“LLENAD LA TIERRA”


“LLENAD LA TIERRA”

Autor: Alberto Mansueti

En pleno siglo XXI, resurgen con fuerza algunas de las formas más primitivas del socialismo: malthusianismo, luddismo, darwinismo social (el verdadero), feminismo, gnosticismo y socialismo “cristiano”. Este no es socialismo del siglo XXI; ¡es del siglo XIX! Y frontalmente anticristiano.

Malthusianismo es la idea anti-poblacional y anti-natalista, impulsada por Thomas R. Malthus (1766-1834). Es un rechazo al mandato de “multiplicaos y llenad la tierra”, Génesis 1:28. Los hijos son una bendición. No es que hay demasiada gente; es que el estatismo, en especial en su modo socialista, coarta drásticamente o prohíbe el capitalismo, y así el trabajo y la economía se tornan poco productivas, incapaces de sostener la población. Mao decretó en China un solo hijo por pareja.

Luddismo es el odio a la máquina. Ned Ludd fue un obrero que rompía telares en la Primera Revolución Industrial. El mito dice “la máquina destruye empleos”, pero en realidad los sustituye, transforma y los hace más productivos. La máquina no es mala, es quizá la creación humana que mejor refleja en el hombre la “imagen y semejanza” de Dios creador. Génesis 1:28 es el “mandamiento cultural” (civilizatorio); dice “fructificad”. Además de multiplicarnos, los humanos hemos de ser fecundos: trabajadores e ingeniosos. No son nuevos los ataques de los ecologistas a la Biblia, en la que ven la legitimación de los “ecocidios”.

Charles Darwin (1809-1882), padre del “Evolucionismo”, inspirado en Malthus, era un “progresista”. Los socialistas “científicos” del siglo XIX, desde los fabianos hasta Marx, creyeron en una “evolución” de las instituciones, y aún de la naturaleza humana, movida por choques y conflictos, de clases, de naciones y de razas, tal y como en el reino de la naturaleza. El darwinismo social de verdad no es el “Neo-liberalismo”, como acusa la izquierda, sino que es el socialismo, porque sus partidarios asumen que hará un cambio en la naturaleza humana: un “hombre nuevo”. Pero el hombre es el mismo siempre, con su inclinación al mal, y al abuso del poder; su naturaleza no cambia ni “evoluciona”, y por eso todo poder humano debe ser limitado.

Socialistas eran las feministas, como la francesa Olympe de Gouges, autora de la “Declaración de los Derechos de la Mujer” de 1791, en plena Revolución. Y en Inglaterra Mary Wollstonecraft, esposa del anarquista William Godwin, y su hija Mary Shelley (1797-1851), escritora de “Frankenstein”, una novela contra la ciencia, casada con el poeta romántico Percy Shelley. No son nuevos tampoco los ataques de las feministas a la Biblia, en la que ven la legitimación del “patriarcado”. Otra feminista fue la socialista pro-nazi y darwinista Margaret Sanger (1879-1966), propagandista del aborto y de la eugenesia. Y el caso Oscar Wilde impulsó el debate sobre la homosexualidad, a fines del siglo XIX.

El antiguo gnosticismo mágico y espiritista se reavivó con la ocultista rusa Helena Blavatsky (1831-1891), fundadora de la “Teosofía”. Su discípula Annie Besant (1847–1933) fue una de las primeras feministas en llevar el socialismo fabiano a la India, y conectarlo a la “espiritualidad” de la religión hinduista, llegando a ser Presidenta del Partido (socialista) del Congreso. No es nueva la conexión entre ocultismo y socialismo.

También del siglo XIX es el socialismo “cristiano”, y también romántico. Los líderes cristianos asumieron un anti-capitalismo virulento, adhiriendo muchos al socialismo, y otros a una vaga “tercera posición”. ¿Es casual que el catolicismo vaticano afirme ser compatible con el socialismo, y a la vez con el darwinismo? Se les olvida que el capitalismo no es malo; es la Economía Política que resulta de un Gobierno limitado, tal como Dios manda en Deuteronomio 17:14-20 y I Samuel 8. Mediante el rol empresarial y todas las demás funciones económicas, se expresan y ejercen a plenitud las potencias humanas cognitivas y productivas, requeridas para “sojuzgar la tierra” (Génesis 1:28), que también se asemejan a la “imagen” de un Dios creador que trabaja (Juan 5:17).

Lector, no sé si te declaras cristiano, pero si eres cristiano, ¡tienes que pensar como cristiano! No como malthusiano, luddista, darwinista, ecofeminista, espiritista y/o socialista. Estas ideas utopistas son todas insensatas y destructivas, contrarias a la realidad. No son nuevas, y son afines, y se ligan unas con otras. Pero es probable que no tengas tiempo de investigarlas por tu cuenta.

¿Por qué no hay tiempo? Porque con sus inflaciones, impuestos y reglamentos, el socialismo degrada la productividad del trabajo; así se trabaja más horas, sin tiempo para informarse y reflexionar. Y también hay las horas en colas y viajes para las compras como en Venezuela, y en el transporte deficiente.

En el transporte, una cosa son los vehículos: buses, carros o motos; y otra las vías: calles y avenidas, caminos. Hacer y mantener vías es una función propia del Estado, son obras públicas de infraestructura.

Por su naturaleza en cambio, la economía del transporte es privada, y sus medios son privados, ya sean de uso particular, o de uso “público” como taxis y autobuses. Pero los socialistas dicen que los atascos de tráfico son porque hay “demasiados vehículos” o “muchos autos privados”. No es así; es porque el Estado incumple una de sus funciones: no hace vías suficientes. Y no lo admite: culpa a los vehículos particulares, y a las empresas privadas, para usurpar sus funciones, haciendo transportes del Estado, muy costosos y algunos incómodos, subsidiados todas con impuestos. O decretar obligatoria la bicicleta, como hizo también Mao.

Así no te dejan tiempo para que busques buena información, lo analices y pienses. Mucho menos para que pienses en rebelarte.

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s