Religión y salud mental


Religión y salud mental

Por Paulo Arieu

libertad

Hablar de religión y salud mental es un tema muy dificil ya que en ambos bandos existen fanáticos que no ven con buenos ojos que ambas prácticas se mezclen. En el cristianismo encontramos muchos puristas de la fe, que imbuidos de un peligroso fundamentalismo no entienden los limites de la fe cristiana y cuestionan todo lo que los psicólogos dicen o lo miran con sospecha, utilizando para tal fin la Biblia. Por otro lado, muchos psicoterapeutas, no creen que la religión tenga algo importante que aportar a la ciencia y no ven con buenos ojos que los pacientes sean atendidos por sus ministros, sean estos consejeros bíblicos, pastores o sacerdotes. Optan por una estricta separación fe – ciencia. Pero de esta manera, el paciente queda muchas veces atrapado en medio de dos mundos que son diferentes y que poseen cosmovisiones diferentes (naturalismo científico vs teismo existencial) , pero que ambos tienen la intención de ayudar al ser humano que sufre.

La realidad que actualmente se vive en un país como los Estados Unidos hace que el enfoque estrictamente naturalista de la psiquiatría, muchas veces pierda de vista el aspecto numinoso del ser humano. Por este motivo ha sido que en la segunda mitad del siglo XIX, los nuevos movimientos, tanto en psiquiatría como en psicoanálisis, llevaron a la visión de que la religión y la enfermedad mental deberían estar separadas unas de otras.

Durante el transcurso del siglo XX, a los proveedores de salud mental se les enseñó a ver la religión con escepticismo y mantener la fe fuera de la terapia. Por ejemplo, Freud consideraba a la religión como “la neurosis obsesiva humana universal” (Freud, 1992, p. 43).Aunque sin embargo, Jung si tenía en cuenta el aspecto espiritual del ser humano. El incorporó a su comprensión de la relación entre religión y salud mental, el pensamiento del teólogo alemán Rudolph Otto, entendiendo la religión como “una irrupción de lo numinoso en el terreno de la conciencia de la vida cotidiana” (Mureddu Torres & Romero Zertuche, 2008, p.152). Jung (2006, p. 98) veía en cada paciente que acudía a él “un alma entera y con ella todo un trozo de mundo”.

Pero recientemente, las cosas han comenzado a cambiar de nuevo a medida que el papel que la religión puede desempeñar en el tratamiento de las enfermedades mentales se vuelve cada vez más claro. Es que la terapia religiosa no es tan diferente de la terapia tradicional en la mayoría de los aspectos. El psicólogo podría ofrecer ideas o herramientas para ayudar al paciente a resolver sus problemas. Pero la terapia religiosa también está enraizada en las creencias religiosas del paciente. Los terapeutas que tengan profundas convicciones religiosas y las apliquen en sus consultorios, podrán dar respuestas existenciales satisfactorias a los pacientes. El terapeuta cristiano, por ejemplo, podría ofrecer apoyo a través de los medios tradicionales de terapia y también a través de los medios cristianos, como son las oraciones o devocionales.

Creo que es importante citar que hay estudios que han demostrado que las personas que son muy religiosas tienen mayores ganancias cuando ven terapeutas que son de la misma religión que ellos. Por ejemplo, en revisión de literatura se encontraron numerosas variables, que tenían correlaciones positivas con la religiosidad. En la salud física, la religiosidad estaba relacionada con la disminución del tabaquismo y el consumo de alcohol, así como la efectividad de las enfermedades cardíacas y la presión arterial. Se encontró que las tasas de suicidio tenían una correlación negativa con la religiosidad. La ideología suicida también se redujo, así como también, más actitudes desaprobadas hacia el comportamiento suicida. Un hallazgo interesante fue que la asistencia a la iglesia fue un importante predictor en la prevención del suicidio, incluso más que el empleo (Behere & Das & Yadav & Behere, 2013).

Asi que,mi estimado lector. Si usted por alguna razón necesita visitar un médico psiquiatra o un doctor en psicología, no se sienta mal. Pero si usted es una persona con profundas convicciones religiosas, yo le  recomiendo que no deje de consultar a su pastor o sacerdote (dependiendo de la religión), aunque tenga que concurrir por algún motivo al consultorio de un profesional de la salud mental. No es que crea yo que todo es igual o que todo da lo mismo, pero si se que el que busca a Dios de corazón, no quedará sin una respuesta satisfactoria. Y como cristiano bautista, creo firmemente en la libertad de conciencia de cada persona. Por lo tanto, su conciencia debe ser respetada por su lider espiritual o por su psicoterapeuta personal.

Dios lo bendiga mucho.

Referencias bibliográficas

Behere,P.B. & Das,A. & Yadav,R & Behere,A.P. (2013). Religion and mental Health. Obtenido el 12-08-2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3705681/
Freud, S. (1992). El porvenir de una ilusión, Obras Completas, vol. 21. Impreso en Argentina.Tercera reimpresión.

Jung, C.G. (2006). La Psicoterapia en la actualidad, Obras Completas, Vol XVI, Madrid, España.
Mureddu Torres, C. & Romero Zertuche, Rosa (2008). Religión y salud mental. Obtenido el 12-08-2017 de
https://revistas.ucm.es/index.php/ILUR/article/viewFile/ILUR0808440149A/25733

Imagen: https://psiquedospuntocero.com/2016/02/23/la-libertad-un-punto-clave-en-la-salud-mental-por-daniel-villalpando/

4 comentarios en “Religión y salud mental

    • tambien es importante comentarte que existe otro de los
      aspectos que despierta interés social para citar la problemática de la relación religion y psciologia es porque el DSM
      IV incluye un apéndice dedicado a problemas que pueden requerir la consulta del profesional de la salud mental. Se trata de la categoría denominada “Problema religioso o espiritual”, donde se
      citan “el malestar relacionado con el cuestionamiento de la fe, con la conversión a otra religión, con las dudas personales en cuestiones espirituales relacionadas o no con el culto religioso y con
      la incorporación a sectas” Como profesionales de la salud mental deberemos estar interiorizados de la
      problemática religiosa y procurar dar respuestas sensatas y éticas a todos aquellos que sufren por
      haber participado directa o indirectamente de una secta religiosa o están afectados de angustia existencial y están necesitados de un sabio consejo profesional y cristiano.

      Me gusta

      • Así es, y estoy segura que cuando se trata de un profesional y que a la vez es cristiano ,es más acertado ,pues está la parte espiritual, que tiene mucho que ver en estas cosas aunque muchas veces los que no tenemos el conocimiento no comprendemos. Son temas interesantes.

        Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s