Testimonios de ex-sacerdotes católicos romanos


Testimonios de ex-sacerdotes católicos romanos 

por Paulo Arieu

flores-y-mariposas-en-una-hermosa-pradera-de-verano

En estos días, leía en internet un artículo del MIAPIC, sobre testimonios de ex-sacerdotes católicos romanos, que me llamó mucho la atención.  El Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana es un sitio de internet que provee herramientas a los cristianos para defender la fe cristiana. En este sitio es donde leí un artículo que ellos publicaron, con algunas citas que fueron tomadas del libro “Lejos de Roma, cerca de Dios: Testimonios de 50 sacerdotes Católico Romanos convertidos”, del autor Richard Bennet (Carlisle, Penn: The Banner of Truth Trust, 1997). Este libro fue traducido del Inglés “Far from Rome, near to God” 1994.  Los testimonios citados en este libro y citados por el artículo, son de cincuenta y cinco (55) sacerdotes católicos romanos que están convertidos al cristianismo bíblico. Son testimonios muy interesantes y valiosos debido a que dan una percepción clara del catolicismo, debido a que estos sacerdotes, que estaban en la iglesia católica, la abandonaron para encontrar salvación en la sola fe del Señor Jesús.[0]

Este articulo es interesante y me pone a pensar cuando era un joven y empezaba a congregarme en un templo pentecostal. Por fin había hallado la paz con Dios y el perdón de todos mis pecados de rebeldía contra Dios de mi juventud y adolescencia. Pero, porqué publicar estos artículos con referencia a estos temas en mi blog después de tantos años de haberme convertido? Porque me pongo a reflexionar acerca de las diferencias doctrinales que hay con el catolicismo romano? Creo que es necesario escribir artículos acerca del romanismo porque hay diferencias significativas entre las doctrinas cristianas evangélicas y las católico romanas. Muchos años de mi vida (de adolescente) fui practicante católico romano y nunca hallé la paz espiritual para mi vida. Incluso fui monaguillo de varios sacerdotes en mi pueblo durante la adolescencia, pero nunca conversé realmente que decia la Biblia con ellos acerca de Jesucristo. Ni ellos me hablaron a mi tampoco acerca de Jesucristo ni yo les pregunté nada respecto del Señor a ellos. Ni jamás los curas me leyeron la Biblia. Aunque si recuerdo claramente que ellos rezaban el rosario a cada rato y leían el misal romano en cada misa.

Incluso en mi juventud temprana estudié informática en una universidad católica y allí me daban la materia religión. Pero nunca se despertó en mi nada espiritual ni me llevó a reflexionar muy profundamente sobre mi situación espiritual eterna. En aquella época yo me conformaba con saber que era católico y listo. Aunque vivia como se me daba la gana, iba a ver al cura de mi pueblo y entonces, me confesaba algunas veces  y listo, dado que en aquel entonces yo pensaba que Dios me comprendía y me disculpaba luego de haberme confesado y hacer la penitencia que me indicaba el cura. En fin, esa era mi vida en aquel entonces.

Pero yo tengo amigos y parientes que de adultos, siendo practicantes católicos han hallado la fe en Dios dentro del catolicismo (!a pesar de todos los problemas teológicos que se plantean respecto al romanismo!). Pero en estos 30 años que llevo de haberme entregado a Jesús (!el que nos narra la Biblia!) y vuelto a bautizarme, he reflexionado bastante sobre muchos temas. Soy consciente que los cristianos evangélicos, descendientes de iglesias protestantes históricas, acusamos a los católicos de ser anti escriturales (acusaciones que vienen desde antes de la época de la Reforma Protestante [Ej: Jhon Huss]). Pero los católicos dicen que los cristianos evangélicos no poseen la verdadera fe que ha transmitido por siglos la Iglesia por no ser miembros de la Iglesia Católica, fuera de la cual, según ellos, “no hay salvación”! [1]

En cualquier lado de la cristiandad que se esté, el verdadero asunto es si la iglesia católica romana representa el verdadero cristianismo o no. Yo personalmente creo que no. Creo que el haberse negado a oir la exhortación de Dios a través del testimonio público de los reformadores protestantes, fue un grave error por parte de las autoridades católico romanas. Y esto desembocó en terribles guerras religiosas y persecuciones mutuas. Pero esto no significa que hoy en día, no podamos hallar gente piadosa que ame a Dios dentro de este sistema, a pesar de los errores y horrores del sistema romanista. Vemos que la gracia del Dios omnipotente, es espiritual y poderosa para alcanzar a todo corazón sincero que busca con sencillez de espíritu la verdad de Dios. Yo también me acuerdo de las cartas de una tía (que ya falleció) de mi padre que era monja de clausura en una comunidad católica de Buenos Aires y realmente eran cartas de una profunda piedad religiosa!

Obviamente, no todos los sacerdotes católicos ni todos los laicos católicos “comen vidrio”. Hay personas que por diversas razones han tenido cierta comprensión de los temas doctrinales que se tratan en los debates entre ambos bandos. Algunos creyentes católicos permancen dentro del romanismo, pero hay otros que se han independizado del catolicismo romano. Claro que los dogmas esenciales y mas fundamentales del catolicismo son genuinamente cristianos, es cierto, pero gran parte de su doctrina, su culto, sus ritos, su clero y sus festividades tienen mucho de paganas (Ej.  la misa, el papado.las festividades, el marianismo,la idolatria,etc.). Y esto pasa no solo en nuestros paises hispanos, sino también en Europa.

Yo leo una revista europea que muchas veces reproduce el testimonio de ex-sacerdotes convertidos al cristianismo reformado. Hace ya algunos años que llegó a mis manos esta revista titulada “La Calle Recta”, misma que leo íntegramente y colecciono[2].Alli muchas veces se narran testimonios de sacerdotes y monjas que han abandonado el romanismo y escriben para compartir sus inquietudes. Aunque es verdad que también hay ministros de diversas confesiones protestantes que se pasan al catolicismo romano, soy consciente de esta extraña situación ecuménica, típica de la postmodernidad en la que vivimos (El cambio de confesión se da en ambos bandos, ambos bandos se acusan mutuamente de no estar o de no permancer en la verdad).

Pero también doy fe que hay testimonios de ex-sacerdotes que a mi me llegan al alma. La revista protestante de origen español “Protestante Digital”,  publicó allá por el año 2008, un testimonio muy vibrante. Se trata del encuentro del padre Aurelio con Cristo y su itinerario de la renovación carismática católica hacia el cristianismo evangélico, testimonio que parece ser que no es el único en México. Pero sí que,posiblemente, representa uno de los casos más notables, por las repercusiones que causa en miles de personas que le siguen por el mismo camino: el de conformar una comunidad de corte neopentecostal con reuniones multitudinarias en las cercanías de la ciudad de México. Sin dudas, este testimonio debe haber repercutido mucho en la Europa hispana, como para que los españoles publiquen un artículo en su revista digital!Pero quien investigó este testimonio es Carlos Martínez Gª, sociólogo, escritor, e investigador del Centro de Estudios del Protestantismo Mexicano.  Por ejemplo, Martinez cita que en una predicación el sr. Aurelio Gómez así lo evocó.

“Yo estuve cuarenta y cinco años en una caverna, en una cueva, pero el Señor me rescató. ¿A qué cueva me refiero? A la cueva de la idolatría, la cueva de la maldición, de la pobreza, de la enfermedad, de los miedos, de las angustias, de la presión del de arriba en la pirámide eclesial, y los de abajo soportábamos el peso de todo aquello”.[3]

Por supuesto se refiere a todos sus años como sacerdote católico. En abril de 1979, en un congreso de grupos católicos de la renovación carismática que tuvo lugar en Toluca (a hora y media del ciudad de México por carretera), el sacerdote Aurelio Gómez recibe palabras sencillas que lo desafiaron a analizar su fe mas profundamente:

“Dios te ama. Esa palabra llegó a mi corazón. Sentí como electricidad que recorría todo mi cuerpo. De mis pies a la cabeza, de la cabeza a mis pies. Me puse a temblar, y en ese momento pasó por mi ser como una película de toda mi vida, mis éxitos, mis fracasos, lágrimas, errores, pecados. Todo en ese momento pasó por mi mente. Empecé a llorar, con un llanto estertóreo que me ahogaba. El hombre que me dijo las sencillas palabras que tanto me conmovieron se espantó y dijo que era necesario hacer una oración de sanidad de la memoria. Yo no le hice mucho caso, estaba completamente inmerso en lo que estaba experimentando”.[4]

Aurelio, ya profundamente tocado por el Espíritu del Señor, se incorpora a la reunión y recuerda un sencillo canto que entonces entiende describe lo que momentos antes le ha sucedido: “Cristo rompe las cadenas, Cristo rompe las cadenas…”. Luego sigue narrando que:

De regreso a su parroquia, el padre Gilberto desempolva su Biblia y se pone a leerla. Cada porción le daba luz, los versículos le llevaban al llanto y a la esperanza. Cuenta que por un año tuvo periodos constantes de llanto, que atribuye a su dureza anterior, cuando simplemente oficiaba como sacerdote pero sin una relación viva con Dios. [5]

Este testimonio me hizo recordar el calor espiritual de los cultos pentecostales de tantos templos donde se adora a Dios con sencillez de corazón pero con fuerte fervor emocional. Aunque la experiencia espiritual de muchos hermanos pentecostales es fuerte, no todos los católicos (ni tampoco todos los protestantes) son carismáticos al igual que este ex-sacerdote citado.Pero estos testimonios despiertan un celo en mi corazon y un anhelo mas profundo por comnocer del Señor, experiencia que los debates teológicos no siempre me despiertan. Pero refiriéndome a la situación de los católicos, hay muchos curas hoy en día que son mas reflexivos que espirituales. Hay otros católicos  laicos que no se reúnen en ningún templo católico pero conservan parte de su tradición católica romana (aunque ya han sido secularizados). Otros permanecen dentro del sistema católico, pero con miedos a abandonar el romanismo. Otros, se han renovado espiritualmente en la renovación carismática católica. Yo he conocido aqui en EE.UU algunos predicadores laicos, que son predicadores itinerantes de corte carismático entre las parroquias católicas. Pero cuando hemos conversado, hemos tratado de evitar los temas que nos separan para evitar las controversias en casas de sus anfitriones. 

En fin, la salvación es personal, sigue siendo por la sola fe en Jesucristo y finalmente todos daremos cuenta de nuestras vidas; ni los protestantes, ni los católicos ni los ortodoxos griegos, ni los judeos mesianicos,ni los sectarios, nadie podrá evitar tener que dar cuentas a Dios de sus actos el dia del juicio final. Que Dios tenga misericordia de cada uno de nosotros, inclusive de este servidor, sabiendo que por pura gracia hemos sido salvados, no por nuestras obras. Porque si la salvación fuese por obras, nadie seria salvo,ya que como bien entendió el apostol Pablo todos somos pecadores: (¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Romano 3:9-11 Reina Valera 1960).Pero si substituimos la palabra judíos y gentiles por católicos y protestantes, vemos que todos necesitamos del Señor y también precisamos conocer personalmente su amor en Jesucristo. No somos salvos por afiliarnos a una comunidad religiosa, por mas antigua que esta sea, sino por estar en Cristo, o sea estar unidos por toda la eternidad a nuestro Señor y Salvador. Porque como dice el apostol Pablo, “Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!.” (2 Corintios 5:17 Nueva Traducción Viviente, énfasis mio), o como también traduce la RV 1960 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”  (2 Corintios 5:17 Reina-Valera 1960 énfasis mio).

También, como dijo el apostol Pablo, hemos sido perdonaos y declarados justos por la sola fe, a pesar de todas nuestras violaciones a la ley divina. Dios ha tenido misericordia de nosotros,por medio de la sangre preciosa de Jesucristo y ahora ” JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo: Por el cual también tenemos entrada por la fe á esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” (Romanos 5:1-2, Reina-Valera Antigua).

Pero ,mientras esperamos que llegue aquel glorioso y tremendo día, cuando Dios se vuelva a revelar al mundo con el retorno de Jesucristo, nos cuestionamos hacia dentro de nuestras iglesias lo que creemos, porque lo creemos y para que lo creemos. Y aplicamos el pensamiento critico también entre nosotros mismos. Pero además, lo hacemos con respecto a otras organizaciones religiosas que nos rodean. Es que acá en los Estados Unidos, uno puede encontrar la religión o espiritualidad que se le ocurra, de la forma dogmática mas ultra pura del cristianismo hasta la mas herética o extraña que se le ocurra imaginar. Desde alguna forma de cristianismo antiguo hasta la forma mas atea y anticristiana que pueda existir. Sin dudas, EE.UU es un país de gente muy religiosa, pero obviamente, no todos los habitantes de este país practican la verdad ni aman al Señor Jesucristo.Muchos norteamericanos se han secularizado llamativamente !Pero la verdad que tampoco todos los creyentes ya esperan Su Segunda Venida! Que podemos hacer? Pues pienso en aquellas palabras del apostol Juan como el escribió“Deja que el malo siga haciendo el mal; deja que el vil siga siendo vil; deja que el justo siga llevando una vida justa; deja que el santo permanezca santo».”(Apocalipsis 22:10-11 NTV). O como traduce la Reina Valera: “el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.”(Apocalipsis 22:11). 

Para finalizar esta reflexión que hoy les comparto, les invito para que reflexionemos acerca de este tremendo pasaje bíblico que nos habla proféticamente de nuestra común esperanza escatológica! Está escrito en Apocalipsis capítulo 21 Nueva Traducción Viviente (NTV):

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y también el mar.  Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde la presencia de Dios, como una novia hermosamente vestida para su esposo. Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos. Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza».  También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida.Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.  »Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte». Entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas con las últimas siete plagas se me acercó y me dijo: «¡Ven conmigo! Te mostraré a la novia, la esposa del Cordero». Así que me llevó en el Espíritu a una montaña grande y alta, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, desde la presencia de Dios.  Resplandecía de la gloria de Dios y brillaba como una piedra preciosa, como un jaspe tan transparente como el cristal. La muralla de la ciudad era alta y ancha, y tenía doce puertas vigiladas por doce ángeles. Los nombres de las doce tribus de Israel estaban escritos en las puertas.  Había tres puertas a cada lado: al oriente, al norte, al sur y al occidente. La muralla de la ciudad estaba fundada sobre doce piedras, las cuales llevaban escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero. El ángel que hablaba conmigo tenía en la mano una vara de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla.  Cuando la midió se dio cuenta de que era cuadrada, que medía lo mismo de ancho que de largo. En realidad, medía 2220 kilómetros de largo, lo mismo de alto y lo mismo de ancho.  Después midió el grosor de las murallas, que eran de sesenta y cinco metros (según la medida humana que el ángel usó). La muralla estaba hecha de jaspe, y la ciudad era de oro puro y tan cristalino como el vidrio.  La muralla de la ciudad estaba fundada sobre doce piedras, cada una adornada con una piedra preciosa: la primera con jaspe, la segunda con zafiro, la tercera con ágata, la cuarta con esmeralda,  la quinta con ónice, la sexta con cornalina, la séptima con crisólito, la octava con berilo, la novena con topacio, la décima con crisoprasa, la undécima con jacinto y la duodécima con amatista. Las doce puertas estaban hechas de perlas, ¡cada puerta hecha de una sola perla! Y la calle principal era de oro puro y tan cristalino como el vidrio.  No vi ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son el templo.  La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, porque la gloria de Dios ilumina la ciudad, y el Cordero es su luz. Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los reyes del mundo entrarán en ella con toda su gloria.   Las puertas nunca se cerrarán al terminar el día porque allí no existe la noche.   Todas las naciones llevarán su gloria y honor a la ciudad.  No se permitirá la entrada a ninguna cosa mala ni tampoco a nadie que practique la idolatría y el engaño. Solo podrán entrar los que tengan su nombre escrito en el libro de la vida del Cordero.

Amado lector, católico, protestante o pentecostal-carismático. Le deseo de todo corazón, que nuestro Dios lo continúe bendiciendo, hasta el día de la Segunda Venida de Cristo en gloria! Como dijo Jesucristo (“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.”, Apocalipsis 22:12 RV 1960). Mientras que el Señor llega (!no creo que tarde mucho, dado que la hora del dia está muy avanzada y la noche ya está muy obscura!), anunciamos a todos los hombres la esperanza que tenemos, la hermosa esperanza del regreso de Jesus y que nos alienta aún en la mas duras pruebas, la esperanza de la resurrección y la transformación de nuestros cuerpos, cuando nuestro Señor regrese a juzgar a los vivos y a los muertos. Seguimos reflexionado.

!A Dios sea toda la gloria! <> 

Notas

[0] http://www.miapic.com/testimonios-de-ex-sacerdotes-cat%C3%B3licos-romanos

[1] La frase latina Extra Ecclesiam nulla salus significa: “Fuera de la Iglesia no hay salvación”. Proviene de los escritos de san Cipriano de Cartago, obispo del siglo III, y su comprensión requiere del conocimiento del contexto en que fue presentada. Es un dogma de la Iglesia católica, definido en la forma “es absolutamente necesario para la salvación de toda criatura humana que esté sujeta al Romano Pontífice” (bula Unam Sanctam del Papa Bonifacio VIII, año 1302). Se trata de un principio fundamental del catolicismo romano. Citado en https://es.wikipedia.org/wiki/Extra_Ecclesiam_nulla_salus

Los Santos Padres (del cristianismo) enseñaron que no hay salvación fuera de la Iglesia. San Cipriano, por ejemplo, dijo: “No puedes tener a Dios como Padre si no tienes a la Iglesia como madre”. Sin embargo estas enseñanzas se referían a aquellos que, habiendo conocido la fe verdadera, la rechazaron.San Agustín pensaba que, habiéndose proclamado el Evangelio en todas partes, los judíos y otros que no aceptaban a Jesús serían condenados.Santo Tomás de Aquino también enseñó sobre la necesidad de pertenecer a la Iglesia para salvarse pero al mismo tiempo enseñó sobre la posibilidad del “bautismo de deseo”: Uno puede obtener salvación sin ser de hecho bautizado, si la persona deseó el bautismo, tal deseo es el resultado de la fe que actúa por medio de la caridad, por la que Dios, cuyo poder no está atado a los sacramentos visibles, santifica la persona interiormente.  (ref.: Summa Theologiae III, q.68, a.2). Citado en http://es.catholic.net/op/articulos/61842/cat/65/hay-salvacion-fuera-de-la-iglesia.html

[2] En la Calle Recta (ECR) es una organización interdenominacional que tiene por objetivo dar a conocer el auténtico Evangelio de Jesucristo a los hermanos católicos. Se puede leer su pagina web en -> http://enlacallerecta.es/es/

[3]. http://protestantedigital.com/magacin/9137/El_encuentro_del_padre_Aurelio_con_Cristo

[4] Ibid

[5] Ibid

imagen: https://es.123rf.com/photo_36103835_stock-photo.html

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s