Preparación del Señor previo a su ministerio (I)


Preparación del Señor previo a su ministerio (I)

Por Paulo Arieu

La importancia de la capacitación

Introducción:

La preparación ministerial es importantísima y de ello nos da prueba la Biblia. Gran parte del ministerio de Jesucristo se caracterizó por la enseñanza. También los maestros rabínicos le daban gran importancia a la enseñanza. Por esto es de gran importancia el ver que aprendemos y como lo aprendemos. Es de vital importancia que fijemos nuestros conocimientos de la mejor manera para poder transmitirlos eficientemente a una generación de creyentes, de los cuales quizás a muchos no le interese profundizar mucho los temas que les enseñemos. El éxito de nuestra misión depende en gran manera de lo que aprendamos. En los últimos años, la cultura latinoamericana ha ido cambiando y las masas han sido empujadas a capacitarse, accediendo a los centros universitarios y de capacitación como nunca antes en la historia. Esto por un lado nos hará más fácil el trabajo de comunicarnos con la sociedad, porque la gente no será ya tan iletrada. Por otro lado, exigirá mayor preparación de parte del líder cristiano.Y en los Estados Unidos la presión sobre los latinos para que obtengan títulos universitarios los ha llevado a los centros universitarios a capacitarse.

Francis Schaefer

Respecto a la importancia de la preparación, como bien escribió el teólogo Francis A.Schaeffer “En nuestra calidad de cristianos no podemos en forma alguna restarle importancia a la necesidad que tenemos de dar respuestas veraces a las preguntas de buena fe que se nos dirijan. Nuestra apologética debiera ser intelectual. La Biblia lo ordena y Jesucristo y Pablo así nos lo enseñan con el ejemplo. En la sinagoga, en la plaza del mercado, en los hogares, en el mar y en el campo, en todos los lugares y situaciones concebibles, Jesús y Pablo dialogaban sobre su cristianismo. De igual forma, es deber del cristiano de hoy dar respuestas veraces e inteligentes a las preguntas de buena fe. [1]

Cito nuevamente a Schaeffer, ya que creo firmemente al igual que él, que “no podemos esperar que el mundo juzgue de la misma forma, puesto que al mundo no le importa nada la doctrina, y menos aun cuando, en razón de sus nuevas teorías sobre el conocimiento, los hombres han dejado incluso de creer en la posibilidad de creer en la posibilidad de la verdad absoluta. Y si estamos rodeados de un mundo que no cree en la posibilidad de la verdad, no podemos de ninguna forma esperar que tal mundo se interese en descubrir si la doctrina profesada o enseñada por alguien es correcta o no lo es. [2]

La muerte de Socrates

La muerte de Sócrates

Frank Vila comenta en su libro acerca de Sócrates (470-399 a.C.), quien es considerado por algunos historiadores a ser el padre de la filosofía. “Nacido y criado en Atenas, su costumbre era de ir por el pueblo haciendo preguntas incesantemente y analizando a asuntos. Sócrates cuestionaba audazmente las vistas populares de su día. El pensaba libremente sobre asuntos que sus contemporáneos atenienses no consideraban apropiados para la discusión. Es decir, estos fueron intocables. El hábito de Sócrates de lanzar preguntas penetrantes a la gente y conseguir que la gente participe en unos diálogos críticos acerca de sus costumbres, eventualmente le llevó a su muerte. Sus preguntas incesantes de las tradiciones muy unidas provocaron a los líderes atenienses a acusarle con “corromper a la juventud.” Como resultado, ellos mataron a Sócrates. Esto envió un mensaje bien clarito a los conciudadanos Atenienses: ¡Todos los que cuestionan las costumbres establecidas enfrentarán el mismo destino! (Sócrates)

Giordano Bruno (Nola, Nápoles, 1549 – Roma,17 de febrero de 1600).

Giordano Bruno

Sócrates no era el único filósofo que fue la víctima de represalias por su no conformismo: Aristóteles fue exiliado, Spinoza fue excomulgado, y Bruno fue quemado vivo.

Sin mencionar a los miles de cristianos que fueron torturados y matados por la iglesia institucional porque ellos se atrevieron a desafiar a sus enseñanzas. Como cristianos, somos enseñados por nuestros líderes a creer ciertas ideas y comportarnos de ciertas maneras. Sí, tenemos Biblia. Pero estamos condicionados a leerla con las lentes regaladas por la tradición cristiana a la cual pertenecemos. Nos enseñaron a obedecer a nuestra denominación (o movimiento) y jamás desafiar a sus enseñanzas.” [3]

Para poder decir que algo que se está haciendo en una comunidad o denominación está bien o está mal, se necesita preparación bíblica y espiritual suficiente, sino, los errores teológicos de los predicadores o de la denominación, nos pasarán desapercibidos.

Profeta OseasEl profeta Oseas lanza una fuerte exhortación contra el pueblo u el sacerdocio que habían dejado las escrituras de lado

Mi pueblo perece por falta de conocimiento. Porque tú has rechazado el conocimiento, yo te rechazaré de mi sacerdocio; porque has olvidado la instrucción de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos (Os. 4:6 BJ)

“pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido. Puesto que rechazaste el conocimiento, yo también te rechazo como mi sacerdote. Ya que te olvidaste de la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos. “(Os. 4:6 NVI)

Terribles advertencias, muy tremenda exhortación a tener en cuenta, sobre la importancia del conocimiento. En el libro de los Hechos, Lucas, exalta la actitud de los cristianos de Berea, que fueron más sabios que los de Tesalónica:

Pedro y Pablo“Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres” (Hch. 17:10-12 RV 1960)

«El mandato de “examinadlo todo” [o sea, comprobar todo], es una responsabilidad que todo verdadero creyente debe de tomar durante toda su vida. Como cristianos, tenemos que estar continuamente comprobando cada enseñanza que leemos o escuchamos por medio del estudio cuidadoso de las Escrituras. Los cristianos de Berea fueron alabados porque ellos con diligencia buscaban en las Escrituras:

“Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, [los Judíos que no creían, cuales inmediatamente rechazaron las enseñanzas del apóstol Pablo que Cristo fue resucitado de la muerte], pues recibieron [los de Berea] la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

Este acontecimiento en el libro de Hechos revela que los Cristianos de Berea estudiaban con diligencia las Escrituras para comprobar si las cosas que habían oído eran verdad. Ellos no reaccionaron con ojos cerrados dejándose llevar por sus emociones, ni se negaron a considerar las enseñanzas de Pablo. Sino que, ellos cuidadosamente examinaron las Escrituras y comprobaron ellos mismos que Pablo en verdad, predicaba el verdadero mensaje de Dios. Al igual que los de Berea, tenemos que diligentemente escudriñar y examinar las Escrituras para poder discernir entre verdadera doctrina y falsa doctrina. Mientras ejercitamos nuestra mente para este propósito, seremos aptos en usar las Escrituras. Si no ejercitamos nuestra mente y aprendemos a discernir verdad entre error, no seremos Cristianos espiritualmente maduros.

“Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la Palabra de justicia, porque es niño. Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:13-14).

Demasiados Cristianos han permanecido como niños espirituales porque han transferido la responsabilidad que Dios les ha dado para discernir verdad entre error, hacia un ministro, a un concilio de alguna iglesia o a alguna organización religiosa. Sus ministros le han dicho que ellos, son incapaces de entender las Escrituras y deben someterse a las decisiones doctrinales de sus líderes, los cuales solamente pueden interpretar las Escrituras. Pero nunca fue la intención de Dios que nosotros, como creyentes individuales, pongamos nuestra confianza en líderes humanos, los cuales declararían que solamente ellos tendrían la autoridad de establecer doctrina. Estos líderes se han olvidado de las muchas advertencias en el Nuevo Testamento acerca de estar en alerta contra falsos maestros y falsos apóstoles, los cuales alegan servir a Dios.

El apóstol Pablo dio esta advertencia:

“Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán el rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:29-30).

Igualmente, el apóstol Pedro dio advertencia a los hermanos:

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado. Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:1-3).

Exactamente como fue advertido por Pablo y Pedro, muchos cristianos en las iglesias del Nuevo Testamento fueron subvertidos y alejados de las verdaderas doctrinas de las Escrituras porque ellos se descuidaron de “comprobar todas las cosas” y no examinaron y probaron las enseñanzas de estos falsos apóstoles. Pero la iglesia en Éfeso no se olvidó de las advertencias y avisos de Pablo y Pedro, y de los otros verdaderos apóstoles. En el libro de Apocalipsis, Jesucristo encomió a los creyentes de Éfeso porque ellos examinaron y comprobaron aquello que aclamaban los que alegaban ser apóstoles y resultaron ser mentirosos.

El rostro de Jesus en el rompecabezas“Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Ap. 2:2).

Como estos falsos maestros profesaban ser ministros de Jesucristo, podemos estar seguros que ellos citaban las Escrituras. Sus falsas doctrinas tendrían que haber parecido que tenían mucha autoridad y eran muy convincentes, porque ellos lograron socavar la fe de algunos cristianos del primer siglo. ¿Cómo fue que la iglesia de Éfeso pudo resistir a esta influencia tan poderosa? Si los hermanos de Éfeso no hubiesen ejercitado sus mentes para discernir entre verdad y error, ellos no hubiesen reconocido a estos hombres como falsos apóstoles. Pero debido a que los hermanos en Éfeso eran hábiles en el uso de las Escrituras, pudieron discernir que esos hombres no enseñaban las verdaderas doctrinas de Jesucristo. Como los hermanos de Éfeso, los cristianos hoy tienen que estar constantemente en alerta contra falsos ministros, cuyas enseñanzas parecen ser inspiradas, pero resultan ser perversiones de las verdaderas doctrinas de las Escrituras. Es nuestra responsabilidad personal como cristianos comprobar y examinar las enseñanzas de cada ministro, maestro o erudito por medio del estudio de las Escrituras. A través de seguir el mandato de “examinadlo todo” podremos aprender a reconocer y rechazar la falsa doctrina, y podremos mantenernos firme en las verdaderas doctrinas de Jesucristo.» [4]

El Che Guevara junto a su familiaEl che Guevara escribió algo interesante «La herejía es lo mas revolucionario que existe, y creo que la revolución es una herejía en sí. Todo lo que rompe la norma, destruye lo establecido, o intenta hacerlo, y hace una búsqueda enriquecedora de la realidad, o tratando de restablecer o establecer términos de justicia, en el caso de una revolución parece en un instante una herejía…Ser hereje es ser revolucionario y ser revolucionario es ser hereje…me refiero a la inconformidad con lo que se tiene ante los ojos, a la voluntad de perfeccionamiento o de descubrimiento de otros planos de la vida y del pensamiento. La cultura del debate es el arma esencial para desterrar la ignorancia y el dogmatismo en la revolución, para evitar que la mentalidad burocrática infecte a nuestros combatientes y cuadros, peligro en el que han sucumbido muchas causas nobles.» [5]

En cierta forma, para muchos, Jesús fue (y es) un hereje para muchos, ya que rompió con los moldes establecidos, y si bien cumplió la ley de Israel al pie de la letra, su interpretación de esta no convencía a los fariseos ni a los religiosos de la época. Además, se juntaba con pecadores, y gente de muy mala fama, y no olvidemos que el decía que era Dios. Todo eso lo convertía en un revolucionario para la época aquella, y lo son aún hoy muchas de sus enseñanzas, como el sermón del Monte, y otras más.

El conocimiento de Dios tiene dos aspectos: el espiritual y el intelectual. Ambos deben ir juntos.

Recordemos que es un discípulo:

“Discípulo es aquel que sigue a un profeta, maestro, que es enseñado por él y es partidario de esta enseñanza” [6]

Podemos citar como ejemplo al apóstol Pablo, antiguo perseguidor de los cristianos, a quien el Señor Jesús se le apreció en el desierto de Damasco, cuando este iba detrás de los creyentes, persiguiéndoles cruelmente hasta muchas veces darle muerte.

Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía:Saulo, Saulo,, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Y los hombres que iban con Saulo, se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, más sin ver a nadie. Entonces Saulo, se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.” (Hch 9:1-9 RVA 1960)

Luego de esta milagrosa revelación del Señor, Saulo se convierte al cristianismo de todo corazón y se entrega completamente a esta causa. Al tiempo el Señor lo comisionó junto a Bernabé, también discípulo del Señor, para predicar el evangelio y ser misioneros.

“Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. “(Hch. 13:2-3 RVA 1960)

Pablo realizó tres viajes misioneros, donde predicó el evangelio con mucha autoridad, atrajo a mucho nuevos seguidores a la fe cristiana, fundó nuevas comunidades de creyentes por todo el Asia menor, llegando casi hasta España, y también formó discípulos no solo esto, sino que transmitió a otros esta gran vocación ministerial, instruyéndolos a que preparen a otros creyentes para desarrollar el ministerio de la fe cristiana de manera eficaz.

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.(2 Tim. 2:2 RVA 1960)

«El verbo mathetusate, hagan discípulos es el imperativo (el mandato de esta comisión) Jesús nos ordenó hacer discípulos de las gentes de todas las naciones. Es importante ir a donde esta la gente, enseñarles la Palabra de Dios y bautizarles. Pero la meta final es que estas personas se conviertan en discípulos dedicados a Jesucristo » [7]

«Es la voluntad de Dios que todo creyente sea apto para enseñar a otros en el camino de Dios, no puede ser de otra manera, nosotros somos las manos, los pies y la boca del Señor en ésta tierra, y él quiere usarnos para traer a otras personas a las cuales él ama también, a los pies de Jesús para salvarlos ¿cómo hubiéramos creído nosotros, a no ser por que alguien nos habló de Jesucristo? Dejemos de lado todo pensamiento de que no podemos, pues el Señor pondrá su palabra en nuestra boca de tal manera que nos sorprenderemos de la manera de como él nos puede usar, para gloria de su nombre, pero nunca lo vamos a experimentar sino comenzamos a hacerlo confiando en él. Si hemos descubierto un tesoro que nos llena de gozo y de paz interior seria maldad no compartirlo con nuestros seres queridos» [8]

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros….Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad… Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” (2 Tim. 2:2,14-16,19-26 RVA 1960)

El libro de los Hechos señala que tras una poderosa intervención pública de Pedro en Pentecostés se convirtieron, fueron bautizados e incorporados a la comunidad de los cristianos:

“… los que hicieron caso a lo que Pedro decía fueron bautizados. Este día se unieron al grupo de creyentes más de tres mil personas. Ellos estaban dedicados a aprender lo que los apóstoles les enseñaban. Compartían lo que tenían, participaban de la cena del Señor y moraban juntos “(Hechos 2:41, 42 RVA 1960).

¿En qué se afirmaban los nuevos creyentes que posteriormente se convertirían en multiplicadores del evangelio? Se fundamentaban en las enseñanzas impartidas por los apóstoles.

Un poco más adelante, el apóstol Pablo exhortó a la comunidad cristiana de Tesalónica

“A través de las buenas noticias les hemos enseñado, Dios los ha llamado a la Salvación… Hermanos, sigan fuertes y crean en las enseñanzas que les hemos dado, en lo que escucharon de nosotros, y en lo que les hemos escrito por carta” (II Tes. 2:14, 15 RVA 1960).

Jesus como RabbiUn día, el Señor Jesús, en una discusión con un grupo de religiosos acerca de la resurrección, les echó en cara que eran unos ignorantes:

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Oyendo esto la gente, se admiraba de su doctrina. (Mateo 22:29-33 RVA 1960).

Y en el mismo capítulo, vemos que Jesús les hace una pregunta acerca de las escrituras a los fariseos, y ellos se quedaron mudos, sin saber que responderle:

«Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.» (Mat. 22:46 RVA 1960)

Jesús sí que sabia las escrituras y sí que sabía como responder correctamente o dejar sin palabras a sus adversarios. En el desierto, cuando fue tentado por Satanás, el le respondió con las Escrituras. Satanás lo quiso tentar usando las Escrituras por tres veces, pero el Señor las conocía bien y no se dejó engañar.

“Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.” (Luc. 4:4 RVA 1960)

“Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.” (Luc. 4:8 RVA 1960)

“Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios” (Luc. 4:12 RVA 1960)

Nicodemo, que era uno de los principales religiosos de Israel, creía que conocía las escrituras, un día descubrió, luego de encontrarse con Jesús ¡que no las conocía como él creía!

Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? (Juan 3:10 RVA 1960)

Jesús camino al Monte Calvario o Gólgota.

El discípulo debe conocer las escrituras para:

Para que su mente no esté vacía de información, sepa bien que es lo que cree, y no solo sea una experiencia subjetiva.

Saber responder con mansedumbre a todo aquel que le pida explicaciones de su fe (I Pe. 3:15)

Defenderse ante los ataques del enemigo. Los grupos falsos y las sectas manejan bien las escrituras, pero de un modo desvirtuado y alejado de la verdad. Tuercen las escrituras para engañar y captar prosélitos. Si un discípulo no conoce las escrituras, pronto caerá presa del error, del engaño y de la confusión doctrinal.

Defenderse de los ataques del diablo, que conoce bien las escrituras. John Stott, teólogo inglés dijo una vez en una conferencia en Buenos Aires, Argentina, hace ya muchos años, que “Espiritualismo sin intelectualismo es espiritismo” o como alguien también dijo “del intelectualismo sin espiritualidad, resultan los bribones, viva manifestación del anticristo”

Conocimiento de las escrituras

Jesús exhortó a los fariseos a escudriñar las escrituras:

“Escudriñad las Escrituras, en las que vosotros creéis tener la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;” (Jn. 5:39 versión Padre Scio)

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” (Jn. 5:39 RV60)

La versión Reina-Valera traduce “Escudriñad”, como una orden, en Juan 5:39. Otras versiones traducen “Escudriñáis”, como la constatación de un hecho. Pareciera ser que la mejor traducción sería esta última, como lo hacen la Biblia De Jerusalén, y el Testamento Interlineal de Lacueva, entre otros. El Señor Jesús recriminaba así a los judíos por centrar exclusivamente la atención en las Escrituras, y no acudir a Él para que les diera vida. Las Escrituras, sin el Señor Jesucristo, o dicho de otra manera, sin que sean capaces de mostrarnos a Cristo, no tienen valor. La vida está en Cristo, no en las Escrituras. [9]

(San Agustín de Hipona, Obispo de Cartago,354 – 430). San Agustín, comentó: «Cuantos temen a Dios y por la piedad son mansos, buscan en todos estos libros la voluntad de Dios… lo primero en este empeño y trabajo ha de ser conocer estos libros, leyéndolos, aunque no todavía para entenderlos; más bien, o para aprenderlos de memoria o, por lo menos, para que no le sean enteramente desconocidos.

Agustin de Hipona obispo de Cartago,AfricaDespués se ha de investigar ya más solicita y cuidadosamente lo que en ellos claramente se dice, ya sean reglas de vida, ya reglas de fe, y en esto tanto más podrá hallar cada uno cuanto mayor capacidad de entender tenga, pues en esto que claramente se dice en las Escrituras está cuanto pertenece a la fe y a las costumbres de la vida; es decir, a la esperanza y a la caridad, de que tratamos en el libro anterior. Luego, una vez adquirida cierta familiaridad con el lenguaje mismo de las divinas Escrituras, procédase a explicar y discutir lo que de oscuro hay en ellas, tomando ejemplos de locuciones claras, para ilustrar por ellas las locuciones más oscuras, y por las sentencias ciertas resolver las dudas de las dudosas. En esto servirá de mucho la memoria; pero, si ésta falla, no se le darán a nadie estas reglas. (De doctrina christiana 2 c.9, San Agustín) » [10]

Watchman Nee

Watchman Nee«Para estudiar bien la Biblia, nos dice Watchman Nee, hay que reunir dos condiciones básicas: una, hacerlo con la mente apropiada y dispuesta, y la otra, utilizando el método correcto.» [11]

II Tes. 2:10 habla de “los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos”.

Para ser salvos es indispensable que amemos la verdad.

Jn 18:37, “Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad“.

Jesus ante Poncio PilatosEcce Homo, obra de Antonio Ciseri donde puede verse a Poncio Pilato presentando a un azotado Jesús de Nazareth ante el pueblo de Jerusalén.

Jesús no estableció su reino sobre las cosas que los hombres consideran importantes (la fuerza política, armamentos, dinero, instituciones humanas, etc.). El estableció su reino sobre la verdad.

El dice, “Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.” ¿Somos de la verdad? ¿Amamos la verdad?

Jn 1:17, “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo”. La verdad procede de Cristo.

Algunos suponen que aman la verdad, como el rey Acab (I Re. 22:16, “Y el rey le dijo: ¿Hasta cuántas veces he de exigirte que no me digas sino la verdad en el nombre de Jehová?”

Pero léase la historia; en realidad no la quería. De la misma manera en la actualidad muchos dicen que quieren la verdad y solamente la verdad, pero entonces cuando la verdad les exhorta y reprende o contradice sus creencias y prácticas, ya no la quieren (por ejemplo, el uso de instrumentos musicales, la enseñanza del diezmo, el uso de nombres religiosos que no se encuentran en las Escrituras, etc.).

II Tim. 4:3, “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.

Así son los que no aman la verdad. Profesan amar la verdad pero no la quieren cuando la verdad condena el error o el pecado en su vida (por ejemplo, error doctrinal, prácticas mundanas, vicios de varias clases, la unión adúltera aunque se llame “matrimonio”, el institucionalismo, el violar Ro.13 trabajando ilegalmente en país ajeno, y diversas obras de la carne, Gál. 5:19-21.

Escudriñar la Biblia para aprender, no es algo fácil. Rescato este pensamiento que explica el porque muchos no aprovechan lo que aprenden:

«Hay millones de Cristianos quienes hacen peregrinajes a donde ellos creen que es la casa de Dios, quienes “creen” que tienen vida porque se les ha enseñado la doctrina correcta, las palabras correctas, los rituales correctos, porque están en la denominación o iglesia “correcta”.

Ellos “creen” saber la verdad, porque han pasado suficiente tiempo con el Libro de Dios, es decir, la Biblia. O tal vez, ellos mismos no han pasado mucho tiempo con la Biblia, pero han estado sentados por años bajo la autoridad de alguien contratado por la iglesia, quien les prometió que él o ella conocía la Biblia muy bien y que su habilidad para discernir la Biblia, sería todo lo que ellos necesitarían para ganar la vida eterna.

Esos Cristianos creen que los sermones y los estudios Bíblicos que sus pastores o ministros preparan para ellos dos veces por semana, es alimento suficiente para “correr la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1) Habiendo estado en cientos de deferentes iglesias y toda clase de denominaciones, es muy claro para mí, que muchos Cristianos han reemplazado la labor del Espíritu Santo en sus vidas, con hombres y mujeres con autoridad institucional y con estudios Bíblicos.

Ellos están dando muestras de que su relación es con un LIBRO y NO necesariamente con EL DIOS del LIBRO. Para muchos cristianos, el Espíritu Santo no es más que un concepto, una doctrina que puede ser entendida a través de un montón de escrituras, en vez de tener una relación personal diaria con Él. Hay muchas más advertencias en el Nuevo Testamento acerca de contristar al Espíritu Santo, que acerca de la negligencia en el estudio Bíblico. La Biblia sólo puede dar entendimiento espiritual sobre versículos Bíblicos, si el Espíritu Santo lo ilumina.

La diferencia entre los cristianos que viven con la realidad de Cristo en su vida diaria y aquellos que se arrastran a la iglesia dos veces por semana, creyendo que le están haciendo al pastor y a Dios un gran favor al presentarse allí, es como la diferencia entre la verdadera vida espiritual y la muerte espiritual disfrazada como vida con estudios Bíblicos y asistencia a la iglesia.

Los cristianos intelectuales, estudiosos de la Biblia, tienen conocimiento en la cabeza y conceptos, mientras que aquellos cristianos que son guiados por el Espíritu Santo, tiene una relación con el Dios Vivo.

El primer grupo, encuentra una iglesia agradable con sillas cómodas para morir, pero el último grupo, corre por toda la comunidad y el mundo liberándolo de la esclavitud de la corrupción.

Miles de iglesias alrededor de todo el mundo, no son más que ataúdes. Están muertas. Pablo dijo: “El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz” (Romanos 8:6) Es el Espíritu el que da vida, no sólo los estudios Bíblicos. “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os PARECE que en ellas tenéis la vida eterna… “(Juan 5:39)

Richard Wurmbrandt, autor del libro “Torturado por Cristo” y fundador de “La voz de los Mártires” dijo: “La Biblia es la verdad acerca de la verdad, NO es la verdad. LA VERDAD ES JESÚS” Jesús prometió enviar Su Espíritu para que nos guiara a TODA Verdad, la cual es Él. Él prometió revelarse El Mismo a través de Su Espíritu, no a través de la así llamada, Versión Autorizada, o a través de la asistencia a la iglesia. (Por favor, no me malinterprete. No hay nada de malo que los cristianos se reúnan cualquier día de la semana. Pero si todo lo que allí dan no es más que principios morales y religión, y no se le permite a la verdadera Vida del cuerpo de Cristo manifestarse; entonces, la práctica no es mas que “tradición de hombres” de la cual Jesús dijo: “Invalida la Palabra de Dios” (Mateo 15:6-9)

“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. (Juan 4:23-24)

Ir a la iglesia dos veces por semana no provee el combustible necesario para permanecer en la carrera, no importa cuanta preparación le ponga el pastor al servicio y al estudio Bíblico. Estas cosas, no producen el deseo suficiente, el hambre suficiente, para hacer de nuestras vidas, la “vida abundante” que Jesús prometió a aquellos que permanecieran en Él.

“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” (Marcos 12:30)

Sin el Espíritu Santo, éste es un mandamiento imposible. Con el Espíritu Santo, ya no es un mandamiento, es una promesa. La vida más recompensante y satisfactoria es aquella que busca la voluntad, palabra, obra y caminos de Dios preparados para ella, a través del Espíritu Santo. » (12)

“Gustad y ved que es bueno el Señor” (Salmo 34:8)

“Atráeme; en pos de ti correremos. El rey me ha metido en sus cámaras; nos gozaremos y alegraremos en ti; nos acordaremos de tus amores más que del vino. ¡Con razón te aman!” (Cantares 1:4)

El racionalismo puro es un peligro, al igual que lo es el irracionalismo que hoy se practica en muchas iglesias posmodernas. No es ese el modo de capacitación que el Señor Jesús pretende de nosotros ni el que el utilizo para capacitar sus discípulos.

«El pueblo judío, a quien Jesús se dirigió era, en extremo, celoso y conocedor de las Escrituras. No se podía juzgar que ellos no estudiaran. Sin embargo, Jesús le exhorta para ir a ellas de una manera diferente, de modo que pudieran descubrir lo relacionado con su destino eterno y con el Mesías que tanto esperaban. Aunque ellos eran los maestros de la ley, los intérpretes para su pueblo, y todo lo que hacían ellos creían era según la ley, Jesús les mandó a escudriñar las Escrituras.

La traducción “Escudriñáis las Escrituras pensando tener la vida eterna”, nos permite ver la intención de aquel pueblo cuando se acercaba a las Escrituras. Los judíos que retornaron de la diáspora se dedicaron a estudiar las escrituras más para contar sus palabras y las sílabas, que para penetrar en su sentido real y espiritual.

Ellos habían llegado a pensar que por el sólo hecho de “escudriñar” ya obtenían la vida eterna. Lo que Jesús está diciéndoles a los “estudiosos” judíos, es que la lectura apresurada de las Escrituras es de poco provecho. Hay un gran beneficio al escudriñar sabiamente las escrituras.» [13]

La enseñanza contemporánea

Pastor Richard WurmbrandtJohn Stott, un líder anglicano de Inglaterra,  dijo en la conferencia Amsterdam 2000, la tercer conferencia internacional para evangelistas patrocinada por la Asociación Evangelística Billy Graham que comenzó el 29 de julio y terminó el 6 de agosto, que “la ignorancia de la Escritura es ignorancia de Cristo” y lamentó que “hay un crecimiento sin profundidad” y “la superficialidad está por todas partes”.[14]

 

 NOTAS:

1. La Iglesia al final del siglo XX, Pág. 187, Francis A. Schaeffer, Ediciones Evangélicas Europeas

2.Ibíd.

3.http://www.ptmin.org/documents/Cristianismopagano.pdf

4.http://ar.geocities.com/edlbargentina/examinadlo.htm

5.http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=48366

6.Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Vila Escuain, Pág. 269, Editorial Clie

7.Sembremos Iglesias Saludables, Pág. 29, Juan Wagenveld, Editorial Flet

8.http://www.abcdelabiblia.com/newpage27.htm

9.http://www.aguasvivas.cl/revistas/04/12.htm

10.http://www.bart-de-wolf.com/spa/escudriniad.php

11.http://www.clie.es/?page=shop/product&product_id=223342

12.http://www.tentmaker.org/spanish-articles/HAS_VISTO_AL_CONEJO.htm

13. http://iglesiamisionera.net/modules.php?name=News&file=print&sid=115

14 http://users.churchserve.com/latin/lcf/grahacon.htm

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s