Argumento paleontologico parte 4


Argumento paleontológico parte 4

Fijismo:

Definición: El fixismo es la teoria que ” las especies actualmente existentes han permanecido básicamente invariables desde la Creación. Las especies serían, por tanto, inmutables, tal y como fueron creadas. Los fósiles serían restos de los animales que perecieron en los diluvios bíblicos o bien caprichos de la naturaleza”[31]

Hasta el siglo xviii se consideraban los orígenes del hombre independientemente del resto de los seres que le rodeaban. Todas las especies eran invariables o fijas. Esta interpretación fixista se mantuvo más por ideas religiosas que por planteamientos científicos.

C. LINNEO (siglo xviii) autor de la primera taxonomía y G. COUVIER (siglo xviii), fundador de la Paleontología, se mantuvieron dentro del fixismo. Los fósiles hallados por COUVIER no le llevaron a abandonar la inmutabilidad de las especies, sino a la defensa de sucesivas creaciones, después de que catástrofes geológicas las hicieran desaparecer.[32]

“El fijismo describe la naturaleza en su totalidad como una realidad definitiva, inmutable y acabada” [33]

Fijismo y Biología moderna

El descubrimiento de fósiles desde la antigüedad, así como otros datos de la naturaleza, habían llevado a pensadores de muchas culturas a intuir la idea de evolución. En la Grecia clásica, Anaximandro (siglo VI a. C.) nos ha dejado constancia. Tampoco la teología cristiana ha estado indisociablemente ligada al fijismo a lo largo de su historia. Así, Tomás de Aquino y San Agustín negaron que Dios hubiera creado todas las especies en los primeros seis días. Según esta corriente teológica, Dios habría conferido un poder productor o creador a diferentes elementos de la Naturaleza y este poder sería el responsable de la creación de vida en distintos momentos de la historia de la Tierra.

El fijismo como hipótesis científica no se formalizó hasta mediados del siglo XVIII en la obra de Carlos Linneo (1707-1778); el reconocido naturalista sueco, quien asentó las bases de la taxonomía moderna, desarrolló formalmente el fijismo; mantuvo que las especies se habían creado de forma separada e independiente y negó la posibilidad del origen común de los seres vivos. Hay que decir que el objetivo fundamental de Linneo era establecer la grandeza de Dios y de su creación, con lo que era consecuente.

El zoólogo y naturalista Georges Cuvier (1769-1832), impulsor de la anatomía comparada y de la paleontología, fue otro de los científicos ilustres que se posicionaron a favor del fijismo. Ante el incesante descubrimiento de fósiles de especies desaparecidas, Cuvier fue el padre de la teoría fijista conocida como catastrofismo, formulada para explicar la diversidad de los organismos fósiles que contradecían el fijismo y algo más creíble que otras teorías, como la de la vis plastica, que proponían los fósiles como caprichos de la naturaleza.

En el siglo XIX se acumularon las evidencias científicas, especialmente los fósiles, que hacían cada vez más difícil la aceptación del fijismo. La publicación de El origen de las especies desató una polémica que, finalmente, condujo a la aceptación del hecho de la evolución por la práctica totalidad de los naturalistas, si bien la teoría evolutiva de Darwin tardaría más tiempo en ser definitivamente aceptada.[34]

Fijismo en la actualidad

Actualmente en Estados Unidos los seguidores del fijismo intentan que sea enseñado en las escuelas en igualdad de condiciones a la teoría de la evolución.

Sin embargo, desde un punto de vista científico, el fijismo no tiene hoy ninguna credencial, siendo radicalmente rechazado por todas las ciencias que aceptan la teoría de la evolución como base: la paleontología se ocupa del estudio de los fósiles y de su correlación las respectivas épocas geológicas, la biología poblacional explica la distribución geográfica de las especies atendiendo a su origen evolutivo, la anatomía comparada tiene como uno de sus objetivos fundamentales la identificación de homologías, la biología evolutiva del desarrollo ha descubierto multitud de homologías moleculares en organismos filogenéticamente lejanos y, partiendo de todas estas evidencias, el análisis filogenético se ocupa del establecimiento de las filogenias. Lo mismo sucede con disciplinas relacionadas. Así, la investigación con animales con fines médicos no tendría sentido si se negara la continuidad biológica.

El fijsimo, es la “teoría científica que sostiene que cada especie de seres vivos permanece poco más o menos invariable a lo largo de la historia en la forma en que fue creada. En una primera aproximación puede decirse que el fijismo es lo opuesto al evolucionismo o teoría de la evolución (v.). Si bien, análogamente a como existen diversas teorías o hipótesis evolucionistas, existen también diversas teorías fijistas, admitiendo unas y otras, según los autores, un mayor o menor grado de evolución o de fijeza en las especies vivientes; con lo cual la oposición entre teorías fijistas y evolucionistas se atenúa en muchos casos. Entre los biólogos modernos clásicos sostenedores de un fijsimo en mayor o menor grado y con diversos matices se distinguen Linneo (v.), Cuvier (v.), Pasteur (v.), Quatrefages y otros. En el s. XIX es cuando fundamentalmente se produjeron las más fuertes polémicas entre fijistas y evolucionistas.[35]

Carlos Linneo (1701-1778) clasificador de las especies vivientes, especialmente los vegetales. Decía que se podían numerar tantas especies como diversas formas se crearon al principio.Linneo es llamado el padre de la taxiologia.[36]

Linneo, el clasificador de las especies vivientes, especialmente de las vegetales, escribió que «tantas especies podemos numerar como diversas formas fueron creadas al inicio» (Plhilosophia botanica, 1751); casi al mismo tiempo hacía notar que nacen nuevas especies por cruce; según una carta de su hijo, Lineo pensaba que «las especies y los géneros eran obra del tiempo, pero que los órdenes naturales eran obra del Creador». [37]

Georges Cuvier (1762-1832) “estuvo muy interesado en anatomía y paleontología por esta razon es llamado el padre de la paleontologia. También decía que cada especie es una realidad fija a partir de su creación guiandose por una idea catastrofista en la cual planteo que cuando las especies morian dejaban una semilla y de ahi las mismas especies se reproducian. Estaba en desacuerdo con la evolución, porque no le gustaba nada la teoría de Lamarck.” [38]

“Cuvier (17691832), el creador de la Anatomía comparada y gran impulsor de la Paleontología, deducía de la armonía y equilibrio de la Naturaleza que cada especie es una realidad fija a partir de su creación. Cuvier observó las relaciones entre fósiles (v.) y especies vivientes, estableciendo la correlación de sus formas y fundando un método para estudiar las extinguidas. Considera al equilibrio en la Naturaleza algo fundamental y necesario desde su principio; no puede ser un simple resultado final de procesos evolutivos como decía Lamarck (v.); en la polémica triunfó Cuvier, cuya autoridad científica era muy superior. [39]

Louis Pasteur (1822-1895) “se puede considerar un fijista “evolucionado”, porque su idea era que todo ser vivo procede de otro ser vivo. Fue el creador de la microbiología. Cambió y proporcionó nuevos argumentos a los fijistas.” [40]

Pasteur, “el creador de la moderna Microbiología, con sus demostraciones experimentales de que todo ser vivo proviene de otro ser vivo, incluso los microorganismos más elementales, en contra de la antigua opinión tradicional que admitía la llamada «generación espontánea», proporcionó nuevos argumentos a los fijistas en contra de los evolucionistas. Juan Luis Armando de Quatrefages (181092) descubrió gran número de especies y realizó estudios de histología comparada pasando después a ser el iniciador de los estudios de Antropología biológica; se opuso a la teoría evolucionista de Darwin, si bien no defendió un fijismo rígido.

Ideas evolucionistas habían sido sostenidas por algunos pensadores griegos presocráticos (v.) de diversas escuelas; p. ej., Anaximandro (v.) de la Escuela de Mileto (v.), lenófanes de la Escuela de Elea (v.), Heráclito (v.), y mecanicistas atomistas como Empédocles (v.) y Demócrito (v.). Entre los latinos, Lucrecio (v.). Eran en general ideas más o menos burdas, en relación con un craso materialismo o panteísmo. Los grandes filósofos griegos, como Aristóteles y Platón, aunque a veces tendían a un cierto panteísmo, reconocían mejor la real pluralidad de los seres v de sus formas con sus diferencias específicas y profundizaron también en el estudio de la naturaleza de sus cambios y en su finalidad. Y la generalidad de los autores puede decirse que tenía una visión espontánea más o menos fijista de los diversos seres. Es decir, ni las ideas evolucionistas ni las fijistas eran nuevas en los s. XVIII y XIX; y a partir del cristianisino, ambas eran relacionables y relacionadas de diversos modos con el hecho fundamental de la creación.

Los que tendían a interpretar literalmente el relato de la creación divina en el libro del Génesis solían dar una explicación más fijista de la historia de las diversas especies de seres vivos y no vivos. Pero el mismo Génesis sugiere por sus formas de decir que su descripción de la creación no ha de entenderse literalmente, y de hecho muchos Padres de la Iglesia y teólogos cristianos antiguos entendieron el relato de los «seis días» como algo expresivo de que la creación divina abarca a todo lo existente (de que no hay nada fuera del poder creador de Dios) y de que hay una especial creación del hombre que se diferencia del resto de los seres. La interpretación más general y tradicional ha sido considerar que no fue todo creado a la vez, o que no aparecieron todos los seres creados al mismo tiempo. Para algunos, a partir de la única creación material se habrían originado por generación espontánea los primeros seres vivos; según otros, también habrían sido directamente creados uno o varios ejemplares vivientes, a partir de los cuales se originarían las diversas especies; el hombre, al menos en su alma, necesariamente ha sido creado de modo directo por Dios (si bien, el «barro» con el que Dios formó el cuerpo de Adán se interpreta de diversas formas). Se considera a S. Agustín como uno de los autores cristianos más antiguos que darían pie a interpretaciones favorables a teorías evolucionistas.

Estas cuestiones se radicalizaron el s. XIX porque muchos biólogos evolucionistas de esa época extrapolaron las teorías de la evolución biológica, tratando de generalizarlas de forma absoluta y de emplearlas para justificar el materialismo y el ateísmo. Naturalmente ello provocó una inmediata y legítima oposición por parte de otros muchos biólogos y por la mayoría de los filósofos y teólogos, y se radicalizaron también las teorías fijistas. Como dice el padre Wagget, en Darwin and modern science (1909): «La creación especial en su forma rígida parece haber sido un elemento reciente, incluso en la ortodoxia bíblica inglesa (anglicana). La Edad Media no sospechó que la fe religiosa pudiese prohibir la investigación del origen material de las distintas formas de vida… Y todavía mucho después, en el s. xviii, como puede deducirse no sólo de los primeros «Proceedings of the Royal Society», sino también de un autor tan sencillo y regularmente piadoso como Walton, la variación de las especies y la generación espontánea no tenían implicaciones teológicas… Fue en el s. XIX cuando tomó forma la enunciación en su modo más severo. Algo en la precisión de aquella época, en su exaltación de la ley, en su fría pasión por un universo estable y medido, debió ser la causa de esta rigidez del pensamiento religioso sobre el mundo vivo que Darwin desafió».[41]

Darwin (1809-82) no solamente aludió a que el cuerpo humano podía haber tenido un antecedente animal, sino que consideró al hombre todo como un animal muy evolucionado. Más extremosos fueron aún Haeckel (1834-1919) y Spencer (1820-1903), que incidieron en un monismo- generalizado y, por tanto, en la negación, en sí misma contradictoria, del espíritu humano y del pluralismo de la realidad, en una degradación de la ética, etc. Es decir, la extensión de las teorías evolucionistas a toda clase de ámbitos, incluido el espiritual, era un evidente a priori inadmisible, que radicalizó la polémica.

En el s. XX, los biólogos responsables en general se limitan a considerar la evolución como una hipótesis explicativa de la historia puramente biológica, reconociendo las radicales y cualitativas diferencias que presenta el espíritu humano y sus fenómenos de conocimiento intelectual y amor en libertad, que no pueden derivarse de la pura materia. Se dan a la teoría de la evolución alcances limitados, que varían según los autores. Se reconoce la dirección finalista de los procesos biológicos, como algo superior a simples procesos materiales de tipo físico-químico; se reconocen las diferentes clases de vida específicamente distintas, que no siempre pueden derivarse unas de otras. Con todo ello la polémica se ha atenuado. Si bien las diferentes teorías de la evolución biológica, con limitados o restringidos alcances, se hallan muy difundidas, no faltan tampoco razones a las teorías fijistas.

A favor de las teorías fijistas pueden aducirse diversos hechos y argumentos, como los siguientes: la imposibilidad de la generación espontánea; el no haberse logrado sintetizar en el laboratorio ningún microorganismo vivo a partir de sustancias químicas; la insuficiencia de los mecanismos de la herencia y de la influencia del medio ambiente para explicar transformaciones sustanciales en los animales que den origen a nuevas especies; la existencia de una finalidad inscrita en los diversos procesos biológicos; etc. Por otra parte los parentescos morfológicos entre los seres vivos que ponen de manifiesto la Anatomía e Histología comparadas, los diversos estadios del desarrollo de un ser vivo desde su estado de embrión al de adulto, y las colecciones de fósiles con especies desaparecidas en las que se ordenan las diversas especies vivientes en una sucesiva gradación de formas y perfecciones, si bien pueden resultar coherentes con una teoría evolutiva, también lo son en una teoría fijista.” [42]

Fue LAMARCK (J. B. DE MONET) (1744-1829) el primero que presentó una coherente de la evolución en su libro Filosofía Zoológica. Defendía un desarrollo evolutivo gradual de las especies, que se concreta en cuatro puntos principales:

1. Los organismos en medios ambientes que no les son favorables tienen un impulso interno que les lleva a adaptarse. Es el principio vital.

2. Para adaptarse a las nuevas circunstancias ambientales desarrollan nuevos órganos que les permitan satisfacer sus necesidades o atrofian los ya existentes por su inutilidad en el nuevo medio. La función crea el órgano.

3. Esta aparición o supresión se produce espontáneamente.

4. Las características adquiridas se transmiten por herencia a la generación siguiente.

Aunque gran parte de sus principios fueron rebatidos (las variaciones, al ser fenotípicas, no se transmiten a la generación siguiente; no existe la generación espontánea), se considera que contribuyó de una forma importante a presentar la evolución como un proceso de adaptación al medio.” [43]

Un documento publicado por el Servicio Evangélico de Documentación e Información (SEDIN), dice que “es necesario saber que la mejor contestación a todo el tema del evolucionismo se halla en el lugar en el que uno no lo esperaría, en la Edición del Centenario de El Origen de las Especies de Darwin (edición en inglés de la Everyman’s Library). Con una retadora introducción, el Profesor W. R. Thompson, F.R.S., anterior director del Instituto de Control Biológico de la Commonwealth, de Ottawa, Canadá, vuelve del revés el adulador veredicto que escribió Sir Arthur Keith 25 años antes acerca de Darwin y de su obra. Dice el doctor Thompson: “Como ya sabemos, existe una gran divergencia de opinión entre los biólogos, no sólo acerca de las causas de la evolución, sino incluso acerca del mismo proceso. Esta divergencia existe porque la evidencia es insatisfactoria y no permite llegar a ninguna conclusión cierta. Por ello, es justo atraer la atención del público no científico a los desacuerdos existentes acerca de la evolución. Pero algunas afirmaciones recientes por parte de algunos evolucionistas muestran que creen que esto es irrazonable. Esta situación, en la que hay científicos que se lanzan a la defensa de una doctrina que son incapaces de definir científicamente, y más incapaces aún de demostrar con rigor científico, tratando de mantener su crédito ante el público suprimiendo críticas y ocultando las dificultades, es anormal e indeseable en el campo de la ciencia.” [44]

Catastrofismo

Catastrofismo es la doctrina que postula que el comandante cambia en el resultado de la corteza de tierra de procesos catastróficos. El concepto primero fue promovido por Georges Cuvier y dominó a pensadores geológicos europeos hasta el concepto de James Hutton y Charles Lyell desarrolló los principios del uniformitarianism. Antes de la aceptación de conceptos uniformitarian, la mayoría de los geólogos creyeron que los estratos fossiliferous de la tierra eran el resultado de la inundación global bíblica de Noah.

Es indiscutible que la historia de la tierra ha sido violenta. Sin embargo, sigue habiendo y prospera la vida. El foco central de la creación contra el discusión de la evolución es más allá de si las catástrofes en la tierra eran el resultado de millones excesivos de los procesos naturales de años, o el juicio del dios según lo descrito en la biblia. Si asumimos la columna geológica fue formada durante la inundación global, después este diluvio también fue acompañado por flujos y absolutamente posiblemente bombardeos volcánicos numerosos del meteorito.”[45]

“Una de las áreas de mayor discrepancia entre el Evolucionismo y el Creacionismo es la ocurrencia del Diluvio de Noé. Los científicos evolucionistas se niegan ni siguiera a contemplar la posibilidad de la ocurrencia de un diluvio universal que pueda haber afectado a todo el globo. Por el otro lado tenemos a los Creacionistas, de los cuales yo soy uno – aunque sólo aficionado – quienes creen que, tal y como lo sostiene la Biblia y muchas otras tradiciones orales y escritos antigueos, en realidad sucedió un diluvio.

En los años pertenecientes a las últimas 5 décadas los geólogos han encontrado evidencias de fenómenos que sólo se pueden explicar si catástrofes de increíble poder hubieran sucedido. Los geólogos evolucionistas han bautizado estos fenómenos como fruto de “catastrofismo local”, sin embargo, nosotros los evolucionistas acordamos en el término “catastrofismo”, pero diferimos en la localidad de tales catástrofes. Nosotros creemos que la “catástrofe” fue total. ” [46]

TEORÍA DEL NEOCATASTROFISMO.

Introducción:

Teoría geológica que es una concepción entre el uniformitarismo y el catastrofismo. La cual afirma que el registro geológico es, por tanto, el resultado de la acción de unos y otros.

Es una teoría relativamente reciente. Ya que casi todo el siglo XIX y buena parte del XX, el uniformitarismo o actualismo fue la tesis más aceptada.

En la actualidad se considera que en el tiempo geológico actúan continuamente procesos lentos o graduales como los que operan en la vida cotidiana, a los que se superponen, sin embargo, cambios más o menos bruscos, de tipo “CATASTRÓFICO”.

Características:

Algunas de los ejemplos que utilizan para explicarlo, son éstos:

Los continentes crecen con el paso del tiempo. La Tierra va cambiando su aspecto.

Impactos meteoríticos, cambian drásticamente el paisaje.[47]

La extraña historia de la formación de la isla Surtsey

Temprano en la mañana del 14 de noviembre de 1963, la tripulación del barco pesquero Isleifur II notó un extraño olor en el aire, parecido al del azufre, pero lo consideró de poca importancia. Alrededor de una hora después, el barco, navegando cerca de la costa de Islandia, comenzó a balancearse en forma extraña. A la débil luz del amanecer, la tripulación observó hacia el sur que se elevaba humo oscuro. Pensando que se podría haber incendiado un barco, verificaron si había algún mensaje de S.O.S en la radio, pero no se oía ninguno. Por medio de sus binoculares, el capitán observó que surgían del mar unas negras columnas a aproximadamente un kilómetro de distancia. La tripulación inmediatamente sospechó que era un volcán; después de todo, debían saberlo porque provenían de Islandia, donde la actividad volcánica es casi una forma de vida. Los pescadores estaban justamente sobre la cadena volcánicamente activa del centro del Atlántico. Allí el fondo del océano está a aproximadamente 100 metros bajo el nivel del mar, de manera que la actividad de un volcán submarino se puede notar fácilmente desde la superficie.

La perturbación continuó todo el día, con piedras, destellos de luz y una columna de vapor, ceniza, y humo, que se elevaban a tres kilómetros de altura en el aire. En cinco días, donde antes sólo había mar abierto, se había formado una isla de 600 metros de largo. La isla, luego llamada “Surtsey” en honor al mitológico gigante “Surtur”, con el tiempo llegó a tener un diámetro de casi dos kilómetros. Sorprendentemente, cuando los científicos la recorrieron, tenía el aspecto de haber estado allí por mucho tiempo. En un período de unos cinco meses se habían formado una playa y un acantilado de aspecto maduros. Uno de los investigadores comentó: “Lo que en otros lugares requiere miles de años puede llevar unas pocas semanas o aún pocos días aquí. En Surtsey alcanzaron sólo unos pocos meses para crear un paisaje tan variado y maduro que era casi increíble”.

Por lo general, en nuestra tierra relativamente plácida, los cambios no ocurren muy rápidamente, pero a veces eventos como la formación de la isla Surtsey nos recuerdan que pueden ocurrir cambios catastróficos rápidos.

Catastrofismo y uniformismo

Tanto el catastrofismo como el uniformismo han jugado un papel importante en la interpretación de la historia de la tierra. El primero supone eventos geológicos mayores rápidos e inusuales, mientras que el segundo afirma el concepto contrario, de cambios lentos, pequeños y prolongados. Las largas edades requeridas para cambios lentos uniformistas demandan que se descarte el registro bíblico de una creación reciente cuando se explica la formación de inmensos estratos geológicos y de fósiles que aparecen en la superficie de la tierra. El uniformismo está más de acuerdo con una historia evolucionista prolongada y largas edades geológicas, mientras que el catastrofismo está más de acuerdo con el concepto bíblico de una creación reciente y un diluvio mundial posterior. El diluvio bíblico, que pudo haber depositado los estratos geológicos rápidamente, representa el mejor ejemplo de catastrofismo.

A través de casi toda la historia humana, el catastrofismo fue una opinión bien aceptada, figurando en la mitología antigua y en la antigüedad grecorromana. El interés disminuyó durante los tiempos medievales, aunque los árabes seguían de cerca a Aristóteles, quien creía en las catástrofes. El renacimiento vio un interés renovado en el asunto. Frecuentemente se explicaban los abundantes fósiles marinos encontrados en los Alpes como resultado del diluvio. Los siglos XVII y XVIII presenciaron intentos de armonizar la ciencia con los registros bíblicos de la creación y del diluvio. No obstante, hubo algunos detractores notables, tales como René Descartes (1596-1650), que sugirieron que la tierra se formó por un proceso de enfriamiento. Las ideas ortodoxas comenzaron a modificarse, tales como las sugerencias de que el diluvio pudo haber sido el resultado de causas naturales y que tal vez no formó todos los estratos de rocas sedimentarias. Georges Cuvier (1769-1832) propuso la idea de las catástrofes múltiples en Francia, y durante este período algunos otros intelectuales defendieron el uniformismo.

Al mismo tiempo, en Inglaterra, hubo un fuerte apoyo para el diluvio bíblico de parte de autoridades influyentes como William Buckland, Adam Sedgwick, William Conybeare y Roderick Murchison. En este ambiente apareció un libro que tendría más influencia en el pensamiento geológico que cualquier otro.

El libro “Principles of Geology” apareció por primera vez en 1830. Escrito por Charles Lyell, cambió profundamente el clima prevaleciente del pensamiento geológico del catastrofismo a los cambios estrictamente lentos del uniformismo. Hacia la mitad del siglo XIX, el uniformismo había llegado a ser un concepto dominante y el catastrofismo una opinión menguante. Varios esquemas trataron de reconciliar el registro bíblico de una creación reciente con las largas eras geológicas propuestas por el uniformismo.

El evento Bretz

En 1923 el geólogo Harlen Bretz, de opinión independiente, describió uno de los paisajes más inusuales que se encuentran en la superficie de nuestro planeta. Se trata de unos 40.000 kilómetros cuadrados en la región sudeste del estado de Washington (E.U.A.), que se caracteriza por una amplia red de enormes canales secos. A veces éstos tienen muchos kilómetros de ancho, formando un laberinto de montes aislados y cañones cortados en la dura roca volcánica. A diferencia de los valles comunes de los ríos, que generalmente tienen una amplia forma en V en corte transversal, estos canales frecuentemente muestran costados empinados y fondos planos, en forma de U. Además, se han encontrado a diferentes alturas enormes montículos de grava fluvial. La evidencia de centenares de antiguas cataratas, algunas de hasta 100 metros de altura, con grandes pozos de caída erosionados en sus bases, testifican que existió algo muy inusual.

¿Cómo se formó este terreno tan extraño?

Bretz tenía una idea, pero era lo suficientemente extravagante como para que provocara una controversia geológica que duró 40 años. En su primera publicación sobre este tema, Bretz no expresó su sospecha acerca de una gran inundación catastrófica, sino sólo indicó que se habrían requerido prodigiosas cantidades de agua. Sin embargo, más adelante el mismo año, publicó un segundo ensayo expresando su opinión de que este paisaje había sido formado por una inundación catastrófica realmente enorme, pero breve. Esta inundación había derruido el área, erosionado los canales y depositado los inmensos bancos de grava.

En ese tiempo, los geólogos se oponían a cualquier tipo de explicación asociada con catástrofes y Bretz sabía esto.

El uniformismo era el enfoque aceptado y no se les daba importancia a los volcanes y terremotos, aunque se reconocía que tenían un efecto.

El catastrofismo era anatema; estaba en la misma categoría en la que se encuentra hoy el creacionismo en muchos círculos científicos—totalmente inaceptable.

La comunidad geológica tenía que tratar con este joven advenedizo Bretz, que estaba completamente fuera de línea. Sus ideas heréticas se hallaban incómodamente cerca de la idea del diluvio bíblico que los científicos rechazaban. Estos pensaban que adoptar las teorías de Bretz significaría un retroceso hacia la “Alta Edad Media”.

Mientras Bretz, que era profesor de geología en la Universidad de Chicago, continuaba con sus investigaciones y publicaciones, algunos geólogos decidieron tratar de persuadir a su colega rebelde. En 1927, fue invitado a presentar sus puntos de vista ante la Geolgical Society of Washington, DC. Había un propósito especial detrás de esta invitación: “una verdadera falange de escépticos se habían congregado para debatir la hipótesis de la inundación”.

Después de la presentación de Bretz, cinco miembros de la prestigiosa U. S. Geological Survey presentaron sus objeciones y explicaciones alternativas tales como la glaciación y otros cambios lentos.

¡Dos de esos geólogos ni siquiera habían visitado la zona! Al contestarles, Bretz, un tanto cansado, comentó: “Sin embargo, tal vez mi actitud de finalidad dogmática resultó ser contagiosa”.Uno de los mayores problemas de la idea de Bretz quedaba sin contestar: ¿De dónde salió tanta agua de repente? Aparentemente ninguna opinión cambió en la reunión; la idea de una inundación catastrófica todavía les parecía absurda a la mayoría de los científicos.

Durante los años siguientes, la comunidad geológica se concentró en desarrollar alternativas para el modelo de Bretz. En las palabras de Bretz, la “herejía debe ser sofocada en forma suave pero firme”. No obstante, los estudios de campo continuaron produciendo datos favorables a la interpretación catastrófica, y el conflicto comenzó a moderarse. Bretz y otros encontraron una fuente para las aguas de la inundación.

El antiguo Lago Missoula una vez había albergado hacia el este 2.100 kilómetros cúbicos de agua. Cierta evidencia indicaba que el hielo había represado el lago. Una ruptura repentina del hielo habría liberado el agua necesaria para producir la evidencia de la rápida erosión observada hacia el oeste.

El mejor apoyo para esta explicación apareció posteriormente cuando los científicos encontraron ondas gigantes tanto en el Lago Missoula como en la región de los canales hacia el oeste. Probablemente algunos de ustedes estén familiarizados con las líneas de ondas paralelas que se observan frecuentemente en los lechos arenosos de los arroyos y ríos. Estas generalmente tienen unos pocos centímetros de cresta a cresta.

Pero las ondas en el lecho del Lago Missoula y hacia el oeste eran gigantescas, medían hasta 15 metros de alto, con una distancia de 150 metros de cresta a cresta. Sólo inmensas cantidades de agua moviéndose rápidamente podrían producir tal efecto. Algunos estudios más recientes se han concentrado en los detalles. Hay quienes sugieren que pudo haber habido tantos como ocho o más episodios diluviales. Uno de los estudios propuso que el agua fluía a 108 kilómetros por hora, erosionando los profundos canales en la dura roca volcánica en pocas horas o días.

Finalmente las interpretaciones maestras de Bretz basadas en el estudio cuidadoso de las rocas fueron aceptadas por la mayoría de los geólogos. En 1965 la Asociación Internacional para la Investigación del Cuaternario organizó un viaje de estudio a la región. Al cierre de la conferencia, Bretz, quien no pudo asistir, recibió un telegrama de los participantes con sus saludos. El telegrama terminaba con la siguiente oración: “Ahora todos somos catastrofistas”. En 1979 Bretz fue premiado con la Medalla Penrose, el premio geológico más prestigioso de Estados Unidos. Bretz había ganado; y el catastrofismo también. Este “Noé” de los tiempos modernos y su igualmente indeseada inundación habían sido vindicados.

Corrientes de turbidez

A mediados del siglo XX, algunos geólogos habían notado que el uniformismo estricto contradecía la información proporcionada por las rocas mismas. Bretz había hallado evidencias de acción muy rápida. Otros científicos encontraban estratos sedimentarios con ambos componentes, de aguas playas y profundas.16 ¿Cómo se podrían haber mezclado entre sí bajo condiciones tranquilas? La conclusión: catastróficas corrientes submarinas de barro, que comienzan desde aguas someras y fluyen hacia aguas profundas. Estas rápidas corrientes de barro, llamadas corrientes de turbidez, producen depósitos especiales llamados turbiditas. Las turbiditas han llegado a ser sorprendentemente comunes en todo el mundo. Unos pocos pensadores audaces han sugerido otras actividades catastróficas tales como extinciones masivas causadas por flujos de radiación cósmica de alta energía y el repentino derramamiento de agua fría del ártico sobre los océanos del mundo. Todas estas teorías indican una creciente separación del estricto uniformismo.

El golpe de gracia para el dominio de las explicaciones uniformistas no provino, sin embargo, del estudio de las rocas mismas, sino de los fósiles que contenían. ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios cerca del fin del cretácico, y por qué son evidentes otras extinciones masivas en otros niveles del registro fósil? Debe encontrarse alguna causa razonable. Se han propuesto varias explicaciones para la extinción de los dinosaurios, desde la inanición y la ingestión de hongos venenosos hasta la fiebre del heno. No obstante, su desaparición ha sido considerada en general como un misterio. Entonces en 1980 Luis Alvarez, laureado con el premio Nóbel, de la Universidad de California en Berkeley, y otros19 sugirieron que la inusual abundancia del elemento iridio encontrado en una cantidad de lugares alrededor del mundo al final de los estratos cretácicos pudo haber provenido de un asteroide que chocó contra la tierra y mató a los dinosaurios. La idea generó una reacción mixta. Algunos la cuestionaron porque los dinosaurios y otros organismos no parecen haber desaparecido tan rápidamente según los estratos fósiles. Otros propusieron una extensa actividad volcánica e incendios mundiales, o el impacto de un cometa en vez de un asteroide.

El debate acerca de los detalles continúa, pero la puerta hacia las interpretaciones catastrofistas está abierta de par en par. La literatura científica informa hoy una amplia gama de repentinos cambios mayores.

Ideas catastróficas más recientes

Algunas de las ideas catastróficas más recientes proponen que los cometas o los asteroides podrían elevar olas marinas de hasta una altura de ocho kilómetros y mandar penachos volátiles de agua a cientos de kilómetros por sobre la superficie de la tierra. Otros efectos propuestos incluyen ráfagas de aire a 500° C viajando a 2.500 kilómetros por hora que matarían la mitad de la vida sobre la tierra, y terremotos globales acompañados de olas terrestres que llegarían a la altura de 10 metros. También se propuso la apertura de grietas que van desde 10 a 100 kilómetros y la rápida formación de montañas. Hasta hay una sugerencia de que estos impactos podrían haber iniciado la ruptura del super continente antiguo de la tierra llamado Gondwana.

El catastrofismo ha retornado en forma rápida, pero no es exactamente el catastrofismo clásico de hace dos siglos que incorporó el diluvio bíblico como un evento geológico mayor. Es interesante que algunos geólogos recientemente sugirieron que un impacto extraterrestre podría estar relacionado con el registro del diluvio por parte del Génesis. En el presente, se acepta fácilmente la idea de rápidas catástrofes mayores, pero en contraste con el diluvio bíblico, que duró sólo un año, se introduce mucho tiempo entre muchas catástrofes mayores. El término neocatastrofismo parece estar ganando aceptación, mientras que se hacen intentos por distinguir el concepto nuevo del catastrofismo antiguo. El retorno a las interpretaciones catastrofistas ha sido identificado como “un gran adelanto filosófico”, y se acepta que “se está reconociendo en forma creciente el profundo papel de grandes tormentas a través de la historia geológica”. Esta última opinión encaja bien con el modelo bíblico del diluvio como extensas series de tormentas durante el año del diluvio.

El neocatastrofismo ha estimulado la reinterpretación de muchos aspectos geológicos. Por ejemplo, muchos depósitos sedimentarios que se pensaba que se habían acumulado lentamente ahora son interpretados como el resultado de rápidas corrientes de turbidez, y un número de arrecifes de coral fósiles, de los que previamente se pensaba que se habían formado lentamente, ahora son reinterpretados como rápidas corrientes de deyecciones.

Ejemplos de acción rápida

Bajo condiciones normales y tranquilas, los cambios en la superficie terrestre son muy lentos. No obstante, hay muchos ejemplos de actividad catastrófica que sugieren cambios mayores en poco tiempo.

La erosión puede ocurrir muy rápidamente. En 1976 la recientemente construida represa “Teton” en Idaho, Estados Unidos, comenzó a perder agua de manera incontrolable y el torrente cortó a través del sedimento hasta una profundidad de 100 metros en menos de una hora. La represa estaba hecha de sedimento blando, que es erosionado fácilmente.

No obstante, se ha propuesto que los canales de Bretz, mencionados anteriormente, que están en dura roca basáltica, fueron cortados hasta una profundidad equivalente en unos pocos días. Se ha determinado que la capacidad de acarreo del agua en movimiento aumenta como la tercera a cuarta potencia de la velocidad. Esto significa que si la velocidad de la corriente aumenta diez veces, el agua puede transportar de 1.000 a 10.000 veces más de sedimentos.

Los no creacionistas a veces señalan que la columna geológica es demasiado gruesa como para haber sido depositada en el único año del diluvio.

Esto no es un argumento significativo. Mientras que la mayoría de los creacionistas excluirán la porción más baja (precámbrico), y las más altas de la columna geológica del diluvio, algunas tasas de deposición actuales son tan veloces que no habría problema para depositar la columna entera en unas pocas semanas. Las corrientes de turbidez pueden depositar su sedimento en una sola localidad en unos pocos minutos o menos, y sobre miles de kilómetros cuadrados en unas pocas horas. Turbiditas inmensas, llamadas megaturbiditas, encontradas en España tienen espesores de hasta 200 metros, junto con un inmenso volumen de 200 kilómetros cúbicos.

También hay varios métodos, además de las corrientes de turbidez, que causan la rápida deposición de los sedimentos. Un intenso diluvio durante un año podría depositar una gran cantidad de sedimentos.

Frecuentemente se supone que la acumulación de gruesos estratos de minúsculos microorganismos tales como los acantilados blancos de Dover en Inglaterra requieren largos períodos de tiempo.

Pero tal acumulación puede ocurrir rápidamente. A lo largo de la costa de Oregon, Estados Unidos, una tormenta de tres días con fuertes vientos y lluvia depositó de 10 a 15 centímetros de diatomeas microscópicas a lo largo de 32 kilómetros. He visto un ave fósil preservada y muchos peces en gruesos depósitos de diatomeas microscópicas cerca de Lompoc, California.

También se encontró una ballena en este depósito. Tal preservación requeriría un sepultamiento rápido antes de que ocurra la desarticulación del organismo.

Se descubrió que la desarticulación de las aves normalmente sucede en unos pocos días. Es evidente que algunos estratos de organismos microscópicos han sido depositados rápidamente.

Esquema de formación y distribución de los Estratos Geológicos.

La naturaleza de los estratos es muy variada. Pueden ser detríticos si están formados por fragmentos de otras rocas preexistentes. Son calizos si se originan cuando se produce la precipitación de carbonato de calcio, o salinos, si su origen es la evaporación del agua donde estaban disueltas las sales.”[48]

Depósitos sedimentarios donde se aprecian las capas de estratos, cuyas diferencias de color indican cambios del tipo de sedimentos o de la velocidad de deposición. Su orientación varía de acuerdo a la fuerza de compresión que actúa en los desplazamientos.[49]

Algunas deducciones

Podemos aprender lecciones de la historia de las interpretaciones del catastrofismo y del uniformismo. Durante milenios, fueron aceptadas las catástrofes; luego, por más de un siglo, fueron virtualmente erradicadas de todo pensamiento científico. Y ahora son aceptadas nuevamente. Esto ilustra cómo la ciencia cambia a menudo sus puntos de vista, y a veces aun acepta conceptos que había rechazado anteriormente. La Biblia, por otro lado, no cambia. Es de interés que la renovada aceptación de las catástrofes provino mayormente del estudio de las rocas mismas. Deberíamos ser cautelosos en cuanto a aceptar posturas generales, como el uniformismo, que están basadas en la opinión o en una cantidad restringida de información. Por otra parte, las interpretaciones catastrofistas más recientes, ahora vueltas a ser aceptadas por la ciencia, muestran que eventos aun mayores pueden ocurrir rápidamente. Lo cual torna al registro bíblico de los orígenes, incluyendo a la creación y el diluvio, mucho más plausibles.[50]

La columna y la cronología geologica de la historia de la tierra no tienen sentido alguno… es mas bien,un registro del poder asombroso de Dios y de su justo juicio por el pecado de la humanidad.

“Todas estas “épocas geológicas” fueron organizadas en detalle considerable mucho tiempo antes del descubrimiento de la radiactividad, así que cuando un profesor le interponga el argumento falaz de que tales escalas fueron elaboradas usando los procesos, ¡también defectuosos!, de los métodos radiactivos, hágale saber que está errado. De hecho, el sistema casi completo fue elaborado inclusive antes de que muchos de los fósiles que la misma escala contiene fueran descubiertos! Estos científicos simplemente asumieron, y tristemente debo informarles que entre ellos había científicos cristianos, que jerarquías de vida animal debieron moverse siempre de simple a complejo, por ejemplo, de ameba a hombre, y que siempre ésta sería la regla. Como consecuencia, los datos de morfología y embriología comparativas, especialmente usando teorías que ahora se han probado vergonzosamente defectuosas y hasta fruto del dolo causado por el celo científico y la falta de integridad de algunos de los participantes, como la ahora desacreditada “Teoría de la Recapitulación” de Haeckel, fueron usados para determinar la secuencia en la que los fósiles debían ser colocados, aun antes de que estos fósiles fueran encontrados en las rocas. En resumen, la popular y ampliamente usada “Columna Geológica” o “Escala de Tiempo” es esencialmente una construcción artificial y altamente especulativa basada principalmente en la suposición de que las complejidades relativas de las morfologías (la forma y estructura de un organismo o alguna de sus partes) de animales y de la asumida recapitulación evolutiva en el crecimiento de los embriones animales debe ser observada en los restos fosilizados de organismos representando las eras geológicas avanzadas en la historia de la tierra.[51]

L.Merson Davies, renombrado paleontólogo británico que se opuso a la teoría general de la evolución, comentó este fenómeno e hizo algunas observaciones importantes:

” Aquí, pues, enfrentamos una circunstancia que no puede ser ignorada al tratar este tema… es decir, la existencia de un marcado prejuicio contra la creencia en un cataclismo como el Diluvio. Debemos recordar que hasta hace cien años, no existía tal prejuicio… en forma generalizada, al menos. La creencia en el Diluvio de Noé era axiomático, no sólo en la iglesia (católica y protestante), sino también en el mundo científico.

No obstante, la Biblia firmemente sostenía la profecía de que, en lo que ella llama los “postrimeros días”, predominaría una filosofía muy distinta; una filosofía que conduciría a los hombres a desechar la creencia en el Diluvio y a considerarla refutada, declarando que “todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (2 Pe. 3:3-6). En otras palabras, una doctrina de Uniformidad en todas las cosas (una doctrina que el apóstol obviamente consideró falsa) reemplazaría a la creencia en cataclismos como el Diluvio.

Así, con la doctrina del uniformitarianismo, la antigua profecía de Pedro se ha cumplido ante nuestros ojos. Según los uniformitarianos, no es necesario depender de ningún evento catastrófico, excepto en menor escala. Ellos sostienen que las características geológicas y las formaciones que antes se atribuían a cataclismos geológicos, ahora pueden explicarse satisfactoriamente mediante procesos comunes que funcionaron durante largos períodos. Aunque la suposición uniformitariana parece razonable, debemos recordar que es sólo una suposición, no un hecho. ” [52]

Eras Geológicas

“La geología histórica se encuentra en una posición incómoda entre las ciencias, puesto que trata con eventos del pasado y está obligada a depender de presuposiciones que podrían o no ser verdad. La historia documentada se remonta solo hasta hace unos miles de años. Los más antiguos registros auténticos datan aproximadamente del año 3500 a.C.

Respecto a épocas previas de las cuales no hay testigos oculares, nadie puede estar seguro de lo que realmente aconteció. En consecuencia, no existe ninguna prueba directa e irrefutable del proceso o los procesos por los que se formaron las rocas de la columna geológica, ni de su edad. Cualquier determinación al respecto sería sólo indirecta, basada en suposiciones que podrían ser verdaderas o falsas.

Sin embargo, basándose en la suposición de que el uniformitarianismo y la evolución orgánica eran hechos científicos establecidos, en el siglo XIX los geólogos empezaron a compilar la columna geológica.

Ellos ordenaron los estratos de la tierra de acuerdo a los diversos tipos de fósiles que contenían, en especial los fósiles guías (por lo general éstos son invertebrados marinos que se reconocen con facilidad; se dice que existieron extensamente y que su duración cronológica fue limitada, señalando así la determinación de una edad específica para cada formación rocosa.

Los estratos con fósiles más simples (que supuestamente evolucionaron primero) fueron colocados en la base de la columna, mientras que los estratos con formas más complejas (que supuestamente evolucionaron más tarde) fueron colocados en la parte superior de la columna. De esta manera, la columna geológica se fundamentó y construyó en la suposición de que la evolución orgánica era un hecho.” [53]

Estratos geológicos.

El darwinismo es una excelente herramienta que las filosofias ateas utilizan en muchos casos para cegar las mentes y para impedir que la gente no vea la luz que lleva a la vida eterna. Yo se que es muy dificil entender esto para el que no tiene luz, pero para el que no la tiene, está mas claro que el agua.

Jesús dijo: “La luz vino al mundo y los hombres amaron mas las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas”.

El darwinismo es una excusa perfecta para no aceptar la Luz. El registro fósil no muestra evolución gradual de especies diferentes desde un antecesor común, sino que repetidamente muestra aparición abrupta, seguido de estásis (estabilidad) de todas las formas de vida.

¿Que son los estratos?

En Geología se llama estrato a cada una de las capas en que se presentan divididos los sedimentos, las rocas sedimentarias y las rocas metamórficas que derivan de ellas, cuando esas capas se deben al proceso de sedimentación. Hay que tener en cuenta que otros fenómenos geológicos distintos pueden dar origen a capas, que entonces no se llamarán estratos. Es el caso, por ejemplo, de las lajas que se forman durante el metamorfismo cuando grandes presiones afectan a las rocas, originando cortes perpendiculares a la fuerza de compresión. Las erupciones volcánicas, tanto en la forma de coladas de lava como en los depósitos piroclásticos pueden dar origen a una especie de estratos similares a los sedimentarios pero de origen y naturaleza distintos, como puede verse en la imagen del volcán Croscat. Por último, las intrusiones ígneas pueden formar diques o capas interestratificadas que aparecen como si fuera un estrato más, aunque debe de tenerse en cuenta que los diques pueden tener una forma lenticular cuando forman un manto o sill) que, cuando llegan a ser bastante abombados suelen llamarse lacolitos.[54]

“Las características de los estratos dependen de los materiales que se depositaron, de las condiciones de sedimentación y de las deformaciones a las que han sido sometidos.

Los estratos presentes en una determinada sección del terreno forman una serie estratigráfica. Cada estrato significa una interrupción en la sedimentación, un periodo de erosión o un cambio en el tipo de material depositado.”[55]

Flysch (turbidita) de los Cárpatos en Komancza (Polonia)

Estratificación

“Los estratos se forman típicamente como capas horizontales de potencia (espesor) uniforme, limitadas por superficies de estratificación, que son interfases más o menos nítidas respecto el estrato más joven (situado encima) y el más viejo (debajo). En la descripción de los estratos se usa el término base o muro para referirse a la parte más antigua (geométricamente la inferior, si no median alteraciones tectónicas de la posición) y techo para la más reciente. Los estratos son las unidades básicas de estudio de la Estratigrafía.”[56]

Estratificación cruzada en areniscas, en el Cañón del Antílope, Arizona, Estados Unidos

“Los estratos horizontales y uniformes pueden evolucionar, en presencia de fuerzas tectónicas, sufriendo cambios de posición (basculamiento, que puede llevar incluso a su inversión) y de forma (plegamiento). Además algunos estratos aparecen desde su mismo origen inclinados entre sí y de espesor desigual, como ocurre en la estratificación cruzada. La génesis de la estratificación cruzada es bastante simple en los procesos de relleno por sedimentos arrastrados por los ríos (arenas, arcillas) cuando llegan al piedemonte de una cordillera y forman conos de deyección, terrazas y otras formas menores del relieve. Estos sedimentos se disponen de acuerdo con la gravedad y el que se crucen entre sí obedece a un cambio en el curso del río que se desvía con cada crecida importante, que muchas veces son esporádicas como es típico en los climas áridos, por el simple hecho de que la crecida anterior produjo una acumulación que las aguas del río tienen que rodear por su mayor altura, depositándose ahora con buzamiento (es decir, una inclinación), sentido y espesor diferentes. Con el paso del tiempo, esas arenas o arcillas pueden consolidarse y formar rocas sedimentarias (arenisca, por ejemplo, como es el caso de la imagen del Cañón del Antílope) pero que han conservado la disposición original de las arenas que formaron dichas rocas. También puede verse una discontinuidad estratigráfica en el centro de la imagen.

En suma, estas superficies de estratificación reflejan heterogeneidades del proceso de sedimentación, con cambios bruscos en la naturaleza del sedimento o interrupciones más o menos prolongadas del proceso de depósito.” [57]

“Capa rocosa de espesor variable que constituye los terrenos sedimentarios.”

Diaclasas y fallas

“Los estratos pueden ser más o menos plásticos o rígidos y ello tiene unas consecuencias obvias sobre su resistencia a la deformación. Cuando son muy rígidos (arenisca o rocas calizas, por ejemplo), los movimientos internos de la litosfera pueden quebrar o partir esos estratos y se forman las diaclasas, que siempre son perpendiculares a la superficie de los estratos, y fallas, cuando existe un desplazamiento notorio en sentido vertical u horizontal de todos los estratos a lo largo de una línea de falla de dimensiones mucho mayores que en el caso de las diaclasas o a lo largo de un espejo de falla cuando se trata de una falla normal, es decir, cuando una parte de los estratos se eleva con respecto a los mismos estratos que quedan relativamente deprimidos en el otro lado de dicho espejo de falla.

Las diaclasas pueden presentarse también en rocas ígneas o metamórficas, como es el caso de las diaclasas poligonales de las columnatas basálticas y en rocas metamórficas como la cuarcita que aparece asociada a la cobertura sedimentaria de arenisca en el caso de los tepuyes venezolanos.” [58]

Fósiles

Estando formados por rocas sedimentarias, los estratos suelen contener fósiles, es decir, restos orgánicos de animales y plantas que sirven para datar la edad aproximada de dichos estratos. Ello se realiza a través de los llamados fósiles índice, llamados así porque sólo existieron en una determinada Era o período geológico. Evidentemente, el encontrar dicho fósil en un estrato, serviría para inferir que dicho estrato se formó durante la época en que el animal o la planta existió. La datación estratigráfica es una aplicación muy importante de la estratigrafía. En el caso de la cobertura sedimentaria de la Formación Roraima de la Guayana venezolana, que está formada por estratos de arenisca, no existen fósiles de ningún tipo, lo cual sirve para datar la misma como muy antigua precisamente por este hecho. Tiene más de 1.500 millones de años, es decir, son rocas sedimentarias anteriores a la Era Primaria, que es la Era en la que aparecieron los primeros seres vivos sobre la Tierra. En este caso, la datación de los restos fósiles necesita emplear otras técnicas.[59]

Observaciones críticas que nos hace Scott M.Huse sobre este tema:[60]

1.La única razón para colocar las formaciones rocosas en orden cronológico son los fósiles que contienen, especialmente los fósiles guías.

2.La única justificación para asignar fósiles a períodos específicos en ese orden cronológico es la supuesta progresión evolutiva de la vida. A su vez, la única base para la evolución biológica es el registro de fósiles que se ha construido. En otras palabras, se usa la suposición de la evolución para acomodar la secuencia de los fósiles, y luego esa misma secuencia se emplea como prueba de la evolución. Por tanto, ¡la evidencia primaria de la evolución es la suposición de la evolución!

3. Las formaciones rocosas reales presentan vacíos y reversiones en relación a esta secuencia ideal imaginaria. Aún en el Gran Cañón se encuentra menos de la mitad de los sistemas geológicos. Si quisiéramos ver la columna geológica en la secuencia indicada, tendríamos que viajar por todo el mundo. Por ejemplo, en el Gran Cañón deberíamos los estratos precámbrico y paleozoico; al este de Arizona encontraríamos los estratos mesozoicos; en Nuevo México podríamos observar las formaciones terciarias, y así sucesivamente.

4.En el terreno se encuentra toda contradicción imaginable respecto a la secuencia ideal de la columna geológica.

5. Hallazgo de fósiles en el orden estratigráfico incorrecto.

La explicación que dan es que los fósiles que aparecen más abajo de lo esperado en la columna geológica (es decir, antes período en que supuestamente evolucionaron), son calificados de fugas estratigráficas. Especímenes encontrados mas arriba de lo esperado, son considerados especímenes reelaborados. muchos casos hay gruesas capas de estratos sedimenten el orden estratigráfico incorrecto. Los geólogos evolucionistas recurren a suposiciones secundarias para explicar esas condiciones invertidas (estratos más antiguos sobre estratos más recientes). El argumento típico es que se debieron a la acción de una gran fuerza o impulso. Por ejemplo, en el Parque Nacional Glacier hay un bloque de piedra caliza precámbrica (supuestamente de 1,000 millones de años) encima de una formacion cretácea de esquisto (supuestamente de sólo 100 millones de años.

Los geólogos afirman que fuerzas tremendas impulsaron el bloque a lo largo de fallas y lo movieron horizontalmente dejándolo sobre la región adyacente. Pero este bloque “mal ubicado” de piedra caliza mide aproximadamente 563 kilómetros de largo, 56 kilómetros de ancho, y más de 9 kilómetros de espesor. Henry M. Morris ha demostrado de manera categórica que un deslizamiento mecánico de tales proporciones sería físicamente imposible, aun cuando la superficie estuviese lubricada. La conclusión obvia es que las rocas precámbricas fueron depositadas después que las cretáceas, y que la columna y cronología geológicas de la historia de la tierra, básicamente no tienen validez. Los creacionistas consideran que conceptos como el de deslizamientos en gran escala son maniobras para tratar de explicar las numerosas contradicciones que se encuentran en el terreno.”

El hecho de que las formaciones rocosas de la columna geológica sean ordenadas y fechadas en base a los fósiles que contienen (en especial los fósiles guías), y no mediante las técnicas radiométricas para determinar la edad, toma por sorpresa a muchas personas. Sin embargo, esta falsa interpretación se desvanece fácilmente, porque la columna geológica y las edades aproximadas de los estratos con fósiles se habían establecido mucho antes de que el cálculo radiactivo de la edad hubiese sido al menos imaginado. Las fechas determinadas mediante cálculo radiométrico para ciertas formad nes rocosas, por lo general son descartadas y nunca se usan debido a la elevada probabilidad de error inherente en esa técnica. Esto sucede en particular cuando las determinaciones no concuerdan con las fechas previamente establecidas. [61]

“En el registro de los fósiles aparecen muchos grupos sin pruebas de ancestros evolutivos. La paleontología trata de explicar este hecho diciendo que el registro de fósiles es incompleto y que pasaron millones de años entre la sedimentación de los diferentes estratos. Durante estas épocas, se supone que evolucionaron nuevas criaturas. Esta afirmación sobre un registro incompleto de fósiles es esencial para que la evolución se considere como teoría viable.

Quisiera citar al mundialmente famosísimo George Gaylord Simpson, paleontólogo evolucionista de primera fila. En su libro Tempo and Mode in Evolution (Ritmo y Método en la Evolución), afirma en la sección dedicada a Discontinuidades Principales en el Registro (Fósil) que:

“no hay ni trazas en ninguna parte del mundo de ningún fósil que cubra la discontinuidad que existe entre el Hyracotherium y su pretendida forma ancestral Condylarthra. Después sigue diciendo: «Esto es cierto de todos los treinta y dos órdenes de mamíferos… Los miembros más antiguos conocidos de cada orden ya tienen sus características ordinales básicas, y no hay, en ningún caso, una secuencia aproximadamente continua de un orden conocido a otro. En la mayoría de los casos, la rotura de conexión es tan brusca, y la discontinuidad tan grande, que el origen del orden es especulativo, y muy disputado».

Después (p. 107), Simpson afirma:

«Esta ausencia regular de formas de transición no está limitada a los mamíferos, sino que es un fenómeno casi universal, y que ha sido notado desde hace mucho tiempo por los paleontólogos. Es cierto de casi todos los órdenes de todas las clases de animales, vertebrados e invertebrados. También es cierto de las clases, de los principales Phylums y, aparentemente, también es cierto de las categorías análogas de las plantas.»

En su libro The Meaning of Evolution (El Significado de la Evolución) Simpson afirma, refiriéndose a la aparición de nuevos phylums, clases y otros grupos principales:

«El proceso por el cual ocurrieron en la evolución unos sucesos tan radicales es causa de una disputa de las más serias que quedan entre los estudiosos profesionales de la evolución. La cuestión es si tales sucesos principales tuvieron lugar instantáneamente por algún proceso diferente en esencia de los que formarían parte en un cambio evolutivo más o menos gradual, o si toda la evolución, incluyendo estos cambios principales, queda explicada por los mismos procesos y principios directivos, siendo sus resultados mayores o menores en función del tiempo implicado, de la intensidad relativa de la selección y de otras variables en cualquier situación dada.

»La posibilidad. de tal disputa existe porque las transiciones entre los principales grados de organización apenas quedan registradas por fosilización. Hay una tendencia a este respecto hacia una deficiencia sistemática en el registro de la historia de la vida. Así, es posible afirmar que tales transformaciones no están registradas porque no existieron; que los cambios no fueron por transición, sino por saltos repentinos en la evolución.» “[62]

Darwin habia afirmado en su libro sobre el origen de las especies que grupos enteros de especies parecen falsamente haberse desarrollado de forma abrupta. El dió una posible explicación de este hecho que si se probaba que eran verdaderas, sería fatal para sus teorías.

Después de siglos de investigación y examen de los fósiles hallados, muchos paleontólogos comienzan a creer que este registro ya está completo o casi completo, pues ninguno de los vacíos del registro de fósiles que existían en tiempos de Darwin ha sido llenado por estudios posteriores. Lo que se ha encontrado son variaciones dentro de la misma especie.

“Si la evolución fuera verdad, deberíamos encontrar unas pocas formas de vida simples en el nivel más bajo del estrato geológico, con una consistente progresión ascendente hacia formas de vida de una naturaleza más avanzada en el siguiente estrato ascendente, etc. Pero no encontramos nada de eso. En cambio, lo que sí hallamos es la “Explosión Cámbrica”, la existencia de muchas y variadas formas de vida encontradas juntas cerca del fondo de la columna geológica. Es bien sabido por los paleontólogos que virtualmente todos los philum de las plantas y animales (planos básicos del cuerpo) aparecen de manera súbita en las rocas de la era Cambriana.

El evolucionista Stephen J. Gould reconoce este severo problema para la evolución. Él dijo, “En cualquier área local, una especie no surge gradualmente por la transformación continua de sus ancestros; aparece de repente y ‘completamente formada’”. (5, Pág. 50) Gould está admitiendo aquí que el registro fósil no muestra evolución gradual. La columna geológica como se muestra en los libros de texto es un ejemplo de especulación artística.

Cuando se les pregunta por qué creen en la evolución, muchas personas simplemente dicen “dinosaurios”, sin haber realmente pensado bien por qué creen que los dinosaurios indican la evolución. Es importante ver a los dinosaurios por lo que fueron —parte del proceso de deterioramiento (incluyendo las extinciones) que ha estado ocurriendo desde la creación. La Biblia traza un proceso que comienza con la creación como un evento completo en el pasado, luego entonces el deterioro se inicia.

En lugar de tener un número expandido de organismos con el tiempo, como lo predice la evolución, encontramos los fósiles substancialmente presentes temprano en el registro fósil, luego un deterioro en el número de organismos con el tiempo (extinción.) La evidencia fósil encaja mejor en el modelo bíblico que en el evolutivo.” [63]

E. C. Olson anota:

“Un tercer aspecto fundamental del registro fósil es algo diferente. Repentinamente aparecen muchos grupos de plantas y animales, aparentemente sin ningún antecesor cercano. La mayoría d e los grupos de organismos –Phylums, Subhylums, y aún las mismas clases, han aparecido de esta manera… El registro fósil, que ha producido el problema, no da mucha ayuda para su solución… La mayoría de los zoólogos y la mayoría de los paleontólogos sienten que las interrupciones y bruscas apariciones de nuevos grupos pueden ser explicadas por el que el registro fósil esté incompleto. Algunos paleontólogos están en desacuerdo y creen que estos eventos cuentan una historia que contradice a la teoría, y que no se registra en los organismos vivos.”[64]

Los evolucionistas se resisten a aceptar que esa falta de formas de transición destruya su teoría. Nunca se ha encontrado una criatura con pies, alas o plumas a medio formar. Si la idea de Darwin de que todos los órganos y organismos surgieron mediante modificaciones pequeñas y lentas es correcta, deberíamos esperar que aparecieran ocasionalmente fósiles de formas en transición. Como existen esos vacíos en el registro de fósiles, se dice que estos monstruos semievolucionados vivieron, pero no se conservaron. El vacío parece ocultar su existencia.

Si el registro de fósiles está completo, lo que significa que un gran porcentaje de la vida fósil se ha conservado, entonces el registro de fósiles no apoya la evolución. Si, al contrario, el registro de fósiles es muy incompleto, lo que quiere decir que un porcentaje pequeño de formas de vida pasadas se ha conservado, ¿qué derecho tiene la ciencia para llenar esos vacíos con animales imaginarios sobre los cuales no hay ni la más mínima prueba material de su existencia?

La teoría de la evolución, como la propuso originalmente Darwin, postulaba que los organismos en estado evolutivo cambiarían progresivamente de un tipo de criatura a otro en el lapso de miles de generaciones. Esto implica que debería haber escalonamiento de formas entre las especies de padres a hijos. Un pez se transformaría gradualmente en anfibio; el reptil en pájaro. Si las especies quedaron fosilizadas y conservadas casualmente, entonces se hubieran conservado también muchas formas de transición. Si este es el caso, entonces el registro de fósiles debería reflejar este hecho.

Darwin explicó estos vacíos en el registro de los fósiles suponiendo que representan especies que saltaron al vacío y no se conservaron. La imperfección del registro de fósiles fue su explicación. No obstante, parece que más de 120 años de exploración posterior han fracasado en su intento por encontrar las formas de transición necesarias para manetenr la teoria viva.

Cual es la importancia de los fósiles

“Se denomina fósil a cualquier evidencia reconocible de vida en el pasado. Los fósiles son fragmentos de la historia de la vida que se han preservado de diferentes formas, ya sea como restos de organismos casi completos o en partes. Son también fósiles las impresiones de seres vivos en las rocas, antes o después de muertos. Huesos, huevos, dientes, troncos, hojas, huellas de pisadas, etc. Pueden llegar a nuestros días en forma de fósiles.

Hasta hace unos 500 años, los fósiles fueron considerados como objetos de oscuro origen y extrañas formas, razón por la cual era común asignarles ciertas propiedades mágicas.

Recién en la segunda mitad del siglo XV, comenzaron a surgir de la mano del artista e inventor Leonardo Da Vinci, concepciones mas acertadas respecto a la naturaleza de los fósiles. Da Vinci afirmaba que los fósiles que se encontraban en el norte de Italia correspondían a restos de antiguos caracoles marinos. Nadie se interesó por esta idea.

Cien años después, otro italiano, Nicolás Steno postulo que los fósiles eran de origen orgánico y que se habían formado conjuntamente con la roca que los contenía durante el diluvio universal.

Esta explicación de Steno logro conciliar la información que ofrece la naturaleza a través de los fósiles y aquella proveniente de las Sagradas Escrituras, por lo cual fue rápidamente aceptada. La lógica que encerraba esta explicación se basa en la creencia de que Dios creo la Tierra y todos los seres que la pueblan, pero en el diluvio universal, muchos murieron ahogados encontrándose los restos en forma de fósiles.

La teoría de Steno fue más allá. Pensó que si los fósiles podían ser considerados como restos de organismos y estos se formaban simultáneamente con las rocas donde aparecen, entonces los estratos que los albergan pueden ofrecernos una historia cronológica de la Tierra.

Steno postuló tres enunciados básicos:

1.Las rocas sedimentarias tienden a depositarse en estratos horizontales.

2.En una sucesión de estratos no deformados posteriormente, los estratos más jóvenes se asientan sobre los más viejos.

3.En el momento de su formación un estrato sedimentario tiende a formar un manto continuo que se extiende en todas direcciones.

Casi al mismo tiempo que Steno, el británico Roberto Hooke defendió la idea de la naturaleza orgánica de los fósiles y propuso:

Los fósiles pueden utilizarse para realizar comparaciones cronológicas de rocas.

Los fósiles demuestran que en el pasado, existieron formas de vida que no tienen representantes en la actualidad porque se extinguieron.

Los postulados de Hooke sentaron las bases para una sólida interpretación de la historia geológica y paleontológica de la Tierra.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los fósiles comienzan a ser utilizados para trazar los primeros mapas geológicos. En estos, los diferentes estratos geológicos pueden reconocerse a través de los fósiles que contienen.

Además de la importancia practica que adquirieron los fósiles para el mapeo geológico de la corteza terrestre, se constituyeron como prueba del hecho evolutivo en base a los siguientes argumentos:

No todas las especies que vivieron en el pasado son las que actualmente vemos. Muchas se extinguieron sin dejar representantes vivos.

Los fósiles son contemporáneos con los estratos que los contienen, eso implica que los más jóvenes suprayacen a los más antiguos. Dada la similitud morfológica entre algunas especies fósiles y algunas especies actuales, se pueden establecer relaciones de parentesco entre las mismas.

La posible relación entre ellos se reinterpreto como una relación de parentesco en la cual los fósiles de los estratos superiores son descendientes de algunos de aquellos que se encuentran en los estratos inferiores.De esta forma, los fósiles nos permiten tener un panorama de los cambios que acontecieron durante la historia de la vida y son, por lo tanto, documentos inapreciables de que la evolución ocurre.” [65]

La pregunta importante que surge del estudio de los fósiles es si realmente le sirve de apoyo a la teoría de la evolución gradual de las especies. A pesar de afirmaciones como las anteriores, el registro de fósiles despliega una asombrosa falta de formas de transición. Si los vacíos del registro son reales, entonces por lo menos la formulación de la evolución hecha por Darwin es errónea. Así, la afirmación de Darwin de que estos casos son excepcionales no se ha visto comprobada por las investigaciones posteriores. Muchos teorizantes evolutivos modernos se han visto forzados a proponer que la evolución no ocurre gradualmente sino de repente. Así, una especie a un lado del vacío parecería haber producido de manera excepcionalmente rápida la especie situada al otro lado del vacío. Esto es como decir que un pez produce una salamandra.

Notas

31 Wikipedia, Fijismo

32 Ibíd.

33 Ibíd.

34 “La vis plastica es la fuerza moldeadora con la que se supuso que la naturaleza creaba los fósiles.En el siglo XIX, las teorías evolucionistas predarwinianas aportaban pruebas sólidas frente a los defensores del creacionismo y el fijismo: los fósiles. Ante esto se propusieron diversas teorías, la más elaborada tal vez el catastrofismo de Georges Cuvier.La teoría de la vis plastica es mucho más ingenua, simplemente suponía que los fósiles eran caprichos de la naturaleza (ludus naturæ), piedras que simulaban seres vivos, quimeras imposibles. La teoría no tuvo muchos defensores en el ámbito científico, pues era fácilmente refutable, aunque algunos intentaron sostenerla creando fósiles que representaban objetos modernos para demostrar el capricho de la naturaleza, patraña rápidamente puesta al descubierto.” (vis plastica, wikipedia), cit. en Ibid

35 Ibid

36 http://centros5.pntic.mec.es/ies.rodriguez.fabres/trabajosss/grupo1/fijismo.htm

37 http://www.canalsocial.net/GER/ficha_GER.asp?id=4296&cat=ciencia

38. http://centros5.pntic.mec.es/ies.rodriguez.fabres/trabajosss/grupo1/fijismo.htm

39. http://www.canalsocial.net/GER/ficha_GER.asp?id=4296&cat=ciencia

40. http://centros5.pntic.mec.es/ies.rodriguez.fabres/trabajosss/grupo1/fijismo.htm

41 http://jmjm.blogspot.es/

42 Ibid

43 Biología Es.6,pag. ,op. cit.

44 http://www.sedin.org/propesp/X0007_Bi.htm

45 creationwiki.org, catastrofismo

46 http://www.antesdelfin.com/diluvio2.html

47. http://1abvilladevallecas08.blogspot.com/2008/10/neocatastrofismo.html

48 http:/www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/estructura/rocasymin/rocas/sedimen/estratos/index.html

49 http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/estructura/rocasymin/rocas/sedimen/estratos/index.html

50. http://dialogue.adventist.org/articles/10_2_roth_s.htm

51. http://www.antesdelfin.com/columna.html

52. El Colapso de la Evolución,op. cit.

53. wikipedia, Estrato

54. http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/estructura/rocasymin/rocas/sedimen/estratos/index.html

55 Ibíd.

56 wikipedia,Estrato

57 Ibid

58 Ibid

59 Ibid

60 El Colapso de la Evolución,op. cit., p.31-32

61. Ingersole, Zobel, e Ingersoll, Heat conduction with Engeneering, Geological and other applications, University of Wisconsins Press, 1954, pp. 99-107, cit en Ibíd., p. 32, nº. 7

62 http://www.sedin.org/CC01RF/cc-01A.html

63 http://www.menteabierta.org/html/articulos/ar_probldarwin2.htm

64 http://www.sedin.org/CC01RF/cc-01A.html

65 http://jmjm.blogspot.es/1232888520/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s