La Motivación


La Motivación

Autor: Paulo Arieu

El problema de la motivación en el hombre es extraordinariamente complejo, ya que
bajo su estudio subyacen las más variadas ideas que se puedan establecer en torno al ser humano (Herrera,p.268). Fuerzas interiores propulsan a los seres humanos a la conquista de sus objetivos mas apreciados. Estas fuerzas interiores impulsan y motivan a las personas para conseguir satisfacer sus anhelos y necesidades.

Motivo o motivación se refiere a un estado interno que puede ser el resultado de una necesidad, y se le caracteriza como algo que activa o excita la conducta que por lo común se dirige a la satisfacción del requerimiento instigador (Davidoff, p.331). Ese “estado interno” o motivo es la fuerza que impulsa a una persona a cumplir por ejemplo con el objetivo de ser un profesional de éxito, a aprender un idioma extranjero o a tocar bien un instrumento de música.

J. P. Chaplin, realizando un sumario de las diferentes posturas psicológicas, menciona
las siguientes definiciones de motivo (Herrera,p.268):
a) Un estado de tensión interna en el individuo que despierta, mantiene y dirige la
conducta hacia una meta.
b) Una razón consciente dada por el individuo para justificar su conducta.
c) Una razón inconsciente para el comportamiento.
d) Una disposición o actitud que guía la conducta.
e) Un drive (impulso), entendiendo por este concepto los motivos primarios cuya
base corporal es conocida.

Herrera explica que

“desde hace varias décadas, a la motivación se le ha visto comúnmente como una fuerza psíquica que es capaz de mover al individuo en cierta dirección. Se le llega a percibir como un poder ciego que surge en el interior de la persona y se experimenta como una energía especial que puede hacer que quien la vive sea capaz casi de cualquier hazaña: querer es poder. La motivación así concebida es tensión que se acumula en el interior de la persona y que al rebasar cierto umbral provoca conductas específicas que facilitan su descarga”(Herrera,p.270).

Según Davidoff (pp.332-333), hay dos modelos populares que explican como suceden las motivaciones: a) El criterio homeostático y b) el modelo incentival.

a) El criterio homeostático:

esquema 1

Imagen n 1. Modelo homeostático de la motivación. El cuerpo compara su condición actual con el estado óptimo (criterio de referencia designado) para determinar si existen necesidades. Para saber lo que sucede cuando se presenta una necesidad empezar en el rombo y seguir la flecha marcada “sí”. Para conocer lo que pasa si no se detecta una necesidad, continúe por la flecha que indica “no”.

Según este modelo, la motivación sirve como el gran plan corporal de autorregulación o de homeostasis. Este modelo supone que el cuerpo tiene patrones de referencia o puntos fijos para cada una de sus necesidades. El criterio de referencia indica un estado óptimo, ideal o de equilibrio. El ejemplo mas común es el de la temperatura del cuerpo regulada a 30º C. Cuando la persona se aparta de este criterio, surge un requerimiento. La necesidad activa un motivo y el motivo desencadena una conducta dirigida a restablecer el equilibro.

b) El modelo incentival:

esquema 2

Imagen n 2. Modelo incentival de la motivación. Las experiencias y los incentivos a menudo alteran las cogniciones y las emociones, conduciendo a la motivación. La motivación por lo general produce conducta, la cual puede alterar las cogniciones y las emociones. A su vez, las cogniciones y emociones alteradas pueden incrementar o decrementar la motivación.

Este modelo indica que a menudo las experiencias y los incentivos alteran las cogniciones y las emociones, llevando a la motivación, la cual a su vez excita conductas que pueden cambiar otra vez las cogniciones y las emociones, incrementando o decrementando el nivel de motivación.

McCllelland cita el caso de Richard Alpert, psicólogo, quien era hijo de una rica familia judía. Su padre era un abogado influyente. Siendo ya un profesional con un doctorado, un día decide irse a la India en busca de una vida satisfactoria. Allí encontró a un gurú (maestro espiritual) y se convirtió al hinduísmo, comenzando el dominio de la meditación y el yoga. Finalmente, cambió su forma de vida totalmente: su nombre, su vestimenta, su racionalidad y se convirtió en una especie de gurú occidental. McClelland sugiere que el cambio de identidad de Alpert se explica teniendo en cuenta su motivación. Albert parecía necesitar atención de un público y el poder para influir sobre la gente (McClelland,1975,pp.204-206).

En síntesis, hay en el interior de cada ser humano un gran número de fuerzas que controlan gran parte de las motivaciones de cada persona.Los modelos mas populares que explican como funcionan las motivaciones son el modelo homeostático y el modelo incentival.

Referencia Bibliográfica 

Davidoff, L.L. (1989).Introducción a la Psicología. Tercera edición. Editorial McGraw Hill.

Herrera, F. Z. (2008).Introducción a la psicología. Una visión científico humanista. Tercera edición. Pearson Educación, México.

McClelland, D.C. (1975).Power. New York. Irvington.

Imagen n 1

Davidoff, L.L. (1989).Introducción a la Psicología. Pagina 332.Tercera edición. Editorial McGraw Hill.

Imagen n 2

Davidoff, L.L. (1989). Introducción a la Psicología. Pagina 333.Tercera edición. Editorial McGraw Hill.

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s