Psicología del Género


Psicología del Género

“Haga hombres quien quiera hacer pueblos” (José Marti)

Junto a otras ramas de la ciencia, la Psicología, ha definido una nueva disciplina llamada Psicología del Género, como área encargada del estudio de la conducta humana considerando este constructo como un factor determinante de la misma. Desde este ámbito, el género tiene unos contenidos propios cuyos efectos se observan a cualquier nivel de la realidad humana: biológica, sociocultural y psicológica.

La “Psicología del Género”,tuvo como antecedentes inmediatos los estudios sobre la mujer y la denominada psicología de la mujer, originada en Estados Unidos en la década de los setenta, promovida desde el feminismo y centrada en la subjetividad femenina y las características propias de la mujer exclusivamente.

En las dos últimas décadas el concepto de “género” se ha extendido por todo el ámbito científico, reconociéndose así la importancia que tiene en la vida tanto social como individual de los seres humanos. Ello ha motivado que pase a ser una cuestión académica integrada dentro de diversos programas, que incluyen asignaturas generales y específicas, cursos de postgrado, tesis doctorales o investigaciones realizadas desde muy diversos enfoques. No es un hecho casual que en la actualidad editoriales de renombre publiquen y/o mantengan colecciones abiertas sobre el tema; que revistas especializadas de indudable prestigio científico publiquen artículos y monográficos e incluso la prensa no especializada sea sensible a cualquier noticia relacionada con la dualidad hombre/mujer.

La descripción sistematizada del fenómeno y las referencias hipotéticas a sus causas, se trata formalmente en el seno de la psicología desde principios del siglo XX. En definitiva, los datos aportados por las más destacadas pruebas de evaluación psicológica, suficientemente replicados en los distintos estudios que han tenido lugar desde principios del siglo XX hasta el recién estrenado siglo XXI, junto con los datos epidemiológicos y clínicos, son la constatación empírica de la importancia que el sistema sexo-género tiene dentro del ámbito de las diferencias individuales psicológicas.

En el siglo XIX diferentes corrientes y teorías continuaron sustentando la vieja idea de la inferioridad mental de la mujer y sus diferencias respecto al hombre, guiadas por un determinismo biológico empeñado en buscar evidencias en la morfología o anatomía cerebral (ej.,craneometría, frenología): tamaño cerebral, lóbulos, distribución de posibles áreas cerebrales que sustenten distintas facultades, todo fue examinado, con la instrumentación de la época, para obtener los ansiados datos. Fueron los inicios de una línea de investigación que se mantiene vigente en la actualidad, enriquecida por un desarrollo tecnológico impresionante.

En biología se entiende por dimorfismo la existencia de dos formas o dos aspectos anatómicos diferentes en una misma especie animal o vegetal. El dimorfismo sexual es definido como las variaciones en la fisonomía externa, como forma, coloración o tamaño, entre machos y hembras de una misma especie. Se presenta en la mayoría de las especies, en mayor o menor grado.

Las diferencias entre hombres y mujeres, resultado de la pertenencia a una especie mamífera caracterizada por el dimorfismo sexual, desde los inicios de las sociedades humanas, han penetrado en el pensamiento como tema de conocimiento, reflexión y evaluación. A partir de una diferencia de base anatómica y biofisiológica, conceptualizada bajo la categoría sexo, todas las sociedades humanas han ido configurando modelos de comportamiento vinculados, en sus orígenes, a dicha diferencia.

Transmitidos por distintas vías no sólo cognitivas, sino afectivas, emocionales y conductuales, a lo largo de los siglos dichos modelos han ido consolidando unos contenidos que, en la actualidad, se engloban bajo una categoría taxonómica de uso relativamente reciente, el género. Así, hallamos referentes a la especulación sobre las diferencias de sexo y sus consecuencias a lo largo de toda la historia de la humanidad: desde el pensamiento mítico, el arte, el discurso filosófico, y la psicología, se constata que el fenómeno está presente en todos los tiempos y culturas, articulado como una diferencia impuesta e inevitable que ha sustentado todo un sistema socio-económico en constante transformación, extendiéndose incluso a culturas muy diversas.

Presentación en Power Point

Bibliografía

 

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s