intolerante con la mujer pecadora y adúltera sino compasivo y misericordioso (Ver Juan 8:2–11). 
  • En Mateo 15: 21-28, vemos que Jesús se mostró intolerante con la mujer cananea al igual que sus disípulos quienes actuaron como si fuesen matones guardaespaldas del Señor mas que líderes espirituales; pero finalmente Jesús la bendijo al ver la fe excepcional de ella. Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”(RV 1960). San Mateo nos dice que con motivo de la actividad de Jesús en Galilea, se había “extendido su fama por toda Siria” (Mat. 4:24). Tiro es vecino a Galilea, por tanto habían escuchado a Jesús en esa zona, precisamente junto al lago. También habían sido testigos presenciales de muchas curaciones (Mar 3:8.11). Entonces la noticia de su llegada por esa provincia corrió con mucha rapidez, por eso la mujer cananea sale en busca de Jesús, ella necesita de él, y pide su ayuda. La mujer insistía mucho con sus gritos, es por eso que los discípulos le ruegan a Jesús que la atienda y la despida. Actuaron bastante mal con la pobre mujer. Encima, vemos que Jesús tarda en responder. Posiblemente la espera era para avivar la fe. Es posible. Pero en verdad su misión era con los hebreos no con los cananeos.
  • En 1 Timoteo 4:7 vemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, su discípulo, para que sea intolerante “con las fábulas profanas propias de viejas”, que seguramente negaban la resurrección de Jesús.
  • En 2 Timoteo 3:3-9, leemos que el apostol Pablo le escribe a Timoteo, advirtiéndole que evite el tener que relacionarse con personas con un caracter profundamente pecaminoso, que solo tendrán una apariencia de piedad pero que es solo superficial.
  • En Hechos 15:36-41, leemos que hubo un desacuerdo muy grande entre Pablo y Bernabé, su socio en las misiones, a causa de Juan Marcos. Leemos en la RV 1960 que “Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias “  Vemos a Pablo, Bernabé y Juan Marcos, que era el primo de Bernabé, joven e inexperto. Pablo creía que no se podía confiar mucho en él ya que Pablo y Bernabé le habían llevado en su primer viaje misionero y al finalizar su primera escala en la isla de Chipre al ver que las cosas se ponían difíciles, se apartó de ellos y volvió a Jerusalén. Pablo, visionario y con una energía casi inagotable, misionero, evangelista, maestro, siempre caminando hacia la meta. Bernabé tenía corazón para animar, consolar y edificar; juntándolos a los dos obtenemos una fuerza irresistible. A Marcos le faltaba todo eso. Bernabé continuaba insistiendo que llevara a Marcos y Pablo continuaba resistiéndose. A Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia. Para Pablo eso era una deserción, una apostasía. En Hechos 13:13 Lucas señala que Marcos los abandonó, pero aquí se lo denomina deserción; para Pablo era algo grave. El desacuerdo sobre Marcos era tan severo que Pablo y Bernabe se separaron. La palabra en el griego original es Paroxismo, que significa exaltación extrema de los afectos y pasiones[4]. Pablo y Bernabé sufrieron un paroxismo. Se dieron la mano y se separaron. Pero el Salmo 133:1 nos enseña que: ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna”. Aunque no siempre es posible ponerse de acuerdo, entonces, lo mejor es separarse.

Muchas veces en la historia han sucedido cuestiones doctrinales, pero no siempre han terminado en escándolo y en distanciamiento, como sucedió con Pablo y Bernabé. Dos gigantes en la predicación del evangelio, como Wesley y Whitefield, estuvieron separados por convicciones doctrinales (calvinismo vs. arminianismo), pero fueron usados ambos por Dios en forma poderosa en su soberanía. Una lección permanente para que aprendamos a no descalificar a otros cristianos y a no reducir a Dios a nuestras propias categorías[9] Porque la verdad es que todos los seres humanos somos pecadores bajo la pena de muerte (Romanos 3:23). Pero se recalca que Dios ha provisto un medio de salvación en Cristo. El apostol san Pablo escribió que

Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad,  para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. En El tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia que ha hecho abundar para con nosotros… También en El hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de Aquél que obra todas las cosas conforme al consejo de Su voluntad, a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo (el Mesías), seamos para alabanza de Su gloria. En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria.”(Efesios 1:4-8,11-14 NBLH).

Entendemos la toelrancia entonces de parte de Dios hacia nosotros que no nso destruyó por nuestros pecados sino que nos regaló una salvacióntan grande. Aunque Su intolerancia hacia el pecado es real. Pero sería bueno que la gente se diera cuenta de que deben odiar el pecado (Romanos 12:9) y amar a Dios (Deuteronomio 6:5) que actúa con justicia contra el pecado (2 Tesalonicenses 1:5–10). Sin embargo, aún a pesar de Su caracter “amorosamente intolerante”, Dios ofrece abundante misericordia a todos aquellos que le aman (Éxodo 20:6; Deuteronomio 7:9; Efesios 2:4). Por favor, le ruego que ud. considere reflexivamente estas verdades por un instante, si usted aún no lo ha hecho.

Pero no todos los cristianos entienden la tolerancia – intolerancia de la misma manera. Una hermana en la fe, dice en un artículo que escribió en su blog que:

Hay muchos que piensan que la tolerancia es una virtud, pero están equivocados. En el Reino de Dios no hay tolerancia, Dios es exclusivo por razones importantes…El que quiere tolerancia, es porque quiere libertad para pecar a su antojo y que nadie le corrija o reprenda. De todas formas, no existe la tolerancia. Dios no lo permite, sus leyes lo confirman. [5]

Esta apreciada hermana en Cristo entiende correctamente que Dios no es tolerante y que aquel que pide tolerancia es porque desea libertad para pecar y desobedecer a Dios, como se le da la gana. Pero sabemos que esto no siempre es así. Como hemos visto en los artículos anteriores, Dios ha sido muy tolerante con los seres humanos. El apostol Pedro escribió en su epístola que Dios nos manda a amarnos verdaderamente unos a otros: Lo más importante de todo es que sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados.” (1 Pedro 4:8 NTV). ¿Acaso Pedro no conocía por experiencia propia que el Señor Jesús fue muy tolerante con él cuando lo abandonó en el momento de su crucifixión? Y luego no solo Jesús lo perdonó, sino que también lo restauró y lo utilizó en gran manera (Ver Mateo 26:34-35, 74-75; Lucas 22:34, 60-62; Juan 13:38, Marcos 14:30 y Juan 21:15-23). Como podemos leer en el comentario que la hermana reflexionó, parece referirse a la intolerancia de Dios con respecto al pecado y la intolerancia en contra de doctrinas erróneas que entran a la Iglesia y dividen el cuerpo de Cristo, desgarrándolo. Y en esto estamos completamente de acuerdo. Pero pienso que muchos cristianos están yéndose mas allá de este tema, dejando volar la mente y sus actitudes hacia alturas muy peligrosas, que rayan el fundamentalismo. Me parece mesurada la reflexión de Melissa Kruger,  quien explica que:

Dios nos llama a aborrecer el mal, mientras que al mismo tiempo nos advierte en contra de ser agentes de su ira. Debemos odiar el acto de robar mientras que mostramos misericordia y compasión a quien roba. Amar a la gente no quiere decir que debemos aceptar las decisiones que toman. Significa que abiertamente aceptemos y abracemos todo el que viene a nuestras vidas con un corazón comprensivo y con el mensaje y la esperanza del evangelio. Amamos a las personas cuando los llamamos a una vida alejada del pecado y a tener una relación con el Rey Jesús. Puede que esta no sea la definición que el mundo tiene de la tolerancia, pero es la forma más genuina de amar.[6]

Entendemos entonces que ser intolerantes al pecado no es convertirnos en nosotros los agentes de la ira de Dios. Aunque yo no puedo dejar de preguntarme ¿Por qué será que tenemos dificultad para aceptar las opiniones de otras personas como válidas, además de que la sola expresión de ellas, nos resulta motivo de enojo? Yo supongo que esto sucede muchas veces debido a nuestra estrechez espiritual. Porque es allí donde se origina la intolerancia. Y esa intolerancia que se opone a la libertad de conciencia termina deseando algún día la inquisición, como hacia la Iglesia católica romana antes del período de la Reforma. Son personas intolerantes y el Diccionario de la Real Academia Española define la intolerancia como “falta de tolerancia, especialmente religiosa.”[7]

Estoy de acuerdo con Michelen cuando dice que

El error y el engaño deben ser combatidos con firmeza, sobre todo cuando ponen en peligro la vida de una persona o, lo que es aun peor, el destino eterno de su alma.[8]

Es verdad que el rechazar las verdades de Dios es poner en juego la salvación eterna. Pero la intolerancia es la incapacidad humana para aceptar y respetar el comportamiento, las actitudes, las opiniones o las condiciones ajenas, cuando las percibimos de alguna manera diferente a las nuestras o alejadas de nuestros propios intereses o sentimientos. La intolerancia, es la negación de la diferencia y se caracteriza por una necesidad compulsiva de que los demás hagan sólo aquello que deseamos o que nos favorece. Tal parece que los seres humanos estuviésemos convencidos de que las personas que nos rodean, están allí con el único propósito de satisfacer nuestros caprichos y necesidades. Cuando el comportamiento ajeno no responde a nuestras expectativas la respuesta típica de la intolerancia es la irritabilidad; y la más intensa, grave y desmedida es la violencia. Una sociedad es violenta cuando no reconoce las diferencias que animan a grupos e individuos. Recordemos que por la intolerancia se envenenó a Sócrates, se crucificó a Jesucristo, se ordenó el exterminó de millones de judíos y cristianos. No es bueno ser intolerantes, la historia está llena de historias y testimonios de abusos por causa de la intolerancia.Ya suman unos 100 millones de muertos por la mayor epidemia y por la mayor confabulación de la historia de la humanidad: el SOCIALISMO. En todas sus versiones: Leninismo, Stalinismo, Maoismo [10]. Pero aun asi,con todos estos miles de muertos, todavía hay muchos grupos y lobbies hoy en día que son intolerantes. Pedían libertad para expresarse y cuando ya la tuvieron, entonces se proponen remover la democracia de sus pilares históricos. El escritor cristiano Ravi Zacharias en su “Examen de la intolerancia”, explica que aun aquellos que piden que seamos tolerantes con ellos, en el fondo también son intolerantes cuando no pensamos como ellos. Zacharias dice que:

Frecuentemente escucho a las personas decir que el cristianismo es intolerante. Después de todo, pide que todas las personas, sin excepción, piensen y actúen como Dios manda. Le exige a todas las personas que se inclinen solamente delante de Jesús. Pero en este sentido todas las religiones son intolerantes. Cada religión requiere que las personas sigan lo que ésta dice ser verdadera y correcto. «Cree como yo lo hago» es fácil de verse como una afirmación intolerante o «exclusiva». Pero otras afirmaciones suenan más aceptables, como «Tiene que permitir que otras personas crean lo que quieran». Sin embargo, usted puede poner la idea pra la franqueza de este examen: Pregúntese a sí mismo ¿Qué quiere decir esta persona con “Debe estar abierto todo”? Lo que quiere decir por lo general es: «Debe estar abierto a lo que estoy abierto y no estar de acuerdo con lo que no estoy de acuerdo». La persona que suena tolerante nunca le permitirá tener libertad de creer como desea. Eso es intolerancia y de la peor clase, ¡porque es intolerancia que no admite ser intolerante. [11]

Pero no debe sorprendernos la intolerancia medida, ya que no siempre la intolerancia del cristiano es una actitud alocada e intempestiva. La intolerancia en muchos casos puede ser justificada ante lo que llamamos una especie de ira santa. No es la ira de los hombres, ya esta ira es una actitud carnal.[12] Acaso el apostol Pablo no se mostró intolerante al ver la idolatría en Atenas? Su espritu sufría dentro suyo al ver la ciudad entregada al paganismo. Pero Pablo no se puso a ofender a los griegos paganos e idólatras ni los insultó ni empezó a maldecirlos ni a mandarlos al infierno, sino que Pablo les predicaba el evangelio de Jesús y de la Resurrección” (Hech. 17:18)

Pablo llegó a Atenas después de un turbulento tiempo en Tesalónica y Berea, probablemente en el Otoño del 501 d. C. o entre Febrero y Marzo del 51. Su estancia parece no haber estado planeado y resultó ser de relativamente poca duración. Primero “discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían” (Hech. 17:17). Lucas no dice cuantos días pasó Pablo ahí, pero por los pocos convertidos el lector se lleva la impresión de que no pudo ser mucho tiempo. House calcula aproximadamente dos semanas… Es posible que “la audiencia de Pablo pensaran que él estaba hablando acerca de dos deidades, Jesús (la deidad masculina) y la Resurrección (la deidad femenina). A la luz del hecho de que existían ciertas religiones donde la deidad masculina era traída otra vez a la vida por la deidad femenina, es posible que los escuchas de Pablo entendieran que él estaba hablando de dos dioses, Jesús y Resurrección.”

Al escuchar las palabras Jesús y Resurrección (v. 18), los atenienses infirieron que Pablo estaba predicando “dioses nuevos”. Atenas estaba familiarizada con muchos “dioses” pero un dios llamado Jesús y otro llamado “Resurrección” eran desconocidos para ellos. En el discurso en el Areópago Pablo también habla de Jesús (“el designado”) y la resurrección (“al haberle levantado de la muerte”, Hech. 17:31).[13]

Otro campeones de la fe cristiana, como Atanasio, quien fue “uno de los principales instrumentos de que Dios se valió, después de los Apóstoles, para hacer penetrar en el mundo las sagradas verdades del cristianismo”[14], tuvo que sufrir varios destierros antes de que sus ortodoxas convicciones teológicas pudiesen ser toleradas.

¿Porque creo que la tolerancia es un actitud importante para el cristiano? Porque

La práctica de este valor lleva a la persona a aceptar y respetar las formas de pensar y actuar diferentes a las nuestras. Si se admite que los demás son diferentes, se permite que cada uno pueda expresarse, actuar, lo cual implica el respeto y acatamiento hacia los otros.[15]

En cambio

La intolerancia es un antivalor y hace referencia a no aceptar, ni comprender el punto de vista de los demás, lo cual implica un elemento para que se inicien conflictos interpersonales. El aprender a tolerar lleva a la persona a respetar el modo de pensar y de vivir de los otros, lo cual presupone aceptar, apertura, escuchar y el ponerse en el lugar del otro. Con esta conducta, el ser humano manifiesta el reconocimiento de la dignidad del otro, a la vez que promueve modos de pensar y vivir distinto o diferentes al nuestro.[16]

Conclusión

Creo que respetar la otra persona es una característica que debe poseer todo cristiano. Pero no siempre debemos ser tolerantes, como ya cité. Que seamos tolerantes significa que no somos violentos, rebeldes, autoritarios, belicosos. Solo, como dice el salmista “Oh amadores de Jehová, odien lo que es malo.” (Salmo 97:10). El apóstol Pablo escribió: “Rechacen todo lo que sea malo, y no se aparten de lo que sea bueno” (Romanos 12:9 BLS). Y él apostol Pablo siempre vivió de acuerdo a esas palabras. Por ejemplo, en una ocasión supo que ciertos cristianos de origen judío evitaban a los cristianos que no eran de su raza. Aunque él mismo era judío, los corrigió con mucha firmeza (ver Gálatas 2:11-14). Además, sabía que Dios no es parcial y que el Señor no tolera el prejuicio entre sus siervos (ver Hechos 10:34).

Los cristianos que nos guiamos por las normas de la Biblia creemos que ” el Señor es nuestro juez,  nuestro legislador y nuestro rey;  él cuidará de nosotros y nos salvará”(Isaías 33:22 NTV), no toleramos la maldad entre nosotros. Por este motivo y para que la congregación cristiana se mantenga limpia de actos de maldad, no debemos dejarnos influir por quienes no desean obedecer a Dios. Por esa razón debemos seguir la instrucción bíblica de quitar a esos pecadores obstinados y desobedientes de en medio de nosotros mediante la disciplina biblica (ver 1 Corintios 5:11-13). Pero consideremos a Estados Unidos, que fue un país que se benefició con la llegada de cientos de inmigrantes cristianos de diferentes credos que escapaban de las intolerantes persecuciones en Europa. Lamentablemente, hoy en día, EE.U.U se dirige hacia una apostasía. Pero si fuera una bendición ser perseguidos, vivir bajo regímenes de intolerancia, porque no se quedaron en Europa siendo masacrados por la inquisición? Acaso todos en el fondo no deseamos tener libertad para poder expresar libremente nuestra adoración a Dios?

El salmista escribió que

  • “Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será […]. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Salmo 37:10, 11)

Espero sus críticas, comentarios y/o aportes al tema. 

Este artículo continúa…Dios lo bendiga!!!

Notas

Imagen: http://elretornodelreyjesus.blogspot.com/2016/06/juan-7-la-mujer-adultera.html?m=1

[0] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[1] https://idreformando.org/2013/01/31/el-cristiano-y-la-psicologia/

[2] https://evangelio.blog/2009/12/15/el-cristiano-y-la-psicologa/

[3] https://elteologillo.com/2013/02/02/los-metodos-de-sanidad-del-senor-para-con-los-enfermos/

[4] http://dle.rae.es/?id=Ry2HnWj

[5] https://logos77.wordpress.com/2009/04/04/la-tolerancia-no-es-de-dios/

[6] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-intolerancia-amorosa-de-dios/

[7] http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=intolerancia

[8] http://todopensamientocautivo.blogspot.com/2009/06/tolerancia-y-pluralismo.html

[9] http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap185

[10] https://laverdadofende.blog/2013/06/03/socialismo-100-millones-de-muertos/

[11] Ravi Zacharias. (2014). Jesús entre otros dioses.p.10. Grupo Nelson. Editorial Betania.

[12] En otras traducciones dice

  • LBLA No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • DHH No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo es propio de gente necia.
  • JBS No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque la ira reposa en el seno de los locos.
  • NBD No te dejes llevar por el enojo que sólo abriga el corazón del necio.
  • NBLH No te apresures en tu espíritu a enojarte, Porque el enojo se anida en el seno de los necios.
  • NTV Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios.
  • NVI No te dejes llevar por el enojo que solo abriga el corazón del necio.
  • PDT No te enojes con facilidad, porque enojarse es una tontería.
  • BLP No te dejes llevar por la cólera, pues la cólera habita dentro del necio.
  • RVA-2015 No te apresures en tu corazón a enojarte, porque el enojo reposa en el seno de los necios.
    RVC No dejes que el enojo te haga perder la cabeza. Sólo en el pecho de los necios halla lugar el enojo.
  • RVR1960 No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.
  • RVA No te apresures en tu espíritu á enojarte: porque la ira en el seno de los necios reposa.
  • TLA Si ya enojarse es malo, guardar rencor es peor.

[13] Alida Leni Sewell. Pablo en Atenas: Una Exanimación de su Discurso en el Areópago a la luz de su trasfondo Histórico y Filosófico. Obtenido de https://www.academia.edu/25920261/Pablo_en_Atenas
[14] http://www.eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1463

[15] Lucía Piedad Vieco & Hernando Duque. TERNURA Y TOLERANCIA. Editorial San Pablo.

[16] Ibid

Un comentario en “Los cristianos: debemos ser personas tolerantes o intolerantes? parte IV

  1. Buenos días. bendecidos. gracias grandemente por esta información. El Señor es tan bueno que levanta personas sabias y las utiliza para enseñarnos, Gloria al Señor Jesús de Nazaret amen

    Atentamente

    Cilenia Rodríguez

    ________________________________

    Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s